Está en la página 1de 1

Oraciones:

1.De los brazos de Dios saliste y a los brazos de


Dios regresaste, en tu camino en la tierra, sembraste
amor y felicidad; siempre te recordaremos con el
corazn alegre y con una sonrisa en los labios, pues
fue una bendicin tenerte por tanto tiempo en
nuestras vidas, damos gracias a Dios por el tiempo que
quiso dejarte con nosotros, ahora regresas a los
brazos del seor.

2.- Y la cura no era para ti. Por eso Dios te abraz y


dijo: Ven conmigo Con los ojos llenos de lgrimas
vimos como te fuiste; aunque te amamos
profundamente no pudiste quedarte con nosotros, tu
corazn de oro dej de latir y tus manos trabajadoras
descansaron.

3.- No fue la muerte quien te separ de nosotros; si no


Dios quien quiso para ti un paraso de ngeles.