4 INSTITUCIÓN

CLASES DE
PERUANIDAD
Nuestra Señora de Guadalupe, el Primer Colegio Nacional
de la República, cumple 175 años. En sus aulas se formaron
ciudadanos valerosos, intelectuales, científicos, héroes que
libraron batallas por la Patria, poetas, políticos, compositores,
deportistas y artistas que dejaron huella en la historia del país.
ESCRIBE EDUARDO SOSA / FOTOS JUAN CARLOS GUZMÁN

Variedades

U

n patio imponente recibe al joven
Jorge Basadre. Va
a cursar el cuarto
año de secundaria y está matriculado en el
colegio Guadalupe. La masa
de alumnos es incontenible,
no mesurable, y contra lo
que podría presumirse –por
ser Jorge ‘el nuevo’– nadie lo
molesta. Sus compañeros lo
reciben con naturalidad.
Gracias al curso de Castellano, el alumno Basadre lee,
por primera vez y con gran
deslumbramiento, la prosa
encendida de González Prada.
Ni su padre ni su hermano
tienen como escritor predilecto al autor de Pájinas
Libres, cuyo elogio a Miguel
Grau lo emociona. Jorge está
muy lejos de ser el primero de

su clase. Es más, dos cursos,
en cierta forma, los aprueba
por favoritismo: ísica y trigonometría.
Ese 1918, algunos recuerdos impregnaron su conciencia y su ser: arrogancia
y humildad –una mezcla de
ambas– por pertenecer a un
colegio de tan vieja y hermosa tradición en el país, según
cuenta en La vida y la historia.
Años después, en 1959, como
ministro de Educación, irmó
el decreto que le dio al plantel
el título de ‘Primer Colegio
Nacional del Perú’.

FOCO LIBERAL
“Desde la creación de la Biblioteca Nacional en 1821,
nada se hizo por nuestra
cultura, hasta que se fundó
el Guadalupe”, reiere el libro

El Peruano.

INSTITUCIÓN 5

. Viernes 13 de noviembre de 2015

Soporte. La emblemática institución educativa cuenta con salas de informática, biblioteca y hemeroteca, todo al servicio del aprendizaje.

machuquino de hablar pausado, para desempeñarse como
auxiliar de primaria. Su nombre era César Vallejo. “Por
su aspecto ísico, delgado y
huesudo, su procedencia andina y su inocultable timidez,
Vallejo era visto con desconianza y recelo por algunos
profesores; además, afrontaba duras carencias materiales”, escribió Rosa Sedó, nieta
de Severino Sedó –profesor
de música–, acerca del paso
de Vallejo por el colegio, que
culminó en marzo de 1923.
Años después se convertiría
en el enorme poeta que fue,
el más universal de los vates
peruanos.

RETOS MODERNOS

Otros tiempos. La tradicional y férrea disciplina guadalupana de la que se ufanan los exalumnos ha cambiado. Hoy todo es más lúdico.

editado con ocasión del primer centenario del colegio.
Ciertamente, el 14 de noviembre de 1840, pocos años
después de la proclama de la
independencia del Perú, se 
irmaron los contratos para
fundar el colegio. A cargo
estarían Domingo Elías,
preclaro ciudadano iqueño,
y Nicolás Rodrigo, ilántropo
español.
Ese día, en El Comercio,
salió publicado un aviso que
indicaba: “La enseñanza se
limitará por ahora a las clases
siguientes: gramática castellana, religión, geograía, historia, latín, francés, inglés,
matemáticas, moral cívica,
literatura, música y dibujo”.
Al asumir la dirección el
maestro español Sebastián
Llorente, en 1844, el Guadalu-

“El viejo
colegio de
la avenida
Alfonso Ugarte
cumple 175
años con
alrededor de
1,400 alumnos
matriculados
en secundaria”.
pe empieza a competir con el
Convictorio de San Carlos. La
pugna, además de académica, era ideológica: Guadalupe
apoyaba al liberalismo; y San
Carlos, al conservadurismo.
Según el libro Colegio

Guadalupe, la historia…, en
San Carlos se preconizaba la
ideología con espíritu aristocrático y el providencialismo;
en tanto que en el Guadalupe
se defendían los principios
democráticos, la soberanía
del pueblo y el sufragio individual.

DEFENSA DEL PERÚ
Destacada fue la participación de alumnos y profesores
en el combate del 2 de mayo
de 1866, contra el intento
español por recuperar sus
colonias. Lo mismo ocurrió
en varios episodios de la Guerra del Pacíico.
“Guadalupe es en el Perú
personaje histórico... porque
de sus aulas salieron soldados
que forjaron la gloria del 2
de mayo de 1866, al lado del

HIJOS ILUSTRES

E

ntre los muchos guadalupanos ilustres
se puede mencionar a los expresidentes
Manuel Pardo y Manuel Candamo.
Guadalupanos como Leoncio Prado, Manuel
Bonilla y Melitón Carvajal son héroes de la
Guerra del Pacífico. Abraham Valdelomar,
Daniel Alcides Carrión, Julio C. Tello, Santiago
Antúnez de Mayolo, Felipe Pinglo Alva también
fueron guadalupanos. En tanto que Enrique
Guzmán y Valle, José Granda y Augusto Salazar
Bondy, entre otros, han sido docentes de este
histórico plantel. Más recientemente, otro
guadalupano al que se le rinde honores es Willy
Retto, uno de los mártires de Uchuraccay.

inmortal maestro y tribuno
José Gálvez (quien había sido
rector del colegio), y también
los jóvenes héroes que se
marcharon a la inmortalidad
desde la cubierta del Huáscar
o desde los gloriosos cam-

pos de Tarapacá, San Juan,
Miralores y Huamachuco”,
relexiona Fausto Sotomayor,
un exguadalupano.
En setiembre de 1919
ingresó a las aulas del viejo
plantel limeño un joven hua-

Los cambios sociales también
inluyeron en el destino del
Guadalupe. La migración del
campo a la ciudad, en sucesivas décadas del siglo XX,
indujo a que el colegio perdiera sus anexos, que posteriormente fueron base para
la creación de las grandes
unidades escolares. Otra
batalla en la que los escolares se involucraron fue la
del pasaje escolar, en épocas
más recientes de explosión
demográica, ocupación de la
periferia y demandas sociales
a punta de marchas y paros.
En la actualidad, el viejo
colegio de la avenida Alfonso
Ugarte cumple 175 años con
alrededor de 1,400 alumnos
matriculados en los cinco
años de secundaria. Todos
ellos saben de la gloria de
su plantel y la recuerdan al
cantar con absoluto sentimiento la marcha y el himno
del Guadalupe, en las formaciones en el patio de honor,
con ocasión de las fechas más
importantes del calendario
cívico-escolar.
Sin embargo, desde el
exterior, algunas empresas
presionan para expandir sus
negocios en predios guadalupanos, advierte Manuel Gonzales, subdirector del colegio.
Por ahora, esa arremetida es
neutralizada por la reacción
de alumnos, docentes y exguadalupanos
Completar la historia íntegra de este colegio tomaría
muchísimas páginas; ningún
espacio sería suiciente para
albergar tan gloriosa y extendida tradición.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful