P. 1
RomanTicaS - 005

RomanTicaS - 005

5.0

|Views: 2.226|Likes:
Publicado porRománTica'S
RománTica'S, revista especializada en novela romántica.
RománTica'S, revista especializada en novela romántica.

More info:

Published by: RománTica'S on Mar 27, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/19/2013

pdf

text

original

No te p pierdas est ta sección n de la  revista.

  Cada bi imestre elaborarem mos una li ista  con títu ulos que c consideram mos  imprescindibles para nues stras  bibliote ecas. 

RománTica'S 2

Lh`Te\b W :VghT_\WTW >ag geXi\fgTf KX_Tgbf Kb`TaVXf eXT_Xf f >a X_ eXVhXeWb ET Vácfh_T WX_ g\X`cb T b <bV\aT Ah`be l c cTfTg\X`cb bf >a XfgX aú ú`Xeb Vb_TU UbeTa :aT F. ; ;XaígXm :aT LTee\ \T :eTVX_\ OT IT_TV\b T__X bf =Ta\X_ WX <óeWbiT >iT KhU\b b BfTUX_ HUT T__X Ch_\T L\_Xf ETheT FbeXab Eb_\ =íTm FT\gX Fbe eTZT FTahX_T G GTlT FTeíT :eV VbaTWT GbX_\T :` `Te\__b GbX`í HeW ñXm Wb I\_Te LáaV V[Xm KbVíb Fhñbm h LTaWeT HegXZT

Editor E rial
Queridas lect Q toras:  Os  O presentam un  nue número  de  la  revis que  mos  evo  sta  hacemos con h n todo el cariño para voso otras.  Esperamos que os guste una nueva sección que v E va a dar  un “toque” m u masculino a e esta revista.  Con  C motivo  del  inicio  de la  primaver María  Ar d e  ra,  rconada  ha  h preparad un  menú muy  espe do  ú  ecial  que  estamos  e seguras os ha ará deleitar e el paladar.  No  N nos  hemos  olvidado  de  secciones  que  emp pezaron  con la revista c a y que tan buena acogida tienen.  El  E diccionario romántico no  os  lo  podéis  perder  así  o  o  como las secciones dedic c cadas a los D Dioses del Ol limpo o  la a de Series y y Sagas dond de la novela  paranormal  se va a  hacer un hue h eco en tu corazón.  Esperamos  que  disfrutéi con  las  se E q is  ecciones  de  Ocio  y  Placer  y  con  el  romance real,  así  co P e  omo  de  un  artículo  a especial  sob la  novela  erótica  d e bre  donde  una  de  las  autoras españolas más ve a endidas nos ha cedido un n relato  con  c el  que  esperamos  se os  despier el  gusanillo  por  e e  rte  este género e Gracias una v G vez más por v vuestra conf fianza  Equi ipo de Romá ánTica’S 

3 RománTica'S

                     

Una histo toria con vedor que nmov ra q «U no de in eren » Arlette o eja ndife nte
Ge ve enev

RománTica'S 4

EL P PROCE ESO DE LA C CREACIÓN DE UN PRE N EMIO
ávido lec ctor, (y que d devore libros s como pipas), aunque s sea un honor  que confí íen en ti para semejante e labor y espe ero que nunca acabe esa a  confianza a, ha sido duro de verdad d.   Recuerdo esos  emails,  todo  en  mayúsculas,  que  ponían:  “MANDA o  A  ALGO YAA AAAAAAAAA AAAAAAAA” y expresione es por el esti ilo.   La  vida  d Liam  Wallace  se  con de  nvirtió  para  mí,  y  para  su  hermana a  Mamen, (que compartió esta exp periencia), en n algo cotidia ano.  Que suen ne el teléfon no y mantener charlas la argas e inter resantes con n  una  escr ritora  cuya  cabeza  hervía  de  ideas, me  encant A  veces, c ,  tó.  ,  Raquel  m pedía  co me  onsejo.  Otra me  conta as  aba  lo  que  se  le  había a  ocurrido  para  ver  qu me  parec aplicado  a  la  historia tengo  que ue  cía  a,  e  er  emos  pasado muy  bien  jugando  con la  vida  de o  n  e  reconoce que  lo  he Liam,  co su  pasad su  pres on  do,  sente  y  su  futuro,  y  ahora  está á  ¡¡¡publica ado!!!.  Es  una  se ensación  tan maravillosa ver  que  la vida  regala a  personas n  a  a  a  s  buenas  c cosas  excelen ntes,  que  co ompartirlas  c ella  se  convierte  en con  c n  un presente de los qu ue rara vez e esperas que t te den.  Me  dan, ella  y  su  familia,  las gracias  po ser  una  “pesada”  y ,  s  or  y  convence erla  de  que  enviara  el  manuscrito.  Tengo  que decir  que e  e  hablar  es fácil,  y  yo hablo  muc s  o  cho,  lo  valiente  es  coge un  sobre, er  ,  introducir  tu  sueño  y  echarlo  al  correo.  Yo  sólo  apliqué  a  mis s  ue siento por r ella y sus h hermanas, e  intenté que e  palabras  el cariño qu que  rincipio  en  e esta  historia futuro,  un a,  n  viera  lo  q yo  veía  desde  el  pr cambio e en el transcurso de su vid da y de las v vidas de los q que estamos s  a su alred dedor al com mprobar que e los sueños  se cumplen, no sólo en n  un libro ó ó en una pelí ícula, tambié én sucede en n la vida real.  Dicen  qu la  felicidad  es  una  utopía,  yo  r ue  reconozco  haber  vivido h o  muchos  momentos  felices,  esos  instantes  pequeños,  de los  que  se f e  e  quedan g grabados y a al recordarlos comentas: : ¡que bien lo pasamos!, ,  ¡que a gu usto estuvimos! Todo eso o se nota en el libro.   Adoro  la  vida,  lo  ma porque  te  forja  com persona,  pero  sobre alo,  mo  e  bueno, aunq que sea en pe equeñas dos sis, porque te da fuerzas s  todo, lo b para continuar con la a lucha diaria, y todo est to ha sido un gran tarro o  de vitami inas de energía vital.  Raquel Rodrein se merece todo e esto y más, ( (ya sé, lo sé, me nubla la a  parcialida pero  es  que  me  est dando  la razón  tant personas ad),  tán  a  tas  s  que  hay  que  creer  que  no  estam equivoc q mos  cados  los  qu la  hemos ue  s  apoyado. .  “Tú  escribes  el  final”  será  el  p primero  de  muchos  éxi itos  de  una a  escritora  que empiez za, para mí,  lo serán, de una gran am miga que ha a  sonajes  sus  sentimiento para  hac que  nos os  cer  s  donado  a  unos  pers lleguen a lo más profundo.  Desde  es oportunid que  me dais  recom sta  dad  e  miendo  su  lec ctura  y,  otra a  vez,  grac por  deja cias  arme  compartir  toda  est maravillos aventura, ta  sa  ,  tanto a R Raquel como a vosotras.
Artículo o: Isabel Oballe e 

A C T U A L I D A D

Foto  cedida  po Magnus  Lundstedt  de  la  or  presentación de e Raquel en Libre ería Luces 

 

 

Un día coge es una hoja  en blanco  y empiezas  a escribir. N No es fácil,  no  todos  pueden  ha acerlo.  La  ando tú la  inspiración  no llega cua Hay veces qu ue llega en  necesitas. H el momento o más inespe erado y te  pilla  por  sorpresa.  Raquel  Rodrein ven nía de Bueno os Aires a  Málaga  cu uando  la  c chispa  se  encendió  y  decidió  esc cribir  esta  novela,  la  idea  ya  rondaba  su  cabeza  desd hacía  un  tiempo  y  de  en  ese  vuelo  se  convir en  un  rtió  proyecto factible.   Muchas  vec lees  hist ces  torias  que  te  llegan  a corazón,  otras,  te  al  preguntas  como  alg guien  ha  podido plas smar en un p papel algo  que  no  debería  haber  quedado  por  escrit to,  pero  los  que  disfrutamos con  una buena  s  a  narración  y  la  tenem mos  ante  nuestros  oj jos,  convert timos  esa  dicha  en  un  placer  pocas  veces  igualables.  He  tenido  la  buena  y la  mala  y  suerte  de  leer  esta  no ovela  por  capítulos  se  iba  según  escribiendo la  buena  p o;  porque  es  una  historia  que  d desde  la  primera hoj ja me cautiv vó, la mala  porque  es  una  tortur querer  ra  saber más y y que todaví ía no esté  escrito.  No  le  reco omiendo  esa expe‐ a  riencia  a  n nadie  que  sea  un 

5 RománTica'S

¿Quién es Raquel Rodrein? Ella misma nos lo cuenta
No  sabría  por  dónde  comenzar  a  hablar de mi perso‐ na.  Supongo  que  la  mejor  manera  de  hacerlo  sería  hablando  de  mi  procedencia.   Aunque  soy  mala‐ gueña  de  nacimien‐ to,  una  gran  parte  de  mi  vida  la  he  © Magnus Lungdstedt  pasado en la ciudad de Granada, así que me siento  parte de ambas ciudades.   Soy la mayor de tres hermanas y tanto ellas como  yo  somos  ávidas  lectoras.  Hemos  crecido  entre  libros gracias a mi padre. Comencé mis estudios de  Derecho en  la  Universidad  de Granada,  pero  debi‐ do a un traslado de mi padre por motivos laborales  me  sentí  obligada  a  finalizarlos  en  Málaga,  donde  resido  desde  el  verano  de  1992.  Ya  había  escrito  algún que otro relato corto, incluso un par de nove‐ las que sólo Dios sabe dónde acabarían después de  la  mudanza.  Como  consecuencia  del  traslado  a  Málaga  empecé  plantearme  seriamente  el  hecho  abandonar la carrera. Estaba desencantada porque  a  mí  me  habría  gustado  estudiar  Traducción  e  In‐ terpretación  y  como  no…  algo  relacionado  con  el  cine, aunque eso sí, detrás de las cámaras.   Siempre me ha fascinado todo ese mundo y fanta‐ seaba con el sueño de escribir historias que se lle‐ varan  a  la  gran  pantalla.  ¡Soñar  no  cuesta  nada!  Obviamente mis progenitores fueron realistas y me  animaron  a  terminar  lo  que  habían  comenzado  porque sabían que el tema de los idiomas terminar‐ ía  haciéndolo  por  mi  cuenta.  En  cuanto  a  lo  otro,  consideraron que era mejor que siguiera soñando.   Estuve  viviendo  varios  meses  en  Estados  Unidos,  concretamente en el estado de Kansas y unos años  después,  cuando  sólo  me  quedaban  dos  asignatu‐ ras  para  licenciarme,  decidí  que  necesitaba  un  cambio y me marché a trabajar a París con el obje‐ tivo  de  aprender  un  nuevo  idioma.  De  la  estancia  en  ambos  países  guardo  magníficos  recuerdos  y  muy  buenos  amigos  a  los  que  tengo  la  suerte  de  ver muy a menudo.    Cuando regresé a España comencé a trabajar ense‐ guida  en  una  empresa  inmobiliaria  de  la  costa  aprovechando el tirón del idioma. A pesar de haber  regresado de París, fue el inglés la lengua que mas  utilizaba.  Fue  curioso  porque  más  de  un  cliente  estaba convencido de que era francesa. Una espa‐ ñola  hablando  en  inglés  con  acento  francés.  ¡In‐ creíble!   Después de varios años trabajando para la empresa  privada hice un posgrado para convertirme en Ges‐ tor Administrativo y monté mi propia Gestoría. Esa  es  mi  ocupación  actual.  Desde  el  año  2001  soy  autónoma  y  por  tanto,  la  dueña  de  mi  tiempo  y  pese a que ese tiempo no es muy extenso, aprove‐ cho  cualquier  oportunidad  que  se  presenta  para  conocer  un  nuevo  rincón  del  mundo.  Después  de  una  visita  a  la  ciudad  de  New  York  en  Septiembre  de 2000 se me ocurrieron nuevas ideas y me puse a  escribir de nuevo.   Siempre he sido viajera, si bien no me incluyo en el  concepto  “turista”.    De  todos  los  lugares  que  he  visitado he tratado de extraer alguna nota especial  que me ha hecho escribir algo y como buena Sagi‐ tario    siempre  me  he  sentido  como  en  casa  por  muy  lejos  que  estuviera  de  mi  ciudad  de  origen.   Pero si hay un lugar que de verdad me ha inspirado  ha  sido  Escocia  y  Tú  escribes  el  final  es  prueba  de  ello. Soy una enamorada de su cultura, su gente, de  su  Fringe  Festival…  La  última  vez  que  visité  esta  bonita tierra fue en el verano de 2004 y por aquel  entonces  mi  subconsciente  ya  estaba  tramando  algo sin yo saberlo.   Uno de los mensajes que he querido transmitir con  esta historia es el hecho evidente de que todo su‐ cede  por  alguna  razón  y  de  que  a  veces  tenemos  que hacer caso a las señales que aparecen en nues‐ tro camino. Aunque suene a tópico, si tenemos un  leve  presentimiento  de  que  hay  un  sueño  que  quizás,  solo  quizás  puede  cumplirse,  tenemos  que  ir a por ello. Y todo por una simple razón. La reali‐ dad más simple puede superar a la más insólita de  las ficciones.  Raquel Rodrein 

RománTica'S 6

ESPECIAL CRÍTICA PARA “TÚ ESCRIBES EL FINAL”
Liam  Wallace  no  es  solo  el  gran  actor  que  todos  piensan.  Bajo  esa  fachada de glamour que rodea a todo el que es alguien en el mundo  del  celuloide  se  encuentra  un  hombre  cuyo  destino  ha  sido  marcado  por  el  abandono  sin  explicaciones  de  la  mujer  a  la  que  ha  amado  siempre.  Las  contínuas  presiones  fruto  de  su  trabajo,  una  vida  disoluta  de  la  que  no  sabe  cómo  salir  llegan  a  su  cénit  cuando  recibe  la  noticia  de  que su madre ha muerto.  Raquel  en esta obra nos presenta a un hombre que tendrá que hacer  frente a su pasado, recorrer de nuevo el camino que un día dejó atrás  y  reencontrarse  a  sí  mismo  y  con  la  mujer  a  la  que  no  ha  podido  olvidar.  Encerrado  en  una  caja  yace  el  legado  de  su  madre:  un  manuscrito  de  puño  y  letra  de  Amy.  Un  manuscrito  que  le  hará  despertar de un letargo que ya dura varios años.  La vida, el destino, le brinda una nueva oportunidad y removerá cielo  y tierra para poder disfrutar de lo que un día le fue arrebatado. 
Sinopsis: Loli Díaz 

¡Cuán delgada es la línea que separa la felicidad de la desdicha, la luz de la más absoluta de las oscuridades!    El  destino,  veleidoso  como  sólo  saber  serlo  él,  hace  y  deshace  a  su  antojo,  moviendo  sus  fichas  en  ese  tablero de juego que es la existencia de las personas. Pero ¡ay azaroso destino!, nadie como el ser humano,  dueño  de  un  sentimiento  como  el  del  amor,  para  hacer  de  esa  línea,  un  ancho  mar  que  separe  hasta  el  infinito más absoluto la luz de la oscuridad.    Hay  amores  que  deben  aguardar  su  momento  para  triunfar,  sufriendo  en  el  camino  lo  indecible  para  finalmente encontrar su razón de existir…    Para ser.    Sólo  hay  que  resistir  como  sea  a  que  llegue  la  hora,  su  hora,  porque  lo  que  es  cierto  es  que  nunca  es  demasiado tarde, nunca lo es y eso es una certeza absoluta, para recomenzar, para ser feliz, para amar y  para ser aquello que está predestinado en las estrellas.    Solo hay que sobrevivir hasta que el momento de ser llegue.    Para ser.    Tú escribes el final de la autora malagueña Raquel Rodrein, llega a nuestras manos con el reconocimiento  de ser el flamante IV premio Terciopelo de novela romántica convocado por esta prestigiosa editorial.     Una historia que habla de ese tipo de supervivientes y de ese ser que mencionaba.    Liam  Wallace,  uno  de  los  mejores  actores  de  su  generación,  podría  haber  sido  abogado,  pero  el  destino  quiso que colgara la toga, para hacer realidad su verdadera vocación, algo que le debía a Amy McLeod, la  mujer que amó, que amaba, que amaría con cada una de las células de sus cuerpo, eternamente, hasta el  fin de sus días… si la vida se lo permitiese.    

7 RománTica'S

De vuelta a su Escocia natal por asuntos de familia, la lectura de un libro inacabado, escrito por su Amy, le  ayudara  a  recomponer  su  caótica  existencia,  a  levantarse,  a  traerlo  a  la  vida  después  de  su  visita  a  los  infiernos para tocar fondo y no querer volver, a escribir ese final que espera agazapado su momento.    Recuerdos, a veces dichosos, a veces amargos como la hiel, enlazan el pasado con el presente de Liam, en  una búsqueda de si mismo, de aquella parte de él que quedó atrás arrancada a la fuerza: su corazón. Ya que  sin él, nada podía dar ya a nadie, porque no era nada.    Un camino de búsqueda que inicia Liam hasta dar con Amy, la mujer que se quedó con esa parte de él, una  mujer que ahora lo necesita para que se convierta en su memoria, en su punto de anclaje a la cordura, al  recuerdo, a la vida. Para recuperar aquel amor junto a él.    Tu escribes el final es una preciosa, emotiva y tan triste como hermosa novela, que pone sobre la mesa el  talento como narradora de esta nueva escritora española que aparece en el panorama literario, como es  Raquel Rodrein.    Es  una  cautivadora  historia  llena  de  sentimientos  que  reafirma  el  poder  y  el  valor  del  amor  como  fuerza  capaz de controlar el destino de los frágiles seres humanos. Y es que sólo el amor, ese enorme sentimiento,  merece la pena todo el dolor que puede provocar su búsqueda.    Provocar,  esa  es  la  palabra,  ya  que  la  lectura  de  “Tú  escribes  el  final”  provoca  toda  una  pléyade  de  sentimientos:  tristeza,  ternura,  alegría,  dolor,  felicidad,  y  más  dolor.  Sentimientos  todos  ellos  que  conforman una contundente e intensa novela, presentados con  un estilo narrativo que me ha traído a la  memoria las mejores novelas de dos autores norteamericanos como son Nicholas Sparks y Nicholas Evans.  Raquel  Rodrein  ha  conseguido  transmitir  a  través  de  su  melancólica,  triste  y  envolvente  narración,  una  esperanzadora  historia  de  un  amor  capaz  de  superar  todas  las  pruebas  y  escollos,  saliendo  victorioso  a  pesar de los pesares.    Con unos estupendos personajes con la ardua tarea de iniciar un camino en busca de su historia, un camino  lleno de obstáculos y de predestinaciones, la mayor parte de ellas fatales, que los irá conduciendo hasta el  hermoso  y  emotivo    desenlace  finales.  Personajes  entre  los  que  sin  duda  alguna  yo  destacaría  por  su  importancia y profundidad,  ese Liam.    Tú  escribe  el  final  es  una  novela  triste  y  esperanzadora,  contundente  e  intensa,  que  te  mantiene  en  vilo  hasta la última página con toda la riqueza que contiene y que sin duda se quedará grabada a fuego en tu  corazón.    Un  brillante  inicio  de  Raquel  Rodrein,  que  hace  augurar  una  prometedora  carrera  en  esto  de  juntar  palabras y darles sentido a base de rodearlas de emociones y alma.   
Crítica: Manuela Naya 

  «Tú  escribes  el  final  es  todo  sentimiento.  La  lucha  de  un  hombre  por  encontrar  la  felicidad  perdida.  La  búsqueda de una mujer por recuperar sus recuerdos. Sencillamente maravillosa » 
Románticas al Horizonte 

«Una nueva autora aparece con peso firme en el panorama narrativo actual con una novela cuya calidad la  sitúa  en  lo  más  alto  de  la  narrativa  en  castellano  y  a  la  que  desde  Noche  en  Almack´s  le  deseamos  los  mejores parabienes en una carrera cuya andadura inicia con Tu Escribes el Final»                       Noche en Almacks 

RománTica'S 8

La visión de un hombre
         

Hablemos de romance
  A  finales  del  siglo  XIX,  cuando  el  circo  era  considerado  el  espectáculo  artístico  por  excelencia,  los  hermanos  Lumière  presentaron  su invento:  el proyector cinematográfico. Esa hazaña  fue el principio del fin para el circo; el público se sintió atraído por  la magia que generaban las imágenes en movimiento y en menos  de dos décadas se formalizó la industria cinematográfica.  Los  cirqueros  más  osados,  para  no  caer  en  bancarrota—ante  el  auge  del  cine—,  tomaron  una  decisión  que  revolucionó  ambas  industrias:  la  fusión.  Ahora  el  circo  en  su  rol  de  matriz,  transformaría la cinematografía en el máximo espectáculo.  115  años  después,  el  7mo  Arte  sigue  siendo  la  industria  del  entretenimiento más poderosa del planeta y el circo mantiene un  bajo perfil.  La novela romántica pura, nació a mediados del siglo XVIII gracias a  Samuel Richardson con su obra: Pamela. Este género literario por  excelencia,  mantuvo  su  éxito  hasta  el  primer  tercio  del  siglo  XX,  cuando  los  géneros:  fantasía,  ciencia  ficción,  terror,  suspenso  y  ficción histórica, tomaron posesión del mercado mundial.  La  novela  romántica,  al  atravesar  su  primer  cisma,  necesitaba  reinventarse. Los autores deseaban recuperar la gloria de antaño y  como  era  de  esperarse,  los  más  osados  decidieron  experimentar  con subgéneros románticos.  La  década  de  los  años  50  marcó  el  renacimiento  del  género  romántico.  Su  dominio  del  mercado  mundial  se  mantuvo  hasta  finales  del  siglo  XX,  cuando  ocurrió  el  segundo  cisma:  la  fantasía  retomó la industria y la revolucionó.   No  sería  hasta  el  2005  cuando  Stephenie  Meyer—una  escritora  desconocida—,  fusionó  el  género  romántico  con  la  fantasía  y  el  terror  y  creó  una  historia  que  recuperó  el  amor  por  la  novela  romántica: “Crepúsculo.”  Si los autores románticos desean conquistar a un público masivo,  deben  entender  que  fusionar  el  romanticismo  con  otros  géneros  literarios, no viola la esencia que caracteriza el origen implantado  por Samuel Richardson en 1740; es darle una visión refrescante y  una regeneración sublime al lector.  Para más información o contactarse con el autor:   www.de‐cordova.com 

Daniel  De  Cordova  nació  en  la  ciudad  de  Caracas  el  4  de  Julio  de  1973.  Tras  una  década  de  forma‐ ción  en  las  artes  aplicadas,  decidió  incursionar  en  la  cinematografía  y  se  graduó  summa  cum  laude  en  el  2002.  Como  cineasta,  ha  realizado  siete  cortometrajes.  Su  último  trabajo:  Un  Símbolo  de  Amor,  ganó  la  com‐ petencia  organizada  por  los  estu‐ dios 20th Century Fox Internacional  logró  calificaren  Venezuela  y  para  los Premios Oscar de la Academia.   En  el  2006  se  radicó  en  Estados  Unidos  y  emprendió  su  carrera  literaria.  Su  ópera  prima:  La  Estrella  de  David,  fue  suficiente  para  que  La  ONU considerara a Daniel, como un  escritor de alcance mundial. 

9 RománTica'S

 

La 3 nuevas as nu estre rellas en el e firm mament de to Zet ta

RománTica'S 10

Llevo  años  leyendo  no ovela  román ntica…  Mmm m…  En  realidad llevo  muchos  años  leyendo  casi  de  d,  todo.  Hay  q quien  espera mucho  de  la  literatura a  a…  Afortunadamente,  yo  s sólo  le  pido  que  me  haga  pasar  mom mentos  inolvi idables.  ¡Que  no  es  poc co!  De ahí mi humilde aportación a este e número de e la  rque si algo s sé con absol luta certeza es  revista. Por que tanto M Mariam, com mo Érika y Ángeles son un nas  maestras  e esto  de  entretener  al  personal  y  en  ganarse, de e paso, un hu uequecito en n el corazón de  las  lectoras Dado  que  nuestro  tercer  milenio  es  s.  fundamenta almente  ciberespacial,  c conocí  a  est tas     

tr res damas de e la narrativa a través de Facebook. .  De las redes sociales se ha a dicho de to odo: bueno y y  malo.  Hasta  e día  de  ho yo  sólo  puedo  decir m el  oy,  r  co osas buenas. . Y seguro qu ue a “mis” tres chicas les s  pa lo  mism Como  m asa  mo.  medio  de  pro omoción,  es s  in ndudable  qu Facebook ha  sido  muy  positivo ue  k  m o  pa todas.  Y tuve  el  g ara  Yo  gusto  de  da con  estos ar  s  di iamantes  en bruto  hac meses…  y  ahora  ha n  ce  a  lle egado  el  mo omento,  ¡po fin!,  de  qu vosotras, or  ue  ,  le ectoras de Ro omanTica’s también las c conozcáis un n  po oquito…      htt tp://juyjo.blo ogspot.com/ / 

 

11 RománTica'S

! ! N! B! S! J! B! N! ! B! H! V! E! P! !
De tú a tú  Sabemos  q que  eres  p psicóloga,  ¿ ¿qué  te  han  aportado tu us estudios  sobre el com mportamien nto  humano  a  la  hora  de crear  tus historias  de  e  s  ficción?  Im magino  que  te  habrán ayudado  a  n  perfilar tus personajes más comple ejos…  eado  pero,  t vez,  me  ha  tal  Nunca  me  lo  he  plante aportado  e que  me  f el  fije  mucho  en  reflejar  el  modo  en  q que  actúan  los  persona ajes  y  en  que  muestran  s sentimientos.  No  sólo  a  través  de  sus  las  palabras,  sino  tam mbién  en  los gestos  y  l s  las  miradas, en n la manera  de moverse. ... Son detall les  que  nos  dic mucho  a la  hora  de entablar  una  cen  a  e  conversació o  relacionarnos  con  alguien.  Creo  ón  que  tambié los  personajes  de  u én  una  novela  lo  hacen,  y  c cuido  mucho  eso.  Pero en  gener o  ral,  procuro que e actúen y p piensen como o cualquier s ser  humano.  Las  perso onas  somos  compleja as,  cualquier pe ersonaje de novela pued de o debe ser rlo  igualmente.  e  s  ¿Cuánto  de ti  misma  le  entregas al  lector  en  «Luna de To or»?  Muchísimo. Siempre  h creído  que  al  escrib .  he  bir  desnudas una parte de  ti, aunque n no hables de e ti  encias  perso onales  porqu ue,  misma  ni  describas  vive a  veces,  ta vez  en  un nivel  inconsciente  sí  se  al  n  filtran  sent timientos  o  recuerdos  dormidos.  En  Luna  de  To sí  que  he entregado  mucho  de  mí  or  e  misma  porq que,  como  d digo,  nace  la historia  na a  ace    de el alma. Y, ta al vez, como o Áurea, la p protagonista, ,  he dudado  an un  camb en  mi  vid e  nte  bio  da o  encarar r  algo  doloros so.  También debo  de n  ecir  que  el l  ap pellido de Áurea, Valero o, lo elegí en n recuerdo a a  mi abuelo, com m mo un peque eñísimo hom menaje a él. Desde  peque eñita  ya  es scribías,  ¿po qué  has or  s  ta ardado  tanto  en  public car?  ¿Ha  sid una  de‐ do  ‐ cisión  tuya  personal  o  llevabas  años  inten‐   a ‐ ándolo sin re esultado has sta ahora?  tá La a verdad es  que, aunque e escribo de esde que era a  muy pequeña m a, siempre lo o he hecho sólo para mí. .  scribir relato En n el colegio  empecé a es os y cuentos s  in nfantiles que e participaron n en algunos s concursos, ,  pe fue  me ero  ediado  por  los  profesores,  no  por r  in niciativa mía. Y desde ent tonces no ha abía vuelto a a  co ompartir  mis historias  co nadie,  ha s  on  asta  que  me e  an nimé a escrib bir en la web b de novela r romántica El l  Ri incón Román ntico.   Dicen  que  lo hombres  no  leen  (n escriben) os  ni  )  hi istorias  de  amor…  ¿Q Qué  les  dirí ías  tú  para a  co onvencerles  de  que  u una  novela  romántica a  pu uede ser tan n trepidante como un thr riller?  Yo o creo que t tal vez no sean muchos  los hombres s  qu leen  no ue  ovelas  románticas,  sobr todo  en re  n  co omparación  con  las  mu ujeres,  pero algunos  sí o  í  ha ay,  incluso  algunos  escriben  como  Leigh h  Greenword o Marc Levy.  Pero sí les diría que más s  nga la novela a romántica, ,  allá de la etiqueta que ten   Mariam  Agu nació  en 1975  en  B M udo  n  Barcelona,  ci iudad  en  la  que  reside. .  Estudió  psic E cología  aunq que  su  trab bajo  se  ha  c centrado  en la  gestión n  n  académica.  Durante  su  infancia  y  a a adolescencia empezó  a  escribir  sus a  s  primeros cue p entos y relat tos, alentada a por su fam milia y profes sores. Hasta a  ahora sólo h a había compa artido sus tr rabajos con  sus  amigos  y familiares s  más allegado m os.   Luna de Tor es su primer L ra novela pu ublicada; una a novela don nde deja ver r  que  la  manera  de  crea los  perso q ar  onajes  y  tra ansmitir  sus emociones s  puede ser la más signific p cativa seña d de identidad de sus nove elas.    

RománTica'S 12

el  eje  de  ésta  es  una  historia  de  amor,  pero  ¿cuántas  películas  de  aventuras,  bestsellers  de  misterio  o  historia  no  incluyen  una  historia  romántica?   ¿Qué proyectos nuevos guardas en el cajón para  los  lectores  que  nos  hayamos  quedado  con  ganas de ti después de acabar tu novela?        Luna de Tor (Sinopsis)    Cuando Áurea regresa a la pequeña aldea de Tor, tras  la  muerte  de  sus  abuelos,  no  planea  que  su  estancia  se  prolongue  demasiado,  apenas  lo  suficiente  para  que  las  heridas  empiecen  a  cicatrizar.  No  cuenta  con  que los recuerdos, largamente dormidos, despierten y  la insten a no marcharse jamás. La tierra la llama, la  magia  del  entorno  y  el  esplendor  del  paisaje  la  aturden, pero sobre todo lo hace la cercanía de Isaac,  un  hombre  de  la  región  cuyos  ojos  color  índigo  y  fascinante  sonrisa  esconden  secretos  que  nadie,  ni  siquiera Áurea, puede llegar a imaginar.  Años atrás la tragedia se cernió sobre Tor. Un terrible  incendio  acabó  con  la  vida  de  la  familia  de  Isaac.  El  destino  le  concedió  una  segunda  oportunidad  y  le  salvó  la  vida,  cobrándole,  a  cambio,  un  precio  muy  alto. Desde entonces, cada anochecer, cuando la luna  fulgura  en  el  terciopelo  del  cielo  de  Tor,  hechizo  y  misterio se unen.  Ahora la soledad es su única compañera y confidente,  la oscuridad  su cárcel. Pero la llegada de Áurea puede  cambiar  su  destino  para  siempre  y,  con  su  amor,   encontrar la única salvación que le queda.        

Me  gustaría  muchísimo  escribir  una  novela  romántica  histórica,  de  hecho  ahora  estoy  trabajando  en  una  historia  que  hace  mucho  que  tenía en mente escribir. No sé qué sucederá, pero  sí sé que mi proyecto más inmediato es aprender  más cada día, esforzarme  por mejorar y que eso  quede  patente  en  otras  novelas  que  escriba,  se  publiquen o no.  

 

13 RománTica'S

! F! S! J! D! B! ! H! B! F! M! !
De tú a tú  ¿Cómo describirías «Faery» en pocas palabras a  ese lector que no te conoce, que nada sabe de ti,  y que sólo ha visto la portada de tu libro en no‐ sabe‐dónde…?  Es  difícil  presentar  algo  tan  incoherente,  irracional,  innovador  e  impulsivo  como  Faery,  pero los caprichos no se miden, y esa novela fue  mi capricho. Me olvidé de los convencionalismos  del género, de lo que las editoriales buscaban, de  aquello  que  los  lectores  están  habituados  a  encontrar;  di  rienda  suelta  a  mi  imaginación  sin  ningún  tipo  de  límite.  Jamás  pensé  que  la  vería  publicada  y,  sin  embargo,  Zeta  ha  decidido  confiar  en  ella,  así  que  imagino  que  no  fue  tan  mal, ¿no? Faery  es una novela romántica en toda  regla, sí, pero también es un cómic de Goscinny y  Uderzo, es una película de romanos, es un cuento  de hadas inscrito en la sección X y es un vinilo de  los años 70.   ¿Necesita  nuestro  estresado  público  lector  una  dosis de fantasía y amor en su vida diaria?  Eso  siempre.  Lo  bueno  es  que,  en  el  caso  del  amor y de la fantasía, todos solemos llevarnos los  dos  por  el  precio  de  uno.  Ése  es  uno  de  los  principales  motivos  por  el  que,  a  la  hora  de  escribir,  me  decanto  por  el  subgénero  fantástico  y paranormal.  Sabemos  que  estás  en  tu  último  año  de  Psicología,  ¿cómo  se  combina  eso  con  la  escritura,  te  aporta  cosas  positivas,  puedes  ir  aplicando esos recién estrenados conocimientos  a tu obra literaria?  Pues  lo  cierto  es  que  aplicar  la  psicología  a  mis  obras  es  algo  muy  fácil,  muy  útil  y  muy  positivo.  Eso sí, tratar de aplicar las letras —sobre todo las  de  un  género  tan  estigmatizado  y  estereotipado  como  es  la  novela  romántica—  a  la  psicología,  tiene  unos  resultados  nefastos.  Resulta  duro  desdoblarme  y  encontrar  el  equilibrio  que  me  permita  sostener  cada  una  de  esas  facetas  sin  que la otra se vea perjudicada.   Los  escritores  somos  lo  que  leemos,  así  pues:  ¿qué eres tú, cuál es tu alimento intelectual?  Siempre  me  he  considerado  una  persona  muy  curiosa,  me  gusta  explorar  cosas  nuevas  y  también  enredarme  hasta  las  últimas  consecuencias  cuando  algo  me  atrae  de  verdad.  Los  libros  actúan  como  un  bucle:  cuando  encuentro una buena historia, sea del género que  sea,  leo  otros  ocho  o  diez  libros  seguidos  de  la  misma  temática  o  autor.  No  sigo  unos  patrones  fijos  al  alimentarme,  unas  veces  quiero  leer  algo  tan  divertido  y  optimista  que  me  deje  con  el  ánimo  por  las  nubes,  y  otras,  prefiero  llorar  Érika Gael nació en Oviedo en la primavera de 1985.   Devoradora  incansable  de  libros,  siempre  se  preguntó  por  qué  ella, al contrario que Matilda, era incapaz de mover objetos con  la mente. Hasta que creció y se dio cuenta de que la experiencia  acumulada le podía ser útil para enlazar unas frases con otras y  crear sus propias historias.   Cuando  las  frases  comenzaron  a  ser  cada  vez  más  largas  y  sus  relatos a ocupar cada vez más páginas, decidió que ya era hora  de reconocer que había algo que le gustaba más que la carrera  de Psicología, más que las películas de Tim Burton y todavía más  que las aceitunas y el chocolate: escribir historias de amor. 

 

RománTica'S 14

durante  horas  y  volcar  ese  componente  dramático que habita en mí.  ¿Y qué nos reservas para 2011?   Supongo  que  eso  el  2011  lo  dirá,  pero  de  momento voy a tratar de centrarme en la saga de  los  Príncipes  del  Infierno.  En  cuanto  pase  todo     Faery (Sinopsis)  El  mundo  de  las  hadas  es  apasionante.  Sobre  todo,  visto desde la perspectiva de Xesa, una de las hijas del  Agua: saltos en el tiempo, fiestas cada noche, vestidos,  cócteles  y  magia  con  la  que  divertirse.  Hasta  que  un  castigo,  impuesto  por  el  Consejo  Druida,  sitúa  a  Xesa  en las deliciosas garras del enemigo.    A diferencia del de las hadas, el mundo de los dioses es  un rollo. Sobre todo si tu raza te margina, tu madre te  ignora,  y  la  mujer  más  excitante  que  conociste  en  tu  vida se burló de ti. Ése es el aciago destino de Lugh, el  dios celta del Sol. O lo era, porque es precisamente el  destino  quien  pone  en  sus  manos  la  oportunidad  perfecta  para  hacer  pagar  a  esa  chispeante  criatura  por todas sus jugarretas.    Siglo  I  a.C.  Conquista  romana  de  la  Península  Ibérica.  Los  testarudos  vecinos  de  un  poblado  astur  buscan  la  forma  de  resistir  el  ataque  del  Imperio.  Quizá  sean  unos  brutos,  pero  ni  siquiera  a  ellos  se  les  habría  ocurrido  la  descabellada  idea  de  confiar  sus  vidas  a  una alocada, seductora y traviesa hada subacuática, y  a  un  solitario,  amargado  y  resentido  dios  solar.  ¿Qué  idiota se enamoraría con semejante panorama?       

este torbellino promocional de Faery, novela que  escribí  en  el  2008  y  que  he  tenido  que  desempolvar  un  poco  ahora  que  ha  salido  a  escena,  me  inclinaré  del  lado  de  esa  vena  melodramática  que  me  acompaña  y  me  seduce  sin remedio. Necesito pasar de la luz de los dioses  de  Irlanda  a  la  oscuridad  visceral  de  los  ángeles  caídos. Ahí está mi armonía. 

 

15 RománTica'S

! ! B! O! H! F!
  Ángeles  Ibirika,  la  mayor  de  cuatro  hermanos,  es  una  mujer  sencilla  que  adora  la  naturaleza,  los  animales  y  la  tranquilidad.  Vive  en  el  campo, junto al amor de su vida y sus hijos, Aitor e Irati. Amante de los  placenteros  momentos  de  lectura,  disfruta  de  modo  especial  creando  sus propias novelas.    Dirigió durante años su propia librería hasta que el deseo de ser madre,  por  segunda  vez,  le  llevó  a  dejar  todo  lo  que  pudiera  mantenerla  apartada de sus hijos. Cuando éstos dejaron de necesitarla, comenzó a  narrar las vidas de los personajes que conviven en su pensamiento. No  les  puedes  escuchar  eternamente  y  no  escribir  lo  que  te  cuentan,  asegura  mientras,  seguramente,  su  cabeza  entreteje  su  siguiente  historia. 

M! F! T! ! J! C! J! S! J! L! B! ! !

De tú a tú  ¿De dónde surge «Entre sueños», su historia, su  título?  La  historia  surge  de  la  necesidad  de  contar  una  hermosa  historia  de  amor.  Siempre  comienzo  creando  al  personaje  masculino.  Al  encontrarme  con la honestidad, la pasión y los defectos de Jon,  tuve claro el lugar donde debía ubicarla, y la clase  de mujer fuerte que  tenía que ponerle enfrente.  El  título  salió  de  la  propia  historia.  Ellos  viven  para alcanzar sus sueños: sencillo y apasionado el  de  él,  importante  y  ambicioso  el  de  ella.  Son  muchas  cosas  las  que  les  separan,  pero  principalmente sus sueños.  ¿A  qué  tipo  de  público  va  dirigido,  sólo  para  mujeres  o  se  la  recomendarías  también  a  los  hombres?  A cualquier que tenga algo de romanticismo y le  gusten  las  historias  apasionadas.  Han  leído  la  novela algún hombre que solo consume aventura  y  viajes  (como  mi  marido),  otros  que  aman  la  literatura  pero  que  nunca  habían  leído  nada  romántico (el profesor Fernando), o personas que  solo  leen  esos  libros  denominados  “difíciles”  (la  filóloga Belén). Todos la devoraron en pocos días  y me dijeron cosas muy hermosas de ella, incluso  están esperando la próxima. Hombres, mujeres…  No veo la diferencia. 

  Sabemos  que  «Entre  sueños»  es  tu  primera  novela  publicada.  ¿Supone  un  antes  y  un  después en tu trayectoria como escritora?  Sí  y  no.  Hay  un  cambio  innegable,  y  es  que  los  lectores tendrán la posibilidad de comprarla, y, si  les  gusta  lo  suficiente,  tal  vez  ocurra  lo  mismo  con las siguientes. Pero, a nivel personal, seguiré  escribiendo  igual  que  siempre.  Aunque  confieso  que  lo  haré  con  mayor  ilusión.  Ver  tu  trabajo  publicado es un gran estímulo.  «Entre  sueños»  es  una  gran  novela,  pero  ¿qué  tiene de especial que pueda capturar al lector y  mantenerlo  enganchado  de  la  primera  a  la  última página?  Tiene  una  verdadera  historia  de  amor,  creíble  hasta el final, pues los protagonistas se enamoran  a la vez que tú, lectora, lo haces. Ni él ni ella son  personajes  blancos  y  puros;  son  humanos,  y  son  los  últimos  cabos  sueltos  de  una  misma  historia  que  se  terminará  de  tejer  cuando  consigan  entenderse.  Y,  además,  está  ambientada  en  un  precioso lugar del mágico Reino de Navarra.  ¿Y qué viene después, qué nos tienes reservado  para  cuando  cerremos  «Entre  sueños»  satisfechos pero siempre insaciables?  Otra  novela  de  amor  apasionado  y  de  entrega  total.  La  historia  de  Mikel,  un  hombre  destruido 

 

RománTica'S 16

por la traición de su amada y por más de cuatro  años  de  prisión,  y  Anne,  la  mujer  que  durante  todo  ese  tiempo  no  ha  podido  ni  querido    Entre sueños (Sinopsis)  Beatriz nunca quiso conocer a su abuelo, pero cuando  se  entera  de  que  a  su  muerte  todas  las  propiedades  del  viejo  le  pertenecen,  las  acepta  para  venderlas  al  mejor postor.     Antes  de  que  las  tierras  sean  adquiridas  por  un  comprador,  una  situación  inesperada  y  humillante,  provoca  que  Beatriz,  la  sofisticada  mujer  de  ciudad,  corra  a  refugiarse  en  aquel  lugar  que  considera  inhóspito.    Allí,  en  el  apacible  pueblo  de  montaña  de  Roncal,  se  encuentra  con  Jon,  el  atractivo  veterinario  que  gobierna  las  tierras,  el  ganado  y  los  negocios  de  su  abuelo,  y  que  siempre  pensó  que  las  posesiones  pasarían a sus manos para continuar con la labor del  anciano, al que quiso como a un padre.  La llegada de Beatriz, a la que él considera una mujer  sin alma que permitió que el abuelo viviera y muriera  solo,  será  el  inicio  del  enfrentamiento  entre  dos  corazones  orgullosos  que  están  seguros  de  tener  poderosas razones para odiarse.      Pero  el  Valle  de  Roncal  es  una  tierra  legendaria  y  hermosa.  ¿Podrá,  ese  lugar  mágico,  cambiar  las  ambiciones,  transformar  los  sueños,  convertir  el  odio  en deseo, y el deseo en amor?      Quiero  concluir  este  artículo  agradeciendo  su  confianza  y  colaboración,  en  primer  lugar,  a  mis  tres  escritoras  revelación:  Mariam,  Érika  y  Ángeles,  sin  olvidarme  de    dos  artífices  de  este  grandioso  proyecto:  Lola  Gude,  quien  me  habló  primero  de  la  revista  y  me  despertó  el  gusanillo  por colaborar en ella de una forma u otra, y a Loli  Díaz  que  me  ofreció  una  magnífica  oportunidad  con este reportaje. Gracias a todas.  

olvidarle. Es una historia de amor y de odio,  dura  y tierna, amarga y dulce.   

A continuación os dejamos un relato cedido por  Ángeles  Ibirika,  tenéis  uno  de  Érika  Gael  en  la  revista  RománTica’S  nº1.  Esperamos  que  disfrutéis  de  ambos  al  igual  que  de  todas  las  críticas  que  Mariam  ha  ido  cediendo  a  lo  largo  de sus colaboraciones en RománTica’S.   
Artículo: Julia Siles Ortega 
http://hispanoramaliterario2.ning.com/profile/JuliaSilesOrtega 

 

17 RománTica'S

 

Co azón de p pel ora ón d pap
por Án p ngeles Ibirika I a
 

    —Te engo un aman nte...  Hacía más de diez minutos que e lo había escuchado, y a Edurne aún le costaba creer rlo. Su puritan na, dulce pero o  sosa,  compañera  de  traba no  era  de las  que  ten ajo,  e  nían  amantes.  Más  bien  era  de  las  que    acatan  con  servilismo  las s s  órdenes de u un marido, y  soportan sus  malos modos s como si se t tratara de un mandato div vino. Por eso  le sorprendió ó  que  le  habla como  una adolescente atolondrada del  seducto hombre  po el  que  al  parecer  había  extraviado  la ara,  a  e  a,  or  or  a  razón.  —¿A Ahora dejarás s a ese capullo o que tienes p por marido? — —le había preg guntado hacía a rato, cuando o el camarero o  les sirvió sus bebidas y se alejó hacia la barra.  —¡N No! ¡Cómo se  te ocurre! — —había respon ndido ella en u un arranque d de dignidad— —. Además, él  también está á  casado.  Casa ado, se había  repetido mie entras miraba  el vaso y lo g giraba con los  dedos. ¿No t tenía bastante es problemas, ,  aquella  muje que  tenía que  complicarse  con  un casado?  ¿N había  hom er,  a  n  No  mbres  soltero que  ademá de  amarla os  ás  a  pudieran alej jarla del cabró ón que le ama argaba la vida?  Laur era  simple pero  estaba aprendiend rápido.    Unos  meses  at ra  e,  a  do  trás  le  hubiera  respondido a  cualquier o  r  pregunta, pe ero esta vez no o le satisfizo la a curiosidad p por conocer el nombre de s su enamorado o.  —No  te  molestes,  pero  no  pu uedo  decirlo.  A  un  amante  hay  que  mantenerlo  en  la  sombra...  según  tengo o  entendido — —había dicho, intentando ha acer un chiste e—. No he hab blado de él a n nadie.  No  se  lo  había  c contado  a  na adie.  ¡Claro!  E no  era  nadie.  Nadie  q conociera a  su  marido,  nadie  que Ella  que  a  e  conociera a  su familia, na adie que cono ociera a sus am mistades. Solo o era la comp pañera de trabajo con la que a veces se e  desahogaba. Lo  más  curio era  que,  tanto  escucharle  confiden .  oso  ncias  sobre  su vida  gris,  ha u  abía  terminad cogiéndole do  e  cariño.  —Es spero que sep pa hacerte feli iz —le deseó c con franqueza a.  —No lo dudes. E Es muy dulce  y romántico — —dijo con air re bobalicón— —.  Y apasiona ado —añadió ó con una risa a  tonta.  A Ed durne no le extrañó tanta  emoción. Seg gún le había c contado, su m marido era ráp pido en la cam ma. Visto y no o  visto,  media  vuelta  y  a  d dormir.  A  poc que  el  amante  se  preocupara  por  e co  ella,  le  resulta toda  una apasionante aría  a  e  novedad.  —M Me alegro por ti, Laura. Te b brillan los ojos s y tienes luz e en la cara. Te h hacía falta alg go así.  —¿S Sabes  cómo  s me  declaró —preguntó con  timidez Edurne  la  in se  ó?  ó  z.  nvitó  con  un  gesto  a  que  continuara—: c :  con un coraz zón de papiroflexia rojo, blanco por dentro, y con una as preciosas p palabras que é él mismo había escrito con n  su alma —de etalló con bob bería. 

 

RománTica'S 18

Edurne  palideció.  Tenía  que  ser  una  casualidad.  Hay  mucha  gente  aficionada  a  la  papiroflexia...  y,  las  posibilidades de que dos personas diferentes eligieran un corazón para declararse, eran enormes.  —Lo  tengo  en  el  bolso  —insistió  Laura—,  bien  guardado  para  que  no  lo  encuentre  mi  marido.  Él...  —se  sonrojó y volvió a titubear—, a... a veces revuelve entre mis cosas.  —El muy desgraciado —comentó Edurne, inquieta, mientras le veía sacar una novela romántica del bolso y  abrirla por el centro.  Allí estaba el corazón rojo que cabía en la palma de una pequeña mano femenina. Lo cogió, presionó por dos  de los costados, y el centro se desplegó, dejando a la vista un fondo blanco.   —¡Sabes abrirlo! —dijo Laura, sorprendida—. A mí me costó averiguar los puntos exactos dónde debía tocar.  Edurne leyó en voz baja:    Te entrego mi corazón.   Desde que te vi solo late por ti.  Dime que tengo un rinconcito en el tuyo.    Reconoció las palabras. Reconoció la letra. Reconoció el suave olor a hombre que se desprendía del papel.  Ya no pudo escuchar más.  Disimuló su consternación lo mejor que pudo, y varias veces insistió en felicitarla porque hubiera encontrado  a su media naranja. Salió de la cafetería con la disculpa, por otra parte verdadera, de que se le había hecho tarde.  Cuando  llegó  a  casa,  su  esposo  la  esperaba  en  la  cocina,  con  el  delantal  puesto  y  con  toda  su  masculina  seducción tan latente como si estuviera vestido con esmoquin.  —Hoy  te  has  retrasado  un  poco,  mi  vida  —le  dijo,  acercándose  a  besarla  en  los  labios—.  Así  que  me  he  puesto con la cena. Te voy a sorprender.  —Lo…  siento —titubeo, aún aturdida—. Una compañera de trabajo necesitaba una amiga a quien confiarse.   Es tímida. No le sirven las personas que conocen a su marido, a su familia y todo eso.  —Deberías haber sido psicóloga. Se te da bien escuchar —apuntó con orgullo.  —Sí... Ella... Ella tiene un amante —dijo, mirándole con fijeza para no perderse su reacción  —¿Un amante? Pobre marido, ¿no?  —Sí...  No...  Bueno, no  sé.  No  la  trata  muy  bien y...  ella  es  joven  y guapa  y... y  hay hombres  maravillosos  y  seductores repartidos por ahí, al acecho de chicas cándidas y hermosas.  —Seguro que no es tan preciosa como tú. Nadie puede serlo más que mi mujercita.  —¿De verdad lo piensas?  —Por supuesto. ¿Por qué crees que perdí la cabeza cuando te descubrí en aquella librería? —Volvió a besarla  en los labios antes de alejarse hacia el horno para echar un último vistazo al rosbif.  —¿Tú crees que... —carraspeó, nerviosa—, que después de una aventura, una pareja puede seguir adelante?   Marcos se giró con el paño de cocina entre las manos.  —¿Me estás preguntando si se puede perdonar una infidelidad?  —Sí, pero sin que el amor se resienta.  —Imagino que sí. Todo depende de lo que quieras a tu pareja. ¿Cuánto me quieres tú? —preguntó con una  gran sonrisa.  —Mucho  —suspiró  para  deshacerse  de  la  presión  en  el  pecho—.  Lo  bastante  como  para  perdonarte  mil  infidelidades.  —¡Vaya! —exclamó al tiempo que arrojaba el paño sobre la mesa y se acercaba de nuevo—. Sí que soy un  hombre afortunado. —Volvió a besarla, esta vez más despacio y con más ardor—. Se me quemará el rosbif —susurró,  pegado a su boca—. Aunque no me importa. Te cenaré a ti, completa, sin dejarme ni un pedacito. Dime que quieres  ser mi cena de esta noche —rogó con la voz ronca y dulce que siempre le derretía la voluntad.  Ella se apartó y le miró a los ojos.  —¿Cuánto me quieres, Marcos? —preguntó, demasiado ansiosa. 

 

19 RománTica'S

—¿Q Qué pasa? —interrogó con n ternura—. ¿Esa chica te h ha traspasado o sus preocupaciones? Eso  no está bien. .  Deberías pre esentármela p para que le dijera un par de e cosas —brom meó mientras s le deslizaba l los dedos por la espalda—. .   Sabes que te e quiero más q que a mi vida, y que no pod dría vivir sin ti. Lo sabes, ¿ve erdad?  —Pe erdona —dijo o, nerviosa y si in saber hacia a dónde mirar—. Olvida mis s tonterías. Vo oy a cambiarm me de ropa.  —Es sa es una mag gnífica idea. ¡R Relájate! —ac consejó a la ve ez que la desp pedía con una palmadita en n el trasero—. .  En diez minu utos habré pue esto la mesa y y tendré todo listo. Todo pa ara la hermosa  reina de mi i corazón.  Edurne no disfrutó  de  los  hala agos  de  su  m marido.  Alcanz zó el  dormitor rio, preocupada por  si  hab dicho  más bía  s  cosas de las q que debía.  Tení ía diez minuto os. Habían tra anscurrido cinco cuando ya se había cam mbiado de rop pa y cepillado el pelo. Entró ó  en el cuarto  de baño y ce erró por dentro. Del fondo o de su necese er sacó el tarro de porcela ana de una ca arísima crema a  antiojeras. En el interior, limpio y seco, había un peq queño corazón n de papiroflexia rojo.   Pres sionó por los c costados y apareció el cent tro blanco.  Edurne leyó para sí:  Te entreg go mi corazón. .   Desde que e te vi solo lat te por ti.  Dime que e tengo un rinc concito en el t tuyo.    Corr rió a la alcoba a. Tras revolve er en un cajón n de la cómoda a, regresó al b baño con algunas cosas en las manos.  Volv vió a plegar co on cuidado el corazón y le d dio la vuelta. L La trasera era roja y sin plie egues.  Esta a vez, escribió:    Adiós par ra siempre.  Edurne  PD: Te co ostará identifi icarme en tu  larga lista de e amantes cas sadas.  Tal vez mi fotografía te e facilite la lab bor.    Lo  m metió  en  un  sobre,  acompañado  de  la horrible  fot de  carné  que  se  hizo  en  una  cabin del  centro a  to  na  o  comercial.   Despegó el protector del extre emo adhesivo, , y lo cerró.  Con pulso firme, escribió en el anverso:    A la atenc ción de Andrés Gómez    De n nuevo en la h habitación, lo  guardó en su u bolso. Al día siguiente lo  enviaría a su  destinatario p por medio de e  una agencia de reparto.  Una a relajada y dichosa sonrisa a le iluminaba el rostro cuando llegó a la cocina siguie endo el delicio oso aroma del l  asado. Y es q que su amado Marcos le aca ababa de perd donar un desliz que jamás s sabría que había cometido.    ht ttp://ibirika.b blogspot.com/ /   

Fin n
 
 

 

RománTica'S 20

Dipl mas OSA D lom s RO A Ro ánT a’S 20 omá Tica 009
Como ya  anunciamos s en el mes d de Julio, Rev vista TománT Tica’S crea lo os premios R Rosa con el f fin de cubrir r  un espaci io hasta ahora inexistent te en un género tan nues stro como es s la Novela Romántica.  Gracias  a las  particip a  pantes  por  v vuestras  vota aciones  para elegirlos.  R a  RománTica’S a  través  de  su  página  S,  d web, concluyó el 28 d de Febrero la as encuestas s para votar a vuestros fa avoritos. En  ellas elegisteis entre los s  os facilitados s por librerías y páginas w webs de entr re los más ve endidos en cada categorí ía.  tres título Las categorías, os recordamos, er ran:  MEJOR ROMA M ANCE HISTÓR RICO  MEJOR ROMA M ANCE PARAN NORMAL  MEJOR ROMA M ANCE ACTUA AL/CHICK‐LIT T  MEJOR AUTO M ORA DEL AÑO O−MEJOR AU UTORA ESPAÑ ÑOLA   MEJOR ROMA M ANCE JUVEN NIL‐ROMÁNTICO  PREMIO Rom P mánTica’S A T TODA LA OBR RA DE UNA A AUTORA  PREMIO Rom P mánTica’S A L LA EDITORIA AL CUYA LABOR HA MEJO ORADO EL PA ANORAMA R ROMÁNTICO O  EN ESTE AÑO E O.  AUTORA REVELACION   A Y,  PREMIO ESPE P ECIAL AL MEJ JOR RELATO publicado en nuestra revista.     ománTica’S e esperamos q que los result tados sean d del agrado d de todas. Est tuvo en vues stras manos, ,  Desde Ro no en las nuestras quienes han ob btenido los d distintos prem mios.   iño, Equipo R RománTica’S S  Con todo nuestro cari  

        

21 RománTica'S

Ganadores
Mejor romance histórico
Acuerdos privados (Sherry Thomas)

Mejor romance paranormal
Desnuda la noche (sherrilyn Kenyon)

Mejor romance actual/chic-lit
Solo mío (Susan e. Phillips)

Mejor autora internacional
Susan Elizabeth Phillips

Mejor autora española
Nieves hidalgo

Mejor editorial
Zeta

Mejor novela juvenil romantica
Exodo (Anissa b. Damon)

AUTORA REVELACIÓN
SHERRY THOMAS

Mejor relato romántica’s de 2009
Soledades (julia Siles)

Desde

romántica’S enhorabuena a los ganodores

RománTica'S 22

        1 DE MARZO DE 2010   

I N F O R M A C I Ó N

“LA MÁQUINA CHINA” ABRE EL PLAZO DE INSCRIPCIÓN DE UNA NUEVA EDICIÓN  DEL TALLER DE ESCRITURA DE NOVELA ROMÁNTICA  
  Desde el 1 de marzo de 2010 y hasta el 16 de abril, se abrirá de nuevo el plazo de inscripción de  los Talleres de Escritura, de Iniciación a la Novela Romántica, impartidos por La Máquina China  Editorial. Éstos comenzarán el lunes 3 de mayo. Los  resultados  del  primer  taller  han  sido  asombrosos,  el  40%  de  las  asistentes  ha  publicado  su  novela en los meses posteriores a su realización.  Este  taller  se  centra  en  orientar  sobre  la  organización  de  una  novela  de  temática  romántica,  la  disposición de los personajes, escenarios, los recursos a emplear y cómo distribuirlos en un plano  de acción o emoción que funcione. Más información en www.lamaquinachina.com o en Info@lamaquinachina.com. 

Han pedido a sus alumnas que nos digan qué les pareció la primera edición y aquí os dejamos sus  impresiones  Me inscribí en la primera edición del Taller Online de Novela Romántica por pura intuición, y reconozco que  una parte de mí se pasó las semanas previas al comienzo del taller rogando que aquello no acabara siendo  el  típico  tostón  teórico  en  el  que  haces  cualquier  cosa,  menos  escribir...  Pero  resultó  ser  toda  una  experiencia  formativa,  en  la  que  con  cada  unidad  didáctica  que  terminaba,  me  encontraba  contando  los  días que faltaban para recibir el siguiente lote, y averiguar con qué nuevo desafío tendría que vérmelas...  Igual  que  en  una  buena  novela,  la  expectativa  y  la  emoción  iban  in  crescendo,  sin  decaer  en  ningún  momento.  Es  un  curso  fundamentalmente  práctico  en  el  que  la  teoría,  enfocada  al  género  romántico,  se  ofrece  en  la  dosis  justa,  y  siempre  acompañada  de  ejemplos  bien  escogidos.  A  destacar:  1)  enseña  un  efectivo método de trabajo que sirve tanto a escritores que empiezan a narrar sin un plan previo, como a los  que  saben  el  final  con  puntos  y  comas  antes  de  haber  escrito  la  primera  palabra;  y  2)  la  impecable  labor  pedagógica del Coordinador, José de la Rosa. Es editor, y también autor... ¡Y el mejor profesor que he tenido  desde que acabé la EGB!".   Patricia Sutherland.       

D E

I N T E R É

23 RománTica'S

S

    Cuando se hace la típica pregunta de si un escritor nace o se hace… yo diría que ambas cosas. Nace la idea  de  escribir,  la  pasión  que  uno  siente  por  plasmar  palabras  en  un  papel,  pero  se  hace  la  otra  parte…la  técnica. No sólo es partir de un folio en blanco y ya está. Hay muchas cosas más, estructurar una novela,  perfilar  los  personajes,  buscar  los  escenarios,  organizar  las  escenas…  todo  eso  y  mucho  más  es  lo  que  aprendí en el curso de novelas románticas que tuve el gusto de hacer en 2008 con José de la Rosa, editor de  la Máquina China.  Si tienes la pasión pero te falla o te falta la técnica te recomiendo que te apuntes a este curso. No te sentirás  defraudada, te lo aseguro.  Y la mejor prueba: tanto  yo como casi todas las compañeras  tenemos o vamos a tener en breve nuestra  primera novela publicada.  Helena Nieto Clemares  Autora de  “Secretos de arena” (editorial Rachel)      Llegué  al Taller  de  Escritura de  LMCh  con  la  inquietud  de  escribir.  Sus  sesiones,  además  de  conocimientos  teóricos, consejos  y  nociones  prácticas, me  aportaron  confianza  en  mi  propia  capacidad  para  abordar  la  escritura de una novela. Y “Dama de Tréboles”, aquel proyecto que emprendí en el Taller, hoy en día es mi  primera novela publicada.  Olivia Ardey  Autora de “Dama de tréboles” (Editorial La esfera de los libros)      A las mujeres a veces se nos culpa por dejarnos llevar por nuestra intuición, por un sexto sentido que seguro  todos y todas tenemos. Yo simplemente me dejé llevar por el mío: me apunté al taller. Aprendí, mejoré y lo  más importante, superé con creces mis objetivos. Y aquí estoy, con un primer libro publicado y empezando  en un oficio que me llena y me complace.    Encarna Magín García  Autora de “Suaves pétalos de amor” (Editorial Rachel)    Hola, soy Megan Maxwell, alumna del primer taller de La Maquina China Editorial.  Mi  paso  por  el  taller  fue  maravilloso  no  solo  porque  conseguí  mi  sueño  de  publicar,  si  no  porque  aprendí  técnicas y métodos que me facilitaron la escritura.  Desde mi humilde opinión solo os puedo animar a que lo hagáis. ¡Estoy segura de que os gustará!  Un saludo a todos, y como dice alguien que si participáis conoceréis….ADELANTE!!!!  Megan Maxwell  Autora de “Te lo dije” (Editorial La Máquina china)      Nos apuntamos a un Taller de Novela romántica por dos razones fundamentales y obvias: porque nos gusta  la Novela Romántica y por que escribimos relatos, cuentos o novelas de temática romántica.  Entonces, visto esto. Si ya somos escritoras, ¿para qué necesitamos un taller?  El  taller  de  Novela  Romántica  va  más  allá  de  la  mera  escritura.  A  través  de  unas  clases  teóricas,  que  te  enseñan los conceptos básicos de la narrativa romántica en general, y de una serie de prácticas individuales  aprendes el proceso de creación de una obra. 

RománTica'S 24

  Este  aprendizaje  sistemático  te  mostrará  cómo  ordenar  tus  ideas  para  poder  plasmarlas  en  un  escrito,  estructurar  un  texto,  organizar  escenas,  describir  ambientes  y  diseñar  cada  uno  de  los  personajes  (tanto  principales como secundarios) que ya has dibujado en la mente.  El taller individualiza a cada una de las alumnas, por lo que contribuye a descubrir y extraer esa voz propia  narrativa, tan diferente en cada caso, que poseemos.  José de la Rosa, lleva años bregando con la Novela Romántica. Conoce todos sus entresijos y, como tal, es  un guía adecuado para ayudarnos a conseguir el fin que pretendemos: convertirnos en buenas escritoras de  Novela  Romántica  para  poder  unirnos  al  panorama  español  actual,  tan  abierto  a  los  diversos  géneros  románticos.   Lydia Leyte  Autora de “Tan solo un verano” (aún sin terminar).    Ante  todo  decirles  a  las  aspirantes  que  comienzan  el  curso,  que  la  creación  de  una  historia  romántica  es  algo maravilloso. Por mi propia experiencia, gracias a este curso, se puede aprender muchas técnicas para  llegar a escribir una novela romántica con éxito y hasta un Best Seller si se propone. Sólo hay que aprender  a conducir la historia y sola llega a su destino.   Cuando acabéis de crear la novela, no dudéis y enviarla a las editoriales. Ahh!!, eso sí, nunca se desesperéis  por una negativa o por un retraso de casi un año. Hay un dicho que siempre lo tengo en mi cabeza y que me  ha servido para seguir hacia adelante:  “Fracaso es todo error que no se ha sabido convertir en una experiencia positiva”.    Mª Jesus Estepa (Ariadna McCallen)  Autora de “El misterio del norte” (editorial Rachel)    Como  curso  para  gente  sin  ningún  tipo  de  formación  (como  escritor,  me  refiero)  y  que  se  enfrenta  por  primera vez al trabajo de escribir, es perfecto, puesto que se tratan todas las cuestiones que hay que tener  en cuenta en el proceso de la creación de una novela. Además, las explicaciones y los términos con los que  se  aborda  el  temario  son  muy  sencillos  y  se  complementan  con  los  ejercicios  prácticos  para  aplicar  la  información explicada en la teoría y la división del temario es más que razonable para abordarlos en una  semana.  Pero lo que creo que es lo más importante es la organización del chat.  No  tanto  porque  es  una  forma  sencilla  de  estar  en  comunicación  con  el  profesor  (cuestión  que  se  puede  solventar mediante el correo electrónico) sino porque el alumno se da cuenta de que existen muchas más  personas que están en el mismo barco que él y tienen los mismos miedos y las mismas aspiraciones.  Ana Iturgaiz  Autora de “El viento del norte” (aun sin publicar)    Os animo a que hagáis este taller de iniciación.  En él podréis aprender cómo se escribe una novela romántica (también es aplicable a otro tipo de novela),  desde la idea hasta la corrección del manuscrito.  Definitivamente un taller ameno y sencillo para empezar en este mundo tan fantástico como es la escritura.  ¡Ánimo y adelante!  Pilar Cabero  Autora de “A través del tiempo” (Editorial Heartmaker) 

25 RománTica'S

 

Especia E al
            Dentro  del género  de  novela  romántica  n l  nos  encontramo os con una n novela muy “ “particular”: la  erótica.  Po odemos  considerarla  un especie  de  na  evolución,  aunque  pue ser  cons ede  siderado  com mo  un  género  más  por  sí  mismo.  En  c cualquier  ca aso  esario  encor rsetarlo.  Def finir  la  nove ela  no  es  nece romántico‐e erótica  con nlleva,  a  m juicio,  una  mi  misión absu urda, pues se egún el punt to de vista d del  lector/ra pu uede variar.  Como  en  todas  las  cosas,  el  punt de  vista  de  to  a  de  ar,  quien  se  acerca  a  una obra  pued determina ropia  escala  de  valores,  si  una  nove   ela  según  su  pr es o no erót tica.  Por  lo  tanto no  vamos  a  pretender dar  aquí  una  o  r  definición  e exacta.  Además  de  pretencioso  sería  absurdo.  Lo que sí po odemos es v ver las pauta as comunes  en  este tipo de e novelas.  Para empez zar, y para alguien no fam miliarizado con  este  género la  novela  erótico‐rom o,  mántica,  no  es  una  sucesió de  escenas  de  con ón  ntenido  sexu ual  explícito  sin más,  si  co n  onsideramos este  tipo  de  s  novela  com una  e mo  evolución  natural  de  la  romántica  partiremos  de  un  punt esencial:  el  to  argumento. .  Dicho  de  otra  forma las  esce a:  enas  de  al lto  contenido s sexual deben n ir apoyadas s en una tram ma  de ficción a atractiva, pue es sino, corremos el riesgo  de tener ún nicamente un n práctico manual de sex xo.  (y en el mercado ya hay y gran cantid dad de ellos) ) Si  enes  desconocen  el  género  (p por  bien,  quie desgracia aún hay que q quitarse de e encima ciert tos  estereotipo os) piensan q que la novela a romántica  es  una sucesió ón de suspiro os, castos be esos y enred dos  al más puro o estilo culeb brón hispano oamericano, se  equivocan  de  cabo  a  r rabo.  Las  no ovelas  actual les  tratan asun ntos reales, m mezclan tem mas, no dejan n a  un lado rea alidades sociales y por su upuesto exis ste  la relación d de dos perso onas.  Una vez que t tenemos un  argumento  interesante, ,  ca apaz  de  eng ganchar  al  le ector/a  (y  dentro  de  la d a  fic cción  hay  m multitud  de  ellos)  el  de esarrollo  no o  de ebe ser únic camente llev var a los protagonistas a a  la  cama  (o  dó ónde  surja)  sino  crear  la  suficiente l e  ensión  para  que  los  m momentos  previos  sean p n  te di ivertidos,  pic cantes  y  est timulantes,  tanto  o  más t s  qu ue la relación n en sí.  En muchas  n n  novelas  de  corte  erótic aparecen co  n  di iálogos  entr los  prota re  agonistas  que  resultan n  mucho  más  e m eróticos  (a  la  par  que  divertidos), ,  co onversacione donde  lo personaje expresan es  os  es  n  su us dudas respecto a ciertas experien ncias, hablan n  de fantasías  q desean  cumplir  y  que  debido  a e  que  a  las  circunstan ncias  de  la  ficción  podrán  llevar  a a  abo.  ca Un  atractivo  que  siempr parece  fu re  uncionar  en n  cu ualquier cont texto es la re elación amor‐odio entre e  lo protagonistas,  o  simp os  plemente  un atracción na  n  pu uramente  s sexual  y  aq es  dond veremos quí  de  s  co omportamientos  sin  ápice  de  vergü üenza.  Crear r  ex xpectación y y tensión por r parte de la autora hace e  qu ue el lector/a a se enganch he por completo.  Po supuesto esa  tensión  va  a  dese or  o  embocar  en n  se exo  y  aquí  es  donde  alguna novelas as  s  su upuestament eróticas  f te  fallan,  pues  no  se  debe e  ha acer  lo  siguiente:  Utilizar  eufemismos s  an natómicos,  ( (pues  siempre  son  odiosos  pero  en n  er rótica más) h hoy en día nadie va a escandalizarse e  po or ello.  Limitarse  a  encuentros  se exuales  bási icos,  ya  que e  di isponemos  d todo  un  a de  arsenal  de  posibilidades p s  (m mènages,  sumisión/dominación,  juguetes, ,  té écnicas  orie entales...)  Podríamos  decir  que e  “q queremos sa aber más” y  por eso entr ran en juego o  las autoras, que dejando  a un lado eu ufemismos y y  pu udor,  relatan  en  sus novelas  encuentros s  s  se exuales  en  los  que  no  se  escatim man  detalles s  (¿ ¿Por  qué  iba a  hacerlo? y  descripc an  ?)  ciones.  Pero o  la gracia no es stá en leer sólo la descripción de los s 

Rom tica rótic R mánt -Er ca
¿Un énero en alza? ¿ gé e ?

RománTica'S 26

hechos, lo interesante e es la entrada a en escena  de  scindible: los s sentimiento os.  algo impres Y  por  eso  cada  día  e estas  novela encuentran  as  mayor acep ptación. Sí, lo os dos protagonistas van n a  estar juntos s, sí, van a p pasarlo mal  hasta lograrlo,  sí,  van  a  un fuerzas  c nir  contra  el  enemigo  comú ún,  pero  al  mis smo  tiempo van  a  disfrutar,  a  hac o  cer  realidad sus s fantasías, a a atreverse  a pedir lo que  quieren y quienes leemos el libro ta ambién.  Cómo es lóg gico, en una  novela erótico‐romántic ca,  el  papel  de la  mujer  n queda  re e  no  elegado  a  una  mera  “apre endiz”  sin  vo oluntad  y  de ependiente.  Si  quiere  algo lo  pide.  Si  no  sabe  que  es:  lo  o:  pregunta.  Llama  a  las cosas  por su  nombr s  r  re.  Acepta  que se  pueden practicar  ciertos  jueg e  n  gos  con  la  pare sin  por  ello  sentirse  utilizada.  Pe eja  ero  no  es  una  espectador participa sabe  dar  y  ra,  a,    recibir y se lo pasa en gr rande.  En  muchas  ocasiones  se  ha  habla ado  del  pap pel  femenino  en  la  nov vela  románt tica  y  en  la  romántico‐e erótica.  Mu uchas  vece intentando  es  extrapolar a argumentos  a la vida rea al, sin tener  en  cuenta que se trata de f ficción.  Si bien la id dea (errónea a) de que las s protagonist tas  femeninas  de  romántica  son  poco  menos  de  mujeres que tienen la c capacidad in ntelectual jus sta  stir,  en  eró ótica  mucho os/as  podrí ían  para  subsis consideran  que  cierta escenas  podrían  s as  ser  considerada denigrant para  una mujer,  pu as  tes  a  ues  quienes  hemos  leído  n novela  de  es tipo  vem ste  mos  situaciones de aparente e dominio ma asculino.  Desde  fuera puede  par a  recer  una  muestra  más  de  machismo, pero no confundamos lo os términos. Ni  las  situaciones.  Una cosa  son  actitud a  des  deplorables s  que  p por  desgr racia  vem mos  diariamente e y otra muy y distinta es la intimidad de  dos persona as, donde se e aceptan cie ertas práctic cas  que conllev van sumisión.  Y  si  vemos  el  resto  de  la  nove ela,  podrem mos  comprobar  como  las  s situaciones  se  suceden  y  ue  incipio  pued ser  visto  de  de  como  lo  qu en  un  pri forma  errónea,  al  finalizar  la  lectu nos  dam ura  mos  cuenta de q que no es así í.  Los  protago onistas  masculinos  son  hombres  que  saben  (al  ig gual  que  ella lo  que  qu as)  uieren  y  así  lo  expresan,  n nadie  debe  rasgarse  las vestiduras  ni  s  sentirse  de enigrada.  Qu un  hombre  haga  una  ue  propuesta  de  alto  contenido  sexual  no  signifi ica  que  quiera “aprovech a  harse”  de  n nadie,  ni  que 

in ntente somet ter a una mu ujer, es más, muchas de e  las propuestas que leemo os se acercan n bastante a a  las  fantasías  de  la  pro otagonista  aunque  por a r  de esgracia  aún  no  se  haya  atrevido  a a a  ex xteriorizarlas s.  Ta ambién vemos escenas e en las que ellas toman la a  in niciativa,  hacen  las  pro opuestas  e  improvisan n  ju uegos para sa atisfacción m mutua.  Es s un reflejo s simple de la r realidad.  Co omo  en  la  n novela  romántica,  la  mayoría  de  los s  lib bros  publicados  en  nues stro  país  son de  autoras n  s  an nglosajonas.  Hay  verd daderas  ma aestras  del l  gé énero y con una gran leg gión de seguidoras.  Si  bien  al  mer rcado  llega  s sólo  una  peq queña  parte e  de e las obras escritas.  Ahora  bien,  a aprovechand el  filón  comercial  de do  e  ste  género  muchas  ed ditoriales  “e embellecen” ”  es ar rgumentos  ,  retocan  po ortadas  y  et tiquetan  sus s  pu ublicaciones  como  si  de una  novela erótica  se e  a  e  tr ratara  ,  confundiendo  a lector/a  ,  que  si  es al  s  af ficionado/a  al  género  se  lleva  una  buena a  de esilusión.  Pa cualquie aficionad a  éste  género  Lora ara  er  da  g a  Le eigh  sería  l máxima  representan la  nte.  En  sus s  no ovelas  cue enta  una  historia  reflejando o  pe erfectamente  la  pe ersonalidad  de  los s  pr rotagonistas,  una  tram adictiva  y  sexo  sin ma  n  ta apujos.  Muchos/as  pu ueden  most trarse  algo o  re eacios/as  ante  temas  como  tríos  ó ó  do ominación/sumisión,  es  lógico,  per debemos ro  s  ac ceptarlo  co omo  parte  de  la  narración,  no o  de ebemos ni ju uzgarlo ni ext trapolarlo. P Pudiendo ver r  ciertas escena as como simp ples fantasías.  Lo cierto  es  que  cada  v más  ve o  vez  emos  en  las s  lib brerías  auto oras  de  erót tica  y  al  ig gual  que  en n  ro omántica  encontramos  historias  actuales  o o  hi istorias ambientadas en otra época.  Otras  autoras que  podrí s  íamos  considerar  como o  re epresentante es dentro de e la erótica c con temática a  ac ctual  :  Shayl Black  ,  Sh la  hannon  McK Kenna  ,  Jaci i  Bu urton  y  Sarah  McCarth ésta  últim también hy,  ma  n  tie ene  novelas ambientad s  das  en  el  siglo  XIX  y y  de entro de la e erótica histó órica podemo os resaltar a a  Ro obin Schone e o Lisa Valde ez.  Ta ambién  se  han  public cado  en  nuestro  país s  co olecciones  d dedicadas  ín ntegramente al  género e  o  er rótico (con m mayor o men nor acierto y y con mayor r  o  menor  éxito);  como  po ejemplo  la  colección or  n 

27 RománTica'S

AFRODISIA, que  si  bi ,  ien  intentab acercarn ba  nos  nuevas  aut toras,  pincha en  la  m aba  mayoría  de  l las  ocasiones  bien  por  la espantosa  traducción  y  a  edición  de  sus  libros  o  bien  po orque  algun nas  novelas  simplemente  pertenecía al  géne an  ero  romántico a a secas.  La  cueva  de  Ellora  ha  sido  o otro  ejemplo,  basándose  en el éxito c comercial de el producto  en  EE.UU.  Nos han  ofrec s  cido  diferent novelas  en  te  formato  bo olsillo  aunqu en  la  m ue  mayoría  de  l los  casos eran n novelas bast tante flojas.  También  podemos  des stacar  la  pu ublicación  p por  parte  de  TI ITANIA  de  u colección erótica  cuyo  una  n  primer  volu umen  ha  sido  Desenma ascarado,  una  revisión  “er rótica  y  muy personal”  de  un  clási y  ico  como es “El l fantasma de la ópera”.  La  colecció FUEGO,  d Harlequín también  se  ón  de  n,  acerca bast tante a la erótica, pero n no se mete  de  lleno,  más  bien  aprove echa  el  tiró comercial y  ón  l  deja a un lado los conte enidos más p polémicos.  Y  como  sie empre  llegan tarde:  (¡Qué  país!)  la  ndo  excelente p producción nacional.  Resulta  cur rioso  y  a  la vez  triste que  much a  e  has  escritoras  de  aquí  ha asta  la  fecha  hayan  sido  ignoradas p por las editoriales, no só ólo en erótica ,  sino por des sgracia en ro omántica.  Hasta  la  fe echa  sólo  algunas  tenía la  enorm an  me  suerte de se er publicada as, por supue esto dentro  de  la temática romántica tradicional, p pero por suer rte  para todas, las cosas est tán empezan ndo a cambia ar.  Este  año  h salido  al  mercado  un  nuevo  sello  ha  editorial qu ue combinará á las dos cor rrientes dent tro  de  su  catálogo,  pero  lo  más  importante  no  es  dedicarse  a  la  erótica  (ya  sabe emos  el  tirón  comercial  que  tiene)  es  ofrecer  autoras  que  escriben en castellano. Y , eso , se nota.  Y mucho.  La  colección RACHEL,  q empezó  en  enero  con  n  que  dos  títulos “Falsas  apariencias de  Noelia  s:  s”  Amarillo y “ “Suaves pétalos de amo or” de Encar rga  Magín, ha a apostado por r la gente de e aquí .  Para  quien  haya  tenido  la  oportu unidad  de  le eer  estas  dos  n novelas  se  d dará  cuenta  de  la  calidad 

ue  obtenerse  e este  paí que  hay en  ís,  y  qu puede  o mucho donde m e escoger y que esto va a más.  Es stas novelas cuentan ade emás con un ingrediente e  ex xtra: la cerca anía.  En muchas  oc n  casiones  lee emos  situació descritas ón  s  ba otras  mentalidades,  que  sucede en  otros ajo  en  s  pa aíses,  pero  en  libros  como  los  de Rachel  los e  s  pr rotagonistas  viven  en  n nuestra  calle podemos e,  s  en ncontrarlos  en  la  cafete del  barr e  incluso ería  rio  o  pu ueden llegar r a recordarte e a algún con nocido.  Muchos/as  (por  desco M onocimiento, principal‐ ,  ‐ mente)  tachan  a  las  lecto m oras  (utilizo  el  femenino o  pu ues  según  las  encuest tas  la  may yoría  somos s  mujeres) de p m personas sin  muchos est tudios, amas s  de e casa “abur rridas” ( qué é poco respeto por ellas) )  o mujeres en general frust tradas.  ¡Ja!  Al  parece ninguna  d las  que  le er  de  eemos  (y  en n  es país  no  todos  leen romántic y  erótica ste  n)  ca  a  he emos  ido  al  colegio o  trab o,  bajamos,  o o  mantenemos una relación m n sana de par reja.  Debemos  ser  pobres  e  indefensas  señoras,  con s n  mucho  tiem m mpo  libre,  que  gracia a  esas as  s  “n noveluchas” sobrevivivim mos.  ¡Ja! Pues va a ser que no.  Mujeres de to M oda condición (aquí no ha ay escalas ni i  clases)  disfrutan  con  su  lectura  (su upongo  que e  ambién  hay  hombres)  admiten  ab biertamente e  ta qu compran novelas  er ue  n  róticas  y  ad demás  se  lo o  pa asan en gran nde comentá ándolas con las amigas.  Ca vez  son más  quien se  declaran  fans  de ada  n  nes  e  es estilo,  disfrutan  con su  lectura, no  juzgan, ste  n  ,  ,  di iferencian  perfectament fantasía  y  realidad  y te  y y  ca ada  vez  más,  vemos  editoriales  qu sacan  al ue  l  mercado  nov m velas  erótic cas,  sin  descuidar  la a  hi istoria (eso e es, sencillamente, imperd donable).  La novela  ro a  omántico‐eró ótica,  por  ta anto,  es  un n  gé énero en alza a.   Y  para dar co onstancia de  ello, Noelia  Amarillo os s  of frece  un  rela que  os  d ato  dejamos  a  co ontinuación. .  Es speramos qu ue lo disfruté éis. 
  Artículo: N Noemí Ordoñez z

RománTica'S 28

 

El club de los domingos
por

Noelia Amarillo
Acababan de dar las doce cuando Rigel las sintió entrar. Alzó la vista esperanzado, tenían que ser ellas.   En  su  mente  las  llamaba  “El  club  de  los  domingos”,  un  grupo  de  amigas  que  iban  al  VIPs  algunos  domingos, mujeres de entre treinta y cincuenta años que tenían una sonrisa perenne en la boca y muchas  cosas que contarse.   Las observó reírse por quién sabe qué y sintió envidia de su sencilla felicidad, basada en pequeñas cosas,  en la alegría de verse, hablar, y pasar un rato juntas.   Las  mujeres  caminaron  por  la  sección  de  libros,  comentando  entre  ellas  las  portadas  y  los  títulos,  cogiendo algún que otro ejemplar.   De repente una de ellas se alzó sobre las puntas de sus pies hasta llegar a la estantería más alta, cogió  un libro enorme, con una portada bastante escandalosa; Las partes pudendas de un hombre, tapadas con  un calzoncillo blanco que apenas ocultaba un voluminoso pene erecto.    ‐Ostras, mirar esto; “The big Pennis book” –apuntó Noemí.  ‐¡Ahí va! ¿Eso es real? –preguntó Lai.   ‐No es para tanto… mi caballo la tiene más grande –contestó Gema.  ‐¡Eso es un… un… pene! –Exclamó la más joven de todas, una rubia de pelo largo, y ojos alucinados.   ‐A ver Reina Mora, no sé de qué te extrañas, no es nada que no hayamos visto antes ‐comentó Mari.   ‐De eso no cabe duda, pero lo cierto es que el tamaño no es el habitual –sentenció Helena.  ‐No está nada mal –Afirmó Alicia, la decana del grupo.  Oculto entre las estanterías, Rigel sonrió al ver Noemí abrir las páginas del escandaloso libro mientras  sus  amigas  se  agrupaban  en  torno  a  ella.  Comentaron  tamaños  y  señalaron  las  fotos  más  impactantes  haciendo  bromas  sobre  las  ventajas  y  desventajas  que  podrían  tener  esos  hombres  con  penes  tan  extravagantes.   La  más  joven  de  todas,  aquella  tan  dulce  y  tímida,  parecía  anonadada  ante  el  repertorio  de  enormes  miembros viriles y las suposiciones graciosas y descabelladas que apuntaban el resto de sus amigas.    Llevaba  más  de  medio  año  pendiente  de  esas  mujeres.  La  primera  vez  que  las  vio,  fue  allí  mismo,  el  primer domingo de marzo.  

29 RománTica'S

Entraron  riendo  y  alborotando,  hablando  unas  con  otras,  como  si  estar  juntas  fuera  el  regalo  mas  preciado. Entraron en la cafetería cargadas con pesadas mochilas que no tardaron en abrir sobre la mesa.  Libros y más libros. Nuevos, usados, grandes y pequeños, pasaron de mano en mano, hasta que por fin los  colocaron en varios montones y cada una cogió los de la otra. Permanecieron allí, hablando y tomando café  hasta más de las dos de la tarde. Rigel no pudo evitar observarlas durante todo ese tiempo. Parecían tan  felices, sin rencillas, ni envidias. Sólo un grupo de amigas contentas de verse de nuevo.   Tras  ese  domingo,  Rigel  acudió  allí  a  diario,  arriesgándose  al  castigo  por  incumplir  las  normas  de  su  padre, esperando volver a verlas y compartir, aunque fuera de lejos, esa amistad autentica tan alejada del  universo solitario en el que él sufría la eternidad.   Pero pasaron los días, las semanas, y no regresaban.    El primer domingo de abril Rigel aceptó desanimado que no las volvería a ver.   Se equivocó. Ese día, aparecieron de nuevo, la rubia de la melena hasta las caderas, la de sonrisa dulce y  ojos tímidos, estaba allí.  Rigel  las  observó,  escuchándolas  disimuladamente  y  llegó  a  una  conclusión;  iban  únicamente  algunos  domingos.   Desde ese mismo momento, y aún a riesgo de que su padre lo descubriera, todos los domingos acudió al  VIPs,  esperando  verlas,  sentirlas.  Pudo  comprobar  que  las  visitas  se  producían  una  vez  al  mes,  y  que  por  suerte, su ángel rubio, no faltaba a ninguna cita.      Rigel vio a su ángel sonreír, y tomó una decisión. Una decisión prohibida y arriesgada. Hoy se presentaría  ante ella.   Las mujeres charlaron y rieron como de costumbre, sin percatarse en ningún momento de que estaban  siendo observadas, cuando llegó la hora de marcharse salieron entre risas y tomaron cada una su camino.     Cristina acababa de doblar la esquina cuando la brisa llevó hasta ella una palabra, apenas un susurro.   ‐Hola, soy Rigel.   Se  giró  asustada  y  miró  sorprendida  al  hombre  que  estaba  a  su  lado,  era…  luminoso,  no  existía  otra  palabra  mejor  para  describirlo.  Alto  y  muy  delgado,  de  piel  blanca,  casi  transparente,  con  cabellos  de  un  rubio tan claro que cuando el sol se posaba sobre ellos lanzaban destellos, sus ojos, tan cristalinos, que más  que grises, parecían blancos. Debe ser albino, pensó ella.   ‐Hola Rigel ‐respondió‐ Perdona… ¿Te conozco de algo?  ‐Os he estado observando mientras estabais en el VIPs, me gusta veros reír.   ‐¿Nos espiabas?   Cris miró a su alrededor, la calle estaba casi desierta, apenas había gente. Dio un paso atrás asustada…   

RománTica'S 30

‐Espera,  no  te  vayas,  ‐dijo  él  con  voz  suave‐  Lo  he  hecho  fatal,  ¿verdad?  No  estoy  acostumbrado  a  relacionarme con la gente… no quería asustarte.   Cris se detuvo ¿No estaba acostumbrado a relacionarse? ¿Por qué? ¿Quizá por qué era albino? ¿Por qué  era diferente? lo observó atentamente, era guapo, quizá algo pálido y delgado, pero guapo al fin y al cabo,  claro que Cris, casi nunca coincidía en gustos con el resto del mundo, de hecho, ella casi nunca gustaba al  resto del mundo. Quizá él estaba tan apartado de todos como ella…   En ese momento Cris tomó la decisión más importante de su vida, una decisión que, aunque no lo sabría  hasta mucho más tarde,  cambió su vida.   ‐No deberías espiar a la gente. No está bien ‐dijo.  ‐No lo puedo evitar, vuestras risas me hacen sentir vivo… ¿No te he asustado, verdad? ‐preguntó más  que afirmó.  ‐Mm ‐Cris se mordió el labio pensativa‐ No. ‐mintió.   ‐Menos mal. Llevó tiempo deseando hablar contigo, no sabía como hacerlo, temía que pudieras huir de  mí, a veces soy muy torpe.   ‐Torpe… apenas ‐contestó sonriendo, más que torpe era demasiado sincero.   ‐He  oído  que  te  gustaría  ir  al  retiro,  si  quieres,  podemos  ir  ahora  ‐comentó  él  cambiando  la  conversación.   ‐¿Has oído? ¿A quién?  ‐A vosotras, lo has comentado alguna vez ‐contestó satisfecho de mostrar que había prestado atención a  sus conversaciones.   ‐Lo  comenté hace…  ‐Dos meses, el segundo domingo de julio ‐finalizó la frase.  ‐¿Desde cuado nos espías? ‐preguntó Cris, un poco asustada.  ‐Desde el primer domingo de abril ‐contestó sonriendo, hasta que la miró a los ojos‐ He vuelto a meter  la pata, pensarás que soy un indeseable ‐comentó entristecido.  ‐No. Es…  extraño que nos lleves observando tanto tiempo...   ‐Lo siento, sé que no está bien, pero… me gusta veros juntas, sois tan buenas amigas, estáis tan unidas,  sois como un soplo de aire fresco ‐confesó avergonzado mirando al suelo.   ‐¿No tienes muchos amigos?  ‐No, donde yo vivo no hay nada alrededor… por eso, a veces bajo aquí y os observo…   ‐¿Dónde vives? ‐preguntó Cris, intrigada.  ‐Muy lejos de aquí ‐esquivó la pregunta‐ ¿Vamos al Retiro? ‐insistió con una sonrisa tan feliz, que Cris no  pudo negarse. 

31 RománTica'S

Fueron paseando y aunque era un largo trayecto, a ellos se les hizo extremadamente corto. Caminaron  uno  al  lado  del  otro,  sin  dejar  de  hablar  de  cualquier  cosa.  Rigel  se  mostraba  curioso  por  todo  lo  que  le  rodeaba y preguntaba sin pausa, saltando de un tema a otro, haciendo que Cris riera confiada.   ‐¿Por qué os veis sólo los domingos? ¿Por qué la gente tiene prisa? ¿Por qué siempre lleváis libros? Por  qué, por qué, por qué…   Era como si todo le resultara nuevo y extraño. Veía las cosas como un niño de cinco años en su primera  visita  a  la  capital.  No  se  cansaba  de  preguntar,  y  Cris  descubrió  que  le  encantaba  responderle,  en  cada  respuesta que le daba, él se mantenía callado, escuchando atentamente, como si lo que ella decía fuera lo  más importante del mundo.   Y  para  Rigel  así  era.  Oír  su  voz,  sentir  su  calidez,  su  dulzura,  ver  asomar  su  sonrisa…  Llevaba  meses  soñando con eso. No podía concebir que una persona tan especial como ella estuviera triste.   Un  domingo,  meses  atrás, Rigel había conseguido  el valor  para seguirla.  Ese día la acompañó oculto  entre las sombras, hasta su portal, desde entonces, cada vez que su padre desviaba la mirada, acudía allí y  la observaba. Averiguó que cuando salía de casa iba al trabajo y de allí, otra vez a su casa, que no salía con  más amigas que sus chicas del club de los domingos, que estaba siempre sola. La observaba cada noche que  ella olvidaba bajar las persianas de su dormitorio. Dormía sola,  tumbada de lado, las piernas encogidas y  las manos bajo la almohada.  ‐¿Por qué siempre estás sola? ‐preguntó recordando.   ‐¿Por qué piensas que estoy sola? ‐requirió ella.  ‐Siempre te veo sola.   ‐Pensaba que sólo nos espiabas en el VIPs  ‐respondió enfadada. ¿La había seguido en más ocasiones?  ‐Y así es. ‐Se apresuró a mentir‐ siempre te vas sola de allí.  ‐Todas vamos en direcciones distintas ‐aseveró ella.  ‐¿Tienes novio? ‐inquirió sabiendo de antemano la respuesta.   ‐No.   ‐¿Por qué?   ‐Imagino  que  porque  soy  muy  tímida  ‐contestó  sonrojada.  No  tenía  novio  porque  era  un  bicho  raro.  Porque su aspecto repelía a la gente.   ‐Me alegro de que seas tímida.  ‐¿Por qué?  ‐Porque por eso no tienes novio ‐contestó él con una sonrisa sincera‐ ¿Por qué tú piel es distinta a la de  las demás personas? ‐preguntó Rigel curioso, jamás había visto a nadie con una piel como la de Cris.   ‐Tengo  dermatitis  atópica  ‐Allá  vamos,  pensó  Cris.  A  favor  de  Rigel,  debía  de  reconocer  que  había  tardado  en  preguntarle  más  de  lo  normal‐  se  me  manifiesta  sobre  todo  en  la  piel  de  la  cara.  ‐Lo  miró  compungida‐ es asqueroso. 

RománTica'S 32

‐A mi no me lo parece ‐contestó Rigel con sinceridad. Le daba lo mismo la piel de Cris o cualquier otro  signo exterior de ella. Estaba absolutamente prendado de su interior, de su forma de sonreír, de hablar, de  su voz clara y serena.   ‐Pues debes ser la única persona en el mundo a la que no se lo parece.  Desde siempre había tenido la piel de la cara enrojecida y muy seca, casi escamosa, a veces, le picaba  tanto que quemaba. Los niños del colegio se reían de ella, sus compañeros del instituto la miraban raro, y  esto, unido a su timidez, hizo que poco a poco se fuera aislando del resto del mundo. En su trabajo había  trabado relación con sus compañeros, pero no iban más allá del ámbito profesional. Era incapaz de salir con  ellos y soportar que su rostro fuera el centro de atención. Así continuó hasta que empezó a visitar los foros  románticos, donde nadie podía verle la cara. Poco a poco posteó en ellos, y así conoció a seis mujeres a las  que llamó amigas. Un día se armó de valor y quedó con ellas, cara a cara, en el rastro, desde entonces, se  reunían un domingo al mes. Eran mujeres de distintas edades y personalidades, a  las que unían dos cosas,  su amor a la literatura romántica y su indiferencia hacia el aspecto externo de las demás.   Esos domingos se convirtieron en su válvula de escape. Quizá por eso comprendía al hombre que estaba  junto a ella, él también parecía encontrarse tremendamente solo.   Ese domingo, fue quizá, el más feliz de todos los que habían vivido ambos hasta entonces. Un domingo  de  conocerse,  de  hablar  sin  tapujos,  de  sonreírse  con  las  miradas.  Un  momento  de  descubrimiento,  de  encontrar ambos su alma gemela en la figura del contrario. Unas horas que terminaron demasiado pronto.   Comenzaba a caer la tarde, Rigel miró al cielo, y su cara mostró tristeza.  ‐Debo irme, no puedo permanecer más tiempo aquí ‐dijo sin apartar la vista del ocaso, como si el sol  le  ordenase que se marchara‐ ¿Puedo volver a verte?  ‐Me encantaría… ¿mañana? ‐preguntó ruborizada.  ‐No lo sé ‐contestó él con la mirada fija en el cielo‐ quizá tarde un poco en regresar. Espérame, volveré ‐ dijo bajando la cabeza y depositando un suave beso en sus labios‐ nadie podrá impedirlo, lo prometo.   Cris quiso preguntarle por sus crípticas palabras, pero no pudo, en ese momento el último rayo de luz  iluminó  la  tierra  y  Rigel  echó  a  correr  tan  rápido  que  cuando  ella  intentó  seguirle,  no  supo  siquiera  que  camino había tomado.   Pasaron varias semanas, tantas, que pensó que su paseo no había sido más que un sueño.     Llegó la Navidad, el frío, la lluvia. Acababa de amanecer cuando sintió la brisa entrar en su cuarto. Abrió  los ojos extrañada ¿no había cerrado las ventanas? Se incorporó en la cama y lo vio. Estaba al lado de la  ventana,  la miraba sonriendo, feliz.   ‐Estás muy hermosa cuando duermes.  

33 RománTica'S

‐¿Rigel? ¡Qué haces aquí! ‐increpó aturullada. Lo había echado mucho de menos, pero no esperaba que  apareciera  en  su  cuarto,  o  al  menos  no  de  esa  manera,  sin  avisar,  sin  entrar  siquiera  por  la  puerta‐  ¿Por  dónde has entrado?  ‐Por la ventana. ¿Estás enfadada? Me ha sido imposible venir antes, la última vez me quedé demasiado  tiempo, y tuve ciertas complicaciones ‐dijo sin pararse a respirar‐ pero te he observado todas las noches.  ¿Por  qué  llorabas?  Me  entristece  verte  llorar,  no  quiero  que  llores  ‐susurró  sentándose  a  su  lado‐  te  he  echado  tanto  de  menos  que  casi  me  era  imposible  brillar.  Cuéntame  que  has  hecho  durante  estos  días,  ¿has sido feliz? ‐finalizó con la pregunta más importante para él.  Cris contestó a todas sus preguntas, olvidando que el hombre que estaba a su lado había entrado por la  ventana, que ella solo llevaba puesto un camisón, que su pelo estaba recogido en una coleta y no la tapaba  la cara, que había pasado los meses más tristes de su vida pensando que no lo volvería a ver, que fue sólo  un sueño.   Hablaron  durante  mucho  tiempo,  rieron,  lloraron  y  compartieron  los  pensamientos  de  todos  los  días  que no habían estado juntos. Rigel se marchó un par de horas antes del ocaso prometiendo volver pronto.   Y lo cumplió. Ese invierno la visitó todas las mañanas, cuando llegó la primavera y los días se hicieron  más largos, acudió también por las tardes, antes de que el sol se ocultara.   Cris poco a poco fue conociendo a Rigel, y mediante sus palabras, a su familia; a su padre, de voluntad  férrea y carácter autoritario, obsesionado con las responsabilidades y el lugar que ocupaba cada cual en el  universo,  a  su  madre,  dulce  y  cariñosa,  enamorada  del  amor,  su  ayudante  conspiradora,  ocultando  sus  escapadas cuando él se escabullía para verla, a sus hermanas y hermanos, seres fríos e inaccesibles.    Fue el mejor verano en la vida de ambos, pero lo bueno, nunca dura, y en esta ocasión fue demasiado  breve.     Una tarde al comienzo del otoño, cuando los días eran más cortos y las noches más largas, Rigel llegó  triste, desesperanzado, apagado. Su padre había descubierto su engaño. No podría volver a escaparse. Esta  sería su última visita.   Cris no podía creer lo que estaba oyendo. Rigel era un hombre adulto, su padre no podía gobernar su  vida.   ‐Mi  padre  tiene  razón  al  prohibirme  bajar  aquí,  tengo  que  ocupar  el  lugar  que  me  corresponde.  No  puedo abandonar mi sitio, la gente me busca y no me encuentra, no puedo aparecer y desaparecer por arte  de magia, aunque sea eso precisamente lo que hago.   ‐No sé a qué te refieres ‐dijo Cris desesperada, no comprendía porque no podía estar con ella.   ‐Cuenta una leyenda, que el Sol nació del universo para dar la vida a la tierra, que la Luna, su esposa,  alumbra  las  noches  para  que  los  humanos  puedan  ver  la  belleza  plateada  de  lo  que  les  rodea,  y  que  las  estrellas, sus descendientes, muestran desde el albor de los tiempos, el camino a seguir para que ningún 

RománTica'S 34

ser  vivo  se  pierda  en  la  noche  ‐relató  Rigel‐  Padre  dice  que  aunque  los  tiempos  han  cambiado  y  los  navegantes ya no vigilan el cielo para guiarse, los pastores continúan mirando las estrellas, los soñadores  siguen  pidiendo  deseos  y  los  enamorados  buscan  en  su  brillo  el  amor  ‐Miró  a  Cris  con  semblante  serio‐  Padre  opina  que  cada  cual  tiene  su  sitio  en  el  universo,  que  mis  hermanos  y  yo,  debemos  permanecer  inmutables en él, ya que no son nuestros deseos, sino los de los demás los que rigen nuestra existencia.   ‐No te entiendo…   ‐Madre  ha  hablado  con  Padre,  ella  piensa  que  al  igual  que  los  mortales  piden  deseos,  que  si  son  sinceros,  les  son  concedidos,  también  deberíamos  poder  hacerlo  nosotros.  Padre  ha  aceptado,  y  me  ha  permitido  un  deseo,  pero  con  ciertas  condiciones…  No  puedo  revelar  qué  soy,  no  puedo  influir  en  ti,  no  puedo llevarte conmigo a no ser que sea tu deseo y no puedo abandonar mi lugar en el universo.  ‐¿Qué intentas decirme?  Rigel miró al cielo, estaba cayendo la noche, apenas le quedaba tiempo.   ‐Deseo que estés siempre a mi lado ‐dijo un segundo antes de desaparecer.   Cris observó fascinada como Rigel se esfumaba en el aire, no podía ser posible, esas cosas no pasaban…   Regresó a su casa confundida, pensando que se había vuelto loca.   Esperó  días  que  se  convirtieron  en  semanas,  a  que  Rigel  regresara,  pero  este  no  volvió.  Buscó  en  Internet  leyendas  sobre  las  estrellas,  pero  ninguna  coincidía  con  la  que  él  había  contado.  Únicamente  encontró su nombre, Rigel, la estrella más brillante de la constelación de Orión.    Era de locos, no podía ser una estrella, ¡un cuerpo celeste formado por gases! pero Rigel, el hombre del  que  estaba  enamorada,    él  no  regresaba,  pero  sus  palabras  llegaban  susurrantes  con  la  brisa  noche  tras  noche. No puedo llevarte conmigo a no ser que lo desees sinceramente.   Una noche, Cristina condujo hasta las montañas, y una vez allí buscó el lugar más oscuro. Se sentó sobre  una piedra y observó el cielo hasta que dio con Orión, luego buscó la más brillante de las estrellas, la más  hermosa. Rigel.   ‐Deseo estar contigo para siempre ‐gritó al cielo estrellado, rezando ser escuchada.   ‐Si vienes conmigo, jamás podrás regresar ‐murmuró la brisa a la vez que la estrellaba pulsaba.   ‐Deseo estar siempre a tu lado –repitió ella.     Nadie supo jamás qué fue de Cristina, la policía buscó durante meses su cuerpo, pero nada encontraron.   Sus  “chicas  de  los  domingos”  fueron  las  únicas  que  no  se  entristecieron,  pues  sabían  la  verdad,  ella  misma se la había contado antes de partir.   Algunas noches, Alicia, Mari, Helena, Noemí, Gema y Lai miran al cielo y hablan con una estrella, y ésta,  pulsa en respuesta.  

Fin

35 RománTica'S

V U E S T R O S R E L A T O S

Recuerda
por 

Sergio G.Ros
            Se levanta con el ánimo sombrío.   Vestida solo con una camiseta de tirantes, se acerca al cristal de la ventana. Ladea la cortina con una  mano y se queda mirando la placita de enfrente, presidida por una palmera curvada, con sus hojas verdes  colgando, impertérritas, sin que una brizna de viento las acose. De fondo, se escuchan los chillidos de las  cotorras que viven en la copa y que comienzan un nuevo día entre los mortales.  La luz del amanecer hace su aparición rompiendo la enredadera de sombras. Suspira; todavía nota el  latido desbocado que se originó en los sueños de los que acaba de huir. Durante un instante, el cristal le  devuelve parte de su reflejo: los pechos caídos, las caderas ensanchadas, las raíces negras, los ojos cercados  de arrugas. La mano tiembla en la tela de la cortina. Desde atrás, ahogando el estruendo de las cotorras, le  llegan  los  ronquidos  de  Pedro,  entrecortados,  rotundos.  Yace  ocupando  casi  toda  la  cama;  su  reflejo  no  puede ser más desalentador: gordo, flácido, velludo. Otrora fue un hombre apuesto, musculoso, coqueto.   Piensa: el tiempo lo cura todo, hasta las ganas de hacer deporte.  Antes de ir al lavabo ojea de nuevo la plaza.       Durante  la  mañana,  el  ánimo  no  mejora.  El  jaleo  que  arman  sus  compañeras,  correteando  por  los  pasillos de la oficina, mascando chicle, aporreando los teclados y gritando para entenderse por teléfono, le  recuerda  a  las  cotorras  de  la  palmera.  En  cierta  forma,  parte  de  ella  sigue  allí,  en  esa  plaza  de  ladrillos  apretados.   Antes de comer, la jefa la llama a su despacho: mala señal. No se equivoca, después de todo siempre  fue  buena  intuyendo  cosas.  El  discurso  comienza  sin  paliativos,  con  la  consiguiente  mención  a  la  crisis.  Mientras escucha no puede dejar de mirarle las uñas; necesitan una manicura urgente. Recibe la noticia sin  pestañear;  podría  haber  sido  peor,  al  menos  le  dan  a  elegir:  reducción  de  jornada  con  pérdida  de  seiscientos  euros  (la  mitad  de  su  sueldo)  o  la  calle.  Contesta  que  se  lo  pensará,  se  levanta  y  sale  del  despacho sin despedirse; sabe que en parte ha decepcionado a su jefa, seguro que esperaba otro tipo de  reacción: lagrimeos, lloros, pataleos… lucha. El placer subyugante de la humillación. Pero hoy no es día para  luchar.    Vuelve  a  casa  caminando,  siguiendo  el  recorrido  que  seguramente  “él”  hacía  todas  aquellas  tardes  hasta la placita. Pasa junto al mercado de frutas, compra una manzana que parece sacada de una película 

RománTica'S 36

de dibujos animados y la muerde mientras contempla el paisaje. Algunos hombres la observan, pero ya no  levanta la misma expectación que antaño. Ha perdido parte de ese poder magnético, casi animal, que hacía  girarse las barbillas y recibir pescozones a los hombres casados.  Cuando alcanza la placita, de la manzana sólo queda el corazón; la tira en una papelera. Quizá todavía  pueda  salvarse  el  día:  lo  bueno  de  que  Pedro  esté  desempleado  es  que  no  tienen  que  rendir  cuentas  a  nadie; pueden coger el coche e irse al pueblecito en la sierra donde se encerraron un fin de semana, siendo  novios, e hicieron el amor sin parar.   Se  detiene  junto  a  la  palmera,  protegiéndose  del  sol.  Mira  hacia  lo  alto,  contando  los  pisos  de  su  edificio para poder calcular qué ventanas corresponden al suyo. Se da cuenta de que, por primera vez, está  mirando desde la misma posición desde la que él la observaba todos los días, durante aquel año en el que  le hizo aquella promesa de amor.  La  ventana  de  su  dormitorio  tiene  las  cortinas  abiertas.  Sólo  dura  un  instante  pero  puede  ver  a  una  mujer  desnuda,  de  grandes  pechos,  asomándose  al  cristal  y  cerrando  las  cortinas.  Se  queda  sin  aliento;  parpadea.  Trata  de  recomponer  la  imagen  en  su  memoria.  Siente  que  el  corazón  le  oprime  la  garganta,  traga  saliva.  Cree  reconocer  a  la  chica.  Podría  ser  la  dependienta  de  la  zapatería  que  hay  en  el  bajo  comercial. Sí, se dice, es ella.  Su mano busca el tronco de la palmera. Primero lo roza levemente, luego, descansa parte de su peso  apoyando  el  hombro.  Es  un  tronco  rugoso,  curtido  con  capas  y  capas  que  han  crecido  las  unas  sobre  las  otras, como viejas cicatrices.   Se  asombra  de  que  no  pueda  llorar.  En  cambio,  siente  un  enorme  vacío  que  se  abre  paso  en  su  interior, a corte limpio entre las entrañas.   En algún momento descubre la inscripción en la corteza del tronco: J., 15 de septiembre de 1993.   ¿Qué habrá sido de él?  Invadida por la desazón, cruza la calle; un coche tiene que frenar en seco para no atropellarla. Luego se  adentra en un callejón pronunciado, de adoquines húmedos, apretando el paso y sin mirar hacia atrás, ni  escuchar el claxon que la increpa.   Piensa: no quiero que las cortinas vuelvan a abrirse.  Tarda como cinco minutos en llegar a la estación; compra un billete. Durante el trayecto en autobús  permanece abstraída, con la vista clavada en la ventanilla, ajena al discurrir de asfalto, de edificios primero,  y campos de cultivo después. Atraviesan un puerto de montaña donde se ven los únicos atisbos de bosque  en kilómetros. ¡Qué hermoso sería vivir en una casita, allá, en medio de la naturaleza, con alguien que te  ame de verdad!  Se  baja  en  la  última  parada,  una  estación  que  bulle  de  actividad.  Hasta  donde  alcanza  la  vista,  los  bancos parecen ocupados por personas que llevan su equipaje a cuestas como si arrastrasen toda su vida  en  su  interior.  El  murmullo  que  levantan  resulta  una  jerigonza  de  babel  imposible  de  interpretar.  A  trompicones, por pura intuición, consigue salvar los pasillos repletos, y salir fuera. Hasta el aire le parece  distinto.  El  ruido  de  los  coches  la  desvela  de  sus  pensamientos;  las  colas  se  hacen  interminables  en  los  semáforos,  los  conductores  protestan,  los  peatones  tratan  de  cruzar  la  calle  por  dónde  se  les  antoja,  algunos niños se escapan de las manos que los retienen, el vendedor de cupones, que se busca la vida entre  los vehículos, grita con estridente voz por encima de los cláxones.   Reanuda su marcha a grandes zancadas por la estrecha acera, sorteando a la gente, a sus hijos, a sus  perros,  a  los  carritos  de  la  compra.  Todo  resulta  paradójico  para  una  persona  que  trabaja  a  jornada 

37 RománTica'S

completa,  de  lunes  a  viernes,  encerrada  en  una  oficina.  Se  le  descubre  un  mundo  nuevo,  palpitante  de  vitalidad. Eléctrico.  Cuando  lleva  varios  minutos  caminando,  siente  dolor  en  los  talones  y  en  los  dedos  de  los  pies.  Por  mucho  que  pasen  los  años  no  termina  de  acostumbrarse  a  los  zapatos  de  tacón.  No  es  el  calzado  más  adecuado  para  caminar,  pero  tampoco  lo  tenía  planeado.  Piensa:  qué  estoy  haciendo.  Se  detiene;  duda.  Pregunta una dirección a un anciano que espera junto a una marquesina. El anciano le indica el camino con  amabilidad, sin dejar de sonreír. Tiene esa clase de sonrisas surcadas de arrugas que inspiran confianza.  Por  fin,  llega  a  un  parque  en  cuyo  centro  hay  una  fuente  de  piedra  blanca,  atestada  de  palomas.  El  parque está rodeado de jardines salpicados de rosales, donde un césped recién cortado brilla bajo el cénit  solar. Huele a hierba. Los aspersores lanzan finos chorros de agua, y las gotas son arrastradas al capricho de  la brisa.   Encuentra un banco libre, a la sombra. El resto de bancos están ocupados por universitarios y hombres  y  mujeres  con  traje  que  almuerzan  tomando  el  fresco.  Es  un  lugar  agradable.  Una  especie  de  oasis  en  medio de la vorágine semanal.   Alza  la  vista.  Comprueba  el  número  en  el  portal  del  edificio  que  tiene  ante  sí:  es  el  número  que  buscaba. Barre con la mirada los balcones de los pisos, uno a uno, hasta posarse en el sexto. No logra saber  con exactitud cuál será el suyo. Solo estuvo una vez aquí, hace ya dos décadas. Ni tan siquiera puede saber  si seguirá viviendo en el mismo sitio.   Pasa  el  tiempo,  el  sol  pierde  fuerza.  Los  usuarios  de  los  bancos  son  reemplazados  por  otros,  desaparecen los hombres y mujeres de traje, también los universitarios, llegan amas de casa y ancianos que  se anticipan a la salida de los colegios, en busca de los nietos, luego vuelven con los niños a dar cuenta de la  merienda y a dar de comer a las palomas. Es como un oleaje de sonidos: silencio, brisa, jolgorio, arrullo de  palomas, otra vez silencio, brisa, jolgorio, arrullo de palomas. Ella permanece ajena a todo. Incluso al tono  de su teléfono móvil que suena varias veces en el interior del bolso.   Caída ya la tarde siente frío; las farolas se encienden.  Entonces repara en una figura que aparece en el balcón. Observa las volutas de humo que se pierden  en el cielo nebuloso. La silueta del hombre ha ganado volumen y ha perdido gracilidad, pero los gestos y la  pose siguen siendo los mismos.   Sonríe tratando, a pesar de la distancia, de escudriñar las añoradas facciones que un día fueron suyas.  Minutos después, un niño sale al balcón. El hombre le alborota el cabello, apaga el cigarrillo y vuelven  dentro.  Ella se levanta, sacude los pies, y regresa a la estación de autobuses.  Ya no siente frío.  Le reconforta pensar que, una vez, alguien, la amó de verdad. 

Fin

RománTica'S 38

Las agujas del reloj
por  

Maribel Romero Soler (Finalista del Premio Azorín de Novela 2010)
      Nunca tuve miedo a los insectos, tampoco asco. Mi razón para acabar con aquella pobre mariposa  fue bien distinta. Todo se debió a un problema de adenoides que me obligaba a dormir con la boca abierta.  Era una asfixiante noche de verano, y a través de la ventana de mi cuarto se colaba una mezcla de calor con  un intenso perfume de jazmín que convertía ambas sensaciones en insoportables.  Tomé  la  novela  que  descansaba  sobre  la  mesilla  de  noche  y  me  tumbé  en  la  cama.  Se  posó  en  el  libro, era pequeña y blanca, la típica mariposilla que acude a la luz. Seguramente atraída por el resplandor  del flexo se atrevió a franquear la ventana, dejando tras de sí la exuberancia del jardín para adentrarse en  la antesala de la muerte. Moví el libro y la mariposa revoloteó por encima, haciendo círculos, sin ninguna  intención de abandonar ese pequeño espacio que ya ocupaba como suyo, cerca de la fuente de luz, cerca  de los personajes de la novela y cerca, muy cerca, de mi boca abierta.  Me levanté de la cama y con visibles aspavientos intenté alejarla de mí, conducirla hasta la ventana  para que alcanzara la salvación, pero no quiso. La pequeña mariposa seguía revoloteando a mi alrededor.  No tuve más remedio que hacerlo. No podía permitir que ese pequeño insecto me ahogara en mitad de la  noche, adentrándose en mi garganta  en busca de  algún lugar recóndito donde cobijarse.  Por eso lo hice.  Por miedo. No a la mariposa, sino a la muerte. ¡Qué paradoja! Matar por miedo.  No fue difícil. Con un ligero manotazo la derribé en el aire, y ya en el suelo, acabó su triste historia de  mariposa  blanca  que  acude  a  la  luz,  aplastada  por  una  sandalia  del  treinta  y  ocho  con  lentejuelas  de  colores. Me dolió su muerte, de verdad.  Cuando aquello ocurrió todavía no conocía a Sergei.  Había  comprado  un  coqueto  bungalow  en  una  urbanización  a  las  afueras  de  la  ciudad,  con  zona  verde y deportiva, donde me instalé nada más firmar la hipoteca. Las cosas me iban bien. La tienda de ropa  que regentaba en la zona  comercial  dejaba pingües  beneficios y  después de dos sonados divorcios podía  presumir de haber encontrado la paz que tanto anhelaba.  Era un viernes cuando él entró en el establecimiento. Ojeó los vaqueros y las americanas, y se metió  en el vestuario con dos modelos de cada prenda. Después de diez minutos apareció por el mostrador con la  ropa elegida, cuidadosamente plegada.   Hablaba  bien  español,  pero  sus  rasgos  eran  extranjeros.  Natural  de  Rusia,  como  supe  más  tarde.  Alto, atlético, grandes ojos color miel, labios gruesos, pelo castaño ligeramente largo, un hombre diez. 

39 RománTica'S

 Pagó con tarjeta y yo le di mi tarjeta, la de la tienda, la de mi nombre, mi dirección, mi teléfono...  Todo  con  la  excusa  de  que    no  dejara  de  llamar  si  necesitaba  algún  arreglo,  los  dobles  del  pantalón,  las  mangas de la americana, lo que hiciera falta. Y llamó. Una semana más tarde y para invitarme a cenar.   Así comenzó nuestra historia, con la desaprobación de familia y amigos. “No debes fiarte”, decían.  Pero no había nada que temer. Yo no deseaba enamorarme, solo divertirme. La paz que había alcanzado  desde mi último divorcio se podía catalogar de angelical, sin sexo. Y me apetecía dejar por un momento los  cielos para adentrarme en los placeres más desenfrenados del paraíso terrenal. Lo que nunca sospeché es  que metiéndolo en mi cama, lo iba a alojar para siempre en lo más profundo de mi corazón.   Mis  amigos  estaban  preocupados.  No  les  gustaba  Sergei  ni  su  procedencia.  Me  hablaban  constantemente de excombatientes de guerra, asaltantes de chalets, personas sin escrúpulos, capaces de  apretar un gatillo sin temblarles el pulso, capaces de rebanar un cuello sin ningún tipo de compasión. Todos  los días salían esas noticias por la tele. Pero claro, cuando opinaban así, no le conocían. No sabían que era  delicado, culto, agradable, que acariciaba el cuerpo de una mujer como si fuera fino cristal de bohemia, que  escribía poesía, que lloraba con una hermosa canción. Y me enamoré. Como jamás me había enamorado de  ningún hombre.   A los pocos meses se instaló en mi casa y en mi vida. Decidí además que colaborara conmigo en la  tienda.  No  podía  permitir  que  sus  manos,  esas  finas  manos  que  me  hacían  vibrar  cada  noche,  se  encallecieran irreversiblemente con su trabajo en el campo. Así comenzamos a compartir las veinticuatro  horas  del  día,  como  las  agujas  del  reloj,  siempre  una  detrás  de  la  otra  y  cada  cierto  tiempo  juntas,  muy  juntas, confundidas en un solo cuerpo.  Planeábamos viajar a San Petersburgo, donde vivían sus dos hermanos, actores de teatro como él. A  mí  me  hacía  una  gran  ilusión.  Deseaba  conocer  Rusia,  su  cultura,  sus  gentes,  sus  hermosos  palacios  y  museos,  y  tenía  la  oportunidad  de  hacerlo  con  el  hombre  al  que  amaba,  un  guía  de  auténtico  lujo.  Pero  entonces comenzaron aquellos mareos.   La  primera  noche  que  cenamos  juntos,  Sergei  sufrió  un  pequeño  desvanecimiento,  pero  no  le  di  importancia.  Aunque  estábamos  en  noviembre,  el  verano  en  el  sur  se  prolongaba  en  el  calendario,  robándole  protagonismo  al  otoño.  Aquella  noche  bien  podía  haber  sido  del  mes  de  julio  y  Sergei,  acostumbrado a climas más severos, no soportaba tanta calidez estival. Pero continuaron. Los desmayos se  sucedían cada vez con más  frecuencia, y decidimos consultar a un especialista.  El  doctor  Castell  aconsejó  ingresarlo  en  el  hospital,  necesitaba  practicarle  pruebas  y  analíticas.  Comencé a preocuparme.  La  semana  que  permanecimos  juntos  en  el  centro  hospitalario  —porque  no  me  separé  de  él  ni  un  momento—,    fue  la  que  más  nos  unió.  Hablamos  sin  descanso,  hasta  conocer  el  más  mínimo  detalle  de  nuestras vidas.  Sergei  no  había  sido  un  hombre  de  suerte.  Quedó  huérfano  a  los  diez  años,  con  dos  hermanos  de  cinco y seis. Fueron acogidos en distintos hogares familiares, el menor con los abuelos, el mediano con tío  Andrei y el  mayor con tía Olga.  Pronto tuvo que  comenzar a trabajar. Sus padres no habían dejado  a su  fallecimiento bienes suficientes para sufragar la manutención de los tres hasta la edad adulta, y los tíos y  abuelos no eran precisamente adinerados. A los catorce años consiguió empleo en una gigantesca industria  dedicada a la fabricación de piezas para automóviles. Trabajaba sin descanso más de diez horas al día. En  sus  pocos  ratos  libres  leía  clásicos  de  la  literatura  rusa.  Le  gustaba  el  teatro  y  se  interesó  por  el  arte  dramático. Entregaba el sueldo íntegro a su tía, lo necesitaba para atenderle a él y a sus cinco pequeños  hijos, pero tía Olga siempre le devolvía algún billete y con los ahorros acumulados durante meses consiguió  matricularse en la Academia de Teatro más importante de San Petersburgo. 

RománTica'S 40

Me fascinaba oírle hablar, pausadamente, sin levantar la voz. Contaba las calamidades con la misma  serenidad  que  si  recitara  poesía,  era  delicado  hasta  para  narrar  los  episodios  más  crueles.  Pero  seguía  sufriendo desmayos y una incipiente debilidad dejaba ya huella en su rostro armonioso. Sus labios parecían  haber perdido grosor y el color miel de su mirada se transformaba por momentos en un tono indefinido y  sin brillo.   Los resultados de las primeras pruebas no eran esperanzadores. El doctor Castell nos reunió en su  consulta. No hizo falta que abriera la boca, la expresión de su rostro lo decía todo. Sergei se moría.   Salimos del hospital con las manos entrelazadas. “No te preocupes amor, me puedo morir tranquilo,  ya he conocido la felicidad”, dijo él. No quise escucharle. No quería entender nada. Yo era la que me moría  por dentro, de pena, de rabia, de dolor.  Así  ocurrió.  En  menos  de  un  año  se  instaló  en  mi  vida,  me  robó  el  corazón,  dejó  una  huella  imborrable en mi casa, y se marchó para siempre.  Hoy, como cada día desde entonces, tomo la urna y esparzo sus cenizas por encima de la mesa del  comedor,  perfectamente  limpia,  no  quiero  que  ni  la  más  mínima  mota  de  polvo  mancille  su  pureza.  Mis  amigos  no  quieren  venir  a  casa.  Tienen  miedo  de  la  urna,  como  si  ellos  no  se  fueran  a  morir  nunca.  Me  insisten en que debo arrojar las cenizas en algún lugar simbólico para él, que las envíe a Rusia. No saben  que el único símbolo para Sergei era yo. Dicen que mis prácticas son extravagantes y tétricas, que no me  benefician. Pero yo no hago daño a nadie. Solo poso mis manos sobre las finas partículas y me impregno de  él, dibujo corazones con el dedo índice de la mano derecha, y escribo sobre las cenizas sus iniciales y las  mías.  Después,  recojo  los  restos  con  mucho  cuidado  y  los  deposito  de  nuevo  en  su  recipiente.  En  esta  operación algún mínimo corpúsculo se pierde, y de esta manera él se queda para siempre en mi casa, en mi  ambiente, en el aire que respiro.  Me  invade  la  tristeza.  No  creo  que  Sergei  mereciera  algo  así  ni  yo  tampoco.  Pero  ya  lo  decía  mi  madre: “matar a una mariposa trae mala suerte”.       

41 RománTica'S

No hay límites para la pasión
por

M. J. Estepa © (Ariadna McCallen ©)
      Sus manos se movían con una sensualidad anhelante, exigente. Las delgadas piernas, enredadas en  las suyas, eran como suaves pétalos de flor sobre un lecho ardiente. Michael sentía la piel de esa preciosa  mujer como  si estuviera dentro de la suya. Ella no dejaba de frotarse contra él para así saciar la necesidad  que la embriagaba.   El  aroma  seductor  del  perfume  de  Beth  lo  volvía  cada  vez  más  frenético.  Su  boca  comenzó  a  recorrer el contorno de la tersa piel de su cuello, deteniéndose y absorbiendo la fragancia que lo carcomía  cada  vez  que  tenía  aquellos  encuentros  tan  lujuriosos.  Ambos  experimentaban  el  frenesí  en  sus  múltiples  escarceos, como dos locos adolescentes envueltos en  oleadas de placer que los transportaban a un lugar  donde sólo existían ellos dos.     Beth, temblorosa y ardiente, necesitaba la verga de su amante como si le faltara el aliento. Estaba  jadeante,  ansiosa  por  sentir  el  grosor  y  la  dureza  de  Michael  dentro  de  ella.  Sus  uñas  fueron  las  que  incitaron a unir los cuerpos… pero en ese momento, Michael sintió como a ella...        Michael  se  despertó  jadeando.  Su  cuerpo  estaba  completamente  sudoroso,  la  piel  enrojecida  de  pasión, su miembro a punto de explotar… Se llevó las manos a la cabeza y se tocó las sienes. Otra vez había  tenido el mismo sueño con Beth, la hermosa Beth, la mujer que contemplaba diariamente haciendo footing  en el parque y a la que nunca se atrevió a hablarle. Estaba claro que su capacidad para seducir a las mujeres  no estaba, precisamente, muy activa.    Desde que se fue a vivir al nuevo barrio, no había entablado ninguna clase de amistad con nadie, ni  siquiera  con  su  escandalosa  vecina  de  al  lado.  La  mujer,  a  pesar  de  que  ya  estaba  entrada  en  años,  no  disimulaba    las  enormes  juergas  que  se  montaba  de  vez  en  cuando.  Juergas  que  solían  durar  hasta  el  amanecer,  con  olores  pestilentes  a  porros  y  cervezas.  Un  hedor  que  incluso  traspasaba  el  muro  de  su  habitación. El día que Michael la denunciara, sería testigo directo del desatado frenesí de la vieja, se dijo  exaltado. 

RománTica'S 42

  Uno de sus recursos para vivir sanamente era mantenerse en forma gracias a la estricta dieta que,  de  vez  en  cuando,  olvidaba.  A  eso  había  que  añadirle  el  deporte  físico  y  la  evaporación  de  la  palabra  “tabaco” de su vocabulario. Sí, tabaco, una mierda que jamás tendría en sus pulmones. Aunque no podía  descartar  el  alcohol  de  su  vida.  Una  copa  de  vez  en  cuando  no  le  venía  nada  mal.  Pero  sabía  que  las  borracheras  no  lo  conducirían  por  muy  buen  camino.  Ya  lo  presenció  una  vez  que  ingirió  varios  whiskys  mezclados con otra bebida… “Dios… que pesadilla”, pensaba al recordar la excesiva ingesta de alcohol en su  sangre. Michael hizo un mohín. Procuraría no volver a hacerlo.  La nueva vida que había elegido como abogado en el departamento de Seattle, lo llevó a mudarse a  un bonito barrio en las afueras de la ciudad. Y allí, en ese particular barrio, estaba la mujer más guapa que  había visto nunca, Beth.   ―Hoy es mi día ―se exigió levantándose y andando hasta el baño. Necesitaba una ducha fría para  calmar su apetitosa inquietud, si no… abriría un agujero en el colchón de un momento a otro.  Se duchó y afeitó antes de salir al exterior. Sabía que ese día, Beth estaría más tiempo paseando  por el parque y entonces él podría lanzarse como un… estúpido.   “Domingo”,  santo  día  para  relajarse  y  pensar  en  el  presionado  día  que  le  esperaba  dentro  de  veinticuatro horas. “Joder, piensa en relajarte de una puta vez”, se exigió así mismo mientras terminaba de  bajar los escalones de su apartamento.   Michael abrió la puerta del portal y salió con paso airoso al  estupendo día que había amanecido.  Respiró profundamente la brisa que lo envolvió al pisar la calle. El olor a césped mojado llegó hasta su nariz  indicándole que el parque estaba recién regado. “Bingo”, la hermosa Beth estaría a punto de pasar por allí.  Miró,  antes  de  cruzar  la  carretera,  a  ambos  sentidos.  Cruzó  el  asfalto  y  se  adentró  en  la  húmeda  vegetación.  Anduvo  por  los  alrededores  del  parque  esperando  que  la  chica  de  sus  sueños  apareciera.  Observó a la gente que paseaba. Todo estaba en perfecta armonía. La temperatura parecía que comenzaba  a aumentar, le surgió una sensación calurosa, como si un cuerpo estuviera  pegado al suyo, el hormigueo en  la nuca, las manos sudorosas... “Joder… Beth, se aproxima por algún sitio”, se dijo girándose y barriendo el  lugar  con  su  mirada.  La  presentía,  era  como  si  su  cerebro  hubiera  desarrollado  un  sexto  sentido  que  le  advertía de la presencia de ella. Pero… ¿era normal sentir a una mujer acercarse? Michael suspiró, jamás  había tenido esa clase de premonición ¿o era… la falta de sueño?   ―¿Me buscas? ―unas delicadas palabras hicieron que Michael se girara rotundamente.   La  hermosa  y  esbelta  Beth,  se  encontraba  detrás  de  él.  La  sonrisa  en  su  rostro  se  ensanchó  al  presenciar la cara asombrada de Michael.   ―Sí, de hecho… te esperaba ―le contestó él lanzándose como una  estúpida marioneta a la espera  que ella moviera los hilos.  Michael  sintió  un  escalofrío  recorrerle  la  columna.  Los  almendrados  ojos  verdes  de  esa  mujer  parecían trasladarlo a un mundo en el que no existía nada ni nadie, excepto ellos dos. Su rostro, tan bien  esculpido como el de un ángel, parecía suplicarle que lo acariciara, que lo besara, que lo recorriera con la  yema de sus dedos y así poder sentir que no era un sueño. Y lo hizo. Michael, embelesado por esa dulce  hechicera,  levantó  un  brazo  y  tocó  sus  mejillas.  La  aterciopelada  piel  de  Beth  lo  dejó  sin  aliento.  Un 

43 RománTica'S

cosquilleo aumentó su libido, la desesperada y caliente pieza dura que tenía entre las piernas, deseaba con  urgencia unirse y completar el puzzle carnal que lo mortificaba. El tiempo pareció ralentizarse, la brisa, que  momentos antes lo gratificaba, desapareció dejando paso a un calor abrasador.      ―Sé que quieres conocerme… Michael ―le susurró ella acercándose lentamente hacia él.  A él le costó respirar cuando Beth se le acercó. Su cuerpo estaba casi pegado al suyo.   ―Sí  ―carraspeó  al  sentir  el  calor  que  emanaba  aquella  criatura  ¿O  era  él?―,  lo  necesito,  eres  demasiado tentadora… ―lo soltó. ¡Por fin!, ahora, esperaba que no huyera de él.  Ella  comenzó  a  pasearse  lentamente  alrededor  de  él.  Iba  girando  y  observando  el  monumental  cuerpo  de  ese  humano.  Si  Beth  quisiera,  Michael  acabaría  en  sus  redes  en  sólo  medio  segundo,  pero…  quería  conocerlo,  sentía  que  ese  hombre  era  distinto  a  los  demás.  Su  forma  de  actuar  lo  hacía  más  interesante y eso le gustaba.   Michael estaba poniéndose nervioso. Esa dulzura no dejaba de escrutarlo y dedicarle  una sonrisa  lasciva. Beth  exudaba algo que lo  provocaba continuamente, lo  excitaba más que en sus  propios sueños.  Esa chica lo volvería loco de un momento a otro.  ―¿Quieres saber una cosa? ―le murmuró ella a su oído. Se hallaba atrás de él.  Michael apretó la mandíbula. ¡Mierda!, su entrepierna explotaría de un momento a otro.  ―Dímelo, hermosa ―contestó él con la voz enronquecida de lujuria.  ―Me excito cada vez que sueñas conmigo, cada vez que piensas en mí.  Michael  cerró  los  ojos.  No  podía  pensar,  no  podía  moverse,  ni  siquiera  respirar.  Todo  lo  que  le  estaba  ocurriendo  era  algo  insólito,  algo  misterioso.  Un  torbellino  de  sensaciones  le  recorrió  el  cuerpo  desde los pies hasta la cabeza y con una sola pregunta en su mente supo quién era Beth…  ¿Se trataba de  un ángel caído?   

Fin
      

 

     

RománTica'S 44

 

EnAfrica
por 

Merche Diolch
Estaba en África. Estaba rodeada de elefantes, de jirafas y de un sinfín de animales que solamente  había  visto  en  los  documentales  del  National  Geographic.  Eran  mis  vacaciones  y  aunque  estaba  sola  en  mitad de la nada, bueno… sola, sola no, estaba también el resto de turistas que habían decidido que tenían  derecho a vacaciones y estaba él, Hugh, nuestro guía, la única tara que había encontrado en todo el viaje.  Había  decidido  que  ya  era  hora  que  pensara  en  mí.  Siempre  pensando  en  los  demás,  sin  poder  hacer mi santa voluntad; que si mis padres necesitaban que les acercara a algún sitito, que si mi hermana  requería de un hombro para llorar por la última desilusión de su último novio, que si en el trabajo… ¡ Basta  ! Ya era hora de pensar en mí, en Daniel.  Y eso había hecho. En un arranque de valentía había bajado a la agencia de viajes de la esquina y  me había comprado un billete para ir de vacaciones, a un safari en África.  No sabía cuánto me ilusionaba estar entre los animales salvajes hasta que estuve enfrente de un  elefante;  con  sus  orejas  enormes  como  Dumbo  y  la  trompa  que  emitía  un  sonido  que  podía  despertar  a  medio Madrid en una mañana de domingo.  Pero  no  todo  era  de  color  rosa,  ya  que  nuestro  guía  había  sido  como  una  piedra  en  el  zapato  durante los dos días que llevaba en aquel entorno paradisiaco. En un primer momento me había parecido  atractivo, uffffffffffff era muy atractivo, pero su educación brillaba por su ausencia.  Cuando  llegué  al  aeropuerto,  ahí  estaba  él.  Me  había  dirigido  una  sonrisa  que  podría  haber  paralizado todos los aviones que estaban en el aire, en ese momento, pero cuando me aproximé a él y me  presenté,  su  semblante  cambió  y  la  mano,  que  en  ese  momento  estaba  entre  la  mía,  desapareció  con  demasiada  brusquedad,  perdiendo  un  contacto  que  hasta  ese  momento  no  había  pensado  que  era  demasiado gratificante.  Y desde ese día, mi querido Hugh, había sido un desconocido. No me dirigía la palabra a no ser que  fuera para darme alguna orden.    –Señorita Daniel no saque la mano…Señorita Daniel no dé de comer a los animales…Señorita Daniel  no vaya sola al baño….    Ya estaba harta. Mis vacaciones de ensueño se estaban convirtiendo en una pesadilla. 

  Lo último había sido cuando, estando yo charlando con uno de los compañeros de viaje, Fran no se  qué. Tenía un apellido alemán que me había repetido muchas veces pero yo y los idiomas nunca habíamos 

 
45 RománTica'S

  sido muy amigos. Un chico muy atractivo, rubio, alto y con una sonrisa muy simpática que intentaba llamar  mi atención sin pocos triunfos ya que en mi cabeza solamente estaba la sonrisa exasperante de Hugh.  Estábamos  Fran  y  yo  en  el  bar  del  hotel,  descansando  de    la  última  excursión  que  habíamos  realizado, charlando sobre lo bonito y espectacular que había sido ver a todos esos cocodrilos en su hábitat  natural, cuando Hugh apareció en el bar.    Yo estaba de espaldas a la entrada, pero en cuanto ese hombre insoportable entraba cerca de mi  órbita, le sentía. Mi piel se erizaba y mi corazón empezaba a latir a mil por hora.    Fran me estaba contando un chiste que no tenía mucha gracia, pero entre su acento y los gestos  que me hacía para que pudiera entenderle, no pude evitar que una carcajada saliera de mi interior.  –¿ Se divierte señorita ? – era él. Esa voz profunda no podía pertenecer a nadie más.  –Hasta ahora sí – yo por lo normal no era borde con nadie, todo lo contrario, era Miss simpatías,  pero Hugh siempre lograba sacar mi peor carácter.  –Le  egstaba  contando  a  Daniel  un  chigste  de  mi  tierra  –  el  pobre  Fran  no  había  notado  la  animadversión que nos profesábamos Hugh y yo – ¿ quierre que se lo cuente, Míster Hugh ?  Él  me  miró,  quería  ver  si  podría  aguantar  estar  a  su  lado  un  rato  más  del  acostumbrado,  ya  que  Hugh sabía, como yo, que en cuanto estábamos cerca demasiado tiempo yo salía corriendo.  –Sí,  por  qué  no  –  una  sonrisa  apareció  en  su  cara.  Estaba  echándome  un  pulso,  donde  todos  los  puntos ganadores estaban en su bando.  Fran empezó a contar, de nuevo, el chiste tan malo, pero antes de que acabara no pude aguantar  más. – Si me disculpan, creo que estoy más cansada de lo que pensaba.  –Cansada  o  ¿  bebida  ?  –  ¡  había  oído  bien  !  Hugh  me  estaba  tildando  de  embriaguez,  cuando  ni  siquiera había tocado una gota de alcohol.  Le  miré  con  cara  de  pocos  amigos,  intentando  transmitirle  todo  el  odio  que  podía  sentir  por  ese  hombre horrible – ¡ Cansada ! – mi tono de voz había subido más de lo normal, pero no lo había podido  evitar – Señores… – me di media vuelta y me dirigí hacia mi habitación sin esperar ninguna contestación por  parte de ambos y menos por parte de Hugh.  Había subido las escaleras que llevaban hasta mi cuarto, acomodando mi paso a la numeración de  impropios que me había dirigido Hugh a lo largo de estos días. Y ahora, tenía que sumar a mi lista, lo último  que me había dirigido. No podía dar crédito a lo que ese cretino había sugerido.  Estaba enfrente de mi puerta, rumiando lo que me hubiera gustado decirle. – La próxima vez,… la  próxima vez Hugh sabrá quién soy.  –¿  Y  quién  eres  tú  ?  –  no  podía  creer  lo  que  mis  ojos  me  mostraban.  Hugh  estaba  a  mi  lado,  mirándome, y por si fuera poco, me había escuchado.  –¿ Ahora se dedica también a espiarme ? – el pasillo estaba en penumbra. Estábamos los dos solos.  La tensión se podía palpar en el ambiente, una tensión con un origen muy distinto al que yo creía. – ¿ no  tiene otra cosa mejor qué hacer que molestarme ?  –No – su respuesta fue muy escueta; pero el tono que la acompañó dijo mucho más de lo que se  podía transmitir. – Daniel,… yo… – estaba titubeando. – quiero disculparme por lo de antes. 

 
RománTica'S 46

  Ya  sí  que  me  había  dejado  de  piedra.  Ahora  se  estaba  disculpando  y  yo  sólo  podía  pensar  en  lo  mono que era.  –No  te  preocupes.  Ya  estoy  acostumbrada  –  abrí  la  puerta  con  la  intención  de  entrar  en  mi  habitación para olvidarme de lo ocurrido. Pero no pude. Él estaba delante de la puerta, impidiéndome que  la cerrara.  –Sí, es por eso que te pido disculpas. No sé que me ha pasado. Yo normalmente no me comporto  así con nadie, pero desde que te vi… – eso me había pasado también a mí – Sólo pienso en besarte, y la  única forma que veo para no hacerlo es comportarme como un burro.  ¿ Había oído bien? . Hugh quería besarme. A mí. A la simple Daniel. Estaba delante de mí. Sus ojos  me transmitían un sinfín de sentimientos buscando una respuesta a sus palabras.  Di un paso hacia él instintivamente.  Hugh me miró asombrado. Creo que esperaba que le insultara y le cerrara la puerta en las narices,  pero ya estaba cansada de intentar odiarle, ahora sólo quería que me besara.  Le miré a los ojos. Mi mano se dirigió hasta la hebilla de su cinturón y tiré de él hacia dentro de mi  habitación.  –Hugh, yo también quiero que me beses.  Y  los  dos  nos  metimos  en  mi  cuarto  buscando  una  bienvenida  y  una  reconciliación  desconocida  hasta ese momento.   

Fin

 
47 RománTica'S

Seri S ies y Sa s agas
Se es del Sub do enore bmund
   

Los  Señor del  Sub res  bmundo,  as se  llama  la  sí 
serie  de  libros  relacio onados  escrita  por   Gena  Showalter a a la que ded dicamos la se ección de es ste  número.  De entro  del  gé énero  paran normal,  donde  están  tan  d moda  los vampiros,  la  autora  n de  s  nos  sorprende  con  un  tipo  de  protago onista  distint to,  un  demoni O  mejor dicho,  en  esta  ocasió io.  r  ón,  guerreros in nmortales po oseídos por d demonios.     Por  qué  e estos  guerr reros  inmor rtales albergan     

n su interior  a demonios s es la pregunta que nos s  en po odríamos  hacer.  Todo  comienza  cuando  los s  di ioses  decide designar a  Pandor como  la en  r  ra  a  gu uardiana de la caja que c contiene a lo os demonios. .  Lo os celos de n no haber sido los elegido os hace que e  lo demás  guerreros  deci os  idan  atacar  a  Pandora  y a y  al  hacerlo, los dejan  esca s  apar.  Tras  es revuelta, sta  ,  lo dioses  condenan  a  lo guerreros a  buscar  a os  os  s  a  ca uno  de  los  demonios  y  a  con ada  nvivir  en  un n  mismo cuerpo m o. 

nque  en  rea alidad  todo  comienza  en  “El  Aun fue ego más oscu uro” con Geryon, el Guardián  de  los  malditos,  y  Kadenc la  diosa  de  la  ce,  opr resión.  Geryon  fue humano  una  vez,  per ro vendió  su alma a  Luc u  cifer  por  am mor,  y  por ello se  con r  nvirtió  en  un  esclavo  de  los  dem monios.  En  esta  historia Kadence  pide  a  a  Luc cifer  que  libere  a  Geryo de  su  ata on  adura  par ayudarla  a  localizar  a unos  demo ra  a  onios  que han  conse e  eguido  escap al  mund de  par  do  los  humanos. Y Y a pesar de  que ésta se ería la  prim mera  historia, se  ha  pu ublicado  des spués  de los tres prim meros libros.        En  el  prime libro  que  se  publicó  en  español, “La  noche  más  oscura nos  er  ,  a”,  presentan  a primer Señ del  Subm al  ñor  mundo:  Mad ddox.  Este  guerrero  albe g erga en  su interior a al demonio d de la violenc cia, y por hab ber sido quie en mató a Pa andora,  está  conde enado  a  vivi día  tras  d la  mism ir  día  ma muerte  que  él  provo en  q ocó  Pandora. Y  son dos de  sus amigos  quienes tien nen que cum mplir junto a  él esta  ndole la mue erte y el otro llevándolo a al infierno pa ara que  condena. Uno provocán día siguiente e. En esta oc casión la pro otagonista es s una mujer  con un  renazca al d don  muy  e especial:  es  capaz  de  e escuchar las  conversaciones  que  se  hayan  tenido  en  c cualquier  lug Miembr del  Institu de  Parap gar.  ro  uto  psicología,  aprende  tras su encu uentro con M Maddox que e no todo es  como ella c creía y descu ubre un  mundo don nde puede viv vir en paz.      En  este  lib bro  nos  presentan  al  resto  de Se eñores  del  Submundo. Y  así  .  conocemos a los protag gonistas de la as siguientes s historias. 

RománTica'S 48

   “El bes so más oscuro” es el seg gundo libro. En él Lucien, guardián de la Muerte, ,  es  el  protagonista Lucien  es desde  el p a.  s  principio  un  personaje  distante,  su u  existen ncia es tan d difícil como  puede ser la a del resto de los Guerre eros, pero él l  debe  a acudir  a  cua alquier  llama que  deba  atender  la  Muerte.  Además   su ada  u  aspect to físico cam mbia tras aloj jar dentro de e él a la Muerte, ya que e uno de sus s  ojos se vuelve  color  azul,  para  poder ve el  mundo de  los  esp e  er  o  píritus.  A  la a  coprot tagonista, An nya, Diosa de e la Anarquía a, ya la cono ocimos en el primer libro o  y vuelv ve en esta o ocasión no solo por la at tracción que e siente por  Lucien, sino o  porque éste  le d e  debe  un  fav vor. Con  esta  segunda entrega  la  autora va a  a  enganc chándonos  más  en  la  trama  que  comenzó  c con  el  primer  libro:  La a  búsque de  la  c eda  caja  de  Pand dora.  En  esta  ocasión  los  Titanes  toman  más s  protag gonismo y la acción se de esarrolla en d diversos esce enarios.               o”; continuamos la  Con Reyes, el guardián de El Dolor, en “El placer más oscuro historia de  estos guerre eros y recupe eramos a un n personaje q que ya apare eció en  bro y que vu uelve en esta a ocasión como protagon nista, Danika a Ford.  el primer lib En  libros  an nteriores, Da anika  era  perseguida  por  los  Cazado ores, humano que  os  se han  uni ido  al  Inst tituto  de Pa arapsicología que  quie a  eren  acabar  con  los Señores del Submun ndo. Ya entonces huyen  tanto ella co omo su madre y su  abuela,   y  por  esa  razón  se  separ ran.  En  este libro  Reye se  siente  en  la  e  es  de  por  que  obligación  d protegerla,  no  solo  p lo  que  siente  por  ella,  sino  porq es  una de las c claves para e encontrar la  caja de Pan ndora, y con  ello librarse e todos  ellos de su m maldición.                   ente  libro  publicado por la  autora  es  la  p r  El  siguie historia  de  Sabin,  guardián  de  l Duda.  Titu la  ulado  en  ing glés  como  "The  dar rkest  Whis sper",  en Españ ña estamos  a la espera a a que se pro oceda  su  pub blicación,  pe ero  en Esta ados  Unidos  se  publico  en  septiembre  de 2009.  Y e  Y con  esta hist toria  seguim mos la  búsq queda  de  los  4  artilugio que  mostraran  donde se  encuent la  os  e  tra  caja de Pandora.               

49 RománTica'S

Además  en  el  2010 Ge A ena  Showalt ter publicará en  Estado á  os  ás, "The darkest Passion n", la historia a  Unidos dos historias má e  The  t  de  Aeron,  guardián  de la  Ira;  y  "T darkest Lie",  la  de  Pero  aun  Gideon,  el  guardián  de  la Mentira. P n Guardianes s de  los  que  leer  la  historia.  quedarán Paris, gu uardián  de  la  Promiscuidad,  que  he emos  ido  conocie endo  en  lo primeros  tres  libros Torin,  os  s.  guardiá án de la Enfe ermedad, qu ue vive atorm mentado  por  n poder ac no  cercarse  a los  human nos  sin  provo ocar una epi idemia. Bade em, guardián n de la  Desc confianza.  Amun,  gu uardián  de los  e  Secretos.  Kane guardián  de    Desa e,  astre.  Strider, guardiá án de la Derr rota y  Cameo, la  ún nica  mujer  g guardiana,  que  custodia la  q a  Tristeza.          También podemos añadir do os historias  más, la  de  Lysander en  "The  Darkest  Angel" y  la  "  de  A Atlas  y  Nik en  "The ke  e Darkest  Prison".  P Ning guna  de  es stas  dos  h historias  han sido  n  publicadas en  español.  Una de  ellas  solo  se  a  s publicó  en  Eboo y  la  otra es  parte  de  una  ok  a  d anto ología  con  otras  autor ras.  Estos  no  son  n miem mbros del gr rupo de Seño ores del Submundo  pero o están relaci ionados con ellos.              os  ero  Es  una  serie  de  libros  relacionado larga,  pe nte  e  leer  en  nove ela  muy  diferen a  lo  que se  puede  l romántica  p paranormal.  Además  la  autora  enla aza  los  libros  y la  sucesió de los  sucesos  que  l y  ón  les  ocurren  a  los  prota agonistas de  forma  que  engancha  al  lector  y provoca  querer  segu y  uir  leyendo  y  aprendiend más  sob do  bre  todo:  l los   
     

Titanes,  los  d dioses  Grieg gos,  los  gua ardianes,  los s  de emonios... y todo aquello o que les rod dea. En cada a  lib desvela  un  misterio una  duda bro  o,  a, una  clave e  pa ara  seguir  con  la his storia  y  de escubrir  su u  de esenlace.    
Artículo: Maite Moraga a  www.seriesy ysagas.com/sys s 

RománTica'S 50

DIoSeS deL OLImPo
WRATH (AMANTE OSCURO)             

Nuestros chicos favoritos

KERRIGAN
  Saquen    pluma,  tin‐ tero  y  cuartilla  holan‐ desa    y  anoten  y  me‐ moricen  esta  maravi‐ llosa  combinación  de  letras:   K‐E‐R‐R‐I‐G‐A‐N.     Repito  por  si  hay  dudas  y  no  me  he  explicado bien:   Kerrigan,  mi  Kerrigan,  Señor  de  la  Oscuridad  y  del  averno    y  desde  hoy  mismamente  y  por  derecho y valores propios, otro de los dioses  que  moran  a  sus  anchas  en  nuestro  monte  Olimpo  particular  de  personajes  masculinos  literarios  inolvidables  de  esos  que  dejan  una  impronta  imborrable  en  esa  parte  de  tu  corazón  donde  perviven para siempre jamás.    Kerrigan, un demonio de la cabeza a los pies pero  demonio  de  verdad,  sin  tontadas.  Malo,  malísimo,  insoportablemente  cruel.  Y  sin  embargo es uno de los protagonistas masculinos  más  tiernos  y  más  conmovedores  que  he  tenido  la  suerte  de  leer.  Con  el  mismo  y  enardecedor  pronto  que  el  increíble  Hulk,  la  Masa  y  con  el  mismo  corazón  que  Winnie  the  Pooh,  esa  mala  leche  que  desborda  a  diestro  y  siniestro  y  ese  atisbamiento  de  su  herida  alma  hace  que  caigamos  rendidas  cual  esclavas  a    los  pies  de  este Belcebú con mítica espada en su cinto.     ¡Condenación!  ¿Quién  quiere  ir  al  cielo,  con  lo  aburrido  que  debe  ser,  si  en  el  infierno  hay  hombres  así?  No  se  hable  más,  ¡Al  infierno  de  cabeza a por este hombre, aunque sea a pasar el  mocho por las calderas!  Salido de la pluma de una autora norteamericana  que  a  mi  personalmente  me  convence  mucho  más  cuando  firma  bajo  el  nombre  de  Kinley  MacGregor,  y  mismamente  este  pseudónimo  es  bajo el que rubrica la excelente novela La Espada  de  la  Oscuridad,  primera  novela  de  la  nueva  y  más  que  prometedora  serie  Los  Señores  de  Avalón, basada, con bastantes licencias eso si, en  el  ciclo  artúrico  y  sus  caballeros  de  la  tabla  redonda y publicada por la editorial Vergara.    Kerrigan, campeón de lo maligno, peleará al lado  de  la  espada  Caliburn  por  defender  el  oscuro  mundo  de  Camelot.  En  una  época  de  mitos  y  leyendas,  corren  días  aciagos  de  oscuridad  y  traición, en el reino de Britania. Hace seiscientos  años  que  el  rey  Arturo  descansa  en  Avalón  a  la  espera de volver a reinar y de que Camelot, sede  de  su  reino,  resurja  de  las  cenizas,  del  infierno,  del  caos  en  el  que  se  quedó,  inmerso  tras  la  traición  de  Morganna  y  del  hijo  incestuoso  habido  entre  los  dos.  Morganna,  paradigma  de  toda la maldad que existe en el mundo, gobierna  con  crueldad  el  oscuro  y  tenebroso  mundo  mágico de Camelot. La luz frente a la  Oscuridad,  el  Bien  frente  al  Mal,  la  eterna  lucha.  Toda  la  pureza,  los  sueños,  las  ilusiones  desaparecieron  junto con Arturo.    La malvada Morganna elige a un joven, cuya alma  torturada se desangra por toda una vida llena de  humillaciones  y  rechazo,  por  toda  una  vida  sin  amor;  nuestro  Kerrigan,  el  cual  siendo  aún  muy  joven sucumbe ante el poder, oscuro poder, que  le  ofrece  la  bruja  artera  de  Morganna  a  cambio  de  que  sea  su  rey  oscuro  de  Camelot.  Acepta,  firmando  un  pacto  con  el  diablo…,  bueno,  diablesa.  A  partir  de  ahora  Kerrigan,  nuestro  caballero  negro,  será  el  azote  de  los  señores  de 

51 RománTica'S

Avalón  y  de  todo  lo  bueno  y  puro  que  existe  en  este mundo.     Cruel,  despiadado  y  tan  maléficamente  irresistible que todos los demás, por muy señores  blancos  de  Avalón  que  sean,  pasan  desapercibidos  ante  nuestros  ojos  ávidos  de  malvados  galanes.  Kerrigan,  la  bestia  que  ya  no  cree en nada ni nadie, fue humano  tiempo atrás  pero  perdió  su  alma,  resultando  ser  ahora    un  abyecto demonio, inmortal, aborrecible,  un frío y  cruel ser solitario que afirma no poseer corazón.     Sin  embargo  Seren,  la  mujer  que  descubre  el  hombre  que  hay  detrás  de  la  bestia,  descubre  que esa bestia que habita en el cuerpo del Señor  de  los  Demonios  es  en  el  fondo  un  alma  herida,  doliente  por  la  cual  ella  se  siente  totalmente  fascinada.  La  inocencia,  la  pureza  y  la  confianza  de  ella  en  la  nobleza  verdadera  de  su  oscuro  corazón  hace  que  Kerrigan  se  cuestione,  se  debata  en  una  mar  de  dudas  que  lo  atraviesan  con  toda  la  fuerza  que  solo  el  verdadero  amor  posee.    Ese  caballero  negro,  cuyas  palabras  son  tan  hirientes, cuyas maneras son tan abominables, en  el  fondo  es  un  achuchable  osito  que  solo  busca  que  lo  quieran  y  que  se  ve  constantemente  vapuleado  por  las  dolorosas  voces  y  recuerdos   del pasado que tanto le atormentan y  que tanto  sufrimiento le reportaron en su día. Pero el amor,  le  enseñará  a  curar  sus  cicatrices  y  heridas  mitigando  su  dolor  a  base  de  aceptación,  de  confianza, llenando de risas y de luz su solitario y  frió  mundo,  llenándolo  de  sentimiento,  de  esa  clase  de  amor  profundo  y  hermoso  que  hasta  ahora le estaba vedado.       Elevar  mi  aplauso  a  la  autora  Kinley  MacGregor   por  una  vez  más  demostrar  de  sobras  su  capacidad  de  imaginación  para  conformar  universos paralelos en otras dimensiones alejadas  de  la  realidad  y  hacerlas  totalmente  creíbles.  Señalar  que  aún  habiendo  partido  de  leyendas  y  mitos  ya  pre‐existentes  en  nuestra  cultura  occidental, como es el caso del mito artúrico y el  Santo Grial, no por ello hay que restarle merito al  universo confabulado por esta mujer que destaca  por  meritos  más  que  suficientes  como  una,  sino  la    mejor,  de  las  escritoras  que  reinan  en  este 

mundo  de  la  novela  romántica  paranormal  o  fantástica.    Señores  del  averno,  mandrágoras,  gárgolas,  Merlines,  Penmerlines,  espadas  de  poder,  demonios,  dragones,  seres  que  desde  hoy  y  gracias  a  la  excelente  recreación  de  esta  autora  nos son más cercanos y queridos.    Y  por  sobretodos  las  cosas,  mi  Kerrigan,  ¡Ay  que  hombre por Dios bendito! Esa vulnerabilidad, esa  debilidad  que  siente  hacia  Seren  («su  pureza  le  corrompe»,  ¡Ja!  A  él,    que  ya  no  le  queda  ni  un  botón  por  corromper)  me  parece  maravillosamente tierna.    Y si os esperabais a otro de los pupas plañideras a  los  que  tanto  nos  tiene  acostumbradas  esta  autora,  pues  va  a  ser  que  no,  ¡de  lloricas  nada!,  eso  si,  este  hombre  ha  sufrido  mucho  pero  lleva  su dolor con otro tipo de dignidad.     ¿Se  puede  ser  más  fascinantemente  malvado  y  aun así salir ganador de nuestros afectos?     Es que Kerrigan es mucho Kerrigan y ese sacrificio  de  su  vida  a  cambio  de  la  de  la  mujer  que  ama  bien  vale  nuestra  incondicional  esclavitud  arrodilladas  al  lado  de  su  escabel  favorito.  Su  redención  es  nuestra  redención,  su  enriquecimiento  como  hombre  es  el  nuestro,  porque  si  hay  algo  que  consigue  este  hombre  o  demonio  es  hacernos  creer    en  que  después  de  todo aún hay esperanzas, a pesar de lo que hayas  hecho  anteriormente,  siempre  queda  tiempo  para  rectificar,  para  recomenzar  de  nuevo.  Prefiere morir sufriendo mil crueles muertes que  vivir una sola vida sin Seren, y solamente por eso  y  haciéndome  eco  de  la  joven  tejedora,  entono  las palabras sagradas que lo devuelven a nuestra  vida:     «En el susurro de la antigua piedra y en la niebla  que  pertenece  a  los  dragones,  mi  aliento  es  tu  aliento. Mi corazón es tu corazón y mi vida es tu  vida».    Ante  Kerrigan  y  su  Espada  de  la  Oscuridad  solo  queda  señalar que como  el resto de los Señores  de Avalón o del submundo  sean más o menos así  de  fascinantes,  con  hombres  así,  tan  estupendamente  malvados,  una  se  hace  las 

RománTica'S 52

maletas  y  s va  para  e infierno  o a  Camelot a  se  el  o  t  verlos  pasar  cual  escon ndida  Dama  de  Shalott  de  Tennyson:    «¿Quién es ésta? ¿Y q qué es lo que e hace aquí? Y en n el cercano palacio ence endido  Se extinguió la alegría corte esana 
 

Y llen nos de temor r se santigua aron  en Ca amelot los ca aballeros tod dos.  Pero quedó pensa ativo Lanzaro ote;  Luego d dijo: “Tiene u un hermoso r rostro;  Que Dios se apiade de ella, en su cl lemencia,  La dama de e Shalott»   
Art tículo: Manuela a Naya Suelves  s

ca’S  Para  RománTic gan, sr. de la os‐ Kerrig curida ad,  es  Nathan  Kamp, modelo  de  ,  mucha portadas y  as  s  muy c conocido por r las  lectora Es  el  mo as.  ode‐ lo del  libro del perso‐ al que repres sen‐ naje a ta. 

¿No  o parecen  d os  deliciosos  su labios?  Hay  us  quiene es le han apo odado “morr ritos” Kamp

53 RománTica'S

Críticas
  Francia,  1682.  Luis  XIV,  el  Rey  Sol,  se  encuentra  en  el  apogeo  de  su  reinado y la opulencia y esplendor de su corte deslumbra al mundo. Para  muchas jóvenes privilegiadas, Versalles es un paraíso. Para otras, es una  jaula de oro, cuajada de piedras preciosas. Jeanne Yvette Mas du Bois no  se  parece  al  resto  de  cortesanos,  y  el  sabor  de  la  decadencia  le  resulta  amargo.  Su  sed  de  conocimientos  y  ansias  de  hallar  un  propósito  en  la  vida  suscita  la  cólera  de  su  brutal  padre,  pero  su  tío  Jules  alienta  el  espíritu independiente de Jeanne, instruyéndole en secreto en el arte de  la esgrima en los laberínticos sótanos del palacio…  Cuando dos de los mosqueteros del rey son atacados por unos criminales  a  pocos  pasos  de  donde  está  dando  su  clase  de  esgrima,  Jeanne  interviene,  salvando  la  vida  de  uno  de  ellos.  Oculta  tras  su  careta,  es  tomada por un hombre. Bajo el nombre de Jean Luc, es admitida en un  reducido círculo donde descubre un plan para asesinar a la reina. Como  Jean Luc se le permite hacer uso de su inteligencia y destreza con la espada. Y es libre de amar al hombre  a quien elija… aun cuando jamás pueda ser suyo.    Las amantes de las películas donde se cuentan las  aventuras  y  desventuras  de  «Los  tres  mosqueteros»  están  de  enhorabuena.  Versátil  nos  trae  «La  mosquetera»,  de  Donna  Russo  Morin,  una  novela  donde  volvemos  al  esplendor  de  la  corte  de  Luis  XIV,  aunque  ese  esplendor  esconda  traiciones,  intrigas  palaciegas  y  conspiraciones  en  lujosos  salones.  Donna  Russo  Morin  ha  sabido  capturar  perfectamente  en  su  novela  el  ambiente  de  estas  películas  donde  la  acción  se  sucede  sin  parar  y  donde  pasiones  e  intrigas conviven en perfecta armonía.  «La  mosquetera»  nos  cuenta  la  historia  de  una  joven  con  inquietudes,  que  no  se  conforma,  al  contrario  que  otras  jóvenes,  con  las  conversaciones  y  los  bailes  que  proporciona  la  insulsa vida palaciega. Jeanne Yvette Mas du Bois  desea  más,  mucho  más,  desea  estudiar,  ver  mundo,  vivir  aventuras;  ser  como  un  hombre,  libre  de  ir  donde  quiera,  vivir  como  un  hombre,  sin  nunca  tener  que  dar  explicaciones  a  nadie,  y  luchar  como  un  hombre,  sentir  la  adrenalina  corriendo  en  su  interior  mientras  se  embarca  en  múltiples aventuras.  El  único  que  le  permite  dar  rienda  suelta  a  su  imaginación,  y  que  la  complace  y  le  ríe  sus  ocurrencias,  es  su  tío  Jules,  que  en  secreto  la  entrena en el arte de la esgrima, al contrario que  su padre, un tirano represor que odia a su hija, y  sólo  desea  verla  lo  más  lejos  posible,  por  eso  pretende  casarla  con  alguien  con  quien,  desde  luego,  él  pueda  sacar  provecho.  Su  único  consuelo es su madre, aunque poco puede hacer  una mujer que se encuentra bajo el yugo de este 

RománTica'S 54

autoritario  maltratador.  Con  esta  panorama,  la  joven Jeanne se encuentra desolada, pero un haz  de luz se abre paso en su camino.  Estando  entrenando,  Jeanne  es  testigo  de  cómo  dos  mosqueteros  están  siendo  atacados  por  dos  malhechores  que  intentan  huir.  Sin  pensarlo,  y  con  la  careta  de  entrenamiento  puesta,  sale  en  defensa de ellos con una maestría poco usual en  los miembros de la corte. Tras este mano a mano  con  los  mosqueteros,  en  el  cual  salva  la  vida  de  uno  de  ellos,  Henri,  y  tras  expresar  la  joven  su  deseo  de  ser  mosquetero,  éstos  la  invitan  a  departir  con  ellos  en  un  conocido  mesón  de  la  ciudad.  Está  claro  que  Jeanne  no  puede  dejar  pasar  una  oportunidad  así,  y  con  la  ayuda  de  su  tío  se  convierte  en  Jean‐Luc,  a  quien  utilizará  para  convertirse casi en uno más de los mosqueteros,  y  que  servirá  como  enlace  e  informador  de  los  sucesos  que  tienen  lugar  en  la  corte.  Tras  ese  primer  encuentro,  existirán  otros,  motivados  sobre todo para intentar abortar el plan que trata  de acabar con la vida de la reina.  Si  bien  el  comienzo  de  la  novela  conduce  al  engaño  de  que  Jeanne  sólo  tendrá  contacto  con  Jean‐Luc  como  hombre,  esto  no  sucederá  así.  Jean‐Luc  también  será  la  escusa  que  Henri  utilizará  para  conocer  mejor  a  Jeanne,  la  supuesta  prima,  de  quien  queda  absolutamente  prendado. Así se produce un intrincado laberinto  de relaciones y secretos que conducen a Jeanne a  una  vorágine  de  sentimientos  provocados  por  el  miedo  a  ser  descubierta,  y  a  terminar  en  la  Bastilla, o aún peor, a granjearse el odio de Henri,  del que se ha enamorado profundamente.  Me encantó la relación entre Henri y Jeanne, una 

relación  que  crece  poco  a  poco,  con  sólidos  cimientos,  y  por  la  que  Henri  está  dispuesto  a  luchar,  algo  que  le  honra.  Él  se  enamora  del  carácter  de  Jeanne,  la  conoce  tal  como  es,  con  sus ocurrencias y sus extravagancias, y en ningún  momento  duda  de  su  amor.  Aquí  no  existe  un  amor  atormentado  y  lleno  de  altibajos  como  en  tras  novelas,  y  no  os  voy  a  decir  cuando  se  produce la gran revelación, pero sí puedo deciros  que  cuando  ocurre  sientes  el  sufrimiento  de  Henri,  y  no  por  sí  mismo,  sino  por  ella,  exclusivamente  por  ella,  quizás  sea  por  las  circunstancias en que ocurre, también es verdad,  pero  para  mí  fue  una  escena  muy  emotiva.  En  cuanto  a  los  personajes  secundarios,  cabe  destacar a los mosqueteros, una panda divertida  y  de  lo  más  variopinta,  que  no  añaden  sino  diversión  de  la  novela.  El  deslumbrante  y  sarcástico  Laurent,  el  grandullón  pero  bonachón  Gérard,  el  apuesto  y  simpático  Antoine,  y  el  mosquetero  de  cabello  dorado,  como  llama  Jeanne  a  Henri,  conforman  este  atajo  de  sinvergüenzas  que  en  esta  novela  reemplazan  a  los afamados Athos, Porthos y Aramis.  «La  mosquetera»  es  una  novela  de  amor  y  aventuras,  la  historia  gira  sobre  todo  en  torno  a  la  relación  entre  Henri  y  Jeanne,  y  a  la  conspiración para asesinar a la reina. Escenas de  luchas  y  espionaje,  intrincadas  conversaciones  entre  cortesanos,  escenas  protocolarias  con  el  rey, cenas y fiestas, abrazos bajo la luz de la luna,  en  esta  novela  nos  encontraremos  un  sinfín  de  escenas  que  Donna  Russo  Morin  ha  sabido  hilar  bien  para  contar  una  historia  de  amor  y  traición  en la Francia del siglo XVII. Si Versátil así lo desea,  no me importaría seguir leyendo a esta autora en  el futuro. 
Crítica: Ana Mª Benítez 

55 RománTica'S

    Una enigmática mujer deberá dictaminar, entre dos expertos amantes, cuál  es el mejor. Una novela atrevida, inteligente y muy romántica.    Oculta  tras  el  velo  de  su  sombrero,  la  misteriosa  desconocida  exige  total  y  absoluta discreción a los dos caballeros a quienes ha citado. Y cuando ambos  se comprometen a jamás revelar su identidad, ella se ofrece a ser la juez de la  apuesta que tiene en vilo a toda la alta sociedad londinense: dirimir quién de  los dos hombres, amigos y rivales, es el mejor amante de Inglaterra. Pero una  apuesta  indecente  puede  terminar  convirtiéndose  en  una  lección  de  amor  imperecedero.    Tan  adictiva  y  pecaminosa  como  un  bombón  que  se  saborea  a  escondidas,  osada y tierna a la vez, esta novela ambientada en la Regencia nos descubre a  una de las nuevas escritoras del género romántico histórico. 

A  la  autora  norteamericana  Emma  Wildes,  hay  que  reconocerle  que  sabe  cómo  comenzar  un  libro.  Por  lo  menos  con  Una  Apuesta  Indecente,  publicada por la editorial Plaza & Janés,  así lo ha  hecho, a lo grande, echando toda su carne en el  asador,  y  poniéndonos  a  las  lectoras  y  a  sus  personajes  contra  las  cuerdas.  Porque  mira  que  su planteamiento argumental es arriesgado, yo al  menos  confieso  que  durante  las  primeras  hojas  me  costaba  tragar  saliva,  sólo  de  intentar  averiguar  en  cómo  iba  a  resolver  la  autora  tremendo  triangulo  sentimental.  Porque  que  la  líen entre dos, es lo propio, pero entre tres, como  que  ya  es  multitud,  y  una  que  es  limitada  no  vislumbra el final de su horizonte personal.    Pero por otra parte, esa idea inicial, echa leña al  fuego a paladas industriales. Y eso es lo que nos  atrae como moscas.    Dos  malas  experiencias  sentimentales,  rociadas  con  una  buena,  más  que  buena  habría  que  matizar, dosis de clarete y todo ellos combinando  y  lo  que  es  pero  circulando  por  el  cuerpo  de  los  dos  libertinos  más  notorios  del  reino,  tienen  como  consecuencia  la  más  estúpida  y  cuestionable de las apuestas, una apuesta que no  podía acabar nada bien.    ¿Qué se puede esperar de dos libertinos en plena  fase  «yo  soy  el  mejor  amante  del  mundo  mundial» y en pleno epicentro de una tremenda  melopea?   

Pues si, lo que estáis pensando, solo cabe esperar  una  surrealista  apuesta,  en  la  que  en  vez  de  cartas con las que dilucidar de qué parte anda el  azar  esta  vez,  se  cuestiona  quién  es  el  mejor  amante  y  quién  proporciona  mayor  disfrute  sexual.  Una  apuesta  a  la  que  para  ser  completa  del todo, ya solo le faltaba añadir el ver quién la  tiene  más  larga,  para  que  fuera  redonda,  en  términos de estupidez supina hablando.    ¡Hay es nada! Como vulgarmente se dice, con un  par…..de beodos, añadiría yo.    Y  ¡menuda  apuesta  como  planteamiento  argumental para iniciar un libro!, ¿no creéis?    Inglaterra, 1812.    Lucifer y su amigo Satanás,  o lo que es lo mismo  para la sociedad inglesa, Nicholas Manning, sexto  duque  de  Rothay  y  Derek  Drake,  Conde  de  Marderville,  en  una  noche  aciaga  en  la  que  la  sangre  que  fluía  por  sus  venas  es  sustituida  por  otro líquido elemento con altas dosis de alcohol,  apuestan que han de demostrar quien de los dos  es  el  mejor  amante.  Pero  claro,  para  ello  necesitaban  una  jueza,  una  misma  mujer  que  «catara»  su  destreza  y  levantara  la  banderita  de  ganador con el nombre de uno de ellos escrito en  ella.    ¡A  ver  quién  era  la  guapa  que  osaba  erigirse  en  jurado,  aunque  todas  lo  estuviesen  deseando!  Quien lo hiciera sería  reprobada públicamente. 

RománTica'S 56

Y es aquí, en la jueza, en su elección por parte de  la  autora,  donde  está  el  acierto  de  la  novela.  Ya  que  quien  se  les  ofrece  en  secreto  como  jurado  es ni más ni menos que la gélida y distante Lady  Caroline Wynn, una joven viuda, que se ofrece a  ellos, una semana con cada uno de los dos, como  una  manera  de  exorcizar  sus  propios  demonios  personales, ya que una cruel existencia al lado del  inhumano  marido,  le  hizo  repudiar  los  placeres  sexuales. ¿Y qué mejor manera de saber si una es  capaz de sentir placer que junto a los dos mejores  amantes de la reina madre?     Caroline, una mujer que  plantea para Nicholas y  Derek  un  enorme  desafió  al  que  no  se  pueden  resistir…y al que no se resisten.    Y claro como del roce surge el cariño, y aquí roce  lo  hay  para  dar  y  exportar,  pasa  lo  que  todas  estamos deseando que  pase. Que no  son tres, si  no  que  realmente  esta  apuesta  es  sólo  cosa  de  dos.    Una Apuesta Indecente pone en nuestras manos  un  planteamiento  prometedor,  impactante,  pero  cuyas  promesas  poco  a  poco  se  van  diluyendo,  cuando enseguida se le ve el percal al argumento‐ cebo  y  la  historia  pasa  de  ser  apabullante  a  encantadora  pero  no  tan  impactante.  La  verdad  es  que  es  una  novela  que  resulta  la  mar  de  entretenida,  que  mejora  para  mi  gusto  en  su  segunda mitad, y en la que asistimos no a una, si  no  al  desarrollo  de  dos  historias  paralelas  que  enternecen  y  que  atrapan  entre  sus  redes  por  igual.     Dos  historias  en  una  en  las  que  estos  dos  libertinos,  un  ángel  caído  y  un  demonio,  dos  hombres en cuyas vidas y en sus camas no había  lugar  para  las  emociones,  cuyas  almas  hastiadas  no encontraban la redención. Pero con lo que no  contaban  era  con  que  a  los  sentimientos  no  hay  rienda  que  los  sujete,  y  aparecen  en  escena,  además de sus cuerpos,  de manera ambivalente  cuando  alguien,  en  este  caso  dos  hermosas  mujeres  que  tienen  mucho  que  ofrecerles,  trastocando todo su estéril y hedonista mundo.    Una Apuesta Indecente es una novela que no solo  nos  ofrece  dos  buenos  protagonistas  sino  que  como  un  bonus  extra,  nos  regala  dos  parejas  cuyas  historias  paralelas  resultan  a  cada  página 

pasada  más  y  más  fascinante.  En  la  que  destacaría  no  a  uno  solo  de  ellos,  si  no  a  los  cuatro  en  su  conjunto.  Encantadoras  ellas  dos,  valiente  y  tierna  esa  Caroline  herida  pero  decidida  a  darse  una  oportunidad  de  reparar  todo el daño que la crueldad le había infringido a  su  vida.  Y  maravillosos  en  su  caballerosidad  y  ternura Nicholas y Derek. Dos hombres que nada  tienen que ver con la imagen ofrecida de ellos.    Por que nosotras los hemos conocidos en estado  de  total  sobriedad  y  es  por  ello  que  hay  que  reseñar  que,  los  aparentemente  inquilinos  del  averno,  son  en  realidad  dos  tiernos  corderillos  salidos de un anuncio de suavizante para ropa. Y  una  se  pregunta  ¿pero  dónde  están  los  canallas  libertinos  de  los  que  todo  el  mundo  hablaba?  Si  Nicholas  y  Derek  son  dos,  realmente  encantadores,  caballeros  que  ni  poseen  rabo  acabado  en  punta  ni  portan  tridente  entre  sus  dedos    Porque en estas páginas, os aseguro que no.    Emma  Wildes  ha  sabido  lidiar  con  el  peliagudo  tema  que  se  llevaba  entre  manos,  convirtiendo  una patata caliente que le podía haber quemado  las  manos,  en  una  o  mejor  dicho,  dos  hermosas  historias  de  amor  cuyo  encanto  radica  precisamente  en  que  tras  esa  fachada  de  osadía  no se esconde sino el amor puro y duro, un amor  capaz  de  derribar  hasta  la  coraza  más  dura,  y  el  muro  más  alto.  Emma  Wildes  se  puede  sentir  orgullosa de haber salido ganadora de esta liza en  la que tras una fachada arriesgada, de lo sórdido  en  principio,  no  ha  hecho  sino  extraer  toda  la  hermosura y el valor de ese hermoso sentimiento  que es el amor. El riesgo bien ha valido la pena.    No es tan refrescante ni impactante como una se  esperaba,  pero  ha  acabado  resultando  una  muy  buena  novela  que  tras  su  prometedor  lanteamiento,  cuenta  con  bazas  más  que  suficientes,  para  darle  consistencia  y  prestancia  suficientes  por  si  solas,  para  consolidar  una  excelente y sensual novela que supera con creces  la media.    ¿No te mueres por saber quién es el vencedor?  
Crítica: Manuela Naya 

57 RománTica'S

Cuando MacKayla Lane recibe una página suelta del diario de su hermana  muerta,  queda  impresionada  por  las  palabras  desesperadas  de  Alina.  Ahora,  MacKayla  sabe  que  el  asesino  de  su  hermana  está  cerca.  Inmediatamente, el vidente se pone en marcha. En busca de respuestas, de  venganza, y de un antiguo libro de magia negra tan malvado que corrompe  a cualquiera que lo toca. La búsqueda del Sinsar Dubh la lleva a las diversas  calles de Dublín, con un policía sospechoso tras sus pasos.    Forzada  hacia  un  peligroso  triángulo  de  alianza  con  V'lane,  un  insaciable  príncipe Fae de letal sabor erótico, y Jericho Barrons, un hombre de deseos  primarios y secretos sin contar, Mac se verá encerrada en una lucha por su  cuerpo,  mente  y  alma.  Cuando  se  acerca  el  día  de  todos  los  santos  y  la  ciudad  se  sumerge  en  el  caos,  una  impactante  realidad  sobre  “El  libro  oscuro” sale a la luz y ni siquiera Mac podrá evitar una carrera mortal de  inmortales  por  romper  en  pedazos  los  muros  entre  los  mundos  con  devastadoras consecuencias.  «Moriría por él…»,   Fue lo último que exclamó antes de morir Alina y  lo  mismito  que  ahora  piensa  su  hermana  MacKayla  Lane,  a  punto  de  sucumbir  ante  el  poderoso influjo del mal…  ¡Ay qué bonita idea, si el óbito deseado fuera por  el hombre amado…!  Pero es que resulta que no es por un bombón con  patas, si no por el mismísimo Lord Master, el peor  espécimen, lo peor de lo  peor, del mundo oscuro  de los unseelies o faes corrompidos para que nos  entendamos,  el  asesino  de  Alina  y  parece  que  el  asesino en breves de MacKayla.  ¡Vaya pedazo de libro!  Fiebre  Mágica,  tercer  estupendo  volumen  de  la  serie  Fever,  de  la  autora  norteamericana  Karen  Marie  Moning,  y    publicado  por  la  excelente  editorial Terciopelo es una novela de esas que no  debéis dejar escapar, amigas, ya que es un lingote  de  oro  puro.  Un  libro  que  nos  presenta  otras  variantes de la maldad, pero una maldad que si la  miramos  bien,  es  hasta  seductora,  tentadora,  irresistible.  Algo  que  se  le  da  fenomenalmente  bien  a  una  autora  especialmente  dotada  para  esto de escribir historias con fuerza y garra.  Voy  a  resumir,  y  mira  que  es  algo  difícil  con  la  cantidad de cosas que suceden en esta saga, pero  voy a ser breve, que es dos veces bueno,  porque  hay mucha tela que cortar:  MacKayla,  debe  reconocer  el  cadáver  de  su  hermana  muerta  a  manos  de  un  despiadado  asesino,  en  la  morgue  de  Dublín,  tal  día  como  hoy.  Un  diario  heredado  de  la  fallecida,  le  pone  sobre la pista de cosas hasta ahora desconocidas  para ella. Cosas que van a cambiar por completo  su percepción de quién es y de qué hace en este  mundo,  sea  lo  que  sea  lo  que  eso  quiere  decir,  claro.  MacKayla  descubre  que  es  una  Sidhe‐seer  o  vidente de faes o seres mágicos del otro mundo,  una vidente descendiente de una antigua estirpe  de mujeres capaces de ver a los seres mágicos del  otro  mundo,  que  ha  de  trabajar  junto  a  un  príncipe  fae,  V´Lane,  para  ayudar  a  la  reina  Aoibheal,  reina  del  otro  mundo,  a  recuperar  el  libro  negro.  Un  libro  que  encierra  la  clave  para  evitar que el frágil muro que separa el mundo de  los  humanos  y  el  de  los  fae,  se  derrumbe,  dejando en libertad, de entre los escombros, a la  raza oscura que acabará con los humanos. Junto  al  príncipe  Fae,  y  junto  al  despiadado  y  tremendamente  atractivo  y  tentador  Jericho  Barrons, quién no se sabe ni si es humano, ni si lo  no  lo  es,  ni  si  es  quién  o  quizás  qué  es,  ni  de  donde viene, ni nada de nada.  Y  durante  toda  esta  búsqueda,  vamos  a  ir  conociendo  lo  más  granado  y  florido  del  mundo  Fae, del mundo oscuro, del mundo humano, de la  historia  de  los  dos  mundos,  de  las  videntes…en  definitiva  de  todo  este  perfectamente  sincronizado universo que ha salido de la cabeza 

RománTica'S 58

de  la  inteligente  Karen  Marie  Moning  y  de  su  diestra mano.  Todo  ello  con  la  peculiaridad  de  que  es  una  novela  narrada  en  primera  persona,  lo  que  te  lleva directamente al epicentro de la acción, y la  hay  a  raudales,  y  de  todo  lo  que  le  pasa  a  MacKayla, orgasmos incluidos. Una novela que es  el  perfecto  y  estupendo  ejemplo  de  la  mejor  novela de fantasía urbana que se escribe hoy día.  Fiebre  Mágica  lo  tiene  todo  (buena  salvo  esa  consumación  entre  Jericho  Barrons  y  nuestra  MacKayla,  que  todas  estamos  esperando  taquicárdicas  perdidas,  algo  que  ya  sería  el  súmmum):  es  una  novela  que  encierra  entre  sus  páginas toda una bomba  de relojería a punto de  estallar,  llena  de  acción  trepidante  que  se  desprende  de  esa  agilidad  narrativa  exclusiva  de  Moning;  fuerza  en  cada  una  de  las  líneas;  con  unas composiciones de lugar que te dejan con la  boca abierta  Con  una  protagonista  de  esas  dignas  de  ocupar  lugar  de  honor  en  el  Olimpo  de  los  Dioses:  MacKayla  es  una  excelente  heroína  de  fantasía  urbana, capaz de cualquier cosa que se proponga.  Es  valiente,  con  un  par  de  ovarios,  chula,  lista,  decidida,  ingenua  y  tierna  cuando  toca,  puro  salvajismo cuando procede, la única esperanza de  toda  su  raza,  y  ya  puestas  de  la  nuestra,  y  todo  ello  porque  si,  porque  ella  lo  vale  y  lo  lleva  grabado a fuego en cada uno de sus cromosomas  de Sidhe‐seer.   Estupenda MacKayla.  Una mujer que mantiene relaciones a dos bandas  entre ese orgásmico fae V´Lane, y ese Jericho que  nos tiene loquitas y mordiéndonos las uñas de la  locura  que  nos  invade  sólo  de  pensar  en 

averiguar de una vez por todas qué o quién es y  cuál  es  su  papel  en  toda  esta  compleja  trama  interrelacionada toda ella hasta la última coma.  Fiebre  Mágica  es  una  excelente  y  recomendadísima  novela  que  te  mantiene  en  tensión, cuya intriga te agarra como si fuera una  poderosa fuerza oscura o uno de sus orgásmicos  príncipes  fae  que  te  hacen  desear  más  y  más,  para  llegar  al  desenlace,  o  una  continuación  por  pequeña  que  esta  sea,  pero  que  sea  ya  mismo.  Con  una  relación  amor‐odio  entre  Barrons  y  MacKayla  tan  candente  como  un  hierro  al  rojo  vivo, y que igualmente te marca a fuego.  Una historia que nos deja en ardientes ascuas:  ¿Qué  pasará  con  MacKayla?,  ¿sobrevivirá  al  ataque  de  Lord  Master  y  los  cuatro  príncipes  oscuros?;  ¿acudirá  Barrons  a  su  rescate,  ya  que  V´Lane  ha  hecho  mutis  por  el  foro?;  ¿qué  más  maldades  se  le  ocurrirán  al  Libro  negro,  esa  bestia que corrompe todo lo que toca?...  Incógnitas  y  más  incógnitas  a  resolver  en  los  próximos  volúmenes  de  la  serie,  libros  que  aguardamos como parvulitas una bolsa de Chupa‐ chups.  Un  puente  muy  frágil  une  un  mundo  de  cordura  con  el  Dublín  oscuro  e  infectado  de  malvadas  criaturas fae, un puente muy frágil une el mundo  de  nuestra  cordura  con  el  de  nuestra  locura,  como Terciopelo no nos edite inminentemente la  continuación  de  una  historia  tan  adictiva  como  mágica y redonda.  Una  serie  que  se  va  superando  y  cuyo  clímax  parece que se acerca, se huele, se intuye.   Inmensa Moning. 
Crítica: Manuela Naya 

59 RománTica'S

¿Qué  pasaría  si  C3PO  y  Drácula  se  conocieran?  ¿Y  si  se  sintieran  atraídos  sexualmente?  ¿Sería  sexo  intergaláctico,  robótico  o  vampírico?  Luka lleva un día de perros, se ha quedado sin gasolina y ha tenido que  dar  un  largo  y  “agradable”  paseo  (con  tacones,  sobre  la  carretera  desconchada, malhumorada) hasta la gasolinera, para colmo de males  allí  se  encuentra  con  un  tipo  graciosillo  que  presencia  divertido  como  ella  acaba  tirada  en  el  suelo  lleno  de  “fluidos  insanos”  del  aseo.  ¡Qué  tipo más majo!  Más tarde, Luka ya recuperada se presenta en la fiesta de Halloween de  su barrio disfrazada de C3PO dispuesta a pasárselo bien. Todo va sobre  la  seda,  hasta  que  se  presenta  un  tal  “Drácula”  que  no  es  otro  que  el  tipejo  graciosillo  del  aseo…  Luka  se  propone  odiarlo,  pero  el  tipejo  despliega todo su encanto, y resulta que ya no es ni tipejo ni graciosillo,  sino  una  persona  encantadora  y  estupenda…  y  además,  es  que  está  más bueno que un queso. ¡Y qué narices! Bajo las placas de metal de su  disfraz hay carne, y la carne es débil ¿no?  Hoy día no tiene precio el que una novela te haga  emocionar,  te  transmita  los  sentimientos  que  se  agazapan  tras  cada  una  de  sus  palabras:  ya  sea  tristeza,  melancolía,  amor,  alegría,  amistad  o  felicidad.   Sentimientos  cada  uno  de  ellos,  y  todos  ellos  juntos,  poderosos.  Sentimientos  que  sin  son  manejados por una autora capaz de transmitirlos  con  sus  palabras,  sobrepasan  a  la  novela,  y  van  directos a tu alma.  Por  ello  es  impagable  que  haya  novelas,  como  estas  Falsas  Apariencias,  escrita  por  la  novel  y  castiza  autora  española,  Noelia  Amarillo,  y  publicada por el también novel sello Rachel, que  nos  inunden  el  alma  con  su    luz  y  con  su  fuerza,  como  lo  haría  un  rayo  de  sol,  en  un  recodo  sombrío del camino.  ¡Madre si me he reído, pero también he sufrido,  por todo ese terrible mundo que se vislumbra de  vez  en  cuando  más  allá  del  meollo  argumental!  ¡Cuánto  trasfondo  hay  detrás  de  una  simple  apariencia!  Una  historia  que  transcurre  tal  día  como  hoy  en  el madrileño barrio de Alcorcón  Luka, nuestra protagonista, está teniendo un mal  día. Nada podía ir peor.   ¿Nada?   Eso creía ella hasta que se topa con el graciosillo  de turno en la gasolinera, un chulito que le acaba  de alegrar la tarde…, y el día, ya puestas, cuando  se  lo  vuelve  a  encontrar  disfrazado  de  Conde  Drácula en la fiestas de disfraces del centro cívico  e intentando ligotear con ella. ¡Lo qué faltaba!  Un  divertido  y  galáctico  arranque  a  partir  del  cual,  iremos  conociendo  que  hay  más  allá  de  la,  en teoría autosuficiente Luka, una mujer que vive  tras un caparazón construido  por ella misma, su  refugio perfecto en el que nadie le puede volver a  herir  y  que  esconde  un  maltratado  corazón  y  entre  Alex,  encantador  y  maravilloso  hasta  la  puntita,  el  hombre  que  pone  patas  arriba  el  controlado mundo de ella. El Drácula que pierde  los  caninos  tras  quedarse  prendado  de  cómo  es  Luka.   Luz,  luminosidad,  frescura,  espontaneidad,  nada  de  corsés,  ni  clichés  preestablecidos,  libertad,  inteligencia,  alegría  que  se  transmite,  fuerza,  erotismo  de  ese  que  vale  doblones,  sexo  del  bueno,  sabiduría  de  vida,  lectura  estimulante,  diversión, historia entrañable….son algunas de las  palabras  que  me  vienen  a  la  mente  solo  de  pensar en este delicioso libro de Noelia Amarillo.  Y  todo  ello,  remetido  sutilmente  tras  una  apariencia de una mujer de un barrio cualquiera.  Una  mujer  como  cualquiera  de  nosotras.  Que  es  cercana a ti, a mí, a todas. Que es tu vecina, que  puede ser tu mejor amiga. Que tiene los mismos  problemas, y los mismos pelos en las piernas y en  el  bigote  que  todas  nosotras.  Y  que  es  tan  terrenal,  algo  de  lo  que  quizás  adolecen  otras  protagonistas  de  novela  romántica,  como  para  que le duelan los ovarios y esté de mala leche por 

RománTica'S 60

el  mensual  dolor  de  regla,  ¡mal  gas  cómo  tiene  que ser!   Y  un  Alex  para  rebañar  y  no  dejar  ni  rastro.  Noelia, ¿te has inspirado en alguien cercano a ti?,  porque  si  la  respuesta  es  que  si,  ya  estás  clonándolo  y  pasando  a  las  demás  sus  células  para  que  lo  repliquemos  en  nuestros  laboratorios, porque ese hombre tan maravilloso,  tan  perfecto  en  su  amor  y  en  su  manera  de  entender el amor, que ama tanto a Luka, rinde a  cualquier lectora ante sus pies y sus colmillos de  Drácula.  Un  hombre  adorable,  achuchable,  estrujable y si fuera de carne y hueso, comestible  que también acaba en ble.  Alex, un hombre que se entrega enteramente por  amor,  perfecta  pareja  de  la  aparentemente  caótica  Luka,  una  mujer  que  reprime  y  encierra  sus  sentimientos  entre  las  cuatro  paredes  de  su  diminuta casa, que como un vientre materno, es  el    único  sitio  donde  se  siente  a  salvo  de  los  golpes  de  un  mundo  que  es  para  ella  tan  hermoso como cruel.  Una novela afrodisíaca a la vez que antidepresiva,  el mejor remedio antifrunces de ceño y anta mala  leche  facial.  Una  historia  cuyo  éxito  radica  en  su  simplicidad, en su cercanía, en lo perfecta que es,  en  su  antiheroicidad,  Luka;  en  la  capacidad  de  Noelia Amarillo de transmitir lo cotidiano, lo que  todas  conocemos,  nuestro  día  a  día,  y  concentrarlo  en  unas  páginas  para  nuestro  disfrute,  sin  florituras  ni  descripciones  de  media  hoja.   Todo eso y la inteligencia a kilotones, que destila  cada  una  de  las  líneas  de  esta  novela  y  que  te  deja  pensando:  «chúpate  esa,  premios  RITA»    y  alucinándote  de  que  su  autora,  no  lo  perdamos  de vista amigas, es novel en estas lindes. Pero hija  mía,  ¡vaya  sorpresa  que  nos  estamos  llevando  con  las  autoras  noveles  de  nuestro  país!,  si  parece  que  llevan  toda  la  vida  haciendo  esto  de  agarrar la pluma.  Ah  y  que  no  se  me  olviden  los  deliciosos  amigos  de  Luka:  Pili,  Javi,  Dani,  Ruth,  Mar,  Laura  y  sus  otras  niñas,  suegros,  padres…un  estupendo  elenco  que  hacen  de  esta  novela  una  estupenda  historia  coral,  en  la  que  cada  uno  de  ellos  ensambla  con  el  resto  como  un  ladrillo  en  otro  ladrillo  de  una  pared  de  un  edificio.  Todos  lo  sustentan.  Y  todo  ello  aderezado  por  unas 

sesiones  de  SEXO    con  mayúsculas,  de  esas  de  sacar el abanico.  Amigas  editoriales,  el  filón  no  hay  que  buscarlo  muy  lejos,  el  filón  lo  tienen  en  Alcorcón,  en  las  Ramblas, en Triana, y ni siquiera han de buscarse  traductores, ya que el arte que se esconde, y que  gracias  a  Dios  ya  se  está  animando  a  salir  del  armario,  en  la  cabeza  de  inteligentes  autoras  españolas,  plasma  sus  obras  en  la  misma  lengua  de María Moliner.  Estamos  asistiendo  en  los  últimos  tiempos  a  un  hecho  que  cuando  menos  yo  creo  que  marcará  un antes y un después en la novela romántica en  castellano.  Y  es  que  se  está  consolidando  una  excelente  e  ingente  cartera  de  autoras  que  escriben  en  castellano,  en  número  tan  importante  como  para  que  empiece  a  ser  acertado  hablar  de  cantera  de  autora  en  castellano, para referirnos a ellas como grupo.  Además  desde  aquí  hay  que  agradecer  y  reconocer  la  labor  editorial  de  Rachel,  aplaudiendo  por  su  apuesta  por  las  autoras  que  escriben  en  castellano.  Así  se  hace  con  un  par,  apostando por nuestras chicas. La valentía tendrá  su premio, y sin duda este llegara no solo con el  éxito, si no con el reconocimiento del respetable,  a  esa  esplendida  labor  que  están  haciendo  por  sacar a la luz autoras en castellano.  ¡Muchísimas gracias, Rachel, por vuestra valentía  y apoyo!  Y  a  ti  Noelia,  decirte  que  Falsas  Apariencias,  es  una  novela  que  bien  vale  su  peso  en  oro  y  que  inicia  una  andadura  profesional  que  auguramos  va a continuar «hasta el infinito y más allá».  Como  diría  nuestro  amigo  Bécquer,  «Por  una  mirada un mundo, por una sonrisa un cielo…», y  ¿por  una  carcajada  continua  y  esa  sonrisa  que  nos has traído al corazón? ¿Qué es lo que te daría  yo,  Noelia  Amarillo,  aparte  de  mi  admiración  como escritora y sobretodo como persona?  Noelia,  la  primera  de  muchas  novelas  que  va  a  satisfacer  tu  enorme  alma  con  las  mieles  del  éxito.  Y nosotras aquí para disfrutarlo y para aplaudirte.  Ha sido todo un honor leerlo. 
Crítica: Manuela Naya

61 RománTica'S

Una banda sonora para tu novela

  Chicas,  preparad  vue estro  equip de  mús po  sica,  mp3  o  lo  que  o habitualme ente  uséis  para  esc cuchar  mús sica  que  vamos  a  v ponerle so onido a la no ovela del bimestre.    La  letra  que  en  este número  v e  vamos  a  tra atar  sale  del  nuevo  avid Bustam mante “A co ontracorrien nte”.  disco de Da   Debido  a  p posibles  problemas  de derechos  de  autor  y  demás,  e  y obviament no  pode te  emos  hacer como  el  cancionero y  dejar  r  o  aquí impre esa la letra  de la canción; pero co omo todas  tenemos  recursos, s seguro que  podemos l leerla en algún que ot tro lugar;  por ejemplo, el cuade ernillo adjun nto en la caj jita del cd… …    Cuando an nalicéis la ca anción os daréis cuent ta que tiene e muchos  puntos en común con n el libro.    Aquí  os  de una  mu ejo  uestra  pequ ueña  de  la  canción  “A Abrázame  muy fuerte e”   
somos dos  el desierto de e este adiós  en e si iendo el silenc cio de tu voz como un ace ero aquí en mi i corazón  tú te vas  si volverás  y ya no sé s quiero llegar una vez ma as  mo inmenso en n lo que  es un abism siento 

 

Adicta al trabajo  Robin  L Lear  lo tiene  todo. Es  rica, ,  sexy  y  hermosa,  y  su  vida  por r  todo lo o alto es mara avillosa. Hasta a  el  día  en  que  su  padre  la  hace p e  caer  d su  pede de  estal  con  la a  alarmante  noticia  de  que  está d á  muy en nfermo y decide dejarla sin n  su cóm modo empleo  en el negocio o  familiar para  que  aprenda  «lo r  o  que  es  la  vida».  En  un  momento o  todo  su mundo  se  desmorona  y u  y  Robin  s encuentra  nadando  en se  n  aguas e extrañas, que  incluyen una a  falsa  detención  por la  que  pasa r  a  una  no oche  en  un celda,  un na  n  nuevo t trabajo a las ó órdenes de su u  ex  no ovio  y  un  desconcierto o  mayúsc culo  en  Jake  Manning,  el l  atractiv contratista que  le  está vo  a  á  renovando  la  casa.  Jake  no  ha a  tenido  una vida fácil. Todo lo que e  ahora  desea  es  conseguir  el c l  dinero  suficiente  pa acabar  la ara  a  carrera y,  tal  vez,  conseguir  una a  c a  hermos esposa.  Pe esa  gélida sa  ero  a  princes sa vestida de  Prada le está á  volviendo la vida del l revés con su u  manera de  ser,  atrevida  y a  y  caótica. Su cabeza le e dice que se e  aleje  c corriendo  de  ella.  Habría a  que  est loco  para ir  detrás  de tar  a  e  alguien como  Robin.  Pero  Jake n  e  está loc co... por ella...  

    La  his storia  de  Robin  Lear y  Jake  r  rdinariamen nte  dulce  y  su  aut tora  nos  Manning  es  extraor demuestra a que es pos sible que el l amor surja a de las par rejas más  dispares, a aún cuando o en este mundo es po osible que e estas dos  personas  n se  muev en  los  mismo  círc no  van  culos  por  lo cual  es  o  más difícil que coincid dan en un co ontexto esp pacio‐tempo oral.    Cuando leí í “Adicta al trabajo” me encantó, Julia sabe m muy bien  cómo crea ar personaje es y dotarlo os de unos s sentimiento os que te  traspasan.  No  os  pod perder  las  declara déis  aciones  de  amor  de  ambos  cuando  piens san  que  su historia  h llegado  al  final.  u  ha  IMPRESION NANTE.  Al  escucha la  letra  d Bustama ar  de  ante  no  pu si  no  encontrar  ude  e ciertos  pa aralelismos  entre  vo y  plum oz  ma.  La  mú úsica  es  sorprendente  y  recuerda  muc cho  el  son nido  de  lo bares  os  irlandeses. .    Text to: Loli Díaz 

   

RománTica'S 62

         

Espacio Juvenil Romántica
ESPECIAL JR: Cubiertas
Preparándonos  para  las  próximas  entregas  dentro  del  género,  hemos  decidido  hacer  una  recopilación  de  información  sobre  las  últimas  tendencias  en  cubiertas JR,  porque  OJO,  cuando  hablamos  de portadas,  sin  darnos  cuenta,  nos  estamos  refiriendo  a  las  de  las  revistas  o  una  de  las primeras páginas que están nada más abrir los  libros,  en  los  que  se  incluye  —básicamente—  título  de  la  novela,  nombre  del  autor  y  el  sello  editorial.  Por  todo  ello,  es  erróneo  decir  portadas.  A  modo  de  curiosidad,  hay  que  añadir  que  en  inglés  el  término  es cover,  más  similar  a    Ahora bien, ¿qué tipos de cubiertas nos encontramos según  la  procedencia?  Por  un  lado,  están  aquellas  en  las  que  la  editorial  respeta  la  original  introduciendo  algunos  pequeños  cambios  y,  por  otro,  en  las  que  se  crea  una  nueva, generalmente, de tipo fotográfico o dibujadas.  Vamos a hacer una selección dentro de tres categorías:  Cubiertas iguales a la original    Mejores cubiertas, en la versión extranjera    Mejores cubiertas, a la española    Como  veis  hay  para  todos  los  gustos.  Vamos  ahora  con  ejemplos de cada una de ellas.          su  traducción  literal:  cubierta,  asimismo,  esto  también  se  aplicaría  a  la  parte  trasera  del  libro:  contracubierta. ¿Por  qué,  entonces,  se  ha  terminado  acogiendo  el  término  portadas  entre  los lectores y algunas editoriales? Bueno…, eso es  todo  un  misterio,  pero  como  cuando  juegas  al  teléfono estropeado, lo que se te queda grabado  en la memoria, es la frase final que has entendido  de tu compañero de al lado ^_^. Probablemente  alguien  comenzó  a  llamarlo  así  y  el  bulo  fue  corriendo  hasta  llegar  un  día  a  cada  uno  de  nosotros. 

63 RománTica'S

  Cubie ertas igual les a la or riginal 
Salvo por la a traducción del título o a algún nimio d detalle, éstas s cubiertas son un calco de la versión n original                           

Mejore es cubiert tas, en la v versión ex xtranjera
Ya sea por u una mala com mbinación de colores y d de elementos s, o por un tí ítulo con una a fuente inad decuada;  nos quedam mos con las c cubiertas ext tranjeras de… …                                     

RománTica'S 64

Mejore es cubiert tas, a la es spañola 
No  siempre las  mejore cubiertas vienen  de  fuera  de  e  es  s  España, un claro ejempl lo lo encontr ramos en…    

   

  ubierta  de  “ “The  awake ening”  es  la  Nota:  La  cu primera que se hizo. Ha ace poco se  realizó una  sión  que  p podéis  encontrar  fácil‐ nueva  vers mente en in nternet.   

Curiosida ades en la as cubierta    as
Detrás de c cada imagen, siempre ha ay una historia  que contar:  En  la  trilogía  Caza adores  de  S Sombras,  n nos  encontramo con  un  detalle  qu ha  pasado  os  ue  inadvertido para  muc o  chos  fans  e españoles:  L Las                ubiertas  de  Ciudad  de Hueso  y  Ciudad  de e  e  cu Ce eniza;  están  intercambia adas.  Así,  el  chico  rubio o    de gran  mus e  sculatura  es  la  imagen  de  City  of f  Bo ones  y  la  p pelirroja  con los  brazo en  jarras n  os  s  pe ertenece a C City of Ashes. . 

65 RománTica'S

En  la  trilogía  Los  Juegos  del  Hambre,  se  observa  una  evolución  en  las  cubiertas.  En  Los  Juegos  del  Hambre,  el  Sinsajo  es  parte  de  un  broche, estando atrapado. En el segundo libro, En  llamas,  podemos  observar  como  el  pájaro   

empieza  a  batir  sus  alas,  despertando.  En  el  último libro, The Mockinjay, el Sinsajo vuela libre  en busca de un mundo mejor. Es un claro reflejo  del contenido del los libros. 

Pero  lo  más  curioso  son  los  colores  escogidos:  negro,  rojo  y  azul.  Hay  unas  cuantas  trilogías,  o  que al principio lo iban a ser, que cuentan con los  mismos  colores  en  sus  tres  primeros  volúmenes.  Ejemplo de ello son: Los libros de Eragon escritos  por Christopher Paolini y La Guerra de las brujas  por  Maite  Carranza.  Especialmente  ya  si  se  trata  de  las  tonalidades  rojo  y  azul,  que  guardan   

preferencia  sobre  el  negro,  el  cual  compite  en  algunos casos con el amarillo. Ej: la trilogía de los  Guardianes del tiempo por Marianne Curley.  La famosa saga de la manzana que ha dado tanto  de  que  hablar:  Crepúsculo,  también  tiene  algo  oculto tras sus conocidas tapas…   

Crepúsculo: Una manzana roja, como la que provocó que Adán fuese                          tentado por Eva, al igual que Edward siente atracción por Bella. Pero  también una manzana, que sembró el caos, como la de Blancanieves.    Luna Nueva: Un tulipán rizado, hacia abajo, que representa la marcha  de Edward y la desolación de Bella. El pétalo no cae del todo porque aun  hay alguien que sostiene a Bella: Jacob.    Eclipse:  Un  lazo  rojo,  con  un  corte  que  pende  de  un  hilo:  es  la  representación de lo que Bella quiere dejar atrás, y el reflejo de que las  cosas  no  salen  también  como  quiere.  Tiene  que  decidir  entre  Hombre  Lobo y Vampiro, y entre vida y muerte.    Amanecer:  Un  tablero  de  ajedrez  con  un  peón  rojo  en  un  segundo  plano; destacando una reina blanca en primera línea. Es un resumen de  la  vida  de  Bella:  empieza  como  la  pieza  más  débil  y  más  humana,  para  acabar siendo la que salve y proteja a su familia. 

RománTica'S 66

Y como broche de oro, nuestro Top3 de cubiertas: 

Los Juegos del Hambre, versión de Italia 
Una  fotografía  que  muestra  los  penetrantes  (y  dorados)  ojos  de  una  chica,  oculta  entre  matorrales,  con  la  cara  mugrienta  tal  y  como  estaría  Katniss mientras participaba en los juegos. 

Temblor (ed.SM), versión española: 
Una  bonita  combinación  de  colores,  que  va  más  allá  del  negro  tan  común  en  estos  días  pero  con  un  toque  distinto:  los  ojos  de  la  silueta del lobo son amarillos, iguales que los  del protagonista del libro. Es más, si tenéis el  libro  en  vuestras  manos,  podréis  apreciar  que se mezcla la lluvia con la nieve. Aquellos  que sepan de qué va el libro, recordarán que en cada página aparece un grado  de  temperatura.  La  lluvia  es  la  que  se  identifica  con  templado  (por  lo  que  el  lobo está en su forma humana aún), y la nieve es cuando el humano a pasado a  lobo. Es sin duda una cubierta muy estilizada llena de encanto y simbolismo. 

Éxodo (ed. Ámbar), versión españolísima. 
Con una cubierta que sí cae en el tópico del fondo negro, este libro ocupa el  número  uno  por  la  belleza  de  la  imagen:  la  pétrea  mano  de  una  chica  tocando el agua, con una mariposa color salmón posada en el brazo. Si os  fijáis en la contracubierta… tampoco quedaréis indiferentes.  Hay  muchas  cubiertas  que  nos  dejamos  en  el  tintero  con  ganas  de  comentar, pero cada vez son más, mejores y variadas. Todo ello dirigido al  principal  cliente:  un  adolescente,  donde  lo  que  prioriza  es  una  buena  imagen que no sólo tiente, sino que prometa una fantástica aventura, una  lectura inolvidable.  ¡En www.juvenilromantica.es podréis seguir todas las noticias y más sobre  los libros que más os gustan! 
Artículo por: Eva Rubio y Rocío Muñoz 

   

67 RománTica'S

     
Una dama inocente (Jo ohanna Lind dsey) Ed. Ve ergara Romántica H Histórica Serie “Reid” (Vol. 3) ”

La vida de R Rebecca Mar rshall cambia a drásticame ente cuando se convierte e  en  dama  de honor  de  la  reina  Vic e  ctoria.  En  la  corte,  Rebe ecca  se  verá á  envuelta sin n querer en la rivalidad e entre el jefe d de espías de e la reina y la a  aristocrática a encargada de las damas de honor r, a quienes  aquél utiliza a  para  espiar en  su  pro r  opio  beneficio.  Muy  pro onto,  la  jov ven  quedará á  atrapada en n una trama  de engaños  con el atrac ctivo marqué és Rupert St. .  John, que en realidad es s un agente s secreto...  ares  autoras de  ficción s  n  Johanna  Lindsey  es  una  de  las  más  popula d e  es  .  romántica,  con  más  de  sesenta  millones  de ejemplare vendidos. Mundialmente  conocid Lindsey  e autora  de  cuarenta  y  seis  best‐ da,  es  ‐ séllers, muc chos de los c cuales han s sido número o uno en las  listas de los s  libros más v vendidos del New York Ti imes.  

var ndora) Déjate llev – Candice Hern (Pan Romántica H Histórica Serie “Viuda Alegres” Vol.3 as

A  Grace  M Marlowe,  la  viuda  de  un  famoso  obispo  pro otestante,  le  escandalizan e intrigan  por igual las s aventuras  amorosas de sus amigas s,  Alegres. Ella  es incapaz d de imaginars se dejándose e llevar por l la  las Viudas A pasión.  John  Grayston,  vizcond de  Rochd de  dale,  jamás  ha  dicho  que  no  a  un na  apuesta,  es specialmente si  esta  imp e  plica  llevarse a  una  bella  mujer  a  su  e  cama.  Grac ve  como  su  inquebr ce  rantable  virt tud  es  pues a  prueb sta  ba  cuando  tan infame  v n  vividor  comienza  a  mo ostrar  un  inesperado  y  repentino in nterés en ella.  Escandalizada,  halagada  y  (muy  a  su  pesar)  a atraída  por  él,  no  podr rá  encanto  del  hombre  qu existe  tra tan  escan ue  as  ndalosa  evitar  caer  presa  del  e reputación.  Rochdale,  a  su  vez,  quedará  fasc cinado  por  la  ardiente  p pasión  que  la  viuda  oc culta  tras  su u  puritana fac chada. Pero  cuando los s sentimientos s se ven envueltos en la  apuesta, la v verdadera na aturaleza de e  su seducció ón podría ech harlo todo a perder... 
       

RománTica'S 68

Sombras en el crepúsculo o – Linda How ward (Titania) 
Romántica Co ontemporánea

A pesar de p provenir de u uno de los lina ajes más prós speros de Alabama, la vida a  no  ha  sido  generosa  con Roanna  Davenport.  Hué n  érfana  a  edad temprana  y d  y  siempre arri inconada por su propia fam milia, sólo los  caballos y su primo Webb, ,  por el que siente un amor secreto, le s sirven de apoy yo en un ento orno que no la a  quiere ni la a acepta.  Tras la extra aña muerte de e Jessie, la esp posa de Webb b, el rechazo s se vuelve más s  evidente.  M Miradas  suspic caces,  sospec chas  infundad y  crueles  acusaciones, das  ,  junto con la a repentina pa artida de su p protector, la e empujan a esc conderse tras s  un manto de hielo, a des sterrar para si iempre a la se ensible mucha acha que una a  vez fue.  Sin embargo o, diez años m más tarde, la s sólida máscara tallada por  los años y las s  otra vez a cas tragedias ca aerá ante la vis sión de Webb b, que vuelve o sa dispuesto a a  recobrar aqu uello que fue suyo y a prot tegerla de nue evo ante un as sesino que ya a  sembró la desdicha en un na ocasión y q que sólo espe era una nueva a oportunidad d  para acabar su trabajo. 
     

En brazos de el pirata – Con nnie Mason (P Phoebe)  Romántica H Histórica  Independiente 
Un pirata sin e escrúpulos  El aristócrata  inglés Morgan  Scott, conocido como El Diab blo, atacaba sin n piedad a toda as  e  océano  Atlántic buscando  ve co  engarse  por  lo cinco  años  d os  de  las  naves  que cruzaban  el  o brutal  cautive erio  que  había  pasado  a  bor rdo  de  un  bar español.  Cuando  su  barc rco  co  abordó el Santa Cruz, encont tró la ocasión p perfecta para ll levar a cabo esa venganza: un na  cién salida del c convento, cuyo o cuerpo podía  hacer suyo par ra  inocente dama española, rec pronto  Morgan  se  encontró  dividido  entre  el  d de  ese  modo  humillar  a  su  gente.  Pero  p ganza y la pasió ón que ella le pr rovocaba.  deseo de veng Una extraña c cautiva  La vida de Luc cía Santiago cambió de forma a traumática cu uando su padre e le informó qu ue  había acordad do su matrimon nio con el pode eroso gobernad dor de Cuba, y q que por lo tant to  tenía que deja ar el convento  en el que habí ía vivido hasta  ahora y en el  que era feliz. S Su  situación no m mejoró con el r repentino abord daje que sufrió ó su barco en a aguas del Caribe e.  Pero  aunque  temía  por  su  s suerte  a  mano de  aquel  poderoso  y  temib pirata,  Lucí os  ble  ía  nte deseo que é él le inspiraba,  con aquellos o ojos azules com mo  luchaba contra el desbordan le cuyos múscu ulos parecían sa acados de la est tatua de un dio os  el mar y aquel cuerpo flexibl tuviera haciend do pasar por mo onja, las encend didas emocione es  $$griego. Por más que se est ntre  los  fuertes  brazos  de  M Morgan  eran  cu ualquier  cosa  menos  santas,  y  m que  sentía  en fueron consum miendo la cóler ra que los separaba hasta que e no tuvieron m más remedio qu ue  rendirse a sus sentimientos...   

69 RománTica'S

Todo por tu am T mor – Anna C Casanovas(Ese encia)  Romántica His R stórica 
Serie “Hermandad del Halcón” – Vol.1 S

Anna Casanov A vas nos sorpre ende con Todo por tu amo or, el primer v volumen de la a  saga  «La  Hermandad  del  Halcón»,  una novela  de  regencia  esc s a  crita  por  una a  autora españo a ola.  Desde  que  era unos  niños Alex  Fordyc e  Irene  Bo D an  s,  ce  osworth  han  sabido  que  la s a  relación  que  los  une  es  má que  una  simple  amistad.  Sin  embargo,  la  trágica ás  a  muerte  de  la  madre  de  Ale hace  que  é m ex  éste  decida  entrar  a  forma parte  de  la ar  a  Hermandad  de Halcón  y  que  se  marche a  Francia  abandonando  en  Inglaterra H el  q e  a  todo lo que am ma.  La Hermandad L d del Halcón e es una organiz zación secreta a que lucha po or defender a a  la corona  brit a  tánica.  Tras  cinco  años  tr c rabajando  para  ellos,  la  muerte  de  su m u  hermano  may obliga  a  Alex  a  regresar  a  Inglaterra Pero  el  secretismo  que h yor  A a...  e  envuelve su vida ha logrado e o alejarlo no sólo de su fam milia, sino tamb bién de Irene. . 

Conspiración n en la noche – Jezz Burnin ng (Terciopelo o)  Romántica Paranormal  Serie “Licos” – Vol.4  Selenia  desp pierta  en  una  furgoneta  en  algún  lug de  Estoc gar  colmo.  Como  Pura  entrenada  p la  milicia  lico  sabe  per por  rfectamente  l que  espera de  ella.  Deberá  lo  an  seguir a rajatabla las órde enes que le lle egan al móvil l. La primera  será contacta ar con  un  atractivo  y peligroso  lico para  comunicar  a  sus  s superiores  lo  que  se  trae  entre  manos.  Varulf,  el  sueco,  siempre  ha  sido  el  lic más  enigm co  mático.  Sus  ac cciones  y  pala abras  dan  pie  a  pe ensar  que  se  trata  de  un  ser  presuntuoso,  chulesco y  arrollador un  o  r:  canalla incre eíblemente atr ractivo cuyo p poder de sedu ucción arrastra ará a Selenia a un  huracán de s sensaciones y pensamiento os contrapuest tos.  Pero unirán s sus fuerzas en n busca de un n fin común, aunque a prim mera vista pare ezca  que tienen o objetivos distin ntos. Ella inte entará llevar a cabo su misió ón de acabar con  la  amenaza  q supone  e sueco  y  él  tratará  de  res que  el  solver,  de  una  vez  por  tod la  das,  conspiración n que comenzó ó siglos atrás y que le oblig gó a renunciar r a todo lo que le correspondía  por derecho propio. 

Especiale – Scott W es Westerfeld Juvenil – Serie “Traición” Vol.3

Mucho ha  llovido desde  los tiempos en  que Tally era u una imperfecta a rebelde e indi isciplinada. Por r  aquel  ento onces,  para  ella los  Especiales eran solo  un  rumor  siniestro: de ellos  se  decía  que eran a  s  d n  atractivos, , rápidos y pode erosos como na adie.  Irónicamente, el destino ha llevado a Ta ally a convertirs se en una de ellos, y después d de someterse a a  tificiosa  de  las  operaciones,  la  fuerza,  la  ve l elocidad  y  la  claridad  de  su  pensamiento  le p e  la  más  art hacen  sen mejor  que  nunca.  No  con ntir  nserva  prácticam mente  ningún  recuerdo  de  su pasado,  pero u  o  cuando la Dra Cable le as signa la misión más important te del cuerpo d de los Especiale es —acabar con n  ncia— Tally  deberá  escuchar  una  voz  que  le habla  desde  lo  más  hondo  de  su  corazón, e  ,  la  resisten donde tod davía laten mem morias imborra ables… 

RománTica'S 70

Nuev vos horizontes ‐ Heather Graham (P&J) Romántica históric ca  Serie e “Graham” – Vol.3   El sa alvaje Oeste c cierra esta ap pasionante trilogía de amo ores y odios e entre yankees s  y confederados. Christa Cameron  ha perdido la a guerra, y ah hora también  está a punto de perder lo o  que  más  ama:  la casa  de  sus antepasados una  precio mansión  familiar  en  el a  s  s,  osa  f l  esta ado de Virgini ia. Está dispuesta a todo co on tal de salv varla, incluso a a casarse con n  ese  horrible coro onel  McCaule yankee  hasta  la  médula al  que cono en  plena ey,  a,  oció  a  gue erra.  Pretende divorciarse  al  día  siguien de  haber  firmado  los  papeles,  pero e  nte  p o  los acontecimien ntos se tuerce en y, de la noc che a la maña ana, Christa se e verá casada, ,  cam mino  hacia  el salvaje  Oest y  escoltada por  el  regim l  te  a  miento  de  cab ballería  de  su u  jov ven marido.    Oscura ten ntación – Laris ssa Ione (Nefe er Oscura)  Romántica Paranormal   Serie “Demo onica” – Vol.1 
Cautiva en un lugar donde el éxtasis puede e costarte la pro opia vida...  Tayla  Mancus es  una  caza so  adora  de  demonios  que  anh hela  conocer  el  placer  sexua que  e al  siempre le ha  sido negado. H Herida de grave edad, termina y yendo a parar a a un hospital di irigido  por demonios s, donde Eidolo on, el jefe de to odos ellos, cons seguirá que su cuerpo arda c con un  deseo  insaciab Sin  embarg para  proba que  sigue  sie ble.  go,  ar  endo  leal  a  los  suyos,  Tayla  t tendrá  que  traicionar al  atractivo  y  peligroso  dem r  monio  que  le  ha salvado  la  vid y  que  ha  lo a  da  ogrado  hacerla sentir lo que nunca im maginó… Amor r.  Dos amantes se verán obliga ados a arriesgarlo todo…  Eidolon es inc capaz de resistirse a Tayla, una joven bella y y solitaria que d despertará en é él una  furia  y  pasión  como  nunca  a antes  había  sentido.  Pero  ella no  sólo  es  su enemiga,  sino que  a  u  o  dría  pertenece a  un  grupo  de  asesinos  q er  que  está  aniqu uilando  a  su  g gente.  muy  bien  pod Dividido  entre la  necesidad  de  dar  con  la  verdad  y  el  de e  eseo  de  hallar  a  la  compañera que  a a  comparta  su  v vida  y  que  imp pida  que  se  transforme  en  un monstruo  par toda  la  etern n  ra  nidad,  Eidolon tendrá á que hacer lo i impensable... y y dejar que Tayla lo posea en c cuerpo y alma.

 
Al llegar la primavera – Milly Johnson (Versátil)  ental  Sentime ¿Cómo o diablos se con nvirtió la luchad dora Lou Casse erly en el no va a más de la “es sposa sumisa”? ?  Hace  m mucho  tiempo  que  ya  no  exis la  chica  que  una  vez  pensó  hacer  realid sus  sueños ste  dad  s  junto  a su  mejor  am a  miga  Deb.  Ahor Lou  es  una  mujer  solitaria  a  la  que  han  anulado  por ra  r  comple que  ni  siqu eto,  uiera  se  da  cue enta  de  cuándo se  están  apro o  ovechando  de  ella,  ya  sea  su u  madre, a la que nunca a parece complacer, o su infie el marido, Phil.  Un día a cae en sus ma anos una revist ta en la que lee e un artículo so obre la limpieza a de trastos en n  casa,  s ser  consciente  de  cómo  ese  artículo  cambiará  su  vida Lo  que  empi sin  e a.  ieza  como  una a  fervien limpieza  ge nte  eneral  acaba  escapando  a  su control.  Cuan e u  ntas  más  cosas tira  Lou,  más s  s  libera todos esos rinc cones ocultos d de su corazón que le causan ta anto dolor. 

e le llevará su r recién descubie erto entusiasmo o por aquello q que es esencial                         l     ¿Quién sabe dónde  vivir?  para 

71 RománTica'S

 

En el ecue o E e re erdo
La M q quería E r Mujer que Escribi
Arnett A te Lam mb
Es  E quizás  la autora  de novela  ro a  e  omántica  de la  que  menos  datos e  m s  disponemos. d . Esta novelis sta nació en Boston, Mas ssachuset el 12 de Enero o  de  d 1947  y  fa alleció  a  la  edad  de  51  años  en  Es stados  Unido un  18  de os  e  Febrero de 1 F 1998.  Se dice de el S lla que soñó con un fueg go ardiente,  una botella  de Drambui i  y  y con  un  sex escocés  en  una  fría  m xy  e mañana  de  Febrero.  Así que  un  día í  a  compró  una máquina  de  escribir,  se  unió  a  la  RWA  (As c a  d sociación  de e  escritoras románticas de América) y c e comenzó una nueva carr rera.   Si  bien  es conocida  la  gran  ca s  alidad  de  s sus  romances  h históricos  es scoceses,  no así  tanto  su  o  vida privada a. No obstan nte no podem mos olvidarn nos  que es una de las grand des del géner ro cuando és ste  empezaba a a surgir. Es indiscutible s su originalidad  y su maestr ría a la hora de escribir. F Fue presiden nta  y  miembro  del  West  H Houston  Cha apter  y  recib bió  un  premio  RITA  por  s obra.  Seg su  guro  que    f fue  as  del  fuente  de  inspiración  para  mucha autoras  d mo las que fo ormaban parte de su grupo  género com literario en su Houston natal.   Es s una lástima a que fallecie ese de cánce er tan joven. .  Es stamos  seg guras  que  nos  hubiese  seguido o  de eleitando co on sus magní íficos libros.  Gracias a la a  ed ditorial  Pam míes  y  a  su  sello  Phoeb podemos be  s  se eguir  disfrutando  de  sus mejores  lib s  bros  que  ya a  en su  día  no dio  a  de n  os  egustar  grupo  Random m  House por me ediación de s su sello Cisne e.  speramos  qu si  bien  ella  nos  ha  dejado  no  lo ue  d o  Es ha aga así su ob bra. Gracias  a Pamíes po or rescatarla a  de el olvido. 

Novel indepen las endientes
Th he Betrothal l (Junio 1992 2)   His Flame (Dic ciembre 1998)   

Antolo logías
"F Flowers from m the Sea" in n Cherished M Moments (w with Rosanne e Bittner and d  Anita Mills) 1994,05  "H Hark! The He erald" in A H Holiday of Lo ove (with Jill  Barnett, Jud de Deveraux x  and Judith h McNaught) 1994,11    

RománTica'S 72

Serie Border
1) 2) 3) 4) Border Lord (Febrero 1993)   Border Bride (Septiembre 1993) – La novia de Ultramar  Chieftain (Abril 1994) – Secreto conyugal  Maiden of Inverness (Marzo 1995)  

Los MacKenzie
1) 2) 3) 4) 5) Threads of Destiny (Julio 1990)   Highland Rogue (Julio 1991) – El Duque de las Highlands  Betrayed (Noviembre 1995) – Traicionada   Beguiled (Junio 1996)  True Heart (Enero 1997) 

73 RománTica'S

La Cápsula del Tiempo
El libro: Persuasión – Jane Austen
Señoras,  señoritas,  busquemos  esa  llave  oxidada que olvidamos  por  algún  lugar  de  nuestro  hogar,  armé‐ monos  de  una  buena  brocha  de  cerdas  finas  y  paciencia  y  abramos  vitrinas, arcones y cris‐ taleras  para  desempolvar  de  los  recuerdos  del  tiempo  esta  magnífica  obra  que  en  su  día  la  señora  Austen  ofreció  a  nuestras  antepasadas  y  que ha perdurado hasta hoy.  Esta  novela,  al  igual  que  “La  abadía  de  Northanger”  se  publicó  póstumamente.  Jane  comenzó  a  escribirla  poco  después  de  haber  terminado  “Emma”.  Falleciendo  a  edad  muy  temprana  edad  (solo  contaba  con  41  años)  en  1817,  su  libro  de  “Persuasión”  llegó  a  las  estanterías  de  Ias  librerías  inglesas  en  el  año  1818.  Ambientada  en  la  ciudad  de  Bath  está  conectada  con  “La  abadía  de  Northanger”  por  este  motivo  y  porque  existe  una  edición  donde  ambas  obras  están  publicadas  en  un  solo  volumen.  Con  un  lenguaje  rico  y  armonioso,  Jane  nos  va  a  descubrir una historia donde el hilo fundamental  es el de las segundas oportunidades. Si alguien se  dejó  por  el  camino  una  oportunidad  de  ser  feliz  ésa  sin  duda  alguna  fue  Anne  Elliot,  por  tanto  ¿quién de nosotras no se ha parado a pensar en  algún  momento…  qué  hubiera  pasado  si…  ?  Desde  luego  quien  no  se  haya  tenido  que  hacer  esa pregunta puede considerarse afortunada.  Corre  el  verano  de  1814  y  la  marina  regresa  a  casa. Sir Walter Elliot, padre de Anne, un hombre  sumido  en  la  desgracia  por  sus  continuos  derroches  se  ve  obligado  a  alquilar  su  mansión  familiar al almirante Croft y trasladarse junto a la  mayor  de  sus  hijas  a  Bath.  Anne  se  ve  obligada  por esta causa a irse a vivir con su hermana Mary,  una mujer extremadamente quejica.   Ocurre que quieren los azares del destino que la  señora  Croft  sea  la  hermana  de  Frederick  Wentworth,  un  hombre  que  dejó  una  huella  indeleble  en  el  corazón  de  nuestra  protagonista.  Han  pasado  ocho  años  desde  que  Anne  le  rechazara  pero  para  su  corazón  no  ha  pasado  ni  un  instante  y  el  candor  de  la  juventud  se  ha  transformado en un amor más profundo.  Ahora  ve  su  futuro  más  negro  aún.  Tendrá  que  hacer  frente  al  hombre  al  que  no  ha  olvidado,  pero  convencida  de  que  él  sí  se  ha  olvidado  de  ella  evita  por  todos  los  medios  la  compañía  del  honorable capitán.   Hay una cita del libro que me ha encantado sobre  manera:  «—Sí,  Sophie,  estoy  pronto  a  hacer  cualquier  cualquier matrimonio tonto. Toda mujer entre los  quince  y  los  treinta  puede  contar  con  mi  posible  declaración.  Un  poco  de  belleza,  unas  cuantas  sonrisas,  unos  cumplidos  a  la  marina,  y  soy  hombre perdido. ¿No es acaso esto bastante para  conquistar a un marido rudo?  …  —Una  mentalidad  fuerte  y  dulzura  en  los  modales.  —Eran  el  principio  y  el  fin  de  su  descripción—.  Ésa  es  la  mujer  que  quiero  —

RománTica'S 74

decía—.  Tr ransigiría  co algo  un  poco  inferio on  or,  pero  siempre  que  no  lo fuera  muc o  cho.  Si  hago  el  tonto  lo  ha de  verda porque  h pensado  en  aré  ad,  he  este  asunto más  de  cuanto  lo  pie o  ensan  much hos  hombres.»  n  o”  ne,  Es  como  un “pildorazo hacia  Ann vamos  que  no iba con s segundas int tenciones iba a en primera a y  en  línea  recta.  Hemos  de  recordar  que  Anne  le  rechazó aqu uella vez por falta de ca arácter, por  no  imponerse  a  su  padre  cuando  éste  con  su  “snobismo” ” la obligó a r rechazar el c compromiso. . Si  en  algo  es  claro  en  est novela  Jan sin  duda  es  ta  ne  smo. Sir Wal lter Elliot ha a dilapidado  su  de esto mis fortuna  por  no  saber  controlarse  en  los  gast tos  pero siempre ha sido un n snob. Siem mpre ha mirado  por  encima del  homb a  cualq a  bre  quier  hombr re,  mujer o militar que no t tuviese fortu una ni un títu ulo  de.   nobiliario que lo respald o Austen jueg ga con sus pe ersonajes. Con  Así es como una  señora Russell  que  fue  la  artífice  de  la  a  persuasión  de  la  que fue  víctim Anne  pa e  ma  ara  un joven militar sin rango pero que s sin  rechazar a u duda  alguna  hubiese  sido  el  homb que  habría  bre  aportado  a  Anne  u una  de  las cosas  m s  más  importante en esta vida a: el amor.   Y  Frederick con  el  ap k,  plomo  de  to odo  un  milit tar  experto va  a esperar el l momento a adecuado pa ara 

xponer  sus  sentimientos  en  una  ca arta  a  Anne e  ex qu ue conmoverá al corazón n más duro.  Al  igual  que todas  las e  s  obras  de  Ja ane  Austen, ,  és sta  también  ha  sido o  lle evada al cine e. En 1995 el l  director  de “N Notting Hill” ”  Roger  Michell  fue  el  que e  se atrevió  con  esta e  a  em mpresa.  Bajo  sus s  órdenes  se pusieron e  n  Amanda  Roo y  Ciarán ot  n  Hinds para en ncarnar los p papeles prota agonistas de e  la  tímida  señorita  Anne Elliot  y  el  atractivo e  o  ca apitán Wentw worth.  Po or ello quiero terminar e este artículo  como en su u  momento  Ja m ane  (por  m mediación  del  capitán d n  Wentworth) terminó esa c W carta.  «D Debo irme, e es verdad. Pe ero volveré o o me reuniré é  co on su grupo  en cuanto p pueda. Una p palabra, una a  mirada  basta m arán  para  h hacerme  com mprender  si i  de ebo ir a casa a de su padre e esta noche o nunca.»  Se pueden  conseguir  eje e  emplares  de esta  gran e  n  no ovela  a  precios  m minis.  Edito oriales  tan n  pr restigiosas  c como  Debolsillo  o  Cát tedra  Letras s  Universales no os lo ofrecen n.  
Texto: Loli Díaz T z   

 
Persuasión

75 RománTica'S

La Película: El hombre tranquilo
 
TITULO ORIGINAL The quiet man AÑO 1952 DURACIÓN 129 min. PAÍS EE.UU. DIRECTOR John Ford GUIÓN Frank S. Nugent MÚSICA Victor Young FOTOGRAFÍA Winton C. Hoch & Archie Stout REPARTO John Wayne, Maureen O'Hara, Barry Fitzgerald, Ward Bond, Victor McLaglen, Jack MacGowran, Arthur Shields, Mildred Natwick PRODUCTORA Republic Picture GÉNERO Drama romántico PREMIOS Ganadora de dos premios Oscars a mejor director y mejor fotografía en color

    »Bien empezaré por el principio. Era un agradable  y  un  espléndido  día  de  primavera.  El  tren  a  Castletown  llegó  con  tres  horas  de  retraso  como  de  costumbre.  NO  tenía  aspecto  de  turista  norteamericano.  Que  va  no  llevaba  cámara  de  fotos y lo que era peor ni siquiera una triste caña  de pescar«.  Con estas palabras comienza una de las películas  más entrañables de la historia del cine.  Sean  Thornton  (John  Wayne)  es  un  ex‐boxeador  de  origen  irlandés  que  vuelve  de  América  a  su  pueblo  natal.  El  pueblo  de  Innisfree  será  reacio  en unos primeros momentos a abrirse a un nuevo  forastero  hasta  que  Michaleen  Flynn  (Barry  Fitzgerald)  les  señala  que  es  el  nieto  del  cascarrabias Sean Thorton.  Ya  en  Innisfree,  Sean  se  dispone  a  comprar  la  casita  que  le  vio  nacer  pero  ésta  pertenece  a  la  viuda  Sarah  Tillane.  La  compra  de  “Blanca  mañana”  por  parte  de  Thornton  iniciará  una  guerra con otro de los habitantes del pueblo, Will  Danagher (Victor McLaglen), hermano de Mary     Kate  (Maureen  O’Hara),  por  la  que  Thornton  se  siente muy atraíado.  A partir de aquí la historia se vuelve muy amena y  divertida por la cantidad de desencuentros entre  Thornton y  Mary Kate. Por su parte, Will pondrá  los  impedimentos  habidos  y  por  haber  para  que  el americano ni se acerque a su hermana.  No obstante, el pelirrojo Danagher no cuenta con  que Thornton empezará a captar aliados para su  causa.  El  ya  mencionado  Michaleen  Flynn  así  como el padre Lonergan (Ward Bond) párroco de  Innisfree o el reverendo Playfair (Arthur Shield) y  su  esposa  la  señora  Playfair  (Eileen  Crowe)  o  el  padre Paul (James O’Hara) el joven cura que está  bajo la supervisión del padre Lonergan.   Situaciones  donde  los  protagonistas  darán  muestras  de  sus  caracteres  y  donde  la  mentira  por  omisión  será  el  desencadenante  del  “odio”  entre Thornton y Donagher.   Increíbles  en  sus  representaciones  O’Hara  sabe  dotar a su personaje del carácter visceral de toda 

RománTica'S 76

pelirroja que se precie y donde Wayne revestirá a  Thornton  de  una  calma  total  que  hace  sacar  de  sus  casillas  aún  más  a  Mary  Kate,  »una  pelirroja  (como  cita  el  mismísimo  Michaleen  Flynn)  con  todas las consecuencias« y que no duda en poner  en  un  brete  continuo  al  que  se  convierte  en  su  marido  con  tal  de  recuperar  lo  que  por  derecho  es suyo: su dote.  Una  sencilla  historia  ambientada  en  uno  de  los  pueblos  irlandeses  más  bonitos  que  el  cine  ha                    Como  ya  comentaba  anteriormente  es  una  película  que  sin  grandes  pretensiones  se  ha  convertido en uno de los clásicos por excelencia y  que gracias al gran equipo de trabajo que formó   

sabido  plasmar  en  la  gran  pantalla.  Su  director  logra  que  el  aire  irlandés  se  respire  desde  la  primera secuencia de la película. Tanto es así que  años  más  tarde  Spielberg  recrearía  una  de  sus  secuencias  más  emblemáticas  en  una  de  sus  mejores  películas  E.T.  Creo  que  recordaréis  la  escena  donde  el  simpático  extraterrestre  agarra  una  curda  monumental  y  los  efectos  los  tiene  Elliot  que  en  ese  momento  está  viendo  precisamente la película que aquí nos ocupa. 

John Ford, su director, ha sabido recrear con gran  maestría  las  costumbres,  los  personajes  y  sus  vidas del encantador pueblo de Innisfree. 
Texto: Loli Díaz

A la derecha, imagen de una de las mejores escenas de la película, la  pelea  que  todo  el  pueblo  está  esperando  desde  que  Thornton  se  interpuso en el camino de Donagher. 

77 RománTica'S

     

Histo d amores rea orias de ales escrita po las mejo tas or ores period distas. Este mes os recom mendam … mos

«C alina de Cata a Lanc ter» L caste
Búsca en tu librería alo n habit tual.

RománTica'S 78

Amores Reales
Leonor de Castilla y Eduardo I de Inglaterra
 
Resulta maravilloso, extraño y de una rareza singular que Eduardo I de  Inglaterra  y  Leonor  de  Castilla,  protagonizaran  una  hermosa  e  inolvidable historia de amor que podemos contemplar incluso  en nuestros días, pronto os desvelaré cómo.    Nuestra protagonista era infanta de Castilla y la segunda  de  los  tres  hijos  nacidos  del  segundo  matrimonio  entre  Fernando  III  y  la  condesa  de  Ponthieu.  De  niña  la  casaron  con  el  príncipe  Eduardo  de  Inglaterra  de  tan  sólo  15  años.  Pero  el  matrimonio  entre  los  niños  formaba  parte  de  un  acuerdo  de  con  los  ingleses.  Recordad  que  Castilla  litigaba  por  la  posesión  de  Gascuña  que  vino  como  dote  de  Eleonor  Plantagenet    cuando  se  casó  con Alfonso VIII de Castilla en el año 1177.     La  boda  real  se  celebró  un  19  de  octubre  del  año  1254  en  el  Monasterio  de  las  Huelgas, en la hermosa ciudad de Burgos.    El  padre  de  Eduardo,  exigió  el  matrimonio  entre  la  niña  Leonor  y  el  príncipe  Eduardo  como  una  prueba  de  buena  y  sincera  voluntad de terminar con la guerra. Y como  suele suceder en todas las dinastías reales,  al  morir  Enrique  III,  Eduardo  y  Leonor  fueron coronados reyes de Inglaterra.   

79 RománTica'S

Leonor  t tuvo  un  tota de  quince hijos,  el  pr al  e  rimero  a  la  edad  de  18 8  años,  ca un  hijo  por  año.  Po ese  moti asi  or  ivo  se  especula  que  el  matrimonio de ambo os reyes no s se consumó  hasta que e ella pasó a la  edad adu ulta, pero eso o son especu ulaciones.  Un  dato  curioso  y  que  llama  la  atención  era que  el  rey Eduardo  la  a  y  llevaba a a su lado siem mpre que las s circunstanc cias se lo per rmitían. Eran  un  matri imonio  ejem mplar  pues  se egún  la  histo oria,  Eduardo  I  no  tenía  amantes ni se le cono ocían hijos b bastardos, alg go insólito en una época  donde la fidelidad no o estaba a la orden del dí ía.   Pero  el  matrimonio de  Eleono y  Eduard era  un  matrimonio o  or  do  o  perfecto  porque  se  amaban,  a algo  inusual,  raro  en  el  resto  de e  monarquías s a lo largo y y ancho del m mundo.  Leo onor era una a esposa ínte egra, amante e de su marido hasta un  punto incon ncebible, incluso lo acom mpañó a la gu uerra santa, a a las Cruzada as.  Y  existe  una  bonita  l leyenda  sob bre  ellos.   a que …  Cuenta la historia lvó  la  vida  de  su  esp poso  Leonor  sal succionando el  veneno  de  una  víbo o  o  ora  flecha enve enenada (los  historiadore es no  se  ponen  de  acuerdo a  su  esp o)  poso  Eduardo  sa alvándole  la  vida.  ¿Cómo no  o  amar a una a mujer tan e especial? Per ro no  solo  acomp pañó  a  su  f esposo  a las  fiel  a  Cruzadas,  t también  a  la  conquista de  a  Gales. En el l castillo de  Caernavon d dio a  luz al menor de sus quin nce hijos.   uturo Eduard do II.  Eduardo, fu        

RománTica'S 80

  Pero esos no serían los únicos viajes de ambos monarcas; en otro, sucedido  en el año 1291 Leonor dio a luz a su último hijo, pero la complicación del  parto y el desgaste corporal por dar a luz a tantos hijos, hizo que madre y  niño  padecieran  unas  fiebres  altas,  mortales.  Ni  ella  ni  el  niño  sobrevivieron.  El  cuerpo  de  la  reina  fue  trasladado  al  priorato  de  Santa  Catalina  para  ser  embalsamado.  Después  fue  enterrada  en  la  abadía  de  Westminster, junto a su suegro, el rey Enrique III.        Pero  sus  vísceras  fueron  depositadas  en  la  Catedral  de  Lincoln.                    Cuenta  la  leyenda  que  la  vida  de  ambos  cónyuges  estaba  llena  de  detalles  sumamente  conmovedores  y  tiernos.       Cada lunes de Pascua se celebraba una tradicional broma real. Eduardo tenía que  dejarse atrapar en su lecho por las damas de Leonor, que lo retenían para que no  acudiera a la alcoba de la reina en esos días considerados santos. Y una vez que  pasaban esas fechas señaladas, el rey les pagaba un rescate a las damas para que  lo  liberaran.  Llego  a  significar  tanto  para  Eduardo,  que  cada  primer  lunes  de  Pascua, tras la muerte de su amada Leonor, les daba a sus damas el dinero como  si ella siguiera viva.     

81 RománTica'S

Tras  la  muerte  de  Leonor,  su  esposo,  destrozado,  afligido  hasta un punto insospechado, honró su memoria haciendo  erigir cruces en cada lugar en el que descansaba el cortejo  fúnebre,  que  duró  un  total  de  12  días.   Las  cruces  se  conocen  hoy  como  Eleanor  Crosses  (las  cruces  de  Leonor),  y  algunas  de  ellas  aún  siguen en pie.   Es  posible  que  muchos  viajeros  hayan  estado,  sin  saberlo,  delante  de  una  de  las  tres  cruces  que  quedan.  En    Charing  Cross  hubo  una de esas cruces, pero destruida  durante el siglo XVII.        1880  El  monumento  actual  es  una  reproducción  del  XIX,  más  adornada  que  la  original.  Mide  21  metros  de  altura  y  lleva  8  estatuas  de  Leonor.  Algunos  estudiosos  hacen  derivar  el  nombre  de  Charing  de  “chere  reine”  (querida  reina),  con  lo  que  Charing  Cross significaría La cruz de la querida reina.           
Texto: Aravalle Palacios   

RománTica'S 82

       

Los más vendidos de Enero - Febrero

Histórica 
1 – Seducción al amanecer (Lisa Kleypas) Vergara  2 – Hechicera (Nicole Jordan) Booket  3 – Loca de amor (Eloisa James) Manderley  4 – El señor de la niebla (Paula Quinn) Rubí  5 – Indomable (Hannah Howell) Titania 

   

 

    Contemporánea/Chic‐lit/Narrativa femenina 
1 – Serie “Hermanos Buckhorn” (Lori Foster) Harlequín  2 – Album de bodas (Nora Roberts) Plaza & Janés  3 – Solo mío (Susan E. Phillips) Zeta  4 – Apenas un sueño (Susan E. Phillips) Zeta  5 – Después del fuego (Debbie Macomber) Harlequín 

   

 

83 RománTica'S

Paranormal/Ficción/Suspense 
1 – El diablo puede llorar (Sherrilyn Kenyon) P&J  2 – Amante consagrado (J.R. Ward) Manderley  3 – Refugio de amor (Christine Feehan) Booket  4 – Reunión oscura (Christine Feehan) Booket  5 – Placeres de la noche (Sherrilyn Kenyon) Debolsillo 

   

 

                  Erótica 
1 – Lujuria animal (Lacy Danes) Afrodisia  2 – Bad boy (Maya Reynolds) Erótica Booket  3 – Salvaje, perversa y atrevida (Jaci Burton) Phoebe  4 – La cara oculta del deseo (Lora Leigh) Shallot  5 – El ángel de Lucifer (Kaenar Langford) Cueva de Ellora 

                         

 

 

RománTica'S 84

Juvenil 
1 – Cazadores de sombras 3. Ciudad de cristal (Cassandra Clare) Destino juvenil  2 – Química perfecta (Simone Elkeles) Versátil  3 – Eternidad (Alisson Noël) Montena  4 – Embrujo (Nina Blazon) Montena  5 – Perdona pero quiero casarme contigo (Federico Moccia) Planeta 

     
 

 

85 RománTica'S

Diccionario RománTico
El Sporran
Volvamos  a  la  indumentaria  masculina.  Como  ya  hablamos en un número anterior del tartán y del  kilt  ahora  es  el  turno  del  Sporran.  Os  estaréis  preguntando por qué este objeto y no otro. Pues  bien,  os  diré  que  muchas  veces  en  nuestras  queridas  novelas  se  nos  habla  de  que  si  los  escoceses de las tierras altas visten el típico kilt, si  esto o que si lo otro, pero digo yo, las autoras nos  hablan  de  que  ellos  sacan  dinero,  pero  rara  vez  mencionan  de  dónde.  Si  lo  que  llevan  son  esas  especies  de  faldas,  muy  cómodas  como  ya  sabemos no es menos cierto que algo tenían que  llevar en su atuendo para poder guardar objetos  personales  y  el  dinero  ya  que  no  siempre  van  a  tener a mano la montura de su caballo…  Empezaremos  dando  una  definición,  espero  que  clarificadora  de  tal  singular  objeto  en  la  indumentaria escocesa.  Sporran:  Galicismo  de  monedero.  Complemento  tradicional  del  traje  típico  de  las  Tierras  Altas  Escocesas,  es  una  especie  de  riñonera  que  tiene  por función lo que los bolsillos en los pantalones.  Tiene  cierta  similitud  con  los  zurrones  o  faltriqueras.  Suelen  estar  hechos  de  cuero  y  con  ornamentaciones  más  o  menos  elaboradas.  Se  lleva  colgado  de  una  cadena  o  cinturón  sobre  el  kilt cubriendo la zona inguinal de quien lo porta.  Pues bien una vez visto en el diccionario lo que es  el  sporran,  ahora  cabe  hacerse  la  siguiente  pregunta: Si lo llevan los escoceses sobre la ingle,  y  se  supone  que  ahí  guardan  toda  clase  de  objetos  personales  y  dinero,  ¿cómo  hacen  para  proteger  su  zona  más  delicada  cuando  corren  o  bailan?  Porque  vamos,  digo  yo,  el  simple  movimiento  hará  que  continuamente  sean  golpeadas las partes nobles de estos chicos, ¿no?  Así  que  me  puse  a  investigar  un  poquito  por  la  red y descubrí varias cosas.  Una  de  ellas  es  que  el  sporran  no  siempre  está  colocado  donde  se  supone  que  debe  estar  colocado, valga la redundancia. Los escoceses en  su  inmensa  sabiduría,  saben  muy  bien  cuándo  desplazarlo  hacia  la  cadera  para  evitar  semejantes  inconvenientes  y,  seamos  francos,  ¡dolores!  Otra  es  que  obviamente  existen  varios  tipos  de  ellos, desde los más simples hechos con piel y con  algún adorno repujado en la misma hasta los más  elaborados adornados con plata o pelo de animal.   

 

Evidentemente, al estar hechos de piel de animal,  existe  una  ley  reguladora  donde  se  asientan  las  especificaciones de qué tipo de pieles se pueden  hacer uso para su elaboración. 

RománTica'S 86

Desde luego es obvio que es de agradecer en los  tiempos  que  corren  y  donde  todos  estamos  tan  sensibilizados  con  los  derechos  de  protección  de  los animales esta ley.  En  2007,  la  BBC  realizó  un  estudio  que  fue  presentado  por  el  Ejecutivo  Escocés.  Éste  afirmó  en  dicho  estudio  que  los  propietarios  de  un  sporran  podrían  necesitar  una  licencia  que  demostrara  que  los  animales  con  cuya  piel  se  hubiese  fabricado  el  mismo,  estuviesen  sujeto  a  dichas leyes reguladoras.  Existe  un  listado  con  un  centenar  de  especies  protegidas, pero solo algunas de ellas, como es el 

caso  de  la  nutria  ha  estado  alguna  vez  relacio‐ nada con la fabricación de este complemento.   Así que una vez aclarado todo esto paso a dejaros  unas imágenes de los distintos tipos  de sporrans  que  nos  podemos  encontrar  en  la  indumentaria  de nuestros vecinos de las tierras altas escocesas.  No  tengo  que  decir  que  algunos  son  verdaderas  obras de arte y que existen varias fábricas que se  dedican en exclusiva a su elaboración y diseño.  Los  más  llamativos,  sin  duda  alguna  son  los  usados por los gaiteros.  
Texto: Loli Díaz 

 

 

Algunos, ¡dan miedo! 

87 RománTica'S

XÄ vtÇv|ÉÇxÜÉ xáÑt©ÉÄ
ENCRUCIJADA  Letra : Julián Bazán   Música: Rafael Rabay 
  Es  una  de  las  coplas  más  emblemáticas  de  nuestro  cancionero.  Marifé  de  Triana  la  interpretó por primera vez en 1981. Las palabras  que  tan  bien  saben  hilar  sus  compositores  es  muestra de la sensibilidad que poseen los autores  de este género.  Versionada  por  otras  grandes  de  la  copla,  actualmente, y con el permiso de la de Triana por  supuesto,  es  Erika  Leiva  quien  ha  sabido  dotarla  de la carga emocional que esta copla se merece.    Con  su  potente  voz  ha  llegado  a  ponernos  los  vellos  de  punta  al  igual  que  en  su  día  lo  hizo  la      Como  ya  comentamos  en  la  revista  anterior  Ediciones  B,  nos  ofrece  una  obra  muy  especial  para regalar: “Un siglo de copla”  nos trae un regreso al pasado de  la  mano  de  los  mejores  artistas,  compositores y letristas que han  nacido en nuestro país.   Para los amantes de este género,  es un libro mu      y bien documentado que merece  la pena tener en las estanterías.                                actriz  de  la  copla.  Una  bella  letra  para  plasmar  unos  grandes  sentimientos  que  ambas  saben  transmitir  como  solo  una  cantante  puede  hacerlo.  A  lo largo de toda la canción seremos cómplices  de  los  sentimientos  encontrados  de  una  mujer  hacia dos hombres, su marido y el hombre al que  ama.  ¿No  os  recuerda  a  alguno  de  nuestros  libros?  A quienes no conozcan la historia aquí os la dejo  para  que  disfrutéis  lo  mismo  que  lo  hacemos  quienes amamos este género. 

RománTica'S 88

Letra
  En la encrucijad de un viejo q n da querer, Estoy amarrada muriendo de sed. E da, En la encrucijada de otro nuevo amor, n a o Estoy desead y digo que n da no. en ho, rta Quie tiene derech no me impor nada Y el que está en ac l cecho me tiene g ganada. De noche en silenc me entrego a morir cio Pensando en e otro deseo vi el ivir. Que me pasa dice e Que te v vuelves loco Y p no decirle que pienso en e otro por el Me mue la boca erdo El E pobre se aleg de verme f egra, feliz Y el otr se piensa ro Que Qu porque me a acosa me hace s sufrir. Y e la encrucijad de este dobl amor en da le Los dos s equivocan se Porque la engañ sigo siend yo P ñada do Al que e mirando está Debo de decirle stoy Que le es amando Pero, pero es imposible o Y al que ya no amo e Le co onfesare que au unque este en s manos sus No viv para el ivo   es  sta  Una  de  las  tantas  vece que  he  escuchado  es canción  me ha  traído a  la  mem e  o  moria  un  lib bro  publicado p por la editori ial Manderle ey y que aho ora  nos  presen punto  d lectura  e una  nue nta  de  en  eva  edición.  Para  quienes  n hayáis  te no  enido  el  plac cer  éis  de  leerlo  aquí  os  dejo  la  sinopsis,  comprobaré que tiene m muchos punt tos en comú ún con la cop pla  en cuestión n.  eth  s  ble  Elizabe Peter  es la  honorab esposa a de un aspir rante a prim mer  ministr del  gobie ro  erno  británic co.  Aunque  en  socied tiene  que  dad  desempeñar  el  papel  de  la  perfect esposa,  e su  casa  su  ta  en  marido se  muestra  desdeño o  oso  cuando no indiferente c con ella.  Obsesionada  con  la  idea de  volver  a  seducirlo, a  ,  re ecurre  a  Ram Devingt miel  ton,  el  hijo  bastardo  de b e  un noble  ing na  glesa  y  un  je eque  árabe. Repudiado .  o  po la  sociedad  británica acepta  el  reto  que  le or  a,  e  intuye  que  bajo  su  fría pr ropone  la  dama,  pues  i a  ap pariencia, El lizabeth esco onde un esp píritu libre y y  ap pasionado  que,  aunqu prisione ue  ero  de  los s  co onvencionali ismos,  ansía escapar  y  disfrutar  de a  e  to odo lo que la a vida le pue ede ofrecer.  Dí a  día,  lección  a  l ía  lección,  Ram miel  le  irá á  mostrando  a  Elizabeth  u mundo  desconocido, m un  ,  le irá  enseña e  ando  los  se ecretos  del  arte  de  la a  se educción  y,  muy  sutilm mente,  irá  atizando  el l  fu uego  de  la sensualida con  consecuencias a  ad  s  in nesperadas y y dramáticas s para ambos s. 
Texto: Loli Díaz

Que me p dice pasa Que te vue elves loco Y por no decirle que pienso en el otro r e o Me muerd la boca do El p pobre se alegra de verme feli a, liz Y el otro s piensa se Que p porque me acosa me hace suf frir. Y en l encrucijada de este doble amor la a Los dos se e equivocan Porq la engañad sigo siendo yo. que da y Que me p dice pasa Pero, P pero es qu estas ciego ue No ves que por otro m muero, me muero s me m Déjame en silencio, n No pregun nada ntes Ya no teng fuerzas go Pá seguir callada r pasa Que me p dice Que me vu uelvo loca Y por no decirte que pienso en el otro r e o Me muerd la boca do Que me p dice pasa Que me p dice pasa Que me p dice pasa Que me pasa e

89 RománTica'S

RománTica’S por la

SOLIDARIDAD
EL MILAGRO DE DAR
      Tras el fallecimiento del ex‐jesuita Vicente Ferrer  en  el  mes  de  junio,  muchas  personas  alzaron  su  voz  a  través  de  redes  virtuales  como  Facebook  para pedir que el Nobel de la Paz reconociera su  trabajo y el de la Fundación de su mismo nombre.  Diversas  instituciones  públicas  y  medios  de  comunicación  en  toda  España  se  sumaron,  también, a la petición. En el mes de octubre, una  plataforma externa a la Fundación Vicente Ferrer  decidió  canalizar  todas  esas  adhesiones  y  gestionar  el  proceso  de  presentación  de  una  candidatura formal al Premio Nobel 2010. 

VICENTE FERRER
La  propuesta  del  Nobel  de  la  Paz  a  la  Fundación  Vicente  Ferrer  aspira  a  dar  voz  a  la  revolución  silenciosa  que  empezó  Vicente  Ferrer  en  Anantapur  hace  ya  40  años,  una revolución que ha servido para que miles de mujeres  indias alcen su voz y se rebelen contra su destino. 

  ¿Qué  es  La  Fundación  Vi‐ cente Ferrer?  Es  una  ONG  de  desarrollo  comprometida  con  la  mejora  de  las  condiciones  de  vida  de  las  comunidades  más  desfavorecidas  de  la  zona  india  de  Andhra  Pradesh.  La  práctica  totalidad  de  los  recursos  de  la  Fundación  Vicente  Ferrer  proceden  de  fondos  privados,  lo  cual  confirma  su  vocación  de  organización  independiente,  un  aspecto  altamente  valorado  en  el  mundo  de  la  Cooperación Internacional. La distribución de sus  recursos  marca  una  línea  de  gestión  comprometida  con  la  India:  el  90,60  %  de  los  ingresos  se  destinan  al  desarrollo  del  programa  en Anantapur, mientras que sólo una pequeña   parte se dedica a campañas de sensibilización y a  gastos propios de administración.  La  transparencia  es  la  principal  regla  de  trabajo  de la FVF  Una  Fundación  que  nació  para  ayudar  a  los  pobres, a las mujeres más desfavorecidas de una  sociedad  que  las  ignoraba  totalmente  hasta  reducirlas a la nada como si fueran invisibles.   Nada, nadie.  La  revista  Románticas,  un  número  más  quiere  aportar  su  pequeñito  grano  de  arena,  y  se  erige  en  voz  de  las  sin  voz,  uniendo  su  mano  a  las  de  miles de personas, uniendo sus manos con las de  las  mujeres  de  la  India,  para  entre  todos  acortar  esa distancia que separa la sonrisa de la tristeza,  la soledad de la plenitud, la nada del todo. 

RománTica'S 90

La mujer en la India es el pilar fundamental de la  economía  familiar  y  la  transmisora  de  valores  y  tradiciones.  Sin  embargo,  su  papel  no  es  reconocido  en  un  país  donde  nacer  niña  todavía  se  considera  muchas  veces  una  carga.  Esta  situación  se  agrava  en  las  comunidades  más  pobres,  en  las  que  las  mujeres  sufren  una  doble  discriminación  por  su  condición  de  género  y  por  su pertenencia a una casta baja y excluida.  La  discriminación  de  género  somete  a  miles  de  mujeres de todo el mundo, y particularmente de  la  India,  reduciéndolas  a  una  situación  de  inferioridad  y  constituye  uno  de  los  principales  problemas  de  la  sociedad  india.  Por  ello,  es  necesario  reforzar  y  apoyar  la  participación  de  todas y cada una de esas mujeres en su entorno  social y económico con proyectos específicos que  les  permita  recobrar  una  voz  largamente  arrebatada.  ¿Y  cómo  podemos  ayudar  nosotras?,  ¿qué  proyectos están en marcha para poder colaborar  nosotras y con los que sentirnos identificadas?  La FVF desarrolla sus acciones a través de:  FORMACIÓN DE SHANGAMS  La Fundación fomenta en las zonas que abarca su  programa  en  Andhra  Pradesh  la  creación  de  shangams o asociaciones de mujeres como parte  del Programa para el Desarrollo de la Mujer.   Estos  grupos,  de  entre  15  y  20  mujeres,  tienen  como finalidad el apoyo mutuo, así como ofrecer  los  recursos  económicos  iniciales  y  el  asesoramiento  necesario  para  conseguir  independencia económica.   A  partir  de  un  capital  inicial,  los  shangams  desarrollan  su  propio  sistema  de  crédito.  Ello  facilita  al  grupo  la  posibilidad  de  beneficiarse  de  las ventajas derivadas del ahorro común.  A  través  de  estas  asociaciones,  las  mujeres  adquieren  conciencia  de  sus  derechos  y  reconocimiento por parte de sus maridos y de la  sociedad.  FONDO PARA EL DESARROLLO DE LA MUJER  La  Fundación  pone  en  marcha  el  Fondo  para  el  Desarrollo  de  la  Mujer  una  vez  que  las  mujeres 

que  forman  parte  del  shangam  han  demostrado  la capacidad de gestionar sus propios ahorros. El  fondo  consiste  en  un  préstamo  que  puede  ir  de  las 30.000 a las 100.000 rupias.  El  objetivo  es  conseguir  que  las  mujeres  sean  autosuficientes y puedan generar y gestionar sus  propios ingresos.  PROGRAMA DE MUJER A MUJER  El  programa  De  Mujer  a  Mujer  quiere  potenciar  lazos  de  unión  entre  personas  de  España  y  mujeres de la India.   Con  las  aportaciones  realizadas  por  colaboradores españoles del proyecto De Mujer a  Mujer se permite a un grupo de mujeres ahorrar  durante  cinco años. Pasado ese periodo, pueden  utilizar  el  capital  y  los  intereses  generados  en  aquello que consideren más conveniente.   Este  proyecto  se  dirige  a  las  mujeres  que  han  creado  y  dirigido  su  propio  shangam  y  que  han  gestionado con éxito el Fondo para el Desarrollo  de la Mujer.  FORMACIÓN EN UN OFICIO PRÁCTICO  La  Fundación  ha  puesto  en  marcha  talleres  de  costura,  estampación  de  telas,  elaboración  de  incienso y encuadernación de libros para que las  mujeres  se  formen  en  estos  oficios.  Así,  inician  una  actividad  productiva  que  mejorará  sus  ingresos mensuales.  PROGRAMA  DE  ORIENTACIÓN  Y  ASESO‐ RAMIENTO  En  2004  se  inició,  en  la  región  de  Kadiri,  un  programa  de  orientación  para  concienciar  a  las  mujeres de sus derechos y para brindarles apoyo  psicológico  ante  situaciones  domésticas  que  a  veces implican graves abusos o maltratos.  En esa misma región, la Fundación tiene también  en  funcionamiento  un  centro  de  asesoramiento  para  mujeres  desde  el  que  se  combate  la  prostitución.  El  centro  combina  la  detección  temprana de mujeres en riesgo de emigración (se  desplazan a las grandes ciudades en búsqueda de  nuevas  oportunidades  económicas  y  acaban  cayendo  en  las  redes  de  la  prostitución),  la  recuperación  de  las  que  emigraron,  la 

91 RománTica'S

sensibilización,  el  asesoramiento  profesional,  la  atención  médica  y  la  formación  en  una  ocupación.  Todo  ello  está  permitiendo  que  las  mujeres  atendidas  recuperen  una  vida  normalizada.   Asegurar el acceso de las mujeres a la formación  profesional  y  vocacional;  Crear  empleo  y  Frenar  el  maltrato  y  el  acoso  sexual,  son  los  objetivos  prioritarios  de  la  Fundación  y  de  todo  aquel  o  aquella que quiera colaborar desinteresadamente  para ayudar a devolver a la mujer india al lugar de  respeto y dignidad que le es propio.  Si quieres conocer más sobre la altruista labor de  Vicente Ferrer y su fundación, consulta su web en  el enlace siguiente: 
http://www.fundacionvicenteferrer.org/esp/home.php 

Y si quieres sumar tu voto al de muchos otros que  ya  han  conocido  de  primera  mano  el  arduo  trabajo  que  se  viene  realizando  desde  años  para  mejorar  las  condiciones  de  vida  de  los  grupos  más desfavorecidos de la India, hazlo en:   www.nobeldelapaz.org.  Tu voto, amiga,  acortará un paso el camino hacia  el  reconocimiento  global  que  supondría  la  concesión  del  premio  Nobel.  Un  reconocimiento  a  toda  la  obra  de  una  persona  ejemplar  y  solidaria  como  fue  Vicente  Ferrer,  el  hombre  capaz  de  hacer  milagros  mediante  su  revolución  silenciosa.   Tu ayuda, la de cada una de nosotras, nos hace a  tod@s más humanos.  
Artículo: Manuela Naya Suelves

 

RománTica'S 92

Ocio y Placer
Escapadas románticas 
El hotel Barceló Monasterio de Boltaña es una de las joyas de Barceló Premium  Hoteles, un antiguo Monasterio del Carmen del s. XVII reformado y convertido  en hotel para ser vivido de una forma excepcional: pasado y presente, historia  y confort más allá del lujo.  Situado en la localidad aragonesa de Boltaña, en la Comarca del Sobrarbe en  pleno Pirineo Aragonés (Huesca), cuenta a sus pies con el curso del único río  salvaje que queda en el Pirineo, el río Ara uno de los más hermosos de estas  montañas.  El hotel disfruta de un enclave privilegiado al lado del Parque Nacional  de  Ordesa  y  Monte  Perdido  y  muy  cerca  del  Parque  Natural  de  los  Cañones y Sierra de Guara 

Otro de los atractivos, es la preciosa comarca del Somontano, un lugar  donde perderse entre sus ricos viñedos, origen de la denominación del  origen del vino del Somontano     

 

93 RománTica'S

Rodeado de una fabulosa naturaleza pirenaica, en la que  podrás  realizar  una  inmensa  diversidad  de  actividades,  tanto  culturales  como  deportivas,  podrás  asimismo  disfrutar  de  un  merecido  descanso,  para  degustar  la  excelente gastronomía de la zona.    El hotel dispone de 140 habitaciones y 40 villas con vistas  a  los  Pirineos,  desde  las  que  podrás  disfrutar  del  sonido  de las aguas del río Ara a su paso por Boltaña. Todas ellas  cumplen  con  las  expectativas  del  viajero,  familia  y  el  empresario más exigente con un cuidadoso diseño.     Descubre  sus  mejores  servicios  dignos  de  un  hotel  de  lujo:  Iglesia  propia  junto  al  Monasterio,  Spa  &  Wellness,  piscina  de  verano  con  zona  ajardinada,  solarium  y  complementos, con una  magníficas  vistas  al  valle, fitness center, bar  cafetería,  room  service  y  parque  infantil,  todo  ello  aderezado  con  el  marco incomparable del  Monasterio del Carmen.    Y  no  olvidemos  su  servicio  estrella:  el  restaurante  Marboré  dirigido  por  Alfonso  Giménez  donde  se  mezcla  magistralmente  cocina  de  diseño  e  investigación  con  nuestra  cocina  más  tradicional  y  local.  Disfruta  de  espacios  únicos  por  su  especial  arquitectura, su avanzado equipamiento y su amplia  propuesta de servicios. Espectaculares vistas al Valle  del  Alto  Ara  y  Sobrarbe  perfectos  para  encuentros  familiares,  escapadas  de  amigos,  convenciones,  negocios o celebraciones especiales.     

RománTica'S 94

      

              Hotel Spa Monasterio de Boltaña es el lugar perfecto en  el  cual  vivir  un  romántico,  original  y  especial  fin  de  semana  junto  a  tu  pareja.  Un  lugar  donde  todo  predispuesto  para  que  vivas  los  días  más  románticos:  el  entorno,  la  naturaleza,  un  cielo  estrellado  sobre  vosotros…,  pequeños  detalles  que  hacen  que  los  sentimientos fluyan como si fueran magia.  http://www.monasteriodeboltana.es/   
Texto: Manuela Naya 

Lujo, belleza, deportes de aventura, interesantes rutas culturales y relax y bienestar entre un  millón de posibilidades a tu alcance y que te ofrece este hermoso rincón del pirineo aragonés. 

95 RománTica'S

Ocio y Placer
Escapadas románticas 
  Cuenta la leyenda, que un príncipe del Reino de Valencia, se casó con una  princesa de los países del norte. Mujer bellísima y encantadora. Cuando el  príncipe se dio cuenta de que su princesa no era feliz, le preguntó cuál era  el motivo para que sus ojos estuviesen siempre empañados de melancolía.  La  princesa,  un  poco  avergonzada,  le  confesó  que  añoraba  sus  nieves  del  norte. Sus paisajes pintados de blanco. Y el príncipe del reino de Valencia,  miraba a su esposa que se consumía de añoranza día a día, pero no se dejó  abatir  por  sus  palabras.  Llamó  a  sus  caballeros,  de  todos  los  confines  del  Reino  y  les  dio  una  orden  que  cumplieron  sin  demora.  Que  trajeran  almendros  para  plantarlos  alrededor  del  Palacio  y  tierras  aledañas.  Los  caballeros,  aldeanos,  deseosos  de  volver  a  contemplar  la  sonrisa  de  su  princesa del norte, hicieron presto lo que el príncipe les había ordenado. Y  cuando llegó el mes de febrero al Reino de Valencia, el hombre y príncipe  enamorado de su esposa, la llamó a primera hora de la mañana…..“rápido  amor  mío,  abre  la  ventana”,  Valencia  desea  darte  la  bienvenida.  La  princesa,  con  los  ojos  soñolientos  y  tristes,  abrió  las  grandes  hojas  de  cristal, y cuando sus pupilas se clavaron en el horizonte, contempló el amor  que  su  esposo  le  tenía.  El  príncipe  del  Reino  de  Valencia,  había  traído  la  nieve para su esposa.  
 

¡Bienvenidos al Reino de Valencia!
           

RománTica'S 96

Casa  rural  en  Alicante,  Cases  Noves,  ofrece  los  servicios  de  un  hotel  rural  en  Alicante con encanto.             Durante  la  restauración  de  esta  casa  rural  de  1932,  se  la  intentó  dotar  de  las  comodidades  mínimas  necesarias  para  que  el  cliente  se  sintiera  como  en  casa,  pero  respetando  al  máximo  el  encanto  de  principios  del  siglo  pasado.           El  Valle  de  Guadalest,  situado  dentro  de  la  Costa  Blanca  a  30  minutos  de  las  playas  de  Altea  y  Benidorm  nos  ofrece  el  entorno  natural  apropiado  para  hacer  que  nuestra  visita  a  su  casa  rural    sea  inolvidable.               

97 RománTica'S

Todas  las  habitaciones  de  esta  casa  rural  en  Alicante,  hotel  rural  en  Alicante  disponen  de  los  siguientes  servicios: baño completo con ducha de hidromasaje y secador de pelo, televisiones planas de 21" (8 canales  internacionales).DVD.  Caja  fuerte.  Conexión  a  Internet  gratuita  (Wifi  y  Cable).  Aire  acondicionado.   Calefacción. Completo set de artículos de baño.  

Y  en  el  exte‐ rior,  agrada‐ bles  vistas  y  una  hermo‐ sa piscina. 

El  Castell  de  Guadalest,  es  una  población  pequeña pero fundamentalmente turística y muy  conocida  por  el  pintoresco  castillo  que  domina  todo el valle de Guadalest.   Como  nota  curiosa  añadiré  que  posee  curiosos  museos  como  el  de  Instrumentos  de  tortura,  de 

Micromiaturas.  Microgigante  o  uno  dedicado  a  las Casas de Muñecas.  Todo  un  lujo  para  la  vista,  el  descanso  y  la  tranquilidad 
info@destinoguadalest.com Artículo: Aravalle Palacios 

 

RománTica'S 98

Menú: María Arconada 

 

Primavera en tu Mesa
99 RománTica'S

Llega la primavera y con ella decimos adiós a un largo y duro invierno. Es el momento en  que campos, parques y jardines comienzan a vestirse de colores y también es el momento  de  que  lo  haga  nuestra  mesa.  Demos  la  bienvenida  a  la  primavera  con  un  festival  de  colorido y sabor que disfrutar en pareja.      Para recibir la primavera os propongo un menú de inspiración oriental con mucho color y  algunos  ingredientes  propios  de  la  temporada.  Ahora  queda  de  tu  cuenta  preparar  todo  para que también el ambiente sea un canto a la primavera: unas flores vistosas (pero que  no sean muy altas ni excesivamente olorosas, para que no interfieran con los platos), una  música apropiada y luz, mucha luz, que se note que cambiamos de estación.     El menú que os traigo lo conforman un salteado lleno de color y matices, unos apetitosos  bocados  de  ave  rellenos  de  uno  de  los  alimentos  más  esperados  de  la  temporada  y  un  postre ligero y refrescante. Tres platos sencillos y que espero sean de vuestro agrado. Un  menú  pensado  para  dos  comensales,  sencillo  de  preparar  y  que  nos  sirva  para  desprendernos  del  letargo  invernal  y  para  disfrutar  de  la  primavera  en  muy  buena  compañía.   

Salteado oriental
Ingredientes    250gm champiñones  1 pimiento rojo  ½  pimiento verde  ½  cebolla  ½  manojo de ajetes tiernos  2Cd aceite de oliva virgen extra  2Cd salsa de soja indonesa  ½  copa de vino blanco seco  1 guindilla de cayena  sal   

Preparación 
  Limpiar los champiñones y cortarlos en cuartos. Reservar.     Lavar y secar los pimientos y cortarlos en dados no muy pequeños. Reservar.     Pelar la cebolla y cortarla en dados. Reservar.     Limpiar los ajetes y trocearlos en tres. Reservar.    Poner al fuego el wok con una cucharada de aceite y la guindilla de cayena picadita y saltear los  champiñones a fuego bien vivo durante 4‐5 minutos, removiendo sin parar y sacar a una fuente  de servicio.     Poner otra cucharada de aceite en el wok y saltear la cebolla y los pimientos durante 4 minutos:  añadir  los  ajetes  y  rehogar  1‐2  minutos  más.  Incorporar  de  nuevo  los  champiñones,  añadir  la  salsa de soja y el vino. Sazonar al gusto y dejar a fuego vivo hasta que se evapore el vino.     Servir al momento.      

RománTica'S 100

Bocados de ave rellenos con 2 salsas
  Ingredientes    1 pechuga de pollo grande (unos 300gm)  25gm jamón en una loncha fina  2 espárragos verdes limpios  35gm semillas de sésamo  salsa de soja  1Cd miel  1 copita de vino dulce  2Cd vinagre de frambuesas  sal   

Preparación 
  Abrir  la  pechuga  en  un  solo  filete.  Poner  sobre  ella  la  loncha  de  jamón  y  en  el  centro  los  dos  espárragos.  Enrollar  sobre  si  mismo  y  sujetar  con  3‐4palillos  o  mondadientes  para  que  no  se  deshaga. Sazonar muy ligeramente (ya el resto de ingredientes aportan sazón).     Pasar la pechuga por las semillas de sésamo para que se adhieran a ella y colocar todo sobre una  bandeja de horno forrada con papel de horno.     Introducir la bandeja en el horno ya caliente a 200ºC y cocinar por espacio de unos 20 minutos.    Mientras, poner en un cacito al fuego la miel, el vino dulce y el vinagre y cocinar suavemente (sin  que llegue a hervir) para que se mezclen los sabores.    Sacar la pechuga del horno, cortar en lonchas no muy finas y servir (frío o caliente) acompañado  por la soja y la salsa agridulce en servicio aparte. 

101 RománTica'S

Cop M AMOR pa MIO A RE
 
Ingredien ntes    1 sobre (1 10gm) de ge elatina neutra  4C Cd  colmada as de mezcla a para infus sión de  frut tas fresa‐fra ambuesa  4 com mprimidos d de sacarina  2ct bayas de 2 e goji           

Preparació ón 
  Calentar ½ ½ litro de ag gua mineral l y cuando r rompa a he ervir retirar  del fuego,  añadir el preparado,  tapar y dej jar in fusion nar durante 10 minutos s.     Colar la inf fusión a un n cazo, retir rar una tacita en la que habrá qu ue diluir la g gelatina y la a sacarina  machacada en  polvo y  poner  el  resto  a fuego.  Cuando  vay a  romp a  hervir,  retirar  a  o  al  C ya  per  nuevamen el  cazo  del  fuego,  añadirle  el  contenido de  la  tacita  y  mezcl bien.  Re nte  o  lar  eposar  10  minutos.     Verter  la  mezcla  en  dos  copas  de  cóctel  y  dejar  en nfriar  prime a  temp ero  peratura  am mbiente  y  era:  r  ntre  ambas  copas  y  de en  la  ejar  después  20  minutos  en  la  neve repartir las  bayas  de  goji  en nevera 1 y ½ hora más.  

RománTica'S 102

 
 

 

                De  la  mano  de  la  recién  nacida  colección  Romanticae,    de  la  editorial Esfera de los Libros, nos llega la última creación de una de  las autoras españolas revelación del año 2009: Megan Maxwell.   Cambiando de tercio, la autora nos traslada a la Escocia medieval,  la hermosa tierra y la época que tanto le apasiona, para regalarnos  una  preciosa  historia  romántica,  en  la  que  no  faltaran  los  highlanders (esos hombres que pueblan los sueños de Megan y los  nuestros), las heroínas, los caballeros, las aventuras y por supuesto  el amor, entremezclado con esa clase de humor y ternura,  marca  de  la  casa  Maxwell,  que  a  buen  seguro  hará  las  delicias  de  todas  aquellas lectoras que como yo, nos hicimos adictas su obra.  Megan  Maxwell,  además  de  una  gran  mujer,    es  una  gran  autora  que  tiene  ese  don  especial  de  crear  magia  y  transmitirla  en  cada  una  de  sus  escenas,  con  cada  una  de  sus  palabras  y  de  sus  inolvidables personajes.   Desde  que  descubrimos  el  arte  de  esta  mujer  en  Te  Lo  Dije,  llevábamos  pidiendo  una  nueva  novela,  como  quien  pide  una  novela  al  genio  de  la  lámpara  y  espera  que  su  deseo  se  cumpla,  anhelantes.  ¿Quién  no  ha  querido  oír  alguna  vez  las  palabras  mágicas:  Deseo  Concedido?  Pues aquí lo tenemos.   …Nuestro deseo concedido. 
Artículo: Manuela Naya Suelves

RománTica’S presenta…
     

 

Deseo concedido

      Si  algo  tenía  claro  Lady  Megan  Philiphs,  era  que  ningún  hombre  doblegaría  su  carácter  y  su  voluntad.  Acostumbrada  a  cuidar  y  velar  por  la  seguridad  de  sus  hermanos,  Megan  era  una  joven  intrépida, de bello rostro moreno, a  la  que  le  divertían  los  retos  y  no  le  asustaba el sonido del acero.  Si  algo  tenía  claro  el  guerrero  Duncan McRae, era que su vida era  la  guerra.  Acostumbrado  a  liderar  ejércitos, y a que la gente agachara  atemorizada la cabeza a su paso, al  llegar  al  castillo  de  Dunstaffnage  para  asistir  a  la  boda  de  su  amigo  Axel McDougall, se encontró con un  tipo  de  enemigo  con  el  que  no  se  esperaba  encontrar.  La  joven  e  inquietante Megan.  La  palabra  de  un  highlander  en  Escocia  es  su  ley.  Y  una  promesa  que  Duncan  hizo  al  abuelo  de  la  muchacha,  desencadenó  que  el  destino  de  ambos  se uniera en  una  aventurera  boda  de  un  año  y  un  día.    ¿Conseguirían  Megan  y  Duncan  sobrevivir  aquel  tiempo  sin  ahogarse?  O  por  el  contrario  ¿la  pasión les terminaría consumiendo? 

103 RománTica'S

I N D I S P E N S A B L E S
RománTica'S 104

Marzo —
 
Nuevos horizontes (Heather Graham)

Brillante broche final a una de las mejores series románticas sobre la Guerra Civil norteamericana. Heather Graham de nuevo vuelve a demostrar con sus hermanos Cameron, porque es considerada unanimemente una de las reinas del romance histórico. Manuela Naya

Déjate llevar (Candice Hern)

Déjate llevar es una deliciosa invitación a la lujuria y el romance; a experimentar una pasión oculta más allá de la razón y constituye un estupendo final a las aventuras de las Viudas Alegres. Laura Moreno 

Tú escribes el final (Raquel Rodrein)
Raquel Rodrein nos emociona en "Tú escribes el final". Un viaje por la vida de Liam Wallace donde el amor será lo único capaz de curar sus heridas abiertas. Ciudades maravillosas envuelven a los protagonistas para contarnos sus historias y estremecer nuestros corazones. Isabel Oballe
La rendición del Highlander (Arlette Geneve)

Emotiva, divertida y sobre todo cargada de giros e ironías como solo María sabe hacer. Arlette le da un toque a sus novelas que no le he encontrado hasta el momento a nadie. Loli Díaz

La mosquetera (Donna Russo Morin)

Intriga, aventura, espionaje y romance, en esta novela encontraremos un sinfín de escenas que Donna Russo Morin ha sabido hilar bien contar esta magnífica historia ambientada en la Francia del siglo XVII. Ana Mª Benítez

ABRIL
El bosque de Hollow (Nora Roberts)


Nuevamente Nora Roberts vuelve a atrapar a sus seguidores desde la primera página. Es un lujo leer cualquiera de sus libros. No te defraudan. Loli Díaz

Guía de Jessica para ligar con vampiros – Beth Fantaskey

"Una delicia al paladar, bañada en chocolate norteño, y conservada a muy bajas temperaturas durante años: así es Lucius Vladescu. En esta historia, a través de Jessica, una adolescente que desconoce su pasado, nos encontraremos los mejores ingredientes no para hacer el postre, sino para derretirnos con él." Juvenil Romántica
Hermosas Criaturas (Kami García & Margaret Stohl)

"Cuando Ethan vio a la chica nueva conduciendo el coche fúnebre, supo lo que la tía más buena del insti pensaría. ¡Patada, patada, patada...! = chica socialmente muerta. Sin embargo, ¿sería capaz de ignorarla igual que los demás...? Contada desde el punto de vista del chico, es una historia recomendada, llena de pasión, misterio y que próximamente será llevada al cine." Juvenil Romántica

El misterio del norte (Ariadna McCallen)

B I M E S T R E 2 0 1 0
105 RománTica'S

«Una preciosa obra con aroma a las Highlands, antiguos legados y compromisos ancestrales que te atrapan en una lectura amena. Una historia que te envuelve con la misma pasión que demuestran sus protagonistas a cada instante.» Pilar Sánchez

   

Sin remisión (Rosana Briel)

Un encuentro fortuito en territorio Barcelonés y una relación que comienza colmada de dudas. Una bella historia de amor rodeada por el misterio, el mismo que te atrapa durante toda la novela. Pilar Sánchez

El Pulpito Artículo de opinión
451ºF

451 podría ser un número aleatorio, tomado a un  azar cualquiera, pero mi intención, subida a este  púlpito,  no  tiene  nada  de  aleatoria,  si  no  que  tiene un sentido claramente, y nunca mejor dicho  ni  en  mejor  contexto  que  teleológico:  451  es  exactamente el numero de grados medidos en la  escala  Fahrenheit,  que  necesita  el  papel  de  los  libros para comenzar a arder.    451º  Fahrenheit  o  si  lo  prefieren  en  la  escala  Celsius,  que  es  la  que  nos  rige  a  nosotros,  233º  centígrados,  esa  es  la  temperatura  a  la  que  cualquier  preciado  libro  arde,  o  al  menos  así  lo  postuló el gran autor Ray Bradbury, en su excelsa  novela Fahrenheit 451.    No  sé  si  ustedes  se  la  han  leído,  pero  es  una  novela que tiene sus aquellos y sus aqueres y que  hoy  me  viene  al  pelo  para  ilustrar  grafica  y  contextualmente mi pulpito de hoy.    Parte  esta  novela  de  una  sociedad  distópica,  donde el gobierno, a modo del Gran Hermano de 

ese  otro  gran  visionario  que  fue  George  Orwell,  ha  prohibido  leer  libros,  porque  según  dicho  gobierno  paternalista,  leer  genera  angustia  en  el  lector, se siente diferente al resto e infeliz. Ya que  leer  causa  infelicidad  en  el  individuo,  se  le  prohíbe leer, dándole una palmadita en la cabeza,  para que así se crea que encima te lo prohíbe por  tu bien. Por ello, por el bien de los ciudadanos se  queman  en  una  pira  todos  los  libros  que  aparezcan,  para  así  velar  por  el  bienestar  espiritual del ciudadano.    Pero  ese  gobierno,  en  realidad  no  mira  por  la  felicidad de sus civitati, es decir el estado anímico  de  sus  ciudadanos  se  la  repela,  genitalmente  hablando.  Prohíbe  leer,  no  para  que  sus  ciudadanos sean menos infelices, si no porque la  lectura,  de  cualquier  libro  escrito  por  cualquier  ideólogo,  de  cualquier  filósofo,  de  cualquier  autor,  puede  hacer  que  el  individuo  PIENSE  POR  SI MISMO, OPINE y, posteriormente, cuestione la  ética,  lo  que  está  bien  y  lo  que  está  mal  de  la  casta política, del gobierno, de su gobierno.  

RománTica'S 106

Cogito  Ergo  Sum,  es  decir,  si  pienso  por  mí  mismo, existo, tengo opinión, no soy un borrego,  puedo  opinar  y  de  hecho  opino  y  a  este  que  me  está  mangoneando  le  van  a  dar  por  saco,  que  diría el amigó Descartes.    Si  a  un  individuo,  se  le  suman  otros  individuos  que piensan como él, y todos juntos piensan que  el gobierno X, se pasa la ley por el forro del poder  legislativo,  del  judicial  y  especialmente  del  ejecutivo,  todos  esos  individuos,  juntos,  unidos,  pensando  como  uno  solo,  pero  con  la  fuerza  de  muchos,    actuarán  para  derrocar  el  orden  establecido,  un  orden  con  el  que  no  están  de  acuerdo.    ¿Hasta aquí me siguen?    Bien,  pues  en  esa  sociedad  imaginada  por  Bradbury,  aún  había  más,  ya  que  no  todos  los  sujetos que en ella habitaban, eran meros títeres,  en manos del gobierno manipulador, si no que al  margen  de  ella  existía  un  grupo  de  disidentes  que,  escondidos  en  el  bosque,  formaban  una  sociedad  paralela,  en  la  que  sus  miembros,  cada  uno  de  ellos,  memorizaba  un  libro,  para  poder  transmitirlo  antes  de  que  desapareciera  de  la  memoria  de  los  hombres,  para  poder  pensar,  para  poder  opinar,  para  poder  recapacitar  sobre  lo  que  está  bien  o  lo  que  no  está  tan  bien,  para  poder elegir, para tener conciencia de sí mismos.    Osea, que de lo que se trataba, era de no permitir  ni dar pautas para que los hombres pensaran más  allá  de  lo  establecido,  por  ello  estaba  prohibido  leer, porque leer genera opiniones y conciencias.    El  hilo  de  Ray  Bradbury  y  de  su  Fahrenheit  451,  me ha venido a mi cabeza de librepensadora, tras  leer  las  finalidades  perseguidas  por  una  asociación  de  escritoras  de  reciente  creación,  y  en  concreto  una  en  la  que  manifiesta  dicha  asociación  de  autoras  que  luchará  contra  la  difamación  o  acciones  contrarias  o  injustificadas  contra la carrera profesional de sus miembros.    Yo no sé ustedes, vosotras amigas, pero yo huelo  el  tufo  a  amenaza  velada  a  la  legua  de  dicha  frase. Porque la frase‐finalidad, se las trae, no me  lo negareis.   

Contra  lo  que  se  refiere  a  difamación,  solo  tenemos que callar, porque lo de difamar es cosa  seria y fea, y contra esa finalidad no hay nada que  objetar,  puesto  que  es  licito,  ya  que  a  nadie  le  gusta  que  le  difamen,  aunque  algunas  lo  utilicen  única  y  exclusivamente  como  modus  operandi  perpetuo.  Pero  oye,  allá  ellas  y  sus  modus  operandi  difamatorios,  hasta  que  a  alguien  se  le  hinchen las gónadas, claro está, y la respuesta las  calle para siempre a ellas y a sus difamaciones y  puñaladas traperas.    Hasta aquí todo claro, cristalino.    Pero  harina  de  otro  costal,  y  de  color  turbio  es  eso  de  luchar  contra  acciones  contrarias  o  injustificadas contra su carrera profesional, y por  ende hay que entender que se incluyen sus obras,  sus novelas, en esa susodicha carrera.    Y aquí sí que hay que hacer un alto en el camino,  leer lo arriba explicado y retomar a Bradbury y su  Fahrenheit 451, ¿no?    Es decir que sí, que hay que comprar sus novelas,  hay que pagar a tocateja el montón de euros del  ala,  para  pagarles  a  ellas  sus  derechos  como  creadoras, los derechos de los que las editan, los  que  distribuyen  las  novelas,  y  los  derechos  del  fisco,  que  también  tiene  derechos,  pero  lo  que  queda claro es, que tras leerla sólo puedes decir  que la novela es buena… buenísima. Aunque sea  un pestiño, aunque sea un truño de dimensiones  homéricas,  porque  de  lo  que  deducimos  de  su  finalidad,  arriba  mencionada,  te  mandan  a  un  cartel  guerrillero  nocturno  a  taparte  la  boquita  con  precinto  de  embalar  como  oses  decir  «mira  que la novela es mala».    Osea, tienes la obligación de pagar, y la potestad  de leer, pero o bien hablas bien, o sino cállate, y  hazlo  para  siempre,  porque  como  oses  decir  ni  pío,  ni  que  está  novela  no  está  muy  para  allá,  igual  te  mandan,  un  camión  de  bomberos  pero  no para alegrarte el día, si no para pegarte fuego  rociándote    previamente  con  queroseno,  como  quemaban  los  libros  en  Fahrenheit  451,  o  bien  fusilarte como si fuera un estado de excepción de  una república bananera.  Puedes  leer,  pero  no  opinar,  ¡líbrenos  Dios,  de  tener opinión propia!   

107 RománTica'S

Bueno, pero como yo y los estados de excepción  no  nos  llevamos  muy  bien,  acudo  al  trote  mochilero,  a  coger  mi  ejemplar  de  carta  magna  en  vigor,  mi  querida  y  vapuleada  Constitución  española  de  1978,  a  empaparme  de  su  espíritu  democrático  y  liberal,  y  en  concreto  a  zambullirme  en  el  texto  de  su  precioso  artículo  20, del capítulo II del título I, donde, ¡Hosanna en  las alturas!, se reconoce y se protege mi derecho,  nuestro  derecho  como  civitatis  españolas,  a  expresar  y  difundir  libremente  mis,  nuestros,  pensamientos,  ideas,  opiniones,  mediante  la  palabra,  el  escrito,  o  cualquier  otro  medio  de  reproducción,  eso  si,  y  esto  lo  añado  yo,  respetando al prójimo o el bien ajeno.    Miro  y  remiro,  pero  no  veo  ningún  anexo  ni  disposición  adicional,  donde  se  nos  excluya  expresamente  de  este  artículo  20  a  las  lectoras  de  novela  romántica,  pero  por  más  que  miro  y  remiro, y por más que intento ver si está escrito  en  algún  código  cifrado  el  veto  a  opinar  a  las  lectoras románticas, no veo nada de nada. Como  tampoco  veo  ninguna  coletilla  al  artículo  donde  establezca  que  tengo  derecho  a  opinar,  pero  SOLO  A  FAVOR,  entonces,  por  todo  ello,    como  tengo  una  mente  que  funciona  en  clave  de  silogismos me planteo:    La  carta  magna  permite  opinar  a  los  españoles,  sin  matizar  en  lado  alguno  ni  expresa,  ni  sutil,  ni  criptográficamente  que  hay  que  hacerlo  solo  a  favor  y  que  como  sea  en contra lucharán contra mí (Bien por la carta  magna)    Yo soy española (eso es circunstancial de lugar  porque entre estas fronteras me parieron).    Ergo, yo puedo opinar y pensar, ya sea a favor  si  pienso  que  es  así,  pero  también  opinando  que  algo  no  me  gusta  porque  lo  leído  no  posee  mucha  calidad  según  mi  modesta  opinión, que al fin y al cabo es mía y sólo mía,   y encima difundir mis opiniones allá donde yo  considere conveniente, ya sea en un papel, en  la radio, en un foro, subida en este pulpito, o  ante la madre que me parió.    Y  es  que  eso  es  lo  que  tiene  vivir  en  esta  sociedad,  que  aunque  imperfecta,  es  la  que  hay,  pero  en  la  que  al  menos  se  me  permite  opinar, 

puesto que me reconoce ese derecho inalienable  del ser humano: que yo soy yo mismamente.    Yo pago, luego opino, respetando, y si opino mal,  pero siempre respetando, será porque a lo mejor  la calidad de lo escrito, es que no es tal calidad.    Y  aunque  esto  duela  leerlo,  lo  cierto  es  que  hay  autoras, con varios títulos en su haber, de dentro  y  allende  las  fronteras,  que  tienen  aún  que  demostrar  a  aquellas  que  tienen  opinión  propia,  que calidad en la pluma, haberla, haila.    Para opinar solo bondades, para escuchar solo la  excelente  calidad  de  tal  o  tal  novela,  la  novela  tiene  que  tener  eso,  calidad,  algo  que  solo  se  consigue con arte, con genio, con estilo personal,  escribiendo literatura de primer orden. Así, si las  lectoras atisbamos algo de ello en una novela, de  nuestra boca solo saldrán alabanzas.    Como  lectoras  deseamos  obras  que  merezcan  cada  céntimo  invertido  en  ellas,  porque  si  hay  calidad, todo el dinero gastado es poco, pero si lo  que hayamos entre las líneas leídas es mediocre,  lo gastado es demasiado y como tal opinaremos.    ¿Quieren que opinemos positivamente?    La  respuesta  ya  la  dijo  ese  gran  filósofo  que  es  Hannibal Lecter: «Quid pro quo, Clarice».     La  respuesta  es  RECIPROCIDAD,  o  lo  que  es  lo  mismo, yo te doy lo que tú quieres oír, a cambio  de  lo  que  yo  quiero  que  me  des.  Una  palabra  loatoria a cambio de una obra decente.    Que  las  autoras  escriban  y  plasmen  emociones,  su alma misma en papel, aunque este mal escrito,  que lo de menos es la forma, y lo que más es el  contenido  y  el  esfuerzo,  y  yo  gritaré,  gritaremos  todas al Norte, al Sur, el Este y al Oeste, que esa  novela bien vale un mundo, o un momento de tu  vida.    Ahora  bien,  si  leemos  nimiedades,  o  la  misma  futilidad  de  la  nada,  esos  cuatro  vientos  aguardarán ansiosos un aleluya que nunca llegará   salir  de  nuestros  labios,  mientras  nuestro  pulgar  apuntará presto hacia abajo, porque esa es y será  siempre jamás nuestra prerrogativa.   

RománTica'S 108

Hay  que  reconocer  el  valor,  la  gran  valentía  de  todos  los  autores  al  exponer  su  obra  ante  un  respetable que puede elevarla a los altares, como  hundirla  en  la  miseria  eso  sí,  siempre  con  respeto, sin echar sal en la llaga, sin recrearse en  lo ajeno, sin regodearse en lo pésimo.    Por  ello,  solo  queda  decir  que  sí,  que  lo  que  vuestra mercedes digan o finalicen, pero que aquí  uno opina lo que considere, sea bueno o malo, a  favor o en contra, guste o duela en el alma oírlo,  que aunque no se lo crean, también duele el alma 

cuando  dices  que  una  novela  no  te  ha  gustado,  porque cada vez que una lectora coge una novela  para  zambullirse  en  su  historia,  lo  hace  con  la  mayor  de  las  ilusiones  y  con  la  única  esperanza  que  da  todo  un  mundo  de  posibilidades  por  descubrir entre tus manos.    Por ello, solo queda decir:    ….Quid pro quo     ¿Estamos?     
Texto: Manuela Naya Suelves 

         

El equipo de RománTica’S  NO  se hace responsable de las opiniones expuestas por quienes en  la  revista  colaboran.  Las  mismas  son  libres  y  vertidas  por  quienes  en  la  revista  trabajan  de  forma libre y gratuita.    Equipo de RománTica’S

109 RománTica'S

                 
Idea: Manuela Naya 

HUMOR
Yo ya no se qué hacer, el tío me tiene negra con su indiferencia. ¡Pues no va y se me pone a jugar con la pelotita, con lo que yo tengo para él!

   

Y  a  éste,  ¿qué  leches  le  pasará  ahora,  que  me  deja toda espatarrada? 

Pregunta de premio.   Ejercicio  de  percepción  visual:  ¿Hay  dos  personas  o un trípode rascándose?  Idea: Manuela Naya

Idea:  Manuela  Naya 

¡Ostras!, y yo me pregunto: ¿habré echado la  quiniela esta semana? Si no estos me matan, que  esta semana había bote 

RománTica'S 110

 

             

Pasatiempos

Las siete diferencias

Soluciones al número anterior  Adivinanzas:  1. Cartas a Kelly (Suzanne Brockmann)  2. Cautivos del destino (Mary Jo Putney)  3. Pasión en la isla (Karen Robards)     

111 RománTica'S

Horóscopo Literario
    Como  ya  adelantamos  en  números  anteriores,  cada  bimestre  iremos  poniendo  las  características  del  hombre  y  la  mujer  de  los  signos  que  correspondan  al  periodo  de  la  revista.  En  función  de  las  particularidades  que  tenga  cada  uno  las  asociaremos  con  los  protagonistas  de  una  novela  y  aprovecharemos para recomendaros ese libro.    Este bimestre los signos del zodiaco que tocan son Piscis y Aries   

  Piscis    

 

Del 20 de Febrero al 20 de Marzo    Si  te  aconteciera  ver  a  un  Piscis  de  cajero  en  un  banco,  o  de  presidente,  incluso,  te  encontrarías  frente a un ejemplar muy raro. Son muy pocos los  de  este  signo  que  pueden  aguantar  verse  confinados durante largo tiempo en un solo lugar.  Tendrás más suerte si los buscas en una sesión de  espiritismo,  o  visitando  una  galería  de  arte,  aunque  también  es  posible  en  un  convento  o  monasterio, lo mismo que si te vas a un concierto  o  acudes  a  ver  el  espectáculo  de  algún  night– club. También podrías probar en una Sociedad de  Escritores,  darte  una  vueltecita  por  un  teatro,  entre  bambalinas,  cuando  acaba  la  función  o  conseguir  que  te  inviten  a  tomar  el  sol  en  algún  yate.    La  gente  de  Neptuno  tiene  pocas  ambiciones  mundanas.  A  la  mayoría  de  ellos  les  importa  un  comino  el  rango,  el  poder  o  el  liderazgo,  y  tampoco  la  riqueza  les  atrae  demasiado.  Pocas  personas de este signo habrá que lleguen a hacer  dinero,  como  no  lo  obtengan  por  herencia  o  por  matrimonio.  Claro  que  eso  no  quiere  decir  que  tengan  nada  en  contra  de  él;  aceptarán  más  conciencia que la mayor parte de nosotros de sus  cualidades temporales.    Sea  quien  fuere  el  que  dijo  que  no  le  interesaba 

ser  millonario,  sino  vivir  como  si  lo  fuera,  reflejaba con toda exactitud la filosofía de Piscis.  En  el  corazón  típico  de  Neptuno  no  hay  cabida  para  la  codicia;  le  caracteriza  una  falta  de  intensidad,  casi  una  despreocupación  sobre  el  mañana,  acompañada  de  un  conocimiento  intuitivo del ayer y una placida tolerancia de hoy.  Para los peces, sean reales o humanos, nunca  es  fácil luchar contra la corriente. Lo mas común y lo  que  exige  menos  esfuerzo,  es  seguirla  dondequiera  que  les  lleve.  Pero  nadar  contra  la  corriente  es  el  desafío  que  tiene  que  afrontar  Piscis,  y  la  única  manera  que  tiene  de  encontrar  alguna vez paz y felicidad auténticas. Para los que  nacieron  bajo  este  signo  solar,  seguir  el  camino  fácil  es  una  trampa,  un  cebo  apetecible  que  les  seduce,  pero  que  esconde  el  peligroso  anzuelo:  una vida desperdiciada.    El  Pez  te  dejará  impresionado  con  su  naturaleza  ociosa  y  el  encanto  de  sus  modales.  La  mayoría  de  las  restricciones  lo  dejan  indiferente,  si  no  le  privan de su libertad de soñar y de ir buscando su  camino en la vida. Más indiferente se queda aún  ante  los  insultos,  las  recriminaciones  y  las  coléricas  opiniones  de  otra  gente.  Dile  a  Piscis  que  la  sociedad  está  en  decadencia,  que  el  gobierno  se  viene  abajo,  que  la  contaminación 

RománTica'S 112

nos llevará a todos a la tumba y que el mundo no  tiene  remedio,  y  bostezará  o  te  mirará  con  una  sonrisa encantadora o tal vez parezca vagamente  apenado. Son muy pocas las cosas que le mueven  a una acción o a una reacción violenta.    El humor es una de sus armas secretas. Los Piscis  esconden  bajo  una  sonrisa  crispada  las  lágrimas  que  no  vierten.  Son  maestros  de  la  sátira  y  pueden  hacerte  retorcer  bajo  una  observación  brillante  que  te  lanzan  de  manera  tan  despreocupada  que  es  imposible  entender  su  sentido  exacto  o  su  intención.  Sí,  puede  hacerte  sentir  decididamente  incómodo.  El  Pez  puede  desparramar  a  su  alrededor  observaciones  sarcásticas  como  si  fueran  luces  que  parpadean  con tal rapidez que uno no puede seguirlas. Para  las bromas es excelente, muy capaz de mover en  todo  el  mundo  los  hilos  de  la  risa  mientras  él  sigue con su cara doliente v seria. Está capacitado  y  sabrá  desenvolverse  con  igual  gracia  en  la  comedia  de  bofetadas  y  en  la  broma  más  sutil  y  compleja.  A  veces,  su  humor  es  cálido  e  inofensivo,  otras  es  frío  y  despiadado,  pero  encubre siempre alguna otra emoción que el Pez  quiere  ocultar;  rara  vez  es  espontáneo.  Las  carcajadas  del  pez  son  una  máscara,  tras  la  cual  se esconde perfectamente.    Alberga un gran sentimiento de piedad y un gran  deseo  de  ayudar  a  los  débiles  y  enfermos.  Es  posible  que  Piscis  comparta  con  Virgo  la  compasión  por  los  enfermos,  pero  él  da  un  paso  mas  y  procura  entender  el  corazón  de  los  desdichados y de los solitarios, de los fracasados  e inadaptados, por desagradables que sean o por  mas que los rechace la sociedad.    Su  primer  instinto  es  ayudar.  Hay  Piscis  que  son  ásperos  y  bruscos,  pero  eso  no  es  más  que  una  frágil  máscara  que  se  ponen  para  protegerse.  El  Pez se da cuenta muy pronto de cuan vulnerable  es. El mundo aun no está afinado para la longitud  de onda, tan sensible, de Piscis, de manera que a  veces (no solo para evitar el ridículo, sino también  para  evitar  que  cada  vez  le  saquen  el  último  centavo)  finge  indiferencia.  Las  imposiciones  de  los que quieren pasar por encima de él obligan al  Pez  a  ocultar  su  verdadero  espíritu.  Como  la  profundidad  de  las  aguas  de  Neptuno  le  lleva  a   

absorber  todos  los  dolores  y  todas  las  alegrías  como  si  fueran  propios,  no  hay  por  qué  asombrarse  de  que  muchos  de  este  signo  traten  de no prestar atención a las historias tristes. Pero  recuerda que eso es ficción: si te rechaza una vez,  intenta  de  nuevo  y  verás  como  el  verdadero  Pez  sube a la superficie.    La  gloriosa  imaginación  de  Piscis,  la  maravilla  de  su  humor  travieso  y  el  sentido  neptuniano  de  la  belleza pueden crear la más delicada –y también  la más eternamente perdurable– obra de prosa o  poesía.  En  realidad,  sin  sus  esfuerzos  artísticos  y  la  belleza  de  sus  sentimientos  el  mundo  poco  podría  hacer;  dejaría  de  girar.  Encontrarás  con  frecuencia  Peces  que  han  enterrado  sus  propios  sueños para iluminar oscuros rincones de la vida  de  parientes  y  amigos,  o  para  hacer  don  de  lágrimas y risas al público, desde un escenario, al  precio de los propios anhelos y necesidades. Pero  Neptuno  es  un  planeta  engañoso,  capaz  de  dar  nacimiento a naturalezas que se retuercen y giran  en  dos  direcciones  a  la  vez,  deformando  la  verdad;  esta  es  la  influencia  que  a  menudo  hace  que Piscis oculte sus verdaderas emociones.    Esa cualidad tespiana se hace evidente para quien  alguna  vez  haya  intentado  acorralar  al  Pez,  relampagueante  y  fugitivo.  A  Piscis  le  enferma  responder  con  un  sí  o  con  un  no  a  la  pregunta  directa;  es  siempre  «tal  vez».  Una  simple  curiosidad referida a la obra de teatro que acaba  de ver o al libro que ha leído puede obtener una  respuesta evasiva, sin ninguna razón en particular.  Piscis puede  conectar las lágrimas, y un segundo  después el sol, dando vuelta a una llave invisible,  pero  ninguna  de  las  dos  cosas  es  realmente  auténtica.  Con  Piscis  todo  es  ilusión,  y  a  ellos  mismos se les hace difícil establecer la diferencia.  Su  naturaleza  íntima  es  tan  insondable  como  los  grandes  océanos  de  Neptuno.  Altruista,  el  Pez  rebosa de un amor tierno e inagotable por todos  los  seres  vivientes,  un  amor  digno  de  los  santos  cuando  no  se  vuelve  hacia  adentro  en  forma  de  autocompasión y de amor de sí mismo. Esas amas  de casa gregarias, que dan cabida en su corazón a  los problemas de todos los vecinos, ese camarero  que semana tras semana escucha pacientemente  centenares  de  historias  de  infortunio,  son  típicamente de este signo.   

113 RománTica'S

El hombre piscis 
  Si  estás  a  punto  de  perder  el  equilibrio  por  un  neptuniano,  deberías  colocar  esos  versos  en  el  espejo  de  tu  polvera,  donde  puedas  verlos  cada  vez  que  te  empolvas  la  nariz.  Es  posible  que  de  ellos dependa el éxito o fracaso de tu futuro, por  no hablar de tu corazón.    Trata de desenmarañar tu rosado estado anímico  para  asegurarte  de  que  ese  muchacho  Piscis  con  quien estás a punto de salir a nadar a la luz de la  Luna  sabe  cuando  sube  la  marea.  Si  la  toma  en  buen momento, tienes toda la suerte que puede  tener  una  mujer.  ¡Adelante,  hacia  la  fama  y  la  fortuna! Pero si por casualidad tu galán Piscis no  puede  ver  la  marea  porque  tiene  los  ojos  llenos  de polvo de estrellas, y la deja pasar... bueno, será  mejor  que  te  advierta  que  esos  bailes  neptunianos  pueden  desembocar  en  algunos  de  los momentos más angustiosos que te toque vivir.  Un  Piscis  puede  ser  todo  lo  que  tú  quieres  encontrar  en  un  hombre...  o  todo  lo  que  no  quieres encontrar en él.     El hombre Piscis no es débil; simplemente, puede  demorarse  demasiado  en  una  tenue  estrellita  de  plata y perderse el resplandor solar del éxito. No  todos ellos son inactivos soñadores, pero más de  los que puedes dispersar arrojando una piedra, si.  Sin  embargo,  hay  esperanza;  donde  hay  vida,  siempre  hay  esperanza.  Aunque  el  mundo  necesite  desesperadamente  de  su  imaginación  encantadora,  llega  un  momento  en  que  Piscis  tiene  que  pararse  a  pensar  sobre  la  forma  de  ganarse  los  garbanzos.  Una  vez  que  lo  hace,  le  sale bien, porque la intuición neptuniana, unida a  su  mente  despierta,  puede  orientarle  hacia  objetivos  sensatos  que  le  reporten  la  fama  y  el  reconocimiento,  e  incluso  la  riqueza  y  la  inmortalidad.  Y  si  no  es  para  tanto  (ya  que  no  siempre  se  da  en  el  blanco),  por  lo  menos  la  respetabilidad  y  una  cómoda  seguridad.  Esperamos que sea ese el tipo de Pez con el que  tú navegas. En esas circunstancias, prácticamente  ningún  otro  signo  solar  es  capaz  de  frenar  su  potencial.    Romanticismo  es,  precisamente,  lo  que  jamás  le  faltará  a  ningún  Piscis  que  haya  nacido  en  este  mundo. Es casi el aire que respira. Lo que pasa es  que  no  sirve  para  sustituir  las  espinacas  ni  los  zapatitos  del  bebé,  ni  tu  salud  mental.  En  su  sabiduría,  los  planetas  se  ocupan  de  semejantes  complicaciones  de  la  vida  dando  la  mar  de  oportunidades  a  este  tipo  de  Pez  soñador  y  mundano,  hasta  convertirlo  en  su  protegido.  Si  encuentra quien le patrocine, hombre o mujer (el  último  caso  es  más  posible,  pero  puede  ser  cualquiera de los dos), puede llegar a convertirse  en  un  gran  compositor,  un  gran  pintor,  un  gran  escritor...  o  por  lo  menos  un  gran  tipo.  Pero,  ¿cómo  encontrar  quien  le  patrocine,  y  menos  si  es  una  mujer,  teniéndote  a  ti  y  a  todos  los  paquetitos  de  alegría  y  a  los  peces  de  colores  y  todo  lo  demás  que  obstruye  la  artística  simplicidad de su existencia?    Un  hombre  Piscis  no  tiene  prejuicios;  jamás  juzgará  a  un  indio  sin  haber  caminado  unos  cuantos  kilómetros  con  sus  mocasines,  ni  a  un  nudista  sin  haber  probado  a  andar  descalzo.  E  incluso  entonces  será  comprensivo  y  no  exagerará  la  nota  crítica.  Piscis  escasea  en  acusaciones  frías  y  abunda  en  cálida  tolerancia.  Se  esforzará  incluso  por  entender  a  su  suegra,  y  ¿cuántos son los hombres que lo hacen? El varón  de  Neptuno  posee una rara simpatía de  espíritu.  Sus  amigos  confían  en  él  y  no  se  preocupan  nunca  de  que  algo  pueda  escandalizarle;  hace  falta una bomba de demolición para escandalizar  al  Pez.  Si  tú  y  tu  enamorado  Piscis  estuvierais  conmigo en una habitación, y entrara un hombre  diciendo que estaba un poco preocupado porque  era  polígamo  y  tenía  cuatro  esposas  en  cuatro  países  diferentes,  tal  vez  tú  le  mirarás  con  indignación, pensando que merecía ir a la cárcel,  pero  tu  amigo  Piscis  le  preguntaría  probablemente  en  que  países,  y  querría  saber  si  estaba  enamorado  de  alguna  de  ellas.  El  Pez  es  curioso, pero totalmente a prueba de escándalos.  En su opinión el muchacho necesita primero que  le  entiendan  y  se  compadezcan  de  él,  y  después  un abogado competente.    Recuerda  que  el  Pez  es  sensible  y  que  es  fácil  herirle.  Su  timidez  se  debe  a  que  percibe  dolorosamente  sus  propias  limitaciones,  sean  cuales fueren, y las siente  agudamente. Necesita  saber  que  sus  virtudes  son  reconocidas  por  alguien  a  quien  él  admira.  Jamás  debes  de  alentarle  y  estimularle.  Es  probable  que  haga  incursiones  por  el  yoga  y  el  zen,  o  que  experimente  con  las  ciencias  ocultas,  y  también 

RománTica'S 114

que se interese por la astrología y la numerología,  e incluso por la reencarnación. Como el Escorpio,  en  él  es  innata  la  comprensión  de  los  principios  esotéricos,  y  por  lo  general  esas  cosas  le  hacen  bien: le ayudan a  mantener la estabilidad de sus  emociones  y  ofrecen  un  objetivo  a  su  vívida  imaginación. Los hombres Piscis se alteran de vez  en  cuando,  pero  es  raro  que  su  cólera  sea  violenta o duradera. Cuando ha pasado, las aguas  vuelven  a  su  placidez  y  la  vida  es  tan  pacífica  como  antes.  Hay  algunos  neptunianos  que  vociferan  un  poco  por  la  casa,  pero  son  inofensivos. Para el Pez es casi imposible bramar,  lo que se dice bramar, como Tauro, por ejemplo.  ¿Ves la suerte que tienes?    No  tendrá  grandes  arrebatos  de  celos  o,  si  los  tiene, como es por naturaleza un actor excelente  (si  se  le  permite  que  practique)  pretenderá  haberlos  superado.  Pero,  con  toda  su  cualidad  tierna  y  poética,  es  un  hombre,  de  manera  que,  una vez dicho y hecho todo, esperará que le seas  técnicamente leal. Sin embargo, es posible que tú  tengas  que  dominar  tus  celos,  porque  el  Pez  tendrá  afectuosos  amigos  de  ambos  sexos  y  acudirá a su llamada, a veces a horas insólitas. Es  sociable  por  naturaleza,  no  puede  evitarlo,  y  es  un  rasgo  peligroso  si  tú  eres  del  tipo  violentamente  posesivo.  Una  chica  Aries  o  Leo  haría  bien  en  perseguir  algún  otro  rayo  de  luna.  Piscis admira la belleza y de vez en cuando puede  quedarse mirando un par de lindas piernas. Pero  con  un  poco  de  esfuerzo  extra,  tú  puedes  mantener  eso  dentro  de  los  límites,  y  tu   

recompensa será un encanto de marido, a la vez  romántico  como  amante  y  un  perfecto  compañero para hablar de cualquier cosa que se  te ocurra.    Cuando las rachas de soledad y depresión cubran  de nubes el cielo, arroja tu delantal en el rincón,  detrás  del  acuario,  ponte  un  vestido  amarillo  y  una  sonrisa  dorada,  compra  algunas  entradas  para  un  espectáculo  divertido,  y  arráncale  mañosamente  de  sus  garras.  No  desdeñes  jamás  los  sueños  de  este  hombre,  porque  no  lo  perdonará  ni  olvidará.  Dale  ocasión  de  que  los  convierta  en  realidades,  ayudándole  a  encontrar  una  estrella  clara  y  firme  hacia  dónde  dirigirse,  que  brille  en  vez  de  disiparse  en  un  eclipse  de  sentido común. Enamorado, Piscis necesita apoyo  emocional,  es  decir,  que  le  brinden  renovada  tranquilidad y confianza, pero también que tú no  busques  apoyo  en  él  por  males  y  agravios  imaginarios.  Sus  fervorosas  esperanzas  necesitan  del riego de un afecto comprensivo, de modo que  ofrécele el fértil suelo de una vida hogareña feliz.  Aparta de las raíces esos mortíferos insectos que  se llaman sermoneo y escepticismo, y un día esas  esperanzas  descabelladas  y  locas  que  él  tiene  dejarán de ser hierbas inútiles para convertirse en  árboles  robustos  que  os  harán  ricos,  y  tan  altos  como para poder alcanzar también tus sueños. En  el  corazón  de  Piscis  la  esperanza  fluye  eternamente. No la frustres, que si la cultivas con  ternura  puede  inundarte  de  suerte  a  manos  llenas.   

Protagonista masculino: Derek Sutherland de  EL CAPITÁN DEL PLACER 
Nicole  Lassiter  es  una  joven  dama  que  ha  pasado  dieciocho  de  sus  veinte  años a bordo del barco de su padre, un intrépido capitán americano. Al igual  que su progenitor, la joven Nicole es indómita y siente verdadera pasión por  navegar, lo que hace que los planes casamenteros de su abuela no se hagan  realidad.  Tal  es  su  pasión  por  el  mar,  que  está  dispuesta  a  todo  con  tal  de  participar en la Gran Regata, una carrera por medio mundo en el que no sólo  está en juego el prestigio de los barcos. Sin embargo, la vida de Nicole dará  un  giro  radical  cuando  su  destino  se  cruce  con  el  de  Derek  Sutherland,  un  capitán inglés, enemigo de su padre, que despertará su pasión como nadie lo ha hecho antes.  Derek  Sutherland  es  un  conde  que  vive  amargado  por  una  decisión  del  pasado  que  ha  marcado  trágicamente  su  vida.  Aficionado  a  la  bebida,  Derek  pasa  su  tiempo  huyendo  de  sus  responsabilidades  como  noble,  seduciendo  a  mujeres  y  comportándose  como  un  egoísta  en  general.  Cuando  conoce  a 

115 RománTica'S

Nicole,  algo  se  despierta  dentro  de  él,  algo  más  fuerte  que  el  deseo,  un  sentimiento  que  lo  motiva  a  seguir viviendo. No obstante, el destino y la férrea voluntad de la joven les mantiene separados.  Cuando su padre es injustamente encerrado en prisión, Nicole tomará las riendas de la embarcación de su  padre, adentrándose en una peligrosa aventura en la que no sólo su vida estará en juego sino también su  corazón.  El  Capitán  del  Placer,  publicado  recientemente  por  la  editorial  Esencia,  es  la  primera  experiencia  que  he  tenido  con  la  autora  norteamericana  Kresley  Cole,  y  tengo  que  reconocer  que  me  ha  gustado.  Desde  el  primer  capítulo,  la  autora  nos  mete  en  situación,  haciendo  que  nuestros  protagonistas  se  conozcan  y  encima  en  una  situación  muy  suculenta (ella vestida de chico en un burdel y al  lado del peor enemigo de Derek).  Con  un  ritmo  de  narración  que  destaca  por  ser  muy  ameno  y  rápido  pero  sin  caer  en  la  precipitación,  la  autora  consigue  despertar  y  mantener  el  interés  del  lector  al  recrear  en  profundidad  las  escenas  más  memorables  sin  entretenerse  en  situaciones  intrascendentes.  Es  un  hecho  de  agradecer  ya  que  se  trata  de  un  libro ambientado, en su mayor parte, en el mar y  las  travesías  que  los  protagonistas  realizan  y,  personalmente,  se  me  hubiese  hecho  muy  pesado  que  se  demorara  excesivamente  en  estos.  En  cuanto  a  los  personajes,  me  han  gustado  aunque  tengo  que  reconocer  que  eran  bastante  estereotipados.  Ella,  decidida  y  valiente,  pero  con un gran  corazón (quizás demasiado), lo que  hace  que  perdone  las  constantes  metidas  de  pata  de  Derek.  Celosa  de  su  independencia,  Nicole  oculta  a  este  que  es  una  importante  heredera  que  en  un  futuro  cercano  deberá  casarse con el hombre que le elija su abuela.  Mientras, Derek se nos presenta como un noble  egoísta, dispuesto a todo con tal de salirse con la  suya  y  que  sólo  se  preocupa  por  él  mismo.  Guarda  un  importante  secreto,  que  no  sólo  le  tortura  sino  que  hará  peligrar  seriamente  su  relación  con  Nicole,  ya  que  por  mucho  que  la  desee  no  es  libre  de  dejarse  llevar  por  sus  sentimientos.  Me  gustó  como  gracias  a  la  presencia  de  la  joven,  Derek  se  va  convirtiendo  en un hombre mejor, aunque, hay que reconocer  que  es  una  transformación  lenta.  Su  principal  defecto  es  que  constantemente  malinterpreta  las  situaciones,  lo  que  le  lleva  a  pensar  mal  de  nuestra protagonista constantemente.  Otro aspecto que me ha gustado es el tema del  sexo.  La  "culminación"  de  Derek  y  Nicole  tarda  bastante  en  llegar  y  eso  es  algo  que,  por  lo  menos  yo,  agradezco,  porque  me  irrita  que  las  autoras  apuesten  por  precipitarse  en  este  aspecto haciendo que los protagonistas se vayan  a  la  cama  a  la  media  hora  de  conocerse.  Sin  embargo,  aunque  la  culminación  se  hace  esperar,  los  magreos  son  abundantes  y  sustanciales,  haciendo  que  el  erotismo  de  la  novela no quede en un segundo plano.  En  cuanto  a  personajes  secundarios,  hay  que  destacar a Grant, el hermano pequeño de Derek,  quien  cansado  de  hacerse  cargo  de  las  responsabilidades  de  este  se  embarcará  en  busca  de  aventuras.  Grant  será  el  protagonista  de su propia historia en The Prince of Pleasures,  segundo volumen de la serie Sutherland.   En general, El Capitán del Placer de Kresley Cole  es  un  libro  que  me  ha  gustado  y  me  ha  sorprendido  gratamente.  No  es  el  libro  del  año  pero es muy entretenido y ameno con algún que  otro  giro  argumental  que  no  te  esperas  y  la  historia de amor, aunque en algunos momentos  te satura con tanto malentendido  tonto, resulta  romántica y dulce.   Lo mejor: Nicole y su espíritu indomable  Lo peor: Algún que otro giro argumental que no  viene al caso 
Crítica: Laura E. (Noche en Almacks) 

RománTica'S 116

La mujer piscis 
  Incluso  sin  astrología  se  han  difundido  los  rumores  referentes  a  los  encantos  de  la  mujer  Piscis.  Claro  que  también  tiene  sus  puntos  negativos,  pero  a  la  primera  mirada  es  el  sueño  de  todos  los  varones  desde  la  escuela  primaria,  con  un  sabio  toque  de  conejita  de  Playboy  para  mejor condimento. Más vale que admitamos que  la  mujer  moderna  y  emancipada,  con  su  imagen  de  hierro  forjado,  ha  hecho  subir  más  aún  las  acciones  de  las  muchachas  Piscis.  Enturbiado  el  aire en la senda de los enamorados por toda esa  libertad  que  predica  la  mística  femenina,  las  recatadas,  bonitas  y  desvalidas  criaturas  de  Neptuno  tienen  que  ahuyentar  a  los  hombres  a  palos.    No  es  sorprendente  que  Piscis  sea  un  trofeo.  La  mujer neptuniana, casada o soltera, rara vez trata  de hacerle sombra al hombre que está a su lado.  No  tiene  el  más  remoto  deseo,  neurótico  u  oculto,  de  dominarle  de  ninguna  manera.  Con  alegría en el corazón, deja que él le aparte la silla,  le  ponga  el  abrigo,  llame  el  taxi,  le  encienda  el  cigarrillo y le repita hasta cansarse lo encantadora  que es. Lo único que quiere es que él la proteja y  se  ocupe  de  ella;  se  siente  contenta  y  feliz  de  apoyarse  en  el  ancho  hombro  viril  y  de  decirle,  mirándole con ojos maravillados, lo fuerte que es  él y lo mucho que ella  necesita de su  protección  en este mundo hiriente. Piensa en todos los lobos  que  andan  por  ahí,  en  espera  de  devorarse  a  las  Caperucitas Rojas; es bastante para que una chica  tenga  que  sacar  el  frasco  de  sales.  Y  aunque  no  sea  victoriana  hasta  ese  punto  (aunque  muchas  del  signo  del  Pez  lo  son),  sabrá  escuchar  con  encanto  el  relato  de  los  problemas  masculinos  y  en  momentos  de  crisis  será  lo  que  se  llama  una  buena compañera.    Una  mujer  de  este  signo  piensa  que  su  marido,  amante,  novio,  padre,  hermano  (y  en  realidad,  cualquier  hombre)  puede  darle  una  paliza  al  mundo  entero  con  una  mano  atada  detrás  de  la  espalda y –siendo los hombres como son– es muy  poca  la  cantidad  de  esa  fe  conmovedora  que  se  necesita para convencerles a ellos de eso mismo.  ¿Y  te  preguntas  por  qué  es  tan  popular?  La  muchacha  Piscis  es  una  serena  y  acogedora  rada  de tranquilidad para su orgulloso macho, lejos del  ruido del tráfico y del repiqueteo de las máquinas  de  la  oficina.  En  su  estanque  de  peces,  las  luces  son  suaves,  amortiguadas,  calmantes  para  los  ojos cansados, agredidos por las luces de neón y  por todas esas tontas cifras de la bolsa que ella no  podría entender aunque en ello le fuera la vida.    Tras una breve conversación con ella, un hombre  se relaja instantáneamente. Se imagina un cálido  fuego  restallante  en  una  noche  de  invierno,  o  se  ve  tendido  en  una  hamaca,  un  fragante  día  de  primavera,  sin  que  nadie  le  incomode.  Ella  no  deja  de  aclarar  que  jamás  le  culparía  por  ningún  problema  que  tuviera  en  su  carrera  ni  por  accidentales  errores.  Esas  cosas  son  siempre  culpa de algún otro, no de su amado. Ella jamás le  presionará  para  que  se  apresure;  para  ella,  el  ritmo que él lleva es perfecto. ¿Necesito explicar  por  qué  los  Peces  hembras  son  las  mujeres  más  peligrosas  de  todos  los  signos  solares?  ¡Señal  de  alarma!  Advertencia:  después  de  casada,  es  posible que te dé algunos  codazos. Para ser  más  exactos,  que  te  dé  un  montón  de  codazos.  En  cierto  modo,  te  lo  mereces  por  haberte  dejado  cegar  de  esa  manera  por  sus  encantos.  Habrá  muchísimas  veces  en  que  se  muestre  incluso  amargamente  sarcástica,  pero  no  hay  mujer  que  no  tenga  sus  defectos,  y  Piscis  será  amable  con  mucha  más  frecuencia  que  pendenciera.  Para  convertirse  en  una  fierecilla,  tiene  que  verse  impulsada por la extrema crueldad o haraganería  de  su  compañero,  y  ¿quién  ira  a  decir  que  un  marido cruel o haragán no se lo merece?    Es  deliciosamente  imprecisa  y  soñadora.  No  entiende  nada  de  economía  política,  pero  se  las  arregla  para  vestirse  como  si  saliera  de  Sophie  o  de  Saks,  prepara  frecuentemente  comidas  de  siete platos para nietos múltiples y diversos, paga  el  alquiler  a  tiempo  y,  para  las  fiestas  y  los  cumpleaños,  hace  unos  regalos  increíbles,  todo  con unos ingresos mensuales no mucho mayores  que una de las propinas que deja  Jack  Benny. Se  ha ganado el amor y el afecto de sus dos nueras,  y  también  de  un  heterogéneo  grupo  de  amigos,  que abarca a la bibliotecaria, el portero, el dueño  del bar de la esquina, el frutero, media docena de  gatos  y  de  chiquillos  sin  dueño,  el  carnicero,  el  vendedor  de  periódicos  y  –créame  o  no–  el  propietario  de  la  casa.  Creo  que  tiene  un  solo  enemigo:  el  hombre  a  quien  rechazó  antes  de  casarse  con  su  marido,  que  probablemente  debido  a  su  decepción,  se  refugió  en  la  Legión 

117 RománTica'S

Extranjera,  y  cuyo  nombre  dudo  que  ella  recuerde.    Como  los  vientos  de  marzo,  tu  muchacha  Piscis  puede  pasar  por  muchos  estados  de  ánimo.  Es  tremendamente  sentimental,  y  si  sus  sentimientos están heridos, llorará a torrentes. Te  mirará  con  tal  aire  de  reproche  que  te  sentirás  como si acabaras de disparar sobre un conejito. A  veces,  las  mujeres  Piscis  piensan  que  están  totalmente  desprovistas  para  las  difíciles  batallas  que  impone  la  supervivencia;  entonces  se  deprimen.  Hay  que  decirle  entonces  que  todos  los  que  alguna  vez  han  tenido  la  suerte  de  conocerla la admiran por su profunda sabiduría y  su  comprensión  sin  límites;  normalmente,  es  la  verdad  del  evangelio.  La  lección  más  difícil  que  tiene  que  aprender  la  mujer  Piscis  es  la  superación  de  su  timidez  y  de  sus  dudas.  Si  su  miedo  es  muy  profundo,  se  cerrará  ante  todo  el  mundo,  y  después  se  preguntará  por  que  está  sola. Muchas veces tiene miedo de imponerse, de  exigir  demasiado,  de  sacar  ventaja,  cuando  esas  cosas  no  se  le  pasan  por  la  cabeza  a  nadie  más  que a ella.    Alguna que otra vez, la mujer Piscis disimulará su  timidez  y  vulnerabilidad  con  agudezas,  un  barniz  de  complejidad  mundana  y  una  personalidad  frígidamente independiente, pero todo eso no es  mas  que  una  capa  protectora  que  le  sirve  para  ocultar su incertidumbre a los ojos indiscretos de  gentes  torpes  que,  si  ella  no  se  protegiera,  herirían  su  sensible  corazón.  Da  cauce  a  su  alma  auténtica  escribiendo  deliciosos  poemas  líricos  entretejidos  con  el  hilo  de  sus  sueños  más  íntimos  y  secretos.  Cuando  no  escribe,  es  la  imagen  del  puerco  espín  encallecido  que  quiere  dar  a  la  gente,  como  mujer  de  carrera.  Sin  embargo,  ni  siquiera  este  tipo  de  Piscis  puede  escapar a la influencia de su signo solar. Pese a su  independencia  hábilmente  urdida,  espera  a  que  sea  el  hombre  que  está  con  ella  quien  llame  el  taxi. Hay algunas cosas que uno simplemente no 

hace,  en  lo  que  se  refiere  a  las  mujeres  de  Neptuno,  y  una  de  ellas  es  no  actuar  como  una  dama en público Piscis engaña a muchos hombres  que  podrían  serenar  sus  íntimos  temores  y  hacerla desdecirse de su frecuente afirmación de  que  no  necesita  marido,  que  no  haría  más  que  complicarle  la  vida.  Imagínate,  una  declaración  semejante  en  labios  de  una  mujer  que  necesita  pertenecer  a  alguien  más  de  lo  que  necesita  dormir, comer o respirar.    Trae  a  casa  los  garbanzos  y  el  vino.  Lo  más  probable  es  que  prefiera  no  entrar  en  la  competencia  brutal  del  mundo  comercial,  a  menos  que  tú  tengas  la  imperiosa  necesidad  de  que  lo  haga.  Ya  tuvo  bastante  de  eso  (si  es  una  neptuniana típica) durante el tiempo que trabajo  para  esa  gran  empresa  tan  enmarañada,  en  espera  de  que  tú  vinieras  a  rescatarla.  Algunas  mujeres  Piscis,  aunque  no  todas,  son  a  veces  un  poquitín  derrochonas.  Tal  vez  necesite  que  la  ayudes  a  comprender  por  qué  el  balance  del  banco  no  coincide  con  el  que  ella  hace  en  sus  talones,  que  parecen  escritos  en  sanscrito.  Así  y  todo,  sabrá  arreglárselas  cuando  la  necesidad  la  obligue  a  renunciar  a  su  champán  favorito  para  limitarse a la leche descremada.    Piscis escucha al océano, porque el océano le dice  cosas. En medio de la ciudad, sigue oyendo como  las ondas de Neptuno susurran a su corazón más  cosas,  tal  vez,  de  las  que  ella  quisiera  saber.  No  pases  por  alto  su  cumpleaños  o  vuestro  aniversario de bodas o el día en que le declaraste  tu amor, porque ella no los olvidará.  No importa  que  Piscis  obedezca  a  la  llamada  de  Neptuno  como  monja  en  un  convento  o  como  ronca  cantante  en  un  club  nocturno;  siempre  es  una  mujer. De pies a cabeza. Cien por cien.   
Artículo: Ana Sarria    Fuente: http://lindagoodman.blogspot.com

RománTica'S 118

   

Protagonista Femenina: Gillian Leigh de   NOBLES INTENCIONES 
Un amor verdadero.   Noble Britton sufrió mucho en manos de su primera esposa, y se niega a caer  de  nuevo  en  la  misma  trampa.  Esta  vez  intenta  casarse  con  una  mujer  tranquila  y  manejable  que  no  llame  la  atención  sobre  sí  misma  o  pueda  causar un escándalo.  La honestidad y la risa espontánea de Gillian Leigh le atraen inmediatamente.  Poco  importa  que  tenga  tendencia  a  tener  accidentes;  él  le  puede  proporcionar  la  guía  necesaria  para  evitarlos.  Pero  siendo  tan  poco  convencional hasta la punta de sus pies medio americanos, su nueva novia se  vuelve contra él, creando el caos en su ordenada vida. Siempre un paso detrás de su esposa, Noble sufre  un golpe en la cabeza, un moratón en un ojo, e incluso le rompen la nariz antes de darse cuenta de que  Gillian  ha  sanado  su  alma  y  ha  demostrado  que  su  unión  no  es  algo  sin  compromiso  alguno,  sino  una  unión de amor verdadero.  Gillian  Leigh  es  una  joven  mitad  americana  mitad inglesa procedente de las Colonias que se  haya  en  Inglaterra  como  acompañante  de  su  prima Charlotte. A sus veinticinco años y sin ser  poseedora  de  una  belleza  “clásica”,  la  joven  ya  se ha resignado a quedarse soltera hasta que un  día  en  un  baile  su  camino  se  cruza  con  Noble  Britton,  conocido  como  el  Conde  Negro  por  vestir  siempre  de  este  color  y  se  además  sospechoso de la muerte de su primera esposa.  Noble  está  tras  la  búsqueda  de  una  esposa  que  cuide  de  su  hijo  ilegítimo  y  que  le  haga  compañía,  alguien  sumiso  y  obediente  que  no  interfiera en su vida, es decir, todo lo contrario a  Gillian, un torbellino que causa caos y confusión  allá por donde pasa gracias a su torpeza innata y  a  su  carácter  abierto  y  directo.  Sin  embargo  y  muy a su pesar, Gillian ha conseguido capturar el  interés de Noble y este decide casarse con ella a  pesar de sólo haberse visto dos veces.  Unidos  por  una  pasión  incontrolable,  Gillian  y  Noble  se  embarcan  en  un  matrimonio  precipitado  y  lleno  de  peligros,  en  el  que  la  pareja no sólo tendrá que enfrentarse al pasado  de Noble para poder tener un futuro feliz juntos  sino  que  tendrán  que  descubrir  quien  en  el  pasado  del  Conde  Negro  quiere  acabar  con  él  y  con lo que le es más querido…  La  autora  estadounidense  Katie  MacAlister  debuta  en  nuestro  país  con  Nobles  Intenciones,  historia ambientada en la regencia y en el que el  sentido  del  humor  y  la  comicidad  juegan  un  papel  protagonista  en  ella.  Publicada  recientemente  por  la  editorial  Manderley,  Nobles  Intenciones  supone  el  primer  volumen  de  la  serie  Noble,  serie  en  la  que  tres  amigos  encontraran  a  su  mujer  ideal  en  la  persona  menos esperada.  Nobles Intenciones se trata de uno de esos libros  que  debes  leer  cuando  te  halles  a  la  búsqueda  de  historias  ligeras,  sencillas,  llenas  de  situaciones  cómicas  (algunas  hasta  el  punto  de  lo  absurdo)  pero  impregnadas  de  ternura,  de  buen humor y alegría. Resumiendo, cuando, más  que atribularte, emocionarte o identificarte con  los  protagonistas,  quieras  echarte  unas  buenas  risas, desconectar de la realidad y sumergirte en  un mundo caótico, divertido y tierno.   Desde  la  primera  página,  te  puedes  dar  cuenta  de que la novela de K. MacAlister no se trata de  una  novela  “al  uso”,  sino  que  la  autora  ha  querido  enfocar  el  mundo  de  los  nobles,  los  matrimonios  por  conveniencia,  las  costumbres  de  la  época…  desde  un  punto  de  vista  más  informal,  ligero,  llegando  hasta  el  punto  de  la  caricatura  (¿qué  protagonista  femenina  reuniría  en  una  misma  habitación  a  cuatro  de  las  ex  amantes  de  su  marido?).  Para  este  propósito,  Katie ha recurrido a unos personajes, no sólo los  protagonistas  sino  también  los  secundarios,  originales,  pocos  comunes,  que  se  ven 

119 RománTica'S

arrastrados  de  una  situación  alocada  a  otra  sin  dar respiro al lector.   En  la  novela,  Noble  y  Gillian  tienen  una  participación  pareja,  la  autora  nos  ofrece  tanto  el punto  de  vista y los sentimientos de él como  de  ella,  pero  la  verdad,  es  que  al  final  Gillian  termina eclipsando a su compañero de aventura.  Por su parte, Noble es un personaje que trata de  llevar una vida ordenada y estructurada, alejarse  de  los  escándalos  que  terminaron  con  su  reputación  y  conseguirse  una  esposa  callada  y  reservada que le haga compañía. Se trata de un  personaje  atormentado  por  el  pasado,  por  un  matrimonio  fallido  que  hace  que  su  opinión  sobre  el  género  femenino  no  sea  muy  elevada.  Este  pasado  hará  que  actúe  de  forma  aleatoria  durante  buena  parte  de  la  novela,  en  un  momento  será  un  hombre  arrastrado  por  una  pasión  y  ternura  incontrolable  y,  en  otro,  un  bloque  de  hielo  que  quiere  mantener  las  distancias  de  Gillian.  Por  su  parte,  nuestra  heroína es una mujer de armas tomar, si bien, no  tiene  un  carácter  especialmente  fuerte  o  consecuente  (creo  que  en  toda  la  novela  se  enfada una sola vez), Gillian consigue conquistar  el  corazón  de  su  hombre  gracias  a  su  forma  de  ser, a su amor ilimitado por Noble y su hijo, por  su  espíritu  generoso  y,  sobretodo,  por  su  obcecación  propia  de  una  mula,  que  hace  que  por  muchos  desplantes  de  su  marido,  esta  no  desista  de  su  propósito  de  “salvarle”  de  si  mismo.   En  general,  los  protagonistas  me  han  gustado,  me  han  parecido  refrescantes  y  originales  aunque  tengo  que  reconocer  que  había  momentos en que la propensión de Gillian va a  tener  accidentes,  causar  desastres,  decir  en  voz  alta  lo  que  piensa  y  siente  (literalmente)  y 

pasarse  por  el  forro  lo  que  no  le  gusta  me  llegaba a saturar un poco. Sin embargo, una vez  que  te  haces  a  la  idea  de  que  estás  ante  una  heroína  atípica,  lejos  de  las  señoritas  rectas  y  apropiadas  acostumbradas  a  salir  airosas  de  cualquier  situación,  llegas  a  disfrutar  de  la  situación  y  a  esperar  con  expectación  en  que  nuevo enrollo se verá envuelta la joven.  Los  personajes  secundarios  continúan  con  la  misma  tónica:  caóticos,  absurdos  pero,  antetodo, divertidos… A destacar a los otros dos  miembros  del  círculo  de  Noble  y  que  serán  los  protagonistas  de  las  siguientes  entregas  de  la  serie:  Alasdair  McGregor,  el  enemigo  de  Noble  en  Nobles  Intenciones  que  se  enamorará  de  Charlotte,  la  avispada  y  ambiciosa  prima  de  Gillian  en  Noble  Destiny  y  Lord  Rosse,  un  antiguo  espía  que  terminará  encontrando  esposa vía anuncio en The Problem with Harry.  Si  bien  tiene  sus  defectillos  como  puede  ser  la  simplicidad  de  su  argumento  o  la  poca  "profundidad"  de  los  protagonistas,  Nobles  Intenciones  se  trata  de  un  libro  muy  correcto,  totalmente  recomendado  para  pasar  un  rato  divertido,  reírte  con  ganas  y  terminar  con  un  buen  sabor  de  boca.  Con  sólo  un  libro  en  nuestro  país,  personalmente  creo  que  esta  novela  se  trata  de  un  buen  debut  para  Katie  MacAlister  a  la  espera  de  que  Manderley  continúe  con  la  publicación  de  la  serie  para  poder hacer una valoración más fundada.  Lo  mejor:  Es  una  historia  divertida,  amena  y  tierna  Lo  peor:  Muchas  de  las  situaciones  rozan  lo  ridículo. 
Crítica: Laura E. (Noche en Almacks)   

 

RománTica'S 120

 

  Aries    

 

Del 21 de Marzo al 20 de Abril    ¿Se ha encontrado últimamente el lector con una  persona excepcionalmente amistosa, de modales  enérgicos, firme en el apretón de manos y pronta  en  la  sonrisa?  Pues  prepárese  para  una  de  esas  danzas  en  el  corro  que  le  dejan  a  uno  mareado.  Lo  más  probable  es  que  acabe  de  ser  adoptado  por un Aries. Y muy especialmente si advirtió que  le  resultaba  un  poco  difícil  llevar  la  voz  cantante  en la conversación.    ¿Está  dedicado  a  alguna  causa  idealista  y  defiende  coléricamente  a  los  débiles?  Es  característico.  Hombres  o  mujeres,  son  personas  que  lucharán  sin  vacilación  contra  lo  que  les  parece una injusticia, y que no se avergüenzan de  expresar sus opiniones. El Carnero contestará con  igual  energía  a  un  policía  de  tráfico  o  a  un  gangster  armado,  si  cualquiera  de  ellos  le  molesta.  Es  probable  que  después  lo  lamente,  pero  en  el  ardor  del  momento  no  habrá  cautela  capaz  de  detenerlo.  La  gente  de  Marte  va  directamente al grano, sin vacilaciones.    Aries es el primer signo del zodíaco. Representa el  nacimiento, como Piscis representa la muerte y la  conciencia del alma.  El Carnero no es consciente  más que de sí mismo. Es el infante del zodíaco, el  bebé recién nacido, totalmente absorbido por los  dedos  de  sus  pies  y  de  sus  manos.  Sus  necesidades  son  lo  primero.  A  un  bebé  no  le  importa si sus padres o los vecinos duermen o no.  Cuando  tiene  hambre  o  está  mojado  anuncia  vociferante su incomodidad. Quiere que le den el  biberón o le cambien los pañales ahora, y nada de  demoras.  Si  un  Aries  tiene  una  idea  o  algo  que  quiere  apartar  de  su  mente,  no  tendrá  el  menor  resquemor  en  llamarle  a  uno  a  las  cuatro  de  la  mañana. ¿Por qué no ha de estar todo el mundo  despierto para escucharle? Si él está despierto, y  es  eso  lo  único  que  cuenta.  Quiere  algo,  y  lo  consigue.  Como  al  bebé,  a  Aries  el  mundo  le  preocupa  sólo  en  la  medida  en  que  se  relaciona  con  él.  Pero,  ¿se  puede  decir  que  un  bebé  es  realmente  egoísta?  Si  siempre  está  dispuesto  a  prodigar  sus  sonrisas  y  sus  favores  a  quienes  satisfacen  sus  exigencias.  Es  difícil  resistirse  a  un  bebé,  hasta  tal  punto  es  inconsciente  de  estar  causando  el  menor  inconveniente  a  nadie.  Lo  mismo pasa con el Carnero. Su inocencia le rodea  por  completo  y  suaviza  su  agresividad,  de  la  misma manera que la inocencia del recién nacido  atenúa su egocentrismo.    El  Carnero  puede  fantasear  de  aquí  a  mañana,  y  tejer  los  sueños  más  fabulosos,  pero  como  mentiroso  no  vale  un  rábano.  Lo  que  muestra  a  quien  le  mira  es  lo  que  es.  Nada  hay  en  él  de  complicado ni de oculto. Es tan vulnerable  como  el  bebé,  e  igualmente  desvalido.  Cuando  gente  más fuerte y más madura se le impone o le saca  algo,  reacciona  de  la  única  manera  que  sabe:  chillando y organizando un  escándalo tal que  los  demás ceden, nada más que por tener paz. Aries  no necesita de estrategias delicadas. Con la fuerza  de sus pulmones y la determinación que surge de  su interior le basta perfectamente para salirse con  la suya. Y tal vez desvalido no sea la palabra justa.  Vulnerable, si... pero desvalido, de ningún modo.    Aries es muy directo, por decirlo sin exagerar. A la  naturaleza  de  los  regidos  por  Marte  le  son  totalmente  ajenas  la  falacia  y  las  desviaciones.  Aunque  la  franqueza  y  una  alentadora  honradez  configuran el sello distintivo del signo, no es buen  negocio  hacerle  un  préstamo  a  un  Aries.  Hay  entre  ellos  quienes  carecen  de  estabilidad  y  exhiben  una  falta  de  responsabilidad  infantil.  Incluso  los  que  han  llegado  a  madurar  pueden  olvidarse  de  las  deudas  en  la  omnipresente  excitación  del  siempre  nuevo  desafío  del 

121 RománTica'S

momento, que acaparara totalmente su atención.  Claro  que  terminarán  por  pagar  sus  cuentas  alegremente  y  con  la  mejor  disposición,  pero  es  posible que cuando los alcance, el acreedor ya se  haya quedado sin aliento.    Por más que Aries sea el incendiario que se abre  paso  en  la  vida  con  atrevimiento,  iniciativa  y  espíritu  de  empresa,  en  su  bravura  hay  un  extraño lunar. Sin el menor rastro de miedo, hará  frente  al  abominable  hombre  de  las  nieves  o  al  monstruo  de  Frankenstein,  pero  no  puede  soportar  el  dolor  físico.  Nunca  será  un  cobarde  moral,  pero  puede  portarse  como  un  perfecto  marica  cuando  algo  le  duele.  Y  el  dentista  no  se  cuenta entre sus preferidos.    Dígase  lo  que  se  diga  de  su  carácter  impulsivo,  rara vez se puede acusar de tristeza a los nativos  de  este  signo.  Aunque  sean  sembradas,  las  semillas de la depresión mueren rápidamente en  el  suelo  de  Aries.  Pero  los  Aries  se  aferran  a  la  preciosa idea de que nadie más puede hacer nada  con la eficiencia de ellos, y eso puede conducirles  a  mil  desastres.  Aries  llevará  a  la  práctica  sus  planes  con  arrojo  y  confianza,  y  pocas  veces  se  dará  cuenta  de  que  está  yendo  más  allá  de  sus  fuerzas  y  buscándose  una  úlcera  o  un  colapso  nervioso. Al Aries nadie puede acusarle jamás de  haraganería.    Y  por  más  que  el  Aries  arremeta  hacia  adelante  con  confianza,  tenga  poco  en  cuenta  los  sentimientos  ajenos,  y  su  actitud      –espe‐ cialmente  cuando  es  joven–  sea  la  de  «primero  yo», también puede ser el más cálido y generoso  de  todos  los  signos  solares.  No  es  cruel;  simplemente,  cree  con  sinceridad  que  él  puede  hacer  cualquier  cosa  mejor  que  cualquiera,  y  es  psicológicamente  incapaz  de  quedarse  tranquilo  mientras los demás chapucean y fracasan. Si se le  da  a  elegir  entre  el  dinero  y  la  gloria,  elegirá  infaliblemente la gloria. Tiene tanto cariño por el  dinero como cualquiera, pero aún quiere un poco  más  al  elogio  y  a  la  fama.  El  Carnero  tiende  a  tomar decisiones instantáneas sin autorización de  sus superiores. En su discurso puede ser satírico,  y cortante en la invectiva. La cólera de los Aries se  desencadena  con  la  velocidad  del  sonido,  pero  por  lo  general  ha  desaparecido  antes  de  que  su  víctima  se  haya  enterado  de  que  era  lo  que  la   

provocaba, y la sonrisa infantil y grata no tarda en  reaparecer.    A la gente de Marte se la acusa con frecuencia de  tener  un  carácter  terrible...  y  lo  tienen.  Pero  también  tienen  una  total  incapacidad  para  mantener  su  ira  durante  mucho  rato  y,  una  vez  que  han  pasado,  sus  agravios  quedan  por  lo  general  enterrados  y  olvidados.  A  un  Aries  le  duele y le sorprende que alguien recuerde aún las  cosas  crueles  que  él  dijo,  pero  sin  intención.  Si  tiene  oportunidad,  Aries  le  pedirá  disculpas  a  su  peor  enemigo,  no  importa  qué  amenaza  directa  pudo  formular  cuando  era  presa  de  la  cólera.  Quiere  que  lo  acepten,  aunque  atolondrada  y  deliberadamente  provoque  el  rechazo.  Es  raro  que los Aries se enojen con las personas. Aunque  tal  vez  recibas  tú,  lector,  la  lluvia  de  chispas,  el  fuego  va  en  realidad  dirigido  contra  una  idea  o  una situación que le resulta intolerable.    Además hay que demostrarle gratitud. Se sentirá  profundamente  herido, si  es que no se enoja sin  mas  ni  mas,  al  comprobar  que  no  apreciáis  sus  agotadores esfuerzos, que van mucho más allá de  lo  que  requiere  el  deber  y,  probablemente,  exceden  también  en  mucho  lo  que  vosotros  queríais o necesitabais. Disfruta haciendo favores,  y cuanto mayor es el gesto caritativo, mejor, pero  el  Carnero  quiere  que  se  le  reconozca  lo  que  ha  hecho. Sin embargo, es probable que aunque no  se  le  den  las  gracias,  no  se  niegue  a  volver  a  ayudar.  Su  gran  fe  en  sí  mismo  sólo  encuentra  parangón en su ingenua confianza en los demás, y  por eso está casi constantemente desilusionado y  quejándose  de  que  alguien  le  ha  traicionado.  Claro  que  eso  no  le  afecta  durante  mucho  tiempo. Se rehace, se sacude el polvo, y no tarda  en  estar  otra  vez  dispuesto  para  volver  a  quemarse, tras una  típica  orgía de depresión tan  breve como violenta.    El  Carnero  sabe  que  el  pan  que  se  arroja  a  las  aguas  no  sólo  alimenta  su  yo  y  vuelve  en  mayor  cantidad,  sino  que  hace  feliz  a  la  gente,  y  esa  es  una  de  las  cosas  que  mas  le  gustan  en  la  vida.  Para  Aries,  los  milagros  son  a  dos  centavos  la  docena, y si se os acaban, el os hará unos cuantos  mas,  envueltos  en  hermosos  sueños  de  color  escarlata. 

 

RománTica'S 122

El hombre aries 
  Esperemos,  lectora,  que  sepas  lo  que  pretendes.  Si  es  emoción,  el  hombre  Aries  te  la  ofrecerá  a  raudales,  y  rara  vez  un  instante  de  aburrimiento  atenuará el chisporroteo. Pero si lo que buscas es  la  seguridad  y  la  satisfacción  de  un  amor  tranquilo,  entonces  te  has  equivocado  de  hombre.  Aries  puede  abrumarte  en  un  minuto  con  su  ardor  apasionado,  y  al  minuto  siguiente  mostrarse  tan  frío  como  un  oso  polar.  Si  le  ofendes o pierdes su interés –o ambas cosas– esa  naturaleza marciana, cálida e impulsiva, se helará  al instante, y volver a encenderla puede significar  tener que empezar todo desde el principio, desde  el Acto I, Escena I.    Cuando se trata de amor, su actitud desaprensiva  es absolutamente pasmosa. Se zambullirá en una  aventura,  con  la  total  seguridad  de  que  es  el  único  amor  verdadero  desde  que  el  mundo  es  mundo,  tal  vez  con  la  excepción  de  Romeo  y  Julieta.  Si  la  relación  se  rompe,  el  juntará  los  pedazos  y  recurrirá  a  cualquier  procedimiento  para  salvar  el  difunto  romance.  Si  es  irreparable,  empezará  todo  de  nuevo,  con  una  nueva  Julieta,  lo mismo que la primerísima vez. Por más errores  sentimentales que haya cometido, el Carnero está  seguro  de  que  su  verdadero  amor,  su  alma  gemela, está esperándole en el próximo sueño. Y  a  menos  que  tú  seas  una  mujer  de  Escorpio,  el  Aries  es  tan  apasionado  como  pudiera  soñarlo  cualquier  mujer.  No  es  mucho  lo  que  deja  por  desear.  Es  tan  idealista  y  susceptible  al  sentimiento  que  sabrá  sacar  el  jugo  a  todos  los  cosquilleos,  suspiros,  éxtasis  y  poesía  que  sea  posible exprimir de una relación. Aries es incapaz  de quedarse a mitad de camino. Se entrega todo  entero al interés ardiente del momento.    No  hay  otro  signo  solar  capaz  de  ser  tan  escrupulosamente fiel como Aries cuando está de  veras  enamorado.  Por  lo  común,  su  honradez  le  impide  cualquier  engaño,  y  su  idealismo  le  mantiene  a  salvo  del  deseo  de  engañar.  No  importa  lo  que  digan  los  libros,  la  promiscuidad  no es un hábito de Aries, ni siquiera los flirteos a  la  ligera,  cuando  se  ha  enamorado  profun‐ damente  y  de  corazón.  Lo  que  él  busca  es  un  romance de novela, y los romances de novela no  admiten una actitud frívola respecto al amor y al  sexo.  Las  otras  chicas  fueron  antes  que  tú  aparecieras. Conozco un Aries que con frecuencia  inicia  los  comentarios  referentes  a  su  pasado,  dirigidos  a  su  amor  actual,  diciendo:  «Eso  fue  antes de nosotros».    Claro  que  hay  que  estar  alerta  por  lo  que  pueda  suceder  porque,  a  pesar  de  su  sinceridad  en  su  actual  devoción  y  en  sus  promesas  de  total  lealtad  (que,  a  no  dudarlo,  son  absolutamente  veraces), su necesidad de romance es tan intensa  que  es capaz de irse a buscar en otra  parte si su  pareja  no  mantiene  constantemente  vivas  sus  ilusiones.  Si  su  pareja  descuida  los  aspectos  románticos,  el  varón  Aries  se  queda  en  principio  con el corazón destrozado. Después se enoja y va  en busca de una princesa que no ronque ni haga  ese tipo de cosas. Por lo que a él se refiere, no es  ninguna falta de honradez. El no rompió ninguna  promesa; la rompiste tú. Tú, que le hiciste pensar  que eras un  delicioso ruiseñor que  canta a la luz  de la luna, como dice su canción favorita. Y ahora  ha  descubierto  que  en  realidad  eres  una  ardilla  parlanchina  o  un  pajarraco  fastidioso,  y  el  impacto  te  arranca  de  su  mundo  celestial  de  coros angélicos y campanas que repican cada vez  que él te toca la mano. ¿Cómo pueden repicar las  campanas  si  tú  tienes  siempre  las  manos  llenas  de  ceniceros  para  lavar,  y  cómo  puede  él  oír  los  coros si tú le reprochas que dos noches seguidas  ha  llegado  a  casa  después  de  medianoche?  (Lo  cual  es  cierto,  claro,  pero  ¿quién  eres  tú  para  creer  que  puedes  vigilar  sus  movimientos?)  El  matrimonio  no  es  una  prisión,  ni  tú  eres  su  guardiana: esa es la actitud de Aries.    Y  si  se  te  ocurre  la  idea  de  jugar  con  él  el  juego  del flirteo... descártala. Con Aries, probablemente  tu primera indiscreción será la última. Un susurro  o  una  mirada  insinuante  a  otro  hombre  puede  bastar para que le pierdas, y no hablemos de una  infidelidad  real.  Él  insiste  en  ser  el  primero  en  todo, y puedes apostar tu recuerdo más querido a  que  eso  incluye  ser  el  primero  en  tu  corazón.  Aries  es  posesivo  y  extremadamente  celoso.  Solamente  el  varón  de  Leo  es  capaz  de  enfurecerse  más  que  él  ante  la  sola  idea  de  una  traición de su amada. Y lo que empeora las cosas,  es que el Carnero jamás te concederá la fe ciega  que  espera  de  ti  en  asuntos  de  amor.  Simplemente,  tienes  que  entender  que  sus  animadas  conversaciones  con  otras  mujeres  son  inocentes, porque él exige para el contacto social 

123 RománTica'S

toda  la  libertad  que  le  niega  a  su  pareja,  y  más  aún.  Tu  amante  marciano  te  colocará  en  un  pedestal  y  esperará  que  permanezcas  allí.  No  muevas  ni  un  dedo,  ni  siquiera  des  la  impresión  de que tienes ganas de moverlo.    El  hombre  Aries  es  rebelde  por  naturaleza.  Le  encanta  desafiar  a  la  autoridad,  y  piensa  que  el  nació  mas  vivo  que  todos  los  demás.  Es  posible  que eso sea así, pero a la mayoría de la gente no  le  gusta  que  se  lo  digan.  A  consecuencia  de  su  forma  temeraria  de  imponer  su  superioridad,  es  posible  que  más  de  una  vez  se  pele  la  frente.  Como él necesita conducir y se niega a ir detrás,  los que tienen más poder que él le darán más de  una  vez  una  lección  de  humildad.  En  esas  ocasiones, tú sales ganando, porque a ti recurrirá  en  busca  de  consuelo  y  seguridad  para  su  yo  magullado.  Entonces  te  darás  cuenta  de  que  su  fachada  confiada  y  agresiva  oculta  un  complejo  de inferioridad, pero el preferirá morir antes que  admitirlo.  La  mujer  que  trate  con  suave  y  absoluta  devoción  su  pulverizada  confianza  es  la  que cuenta con más posibilidades de conservar su  afecto.  Jamás  cometas  el  error  de  estar  de  acuerdo  con  su  momentáneo  enemigo,  ni  de  intentar ser justa y ver la otra cara de la situación  conflictiva. Tú debes amar lo que él ama y odiar lo  que  él  odia.  En  el  amor  y  en  la  amistad,  Aries  exige  la  misma  lealtad  orgullosa  e  incondicional  que  él  brinda.  Es  su  código,  y  si  no  puedes  ajustarte a él, búscate otro hombre.    En  cuanto  a  lo  positivo,  aunque  tu  amante  Aries  insista  en  ser  el  primero  en  la  relación,  será  también  el  primero  en  decir  que  lo  lamenta  cuando  hayáis  reñido,  y  el  primero  en  estar  a  tu  lado cuando le necesites. Cuando estés enferma o  triste,  no  se  separará  de  ti.  Para  complacerte  gastará  el  dinero  con  prodigalidad  y  buena  disposición (si es un típico hijo de Marte). Te hará  un cumplido por tu aspecto externo, apreciará tus  capacidades  y  será  un  compañero  mentalmente  estimulante.  Por  más  que  pueda  ser  mandón  y  perder  los  estribos  por  una  bagatela,  rara  vez  dejará que el Sol se ponga sobre su ira, sin hacer  las paces. Tú serás lo más importante de su vida,  pero  él  espera  que  tú  lo  sepas,  y  espera  recibir  afecto y atención cuando está excitado por alguna  idea nueva que se apoderó de su interés. Quiere  ser él todo tu mundo, pero a diferencia de otros  hombres,  si  tú  eres  su  igual  te  dejará  que   

compartas el suyo.    El varón Aries espera que la dama de sus sueños  sea  al  mismo  tiempo  ultra  femenina  y  desenvuelta.  La  quiere  completamente  independiente,  pero  dispuesta  a  marchar  unos  pasos  detrás  de  él.  Espera  que  le  elogien  y  le  demuestren devoción, pero sin entrar jamás en el  papel  de  humilde  esclava.  ¿Todavía  estás  conmigo?  Bueno,  que  muchacha  tan  valiente.  Pero  hay  más.  Aries  es  capaz  de  decir  cosas  amargamente  crueles  y  sarcásticas  cuando  su  yo  está  herido,  cosas  que  él  dice  sin  la  menor  intención,  pero  que  a  ti  pueden  destrozarte  el  corazón  si  no  lo  entiendes.  Y  después  esperará  que  le  perdones  y  que  te  olvides  con  la  misma  facilidad  que  él.  Tendrán  que  gustarte  todos  sus  amigos,  aunque  él  se  reserve  el  derecho  de  aburrirse  con  los  tuyos,  pero  lo  que  querías  era  un  hombre,  ¿no?  Y  en  tu  compañero  Aries  sin  duda  lo  has  encontrado.  Si  eres  una  mujer  de  verdad,  vuestro  amor  puede  ser  la  envidia  de  todo el pueblo, como el de Romeo y Julieta (sin la  tragedia, claro).    Estimula  su  independencia,  pero  procura  doblegar  –con  tacto–  su  carácter  impulsivo.  El  conductor  debe  ser  él,  porque  si  no,  la  vida  no  vale  la  pena.  Su  gran  entusiasmo  burbujeante  puede morir una triste muerte si le echas un cubo  de  agua  fría  o,  con  una  negativa,  provocas  un  cortocircuito  en  su  energía  positiva.  En  el  momento  en  que  pierda  su  autoridad,  en  el  trabajo  o  en  casa,  su  estimulante  optimismo  se  convertirá  en  sombrío  descontento  para  acabar  finalmente en un decidido desinterés. No está en  su  naturaleza  someterse.  Aries  es  hombre  entre  hombres,  y  su  mujer  jamás  debe  destruir  su  masculinidad,  sin  que  ella  pierda  su  individualidad tampoco. No intentes manejarlo, ni  dejes que él te maneje. Un marido de signo Aries  no  aguantará  que  su  mujer  tenga  todas  las  noches  reuniones  en  el  club,  pero  no  tolerará  tampoco  una  esposa  que  se  pase  todo  el  día  en  casa tejiendo manteles y cubrecamas. Se trata de  alcanzar  un  término  medio.  Y  si  aciertas,  piensa  que algún día serás la única Julieta de pelo blanco  en  tu  círculo,  con  un  marido  que  seguirá  poniéndose romántico cuando se hayan cumplido  vuestras bodas de oro. Es todo un desafío, si eres  romántica... y claro que lo eres, porque si no, para  empezar, no te habrías metido con un Aries.   

RománTica'S 124

Protagonista masculino: Lord Anthony Dalton de   UN GRANUJA EN MI CAMA  
Sinopsis: Madeline Prescott se convierte en profesora de la reputada escuela  de  señoritas  de  la  señora  Harris,  para  tratar  de  devolver  la  malograda  reputación como médico de su padre tas ser calumniado injustamente en su  ciudad de origen. Su propósito es conocer al científico que puede demostrar  que el uso del óxido nitroso no fue el causante de la muerte de una paciente  durante  una  intervención.  Pero  para  conseguir  sus  propósitos  necesita  la  ayuda  de  Anthony  Dalton,  un  joven  con  fama  de  libertino  de  dudosa  reputación, que acude a la Escuela para inscribir a su sobrina Tessa, una vez  consiga su custodia.   Con  la  fama  de  Anthony,  la  señora  Harris  jamás  aceptará  que  en  su  escuela  se  inscriba  una  joven  de  dudosa familia. Por lo que Madeline llega a un acuerdo con él: convencerá de ser la persona apropiada  para dar lecciones a las jóvenes de cómo evitar a un canalla, a cambio de ser introducida en los ambientes  de la alta sociedad donde puede encontrar al inventor del óxido nitroso.   Ninguno  de  los  dos  contará  con  que  los  encantos  de  la  profesora  fascinarán  de  tal  modo  al  vizconde  granuja hasta caer rendido a sus pies, pero tampoco la señorita Prescott había imaginado que un libertino  pudiera atrapar no solo su corazón sino también su mente.   Nominada como Mejor romance histórico de regencia por Romantic Times en 2008    

Valoración 
¿Quién  mejor  que  todo  un  Lord  libertino,  encantado  de  serlo,  para  explicar  en  una  respetable academia de señoritas, cómo evitar a  uno de su misma especie como si fuera la peste?   Cuarto  volumen  de  la  serie  Escuela  para  señoritas de Mrs Harris, Un Granuja en mi Cama,  escrito  por  la  autora  norteamericana  Sabrina  Jeffries,  publicado  por  la  editorial  Terciopelo,  te  enseñará,    como  si  fueras  una  de  las  futuras  debutantes  de  la  academia,  cómo  evitar  a  los  libertinos,  y  nada  más  y  nada  menos  que  de  la  libertina  mano  de  uno  de  los  mayores  hedonistas del reino.   ¿Y  qué  mejor  maestro  que  toda  una  autoridad  en la materia?   Regencia inglesa del siglo XIX.   Lord  Anthony  Dalton,  Vizconde  de  Norcourt,  acude raudo y veloz a la academia para señoritas  de  Mrs  Harris,  para  suplicar  si  es  preciso  que  admitan  como  alumna  a  su  sobrina,  de  la  cual  acaba  de  ser  nombrado  tutor,  algo  que  le  pone  los  pelos  de  punta,  pero  que  se  toma  muy  a  pecho, ya que no quiere perder la custodia, de la 

única hija de su fallecido hermano.   Y  quiera  el  caprichoso  destino  que  no  podía  haber aparecido en mejor momento ni en mejor  lugar,  ya  que  se  presenta  ante  una  de  las  profesoras  de  la  academia,  a  la  que  le  viene  como  agua  de  mayo.  Madeline  Prescott,  naturalista de pro, científica y matemática, anda  desesperada  por  limpiar  el  buen  nombre  de  su  padre, médico caído en desgracia. Y la aparición  de Norcourt le viene como anillo al dedo, ya que  haciéndole  un  sutil  chantaje    a  cambio  de  conseguir  que  admitan  a  su  sobrina,  este  libertino  será  el  camino  para  llegar  hasta  la  persona  que  demuestre  la  ignominia  lanzada  contra su padre, pero eso si, debiendo el lord dar  clases de cómo evitar a los de su misma especie.   ¡Toma  ya,  Sabrina  Jeffries!  Y  si  eso  no  es  la  venganza del karma, que baje Dios y lo vea.   Dos  personas  que  se  necesitan  el  uno  al  otro  para  arreglar  el  desaguisado  en  que  se  han  convertido  sus  existencias  y  que  juntos  experimentarán  anhelos  y  deseos  necesitados  de ser satisfechos, enfrentándose al pasado para  poder ser felices en el presente.   Con  enredos  arguméntales  varios,  y  con  unos 

125 RománTica'S

envites  dialécticos  entre  la  naturalista    y  el  libertino  encantado  de  serlo,  de  esos  que  se  te  quedan grabados por su inteligencia, Un Granuja  en  mi  Cama,  es  una  deliciosa  novela,  que  en  contra  de  que  pudiera  parecer  otra  novela  más  sobre  la  regencia,  va  un  poco  más  allá  de  lo  habitual,  al  ofrecernos  una  historia  que  tiene  más tela que cortar de lo que una se esperaba.   Algo que se agradece. Ya que tras la fachada de  ese sátiro con piernas, que es Lord Norcourt, hay  toda  una  caterva  de  sentimientos  agazapados,  escondidos,  reprimidos,  por  una  infancia  de  terribles  maltratos  y  humillaciones,  que  hacen  de  este  personaje,  uno  de  los  pocos  con  este  tipo  de  calado  psicológico  que  despierta  nuestros más tiernos instintos.   Vale,    es  un  vividor,  un  mujeriego,  o  por  lo  menos lo era hasta que conoce a Madeline, pero  cuando  te  enteras  de  su  terrible  historia,  y  ves  cómo  se  comporta  realmente,  ni  es  tan  fiero  el  toro  como  lo  pintan,  ni  esconde  ninguna  bestia  dentro  de  él  al  acecho.  Es  un  ser  atormentado,  marcado por un pasado que le hizo esconder su  corazón,  un  hombre  asustado  que  toca  la  sensibilidad de la lectora.   Un  acierto  la  elección  de  este  magíster  en  la  materia  de evitar libertinos y aún más acertada  la  creación  por  parte  de  Jeffries  de  esa  Madeline, una mujer que enfrenta a la supuesta  bestia  como  si  estuviera  estudiando  uno  de  sus  coleópteros  volando  bajo  el  sol  del  verano  en  pleno  campo.  Una  científica  que  pone  su  vida 

patas arriba con todos esos deseos de conocer la  mecánica  de  todas  las  cosas,  ya  sea,  los  efectos  del  oxido  nitroso,  como  el  mecanismo  de  una  erección, no cualquiera, sino las de él.   Madeline,  una  mujer  con  la  perturbadora  habilidad  de  despertar  a  esa  bestia  que  habita  dentro de Anthony, a ese depredador que saliva  ante su presencia por el instinto de caza, pero no  solo despierta su cuerpo, si no que llena con su  presencia su mente, sus sentidos, su alma.   Madeline y Anthony dos personas que no son lo  que  parecen:  una  hechicera  bajo  el  disfraz  de  una  dama  culta,  y  una  bestia  disfrazada  de  caballero.  La  insaciable  curiosidad  frente  al  apetito insaciable. Vamos, la pareja perfecta.   Un  Granuja  en  mi  Cama  es  una  enternecedora  novela, que te ofrece más de lo uno espera que  trata  de  los  animales,  y  de  sus  instintos;  que  te  plantea que la vida no tiene por qué ser amarga,  ni hay que aceptar todo el horror del mundo, si  no  que  hay  que  rebelarse  y  luchar  contra  él;  y  sobretodo  de  que  la  reputación  de  un  hombre,  no  ofrece  siempre  la  justa  medida  de  lo  que  es  un hombre.   Sabrina Jeffries nos vuelve a ofrecer otra de sus  divertidas,  estimulantes,    y  encantadoras  novelas sobre la regencia.  Otro acierto de Terciopelo.  
  Crítica: Manuela Naya Suelves. 

RománTica'S 126

La mujer aries 
  Cuando Byron escribió que «el amor del hombre  es  en  su  vida  una  cosa  aparte;  para  la  mujer  es  toda  su  existencia»,  se  olvidó  de  que  había  mujeres Aries. Una mujer Aries puede pensar que  el  amor  es  toda  su  existencia,  pero  está  demasiado absorta en el mundo que la rodea, por  no hablar de lo vitalmente absorta que está en sí  misma,  para  que  el  amor  sea  realmente  el  comienzo  y  el  final  de  su  vida.  Aries  puede  pasarse  sin  un  hombre  más  fácilmente  que  cualquier otra mujer.    Claro  que  pasarse  sin  un  hombre  no  significa  pasarse  sin  romance.  La  mujer  Aries  necesitará  siempre  de  ese  héroe  de  sus  sueños  por  quien  suspira  en  su  corazón.  Es  posible  que  esté  muy  lejos en el tiempo y en el espacio –o simplemente  invisible  e  inaccesible,  oculto  en  las  nieblas  del  mañana–,  pero  en  una  lluviosa  tarde  de  abril,  nuestra amiga estará pensando en él. Rondará sus  pensamientos  cuando  caiga  la  primera  nevada,  cuando ella escuche cierta canción o vea destellar  un relámpago. Sin embargo, por más que suspire  por  él,  si  no  se  da  en  forma  inmediata  la  presencia física de un varón, la mujer Aries no le  echará  terriblemente  de  menos.  Cualquier  cosa  que él pudiera hacer, yo puedo hacerla mejor: eso  es lo que ella piensa.    La  muchacha  Aries  se  abre  sola  las  puertas.  También se pone sola el abrigo, libra sus propias  batallas, se aparta ella sola la silla, llama el taxi y  se  enciende  el  cigarrillo  sin  necesidad  de  ayuda  masculina.  Para  ella,  hacerlo  sola  es  la  manera  más  rápida  de  hacer  algo.  Naturalmente,  no  es  una  actitud  que  guste  demasiado  al  vulnerable  ego masculino. La joven marciana está decidida a  tomar  la  delantera,  a  ser  la  primera  en  emprender  la  acción,  y  en  ello  incluye  tomar  la  iniciativa  para  empezar  un  romance.  Entre  todos  los  signos  solares,  son  las  mujeres  Aries  las  que  más  probabilidades  tienen  de  declararse,  especialmente  si  el  hombre  no  se  decide  a  hacerlo.  Y,  amigo  mío,  ese  es  el  único  momento  en  que  puedes  demostrarle  sin  peligro  tus  sentimientos:  cuando  ella  se  te  declare.  Si  lo  haces antes, estás corriendo un albur. Ten mucho  cuidado  con  tus  iniciativas  cuando  la  chica  es  Aries,  porque  a  ellas  les  gusta  dirigir  la  relación  amorosa.  Más  vale  que  te  asegures  bien  de  haberte metido su corazón en el bolsillo antes de  intentar  rodearle  la  cintura  con  un  brazo  y  darle  un  beso  de  despedida,  porque  si  no,  es  posible  que  te  lance  un  gancho  de  derecha  en  la  mandíbula y huya como una cervatilla asustada.    Pero no te confundas. La razón de su huida no es  su  modestia  virginal,  ni  el  miedo  a  tus  apasionadas  intenciones.  Con  eso  puede  arreglárselas muy bien. Si escapa es por el temor  de  verse  complicada  con  un  esclavo  reverente  o  con un cachorrito enamorado, porque cualquiera  de  esas  cosas  le  arrancaría  lágrimas  de  aburrimiento.  Muéstrate  indiferente,  mantenla  en la incertidumbre, y lo más probable es que sea  ella quien te arrincone. Un hombre que se resiste  a  su  influencia  es  siempre  seductor  para  una  Aries,  que  no  puede  entender  que  él  no  está  fascinado por sus indudables encantos. Entonces,  su  naturaleza  marciana  no  dejará  piedra  sin  mover  para  demostrar  que  ella  es  deseable,  aunque  él  no  le  despierte  ningún  interés  duradero.    Para  amarte,  la  mujer  Aries  debe  estar  orgullosa  de  ti,  pero  no  exageres  tu  importancia  hasta  el  punto de dejar de prestar atención a los talentos  y las capacidades de ella. Aunque te exija mucho,  te  lo  devolverá  con  creces.  La  joven  Aries  puede  ser  generosa  en  exceso  con  su  tiempo  y  su  compasión,  compartir  alegremente  posesiones  y  dinero,  pero  cuando  se  trata  del  amor  es  lista  y  llanamente  avara.  En  cuanto  a  las  relaciones  amorosas, su lema es «lo que es mío, es mío», y  no hace falta mucho para provocar una explosión  de celos. No se te ocurra admirar en presencia de  ella  a  tu  actriz  favorita,  ni  tener  demasiadas  atenciones con sus amigas. El hombre casado con  una mujer Aries hará bien en buscar un secretario  varón.  Si  no  siente  que  es  la  primera  para  ti,  en  todos  los  sentidos,  no  tardarás  en  preguntarte  por  que  han  desaparecido  tan  rápidamente  la  intensidad de la pasión y la emoción subyugante.  Cuando la mujer Aries se siente realmente herida,  su  fuego  se  convierte  en  hielo.  Su  fuego  arde  intensamente y se extingue con rapidez; su hielo  puede ser eterno. No lo olvides, si es que ella te  interesa  en  serio...  y  es  poco  probable  que  ella  quiera interesarte de ninguna otra manera. Aries  juega a todo o nada.    Son  mujeres  que  ponen  a  su  amado  en  un 

127 RománTica'S

pedestal  y  esperan  que  viva  de  acuerdo  con  una  imagen  de  imposible  perfección,  negándose  tercamente  a  advertir  que  tiene  los  pies  de  arcilla,  hasta  que  se  le  aflojan  de  tal  modo  que  incluso  ella  tiene  que  notarlo.  Jamás  critiques  al  amante,  al  marido  o  a  los  hijos  de  una  mujer  Aries,  a  menos  que  te  hayas  puesto  un  traje  de  amianto.  Son  mujeres  capaces  de  ser  exigentes,  egoístas,  y  de  hacer  observaciones  hirientes  si  alguien arroja un cubo  de agua fría sobre lo que  es  suyo.  Pero  también  pueden  ser  gentiles  y  delicadas cuando se las sabe tratar. Es una mujer  capaz  de  una  pasión  profunda  y  de  místico  idealismo,  entretejidos  de  las  maneras  más  extrañas.  En  una  relación  que  ella  sienta  como  auténtica  y  perdurable,  no  habrá  lugar  para  reticencias,  astucias  femeninas,  maniobras  de  coquetería  o  juegos  tontos.  Su  amor  es  directo,  como  su  forma  de  hablar  y  de  actuar.  Hay  algo  limpio  y  fresco  en  la  sencillez  de  sus  emociones  que,  así  y  todo,  la  llevan  a  veces  a  aguas  demasiado  profundas  para  ella.  Es  posible  que  tengas  que  domesticarla  un  poquito,  pero  si  te  ama  de  verdad,  lo  aceptará  con  una  docilidad  sorprendente.    Nunca  te  inquietes  por  la  posibilidad  de  que  tu  amada Aries sucumba a los encantos de un lobo.  Es tan inmune a los lobos como a los playboys, y  corre  mucho  más  peligro  de  verse  seducida  por  algún  idealista  que  defienda  una  causa,  sobre  todo si es una causa perdida. Pero ni siquiera con  él  se  privará  de  hacer  valer  con  frecuencia  su  individualidad,  rasgo  éste  que  jamás  quedará  completamente  conquistado  en  la  mujer  de  Marte,  por  más  que  el  hombre  adecuado  pueda  suavizarlo.  Una  muchacha  Aries  te  hará  regalos,  te  prestará  dinero,  te  cuidará  cuando  estés  enfermo  y  te  ayudará  a  conseguir  trabajo.  Y  esperará lo mismo de ti.    Herir  su  orgullo  o  poner  freno  a  su  entusiasmo  son  cosas  que  pueden  poco  menos  que  destrozarle  el  corazón.  Es,  ni  más  ni  menos,  lo  que  continuamente  le  hacen  otros.  El  mundo  no  perdona  a  una  mujer  que  no  se  calla  y  que  se  considera  más  despierta  que  nadie.  Cuando  descubra  que,  después  de  todo,  la  que  rige  el  Universo  no  es  ella,  correrá  a  tus  brazos  con  lágrimas  en  los  ojos,  huyendo  de  su  mundo     

oscuro  y  desalentador.  Entonces  tendrás  oportunidad  de  verla  tal  como  es  realmente,  indefensa  y  vulnerable  en  extremo,  pese  a  toda  su confianza exterior. En realidad, no es la mujer  invencible, por más que le gustaría serlo. Admira  la  fuerza  y  procura  imitarla.  Es  frecuente  que  la  realidad  haga  pedazos  el  idealismo  de  Aries  y  su  fe optimista  en la naturaleza  humana.  Si en  esos  momentos la consuelas  con ternura, es probable  que jamás llegues a perderla.    Defiéndela siempre contra sus enemigos, porque  no te perdonará que no luches en favor de ella o  no  te  pongas  de  su  lado.  (Pero  prepárate  para  hacer  las  paces  con  ellos  cuando  Aries  las  haga,  cosa que puede suceder en cualquier momento.)  Por lo menos, en eso juega limpio: ella también te  defenderá. Una mujer Aries se jugará, desafiante,  fama o fortuna frente a cualquiera que lastime a  un  amigo  de  ella.  Si  te  ama,  su  indignación  no  tendrá  límites.  Son  mujeres  de  lealtad  absoluta.  Su  fuego  se  parece  más  a  los  destellos  de  un  diamante que al resplandor acogedor y cálido del  hogar  encendido.  En  su  naturaleza  hay  innegablemente cierta fragilidad, y serán más las  veces  que  te  agite  que  aquellas  que  te  tranquilice.  Pero  te  aportará  emoción  y  sin  duda  no  te  aburrirá  nunca.  Tiene  también  sus  momentos  de  dulzura  que  desmienten  su  impulsividad...  para  el  hombre  que  tenga  la  paciencia  de  sacarlos  a  la  superficie.  Las  marcianas  poseen  mayor  ternura  interior  de  lo  que  puede  imaginarse  quien  jamás  ha  estado  en  verdad próximo a ellas.    No hay que olvidar que es sensible, a pesar de su  radiante  sonrisa  de  bravura  (que  no  es  más  que  su  escudo  contra  el  dolor).  Quien  pueda  transformar  al  Carnero  en  cordero,  tendrá  una  mujer  honrada  y  apasionada,  leal  y  fascinante,  bien que pueda ser un poco impulsiva, autoritaria  e independiente. Bueno, pero es que no se puede  tener todo, ¿no? La joven Aries te ayudará, lector,  a encontrar tus ilusiones perdidas, y tendrá una fe  ciega en todos tus sueños. Y si dices que no tienes  ninguno,  pídele  alguno  prestado;  ella  tiene  muchísimos.  Si  crees  en  ella  la  mitad  de  lo  que  ella  cree  en  ti,  juntos  podréis  hacer  algunos  milagros. 
Artículo: Ana Sarria    Fuente: http://lindagoodman.blogspot.com

 

RománTica'S 128

     

Protagonista Femenina: Marina de  “LA RENDICION DEL HIGHLANDER” 
Sinopsis   La pasión y la venganza unirá las vidas de Marina y Brandon en una guerra de  voluntades, donde el amor será el único vencedor.  Marina,  es  una  noble  y  decidida  mujer  que  se  encuentra  ante  la  decisión  más  difícil de su existencia; elegir entre el amor de su vida o la lealtad a su familia.  Su  mejor  amigo  va  a  ser  ahorcado,  y  en  su  desesperación  para  tratar  de  liberarlo, acude a la única persona que puede ofrecerle la ayuda que necesita,  Brandon McGregor, un Laird arrogante, posesivo, y del que está irremediablemente enamorada.   Sin  embargo,  el  escocés  la  desprecia  por  que  la  cree  una  manipuladora  sin  sentimientos.  Una  arpía  traidora e indigna de confianza.    Marina llega a una encrucijada de difícil elección, si salva a su amigo, debe traicionarlo a él, y Brandon no  piensa  perdonar  sus  intrigas  y  maquinaciones.  Marina  tendrá  que  pagar  el  precio  que  el  Laird  de  Ruthvencastle le imponga.   

Valoración 
La primera vez que oí hablar de este libro fue el  6  de  Febrero  de  2009.  Primero  durante  la  presentación  en  Málaga  de  “La  promesa  del  Highlander”  y  más  tarde  en  una  cena  donde  la  propia  autora  nos  dio  a  conocer  más  en  profundidad  a  su  nuevo  protagonista.  Ni  que  decir  tiene  que  a  partir  de  ahí,  Brandon  se  convirtió  para  mí  en  un  nuevo  compañero  de  fatigas.  Muchas  tardes  de  charlas  por  teléfono  con  Arlette  y  muchas  risas  (Brandon  se  prestaba  a  ello)  pero  sobre  todo  porque  Arlette  iba  desgranándome la personalidad seria y decidida  de  Marina.  Una  mujer  muy  pero  que  muy  equilibrada, muy consecuente con lo que dice y  con  lo  que  piensa  pero…  enamorada  hasta  las  trancas de este pedazo de mula que es Brandon.  Y como digo, una mujer enamorada es un tema  serio. Muy serio.  Con Brandon vais a reír, vais a llorar y sobre todo  os  van  a  entrar  ganas  de  castrarlo.  Es  una  mala  bestia.  Un  hombre  que  lo  suyo  es  suyo  y  de 

nadie más. Una mujer que bebe los vientos por  él pero que necesita saber que está haciendo lo  correcto  y  un  amigo  de  la  chica  que  va  a  hacer  que  todo  estalle  alrededor  de  estos  dos  tontos.  Tontos, sí. Porque, digo yo ¿tan difícil es contarle  al  otro  estoy  hasta  las  trancas  por  ti  pero  no  quiero que NADIE se te arrime? NADIE. Caramba  ahora  parezco  Bea  la  legionaria.  Lo  que  hace  estar enganchada a GH.  Pues lo que iba diciendo, Brandon es para mí un  hombre  fuerte,  arrogante  y  aunque  nadie  lo  diría  muy  cariñoso  y  divertido.  Es  el  mejor  hombre Geneve con el que me he topado hasta  la  fecha.  Si  Justin  me  pareció  un  prototipo  que  rompía el molde, Brandon se ha convertido para  mí  en  mi  protegido.  Con  su  corpachón  de  dos  metros  y  sus  malas  pulgas,  en  el  fondo  guarda  un  corazón  muy  tierno  y  un  carácter  que  sorprende  a  veces  por  su  picardía.  Es  muy  irónico  y  atrevido  y  no  duda  en  lanzarse  de  cabeza a por ella aunque saben que se la pueden  partir, la cabeza, digo.   Y en medio de estos dos tontos rematados como 

129 RománTica'S

yo les he calificado con todo el cariño se erige la  figura de un amigo de la infancia de Marina. Un  hombre  que  siente  por  ella  un  cariño  de  hermana y por el que ella siente lo mismo pero  por  el  que  Marina  no  duda  en  sacrificar  su  propia felicidad si consigue así sacarle del bache  económico  por  el  que  pasan  sus  propiedades.  Obviamente él sería lo último que haría pero ¿lo  sabe Brandon? NOooooooooooooooooooo.  Por  supuesto  que  no.  Brandon  está  tan  cegado  por  los  sentimientos  que  la  indomable  e  ingobernable  Marina  despierta  en  él  que  no  ve  más allá de lo que ven sus ojos. Un hombre está  besando  esos  labios  que  hace  pocas  horas  le  devolvían  ferozmente  un  beso  suyo.  Siente  que  el  demonio  dormido  en  él  está  apareciendo  y  apoderándose de su alma. La negra serpiente de  los  celos  está  anidando  nuevamente  en  su  corazón  y  cree  que  si  con  él,  al  que  conoce  de  dos  días,  no  nos  vamos  a  engañar,  surge  una  tigresa ¿qué sentimientos no puede volcar en un  hombre junto al que se ha criado?  Por ello no duda ni un solo instante en hacer lo  que  esté  a  su  alcance  o  tenga  en  su  mano  para  castigarla a ella y condenarla al ostracismo bajo  una capa de frialdad que helaría los infiernos.   De  la  noche  a  la  mañana  el  hombre  cálido  y  fogoso  del  que  se  ha  enamorado  Marina  se  ha  transformado  en  uno  frío  y  calculador  que  la  arrastra  hacia  sus  lejanas  tierras  en  Escocia  sin  dejarla  prácticamente  de  despedirse  de  los  suyos.  Solo  un  hombre,  su  primo  Diego  (cuñado  de  Brandon) se frota las manos pues ha conseguido  ver con sus propios ojos cómo ese altivo escocés  que  parecía  que  nunca  iba  a  tener  su  merecido  en  esta  vida,  cae  derrotado  de  la  única  manera  que a él le saca la espina clavada en su costado:  por CELOS. Si él se sintió obligado a casarse con  la  hermana  de  Brandon,  bien  se  merece  éste  todo lo que le pase.   No  sabéis  cuántas  ganas  tenía  de  pillar  esta  novela, no sabéis  con cuantas ganas comencé a  leérmela  y  tampoco  sabéis  con  qué  miedo  lo 

hice.  Tenía  muchas  expectativas  y  esperanzas  depositadas  en  el  nuevo  libro  de  Arlette  y  os  tengo que decir una cosa: NO ME DECEPCIONÓ.  Me atrapó desde el primer instante con escenas  muy  divertidas  y  con  otras  muy  provocativas.  Para mí echó los restos en dos que solo os citaré  de  manera  casual  pues  no  quiero  restarle  emoción  a  ninguna  de  ellas:  una  cancioncilla  muy  pero  que  muy  “agresiva”  y  una  faca  muy  pero que muy bien manejada. Ahí es ná. Echadle  imaginación que yo no quiero destriparos nada.  Os  recomiendo  esta  nueva  novela  “LA  RENDICION  DEL  HIGHLANDER”  Emotiva,  divertida y sobre todo cargada de giros e ironías  como  solo  María  sabe  hacer.  Le  da  un  toque  a  sus  novelas  que  no  le  he  encontrado  hasta  el  momento  a  nadie.  No  me  esperaba  para  nada  que  volviese  a  sus  orígenes  y  recreara  un  personaje con la intensidad de Justin pero sin su  mala follá (como dirían en Granada). Después de  Jamie, un personaje más bien plano, Brandon es  otra vuelta de tuerca.  Mil  gracias  María  por  regalarme  un  hombre  como  Brandon.  Un  hombre  con  el  que  disfrutar  las  más  de  500  páginas  que  nos  has  ofrecido  y  por el que yo siempre te estaré agradecida.  A  quienes  no  hayan  tenido  el  gusto  de  leer  los  libros  de  Arlette  Geneve,  no  os  podéis  perder  “LA  RENDICION  DEL  HIGHLANDER”.  Yo  por  mi  parte  espero  poder  leer  más  historias  con  personajes  como  Brandon  o  Marina  y  encontrarme  personajes  sin  descafeinar  en  las  novelas  que  me  lea.  Y,  por  supuesto,  con  secundarios tan fuertes que bien se merecen su  propia historia.  Ya  me  gustaría  a  mí  saber  qué  leches  pasa  tras  las  puertas  de  un  dormitorio  donde  yacen  una  mujer  loca  de  amor  por  un  hombre  hastiado  y  amargado  por  la  vida  que  se  ha  encontrado  sin  buscarla como son Cassie y Diego.  ¿Alguna  vez  nos  dará  Arlette  algún  indicio?  ¡Espero que sí! 
Crítica: Elfled (RH) 

RománTica'S 130

 

                    Hola chicas:  Vengo  siguiéndoos  desde  el  primer  número  cuando me lo tropecé de casualidad.   Tengo  que  deciros  que  esta  revista  me  encanta  y  que me lo paso genial leyendo vuestros artículos.  Me  encanta  el  apartado  de  Dioses  del  Olimpo  ¿Con qué protagonista me vais a sorprender este  bimestre?  Estoy  deseando  cotillear  el  próximo  número.  Me  ha  gustado  mucho  el  artículo  especial  de  las  incorporaciones, la editorial Rachel. Tuve la suerte  de  encontrar  en  Fnac  un  ejemplar  del  libro  de  Noelia Amarillo y… lo que disfruté leyéndolo.  Aprovecho  estas  líneas  por  si  me  publicáis  el  comentario  para  agradecer  a  su  autora  por  el  buen rato que me hizo pasar. Leí una crítica en el  blog  de  la  editorial  de  una  chica  que  decía  que  tuvo que  parar de leer para coger aliento porque  no paraba de reír. He de confesar que me ocurrió  lo mismo.  Atentamente, Alejandra 

            Hola!    he  descubierto  vuestra  revista  por  pura      casualidad...  iba  buscando  algún  nuevo  libro   publicado  en  español  de   la  escritora  Susan                  Elizabeth  Phillips  y  me  he  encontrado  con  vosotras.  Al igual que vosotras (por lo visto) me encanta la  novela  romántica!!  digamos  que  cuando  cae  un  libro en mis manos soy incapaz de dejar de leerlo.  Me he decidido a escribiros un mail, simplemente  para recomendaros un escritor, el cual opino que  sabe detallar los momentos con tanta nitidez que  puedes  sentirte  tu  misma  la  protagonista.  Os  hablo  de  Federico  Moccia,  es  italiano;  yo  lo  descubrí  por  casualidad  cuando  me  compré  A  TRES  METROS  SOBRE  EL  CIELO  en  la  feria  del  libro, al gustarme, leí más libros de él: PERDONA  SI  TE  LLAMO  AMOR,  TENGO  GANAS  DE  TI  (es  la  continuación de a tres metros sobre el cielo, pero  es un poco flojillo), y ahora ha sacado uno nuevo  del  que  todavía  no  puedo  opinar  puesto  que  no  he  leido,  se  titula  PERDONA  PERO  QUIERO  CASARME CONTIGO.  Bueno,  tan  solo  os  escribía  para  sugeriros  este  escritor.   Intentaré  leer  vuestra  revista,  pues  parece  interesante!  Gracias por vuestra atención.  Atentamente...                                     ‐‐ MJ FUENTES ‐‐ 

131 RománTica'S

Apreciadas amigas:  Desde  Huelva  quiero  dar  las  gracias  a  todas  las  autoras  que  me  han  regalado  esos  relatos  tan  bonitos por el día de San Valentín.  Sé  que  los  habéis  donado  gratuitamente  y  es  de  agradecer. He disfrutado mucho con la historia en  rima  de  Nieves  Hidalgo  y  con  la  maravillosa  historia de Arlette Geneve.   La de Pilar Cabero me supo a poco acostumbrada  a  leer  sus  tochos  no  me  dio  siquiera  tiempo  a  sentarme  en  el  sillón  cuando  ya  la  había  terminado.  Gracias a todas. Sois maravillosas  Rosa  Elena                  Queremos agradecer las numerosas muestras de cariño y ánimo que hemos recibido a través del correo y    del  facebook  desde  que  nació  RománTica’s.  Esperamos  que  este  número  esté  a  la  altura  de  vuestras  expectativas.     Un saludo muy afectuoso del equipo de RománTica’s    Contacta  con  RománTica’s  para  hacernos  llegar  tu  opinión,  comentarios  y  sugerencias  tanto  sobre  la  revista como cualquier otro tema relacionado con la novela romántica.  Escríbenos a este e‐mail: romanticasmagazzine@gmail.com  Agradecimientos: 

Por  primera  vez  me  he  leído  una  entrevista de una revista entera.  Cada  vez  que  ojeaba  una  revista  en  el  dentista  o  en  la  peluquería  solo  me  detenía  a  ver  las  fotos  y  leer  los  pies  de   las mismas.  He  leído  la  entrevista  de  Suzanne  Brockman porque me encantan sus libros  y  el  enfoque  que  les  ha  dado  la  entrevistadora me ha gustado mucho. 

RománTica'S 132

 

133 RománTica'S

Diseño portada: Ana M. Benítez

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->