Está en la página 1de 136
rama Abbagnano, Paci, Vian, Garin, Chiodi, Rossi, Bobbio La evolucién de la dialéctica Ediciones Martinez Roca, S. A ‘Traduccién de Francisco Moll Camps (© 156 Taylor Baltore- Torino (© mt Baines Mariner Roca, S.A Ihe. Govealisins 22 bie Barcelona Depssito lea B. 487-197, kmpreso en Espatia Timpeenta Pareja Mastata 16 - Barcelona. Indice 41 Cuatro conceptos de diaéctica por Nicola Abbagnano 2 La dialética en Plan por Enzo Pact 3 La dialéetica en Aristételes por ¢. A. Viano 4 isletica estolea por C. A. Viano 5 La dialetica desde ol siglo xi 2 princilos. de la Edad Moderna por Eugenio Garin 6 La dlalética en Kant por Pleto. Chiodi 7 La dialéetica hegeliana por Pietro Rossi § La dialética en Mare por Norberto Bobbio % 12 16 ro 3 SY a ltl de Mercurio se puede compara ls Dison: (por dos propcindes porque Alecuro cesta ‘mat peaueta dl cele. porque ests mie vlads por fee rapes del sol que’ calgus otra esp eke SE pms te ie Son tn aa poraue lets: por fo Gua so halla perectsmesteeompada y"terminada ém Glexto integra que en arte tate ¥en el Nuevo se encuentra: eats mae slagn due ar fotiicos'yprobables ‘qu’ on ‘clgure > ANTE, Comte, 1,1 1 Cuatro conceptos de dialéctica por Nicola Abbagnano 1, Hipétesis de trabajo de los presentes estudios Los siguientes estudios parten de la hipétesis de que ta rocion de dialéctica no se ha ueado, través de Ia historia Ge la flosofi, en un sentido univoco capaz de ser determi. fnado y explicado una ver por todas; sino que ha recibido al correr de los hog. distintos.significados, diversamen- fe emparentados entre si, de forma que resulta imposible englobar uno en otro o en un significado comin. Los sk [Buientes trabajos, al estudiar més de cerca algunas fases fundamentales del ‘concepto, Intentan esbozar cuatro con ceeptos principales de dialéctica, que son los siguientes: 1. La dialéctica como metodo de la divisisn. 2. La dialéctica como légica de lo probable 3. La disléctica como légica. 4. La dialéctica como sintesis de opuestos, Estos cuatro coneeptos arrancan de las cuatro doctrinas que mayor influencia han tenido en la historia de la palae bra dialéctica, que son: la doctrina platénicg, la. doctrina sristotéiea, ia doctrina estoica y la doctrina begeliana, No ccabe duda de que, eon el acerva de documentacién que se fofrece en este volumen, es posible inferir una caracterizacion Jo suficientemente genérica de la dialéctica que de alguna n forma englobe a todas las demés. Por ejemplo, puede de- cirse que la dialéctien es el proceso en el que surge un ad- versario al que combatir una tesis a Ja que confular y 4gue, por tanto, presupone dos protagonistas 0 dos tesis en Tchar o también que es el proceso resultante de fa lucha © del contraste entre dos principios, © dos momentos © dos fsctividades. Pero, como €8 obvio, se trata de una tan gené- fica caracterimcién que carece de todo significado histori- co.u orientativo, El problema histérico consistira mis bien fn identficar ciaramente los significados fundamentales.y las multiples y dispares relaciones que entre ellos se_ter tien. A este problema, que puede resultar sumamente orien- fatlvo para fines de tn uso'cr tlco de la nocién, los ensayos ‘que siguen dan una importante. contribucion En este ensayo preliminar nos limitaremos @ una expl- cacién aclaratoria de los cuatro principales signiicados, 2. La diatéctica como método de la divisién Este fe el concepto que tuvo Plstén de la dialéctica, Por este motive la dialéctica es la téonica de la bisqveds asociada que se cfectia a través de la colaboracién de dos (© mis personas por medio del procedimiento socratico de Ja pregunta y la respuesta, Para Platon, en efecto, la filosotia ‘noes asunto individual y privado, sino que es obra de hot bres que "viven juntos” y “discuten con benevolencia"; es Ja actividad propia de una “comunidad de la libre educa ida’! Le diakéctica es el punto mas alto que puede alcanzar Ta busqueda asoclada y consta de dos momentos: 4) El primer momento consiste en conducir de nuevo las Cosas dispersas a una tnica idea y en define la Idea de forma que se haga comunicable a todos? Platon dice en la Republica que, al remontarse 8 la dea, la dialéctica se sita, mis’ allé de las clencias particulares, porque considera las hipdtesis iniciales Se las ciencias (que siempre se refieren a 1a. multi plicidad sensible) como un simple punto de-partida pata llegar a los principios, desde los cuales Se pue- 2 de luego. alcanzar este segundo procedimiento, es decir, el que va des fe os principios (desde las ideas) alas. iltimas conclusiones, estd en los didlogos posteriores, expli- fitamente analizado como division conclusiones htimas.? Pero ) EI procedimiento de la divisién, consistente “en po- er dividir nuevamente la idea’ en sus especies, si fulendo suis articulaciones naturales y evitando trun far las partes como haria un trinchador inexperto”* Bajo.este aspecto, pertenece a la dialéstica “dividir segiin géneros y no-asumir como diversa una mis- ‘ma forma o como idéntica wna forma diversa"? Las cuatro posiblidades, que se presentan en los dos ‘momentos de la dialéctica que acabamnos de enunciar, que ddan claramente indicadas en un famoso pasaje del Sofisa* Son las. siguientes 1. Que exista una idea tnica de Ja que surjan otras mu chas ideas cada una de las cuales exista por’ st 2 Que evista una dnica idea que englobe degde el exte- 3. Que de Ia uniém de la totalidad de muchas ideas se obtenga una unica ide. 4, Que existan muchas ideas completamente divididas La dialéctica consiste en acertar; en las situaciones que se presentan, cual de estas posibilidades es la apropiada y fen proceder en consecuencia. Si acudimes a Ia forma en {ue Platén ha aplicado este procedimiento en el Fedro, en €l Sofista y en el Politico, obtendremos nuevas aclaraciones. Definida la idea, Platén la divide en dos partes, a las que Nama, respectivamente, la parte izquierda’y la parte dere- cha, que se caracterizan por la presencia o la ausencia de lun determinado caricter; luego divide la parte derecha de la division de nuevo en dos partes, que se liaman tambien derecha e izquierda, echando mang de un nuevo caricter; Ree, 4 at ve 1B yy asi sucesivamente, A un determinado punto el procedimien- fo puede detenerse 0 ser reemprendido empezando por otra Ides. Al nal se pueden recoger o recapitula, desde el prin cpio al fin, as determinaciones obtenidas de esta forma! En el Fedro, Platon se sirve de este procedimiento para de- finir el amor como "mania", dividiendo luego la mania en Ja mala (lzquierda) y la buena (derecha); y, a mds, buscan~ do determinaciones de la mania buena. El mismo. procedl Imiento sitve en el Softsta para la definicion de la figura del fofista, La caracteristica de este provedimiento consiste en Is posibilidad de eleceién (sbandonada en cada paso) de la caraeteristiea adecsada para determinar la division en de recha e izquierda de modo oporiune, de tal forma que se delinee la articulacion del concepto y no "rompa" el pro- pio concepto. Por consiguiente Ia dlaléctica platonica no es lun método deductive o analitico, sino inductivo y sintético, mis parecido a los procedimientos de Ia busqueda empirica (@ pesar de que Platén aspire en cella a prescindir de los “Sentidos") que al rszonamiento a prior! al silogismo. Lo aque reprocha Aristtclee al metodo de Ia division, es preci Saniente que no tenga la capacidad deductiva del slogis ‘mo? lo eval no es propiamente una critica, porque el meto- do platonico no pretende este objetivo. Indudablemente que de In proposicién “el hombre es un animal” y de la conse ‘cuente division “el animal es mortal o inmortal”, no se sie {Bie que “el hombre es inmortal", sino solamente que “el fhombre eso mortal o inmortal"; pero el objetivo de la di vision dialéetiea no es esta deduccida, sino la busqueda, la leccién y el uso de las caracteristicas reales de un objeto, ‘afin de aclarar la naturaleza, o, mejor, las posibilidades del propio objeto. El concepto de ia diaéctieg platénica no ha fenido seguidores directos, pese a la evidente vinculacién ‘que existe entre las nociones dialéctices elaboradas por Aris {Wteles, los estoicos y los neoplatdnicos, Entre estos ultimos ces Plotino el que sefala el paso de Ia concepcion platénica de In dialéctica a la metafisiea tiadica de Proclo. Dice, en efecto, Plotino que la dialéetica see tod plata de Is dain arn din I epee Sud nero para dela 9 par tor genoros presen: uw ‘lls face con el pensamlento combinaclones compljas de stor Seer husts recone domino entero ef Sg hg pot ‘mares inven, ide ands retorna al pring ‘Aqui vemos que el método platénico de ta divisién, que para Piston era el segundo momento de la dialéctica, se ha Eonvertido en el primero, ya éste se le ha afladido, como Segundo momento, “el retormo al principio", es decir, a la Unidad, spuntando de esta forma a lo que seré el esquema fe Proclo. 3. La dialéetica como légica de to probable La dialéctica para Aristbteles os sencillamente el proce imiento racional no demostrative; et silogismo es disléti ‘co cuando, en vex de arrancar de premisas verdaderas, aran- ca de premisas probables, es dectr, generalmente admitidas. Dice Aristteles: "Probable es lo que parece aceptable a to. dos, oa los mas, o a los sablos, y, entre esos, 0 a todos oa la imayoria 0.2 los que son mis conocidos e llustres.” " Luego, por extensién, llama Aristteles dialéctico también al silogis: fo “eristico", es decir, cl que parte de premisas que parecen probables, pero no lo son." Aristeles Teconocia a Zenén fe Elea® come inventor de este concepto de dialéctica, Ze ‘én, en efecto, para su confutacidn del movimiento, arranca Ge ia tesis probable, es deci, Ia sceptadg por la mayorta, ‘gue es la tesis de que el movimiento existe. Luego Aristéte Its explica la razin del uso del termino "daléctica” en este sentido, diciendo que “mientras la. premisa demostrativa fs la atuncién de una de las dos partes de la contradiccign, Ja de la dialéctica es la pregunta que presenta Ia contradic: clon como alternativa™" haciendo asi, en cierto modo, una Teferencia al dilogo. Esta nocion de la dlaléctca, que per ance secundaria y tal vez olvidada en el primer periodo de la escolistica (en el que prevalece el concepto estoico de la dialéctice como léica), ex reanudada, sin por ello aban- donarse la otra nocién, a partir del siglo xi, euando un co- 15 scien, mis sempetn erspen ait y rings mente ce los Tépcos 9 de oe Elencor Sofisteds, retin Tela iti ae fade nena come ste Se fa dlgcusiony del sjercicio dela login arte que te sive de Premise probabss,y & portant, sialéctien cm sl sentido Exotdice de la palabra. Por coniguente, este nuevo sig tendo es admitda e iistrade incluso por los que cont ‘tim considerando a dinlcticn como logca general ten. Sind Tas cancies (como, por cjemplo, Pedco Hispano) Unicemente Suan de. Salisbury ende a cesrngl el sign Scodo de in dalctica a in clenca de ine coun probable" Pero presnmente em ete sigifesdo descubre macs spl Ceciones eis daléetica (pose para ese autor resulta inl in caletica sino va unign a otras dicplins) puesto gue, ‘een ia dealt de obtener sonocimientosnecesrios ef ‘erreno de in cosas naturales, as premisas probables se Sin las ues ant que st pour rect! y tay som Pro pias de in calccieas A une toga concepcion parece re Ferrse Dante, que compara In dalgtca‘con Mercurio, ate 5 el mds peat y slmas ocllo de los planeta en eles to,"la dalctieaes' menor ens everpo que cualquier ore sloncas por lo ual se halla completamente complada ter ‘inada en aguel texto integro que en el Arte antigua ¥ eo fl arte nuevo se encvetrat esd mas Vlada que ninguna otra consi porgue proces Com ma snpumentos sofieicos Sprobables que otra conlguera”!" A pari de Lorenzo Ve line humanists rinstauran las regis dela concepcon de diaéctic como “ate de ln aicasion'; por tanto, ar man ala rete, con la cual Moro Nizlo la identifica x plistamente" Por otra parte, Pere ta Ramée scent est ipeco invention nstion que Tos anvigus ya reco nonian a traves de for Topics y ven ela el arte de Ia n- Yencdn y. por tanto, “la propia hur de fa raza" Os 4o,-0 obstant, entre retérea y dociina de In invencien, ie aiaetica oe antenin en el tbo de in notion ars: tees | mis notable acontecimiento en Ia historia de esta no- cidn se debe, no obstante, a la obra de Kant: exactamente como Arissteles, Kant arranca de tna desvaloriaacion pre ‘ia de la dialéctica como instrumento de-conocimiento. Para Kant la dialéctica es una "logiea de Ja apariencia”, Ello significa que la dialéctica es “una ilusidn natural e inev fable, que. se fundamenta ‘en principios “subjetivos y los muta en objetivos",iusién, no obstante, que ests “indisole Dlemente unida a ia razdn humana y por ello permanece incluso después de haber sido descublerta la rata" Objeto dde la dialéetica son las tres ideas de Alma, Mundo y Dios de elias la primera es fruto de un paralogismo, Ia segunda ‘muestra su ilegitimidad al dar lugar a antinomias Insolu Dies, y'la tercera es indemostrable. Obviamente, el signif ‘eado kantiano de dialéctica se identifica con el segundo de los dos significados que Aristeles distinguié en la dialse- tea, e5 decir con agquel en ef que la dlaléctica es un proce. ‘imiento sofistico. Es el propio Kant el que establece esta relacign: A peas de que sea averso el slgnifiado con que los atigos usroa ‘Sit sepomiln de coco arte se gue ddac cou so ‘ta cosa ut In Tp dea aparcnia! er det, stesolsca Se darts propia gnoranl, mis nse propia isons volunaras ante Ge te verdad mitenda el tatobe des ncn aoe {ogi ‘poneral presente sviodote et tpiese pare oSreat toda forma tac de proceders® 4. La dialéetica como togica Debemos a los estoicos el tercer concepto de Ia dialécti- ca, Los estoieos identificaron Ta dialécties con la Jogiea en ‘general, o-al menos eon aquella parte de a Iogiea que no et TetGriea. Consideraron en efecto Ta retérica como la clencia el bien hablar en los discursos que trataban las "vias de slida", mientras la dlaléctca era Ia clenela de discutir ree: tamente en los. discursos consistentes en preguntas y res puestas® Ta transformacién radical que’ 1a teoria aristote 7 lica del razonamiento experimenté en la obra de los esto! 0s hizo posible esta identificacion de la dialéctica con la Topica general. Puesto que para ellos la demostracion no cra otra cosa que "servirse de las cosas mis comprensibles para explicar las cosas menos comprensibles";* y como las Cosas mis comprensibles eran las mis evidentes a los sen fides Ia base de toda demostracion para ellos eran aque: los “razonamientos anapodicticos” basados directamente en Ja evidencia. sensible. Para ellos el razonamiento en gene ral.era aguello que constaba de premisa y conclusion, y en 41 incluian también al silogismo® Por consiguiente, su teo- Fig del razonamiento no consentia la distincién entre pre- ‘misa necesariamente verdadera y premisa probable, sobre cuya distincion, segin Aristoteles, se funda la de silogismo ‘demostrativo ¥ silogismo dialéctico. La dialéctica se. iden- tified con toda la logic, que para ellos era una teorla de los signos y de las cosas signifcadas; y se definfa como "la cien- ia de lo verdadero y de lo falso ¥ de lo que no es ni ver adero ni falso” Por "lo que no es ni verdadero at falso" fentendian (como se deduce del pasaje de Cicerén que se ci tara iuego) la conexion de la conclusion con la premisa, ccuyas condiciones de verdad quedan establecidas por la dia- Icetica. Esta interpretacion de toda la lgica como eialéctica fo es un simple retorno a la concepcién platonica de la dia Tectica. En realidad la logica estoica, enclavada sobre la base de las deducciones anapodicticas (del ipo "si es de dis, hay Juz"), ignors todos los silogismas que no arrancaran de pre ‘misas hipotétieas; y las premisas hipotéticas, incluso Seguin ‘Avistételes, dan caricter dialéctico al razonamiento, La doc- trina estoica de Ia dialéctiea Tue Ta més dlvulgada en la antigiedad y en Ia Edad Media. Cicerén, que la adopts, en- tendia por dialéctica: on una deGnicien tna cosa octlla 0 esclarecer una cosa oncura Gon the terretecia, a dsterair primero 9 luego dlsngTo que “igus ¥ obtener’ por timo una Teg con que Juss lo verdadero SOT y Just te mmc rane fs res == BEETS oes 4 0 mnt tn a ihe He 18 eeReE Quintitiano® y Séneca® aceptan este concepto de In dis léctica, que también se encuentra en la patristica oriental por ejemplo en Origenes y en Gregorio de Nisa! y en la patristica latina, por ejemplo en San Agustin® Esta nocion {de la dialéstica’como légica general, segin el concepto es twoico, se mantuvo, a través de estos escritores, y de la obra de Boceio,” durante toda la ded Media, pues inclico co- exist con el concepto mis restringido de dialéctica como farte de la discusion o del razonamiento de lo probable cua. fo, a partir del siglo Xi, este concepto se difundié por las testuelas como consecuencia de un més. profindo ‘conoct Imiento de los Topicos y de los Elencos. Sofisticos. Isidoro de Sevilla acogié el concepto estoico™ y este mismo concep- to fue aceptado por Rabano Mauro, que repite las palabras de Agustin: "La Gialéctica es la discipina de las diseiplinas fenseha a ensefiar, ensefa a aprender, y en ella Ta propia ra: 26n demuestra y manifesta To qus es, 10 que quiere, 1o ue ve." Por si parte, Abelardo defiende Ta daléctica ‘con Tas mismas palabras de Agustin” y Hugo de San Victor la considera, segin el modelo estolco, lo mismo que le ret6- Fica, como parte de Ia Logica.” ¥ en el siglo xt, Pedro His ano decia Todavia en las Stnmulae logicales: dos, Ba efecto, Unicamente la dsidtie puede dlscatr con prebabh {igh Sore" Tos printpos de todas ls. demas artes, or esto. eh tudo de as'lencas, a data debe see In rier” 5. La dialéetica como sintsis de los opuestos Fue el romanticlsmo alemén, y prin ‘que formuls el cuarto concepts ae dis 19 Doctrina de la ciencia como “sintesis de los opuestos por ‘medio de la determinsciéa reciproca". Los opuestos de los ‘que habla Fichte son el Yo y el Noyo, y la concliacion, sequin Fichte, se produce por la oposiciga que el Yo ofrece al Noyo y por la determinacidn que a su vez el Noyo re fleja en el Yo, produciendo en el la representacion.” Mas para Hegel la dialéctica es "la propia naturaleza del penso- Imiento"® puesto que es la resolucion de las contradiceiones fen las que permanece enzarzada la realidad finita que como {al es objeto del intelecto, La dialécticn es: nec inmanente on I gue Ia unilateral y ta tna { decir, como su propia _negacion. Porque. eso. cs preciamente Io {ques Sr into, suprise sat mama” Ls leis costnuse Dats ata del propreso clenic; y exc ence principio 9 travel ‘palin oes omaneat 9 i Secs treo Sooteno ‘mente externa, clevacion por encima de lo Galton” La dialéctica consist, pues 1. En ef planteamiento de un concepto “sbstactoy Tk 2. En la supresién de este concepto come algo “finito™ yen el paso a su opuesto. 3. En la sintesis de las dos determinaciones preceden- tes, sintesis que conserva “lo que hay de aGrmativo en'su solucién y em su trasferencia” Hegel llsma a estos tres momentos, respectivamente, mo- mento intelectual, momento dialéctico y momento espect- lativo 0 positivo racional, Pero la dialética no es tnicamen- te el segundo momento: es mis bien el conjunto del mov miento, principalmente en su resultado positivo y en. su realidad Sustancial, Pues Ia identidad de lo racional con lo teal, que es el principio de la filosotia hegeliana, implica que la naturaleza del pensamiento sea la misma naturaleea de la realidad. Por consigaiente, la dialéctica no es Unies: ‘mente la ley del pensamiento, sino que es la ley de la reali: 20 dad, y sus resultados no son puros conceptos 0 conceptos absiractos, sino “pensamientos concretos", es decir, propia y werdadera realidad, realidad necesaria, determinaciones 0 ‘categorias eternas. Segin Hegel, toda la realidad esté dia Iketieamente en movimiento 0 en devenir, y en consacuen- cia Ia filosofia hegeliana ve por todas partes triadas de tesls, Antitess y sintesis, on las que la antitesis representa la "ne- gacin” 0 "lo opuesto” o el "ser otro" de la tess, y Ia sin- {esis consttuye Ta unidad, y sl propio tiempo la verificacion tanto de la una como de Ia otra. De esta dialéctica, de fa ‘que, como hemos apuntado, fue Fichte el precedente inme- ‘iato, Hegel ve en Herdclito y en Proclo precedentes remo- tos. Ba efecto, Hericlito no slo concibi6 lo absoluto como unidad de Ios opuestos", sino que ademés concibié esta unidad como objetiva o “inmanente al objeto", al contrario ‘de Zendn, que considers las contradicciones’ como pura ‘mente subjetivas y por ello fue una especie de Kant de la fntigtedad, Hegel dice: “Encontramos por vez primera en Herdclito la idea fllosofica en su. forma especulativa... Al fin, con él, divisamos tierra: no hay proposicion de. Hers. lif que no haya acogido yo en mi légica."® “Fue, por otra parte, Proclo el que descubsié el cardcter triddico del procedimiento eisléeticn, considerando este pro- ‘cedimiento. como la derivacin de as cosas emanadas del Uno y su retomo al Uno. Este doble movimiento, segiin Proclo, consta de tres momentos: 1. La permanencia inmutable de la Causa en sf misma. 2. La dimanacién del ser derivado de esta Causa, que por la semejanza que guarda con ella permanece con. {lla vinewlada, al propio tiempo que se aleja 3. El retorno o conversién del ser derivado a su causa originaria® De tal forma, dice Hegel, Proclo “no se limita a los mo- ‘mentor abstractos de la tfada, sino que considera las tres determinaciones abstractas dal absoluto cada una por st ‘misma como totaidad de le triads, consiguiendo de esta forma una trfada real” a Lo ms cortiente en Ia Alosofia moderna y contemport neaes ue In palabra action conserve su viendo he tellano.Por un lado este significado se conserva en las ‘eronas ramifcscioncs és ieslsmo, lo adaptan asc ‘ersos puntos de wnt, conservando no obstante in nocign en le gue el idealiama ia ent Puede obserarse, en la primera direccién, que la supues- ta “reforma”, de que tanto se Jaci) haber iellzado Conte ie en la daléctica hegelina, fue simplemente una datinclon entre daléetca de lo “penssdo", es dct, del objeto del pen Sainlento, y dinléedea del “acto. pense’, ex deci, de la onsclencia 0 del Espiritu absolto. Pero cada una de estat dog distintas daléetieas de" Gentile se coniguran como sin tess de los opuestos: Ta dlléctica de lo pensada como sinte sis de objeiidaden opuestas, objtivamente tales, y la dia iecica dl pensante como snteis del yo'y del no3o* Dero estos egneeptes ao exableceningua Inovacin coe one xpio de la diaécticn, Como tampoco queda tanovado In" distincién establecida por Croce entre el "nexo de ios diststos (es decir entre varias eategorias espiituates da Pensa del chrar Ge sue formas) yn cdaletca de fos pests", gue consist en a unidad Ia oposieign entre to hermoio'y Io feo, lo verdadero yl fasore bien Tal, fo illo ii en st sono ce cada fran expr Por otra parte la nociin de. aletien fue uta por Mare Engels y ss tegudores, en el mistio sentido estable ldo por Hegel, pero despojindolo del signineado Idcalistico fue antenia en el sistema, Hegstano’ Lo que repcocha Mars‘ coneeptoHegsliano es qe la dalkcticn pars Hoge cs conscencia'y permanece en la conscenti nanea ales $c objet, Ia Ynldnd a natarses, sno econ el pose ition y cdmo pensamiento.Sepsn Man toda la Hlsota fegalant vive ona abr y, por enema dsr fa Tealidady Ia historia tino ee como images sbstacia, que fn Ultima andliss se coloca como verdad supreme én el Eapirity abeoluto"® Por consiguente Mark propaga. la enigencn de que in disci pase de Inabstacein ein Teaidad, dei Smundo cerrado In “consioncin al mundo ‘ablerto” de la naturales y de a historia, Mare escrbet 2 Le mistcaion que en las manos de Hegel sufre ta distin, no {pide en modo ipuno que eye sido peimero en desir las Feues genres del movimiento e forma Comprensve concent [Etat en Heys te spovn en ia cabana. Hay qbe dare fa vss ean dei pre Goce Geo eo enorio mss Engels al reemprender los intentos de Mars, concibe la lialéctea como la sintesis de las oposiciones (a0 cbstante felativas y\parclales) que 1a naturaleza reallza en su deve- Bl recnacimiento de gue eat contrapsiiones y diferencias, aungue ‘feuiamente te proscatan en ig matuaiin, no. tenes ‘uma ‘raiser flat, y Que en carlo ha sido nuestra reflenon In aoe ha Tetroducig la lte‘de su vgideey de su vallses aegis, cs punto ‘ucla de Ta conepelon elletica ela naturatea.™ Segin Hegel las leyes de Ia dialéctica pueden obtenerse por abstraccidn tanto de la historia de la naturaleza como Se la historia de la sociedad humans: “Ellas no som otra cosa que las leyes mae generales de estas dos fases de 1a evolucién y del propio pensamiento"® 'No obstante todo 1o\dicho, Ia nocién de dialéctica per smanece sin cambio, como en general acontece en los eseri tores modernos que se sirven de ella. De tal forma que ppodemos decir que el euarto concepto de dialéctica perma hece caracterizado por los rasgos sigulentes: 1. La dialéctica es el paso de un opuesto al otro. 2. Este paso es la conciliacidn de los opuestos. 53. Este paso (por tanto la conciliacién) es necesario. Este timo rasgo es el que opone més radicelmente dialéetica hegeliana a Tos ottes tres coneeptos de dialéctica, fen los etales consttuye la caracteristica comtn la ausenc fe Ia necesidad La mayoria de los filésofos modernos que se sirven de la palabra dialéetien Ta refieren a estas tres tesis. La tinica ex: epcidn I constituye Kierkegaard que solamente acepla Ia primera tesis. Para él Ia dialéetica'en general es la recog 2 nosetbilidad de lo positive en lo negativo:s una vinculacién fentre los opuestos que no suprime 0 anula Ta oposicien no deermina un paso neerrio a conclaién ala si esis, sino que permanece estitica en la propia oposicion, ‘Kierkegaard dice por ejemplo: "El hecho de estar solo y de tener a todos contra mi, es, en sentido dialéctico, tenerlos todos para si porgue el hecho de que todos estén tn contra ayuda @ hacer evidente que se este solo."™ Y llama con fre- uencia a esta dialéctica sin coneiliaciin “daléctica de la inversién’ 0 "dialéctica doble"® Mientras no podemos decit 4que este uso de la dlaléetica por parte de Kierkegaard esté Conforme con el concepto hegeliano, esti no obstante estre chamente emparentado con tino de sus elementos, yen todo ‘aso no propone ningin nuevo significado del érmino, Para indicar Ia relacién de oposicién no concllada, Ia palabra sds adecuada es tensién, Por consiguiente, Ia nocién de daléctica ha asumido a través de la historia cuatro significades fundamentals, Ferentes entre si pero emparentados. En cuanto que el lt mo de los significades es el que actualmente esté mis difu ido en flosofia y es al que se hacen més frecuentes ref Tencigs en el lenguaje comin ("Dialectica dela hi “Dialéctica de la vide politica", “Dialéetica espiitual". "Dia: Ietica de los partides", etc), es sl mismo tempo ef signi ficado mas desacreditado por haber sida usado como’ una especie de formula magica que puede justificar todo. lo acsecido en el pasado 0 lo que se ctee, o espera, que scaezca fen el futuro, Sien el futuro la palabra diléctica ha de tener tna utlizacién provechosa clentificamente, no serd ceria mente este cart significado eh que ofeac fas reas parm esta utilaacisn 2 La dialéctica en Platon por Enzo Paci 1: El ser del no-ser En el rato (3906) Sérates se pregunta: {Ouida eset stésoo dialstic so al que pose alae de prepintar ¥ de responder? For consguente la cnkctiea esta constitu Gh por ds lent eecmente unde, Primero bet nt 9 segundo saber responder El apecto “soc Eee is dani conse en saber prepuntar el saber responder onsite, en sentido imlado el aopecto pat tice En rigor el aspect platnico es tnicamene posible ‘hnndo’vapreceldo por ol aspecto socrtio yen cuanto fo ac ole munca su fundamento soci. iS Glnctica, primeroves nepiiva y hvego positiva, De oie precdidn or in mayetionpurificadora de Scrates no Doct! sr posta, El eariter “orginal” de Séeracs em Ra del metodo por medio del cal ere en todos los intr. Ghroresy en al mismo In spore: Ia forma negativa de la istic conduce Te slacn apordia, Bota stuacion ts inicamente posible por melo dela iberadion de todo Steer alto. Ef metodo. no" produce conoeimlento, e6 un FBslodo “eid”. El sujet sometido a la mayeutica Se em henttaen una situacgn de "vac", de dsponbiidad, de falta de just. Alcanada, con la ayuda de crates 9 25 Ja divinidad que en él habla’ Is situacion aporética, la pre funta produce su primer resultado, Entopces «5° posile Aentro de la situacton aporética saber que no se aprende ‘et maestro: lo que se descubre es algo que procede de no%- ‘otros mismos, que permiimos que se produsca en posotros Inismos, seat ‘metodo descrto ex el Menon, Librade, por medio de’ pregunta, del Talo’ saber, el discipulo Se Encuentra en ia atiud del que esté dspuesto a recibir Ia verdad, Esta disponbilidad es eisponibilidad a la vision, » nunca debemos olvidar que vis sigifia idea. E] discipa to puede "ver" Unicamente euando esta Ire de To que Te lmpde la visiin. La sltuacion-aporéia, critic, es nece: satia 4 Ia siuscion platdnica y ello para que sea posible la visi de ls esenclas, de las aretdh. En realidad, pues, saber Tesponder es erear una stuacion en la que sean posibles Ins Visloes. Le situacign aporétca debe intercalase, pues, em tre la pregunta y la respuesta 1a fespuesta no eb una respuesta “directa” a la pregun- ta, La’ pregunta, precsamente por’ ser pregunta, ey no saber", jel gue pregunta debe Garse cuenta de que cual ‘lice respuesta recta ala pregunta en cuesion es un no- Saber. En cuanto que el metodo mayeatico ex la Hberacion de las respuestas no precedidas por na situacion aporeic, 5 un metodo que impide respustas alas preguntas, cuaw Ao en realldad'el que Tesponde Ignors yn puele Tespor der. Por esta raain'es precsamente que la sitaacion apore tica sel saber del nosaber, el saber que esta implicto y que tinieamtente pede estar Implcito ch el no-saber La posibldad del saber est contenida en el nossber y Snicamente en el nosaber. La posiblidad det saber, imple ita en ef nosaber no es psesion dela verdad, noes inna hencia del ser de fades onl devenir yen lo semble, sino fue es mis bien por la carencia del sex en el devenie por to que el denevir puede presentarse como noser La sien ion aporética est pues vineulada ala toma de conaciencta fe que, por el hecho de Que, el que preguntando et en et devenir, se encuentra en tina modalidadparticalar del n> fer. Sus respuesas, en tanto permaneced en lor confines det noser, son respuestas del que nosabe. Sin embargo, el ‘que se encuentra en la situacién aporética toma postive % esp 9 ne op ShTRi ni smtres ce 1 cy op ame wisp tain es et Si aonicmeae cee Shiite sa ceihaeet od nae ser ser sino noser. En otras palabras, ose dl disc Ei dene mice nme aairee rence See RAGS eles Soe eles Gees ie hate! ccna ae Ne Ber ee ee eee ioe ea a ee Sao ee ee eee ee a RS ee Pahl a So coe oe gr cee Tem Soom Rene cece ae Sarmaatae aanctne Eoeseot or coon ae Boros ounce Poe Rae a negacin del ser y ln alteridad, La dlaletica det Sofista es, Por tanto, a contecuenca extreme yTogica de la mays ba téonica del dialéctico debe resolver un problema pre liminary fundamental, ef de distinguir entre el noser como negacion pura y simple del ser. y el noser come presencia indirecta ‘el ser en lo ‘negativo (presencia ingiveca” en cuanto permite al ser estar presente en lo negative sin con” vertirse‘en una nada). La solueién se. desprende del hecho de que para Platon el noser no es negatividad purs y total sino que tiene en si un ser- Hay, pues, un ser del nose el serge noser ex dy tet alter error nace de desconocer el ser del noser. Si el error simplemente noverdad 0 puramente nose, el error es inasible, como tambidn es igsible el noser. El error, ca falda nace precismente de in ptension de ue tno fer no existe: Sel error es simple nada, ysl se pretenc dlemostra que etal, el crror no puede’ coregrse, Desde el panto evista plate, Ta petnstn de que ol ceror fs pura nada, es ta pretensién del sofista. El cofista pla antes de Parmenidesente el aor Yo noser pata ffirmar que cl noser no existe eo para cl sosta st fa gue terror no este De ete mole et eer stokes cs inaible y el propio sofsta se converte en ingehnible fm cuanto-se refugia en el noser. Para covregir el error es preciso, por consiguiente, demostrar que el noser este 9, Por tanto, tambien es precio, tal como hizo Platén en ut famoto fragmento del Sofsta, rebelarse contra la ensefia 48 dl padre de ls Hlosofia, ex decir contra Parmeniies. 1a tWenica del dlalectco esta fundada en el principio. de gue el noser tiene un ser, de que el nosaber de ln situs, sion aporética tiene implicit. un saber, de que el se, sin ‘entincarse con el devenis y sin Identicarse ton la para nad, esté presente en el devenir, de que la situacion apore- ca "unl aclo® gue “sient” presnte eel seh no como posesign, sino como necesidag, como exgencia: Para Platn este “senti~ el ser impliito en Ia pobreza del deve sh po elo tr th posed, st ces or tant, el principio. con el que pusde confutarse al sofista es el del ser def noser que hace’ posible la denuncia Ya correccion del errr. Bt principio del ser del noser de ia presencia det ser en el devenity no como poses, sino como un seatirimplcito la necesidad dal ser en la pobrers 2% del devenir, es al mismo tiempo la experiencia de ta situa- ‘con dialéetica como sitnacton erdtca. La gran importancia fel Fedro en Ia obra de Platén reside en la exigencia del ppensamiento.platénico de vincular los primeras.didlogos, | Republica inclusive, con los grandes didlogos metafisicos ¥y de modo particular con ef Sofista, El Fedro, desde este punto de vist, es Ia clave de Ia obra platénics, y ello expli- fala importancia que le dan los ‘comentadores desde Schieiermacher, que lo considera como el. didlogo progra: ratico de toda la obra platénica, hasta la tesis de Von ‘Arim, corregida y desarrollada por Stenzel y Taoger, que presenta a Fedro, en definitiva, como un didlogo muy pro- Ximo al Sofista. En realidad el diélogo es prueba de la uni- {ad dindmica del pensamiento de Platén y, de modo espect- fico, de la coherencia con que Platén desarrolla el problema de ia daléetica vinculando Ta dialéetia socratica con la de Ja Reptiblica y Ia del Sofista, Stenzel ha demostrado cémo las distintas dialéticas pla- tnicas se desarrollan una dentro de la otra, manteniendo ho obstante cierto distanciamiento entre Ia primera daléc- ties, socriticoplatonica, de caricter estéticodtico, y por consiguiente orlentada hacia Ia ideaareté, y la segunda dia- léctica, orientada hacia la idea-itomo, tal como la presenta fen el Sofista. No obstante, la obra de Stenzel puede preci Ssmente ser considerada como demostracién de la no’ sepa- rabilidad de las dialécticas, como por otra parte el propio Stenzel reconoce a la mitad de su investigacion? ‘La dialéctica platénica se fundamenta eo el problema del ser det no-er y Ia dialéctica del ser del noser esta im- plicita en la situacin socritica e fntimamente vinculada con Ja forma concreta de In dialéctica de las ideas ea la situar cicn erética, La posibilidad de unir a situacion erétiea con Ia situacién ialéetica, lo mismo que el propio fundamento de la eldética platsnica, se basan en ultimo andlisis en la ‘comuian de los géneros del Sofista. 2» 2 Dialéctica y eros En el Fedén, como bien se stbe, Ia prucba final de la inmortatidad del alma so funda en’ la dialetica, El alma 6 lo que da vida al cuerpo {108 o), Lo contrario dela vida & Ia muerte. Una idea, en a, m0 cambla su naturalezs por hecho de que se le acerque su contrario: la idea de. gray dea no se hace més pequcSa por acercarla a la idea d8 pe quence (102 de). Fr'si una idea nunca podra convertree en su contrario (103 b). La naturaleza esencal de la gram deza tiene siempre forma de grandeza, El ser, o la idea, es un ser que permanece ser a pesar de que se Te acergue su entrar y hasta como ser, se encuenira oh ot nose 2), ia Idea de alma como vida permancce pcs idea ds Ia vida incluso frente a su contracio y en st contatio la muerte, El alma es la “naturaleza de la vida" (107 8), 5 csencia, su idea” en ese sentido es inmorta. Serian dlfedimente interpretable los patos precedentes si aplicdramos ala flosofia de Plata la rgida atriucion {radicional del “fealismo ontoligico", incluso sl esta. arr buciin fuera posible. Lo importante es earse cuenta de la smbigiedad implicita en los textos platénicos, La inmorta: Tidad del alma es inmortaliéad de leiden de la vida, no de Ia vids. Pero el hecho de que la idea de la vida sea inmor tal se basa en lo que se ha dicho de ln dialctica platonic, Se basa en el hecho de que el ser presente en la situacion Alialéctica no se identiica con el noser, y por ende no es hegatvided absoluta, sino alteridad. Ei fer del mower es negativo pero mo es ia nada, tiene tin ser, pero este ser n0 Sel ser de la idea, mas bien es el ser caracterimado por la necesidad de fa idea y por el eros por In idea, Es la vida la ue pertenece a Ia situacion evétca y no la idea de Te vida, ¥ la razon de que la situacion erdtica sca ta consiste en fue en ella la idea no se identifies con el devenie: La vida Se caracteriza por la presencia en lla dela idea de Ja vida, sin que ello comporte que In vida pueda llegar a ser int Torta La vida vive porgue ama a idea, y muere porgue fo la pose. Si la poseyera, la vida no seria va vid, la {ea ae Ta vida se" ldentificaria ‘con’ muerte como” ser absolute. Vivir, por consiguiente, es un “participar” de. la dea de la vids Sin poseerla: en este sentido, aclara Pedén, vivir es ya morir El ser del vivir es una forma del ser de 0 ta muerte, es un sor del noser. La muerte misma es un ser Ue noser y'no una purt da. Si fuere un mori total, la elec no feria el morir de una siéa'y el propio nacimiento fampoco hubiera sido posfble. La inmortalldad del alma es, orfanto ln presencia de la Ides de le vida en vida, et Reel vivicmoris caracteristico de Ja vida. La presencia de iaGed de ta vida hace vive ta vida por la Mea e Impide Big'Glus que se lentiique con In inmortalidad de la idea: for tanto, hace morir vida La mucrs es, consecuencia Bek m"inmortaldad de Ia idea de la vida, 9a Idea. do la ‘fas"es Immortal porgue, pese.a vivir ea el. devenir que Mere no se identi on el devenie, e impide al devenir Converdirse ea un puro noser. El verdadero principio del devenir ex pus la hea en cuanto no poseida por el deve- Sirs pot esta razon preisamente el devenir mere, Pero qovcs mower, La idea, como priniplo del devenir, no ex el {er de Parmnigest de ser tal el propio devenir se reduciria ST noser absolute. Entonces aiden seri la esencla. del dkverir au el devenir no posee, pero esto no serd motivo para que la esencia se interprete ecesavlamente en el sem ido cntoldgco tradicional Puesto que el devenir no poses a's ising la propia esenia, e propio principio de vid GI devenir "ve" el principio, pero no To poses: a realidad Ae le idea cs, pues, vision, eidos, pero no poses. Por com Siguiente, la‘ ratualeza de la esencia como principio. de la deberdpresentarse necesariamente como edtica. La Inbighedad platoniea nace al plantearse Ta. preguntas fuentes qué tipo de ser earacterza fa idea? La respuesta Ge Piaon es que cl tipo de sor de la idea, respecto a la ferdad, es nds verdadero, 9 en fal sentido mds real, que el Upo de ser que caractrita el devenie. Efectivament elt pode ser que caracerin cl dovenir es el ser del nostr, entrar que el tipo de ser que caraccriza le (dea es el Principio de verdad y de vida de cualquier tipo de ser. Pero Er principio de ser de ia Idea es principio de verdad y de ‘den Guanto munes es poseldo,y por tanto eh cuanto, eX EL sentido tradiclonal, no es nunca “entolgico” THjemonor en que, el herho de que la idea fuss© posida no solo redundaria eel devenir, sino también en el mundo deals em efecto, sila hea fuese poselda ya no seria cl ser presents en el evenir sin por ello converte en devens 5 no serial ser presente en el noset sn por ello conver: Une en noser, yen consecusncla ya no podria ser ella at misma. Como ya hemos visto, esto significa que existe un ser dei noser, que existe un ser como alteridad, y que es Drecisamente el ser como alteridad lo que caracteriza la Situacion dialéctica como situacion erdtica, El ser del noser, la idea de diverso, hace posible, por medio de la presenciaausencis, el vivirmorit. ¢Signifea esto, que en este caso Ia situacién dialdetica se identifies on la idea? Entonces tendriamos que la idea se identifica. la con la situacién dialéctica, pero en tal caso esta altima ‘ao seria posible como tampoco seria posible la propia idea. La solucién que da Platén en el Sofista como respuesta a los problemas planteados en el Parménides, consiste en que, f2s0 de no ser posible una idea del no-ser absoluto, es post bie una idea del noser como alteridad. Ahora bien, la wea del noser como alteridad, la idea del ser del noser, es un principio que permite a Ta alterided no caer en la nada ti fampoco identificarse con el ser. No es identien a la alter: ad sno que es principio de vida de I vida como alterdad, smo modo que Ta idea de la vida no es Ia vida, sino STipnncpio "que face pens cf nastniento'y Ia muerte Por consiguicnte la alteridad esta caracterizada por Ia si tuacién erdticodialéctica: el eros es slempre eros por sf respecto a la alteridad, y es eros por si respecto a lavalter> ad porque no posee la idea, y Porque no Teduce la alte. Fidad a puro noser, 2 pura nada. En el Simposio es juste. ‘mente en el encuentro con la alteridad que el eros es crea dor de vida, y es tal cuando este encuentro tiene lugar en la vision de la idea y no en la posesién ontoldgics de Ia idea. Precisamente en cuanto Ia idea no es pose(da es el valor teolégico del mundo y de Ia alteridad creadora del evenir: los seres umanos son fecundos en Ia bellezs? por {que descubren su propia pobreza (Bros es hijo de Penla y de Poros) frente a In alteridad y a la idea. La fecundidad es consecuencia del no-saber, de Ia situa cidn aporética unida a la mayéutica. La actitud aporéties hnace Viable el poder colocarse en una situacién tal, en Is ‘que, al vacio que el dse’pulo lleva en si, le es posible, st no Ja posesién, st la vision que, pese a que no puede llenar defintivamente ese vacio, sf al menos da un sentido y uo ‘grado a la vida. Lo cual significa no Impedir que se produzea fen nosotros la vision, y no impedir que la idea de Ta vida ‘obre como principio de vida, En el Teeteto, 1a obra de la Idea es obra del dios que se encarna en Sécrates y en todos ‘aquellos que reconocen que no saben. Es en este sentido (Que Ia idea es ms verdadera y mis real que la “realidad”: {i ontologismo no es su fosilizacién, sino su verdad. La idea hho es el ens gua ens, pero, mucho menos, no es tampoco el ens gua verumm, a n9 ser en el sentida en que el verum es famblén el principio de la vida, la intencionalidad eidética (que mira hacia las eide Gnicamente tras la temporalizacion ayéatica y tras la estricta y jamis defintivamente alcan- zada Weltvernichtung de toda pretension de poseer Ia ver Gad. Debe negarse muy. particularmente Ia. posesién de la verdad como ser, que identifcaria al ser con el no-ser, ¥ hharia imposible el ser del noser, y, por ende, el desenmas caramiento de los errores, la defsicion del sofista, el sent oy la gradualidad de la vida y, en pocas palabras, la situa én dialectics fundada en el ser del no-er y en la situacion Tamada en el Sofista la “comunién de los géneros 3. Téonica de ta diatéctica La idea de la alteridad no es Ia situacién dialéctica, pero con ella es posible la concretizacion, la gradualidad, een fido de la stuacion dialectics, ‘La concretizacion es garantia del eros: el eros hace po- sible que la idea no poseida sea como *sentir” y como amor 4 la idea, principio del mundo, El sentir es concreto y crea fiver en cuanto et sentimiento hacia y no poresién de Idea, el vacio aporético se presenta como movimiento hac Ja idea, El movimiento es movimiento del noser (noser relative, no absolute) hacia cl ser, pero no es el ser: el movimiento es be tof ji Gos elé 8 by, pero, no es Oy. La ‘accion de mover hacia el Ser es Iz aotqs, Con la poiesis fe alcanza la situacion apordtica que hace posible la vision, ¥y permite a Ia visién colocarse como término de movimien- tory al noser, por lo tanto, hacer viable Ia fecundidad como movimiento hacia el ser. La concretizacién del movimiento ‘ela creatividad como poiesis , en este sentido, Ia poiesis ‘como tampoco es el devenir, sino la concretizacién del sen 3 tir ereativo en que Ia alteridad se convierte en movimiento sacia el ser sin ser el ser El shovimiento no es la estasis del ser, como tampoco, por otra parte, el sr queda identificado con el movimiento El ser, precisamente por ser aguello hacia lo que tiende el movimiento, por ser el eidos, no puede identiicarse con 1 movimiento. El eidos, en cuanto es vision objetiva, esté Inmévi: de no estarlo, como ya hemos abservado, no ‘aria posible el ser del noser, ni la alleridad, ni, por tanto, la propia poiesis, El eidos,’en este sentido, es ldéntico a si fnismo.justamente para que sea posible lo diverso, y esta fnmévil preclsamente para que’ sea posible el movimiento y'sea también posible la concretizacion de la creatvidad. Por consiguiente, Ia poiesis implica Ia comunion de los ge eros del Sofista en cuanto se ha hecho posible la vincula jén del movimiento con la quietud, de lo igual con lo diverso, Todos estos géneros mdximos son necesarios unos 2 otros, y estén, unos con otros, en relacién conyuntiva y disyuntiva, permaneciendo, no obstante ellos mismos. En el Sofista esta relacion congtintiva y disyontiva es la xowovla. ‘Ahora bien, si la relacién hace posible Ia polesls, la nove faciin la hace imposible. La norelacién elo igual sin To diverso, lo diverso sin lo igual, la quietud sin el movimien- to, el movimiento sin la quietud J, en ultimo andlisis, el Ser que no se coloca como relacién. Pero el ser‘no relacio- hal es la identificacin del ser absoluto con el no-ser abso- Tuto, que es la consecuencia de aceptar el ser de Parménides, fon el gue no es posible el ser del noser. En pocas pala bras, el'ser no relacional es la negacién de Ia disléctica: la coinonia, en cuanto hace viable el ser del no-ser, es el fun Gamento de la dialéctica. Por tanto ex también fundamento {de a polesis y Ia poiesis es la concretizacion dlaléctica de J coinonia Con la téenica del dialéctico se alcanza Ia situacién apo. rétiea que permite Ia polesis, y con esta misma técnica se impide la no-reatividad y, por ende, Ia nocoinonia, la no- relacionalidad del Ser qUe se presenta como verdad, y no ‘Como aspiracién a Ia posesion del ser en'Ia verdad. Como: ya hemos visto, esta aspiracidn engendra error, y para Pla- {én esta aspiracién es la del sofista. En consecuencia, Ia técnica del dialéctico, en el mismo momento en que ins- ‘aura la colton’, la distingue de la nocoinonia, La no-cok honia es la novelacién que se presenta como relacién, es 3 ‘el noser que impunemente se coloca como verdad, en euan- fo que, degando el ser del noser, como ‘hace el sofista, Sigulendo los pasos del Parménides, hace coincidir el set fon el noser ¥ lo verdadero con Io falso. La técnica del ‘ialéctco consiste, teniendo en cuenta todo lo precedente, fn ver donde hay relacién y dénde la novelacion se pre- Senta como relacién, fundéndose en la identificacién del fer relacional con el ser no relacional, ientifcacion que {esulla posible por la negacion del ser del nosey, por tanto, ppor el Principio de Parménides. En fi, la técnica del dialée: fea es "ver dénde la coinonia es posible y ver dénde no tes posible"? Ta posibilidad de Ja coinonia, en relacion a todo lo di- cho en ef Simposio, fundamenta la creatividad, la imposibl lidad de la coinonia hace posible la nocreatividad, ex decit fa situacién en la que Ta creatividad queda impedida, situa ‘que guarda relacién con Ia. situacion sporética no lograda. De ello resulta que la poiesis es la concretizacién ‘actual de la dialéctica: concrotamente Ia técnica de la. dia Iéetica se presenta como ef "sentir" del eros. Ea realidad nos hallamos frente a una dialéctica del sentir como Le- Denswelt y Urdora, y en su significacién més profunda es ste el sentido de ia teoria platénica del eros. ‘Tengamos bien presente que, como ha demostrado Sten- zal, la dialéctica del Sofista es la relvindicacién Implicita de In dosa como fundamento del juicio. En el Softsza el Juicio tiene como base la discusioa mantenida sobre este tema en el Teeteto. La dialéctica del Sofsta relaciona la po- sibilidad de la predicacion, y también del propio juclo, Ia reivindicacién del valor de Ia doxa originaria, St la revi icacién de la doxa no es exactamente, como pretende Stenzel, el enraizarse de la diairesis, en los bjetos existentes en 1 naturaleza, en cambio sf puede decirse que la téenica del Gialético, que se determina como téenica especifia dialré- tica, vineula la teoria de la dialéctica con la concretizacion del sentir, en el sentido que ya hemos sefialado: esto no es rs, en ultimo andlisis, que el desarrollo coberente de la profunda conexién entre la dialéctica y la teoria del eros, onexion que todos admiten en Platén? 38 Conviene reflexionar sobre el hecho de que, del mismo mo- do que la daléctica platénica no es tinleamente oposicion. fel ser absoluto al noser absoluto, ast tampoco el eros es Sentir absoluto opuesto al nosentir-absoluto. En el plano de la concretizacién actual, el sentir la idea no s6lo no es la posesién de ls idea opuesta sl nosentir como no posesion de'ta idea (el sentir es Tal justamente porque no es posible Ja posesin), sino que Ai siqulera es posible un sentir que sea todo esto ¥ no un sentir andlogo, ‘Constitutivamente al Sentie le fatal propio opuesto absoluto en cuanto, en el Plano dialéstico, el no-sentir es slempre el sentir del no- entir, de la misma forma que la alteridad es siempre el Ser del noser. El sentir es la concretizacién actual del ser del noser, st negatividad no es la nocteatividad, no es el Sentir In carencia del eros, hecha posible, no obstante, por fl deseo del eros que se siente carente 0, si se quiere, por fl eros del eros, Aqut el noser no es absoluto en cuanto fe presenta como sentir de la nada, y el sentir de ts nada ho es nada, sino el ter del noser, Ia mis pobre de las mo- fatidades del noser (y también ta modalidad mas pobre fel ser), momento en que el eres, como eros del eros, par ficipa mér en la nalufaleza matcrna, en la maturaleza de PPenia, Ain mils, de la misma forma en que el sofista pretende esquivar el noser absoluto en el mismo momento en que presenta el error como verdad, asi el amante puede preten- Ger no amar en el momento mismo en que ama. Es este {el sentido de tne palabras con que Lisiasinicia el Fedro. Con faguellas palabras el amante prelende conquistar al amado ‘frmando la existoncla del noros del eros y por tanto, si hho de forma declarada s{ impliitamente, dando una def- nicién negativa del eros. La significativa reconsiruccién que hace Socrates del discurso de Lisias demuestra la contrarie- ‘dad del propio diseurso, de hecho y de derecho, demos- trando con ello que la revdrica del no-eros se ve obligada a presuponer al eros en el mismo momento en que niega st Existencia, De este modo Séerates se ve obligado a la gran fpologia que forma la parte central del Fedro, apologia Winculada estrechamente, segin los andlisis precisos lleva. fos a cabo por Stenzel, a la daléstica del Sofista. El Fedro flemuestra que la negicién del eros, sigue siendo no obs- fante eros, Pese a que, como aspiracion y como degeners: Cdn, sea la" situacion erética mas pobre. Ahora bien, si la fegicign del eros es en realidad Ia forma mis pobre del 36 RN EE eros, del eras que participa en mayor grado de Ia naturale- {dela made, Ia forma ms rica del eros es el eros por Ia fea, como puro objeto de visién, como pura areté, segin la definicin mis perfecta de Ia Idea platdnica: la idea es ia vislon de la areté™, ‘Arpesar de ue el Alcibiades que se nos presenta al fn del Simposio gonczea la verdad en el sentido indicado por nosotros, no quiere aceptar un eros de la idea que no sea sensibilidad, La figura de Alcibiades demuestra justamente ‘que existe una gradacién de situaciones eroticas y, por nde, que también existe una gradacién de la dialéctica ero- flea y una gradacién de la polesis. Si por una parte, en el Aleibiades del Simposio, esta gradacign tiene ‘un sentido positive sélo indirectamente, queda por otra parte clara. [mente revalorizada, en conexidn con Ia revalorizacion que en fl Filebo se hace de la doxa, donde la gradacién es una Smezcla” de lo limitado con lo ilimitado (16 e), por la mis sma razon de que la vida es una mezcla de placer ¥ dolor (21 4c), y donde la gradacién se coloca entre la pluralidad y la nidad, contra Ia aspiracién a reducir la pluralidad a no- ser absoluto y la unidad a ser absoluto (14 c). La concreti: acién del sentir, hecha posible por la presencia de la idea en ol devenir, si afirmacién del no-ser absoluto, a causa de la imposibilidad de negar el eres, tiene como consecuencia Ja determinacién de varios grados de presencia, varias for- ‘mas de vivir del devenir, Por tanto es posible determinar Gistintos grados de situaciones dialécticas, segin las distin- fas formas con las que, a partir del devenir, se puede sentir Ja idea y “dirigirse” hacia Ia idea. Si se quiere afirmar que la idea es ser, también deberd afrmarse que existen Varios grados y medidas de ser, pero que estos distintos grados estin caracterizados, en realidad, por la medida dis. tinta con que el devenir consigue ponerse en situacién apo- rética, y por tanto por las medidas diverses con que el de- venir se mueve hacla la Idea, Estos grados de los que hemos hablado son los que en. la Republica caracterizan la. Siaiqyrus) zopsia ($82 b) os decir los modos graduales de salir de la situacién sporética sobre la que se fundamentan originariamente las formas de Ja conexion no directa entre. pregunta y respuesta, entre ‘momento secritico y momento platonico de la dialéetica Como ya sabemos, ios grados en Platén vienen sefalados 3 como ctasia, aians, Sidvous, txorjn (534 a), pero es im- portante darse cuenta de lo siguiente: 1. Todos y_ cada uno de los grados estin_constituidos por la distinta forma de moverse hacia el ser por parte del devenir. 2, Ningiin grado es posesién del ser 13 Ningiin grado es noser absoluto: 1a propia grada- Cign se hace posible por la alteridad’y, por const fguiente, por la negaciOn del ser de Parménides y por 1 coinonis. 4. Todo grado es una forma de poiesis o de creativ: dad, y por tanto es tna actualidad en el sentido ya {ndieado a propésite del Simposio. 5. La gradaciin es direccional y su ascension dialéc- tica queda determinada por la progresiva distincion entre coinonia y no-oinonis. 6. Le ascension tiende hacia el ser como coinonia, en fuanto. que la. propia gradacién al negar el ser de Parmnénides admite Ia relacionalidad del ser. 7. El ser como coinonia es la idea del bien. 8. La idea del bien es supremo principio de conocimien. qo cn cuanto hace viable Ia distineién entre 1o ver Gadero y lo faleo (en el sentido en que, en el Sofista, se hace posible In contutacion dela pretension sofistica de presentar la norelacion como relaciOn) y es pri Giplo supremo de vida en cuanto que, por analogia Gun to que se ha dicho a propésito del Fedén sobre fa idea de la vida, es principio que permite a la vida ai nacimiento y ia muerte, sin identificarse con el fhacimiento y la muerte, yen cuanto, segin lo que fe ha dicho de la polesis, fundamenta no s6lo ta Tenica dialécties, sino que también es el principio Ade vida de la concretizacion de la dialética. 9. Es posible hallar una correspondencia entre los gra- fos de la Republica y las hipotesis positivas det Par- tmcnides? 38 ‘La idea del bien, 1o mismo que el sp, produce las estar cones los afios: el sol que. gobierna todas las cosas que RES ch et lager de Ia visbitidad ex también Te causa, en Sifune forma, ce todo To que ven los hombres de laeaverma” thle eas cosas el lagar de la vsibilidad tv 1 dgwneve (ire indtean las ideas como puros objetos.visivos, Pero The ue tambien las owas de a caverna so ven, se ¥en Forel grado infimo en que en In caverna es posible ver. Por ‘auto is idea del bon, esta presente por todas partes, incr S'G Ia caverna,y ello justamente porque no existe el no Si absotato sing el noser como diverso del ser. En conse SGencia la idea del bien, no sdlo no es la Idea como pose ‘fm si asi fuera no podria ‘ser vista en forma alguna en la Stina sino que tfeamente puede presentarse como Ser SSilonal, es deci, como ser que comprende en sila iden ‘daly is ster el moviniento y la quetad. La idea del bien, como ser de fa coinonia, que contiene en st los gene Tas det Sofia, es el sentido de la dalétiea, el significado Jrat valor del saber, el principio de vida del mundo. Y ello J.Gupre es posible por ia eliminasion del principio de Par Betlics por el “parrcidio™ del que se habla ca cl S- sta QA, por fa aceptacién de la idea de la alteidad, por el reconocimiento del ger del noser, principio funds Penal dela dlectica platonica que, tal como se ha dicho lprinipio de este pardgrafo, hace posible la coneetiacin, {i radacign y el contide de ta situacion dialect {a Concretzacion de Ia dilécticn, no slo exige necesie amente que la relocin Gialéstica no fie el set el nOser, Hao que lampoco To haga con lo uno Io multiple, con el tiempo y la eternidad. La situacin daléctica, por tanto, no Ducde cer ni pura etemidad ni pura temporsiidad. Se en Enentra puss en ef tiempo y en la elernidad y, por const fulente, 3 coloca en la nstantaneidad en la que se encuen fia el ser con cl noser, Io uno oon lo multiple, lo igual con Ip diveso, iu quieted con el movimiento? En lo instanineo, Ja nocoinonia ace posible la hipdtess negatva del Parmé ides 9, en defnitiva, la precentacin de la no-coinona como inonla'y, por ende, como error, La conexién conjuntiva y Sigyontivg dla colmonta es posible saci en la fempors lida la direccién dialéctica hacia et bien y por Io tanto el sentido de la dialéctica’ 4. La division Hemos intentado demostrar en el presente ensayo que J dialectica del Sofista'y Ia concepcién del ser relacional una dialéctica Implicita en todos aquellos dialogos pla {Gnicos en que se delinea una concepeian de la propia dia- Iketiea. En el Sofisa la relacionalidad del ser se hace posible por la coinonia de los géneros. Para demostrar la coinonta es preciso demostrar que la Idea de lo diverso, pese a estar en Felacion con las otras ideas, es una idea en si, La demostra ion empieza parangonando la quletud con el movimiento. Quietud y movimiento son dot ideas, pero si el movimiento fe una idea idéntica a st misma, es una idea distinta a ta Idea de quietud. Si decimos que el movimiento es igus Ia alteridad y que la quietud es la allerided respecto al mo- Vimiento, debe concluirse que quletud y movimiento, en uanto que son iguales a la alteridad, son tambien iguales| nite sito cual es sbsurda, Lo mismo acontoce con el ser (255 a),‘Como el ser, pese a partcipar del movimiento y de fa quictud es alteridad respecto al movimiento y también Fespecto a la quietud, lo mismo quietud y movimiento pi ticipan del ser sin eonfundirse con el ser (255 b). El ser no fe idéntico a lo igual y tampoco es ldéntico a lo diverso Gs a). Por tanto la alterided posee su valldez indepen: tientemente de las ideas de ser, de movimiento, de quictud, fe Identidad: Ia alteridad es por tanto una quinta ides (255, ©), En conclusion, la idea de alteridad "estd desparramada por todas las otras. Fn efecto, cada idea es distinta de Todas las otras, no en vttud de la propia naturaleza, sino cen cuanto participa de Ia Idea de lo diverso” (255 e). El mo- Simiento, en cuanto es alteridad respecto a la quietud, no es Ja quietud, y no obstante To <5, en cuanto participa’ de la idea del ser (256 a). Exste, pues, un ser del noser no sélo en fl movimiento, sino también en todos los otros géneros. En electo, en todos los otros generos, la naturaleza de lo diverse hice cada tino de ellos dverso del ser y en este Sentido lo hace nover. Todos los géncros, "universalmente, 0 bajo este aspecto, pueden ser lamados no-ser y, por otra parte, puesto que partiipan del ser, nosotros los Tlamamos Fores. De ello se'sigue que “alrededor de cada idea hay tuna multiplicidad de sezes y una cantidad infinita de no- eres" (256 e). Cuantas veces los diversos existen, otras tan- tas el ser no existe (257 a). Se deduce todo esto del ser rela- Gional, sobre el que hemos basado nuestro estudio, y sobre I cual, sequin nuestra opinién, se fundamenta Ia dialéctica latonica: cuando se habla de noser no se habla de su con- frario.absoluto “sino sinicamente de alguna cosa que es fiversa del ser” (257 b). La enunciacion de este principio, Insiste Platén, presopone la refutacién defniiva del princi pio de Parménides (258 c d e), La teoria del ser que de ello fo deduce permite el conocimiento de las ideas y Ia vida fel. mundo: la teoria se encarna en la concretizacién dia IKetiea, en Ia cual se vineulan Ta vida y la razén, la quictud y el movimiento, Ia temporalidad y Ia eternidad (249 a b). 'No puede aceptarse con facilided Ta concepcién relacio- nal del ser, es decit Ia superacién del dogmatismo ontolé- fico que la tradicion afsfbuye con tanta insistencia a Platén. Ta relacionalidad de los géneros (movimiento, quietud, iden- tidad, diversidad), relaclonalidad que se. presenta posible por la resolucion del ser de Parménides en la coinon’s, es luna relacionalidad que parece destruir para siempre la “dig nidad” del pensamiento platénico, A veces los comentadores han intentado incluso trasponer al plano de lo grotesco Ia superacién del ser de Parménides, ArangioRulz escribe que lio supondria hacer decir a Platon: "las figuras planas no so séidas, precisamente porque son planas; Tas plantas no son animales, lo mismo que los animales no son plantas, sino que aquéllas con plantas y éstos animales; el cuadra- {do no es rectingulo...Tal vez faliando al respeto al que ims respeto de todos los maestros, al tinico maestro que ‘2 mis ojos es digno de veneracién, en el sentido de que ‘ingin otro maestro es digno en tal alto grado de veners- fnte el cual yo realmente me averguenzo, como de- tia cl de si mismo (¥ pese a lo ridiculo del parangén), fal tando, repito, tal vez al respeto al maestro, al gran anciano, tgrande incluso en Ia ancianidad, durante la cual olvidé tan: fas cosas y otras tantas abandon6, como ha dicho Michels- taedter (yee esta tna observacion genialisima), y, entre fotras cosas sobre todo olvidé Ta via socritica; abandonén- a dose tal ver demasiado a la chanza, me vi impulsado a seribir a propésito de esta conclusién: Uno dos, tres / el papa no es re} / el rey no es papa / el caracol no es babo Eee Lo que principalmente olvidé Platén fue el principio {Ge Parménides, el ser absoluto, principo al que, segin es fribe ArangioRu, "con su corszia de eleata, en cierto Sentido nunea nombraba sin ponerse en ple, y sin, para expre- Sarlo de alguna forma, quitarse el sombrero, o inclinar la fabeza o mirar hacia To alto." Respecto al hecho de que Platon olvidara la “via soerdtica’, en todo nuestro presente estudio hemos intentado demostrar, en cambio, en qué sen- tido esta via fue tenida siempre presente no sélo como un ‘momento includible sino "principal” de la dialéctica. Nos fayudard bastante recordar’ las observaciones de Arangio- Ruiz a propésito de la disléctica del Sofista. Afirma que ls relacién entre los géneros maximos se encuentra enunciada fen el dificil pasaje del Sofista (253 d). Es el siguiente: el ‘éenico de la dialéctica esté en grado de distinguir: 1, "Una idea sniea que se extiende por todas partes a través de muchas, cada una de las cuales sigue siendo tuna separadamenie." 2. "Muchas ideas, diferentes unas de otras desde fuera, englobadas en una sola idea.” 43, "Una idea tnica que permanece snica a pesar de que penetre en una pluralided de ideas.” 4, "Una pluralidad de ideas separadas unas de las otras.” Anota ArangioRulz que puede explicarse este paso si 10 referimos a los géneros méximos. Los cuatro miembros de teste pasaje se refieren precisamente al ser, al movimiento, f In quietud, a Ia identidad, a Ia alteridad, El primer miem- bra se refiere al ser que se presenta como una idea unica ue se esparce a través de todas las demés ideas, mante- Biendo lag ideas st propia distinién, El segundo miembro hace referencia a la relacién entre movimiento y quietud. Arpropésito de esta interpretacién de este segundo miembro not siglere que el texto deberia hablar de dos ideas y no 2 de “muchas, otras" (nollie figas). Es dite, ciertamente, feducir las "muchas otras ideas" a dos génerostnicamente Ei tercer miembro se reflee, sein ArangloRl, alo hem fico y alo diverse. Fl cuarto miembro, ya que se refete @ tina "pluralidad do idess separadas”, debe relercse alos tinco géneros. Tampoco en este caso, en cuanto se refiere alcuarto miembro, no se eomprende cémo Platon, queriondo indie os elnco”géneros, aya echado. mano’ el plural rolls, puesto que previsamente en este cuntlo.migmibro del tent, sein ArangioRuis, se demostraria que “los cinco Son jostamente cinco, irredctiblemente cinco “ArangioRulzcita el andlisis levado a cabo por Stenzel del pasaje en cueston, pero, a pesar de que no le mega el mit, fol parce conuncene Ahora ben Stone! ha analiado este texto'y no lo relere a la diaéctica de ls cinco generos mast thos, como have ArangioRilz, sino que ve en te texto ple ténico la defniion precisa de la forma en que la relacin entre los géneros se convierts enna tdeniea que hace actuar el principio filosofco yeneral de la relacin en andlisis deter Iminados. Esta técnica ex la denice dairies la forma con ‘que Stenzel explica el texto explicaperfectament las razones or las que Platon usa las palabras Indicadas. En lo que Stenzel J Arangio ult no estin de acuerdo es en el hecho de que en la definiciin de a técnica del daictico Arangio: Ruiz pretende ver uinicamente una definiion flosoin ge eral, mientras Stengel ve en ella la definiign especiiea Ge un metodo. Ahora bien, el texto en cuestion no hace Posible la interpretacién que. da. ArangioRtiz, mientras si Face posible la de Stenzel. Y, sin embarg, es verdad que la defincion de la téeniea dl dialéctico esta fundada sobre el principio Mlosdico relacional_de la. colnonia 3, por. ende, hecesariamente sobre Ia confutacion del principio. de Par Ines. Dejando de lado la forma con gue interpreta e texto, ArangioRulz tendrla azn al remit la técnica del Aialéctico a un principio flosbico, pero el principio fllosoico al que remite aquella técnica y sobre la cual la funda es Drecisamente el principio. que detnive necesariamente el Principio de Parmenides al que Arangio Ras tiene tanto apego ue le impulsa a la esperanza de que alguten consign, poco importa Ta forma, demostrar que el Sofista no es un texto 8 sutéoizo. ArangioRuiz escribe que la fecha en que fue Saft sofia soe deberiaretrasar mucho mds de To que Gheorsnmente se hacer y ello podria parecer incluso ago Eipocte porque despues de at Leyes no hy nada, no hey sree is enerte del maestro, Y sino Toere que para es Beal pon encontrarse tambien remedio (al ver ls Teper to eran esestas nl publicadas todas al mismo tiem fo) podas,tomando pie de estas conelusiones, en el cso To) fac ceas conctusioncs furan jurgndas conclyentes po diate incluso legar a pensar en lo peor: dadar dela auien- ‘Ekta al ailoge™ Podria ponerse on duda la autesiidad {euar de ls itasavstoteleas del Sofsta ya pesar de que stiles consera al Sofsta como na" obra sutton Ihenteplténica."Serépreiso concur (no soy caper de contr otra aterativa) gue e frat sf de ura obra pl {Gnica, peso de-unn obra esol, tal Yer'no Sea una obra Street el mmstro: to caso st Mcleo esencal con fitye un paréntess cx elconjonto de sa obra, como una Sipe de elerciio escolar como, segin yo he dicho, um Sxberimento™ Come Yu hemos sefalada, el texto del Sofista 2534 es segin Sebae in detniedn 6 la tenica dialectics como 1 Situs la istesie Tengase bien en cuenta que tmiamente fon cote tentoy anesmente en ol Sofsta donde Pltén da {ins detniclon preci Ge la actin tomo metodo tecnico. ‘SPademao se ene presente que ese metodo est fundado Sobre i coinonin que la colnona es el principio fleséco Pin alaletien que hace posble une fnterpretacion coheres- te de toda In dlectca de Paton, no podré desestimarse Ta Hportancn del texto en euestion Hn conn laste nos lew ha Idea indivisible: esta. ten, por certo con una relerencia tcta a Dermerit, 3 fnutcla por el propio Platin como "atmica™ A traves de its civislones, ef procedimiento dlartico, lege ana com ‘lusiogdeterminada i determioacin de este procedimiento Shade tol forma que la idea domo se vind a sent 78 fa doxe, Paton, con la diaireis, no qbiers solo funda In Postlitad gendnea del jucio. si tambien laconcetizaion Jat julio, conection bade eh la Urdose, Posflement te contbucion fundamental de Stengel sem haber demos “ trado i vnculacén entre dora y disiess en relacion al uso Platonico de los terminos:eibuly, ehabyquvtuoteY, sem. Pre sopin Stenzel, a través de enta vineulacion Platon se [pronina al empiriamo, superando l dualism y penetrando, Portanto, en el smblto de Demécrito y de AZltetcls™ "El hecho de que la tenia del daléetico conduzca ala ato rmicidad no presupone que el sentir como tal sea at6mico ‘En defitiva, no se trata Gel empirismo atomico de lo daton, ial como lo interpreta el neopositivismo, Por medio del "sen: tir de fondo” al que se aplica la diatesis, por medio de la ‘Stuacion esdtcodaldcica y por medio de la concretizacién Giléctica, se hace posible la. atomizacion. La téeniea del fiaestico_ permite distingir en el sentir de base, en la ave ori is vasa Zonas 0 reonce de a cas, pero as vez esta dlstincion se hace posible por el principio filoséfico del ser como alteridad. Dice el Extranjero en el Sojista (257 cjr "La nateraleza de lo eiverso creo 20 divide dea misma forma que la clenia a clenca es una. pero Ae lia se-desprenden partes en cuanto que la cencia misma te aplica a objetosdeterminados.. es por esto que se puede hblar de. plaralidad de tconicas y de ciencia”. Por cons. fuiente, la Blosofla no se funda unicamente en ia alterdad yen la relacionalad del ser, sito que esta relacionalidad Hermite determinar los dstntos campos cientiicos. La pro- pia division de In ciencin se efectia por medio del metodo Ubsiceticor una ciencia ‘es ella misma en cuanto no es otra ‘lencia y_hiego splica Ia divisidn Intelormente hasta que, omo todas is clencias, se halla frente ala dona orginaria Shue, con miras clentifas, se asume como atGmiea. Ea ato fielded no ince en si misma a toda Ia dows, 0-8 toda In txperiencia, sino” que mis bien Ia delimitacion stémica de In experiencia es necesari para tater clentiicamente ls Po: pia experiencia, Plato. piensa ‘mds en Demécrito. que cn naxagoras,y en ln stomicided nove, como le habr'a podido fhigerir Anaxigoras el todo en la parie.® No obstante, tenia. owe cn cuenta que el sentido originario no es at6mico, la determinacion atomica del sentir ene en su propio fondo io iimiado de la doxa originals. Es esta la Tagen por la aque Paton, en conexion con el métado diairsico se ve obll 6 CC ee ————_— {gado 8 plantear en el Flebo el problema de la relacién entre Te limitado y lo limitado, entre lo finito y lo infinito.* En todos sus grados Ia divisién coloca un ser frente a un noser entendido como diverso, Alcanzada la idea atomice, debe procederse a otra operacién: todos los distintos seres tencontrados en el procedimiento diairético que al distinguirse Ge los ofroe pertenecen a una misma clencia, podria decirse ‘2 una misma “ontologia regional", son todos ellos reunidos. E]"reunificar” se indica en Plat6n con los términos: owvdyew (2240), swvbets, ovjxdbuety (268). La reunificacién es la ouston) elbay y la delimitacion de una particular estruc- fufa eldéticerelacional define una ciencla Ya su ve, las dstintas estructuras eidéticas son reunidas por 1a colnonia. Puede sefalarse la ovjlow como el mo- mento ascendenie de Ia dialéctica del que se habla principal- mente en la Republica, Ta educacién para la colnonia, que luego se convierte en ceducacién para la flosofia, exige’el-elerciclo disléetico pre- liminar implicito en Tas distintas clencias y 2 su vez este ejercieio se desarrolla segin el sentido de Ia. diléctica, es {decr, sogin la direceién de Ia idea del Ben, Ia areté maxima, ‘que incluye en si las distntas aretél La dialectica de la areté, tipica de los didlogos socratico platénicos, estd vinculada con la técnica de la diairesis y con su fundamento filosdfico, La prueba mis importante de esta Vinculacién es ol Pedro, En efecto, en este didlogo se pre- Sentan juntas la dialéctica de los didlogos socraticos y la de Ja diairesis. Léanse, por ejemplo, los parrafos de Fedvo 268 d 265 e- En ellos Séerates apunta a una dialéctica muy préx- na a la dlaivesisy a la definicién de la técnica dialéctica del Sofia, Socrates dice, en efecto, que método dialético con- Siste en el “ser capar de dividir por especies" para luego Conducir*de nuevo las especies a Una avon Por medio {de una “visign de conjunto”. En este caso la etsow) esti ‘muy préxima al termino atvowte Upico de los didlogos s0- traticos y de la Republica ‘Pese a matitener siempre su complojided el andlisis det fragmento del Sofista 253 d, en el que se define Ia técnica del dialéctico, puede, después de Jo antedicho, parecernos mis claro. "Ei tercero y cuarto miembros del pasaje estan, lunidos estrechamente entre si y constituyen el logro de I 6 Aefinicién, del logos, de una tnica idea, con una concatens- ‘dn de predicados, resultado de la separacion de las muchas Tunidades superiores: esta concatenacion consttuye la nueva Sintesis buseada y, al propio tiempo, separa de si claramente las otras ideas”.” Los dos tltimos miembros del texto se fefieren a la separscion, mientras los dos primeros indican Ta reunificacion de lo que se habia dividido. En efecto, una sola idea penetra entre muchas dejéndolas separadas’ (pri Imer miembro) y por ella (en el segundo miembro) se res {ablece Ia unidad 'en cuanto estas ideas se engloban en una {inica idea. En el tercer miembro la unidad viene determi hnada por las concatenaciones de las unidades superiores ¥, finalmente, en el cuarto miembro los predicades quedan reasumidos en una definicion Ta técnica precisa y sutil del dialéetico es para Platén tun método cielifico fundado en la relacién conyuntlva y dis {yuntiva de la coinon’a y por lo tanto en el principio relacional Que fundamenta la dialctica. Unicamente en virtud de este Brincipio es posible no confundir una idea con otra y no fonfundir la Felacion al presentar la noelacién como rela- id, que, como se sabe, es el fundamento de la téctica s0- fista, taetica que lo hace inalcanzable en cuanto Te permite fl refugio en la nada. Para apresarlo es preciso demostrar {que la nada es algo, que existe, es decir, es preciso demostrar ai'ser del noser. La demostracién, que es Ia superacién del Ser de Parménides, se explica como principio del ser rela Clonal, es decir, como principio Hlosdfico de la dialéctica sobre el que, a’su vez, se fundamenta la téenica diairética ¥ que hace posible la delimitacién de los distintos campos entices