Está en la página 1de 342
SOCIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL TOMO XLI ENERO 1989 - DICIEMBRE 1992, N° 97-100. REVISTA PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL ORGANO DE LA SOCIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL SUMARIO Quinto Centenario del Encuentro deDos Mundos (1492-1992), * Relaciones Econémicas Internacionales del Peri (1990-1992) * Relaciones del Pera con el Ecuador. Jorge Morelli Pando . * Ecuador y Bolivia: Linca de Continuidad cn Ia Diplomacia Peruana.- Gonzala Ferndndez Puyo. * El Derecho Internacional de los Tratados y la correspondiente practica del Gobierno peruano.- Antonio Belaunde Moreyra.... DOCUMENTOS PERU-ECUADOR: Propuesta de Amistad, Cooperacién ¢ Integraci6n del Presidente del Peri, Ing. Alberto Fujimori Fujimori, al Presidente del Ecuador, Dr. Rodrigo Borja Cevallos (1991) .~ PERU-BOLIVIA: Conveniosde lo (1992). ANTARTIDA: — Avancesenel Proceso Antartico.... — _ Protocoloal Tratado Antértico sobre Proteccién del Medio Ambiente.......... IN MEMORIAN © René Hooper Lopez (1923-1989).- Alfonso Rivero Monsalve .. * Edwin Leuts Sanchez (1904-1990). Fernando Schwalb Lépez-Aldana. ...........194 © Jorge Forndndez Stoll (1911-1991).- Juan Miguel Bakula. 2.197 © — Manuel Ulloa Elias Jorge Morelli Pando..... 2201 INDICE GENERAL N? 1-100 Oscar Lévano Torres = Autores.-.... = Personas.- = Tema 1989-1992 LIMA-PERU. SOCIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL (DICIEMBRE 1992) IN CONSEJO DIRECTIVO Hrenauntos Vocates: Gonealo Femvindex Puy6 ‘ ey ‘Andrés A. Aramburii Menchaca Miguel Hakala Patio Auman calies Cale lari: Eduardo Ferrero Costa vooren Tin riquen, Jorge Morelli Pando aren: ’ Abraham Padilla Bender Femando Schwalb Lopez-Aldana MIEMBRO HONORARIO Javier Pérez de Cuétlar (*) Para ceremonia de incorporacién final MIEMBROS TITULARES Alzamora Traverso Carlos Aruban Menchaca, Andrés A. Arig Sebreiber Pevet, Alfonso Hakula Patiio, Joan Miguel Helaunde Moreyra, Antonio: Calle y Calle, Juan José Dela ie Radbill, José ‘De la Puente Raygada, Oscar (+) igo-Aguirre Alvarez, Julio Fomindes Puy6, Gonzalo Heméndez Stoll, Jonge (+) Ferrero Costa, Eduardo: ‘Careia Calderon Koechlin, jarcla y Garela, Arturo: ‘Garein Monuifar, Guillermo, Hooper Lopez, René (4) Hoyos Osores, Guillermo Letis Sanchez, Edwin (+) Lows G.P., Luis Hosa Pautrat, Jorge Guillermo Mac Lean Ugarteche, Roberto Manuel Marchand Stens, Luis Maridiegui Arellano, José Carlos Mir6 Quesata Sosa, Aurelio Morelli Pando, Augusto Morelli Pando, Jorge Mor, Delia Revoredo de Oniz de Zevallos R., Gonzalo Palma Valderrama, Hugo Pigrola y Balta, Nicolés de Ramos Suero, Alfredo Roca Zela, Manuel Augusto Romero Padilla, Emilio Schwalb Lopez-Aldana, Femando Solari Tudela, Luis Soto de la Jara, Alberto Soto Polar, Alvaro de Ugarte del Pino, Juan Vicente Pasquette, Bolivar Villarin Koechiin, Roberto Wagner de Reyna, Alberto Wagner Tiz6n, Allan Wieland Alzamora, ITubert MIEMBROS CORRESPONDIENTES Huergenthal, Thomas - Fumish, Dale Beck - Gales, Julio - Gros Espiel, Héctor - Jiménez Veiga, Danilo - Llanos Mansilla, Hugo ~ Mackelt, Tatiana B, de - Wolff, Francis - Zanotti, Isidoro MIEMBROS ASOCIADOS, Althinns Guarderas, Miguel de Alvares Bron, Félix Alvatez Vita Suan Abn Valdes, Mavi Arautvaga Rospigliosi, Augusto falevan Mcliride, Hatey Cicores Enviqued, Jaime kieran Unocho, Félix (*), cr Man gui, Pend Chavos Soto for Dati Zi eno Helgado -sparielo,. gale Hnctna ad tai "eh6 A. Vsping, SBonie9y 1 6 Vor onde be Wan C., Bari que 1 0 Coma, * (Wt ily Velaunde, Jos Kintonio (* 1A haya Diego ‘dprta 0 Cone, June Cait! ali Horan Kisic Wagner, Drago (®) Lohmann Villena, Guillermo Lozada Tamayo, Samuel Luna Mendoza, Ricardo Llosa Larrabure, Eduardo (*) ‘Mae Lean Uraia, Alberto ‘Matiniua de Romatia, Oscar Osterling Parodi, Felipe Padilla Bendez, Abraham (*) Pareja Paz, Soldén, José Roncagliolo Higueras, Nicolds (+) San Manin Caro, Alejandro ‘Sosa Voysest, Claudio E. ‘Temple Aguilar, Elta Durnbar ‘Townsend Ezcurra, Andrés ‘Trazegnies Granda, Femando de ‘Tudela Barreda, Fei Ulloa Blias, Manuel (+) Yrigoyen Yrigoyen, Martin SOCIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL TOMO XLI ENERO 1989 - DICIEMBRE 1992 N° 97-100 REVISTA PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL ORGANO DE LA SOCIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL SUMARIO Quinto Centenario del Encuentro de Dos Mundos (1492-1992)... * Relaciones Econdmicas Internacionales del Peré (1990-1992), * Relaciones del Perd con el Ecuador.- Jorge Morelli Pando ... a 4 * Ecuador y Bolivia: Linea de Continnidad en la Diplomacia Peruana. Gonzalo Ferndndez Puyé... i * El Derecho Internacional de los Tratados y la correspondiente practica del Gobierno peruano.- Antonio Belaunde Moreyra ....s1s.-++ DOCUMENTOS PERU-ECUADOR: Propuesta de Amistad, Cooperacién ¢ Integraci6n del Presidente del Pera, Ing. Alberto Fujimori Fujimori, al Presidente del Ecuador, Dr. Rodrigo Borja Cevallos (1991) PERU-BOLIVL ANTARTIDA: — Avancesenel Proceso Antitlico..... — Protocoloal Tratado Antartico sobre Proteccién del Medio Ambient ‘onvenios de Ilo (1992). IN MEMORIAN * René Hooper Lépez (1923-1989).- Alfonso Rivero Monsalve .. * Edwin Letts Sanchez (1904-1990).- Fernando Schwalb Lépez-Aldana.... * Jorge Ferndndez Stoll (1911-1991).- Juan Miguel Bakula.. * — Manuc! Ulloa Elias.- Jorge Morelli Pando... INDICE GENERAL N° 1-100. Oscar Lévano Torres 1989-1992 LIMA-PERU Laresponsabilidad de las ideas y opiniones sustentadas enlos articulos, discursos y notas corresponde exclusi- vamente a sus autores, $.P.D.L Impreso por GRAFILESA E.LR.L. RUC 12623364 Ay. Tacna 535-539, Tienda N° 170, Telf, 725368 Lima, Pert QUINTO CENTENARIO DEL ENCUENTRO DE DOS MUNDOS (1492 - 1992) La aparicién del presente nimero de la Revista Peruana de Derecho Internacional coincide propiciamente con un acontecimiento histérico al cual la institucién de la que es su portayoz no puede ser indiferente: el Quinto Centenario del Descubrimiento de América - Encuentro de Dos Mundos. En la propia entraita de ambos enunciados yacen conceptos fundamen- tales para el Derecho Internacional. Por unaparte, la irradiacién al dmbito ultramarino de las ideas que se habian ido perfilando dentro de la tradicion cristiano-occidental, y de otro lado !a articulacién desde una nueva perspectiva de las relaciones entre sociedades y culturas hasta 1492 separadas por el mutuo desconocimiento. La magnitud y peculiares cir- cunstancias de ese hecho insélito no podian ser tratadas dentro de los principios del Derecho tradicional y positivo y reclamaron nuevas catego- rias para su enfoque preciso. En la crisis ética que se suscité entonces, en la que se debatieron con originalidad doctrinaria las cuestiones de la guerray la paz, el derecho de conquistay la comunicacibn natural entre los pueblos y sus sociedades, tuvo su origen el Derecho de Gentes -vale decir el Derecho Internacional-, y por ende la nocidn de una comunidad inter- nacional, con una dimensién ecuménica. De la consideracién de una circunstancia sin precedentes, y en particu- lar de la reflexién que le suscitara al dominico Fray Francisco de Vitoria la Conquista del Perti, quedaron configurados los elementos sustanciales del Derecho de Gentes y al par de ellos el respeto alos derechos del hombre americano y en definitiva su proyeccién sobre las doctrinas del Derecho natural. Aquellos principios que tuvieron hace cuatro siglos y medio su expresién académica en los viejos claustros salmantinos, guardan intacta su palpita- ciénvital, en especial para los paises que integran la comunidad iberoame- 5 ricana en raz6n de ser herederos de aquella tradicién. La definicién de Vitoria del Derecho de Gentes -«lo que la raz6n natural establecié entre todas las naciones>- constituye un mensaje que alumbra ain hoy, en las dificiles circunstancias en que se debaten muchas sociedades. En este recodo del camino recorrido desde que hace cinco centurias doctrinas politicas y formulas de convivencia de nuevo cufio comenzarona implantarse en nuestro Continente, la Sociedad Peruana de Derecho Internacional reafirmasuconvencimiento en elcreciente predominio de los fueros de la justicia y renueva su esperanza en que el sentido de la Solidaridad mundial permita a las naciones dilatarse no a expensas de las demés, sino con ellas y para ellas. RELACIONES ECONOMICAS INTERNACIONALES DEL PERU (1990 - 1992) Las relaciones econémicas internacionales del Peru han experi- mentado una profunda transformaci6n en el periodo comprendido entre los aflos 1990 a 1992. Ello debido a que las politicas adoptadas porel actual Gobierno no sélo estuvieron orientadas a resolver los graves desequilibrios econdmicos y financieros generados en épocas anteriores, sino que han permitido restablecer en el Pert las condiciones basicas necesarias para poder ubicarse entre las naciones viables y preparadas para afrontar la dificil competencia econémica internacional. E n el momento actual ello sdlo es posible si se cuenta con una economfa de mercado sana y abierta al comercio y a las inversiones, asi como con un marco juridico claro y estable que ofrezca confianza al capital nacional y extranjero. Todo lo cual debe estar acompafiado de un ambiente de estabilidad politica y seguridad. Este es en buena medida el caso del Peru luego del programa de esta- bilizacidn y las reformas estructurales aplicadas, asi como de los éxitos en materia de pacificacién logrados en 1992. Sin embargo, como en todo proceso, aun se mantiene cierta inercia en la percepcion que se tiene del Peru enel exterior, que perjudica la reinsercién estructural de la economia. Ello es consecuencia del grado de deterioro de la imagen y la confianza internacional a que se llegé en el periodo anterior, lo cual tuvo el agravante de haberse producido en circunstancias en que a nivel mundial se impone la economia de mercado como sistema y se consolida la interdependencia de los mercados. Por ello las drasticas medidas econémicas adoptadas por el gobierno le han devuelto al Perd la posibilidad de reiniciar el crecimiento sobre bases sdlidas e integrarse a la economia internacional en forma tal que se pueda maximizar la captacién de recursos financieros, la exportaci6n y la coope- racion. EL CONTEXTO INTERNACIONAL Para ubicar en su verdadera dimensién las relaciones econdmicas del Perd en el periodo indicado conviene referirse previamente al contexto internacional prevaleciente en esos afios. En especial es necesario hacer 7 mencién a las tendencias econédmicas mundiales y a las principales orientaciones de la politica econdmica internacional de los paises con los que el Perd mantiene una mayor vinculacion. Un primer elemento a tener en cuenta es que en esos afios se inicia en los paises desarrollados un periodo de estancamiento y en algunos casos de disminucién de la actividad econémica, como consecuencia de la aplicacién de politicas de ajuste estructural destinadas a reducir los déficit fiscales y el endeudamiento. Por ello, mientras que en la década de los ochenta los paises desarrollados crecen en promedio a una tasa superior al 3%, en 1990 ésta sdlo alcanza el 1.9% y luego cae a -0.8% en 1991 y -0.9% en 1992. Este pobre desempefo se refleja en un incremento de la tasa de desempteo que sé ha convertido en uno de los problemas estruc- turales mas serios de las economias desarrolladas. Esto significa, en cierta medida, condiciones menos favorables para los paises en desarrollo, pues uno de los efectos de la caida en la produccién es la disminucién de la demanda de materias primas y manufacturas, asi como un deterioro de los precios. Sin embargo, no obstante la situacién internacional adversa, los paises latinoamericanos registran a partir de 1991 una tasa de crecimiento promedio de 3%, invirtiéndose asi la tenden- cia prevaleciente en los afios ochenta, que motivd que se le denomine la “Década Pérdida”. Ello sin duda fue posible por los alentadores resultados alcanzados en varios paises que aplicaron programas de ajuste y de apertura econdémica. Entre ellos cabe destacar el caso de Argentina que crecié en 7.9% y 8.5% en 1991 y 1992, asi como el de Chile que lo hizo a un ritmo de 6.2% y 10. 4% respectivamente Otra regin que crecié en estos afios, a pesar del desfavorable contexto internacional, fue el Asia-Pacifico. En esta zona destacan las altas tasas de crecimiento alcanzadas por la Republica Popular China, cuyas provin- cias del sur se encuentran en un proceso de expansién acelerado de su produccién industrial y sus exportaciones. El comercio también crecié en esta regién auna tasa superior al 10%. Y aunque sus principales mercados, siguen siendo los Estados ‘Unidos y la Comunidad Europea, también se registra un progresivo incremento del comercio intrarregional. Estas diferencias en los resultados econémicos entre las regiones geograficas se explica en parte por la tendencia que se viene dando hacia la conformacién de grandes bloques econdmicos, lo que constituye uno de 8 los cambios estructurales de la economia mundial mas importantes ocurri- dos en los ultimos afos. Al respecto, se sefala que uno de estos bloques seria la regién Asia-Pacifico en torno al Japén; el otro América del Norte, que se espera dinamizar atin mas conla firma del NAFTA;y eltercero y mas consolidado, la Comunidad Europea, al que podria sumarse el resto de paises europeos que conforman el llamado Espacio Econémico Europeo (EEE). Pero sibien esta tendencia hacia la constitucién de bloques es clara, conviene precisar que no se trata de bloques cerrados, pues én el caso de Estados Unidos y Japon el comercio bilateral es de primera importancia y crece incluso aun ritmo superior al intercambio intrarregional. Enla misma perspectiva, en América Latina se avanz6 enlaconstitucién de zonas de libre comercio y uniones aduaneras, asi como en el fortaleci- miento de las existentes, especialmente con la creacién del MERCOSUR en 1991, el Acta de Barahona, que firman los Presidentes Andinos en diciembre de 1991, la conformacién del Grupo de los Tres (México, Colombia y Venezuela), asi como la firma de diversos acuerdos bilaterales de comercio. Pero en todos estos esquemas se percibe una evolucién del concepto de integracién, que se libera del contenido proteccionista y estatista que tuvo en el pasado, y se concibe en adelante como una forma de proyectarse en forma mas dinamica a la economia mundial. Otro cambio fundamental de la economia mundial, que se aceleré en el Ultimo quinquenio, es la denominada globalizacién o internacionalizacién. Con los acelerados cambios tecnoldgicos y el avance de las comunicacio- nes se ha constituido un mercado mundial en el que las empresas han dejado atras el concepto de nacién y buscan una especializacién de.los mercados. De tal forma que hoy es dificil determinar la procedencia de muchos productos, debido a que se ha generalizado la subcontratacion y la maquila. Los dos cambios estructurales sefialados, la globalizacién y la conforma- cién de bloques, podrian eventualmente llegar a oponerse, si es que se pretendiera restringir el comercio extrarregional. En esa eventualidad seria factible incluso que se produjera una guerra comercial, pues apesar de que el intercambio mundial crecié en el periodo 1990-1992, la recesion y el desempleo mantienen latentes las presiones proteccionistas en el mundo desarrollado. No por otra raz6n se ha tenido que postergar hasta en tres ocasiones el plazo para la culminacisn de la ronda Uruguay del Gatt. LA CRISIS Y EL AISLAMIENTO INTERNACIONAL La politica econémica expansiva aplicada por el gobierno anterior llevé al pais a una de sus peores crisis econémicas, cuyos principales efectos fueron la hiperintlacién (60% en el ultimo mes del gobierno y 7,649% en 1990), asi como una caida de la produccién (PBI) del 20% entre 1988 y 1989. El subempleo alcanz6 la elevada cifra de 73% del PEA y el nivel de las remuneraciones cay6 encerca del 50% con relacién al inicio del periodo de gobierno. Otros problemas fueron las distorsiones de los precios relativos y de las tarifas publicas, asi como el consecuente déficit fiscal y disminucién de la recaudacin a solo 4% del PBI, que no permitia ni hacer frente al pago de remuneraciones. En el Ambito externo, el retraso cambiario produjo una caida del sector exportador, y debido al no pago de la deuda externa y la politica de confrontacién con los organismos internacionales, desde agosto de 1986 el Perd se mantuvo como inelegible para nuevos créditos del Fondo Monetario Internacional, actitud que adoptaron el Banco Mundial en 1987 y el BID en 1989. También en ese periodo se cierra el crédito de los bancos comerciales yelde los gobiernos acreedores del Club de Paris. Sdlo siguenfuncionando ciertas lineas de crédito para algunos proyectos en ejecucidn y otros con alto contenido politico, como el del tren eléctrico. También se recibe financiamiento de Brasil para Chavimochic. Ademas de cortar las lineas de crédito, las instituciones de seguro al comercio exterior suspendieron las garantias de medianoy largo plazo para las operaciones.comerciales, afectando, entre otros, la importacién de bienes de capital necesarios para la renovacién de los equipos de la industria. Iqualmente sufrid la cooperacidn técnica y financiera internacio- nal, que en el caso del Per habia sido tradicionalmente importante. En efecto, el Peru, envirtud de una politica exterior bien orientada, estuvo ubicado como uno de los principales receptores en América Latina de lacooperacion de la CEE, Estados Unidos, Japén, Alemania, Paises Bajos, Suecia, etc. Pero en el periodo 1985-1990 fue desplazado por otros pases (Bolivia, Chile). La mayor parte de estos paises sdlo mantuvieron vigente en esos afios la ayuda humanitaria. A este panorama, negativo para el desarrollo de los negocios y la 10 captaci6n de la inversion extranjera, se suman los problemas que se generaron con grandes empresas instaladas en el Perd. En particular los potenciales inversionistas extranjeros estuvieron muy sensibilizados conla expropiacién de la Belco y el problema pendiente con la aseguradora AIG. Igualmente se mencionaba como motivo de Preocupacién las diferencias con Southern Peru y con Occidental Petroleum. LA RECUPERACION Y LA REINSERCION FINANCIERA El gobierno ha venido aplicando con éxito, desde agosto de 1990, un Programa de estabilizacién y de reforrmas estructurales destinado a acabar con la hiperinflacién y establecer una economia de mercado limitando el intervencionismo estatal.Ademas de la liberalizacién de los precios y tarifas, se llevaron a cabo las reformas en el comercio (reduccién de aranceles y eliminacién de trabas al comercio), reforma fiscal (SUNAT), reforma monetaria, reduccién del gasto fiscal y financiamiento nulo del BCR al sector publico, eliminandose toda emisién inorganica de dinero. La legislacién del comercio exterior ha sido modificada sustancialmente, Convirtiéndola en una de las mas liberales del continente. Se redujo los aranceles ados niveles, de 15 y 25%, ubicandose la mayoriade las partidas en el nivel mas bajo. También se eliminaron las sobretasas, con excepcién de las de algunos productos agricolas. Igualmente, con el fin de reducir los costos que influyen en el comercio, se llevé a cabo una reorganizacién de las aduanas, de los puertos y se elimind la reserva de carga. La reforma fiscal hizo posible elevar la presidn tributaria a cerca del 9%, ademas de la simplificacién y reducci6n del numero de impuestos se logré un ampliacién de la base tributaria. Por su parte la reformabancaria yde los seguros ha estado orientada a promover la competencia y la venida de inversionistas extranjeros. Otra de las reformas estructurales es la privatizacién y la reduccién del aparato del Estado, asi como la limitacién de su intervencién en la economia. Este proceso, que se inicié en 1991 con la creacién del Comité de Promocién de la Inversion Privada (COPRI) y la definiciénde laprimeras empresas del Estado aservendidas, se aceler6 en 1992. Lasprivatizaciones mas importantes fueron la venta de la empresa Hierro Peri al consorcio Shougang, de la Republica Popular China, que implica una inversién superior a los US $270 millones, y la concesién del yacimiento Quellaveco W a la empresa chilena Mantos Blancos por US $ 12 millones. Otras privatizaciones {fueron la de los gritos de PETROPERU, Minera Condestable, MINPECO-USA, ENATRU y participaciones del Estado en empresas como minas Buenaventura. La subasta de la empresa Aeropert se realizé en el segundo semestre de 1992 y en enero de 1993 se otorgé la buena pro al consorcio liderado por Aeroméxico, que ofrecid US $ 54 milones. Complementariamente al programa de estabilizacién y reformas estruc- turales, el Peru inicié un largo proceso para normalizar sus relaciones con la comunidad financiera internacional. En ese sentido desde el inicio del gobierno se cumplié con el pago de los vencimientos corrientes a los organismos multilaterales y empezaron las negociaciones para concretar un grupo de apoyo de paises amigos para poder obtener recursos frescos que permitieran cancelar los atrasos con los organismos muttilaterales, los cuales superaban los dos mil millones de délares. Para laconcrecién de este grupo de apoyo fueron necesarias innumera- bles gestiones a todo nivel, incluida la participacién de! Presidente del Perd en laasamblea anual del BID en Nagoya, cuando se anuncid oficialmente la conformacién del grupo con la participacién del Japén y Estados Unidos como lideres. El siguiente paso fue la aprobacidn del programa de “Acumu- lacién de Derechos” con el FMI, destinado a “limpiar” los atrasos, a finales de 1992, y la reunion con los acreedores oficiales del Club de Paris para la restructuracin de la deuda publica. Esta reunién con los acreedores del Club de Paris, celebrada en setiembre de 1991, fue exitosa y permitid reprogramar cerca de 7 mil millones de US$, lamayorparte de los cuales eran atrasos. Las condiciones obtenidas resultaron excepcionales, pues se reprogram la deuda poste- rior ala fecha de corte, que corresponde a préstamos obtenidos después de 1983, los cuales por regla general nunca se acepta que se incluyan en el acuerdo. En las negociaciones bilaterales que siguen a la firma de la minuta el Per obtuvo, en algunos casos, condiciones aun mas flexibles. Esto ocurrié con Suiza y Holanda que aceptaron anular parte de la deuda concesional. z Inmediatamente después de este proceso el Peri recibid el primer crédito del BID por 425 millones de délares, que constituy6 el primer ingreso de recursos frescos desde el exterior. Igualmente en 1991 y comienzos de 1992 se recibieron algunos de los desembolsos de! Grupo de Apoyo, como 12 los de Japén -el mas importante- y Francia. Luego del 5 de abril se demoraron algunos desembolsos menores de paises del Grupo de Apoyo y Se posterge la firma del crédito sectorial financiero del BID, que tenia un cofinanciamiento del Japén. Todo este flujo se normalizé a finales de afio, luego de las elecciones al Congreso Constituyente Democratico. Sin embargo cabe destacar que el Programa de Acumulacién de Derechos conel FMI continud sin alteraciones durante 1992 y concluy6 satisfactoriamente en diciembre de ese afi habiéndose cumplido las metas tijadas. De esta forma el Pert se convi en el primer pais en el mundo en haber completado con éxito un progama de este tipo y, consecuentemente, quedé expedito para que el Directorio del Fondo aprobara un Programa de Facilidad Ampliada, con el que se normaliza nuestra situacién en el organismo a partir de 1993. Como era de esperar, el proceso de reinsercién tuvo inmediata repercu- sidn en la percepcién de los agentes econdémicos respecto a la posibilidad de realizar negocios con el Peni. El primer sintoma de contianza fue la afluencia de capitales y el dinamismo del sector bursatil. Algunos de estos capitales, sin duda, ingresan atrafdos por las altas tasas de interés, pero otros se dirigen a inversiones de riesgo. Ello explica que la cuenta “Capital de Corto Plazo y E.U.0." de la balanza de pagos pasara de US $ 445 millones en 1990 a US § 2,130 millones en 1991 y US $ 1,935 millones en 1992. El régimen claro y atractivo que se ha establecido para las inversiones es sin duda un factor que contribuye a este incremento del flujo de capitales. EID:L. N° 662, “Ley de Fomento ala Inversion Extranjera”, asf como la firma de acuerdos internacionales de garantfa de inversiones, el convenio MIGA del Banco Mundial 0 el OPIC con Estados Unidos, son elementos que influyen en el cambio que se percibe en los inversionistas y en los medios financieros especializados con relaci6n al Pert. LA POLITICA ECONOMICA INTERNACIONAL Es recién con la normalizacién de las relaciones con la comunidad financiera y la aplicacion de un adecuado programa econdémico, que puede pensarse en una accién coherente del Estado para favorecer la captacion de recursos para el desarrrolio desde el exterior y la promocion de nuestras exportaciones. Por ello las acciones destinadas a promover la nueva 13 imagen del pais son mas efectivas desde finales de 1992, cuando se aceleran los contactos con las entidades oficiales y privadas ligadas a la cooperacin, la promocién de inversién, etc. Sibienes cierto que en el primer afio de gobierno se despliegan multiples iniciativas con miras a la reinsercién, éstas no forrman parte de una estrategia preconcebida para estrechar los |azos econdémicos con determi- nados paises y regiones. Hasta setiembre de 1991 todas las visitas del Presidente, Primer Ministro, Ministro de Economia y Finanzas y Canciller estuvieron vinculadas alaconformacién del Grupo de Apoyoyalarreglocon el FMI. La Cancilleria por su parte contribuy6 al mismo objetivo a través de la bUsqueda de respaldo politico para el programa econémico y realizando las coordinaciones para las reuniones bilaterales con autoridades de los paises del Grupo de Apoyo y brindando informacién oportuna. Igualmente se desarrollaron campafias para la captacién de ayuda humanitaria en coor- dinacién con la Conferencia Episcopal peruana, como fue el caso de la colecta denominada “Un dia por el Peri”. Gran parte de esta ayuda fue canalizada a través de ONG; y result6 valiosa para compensar los costos del ajuste. Coincidiendo con Ia reinserci6n financiera, en setiembrre de 1991, el Presidente realizo una visita oficial a Estados Unidos, con el objeto de tratar temas sustantivos de la relacién bilateral, como los derechos humanos y el narcotrafico, pero especialmente con el fin de incentivar a los sectores privados a invertir en el Peru. Luego en octubre de 1991 efectua su primera gira por cuatro paises europeos con el objeto de presentar a los gobiernos y sectores privados las nuevas condiciones imperantes en el pais. En Bruselas se obtuvo un compromiso de cooperacidn de la CEE equivalente a 150 millones de ECUS para un periodo de tres afos. Por su parte Espaha ofecié nuevas lineas de crédito y en Francia e Italia se sostuvo importantes encuentros con los gremios empresariales. Estos fueron receptivos a la mejora del entorno econdmico, pero en ese momento tenian aun serias reservas sobre las condiciones de seguridad imperantes en el pais. En el dmbito de las inversiones se reforzaron los contactos con diversos paises desarrollados para negociar convenios de promocién y garantia de inversiones, pero. no se concretan sino unos pocos. Con Estados Unidos se firmé el 16 de diciembrre de 1992 el Convenio Financiero sobre Incentivos 14 para las Inversiones, mas conocido como OPIC. En el ambito multilateral se firmé en 1991 el convenio MIGA de! Banco Mundial, que luego es ratiticado por el Congreso. Anivel regional la politica econdmica internacional gird basicamente en torno al tema de la situacién del Perd en el Grupo Andino, De 1989 a 1991 se traté de revitalizar el esquema de integracién, en diversas cumbres Presidenciales en las que el Peri participé activamente. Asi en la Cumbre de Barahona los cinco paises acordaron el establecimiento de la Unién Aduanera Andina desde 1992. Sin embargo, a partir de ese afio el Pert sefialé claramente que el esfuerzo que realiz6 para liberalizar su economia no fue seguido en el mismo ritmo por el resto de paises andinos, a excepcidn de Bolivia. La persistencia de prdcticas discriminatorias e incentivos a las exportaciones enalgunos paises, ocasionaron una desigual distribuccién de los beneficios del proceso de integracidn. A raiz de esta situacién se generé un impase que llev6 ala adopcidn de la decisién N° 321 de la Comisén del Acuerdo de Cartagena en el mes de agosto de 1992, por la que el Peri suspendié sus obligaciones con respecto al programa de liberacién y al arancel externo comin hasta diciembre de 1993. Igualmente, se mantiene como observa- dor en las negociaciones relativas a la armonizacién de politicas macroecondmicas, a la adopcidn del arance! externo comun, al perteccio- namiento de la zona de libre comercio andina y en las negociaciones comerciales con terceros paises. Luego de esta determinacién, fue necesario suscribir acuerdos bilatera- les de comercio con cadauno de los paises andinos, a través de los cuales se otorgo preferencias reciprocas, que tendran vigencia mientras esté en aplicacion la Resolucién N° 321 y se tome una decisién {inal sobre la Situaci6n del Pert en el proceso de integracién, antes del fin de 1993. Para esta trascendental decision se debera evaluar el efecto de los acuerdos bilaterales, que han tenido una repercusién positiva sobre el comercio con nuestros socios andinos. Por su parte la integracién con los paises fronterizos, que tiene una dinamica propia, se vio fortalecida con los "Acuerdos de Ilo", de enero de 1982, por los cuales el Pert: concedié a Bolivia el libre uso de sus instalaciones portuarias y el desarrollo de una zona franca industrial en el puerto de Ilo. Esta decisién repercutira favorablemente en el desarrollo 15 econdmico del sur peruano, al atraerlas inversiones y promover el comercio bilateral, asf como el que se realiza con terceros paises. En el plano hemisférico los temas politicos primaron sobre los econémi- cos, tendencia que se reforz6 a partir del 5 de abril. Ello resulta paraddjico sise tiene en cuenta que Estados Unidos concede una alta prioridad a las negociaciones para el Tratado de Libre Comercio en América del Norte (NAFTA) y a la propuesta para establecer una zona de libre comercio hemisférica (ZLCH). No obstante, el Peru se esforz6 en resolver los puntos de friccién bilateral, como fueron las negociaciones con AIG y con la Southern Peru, que llegaron a buen término. De otro lado, fue evidente la voluntad del gobierno por estrechar los vinculos econémicos con la region Asia-Pacifico, y en particular su interés en establecer relaciones privilegiadas con el Japén. Ademas de las visitas de trabajo y la visita oficial del Presidente a Japon en 1992, en 1991 se decidié la apertura de nuevas misiones en el Asia con objetivos eminente- mente econémicos (Tailandia, Malasia, Indonesia y Singapur). Igualmente la participacién en los Foros de la Cuenca del Pacifico, PBEC y PECC, se vid reforzada en estos afios. Finalmente nuestra politica comercial internacional se orienté a obtener condiciones mas favorables de acceso a los diversos mercados, particular- mente de los paises desarrollados. Asimismo se buscé reforzar elsistema multilateral de comercio para hacerlo mas transparente y abierto y evitar el unilateralismo, y se apoy6 la pronta culminacién de las negociaciones comerciales multilaterales de la Ronda Uruguay, cuyos resultados se espera sirvan de garantia de las reformas internas. La apertura comercial que se derive de la Ronda Uruguay favorecera especialmente a los paises con mayor desarrrollo de su sector exportador, por lo que resulta irrealista pensar en obtener beneficios econémicos sustantivos, debido al reducido peso relativo de nuestro comercio en el contexto mundial. De otro lado, un hecho importante en el Ambito comercial fue la conce- sion por parte de la CEE del arancel cero al Pert y a tres paises andinos afectados por el narcotrafico, en diciembre de 1990. Asimismo en esos afios se desarrollé una activa gestién para obtener un trato similar por parte de los Estados Unidos, lo que derivd en la dacién de la Ley de Preferencias Comerciales Andinas (ATPA). Igualmente fue valiosa la gestidn que se desarrollé en el exterior para contrarrestar los efectos negativos de la 16 epidemia de cdlera sobre la exportacién de productos hidrobiolégicos y ciertos agricolas, a comienzos de 1991 En términos generales puede afirmarse que en el periodo analizado ci Peru adopté acciones trascendentales en el Ambito econdémico, a nivel interno y externo, que han logrado revertir las tendencias negativas hacia el aislamiento y la confrontacién con los organismos financieros internacio- nales y los paises acreedores, que caracterizaron al quinquenio preceden- te. Los resultados positivos de las politicas aplicadas se han comenzado a reflejar en los indicadores del sector externo. Sin embargo, muchos de los beneficios recién se percibiran en el mediano y largo plazo. La continuidad en las politicas y la coherencia en la acci6n internacional del Estado, sera lamayorgarantiade que el PerUingrese al préximo siglo conuncrecimiento sostenido de su economia y adecuadamente integrado a la economia mundial. A.M. D.- GM. C. 17 RELACIONES DEL PERU CON EL ECUADOR Jorge Morelli Pando Eldiferendo limitrofe ha condicionado el curso de las relaciones peruano- ecuatorianas, al punto que ha constituido y aun sigue constituyendo una constante de amplio y profundo signo negativo, contraria a mandatos histéricos, culturales y socioecondmicos que no es necesario pormenorizar. Aquella constante limitrofe explica en gran medida el caracter pendular, inestable, eventualmente impredecible, de nuestra vinculacién con el Ecuador. Elio guarda relacién con la falta de perseverancia en el desarolio de planes y programas concertados por ambos paises tanto a nivel bilateral como multilateral. Una falta de perseverancia agravada por la tendencia subregional y también regional por la enunciacion de grandes designios que no han de tener viabilidad. En lo que atafie a la relacion bilateral, es grave comprobar que han transcurrido mas de veinte afos desde la firma del Tratado de las Dos Cuencas Binacionales, sin que atin se haya acordado la ejecucién de su principal proyecto, el de la magnitud del Puyango-Tumbes. La Declaracién de Galdpagos, adoptada hace mas de tres afios por los Presidentes andinos, es un ejemplo de falta de continuidad enlo que atafe al ambito multilateral. Concretamente, si el Perd y el Ecuador hubiesen adoptado y perfeccionado, bilateralmente, las medidas de tomento de la confianza enunciadas en la Declaracion de Galapagos, seguramente no se habriadado el reciente incidente situado enunpequefo sector (demarcado) de la frontera. Sin perjuicio de lo dicho, existen en los dos paises signos positivos que tienden a ser perdurables y auspiciosos en el contexto de su vinculacién. En lo que al Ecuador respecta, cuenta la convicci6n, generalizada, en todos los niveles de su opinidn publica, de que penetraciones territoriales como aquella llamada “Falsa Paquisha” no tienen sentido alguno. Y algo mas trascendente: la pragmatica y creciente inclinacidn de los ecuatorianos aaceptar (paraciertos sectores condicionalmente) la vigencia del Protocolo 19 de Rio. Es en ese sentido anacronica la persistencia de algunos partidos politicos del Ecuador, por méviles conocidos, dispuestos a renovar aquello de la nulidad del pacto de 1942. Por lo que atafie al Peru, el signo positivo se encuentra en la difundida Percepcisn que ahora existe -antes era ambigua, cuando menos imprecisa— de la condicion amazénica del Ecuador, en tanto esté sujeta a los térrminos del articulo 6% del Protocolo de Rio y a las cléusulas perfectamente concordantes del Tratado de Cooperacién Amazonica, suscrito en 1978 por todos los paises de la Cuenca. Ahora bien, supuestos un balance actualizado de constantes negativas y Signos promisorios, 4¢émo conducir el diferendo territorial hacia una solucién pacifica y mutuamente satisfactoria? Desecha por absurda y frustrante aquella dicotomia de "hay problema versus no hay problema”, es indispensable ¢ inaplazable determinar en qué consta el Problema. Para el Perd, es sencillo: falta la demarcacién de 78 Kms. (entre los hitos Cunhuime Sury 20 de Noviembre) enlaCordilleradel Condor. Adicionalmen- te existen dos divergencias de mucho menor cuantia: la protocolizada en 1948, entre los hitos Cusumaza-Bumbuiza y Yaupi-Santiago, y la corres- pondiente a Lagartococha, en el extremo septentrional de la frontera. Para el Ecuador, el asunto de definir el problema territorial es muy arduo. Entre las varias y distintas tesis sostenidas en ese pas durante decenios, la mds extrema, la de la nulidad, aparece intermitente, casi siempre promovida por el Congreso Nacional. Esto ha venido sucediendo no obstante haberse desistido su propio autor, Velasco Ibarra, en 1970, cuando propuso una “Transaccién honrosa”, que implica en la practica el retorno a una tesis anterior, la de la inejecutabilidad del Protocolo en la Cordillera del Condor. Fallidos en su momento los intentos del Presidente Hurtado por superar la situacion descrita a través de un acuerdo de dimension nacional —de alguna modalidad de consenso en materia territorial, es interesante observar que en la actualidad, la diversidad de tesis es habilmente apro- vechada por el gobierno ecualoriano para presentar formulas de solucion (aparentemente viables} y que no comportan confirmacién expresa pero tampoco denegacidn de ninguna de aquelias tesis. Prueba de ello es el planteamiento al Peri de un arbitraje papal. En el mismo sentido puede 20 interpretarse el pedido ecuatoriano de los buenos: oficios de Bolivia, Colombia y Venezuela En el caso del arbitraje, Ecuador no propone —como es exigible— la materia sobre la cual debe versar el fallo. En el de los buenos oficios, la maniobra es meramente politica y no conlleva desistimiento del proceci- miento que pretende seguirantela Santa Sede. Enambos casos, el objetivo es el de marginar el Protocolo de Rio de Janeiro sin llegar a excluirlo. Con estas tacticas, Ecuador quiere demostrar ante terceros, incluidos los Garantes, una disposicién supuestamente negociadora sobre bases que de antemano se saben absolutamente inaceptables para el Pert. La tesis ecuatoriana de la inejecutabilidad no es univoca; sus variantes van desde la “inejécutabilidad total” del Protocolo de Rio hasta la version mas restringida de Velasco Ibarra, que acepta la vigencia del Protocolo a condicién de que se aproveche Ia “inejecutabilidad” de! sector no demarca- do en la Cordillera del Condor para hacer viable el acceso soberano del Ecuador al sistema Marafién-Amazonas, sin perjuicio de alguna otra concesién peruana. Por razones practicas, esta ultima variante sirve de premisa para el andlisis que sigue, dentro de la hipdtesis valida de que esa podia ser actualmente la aspiracién ecuatoriana, tal vez su aspiracion inicialmente maxima en eventuales negociaciones con el Peni De cualquier manera, persiste la rebeldia ecuatoriana a terminar la demarcacién de un gran sector de la Cordillera del Céndor, por cierto comprensivo pero bastante mas extenso que el de 78 Kms. a que hace referencia la posicién peruana. Pero no es tanta la importancia por asi decir linealmente medida del sector no demarcado (el 5% de toda la frontera) cuanto la pretension ecuatoriana de que existe un vacio territorial en razon de no darse, supuestamente, la divisoria de aguas Zamora-Santiago a que se refieren el Protocolo de Rio y el Fallo de Dias de Aguiar. Es més, en 1951, la tesis de la inejecutabilidad fue aducida por el Ecuador de manera conjunta con una declaracién oficial sobre sus “dere- chos” a una salida soberana al Marafidn. En otras palabras, el supuesto error geografico tendria efectos, segiin el Ecuador, que no podrian ser salvables -por dar un ejemplo— con una divisoria de aguas Zamora- Cenepa, si no con un alcance geografico totalmente desproporcionado e infundado: nada menos que el acceso soberano al Sistema Marafién- Amazonas. a1 Esto ultimo es de suma importancia porque explica cabalmente la Negativa peruana a que, primero por iniciativa del Ecuador y posteriormente Por ofrecimiento de los Garantes, se procediese aunlevantamiento deldrea donde previos trabajos aerofotograficos habfan revelado el error en que supuestamente incurrid el Protocolo. Consecuentemente, desde un punto de vista predominantemente juri- dico, el Pert no pudo ignorar que el Ecuador motiv6, por decision unilateral, la suspensidn de los trabajos demarcatorios, dejando formalmente cons- tancia de que, a su juicio, los hitos colocados (en la Cordillera del Céndor) habian sido indebidamente erigidos y carecian de valor juridico En suma, el planteamiento de la inejecutabilidad ha sido, y puede seguir siendo para el Ecuador, inseparable de su pretensién aun acceso soberano al Marafidn; 0 sea un extremo que de manera alguna contempls la voluntad concurrente de las Partes al suscribir el Protocolo de Rio de Janeiro. Por lo tanto, en el fondo, no se trata de un planteamiento de inejecutabilidad sino de revision de ese instrumento, cuando menos en lo que se refiere a la mayor parte del sector de la Cordillera del Condor. Aqui vienen muy a colaci6n las notas similares y simultaneas de los Garantes, fechadas el 7 de diciembrre de 1960, que no se limitan a establecer que el Protocolo es valido y debe ser cumplido. Tambiénalaletra dicen: “Solo la voluntad concordante de ambas Partes podra modificar sus estipulaciones (las de un tratado de limites) 0 dar competencia aun tribunal internacional para que conozca de las cuestiones que el mismo pueda suscitar”. Afaden las mismas notas que el Protocolo de Rio ha sido “firmado y fatificado por Ecuador y Perd, y ya aplicado en su casi totalidad mediante actos practicos de demarcacisn a los cuales las propias Partes atribuyeron el cardcter de detinitivo”. En consecuencia, el pronunciamiento de los Garantes dejé definitiva- mente en claro que: 1.-Es inadmisible "per se” cualquier planteamiento ecuatoriano orienta- do unilateralmente a invalidar o en su caso revisar el Protocolo; 22 2.- Queda implicitamente avaiada la tesis peruana de los tan sdlo 78 Kms. por demarcar en la Cordillera del Condor, una divergencia mayor a la cual se suman otras dos diferentes de mucho menor importancia; y 3.- Carecen de fundamento los documentos y mapas ecuatorianos que se refieren a “hitos indebidamente erigidos” (en la Cordillera del Condor). Ahora bien, {qué ha ocurrido en la practica durante los afios transcurri- dos desde las notas de los Garantes? La rebeldia ecuatoriana, como se ha visto, ha persistido a través de sus diversas versiones recurrentes. No es indispensable abundar en que ello conileva, en principio, serios riesgos. Ello es de un valor entendido. Sin embargo, los signos positivos antes aludidos ~aquellos emergentes de los hechos mas recientes en la relacion bilateral— facilitan la formulacién de una premisa de amplio espectro y de obvia actualidad: la realidad binacional, cada vez mas_inmersa en la realidad regional y hasta mundial, tiende a disipar radicalmente el riesgo de contlicte armado que ha venido conllevando el diferendo territorial Por otra pare, el Derecho Internacional, en su estado de evolucién, ofrece muy escasas y nada operativas posibilidades para conminar, con- cretamente para actuar coercilivamente —legitimamente desde luego- en el caso de incumplimiento de pactos internacionales, incluidos los de limites. La responsabilidad de los Estados esta tipificada en la materia, pero la consiguiente praxis (el caso de la frontera |rak-Kuwait es uno fuera de contexto sistematico) esta atin lejos de ser alcanzada. Las consecuencias reales de lo que acaba de sefialarse, sumadas a otros factores concurrentes, motiva la siguiente afimacion: todo aquello que pudieron decir los Garantes ~imprudentemente requeridos por el Ecuador— lo dijeron el 7 de diciembre de 1960, y, a menos que vuelvan a ser similarmente instados por ese pais, sera extremadamente dificil que estén los cuatro de acuerdo (es indispensable su unanimidad) en pronunciarse de manera mas rotunda o aun en los mismostérminos que enlas notas de hace treintitrés anos. Elcaracterde las facultades conferidas alos Garantes vienen aconcordar con la afirmacién precedente, a la luz de los articulos 5? y 7? del Protocolo de Rio. La funcidn atribuida es de “concurso” a las dos Partes, es decir una funcién deliberadamente restringida al tiempo que fiexiblemente adaptable, caso por caso, a lo que las Partes decidan. Asi por ejemplo, la formula 23 Aranha, aceptada formalmente por Peri y Ecuador, configuré un arbitraje y fue completado por otro de igual alcance juridico, el Fallo de Dias de Aguiar. En otras palabras, el recurso de arbitraje puede ser eventualmente inducido pero de manera alguna impuesto por los Garantes “mutuo Proprio” © a Solicitud de sdlo una de las Partes. éCudles son entonces las facultades que de oficioo a solicitud de unade las Partes ejercen los Garantes? Seguin consta en un documento no clasificado del Departamento de Estado, uno de sus asesores legales ha afirmado que, en aplicacidn de los articulos 5 y 7? del Protocolo, cabe la interposicién de buenos oficios (a la manera de los recursos ofrecidos, valgan.el ejemplo, el 15 de setiembre de 191) 0 cuando mas, el uso del recurso de mediacién entre los. que contemplan la participacion de terceros en la soluci6n pacifica de controversias. Asi pues queda muy claro -como afirmé eldoctor Alberto Ulloa Sotomayor en discurso del 29 de enero de 1967- que la naturaleza de la garantia Conjunta de Argentina, Brasil, Chile y Estados Unidos no comporta alianza © compromiso de coaccisn juridica o material para la ejecucién del Proto- colo, sdlo el derecho y el deberde asistira las Partes que sonlas que deben resolver sus dificultades. Con estos antecedentes, ,puede el Pert exigir a los Garantes que asu vez &stos conminen perentoriamente al Ecuador a que acceda a la continuacion y término de los pendientes trabajos demarcatorios? Tal cosa se ajustaria, aparentemente, a nuestro interés pero no a la normativa nia la realidad. Lo que si puede hacer el Pert es atender el reto que encierran las recientes propuestas del Ecuadorconuna contrapropuestajuridicamente pertecta y politicamente posible, a la vista del espiritu y de las lineas generales del Protocolo de Rio de Janeiro. La contrapropuesta peruana podria estar centrada en ciertas iniciativas informalmente promovidas en 1958 por el Canciller del Brasil Macedo Soares, con miras a facilitar la interpretacién —oficiosamente a cargo del General brasilefio Bandeira Coello- del Fallo de Dias de Aguiar. Lamenta- blemente el procedimiento no llegd a configurarse por renuencia del Ecuador. Con la mira de reanudar el intento fallido de 1958, las Partes podrian acordar -tal vez inducidas por los Garantes— un procedimiento de inter- 24 pretacion del Fallo de Dias de Aguiar, uno estrictamente cefiido a verifica- cin, en el texto de sus “conclusiones” y en otros concordantes, el criterio adoptado por el arbitro en lo que hace al sector de frontera entre la Quebrada de San Fancisco y la confluencia del Yaupi con el Santiago. Los primeros pasos para ese procedimiento podrian ser tan informales como en 1958, es decir no condicionados a la previa convocatoria de la Comision Mixta de Limites pero con la activa participacion de los Garantes y la expresa conformidad de las Partes, para que, como se repite, interprete el Fallo de Dias de Aguiar. Aparte de laconveniencia politica y juridica del concurso de los Garantes, cuenta una norma reconocida por la jurisprudencia y !a doctrina interna- cionales: la que somete las interpretaciones de sentencias y laudos arbitrales a las mismas instancias que los dictaron; en el caso del Fallo de Dias de Aguiar, el fallecimiento del arbitro simplemente motiva su reempia- 20 por quienes lo designaron. Otra norma juridica igualmente invocable es la que somete el procedi- miento de interpretacién a uno de la misma naturaleza de la sentencia o laudo de que se trate, a fin que la interpretacién tenga el mismo efecto vinculante que el instrumento principal. Es obvio entonces que para interpretar el Fallo de Dias de Aguiar se requiere de un arbitraje, uno de cardcter tan sdlo complementario. Como premisa, todo arbitraje supone la previa determinacién de la materia sobre la cual ha de versar. En su caso, la interpretacion del Fallo de Dias de Aguiar no supliria vacios ni resolveria incégnitas, menos aun significaria la revis6n de su texto. Como esta ya expresado, se tratarfa de verificar, de confirmar el pronunciamiento del arbitro, particulamente el criterio transparente ‘expresado en la primera de las “conclusiones": “(Que) la intenciénclara del Protocolo es lade llevarla frontera del rioSan Francisco a la contluencia del Yaupicon el Santiago porla linea mas directa y facilmente reconocibl Fluye elcriterio del arbitro que la linea mas directa y facilmente reconocible entre aquellos dos puntos es una necesariamente arcifinea, obviamente la Cordillera del Condor, tal como lo sostiene la posicidn peruana. En conse- cuencia, surge implicito y es concordante elcaracter meramente referencial, 25 aproximativo, con que el Protocolo de Rio de Janeiro se refirid a la divisoria de aguas entre el Zamora y el Santiago Aun en el supuesto de haberse incurrido en error en el sefhalamiento de esa divisoria, atin en la hipdtesis de no existir tal divisoria, prevalece el Criterio antes dicho, y no procede por tanto someterse alos Garanteso llevar a ninguna otra instancia la determinacién de si hubo 0 no error geografico o cuales podian ser, en su caso, las consecuencias juridicas. Es mas, tanto la jurisprudencia como la doctrina son sumamente restrictivas en cuanto a que los errores geograficos conlleven nulidad o inaplicabilidad de tratados de limites. Sin embargo, esta certidumbre favoreceria tan sdlo en aparien- cia la posicién peruana en el supuesto de adoptarse un procedimiento como el auspiciado por el Ecuador, por cuanto someteria la cuestién limitrofe a dilatadas y complejas derivaciones, con detrimento en definitiva Para los dos paises. Debieran ser secuela logica de las fundamentaciones precedentes la voluntad coincidente de las dos Partes de poner término ala demarcacién alin pendiente en un sector comprendido entre las Quebradas de San Francisco y el Yaupi-Santiago, con sujecion alos términos dell Fallo de Dias de Aguiar, y, para efectos operativos, la aplicaciin del articulo noveno dat Protocolo, segun el cual las Partes, con la colaboracién de los Garantes, podran otorgarse las concesiones reciprocas que consideren convenientes. para ajustar la frontera a la realidad geografica. Queda asi sefalada la naturaleza y la posible solucién del problema limitrofe en su aspecto primordial, el correspondiente al sector de los 78 Kilémetros en la Cordillera del Condor. A los otros dos referentes a que se ha hecho mencién corresponde ta suerte de lo principal, 0 sea la de ser incorporados al procedimiento de interpretaciéndel Fallo de Dias de Aguiar. Sin embargo, por prioridad de tiempo —no de sustancia— convendria dar inicio al procedimiento de interpretacion con la consideracién de la diver- gencia registrada en 1948, a propdsito de Ia linea de frontera a determinar entre fos hitos Cusumaza-Bumbuiza y Yaupi-Santiago. La divergencia en sino es importante configura unos 30 Kms. cuadrados- pero el area a la que esta referida ha sido recientemente objeto de cuasi incidentes entre destacamentos de los dos paises. Ademas, se trata del rea en donde hay que determinar los alcances de los ultimos contrafuertes que, segun 1a argumentacion peruana, determina la linea fronteriza y en su extremo el 26 punto desde el cual habra de trazarse una linea recta hasta el hito Yaupi- Santiago. Segun la tesis ecuatoriana, dicho hito debe unirse directamente al Cusumaza-Bumbuiza La cuestién de Lagartococha es de naturaleza y ubicacién geogratica totalmente ajenas a las dos referidas a la Cordillera del Condor, y su tratamiento no parece ser en ningUn aspecto de similar importancia o urgencia. Todo lo hasta ahora sostenido en esta exposicién versa sobre el problema territorial con el Ecuador, puesta de manifiesto su indole conten- ciosa. Pero el problema no debe ser sdlo resuelto mediante la ejecucién conjunta de los ya citados dispositivos de! Protocolo de Rio. También, muy en particular, mediante su articulo 6°, cuyo cumpllimiento cabal no cons- lituye parte del problema sino la mejor forma de superarlo. Precisamente ha sido “el problema” el obstaculo principal para la concertacion y puesta en practica del Tratado de Comercio previsto en el articulo 6°, un tratado destinado a “facilitar la navegacién libre y gratuita”, a favor del Ecuador, del Amazonas y sus afluentes septentrionales (bajo soberania peruana). Es evidente que el propio articulo 6° confirid el derecho de navegacién sin condicionar en rigor su ejercicio al futuro tratado. Sin embargo, correspondera al futuro tratado ser, por analogia, lo que la reglamentacidn a una ley, un complemento indispensable Es significativo que, durante 50 afios, la carencia de dicho instrumento complementario haya impedido que el Ecuador ejerza el mas valioso de los derechos amazénicos que le contiere el Protocolo, tal como lo acordaron sus Partes y lo entendieron sus Garantes. El Tratado de Cooperacién Amazénica de 1978 contempla, en lo que concierne a sus Partes, amptios derechos de libre navegacién fluvial en la cuenca y sus dispositivos fueron de tal manera negociados que, en el caso del Ecuador y el Peru, pueden ellos ser aplicados sin afectar, ni siquiera implicitamente, la vigencia de sus pactos bilaterales, concretamente del Protocolo de Rio. Pero el proceso de cooperacién amazonica es en su conjunto lento, y es de fecha reciente la elaboracién de un Proyecto de Reglamento de Navegacion Fluvial, sobre cuyas virtudes 0 carencias no se conoce atin ningun pronunciamiento de! Gobierno peruano. Lo cierto es que, atin antes de ser negociado el Tratado de Comercio y 5 Navegacién, Ecuador y Peri podian hacer uso efectivo de la reglamen- tacién tluvial en el marco de la cooperacién amazonica, un marco enel cual las dos Partes aun no conciertan un solo acuerdo bilateral, a diferencia de los que ambas han suscrito con otras de la Cuenca. Aun mas, y en adicién del ejercicio de sus derechos de navegacién fluvial, el Ecuador podria recibir del Perd facilidades conexas como las de las zonas francas 0 puertos libres, facilidades que el Peru recurrentemente ha ofrecido al Ecuador durante los Uitimos decenios. Se trataria de conce- siones en principio similares alas que el Petiha otorgado a Bolivia, referidas en particular al puerto de Ilo. Enconcreto, y a diferenciadel Putumayo, que no ofrece posibilidades de aprovechamiento a corto piazo, el Napo, por sus caracleristicas y por su eficiente conexidn conla red vial ecuatoriana, seria el ejeflluvial mayormen- te aprovechable en la selva baja. La configuracién propia de la selva alta serfa la conexién entre los Tespectivos sectores de la Carretera Marginal, mediante la habilitacién de una via (unos 30 kilémetros) entre la localidad ecuatoriana de Zumba, en Zamora Chinchipe, y la peruana de San Ignacio, en Cajamarca. Ambos puntos esian de una u otra manera conectados con las respectivas redes viales, y, al efecto, el interés esté en que San Ignacio esta unido conel eje transversal Olmos-Marafién que, siguiendo desde la costa el Paso de Porculla, debe llegar hasta un puerto navegable del Maranon. Aqui también se haria un parangén posible y deseable con las facilidades de transito que el Peru otorga a Bolivia a través de sus puertos y vias de comunicacién. Amanera de complemento de esta exposicién, es util tratar brevemente los aspectos conexos que en la relacidn bilateral deben ser tenidos en cuenta, con la mira integral de poner fin, de la manera y en el tiempo que fueren necesarios, a la demarcacién territorial, y de desarrollar Progresi- vamente la cooperaci6n conducente al ejercicio efectivo Por el Ecuador de su condicién amazonica, por estar geograficamente ubicado dentro de la Cuenca, que es lo que-determind considerarlo en el Proyecto del Pacto Amazénico que tomé luego el nombre de Tratado de Cooperacién Amazénica. Es entendido que la integracidn fronteriza debe ser reestructurada, una vez examinadas las causas de insatisfactorio cumplimiento de los acuerdos 28 bilaterales en la materia, llamese de transito de personas y vehiculos, de comercio, de ferias, de salud, etc. Hara falta su extension tematica (teleco- municaciones, interconexién eléctrica), también su extensién geografica (incorporacién de Zamora Chinchipe y la Regién Nororiental del Marafién a la zona de integracién, ya establecida, de El Oro y Loja y de la region Grau). También es entendido que es capitulo aparte y preferencial de la integracién fronteriza el antes aludido proyecto Puyango-Tumbes, cuya ejecucién por una parte sirve de equilibrio y complernento al actual régimen de uso de aguas de la cuenca de Calamayo-Chira, y, por otra parte, ase- guraria el mejoramiento y acrecentamiento hasta de 100,00 hectareas en conjunto, creandose asi una red de intereses compartidos y un marco de desarollo indispensable en la virtuaimente unica zona de frontera viva entre los dos paises. Problemas de posible falta de rendimiento econdmico (dos embalses en vez de uno o mas técnicamente viable) deberian ser resueltos ala luz de prioridades en todo caso mas politicas que economicas. En cuanto a la adopcién de medidas de fomento de la confianza, es evidente que, para y de paso con las de caracter civil -como las. que se desprenden de la integracién tronteriza— tienen especial importancia en la relacion bilateral las de cardcter militar, aquellas que, como esta dicho, ya fueron disefadas en el Grupo Andino. La adopcién de estas medidas es parte, desde luego, de un acrecentado acercamiento entre las Fuerzas Armadas de los paises, al mas alto nivel posible, ciertamente no sdlo para evitar incidentes, o resolverlos en su caso, sino para fines de cooperacién mas amplia y que implique coordinacién con las autoridades civiles. Seria el caso de acciones mancomunadas de seguridad y desarolllo en costa, sierra y selva, asi como en los espacios maritimos y aéreos. En todo ese contexto es manifiesto el alcance sdlo episddico del incidente o cuasi incidente a propdsito de la presencia de fuerzas militares de los paises enla zona materia de controversias entre los hitos Cusumaza- Bumbuiza y Yaupi-Santiago. Sin embargo, a veces hay que atender lo urgente aunque no sea lo mas importante. En el caso de la referencia es apremiante la concertacién de medidas de fomento de !a confianza aplica- bles a una zona que seria informal y transitoriamente establecida, sin necesidad de “acuerdo de caballeros”, y sina urgencia de reponer un hito, al parecer destruido, en el entendimiento de que no es su materialidad lo que mas importa sino el titulo juridico que fluye de su acta de aprobacién por la Comisién Mixta de Limtes. 29 Hasta aqui reproducida, con sdlo algunas enmiendas, la exposicién hecha en un foro organizado por la Universidad Catdlica de Lima (*). Procede afadir la relacidn y glosa de ulteriores y trascendentes aconteci- mientos ocurridos en Ia relacion peruano-ecuatoriana. La visita oficial cumplida en Quito, acomienzos de Enero de 1991, porel Presidente Fujimorifue la primera al Ecuadorde unJete de Estado peruano. La visita ha excedido su sola calificacién de excepcional en una relacién bilateral de 170 afios. Ha iniciado una modalidad de didlogo directo, sin limitaciones ni ataduras a prejuicios tradicionales, y esta configurando una nueva y positiva forma de conllevar y considerar el diferendo. Todo ello hizo posible, tres semanas después dela visita, recordar sobriamente, en ambas capitales, el Cincuentenario del Protocolo de Rio de Janeiro. La visita al Ecuador contiguré previamente un severo reto: como dar, en €Sa oportunidad, adecuada respuesta a la iniciativa ecuatoriana de someter el diferendo territorial al arbitraje del Papa; hubo que elegir entre tres posibles opciones: La negativa pura y simple al arbitraje propuesto, en tanto seria este excluyente de! procedimiento de solucidn de controversias previsto por el Protocolo de Rio, y hasta implicitamente denegatorio de la vigencia de ese instrumento. Este planteamiento hubiese implicado el fracaso de la visita. ~EI requerimiento al Ecuador de la determinacién, en Principio indis- pensable, de la materia sobre la cual deberia versar el arbitraje. Tal exigencia hubiese significado el reconocimiento por el Perddela aplicabilidad del procedimiento de arbitraje. ~—La formulacion de una contrapropuesta capaz de superar la tradicional Posicién peruana —juridicamente impecable Pero, con el tiempo, politica- mente erosionada— de no aceptar otra solucién que la convocatoria porlas Partes de la Comisién Mixta de Limites, a fin de reanudar y llevar a cabo hastasutérmino los trabajos demarcatorios. Estafue laopcién acertadamente escogida por el Presidente Fujimori durante su visita al Ecuador. La contrapropuesta peruana ha tenido la virtud de hacer compatible la (*) Jorge Morel Pando, panelista en el I Ciclo de Relaciones. Pert y Ecuador. IRA, IDI, Universidad Catdlica del Peru, Lima, 22 de noviembre de 1991. 30 ortodoxia de la posicidn nacional la del pleno cumplimiento de! Protocolo y sus instrumentos complementarios— con la sugestién innovadora y sagazmente politica de auspiciar la designacion, por la Santa Sede, de un perito que tendria la facultad de “opinar" tanto sobre lademarcacion faltante enun sector de 78 Km. ubicado en la Cordillera del Condor cuanto sobre la pendiente determinacién de la linea fronteriza entre dos hitos contiguos y perteccionados (Cusumaza-Bumbuiza y Yaupi-Santiago). La participacién del perito tendria que ser concurrente con la convocatoria de la Comisién Mixta y la participacién de los Garantes en la eventualidad de no concordar las Partes sobre lo que opine el perito vaticano. Elsegundo punto dela contrapropuesta peruana, estrechamente comple- mentario del primero, esta referido a los derechos de navegacién que asisten al Ecuador en virtud del articulo 6° del Protocolo de Rio. Estos derechos no ejercidos ni en rigor invocados por el Ecuador, en funcién de su inveterada rebeldia, fueron acordados con la mira expresa de ser objeto de un futuro Tratado de Comercio y Navegacién concerniente a los afluentes septentrionales del Amazonas y al correspondiente sector del mismo rio. Resulta paraddjicamente positivo que la renuencia ecuatoriana a ejercer aquellos derechos pueda servir de acicate a los dos paises para orientarse aun entendimiento fronterizo integral en el contexto de su renovada rela- cidn bilateral. Tomese nota al respecto que el Gobierno de Lima, enel punto segundo de su contrapropuesta, ofrece al de Quito concesiones en materia de zonas francas en el sector fluvial amaz6nico que pertenece al Peru. Este ofrecimiento, en repetidas ocasiones planteado tentativamente por el Peri, ahora se revela mas estructurado, en todo caso mas especifico, que en el articulo sexto en mencion. En ese sentido, y aunque se trate de escenarios diferentes, no puede negarse cierto grado de comparacion entre aquel ofrecimiento al Ecuador y la naturaleza de los acuerdos suscritos por Peru y Bolivia en cuanto'aconcesiones no soberanas en el puerto de lo. También presentan alguna compatibilidad, aunque muy diferenciada sustentacién, los derechos que asisten al Peru en Arica, en virtud del Tratado de 1929. Estos y otros precedentes pueden ser en su momento invocables, pero sera dificil invocar otro instrumento mas aprovechable por los dos paises que el Tratado de Cooperacién Amazénica, por las consideraciones hechas en parrafos precedentes. Habida cuenta de la interdependencia entre los dos primeros puntos de 31 la contrapropuesta peruana, es imperativo establecer si es factible y aconsejable que este vinculante paralelismo llegue a ser de un riguroso par y paso operativo. No es conveniente condicionar de manera sincrénica el desarrollo de ambos paraémetros. Acarrearia su entrabamiento reciproco. Entre otras razones, porque la pendiente demarcacion, especificamente la de los 78 kms., requerira de un desenvolvimignto temporalmas prolongado, en principio, que el de la cooperacién en materia de navegacién fluvial y afines, cuyas primeras etapas pueden ser cumplidas en el marco del Tratado de Cooperacién Amazonica. No ha de ser facil la tarea de salvaguardar el vinculo que debe primar entre aquellos parametros de demarcacién en la Cordillera del Céndory de cooperacién amazénica. Podria aplicarse, tal vez, la técnica empleada en as llamadas Medidas de Fomento de la Confianza, una técnica mediante facual los avances gradualmente logrados estan supuestos apromover, en virtud de su ejercicio efectivo, otros de mayor significacién dentro de una dinamica progresiva y perseverante Las Medidas de Fomento de la Confianza, antes mencionadas para hacer un ejercicio de analogia, son precisamente las que en todo su sig- nificado técnico son invocadas en el punto tercero de la propuesta peruana, en elacerlado entendimiento de: que su aplicacién, particularmente através de la concertacién entre las respectivas tuerzas armadas, es un requisito imprescindible para la consolidacién del estado de paz existente y el fortalecimiento de la cooperacién bilateral. Estas medidas de confianza, justificadamente insertas en lacontrapropuesta| peruana, tienen, sinembargo, connotacién muy propia y como tales pueden ser aplicables independien- temente de los otros puntos del mismo planteamiento. Los 37 proyectos especificos a que se contrae el cuarto y ultimo punto de la contrapropuesta del Per sonensu mayoria Preexistentes y, sumados alos recién formulados, ofrecen una prospectiva cabaimente integrada de cooperacidn, con un énfasis manifiesto en la vecindad fronteriza. Es a la luz de todo’lo anterior que debe examinarse la presencia del Presidente Fujimori en la Transmisién del Mando realizada en Quito el 10 de Agosto de 1992. Cuenta,en primer lugar, la capacidad del Ecuador de mantener, con la nueva Administracién de Duran Ballén, la trascendente disposicidn al didlogo iniciado por el Presidente Rodrigo Borja. Seria un error limitar esta disposicién a la supuesta -en todo caso infecunda Por si 32 misma- comprobacion y complacencia de haber reconocido el Peru que existe “el problema”. Aquelia apreciacién puede ser rebatida por el Peru aduciendo que el problema esta circunscrito a la demarcacién pendiente El valor del didlogo para ambas partes es el de que sin su concurrente esfuerzo no habré arreglo alguno a la cuestién pendiente. Bajo la misma luz debe evaluarse el mensaje inaugural del Presidente Duran Ballén, puntualmente sus referencias orientadas tanto a la “aspira- cidn" (término cuidadosamente empleado) ecuatoriana a un acceso sobe- rano al Amazonas, cuanto a los cuatro "paises amigos" (los Garantes del Protocolo) La “aspiracién" en referencia es una especie de pdliza de supervivencia para los Gobernantes ecuatorianos. Y una manera, también, de no negar la validez del Protocolo de Rio sin llegar a acatarlo en su integridad. Es un planteamiento que sigue suscitando incertidumbres e incognitas. En todo caso, una seria dificultad para ese pais; no para el Perti. Por una incon- trovertible razén: el acceso soberano al Amazonas sdlo seria posible mediante la revisién del Protocolo de Rio, lo cual evidentemente requeriria fa voluntad concurrente de las dos Partes. Encuanto a los “paises amigos", no es del caso suponer que la mencién hecha a ellos en el mensaje de Duran Ballén tenga los alcances de la impugnacion que de los cuatro Garantes hizo el Ecuador hace doce afios, con motivo del episodio de Paquisha. Por el contrario, esta mencidn habria sido hecha, con calculada imprecisién, por el nuevo Presidente para insinuar que su pais no seguiria desconociendo el Protocolo de Rio. Sea dicho de paso que esa sutil referencia a los Garantes —que desde luego es compatible con la proposicién del arbitraje- fue objeto, horas después de formulada, de una muy desatinada atingencia del Presidente argentino, a cuyo juicio es conducente la participacion papal en|a solucién del diferendo peruano-ecuatoriano. Finalmente, es importante advertir que la propuesta ecuatoriana y la contrapropuesta peruana guardan entre sf una tal distancia que no parece provechoso especular, al menos por ahora, sobre soluciones intermedias. Tal vez la solucién pueda darse, sin prisas pero sin pausas, no a través del intercambio de planteamientos juridicos tipificados -como el actual del arbitraje versus peritaje— sino de conversaciones estrictamente reservadas enlas cuales, con las miras a resolver las cuestiones de fondo, puedan las 33 Partes negociar directamente y de comtn acuerdo salvar las divergencias que resulten emergentes, mediante la intervencion tanto de los Garantes como, eventualmente, del perito de la Santa Sede, previa anuencia de los Garantes. Con esta modatidad, y enel supuesto de lograrse el consenso de las Partes, seria posiblle, a posteriori, concertar el perfeccionamiento juri- dico de fo actuado. Duran Ballén ha prometido visitar Lima el primer semestre de 1993. En el interin sera menester que los peruanos arreglemos los asuntos internos Para estar en condiciones de reiniciar provechasamente el didlogo con el Ecuador. De cualquier modo, el arreglo no ha de ser a corto plazo, pero el nuevo espiritu de convivencia hard posible ‘seguir cuando menos deniro del Clima de “amistoso desacuerdo" al que en su momento aludié el Presidente Borja. 34 ECUADOR Y BOLIVIA: LINEA DE CONTINUIDAD EN LA DIPLOMACIA PERUANA. Gonzalo Ferndndez Puyé (*) Enelmes de enero de 1992, con dos importantes iniciativas presidencia- \les en el campo internacional dignas de aplauso, una frente al Ecuador y ‘otra en Bolivia, se evidencia ante la opinidn publica nacional y extranjera la accién constante y eficaz de la diplomacia peruana que, permanentemente y on proyeccion, ha venido realizando con cada uno de los mencionados paises limitrofes con el objeto de alcanzar metas capaces de favorecer no sdld el fortalecimiento de las respectivas relaciones bilaterales -como lo hac@ con todos los paises del mundo- sino, de manera especial, con los vecinos, que son los mas sensibles y siempre con miras alaintegracién de sus economfas y al desarrollo de sus pueblos. En efecto, "la politica exterior no consiste en una mera sucesién 0 yuxtaposicién de actitudes inconexas. Lo que define la existencia de una politica exterior es la coherencia y la continuidad que guardan esas ac- titudes entre si. Un pais que obrara en cada caso con total prescindencia de la que sigue enotras situaciones, podria tener relaciones internacionales pero, en el Sentido estricto del término no tendria politica exterior" (1). En consecuencia, la politica exterior exige un minimo de unidad de acci6n. Unidad de accion que realiza e| Estado a través de la diplomacia que “es el instrumento mediante el cual se asegura la ejecucion de esa politica” (2) Encuanto al primer caso se refiere, debemos insistir una vez mas en que con la presencia del Jefe de Estado peruano en Quito se logré, sin lugar a dudas, una distension en el campo bilateral, en el asunto del cumplimiento cabal del Protocolo de Rio de Janeiro, de 1942, celebrado bajo las condiciones exigidas por el Derecho Internacional, aprobado por ambos paises. Y esa distensi6n se ha alcanzado por la decisién del Presidente Fujimori al aceptar la invitacion que le formulara el ex Presidente Rodrigo () Embajador (R) en el Servicio Diplomatic. Presidente de a Sociedad Peruana de Derecho Internacional. (1) Poitiea Exterior’. Mario Armadeo (2) Poliique Exterioure et Diplomatic. Leén Noel 35 Borja para conversar en la capital ecuatoriana sobre el tema -como asi lo hizo- no obstante los riesgos que rodeaban esa aceptacién y ese viaje, en un medio cargado de reacciones emocionales. No cabe duda que el Presidente del Pert dio un paso positivo y que demostré que en nuestro pais no existe inconveniente para seguir dialogan- do; que el mejor camino para encontrar una solucién acorde con los intereses de los pueblos es el de cumplir los compromisos internacionales; y que en el Tratado de Paz, Amistad y Limites peruano-ecuatoriano de 1942, estan consideradas las “facillidades y concesiones reciprocas” qué puedan hacerse en la aplicacién practica de la linea demarcatoria de fa frontera debidamente acordada por ambas partes (Art. VII, Vill y XIX); y en este caso enla real interpretacidn del Laudo del arbitro brasilefio Bras Dias de Aguiar cuya aplicacién fue libremente aceptada por el Pert y por el Ecuador. Aparte de los 37 proyectos de integracién fronteriza que presentara el Gobierno de Lima en esa oportunidad, a ejecutarse obviamente una vez demarcadala frontera, el mandatario peruano invocd el Art. Vi del Protocolo que otorga la libre navegacién por el Amazonas -una vez fifmado el Convenio respectivo previsto- y en un gesto no sdlo fraterno sind decidido a enconirar la solucién del entrampamiento, ofrecid el establecimiento de una Zona Franca en favor de Ecuador en esa gran via fluvial,Pienso que esta tan importante iniciativa, sin restarle mérito alguno, quizas pudo viabilizarse mejor por la acidn diplomatica peruana puesta de relieve en ese instrumento internacional en el que, como repito, desde hace 50 afios se contemplé una salida para el Ecuador por aquel rio. La iniciativa del Presidente Fujimori concreta y completa el compromiso. Debo insistir en que en esta oportunidad se ha dado un paso mas y muy importante, hacia el acercamiento, con una iniciativa presidencial imagina- livay pragmatica, y abrigo la esperanza que el Ecuador, frente a la realidad hist6rica leque a abandonar el criterio errado de "soberania" en el Amazo- nas del cual ha hecho una constante de su politica internacional. Entodo caso, en cuanto al Peruse refiere, se ha puesto de manifiesto una vez mas y en esta oportunidad al mas alto nivel, en una diplomacia sensible y directa, el permanente propésito de paz, de concordia y de integracién politica, social y econdmica a que se aspira entre ambos pueblos, contir- mandose asi la tesonera voluntad amistosa de nuestro pais que ha trabaja- 36 do a través de una diplomacia con protesionalismo surcando ese camino desde hace siglo y medio. Ahi estan los Tratados anteriores al Protocolo de Rio de Janeiro y el Protocolo mismo, y que aparte de los Convenios Pando- Novoa de 1832; Castro Oyanguren-Ponce de 1924; y, el Acta de Lima de 1936 suscrita por el Canciller Alberto Ulloa Sotomayor y el Ministro ecua- toriano Homero Viteri Lafronte, van amalgamando la amistad peruano- ecuatoriana con instrumentos internacionales que se encuentran enuncia- dos cronolégicamente en el | Tomo de la magnifica obra “Pert y Ecuador- Tiempos y Testimonios de una Vecindad", del Embajador Juan Miguel Bakula, que coincidiendo con la publicacién de este articulo, acaba de aparecer. No cabe duda alguna que en el camino de la amistad fraterna que no debe dejar de recorrer el Peru y Ecuador, hay que procurar la remocién de cualquier obstaculo que impida en su recorrido e| mutuo entendimiento que en sus relaciones bilaterales solo estan garantizadas por la estricta aplica- cidn de los principios del Derecho Internacional, que constituyen prenda de garantia para la seguridad, la comprensidn y la integracién de los pueblos Esa es nuestra aspiracion. Ese es nuestro deseo. Zameen En el segundo caso, el de Bolivia, también debemos decir que es digno de todo encomio el encuentro presidencial Fujimori-Paz Estersero del 24 de enero de 1992, en que ambos mandatarios suscribieron la "Declaracion de Ilo" mediante !a cual los Gobiernos de Lima y de La Paz determinaron acciones concretas a tomar a través de dos Convenciones y cuatro intercambios de Notas. En esa oportunidad igualmente, el Peru facilité a Bolivia por iniciativa del Presidente Fujimori, también en diplomacia directa, una Zona Franca Industrial en el mencionado puerto por un periodo de 50 afos renovables y establecié una Zona Franca de cardacter turistico en el litoral de Ilo en una {ranja de 5 km. con cuyo nombre "Boliviamar” no estoy precisamente de acuerdo no porque no lo merezca, sino precabiendo que pudiera eveniual- mente suscitarse, en el futuro, determinados sentimientos en el pueblo boliviano, que quiza algun dia -y ojala que no ocurra- pudiera convertirse por la vuelta del destino -que tampoco deseo - en nostalgia peligrosa. Con el criterio expuesto, lo que se aspira es a preservar esa histdrica amistad. 37 La creacién de estas Zonas Francas se facilita asi mismo, como en el caso de Ecuador, justamente por la accion constante de la diplomacia, que, como repito, es la herramienta principal con que se elabora la politica exterior; que logra en 1957 la concertacién del Convenio para la Construc- cién de la Carretera llo-Moquegua-Desaguadero-La Paz dentro del marco de la Comisién Mixta Peruana-Boliviana que se crea en 1955 y en cuyas Subcomisiones estuvieron presentes por el Perd representantes de Torre Tagle entre los que me cupo el honor y la responsabilidad de colaborar hasta fines del afto 1960. La Comisién conté ademas con destacados profesionales en cadauna de las respectivas materias contempladas, como las de Transito Terrestre, Unidad Binacional Ferroviaria, Aprovechamiento Comtn de las Aguas del Lago Titicaca, Asuntos Econémicos y de Petrdleo, que otrecieron sus valiosos conocimientos a problemas de integracién de ambos pueblos. En cuanto a las recientes acciones peruanas en el campo internacional, Pragmaticas y positivas a las que como temas se han agregado facilidades aerocomerciales, complementacién pesquera, transito de personas y lucha contra e/ narcotrafico, verificamos pues que ellas suceden a otras valiosas de tiempos anteriores marcando asi, una linea de continuidad en la po- litica exterior del Peru. En el caso de Ia interconexién vial, para que tan importante obra se materialice los Gobiernos de Lima y la Paz han de obtener a la brevedad la necesaria financiacién dado que actuaimente el tramo Moquegua-Desaguadero, no esta en condiciones de soportar un transito pesado de mercaderias entre lo y La Paz y ese es el objetivo que ambos Gobiernos persiguen. Hay que ganar tiempo al tiempo. La amistad historica del Peru y Bolivia se ha ido eslabonando -igualmente como la de nuestro pais con el Ecuador- a través de sendos tratados bilaterales cuya relacién minuciosamente recopilada por el sefior Oscar Lévano, eficiente funcionario de Torre Tagle destacado a la Sociedad Peruana de Derecho Internacional, se incluye en este comentario Para su mejor y util conocimiento. Este feliz epilogo de capitulos diplomaticos que se viene escribiendo desde afos anteriores en Lima y en La Paz, alternativamente, y que se Concretan ahora con la importante iniciativa del Presidente Fujimori; y, las concesiones otorgadas al Ecuador en el Protocolo de Rio de Janeiro y el ofrecimiento de las Zonas Francas en el Amazonas, también formulado por el Presidente peruano, son demostrativas de que el Pert ha sido siempre, 38 Estado pacifico e integrador, con una diplomacia que a través de muchos afios ha demostrado su solidez profesional y que ha actuado en todas las areas con visidn de futuro, vigilante del desarrollo de sus relaciones internacionales, de la seguridad y necesidad de su pueblo y con permanen- te vocacion de paz. RELACION CRONOLOGICA RUMENTOS INTERNACIONALES SUSCRITOS ENTRE PERU Y BOLIVIA — Tratado de Federacion, Chuquisaca, Bolivia, 15/11/1826. — Tratado de Limites, Chuquisaca, Bolivia, 15/11/1826. — Tratado Preliminar de Pazy Desocupaci6n Militar, Piquiza, Bolivia, 06/07/1828. — Tratado Preliminar de Paz, Tiquina, Bolivia, 25/08/1831 — Tratado de Comercio, Arequipa, Peri, 08/11/1831. — Tratado Definitive dePaz y Amistad, Arequipa, Peri, 08/11/1831 — Articulos Adicionalesa los Tratados de Paz (de 8 noviembre de 1831) y Comercio (de 8 de noviembre de 1831), Arequipa, Perd, 04/01/1832. — Tratado de Comercio, Chuquisaca, Bolivia, 17/11/1832. Tratado de Auxilios, La Paz, Bolivia, 15/06/1835. Pacto de Confederacién Perii—Boliviana, Tacna, Pert, 01/05/1837. — Convencién Preliminar de Paz, Cusco, Peri, 14/08/1839. — Articulos Adicionales a la Convencién Preliminar de Paz de 14 de agosto de 1839, Cusco, Peru, 15/08/1839. — Convencién Preliminar de Paz, Lima, 19/04/1840. — Articulos Adicionales ala Convencién Preliminar de Paz de 19 de abril de 1840, Lima, 19/04/1840, — Tratado Preliminar de Paz y Amistad, Puno, Pert, 07/06/1842. — Tratado de Paz y Comercio, Arequipa, Peru, 03/11/1847. — Tratado Modificatorio de! Tratado Preliminar de Paz y Comercio de 3 de noviem- bre de 1847, Sucre, Bolivia, 10/10/1848. — Tratado de Paz y Amistad, Lima, 05/11/1863. — Convenio Postal, Lima, 25/05/1864. — Tratado de Comercio y Aduanas, Lima, 05/09/1854. — Tratado de Adhesién de Bolivia al Tratado de Alianza Ofensiva y Defensiva celebrado entre Periiy Chile en 1865, Lima, 11/04/1866. — Protocolo sobre Derechos de Aduanas, Lima 14/06/1867. — Protocolo relativo a la entrega por el Pert al Banco garantizador de Chile de la Subvencién anual estipulada en el Tratado de Comercio y Aduanas de 1864 y Protocolo Adicional, Lima, 24/03/1868. 39 40 Protocolo sobre Derechos de Aduanas, Lima, 29/08/1868, Protocolo Moditicatorio dal Protocolo de 24 de marzo de 1868, Lima, 03/02/ 1869. Protocolo sobre Servicio de Correos entre Tacnay La Paz, Lima, 12/10/1869, Protocolo Modificatorio al de 24 de marzo de 1868, Lima, 22/11/1869. Protocolo sobre Desahucio del Tratado de Comercio y Aduana y la cuestién Antezana, Lima, 16/03/1870, Protocolo para continuar las Conferencias suspensas entre la Legacién Perma- nente del Perd y el Ministerio de Bolivia sobre la cuestién de Fronteras, Lima, 10/06/1870. Protocolo sobre Pago de Subvencién Aduanera, Lima, 08/07/1870. Tiatado de Comercio y Aduanas, Lima, 23/07/1870. Convencién Consular, Lima, 26/07/1870. Protocolo relativo al Asunto Boliviano-Chileno sobre el territorio de Garacoles, Lima, 27/09/1871 Tratado de Alianza Defensiva, Lima, 06/02/1873. Protocolo referente a la Exencién de Derechos de Aduana, Lima, 29/09/1875, Tratado de Comercio y Advanas, Lima, 26/10/1878, Protocole Complementariodel Tratado de Comercio y Aduanas de 26de octubre de 1878, Lima, 11/01/1879, Protocolo sobre Bases de la Unién Federal Peri-Boliviana, Lima, 11/08/1880, Protocolo Complementariode las Bases Preliminaresde la Unién Federal del Perd y Bolivia, Lima, 11/08/1880, Tratado de Comercio y Aduanas, La Paz, 07/06/1881. Protocolo sobre Pacto de Tregua con Chile, La Paz, 23/11/1882. Protocolo Reglamentando elTréfico por Mollendo, Lima, 20/08/1885, Tratado de Extradicion, La Paz, 16/04/1888. Protocolo Adicional al Tratado de Extradicion de1886, La Paz, 17/09/1890, Protocolo sobre Cuestiones Consulares y Aduaneras, Lima, 04/10/1892. Protocolo para el Mejor Cumplimiento del Tratado de Comercio y Aduanas de 7 de junio de 1881, Lima, 01/03/1893. Tratado de Comercio y Aduanas, Abrogando el de 7 de junio de 1881, Lima, 02/03/1893. Protocolo sobre Certificacién de Facturas Consulares de Mercaderias con des- tino a Bolivia que pasan por Mollendo, Lima, 29/10/1894, Protocolo Candamo-Terrazas sometiendo a Arbitraje las diferencias entre los dos Paises, Lima, 26/08/1895. Protocolo Candamo- Terrazas designando Arbitro a Brasil en las diferencias entre los dos paises, Lima, 07/09/1895. Protocolo Gémez-Polar sobre Ia protocolizacién de todas las conferencias qua al efecto se levaran a cabo, Sucre, Bolivia, 08/05/1897, Protocolo Gémez-Polar acordando someter a Arbitraje de Su Majestad la Rei- na de Espaia la diferencia surgida por la reclamacién del Peri de 16 de enero de 1897, Sucte, Bolivia, 18/05/1897, Protocolo Gémez-Polar nombrando Comisién Mixta para la delimitacién de la Frontera ocasionado por la reclamacién del Perade 16 de enero de 1897, Sucre, Bolivia, 22/05/1897. Protocolo Gomez-Polar para la delimitacion detinitiva de la Frontera y Acordan- do someter los Puntos en Desacuerdo a la Reina de Espaiia, Sucre, Bolivia, 03/06/1897, Protocolo Gémez-Polar proponiendo un Modus Vivendi para determinar una Linea que sirva de Limite provisional entre ambas Naciones, Sucre, Bolivia, 04/06/1897. Acuerdo Diplomatico sobre Certiticados de Origen, La Paz, 03/07/1900. Protocolo Reglamentanao el trafico de Mollendo a Pelechuco, La Paz, 05/07/ 1900. Protocolo sobre Invasiones Territoriales, La Paz, 11/11/1901. Tratado General de Arbitraje, La Paz, 21/11/1901. Acuerdo sobre Canje de Publicaciones Oficiales, La Paz, 24/02/1902. Convencién sobre Cambios de Giros Postales entre Bolivia y el Peri, La Paz, 09/06/1902. Convencién sabre Cambio de Encomiendas Postales entre al Pert y Bolivia, La Paz, 12/07/1902. Tratado sobre Demarcaci6n de Fronteras, La Paz, 23/09/1902. Tratado de Arbitraje Juris (sobre limites), La Paz, 30/12/1902, Protocolo reglamentando el tratico establecido en el Tratado de Comercio de 1881, La Paz, 15/03/1904, Tratado de Comercio y Aduanas, Lima, 27/11/1905. Protocolo sobre Transito Comercial, La Paz, 14/11/1907. Convencién Regiamentando el Libre Transito por Mollendo de Mercaderias Bolivianas y Acuerdo Reterente, La Paz, 30/01/1908. Protocolo para la Abrogacién dol Tratado de Extradicién de 1886, La Paz, 12/08/1908. Laudo Arbitral dal Gobierno Argentino en la Controversia de Limites entre ef Peru y Bolivia, Buenos Aires, 09/07/1909. Protocolo sobre Aceptacién del Laudo Argentino, La Paz,15/09/1909, Tratado de Rectificacion de Fronteras, La Paz, 17/09/1909. Protocolo sobre los sucesos acaecidos en la Regién de! Manuripe, Lima, 30/03/ 1911. Protocolo para la Ejecuciéndel Tratado de Rectificacién de Fronteras de 1909, Lima, 30/03/1911. ‘Segundo Protocolo para la Ejecucién del Tratado de Rectiticacién de Fronteras, Lima, 15/04/1911. Acuerdo por el que se amplia a cuatro meses el plazo indicado en el Articulo 1X de la Convencién que Reglamenta el Libre Trdnsito por Mollendo, Lima, 26/09/1911. Convenio Modificando el Protocolo de 30 de marzo de 1911, sobre la demarca- cin de la Frontera entre Manuripe y El Acre, La Paz, 06/05/1912. at 42 Convencién sobre ef Trafico Postal con la Regi6n Boliviana del Madre de Dios, Lima, 21/09/1912. Protocolo determinando las reglas que deben regir los casos de Extradi ocurrran en lo sucesivo entre los dos paises, La Paz, 25/08/1916. Protocolo sobre el nombramiento de una Comisién Mixta para la colocacién de hitos en la zona fronteriza, La Paz, 19/12/1916. Convencién de Trafico Comercial por Mollendo y su ampliacién al trafico por Santiago de Huata, La Paz, 21/01/1917. Protocolo haciendo extensivas al Puerto de Santiago de Huatas las estipulacio- nes da la Convencidn Reglamentaria del Trafico por Mollendo de 21 de enero de 1917, La Paz, 02/06/1917. Tratado General de Arbitraje Obligatorio, Lima, 30/08/1918. Protocolo Moaificatorio del Articulo XV de la Convencién Reglamentaria del Trafico por Mollendo, Lima, 16/09/1918. Protocolo para simpliticar los requisitos establecidos en el Titulo I del Tratado de Derecho Procesal Internacional del Congreso de Derecho Intenacional Privado, La Paz, 30/04/1921. Protocolo para el Estudio y Demarcacién de la Frontera, La Paz, 02/06/1925. Protocolo Ratiticatorio de la Demarcacién de la Segunda Seccién dela Frontera (Peninsula Copacabana), La Paz, 15/01/1932. Protocolo fijando el "término de la distancia" para los casos de extradicion, La Paz, 26/12/1932. Convencién Preliminar para la Explotacién de Pesquerias en el Lago Titicaca, Lima, 17/07/1935. Acuerdo sobre Perturbadores del Orden Publico, Lima, 03/12/1935. Pacto General de Amistad y No Agresion, Lima, 14/09/1936. Convenio sobre Estudios y Legislacién Social Indigena, Lima, 14/09/1936. Convenio para la constitucién de una Comisisn Mixta encargada del Estudio de Jas Relaciones Econémicas entre Pert y Bolivia, La Paz, 16/04/1937. Convenio con Bolivia sobre Intercambio de Publicaciones, Lima, 05/08/1938. Convenio con Bolivia sobre Intercambio Culturale intelectual, Lima, 05/08/1938. Cumplimiento del Protocolo Ratificatorio de la Demarcacién de la Peninsula de Copacabana, Lima, 08/11/1939. Acta sobre e/ Cumplimiento del Protocolo Ratificatorio de la Demarcacion de la Peninsula de Copacabana, Tapoje, Bolivia, 02/12/1939, Régimen de Salvoconductos para el Trafico de la Zona Fronteriza adyacente al Lago Titicaca, Lima, 22/07/1940. Acuerdo con Bolivia sobre Régimen Fronterizo, Lima, 04/10/1940. Protocolo sobre Salvoconductos modificatorio del Acuerdo sobre Régimen Fronterizo de 22 de julio de 1940, Lima,18/10/1941. Convenio para llevar a la practica Acuerdos y Recomendaciones de algunas Conferencias Internacionales, Lima, 18/10/1941. Acuerdo para/a organizacién de una Comision Mixta que estudie laconstruccién de! tramo de la Carretera Panamericana entre un punto de la frontera Peru- Bolivia de 1941, Lima, 18/10/1941. que Protocolo sobre Régimen de Propiedad Privada y la opcién de la Nacionalidad en los temitorios canjeados en la Peninsula de Copacabana ,Lima, 18/10/1944 Tratado Comercial y Econémico, Lima, 15/06/1948. Convenio sobre Pasaportes y Salvocanductos, Lima,15/06/1948, Convenio sobre intercambio Cultural , Lima, 15/06/1948, Convenio de Transito, Lima,15/06/1948, Convenio sobre Turismo, Lima, 15/06/1948. Convenio sobre Intercambio de Productos, Lima, 15/06/1948. Convenio sobre Sanidad Animal y Vegetal, Caza, Pesca y Forestacién, Lima, 15/06/1948. Conelusiones de la Primera Reunion Técnica de Piscicultura realizada entre los Delegados de los Gobiormos del Per y Bolivia, Lima, 28/08/1953. Acuerdo sobre Fomento y Conservacién de las Especies Nativas, La Paz, 09/11/1954, Acuerdo sobre la Gonstitucién de la Comision Mixta Perttano-Boliviana de Estudios de! Ferrocarril Puno-Guaquiy de Aprovechamiento de Aguas del Lago Titicaca, La Paz, 20/04/1955. Acta Final de la Primera Reunién da ta Comisién Mixta de Estudios dot Ferrocarril Puno-Guaquiy de Aprovechamiento de las Aguas del Lago Titicaca, La Paz, 09/07/1955. Convenio Preliminar sobre la Construccién det Ferrocartil Puno-Guaqui, Lima 30/07/1955. Convencién Preliminar para ol Estudio del Aprovechamiento de las Aguas def Lago Titicaca, Lima, 30/07/1955. Declaracién conjunta de los Presidentes de las Republicas del Port y Bolivia sobre Cooperacin Econémica, Lima, 30/07/1955. Acuerdo sobre la designacién de dos técnicas an carreteras por parte de cada pais para integrar la Comisién Mixta Peruano-Boliviana de Estudios del Ferro- carril Puno-Guaqui y de Aprovechamiento de las aguas del Lago Titicaca, La Paz, 09/09/1955. Acta Final de la Segunda Reunién de la Comisién Mixta de Estudios del Ferro- carril Puno-Guaqui y de Aprovechamiento Comin de Aguas del Lago Titicaca, Lima, 26/11/1955. Acuerdo sobre la designacién por cada pais de tres técnicos para integrar la Subcomisiin de Estudios Econémicos y de Petréleo, La Paz, 31/10/1958. Convencién para el Estudio Econémico Praliminar da Aprovechamiento de las Aguas del Lago Titicaca, La Paz, 19/02/1957. Convenio para la Ejecucién Inmediata de la Carretera La Paz-lo,La Paz, 19/02/ 1957. Acuerdo sobre la posibilidad de construir en territorio peruano una red de oleoductos, La Paz, 19/02/1957. Acta Final de la Tercera Reunién de la Comisién Mixta Peruano-Boliviana, La Paz, 19/02/1957. Acuerdo sobre Valjas Diplomaticas , La Paz, 31/05/1957. 43 Acta Final de la IV Reunién de la Comision Mixta Peruano-Boliviana, Lima, 10/ 03/1958. Convenio de Salvd., Puno, Perd, 02/05/1959. Acta sobre la integracién del Comité de Coordinacién constituido en el Con- Convenio de Salud de 1959, Puno, Peri, 02/05/1959. Convenio sobre Transportes Aéreos regulares., La Paz, 14/07/1980. Acuerdo sobre Construccién del Puente Desaguadero., La Paz, 28/07/1960. Acta de Arequipa: Recomendaciones de la Comisién Mixta Peruano-Boliviana, Arequipa, Peri, 29/03/1961. Acuerdo para propiciar la ampliacién de los servicios de Telecomunicaciones., Arequipa, Peri, 29/03/1961. Acuerdo sobre Exoneracion de Impuestos alos Automéviles de los Funcionarios Diploma ticos, Lima, 09/05/1961 Acta de la Reunién de la Comisién Mixta Especial Peruano-Boliviana sobre las. modificaciones de obra y presupuesto en la construccién def Puente Interna- cional sobre ef Rio Desaguadero, Lima, 07/10/1963. Acta de la Reunion de la Comision Mixta Especial Peruano-Boliviana sobre las modificaciones de obra y presupuesta en la construccién def Puente Intemacio- nalsobre el Rio Desaguadero, Lima, 11/10/1963. Acta de la Reunion de la Comisién Mixta Especial Peruano-Boliviana sobre las moditicaciones de obra y presupuesto en la construccién del Puente internacio nalsobre el Rio Desaguadero, Lima, 14/10/1963. Declaracién Conjunta formulada por los Presidentes del Peri y Bolivia, Oriente del Peru, 17/10/1968. Convenio sobre Servicios de Telecomunicaciones, La Paz, 16/08/1969. Acuerdo sobre Turismo, La Paz, 16/08/1969. Convenio Cultural (reemplaza al de 1948) , La Paz, 16/08/1969. Declaracion Conjunta de los Ministros de Relaciones Exteriores del Port y Bolivia, La Paz, 16/08/1969. Convenio para la Conservacién de la Vicufa., La Paz, 16/08/1969. Acuerdo que constituye la Comisién Peruano-Boliviana de Coordinacién Econd mica y Comercial, La Paz, 16/08/1969. Acuerdo sobre las Reuniones Altemativas para crear Comité Peruano- Bolivia no de Lana y Alpaca, La Paz, 16/08/1969. Acta de Instalacién del Comité Mixto Peruano-Boliviano de Turismo, Lima, 23/ 03/1970. Primera Reunién Técnica de Turismo, Lima, 25/03/1970. Acta de creacién de la Comision Mixta Pervano-Bolivianade Coordinacién y Co- municado Conjunto, Lima, 10/12/1970. Acuerdo Referente a la constitucién de la Comision Peruano-Boliviana de Coordinacién, Reglamento y Temario, Lima, 08/02/1971. Acuerdo referente a las atribuciones conferidas al Grupo de Trabajo de la Co- misién Mixta Permanente Peruano-Boliviana de Coordinacién, Lima, 08/02/ 1971. Acta de instalacién de la Primera Reunién de la Comision Mixta Permanente do Coordinacién Peruano-Boliviana, La Paz, 15/04/1971. Acta del Grupo Mixto de Trabajo Peruano-Boliviano.,Lima, 05/05/1971. Acta de la 2da. Reunién de los Grupos Mixtos de Trabajo contemplados en ta Comisién Mixta Permanente Peruano-Boliviana de Coordinacién realizada del 22 al 30 de junio de 1971 en Lima, Lima, ,02/08/1971. Acta Final de la Primera Reunién Extraordinaria de la Comisién Mixta Peruano- Boliviana de Coordinacién, La Paz, 22/10/1971. Acta Final de las conversaciones sostenidas por la Misién Peruana de Promo cién Econdémica con el Gobierno de Bolivia, La Paz, 26/05/1972. "Acta de Intencion'suscrita entre las Delegaciones de Parti y Bolivia referente al Transito de Personas y Vehiculos., Puno, Pert, 18/06/1972. Acuerdo inicial entre las Delegaciones para encontrar una solucién alproblema que significa la continuidad del servicio ferroviario entre Guaqui y La Paz., La Paz, 02/12/1972. Acta Final de la Segunda Reunién de la Comision Mixta Permanente de Coor- dinacién, Lima, 07/05/1973. Declaracién Conjunta de bos Ministros de Transportes y Comunicaciones, Lima, 41/05/1973. Convenio sobre Vinculacién Ferroviaria, La Paz, 31/05/1973 Constitucién de una Comisién Bilateral de Coordinacidn de transporte y una Comision de Transporte Ferroviario, La Paz, 27/06/1973. Declaracién Conjunta Presidencial, Lima, 20/07/1973. Convenia sobre préstamo por parte del Gobierno del Perti equivalente a ocho millones de pesos bolivianos (800,000) destinados a Ia operacion del ferroca- wil Guaqui-Viacha y Servicios conexos, La Paz, 13/11/1973. Comunicade Conjunto PeruanoBoliviano, La Paz, 08/08/1974. Convenio de Comercio y Cooperacién Econémica y Técnica, Lima, 13/09/1974. Convenio sobre Comercio Fronterizo Peruano-Boliviano, Lima, 13/09/1974, Comunicado Conjunto de los Ministros de Comercio del Pert y de Industrias, Comercio y Turismo de Bolivia, Lima, 13/09/1974. Declaracién Conjunta de los Ministros de Relaciones Exteriores del Pert y Bo- fivia, Lima,19/10/1974, Acta final de la Primera Reunién de la Comision Mixta Peruano-Boliviana para el desarrollo conjunto del Altiplano, La Paz, 23/07/1975. Acta de la Tercera Reunién de la Comision Mixta Permanente Peruano-Boli- viana de Coordinacién, Lima, 31/10/1975. Convenio sobre Investigacién Ciemtifica y Defensa del Pa trimonio Arqueokigi- co,La Paz, 26/11/1975. Declaracién Conjunta de los Ministros de Relaciones Exteriores del Peri y Bolivia, La Paz, 26/11/1975. Convenio Basico de Cooperacién Técnica y Cientifica, La Paz, 26/11/1975. Protocolo Adicional al Convenio Cultural de 16 de Agosto de 1969, La Paz, 26/ 11/1975. Acuerdo para la interconexién del Sistema de Microondas, La Paz, 26/11/1975. Acuerdo sobre Cooperacién Piscicola, La Paz, 26/11/1975. Acuerdo para la presentaci6n de la solicitud Conjunta ante el BID para el finan- ciamiento de la construccién de Ja carretera llo-Desaguadero-La Paz, La Paz, 26/11/1975, ~ Acuerdo para la colocacién de rieles de 80 libras en el tramo Guaqui-Viacha, La Paz, 26/11/1975. Acuerdo para la instituciolizacién de fas Jomadas de Estudio Cientitico del Ali- plano y el Sur del Peri, La Paz, 26/11/1975. Declaracién Conjunta de los Ministros de Relaciones Extariores del Perd y de Bolivia, Lima, 07/06/1977. Acta Final de la Cuarta Reunién de la Comisin Mixta Permanente Peruano- Boliviana de Coordinacién, La Paz, 18/11/1977. Acta de la Segunda Reunién del Grupo Mixto de Trabajo Peruano-Boliviano encargado de la reposicién de hitos de la frontera, Lima, 16/02/1979. Convenio de Coaperacién y Asistencia Reciproca para la represion del trético ilicito y control del uso indeb do de sustancias psicoactivas, Lima, 13/07/1979. Convenio sobre Cooperaci Policial Fronteriza, Lima, 13/07/1979. Acta Final do la V Reunién ce la Comision Mixta Permanente Peruano-Boliviana de Coordinacién, Lima, 1307/1979 Acuerdo para formar un Grupo Ad Hoc de trabajo con representantes de los Gobiermos del Peri y de Bolivia que estudien los aspectos técnicos y juridicos sobre el otorgamienta de zonas francas a Bolivia en los Puertos de Matarani e loy prepare un Proyecto de Convenio que establezca el régimende las mismas, Lima, 02/08/1979. Acta de la Tercera Reunién del Grupo Mixto de Trabajo Peruano-Boliviano en- cargado de la reposicién de hitos de la frontera, La Paz, 17/03/1980. Acta Final de la Reunién Bilateral Peri-Bolivia en elmarco del Acuerdo de Car- tagena, Anexos, Lima, 19/09/1981. Acta de la Comisién de Transporte Aéreo de la Segunda Reunién del Grupo Mixto de Transporte Peruano-Boliviano, La Paz, 04/11/1981. Acta Final de la Segunda Reunién del Grupo Mixto de Transportes de la Co- misién Mixta Permanente Peruano-Bolivianade Coordinacién. Anexos, LaPaz, 06/11/1981. Acta Final de la Primera Reunién de Consula entre Autoridades Aeronduticas de! Peri y de Bolivia, Santa Cruz, Bolivia, 20/01/1982. Acta Finalde la VI Reunién dela Comision Mixta Permanente Peruano-Boliviana de Coordinacién, Anexos, La Paz, 18/06/1982. Acta Final de la Primera Reunién del Grupo Mixto de Transito de Personas en la zona tronteriza de Pert y Bolivia, Copacabana, Bolivia, 09/09/1982. Acta de la Primera Reunién Bilateral Peruano-Boliviana para tratar la propuesta N° 136 de la Junta Nacional def Acuerdo de Cartagena, Copacabana, Bolivia, 18/02/1983. Acta de la Primera Reunién de la Comision Mixta Permanente Peruano-Bolivia- na de reposicién y densificacién de hitos en ia frontera comin (COMIPERDH). Anexo: Reglamento, Lima, 13/05/1983. Acta Final de la Reunién del Grupo Mixto ad hoc Peruano-Boliviano sobre pro- blematica portuaria. Anexos, Matarani, Peri, 27/08/1983, Deelaracién Conjunta entre los Ministros de Relaciones Exieriores del Pert y de Bolivia, Lima, 26/10/1983. Convenio de Préstamo entre ef Banco de la Nacién y e| Ministerio de Finanzas de Bolivia (8 millones de pesos bolivianos), La Paz, 23/11/1983. Acta Final de la Segunda Reunién de la Comisin Mixta Permanente Pervano- Boliviana de reposicién y densificacién de hitos de la frontera comuin, La Paz, 20/07/1984. Reglamento General de la Comisién Mixta Permanente Peruano-Boliviana de Reposiciény densificacién de hitos de la frontera comin (COMIPERDH), La Paz, 20/07/1984, Acta Final de las Reuniones encargadas de esclarecer los hechos ocurridos en Ja reserva nacional de fauna de Ulla Ulla (Bolivia) y el sector fronterizo de Huan- casaya (Peri), La Paz, 21/12/1984. Acuerdo para realizar un estudio integral y definitive en relacién al aprovecha miento de las aguas del Lago Titicaca, Lima, 03/04/1985. Acta Final de la Ill Reunién dela Comisién Mixta Permanente Peruano-Boliviana de reposicion y densificacion de hitos en la frontera comtin (COMIPERDH), Li- ma, 31/05/1985. Acta de la Reunién de Ministros de Transportes y Comunicaciones del Peri y de Bolivia en el marco de la Decisién 185 de la Comisién del Acuerdo de Car- tagena, Pomata, Pert, 09/07/1985. Acta Final de la IV Reunién de la Comision Mixta Permanente Peruano-Boliviana de reposicién y densiticacién de hitos de la frontera comun (COMIPERDH), La Paz, 30/04/1986. Comunicado Conjunto entre los Ministros de Relaciones Exteriores del Pertiy Bolivia, La Paz, 03/08/1986 Acuerdo sobre la Supresién de Visas Diplomaticas y Oficiales, La Paz, 03/06/ 1986. Acta suscrita por los Ministros de Transportes y Comunicaciones del Pertiy Bo livia con el fin de sostener conversacionas do interés bilateral sobre temas de competencia de sus respectivos sectores, Lima, 05/09/1985. Programa de Accin de Puno para sostener un encuentro de trabajo para la eje- cucién de la *Convencién Preliminar para el Estudio del Aprovechamiento de las Aguas del Lago Titicaca’, Puno, Peru, 15/07/1987. Acta suscrita entre los Cancilleres del Pert y Bolivia para tratar los asuntos vinculados al Lage Titicaca y otros de interés bilateral, Puno, Peri, 15/07/1987 Acuerdo sobre constitucién de la "Subcomisién Mixta para el Desarrollo de la Zona de Integracin del Lago Titicaca, Puno, Peru, 15/07/1987. Acta final de la Quinta Reunién de la Comision Mixta Permanente Pe- tuano-Boliviana de reposicién de Densiticacién de Hitos en la frontera comtn (COMIPERDH), Lima, 23/07/1987. Acta de Entendimiento Comercial suscrito entre Delegaciones Técnicas, La Paz, 25/08/1987. 47 48 Acta de la Primera Reunién dela Subcomisin Mixta Peruano-Boliviana para el Desarrollo de la Zona de Integracién del Lago Titicaca y su Reglamento, La Paz, 09/09/1987. Acta de la Vil Reunién de la Comisién Mixta Permanente Peruano-Boliviana de Coordina cién, Lima, 16/10/198 Nuevo Reglamento de la Comisién Mixta Permanente Peruano-Boliviana de Coordinacién {COMICCORD), Lima, 16/10/1987. Establecimiento de una Subcomisién Mixta de Cooperacién Amazénica Perua- no-Boliviana, Lima, 16/10/1987. Acta de la Reunién celebrada entre las delegaciones Peruano--Boliviana sobre el tema Sucursal en Bolivia del Banco Popular del Perd, La Paz, 04/11/1987. Acuerdo relativo al Acta de Entendimiento que sobre la sucursal de! Banco Po- pular del Perd fuera suscrito por el Presidente de CONADE y el Presidente del Banco Central de Bolivia, La Paz, 29/12/1987. Actualizacién del Convenio de Cooperacién y Asistencia Recioroca para la re- presién del ratico y consumo ilfcito de sustancias psicoactivas suscrito en Lima el 13 de julio de 1979, La Paz, 04/02/1988. Acta de Entendimiento entre el Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecua- trios de Bolivia y ef Ministerio de Agricultura del Perd y Acuerdo de Intancién de abastecimiento de torta de soya, Lima, 17/02/1983. Acta de la Reunién sostenida entre el Presidente del Instituto de Comercio Exte- rior del Peri y el Ministro de Industria, Comercio y Turismo de Bolivia, Lima, 19/ 02/1988. Acta Final de la Vi Reunion de la Comisién Mixta Permanente Peruano-Bolivia- nade Reposicisn y Densificacién de Hitos en laFronteracomin [(COMIPERDH), La Paz, 25/05/1988. ‘Acuerdo por el cual se pone en vigencia el Reglamento de la Subcomisin Mixta Peruano-Bolivianaparael Desarrollo de la Zona de Integracién del Lago Titicaca Sub-Comilago, La Paz, 21/07/1988, Reglamento de la Subcomisién Mixta Peruano-Boliviana para la prevenciin del uso indebido y represién del trafico ilicito de estupetacientes y sustancias sico- trépias, Lima, 20/09/1988. Acta de la Primera Reunién de la Subcomisién Mixta Peruano-Boliviana para la prevencién del uso indobido y represién del tréfico ilicito de estupelacientes y sicotropicos, Lima, 20/09/1988. Convenio de Suministro de Energia Eléctrica para las provincias de Yunguyo y Chucuito, Departamento de Puno, Entre Electroper y la Empresa Nacional de Electricidad .A. (ENDE), La Paz, 21/12/1988 Conveniopara el Apoyo y Fortalecimienio de fa Sucursal del Banco Popular del Pert, La Paz, 28/06/1989, Convenio de Gooperacién ventre las Academias Diplomaticas, La Paz, 28/06/ 1989. Acta de la Segunda Reunién de la Subcomisién Mixta para laprevencién deluso indebido y represién del trafico ilicito de estupefacientes y sicotrépicos Cocha- bamba, Bolivia, 07/07/1989. Acuerdo para el establecimiento de un mecanismo bilateral de consuitas diplo- maticas, La Paz, 09/08/1989. Acta de la IV Reunién de Autoridades de los Ministerios de Agricultura dol Pert ¥ da Bolivia, Puno, Peru, 14/10/1989. Regimen sobre el transito de funcionarios, vehiculos, equipos, maquinarias y materiales de las Subcomisiones Mixtas, de los Programas y Proyectos en eje- ejecuciny de los que en el futuro se acuerden ejecutaren la zona de integraciin fronteriza peruano-boliviana, Desaguadero, Bolivia, 18/10/1989. Convenio de Cooperacion Técnico-Econémica para el majoramiento de lana- vegacion y el transporte fluvial por el Rio Madre do Dios y sus afluentes, De- saguadero, Bolivia, 18/10/1989. Acuerdo para la Cooperacién en el campo de los usos paciticos de energia nu- clear, Desaguadoro, Bolivia, 18/10/1989. Plan de Accién del Titicaca, suscrito entre los Presidentes del Pertiy de Bolivia, Lago Titicaca, Peri, 18/10/1989. Convenio entre los Ministerios de Educacién del Peri y Bolivia, Lima, 12/03/ 1990, Primera Reunién de la Subcomision Mixta de Cooperacién Amazénica Bolivia- no-Pervana, Acta Final, Cobija, Bolivia, 17/04/1990. Acta Final de la Primera Reunion de Autoridades de Turismo del Peri y Bolivia La Paz, 11/05/1990. Acia Finalde la Primera Reunion de la Subcomision Mixta Peruano-Bolivianade Integracién Fisica y de Transportes y Comunicaciones, Lima, 24/10/1990. Acuerdo de Sanidad Vegetal, La Paz, 21/11/1990. Acuerdo de Sanidad Animal a nivel de Ja frontera, La Paz, 21/11/1990. Acuerdo Complementario en Asunios de Investigacion agropecuaria, La Paz, 21/11/1990. Acuerdo de Cooperacién y Asistencia Técnica Agropecuaria entra af Ministerio de Agricultura del Perd y af Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecuarios de Bolivia, La Paz, 21/11/1990. Acuerdo para el desarrollo de los camélidos sudamericanos, LaPaz, 21/11/ 1990. Acuerdo para la capacitacién sobre el manejo de la vicuria, La Paz, 21/11/1990. Acta de la Tercera Reunién de la Subcomisién Mixta Peruano-Boliviana para la prevencién del uso indebido y represisn del trafico ilicito de estupefacientes y sicotrdpicos, Lima, 14/12/1990. Acta de Eritendimiento de la Comision de Infraestructuray Capacidad suserita en la Reunion de Expertos en Transportes del Per y Bolivia, Lima, 17/12/1990. Acta de Entendimiento de la Comisin de Promocién Comercial y Tarifas sus- crita en la Reunién de Expertos en Transportes del Peri y Bolivia, Lima, 17/ 12/1990. Acta de Entendimiento de la Comisién de Minas de los Gobiernos del Pertiy de Bolivia, Lima, 17/12/1990. Acuerdo entre los Gobiernos de las Reptblicas del Peri y Bolivia para la am- pliacién de las funciones de la Sub-Comisién Mixta Boliviano-Peruana sobre la 49 prevencion del uso indebido y represién del tréfico Wicito de estupefacientes y psicotrépicos. Lima, 27/05/91. Acuerdo para que las instituciones de Defensa Civil del Pert y de Bolivia lleven a cabo reuniones periddicas para definir sus esquemas operatives y planes de accion conjunta. Lima, 27/05/91 Acuerdo sobre el plan de acciones encaminadas a enfocar desde el punto de vista integral el desarrollo de proyectos en el Plan de Accién del Titicaca suscrito con Bolivia el 18 de octubre de 1989. Lima, 27/05/91 Acuerdo entre los Gobiernos del Pert y Bolivia reiativo a la constitucin de la Comisién Binacional Ad-hoc sobre conservacién de los recursos naturales y el medio ambiente, Lima, 27/05/91 Acuerdo de Cooperacién Interinstitucional entre la Policia Nacional del Perd y a Policia Nacionalde Bolivia sobre Problematica de la subversion, el narcotréfico, la delincuencia comun y el contrabando. La Paz, 18/10/91 Convenio Marco Proyecto Binacional de Amistad, Cooperacién e Integracién «Gran Mariscal Andrés de Santa Cruz» entre los Gobiemnos de! Perd y de Bolivia. llo, Perd, 24/01/92. Corwvenio entre los Gobiernos de! Peri y de Bolivia sobre la participacién de Empresas Bolivianas en la Zona Franca Industrial de io. \io, Peru, 24/01/92. Convenio entre los Gobiernos de! Peri y de Bolivia sobre la participacién de Bolivia en la Zona Franca Turistica de Playa de Ilo. \lo, Port, 24/01/92. Convenio entre los Gobiernos de! Peni y de Bolivia sobre facilidades para el transito de personas entre los territorios de ambos paises. llo, Pert, 24/01/92 Acuerdo para la creacién de la «Comisién Binacional encargada de la Celebra- cién del Bicentenario del Nacimiento del Gran Mariscal Andrés de Santa Cruz» entre los Gobiernos del Pers y de Bolivia. llo, Pera, 24/01/92. Acuerdo entre el Peru y Bolivia para estudiar y evaluar la posibilidad de convertir los Centros Piscicolas de Tiquinay Chueuito en Centros de Investigacion Cien- tifica de todos los recursos Hidrobiolégicos de la Cuenca del Lago Titicaca me- diante gestion conjunta ante el Gobierno del Japén, ademas de impulsar la creacién dle Empresas Privadas Binacionales de posqueria. llo, Peri, 24/01/92 Acuerdo sobre ejecucién de un Programa de Complementacién Empresarial Pesquera Boliviano-Peruano entre las Republicas del Perl y de Bolivia. lo, Pe- 16, 24/01/92. Pre-Convenio para promover el desarrollo del Transporte Internacional Terres- tre entre Perd y Bolivia. llo, Peri, 24/01/92. Pre- Convenio sobre transporte ferroviario internacional entre las Reptiblicas del Peri y de Bolivia, Nlo, Pers, 24/01/92, Pre-Convenio sobre enlace de comunicaciones entre las Republicas de Bolivia ¥ de Perb. lio, Perl, 24/01/92. Declaracion de Nlo suscrita por los Presidentes de las Republicas dol Perl y de Bolivia. lo, Pert, 24/01/92. Acuerdo entre los Gobiemos del Pert y de Bolivia para la modificacién del Al ticulo 1° del Convenio sobre la participacién de Bolivia en la Zona Franca Turis- tica de Playa de Ilo, suscrito ef 24 de enero de 1992. Lima, 03/02/92. 50 Acta de la Quinta Reunién de la Seccién Peruana de la Sub-Comisin Mixta Peruano-Boliviana para el desarrollo de la Zona de Integracin del Lago Titica- ca, Lima, 05/03/92. Acuerdo sobre la modificacién del primer parrato del Articulo It del Convenio entre los Gobiernos del Perii y de Bolivia sobre particioacién de Bolivia en Ia Zona Turistica de Playa de Ilo, suscrito el 24 de enera de 1992 Acta de fa Cuarta Reunion de la Sub-Comisién Mixta Boliviano-Peruana para la prevencién del uso indebido y represién del Trético Iicito de Estupefacientes y Psicotrépicos, La Paz, 17/06/92. Acuerdo Comercial entre fos Gobiernos del Peril y de Bolivia. La Paz, 12/11/92 Acuerdo entre los Gobiernos del Peri y de Bolivia para adicionaro modificar los Anexos «A» y «B» dal Convenio sobre Transportes Aéreos Regulares entre Pe- 1d y Bolivia do! 14 de julio de 1960. La Paz, 27/11/92 Acuerdo entre los Gobiemos del Perd y Bolivia sobre Convocatoria a Licitacién Pablica Internacional que otorga en Concesién la Administracién, Operaciones ¥ Servicios del Puerto de Ilo. Lima, 12/12/92. Acuerdo sobre las Empresas Promotoras Bolivianas que participaranen la Zona Franca Industrial de ilo y la Zona Franca Turistica de Playa "Boliviamar’. Lima, 12/12/92. Acuerdo por e/ que se crea la Entidad Binacional Peruano-Boliviana encargada de la ejecucién del Plan Director Binactonal dal Sistema Tiicaca-Desaguadera Poopo-Salar de Cojpasa. Lima, 12/12/92 Acuerdo por el que se crea el Instituto Cultural Boliviano Peruano (estatutos) Lima, 12/12/92. 51 EL DERECHO INTERNACIONAL DE LOS TRATADOS Y LA CORRESPONDIENTE PRACTICA DEL GOBIERNO PERUANO. Antonio Belaunde Moreyra Elpresente trabajo forma parte del Informe que el entonces Asesor Jurfaico del Ministerio de Relaciones Exteriores del Pert, Embajador Anionio Belaunde Moreyra, remitié al Senador de la Republica Dr. Enrique Bernales, en setiembre de 1991. La Revista Peruana de Derecho Internacional ha considerado importante reproducirlo por su vigencia en los actuales momenios en que se debate un nuevo texto constitucional para el Pert. - La Convencion de Viena de 1969. Tal es el nombre de la principal pieza en la codificacién del derecho internacional de los tratados. Se trata de un extenso y denso texto con 85 articulos, firmado en Viena el 23 de mayo de ese ano, como resultado de una conferencia convocada bajo los auspicios de las Naciones Unidas, que celebro mas de un periodo de sesiones en esa ciudad. Luego de una primera parte introductoria, la Convencidn trata en una segunda parte dela elaboracidn y entrada en vigor de los tratados; en una tercera parle, de su observancia, aplicacidn e interpretacion; en la parte cuarta, de la enmienda y modificacién de los tratados; en la quinta, de su eventual nulidad, terminacién y suspension; y contiene finalmente una sexta y séptima partes con disposiciones diversas y las clausulas finales. Se trata, pues, de una codificacién integral de la materia y fue elaborada previos prolongados e intensos trabajos en la Comisi6n de Derecho Internacional de las Naciones Unidas, 6rgano auxiliar de la Asamblea General cuya tarea es justamente prepararla codificacién del derecho internacional en su conjunto. Esta labor es imposible hacerla mediante un cddigo general que lo abarque todo, y se hace por capitulos del Derecho Internacional Publico, de los cuales los mas importantes entre los que han sido objeto ya de conferencias internaciona- les son el derecho diplomatico y el consular, el derecho del mar, y justamente el de los tratados. En afios préximos vendran otros como el derecho penal internacional; la inmunidad de los Estados en el orden interno de otros Estados, que también se llama inmunidad de soberania; la responsabilidad internacional del Estado y alguno mas que por el momento s@ me escapa. 53 El Unico precedente de la codificacién de Viena del derecho de los tratados es una Convencién Interamericana firmada en la fecunda Confe- rencia de La Habana de 1928, pero ese instrumento, interesante y utilensu tiempo, ha venido a quedar superado, 0 sobreseido si cabe asi hablar. Ha habido después de la conferencia codificadora de Vienaunasegunda convencion universal (1978) que trata el tema especifico de los tratados en el caso de la sucesién de Estados. Este es un sub tema muy particular dentro del conjunto del Derecho Internacional Publico y concierne mas a la sucesién de Estados que a la teoria de los tratados propiamente tal. Para los fines que se me plantea la fuente basica es la Convencidn de 1969. Ahora bien, surge la cuestién de hasta qué punto la Convencion de 1969 constituye una estricta codificacién del derecho consuetudinario, o en cambio hasta qué punto comporta elementos innovadores. No voy a intentar dar una opinion detallada al respecto. Baste decir que laconvencién contiene una innovacion doctrinaria fundamental al consagrar la nocién del “jus cogens”, orden publico internacional, como condicién de objeto licito en la contratacién internacional, (Arts. 53, 64 y 71). También la condena de los tratados obtenidos por coaccién es innovadora frente a la prdctica inter- nacional clasica y resulta de la aplicacién fundamental de! Jus Cogens, que es la condena de la agresion. La forma en que se ha sacado esa conse- cuencia, sin embargo, tiene aspectos discutibles, y a esto ultimo me voy a referir a continuacion porque es motivo de que yo me haya opuesto a que el Perd ratifique la Convencidn de Viena. - Razones de la no ratificacién por el Peru. El Perd en efecto no ha ratificado la Convencidn de Viena de 1969, de lo cual debo atribuirme la responsabilidad. El punto fue objeto de un estudio especial dentro del Ministerio de Relaciones Exteriores confiado a una comisidn presidida por el recordado Embajador don Luis Alvarado Garrido, quien habia presidido nuestra delegacién en Viena. Yo ocupaba entonces, por segunda vez, el cargo de Asesor Juridico y mi preocupacién era el provecho que intentaba sacar Ecuador del articulo 52 seguin el cual"Es nulo todo tratado cuya celebracidn se haya obtenido por la amenazao eluso de la fuerza", se entiende contra.la Carta de las Naciones Unidas. Si bien el articulo 4 de la convencion establece que ésta no tiene efecto retroactivo, Ecuador que por esta y otras razones no ha ratificado todavia a su vez la Convencidn de Viena, no ha dejado de valerse de tal clausula de nulidad por 54 coacci6n en la sustentacidn de su pretendida nulidad de! Protocolo de Rio de Janeiro de 1942. Ocurre asi la ironia que la condena de la agresidn, conocida como Docirina Stimson por la difusién que en la década del 30 adquirid gracias al Secretario de Estado de los Estados Unidos de ese nombre, pero que tuvo, si no su origen, al menos una fuerte contribucién peruana enla lucha contra el Tratado de Ancon, se intenta as! hacerla jugar en contra de un pais al que, al menos parcialmente, corresponde su paternidad, Quede claro que no corresponde ahora discutir este punto en concreto, cualquiera que sea la verosimilitud 0 no de su aplicacién al caso, sino explicarnos acerca de por qué no hemos ratificado la Convencion. Elasunto se complica porque si bien la Convencién de Viena recoge en su articulo 62 lafamosa teoria equitaliva de la imprevision, también llamada de la clausula implicita "rebus sic stantibus", en cambio, la institucién equitativa complementaria de la lesién no esta legislada en ningdn punto de la Convencién de Viena. El vacio, cualquiera que sea su justificacién tedrica, resulta inconveniente porque la ignorada figura de lalesién se filtra, de contrabando y de manera incorrecta, en la Convencidn. En etecto, el Art. 52 viene a crear una presuncidn "juris et de jure" que la coaccidn implica lesin, cosa que puede no ser el caso, y de hecho no lo fue en el Protocolo de 1942, aun admitiendo que él fue precedido por un conflicto armado. Lo correcto habria sido que la presuncién solo fuera "juris tantum", es decir que admitiese prueba en contrario. Esta caracteristica de la Convencion, por cierto, deja en pie las normas sobre no retroactividad y stoppel (Art 45) que son solido fundamento del derecho peruano, pero da lugar a una posible equivocacién influyente en la opinién publica que me parece es necesario no avalar con una aceptaci6n de la Convencién no calilicada en este punto. Tal es pues la raz6n de que, por oposicién mia, el Gobierno no haya sometido al Congreso la Convencién de Viena, pese a que, en todo lo demas la considero no sélo impecable sino altamente valiosa, y en particular considero que la consagracién del jus cogens es una aportacién extraordinaria que en el fondo significa el triunfo de las tesis jusnaturalistas, aunque el positivismo, batiendose en retirada y por la retaquardia, trata de interpretarlo a su manera. El defecto que he sefalado en la Convencién de Viena es posible que esté a punto de resolverse merced al reciente conflicto del Golfo, cuyas secuelas juridicas empiezan a delinearse. En particular hoy se ve claro, en razon de este conflicto, que no es presumible que un tratado que haya puesto fin auna situacion de violencia comporte necesariamente una lesion 55 para el Estado que salio perdedor. En otras palabras la lesi6n no puede presumirse “juris et de jure" y admite prueba en contrario. De otra manera No podria ponerse fin mediante un tratado a un conflicto armado. Una tarea importante es analizar a que han de conducir, en este sentido, las resolu- ciones adoptadas por el Consejo de Seguridad acerca de la crisis de Irak- Kuwait, y el curso que muestre en el futuro inmediato su solucién. Como siempre en el derecho internacional, que en esto se parece al anglosajén, el contenido exacto de la ley escrita solo se puede columbrar mediante las decisiones que le dan aplicacién en la practica. Queda pues porver si habra lugar a revisar proximamente el criterio que hasta ahora ha impedido la ratificacién peruana de la Convencién de Viena, de lo que asumo la responsabilidad. 3.- Los comentarios a la convencién. Sin perjuicio de lo precedente y aparte de la cuestion de sila Convencién desborda el viejo derecho consuetudinario, ella goza de una autoridad practicamente no discutida para el conjunto de la tematica ordinaria del derecho de los Tratados. Por eso los viejos estudios de este derecho, como el clasico de Lord McNair 0 el trabajo especifico de Basdevant sobre el proceso de conclusidn de los tratados, han quedado superados, y hoy dia la bibliogratia sobre la materia consiste basicamente en comentarios a la convencién de 1969. De estos la principal pieza en castellano es el libro de los estudiosos argentinos Ernesto De la Guardia y Marcelo Delpech ("El Derecho de los Tratados y la Convencion de Viena de 1969", editorial La Ley, Buenos Aires 1970). Es, a mi modo de ver, una obra magistral y completisima, que no debe faitar en la biblioteca del Congreso. También ha publicado un estudio sobre la materia el conocido jurista colombiano, profesor Monroy Cabra (Edit. Temis, Bogota), y existe un importante trabajo brasilefio del profesor José Francisco Rezek, actual Canciller de ese pais, titulado “Direito dos Tratados" (Editorial Forense, Rio de Janeiro 1984). No cofhozco la bibliograffa sobre esta materia en otros idiomas, salvo el amplio capitulo que cada exposicién sisteméatica del Derecho Internacional le dedica. Existen monografias especiales en fran- cés sobre los tratados desde el punto de vista de la teoria del acto juridico internacional y aununterreno mas concreto como es elerrorenlos tratados, y otros temas especificos; pero no estoy al tanto de la bibliogratia en otros 56 idiomas sobre la Convencién. En todo caso considero que los libros indicados son un material suficiente. 4.- La denominaci6n de los tratados. Infiero que la pregunta que se me plantea en esta materia guarda relacién con una caracteristica del capitulo V del Titulo Il de la Constitucién del Estado de 1979, que parece insinuar una distincién entre los “tratados internacionales", propiamente dichos, que tendrian nivel legistativo, y los "convenios", cuya adopcién es competencia del Presidente de la Republica en virtud del articulo 104. Esta clausula esta confirmada por el inciso 14 del articulo 211 que al establecer las atribuciones y obligaciones del Presidente de la Republica le confiere la de "Celebrar y ratificar tratados y convenios de conformidad con la Constitucién". Pareceria asi que para el derecho peruano las palabras “tratado” y “convenio" no son sinénimas, implicando la primera una competencia del Poder Legislativo que no rige para la segunda. Empero el articulo 186, que fija las atribuciones del Congreso viene a desdibujarun tanto esta distincion pues en su inciso 3 ala letra dice “Aprobar los tratados 0 convenios internacionales de conformidad con la Constitucion". Da la impresion que vista la obligacién del Ejecutivo de comunicar al Congreso la adopcion de cualquier convenio internacional, éste pudiera reservarse un derecho de aprobaci6n en cualquier caso, lo que explicaria la redaccién del inciso citado. Debo remarcar que si bien el articulo 104 representa una innovacidn en el tenor expreso de la ley constitucional, pues no tiene precedentes en los textos constitucionales.peruanos anteriores, no ocurre asi en la practica donde, de hecho, el criterio expresado en esa clausula viene aplicandose desde mucho tiempo atras, segin lo reconoce Don Alberto Ulloa Sotomayor en su célebre Tratado de Derecho Internacional, que tiene, entre otros, el mérito de ser un repertorio de la practica peruana hasta la fecha de su publicacion Elorigende ladistincién parece encontrarse enla practica de los Estados Unidos, que seguin el Embajador Luis Solari Tudela (Derecho Internacional Publico, tercera edicién, Lima 1986) reserva la expresién "treaty" para los instrumentos internacionales sometidos a la aprobacién de! Congreso, y a los que son competencia propia del Ejecutivo los llama "agreements", 0 57 quiza mas propiamente "executive agreements" . La doctrina internacional suele distinguir asimismo lo que se llamalos "tratados en forma simplificada", por lo que parece entenderse que entran en vigor con la sola condicién de la firma; pero estos no son todos los acuerdos que traduciendo del inglés llamariamos “acuerdos ejecutivos", pues el Gobierno puede optar por ratificar la firma de su Plenipotenciario aun sin el requisito de someter la ratificacién al Congreso. Como quiera que se entienda la categoria de “tratados en forma simplificada", ella tiene un caracter mas diddctico que rigurosamente juridico y ta Convencién de 1969, si bien le deja franco el camino, no la reconoce de manera especial ni le atribuye particulares consecuencias juridicas en el plano internacional. Menos aun asigna una distincién seméantica 0 lexicogratica al uso de las palabras tratado y convenio, pues antes bien el articulo dos, que contiene las definiciones de los temas principales de la convenci6n dice, en su inciso 1, a, lo siguiente: "Se entiende por tratado un acuerdo internacional celebrado por escrito entre Estados y regido por el derecho internacional, ya conste en un instrumento unico o en dos o mas instrumentos conexos y cualquiera que sea su denominacién particular.” Subrayo la ultima frase. En cuanto a los comentarios de De la Guardia y Delpech, me refiero concretamente a los contenidos enla pagina 152 y siguientes, en particular, ellos dicen: todo convenio sera un tratado siempre que: a) Sea un acuerdo internacional b) Haya sido celebrado por escrito; c) Se haya concluido entre Estados; d) Esté regido por el derecho internacional; e) Cualquiera que sea su denominacién particulary aunque conste en un instrumento Unico o en dos o mas instrumen- tos conexo: Esto deja pendiente la cuestién de qué actos entre Estados no deben ser considerados como Tratados, a lo cual he de referirme al final del epigrafe. 58 Mas adelante dice: "no obstante el caos reinante en materia de denomi- naciones, la practica internacional acuerda a algunas significados deter- minados*. Por ejemplo, la palabra “convencién" que se usa por lo general para tratados mullilaterales, puede tomarse enotro sentido como expresiva del derecho convencional en general, o sea el Derecho Internacional escrito (cualquier materia regulada por un tratado). El profesor brasilefio Rezek (obra citada pag. 86 y siguientes) recoge de la practica los siguientes nombres usados para designar tratados, que traduzco de la siguiente manera: "acuerdo, ajuste, arreglo, acta, acto, carta, cddigo, compromiso, constitucién, contrato, convencidn, declaracién, estatuto, memorandum, modus vivendi, pacto, protocolo, reglamento", y luego explica los diferentes contextos en que estos nombres han sido usados. Es claro que ellos marcan una referencia al contenido o [a intencién politica expresada en el tratado, pero no constituyen, de suyo, una clasificacion formal de los tratados, ni sus diferencias tienen relevancia en el terreno estrictamente juridico. Para mas abundamiento me remito a la obra mencionada. Gabe, sin embargo, dar los siguientes ejemplos: “carta” (la de las Naciones Unidas): "tratado" (el de Versalles) ; "pacto" (la parte del tratado de Versalles que versaba sobre la Sociedad de las Naciones, o el célebre Pacto Briand- Kellog de renuncia a la querra 0 el Pacto de Bogota sobre solucién pacifica de Controversias); “acta” (el Acta de Ginebra de 1928, también sobre solucién pacifica de controversias, renovada por las Naciones Unidas en 1947, 0 el Acta de Helsinski de 1965, que juega un papel importante en las relaciones internacionales europeas hasta épocas recientes); "declaracion” (la Declaracion de Londres sobre la Guerra Naval de 1908, que si bien no lleg6 a regir, fue un instrumento importante en la evolucién de! derecho internacional); "acuerdo" (el del GATT, al que habremos de referirnos mas tarde): “convenio" (el tratado constitutive del ICSID ha recibido en castella- no esta denominacién); “estatuto" (el de la Corte Internacional de Justicia), “convencidn” (innumerables, en particular las de Ginebra sobre Derecho Humanitario); "protocolo" (también los de Ginebra de 1977 sobre derecho humanitario) y asi buscando podrian encontrarse sin duda otros usos. Lo dicho va en cuanto a los tratados multilaterales; respecto a los bilaterales son usuales también muchas denominaciones segun el perfil Politico que se les quiera dar o la forma concreta de su conclusién: tratado, acuerdo, convenio, protocolo, modus vivendi, reversales, etc. Quede pues claro que la denominacion de un instrumento internacional expresa sin duda una cierta intencién politica de las partes al adoptarlo, pero 59 carece de significado y consecuencias juridicas precisas. Es dentro de este contexto internacional que debe entenderse la distincién entre “tratado" y “convenio", insinuada por el texto de nuestra Constitucion; es decir, no debe atribuirsele una precision y rigor juridicos que en cuanto a la semantica de las palabras no posee. Cabe entonces la pregunta de si es posible fijar con mayor precision el alcance del articulo 104 de la Constitucién. Pero antes de ello conviene referirse a ciertos actos internacionales que no constituyen tratado. Los criterios para esta determinacién estan dados por la propia definicion contenida en el parrafo a, inciso 1 del articulo 2 de la Convencidn que hemos citado. Por ejemplo basta que un acuerdo entre Estados no tenga forma escrita para que no constituya un tratado en el sentido de la Convencidn, aunque no por eso deja de ser juridicamente obligatorio (esta posibilidad es extrafia pero existe); correlativamente no sera tratado un acto regido propiamente por el derecho interno de un Estado, como ejemplo de lo cual el Embajador Solari (obra citada pag.30) menciona la adquisicidn de un inmueble por otro Estado para su embajada. Mas complejo es el caso que menciona el profesor Rezek (obra citada pag. 74) de los llamados "acuerdos de caballeros" (gentlemen agreements) que aun hechos por escritos comprometerian a los gobernantes que los suscriben pero no a los Gobiernos como tales. Finalmente la figura mas debatible es la de las Declaraciones y los Comunicados Conjuntos que suelen ser emitidos por Jefes de Estado, Ministros de Relaciones Exteriores u otros signatarios con ocasidn de sus frecuentes reuniones en la practica diplomatica actual, en las cuales se da curso a constataciones y otras expresiones de voluntad politica, pero que no tienen propiamente el cardcter de tratados internacionales. Algunos de estos documentos se han revestido de un caracter histérico de primera magnitud como la famosa Carta del Atlantico firmada por Winston Churchill y Franklin D. Roosevelt durante la Segunda Guerra Mundial, 0 los acuerdos logrados en Teheran, Yalta y Postdam entre los cuatro gobernantes aliados al final de la misma. A pesar de su importancia nunca fueron ratificados. Seguin el derecho inglés se los llamaria "Actos de Cancilleria" y parece ser que la Convencién’de Viena los considera como variedades de la actividad diplomatica que no constituirian propiamente formas de contra- taci6n internacional, no estando sujetas al derecho de los tratados, aunque puedan acarrear consecuencias juridicas, por ejemplo, por via del estopel. No cabe duda que esta clase de actos, llameseles declaracion o cualquier otra cosa, caben dentro de lo que Ia teoria constitucional francesa llama 60 “actos de gobierno", competencia privativa del Jefe de Estado, que sin embargo no debe confundirse con su competencia administrativa. La fluidez de esta figura salta a la vista cuando se toma en cuenta que la célebre Declaracién de Santiago de 1952 sobre politica maritima tuvo originalmente este caracter de pura expresién de una voluntad politica sin contenido juridico muy determinado, pero en razon de actos posteriores de los Estados pantcipes se les suele atribuir ex post facto el cardcter de un verdadero tratado internacional. Asimismo, el Acta de Helsinski, que ya hemos mencionado, desde el punto de vista juridico tuvo la forma simplifi- cada si bien no puede decirse que redujera su vigencia a una concordancia de intenciones politicas. Ella recibid ulteriores ratificaciones de los pafses participantes, aunque no fue tal la intencidn primera. Por Ultimo es claro que tampoco constituyen tratado ciertos textos internacionales aprobados por resoluciones de organismos internacionales aunque ellas se revistan de la mayor importancia; tal es el caso de la Declaracién Universal de Derechos Humanos, adoptada por las Naciones Unidas en 1948 0 la Declaracién contenida en la Resolucién 2625 (1970) de la Asamblea General de esa organizacion sobre principios generales de laconvivencia internacional, asi como la definicién de la agresi6ncontenida enla Resolucién 3314 (1974) de la propia Asamblea general. Estos textos valen en forma derivada a partir de la Carta de las Naciones Unidas pero no constituyen en si tratados internacionales. 5. Sentido del articulo 104 de la Constitucién de 1979. Ami modo de ver el articulo 104 de la Constitucion debe interpretarse a la luz del articulo 211 que fija la atribuciones y obligaciones de| Presidente de la Republica, y en particular en su inciso 11 le otorga la de: "Ejercer la potestad de reglamentar las leyes sin transgredirlas ni desnaturalizarlas; y dentro de tales limites, dictar decretos y resoluciones.” En otras palabras, la Constitucién, siguiendo la orientacién general det Derecho Publico, distingue entre los actos legislativos, que son basicamen- te competencia del Congreso, aunque su promulgacidn es normalmente competencia del Presidente de la Republica, aparte de la facultad de iniciativa que le corresponde, y los actos administrativos que caen dentro de la competencia de éste (es decir, del Poder Ejecutivo por cuanto la voluntad del Presidente no tiene eficacia juridica sin la refrendacién ministerial). 61 El articulo 104 de la Constitucién viene asi a extender a los actos internacionales del Estado esa distincién de niveles legislative y adminis- trativo. Para los actos internacionales del nivel legislativo se requiere la aprobacién del Congreso y mediante esta aprobacién esos actos interna- cionales una vez ratificados son recibidos en el derecho interno, inclusive, en principio, en un nivel superior a la ley ordinaria (pero no a la norma constitucional, para lo cual se requiere adoptar el mismo procedimiento parlamentario de la enmienda constitucional -véase articulo 101 de la Constitucién-). En cambio en virtud del articulo 104 el Presidente de la Republica tiene manos libres para obligarse internacionalmente con el sdlo requisito interno de informar al Congreso, en todo aquello que segun el articulo 211 de la Constitucién es de competencia del Poder Ejecutivo. Se entiende que el cto juridico internacional correspondiente adquiere en el orden interno el nivel normativo de un decreto dictado en virtuddel inciso 11 del articulo 211, y aun superior, siha de aplicarse por analogia el criterio de la superioridad del tratado sobre la ley que establece el articulo 101. Debe quedar en claro que esta distincidn entre actos de nivel legislativo versus el nivel administrativo 0 ejecutivo es puramente de orden interno, y al respecto cabe recordar el articulo 46 de la Convencién de Viena, que a la letra dice lo siguiente: "1. Elhecho de que el consentimiento de un Estado en obligarse por un tratado haya sido manifestado en violacién de una disposicién de su derecho interno concerniente ala competencia para celebrar tratados no podra ser alegado por dicho Estado como vicio de su consentimiento, amenos que esa violacién sea manifiesta y afecte a una norma de importancia fundamental de su derecho interno." "2. Una violacién es manifiesta si resulta objetivamente evidente para cualquier Estado que proceda conforme a la practica usual y de buena fe.” No debe pues concluirse que las normas de derecho interno, presunta- mente de cardcter constitucional, sobre la competencia para celebrar actos internacionales, (lo que en ingles se llama el “treaty making power") carezcan de relevancia internacional, pero esa relevancia es mas bien 62 asunto opinable, sobre el cual sdlo podra llegarse a consecuencias claras cuando existan similitudes sustanciales entre los regimenes de los diferen- tes Estados concernidos, lo cual lleva a una cierta forma de estopel,o aun razonamiento juridico similar. Con esto queda claro cémo entendemos la distincién entre el nivel legislativo y el nivel ejecutivo en tratandose de actos internacionales del Estado de conformidad con la Constitucién. A mi modo de ver no seria conveniente intentar una ley que regule de manera taxativa el alcance del articulo 104 y ello por la misma raz6n que no cabe una regulaci6n casuistica del inciso 11 del articulo 211. No sdlo se corre el riesgo que la némina de los casos previstos sea incompleta y por lo tanto peligrosa, sino en el fondo todos los casos en que deberia reconocerse la aplicacién del articulo 104 se reducen en buenas cuentas a que el convenio en cuestién no modifique la legislacion existente, es decir, la Ley; pero esto se desprende claramente del tenor de ese articulo y para decir eso no me parece que haga falta una nueva ley especffica., Quiza convenga mencionar a ese propdsito que asi como el derecho interno distingue entre el nivel ejecutivo y el nivel legislativo de los tratados © convenios, también en la doctrina internacional se suele hacer una distinci6n entre tratados que reciben el nombre de “tratados leyes" y otros, de nivel presuntamente inferior, a los que se considera solo como “tratados contratos”, Los autores De la Guardia y Delpech dedican una considerable secciona este tema, enrazénlo que amimodo de veres su importante valor tedrico, orientador, aunque no propiamente como clasificacién de los tratados (obra citada pag. 47 y siguientes). También el profesor Rezek recoge la distincién aunque para desecharla, (obra citada, pag. 129 y siguientes). Me abstendré de entrar en mas detalles acerca de esta materia por ahora, no obstante su muy apreciada significacién. Basteme sdlo recalcar que no debe contundirse los criterios de orden internacionalcon los de orden juridico interno, que operan en niveles distintos y conducen a conclusiones diferentes. 6.- El régimen de los plenos poderes. O sea, quiénes estan capacitados para negociar y firmar tratados en nombre del Peri. El tema puede ser considerado tantodesde el punto de vista internacional como del derecho interno. En cuanto al derecho internacional las normas pertinentes son las 63 contenidas en el articulo 7 de la Convencién de Viena, sobre plenos poderes, y el inmediato siguiente, relativo a la confirmacion ulterior de un acto inicialmente no autorizado. Lo fundamental es que todo tratado requiere en principio que el negociador este premunido de un poder adecuado y especifico, norma de la que se exceptuan los Jefes de Estado y los Ministros de Relaciones Exteriores, por ser ellos quienes en princi otorgan tal poder; los jefes titulares de Misién Diplomatica, a los que siguiendo la tradicién se otorga un poder que pueden exhibir ante el Gobierno al que estan acreditados, encaso necesario; y los representantes ante conferencias u organismos internacionales, para los fines de los acuerdos que ellas adoptan. Lonormal es, sin embargo, que se otorgue un poder especifico paracada tratado internacional y los unicos casos en que ello no ocurre es cuando el tratado se adopta en la forma de cambio de notas diplomaticas, alas cuales se suele dar incorrectamente, segun el Embajador Juan José Calle, el nombre de reversales Como queda dicho, todo poder es otorgado, en principio, por el Jefe de Estado a través del Ministerio de Relaciones Exteriores. El derecho interno peruano es conforme con esta regulacién internacio- nal pues segun el ya mencionado inciso 14 del articulo 211 de la Consti- tucidn, tantas veces referido, corresponde al Presidente de la Republica celebrartratados y convenios. A su vez, enprincipio, larefrendacidn del acto presidencial por el que se otorga el poder corresponde al Ministro de Relaciones Exteriores. Asi lo precisa el D.S. 517 de 5 de noviembre de 1954, cuyo articulo sexto a la letra dice: “el nombramiento de los plenipo- tenciarios y sus plenos poderes seran expedidos por el Ministerio de Relaciones Exteriores y refrendados por el Ministro del ramo". Pordesgracia estacompetencia evidente del ramoo sectorde Relaciones Exteriores es a veces desconocida en la practica, lo cual no puede acarrear sino serios inconvenientes. La norma en todo caso, es clara, y a mi modo de ver no admite excepciones. Podria entrar en mayores-refinamientos de la casuistica, como por ejem- plo la figura llamada de Ia "tirma diferida", hoy usual para las Convenciones Multtilaterales; o la firma "ad referendum” que todavia es relativamente frecuente para autenticar tratados bilaterales; y otras figuras similares. 64 Es claro que lo que internacionalmente se llama un “tratado en forma ‘simplificada" puede entrar en vigor con el sdlo requisito de la firma; pero también puede suceder que el Presidente de la Republica pretiera someter asu ulterior ratificacién, en este caso por decreto, la firma de un convenio adoptado en virtud del articulo 104. No toda ratificacion requiere pues la aprobacion del Congreso, y lo mismo vale eventualmente, parala adhesion auntratado que sea de competencia del Ejecutivo. En todo caso, dado que el acto del Ejecutivo debe ser siempre comunicado al Congreso, éste detenta siempre la decisién sobre su competencia. Quiza convengaterminaresta seccidn diciendo que, en cuanto alaforma de la adopcién definitiva de un tratado por un Estado, la Convencién de Viena tiene un régimen mas amplio que el tradicional en las democracias representativas, en raz6n de los métodos propios usados por los paises comunistas. Como estos no tenian el procedimiento democratico de la aprobacién parlamentaria, llamaban “aprobacidn” al consentimiento que en todos los paises dotados de verdaderos parlamentos es la ratificacion del Ejecutivo previo el procedimiento parlamentario. Supongo que con los cambios que vienen teniendo lugar desde hace dos anos la practica normal tendera de nuevo a universalizarse, lo que sin duda simplificara las cosas y la Convencién de Viena podra interpretarse en la forma mas estricta que tenia la Convencidn de La Habana de 1928, la cual expresa mejor el criterio tradicional. Cabe agregar que el Gobierno Militar de la Fuerza Armada acepté el procedimiento soviético en ciertos tratados concluidos con los paises comunistas, ya que el Ejecutivo habia asumido las funciones legislativas, y eso tendia a crear ciertos equivocos en cuanto a la filiacién ideoldgica de nuestro pais. Me he informado que en ciertos Estados, particularmente los Paises Bajos, se ha procurado adoptar una solucién que mantenga el principio de la aprobacién parlamentaria eludiendo la demora que las recargadas tareas de los pariamentos hoy en dia acarrea para la contratacién internacional. Asi, en Holanda se ha adoptado la norma que el Ejecutivo puede ratificar los tratados comunicados al Parlamento y que éste no ha aprobado en el plazo de dos afios; en cambio en Grecia una norma similar fue rechazada 7. La prevalencia del tratado sobre la ley. Sin duda la principal innovacién contenida en el Capitulo V del Titulo II de nuestra Constitucién de 1979 es la que establece que el tratado 65 internacional prima o prevalece sobre la ley ordinaria. En principio esto sdlo ocurre con el tratado que ha sido objeto de aprobacién parlamentaria; pero la practica no ha tenido todavia lugar para extenderse en una casuistica concreta que fije la interpretacion del precepto contenido en el articulo 101. Teoricamente la cuestin es harto debatible pero me es imposible entrar ahora en los detalles de este debate. Yo le he dedicado un extenso estudio que ha sido publicado por la Revista Peruana de Derecho Internacional hace varios afios ("La Constitucién de 1979 y el Derecho Internacional" No.86, tomo XXXIV, 1982, pag. 3-54). También he hecho un estudio mas general sobre el tema de las relaciones entre el derecho internacional y el derecho interno, pero ello desborda la problematica especitica de los tratados. Me permito asi remitir al lector a esos trabajos mios para cualquier mayor ilustracion sobre la materia. Me es imposible resumirlos: baste decir que a mi modo de ver el Peru ha ido mas alla de lo que exige el estado actual del derecho comparado y la practica internacional y espero que ello no dé lugar a eventuales dificultades, si bien la cosa no puede, en principio, dejar de temerse. En todo caso, el contenido exacto de la norma constitucional en referencia s6lo podré saberse a medida que los casos practicos se acumulen. 66 DOCUMENTOS PERU - ECUADOR Propuesta de Amistad, Cooperacion e Integracién del Presidente del Peru, Ing. Alberto Fujimori Fujimori norma que textualmente sefiala: "El Ecuador gozara para la navegacién en el Amazonas y sus afluentes septentrionales de las mismas concesiones de que gozan Brasil y Colombia, mas aquellas que fueran convenidas en un Tratado de Comercio y Navegacion destinado a facilitar la navegacin libre y gratuita en los referidos rios” Este tratado comprenderia un conjunto de facilidades portuarias en el Amazonas y sus afluentes septentrionales, asi como las seguridades de la cabal aplicacién de las mismas. 3.- Lasuscripci6n de un acuerdo amplio de integracién fronteriza que tendria por objeto extender /azonaactual ala totalidad de nuestrafronteracomiin. Este acuerdo permitiria establecer un plan conjunto de desarrollo econémico y social en la zona, que comprenda proyectos binacionales de desarrollo, inversiones conjuntas, crea- cidn de empresas binacionalesy multinacionales, construccién de vias de integracién fisica y ejecucién de programas de emergenciapara mejorar las condiciones de vida de las poblaciones fronterizas, especialmente en las areas de salud, educacién, interconexidn eléctrica y saneamiento. 4 La concertacién de acuerdos que incrementen y hagan permanentes las medidas de fomento de la confianza que existen entre nuestros paises. En tal sentido, como lo planteé en la Cumbre de Guadalajara, la principal de esas medidas dobe ser un entendimiento de nuestros gobiernos para proceder a emprender acciones efectivas de limitacion de armamentos. Este compromiso, que elPerd esta. decidido a llevar adelante, permitiria derivar recursos en favor del desarrollo econdmico y social que tanto dem andan y morecon nuestros pueblos, asi como para lograr avances en nuestro comin interés en la lucha contra el narcotrafico. Con Ia finalidad de llevar adelante esta propuesta de tratamiento integral de nuestros mutuos intereses a la brevedad posible, me permito proponer a Vuestra Excelencia que, antes de fines del mes de enero de 1992, se inicien las conversa- ciones para concretar esta iniciativa de integracién fronteriza global entre el Pera y e| Ecuador. Cabe destacar que he impartido instrucciones a la Cancilleria del Pera para que, a mds tardar el 15 de enero de 1992, presente a su Cancilleria los proyectos del Tratado de Comercio y Navegacién y de los Acuerdos de Intogracién Fronterizay de Incremento de Medidas de Fomento de la Confianza entre nuesttos paises. Alotrecer asu gobierno y al noble pueblo ecuatoriano esta propuesta de amistad permanente e integracién fronteriza global, deseo remarcar que ella se inspira en una genuina vocacién por el didlogo, la integracién y la unidad de nuestros paises, as{ como en la percepcién compartida que el futuro nos demanda un es{uerzo comin contra el subdesarrollo y la pobreza. Todo ello, en favor del bienestar de nuestros pueblos, la consolidacién de la democracia y el respeto pleno a los derechos humanos. 70 En espera que los conceptos enunciados sean recibidos con el mismo espiritu de amistad y fraternidad que me anima, me valgo de esta oportunidad para ofrecer a Vuestra Excelencia las seguridades de mi mas alta y distinguida consideracién. Alberto Fujimori Presidente Constitucional de la Republica del Peru COMUNICADO DE LOS GOBIERNOS DEL ECUADOR Y DEL PERU Luego de la reunién de los Presidentes del Ecuador y del Peru en la ciudad de Cartagena de Indias él 3 de diciembre en curso, y dentro del espiritu de mutua compresién y amistoso respeto que anima.a ambos Mandatarios, se han efectuado consultas para un segundo encuentro entre los Presidentes de los dos paises. Con ese propsito, el Presidente del Peru, Alberto Fujimori, efectuara una Visita de Estado al Ecuador entre los dias 9 y 11 de enero proximo. Esta visita, que se etectuard por una cordial Invitacién del Presidente del Ecuador, Rodrigo Borja, es considerada por ambas partes como un hecho trascendental e histérico, pues es la primera visita de esta naturaleza que efectéa un Presidente del Perd al Ecuador durante toda la vida republicana de los dos paises Inspirados en el convencimiento de la necesidad de robustecer la amistad, confianza y cooparacién entre ol Ecuador y el Pert, para impulsar asi ol desarrollo de las dos naciones, los Presidentes continuaran el dialogo iniciado en Cartagena para examinar todos los aspectos de Ia relacién bilateral con miras a encontrar auténticos caminos de entendimiento, de paz y de integracién. 20 de diciembre de 1991. DECLARACION DE LOS PAISES GARANTES DEL PROTOCOLO DE RIO DE JANEIRO SOBRE LA VISITA DE ESTADO DEL PRESIDENTE DEL PERU INGENIERO ALBERTO FUJIMORI AL ECUADOR A INVITACION DEL PRESIDENTE DOCTOR RODRIGO BORJA Los Gobiernos de Argentina, Brasil, Chile y los Estados Unidos expresan profunda satisfaccién por el Comunicado de los Gobiernos de Ecuador y el Pert, difundido el 20 de diciembre de 1991, anunciando |a proxima visita de Estado al Ecuador del Presidente de| Peri, Alberto Fujimori. 71 Dentro del mismo espiritu de entendimiento que inspiré el Protocolo de Rio de Janeiro de 1942, manifiestan ademas la importancia que atribuyen a la continuidad del auspicioso didlogo iniciado en la ciudad de Cartagena de Indias, por los Presidentes Borja y Fujimori, sobre todos los aspectos de las relaciones entre el Pert y el Ecuador. Expresan la esperanza de que ese encuentro histérico resultara en entendimientos capaces de remover causas inmediatas de tonsién, provenir incidentes y resolver cuestiones de largo plazo entre el Ecuador y el Peri. Brasilia, 31 de diciembre de 1991. CARTA DEL PRESIDENTE DEL PERU, INGENIERO ALBERTO FUJIMORI FUJIMORI AL PRESIDENTE DEL ECUADOR, DOCTOR RODRIGO BORJA CEVALLOS. Lima, 10 de enero de 1992. Excelentisimo Sr. Dr. Rodrigo Borja Cevallos Presidente de la Repiblica del Ecuador Grande y Buen Amigo: Con ocasién del fraternal encuentro peruano-ecuatoriano en el que se enmarca la Visita de Estado que cumpliré a la hermosa ciudad de Quito, tengo a honra dirigirme a Vuestra Excelencia para, en seguimiento a mi carta del 24 de noviembre de 1991, alcanzarle un Procedimiento y tres Proyectos de Acuerdo, mediante los cuales mi Gobierno esta concretando el ofrecimiento incluido en mi citada comuni- cacion. Este conjunto de instrumentos estrechamente relacionados entre sf, conforman la propuesta del Peri al llustrado Gobiemo del Ecuador. Ellos estan procedidos de un documento de presentacién, que es parte de la propuesta global, en el que se resumen los nobles propdsitos de amistad e integracién que han inspirado este esfuerzo, asi coma los medios que se plantean para hacetlo realidad. ElGobieroy el pueblo del Pert alientan la esperanza de que los planteamientos que acompafian a la presente sean recibidos como una muestra de los auténticos sentimientos de paz y hermandad que profesan porla nacién ecuatoriana, Estos, en un momento crucial para la historia y ‘el desarrollo de nuestras dos naciones, constituyen una expresion de nuestra nueva vision del mundo y de las relaciones 72 entre los paises, que deseamos privilegiar, as/como unaprofunda identificacion con la causa de la integracién de América Latina. Me valgo de esta honrosa y feliz oportunidad para agradecer la significativa invitacion de Vuestra Excelencia, asi como para reiterarle los sentimientos do mi mas alta y distinguida consideracién y atecto personal. ALBERTO FUJIMORI Presidente de la Republica del Pert PROPUESTA INTEGRAL PRESENTADA POR EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA DEL PERU, INGENIERO ALBERTO FUJIMORI, AL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA DEL ECUADOR, DOCTOR RODRIGO BORJA, PARA PROCEDER A CULMINAR EL PROCESO DEMARCATORIO EN LOS TRAMOS PENDIENTES DE LA FRONTERA, ASEGURAR EL LIBRE ACCESO A LA NAVEGACION EN EL RIO AMAZONAS Y SUS AFLUENTES. SEPTENTRIONALES, Y OBTENER ACUERDOS PERMANENTES DE INTEGRACION FRONTERIZA Y FOMENTAR LAS MEDIDAS. DE CONFIANZA MUTUA Y SEGURIDAD. PRESENTACION En carta de 24 de noviembre de 1991 dirigida por el sevior Presidente de la Republica, Ingenicro Alberto Fujimori F., al sefior Presidente del Ecuador, Doctor Rodrigo Borja C., el Gobierno del Peri hizo una propuesta de Amistad, Cooperacién e Integracién. Esta propuesta se inspiré en la conviecién de que los pueblos ecuatoriano y peruano siempre han aspirado a un futuro comin, de concordancia y de accién solidaria y compartida para superar las trabas del subdesarrollo y construir la riqueza que permita olevar sus niveles de vida y vencer sus desajustes estructura- les. Con el objetivo de superar obstéculos que en el pasado han bloqueado en gran medida las posibilidades de acercamiento y desarrollo de ambos pueblos, el Presidente Fujimori propuso al Presidente Borja concertar voluntades para proce- der a las siguientes acciones: a.- Culminar el proceso demarcatorio pendiente, en los ramos comprondidos entre los hitos Cunhuime Sur y 20 de Noviembre; y Cusumaza-Bumbuiza y Yaupi- Santiago, de la frontera peruano-ecuatoriana, delimitada por el Protocolo de Rio de Janeiro de 1942 y el fallo del Arbitro Braz Dias de Aguiar. 73 b.- Hacer efectiva para el Ecuador, en todos sus alcances, la navegacién, libre y gratuita, en el Amazonas y sus afluentes septentrionales, prevista en el articulo sexto del Protocolo de Rio de Janeiro. En esta parte de la propuesta, se traté de acoger la aspiracién ecuatoriana de acceder al sistema fluvial amazénico, con rutas de entrada y salida para la explotacién de las riquezas de su regién oriental. A ello el Peri afiadié el ofrecimiento de prestar a la hermana Reptiblica del Ecuador todas las facilidades portuarias y viales necesarias para que lanavegacién por el Amazonas y sus afluentes septentrionales en territorio peruano, constituyera una realidad econémica viable y rentable. c.- Extender la zona actual de integracién fronteriza a la totalidad de la frontera comun. En este tema, la tinalidad era y es hacer de la frontera un factor de unidad, complementacion @ integracién fisica y econémica. En este sentido la propuesta busca, interpretando la voluntad de peruanos y ecuatorianos, que las poblaciones fronterizas de ambos paises no continuen sintiéndose separadas por los limites, sino unidas por una frontera que sea asumida como una ventaja comparativa para optimizar la lucha contra la pobreza y la carencia de recursos de capital. El objetivo final es que las poblaciones fronterizas de los dos paises vean en su fiacionalidad la fraterna expresién de un pasado comin, de un presente compartido solidariamente y de un futuro de unidad e integracién plena d.-Llevar adelante acuerdos que incrementeny hagan permanentes las medidas de fomento de la confianza que existen entre los dos paises y posibiliten un entendimiento para emorender acciones ofectivas de limitacién de armamentos. En oste punto, la propuesta partia del convencimiento que no es aceptable para la conciencia histérica de los pueblos que, cuando los recursos de capital son muy escasos, estos se empleen, en montos considerables, en actividades no producti- vas. Tantoel Perdcomo el Ecuador afrontan, en diverso grado, numerosos problemas internos que atafen a la necesidad de modernizar sus economias, incrementar el ahorro interno y la tasa de inversion, hacer mas justa la distribucién del ingreso, y combatir la pobreza y la marginalidad de importantes sectores de su poblacién. Todo ello en el contexto de un desafio mayor: reestructurar la base productivade sus economiasparaobtener una reinsercién estructuralcualitativa y cuantitativamente distinta con el resto del mundo. Estas tareas requieren reducir el gasto militar ala vez que demandan incrementar el gasto productivo y social. Para concretar las tareas historicas esbozadas en la propuesta del Presidente 74 Fujimoride!24/1 1/91, el Gobierno del Periicumple en esta oportunidadcon someter a la consideraciin del Ilustrado Gobierno del Ecuador un planteamiento y tres proyectos de convenio que constituyen un todo integral, organico e interrelacionado. Se trata asi, de consolidar a nivel de las relaciones entre los Estados, la amistad, la fraternidad y la solidaridad que siempre han existido y existen entre los pueblos del Ecuador y el Pert. Se persigue superar, definitivamente, los obstaculos que han impedido el pleno desarrollo de la vinculacién bilateral entre dos naciones que tienen la misma raigambre histérica y cultural. Se postula una nueva concepcién dol trato diplomatico entre ambos paises: una dipiomacia de transparencia democratica abierta y de mutua confianza. Se busca en sintesis, abtener nuevas condiciones histéricas, politicas, diploma- ticas, econédmicas y de seguridad, que permitan hacer del desarrollo y de la lucha contra la pobreza no un recurso de la retérica inttil, sino, quizé por primera vez, un compromiso estratégico de pueblos y gobiernos con el futuro. Finalmente, la propuesta peruana trata de contriouir decididamente al proceso de integracién andina, superando lastres del pasado que comprometen suviabilidad y credibilidad, DOCUMENTO N° 1: EJECUCION DEFINITIVA DE LA DEMARCACION DE LOS TRAMOS: PENDIENTES EN LA FRONTERA COMUN, EN APLICACION DEL PROTOCOLO DE RIO DE JANEIRO. Este documento contiene una propuesta destinada a coneluir el proceso demarcatorio que queds pendiente, desde 1950, en pequenos tramosde latrontera. A tal efecto, se propone la prosecucién de las labores de ia Comision Mixta Demarcadora de Limites para que, con el concurso de los Paises Gerantes del Protocolo de Rio de Janeiro y a través de la designacién de un técnico en trabajos demarcatorios, proceda a la ejecucisn del fallo del Capitan Braz Dias de Aguiar, en los tramos comprendidos entre los hitos Cunhuime Sur y 20 de Noviembre; y Cusumaza-Bumbuiza y Yaupi-Santiago. Elproceso demarcatorio, como correspande, se realizar aplicando los mecanis- mos que establece el Tratado de 29 de enero de 1942. Este procadimiento para perfeccionar dofinitivamente y de manera total la 75 demarcacién de lafrontera comin, no s6lo tiene como objetivo obtener la seguridad y confianza que significa una frontera sin tramos pendientes de demarcacién. En realidad, va mucho més alld, pues significa dejar en el pasado una serie de condicionamientos subjetivos que, de una u otra manera, han constrefido la capacidad de los dos paises para dedicar todos sus esfuerzos y recursos atavor del desarrollo econémico y social Considerando lo anterior y que la demarcacién pendiente, citada en el numeral 1.del documento N° 1 , slo puede ser ejecutada por la Comisién Mixta Demarcadora de Limites, creada el 2 de junio de 1942. Y, teniendo en cuenta que dicha Comisién puede contar en el curso de sus trabajos con laasesoriade unperito técnico, experto en trabajos demarcatorios, que podria provenir del Estado Vaticano, el Pert propone al Ecuador que, antes de los treinta dias siguientes a la entrega de la presente propuesta, ambos gobiernos soliciten conjuntamente a los paises garan- tes, dentro de los alcances del articulo noveno del Protocolo de Rio de Janeiro, la designacién del mencionado perito técnico proveniente del Estado Vaticano. DOCUMENTO Ne 2: TRATADO DE COMERCIO Y NAVEGACION EI Gobierno del Per’ comprende la aspiracién ecuatoriana de gozar de un acceso econémicamente rentable a la navegacion en la Cuenca Amazénica, tanto porlos efectos econémicos que ello tendrfa en la economia del Oriente ecuatoriano, como por factores que hacen a una sentida vocacion de su pueblo En ese contexto, o! Pert ofrece a la hetmana Republica del Ecuador suscribir el Tratado de Comercio y Navegacién previsto en el articulo sexto del Protocolo de Rio de Janeiro. Se propone con esa finalidad un proyecto que, ademas de cumplir con las disposiciones del Protocolo, recoge la disposicién de! Gobierno del Peri para otorgar a la hermana Repéblica del Ecuador un conjunto amplio de facilidades portuarias que hagan de la libre navegacién en el Amazonas y sus afluentes septentrionales, una empresa utily econémicamente rentable, en consonancia con los anhelos de su pueblo. Estas facilidades, entre otras, comprenderian los siguientes aspectos: a) Elotorgamiento de una Zona Franca Industrial en Iquitos y un Depésito Franco en otro punto del rio Amazonas 0 de sus afluentes septentrionales; b) Larealizacisn de los estudios de factibilidad, con financiamiento binacional 0 mubilateral que permitan definir técnicamente las mejores alternativas fluviales, portuarias y las obras de navegabilidad necesarias para asegurar un trafico permanente y fluido por e| Amazonas y sus afluentes septentrionales; 76 ¢) La posibilidad de complementar ese acceso mediante vias de comunicacién terrestre y de la infraestructura portuaria que hagan posible la operacién de un sistema moderno y eficaz de transporte multimodal; d) La adopcién de un régimen que garantice el libre transito de personas, mercaderias, embarcaciones y vehiculos entre las regiones amazénicas del Ecua~ dory del Peri y, através de ésie, la comunicacién del Ecuador con los otros paises amazénicos y con el Océano Atiantico; e) La adopcién de regimenes que liberalicen y promuevan el comercio bilateral de bienes y servicios entre los territorios amazénicos de los dos paises; f) La creacién de empresas binacionales y multinacionales que concurran con estos abjetivos; y g) Lapanticipacién activade otros paises, empresas y organismos subregionales, Fregionales e internacionales interesados en la construccidn y el financiamiento de los proyectos que el Perd y Ecuador deseen emprender para llevar a la practica estos importantes propésitos. Al hacer este planteamiento, el Gobierno del Peri es consciente de su trascen- dencia. Al mismo tiempo, posee la conviccién que sélo formulas de integracién de un sdlido sustento hist6rico y abiertas hacia los retos del futuro, como la propuesta, tienen la suficiente fuerza para concertar voluntades de los Estados y abrir canales de participacién de los pueblos peruano y ecuatoriano en el mutua desatio de hacer de la Amazonia un instrumento eficaz del desarrollo. Por estas razones, junto con el ofrecimiento que hace al Ecuador el Presidente de la Republica del Peri, se ha instruido a los sectores competentes de la administracién publica nacional para que, en concertacién con el sector privado, las autoridades regionales y las fuerzas vivas, diserien un Plan Estratégico de Desarro- llo de la Amazonia Peruana. Este Plan Estratégico incluiré variables de desarrollo econémico, social, de infraestructura fisica y fluvial, condiciones adecuadas de compotencia para la produccién, el comercio y las actividades financieras, poniendo especial énfasis en mecanismos de inversién y en la generacién de un mercado libre y dinémico. Ello ha de permitir, con el reforzamiento de las politicas de lucha contra el narcotréfico, anti-terrorista y de paciticacién, la creacion de condiciones de seguri- dad que permitan, adicionalmente, contar con corrientes de inversién extranjera y financiamiento. La Amazonia es una cantera de progreso y desarrollo, pero es también una realidad ecolégica de importancia planetaria. El Plan de Desarrollo Esiratégico debera consagrar el equilibrio entre estas dos variables. De esta forma el acceso real y itil del Ecuador a la libre navegacién en el Amazonas y sus afluentes septentrionales, unido a las facilidades portuarias que se le otorgarian, se beneficiaria también de un dinamismo empresatial, econémico y comercial, que debe abrir nuevos horizontes a la cooperacién frontoriza bilateral en la Amazonia y a la posibilidad de llevar adelante trascendentes proyectos de cooperacién internacional. DOCUMENTO N° 3: ACUERDO AMPLIO DE INTEGRACION FRONTERIZA Laintegracién andina y latinoamericana a inicios del siglo pasadotue un proyecto econdmico, politico e ideolsgico factible. Lamentablemente se frusté de forma temprana. Los Gobiernos y pueblos del Pery del Ecuador siempre fueron sensibles al ideal integracionista. Su activa participacién y hasta obstinacién por fundir sus realidades nacionales en el espectro més amplio de un mercado ampliado y una nacién de replicas latinoamericanas, ha quedado registrada en el rol decisive que les cupo en los Congresos americanistas que tuvieron lugar en Lima entre 1847 y 1864. Con posterioridad, la integracién ha sido un mito antes que una realidad. Ahora, con la decisién de los Presidentes de la sub-regidn, de establecer la Zonade Libre Comercio y el Arancel Externo Comin, vuelve a ser una promesa cada vez mas posttiva y alcanzable. En ese contexto, la integracién entre e| Peruy e! Ecuador adquiere unarelevancia especial, pues se trata de dos naciones muy complementatias y con rasgos de identidad como pocas otras en el Continente, En el mundo crecientemente internacionalizado y global de nuestros dias, la integraci6n ademas de un ideal politico, es unanecesidad econdmica. Sin embargo, en las zonas fronterizas las realidades cotidianamente bloqueadas por las regula- clones estatales; el comin de las veces en contra de los intereses, las aspiraciones y las motivaciones de las poblaciones frontorizas. Estas, creemos, saben que la integracién fronteriza es el Unico camino para generar riqueza, crear puestos de trabajo, atender las nacesidades sociales, mejorar las coborturas de salud, educa- cidn y vivienda y desarrollar un modus vivendi de concordia y amistad. Para poner el énfasis en las demandas de las poblaciones fronterizas y no en las formalidades de los entes gubernamentales, el Gobierno del Pert propone a la hermana Replica del Ectiador la suscripcién de un Acuerdo Amplio de Integracion Fronteriza, que tiene por objeto: a) Promover la mas amplia cooperacién e integracién fronteriza entre el Peri y | Ecuador a fin de resolver de manera conjunta los requerimientos de desarrollo econémico y social de las poblaciones fronterizas de los dos paises. 78 b) Ejecutar los proyectos que sean necesarios para obtener un alto grado de interconexién vial. ¢) Liberalizar el transito de personas, vehiculos y mercancias en la zona de frontera. 4) Ejecutar proyectos de complementacién econémica, energética, agricola, asi como en los demds Ambitos de la produccién. e) Establecer programas binacionales de desarrollo en los siguientes sectores: agricola, pecuario, forestal, pesquero, energética y minero, industria y artesania, turismo, comercio, transports y comunicaciones, vivienda y saneamiento, salud, evaluacién de los recursos materiales y humanos existentes en las areas de frontera y el aprovechamiento de las cuencas hidragrdficas binacionales. f) Fortalecer los lazos de amistad entre ambos paises, promover el didlogo y la consulta, como mecanismos de accién conjunta, tanto a nivel de las relaciones estatales como de las vinculaciones entre empresarios, comerciantes y otros sactores sociales. g) Dotar al conjunto de los convenios, acuerdos, mecanismos de cooperacién @ integracion actualmente existentes, de una estructura institucional y de decision politica apropiada, que permita su ejecucién con criterios de eficacia y rentabilidad en la gestion h) Promover el didlogo y establecer los canales adecuados para evaluar los diversos aspectos que integran la relacién de vecindad entre el Perl y Ecuador. Consideramos que no basta con suscribir convenios de cooperacién e integra- cidn, Es imprescindible adoptar criterios y mecanismos que permitan la gestion eficiente y rentable de los mismos. De otra manera los convenios quedan cerca de las dependencias gubernamentales y lejos de las necesidades de los pueblos. Con la finalidad de suplir esta carencia en la concepcién de la integracién fronteriza, se propone un mecanismo institucional dgil, no burocratico y del més alto nivel politico que gerencie los acuerdos y proyectos de integracian fronteriza. Ese instrumento de gestién, que se crea en el Acuerdo de Integracion seré la Comisién Binacional de Integracién Fronteriza, presidida por los Cancilleres de los dos paises y conformada por parlamentarios, empresarios y representantes de las regiones vecinas del Perd y el Ecuador. Esta Comision tendra el nivel y la capacidad de decisisn politica necesarios para establecer un plan de desarrollo econémico y social conjunto para la zonas, fronterizas, 79 Atal efecto, la Comision promoveraconta prioridad politica que ambos gobiernos. deben otorgarle, la ejecucion de una serie de programas de desarrollo binacionalos. En anexo al Acuerdo, se incluyen 37 proyectos especiticos para su ejecucion en el corto y en el mediano plazo con financiamiento binacional e internacional. Entre es0s proyectos se encuentran muchos latgamente demandados por las poblacio- nes fronterizas de ambos paises, como son los siguientes: - corredor comercial de la zona de integracién fronteriza; - reordenamiento del comercio fronterizo y de excedentes de productos agrico- las; - convenio sobre sistemas migratorios comunes; - programa de abastecimiento a poblaciones adyacentes en zona de integracién fronteriza; = fortalecimiento del turismo y otros mecanismos fronterizos; - cooperacién energética y minera; - explotacin geoldgica y geoquimica en las cuencas Lancones, Morona, Tum- bes y Santiago; - mojoramiento de la carretera Loja-Sullana; constiuccion y mejoramiento de la carretera Loja-Zumba-San Ignacio; -construccidndel Puente internacional de Integracién Huaquillas-Aguas Verdes; ~ telecomunicaciones transfronterizas; - transporte aéreo transfronterizo; - studios hidtomorfolégicos de los rios Pastaza, Tigre y Napo con fines de na- vogacién; interconexién eléctrica fronteriza Perd-Ecuado! asistencia materno-infantil y nutricién; y ~ programas de salud y saneamiento basico en las localidades de frontera. La Gomisidn Binacional de Integracién Fronteriza estara, también, ampliamente facultada para gestionar y concertar la asistencia técnica y financiera de los organismos subregionales, regionalese internacionales que faciliten a ejecucién de los proyectos convenidos. Dada la importancia que tiene la oportuna puesta en archade estos acuerdos, los Presidentes del Peruy el Ecuador se reuniran, en sus rospeotivas capitales o en las zonas de fronteras, por lo menos una vez cada seis moses para evaluar los progresos realizades y adoptar las dacisiones politicas que pormilan eoncretarlos en el mas brave plazo posible. DOCUMENTO N° 4: ACUERDO SOBRE MEDIDAS DE FOMENTO DE CONFIANZA MUTUA. Y SEGUIIDAD ENTRE PERU Y ECUADOR 1 ouaro y ullimo documento es un proyecto de Acuerdo sobre Medidas de Fomento de Gonfianza Mutua y Seguridad entre el Perd y el Ecuador, 00 No es un secreto que durante décadas los focos de tensién se han concentrado en las fronteras del mundo en desarrollo. Que ello pueda seguir ocurriendo en el contexto de los positivos cambios que tienen lugar en el sistema intemacional, serla simplemente un anacronismo de la politica internacional. El Perd y el Ecuador, estamos seguros, no quieren caer en esta situacién. Preservar la paz, consolidar la distensién y la amistad reciproca, intensificar las medidas de fomento a la confianza y limitar los gastos militares en el mundo competitivo de nuestros dias no sélo son medidas que atanen a la seguridad; son, sustantivamente, decisiones estratégicas de cardcter econdmico, Por ello, evitar la tensién y consolidar la convivencia pacifica son components esenciales de la modernizacién econdmica, la apertura al metcado internacional y la lucha contra la pobreza. El Acuerdo de Medidas de Fomento a la Confianza y Seguridad propuesto, se enmarca en esta nueva concepcidn en el entendimiento que lo econémico y social poseen unarelevancia estratégica mas importante que el componente estrictamen- te militar. El Acuerdo es complementado por un Reglamento para las Conversaciones entre los Altos Mandos de las Fuerzas Armadas de los dos pafses. Tiene como propésito fundamental, consolidar el clima de distensién, la confianza recipraca, y e! desarrollo de niveles de seguridad que respondan al interés comin de fortalecer la amistad y la cooperacién entre ambas naciones, asi como de derivar recursos en favor del progreso y bienestar de los dos pueblos. A fin de cumplir estos objetivos se reuniran, en Lima, los Presidentes de los Comandos Conjuntos de las Fuerzas Armadas de Peru y Ecuador y los Comandan- tes Generales del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea de ambos paises para adoptar medidas coneretas que contribuyan alfomento de la confianza y decisiones que permitan la limitacion de armamentos. COMISION BINACIONAL DE AMISTAD, COOPERACION E INTEGRACION Finalmente y a fin de crear un mecanismo bilateral que asegure un tratamiento organico, coherente y eficaz de la propuesta integral, el Gobierno del Pert plantea lacreacién de una Comisién Binacional de Amistad, Cooperacién e Integracién que estaria conformada por un Comité Coordinador del mas alto nivel presidido por los. Ministros de Relaciones Exteriores que, de parte del Perd, estaria integrado por Dicho Comité estaré fundamentalmente encargado de coordinar jos trabajos de las siguientes tres Comisiones Especiales: 81 - La Comisién de Comercio y Navegacién fluvial que, por el Peri, estara conformada por .. ~ La Comisién Binacional de Integracién Fronteriza que, por el Perd, estar conformada por .. ~ La Comisién Binacional sobre Medidas de Fomento a la Confianza Mutua y Seguridad que, por el Perd, estar conformada por ... Este importante organismo binacional que, por la alta representatividad de sus integrantes debera expresar la voluntad politica de ambos gobiernos para llevar la cooperacién e integracién bilateral a niveles cualitativamente superiores, se reunira tantas veces como sea necesario para asegurar una marcha dinamica de este trascendental proceso y, por lo menos, una vez cada seis meses, altemativamente, en Lima y en Quito. Por otro lado, la Comision Demarcadora de Limites cumplira sus funciones de acuerdo con lo establecido en su propio reglamento. El Gobierno del Pert abriga la fundada esperanza que el llustrado Gobierno y el pueblo de la hermana Republica del Ecuador aprecien en toda su dimensién este estuerzo de fraternal acercamiento y compresion que hara posible la sélida integracién entre las dos naciones y una nueva concepcién tedrica y practica de la frontera comin. Esta debe ser un punto de encuentro, de concordia, amistad, esfuerzo conjunto y estimulo histérico para la construccién de una tealidad politica, econémica y cultural de integracién binacional, andina y latinoamericana. DOCUMENTO N° 1 PROPUESTA ESPECIFICA PRESENTADA POR EL PRESIDENTE DEL PERU, INGENIERO ALBERTO FUJIMORI AL PRESIDENTE DEL ECUADOR, DOCTOR RODRIGO BORJA, PARA PROCEDER A CULMINAR EL PROCESO DEMARCATORIO EN LOS TRAMOS PENDIENTES COMPRENDIDOS ENTRE LOS HITOS CUSUMAZA-BUMBUIZA Y YAUPI-SANTIAGO; Y CUNHUIME SUR Y 20 DE NOVIEMBRE DE LA FRONTERA PERUANO-ECUATORIANA, DELIMI- TADOS POR EL PROTOCOLO DE RIO DE JANEIRO DE 1942 Y EL FALLO DE BRAZ DIAS DE AGUIAR. 1. Con la finalidad de dar cumplimiento al numeral 1 de la carta que dirigiera el Presidente del Perd, Ingeniero Alberto Fujimori, el 24 de noviembre de 1991, al Dr. Rodrigo Borja, Presidente del Ecuador, el Gobierno del Perl propone, tormalmente, al gobierno de la hermana Republica del Ecuador, iniciar las acciones necesarias para proceder a la demarcacién pendiente de los tramos de la Seccién Oriental de lafrontera, comprendidos entre los hitos Cusumaza-Bumbuiza y Yaupi-Santiago; y 82 Cunhuime Sur y 20 de Noviembre, conforme a lo estipulado en el Protocolo de Rio de Janeiro. 2. Considerando quo la demarcacién pendiente, citada en el numeral anterior, sdlo puede ser ejecutada por la Comision Mixta Demarcadora de Limites, creada el 2 de junio de 1942. Y, teniendo en cuenta que dicha Comision puede contar en el curso de sus trabajos con la asesoria de un perito técnico, experto en trabajos demarcatorios, que podria provenir del Estado Vaticano, el Perd propone alEcuador que, antes de los treinta dias siguientes a la entrega de la presente propuesta, ambos gobiernos soliciten conjuntamente a los paises garantes, dentro de los aleances del Articulo Noveno del Protocolo de Rio de Janeiro, la designacién del mencionado perito técnico proveniente del Estado Vaticano. 3. Con la finalidad de dar inmediata solucién a la situacién que generé, en los Ultimos meses, niveles de tensidn en el pequefio tramo de la frontera, comprendido entre los hitos Cusumaza-Bumbuiza y Yaupi-Santiago, el Gobierno del Pert invita al Gobierno del Ecuador, en primera instancia, a dar solucién definitiva a esta situaci6n. Este proceso se llevaria a cabo conforme al siguiente procedimiento: a) Dentro de los treinta dias posteriores a la entrega de la presente propuesta, los Gobiernos del Ecuador y del Pert dirigiran una solicitud canjunta a los paises garantes a fin que designen un perito técnico, experto en trabajos demareatorios, que podria provenir del Estado Vaticano, para que preste su concurso ala Comision Mixta Demarcadora de Limites, establecida el 2 de junio de 1942. b) La Comisién Mixta Demarcadora de Limites, con el concurso del perito técnico procedera a trazar definitivamente la linea demarcatoria sobre el terreno en ejecucién plena del Falio que emitiera el Capitan de Navio Braz Dias de Aguiar, en el mes de julio de 1945 4, El Ecuador y el Pert acuerdan que el trabajo de la Comision Mixta Demarcadora de Limites, con el concurso del perito técnico, en lo que respecta al tramo Cusumaza-Bumbuiza y Yaupi-Santiago, debera culminar en un plazo no mayor de doce meses. 5. Terminado el trabajo demarcatorio en el tramo Cusumaza-Bumbuiza y Yaupi- Santiago, la Comision Mixta Dematcadora de Limites procederé ejecutar la demar- cacién comprendida entre los hitos Cunhuime Sur y 20 de Noviembre, siempre con el concurso del perito técnico, experto en trabajos demarcatorios, en cumplimiento estricto del Fallo del Capitan de Navio Braz Dias do Aguiar. 6. La labor del perito tecnico, en ambos casos, se sujetard alas disposiciones del Protocolo de Rio de Janeiro, el Fallo Dias de Aguiar, asi como al Acta de Reglamentacién de los Trabajos de la Comisién Mixta Peruano-Ecuatoriana 83 Demarcadora de Limites. Las opiniones del perito técnico, en el curso de la demarcacién en el terreno, seran puestas a consideracion de los presidentes de las Comisiones Demarcadoras Nacionales, 7. Con la finalidad de proceder a la demarcacién pendiente a que hacen referencia los numerales 3 y 5 de la presente propuesta, es decir a los tramos comprendidos entre los hitos Cunhuime Sur y 20 de Noviembre; y los hitos Cusumaza-Bumbuiza y Yaupi-Santiago las partes, con el concutso de los paises garanies podrdn hacer uso de los mecanismos pertinentes previstos en el Protocolo de Rio de Janeiro de 1942 y en el Acta de Puerto Bolivar del 2 de Junio de 1942, para resolver los desacuerdes que pudieran suigit en la ejecucién del proceso demarcatorio. 8, En todo el proceso demarcatorio se contara, también, con la participacién de observadores de los paises garantes, asi como con suasistenciaparaque el trabajo in loco pueda realizarse de a mejor manera posible. DOCUMENTO N° 2 PROYECTO DE TRATADO DE COMERCIO Y NAVEGACION ENTRE LOS GOBIERNOS DE LA REPUBLICA DEL PERU Y LA REPUBLICA DEL ECUADOR Los Gobiernos de la Repablica del Pera y la Republica del Ecuador: Animados por una profunda voluntad politica de fortalecer los vinculos de amistad y cooperacién bilateral, de impulsar el proceso de integracién subregional andino y latinoamoricano y de promover al efectivo desarrollo de sus pueblos; Persuadidos de la urgencia de promover la navegacién fluvial y el libre transito de personas y mercaderias entre las regiones amaz6nicas de los dos paises; Convencidos de la necesidad de establecer las maximas facilidades posibles para el acceso del Ecuador al rio Amazonas através de la navegacidn, el comercio yeltransito de personas y mercaderias hacia otros paises amaz6nicosy el Océano Atlantico; De conformidad con lo establecido en el articulo VI del Protocolo de Paz, Amistad, y Limites, suscrito en la ciudad de Rio de Janeiro el 29 de enero de 1942; Acuerdan suseribir ol presente Tratado de Comercio y Navegacién: NAVEGACION, FACILIDADES PORTUARIAS E INTERCONEXION VIAL Articulo 1.- El Ecuador gozaré de amplia libertad de navegacion y de transito en 84