Está en la página 1de 243
Ramon Trevijano La Biblia en el cristianismo antiguo RODUCCION AL ESTUDIO DE LA BIBLIA INTRODUCCION AL ESTUDIO DE LA BIBLIA CONSEJO DE DIRECCION José Manuel Sanchez Caro (Coordinador) Gonzalo Aranda Pérez Rafael Aguirre Monasterio Julio Trebolle Barrera Santiago Guijarro Oporto PLAN GENERAL DE LA OBRA *1. La Biblia en su entorno *2. Biblia y Palabra de Dios 3a. El Pentateuco *3b. Historia, Narrativa Apocaliptica *4, Los libros proféticos +5, Libros sapienciales y otros escritos *6. Evangelios sindpticos y Hechos de los Apéstoles *7, Escritos paulinos *8. Escritos jodnicos y cartas catélicas *9. Literatura judia intertestamentaria *10. La Biblia en el cristianismo antiguo Instrumentos de trabajo *]. La investigaci6n de los evangelios sinépticos y Hechos de los Apéstoles en el siglo XX * Publicados Ramon Trevijano Etcheverria La Biblia en el cristianismo antiguo Prenicenos. Gnésticos. Apécrifos EDITORIAL VERBO DIVINO Avda. de Pamplona, 41 31200 ESTELLA (Navarra) 2001 Editorial Verbo Divino Avda. de Pamplona, 41 31200 Estella (Navarra) Teléfono: 948 55 65 11 Fax: 948 55 45 06 E-mail: evd@verbodivino.es http:/Awww.verbodivino.es Motivo de cubierta: Catacumba de Priscila, detalle de la escena de Noé en el Arca (siglo IV). Fotografia: Pontificia Commissione di Archeologia Sacra (Roma). © Institucién San Jerénimo — © Editorial Verbo Divino, 2001. Printed in Spain, Fotocomposicién: NovaText, Mutilva Baja (Navarra). Impresién: Gri- ficas Lizarra, S. L., Villatuerta (Navarra). Depésito Legal: NA. 2.053-2001 ISBN: 84-7151-911-9 CONTENIDO Siglas y abreviaturas Presentacié6n ... Parte primera: EXEGESIS PRENICENA Capitulo I. La Biblia judeocristiana . Capitulo Il. La Escritura como testimonio de Cristo Capitulo II. Alegoria y tipologia Capitulo IV. El canon dual Capitulo V. Algunos exegetas Parte segunda: GNOSTICOS Capitulo I. Introduccion ... Capitulo II. Las cuestiones gnésticas .. Capitulo IIL. El conocimiento .. Capitulo IV. ¢Qué somos y qué hemos llegado a ser? Antropolo- gias gnosticas .. Capitulo V. ¢De donde venimos y adonde vamos? Teologias gnds- ticas . Capitulo VI. Exégesis gndsticas . Parte tercera: APOCRIFOS DEL NUEVO TESTAMENTO Capitulo I. Introduccién a los Apécrifos del NT. Cartas apocrifas 343 Capitulo II. Las tradiciones de dichos y discursos del Senior Capftulo IIT. Tradiciones de relatos. Evangelios apocrifos Capitulo IV. Hechos apdcrifos de Apostoles Capitulo V. Apocalipsis cristianos apécrifos 245 ac. AdyMare AH Allog AnBibl AnColFr AnGreg ANRW ApCr Apoc ApocAd ApocPa ApocPabl ApocPe ApocrIn ApocrSant Apocrypha 1ApocSant 2ApocSant TApol ApPe ASE Asls AugR BAC BCNH Bern BETL BG BGBE BHTh SIGLAS Y ABREVIATURAS, antes de Cristo Adversus Marcionem Adversus haereses Allogenes Analecta Biblica. Roma ‘Annales du College de France. Paris Analecta Gregoriana. Roma Aufstieg und Niedergang der rémischen Welt. Berlin - Nueva York Apocrifos Cristianos. Madrid Apocalipsis Apocalipsis de Adén Apocalipsis copto de Pablo ‘Apocalipsis eclesidstico de Pablo Apocalipsis de Pedro Apécrifo de Juan Apocrifo de Santiago A. Revue Internationale des Littératures Apocryphes. Turn- hout, Bélgica T Apocalipsis de Santiago II Apocalipsis de Santiago T Apologia Apocalipsis copto de Pedro Annali di storia dell’esegesi. Bolonia Ascension de Isaias Augustinianum. Roma Biblioteca de Autores Cristianos. Madrid Bibliotheque Copte de Nag Hammadi. Quebec - Lovaina Carta de Bernabé Bibliotheca Ephemeridum Theologicarum Lovaniensium. Lovaina Codex Berolinensis Gnosticus Beitrage zur Geschichte der biblischen Exegese. Tubinga Beitrage zur historischen Theologie. Tubinga 10 La Biblia en el cristianismo antiguo Biblica BiblSalmE BiblUnt BLE BPa BZNW CahRB CartPeFel CBQ ©., cc. CCels CC SA cf. CH ChrA 1 Clem 2Clem Com ConcGrPod CRINT dc. Dial DialSalv Did dir. DoctAut DPAC DSD DIVC DV EB EBib ed., eds. EF 3EstSeth Eugn EvEg EvFel EvHeb EvMar EvPe EvTom EvTomInf EvVer ExegAlm Biblica. Roma Bibliotheca Salmanticensis. Estudios. Salamanca Biblische Untersuchungen. Ratisbona Bulletin de Littérature Ecclésiastique. Tolosa Biblioteca de Patristica. Madrid Beihefte zur Zeitschrift fiir die neutestamentliche Wissens- chaft. Berlin Cahiers de la Revue Biblique. Parfs Carta de Pedro a Felipe Catholic Biblical Quarterly. Washington, D.C. capitulo, capftulos Contra Celso Corpus Christianorum. Series Apocryphorum. Turnhout confrontese, véase Corpus Hermeticum Christianisme Antique. Paris Carta de Clemente Romano a los Corintios II Clemente Comentario El Concepto de nuestro Gran Poder Compendia Rerum Iudaicarum ad Novum Testamentum. Assen - Filadelfia después de Cristo Didlogo con Trifon Didlogo del Salvador Didakhé director Doctrina Autoritativa Diccionario Patristico y de la Antigiiedad Cristiana. 1-11. Sala- manca Dead Sea Discoveries. Leiden Diccionario Teolégico de la Vida Religiosa. Madrid Dei Verbum Etudes Bibliques. Paris Estudios Biblicos. Madrid editor, editores Ertrage der Forschung. Darmstadt Tres Estelas de Seth Eugnostos Evangelio de los Egipcios Evangelio de Felipe Evangelio de los Hebreos Evangelio de Maria Evangelio de Pedro Evangelio de Tomas Evangelio de Tomds (de la Infancia) Evangelio de la Verdad Exégesis del Alma ExpVal ExTeod Fre FRLANT Fs. FTS FuP FuPE FZPT Greg Habis HarvThSt HchAAp HehAnd Hehin HchPab HchPe HehTecl HchTom HDR HE HistRelig Hom IEB IEP JbAC JbAC Erg.-Bd JBL JECS JEH ISNT JSNTS JSPS IStI Kairos KEKNT IEB LD LibBar Mars Siglas y abreviaturas 11 Exposicion Valentiniana Extractos de Teodoto Fragmento Forschungen zur Religion und Literatur des Alten und des Neuen Testaments. Gotinga Festschrift (Misceldnea Homenaje) Frankfurter theologische Studien. Frankfort/M. Fuentes Patristicas. Madrid Fuentes Patristicas. Estudios. Madrid Freiburger Zeitschrift fiir Philosophie und Theologie. Friburgo Gregorianum. Roma Habis. Sevilla Harvard Theological Studies. Filadelfia Hechos Apécrifos de Apéstoles Hechos de Andrés Hechos de Juan Hechos de Pablo Hechos de Pedro Hechos de Pablo y Tecla Hechos de Tomas Harvard Dissertations in Religion. Filadelfia Historia Eclesidstica History of Religions. Chicago Homilia/s Introducci6n al Estudio de la Biblia. Estella Instruccién sobre el estudio de los Padres de la Iglesia Jahrbuch fiir Antike und Christentum. Miinster, Westfalen Jahrbuch fiir Antike und Christentum. Ergdnzung Band. Miinster, Westfalen Journal of Biblical Literature. Missoula, Montana - Chico, California - Atlanta, Georgia Journal of Early Christian Studies. Baltimore Journal of Ecclesiastical History. Cambridge Journal for the Study of the New Testament. Sheffield Journal for the Study of the New Testament. Supplement Series. Sheffield Journal for the Study of the Pseudepigrapha. Supplement Series. Sheffield Journal for the Study of Judaism in the Persan, Hellenistic and Roman Period. Leiden K. Zeitschrift fiir Religionswissenschaft und Theologie. Salz- burgo Kritisch - Exegetischer Kommentar itber das Neue Testa- ment. Gotinga Introduccién al Estudio de la Biblia. Estella (Navarra) Lectio Divina. Paris Libro de Baruc Marsanes 12 La Biblia en el cristianismo antiguo Mart Moralia ms., mss. n. NHC NHMS NHSt NS. NT NTS NTTS Numen OChA OPhA OrigMund OrOce OrSib P. PP- PArch ParShem pe. PEuch PG Poim POxyr Protoev PSoph REG Res RevSR RThPh Su SS. s, 88 Salmant SBAB SBL SBL DS SBL RBSt sc ScCat SNTS MS Martyrium : M. Revista de ciencias morales. Madrid SophialC manuscrito, manuscritos oe mimero Nag Hammadi Codices. Leiden : : SpVigChr Nag Hammadi and Manichaean Studies. Leiden SIAN Nag Hammadi Studies. Leiden StHR Nouvelle Serie, New Series a Novum Testamentum. Leiden at New Testament Studies. Cambridge Pe New Testament Tools and Studies. Leiden een N. International Review for the History of Religions. Leiden pe Orientalia Christiana Analecta. Roma ee Les Oeuvres de Philon d’Alexandrie eats El Origen del Mundo Lage Oriente - Occidente. Buenos Aires Thee Oracula Sibyllina TE pagina, paginas TaVitE Peri Archon Ge Pardfrasis de Shem a por ejemplo 2TratGrSeth Peri Euchés Ga Patrologia Graeca. Paris pe Poimandres ee Papiros de Oxyrhinchus 7 Protoevangelio de Santiago ve Pistis Sophia VigChr Patristische Texte und Studien. Berlin vol. Revue des Etudes Augustiniennes. Paris WUNT Recherches de Sciences Religieuses. Paris Refutatio ZAC Revue des Etudes Grecques. Paris ZKG Carta a Rheginos sobre la Resurreccion oNW Revue des Sciences Religieuses. Estrasburgo Zos Revue de Theologie et de Philosophie. Lausana ZRGG siglo, siglos TThK siguiente, siguientes Salmanticensis. Salamanca Stuttgarter Biblische Aufsatzbande. Stuttgart Society of Biblical Literatur. Atlanta : Society of Biblical Literatur. Dissertation Series. Missoula - Chico - Atlanta Society of Biblical Literatur. Resources For Biblical Study. Atlanta Sources Chrétiennes. Paris La Scuola Cattolica. Varese | Society for New Testament Studies. Monograph Series. Cambridge Siglas y abreviaturas 13 Sophia de Jesucristo Studia Patristica Mediolanensia. Milan Supplements to Novum Testamentum. Leiden Supplements to Vigiliae Christianae. Leiden Studien zum Alten und Neuen Testament. Munich Studies in the History of Religions. Leiden Studia Montis Regii. Montreal Studia Patavina. Padua Studia Philonia. Chicago Studia Philonica Annual. Atlanta Stromata Studia Theologica. Oslo Studia Veteris Testamenti Pseudepigrapha. Leiden El Testimonio de la Verdad Theologische Biicherei. Neues Testament. Munich Theophaneia. Colonia-Bonn Théologie Historique. Paris Theologische Worterbuch zum Neuen Testament Theologische Literaturzeitung. Berlin Libro de Tomas el Atleta II Tratado del Gran Seth Tratado Tripartito Trimérfica Protennoia Texte und Untersuchungen. Berlin Theologische Zeitschrift. Basilea versiculo, versiculos Vigiliae Christianae. Leiden volumen Wissenschaftliche Untersuchungen zum Neuen Testament. Tubinga Zeitschrift fiir Antikes Christentum. Berlin Zeitschrift fiir Kirchengeschichte. Stuttgart Zeitschrift fiir die neutestamentliche Wissenschaft. Berlin Zostrianos Zeitschrift fiir Religions - und Geistesgeschichte. Colonia Zeitschrift fiir Theologie und Kirche. Tubinga PRESENTACION Este manual es el programado para la serie «Introduccién al Estudio de la Biblia» (IEB), vol. 10, con el titulo Literatura y exégesis cristiana primitiva. Titulo demasiado amplio, que podria corresponder a cualquier manual de patrologia que prestase es- pecial atencion a la exégesis patristica. No es éste el caso. Por eso nos hemos cefiido a tres grandes apartados: la exégesis cris- tiana més antigua (anterior al Concilio de Nicea), el gnosticismo cristiano y la literatura apécrifa relacionada con el NT. Tanto el gnosticismo como la literatura apécrifa son campos de notoria actualidad. Lo son en el Ambito cientifico y académico, por los nuevos descubrimientos de documentos y el trabajo intensivo de los investigadores procedentes de 4reas muy diversas, y particu- larmente en el 4rea teolégica por la importancia de los plantea- mientos suscitados y el alcance de las soluciones propuestas. Lo son en el campo de la vida religiosa cristiana en general, por los muchos cuestionamientos de tradiciones arraigadas y la difu- sién de nuevas interpretaciones y actitudes, mds o menos aleja- das de lo afianzado en Jas comunidades cristianas. A cada una de estas partes dedicamos, pues, un capitulo introductorio en el que esbozamos un panorama de los planteamientos literarios, histéricos y teoldgicos. En lo que atafie a la exégesis prenicena, herética u ortodo- xa, la situacién es mas conocida y las novedades no resultan tan llamativas. Los libros de la Sagrada Escritura tienen el privilegio de resultar una fuente inagotable de lecturas y ahondamiento. Lo son para el fiel que al leerlos se pone piadosamente a la es- cucha de la Palabra de Dios. Esta lectura, bien guiada y encua- drada, puede animar impulsos renovadores de la propia vida religiosa o de proyecciones pastorales y misioneras. Mas de in- 16 La Biblia en el cristianismo antiguo mediato puede dar cauce a meditaciones que nutren una vida de oraci6n, entrando en esa dindmica bien conocida por la tradi- cion espiritual monastica de la lectio divina -meditatio, oratio y contemplatio-. Los libros santos para los creyentes son también una mina inagotable para quien los interroga desde muy distin- tas aproximaciones culturales y métodos de estudio. Un libro bi- blico no es nunca un terreno ya hollado por publicaciones ante- riores; puesto que, a través de las diversas generaciones y de los cambios culturales, sus comentarios se reiteran a la par que se renuevan. Vamos a dedicar slo una corta reflexi6n a un contraste en- tre las aproximaciones a la Escritura del tiempo de los Padres y las que han seguido al impacto de la Ilustracion del s. XVIII y los métodos positivos de los ss. XIX y XX. Exégesis hist6rico-critica y exégesis patristica Los Padres son testigos validos de la fe de la Iglesia en sus primeros tiempos formativos y cuando se logra el encuadre de Jas cuestiones fundamentales en torno a las principales verdades de fe, al excluir explicaciones del misterio que tergiversaban el dato de fe. En los primeros siglos su btisqueda de una compren- sion (parcial y limitada por supuesto) de las verdades de fe no re- sulta siempre acertada, pero contribuye, junto a las herejias que combaten, a la maduracién de las formulaciones de la fe de la Iglesia que son las grandes definiciones conciliares. Las inter- pretaciones biblicas y las explicaciones teolégicas de los Padres quedan englobadas en la expresion de su fe, pero no se confun- den con ella. Pueden exponer con grandes aciertos y con Ilama- tivos errores, lo mismo que cualquier exegeta y tedlogo catélico contemporaneo. Los Padres son primordialmente lectores religiosos de la Bi- blia, y en esto siguen siendo un incentivo y un ejemplo. Por eso mismo su atencién a las cuestiones histéricas, literarias, socio- culturales, cuando se da, suele ser marginal y puede resultar in- fundada. En cambio, la exégesis contempordanea ha tenido mu- chos motivos para concentrarse en esas cuestiones histéricas, literarias y socio-culturales, lo que ha podido ir a veces acompa- fiado de un desnivel en la atencién a la lectura propiamente re- ligiosa. Se explica: el hombre y su cultura son muy limitados. También la devocién tiene sus modas. Nuestra cultura es de es- Presentaci6n 17 pecialistas, que, atentos a su ciencia parcial, no encuentran facil el pasar al didlogo con otras. La Biblia es a la par Palabra de Dios y palabra humana. Dios no nos ha hablado a través de instrumentos inertes sino por medio de hombres (los hagiégrafos), que se expresaban con los recursos de su cardcter, su educacién, su cultura, su lengua y li- teratura, su situaci6n socio-cultural y su propia experiencia reli- giosa y simplemente humana. Como Palabra de Dios se procla- ma en la liturgia y se comenta en la predicacién. Siempre es valida una lectura religiosa, mientras se mantenga en el encua- dre de la fe de la Iglesia. Lecturas religiosas que ignoraban ese discernimiento son las que han dado origen a las sectas funda- mentalistas. El «fundamentalismo» es una caracteristica notoria de algunas sectas de origen norteamericano; pero también po- dria ser un resabio en la mentalidad de buenos catélicos que no estén informados de los avances y logros de los estudios biblicos de los uiltimos cien afios. Quien tenga que ejercer un magisterio en el pueblo de Dios no puede limitarse a una lectura religiosa subjetiva, ni tampoco a repetir a la letra las lecciones de los maestros del pasado. Esto ya se hizo cuando en la Alta Edad Me- dia (s. VI y siguientes) ya no se escribian nuevos comentarios sino que se editaban extractos (cadenas) de los exegetas anterio- res o fragmentos (florilegios) de las explicaciones de los tedlogos del pasado. Hoy contamos con més recursos que aquellos de que dispo- nfan los Padres para entender la Biblia mejor como palabra hu- mana. Tenemos un acceso mas amplio y preciso a Ja situacién de los hagidégrafos, a sus recursos literarios y su condicionamiento cultural, a su contexto socio-politico. Sabemos que comprender mejor la Biblia como lenguaje humano puede hacernos captar aspectos nuevos de esa riqueza siempre antigua y siempre nue- va que es la revelacion divina a través de la Escritura. Las ciencias historicas y filologicas tuvieron un gran desa- trollo desde el s. XIX. Desde entonces la exploracién de archivos y bibliotecas, las excavaciones arqueolégicas, descubrimientos inesperados, han enriquecido nuestra capacidad de comprender la situacion del hombre antiguo de un modo con el que no po- dian ni sofiar autores del s. IV. Se han abierto horizontes nuevos para las perspectivas bfblicas y patristicas desde que a mitad del s. XX tuvieron lugar los descubrimientos de la literatura de Qumran y la biblioteca copta de Nag Hammadi. Entre nosotros 18 La Biblia en el cristianismo antiguo ha progresado Iamativamente la atencién a la literatura del ju- daismo antiguo'. Todo esto explica la concentracién de los estu- diosos en las cuestiones hist6ricas, literarias, socio-culturales etc., y que para antiguas cuestiones cientificas no resulte ya va- lida la respuesta que pudieron dar estudiosos de los siglos anti- guos y haya respuestas nuevas’. Cuestién dogmatica es la inspiracién y canonicidad de la Sagrada Escritura. Cuestién literaria es la autoria y tiempo de composicion de uno u otro de sus libros. Se ha podido repetir du- rante mas de mil afios que Moisés habia escrito el Pentateuco. Hoy dfa solo fundamentalistas aferrados a la idea de que la cien- cia es contraria a la fe lo seguirdn sosteniendo. Es cierto que, como los primeros filélogos, historiadores, criticos literarios, que hicieron la observacién atinada de que el Pentateuco era una recopilacién de tradiciones diversas y de tiempos distintos, po- dian ser a la par racionalistas 0 acatélicos y sacaban conclusio- nes o hacfan aplicaciones en esa Ifnea, los eclesidsticos de fines del s. XIX pudieron incurrir en la temeridad que prohibe el pro- verbio inglés: «No hay que vaciar la palangana de agua sucia con el nifio dentro». Luego se fue reconociendo que habia muchos «nifios» en las palanganas de agua sucia de los criticos que pro- ponian hipdtesis novedosas. Ya se sabe que a una primera acti- tud de cautela prudencial, acaso excesiva (que se hacia notar en respuestas de la Pontificia Comisién Biblica a comienzos del s. XX), siguié la encfclica de Pio XII Divino afflante Spiritu en 1943, y con ello el reconocimiento de los géneros literarios en Ia Biblia y la legitimidad de la utilizaci6n de los métodos hist6rico-criti- cos. En la exégesis catélica hay un antes y un después de la en- ciclica de Pfo XII (y los posteriores documentos del Magisterio sobre exégesis biblica). Es posible que la prudencia, la cautela y prevencion, de las respuestas de la Comisién Biblica de comien- zos del s. XX hayan frenado un tanto el desarrollo plenamente cientifico de la exégesis catdlica de los primeros decenios de ese ' Junto a otras contribuciones aisladas hay que destacar la colecci6n «Bi- blioteca Midrasica» de la Editorial Verbo Divino. ? Sobre la luz que han aportado a nuestra comprensién de los textos ca- nénicos el mejor conocimiento de los recursos literarios antiguos, remitimos a los ce. V («La interpretacién de la Escritura en el judaismo») y VI («El recurso ala Escritura en el cristianismo») de nuestro libro: Origenes del cristianismo. El trasfondo judio del cristianismo primitivo, Plenitudo Temporis 3 (Salamanca: Universidad Pontificia *1996) pp. 153-210. Presentacién 19 siglo. Un exegeta protestante norteamericano, figura de primer orden en filologfa y arqueologia biblica, lo reconocia; pero apos- tillaba que ello habia librado a los exegetas catélicos de cambiar cada diez afios de postura radical, como habfa ocurrido con de- masiada frecuencia en la exégesis protestante alemana. Como muestra de desfase entre lo siempre repetido y los ha- Ilazgos criticos hemos puesto el ejemplo de la autoria mosaica del Pentateuco. Podemos también citar el libro de Daniel. Una lectura ingenua acompafiada de desconocimiento de la literatu- ra judia de los ss, III a.C. a IV d.C. hacia que los Padres del s. IV creyesen que era del tiempo de la cautividad de Babilonia. Sin embargo, ya el pagano Porfirio habia advertido que era de en torno al 167 a.C. La verdad (en este caso literaria) puede venir tanto de Agamenén como de su porquero. Hay quienes todavia se hacen problema de las atribuciones de los evangelios de Mt y Jn. Los métodos histérico-criticos han mostrado (no digo demostrado; los logros cientificos son siem- pre revisables) que los evangelios son el resultado de un largo proceso de elaboracién en el que pudieron intervenir tres gene- raciones: la del Jesus terreno, la de primeras comunidades cris- tianas (que fraguaron tras la evangelizacién de los testigos ocu- lares que se habian hecho servidores de la Palabra) y la de los redactores de cada evangelio. Le 1,2 nos dice que los «testigos oculares» se habian hecho «ministros de la Palabra». Es decir, predicadores, no cronistas. Los evangelios son predicaciones de y sobre Jestis, no «vidas» de Jests. Los evangelistas no habfan seguido a Jestis con video o grabadora. El tercer estadio es el de los evangelistas recopiladores y redactores de la tradicién ante- rior. Todos los dichos de Jestis de nuestros evangelios son igual- mente inspirados y canénicos; pero no todos son igualmente «auténticos», puesto que la ciencia puede tratar de situarlos en uno u otro de los estadios de composicién. Reciprocamente: aunque la ciencia dictaminara que algunos de los nuevos dichos de Jestis del Evangelio copto de Tomds pudieran ser «auténticos», no se podrian leer como «Palabra de Dios» en la celebracién li- targica. ¢Quién es el primero en conectar el evangelio segin Mateo con san Mateo, uno de los Doce? Papias, obispo de Hierdpolis, que publicé su obra (perdida) hacia el 130/140 y que, en uno de sus fragmentos conservados, nos dice que Mateo reunié los di- chos (de Jestis) en lengua hebrea y que cada uno los interpreté 20 La Biblia en el cristianismo antiguo como pudo. Eusebio de Cesarea, que nos transmite el fragmen- to pertinente (HE III 39,16), critica al autor diciendo que «tras- luce en su obra su escasa inteligencia»; porque no sélo recoge de él informes sobre los evangelistas, sino también un texto de es- catologfa milenarista. Papfas mismo dice que buscé informarse «de ofdas». Padres posteriores a Papfas pudieron recoger (e in- terpretar) su informe sobre los evangelistas. La ciencia antigua era muy tradicionalista. Lo dicho ya antes se repetia, si no apa- recfa nada evidente en contra. Que los Padres hayan seguido a Papias en este punto no tiene ningun valor doctrinal. San Justi- no y san Ireneo siguieron también el milenarismo de Papfas, doctrina escatolégica que la Iglesia posterior ha descartado. Sin embargo, es muy posible que los testimonios antiguos que pare- cen equivocados contengan elementos validos. La hipotesis de Q (coleccion de dichos), fuente comin (junto con Mc) de Mt y Lc, podria encajar con la de que los dichos coleccionados por san Mateo en arameo son los que luego los evangelistas redactores de Mt y Lc interpretaron como pudieron’. Habra que discernir en cada caso si el testimonio de los Pa- dres sobre cuestiones de critica literaria e histrica esta funda- do en datos reales, gracias a una documentacion a la que tuvie- ron directa o indirectamente acceso y que para nosotros se ha perdido, o son simplemente conjeturas. Pudieron también ellos avanzar hipotesis, con el mismo derecho que los exegetas actua- les. También son transmisores de noticias que circulaban en su tiempo, pero quizds ya afectadas por la misma fantasia creado- ra que desemboca en los Hechos Apocrifos de Apdstoles. No se puede negar que las explicaciones de los Padres, al menos, ti nen cierta solera y que cientfficos actuales de reconocido presti- gio son capaces de afirmar insignes tonterias. Se ha observado que muchas veces los Padres se han anticipado a «aciertos» mo- dernos. No es extrafio si tenemos en cuenta que estaban mas in- mersos que nosotros en la cultura general y aun en la especiali- zada de la época. Algunos disponfan de un sexto sentido exegético. En muchos casos hay que contar con los factores que pueden ayudar para entender al otro, como son una simpatfia humana, la conciencia de una misma adhesi6n de fe y la analo- gia de las situaciones vividas, la solidaridad en la confrontacion > Para abreviar, remitimos a nuestro artfculo: «La obra de Papfas y sus no- ticias sobre Mc y Mt», Salmant 41 (1994) pp. 181-212. Presentacion 21 de parecidos problemas y el sentido de pertenencia a una misma comunidad continuada a través de las generaciones. Sin ser una panacea, el amor ayuda a compartir y a comprender, y ha sido muchas veces una relacién de amor la que se ha mantenido en- tre el lector creyente y lo mediado por el texto sagrado. Es probable que a muchos lectores de hoy se les caigan de las manos las homilias y comentarios patristicos. En parte hay que achacarlo al empobrecimiento cultural comtin. Al que se queje de ello habr4 que preguntarle si es capaz de leer los clasi- cos literarios del s. XIX y de ahi para atrds. Es facil que uno lle- gue sin mayor dificultad a los del s. XVI, cuando nuestra lengua estaba en la flor de la madurez, pero ¢quién -salvo en programas de estudio- lee con fruicién al Canciller Ayala o el Poema del Cid? De Berceo se citan de ofdas un par de versos y basta. Los autores de la Antigiiedad grecorromana -salvo los grandes clasi- cos, cada vez menos leidos- nos resultan demasiado distantes por su expresi6n retorica con frecuencia recargada y por su con- texto vital, que nos queda remoto. Muchos de los grandes comentaristas cristianos han recu- trido sistematicamente a una lectura simbélica del texto. La interpretacién alegérica era un ingrediente de la cultura de la época. El texto servia de pretexto para aludir o recordar exposi- ciones doctrinales, morales, espirituales, pastorales. Mas que exégesis esos autores hacen eiségesis. «Introducen», pero lo que introducen merece la pena: se trata de contenidos doctrinales, amonestaciones morales, experiencias espirituales, vivencias pastorales. Eso si, de un determinado autor y de una época con- creta; pero el lector que se sepa vinculado a ellos por comunién de fe y continuidad de Iglesia podra sacar provecho religioso de ello. Como también interesara al erudito, con sentido del tiem- po histérico, que no considere ajeno a si nada humano. También hoy dia hay casos chocantes de recurso a una lectura subjetiva para introducir en los textos los intereses del exegeta 0 las preo- cupaciones de su grupo social o la estupidez de turno en lo poli- ticamente correcto. A su vez puede que, por ello mismo y como reflejo de nuestro tiempo, tengan su interés el dia de mariana. Orientaciones magisteriales La Constitucién dogmatica Dei Verbum, sobre la revelacién divina, del Concilio Ecuménico Vaticano II, ensefia que la Tradi- 22 La Biblia en el cristianismo antiguo cidn apostdlica, la comprensién de las palabras e instituciones transmitidas, va creciendo en la Iglesia con la ayuda del Espiri- tu Santo. Las palabras de los Santos Padres atestiguan la pre- sencia viva de esta Tradici6n, cuyas riquezas van pasando a la practica y a la vida de la Iglesia que cree y ora. La misma Tradi- cién da a conocer a la Iglesia el canon de los libros sagrados y hace que los comprenda cada vez mejor y los mantenga siempre activos (DV 8). La Tradicién y la Escritura constituyen el depé- sito sagrado de Ja Palabra de Dios confiado a la Iglesia. El oficio de interpretar auténticamente la Palabra de Dios, oral 0 escrita, ha sido encomendado sdlo al Magisterio vivo de la Iglesia, que no esté por encima de la Palabra de Dios sino a su servicio. Tra- dicién, Escritura y Magisterio de la Iglesia estan unidos y liga- dos, de modo que ninguno puede subsistir sin los otros (DV 10). La Iglesia lee el AT a la luz del acontecimiento pascual -la muerte y resurrecci6n de Jesucristo-, que aporta una radical no- vedad y da un sentido decisivo y definitivo a las Escrituras (DV 16). Ha considerado siempre como suprema norma de su fe la Escritura unida a la Tradicién; por tanto, toda la predicacién de la Iglesia, como toda la religion cristiana, se ha de alimentar y regir con la Sagrada Escritura (DV 21). La Iglesia procura com- prender cada vez mas profundamente la Escritura, por eso fo- menta el estudio de los Padres de la Iglesia, orientales y occi- dentales, y el estudio de la liturgia. Los exegetas catélicos y los demas tedlogos han de trabajar de comun esfuerzo y bajo la vi- gilancia del Magisterio para investigar con medios oportunos la Escritura y para explicarla, de modo que se multipliquen los mi- nistros de la palabra capaces de ofrecer al Pueblo de Dios el ali- mento de la Escritura (DV 23). El documento de la Pontificia Comision Biblica sobre La in- terpretacion de la Biblia en la Iglesia (1993) recuerda que la pru- dencia pastoral de la Iglesia ha respondido durante largo tiem- po con reticencia a la pregunta sobre en qué medida los métodos cientificos para el estudio de textos antiguos son apropiados para la interpretacién de la Sagrada Escritura, porque con fre- cuencia se encontraban ligados a opciones contrarias a la fe cris- tiana. Pero se ha producido una evoluci6n positiva marcada por toda una serie de documentos desde la enciclica Providentissi- mus de Le6n XIII (1893), la Divino afflante Spiritu de Pio XII (1943), la declaracién de la Comisién Biblica Sancta Mater Ec- clesia (1964) y, sobre todo la Constitucién dogmatica Dei Verbum Presentaci6n 23 del Vaticano II. Entre las nuevas aproximaciones, el documento nota el acercamiento canénico, que interpreta cada texto biblico a la luz del canon de las Escrituras: la Biblia en cuanto recibida como norma de fe para una comunidad de creyentes, que es efectivamente el contexto adecuado para la interpretacién de los textos canénicos. Destaca también el recurso a las tradiciones ju- dias de interpretacion, ya que el judafsmo ha sido el medio de ori- gen del NT y de la Iglesia naciente. Desde siempre, los mejores exegetas cristianos, a partir de Origenes y san Jeronimo, han procurado sacar provecho de la erudicién biblica judia. Nume- rosos exegetas modernos siguen este ejemplo. La exégesis antigua, que evidentemente no podia tomar en consideracién las exigencias cientificas modernas, atribufa a todo el texto de la Escritura diferentes niveles de sentido. La dis- tincién mas corriente se establecfa entre el sentido literal y el sentido espiritual. En reaccién contra esta multiplicidad de sen- tidos, la exégesis hist6rico-critica ha adoptado la tesis de la uni- dad de sentido; pero esta tesis choca ahora con las conclusiones de las ciencias del lenguaje y de las hermenéuticas filoséficas, que afirman la polisemia en los textos escritos. E] sentido literal es el que ha sido expresado directamente por los autores humanos inspirados. En general es tinico, pero no se trata de un principio absoluto, pues el autor humano pue- de querer referirse al mismo tiempo a varios niveles de la reali- dad (caso corriente en poesia) y la inspiracion divina puede guiar la expresién con el fin de producir una ambivalencia. El sentido espiritual es el sentido expresado por los textos biblicos cuando se los lee bajo la influencia del Espiritu Santo en el con- texto del misterio pascual de Cristo y la vida nueva que proviene de él. Los exegetas antiguos se esforzaban por encontrar un sen- tido espiritual en los menores detalles de los textos biblicos. La exégesis moderna no puede considerar este tipo de intentos como interpretacién valida, no obstante cual haya podido ser en el pasado su utilidad pastoral. La exégesis catélica no procura distinguirse por un método cientifico particular. Lo que la caracteriza es que sittia conscien- temente en la tradicién viva de la Iglesia. Los autores del NT han releido el AT a la luz de los acontecimientos de la Pascua. La in- terpretacién de la Escritura se debe hacer en el seno de la Igle- sia en su pluralidad y su unidad y en la tradi 24 La Biblia en el cristianismo antiguo Los Padres de la Iglesia, que tienen un papel particular en el proceso de formacién del canon, tienen un papel fundador en re- Jacion con la tradicion viva, que acompafia y gufa la lectura y la interpretacion que la Iglesia hace de las Escrituras. La contribu- cién particular de la exégesis patristica ha sido haber sacado del conjunto de la Escritura las orientaciones de base que han dado forma a la tradicion doctrinal de la Iglesia, y ha proporcionado una rica ensefianza teologica para la instruccién y alimentacién espiritual de los fieles. Los Padres consideran la Biblia ante todo como el Libro de Dios, obra Gnica de un Gnico autor. Su tipo de acercamiento no concede sino ligera atencién al desarrollo his- torico de la revelacién. Salvo algunos exegetas de la Escuela an- tioquena, se sienten autorizados a tomar una frase fuera de con- texto para ver allf una verdad revelada por Dios. Practican de modo mas o menos frecuente el método alegérico para disipar el esc4ndalo que podrian sentir algunos cristianos y los adversarios paganos del cristianismo frente a tal 0 cual pasaje de la Biblia, pero la literalidad e historicidad de los textos son raramente anu- lados. La interpretacién alegorica de las Escrituras que caracte- riza la exégesis patristica puede desorientar al hombre moderno, pero los Padres ensefian a leer teolégicamente la Biblia en el seno de una tradicién viva, con un auténtico espiritu cristiano. La Instruccién sobre el estudio de los Padres de la Iglesia (IEP), publicada por la Congregacion para la Educacion Catdli- ca (1989) sefiala que los Padres son testigos privilegiados de la Tradicién viva de la Iglesia, testigos y garantes de una auténtica Tradicién catdélica (IEP 23), que, desde los comienzos del cris- tianismo, contintia a través de los siglos hasta nuestros dias. Una tradicién viva que demuestra la unidad en la diversidad y conti- nuidad en el progreso. Esto se ve en la pluralidad de familias li- turgicas, tradiciones exegético-teoldgicas, espirituales y discipli- nares, radicadas todas en el fundamento firme e inmutable de la fe (IEP 21). Los Padres son los que delinearon las primeras es- tructuras fundamentales de la Iglesia, junto con contenidos doc- trinales y pastorales, que permanecen vdlidos para todos los tiempos (JEP 18). Sus escritos ofrecen una riqueza apostdlica que los hace grandes maestros de la Iglesia de ayer y de hoy (EP 17). Fueron ellos los exponentes de la recepcién de los libros bi- blicos, los que fijaron el canon de las Sagradas Escrituras y los que precisaron las profesiones bdsicas de la fe (regulae fidei). Son también los que pusieron las bases de la disciplina canéni- ca (traditiones patrum, statuta patrum) y crearon las formas de Presentaci6n 25 la liturgia que permanecen como punto de referencia obligato- rio para todas las reformas posteriores. Han sido los autores de la primera catequesis cristiana (JEP 20). La teologia cristiana nacié de la actividad exegética de los Padres in medio Ecclesiae (IEP 27). La importancia que los Pa- dres tienen para la teologia y, en modo particular, para la com- prensién de la Sagrada Escritura queda muy clara en una serie de declaraciones de la Constitucién Dei Verbum sobre el valor y papel de la Tradicién (IEP 14). Los impulsos dados por el Vati- cano II y por la Congregacién para la Educacién Catélica (IEP 15) han sido acentuados en los ultimos decenios en diversas oca- siones por Pablo VI y Juan Pablo II (/EP 16). Es el mismo Dios quien actua en toda la historia de salvaci6n y la Iglesia es el mis- mo Pueblo de Dios en marcha, que vive del acontecimiento de Cristo y de los dones del Espiritu experimentados de continuo a lo largo de los siglos. Por ello no pueden desconocerse, como si fueran s6lo interés de anticuarios, ni la intensa vivencia de las virtudes teologales, carné de identidad del cristiano, por parte de los Padres, ni los inmensos esfuerzos de generaciones pasadas, movidas por el amor cristiano (JEP 46), por transmitir la fe y dar razon de nuestra esperanza (IEP 30). Es precisamente en la épo- ca de los Padres cuando la Iglesia va descubriendo las pautas de- cisivas para una comprensién de los misterios de que vive. Esta a la busqueda de una explicacién que no quiebre su fidelidad al mensaje revelado. La discusién de los primeros siglos ha sido precisamente la que ha deslindado los elementos basicos de la comprensi6n catélica de las verdades primarias de la fe. Quedé incentivada muchas veces por lo que se fue descubriendo como desviacion herética. Si bien tal herejia pudo ser el primer plan- teamiento intelectual a fondo sobre lo antes crefdo y vivido sin detenida reflexién. En tiempo de los Padres se podia estar a la escucha de la Pa- labra de Dios con una plena dedicacién de la que quedamos le- jos hoy dia, a poco que cedamos al acoso de los medios de co- municacién social. Sin embargo, su modo de comprender la Escritura ha podido parecer simplista a los exegetas familiariza- dos con los logros de la exégesis hist6rico-critica. La Biblia es Palabra de Dios que nos habla mediante palabras humanas. Los Padres han subrayado la comprension de la Escritura como Pa- labra de Dios. Dan ejemplo de gran humildad frente al misterio de Dios contenido en las Escrituras (JEP 38). 26 La Biblia en el cristianismo antiguo Si no hay que caer en «fundamentalismos» biblicos, menos atm en «fundamentalismos» patristicos (EP 55). Una parte del trabajo exegético de los Padres puede considerarse caduco (IEP 26). Con todo, hay muchas ocasiones en que, en lo que parece interpretacién arbitraria, el exegeta antiguo ha recibido el in- centivo para dar expresi6n a su vivencia de las virtudes teologa- les, su vida liturgica (EP 44), sus explicaciones dogmaticas, sus lecciones morales, sus inquietudes pastorales (JEP 45) y sus hon- das experiencias de espiritualidad cristiana. Los Padres buscan abarcar la totalidad del misterio cristiano, siguiendo el movi- miento fundamental de la revelacién y de la economia divina de salvacion (JEP 27). Por ello seria de desear que la exégesis de los Padres, vista no como antagénica sino como complementaria de la historico-critica, nos abra mas los ojos a otras dimensiones de la exégesis espiritual y de la hermenéutica, enriqueciéndola de intuiciones profundamente teolégicas (EP 9). Son muchas ve- ces especialistas de la vida espiritual, que comunican lo que han visto y gustado en su contemplacion (JEP 39). El ejemplo de los Padres puede ensefiar a los exegetas actuales un acercamiento verdaderamente religioso a la Sagrada Escritura y una interpre- tacién que se atenga al criterio de comunién con la experiencia de la Iglesia, en su camino a través de la historia guiada por el Espiritu Santo [EP 26 y 56). Bibliografia La literatura para cada una de las tres partes es inabarca- ble. No hemos pretendido dar una seleccién porque su utilidad para los presuntos interesados depende de factores tan variados como son la posibilidad de acceso a bibliotecas especializadas 0 el manejo de las lenguas. La que citamos en cada capitulo co- rresponde exclusivamente a los libros 0 articulos utilizados para su composicién. Sf queremos remitir a los subsidios bibliograficos que nos parecen mas corrientes y utiles: Para la exégesis patristica: P. Norber SJ, Elenchus bibliographicus biblicus. Vol. 49 1968 (Roma: Biblical Institute Press 1969) y ss. Antes se publicaba como anejo de la revista Biblica, El vol. 60 (1969) es pu- blicacién conjunta con R. North SJ y los siguientes son de R. North. Desde 1985 (Roma 1988) se titula Elenchus of Biblica. A partir del vo- lumen dedicado a 1996 (Roma 2000) se ha hecho cargo de esa tarea R. Althmann. El c. XX 0 XI de este elenco bibliografico: «Historia Scien- Presentacién 27 tiae Biblicae», menciona publicaciones que corresponden a exégesis patristica. W. Schnneemelcher, Bibliographia Patristica I (1956), con un equi- po internacional de colaboradores, publicé este repertorio hasta que le sucedio en la tarea K. Schaferdiek. El ultimo volumen publicado fue el XXXII-XXXV 1988-1990 (Berlin: Walter de Gruyter 1997). Por dificul- tades financieras ha cesado la publicacién. El que esto escribe, dado el retraso con que se publicaban los voltimenes anuales, se animé a ade- lantar su contribuci6n personal a ese repertorio en boletines de la re- vista Salmanticensis, cada dos afos. Prosigue esta tarea y el ultimo apa- recido ha sido: «Bibliografia Patristica hispano-luso-americana, XI (1997-1998)», Salmant 47 (2000) 85-147. La distribucién es la misma de los volamenes: II 2. Apocrypha; VII. Gnostica; VII. Exegesis Patrum. D.M. Scholer, Nag Hammadi Bibliography 1948-1964. NHSt 1 (Lei- den: E.J. Brill 1971) y Nag Hammadi Bibliography 1970-1994, NHMS 32 (Leiden 1997), ha reunido en estos dos voltimenes los boletines biblio- graficos que venfa publicando en la revista Novum Testamentum (Lei- den: E.J. Brill) y que corresponden a esos afios. Prosigue con esta tarea y hasta la fecha el ultimo aparecido es «Bibliographia Gnostica». Sup- plementum 1/4, NT 43 (2001) 39-88. Este repertorio no se cifie a Jos do- cumentos de Nag Hammadi, sino que abarca al gnosticismo en gene- ral. Para concluir, junto con la expresién de nuestro agradeci- miento a todos los que han contribuido a que este libro haya Ile- gado a su término, queremos dedicarlo a la Facultad de Teologia de la Universidad Pontificia de Salamanca. Ramon Trevijano Etcheverria Salamanca, Festividad de San José de 2001 Parte primera EXEGESIS PRENICENA Capitulo I LA BIBLIA JUDEOCRISTIANA ESTUDIOS A. del Agua Pérez, «Aproximacién al relato de los evangelios des- de el midrds /derds», EBib 45 (1987) 257-284; K. Aland, «Das Neue Tes- tament in der friihen Kirche», en: Neutestamentliche Entwiirfe. ThB NT 63 (Munich 1979) 9-25; G. Aranda Pérez - F. Garcia Martinez - M. Pé- rez Fernandez, Literatura judta intertestamentaria. IEB 9 (Estella 199% A.M. Artola - J.M. Sanchez Caro, Biblia y Palabra de Dios. 1EB 2 (Este- Ila 1990); L.W. Barnard, «St. Stephen and Early Alexandrian Christia- nity», en: Studies in the Apostolic Fathers and their Background (Oxford 1966) 57-72; J.B. Bauer, «Aspekte des Kanonproblems», en: Studien zu Bibeltext und Véterexegese. SBAB 23 (Stuttgart 1997) 9-29; K. Beysch- lag, Clemens Romanus und der Friihkatholizismus. Untersuchungen zu I Clemens 1-7. BHTh 35 (Tubinga 1966); G. Brunner, Die theologische Mitte des Ersten Klemensbriefes. Ein Beitrag zur Hermeneutik friihchris- dicher Texte. FTS 11 (Francfort/M. 1972); M. Delcor - F, Garcia Marti- nez, Introduccion a la literatura esenia de Qumran (Madrid 1982); D. Di- mant, «Apocrypha and Pseudepigrapha at Qumran», DSD 1 (1994) 151-159; J.A. Draper, «Torah and Troublesome Apostles in the Didache Community», NT 33 (1991) 347-372; J. Dupont, «utilisation apologé- tique de l'Ancien Testament dans les discours des Actes», en: Etudes sur les Actes des Apétres. LD 45 (Paris 1967) 245-282; C.A. Evans, «Obdu- racy and the Lord’s Servant: Some Observations on the Use of the Old Testament in the Fourth Gospel», en: Early Jewish and Christian Exege- sis. Studies in Memory of W.H. Brownlee. Ed. by C.A. Evans - W.F. Sti- nespring (Atlanta, GA. 1987) 221-236; E.D. Freed, Old Testament Quo- tations in the Gospel of John. SpNT 11 (Leiden 1965); F. Garcia Martinez, Textos de Qumrdn (Madrid 1992); A. Gonzalez Lamadrid, Los descubrimientos del Mar Muerto. Balance de 25 arios de hallazgos y estu- dio. BAC 317 (Madrid 1971); M.D. Goulder, Midrash and Lection in Matthew. The Speaker's Lectures in Biblical Studies 1969-1971 (Lon- dres 1974); M. Gourgues, «Halakah et Haggadah chrétiennes. Les indi- . 32 Exégesis prenicena cations de Mare 2,23-28 et paralléles (les épis arrachés) sur le “sens chrétien de I'Ancien Testament”», en: La Vie de la Parole. De l'Ancien au Nouveau Testament. Etudes d’exégése et d’herméneutique bibliques offer- tes a P. Grelot (Paris 1987) 195-209; R.H. Gundry, The Use of the Old Tes- tament in St. Matthew's Gospel with Special Reference to the Messianic Hope. SpNT 18 (Leiden 1967); D.A. Hagner, The use of the Old and New Testament in Clement of Rome. SpNT 34 (Leiden 1973); A. von Harnack, Marcion. Das Evangelium von fremden Gott. TU 45 (Leipzig 1924); J.C. Inostroza, Moisés ¢ Israel en el desierto. El midrds paulino de 1Cor 10,1- 13. Plenitudo Temporis, 6 (Salamanca 2000); J.S. Kloppenborg, «The Transformation of Moral Exhortation in Didache 1-5», en: C.N. Jefford (ed.), The Didache in Context. Essays in Its Text, History and Transmis- sion. SpNT 77 (Leiden 1995) 88-109; J. Liébaert, Les enseignements mo- raux des Peres Apostoliques (Gembloux 1970); B. Maggioni, «La conce- zione della Chiesa in S. Clemente Romano», StPat 13 (1966) 3-27; B. de Margerie, Introduction 4 Uhistoire de V'exégese. I. Les Péres grecs et orien- taux (Parts 1980); J.P. Meier, Law and History in Matthew's Gospel. A Re- dactional Study of Mt. 5: 17-48. AnBibl 71 (Roma 1976); D. Monshou- wer, «The Reading of the Prophet in the Synagogue at Nazareth», Biblica 72 (1991) 90-99; S. Mufioz Iglesias, «E] procedimiento literario del anuncio previo en la Biblia», EBib 42 (1984) 21-70; D. Mufioz Leén, «Deras neotestamentario y deras intertestamentario», en: Salvacidn en la Palabra. Targum * Derash * Berith. En memoria del prof. A. Diez Ma- cho. Ed. por D. Muiioz Leon (Madrid 1986) 657-676; E.H. Pagels, The Gnostic Paul. Gnostic Exegesis of the Pauline Letters (Filadeltia 1975); M. Pérez Fernandez, «Lectura del Antiguo Testamento desde el Nuevo Testamento. Estudio sobre las citas biblicas atribuidas a Jestis en el evangelio de Marcos», EBib 47 (1989) 449-474; P. Prigent, LEpitre de Barnabé I-XVI et ses sources. EB (Paris 1961); A. Rodriguez Carmona, «Tradicion targumica y tradicion evangelica», EBib 48 (1990) 335-349; ‘A. Sand, Das Gesetz und die Propheten. Untersuchungen zur Theologie des Evangeliums nach Matthdus. BiblUnt 11 (Ratisbona 1974); J.T. San- ders, «The Prophetic Use of the Scriptures in Luke-Acts», en: Early Je- wish and Christian Exegesis. Studies in Memory of W.H. Brownlee. Ed. by C.A. Evans - WF. Stinespring (Atlanta, GA. 1987) 191-198; R. Stark, The Rise of Christianity. A Sociologist Reconsiders History (Princeton, Nueva Jersey 1996); K. Stendahl, The School of St. Matthew and its Use of the Old Testament. Acta Seminarii Neotestamentici Upsaliensis, 20 (Lund #1968); A. Stuiber, «“Das ganze Joch des Herrn” (Didache 6,2-3)», en: Studia Patristica IV. TU 79 (Berlin 1961) 323-329; A. Suhl, Die Funk- tion der alttestamentliche Zitate und Anspielungen im Markusevangelium (Gittersloh 1965); J.R. Sumney, «Those Who “Ignorantly Deny Him”: The Opponents of Ignatius of Antioch», JECS 1 (1993) 345-365; R. Tre- vijano, Comienzo del Evangelio. Estudio sobre el prélogo de san Marcos. Publicaciones de la Facultad de Teologfa del Norte de Espafia. Sede de Burgos, 26 (Burgos 1971); «La idoneidad del Apéstol (2 Cor 2,14-4,6)», La Biblia judeocristiana 33 Salmant 37 (1990) 149-175; Origenes del cristianismo. El trasfondo judio del cristianismo primitivo. Plenitudo Temporis, 3 (Salamanca 71996); W. Trilling, Das Wahre Israel. Studien zur Theologie des Matthius-Fvange- liums. StANT 10 (Munich '1964); M. Wilcox, «Text form», en: It is Writ- ten: Scripture Citing Scripture. Essays in Honour of B. Lindars. Ed. by D.A. Carson - H.G.M. Williamson (Cambridge 1988) 193-204 1, FORMACION Y RECEPCION En el origen de las tradiciones sacras, que desembocan en los libros santos, hay unos acontecimientos fundantes en los que el Dios de los Padres interviene revelandose. Estos hechos pro- vocan los actos de fe, que dan ser al pueblo de Dios, y se expre- san en respuestas que son profesiones de fe y actos de sumision al querer de Dios, que toma la forma de ley y se narra en una his- toria. Al continuar las intervenciones divinas, la respuesta de fe se reitera, se amplian los relatos y las confesiones se van dife- renciando en géneros literarios distintos, que van del ordculo de revelacion hasta la reflexion sapiencial'. La colecci6n de los libros sagrados Los antiguos habitantes del reino de Juda mantuvieron su identidad religiosa y nacional durante la crisis de la deportacién y el exilio gracias a su fe monoteista, apoyada en sus tradiciones sacras, y una serie de practicas distintivas como la circuncisién, la guarda del sbado y las prescripciones alimenticias. Lejos de su solar patrio, sin instituciones politicas propias y privados de su culto tradicional, los antiguos hebreos fraguaron su identidad como judios. El regreso parcial y la modesta restauracion en Je- rusalén y su entorno bajo el dominio persa consolidaron esa identidad en el marco de una comunidad teocratica, cultual y nacional. El proceso de recopilacién de las tradiciones sacras habia comenzado ya en los santuarios de los dos reinos de Juda e Is- rael y debié de ser tarea destacada de los sacerdotes y escribas exilados, privados de sus anteriores funciones cultuales y admi- nistrativas. Los que no regresaron a Judea y quedaron en Babi- lonia hicieron una contribuci6n decisiva, como lo muestra la re- forma de Esdras (Cf. Esd 7-8; Neh 8-9). ‘CE. Artola, IEB 2 (Estella 1990) pp. 160-161 34 Exégesis prenicena recopilacién de las tradiciones mas antiguas se han ido eas eleeninas de la historia anterior (1-2 Re, 1-2 Cr), resefias de historia reciente (Esd y Neh) y otros relatos breves. La tradicion profética mantiene vivo el mensaje de profetas es- critores de la época de los reyes (ls, Jer, etc.) y del exilio ¢ ze integra los oraculos de profetas anonimos (Segundo y Tercer Is). A éstos se afiaden los de otros profetas del periodo mas reciente (Ag) hasta que cesa la funcién profética en las formas tradicio- nalmente reconocidas. Durante la época helenistica cobra nuevo impulso la tradi- cion sapiencial que da cauce a su creatividad en una serie de bros (Prov 1-9; Ecl; Eclo). Los libros de la Ley y los otros escri- tos se conservan en el Templo y se leen y estudian en centros sacerdotales y escribales. Sobre ellos se apoya y a ellos se remi- te la vida religiosa del pueblo judio. Cuando el monarca ae da pretenda forzar la plena helenizacion de sus stibditos judios con un programa sincretista, uno de su primeros objetivos sera el destruir los libros sagrados del judafsmo. La persecucién violenta, intensa pero breve, no logré aca- bar con los documentos de la memoria histérica de Israel. Los objetivos de Antioco IV Epifanes quedaron frustrados por la si vuelta macabea y el triunfo de los hasmoneos. Mientras se i a consiguiendo la libertad religiosa, Ja autonomia y la plena inde- pendencia politica, Jos judios piadosos se ocuparon de recuperar y seguir editando los libros sagrados. Cuando hacia el 135 a.C. el nieto del Sirdcida traduce al griego la obra de su abuelo (Eclo), alude a esa colecci6n en su Prologo al distinguir entre la Ley, los Profetas y los Escritos ae les siguieron (0 los otros escritos de los antepasados). Esta c a sificacién de los libros sagrados mantiene su actualidad en el judaismo posterior. La referencia a los otros escritos pudo aH reemplazada por la del libro que los encabezaba y que era ¢ mas usado: el Salterio. Le 24,44-45 pone en boca de Jesus una referencia a las Escrituras con esta triple clasificacion: la ley de Moisés, los profetas y los salmos. La valoracion de estos escritos Como documentos de la revelacién y de los tratos de Dios con su pueblo, estos libros eran a la par santos y normativos. En La Biblia judeocristiana 35 este doble sentido constitufan un canon. También lo acabarfan siendo en un tercer sentido: el de una delimitacion. En primer lugar, la revelacién divina quedaba expresada en los libros de Moisés. Este conjunto de relatos, adoctrinamientos y reglas constitufan la revelaci6n o instruccién divina por anto- nomasia: la Torah. Su comprensién como Ley pone el acento unilateralmente sobre uno de estos aspectos. En el reconoci- miento de esta Tord estaban de acuerdo todos los grupos en que se distribufa el judaismo pluralista del s. I. El término «Tord» podfa aplicarse también al resto de los escritos en los que continuaba la historia de las gestas de Dios con el pueblo escogido. Mas que a la crénica de jueces y reyes se atendia a la intervencién de profetas como Samuel, el mismo David, Natan, Elias y Eliseo. Por eso y desde el de Josué, los li- bros histéricos quedaron bajo la denominacién de «Profetas an- teriores». Los libros de profetas escritores se englobaron bajo la de «Profetas posteriores». Los libros sapienciales, en general, simplemente como «escritos» 0 «hagidgrafos». La valoracién de todos estos escritos quedaba en un segun- do plano respecto al Pentateuco y se discutia su mismo cardcter de libros santos. Lo reconocfan los fariseos, lo discutian los sa- duceos y lo negaban los samaritanos. Por lo que sabemos del culto sinagogal en el s. I, la lectura de la Ley tenia una clara pre- cedencia sobre la lectura de los profetas y los otros escritos. La amplitud de este canon En las comunidades de la Diaspora de lengua griega se ha- bia difundido la traducci6n alejandrina denominada de los LXX. Aparte de los aspectos seménticos e interpretativos de esta tra- ducci6n, hay que notar que no se habia cerrado la lista de libros sagrados. Se fueron afiadiendo algunas composiciones recientes y en lengua griega. Mas adelante, los rabinos palestinos harian un criterio de discernimiento de la composicion en hebreo, pero esta restriccién llegarfa tarde para las comunidades cristianas desarrolladas a partir del judafsmo helenistico. E] catdlogo de libros santos en hebreo estaba practicamen- te delimitado en el perfodo final del Segundo Templo. La falta de una autoridad magisterial bien definida prolongaba la discusién sobre algunos libros. Hacia fines del s. I d.C. todavia se discute 36 Exégesis prenicena en la academia rabinica de Jamnia la inclusion o no de libros como el Cantar, Daniel y Ester. Al parecer, los sectarios de Qum- ran no contaban en su biblioteca con un solo ejemplar del libro de Ester’. La primera lista, que cuenta 22 libros, nos la presenta Jose- fo (Contra Apionem 1 8) hacia el 95 d.C. El Apocalipsis de Esdras (IV Esd) cuenta 24. Por el contrario, la comunidad de Qumran no limitaba la revelaci6n divina a los tres grupos de escritos mencionados por el prélogo griego del Siracida: Ley, Profetas y Escritos. Tanto esta comunidad como primitivas comunidades cris- tianas? utilizan libros externos a esos catalogos. En los manus- critos de Qumran hay obras mAs o menos fragmentarias antes desconocidas y restos de originales hebreos 0 versiones arameas de deuterocandnicos 0 pseudoepigrafos antes sdlo conocidos en traducciones (p.e. 1 Henoc y Jubileos). Una de las caracteristicas mas obvias de esta literatura es el predominio de modelos bibli- cos. Son «reescrituras» de relatos biblicos. Sus autores buscan a veces investir su texto de autoridad divina reescribiendo los tex- tos como afirmaciones de Dios (//QTemplo) o de sus emisarios, tanto angélicos (como es el caso en Jubileos) como humanos: Moisés (4QPseudo-Moisés) 0 David (1/QPsalmi)*. Los circulos apocalfpticos tenian un canon extensivo, mien- tras que saduceos y samaritanos uno restrictivo, reducido a la Tord en su sentido limitado. Los fariseos y los escribas que vin- culaban la devocién a la Tora con una orientaci6n escatolégica mantenjan una via media al reconocer los tres grupos de escritos del nieto del Sirdcida. Otra cuestion es si la amplitud de los LXX nos remite a un canon mas amplio del judaismo helenistico. En el NT Cristo y los apéstoles citan casi de toda la Biblia hebrea y también se encuentran alusiones a los Ilamados deuterocanéni- cos, tal como estan en los LXX. Con ello queda basicamente san- 2 Bn las cuevas se han encontrado unos 200 manuscritos biblicos y de ellos unos 100 en 4Q. Corresponden a todos los libros de la Biblia hebrea, con excepcién de Ester. Con ellos retrocedemos entre diez y doce siglos con relacién al cédice mas antiguo del AT conocido hasta 1946. Cf. Gonzalez Lamadrid (Ma- drid 1971) pp. 230-231; Delcor - Garcia Martinez (Madrid 1982) p. 23. Para una lista de los textos biblicos y de los no biblicos encontrados en cada una de las ‘once cuevas, cf. Garcfa Martinez (Madrid 1992) pp. 481-518. “CE Le 11,49; 1 Cor 2,9; Sant 4,5; Jds 9,14. “CE Dimant, DSD 1994, pp. 151-159. La Biblia judeocristiana 37 cionado lo que de los libros del AT se cita en los escritos de los Iamados Padres Apostélicos y posteriores y lo sefialado en las lis- tas de libros canénicos del s. IV*. El subrayado de su origen divino Los judfos del s. I de nuestra era ignoraban casi todo sobre el lento y complejo proceso de recopilacion de la tradicién his- torica, los ordculos proféticos y los escritos sapienciales, que la ciencia moderna ha tratado de reconstruir con hipétesis verosi- miles 0 probables y cuya coherencia y uso muy asentado parece proporcionarles un colorido de certidumbre. Leian los libros como documentos fundamentales de su vida religiosa. La critica literaria no entraba en el Ambito de sus preocupaciones intelec- tuales ni de su preparacién cultural. Lo importante era que esos libros transmitian las revelaciones divinas, las reflexionaban y predicaban. Lo fundamental era que, en ultima instancia, y por qué no en la primera?, su origen estaba en Dios. Dios era quien habia hablado por boca de los profetas y Dios era el autor prin- cipal de los libros sagrados, que se habfa servido de los hagid- grafos como instrumento. No faltaba un cierto interés por los autores humanos. Se entendfa que los profetas 0 sus discfpulos eran los escritores de los oraculos transmitidos. Se sabfa de nombres, y a veces tam- bién de la biografia de algunos de estos autores. Profetas como Isaias, Jeremfas, Ezequiel eran apreciados como los autores hu- manos de los libros que protagonizaban. Como el protagonista de los libros de la Ley, a partir del se- gundo, era claramente Moisés, se lleg6 a la deduccion de que este mismo era el autor literario del Pentateuco. Moisés no s6lo habia sido el transmisor de las tablas de la Ley sino el redactor de to- dos los libros en que se precisan las circunstancias de su entrega, las exigencias de su cumplimiento y los avatares de su recepcién. Quedaba por aclarar a quién se deb{a el relato de la prehistoria mosaica, desde la creacién hasta la instalacién en Egipto. Se cumplio el adagio: «a quien tiene se le dara atin mas». Otro pro- blema lo constitufa la explicacién de los relatos o referencias a la muerte del mismo Moisés*. Hubo quienes pensaron que esto lo ° Cf, Bauer (Stuttgart 1997) pp. 21-23. "CE. Dt 34,1-8. 38. Exégesis prenicena habria escrito su sucesor, Josué; pero no faltaron quienes lo atri- buyeron a anticipaci6n profética del mismo Moisés’. E] subrayado del origen divino y la reduccién a un segundo plano del autor humano tenia que pesar fuertemente en la lec- tura e interpretaci6n de los textos. Si Dios era sin mas el autor, podia darse la fuerza de una aseveracién divina a una sentencia aislada del contexto. Si el Dios infinito se revela a través de la li- mitacion de la palabra humana, tal palabra podfa quedar carga- da de miltiples sentidos, detectables por quien dispusiese de la jluminacion necesaria para descubrirlos. Las tradiciones cristianas hacen menci6n genérica o parti- cular de los autores humanos, que a veces combinan o alternan con las referencias al autor divino. Recogemos muestras signifi- cativas de Mateo. Dios mismo es quien habla en Ex 3,6 (Mt 22,31-32). Mt 1,22-23 remite a lo dicho por el Sefior mediante el profeta (Is 7,14) y vuelve a hacerlo en 2,15; esta vez con cita de Os 11,1. Otras veces es simplemente lo dicho mediante el profe- ta (Is 62,11/Zac 9,9 en Mt 21,4-5). En Mt 2,5-6 los escribas argu- mentan con lo escrito por medio del profeta (Miq 5,1.3). La ex- presion «lo dicho por el profeta» puede introducir una cita del salterio (Sal 78,2 en Mt 13,35). La cita de Jer 31,15 en Mt 2,18 es introducida con mencién explicita del profeta Jeremias en 2,17. El profeta Isaias es el mas frecuentemente mencionado en las in- troducciones a las citas de Is 40,3 (Mt 3,3), Is 8,23-9,1 (Mt 4,14- 16), Is 53,4 (Mt 8,17), Is 42,1-4.9 (ML 12,17-21), Is 6,9s (Mt 13,14- 15), Is 29,13 (Mt 15,7-9). Seguin argumento en labios del mismo Jestis, David es quien habla en el Sal 110,1 (Mt 22,43-44). El evangelista presenta a unos saduceos planteando una cuestién a Jestis desde lo dicho por Moisés (Dt 25,5 y Gen 38,8 en Mt 22,24). Otras veces la cita es simplemente de lo que «esta escrito» ~y esto vale tanto para versiculos de un salmo (Sal 91,11s en Mt 4,6) como para los mandamientos de Dt 6,13 (Mt 4,10) y Ex 20- 12-16/Dt 5,16-20 con Lev 19,18 (Mt 19,18-19), Is 56,7 y Jer 7,11 (Mt 21,13) y Zac 13,7 (Mt 26,31)- 0 un «sobre quien se escribe» (Ex 23,20/Mal 3,1) en Mt 11,10, Alguna vez se alude a lo escrito como lo que ha podido ser lefdo (Sal 8,3 en Mt 21,16; Sal 18,22s en Mt 21,42). No es sorprendente que haya también citas impli- 7 Cf, Num 27,12-14; Dt 32,48-52. La Biba judeocnstiana 39 citas como las del Sal 6,9 (Mt 7,22), Os 6,6 (Mt 9,13; 12,7), Num 27,17 (Mt 9,36), Jon 2,1 (Mt 12,40), Sal 22,19 (Mt 27,35), Sal 22,9 (Mt 27,43) o un recurso al lenguaje biblico (Jer 6,16 en Mt 11,29; Sal 118,25s en Mt 21,9; Sal 118,26 en Mt 23,39). El AT habia Ilegado a una expresion global de sus textos sagrados: «los libros» (Dn 9,2), «libros santos» (1 Mac 12,9) o «libros sagrados» (2 Mac 8,23). El NT empieza a utilizar en su lugar: «Escritura», vocablo mas apto para avanzar en el reco- nocimiento de la inspiracién del texto sagrado. La reduccién a un denominador comtn de los textos autoritativos aparece en el modo estereotipado de citarlos por igual como instancia teol6- gica probativa con la formula «como esta escrito» *. La recepcion cristiana de la Biblia judta como problema Las primeras comunidades cristianas usan como Escritura tanto los libros can6nicos de la Biblia hebrea como los deutero- canénicos de la griega. Jds 9 y 14 remite también a pseudoepi- grafos judios como la Asuncién de Moisés y la literatura de He- noc. Sin embargo, comprobamos grados diversos en esta recep- ci6n, que constituye, por un lado, la base de la comprensién de la fe cristiana (1 Cor 15,3-5) y, por otro, admite diferentes apre- ciaciones de la continuidad y discontinuidad entre el antiguo Is- rael de Dios, centrado en la Tord, y la novedad del aconteci- miento de Cristo. Si Mt 5,17-20 destaca la continuidad, san Pablo, en creciente polémica con el toracentrismo que ponia en peligro la mision gentil (Gal 2,4) y devaluaba la obra de Cristo (Gal 2,16), insiste en una discontinuidad (Rom 10,4), que tam- bién subrayara el cuarto evangelio al presentar a Jestis como quien sobrepuja las instituciones fundamentales del antiguo Is- rael (Jn 1,14; 2,21-22; 4,21-24). Lo mismo hace Heb. Sin embar- go, entre las tradiciones neotestamentarias, se ha podido obser- var que el discurso de Esteban (Hch 7,2-53) queda mas alla de las Ifneas de Pablo, Jn y Heb. Hch 7,38-44 juzga la historia de Is- rael como una serie continua de incomprensiones. E] problema teoldgico de fondo era el de la relacion entre la Ley y el Evangelio. El judaismo habfa destacado la centralidad “Cf, Artola, IEB 2 (Estella 1990) p. 43. 40 Exégesis prenicena de la Tord, equiparada por el Siracida con la Sabiduria salida de Dios (Eclo 24,3.23). Habia mas acuerdo en esto que en la fun- cin salvifica del Mesias, figura o figuras sobre la que habia opi- niones dispares en diversas corrientes del judafsmo y aun pres- cindencia de esta expectativa’. El reconocimiento de Jess como Cristo Hijo de Dios la confirma y a la par la sobrepuja al confe- sar a Jestis como Sefior. Cristo era mds que un nuevo Moisés y mas que los profetas. Por ello el judeocristianismo jerosolimita- no comenzo entendiéndose a s{ mismo como una elipse con dos focos: la Tora y Cristo. El judeocristianismo antioqueno, lanza- do a la mision gentil, y san Pablo en particular, comprendieron pronto que no podia haber mas centro que Cristo, hecho para nosotros sabidurfa de Dios (1 Cor 1,30). Habfa también un serio problema practico. El pleno man- tenimiento de la Tora llevaba consigo el encerrar a los posibles conversos del paganismo en lo que habia servido de valladar de la peculiaridad religiosa del judaismo, pero también lo delimita- ba como grupo cerrado étnico y cultural. Con estos presupues- tos la misién cristiana habria tropezado con las mismas dificul- tades que el proselitismo judfo, cuyo desarrollo y logros habian sido muy escasos. Se afiade a esto que, si ya los judeohelenistas estaban ten- tados a una plena integracién con su mundo ambiente a costa de su peculiaridad cultural, étnica y aun religiosa", para los cris- tianos venidos del paganismo eran dificiles de aceptar los lazos de practicas especificamente judias. Una segunda o tercera ge- neracién de estos cristianos griegos, después de la que vivid el impacto de la conversion y el subsiguiente esfuerzo de acomo- dacién a su nueva comunidad de fe, pudo empezar a sentir como algo notoriamente ajeno, y no sdlo cultural sino también reli- giosamente, la antigua literatura sagrada de un pueblo semita. De ahi a sentir como extrafo al Dios de los judios no habia sino un paso que dio el gnosticismo y de modo tajante Marcién. En la Carta de Clemente Romano a los Corintios (1 Clem) es el AT el factor dominante. El autor no sélo fundamenta sus amo- nestaciones morales a lo largo de muchos capitulos en frases del AT, sino que busca en éste sus motivaciones teolégicas. Llama la * Cf. Trevijano (Salamanca *1996) pp. 329-346. "Cf. Stark (Princeton, NJ 1996) pp. 57-71 La Biblia judeocristiana 41 atencion que, cuando se refiere a la resurreccién (/ Clem 24-26), no se apoya en los relatos evangélicos 0 en 1 Cor 15, sino que re- mite a sucesos de la naturaleza, hace referencia a creencias mi- tol6gicas o se apoya en citas del AT". Clemente ve a la Iglesia en continuidad con Israel y por ello recurre a los precedentes del AT, Tiene mas citas del AT que cualquier otro libro del NT en parti- cular”. Para la comunidad romana de fines del s. I la Escritura es el AT. Su utilizacion de la Escritura es puramente argumenta- dora e ilustrativa. No la utiliza segiin el esquema de prediccién y cumplimiento, ni tipolégicamente ®. Para Clemente no hay «dos tiempos» ni un salto del AT al NT. El verdadero Israel (29,1- 30,1) tiene su réplica en la comunidad cristiana, organizada y so- metida a los presbiteros (y a toda autoridad: 60,4). Puede resultar sorprendente el judeocristianismo de la / Clem a fines del s. I, pero es la tonica que trasluce también en los decenios siguientes y en la misma comunidad de Roma la obra de Hermas. La leccién de moral de los preceptos y parabolas del Pastor es una ensefianza muy didactica, més que un mensaje profético. La religién de los preceptos se remite explicitamente a un monotefsmo moral idéntico al del AT"*. Sin embargo, a me- dida que la Ekklesia ex gentibus desplaza sociolégicamente a la Ekklesia ex Synagoga se va haciendo més problemiatica la recep- cién de la Biblia judfa por parte de los cristianos helenistas. La tension esta ya probablemente en el trasfondo de la persecucién judia contra los cristianos helenistas de Jerusalén liderados por Esteban, cuyo discurso, muy critico de la historia de Israel y del Templo (Hch 6,1-8,3), podria ir ligado a una interpretacién sim- bolica, espiritualista, de las observancias judfas, como la que, se- guin nos consta por Filoén de Alejandria, se daba entre los judios helenistas ”. " Cf. Aland (Munich 1979) pp. 12-16. ° Cf. Hagner (Leiden 1973) pp. 22-23 y 127. " Solo en un sentido amplio puede hablarse de una tipologia en cuanto a estructura y organizacién eclesidstica (40-41 y 43), como hace Maggioni, S¢Pat 1966, pp. 9-12. "Cf. Brunner (Francfort 1972) pp. 88-89. "= Cf. Beyschlag (Tubinga 1966) pp. 190-191 y 132-133. “CE. Liebaert (Gembloux 1970) p. 187. ‘Entre los literalistas, s6lo preocupados por cumplir la observancia ex- terna y los alegoristas extremados, que s6lo valoran un alcance simbd}j es un alegorista moderado, que quiere mantener la observancia p; asf su intencién espiritual (De migratione Abrahami § 92-93). 42. Exégesis prenicena Pero ningtin autor eclesidstico posterior ha ido, més all de Esteban, tan lejos como la Eptstola de Bernabé". Antes de la he- rejia de Marcion, Bernabé es el documento mas extremista en lo que ataiie a la discontinuidad todaviacen el ambito de la Gran Iglesia. Su seccién doctrinal (1-17) trata de dar respuesta a la cuestion sobre el valor y sentido de la revelacién del AT para los cristianos. La historia de Israel, en cuanto tal, no es historia de salvacion. Engafiado por un angel malo (9,4b), el pueblo ha to- mado la Ley en un sentido material y no ha captado la intencion espiritual de los mandamientos sacrificiales (2-3), circuncisién. (9), sAbado (15) y Templo (16). Ofrece una visi6n muy negativa sobre la historia de Israel, que ve como una larga apostasfa. El AT le sirve para combatir al judaismo tomando en su maximo ri- gor literal las denuncias proféticas (2,4; 3,6). En el documento se pueden deslindar textos que parecen florilegios o grupos de tes- timonia escrituristicos, dirigidos contra el culto y los ritos mate- riales del judaismo: los sacrificios y el ayuno (2-3), la circunci- sién (9), la alianza (14), el s4bado (15) y el Templo (16). El autor concibe el AT exclusivamente como documento de Cristo. Con recurso a la alegoria explica desde él la encarnacién de Cris- to, su pasion y la redencién de los cristianos. El bautismo y la cruz quedan fundados en el AT asf como el comportamiento mo- ral de los cristianos. Lo mismo que Bernabé, Justino saca del mismo AT denun- cias de las observancias judaicas (Didlogo con Trifon 15, 1), pero ni Justino, en su polémica con el judaismo (a mediados del s. ID), ni Ireneo (a fines del s. II), ni Clemente Alejandrino, ni Tertulia- no (s. II/II1), han calificado la historia de Israel y su culto de per- version diabdlica. Por otro lado, consta que la secta de los ebionitas entendfa que Cristo vino a abolir los sacrificios cultuales. La literatura pseudoclementina, con todo su trasfondo judeocristiano y anti- paulino, transmite la concepcién de que la ley oral, dada a Moi- sés, fue corrompida por adiciones cultuales diabélicas, a instiga- cidn de Aaron. También la teorfa de la interpolacion de pericopas \“ Barnard (Oxford 1966) pp. 57-72 estima que Bern tom6 y adapté la teo- logfa de Esteban directamente de Heh, en el tiempo del serio reto para el judeo- cristianismo que fue la propuesta de Adriano de reconstruir el Templo de Jeru- salén (h. 118). ® Prigent (Paris 1961) pp. 29-83 apura esta delimitaci6n al entender el do- cumento como una combinacién de tres fuentes principales. La Biblia judeocristiana 43 falsas es una de las claves de la argumentacién de la Carta a Flo- ra del gnéstico Tolomeo. Hubo, pues, una lfnea de ruptura, gue culmin6 a mediados del s. II con la herejfa de Marcié6n (el Dios «justo», el creador, re- velado por el AT no tiene nada que ver con el Dios «bueno», an- tes desconocido y manifestado por Jesucristo). Marcin no hizo sino dar una impronta dualista tajante a las especulaciones gnésticas que contraponian el verdadero Dios, trascendente y desconocido, al Dios creador, el del AT, relegado a una deriva- cién, secundaria e ignorante, de una caida en el mundo divino. San Ireneo enumera a Marcién entre los gnésticos. En cam- bio Harnack” exclufa el gnosticismo del cristianismo de Mar- cin y veia en éste el primer cristiano reformador y restaurador del paulinismo, Antes de mirar a Marcién como a un precursor de Lutero, hay que sefialar que su paulinismo lo entronca tam- bién con los gnésticos. Los naasenos y valentinianos reverencia- ban a Pablo como el apéstol que, por encima de los otros, era un iniciado gnéstico. Los valentinianos en particular alegaban que su tradici6n secreta ofrecia acceso directo a la propia ensefian- za de Pablo. Diferentes autores y grupos valentinianos desarro- laron una amplia serie de temas paulinos”’. Los cristianos eclesidsticos proveyeron una serie de solucio- nes al problema de la discontinuidad entre el AT y la revelacion cristiana. Como san Pablo, san Justino y otros muchos, el mismo Bern acepta la soluci6n histérica en cuanto que cree que Cristo ha inaugurado una nueva época de la historia, pero difiere al de- clarar que lo que Cristo ha traido consigo no es nuevo, sino la an- tigua revelacién entendida correctamente (2,4-3,6; 10). Sin em- bargo, también la herejfa de Marcién podria entenderse como una derivaci6n coherente, al negarse a reconocer el AT (entendi- do s6lo literalmente) como revelacién del Dios de Jesucristo. Entre la exclusion y el desuso _ Yale 4,22 corta la cita de Is 61,2 cuando correspondfa se- ae con «el dia de la venganza». En su cita del Sal 33 (34),13-17, Pe 3,10-12 acorta la conclusién evitando citar Sal 34,17b «para ei Cf. Harnack (Leipzig 1924) pp. 196-223. Cf. Pagels (Filadelfia 1975) pp. 1-3. 44 Exégesis prenicena borrar su recuerdo de la tierra». Los salmos de maldicién han significado un problema para la exégesis cristiana desde los comienzos. En todo el NT sdlo se citan en Rom 11,9s (Sal 68 [69],23s) y Hch 1,20 (Sal 68 [69],26 y 108 [109],8). Por un lado, se los reconocia como canticos inspirados. Por otro, se te- nia en cuenta: 1) la posicién imperfecta del AT respecto al amor a los enemigos; 2) su subrayado més fuerte de la justicia de Dios; 3) la ley del talién que domina en el AT, 4) el modo de expresién muy vivo de los orientales. Por una y otra razon tales textos no quedaban totalmente excluidos, sino que se optaba por dejarlos en desuso. A la inversa, los textos que resultaban importantes como mesidnicos o escatolégicos fueron tan subrayados que los extractaron para hacerlos mas accesibles en colecciones de testi- monia. En la practica se siguié un camino que hacia innecesaria Ja exclusion: el de la interpretacion tipolégica o simbélica*. 2. LA ACTUALIZACION DE LAS ESCRITURAS El «derash» escrituristico La Tord constituia el conjunto de revelaciones e instruccio- nes divinas donde el piadoso judio buscaba el criterio y las nor- mas para su comportamiento y el medio para una creciente asi- milacién de la santidad y sabiduria divina. Sin embargo, muchas de estas reglas y previsiones, que respondian a un lejano pasado hist6rico, podfan resultar irrelevantes siglos después. A la inver- sa, el piadoso israelita podia buscar en vano en las Escrituras pautas claras de comportamientos para las nuevas circunstan- cias, dificiles de contrastar con las situaciones antiguas. En la medida en que la Tora tenfa que servir de pauta para todo programa de restauracién y reforma, precisaba de una se- rie de adaptaciones y actualizaciones. La tarea de interpretar las Escrituras, que habia sido una funcion sacerdotal, llegé a ser la de piadosos dedicados a su es- tudio y transmision: los escribas. Hubo quienes, como Esdras 0 Jestis Ben Sira, reunieron las dos cualificaciones. No hay por qué suponer que fueron casos aislados, pues la combinacién se » Cf, Bauer, en: Studien (Stuttgart 1997) pp. 24-26. La Biblia judeocristiana 45 mantiene entre los sectarios de Qumran. Sin embargo, lo Ilama- tivo del judaismo de finales del Segundo Templo, particular- mente en la secta farisea, es que este magisterio interpretativo es desempefiado frecuentemente por laicos. Hubo quienes hicieron profesién de esta btisqueda (derash) del sentido de los textos sagrados (Eclo 39,1-3). El Siracida alu- de ya a las Casas de Estudio (Eclo 51,23) en que se cultivaba la explicaci6n (midrash) de las Escrituras. En la literatura tanaiti- ca, que confluye en la Misna hacia el 200 d.C., el substantivo masculino midrash y su plural femenino midrashot se emplean con el sentido exclusivo de «interpretaciones del texto biblico». Solo en la literatura posterior aparece el binomio midrash con el plural masculino midrashim, para designar a amplias obras exe- géticas*. Los comentarios resultantes se distinguen segtin bus- casen criterios normativos (halakhah) 0 adoctrinamiento y apli- caciones morales, espirituales o pastorales (haggadah). Hay ya explicaciones midrasicas en las relecturas que hacen los libros mds tardios de nuestro AT de personajes o episodios del pasado”, referencias que también se habian dado en la tra- dicion profética. Targum Las encontramos también en las traducciones orales que se hacfan tras la lectura del texto hebreo, como texto sagrado, para comunidades cuya lengua verndcula era el arameo (targum). Estas traducciones (targumim) incluian parafrasis y glosas que trataban de actualizar el texto dando pie de entrada a la pre- dicacién. El Targum esta en estrecha relacion no sédlo con la Biblia, sino también con el género midrasico (del que toma las categorias hermenéuticas) y el misnaico (Ja ley oral, que es también para el targum principio de interpretaci6n)**. Los tar- gumes se atenian a la secuencia del texto traducido, sobre el que a veces hacfan ampliaciones con gran libertad. Lo que im- portaba no era tanto la traducci6n literal del texto sagrado —que ya se encontraba salvaguardado en su literalidad por la fijeza » Cf, Pérez Fernandez, IEB 9 (Estella 1996) pp. 477-478. * Bs el caso del elogio de los antepasados de Eclo 44-50. % Sobre el Targum en el contexto de la literatura rabinica, cf. Pérez Fer- nandez, IEB 9 (Estella 1996) pp. 533-562. 46 Exégesis prenicena del texto hebreo- sino aclarar su sentido actual o adaptarlo para que iluminase mejor una situaci6n concreta. Si para ello con- venia introducir algunos retoques, no habia problema en ha- cerlos. Los targumes muestran gran variedad de modificaciones del texto. En el NT, escrito en griego, no hay, evidentemente, un tar- gum, en el sentido propio de versién aramea del texto biblico hebreo. Pero sf se encuentra la misma libertad de parafrasis en las citas de textos biblicos. En este sentido, por lo menos, la Igle- sia, que emerge de la Sinagoga, pasa también por un estadio de targumismo”. El que las formas del texto en el NT muestren desviaciones respecto a las tradiciones textuales del AT conoci- das no es una flexibilidad sorprendente a la luz de lo que sabe- mos por Qumran”. Las citas de textos btblicos en el NT Aunque podria admitirse que el texto de la Sagrada Escri- tura todavia no habia sido «canonizado> con el rigor que impli- ca la valoracion de Aqgiba, a comienzos del s. II d.C., no puede dudarse de que los antiguos judjos y los cristianos primitivos hi- ciesen nuestra neta distinci6n entre el texto sagrado, como dato objetivo, y las exposiciones y comentarios, como interpretacién subjetiva. Sin embargo, con objetivos doctrinales o pastorales, la preocupaci6n por reproducir con exactitud las frases del texto escrito pasaba a segundo lugar, frente al interés por destacar de entrada lo que se consideraba como su significado esencial y su aplicacién inmediata. En la generalidad de las citas biblicas del NT prevalece la forma de texto de la Biblia griega (los LXX), que como toda traduccién antigua tiene registros variables de libertad de adaptacion. No es sorprendente al ser ésta la Biblia del judais- mo de la Diaspora mediterranea, el drea de difusién del cris- tianismo. » Cf, Gundry (Leiden 1967) pp. 172-173. ” Cf. Wilcox, en: Essays Lindars (Cambridge 1988) p. 203. Sefiala que ello puede ser debido a una serie de factores: 1) forma diferente del texto del AT; 2) interpretaci6n a la luz de una tradici6n exegética atestiguada por otras fuen- tes; 3) el uso de frases de un versiculo de! AT para interpretar otro; 4) el hecho de que algunas de las presuntas alusiones al AT no son tales sino lenguaje de co- nexi6n. La Biblia judeocristiana 47 Alguno, como Mateo, podia optar entre la leccién que ofre- cia su texto hebreo, la versién aramea y la traduccién griega. El evangelista maneja un conocimiento propio de las diversas tra- diciones textuales del AT*. Todas las férmulas de cita de Mt muestran rasgos de una interpretacién del texto de caracter ac- tualizador, tan asociado a menudo con el contexto del evangelio como desligado del contexto original de la cita”. Hay casos en que se cita al AT acomodado al contexto del NT, como en Mt 2,6, donde la cita de Miq 5,1 se actualiza y adapta al nuevo contexto (el Mesias naceria en Belén)*. Es también el caso de la cita de Os 11,1 (Israel sacado de Egipto) en Mt 2,15b (salida del nifio Je- sis de Egipto). La Halakd judia El judaismo posterior al choque violento con el helenismo, en la persecucion de Antioco IV Epifanes y las guerras maca- beas, habia conseguido sobrevivir gracias a su lucha por la ley, y es el legalismo, en la fidelidad a la Tord, lo que le da su impron- ta. Dado los contrastes entre la teologia conservadora de los sa- duceos y la progresista de los fariseos, lo que marca al judaismo polifacético de la ultima etapa del Segundo Templo es mas que una ortodoxia una ortopraxis. El] afan por asegurar la recta observancia reclamaba com- pletar los mandamientos conocidos en su generalidad con toda clase de precisiones y salvaguardas. Habfa que explicitar las cuestiones normativas que no estaban ya detalladas en la Es- critura. Cauce para ello era en primer lugar la interpretacién de la misma Escritura aplicando una serie de reglas para la de- duccién de las normas que se buscaban. Cuando no se dispo- nfa de un texto o ejemplo biblico que resolviese la cuestion, se podia deducir por analogias. Si la Escritura no bastaba para ello, podia buscarse aclaracién en las sentencias de maestros reconocidos, el resultado del debate entre peritos, el compor- tamiento de los estimados como justos, la costumbre o el pre- cedente admitido. Esta investigacién de la Escritura en busca oi teeanie es una forma de midrdas que recibe el nombre de lalaka. * Cf. Gundry (Leiden 1967) pp. 174-185. * Cf. Stendahl (Lund 71968) pp. 97-127. “ Cf. Rodriguez Carmona, EBib 1990, pp. 335-349. 48 Exégesis prenicena La interpretacion de la «Ley» en el cristianismo antiguo Jestis hizo halaka recurriendo a modelos y ensefianzas del AT, as{ como a su propia autoridad, y las comunidades cristia- nas primitivas ahondaron el surco trazado con nuevos argu- mentos (Mc 2,23-28 y par.)". Los escritores neotestamentarios recurren a técnicas halaquicas con menos frecuencia y dedica- cién que los maestros judios, ya que para aquéllos la Ley no es su interés central. Sélo en Mt la cuestién de la Ley es tan capi- tal que, ante textos como Mt 5,17-20, cabe preguntarse si la co- munidad mateana no era exponente de un judeocristianismo estricto. El hecho de que cuando Jesus reafirma la validez de la «Ley» la asocia con los «Profetas» (v. 17) puede ser una reafir- macién del AT en general, pero la mencién de la sola Ley en el v. 18 sugiere que en el v. 17 Jestis se esta refiriendo a la Ley in- terpretada en el contexto mas amplio de la expectacién proféti- ca™, En Mt 5,21-22.27-28.43-44, Jestis aparece discutiendo des- de su propia autoridad magisterial y profética interpretaciones halaquicas de maestros judfos y aun dando por superadas pres- cripciones del mismo Moisés (Mt 5,31-36.38-39). Puede hacerlo también cuando se le pide que tome partido en un debate can- dente entre las mas importantes escuelas rabfnicas: la raz6n va- lida para un divorcio (Mt 19,1-12 y par). La tradicion recogida e interpretada por Mt ensefia una justicia superior, que trae Je- stis, rompiendo con las estrechas halakot del judaismo. Radica- liza su espfritu, aun rescindiendo la letra (cf. Mt 5,21-48). Como para el judafsmo, la Ley es el conjunto normativo de revelacio- nes de Dios transmitidas y fijadas por escrito. Como para el me- jor judaismo, el criterio para medir el peso de los diferentes mandamientos (cf. Mt 23,23) es el doble mandamiento del amor (Mt 22,36-40)*. Para el discipulo cristiano, el toracentrismo queda desplazado por el cristocentrismo. Jestis es la norma de moralidad*. En las listas de mandamientos y prohibiciones, virtudes y vicios de «las Dos Vias» de la Didakhé y de la Doctrina Latina Apostolorum se subraya la autoridad de la Tora y falta la apela- cién apocalfptica en torno a la misma que se da en la Carta de “ Cf. Gourgues, en: Etudes Grelot (Paris 1987) pp. 195-209. ® Cf. Trilling (Munich '1964) pp. 167-186. ® Cf. Sand (Ratisbona 1974) pp. 33-43. ™ Cf. Meier (Roma 1976) pp. 168-171. La Biblia judeocristiana 49 Bernabé y la Regla de la Comunidad de Qumran (10S)*. Did 6,2- 3 resulta una corroboracién ajena al esquema. Ha sido explica- da como una adicién judfa a la doctrina de las dos vias™, pero es mas apropiado entender que se refiere a la Tora en cuanto in- terpretada por la tradici6n cristiana bajo la influencia de la tra- dicién de Jestis”. En cambio, para Ignacio de Antiogufa, en la carta a los fie- les de Magnesia, los que se comportaban conforme a las anti- guas observancias han llegado a la nueva esperanza, no guar- dando ya el sdbado, sino viviendo el dia del Sefior, en virtud de su Resurrecci6n, pues por este misterio los cristianos han reci- bido la fe, para realizarse como verdaderos discfpulos de Jesu- cristo, twnico Maestro (Magnesios 9,1-2). Vivir segtin la Ley equi- vale a reconocer que no se ha recibido la gracia. Valora la Ley en el encuadre de los Profetas, pues entiende que ya los profe- tas vivieron conforme a Cristo Jestis y por ello fueron persegui- dos (Magnesios 8,1-2). En la carta que dirige a la comunidad de Filadelfia la cuestién quedaba en la interpretacion y autoridad del AT. Ignacio afirma que la comprensién correcta de los pro- fetas sdlo es asequible mediante la fe en Jesucristo (Filadelfen- ses 5,2; 8,2; 9,1-2)*. E] Pseudo-Bernabé mantiene una oposicién fundamental entre el judaismo y el cristianismo sobre la interpretacién de la Ley de Dios. Cristianismo y judaismo no son dos etapas en la re- velaci6n de la Ley de Dios, sino una contraposicién entre Ia fal- sa interpretacion de esta Ley y la verdadera. Israel se ha enga- fiado del todo sobre el sentido de los preceptos e instituciones mosaicas, orientadas directamente a las realidades cristianas. Por su idolatria el pueblo hebreo se hizo de inmediato indigno de la Alianza y Moisés rompié las tablas. El verdadero Israel, el pueblo de la Alianza, es la Iglesia. El autor recurre en su polé- mica a una exégesis literal descalificadora de la legislaci6n ritual del AT (2,4-5). Esta tesis general sobre la interpretacién de la Ley se aplica sucesivamente a los sacrificios rituales (2,4-10), ayunos (3,1-5), circuncisién (9), prohibiciones alimenticias ( 10), sabado (15) y culto del Templo (16). Sin embargo, el autor puede mati- * Cf. Kloppenborg, en: Jefford (Leiden 1995) pp. 88-109. * CE. Stuiber, en: Studia Patristica, IV (Berlin 1961) pp. 323-329. ” CE, Draper, NT 1991, p. 362, * CE. Sumncy, JECS 1993, pp. 352-364, 50 Exégesis prenicena zar su absoluto rechazo de las practicas religiosas judias, aparte de darles un sentido espiritual moralizante, al reconocerlas como figura de realidades cristianas. El] autor mantiene en la base de la moral cristiana la Ley de Dios y los mandamientos di- vinos (1,2; 4,11; 10,12; 21,4.8). Entiende que el Evangelio ror mula claramente la ley contenida en las antiguas Escrituras”. San Justino establece la caducidad de la ley antigua y su ca- racter figurativo en una primera seccién del Didlogo con el judio Trifon. En la Ley mosaica distingue las prescripciones inmuta- bles de la ley natural y las prescripciones ceremoniales y ritua- les. Dado que los judios, por su dureza de coraz6n, eran incapa- ces de sobrellevar una ley espiritual, Dios les impuso una ley exterior, que incluye la circuncisién, el sabado, los sacrificios, el Templo, que servian para prevenir los pecados (Dial 22,11-23,2). Legislacion que tenia también la finalidad de prefigurar y pre- parar los espiritus a las realidades futuras de la Alianza nueva en Cristo®. Composiciones hagddicas judias Hagada era toda explicacién de la Escritura que buscaba lo que queda fuera de una normativa estricta: adoctrinamiento, vida moral, edificacion espiritual, atencién pastoral. La hagada judia comienza ya con las glosas explicativas que acabaron introduciéndose en el mismo texto. Contintia en las re- Jecturas que hacen unas tradiciones sobre otras. A medida que Ja Biblia hebrea empieza a adquirir el car4cter de texto fijo nor- mativo, la hagada buscard nuevos cauces. Hay hagada en el acoplamiento de secciones de la Ley con textos proféticos, o de los escritos, que mostraban cierta conti- nuidad y desarrollo. Ya Mal 3,1 puede entenderse como una re- lectura de Ex 23,20, continuada y precisada en Mal 3,23-24. En el culto sinagogal era frecuente que la primera lectura tomada de Ley quedase comentada por una lectura profética que tuvie- se cierta correspondencia con la anterior. Esta correspondencia podia ser desarrollada a continuacién por el predicador. La com- binacion de Ley y Profetas constituia ya una forma de hagada ¥ Cf. Liébaert (Gembloux 1970) pp. 134-141. © Cf. Margerie (Paris 1980) pp. 38-42. La Biblia judeocristiana 51 que cuaj6é en combinaciones de textos, que luego pudieron ser a su vez agrupados en colecciones de «testimonios». Aun sin mez- cla de textos, esta aproximacién buscada de una seccion de la Ley con una seccién de Profetas daba pie a un desarrollo haga- dico. Otro método de difusién de los contenidos de los textos con el objetivo de desarrollar su aprovechamiento doctrinal o moral era la relectura de un texto completo. Se trataba de contarlo de nuevo, omitiendo los elementos 0 episodios que podfan resultar chocantes y ampliando los que se estimaba que podian resultar mis edificantes. Tenemos muestras de estas relecturas en el Li- bro de los Jubileos, el Génesis apocrifo de Qumran, el Libro de las Antigiiedades Biblicas del Pseudo-Filon y, en combinacion con un objetivo historiogrdfico helenistico, las Antigiiedades Judias de Flavio Josefo. Avanzando sobre las relecturas de los libros canénicos, el ju- daismo desarrolla una amplia literatura pseudoepigrafa. Si bien los presuntos autores y/o protagonistas son personajes del pasado de Israel, los autores reales se inspiran en los modelos biblicos. Los libros apocalfpticos amplian el recurso profético a visiones y arrebatos celestes. La literatura de los testamentos se inspira en los testamentos de Jacob de Gen 49 0 el de Moisés de Dt 33. Motivos hagddicos en el cristianismo mds antiguo Mc 1,2-3 es una muestra de mezcla hagadica de textos de la Ley y los Profetas (Ex 23,20 + Mal 3,1 + Is 40,3). El evangelista la ha tomado de su tradici6n, puesto que reconociendo un texto de Isafas le atribuye toda la combinacién. Probablemente en la tradicién se valoraba como testimonio escrituristico del Elias venidero (cf. Mc 9,11) y es coherente que el evangelista lo apli- que al Bautista (cf. Mc 1,4; 9,13). Ningun escritor cristiano antiguo se ha propuesto una re- lectura de libros completos del AT, pero si encontramos relectu- ras de episodios biblicos como la que Pablo hace sobre Moisés e Israel en el desierto (1 Cor 10,1-12)*! 0 sobre el ministerio de Moisés (2 Cor 3,7-17)”. * Cf, Inostroza (Salamanca 2000) pp. 145-208. ” CE Trevijano, Salmant 1990, pp. 149-175. 52 Exégesis prenicena Se debe a los cristianos, que los siguieron leyendo cuando. ya el judaismo rabinico dejé de hacerlo, la transmision de gran parte de la literatura pseudoepigrafa conservada. Jds 9,14 no tie- ne inconveniente en citar algunos escritos. Algunos fueron in- terpolados para que sirviesen de vehiculos a perspectivas cris- tianas. Tal podria ser el caso, entre otros, de la Ascensién de Isatas. En cambio, sigue discutiéndose si los Testamentos de los Doce Patriarcas es un documento judfo, con ligeros retoques cristianos, o una composici6n cristiana de fines del s. II. E] midrds, como género literario judfo, parte de aconteci- mientos lejanos del AT, que embellece y completa. El midras de los relatos evangélicos, por el contrario, se ocupa de un aconte- cimiento cercano en el tiempo. La hagada cristiana es, en defi- nitiva, una teologia narrativa que interpreta y actualiza la vida de Jestis, relatandola en términos del AT y aplicandola a situa- ciones nuevas”. Jestis no era un personaje del remoto pasado, sino contemporaneo de Jos que llegaron a ser sus testigos ha- ciéndose servidores de la Palabra (cf. Lc 1,2), sdlo una genera~ cién o dos, a lo mas tres, antes de que se llegase a la redaccién final de los cuatro evangelios canénicos. Sin embargo, dados los usos judfos y que los evangelios no son «biografias» sino predi- caciones, puede admitirse, como hipotesis, el recurso a la liber- tad de composicién hagadica en episodios concretos, en los ca- sos en que esto resulte ser la mejor explicacién. Pudo recurrirse aello cuando en una tradicién se habia perdido el encuadre con- creto de un hecho importante, sobre el que urgia predicar para destacar toda su relevancia. Baste con notar el contraste entre tal encuadre y la formulacién de la confesidn de fe de Pedro se- gin los Sindpticos (cf. Mc 8,27-30 y par.) y Jn 6,67-71. También cuando tradiciones independientes dan diversas explicaciones de las circunstancias en torno a un mismo dato fundamental. Parece haber mucho de reflexion hagddica en torno a los relatos de anunciacién a José (Mt 1,18-25) y a Marfa (Le 1,26-38). Mt 1- 2 imita los procedimientos derdsicos de los relatos hagddicos en torno a Moisés e Israel. Los anuncios de Le 1,5-25 (anuncio a Za- carias) y 26-38 (a Maria) emplean los procedimientos midrasi- cos caracteristicos del género literario veterotestamentario de los anuncios“. La interpretacién teolégica, que ve en estos he- +\ Cf, Agua Pérez, EBib 1987, pp. 275-276. CE Munoz Iglesias, EBib 1984, pp. 42-44. La Biblia judeocristiana 53 chos una singular intervencién de Dios, se traduce en la eleccion del esquema literario del anuncio previo“. Sin embargo, antes de catalogar estos relatos como haggadoth hay que sefialar que la hagada es una literatura sobre la Escritura; en cambio, el evangelio es una literatura, inspirada en la Escritura, sobre el acontecimiento de Cristo. Indicios de un posible recurso a la li- bertad de composicién hagadica se dan, en efecto, cuando los td- poi con que se narran detalles secundarios tienen Ilamativos precedentes en las literaturas biblica y midrasica. Acaso también en detalles que podrian provenir de la interpretaci6n cristolégi- ca de un texto bfblico. ¢Cual es la relacién original entre Mc 15,24 o Jn 19,23-24 y el Sal 22,19? En su recurso a las Escrituras, la explicacién cristiana, el derds neotestamentario, se basa en principios en parte comunes al derds judio intertestamentario: la Escritura como Palabra de Dios, la unidad de toda la Palabra de Dios, la dinamica de pro- mesa y cumplimiento, y la pluralidad de sentido del texto bibli- co. La caracterfstica fundamental de esta explicacién cristiana es su contenido de cumplimiento mesidnico. E] der4s neotesta- mentario es un derds cristolégico, que busca en las Escrituras todo lo relativo al Cristo”. Es probable que la obsesién por el cumplimiento de las Es- crituras haya sido mas propia que del mismo Jestis de los escri- bas cristianos, que hubieron de racionalizar el fendmeno de Je- suis en didlogo con el judaismo“’. Marcos describe los sucesos en torno a Jestis con colores del AT. Es el modo de que se sirve para expresar el postulado de la fe pascual (cf. 1 Cor 15,3-5) de que los acontecimientos de Cristo corresponden a las Escrituras. Sin embargo, no explica todavia la historia de Jestis como historia salvifica predicha en el AT. Cuando alega citas formales, éstas tienen una funci6n cualificadora e interpretativa. No las presen- ta como argumento corroborador*. Es el caso de su cita «del profeta Isaias» (en realidad, un texto hagddico que combina Ex 23,20, Mal 3,1 e Is 40,3) para calificar la misién del Bautista en Mc 1,2b-3. Como en el uso de otros complejos premarcanos, se advierte que el evangelista no trata tanto de una historia salvifi- * Cf, Muoz Iglesias, EBib 1984, pp. 64-65. “ Cf. Mufioz Leén, en: Memorial Diez Macho (Madrid 1986) pp. 662-663. © Cf. Pérez Fernandez, EBib 1989, pp. 469-473 “ Cf. Suhl (Gittersloh 1965) pp. 65-66 y 94-96. 54. Exégesis prenicena ca en progreso como de una interpretaci6n creyente a partir de Jestis. La cita mezclada en Mc 1,2-3 aparece como una «cita de reflexion» antepuesta al relato del acontecimiento a partir del v. 4. Comprobamos por Mc 1,4-8 que el Precursor queda entendi- do a partir de Jestis, que entra en escena a partir del v. 9. La mis- ma relacion queda entre el Bautista y el AT”. Mas que nada, la cita sirve para entender el alcance de la predicaci6n penitencial del Bautista en el desierto, Notemos ademés que, donde el texto hebreo mencionaba a Yavé y a Dios, el evangelista con ligeros re- toques deja clara la referencia, marcada por el contexto, al Se- fior Jestis. Muestra que también este comienzo del Evangelio es conforme a la Escritura®. Tenemos otra muestra de citas inter- pretativas en la expresa de Is 56,7 y en la alusion a Jer 7,11 de Mc 11,17". La libertad con que Mateo revisa la tradicion, que es para él el texto de Mc, y con que organiza el material de otras fuentes, como la coleccién o colecciones de dichos «Q»*, es tipicamente midrasica. La relectura de una tradicién a la luz de una nueva si- tuacion es muy frecuente. Mt y Lc son una relectura de las tra- diciones contenidas en Mc y O*. Es presumible que en los evangelios haya pericopas que sean composiciones midrasicas sobre unos pocos datos de tra- dicién. Sin embargo, nos parece muy exagerado entender Mt como una ampliacién midrasica de Mc y que los pasajes no mar- canos de Mt son sobre todo midrases mateanos*. La interpretacion actualizante (pesher) La interpretacién (pesher) de Ja Escritura en la secta de Qumran tenia como caracterfstica més }lamativa la lectura ac- “ Cf. Trevijano (Burgos 1971) pp. 12-14. 5° Cf, Suhl (Giitersloh 1965) pp. 135-137. 51 Cf, Suhl (Gatersloh 1965) pp. 142-143. : . ® Utilizamos la designacién «Q» para el conjunto del material comtin a Mt y Lc que no se encuentra en Mc, sin prejuzgar si se trataba de un documento Ynitario (exponente de una determinada teologia y una comunidad concreta) © simplemente de una designacién convencional, para un material cuya amplitud y posible multiplicidad se nos escapa. ® Cf. Rodriguez Carmona, EBib (1990) p. 345. % Cf Goulder (Londres 1974) pp. 32 y 475. Llega a sostener que Mt fue es- crito como leccionario, para la lectura eclesidstica a lo largo del afio (pp. 183- 194). La Biblia judeocristiana 55 tualizante de profecfas, que se vefan referidas a los ultimos tiem- pos: los de la misma comunidad. Los sectarios estaban conven- cidos de que, si la Tord nos revela la voluntad de Dios, los pro- fetas siguen su cumplimiento en la historia. Apocalfpticos convencidos de la inminencia del fin, entendian que ya no que- daba otro tiempo para el cumplimiento de lo predicho por Dios mediante los profetas. Las profecias daban la clave de compren- sién para el presente, un pasado reciente y el futuro inminente. Los sectarios podian leer as{ en Habacuc lo sucedido a su fun- dador y los origenes de la secta (1QpesherHabacuc). El método de interpretacién pesher ofrece un vinculo llamativo entre los sectarios y el cristianismo. En Mt abundan las citas dentro del esquema teoldgico del pesher cristiano: prediccién del AT y cumplimiento evangélico®. Lucas entiende toda la Escritura como profética. Esta firme- mente convencido de que la mesianidad de Jesus y su muerte y resurrecci6n estaban predichas en las Escrituras. Aparte de afir- maciones generales, aduce textos de la Tora (Dt 18,15-16 en Hch 3,22) y, sobre todo, de los profetas y salmos para probarlo. No sélo ve este cumplimiento en acontecimientos de Jestis y de la primitiva Iglesia, sino que ve también profetizados por las Es- crituras el rechazo de Jestis por los judios y su aceptacién por los gentiles. A este respecto, resulta particularmente significativo su recurso al Sal 118,22 en Le 20,17 y Hch 4,11 y a Is 6,9-10 en Hch 28,25-27*, El mismo nos ha definido su programa de demostra- cién cristiana en Lc 24,26-27 y 46-47. No era un programa ted- rico y abstracto. Vemos en los discursos misioneros de Hechos 2, 10 y 13 como la apologética cristiana encuentra su material mas abundante y fundamental en los profetas (sobre todo el Deutero Isaias) y los salmos, La demostracion tiene por objeto la confrontacién de determinados textos, cuyo significado mesia- nico no se discute, con los acontecimientos de la vida de Jestis (Hch 17,2-3; 18,24.28; 26,22-23). Es el acontecimiento cristiano mismo el que interpreta los textos (Le 4,16-21; Hch 8,30-35)”. Presenta a Jestis mismo como iniciador del pesher cristiano practicado por los primeros misioneros. Ademés, ya Lc 1,1 pone énfasis en el aspecto de «explicacién» (diégésis), que implica un Mt 1,22-23; 2,17-18; 3,3; 4,14-16; etc. Cf, Stendahl (Lund 71968) pp. 183- 202, ® Cf. Sanders, Studies Brownlee (Atlanta, GA. 1987) pp. 191-198. ¥ Cf. Dupont, en: Etudes (Paris 1967) pp. 245-282. 56 Exégesis prenicena contar continuamente los hechos del : Senor (Le 8,39; 9,10; 24,35). Esta repetida explicacién esta intimamente conectada con la Escritura. Va mucho més a fondo que la cita de algunos textos de prueba mesianicos. Viene a ser como la explicacién de la lectio continua de Moisés y los Profetas*. El cuarto evangelio utiliza varias formulas de cita para re- ferirse al cumplimiento del AT. En las nueve citas en Jn 1,23- 12,15 hay variedad de formulas tales como kathos estin gegram- menon («como esta escrito»). No hay un solo caso de uso del verbo pléroun. Lo llamativo es que a partir de 12,38 predomina la formula de cita del tipo hina pléréthé («para que se cumplie- se»). Puede que la explicacién esté en que las primeras citas tratan de mostrar que varios detalles del ministerio de Jestis corresponden a ciertos pasajes del AT, en tanto que el autor considera que los detalles de la pasién en la segunda se realiza- ron precisamente para que se cumpliese la Escritura. En tanto que los «signos» de la primera parte del evangelio tratan de mos- trar que Jestis es el Mesias, los «testimonia» del AT en la segun- da tienen por objetivo probar mas especificamente que la des- gracia de la crucifixion, cuestion controvertida en cualquier didlogo con judfos, era el objetivo mismo de Jesus, la hora de su glorificacién y regreso al Padre. El capitulo de transicién entre Ja seccion de «signos» y el relato de la pasion Gn 12,1-43) es un midras sobre Is 52,7-53,12 que identifica a Jestis como el Siervo de Yavé®. E] cuarto evangelista adapta cada cita a su contexto, a su estilo literario, al plan entero de su composicién. Lo que pri- mero le interesa son los motivos e ideas teolégicos“. Sdlo en se- gundo lugar, la cita como tal (cf. el recurso a Gen 28,12 en Jn 1,51). En Jn 2,22 y 12,14-16 remite expresamente a la compren- sién cristiana posterior. SUMARIO El judaismo fragué a partir del exilio gracias a su fe mono- tefsta fundada en sus tradiciones sacras y el apoyo de una serie de practicas distintivas. En el largo proceso de recopilacién de las tradiciones histéricas se fueron integrando relecturas, nue- "8 Cf, Monshouwer, Biblica 1991, p. 99. ~ Cf. Evans, en: Studies Brownlee. (Atlanta, GA. 1987) pp. 221-236. © Cf. Freed (Leiden 1965) p. 129. La Biblia judeocristiana 57 vos relatos y la tradicién profética. Durante la época helenistica cobra nuevo impulso la tradicién sapiencial con una serie de li- bros. La persecucién violenta de Antioco IV no logré acabar con los documentos de la memoria histérica de Israel. Los judios piadosos se ocuparon de recuperar y seguir editando los libros sagrados, formando la coleccién que integraba Ley, Profetas y otros Escritos. Como documentos de la revelacién y de los tratos de Dios con su pueblo, estos libros eran a la par santos y normativos. Los libros de Moisés constituian la revelacién o instruccién divina por antonomasia: la Torah o Ley. Los libros en los que continuaba la historia de las gestas de Dios con su pueblo quedaron bajo la de- nominacién de «Profetas anteriores». Los libros de profetas es- critores se englobaron bajo la de «Profetas posteriores». Los li- bros sapienciales, en general, simplemente como «escritos» 0 «hagiégrafos». La lectura de la Ley tenfa una clara precedencia sobre la lectura de los profetas y los otros escritos. En las comu- nidades de la Diaspora se fueron afiadiendo algunas composicio- nes recientes y en lengua griega. En Palestina el catdlogo de libros santos en hebreo estaba prdcticamente delimitado en el periodo final del Segundo Templo. Sin embargo, algunos circulos, como los sectarios de Qumran, no limitaban Ja revelacién divina a esos escritos. Los circulos apocalfpticos tenfan un canon extensivo, mientras que saduceos y samaritanos tenian uno restrictivo, re- ducido a la Tord en su sentido limitado. En el NT se cita casi de toda la Biblia hebrea y también se encuentran alusiones a los Ila- mados deuterocanénicos, tal como estan en los LXX. Los judfos del s. I y los primeros cristianos lefan esos libros como documentos fundamentales de su vida religiosa. Dios era quien habia hablado por boca de los profetas y Dios era el autor principal de los libros sagrados, que se habia servido de los ha- gidgrafos como instrumento. El subrayado del origen divino y la reduccién a un segundo plano del autor humano tenia que pesar fuertemente en la lectura e interpretacién de los textos. En el NT comprobamos grados diversos en una recepcién de esa Escritura, que constituye, por un lado, la base de la com- prensién de fe cristiana (1 Cor 15,3-5) y, por otro, admite dife- rentes apreciaciones de la continuidad y discontinuidad entre el antiguo Israel de Dios, centrado en la Tora, y la novedad del acontecimiento de Cristo. Factores teolégicos, étnicos y socio- culturales favorecieron distintas acentuaciones. Si Mt 5,17-20 58 Exégests prenicena destaca la continuidad, Pablo, en creciente polémica con el to- racentrismo que ponia en peligro la mision gentil (Gal 2,4) y de- valuaba la obra de Cristo (Gal 2,16), insiste en una discontinui- dad (Rom 10,4), que también subrayara el cuarto evangelio al presentar a Jestis como quien sobrepuja las instituciones funda- mentales del antiguo Israel; pero es Hch 7,38-44 el que da un jui- cio mas negativo de la historia de Israel. Clemente Romano ve a la Iglesia en continuidad con Israel y por ello saca lecciones morales de precedentes del AT. También el Pastor de Hermas se atiene a un moralismo veterotestamenta- rio. Sin embargo, por el mismo tiempo, tenemos en Bernabé el documento mas extremista —antes de la herejia de Marcién- en lo que ataiie a la discontinuidad todavia en el Ambito de Ja Gran Iglesia. El AT le sirve para combatir al judaismo tomando en su méximo rigor literal las denuncias proféticas. Lo mismo que Bern, Justino saca del mismo AT denuncias de las observancias judaicas. Hubo, pues, una linea de ruptura, que culminé a me- diados del s. II con la herejfa de Marcin, quien no hizo sino dar una impronta dualista tajante a las especulaciones gnésticas que contraponian el verdadero Dios, trascendente y desconocido, al Dios creador, el del AT, relegado a una derivacién secundaria e ignorante de una caida en el mundo divino. Los cristianos ecle- sidsticos proveyeron una serie de soluciones al problema de la discontinuidad entre el AT y la revelacion cristiana. La Tora, como texto sagrado fijo, precisaba una serie de adaptaciones y actualizaciones, en la medida en que tenfa que servir de pauta para todo programa de restauracion y reforma dentro del judaismo. La tarea de interpretar las Escrituras, que habia sido una funcién sacerdotal, lleg6 a ser la de piadosos de- dicados a su estudio y transmision: los escribas. La exposicién resultante (midrash) se distingue segtin se buscasen criterios normativos (halakhah) o adoctrinamiento y aplicaciones mora- les, espirituales 0 pastorales (haggadah). Ya Jas traducciones ora- les al arameo del texto hebreo (targumim) inclufan parafrasis y glosas que trataban de actualizar el texto dando pie de entrada a la predicacién. En el NT se encuentra la misma libertad de parafrasis en las citas de textos biblicos. Jesus hizo halaka recurriendo a modelos y ensefianzas del AT, asi como a su propia autoridad, y las co- munidades cristianas primitivas ahondaron el surco trazado con nuevos argumentos. Los escritores neotestamentarios recurren a La Biblia judeocnstiana 59 técnicas haldquicas; con menos frecuencia y dedicacién que los maestros judfos, ya que para aquéllos la Ley no es su interés cen- tral. En la Didakhé se subraya la autoridad de la Tor4, pero in- terpretada por la tradici6n cristiana bajo la influencia de la tra- dicién de Jestis. Ignacio valora la Ley en el encuadre de los Profetas, pues entiende que ya los profetas vivieron conforme a Cristo Jestis. El Pseudo-Bernabé mantiene una oposicién funda- mental entre el judafsmo y el cristianismo sobre la interpreta- cién de la Ley de Dios. Israel se ha engafiado del todo sobre el sentido de los preceptos e instituciones mosaicas, al tomarlos a Ja letra sin captar que iban orientados espiritualmente a las rea- lidades cristianas. San Justino establece la caducidad de la ley antigua y su cardcter figurativo. En la Ley mosaica distingue las prescripciones inmutables de la ley natural y las prescripciones ceremoniales y rituales, que servian para prevenir los pecados y también para prefigurar las realidades futuras de la Alianza nue- va en Cristo. Hagada era toda explicacién de la Escritura que buscaba lo que queda fuera de una normativa estricta. Hay hagada en el acoplamiento de secciones de la Ley con textos proféticos o de los escritos. Otro modo de desarrollar su aprovechamiento doc- trinal o moral era la relectura de Jos textos. Sobre las relecturas de los libros canénicos, el judaismo habfa desarrollado una am- plia literatura pseudoepigrafa. Los libros apocalfpticos habfan ampliado el recurso profético a visiones y arrebatos celestes. Ningun escritor neotestamentario se ha propuesto una relectura de libros completos del AT, pero sf encontramos relecturas de episodios biblicos (1 Cor 10,1-12; 2 Cor 3,7-17). La hagada cris- tiana es, en definitiva, una teologia narrativa que interpreta y ac- tualiza la vida de Jesus, relatandola en términos del AT y apli- cAndola a situaciones muevas. Pero no hay que olvidar que si la hagada judfa es una literatura sobre la Escritura, en cambio el evangelio es una literatura, inspirada en la Escritura, sobre el acontecimiento de Cristo. La explicacién cristiana, el derds neo- testamentario, se basa en principios en parte comunes al deras judio intertestamentario: la Escritura como Palabra de Dios, la unidad de toda la Palabra de Dios, la dinamica de promesa y cumplimiento y la pluralidad de sentido del texto biblico. Es un derds cristolégico, que busca en las Escrituras todo lo relativo al Cristo. Marcos describe los sucesos en torno a Jestis con colores del AT. Mt y Le son una relectura de las tradiciones contenidas 60 Exegesis prentcena en Mc y Q, que presenta la historia de Jesus como historia salvi- fica predicha en el AT El método de interpretacién pesher ofrece un vinculo Ila- mativo entre los sectarios de Qumran y el cristiamsmo En Mt abundan las citas dentro del esquema teoldgico del pesher cns- tiano prediccion del AT y cumphmiento evangelico Lucas en- tiende toda la Eseritura como profética Es el acontecimiento cristiano mismo el que interpreta Ios textos Jn utihza vanas fér- mulas de cita para referirse al cumplmiento del AT Capitulo II LA ESCRITURA COMO TESTIMONIO DE CRISTO ESTUDIOS G Aeby, Les missions divines de saint Justin a Origene (Friburgo, Suiza, 1958), Y de Andia, Homo Vivens Incorruptibilite et divinisation de l'homme selon Irenee de Lyon (Paris 1986), AM Artola - JM San- chez Caro, Biblia y Palabra de Dios TEB 2 (Estella 1990), JJ Ayan Cal- vo, Didache Doctrina Apostolorum Epistola del Pseudo-Bernabe Edi- cion bilngue FuP 3 (Madrid 1992), Ph Bacq, De l'ancienne a la nouvelle Alliance selon S Irenee Untte du livre IV de l'Adversus haereses (Paris-Namur 1978), LW Barnard, «The Use of Testimonies in the Early Church and the Epistle of Barnabas», en Studtes in the Apostolic Fathers and their Background (Oxford 1966) 109-135, R Bauckham, «James, 1 and 2 Peter, Jude», en It ts Written Scripture Cuting Scriptu- re Essays in Honour of B Lindars Ed by DA Carson- HGM Wi- lhamson (Cambridge 1988) 303-317, DJ. Bingham, «Justin and Isaiah 53», VigChr 54 (2000) 248-261, BS Childs, «Does the Old Testament Witness to Jesus Christ?», en J Adna - SJ Hafemann - O Hofius (eds ), Evangelium Schriftauslegung Kirche Festschnifi fur P Stuhima- cher (Gotnga 1997) 57-64, CH Dodd, According to the Scriptures The Sub-structure of New Testament Theology (Londres 1952), J A Draper, «Torah and Troublesome Apostles in the Didache Community», NT 33 (1991) 347-372, MA Fahey, Cyprian and the Bible a Study in Thard- Century Exegesis BGBE 9 (Tubinga 1971), JI Gonzalez Faus, Carne de Dios Significado salvador de la Encarnacton en la teologia de san Ireneo (Barcelona 1969), RH Harnis, Testrmomies 1-II (Cambridge 1916-1920), R Hodgson, «The Testimony Hypothesis», JBL 98 (1979) 361-378, A Houssiau, La Christologte de Saint Irenee (Lovaina-Gembloux 1955), R Hvalvik, «Barnabas 9,7-9 and the Author's Supposed Use of Gematria», NTS 33 (1987) 276-282, J Klevinghaus, Die theologische Stellung der Apostolischen Vater zur alttestamenthchen Offenbarung (Gutersloh 1948), B de Margene, Introduction a Uhistowre de l'exegese I Les Peres grecs et ontentaux (Paris 1980), A Mehat, «L’Hypothese des “Testimo- 62. Exegests prenicena nia” a l’epreuve des Stromates Remarques sur les citations de l’Ancien Testament chez Clement d’Alexandrie», en A Benoit - P Prngent, La Bi- ble et les Peres Colloque de Strasbourg (1* - 3 octobre 1969) (Paris 1971) 229-242, M Merino - E Redondo, Clemente de Aleyandria El Pedagogo Edicion bilingue FuP 5 (Madnid 1994), A Orbe, «La revelacion del Hyo por el Padre, segun san Ireneo (Adv Haer IV, 6) (Para la exegesis pre- micena de Mt 11,27)», Greg 51 (1970) 5-83, Teologia de san Ireneo, IV Traduccion y Comentario del Libro IV del «Adversus haereses» BAC Maior 53 (Madrid 1996), W Pannenberg, «Revelation in Early Chris- tianity», en Christian Authority Essays in Honour of H Chadwick Ed by GR Evans (Oxford 1988) 76-85, P Prigent, L’Epitre de Barnabe I-XVI et ses sources EB (Paris 1961), E Romero Pose, Ireneo de Lion De- mostracion de la predicacton apostolica FuP 2 (Madrid 1992), A Rous- seau - L Doutrelau - Ch Mercier, Irenee de Lyon Contre les herestes Li- vre V SC 152 (Paris 1969), D Ruiz Bueno, Padres Apologistas Griegos (s II) Edicion bilingue BAC 116 (Madnid 1954), WA Shotwell, The Br- blical Exegesis of Justin Martyr (Londres 1965), 0 Skarsaune, The Proof from Prophecy A Study nm Justin Martyr's Proof-Text Tradition Text-Type, Provenance Theological Profile (Leiden 1987), D C Trakatellis, The Pre- existence of Christ m the Wntings of Justin Martyr An exegetical Study with reference to the Humiltation and Exaltation Christology (Missoula, Montana, 1976), J P Tosaus, Cristo y el Universo Estudto lingutstico y tematico de Ef 1,10b, en Efestos y en la obra de Ireneo de Lyon Plenitu- do Temporis, 2 (Salamanca 1995), R. Trevyano, «Los que dicen que no hay resurreccion (1 Cor 15,12)», Salmant 33 (1986) 275-302, «La ido- neidad del Apostol (2, Cor 2,14-4,6)» Salmant 37 (1990) 149-175, G Wingren, Man and the Incarnation A Study in the Biblical Theology of Irenaeus (Edimburgo-Londres 1959) 1 EL PESHER CRISTIANO El cristianismo no nacio como religién del hbro_ Los facto- res decisivos en su origen fueron la persona de Jestis -todo el acontecimiento de Cristo— y la predicacién de sus discfpulos yun- to con la vida de las comunidades Con Ja persona de Jesus y su palabra, la tradici6n apostdlica transmite también a toda la Igle- sia el AT, que anuncia a Cristo y en él encuentra su plemtud El AT fue recibido al principio como Escritura que confirmaba el mesianismo de la persona y obra de Jestts A partir de aqui, pro- longando la tradicion apostolica oral, nacen los escritos canoni- cos cristianos! Cf Sanchez Caro IEB 2 (Estella 1990) pp 101 102 y 117 La Escritura como testimonto de Cristo 63 El cumplumuento de las profectas La idea apocalfptica de cumplimiento y actualizacién de profecia constituye el vinculo mas destacado entre Qumrén y el NT La exégesis cristiana mantenfa la misma t6nica de immimen- cla, porque también muchos de los primeros cristianos fueron apocalipticos Como san Pablo en 1 Tes 4,17, se hacfan la ilusion de que el fin de la historia les encontrarfa todavia en vida Se afiade que los cristianos tenfan atin mas claro que Dios habia conducido la historia a un determinado objetivo Aunque algunos de los primeros discfpulos de Jesus pudie- ron sofiar con una restauraci6n a lo grande del reino de David?, habian acabado comprendiendo que las promesas de Dios ha- bian apuntado a ese Mesfas Hijo de Dios que habfa desbordado Jas mas elevadas expectaciones del pueblo judio Confesar a Je- sus como Cristo e Hijo de Dios era lo que permitia captar lo mu- cho que en profecfas y prefiguraciones de la Escritura habia re- mitido con antelacién al Salvador esperado El nucleo del kerigma (1 Cor 15,1-5) EI nticleo del kengma cristiano consiste en el anuncio de ciertos acontecimientos histéricos (lo referente a Jestis) y el sig- nificado soteriolégico que se les atribuye, principalmente por re- ferencia a las profecias del AT San Pablo cita como transmuitida por él a la comunidad de Corinto, despues de haberla recibido a su vez (1 Cor 15,1-3a), una formulaci6n que podria responder a una confesién de fe, pero que parece mas bien una condensaci6n del kerigma primi- tuvo (1 Cor 15,3b-4) Se ha discutido mucho sobre la amphitud, origen e historia de la formula prepaulina’ Lo que nos interesa ahora es destacar la conviccion de la fe pascual de que el acon- tecrmiento de Cristo recibe su sigmficado soteriolégico de los designios de Dios manifestados por las Escrituras Esta referen- cia del AT como tal a Cristo es un dato esencial de la fe cristia- na La aplicaci6n concreta de este principio a textos, personajes © sucesos considerados como «testimomos» de Cristo corres- pondera en cambio a la exégesis 0 teologia de cada autor dentro 2 CF Le 2421 Hch 16 “CF Trevyano Salmant 1986 pp 279 281 64° Bxégesis prenicena de la tradicién cristiana. Aunque haya casos en que el acuerdo de varios autores neotestamentarios 0 la recepcién que ha hecho de esa interpretaci6n la tradicion doctrinal y littrgica de la Igle- sia pueda dar a esa hermenéutica gran relevancia. Prediccién y cumplimiento en Mt y Le Es llamativa la abundancia del material tipo pesher que contiene Mt. Un material destinado a la teologia y ensefianza de la Iglesia. Jalona su relato, sobre todo en el «Evangelio de la In- fancia» (cf. Mt 1,22-23; 2,5-6.15.17-18), por citas proféticas que ve cumplidas por los hechos y dichos de Jestis*. Si se queria argiiir a un judio sobre el significado de hechos desconcertantes y hasta escandalosos, como la muerte en cruz del reconocido como Cristo a la luz de su resurreccién, habia que mostrar que todo eso correspondia a un plan prefijado por Dios, y el tinico método para confirmar el plan determinado de Dios (cf. Heh 2,23) era confrontar la Escritura*. La Iglesia esta- ba, pues, abocada, por los mismos términos del kerigma, a una formidable tarea de investigacién biblica. Segtin Hch, esta tarea se emprendié desde los mismos comienzos. Lucas nos describe los métodos empleados por primitivos predicadores. Presenta al evangelista Felipe aclarando al eunuco etfope que en Jestis se ha cumplido lo profetizado sobre el Siervo de Yavé en Is 53 (Hch 8,26-38). Describe también al judfo alejandrino Apolo demos- trando a los judfos por pasajes de la Escritura que el Mesias era Jestis (Hch 18,24-28). Es coherente que Lucas nos narre asi el método fundamental de la proclamacién del mensaje cristiano por san Pablo. Nos cuenta que, segtin su costumbre, en Tesalé- nica y por tres sabados, el Apéstol exponia a partir de las Escri- turas cémo el Cristo esperado tenia que padecer y resucitar de los muertos, para concluir que este Cristo era el Jestis por él anunciado (Hch 17,2-3). Luego, en el discurso ante el rey Hero- des Agripa II y el procurador Festo, pone en boca del mismo Pa- blo la solemne declaracién de que todo lo que habia venido ates- tiguando, ante pequefios y grandes, no era otra cosa que lo que Moisés y los profetas dijeron que tenia que acontecer. Los co- rrespondientes capitulos de argumentaci6n son aqui si el Cristo “CE. Stendahl (Lund 71968) pp. 97-102. ‘CE. Heh 2,16; 3,18; 13,32-33. La Escritura como testimonio de Cristo 65 habia de ser un Cristo paciente, el primero de la resurreccion de los muertos y luz para el pueblo y las gentes (Hch 26,22-23)*. El mismo método pesher de predicaci6n lo atribuye a Jestis, cuando éste en la sinagoga de Nazaret, tras la lectura de Is 61,1s LXX, proclama que lo anunciado por esa Escritura acababa de cumplirse ante sus oyentes (Lc 4,16-21). Mas atin: es el mismo Jestis resucitado quien insiste en este método cuando reprende a los dos discfpulos de Emats, escandalizados por la pasién, por no haber dado crédito a todo lo que hablaron los profetas: con- venfa que el Mesias padeciera todo eso para entrar en su gloria «y comenzando a partir de Moisés y a partir de todos los profe- tas les interpretaba lo referente a él mismo en todas las Escritu- ras» (Lc 24,13-27). Luego el mismo evangelista fundamenta este método de pesher cristiano con lo ensefiado por Jestis durante su vida terrena: que era preciso que se cumpliese todo lo escrito en las tres partes de la Escritura (aqui Ley, Profetas y Salmos) so- bre él (Lc 24,44), pero para entender asi las Escrituras se preci- sa una apertura de mente. Asf se llega a captar que estaba escri- to que el Cristo tenia que padecer, resucitar de los muertos y que habfa de predicarse en su nombre la conversi6n para la remision de los pecados a todas las gentes (Lc 24,45-47). Coherente con otras tradiciones neotestamentarias _ Lo mismo que en la mentalidad de los sectarios de Qumran la interpretacion adecuada precisaba de un carisma de inspira- cion, también el cristiano reclamaba un cambio de mente. Se precisaba una conversién al mismo Espiritu que capacitaba para la profesién de la fe cristiana (1 Cor 12,3). San Pablo lo ejemplifica con el episodio de Moisés que se quitaba el velo que le cubria el rostro cuando se volvia a encontrar con el Sefior. Pre- senta ese velo como simbolo del que cubre la lectura judia de la Escritura impidiendo la comprensién de su referencia cristiana. El velo se les quitara cuando, lo mismo que Moisés, se convier- tan al Sefior en su actuacién como Espiritu (2 Cor 3,12-17)’. __ Esta claro que la insistencia lucana en la practica del pesher cristiano se explica bien si corresponde a los métodos misione- Tos y catequéticos de su propio tiempo; pero es enteramente co- ° Cf, Dodd (Londres 1952) pp. 11-18. ” CE. Trevijano, Salmant 1990, pp. 159-169. 66 Exégests prenicena herente remontar tal practica a la predicacién del mismo Jesus terreno y de sus primeros discfpulos. Es un método que, con in- sistencias diversas, deja su impronta en todos los documentos neotestamentarios y se ha podido afirmar que constituye el substrato de la teologfa del NT. En el caso de Pablo podemos constatar la originalidad de la tradicion por su propio testimo- nio. No necesitaba probar los dos primeros argumentos de Hch 26,22-23 (que el Mesias habfa de padecer y resucitar) en sus car- tas a cristianos, pero el tercero (que Cristo habia de ser luz de las gentes) era atin discutido. Constituye la aseveracién fundamen- tal en Rom 1,16 y lo argumenta mediante el cotejo de pasajes de la Escritura en Rom 9-11. Como san Pablo, eran muchos los convencidos de que las Escrituras hacfan referencia primordial al acontecimiento de Cristo y que habfan sido escritas con la mira puesta en la época final de la generacion cristiana (1 Cor 10,11). Heb 3-4 da por su- puesto que el Sal 110 se refiere a Cristo. Heb 3,7-4,9 analiza un pasaje del Sal 95 sobre la realizacién actual de la esperanza es- catolégica®. Segan 1 Pe 1,9-12, lo que los profetas investigaron y les fue revelado sobre Cristo iba destinado a los ahora evangeli- zados. Ellos ya investigaban la persona y la época que les mos- traba el Espiritu de Cristo, que estaba en ellos, y que hablando por ellos les hacfa otear la persona y los tiempos de Cristo. Lo que los profetas podfan atestiguar asi con antelacién eran los sufri- mientos referentes a Cristo y las glorias subsiguientes. No habla solo de la pasién de Cristo. Precisamente, al no usar el genitivo sino eis con acusativo, quiere indicar que abarca todos los sufri- mientos que guardan relacién con Cristo. No sdlo la pasion de Je- stis, sino también los sufrimientos por Cristo de los cristianos. 2. LOS TESTIMONIOS CRISTOLOGICOS EN LA IGLESIA ANTIGUA Las Escrituras judfas, ahora como AT cristiano, siguieron siendo autoritativas para la Iglesia cristiana por su funcién per- manente como profecfa. El NT funcionaba como cumplimiento “Cf Dodd (Londres 1952) pp 11-22 ° CF Dodd (Londres 1952) p 20 © Como recuerda R Bauckham en Essays Lindars (Cambridge 1988) p 310, no hay que entender «profetas» demasiado estrictamente Se incluyen los salmustas (cf 1 Pe 2,7 y Hch 2,30) La Escritura como testimomo de Cristo 67 de acontecimientos que habian sido previamente revelados como promesa a Israel. Las Escrituras judfas, en su forma recibida, fun- cionaron en este papel, dentro de la Biblia cristiana en formacion, sin necesidad de un comentario cristiano o de un fuerte retoque redaccional". La hipotesis de los Testimonia Se entiende por «testimonios» las referencias al AT inter- pretadas como testimonio del mesianismo de Jestis y refutacion de los argumentos judios. Si se toma a la letra 1 Cor 15,3-4, el es- bozo basico del kerigma iba acompafiado desde los tiempos mas tempranos por testimonios veterotestamentarios. Impulsada por los planteamientos de J.R. Harries", que se preguntaba de dén- de venian las secuencias de citas comunes, atribuciones equivo- cadas y lecciones peculiares (que no corresponden ni a los LXX ni al texto hebreo, ni al Targum, ni a otras versiones), la hipote- sis de los Testimonia como fuente de la primitiva teologfa cris- tiana tuvo diversas explicaciones y desarrollos. Es el caso de la hipotesis de C.H. Dodd sobre una seleccién de textos escrituris- ticos que habrian constituido una «Biblia» de la primitiva co- munidad cristiana ". Sin embargo, no consta una interpretacién cristolégica unitaria ni de amplias secciones de la Escritura ni de florilegios tematicos de textos bien delimitados. La publica- cién de 4QTestimonia (una coleccién de extractos hecha desde la conviccién de que el Profeta como Moisés y los dos Mesias, el sa- cerdotal y el real surgirfan de la comunidad esenia) y 4QFlorile- gia (donde los extractos, animados por la esperanza escatologi- ca de la comunidad, incluyen un comentario midrasico de las tres citas principales) renov6 el interés por una tradici6n cris- tiana primitiva de testimonios. Otras colecciones (4QConsola- clones y 4QOrdenanzas), asi como la antologia del Pseudo- Phocylides, complementan los precedentes de una tradicién neotestamentaria de testimonios. Tal tradicién, que no puede ser reconstruida con certidumbre, habria sido utilizada en las di- versas esferas de la vida de la Iglesia: evangelizaci6n, culto, ca- tequesis, parénesis y apologética '*. : i “CE Childs, en Fs Stuhlmacher (Gounga 1997) p 50 ° Testumontes LI (Cambridge 1916-1920) "CE Dodd (Londres 1952) pp 61-110 “CF Hodgson, JBL 1979, pp 361-376 68 Exégesis prenicena La Didakhé Este primitivo manual de instrucciones y reglas para co- munidades cristianas, que encabeza el género literario de las or- denanzas 0 constituciones eclesidsticas, toma de las mismas tra- diciones de que hace uso Mateo, aunque no pueda mostrarse que dependa de nuestro Mt". La Did lee el AT como libro de las profecfas del tiempo sal- vifico que ha hecho irrupcién con Jesus. En cuanto al domingo del Sefior, una vez reunidos, partid el pan y dad gracias después de haber confesado vuestros pecados para que vuestro sacrificio sea puro. Todo el que mantenga con- tienda con su compafero, no se retina con vosotros hasta que se reconcilien, para que vuestro sacrificio no se profane. Pues a éste hay que referir lo dicho por el Sefior: En todo lugar y en todo tiem- po me ofreceréis un sacrificio puro, porque soy rey grande, dice el Serior, y mi nombre es admirable entre los pueblos (Did 14,1-3)*. La Iglesia, como comunidad salvifica del tiempo mesidnico, mira al tiempo profético del AT desde la perspectiva de su cum- plimiento, a la espera de su culminacién en el regreso de Jestis (9-10.16). La comunidad esta ya separada de los judfos y trata de hacer externamente visible esa separaci6n (8,1-2)'”. La Carta de Bernabé El autor de este tratado teolégico que se presenta, artifi- cialmente, como carta (1,1; 21,9), en una primera seccién doc- trinal (1-17) trata de dar respuesta a la cuestin sobre el valor y sentido de la revelacion del AT para los cristianos. El autor sos- tiene que la interpretacion literal de la Ley por los judios ha sido un engafio diabélico. Ofrece una visién muy negativa sobre la historia de Israel, que ve como una larga apostasia. Para los cris- tianos, Israel y la Ley constituyen un problema que no queda re- suelto desde la simple profesién de fe. Convencido de que la fe ha de culminar en un mayor conocimiento, ofrece como com- plemento de la fe un conocimiento perfecto, la teleia gnésis. La gnosis inspirada es un grado superior de la fe cristiana (1,5), que proporciona la inteligencia espiritual de la Escritura. E] autor, o Cf. Draper, NT (1991) p. 354. '* Traduccion de Ayan (Madrid 1992) p. 107. ” CE. Klevinghaus (Gittersloh 1948) pp. 130-146. La Escritura como testimonio de Cristo 69 su tradici6n, agrupa textos entendidos cristianamente como profecias de la pasién y resurreccién. Donde no puede llegar el sentido literal obvio (5,2.14; 6,6) recurre a una explicacién ale- gorica y tipolégica del AT (6,2-4) referido asi a Cristo y los cris- tianos. Prescripciones rituales, como la circuncisién, son entendi- das como profecfas de Cristo (9,7-9)". La historia de Israel anuncia y prefigura la encarnacién y crucifixién de Cristo (12), asi como la formacién del pueblo heredero (13). Se ha podido sostener que una de las tres fuentes principales del documento serfa una coleccién de Testimonia cristologicos, que agrupan tex- tos entendidos cristianamente como profecias de la pasion y re- surreccion (5,1-6,7)"*: ___ El mismo quiso padecer asi, pues era necesario que él pade- ciera sobre la cruz. A propésito de él dice el profeta: Guarda mi alma de la espada [Sal 21,21] y Clava mis carnes, porque los grupos de malvados se han levantado contra mi [Sal 21,17; 85,14; 26,12]. Y dice de nuevo: He aqut que he expuesto mis espaldas a los latiga- zos; y las mejillas a las bofetadas. He puesto mi rostro como dura piedra [Is 50,6-7] (5,13-14). ..Y puesto que fue colocado como piedra fuerte que ha de ser destrozada, el profeta dice otra vez: He agut que en los cimien- tos de Sin voy a poner una piedra magnifica, escogida, angular, preciosa [Is 28,16]. ¢Qué dice después? El que crea en ella vivird para siempre [Is 28,16 + Gen 3,22]. ¢Esta, pues, nuestra esperanza en una piedra? De ninguna manera. Pero [dice eso] porque el Se- jior fortalecié su carne. Pues dice: Me puso como una piedra dura [Is 50,7]. ¥ de nuevo dice el profeta: La piedra que rechazaron los ee ae a at piedra ie [Sal 117,22]. Y otra vez lice: Este es el dia grande y maravillos CI Seri Neaaeone g y 0 en que actué el Sefior [Sal El uso de Zéstimonia por Bernabé representa un estadio pos- terior al que se encuentra en el NT, afiadiendo y adaptando libre- mente textos suplementarios. Es probable que hubiese una fuer- te tradicion oral y gran variedad entre los parcialmente escritos. "En 9,7-9, la combinacién de Gen 14,14 y 17,23 (la circuncisin de los 318 domésticos de Abraham) le da pie a una interpretacién del hecho como pro- fecia de Ia muerte de Jestis (TH) en Ia cruz.(T), por la correlacién de niimeros y letras griegas: 10 (1) + 8 (H) + 300 (7). Cf. Hvalvik, NTS 1987, pp. 276-282. "Cf. Prigent (Parfs 1961) pp. 147-182. » Traduccién de Ayan (Madrid 1992) pp. 173-175. 70 Exégesis prenicena Las colecciones de testimonios pasaron luego del uso polé- mico a la ensefianza catequistica (Ireneo), siendo finalmente desplazados por los evangelios. Bernabé y san Justino constituyen un estadio intermedio entre las formas de testimonios que hay tras escritos neotesta- mentarios y las compilaciones escritas desarrolladas posterior- mente por san Cipriano (s. III) y san Gregorio de Nisa (s. IV)”. Bernabé no distingue propiamente entre AT y NT. El dado por Dios en Cristo es el mismo dado a Moisés en la figura de las tablas de piedra. E] AT es el que ha quedado abierto en Cristo. Es el documento que deja en nada las reclamaciones judias, pues lo que muestra es que todo lo relacionado con Cristo y con la Iglesia habia sido revelado de antemano (12,7). No hay una historia del pueblo de Dios bajo la Ley”. Ariston de Pella Ariston de Pella publicé hacia el 140 su Disputa entre Jason y Papisco, de contenido antijudio, que trata de mostrar el cum- plimiento de las profecias del AT en Cristo. Este escrito fue uti- lizado en polémicas posteriores con el judaismo. Lo conocfan Celso y Origenes y lo menciona Jerénimo. Sdlo nos ha llegado el prefacio en versin latina. San Justino Hay un claro vinculo entre la biografia y la exégesis de Justi- no. Cuenta que se convirtié a Cristo por el testimonio de los pro- fetas que le presenté un anciano cristiano (Dial 8,1) y de aqui arranca todo su método apologético, basado esencialmente sobre el argumento profético. Describe a los profetas como hombres jus- tos y queridos de Dios, de tiempos mas antiguos que los pretendi- dos filésofos. Hablaban por el Espiritu Santo y daban oraculos que se han cumplido. Son los acontecimientos pasados y presentes los que fuerzan a adherirse a lo que han dicho (Dial 7,1). Los profetas son los que hablan en nombre de Dios y anuncian las realidades venideras. Son los que han anunciado a Cristo de antemano”. La 2! Cf. Barnard (Oxford 1966) pp. 109-135. > Cf. Klevinghaus (Giitersloh 1948) pp. 39-41. » Cf. Margerie (Parts 1980) pp. 45-48. La Escritura como testimonio de Cristo. 71 fe en Jesucristo no tendria base de no ser por los testimonios de anuncios proclamados antes de su manifestacién encarnada, que as{ se encuentra enteramente confirmada (/Apol 53). La b: de su argumento es la Escritura y, notablemente, el testimonio profético del AT. La importancia de este argumento no quedaba restringida al discurso apologético con judios. Al contrario, la au- toridad del AT quedaba establecida para los cristianos no judfos por la prueba «histérica» del cumplimiento de sus profecias en Cristo”. Justino era un hombre de la Biblia. Entre el Pseudo- Bernabé y san Ireneo de Lyon, san Justino es el escritor ecle- sidstico que hace uso mas amplio e intenso del AT. Es el primero que usa el término «testimonios» para refe- rirse a los proclamados antes de la encarnacion de Cristo y ya realizados: Pues, con qué razén fbamos a creer que un hombre crucifi- cado es el primogénito del Dios ingénito y que él ha de juzgar a todo el género humano, si no halléramos testimonios sobre él pu- blicados antes de nacer el hecho hombre y no los viéramos lite- ralmente cumplidos (/Apol 53,2)”. Justino ve al Logos Hijo de Dios preexistente como mensa- jero del Dios Creador del universo. Con el subordinacionismo propio de su comprensién del Logos divino, una cristologia y una doctrina trinitaria atin inmaduras, lo entiende como engen- drado por la voluntad del Padre y a su servicio. Le atribuye las teofanias del AT: Os voy a presentar, joh amigos! -dije-, otro testimonio de las Escrituras sobre que Dios engendré, principio antes de todas las criaturas [cf. Prov 8,22-23], cierta potencia racional de si mismo, la cual es llamada también por el Espiritu Santo Gloria del Sefior, y unas veces Hijo, otras Sabidurfa; ora Angel, ora Dios; ya Sefior, ya Palabra; y ella misma se llama a sf misma Capitén General, cuando se aparece en forma de hombre a Josué, hijo de Navé [cf. Jos 5,13-15]. Y es as{ que todas esas denominaciones le vienen de estar al servicio de la voluntad del Padre y de haber sido engen- drada por querer del Padre (Dial 61,1)*. * Cf, Pannenberg, en: Essays Chadwick (Oxford 1988) p. 82. * Traduccién de D. Ruiz Bueno (Madrid 1954) p. 240. * Traduccién de D. Ruiz Bueno (Madrid 1954) p. 409. 72 Exégesis prenicena Conecta continuamente con la tradicién cristiana en su re- curso al AT como coleccion de profecias cristolégicas. Y si ahora se ve que le ha seguido y le sigue un grande po- der a la dispensacién de su pasion, ¢cudl seré el que tenga en su venida gloriosa? Porque como Hijo de hombre ha de venir enci- ma de las nubes, como lo significo Daniel, en compafifa de los Angeles. He aqui las palabras del profeta: ... [Dn 7,9-28] (Dial 311-7). Apenas hube yo terminado, dijo Trifon: Estas y otras seme- jantes Escrituras, amigo, nos obligan a esperar glorioso y grande al que recibis del Anciano de dias, como Hijo de hombre, el reino eterno; en cambio, ese que vosotros Hamiis Cristo vivid deshon- rado y sin gloria, hasta el punto de caer bajo la extrema maldicin de la ley de Dios [cf. Dt 21,23], pues fue crucificado. Y yo le respondia: Si las Escrituras que os he citado no dije- ran que su venida era sin gloria y que su generacién es inexplica- ble [cf. Is 53,8], y que por su muerte seran entregados los ricos a Ja muerte, y que por sus heridas somos nosotros curados [ef. Is 53,5], y que habia de ser conducido como oveja [cf. Is 53,7]; si, por otra parte, no hubiera yo distinguido dos advenimientos suyos: uno en que fue por vosotros traspasado; otro en que reconoceréis a aquel a quien traspasasteis, y vuestras tribus se golpearan el pe- cho, tribu tras tribu, las mujeres aparte y los hombres aparte [cf. Zac 12,10-14}; pudiera parecer oscuro y dificil lo que digo. Mas cierto es que yo parto en todos mis razonamientos de las Escritu- ras proféticas, que son santas para vosotros, y apoyado en ellas os presento mis demostraciones, con Ja esperanza de que alguno de vosotros pueda hallarse en el ntimero de los que han sido reserva- dos por la gracia del Sefior de los ejércitos para la eterna salvacién (Dial 32,1-2)”. En su lectura de Is 53, tal como la encontramos en el Did- logo (dentro del contexto mas amplio de Is 52,10-15 y 54,1-6), podemos ver una apreciacién del texto por su_ contribucién ala comprensién comunitaria del bautismo cristiano. Orienta a la comunidad a los rasgos esenciales de su cristologia: encarna- cién, origen divino, muerte sangrienta de crucifixién y resu- rreccién de los muertos para la purificacién de los pecadores. En /Apol 50, con cita de Is 52,13-53,8.12, subraya dos elemen- tos de la fe cristoldgica: el sufrimiento expiatorio y la segunda venida**. ” Jraduccién de D. Ruiz Bueno (Madrid 1954) pp. 350-353. * Cf, Bingham, VigChr 2000, pp. 258-261. La Escritura como testimonio de Cnsto 73 Veia el AT como un libro Ileno de predicciones sobre el en- viado por Dios al mundo, Jesucristo el Hijo de Dios. Muchas de estas predicciones habfan sido expresadas de modos misteriosos y en lenguaje velado. Desde la clave de la interpretaci6n cristo- légica, el mejor modo de descubrir esas referencias veladas era para él la interpretacién alegorica con la ayuda de la analogia. Algunos de los principios de su explicacién alegérica proceden de la tradicién platénica, pero la mayorfa coinciden con los de la tradici6n rabinica. Siguiendo reglas semejantes a las de Hillel encuentra textos de prueba del cumplimiento literal de profe- cfas. Las Memorias de los Apéstoles le proporcionaban la eviden- cia histérica que probaba la profecia®: A uno de sus discipulos, que hasta entonces se habia llama- do Simén, Jestis le cambié el nombre por Pedro, por haberle re- conocido por revelacién del Padre, como Cristo Hijo de Dios, y como Hijo de Dios le tenemos nosotros descrito en los Recuerdos de los Apédstoles, y como tal le confesamos nosotros, entendiendo por una parte que, por poder y voluntad del Padre, procedié de El antes de todas las criaturas. Cristo, digo, que en los discursos de los profetas es llamado Sabidurfa, y Dia, y Oriente, y Espada, y Piedra, y Vara, y Jacob e Israel, unas veces de un modo y otras de otro; y sabemos, por otra parte, que nacié de la Virgen como hom- bre, a fin de que por el mismo camino que tuvo principio la deso- bediencia de la serpiente, por ese también fuera destruida (Dial 100,4)*. A diferencia de Clemente Alejandrino y Origenes, que su- brayardn el contenido espiritual de las realidades anunciadas, Justino pone el acento sobre la realizacién histérica de las pro- fecfas. Su interés no va sélo sobre los dos tiempos pasados, de los que el segundo, el de la vida terrestre y la pascua de Cristo, realiza las promesas contenidas en el primero, el del antiguo Is- rael, sino también sobre el presente eclesial. Muestra las profe- cfas realizadas en los acontecimientos actuales de la expansién cristiana (/Apol 39,3; Dial 117,3)*. En su cristologia Justino sigue fundamentalmente el esque- ma tradicional (cf. Flp 2,6-11) de preexistencia, encarnacién y exaltaci6n, en el que integra el otro esquema tradicional de pa- sion y resurrecci6n. Jestis es el Mesias prometido por las Escri- ” Cf. Shotwell (Londres 1965) pp. 116-117. * Traduccién de D. Ruiz Bueno (Madrid 1954) p. 478. * Cf. Margerie (Paris 1980) pp. 50-52. 74 Bxégesis prenicena turas, que predicen dos venidas del Mesfas. Una abatida, en la que el Mesfas habfa de sufrir, morir y ser resucitado. Otra glorio- sa, cuando venga a asumir el reinado eterno (Dial 30-34 y 37-41; 110,2). Jestis ha cumplido las profecfas sobre la primera venida en abatimiento. Ello garantiza su segunda venida en gloria”. Habla extensamente de la preexistencia de Cristo: a) ante- rior a la creaci6n, b) en conexién con las teofanias del AT, c) en relacién con el mundo pagano. Con la interpretacién cristoldégi- ca de las teofanias®, Justino coloca a Dios, en la persona del Cristo preexistente, en el mismo centro de la historia del AT. Con tal énfasis en la preexistencia es capaz de confrontar a la vez los pensadores paganos, los maestros judfos y los tedlogos gnésti- cos™, Es el Verbo eterno quien, por su Espiritu y por un instru- mento humano, anuncia de antemano el misterio que é1 mismo realizard en el tiempo. E] Cristo es el profeta supremo, como Lé- gos, y la realidad profetizada, como Logos encarnado. Da en la profecia un signo que permite reconocerle cuando se cumple. En textos como /Apol 31,1.7-8 recapitula las grandes lineas del argumento profético que desarrolla detenidamente en el Dial. Su argumento profético se situa en la prolongacién del de los auto- res neotestamentarios. Hay, por otra parte, en el Dial pasajes del AT aplicados a Cristo y a la Iglesia sin que conozcamos prece- dentes de esta aplicacién. Es también el primero en aplicar a la Navidad la referencia a Is 1,3-4 que ha tenido tanta fortuna en los belenes ({Apol 37,1)”. San Ireneo de Lyon Frente a los gnésticos que rehusaban atribuir la inspiracion del AT al Dios supremo, Ireneo, obispo de Lyon a fines del s. I, se esfuerza en mostrar que todo ese AT viene del mismo Dios, a través del mismo Verbo y del mismo Espiritu, que se han mani- festado completamente en Cristo*. ” Cf, Skarsaune (Leiden 1987) p. 371. » Con Justino aparece en la literatura cristiana el tema de la apropiacién de las teofanfas al Verbo de Dios. No puede atribuirlas a Dios Padre por la tras- cendencia que le reserva con demasiada exclusividad. Cf. Aeby (Friburgo 1958) pp. 6-7. * Cf. Trakatellis (Missoula, Montana 1976) pp. 173-184. % Margerie (Paris 1980) pp. 48-50. Margerie (Paris 1980) p. 65. La Escritura como testimonio de Cristo. 75 Ireneo trata de mostrar que el AT predice a Cristo y que la historia salvifica, comenzada en la creacién, recapitulada en Cristo, se concluird, después del milenio, en el Reino. El uso del término anakephalatésis (recapitulatio) es un intento de Ireneo de incorporar la entera proclamacién bfblica sobre la obra de Cristo en una sola palabra”. Ef 1,10b significa la accion de Cris- to consistente en acercar a Dios y al hombre, su criatura, en su ser de Verbo encarnado, llevando a plenitud y perfeccién su obra creadora*. La unidad de la «economia» de la creacién y de la re- dencién se funda a fin de cuentas sobre la unicidad de Dios y la unidad de Cristo. La unidad del plan de Dios es la de su designio e intencién: llevar todas las cosas a su perfeccién al someterlas a Dios por Cristo *. Ireneo ve en toda la economia de la salvacién del AT una manifestaci6n de las tres personas: ...Segtin eso, el Dios vivo adorado por los profetas, ése es el Dios de los vivos y Verbo suyo: el cual hablé a Moisés [cf. Ex 3,6], confundié a los Saduceos [cf. Mt 22,31-32] y otorg6 la resurrec- cin, dando a entender a estos cegatones ambas cosas, la resu- rreccién y el Dios. Porque si Dios no es de muertos sino de vivos y Este se llama Dios de los padres que duermen, sin duda viven para Dios y no perecieron «siendo como son hijos de la resurrec- ciénp [cf. Le 20,36]. Resurreccién empero es el propio Sefior nues- tro, segiin él lo dice: «Yo soy la resurreccién y la vida» [Jn 11,25]. Los padres en cambio son hijos suyos, pues dijo el profeta: En vez de padres tuyos resultaron hijos tuyos [Sal 44,17]. El propio Cristo, pues, con el Padre, es el Dios de los vivientes que hablé a Moisés y se revel6 a los Padres (AH IV 5,2)”. El Hijo hace humanamente revelable al irrevelable Dios (Padre), mediante su propia encarnaci6n. Lo que el Padre tenia que revelar de su Hijo lo habfa manifestado ya en el AT median- te el Espiritu profético. A la manifestacién del Verbo por el Pa- dre responde la revelacién del Padre por el Verbo. El obispo de Lyon desdobla la forma ultima de revelacién por el Hijo en la forma escrituraria (mediante la Ley y los Profetas en el AT) y la ” Cf. Wingren (Edimburgo-Londres 1959) p. 80. * Cf. Tosaus (Salamanca 1995) pp. 267-288. » El término oikonomtia se traduce en la versién latina de Ireneo por dis- positio y dispensatio, que son en efecto los dos sentidos fundamentales. Cf. An- dia (Paris 1986) pp. 88-89. * Traduccién de Orbe (Madrid 1996) pp. 38-39. 76 Exégesis prenicena visible o carnal en el NT. Los discipulos, recordando con fe las Escrituras, entendieron que los vaticinios de la Antigua Ley se cumplian en Jestis. En contraposicién extrema a los valentinia- nos, Ireneo sostiene que las Escrituras judias contenfan la au- téntica revelacién de Dios. EI NT trajo su cumplimiento en el Verbo hecho carne, sin aumentar el conocimiento. Todo cuanto ha descubierto el Padre sobre su Hijo figura en el AT. Ejemplificado por las confesiones de fe de Natanael (Jn 1,49) y de Pedro (Mt 16,17), al creyente le toca ir al Evangelio no en busca de conocimientos nuevos, sino del hecho histérico vaticinado y conocido en la Ley y los Profe- tas*: Con razén también los apéstoles abandonaron la barca y el padre para seguir al Verbo de Dios [cf. Mt 4,21-22]. Con razon asimismo nosotros, en posesién de la misma fe que tuvo Abra- han, le seguimos [al Verbo de Dios; cf. Mt 16,24], la cruz a cues- tas, como Isaac con la lefia [cf. Gen 22,6]. En Abrahan habia aprendido el hombre de antemano y se habia acostumbrado a se- guir al Verbo de Dios. Efectivamente décil en fe al mandato del Verbo de Dios, otorg6 en sacrificio para Dios, con prontitud de Animo a su unigénito y dilecto hijo [cf. Gen 22,1-18]: a fin de que también Dios se complaciera en entregar como sacrificio, a favor de toda su simiente, para redencién nuestra, a su Hijo dilecto y Unigénito. Profeta como era Abrahan, como viese en Espfritu, el Dia del adviento del Sefior y la economia de la Pasién por cuyo medio iba a salvarse él [Abrahan] y cuantos, como crey6 él, dan fe a Dios- salté grandemente de jiibilo [cf. Jn 8,56]. No ignoraba por tanto Abrahan al Sefior, cuyo Dia deseé ver; ni [desconocia] al Pa- dre del Sefior, pues el Verbo le habia ensefiado a Dios, y le dio fe: por la cual se lo imputé asimismo el Sefior a justicia [cf. Gen 15,6]. La fe en Dios justifica en efecto al hombre; por eso decia: «Extenderé mi mano al Dios Altisimo que hizo el cielo y la tierra» [Gen 14,22]. Los heterodoxos tratan de echar abajo todas estas co- sas, por sdlo un dicho mal entendido por ellos [cf, Mt 11,27; Le 10,22] (AH IV 5,4)*. Jn 8,56 es, pues, un fundamento escrituristico de la teoria de Ireneo sobre el pleno conocimiento por anticipacién espiri- tual de lo que luego habria de hacerse realidad histérica con la “CE, Orbe, Greg 1970, pp. 5-83. ® Traduccién de Orbe (Madrid 1996) pp. 41-44. La Escritura como testimonio de Cristo 77 venida de Cristo. Lo que el texto jodnico dice de Abraham, lo ve también cumplido en los demas profetas, particularmente Moi- sés y David. La revelacién del NT consiste en una manifestacién del Hijo. El Hijo mismo es la manifestacién visible del Padre; no de un Dios desconocido, sino del Creador de todas las cosas. Es el mismo Verbo quien actta a través de toda la economia provi- dencial. La vida humana del Verbo es la novedad misma del cris- tianismo”. Al concebir el AT y el NT como vinculados por un anillo de progreso, asienta su unidad radical contra todos los gnésticos*. La caracteristica de] libro IV es que toda la argu- mentaci6n se apoya sobre las palabras del Sefior, que Ireneo cita con amplitud y con un modo de cita muy personal (anuncio de la palabra que va a comentar, cita integra y comentario mas o menos amplio): Que las letras de Moisés son palabras de Cristo, lo dice é] mismo a los Judfos, segtin lo refirié Juan en el evangelio: «Si hu- bierais dado fe a Moisés, también a m{ me la hubierais dado, pues de mf escribié aquél. Pero si no creéis a sus escritos, tampoco creeréis a mis palabras. Abiertamente significaba que los escritos de Moisés eran palabras suyas. Por consiguiente, si los de Moisés, también los de los otros profetas son sin duda palabras de El, se- gun hemos demostrado. A su vez el propio Sefior manifesté cémo dijo Abrahan al rico a propésito de los hombres que estaban atin en vida: «Si no escuchan a Moisés y a los profetas, tampoco daran fe a quien, redivivo de los muertos, vaya a ellos» (AH IV 2,3)*. El libro IV despliega las diferentes «economias» de Dios en la historia, desde el acto creador al juicio al fin de los tiempos. Si en el libro III ha probado la unicidad del Dios creador y la unidad del Verbo encarnado, aqui demuestra la unicidad de Dios a partir de la unidad de sus «economias» *, En el libro V expone la demostracién paulina de la resu- rreccién de la carne (1-14). Muestra la identidad del Dios Crea- dor y Padre por tres hechos de la vida de Cristo (15-24) y por la ensefianza escrituristica sobre el fin de los tiempos (25-36). También en la Demostracion de la predicacién apostolica (cc. 42-85) Ireneo trae a colacion pasajes escrituristicos que autenti- * Cf. Houssiau (Lovaina-Gembloux 1955) pp. 250-251. “ Cf, Gonzalez Faus (Barcelona 1969) p. 95 “ Traduccién de Orbe (Madrid 1996) pp. 14-15. “ Cf. Bacq (Paris-Namur 1978) p. 290. “ Cf. Rousseau - Doutrelau - Mercier, SC 152 (Paris 1969) pp. 166-191. 78 Exégesis prenicena fican las afirmaciones cristolégicas. Escrutando las profecias constata que los profetas han preanunciado al Verbo, pues le contemplaron y conversaron con El. Dieron a entender su pre- existencia y realeza y le anunciaron entre nosotros como el Em- manuel que restableceria la paz y la concordia. Y Moisés cuando escribe de nuevo: Se levantard una estrella de Jacob y un jefe surgird de Israel [Num 24,17], anuncia explicita- mente que la economia de su encarnacién se realizard entre los hebreos y que Aquel que descendiendo del cielo nacera de Jacob y de la estirpe judia se ha sometido a esta economia. Porque una es- trella aparecié en el cielo y si se llama jefe a un rey es porque éste es el rey de todos | Ivados. Por otra parte, esta estrella apare- cid, cuando su nacimiento a los Magos, que habitan en Oriente y por su medio tuvieron conocimiento del nacimiento de Cristo. Guiados por la estrella vinieron a Judea, hasta que la estrella le- g6 a Belén, donde habfa nacido Cristo, y entrada en la casa donde estaba acostado el nifio envuelto en pafiales, se detuvo encima de su cabeza, indicandoles a los Magos al Hijo de Dios, Cristo [cf. Mt 2,1-11] (Demonstracién 56)*. Significaron donde habia de nacer, su nacimiento inenarra- ble, los milagros que realizaria, la pasién, muerte, resurreccién, bajada a los infiernos y que, una vez que ha sido glorificado, sera el Juez del que nadie podra substraerse®. San Cipriano de Cartago Sus libros de coleccién de textos biblicos, Ad Quirinum (posteriormente llamados Testimonia), son de hacia 248/249. Ci- priano no era un tedlogo profundo o creador, con intuiciones ri- cas y originales, lo que nos permite verle como exponente de la actitud que prevalece en la Iglesia de su tiempo para con la Es- critura. Su método mas llamativo es la lectura esencialmente cristolégica del AT. Llega a encontrar aqui ensefianzas y regula- ciones cristianas sobre el bautismo, la eucaristfa y el sacerdocio. Su frecuente interpretacién tipolégica se basa corrientemente en una persona biblica mas que en textos escrituristicos concre- tos. Le falta la fantasia alegorizante de su contempordneo ale- jandrino Origenes*. * Traduccién de Romero Pose (Madrid 1992) pp. 173-174. * Cf. Romero Pose (Madrid 1992) p. 37. © Cf. Fahey (Tubinga 1971) pp. 624-625. La Escritura como testimonio de Cristo 79 Clemente Alejandrino Clemente ejercié su magisterio en Alejandria a fines del s. IT al frente de una escuela independiente, pero se sentia cristiano catélico ortodoxo. Como tedlogo es ante todo exegeta de la Bi- blia de la Iglesia. Para Clemente citar la Escritura es hacer uso del testimonio profético (uaptupia mpoontixi): Hay algunos que al hablar buscan un agradecimiento efime- ro y tratan de halagar, pero hay otros que buscan lo que es prove- choso; aunque el presente parezcan molesto, sin embargo son de gran utilidad para el futuro. Asi el Sefior no busca el agrado del momento, sino la dicha futura. Pero volvamos de nuevo a la amo- rosa pedagogia del Logos, segtin el testimonio de los profetas (El Pedagogo 1 75,3). Ahora bien, Clemente encuentra sus testimonios no sélo en el AT sino también en el NT y en toda cita dada como prueba. En Clemente abundan las citas cuya forma misma obliga a recono- cer que son indirectas y que se remontan a antiguas tradicio- nes*. Origenes Como muchos otros tedlogos patristicos, Origenes estaba muy influido por el reclamo de Mt 11,27 de que sdlo el Hijo pue- de revelar al Padre, pero afiadié que tal revelacién es siempre mediada por el Espiritu (Peri Archén I 3,4). Esta idea le levé a la doctrina de la inspiracion de las Escrituras (PArch IV 1,7). En- contraba en Rom 16,25-27 su idea de que las Escrituras proféti- cas mediaban la revelacién acontecida en el Hijo. La revelacién del misterio divino ocurria a través de los escritos proféticos y la epifania de nuestro Sefior y Salvador Jesucristo. Asi que los «es- critos proféticos» son en sf instrumentos de revelacién. Partien- do de 2 Tim 3,16 comenta que la manifestacién del Hijo en la en- carnaci6n demuestra la inspiracién divina del AT, puesto que su verdad divina se hace ahora evidente con el cumplimiento de las antiguas profecias. Orfgenes ve en esto una indicacion lo inte- trelacionados que estan el Hijo y el Espfritu en el acontecimien- to de la revelacion. A su vez, si la revelacién del Hijo es mediada ‘| Traduccién de Merino - Redondo (Madrid 1994) p. 227. * Cf. Méhat, en: Benoit - Prigent (Paris 1971) pp. 230-233. 80. Exégesis prenicena por el Espiritu y la operacién del Espiritu produce Escrituras como su depésito, los escritos de los apdstoles no estan menos inspirados que los escritos proféticos del AT. El argumento basi- co para la autoridad de la Escritura, Ja inspiracion del AT, era la correspondencia de las predicciones proféticas con su cumpli- miento en la historia de Jesucristo®. SUMARIO La idea apocaliptica de cumplimiento y actualizacién de profecia constituye el vinculo mas destacado entre Qumran y el NT. También muchos de los primeros cristianos fueron apoca- lfpticos y tenian atin mas claro que Dios habia conducido la his- toria a un determinado objetivo. Habian reconocido que las pro- mesas de Dios apuntaban a ese Mesias Hijo de Dios que habia desbordado las més elevadas expectaciones del pueblo judfo. La conviccién de la fe pascual es que el acontecimiento de Cristo recibe su significado soteriolégico de los designios de Dios manifestado por las Escrituras. La referencia del AT como tal a Cristo es un dato esencial de la fe cristiana. La aplicaci6n concreta de este principio a textos, personajes 0 sucesos consi- derados como «testimonios» de Cristo correspondera en cambio a la exégesis o teologia de cada autor dentro de la tradici6n cris- tiana. Mt jalona su relato con citas proféticas que ve cumplidas por los hechos y dichos de Jestis. Lc quiere también mostrar que los acontecimientos de Cristo correspondfa a un plan prefijado por Dios (cf. Hch 2,23) y el tinico método para confirmar el plan de Dios era confrontar Ja Escritura. Nos describe los procedi- mientos empleados por primitivos predicadores: Felipe, Apolo y en particular Pablo (Hch 17,2-3; 26,22-23). El mismo método pesher de predicacion lo atribuye a Jestis (Le 4,16-21; 24,13- 27.44-47). San Pablo da a entender que para captar esta comprensién cristiana de la Escritura se precisa una conversion al mismo Fs- piritu (2 Cor 3,12-17) que capacita para la profesién de la fe cris- tiana (1 Cor 12,3). Como san Pablo (1 Cor 10,11), eran muchos los convencidos de que las Escrituras hacian referencia primor- dial al acontecimiento de Cristo y habfan sido escritas con la © Cf. Pannenberg, en: Essays Chadwick (Oxford 1988) pp. 82-83. La Escritura como testimonio de Cristo 81 mira puesta en la época final de la generacién cristiana (Heb 3- 4; 1 Pe 1,9-12). Se entiende por «testimonios» a las referencias al AT inter- pretadas como testimonio del mesianismo de Jesus y refutacién de los argumentos judios. La hipotesis de los Testimonia como fuente de la primitiva teologia cristiana ha tenido diversas expli- caciones y desarrollos. Sin embargo, no consta una interpreta- ci6n cristolégica unitaria ni de amplias secciones de la Escritu- ra ni de florilegios tematicos de textos bien delimitados. La Didakhé lee cl AT como libro de las profecfas del tiempo salvifico que ha hecho irrupcién con Jestis. La gnosis inspirada que propone Bernabé es un grado superior de la fe cristiana (1,5), que proporciona la inteligencia espiritual de la Escritura. E] autor o su tradicién agrupa textos entendidos cristianamente como profecfas de la pasion y resurreccién. Donde no puede lle- gar el sentido literal obvio (5,2.14; 6,6) recurre a una explicaci6n alegorica y tipolégica del AT (6,2-4) referido asi a Cristo y los cristianos. Ariston de Pella (h. 140) trata de mostrar el cumplimiento de las profecfas del AT en Cristo. San Justino basa su método apologético sobre el argumento profético. Los profetas son los que han anunciado a Cristo de antemano. Las Memorias de los Apéstoles le proporcionaban la evidencia histérica que probaba la profecfa. Justino pone el acento sobre la realizacién histérica de las profecfas. Jesis ha cumplido las profecias sobre la prime- ra venida en abatimiento. Ello garantiza la realizacion de las que remiten a su segunda venida en gloria. Con la interpretacién cristolégica de las teofanias, Justino coloca a Dios, en la perso- na del Cristo preexistente, en el mismo centro de la historia del AT. Cristo es el profeta supremo, como Légos, y la realidad pro- fetizada, como Logos encarnado. Treneo trata de mostrar que el AT predice a Cristo y que la historia salvifica, comenzada en la creacién, recapitulada en Cristo, se concluira, después del milenio, en el Reino. Ve en toda la economia de la salvaci6n del AT una manifestacién de las tres personas. Desdobla la forma ultima de revelacién por el Hijo en Ja forma escrituraria (mediante la Ley y los Profetas en el AT) y la visible o carnal en el NT. El creyente no va al Evangelio en busca de conocimientos nuevos, sino del hecho histérico vatici- nado y conocido por la Ley y los Profetas.