Está en la página 1de 7
HISTORIA de Ia Argentina contemporanea pee Historia de la Argentina contemporanea es una obra colectiva creada y disefiade en el Departamento Editorial de Ediciones Santillana, bajo la direccién de Herminia Mérega, por el siguiente equipo: Luciano de Privitellio, Lucas J. Luchilo, Alejandro M. Cattaruzza, Gustavo L. Paz, Claudia L. Rodriguez. Editora: Cecilia Sagol Editora sénior: Amanda Celotto Subdirectora editorial ia Mazzalomo Santillana POLIMODAL LOS LEGADOS DE LA INDEPENDENCIA (1810-1820) “Plaza del Mercado”. leo de Emeric Essex Vida, 1818, ‘a entrar en tema ‘Como hemos visto en la seccién anterior, en 1810 los habitantes del actual territorio de nuestro pais tenian distintas identificaciones respecto de su pertenencia nacional. Sobre es- ta base, cabe preguntarse cual fue la importancia y e! significado que tuvieron los sucesos cocurridos en 1810, En principio, su importancia reside en que fue la primera experiencia de gobierno propio de una entidad que habia estado bajo Ja dominacién colonial de Espana. En segundo lu- gar, estos acantecimientos proporcionaron experiencias (la guerra, los intentos constitucio- rales, fa formacion de las provincias) que se acumularlan en una memoria histérica colect va de fo que con el tiempo seria la Argentina, Seguin vimos en el capitulo 1, ges posible afirmar que la Argentina se cre6 en 18107 Fundamenten su respuesta » Mencionen algunos acontecimientos del pasado de nuestro pais, que ustedes piensen {que han pasado a formar parte de nuestra memoria histérica colectiva, (© Santana S.A, Poh La crisis del vinculo colonial: comercio y politica (1790-1805) Por razones de estrategia militar y de defensa de sus temitorios en América del Sur, en 1776 Espaiia ereé el Virreinato del Rio de ta Plata. Su capital, Buenos Aires, era un floreciente puerto comercial, por donde entraban mercaderias importadas de Europa y salfan productos provenientes de su camparia, como, por ejemplo, cuetos y came salada destinada a las plantaciones de esclavos del Brasily del Caribe. El comercio se efectuaba dentro de Jos limites impuestos en el siglo xv por el monopolio ¢0- mercial entre Espatia y América, que se flexibiliz6 en 1778 con el “Reglamento y Aranceles para el Comercio Libre’ Sin embargo, la principal exportacién desde Bue- nos Aires a Espatia era Ia plata que se extraia de las ‘minas de Potosi, en el Alto Pert, y con la que se pagaban Jas importaciones europeas. Ademas, la produecion de plata alimentaba un vasto cxcuito comercial entre Poto- siy Buenos Aires. Potosi resultaba un atractivo merca- do para las poblaciones del interior del Virreinato, que colocaban en esa ciudad sus producciones loca: Jes, Finalmente, la plata también era utilizada por las autoridades locales para el pago de los gastos de fun. clonamiento del Virreinato. Durante las guerras originadas por la Revolucion Francesa, Bspafia se enfrent6 primero con Francia y Juego con Inglaterra. Como consecuencia de ello, el trafico comercial entre Espana y las colonias qued6 Interrumpido, ya que el control de los mares estaba en manos de la armada inglesa. Para hacer frente a esta crisis, la Corona espaiio- la intent6 flexibilizar el monopolio del eomercio. En Buenos Aires, el resultado de esta flexibilizacion comer. cial fue inmediato: se desarroll6 un floreciente comercio con los Estados Unidos y con las islas azucareras del Ca ribe, sobre todo con Cuba. Por otra parte, esta particular situacién beneficis a los ‘comerciantes portefios menos vinculadas al monopolio espaol, que encontraron la oportunidad de vender sus productos directamente sus consumidores europeos (Sobre todo a Inglaterra) y de comprar las mamufacturas ‘que necesitaban sin tener que depender dela intermedia- cién de Espasia. También continud el comercio legal El hecho de que estas colonias pudieran subsistr sin depender de su metpoli les permitié comenvar a cues- tionar la validez del vinculo colonial con Espaiia. Algunos comerciantes ¢ intelectuales porters ~como Manuel Jo- sé de Labardén, Manuel Belgrano e Hipélto Vieytes- er ticaron el monopolio espaitol, sobre la base de las ideas del librecambisino recién Megadas al Rio de la Plata Las Invasiones Inglesas Durante los primeras anos del siglo x1x, los produe- tores ingleses comenzaron a buscar mercados fuera de Buropa. Asf,en 1806 y en 1807, se produjeron las Invasiones Inglesas. La feroi resistencia de los habi- tantes de Buenos Aires los derroto en ambas ocasio- nes, y abanconaron Ja empresa. Los lideres de la defensa de Buenos Aires fueron los comerciantes agrupados en el Cabildo yen el Consula- do, organizados por el comerciante espaftol Martin de ‘Alzaga, que estaba a favor del monopolio. Pero Jos ver- daderos protagonistas fueron las recientemente crea- das milicias urbanas: la presencia de las fuerzas bn- ‘énicas en el Rio de la Plata impulsé un proceso de mi- litarizacidn de la poblacién, que se alist6 en cuerpos de milicianos para defender la ciudad y su territorio, bajo el mando de un militar francés al servicio de Espaiia, Santiago de Liniers. Lideradas por los eriollos, desde ese momento las milicias se convirtieron en un ele- mento decisivo en el futuro politico del Rio de la Plata. En el aspecto econémico, la presencia de los ingle- ses hizo que los comerciantes eriollos experimentaran brevemente los ventajosos frutos del comercio libre con Inglaterra ed AL Regimientos que actaron durante las Invasiones Ingles. Las milcias conssian en varios egimientos organizados de acuer {do.con el arigen social ye lugar de nacimiento de sus membros. Librecambismo 0 librecambio. Sistema econémico basado en el principio de libre circu lacion de mercancias y que propane Ja ausencia de tra bas y limitaciones en el comercio internacional. storia 35, — 1808: crisis en el Virreinato y caida de la monarquia En 1808, y con el proposito de invadi Portugal, pais aliado de Inglaterra, Napoleén invadié Espana y obligé a Carlos wy a su hijo Fernando ~a quienes llev6 prisio- neros a Francia~ a abdicar en favor de su hermano Jo- sé Bonaparte, Esta circunstancia desencadend una erisis de la -monarquia espaiiola, puesto gue a partir de la abdica- ci6n de Femando y de su prisién no existia poder lesi- timo central en Espaita. Entunces, en las principales cit Gades espafiolas se formaron juntas, que gobemaban en representacion del monarea prisioneru, Femando vt. Estas juntas finalmente enviaron representantes a una Junta Central que se reunié en Sevilla En el Rio de la Plata, los sucesos europeos agregaron mayor inestabilidad politica. A comienzos de 1809, aigu: nos comerciantes y funcionarios espafioles intentaron splazar a Santiago de Liniers, que ocupaba el cargo de virrey. Linters fue defendido por los Ifderes criollos de las miliciao urbanas, que demostraron en esa oportuni- dad e1 poder politico que habian alcanzado, Ese mismo afi, llegaba a Buenos Aires un nuevo virrey nombraclo por la Junte Central de Sevilla, Baltasar de Cisneros, ‘A comienzos de 1810, cuando las fuerzas de Napo- (edn en Bspafta ocuparon Sevilla, la Junta Central se disolvié. Esta disolucién -sumada al hecho de que el rey legitino Femando vit se hallaba prisionero en Fran- cia dais otra vez a Espafta sin gobiemo legitimo, a ppesar de ene en Céitiz qued6 funcionando un Consejo de Rexencia de dudosa representatividad. La noticia del desbande de Ia Junta Central arvi- 6 a América entre abril y mayo de 1810. En el Rio de la Plata, como en los otros vireeinatos, esta novedad fue recibida con temor por aquellas personas més vin- culadas a la administracién 3 al comercio espaioles, y con esperanza por aquellos gmipos que desde 1808 esta- ban aguardando una oportunidad para separarse de Es- aia Los grupos separatistas en el Rio de la Plata estaban formadios por jévenes profesionales, sobre todo aboga- dos, educados en las universidades americanas como Mariano Moreno- o espafiolas ~como Manuel Belgra- rno-, que habia recibido la influencia de autores de la Hustracion francesa como Montesquieu, Voltaire y Rowssean. Entre los separatistas se hallaban también algunos comerciantes y propietarios rurales, que consi- eraban la conveniencia de abrir el comercio a todas las naciones. 36 Hiwria seal La Revolucion Una vez conocida la noticia, los grupos separatistas comenzaron a actuar. A partir de entonces, en Bue nos Aires, y en la mayoria de las capitales virreina- les, las autoridades espafiolas fueron depuestas y se instalaron juntas de gobierno siguiendo el mo- delo de las de Espafia, En el caso de Buenos Aires, el Cabildo tuvo ana deci siva actuacién en este cambio politico. El virey Cisne 108 consinti6 en convocar a un Cabildo abierto el 22 de ‘mayo de 1810, para que los vecinos mas ilustres de la ci dad discutieran sobre el curso politico que debia seguir se ante la crisis de la monanufa. Después de un duro de. bite entre los grupos que intentaban sostener al virrey y Jos que pedian su retiro, la postura »probada por la ma- ‘yoria fue la de formar una junta de gabierno, ya que con- sideraron que ia legitimicad de las autoridadess espafto las habia caducado por falta de un gobiemo legitinto en Espaiia, Después de varios conflictos y ante la presion de los revolucionarios, el dia 25 de mayo qued6 formnada la Primera Junta ~mayoritatiamente integrada por co- merciantes y abogados criollos-, que desplaz6 al virrey de su cargo. Con este acto politico caducé la. domi- nacién espafiola en el Rio de la Plata. La guerra y la politica revolucionaria (1810-1815) La primera tarea de fa Junta fue expandlr su autoridad por el resto del Virreinato. Para ello, mediante una procla- ‘ma, Inform sobre los aconitecimientos a fos eabildos de las ciudades del interior y los invit6 a enviar representan- tes. Al mismo tiempo, sus miembros decidieron despa char una fuerza amiada para endeentar las posibles resis- tencias a fa nueva situacién politica Hsia fuerza venci6 a lag auioridades de Céroba, que s¢ opusieron a la Junta, mientras que kas otras cinlackos del interior terminaron ‘per aceptar la invitacidn de Buenos Aires y en 131 envia- ron diputados ala Junta ce Gobierno que, anphada se de ominé Junta Grande. —$—_______ » Expliquen cual era la legitimidad que se atribula la Junta Central de Sevilla para legislar sobre América, » @Por qué les parece que los comerciantes criollos tu Vieron tanta influencia en los debates de la semana de Mayo y en la formacién de la Primera junta? Entre 1811 y 1815, la situacién politica cambiaria al ritmo de las relaefones entre los pueblos del interior y de Buenos Aires, y de los éxitos y fracasos de la guerra con tra Espaiia La Junta y los sucesives gobiemos tuvieron que en- frentar tres frentes de hicha. El foco principal de resis- tencia a la Revolucién de Mayo fue el del Alto Per Desde el Virreinato de Peri partieron las tropas que de- fionclian el dominio espaiiol en esa area frente a las tropas ‘gue enviaba la Junta desde Buenos Aires. El dominio es- patio! qued6 aseguradio en esta regiOn cor ia batalla de Si pe-Sipe,en “8:5, El segundo frente de guerra era el Paraguay, cu yo Cabildo habia recsnocido al Consejo de Regencia es ppafiol. Las tropas patriots al mando de Manuel Belgra- ny fueron derrotacas, No obstante, en mayo de 1811 en Asuncidn, las autoridades espafiolas fueron reem- plazadas, y se instalé un gobiemo propio auténomo del de Buenos Aires, El tercer frente de guerra fue el mas apremiante para Buenos Aires: Montevideo continuaba en ma- nos de los espaiioles y, por lo tanto, tampoco se habia plegarlo a la Revolucién, Solo un largo sitio de la ciudad y luna rebelin de la poblacion rural de la Banda Orfental, acandillada por José Artigas, terminaron con el dltimo fo- fa en el eshuario del Plata en 1814, Ademis de los problemas ocasionacios por la guerra contra Espaita, la situaciéa politica de) gobierno revolu- cionario resultaba bastante inestable, Ya en el seno de la Junta de 1810 se observaba una primera division entre aquellos que, como Mariana Moreno, deseaban radical zr lenueva situacién politi cca asta una definitiva yn pia raptura con Espafia y otra faccién, liderada por Comelio Saavedra, que re- comendaba prudencia. Pero la disidencia fundamental centre estas facciones era la conllictiva relacién entre Buerios Aires y las ciudades del interior que estaban bajo su control. Moreno y sus se- guidores pretendian que el gobierno revolncionatio In- trodujera cambios profun- abildo abierto del 22 de Mayo". Oleo de Tomas Villar de 1957, copia dol original de Pedro Subercaseaux de 1908. dos en la sociedad y bregabary por un gobiemo central zado en Buenos Aires, en tanto consideraban que los di putados de las provincias debfan formar un cuerpo apar- te. Saavedra, por su lado, defendia la incorporacion de los diputados del interior del pais a la Junta de Gobierno. Como ya vimos, en 1811 queds confirmada ta Junta Grande, situacién que desencadens la renuncia de Moreno ala Junta y su alejamiento. La Junta Grande fue disuelta en 1811 y reempla- zada por un Primer Triunvirato (1811-1812). Esto te cambio se produyjo, en parte, como consecuencia de los Fracasos de las tropas enviadas al Paraguay y al Alto Peri, pero también respondia al intento de las revolucionarios portefios de centralizar el gobiemo. A su ver, este Triunvi- rato fue suplantado por el Segundo Triunvirato en 151 impulsado por un grapo politico mas radicslizado, entre quienes se enconirahan los sucesores politicos de Mariano Moreno y jdvenes militares egados recientemente de Es- pana (como José de San Martin y Carlos de Alvear), que pretendian una profundizacién de los cambios revolucio- narios. En 1813, este Triunvirato convocs a las provincias para que enviasen representantes a una Asamblea Gene- ral Constituyente, cuyos objetivos principales eran de clarar la independencia de Espaia para las provincias del Rio de la Plata y dictar una constitucién, La Asamnblea promovid una serie de meditias politiens _y sociales revoluciogarias, como la abolictén de los privi- legios y ce los tributos y trabajos forzados de los ing nas, la ibertad de los esclavos naciddos desde ese md nen toy tambien el reemplazo del Triunvirato por un poder ej- cutivo unipersonal, el Directorio. Convocatoria al Congreso de Tucuman La Asamblea no logré declarar la independencia, pues existian en ese momento varios obstaculos para hacerlo. En primer lugar, el rey Fernando vit habfa re- tomado a Espaita y a su troio, después de que los ejér citos ingleses expulsaran a los francéses de la penin- sula Ibérica, EI peligro de una expedicién espaiio- In de reconquista de América era inminente, ya que el rey estaba decidido a sofocar las rebeliones ameri canas. Ademas de este posible endurecimiento de la guerra, la Asamblea enfrentaba fuertes disidencias in- temas, que provenian sobre todo de un movimiento de oposicién al centralismo de Buenos Aires eneabezado, por José Artigas, lider indiscutido de la Banda Orien. tal. La reivindicacién principal de este movimiento era asegurar la autonomia de esa provincia. Entre los aftos 1814 y 1820, la politica artiguista se extendid por las provineias del Litoral y por Cordoba, que formaron, tuna liga liderada por Artigas, quien tomo el titulo de “Protector de los Pueblos Libres Esta situacién, sumada a la derrota de las fuerzas patriotas en el Alto Pert en 1815, creaba un panorama en el que la suerte de la Revolucién en et Rio de la Pla la parecia peligrar. La Asamblea se disolvid, y en su lugar se convoeé a un nuevo congreso para afron- tar la situaci6n, Esta vez el Ingar elegido fue Tucu- man, y el objetivo prineipal, diseutir Ia independencia, de las Provinclas Unidas, La independencia y la crisis del gobierno central (1815-1820) En 1815 el panorama no podia ser mas oscuro para la suerte de la independencia sudamericana. Todos los go- biemnos auténomos americanos habian sido derrotados por la reacci6n espaftola, La tinica excepcién era el de Buenos Aires, que a pesar de las disiclencias internas ha- bia permanecido libre de las tropas espaiiolas al haber las expulsado de Montevideo en 1814 y al tenerlas a raya cn la frontera norte, gracias a los esfuerzos de la pobla- clon de Salta y de Jujuy y del fuerte liderazgo de Martin de Gtiemes. En estos aifos, los espaitoles invadieron va- ras veces estos territorios, y otras tantas las fuerzas de Giliemes los rechazaron En I816 e1 Congreso Constituyente de las Provincias Unidas se reuinié en Tucumén, La discusion sobre Ia constituctén a adoptar dej6 paso a una cuesti6n funda- ‘mental: la independencia. El 9 de julio de 1816, los 3B Miwna ae congresistas que representaban a los pueblos del antiguo Virreinato del Rio de Ia Plata que estaban libres de espaftoles declararon Ia independencia de Espaiia para todos los pueblos de América del Sur. EL Paraguay, que era independiente desde 181, y la Ban- {da Oriental del Uruguay, que junto con las provincias del Litoral se oponia al gobierno de las Provincias Unidas, no participaron del Congreso de Tucumén. Rodeados por los realistas en Chile y en Pert, la suerte de la independencia del Rio de la Plata dependia de la derrota de los espaiioles en esos territorios. La guerra en el Alto Pert estaba estancada, y era evidente que en esa direccién los ejércitos no podian llegar a de- rrotar a los espafioles del Peri, El general José de San Martin, militar de carrera formado en Espafa y desde 1812 al servicio del movimiento independentista, forj6 el plan para atacar a los espaftoles en Chile primero, y desde alli alcanzar el Perti para derrotarios definitiva- mente. San Martin organiz6 el cruce de la Cordillera de Jos Andes con su ejército de liberacion, Después de dos batallas decisivas (Chacabuco y Maipti), los espaholes fueron derrotados y en 1818 Chile declaré su indepen: deneia, Dos afios transcurrieron hasta que San Martin emprendié Ia liberacion det Per, que se declaré inde- pendiente en 1821 Mientras San Martin emprendia sus campanas liber tadoras, la situacién politica en el Rio de la Plata era ca- da vez més inestable. El Congreso se trasiadé en 1817 a Buenos Aires y alli sancion6, en 1819, una consti- tucidn centralista que dejaba abierta la posibilidad de establecer una monarquia, Esta constitucion fue rechazada por los gobernadores de las provincias del interior del pais, sobre todo por aquellos que estaban, bajo la esfera de Artigas. A comienzos de 1820, los go- bernadores de Santa Fe y de Entre Rios ~Francisco Ra- ijrez y Estanislao Lopez, respectivamente-, derrotaron ‘en Cepeda a las tropas del gobierno central. Pocos dias después entraban desaflantes en una atribulada Buenos Aires imponiendo condiciones: la Constitucién debia ser derogada y con ella, sus aspectos mas imitantes: el monarquismo y el centralismo. En ese momento, el Di- rectorio se habia disuelto y no existia ningyina autor dad central. Las provincias junto con sus gobernadores, ‘0 “cauaillos”, como empezaban a ser lamados, eran au- tonomas. a » Busquen informacién sobre el debate que tuvo lugar cen el Congreso de Tucuman acerca de la monarquia constitucional. Analicen con qué argumentos se susten- (Sactina SA. ohn ns © Samann S.A Paid Kopi Ly Los legados de la independencia La independencia provocs cambios econémicos y politicos fundamentales. En el plano econdmico, la abo- licin del monopolio comercial impuesto durante siglos por Bspafaen sus colonias prodiyjo la apertura del comer cio. tris ls paises, 1o cual signifies que las nuevas Pro- vinclas Unidas pudieran exportar sus productos a quienes, desearan comprarlos. De esta apertura se beneficiaron so bre odo la ciudad de Buenos Aires que, junto con su cam- pila, impuls6 la exportacion de cueros y de came salada principalmente a Gran Bretaha: este pais paso a dominar asiel comercio del Rio de la Pata. las printeras consecuencias politicas de la indepen: dencia en el Rio de la Plata fueron la inestabilidad y la crisis de legitimidad de las nuevas autoridades, que gobernaron después de la ruptura con Espaia en 1810, Estos nuevos gobiemos auténomos, y luego independientes, tuvieron dificultades para reemplazar et poder dol rey ~al que haban estado subordinadas las co lonias espafiolas durante siglos~ por otro poder legitimo aque fuera una autoridad a la ver aceptada y respetada por todos. acrisis de la monarqufa espaitola ocasioné en el Rio de la Pata, asi como en toda la América espafols, un va ‘ode poder que en e! Rio de la Plata fue llenado precaria- mente por fa Primera Junta durante los primeros momen: tos. A partir de entonces, la creacion de nuevas entidades politicas provocé profundas disensiones sobre fa nueva forma de gobiemo y sobre cémo se estableceria la rela. ion entre Buenos Aires y as provincias. Hacia 1815 y 1816, al gunos de los mas imper- tantes revolucionarios, co- mo Belgrano y San Martin, ¥y muchos representantes {el Congreso de Tucuman eonsideraban que adoptar tun gobierno monérquico Gauchos y carretas de Tucuman fen Buenos Aires". Grabado de E ‘Maile y J. Bluck sobre una acua rela de E, Vidal. Desde la epoca dela Independencia se produjo lun desarrollo economica des ual de! territorio: por un lado Buenos Aires y el Literal, y por ‘otro las provincias del interior Las arovincias de! norte se que davon sin el flujo de plata nie! mercado de Potosy sin los bene: tices de la nueva economia, resultaba mas prudente que uno republicano, en el mar co de la reciente restauracién de las monarquias en Euro pa despues de la deyrota de Napoledn. Ademds, conside aban que una monarquia serfa un gobiemo eficaz para preservar la unidad y el orden de los pueblos, que ya esta ban acostumbrados a esta forma de gobiemo. Sin embar 0, €l proyecto monarquico no se coneret6 y en 1820 fue abandonado por completo como consecuencia de la de- rota del Directorio por parte de los caudillos del Litoral Desde ese momento, Ia discusién sobre la forma de gobierno mondrauica o republicana dej6 paso al de- bate sobre la relaci6n entre Buenos Aires y el inte- rior, es decir, sobre si la reptiblica debia ser gobemada por una autoridad central o respetar la autonomia de las provincia. Desde los comienzas de la Revolucion, las provincias ‘habian desconfiado del centralismo de Buenos Aires ein tentaron ganar la mayor autonomia posible. Estos inten: tos se concretaron al desaparecer las vielas intendencias, coloniales con el surgimiento de provincias autonomas ccon sus gobernadores 0 caudillos. Asi se fue consolidan do un movimiento contrario al centralsmo portefio que se llamé federalismo, cuyos lideres eran José Artigas, de la Banda Oriental, Francisco Ramirez, de Entre Rios y Esta nislao Lépez, de Santa Fe. Bn 1820, la derrota del Directo: ro y la disoluci6n del Congreso dejaron al nuevo pais sin, autoridades centrales. Asi, las provincias se convirtie- ron en entidades casi independientes que formaron sucesivas alianzas mediante pactos. Incluso Buenos Aires comenz6 a funcionar como provincia e intervino en algunos de los pactos y tratados. igor 99 ees