Está en la página 1de 39
comprender el juego de peones en ajedrez eS Introduccién "(Los peones) son el alma de este juego: ellos solos forman el ataque y la defensa...". Muchos entusiastas contemporaneos de ajedrez deben quedar asombrados al leer esta solemne declaracién de Philidor, confiriéndoles tan alto honor a los modestos peones, que los famosos predecesores de aquél, Greco y la Escuela Italiana, tenian en tan poca estima. En 1749 fue publicado en Londres un pequeiio librito de Philidor, que se recuerda por el titulo de su primera edicién, Lianalyze du Jeu des échecs. Pasaria mucho tiempo antes de que las ideas expresadas por Philidor pudiesen entenderse plenamente, pero el famoso ajedrecista y miisico francés vio el papel de los peones desde un Angulo no convencional, muy por delante de su tiempo. Al insistir en las armoniosas relaciones entre peones y piezas, Philidor arrojé nueva luz sobre el desarrollo y el centro. Philidor practicé lo que predicaba: las formaciones de peones fueron una caracteristica de su estilo. A diferencia de la Escuela Italiana, que enfatizaba en el papel de las piezas, él entendia las profundas relaciones ocultas entre piezas y peones, que condicionaban todo juego serio en el tablero, Su juego no impresionaba ni era elegante. Sin embargo, muy por encima de las trampas y anilisis erréneos de Greco, se trataba de un estilo que, al elevar el nivel defensivo, anunciaba que Jos ataques injustificados, por elaborados que fuesen, podrian fracasar. Como consecuencia, debido sobre todo a la significacién de los peones, el juego tomé nuevas caracteristicas, de equilibrio y restriccidn, alejandose de los parametros tan valorados en el siglo XVIII, Todas las corrientes de la vida artistica e intelectual en Francia estaban entonces imbuidas de sentido comin y moderacién. Volviendo al hombre en cuestidn, su juego y sus ensefianzas, podemos reconocer la tendencia predominante de los tiempos hacia un juego claro y sencillo, regular y armonioso, ‘No muchos jugadores siguieron los pasos de Philidor. Habria de avanzar mucho el siglo XIX para ver en escena a otro gran jugador, Howard Staunton, que se propuso explorar sutilezas como el avance sopesado de peones, o el juego contra peones doblados y el bloqueo. Staunton amplié los conceptos de Philidor sobre formaciones de peones, formulando ideas que Aaron Nimzovich y Richard Réti desarrollarian un siglo después. Naturalmente, la época de Philidor también tenia sus defectos. La filosofia del orden y la disciplina se habia desarrollado desde fines del siglo XVII, dejando sus huellas en la literatura y las bellas artes, pero era en esencia de caricter exclusivamente racional, no dinémico. En el tablero, el periodo mostraba una tendencia a reducir los intereses del juego a sus valores posicionales estaticos, No debe sorprender, por tanto, que el periodo del romanticismo en ajedrez que siguié no partiese de esas premisas. La época de Adolf Anderssen y Paul Morphy aporté algunas otras convicciones. En pocas palabras, la suya fue una época marcada por un fuerte movimiento, caracterizado por pasar de una cultura intelectual a otra nueva, emocional, en la que el objetivo del arte, en general, no era ensefiar, sino provocar emociones, que preferia la libertad a la disciplina, el gusto personal a los valores consagrados. Los mejores jugadores de ajedrez, que compartian ese clima espiritual, no trataban de formular un marco de principios generales, en la mejor tradicién del sentido comin, representada por Philidor. Confiaban en sus sensaciones, en su intuicién. Una partida de ajedrez era, sobre todo, el fruto del gusto personal, una creacién individual. Puesto que no estaba condi- 4 INTRODUCCION cionado por reglas estrictas, el estilo ajedrecistico del periodo era libre y dindmico. La combina- cién de ajedrez como simbolo del periodo era cuestin de fe, de optimismo, podriamos decir que de coraz6n, ciertamente no de sentido comin. Los peones perdieron su significado e importancia en la construccién del juego. Ya no eran quienes conformaban el ataque y la defensa. El centro a menudo se desintegraba, las partidas se convertian en una lucha abierta, con los peones como carne de caiidn, y la construccién racional de formaciones centrales habia desaparecido. No es dificil reconocer en estos rasgos la oculta relacion entre el ajedrez y otras formas en las que el romanticismo inundaba Europa como una oleada arrolladora. En ajedrez llegé con el habi- tual retraso, pero con gran fuerza y en completa armonia con las tendencias generales del movi- miento, tal y como se expresaban en la literatura, las artes y, sobre todo, en la musica, su forma de expresién més natural. in embargo, el final del siglo XIX produjo un nuevo giro. En los fundamentos del siglo XIX habia una fuerte tendencia a formular sistematicamente todo el conglomerado de los conocimien- tos existentes, y expresar asi las leyes generales del desarrollo. No es casual que Steinitz perte- nezca a esa época. Lleg6 como un legislador, y el niicleo de sus ensefianzas era la ley del equi- librio. Segin Steinitz, una partida esta en equilibrio hasta que un error, o una serie de pequefios errores, lo alteran, inclinando la balanza a favor del otro bando. Esta ley general adopté la forma de consejo practico en diversas maximas. Steinitz insistia en la construccién de posiciones y, por consiguiente, en los elementos con que se forjan las ventajas. Junto con casillas débiles, co- lumnas abiertas, pareja de alfiles, etc., volvia a hablar de peones. Los peones habian resucitado. A fin de preservar el equilibrio, habia que luchar por el centro, ocuparlo y compartirlo. A 1.d4 se contestaba 1...d5, los puntos fuertes centrales se mantenian mientras fuese posible un desarrollo normal, al amparo de la estructura central de peones, que era importante. Esa estructura debia ser firme, simétrica, compartiéndose la influencia sobre las casillas vitales del centro. El Gambito de Dama y sistemas similares estaban al orden del dia y los peones cobraron nueva vida. Sin embargo, en las primeras décadas del siglo XX, comenzaron a producirse cambios en el juego de un grupo de grandes jugadores y teéricos. Se llamaban a si mismos "hipermodemos", y se rebelaron contra el estilo dominante, drido y un tanto dogmatico de los seguidores de Steinitz, Nimzovich y Réti, fundadores de la nueva escuela, publicaron obras maestras, para acabar plas- mando una auténtica revolucién ajedrecistica. El primero escribié Mi sistema, y el segundo Nue- vas ideas en ajedrez. Levantandose contra las reglas y la rutina, los hipermodernos advertian: "No hay reglas generales que sean invariablemente validas". "Estamos interesados en las excep- ciones, no en las regias", es el lema del movimiento. Examinando el conjunto de nociones y afirmaciones expresadas por Nimzovich, descubrimos que el nucleo de las nuevas ensefianzas ra- dica en el concepto original del centro y las estructuras de peones. Mientras que el ajedrez clésico insistia en la simetria de peones, los hipermodernos introdujeron el concepto de control del cen- tro a base de piezas. La limitada implicacién de los peones en Ia primera fase de la partida de- sembocé en todo un conjunto de nuevos sistemas de apertura. Al mismo tiempo, por primera vez en la historia del ajedrez, se estudiaban a fondo todo tipo de formaciones de peones en todas las fases del juego. Lo que hoy sabemos se lo debemos en gran parte a Aaron Nimzovich. En Mi sistema los peones vivieron sus dias de gloria. La nueva ensefianza acerca del centro se concen- traba en ellos y en su sutil interrelacién con las piezas. Sin embargo, irénicamente, la filosofia del centro de Nimzovich era el comienzo de un signi- ficativo proceso en los fundamentos del ajedrez moderno: Ia desintegracién de las estructuras clé- sicas de peones y la asimetria de las formaciones de peones modernas. Es caracteristico que, en sintonia con las tendencias generales, intelectuales y artisticas, el proceso se hizo mas acusado hacia la mitad del siglo XX. Después de la Segunda Guerra Mundial, esa tendencia se manifests en modemos sistemas de apertura como las defensas Siciliana y Benoni. Ya en las décadas de los afios cuarenta y cincuenta, Bronstein y Boleslavsky dieron un paso mis allé de Nimzovich, al manifestar su conviecién de que las negras no debian buscar la sime- INTRODUCCION 5 tria central, ni tampoco controlar el centro. Podria cederse el centro, proclamaban, acabar el desa- rrollo basico con prontitud y luego tratar de fijar y minar el centro rival con agresiones laterales. La clave era fijar el centro, lo que significaba provocar un bloqueo, y quitarle a ese centro su potencial dindmico. Los dos maestros citados confiaban en una verdad sencilla y universal, a saber, que todo aquello que esta fijo, inmévil, tiende a debilitarse. Fue exactamente gracias a estas nuevas proposiciones como se introdujeron nuevos sistemas de apertura, con a Defensa India de Rey como el mas famoso de ellos. Asi pues, llegamos a la segunda parte del siglo XX, conscientes del flujo constante y cambio de dos tendencias dominantes, que exploran por tumno las posibilidades atacantes y defensivas. Es imeresante observar que la historia del arte sigue el mismo modelo, Existe una constante repeticién del proceso tipico de Io estricto a lo libre, de lo sencillo a lo complejo, de lo cerrado a lo abierto, de lo estatico a lo dindmico. En el constante cambio de la moda ajedrecistica, entre factores estiticos y dinamicos, veo la logica inherente del desarrollo del ajedrez. Cada época que hemos analizado Hevaba, al transcu- rir, el germen del periodo siguiente, y cada una de ellas estaba dominada por un estilo, un enten- dimiento. En ese sentido, no obstante, el siglo XX fue, en esencia, distinto. Lo mismo que el arte del siglo XX, el ajedrez modemo esté caracterizado por una mezcla de diferentes estilos. Al mismo tiempo y en el mismo lugar coexisten fuertes corrientes estilisticas, componiendo asf un complejo tapiz de ideas y actitudes. El destino de los peones en ajedrez, su ascenso y caida, esté interrelacionado con los modelos de cambio. Los periodos que los menospreciaban fueron seguidos por otros en que el juego racional se basaba en ellos, Nuestra época ha absorbido finalmente la experiencia de siglos anteriores y entendido plenamente los valores intrinsecos de los peones y los distintos papeles que pueden asumir en una partida de ajedrez, Hoy en dia somos conscientes de que los peones constituyen la columna vertebral de los sistemas de apertura, y también que son realmente los peones los que dan forma tanto al ataque como a la defensa, La intencidn de la obra es explorar la naturaleza de los peones y las formas basicas en que pueden surgir en el tablero, Mi abjetivo no es ocuparme de cada aspecto de distintas formaciones de peones, partiendo de innumerables ejemplos de la prictica magistral, y decirle, en consecuencia, al lector qué hacer en cada caso. No hay reglas que puedan definir en su totalidad Ja compleja vida de un pedn, ni ofrecer un consejo seguro que resulte siempre valido, Por otro lado, temo examinar demasiados casos que s6lo podrian contribuir a crear confusién. Lo que he tratado de hacer es revelar la naturaleza variable y ambigua de los peones, que siempre dependen del entorno en que deben cumplir su misin, Entender plenamente esa relacién nos ayudara a elegir el camino correcto en nuestras propias partidas, ‘Aprenderemos de partidas notables por su claridad y simplicidad de pensamiento. En primer lugar las analizaremos, para ver cémo los peones se comportan en determinadas circunstancias, y fuego extraeremos algunas conclusiones valiosas. Creo que es indispensable examinar el fenéme- no de las cadenas de peones, en particular las creadas en el centro, en columnas centrales, sobre la base de partidas completas, porque sélo entonces podremos comprender todo el proceso. Asi veremos cémo surgen las estructuras y cémo se transforman, y las causas que subyacen en el proceso. El resultado es gratificante, pues permitira asimilar la leccién general sobre el tema. Le concedo mucha importancia al entendimiento general, pues, si bien asimilado y organizado en nuestra mente, siempre nos ayudaré a elegir el plan correcto, aun cuando no conozcamos li- nneas concretas ni novedades tedricas, y aunque no seamos conscientes de los procesos mentales que intervienen en nuestras decisiones. Si somos capaces de formular planes generales confiando en conocimientos generales, el célculo de posibilidades concretas ser mas ficil y provechoso. ‘Nunca deberiamos olvidar que sélo la profunda comprensién de las leyes generales que rigen la partida de ajedrez nos permitiré alcanzar ese alto nivel de habilidad que hace posible vulnerar las reglas y pasar por encima de ellas. 6 INTRODUCCION 1 Peones aislados Procede iniciar nuestro estudio sobre las formaciones centrales de peones con peones aislados, aunque s6lo sea porque son una caracteristica comin en sistemas modernos. Pueden encontrarse en un niimero sorprendente de importantes lineas y con una increfble variedad de érdenes de ju- gadas, desde la Defensa Ortodoxa o el Gambito de Dama a la Defensa Caro-Kann, desde el Gambito de Dama Aceptado a la Defensa Francesa, de la Apertura Inglesa a la Defensa Nimzo- india, de la defensa Siciliana a la Defensa Tarrasch, etc, Sin embargo, pese al hecho de que a las posiciones que menciono se llega por distintas rutas y de que esconden algunas peculiaridades, siguen estando determinadas, de forma intrinseca, por la existencia misma y la naturaleza de peones centrales aislados. E: especifico. o Gaba Fy En este diagrama puede verse el caso mas habitual de un pen aislado en el centro. Cada vez que nos enfrentamos a este tipo de posi- cidn, existe la pregunta latente e inevitable: {se trata de algo preocupante, o de un arma oculta de ataque? Podria observar, por mi pro- pia experiencia, que jugamos esas posiciones con un sentimiento de incomodidad, sea cual sea nuestro bando. Pronto aprendemos de nuestra prdctica la amenaza que representan para el oponente, pero también lo vulnerables que son y qué estrecha linea separa una pro- metedora situacién central de otra desespe- radamente pasiva. El hecho de que el pen aislado pueda avanzar en un momento dado es, en si mismo, aterrador. Por otra parte, al no naturaleza es tan inestable que siempre ha constituido un problema tener compafiero en las columnas vecinas, los peones aislados, como la gente solitaria, son criaturas aisladas y, por tanto, vulnerables. A fin de distinguir claramente si tenemos un triunfo en el centro sobre el que elaborar nuestro juego, 0 si lo que tenemos es un mo- tivo para un futuro incierto, debemos aprender de la rica experiencia existente. Comenzaré nuestro estudio con una partida que constituyd un momento de inflexién en mi propia edu- cacién ajedrecistica. Siempre habia tenido la impresion de que un peén aislado era una de- sagradable carga. Para mi era una fuente regu- lar de ansiedad, hasta que un dia vi su otra cara, la cara oculta, en una partida de Alexan- der Alekhine... Euwe~ Alekhine Campeonato Mundial (25* partida) La Haya 1937 Defensa Nimzoindia L.d4 Bf6 2.c4 €6 3.23 Bhd 4.c3 0-0 5.2e2 En la Variante Rubinstein de la Defensa Nimzoindia, el caballo puede estar algo pasivo en "e2", ya que a menudo ofrece posibilidades restringidas. Sin embargo, también tiene su aspecto positivo, pues las blancas cuidan su estructura de peones, evitando el par de peo- nes doblados en Ja columna "c" PEONES AISLADOS 1 23... Wxe5 24.15 Bb1 25.884 Si ahora 25,24g3, entonces podria continuar 25...g6 26. Wg5 @xe4 27.e7+ Phe. 25..Axe4 26.h4 Be8 27.Hel Ye3 28.8d1 Baz Una inteligente jugada, que tastoma la coordinacién de las piezas blancas para sim- plificar la posicién. 29.8xd2 Excl+ 30.2h2 We7 31.Rd6 BS 32.g3 La iiltima trampa, si podemos Ilamarla de esta manera, porque después de la captura 32..8xf5 la proyectada 33.He6 no es su- ficiente, en vista de la respuesta 33...fxe6 34.8xc7 Exf2+, etc, Alekhine, sin embargo, prefiere evitarla, Ilevando su barco a aguas mas tranquilas... 32.818 33.g4 16 34.023 hS 35.82 hrgd+ 36.2xg4 WIT 37.n5 ExfS 38.cbxf5 Wxhs+ 39.4 Wh4+ 40.013 Wh3+ 41.bed Best 42.45 Wh3+ 43,204 Wxa3 Las blancas se rindieron, Desde que vi esta partida, cada vez que me encontré en una posicién caracterizada por el peén central aislado, me planteé la misma pre- gunta: {puede el pen avanzar o no? Se trata de la cuestién basica, crucial, que uno deberia plantearse en cada jugada. La segunda leccién que aprendemos de la victoria de Alekhine es tan simple como im- portante: un avance central puede promover el peén aislado, convirtiéndolo en pasado, e in- crementando a Ja vez todo tipo de amenazas ticticas. Las partidas que siguen confirmaran nuestras primeras impresiones... Kasparov - Short Bruselas 1986 Gambito de Dama 1.d4 6 2.2£3 Df6 3.c4 d5 4.23 Be7 5.2g5 6 6.2xf6 2xf6 7.€3 0-0 8.2cl c6 9.843 La continuacién empleada por las blancas es una forma de evitar las lineas principales de la Tartakower. Las blancas ceden la pareja de alfiles, pero en una posicién cerrada en la que los alfiles negros dificilmente pueden tener un papel importante. 9...D.47 10.0-0 dxe4 12xe4 eS En la partida Kasparov ~ Karpov, Campeo- nato Mundial (12*), Londres 1986, las negras jugaron 11...c5, tratando de abrir la posicién y activar sus alfiles, pero después de 12.¥e2 a6 13.Efdl cxd4 14.4\xd4, no lograron su obje- tivo. La textual responde a la misma idea. 12.3 exd4 13.exd4 Ob6 14.2b3 LFS 15.8el Res! Esto parece una mejora, porque el cambio en "gs" simplifica la situacién del tablero. En dos partidas del Campeonato Mundial, contra Kasparov, Karpov opuso su torre en la co- lumna "e", lo que, tras Exe8+ xe8, hizo po- sible la maniobra Yd2-F4, que dio al blanco la iniciativa en el ala de rey. Nétese, sin embar- go, que en ambos casos el problema basico de las negras sigue siendo el mismo. El alfil blan- co es una pieza poderosa que las negras no pueden neutralizar. Las blancas, por tanto, es- tan més fuertes en a casilla clave "d5", y po- drén avanzar su pe6n oportunamente. jNues- tro pedn central aislado es aqui muy fuerte! PEONES AISLADOS 9 2 3 4 5 6 7 Islotes de peones mmnnTemanee S68: Seu GOR, DOSS A MN RS VAR 187 5..d5 6.a3 £e7 7.cxd5 exd5 8.293 c5 9.dxcS Bxc5 10.b4 ‘Tras haber aislado el pen negro en el cen- tro, la intencién de las blancas es asumir el pleno control de la casilla "44", lo que sera posible tras la retirada del alfil. * Al analizar 1a partida, afios atrés, sigo re- cordando de forma vivida que mi reaccién fue la misma: mi mano fue mas rapida que mi mente y tomé el alfil para retirarlo. Un vistazo a la jugada que sigue me sorprendié tanto co- mo debié haber sorprendido al Dr. Euwe durante la partida. 10...d4! {Un espléndido golpe tictico! Ahora no es dificil concluir que 11.2ce4 no da resultado, tras 11...Axe4 12.Oxe4 2b6. Si las blancas confiaban en 11.4a4?, entonces tendrian que afrontar la cruda realidad: 11...dxe3 12.Wxd8? pierde rapidamente, por 12...exf2+ 13.@e2 &e4+. Por consiguiente... 11.bxe5 dxe3 12.82?! Aqui podemos presenciar una metamorfo- sis habitual en situaciones similares: un golpe central ha transformado un peén aislado en pasado, es decir, un pedn cualitativamente su- perior, mas mévil y, a menudo, més peligroso. En nuestra partida, las blancas no comprenden hasta qué punto se ha vuelto peligroso el pedn, pues de otro modo habrian seguido el consejo de Alekhine, y jugado 12.Wxd8 Bxd8, y en- tonces 13.e2 Bed 14.13 AxcS 15.Axc3, aunque las negras siguen conservando ventaja. En una partida mas reciente, Agdamus ~ Rai- mundo, Garcia, Buenos Aires 1972, encontré 13.a4 Qd7 14.23 c2 15.2b5 a6, que también fue favorable a las negras. Sin embargo, con damas sobre el tablero, las cosas serin ain més dificiles. 12... WaS 13.8b1 En caso de ataque directo, con 13.Ae2, era posible hacer 13...0d5 14.e4 Db4 15.8b1 D426. 13...8d7 Capturar el peén pasado no es tan facil co- mo pueda parecer, Las negras amenazan hacer 14..2a4, que no puede ser prevenido con 14.804 Ba4 15.863 Bb3, ni tampoco con 14,Bb4, debido a la contestacién 14...2a6 15.8xa6 Wxa6. En ambos casos, las blancas no pueden enrocar. Asi que tratan de salvarse de otra forma... 14.8b3 Sad 15.Hixc3 Was Puesto que la torre no puede moverse, por el mate en la casilla "d1", las blancas pierden calidad. Asi que la movilidad del peén aistado se ha convertido en un peén pasado lo que, a su vez, se ha traducido en ventaja material Todo eso sucedié tras una serie de golpes tic- ticos, resultado de una ruptura en el centro. Lo que continéia es sélo el habitual problema téc- nico. 16.204 Da6 La jugada més fuerte. Las negras evaliian correctamente que el peén pasado blanco de la columna "c" no serd peligroso, y que realizar la ventaja material sera més facil sin el alfil blanco. 17,2xa6 bxa6 18.0-0 &2xb3 19.4xb3 Bb8 20.82 WdS 21.e4 Wh3 22.We2 Wbs 23.413 8 COMPRENDER EL JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ 16Bal! jSe requiere paciencia para optar por esta jugada! Dejemos que la dama negra siga en "d8", de paso que se amenaza BeS. 16.047 Una reaccién pasiva, pero a veces no hay opciones atractivas. Ahora, al menos, queda controlada {a casilla "eS", Por desgracia para las negras, lo que planeaba sobre la posicién desde la primera fase de a partida va ahora a producirse... 17.45 Es el momento adecuado para avanzar el peén 17.08? Puesto que, obviamente, 17...cxdS est fuera de cuestién y a 17...Ac5 seguiria 18.2c2 &xc2 19.Wxc2 cxd5 20.Badl, con ventaja, las negras, como a menudo sucede en circunstan- cias parecidas, toman el camino més peligro- 80. 18.24 296 19.2e6! Uno de los motivos tacticos que surgen tras el avance del peén es la penetracién del ca- ballo al amparo de! mismo. Utilizando la ca- silla evacuada como trampolin, las blancas fuerzan los acontecimientos en su beneficio. 19...fxe6 20.dxe6 Ph7 21.8xd7 6 El cambio de damas facilitaria las cosas a Jas blancas. Con damas sobre el tablero, las negras tienen alguna esperanza, aunque mini- ma, de contrajuego. Sin embargo, nada puede cambiar el hecho crucial de que, como en la partida de Alekhine, el pedn aislado se ha con- vertido en un peén pasado y avanzado, lo que les costard caro a las negras. 22.¢7 Bfe8 22...xf2 pierde, por 23.424, mientras que 22..Wixf2+ 23.0h1 Efe 24.44 parece mas bien desesperado. 23.84! Las blancas encuentran una excelente solu- cién téctica. 23.185 Kasparov explicé que tenia in mente hacer 23...8c7 24nd Bexe7 25.8xe7 Bxe7 26.h5 £43 27.Hd1 &d6 28.87. Sin embargo, con un peén pasado en séptima siempre hay alguna solucién. 24.De4! Hxe7 28.02! No todo el mundo puede captar esta oculta posibilidad. La jugada subraya el hecho de que las negras son vulnerables sobre la diago- nal "bI-h7", y que poco pueden hacer al res- pecto. 25...218 26.g3! 26.h4 Sxh4 27,.g3 Wes 28.axg6+ tam- bién gana, pero con la tranquila jugada textual se acentua la indefensién negra, 26...Wd8 27.B.ad1 WaS 28.h4 Be7 29.131 La Ultima clave sutil: las torres penetran en séptima, La partida esta decidida. 29.,2xc2 30.Exe7 Hg831.8dd7 25 32.8xg7+ bhs 33.Wa4 Las negras se rindieron. jLa misma inquietante metamorfosis! El vigoroso pedn aislado se convirtié en pasado, haciendo estragos en la séptima fila. 10 ‘COMPRENDER FL JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ Smyslov— Karpov Campeonato de la URSS Leningrado 1971 Apertura Inglesa Led c5 2.013 Of6 3.c3 d5 4.cxdS Dxd5 5.03 e6 6.04 exdd 7.exd4 Esta vez tenemos un caso de peén aislado en Ja Apertura Inglesa, que muchos jugadores evitarian con 5...2\xc3, seguido de ...g6. En realidad, el juego ha transpuesto a una Caro- Kann, Ataque Panov. 7...8¢7 8.243 0-0 9.0-0 Dc6 10.2¢1 Df6 Aqui una frecuente alternativa ha sido el movimiento 10...8f6. No tiene mucha légica retirarse del centro, ya que la siguiente jugada blanca aborta la proyectada ...b4, que per mitiria un absoluto control del peén central aislado. 11.93 Esta jugada tiene un contenido adicional, pues hace posible la maniobra estindar &c2 y ‘Wa3, causando dificultades al rey de las ne- gras. 11...b6 12.8c2 &b7 13.403 Bc8? Es algo extrafio que estos dos grandes ju- gadores sélo percibiesen las consecuencias de este error en los analisis posteriores. Ahora, ya en fase tan temprana, era posible la decisiva ruptura en el centro, 14.45, pues en caso de 14...exd5, se castigaria moviendo 15.225 26 16Hxe7, mientras que a 14...a5 seguiria 15.895 g6 16.46. Como el lector puede ver, si el pedn aislado no esté bloqueado, es una especie de espada de Damocles que pende sobre la cabeza del ri- val, Obviamente, era indispensable la jugada 13...96. 14.295? g6 15.Had1 Dd5 16.26 Be8 17.804 a6 17...Qxc3 18.bxc3 &xa3 seria muy arries- gado, debido a la variante 19.c4 2f8 20.225 6 20.83. 18.2)xd5 Wxd5?! Es mejor hacer 18...exd5, pero como desea mantener despejada la diagonal de casillas blancas para su alfil, Karpov se olvida del pe- ligro. 19.We3 26? Este es un grave error. El Dr. Euwe propu- so 19..!4h5, mientras que Korchnoi sugirié 19...ed8, El castigo es inmediato... 20.203 Wh?! 20...Wd8 21.4e5 es favorable a las blancas. 21.d5 Qd8 22.46 De nuevo la misma transformacién, cor mismas brutales consecuencias. La apari de este pedn pasado avanzado constituye en si misma una victoria. 22..8¢5 23.d7 He7 24.Wf4 S67 25.88 Wxh6 26.Wxd8+ £68 27.8e3 fico 28.Hxf8+ ‘Wxf8 29.4887 Las negras se rindieron. Una derrota tan demoledora debe haber de- jado una profunda impresién en Karpov. Sin embargo, un par de afios més tarde, de nuevo se encontraria sufriendo contra un pen cen- tral aislado, y en ese caso nunca se es Io bas- tante prudente. PEONES AISLADOS n Portisch - Karpov Milan 1975 Defensa Nimzoindia 1.c4 Df6 2.2\c3 e6 3.d4 Bb4 4.€3 c5 5.843 0-0 6.213 d5 7.0-0 cxd4 8.exd4 dxc4 9.Axc4 b6 De otra secuencia alcanzamos la misma formacién de peones en el centro, pero con las piezas en distintas posiciones. Karpov planea un fianchetto de dama para lograr el control de la importante casilla "dS", 10.8e1 2b7 11.243 Se necesita el alfil en Ja diagonal mas importante. 11...c6 La experiencia de décadas recientes parece demostrar que la defensa negra es més fun- dada si se basa en ...bd7. En "c6" el caballo ocupa una torpe posicién, ya qué bloquea la accién de su propio alfil. Las posiciones con un pedn central aislado son, por lo general, muy sensibles, y requieren una plena armonia entre piezas y peones. Un detalle que parece no tener importancia puede a veces marcar to- da la diferencia. 12.03 Be7 13.2c2 Be8 14.443 14...2¢8? Cuando dama y alfil forman su amenazado- ra bateria sobre la diagonal "b1-h7", es precisa una extrema precaucién. Karpov, curiosamen- te, reacciona con la misma superficialidad que hemos visto en la partida anterior. Era indis- pensable 14...26. 15.45 exdS No hay alternativa. Si 15...€a5, entonces 16.25 g6 17.d6 gana material 16.225 Det Ahora es demasiado tarde para 16...g6, por- que 17.8xe7 decidiria en el acto. 17.Bxe4 dxe4 18.Wxe4 g6 19.Wh4 h5- Es curioso que un afio antes, en la partida T. Petrosian - Balashov, Leningrado 1974, se jugase 19...8%c7, pero las negras cayeron bajo un ataque devastador tras 20.2b3 h5 21. Bed shg7 22.8xf7 Soxf7 23.2h6 Wd6 24.Wed+, En lugar de eso, Karpov debilita de inmediato su flanco de rey. ;Conocia la derrota de Bala- shov y es posible que considerase una mejora su jugada? Dificilmente puede ser el caso, porque 20.2b3 le habria creado dificultades insalvables. Portisch complica las cosas, y las negras consiguen salvarse con unas tablas. 20.8ad1? We7 21.2xg6 fxg6 22.Wed+ thg7 23.814 226 {Fue esta jugada lo que las blancas omitie- ron en sus célculos? 24.8c3+ 26 25.xc7 Axc3 26.8xe8 Bxe8 27.bxe3_ ed 28.Hel He8 29.Hxe2 Bxc7 30.He6 DAd8 31.83 hf6 32.21 Deb 33.g3 g5 34.h3 DS 35,Ad2 Bd7 36.e2 Bas 37.c4 Bd4 38.2e8 h4 39.218+ he7 40.2h8 hxg3 41.fxg3 Ba3 Tablas. EI fracaso de Karpov en impedir las ame- nazas de la apertura, amplia nuestra experien- cia acerca de peones centrales aislados. Su avance en el centro crea amenazas directas al enroque enemigo. Nétese que en ambas parti- 12 COMPRENDER EL. JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ das, la amenaza se produjo sobre la diagonal “b1-h7", La ruptura central consigue exponer al rey a fuertes ataques. En nuestro ejemplo, se produjo como consecuencia de errores mas © menos evidentes. A veces, sin embargo, el peligro esta oculto de manera ms sofisticada. Tomemos, por ejemplo, una partida reciente... Kramnik - Anand Dos Hermanas 1999 Gambito de Dama Aceptado 1.d4 d5 2.c4 dxed 3.013 e6 4.03 16 5.2xc4 £5 6.0-0 a6 7.2b3 Esta continuacién, rescatada del olvido por Kasparov, desperté mucho interés en la década de los noventa. Es una forma tranquila de neu- tralizar la expansién de las negras en el flanco, de dama, puesto que a 7...b5, las blancas re- plicarian en el acto con la molesta 8.24." 7..c6 8.c3 exd4 9.exd4 Le7 10.8e1 0-0 11.23 En la partida Kasparov — Anand, Wijk aan Zee 1999, Kasparov eligis 11.8% aS 12.2c2 bS 13.45, demostrando que el avance central no requiere el apoyo directo del alfil, que resulta mas util en otra diagonal. En caso de 13...2xd5, sigue 14.0xd5 exd5 15.43 g6 16.2h6 Be8 (0 bien 16...2f5 17.Me2 Sxc2 18.¥xc2) 17.83 #6 18.d4, con fuerte presién, Anand jugo mejor: 13...exd5 14.4d3 c6 (14...g6 busca problemas, después de 15.295), y ahora 15.8c7 Wd7 16.8e5 Dxes 17.2xe5 g6 18.8xf6 &xf6 19.Axd5 &g7 condujo a una posicién equilibrada. 11...0a5 Un experto en estas posiciones recordaré que, en caso de 11...b5, se produce una po- sicién de la Defensa Nimzoindia, pero con una diferencia: que el alfil de casillas blancas esta en "a2", y las blancas pueden castigar la expansién contraria con 12.45 xd5 13,Axd5 exd5 14.Wxd5 2b7 15.85, llevando la dama a una posicién agresiva, En nuestra partida, sin embargo, el alfil esta en "b3", y después de 11...b5 12.45 @xd5 13.Dxd5 exdS 14.4xd5, las negras tienen a su disposicién 14...2a5, que ofrece a las blancas una eleccién entre 15.¥4xa8 @xb3 16.Ba2 £e6 17.Wxd8 Exd8 (0 quiz sea mas preciso 17...8xd8) y 15.¥xd8 2xd8 16.822 2b7. La idea se me ocurrié al analizar la partida Kasparov ~ Anand, en la que la répida retirada del caballo a "c6" jug un papel crucial en la defensa. 12.8c2 b5 13.45! Queda claro de inmediato que la jugada a3 es mas Util que la de Kasparov 2£4. También esté claro que la lucha contra "d5" es mas di- ficil 13...He8 Una mejora sobre la partida Kasparov — Ivanchuk, Linares 1999 (que se analizaré mas adelante), donde se jugé 13.004?! Aparte de 13...4)xd5, habia que considerar Ja alternativa 13...exd5 14.Wd3 g6 (14...4)c6 no amenaza ...2b4, de modo que la simple 15.2g5 96 16.8xe7 decide la lucha a favor del blanco), 15.825 2f5 16,We2 &xc2 17.4xc2, por ejemplo, que crea serias amenazas, como Exe7. PEONES AISLADOS 3 14.2g5 h6 14..Qxd5 15.Qxd5 Qxg5 16.4xg5 no puede recomendarse, y 14...exd5 15.43 g6 16.xe7 todavia menos. Algunos comentaris- tas propusieron 14...2c4, pero entonces la nefasta 15.4d4 refuerza la presién de las blancas. 15.2h4 Oxd5 15...g5 invita a tomar medidas represivas, en forma de 16.Axg5 hxg5 17.2xg5, con pe- ligrosas consecuencias. Si 15...4c4, entonces de nuevo parece fuerte 16.24. 16.2xd5 exd5 17.4d3 g6 18.43 26 La secuencia 18...2)c6 19.¥4xh6 es ventajo- sa también para las blancas, mientras que la linea 18...g5 19.4d4 parece desesperada para las negras. 19.8xh6 &xh4 20.2xg6 Wo 21.2h7+ hs 22.8¢6+ dog8 23.8h7+ 8 24.2xh4 Wy7 os 2. Las negras podrian mantener el equilibrio material con 24...€xb2, pero entonces no podrian forzar el cambio de damas. Su rey esté desnudo, asi que deciden luchar por su vi- da en un dificil final, antes que exponer al rey a un tremendo ataque. 25.Wixg7+ &xg7 26.203 Acd 27.b4 Innecesario. 27.8e2 es la jugada natural. 27..Qb2 28Afl d4 29.013 Zad8 30.8eb1 Dc4 31.Bd1 Spd 32.2d3 Db2 33.Hxd4 Axf3 34,Exd8 8xd8 35.gxf3 Bc8 36.Ba2 Para invalidar 36...c2, con 37.24. 36...2a4 37.Hd2 Hc6 38.f4 Db6 39.292 Act 40.243 Db2 40...2g6+ 41.8g3 Dxa3 pierde, debido a 42.23, y el caballo no puede salir. 41,2g3+ Wh8 42.Re2 Bc? 43.2h5 Be7 44.157! Una extratia jugada, por decirlo suavemen- te. 44,..2h7 45.2e2 Lh6 46.h4 Be2 47.213 Ded 48.2d5 d6 49.843 g7 50.213 ADxfS S51.Qb7 Axh4+ 52.hg1 He2 53.hxa6 BeS 54.83 Df5 55.8c5 Bxc5 56.bxc5 Add 57.c6 Axc6 58.Axb5 Das 59.he2 hf6 60.263 eS 61.he3 AbT 62.Act 16 63.a4 Dad 64.207 De6 65.h43 hd 66.he4 De7 67.a5 Le5 68.06 Dc8 69.2h5 Ld6 70.213 Las negras se rindieron. EI juego en el final incluyé algunos errores, y no resulté impresionante, pero nuestro inte- rés en esta partida es de distinta naturaleza. Compleja y emocionante desde los primeros compases de la apertura, contiene todo lo que las posiciones pueden ofrecer, incluido el ha- bitual suspense acerca del avance de peén en el centro, una serie de amenazas tdcticas sobre las diagonales que evan hacia el flanco de rey negro, finales dudosos planeando sobre la cabeza de las negras, el fuerte caballo centrali- zado, con amenazas y motivos adicionales. iUna partida ciertamente instructiva! ‘Como Karpov, Anand sucumbié a las ame- nazas propiciadas por una inesperada y en apariencia mal apoyada ruptura en el centro. Lamentablemente para sus intereses, la diago- nal "b1-h7" no fue la Gnica ruta para el ataque blanco. Las partidas que siguen advierten de que la diagonal "a2-g8" juega un papel igual- mente importante en sus planes... 4 COMPRENDER EL JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ 23,846 We8 24.847 Las negras se rindieron. Vidmar perdié porque no capté en absoluto el peligro que le amenazaba sobre la diagonal "a2-g8". Nétese otro rasgo de la partida: a lo largo de todo el juego no se percibié el peén de "d4" como una debilidad. Por el contrario, aunque bloqueado, su apoyo del dominante caballo de "eS" jugé un papel clave en el ata- que de Botvinnik. Esta victoria de Botvinnik es muy conoci- da, quiz algo gastada por los muchos afios en que se le ha prestado atencién, pero fue jugada con tal claridad de objetivos que en el tema que estudiamos no puede reemplazarse por nin- guna otra partida. La siguiente es menos famosa, pero tam- bién muy instructiva, y en ella la decisiva pre- sién y amenazas de nuevo se producen a lo largo de la misma traicionera diagonal. Gligoric - Pomar Olimpiada de Niza 1974 Defensa Nimzoindia 1.d4 Df6 2.c4 €6 3.c3 Bb4 4.03 0-0 5.243 d5 6.263 c5 7.0-0 dxe4 8.fixe4 Dc En afios posteriores, otras lineas ganaron una mayor popularidad. Las negras normal- mente fianchettan el alfil dama antes de desa- rrollar el caballo, o bien optan por 8...2d7.. 9.243 2d7 10.03 cxd4 L1exd4 Se7 12.Rel Be8 Un vistazo a la posicién le bastard al ob- servador experto para concluir que las piezas negras del flanco de dama no estén situadas de forma natural para frenar el avance central. El alfil esté pasivamente ubicado en "47", el ca- ballo de "c6” esti expuesto al avance d5, y las, negras no han tomado medidas contra esta amenaza bisica. 13.Qb1! Est jugada introduce el procedimiento es- tandar de forzar un debilitamiento en el enro- que negro con Wd3. Sin embargo, no es la nica idea que contiene la excelente jugada de Gligoric. 13...He8 14.Wd3 g6 Con el avance d5 en el aire, las negras tie- nen que cerrar la diagonal "b1-h7", pero el al- fil de casillas blancas se situaré ahora en una posicién més activa. 15.802 La pasiva posicién de Pomar no est prepa- rada para la evidente ruptura en el centro, que esté a punto de hacerse realidad. Con su si- guiente jugada (al menos, debia haber hecho con rapidez.15...a5), s6lo echa lefia al fuego. 15...a6 16.2h6 Was Contra el claro plan de las blancas, las pie- zas negras estén agrupadas en el centro sin sentido de peligro inminente. Hasta la iltima jugada de Pomar llega demasiado tarde. 17.05 exd5 18.2)xd5 265 Después de 18...2xd5 19.8xd5, el pedn de £7" se convertiria en objetivo, pero la textual conduce a una rapida derrota. 19.8xe7 Exe7 A la evidente 19...2xd3, seguiria 20.0xf6+ PhS 21.8xf7, etc. 16 COMPRENDER EL JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ 20.Dxf6+ Bh8 21.Wd2 Le6 22.045 Bxd2 23.xd2 &xd5 24.8c3+ hg8 25.Rxd5 Bd7 26.Lxc6 bxc6 27.He5 Bdd8 28.11 hS 29.He1 Bd5 30.0xc6 Las negras se rindieron, La leceién es sencilla: al enfrentarse a un peén central aislado, no se puede ignorar el tema vital de su avance. Debe impedirse para siempre, o bien prepararse contra el avance. El Gran Maestro Pomar no hizo ni una cosa ni otra. Sin embargo, la amenaza de un avance cen- tral y sus consecuencias no siempre son tan dramaticas. Lo que el avance a menudo repor- ta es un mejor final o una pieza centralizada dominante tras una serie de cambios, si bien deberiamos aprender a temer tanto las venta- jas posicionales como los violentos ataques que hemos visto. El par de instructivas parti- das que sigue ayudar al lector a ser conscien- te de ello. Gligoric - Eliskases Buenos Aires 1960 Defensa Caro-Kann Led €6 2.04 d5 3.exd5 cxd5 4.c4 16 5.03 £6 6.063 Be7 7.cxd5 DxdS 8.£d3 De6 9.0-0 0-0 Esta vez llegamos a la estructura de peones tematica, a partir del Ataque Panov en la Defensa Caro-Kann: todos los caminos condu- cena Roma. 10.8e1 16 cerse 10...@f6, con idea de crear un firme blo- queo en la casilla "d5", siguiendo con ...b4, la mejor reaccién de las blancas es 11.23, que impide la maniobra y, al mismo tiempo, hace posible &c2 y Wd3, ejerciendo presién contra el enroque negro. 11.L04 Bee7 Ahora vemos la idea subyacente en la jugada ...@f6: las negras contienen el centro con firmeza. 12.4¢5 Probablemente lo més desagradable para las negras. Apoyado por el peén de "d4", el dominante caballo irrumpe en campo enemi- g0, cuyo ulterior desarrollo queda restringido. En una situacién asi, #43, con amenazas so- bre Ja diagonal "b1-h7", asi como la posible ®g4, pueden resultar muy molestas para las negras. 12...8d77! Notese que después de 12...4xc3, seguido de ...2xe5, las negras quedan débiles en las casillas de su color, pero la textual también esta considerada inferior. Varios tedricos pro- ponen 12...g6. 13.Wd3 g6 14.8h6 &g7 15.8xg7 Lxg7 16.2xd5 Axd5?! A 16...exd5, las blancas deben haber tenido in mente 17.2xd7 ®xd7 (17...dxe4 falla, por 18.85) 18.2f3, con un final favorable. El peén de "dS" seguir estando presionado, lo que puede incrementarse con Be5 0 Eel-c5, doblando torres y, al mismo tiempo, apode- randose de una de las columnas abiertas, 0 un avance de peones en ambos flancos. La tex- a tual, sin embargo, se encuentra con otros pro- blemas. 17.8xd5 exd5 18.4b3! Esta vez el pen central aislado ha sido debidamente bloqueado, pero gracias a él, las blancas han conseguido un activo juego de piezas, y pueden forzar un mejor final 18...£6 La secuencia 18...c6 19.Bacl no es muy tentadora. La textual, por supuesto, debilita la posicién del rey negro, de modo que los fina- les de piezas mayores implicarian dificultades adicionales. 19.443 25 Es demasiado tarde para 19...2c6, porque 20.4c5 gana material. Las negras deben en- tregar un peon. 20.8xb7+ 867 21.86 Eb8 22.Re2 2xd3 23.8xd3 Con peén menos y las defensas de su rey comprometidas, las negras han pagado el pre- cio por su inadecuado tratamiento de la aper- tura con pedn central aislado. Las blancas consiguen ahora demostrar lo dificil que es defender tales posiciones. 23...WaS 24.h3 Bb4 25.b3 Hb6 26.Bd1 aS 27.83 a4 28.843 axb3 29.axb3 2b7 30.We8 Hxb3 31.2xb3 Hxb3 32.Re7+ Bxe7 33.Wxe7+ hg8 34.4xf6 Wb1+ 35.2h2 Hb8+ 36.14 Hes 37.WeS WIT 38.24 h6 39.15 gxf5 40.exf5 2h7 41.3 Wb7 42.284 Ye6 43.He7+ Phs 44.che5 Wel 45.66 We3+ 46.chd6 Wa3+ 47.206 Wxh3+ 48.217 Las negras se rindieron. Karpov — Uhlmann Madrid 1973 Defensa Francesa Led 06 204 d5 3.Qd2 cS 4.exd5 exd5 5.Agf Dc 6.Ab5 Ld6 7.dxc5 Lxc5 8.0-0 Dge7 9.Db3 Ld6 10.295 Esta posicién de la Variante Tarrasch es una de las mas instructivas para el estudiante del tema que nos ocupa, El pedn de "dS" esti bien protegido por numerosas piezas negras, y debilitarlo es tarea que requiere sutileza. La continuacién que Karpov solia aplicar en los setenta esté en linea con el plan es- tratégico general. Volveremos a hablar de ello, pero por el momento mencionaremos de pasada que los cambios minan gradualmente la estabilidad del peén central aislado. Lo que Karpov tenia in mente es la maniobra &g5-h4- g3, a fin de cambiar alfiles de casillas negras, en detrimento del pedn "d5". Esto es per fectamente l6gico, aunque la experiencia pos- terior demostré que a maniobra en cuestién es un tanto lenta, prevaleciendo, por tanto, la ju- gada I1Bel. 10...0-0 11.2h4 2p4 Es de considerar 11...%b6, pero la textual también es légica. 12.82 &hS Mientras haya tantas piezas protegiéndolo, el peén "dS" es un peén saludable, y la presién blanca apenas es perceptible. Sin embargo, un solo paso en falso puede cambiar el cuadro de forma significativa. Aunque, por ejemplo, 12...4b6 parece natural, habria dado lugar a 18 COMPRENDER EL JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ una serie de cambios no deseados por las ne- gras, desembocando en un final en el que el peon "dS" seria muy fragil: 13.2xe7 Oxe7 148d4 Wxd4 15.@fxd4. Es satisfactorio, en cambio 12...e8 13.21 Wb6. En tal caso, 14.8xe7 se contestaria con 14...xe7 15.xd5 Dba. 13.Be1 W6 14.Dfd4 fg6 Teniendo siempre presente la naturaleza del peén aislado, podemos ver que éstas son reac- ciones légicas por ambas partes. Las blancas buscan cambios y las negras tratan de evi- tarlos, 15.3 Otra medida légica. La casilla de enfrente del pedn central aislado es un punto fuerte pa- ra las blancas, asi que tratan de establecer un firme control sobre ella. 15..8fe8 16.2f1 Re4 17.293 Axg3 18.hxg3 a5? Estamos comentando aqui una posicién muy delicada, en la que hasta los errores més imperceptibles pueden cambiar las tomas. La ultima jugada de Uhlmann es un palo de cie- 0, porque crea una casilla débil ("bS") a cam- bio de nada. Pronto veremos por qué. 19.4! xd4 20.Axd4 Ac6é Ahora vemos que 20...!xb2 no sirve, por 21.0bS (0 21.85), seguido de £3, ganando material. Con 18...a5 Uhlmann trataba de ejer- cer presién sobre "d4", pero no logré su obje- tivo. Las blancas utilizarin ahora Ja casilla "bS", apoderandose de la iniciativa. 21.£b5 Bed8 Las negras siguen obstinndose en la firme casilla "d4" de las blancas, y quiz fuese pre- maturo abandonar la columna "e". Era de con- siderar 21...g6. 22.g4 Oxd4 ‘Aunque esto sin duda es coherente con su juego precedente, es una de esas posibilidades "obvias" que los jugadores deberfan pensarse dos veces antes de decidirse por ella. 23.Wxdd Bxdd 24.cxd4 Bac8 Parece més natural 24...<6f8, a fin de im- pedir la penetracién en séptima, pero no esta claro qué pueden hacer las negras contra el doblaje de torres en la columna "e", 25.13 2g6 26.He7 b6 Aqui merece consideracién 26...c2. 27.Bael h6 Es mejor la inmediata 27...h5. 28.8b7 Bd6 29.Hee7 Las dos torres blancas en séptima son para- lizadoras. La posicién negra es critica. 29...h5 30.gxh5 &xh5 31.g4 2g6 32.4 aa Pamir me mm La suerte est echada, El plan iniciado con 25.£3 ha sido ejecutado a la perfeccién. 32..Rel+ 33,012 Be2 34:3 Bes No es mejor hacer 34,..He6+ 35.Bxe6 fke6 36.Sixb6 8xb2 37.Hxe6. 35.8xf7 Hg6 36.g5 th7 37.8fe7 Hxb2 38.208 Hb3+ 39.che2 Bb2+ 40.¢e1 Hd6 41.8xg7+ Wh8 42.Bge7 Las negras se rindieron. Una de las mejores partidas que Karpov ha- ya jugado jams. Recuerdo haber presenciado .un grupo de Grandes Maestros analizéndola. Durante mucho tiempo, no pudieron descubrir la raz6n de la derrota negra. En la lucha contra, PEONES AISLADOS 19 el peén central aislado, las blancas consiguie- on un final ventajoso explotando errores mi- niisculos y apenas perceptibles de su oponen- te. Frenar el inmediato avance central no es suficiente, Tras los entresijos de las aperturas acechan siempre finales cuya naturaleza y destino a menudo se deciden en la fase mas sensible de la partida, en la transicién de la apertura al medio juego. En este caso las negras no estuvieron a la altura de la dificil tarea. Rubinstein — Tartakower Marienbad 1925 Gambito de Dama Aceptado 1.04 €6 2.23 d5 3.c4 Df6 4.23 dxed 5.3 a6 6.a4 c5 7.2xc4 Dc6 8.0-0 cxd4 9.2xd4 Axd4?! 10.exd4 Be7 Sin debatir los matices de la apertura, sélo observaremos que un giro un tanto inusual de los acontecimientos ha Ilevado a la conocida posicién, con una diferencia: se ha cambiado un par de caballos, haciendo posible una infre- cuente -por lo temprana- ruptura central... 11.45 exd5 12.2)xd5 xd5 13.2xd5 Esta vez el avance del pen mévil ha de- sembocado en una posicién caracterizada por un dominante alfil en "d5", que apunta a am- bos flancos. Como las blancas siempre van un paso por delante de su adversario, una ventaja asi no puede tomarse a la ligera. 13.,.0-0 14.893 £46 Al apuntar a "h2", las negras indirec- tamente defienden el peén de "b7". 15.8e1 Esperando, probablemente, 15...!7b6, Ru- binstein prepara 16.e8. Las blancas estén mejor: su desarrollo es superior y su presién sobre los peones de "b7" y "f7" les garantiza la iniciativa 15...8h4 16.h3 Hs Tartakower no era un hombre paciente, dis- puesto a defender tenazmente el equilibrio material. La activa salida de su dama pretende neutralizar 17.He8 con 17...£e6, ahora posible porque la primera fila no esté defendida, Sin embargo, también expone la dama. 17.8d1 Bb8 18.b3 26 El tipo de clara réplica que podemos espe- rar de Tartakower. Ignora la amenaza 19.223, a la que puede contestar 19...W/b6 20.a5 Wc7, esperando que un final de piezas mayores le ofrezca posibilidades de tablas. Rubinstein, sin embargo, plantea a su oponente una tarea mis dificil. 19.2xe6 fxe6 20.We2 cS Las negras esperan liberarse de sus pro- blemas contrapresionando sobre "f2", a cam- bio del peén de "e6". 21.Wxe6+ Sh8 22,223 No 22.2c3 Bhe8, ete. 22,..WaS 23.8d5 &xf2+ 24.2h1 We3 25.8c1 Wie 26.Wxf6 Bxf6 De modo que, a pesar de su imaginativa de- fensa, Tartakower se enfrenta a un dificil fi- nal. El pedn de "g7" esta expuesto y la sépti- ma fila indefensa. 27.847 &e3? Esto facilita la bargo, tanto 2 cosas a las blancas. Sin em- 'b6 28.22, como 27...b6 20 COMPRENDER EL JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ 28.862 2g6 29.cc7 Hg8, conducirian, antes o después, al colapso de la posicién negra. 28.Exb7 Eb6 29.Exb6 Qxb6 30.86 hS 31.246 2b7 32.b4 a5 33.b5 @h7 34.94 hxgd 35.nxg4 chg8 36.chg2 tT 37.83 fas 38.hed the8 39.chd5 g5 40.the6 2b6 41.Bc8+ 208 42.2c5 Hb8 43.2c6 Hb7 44.b6 Bbs 45.8c7 2xc7 46.bxc7 Hc8 47.2b6 Ba8 48.887 Las negras se rindieron, Esta partida, que Rubinstein jugé con su inimitable sencillez, es altamente instructiva. En ella podemos ver cémo un pedn central aislado, si es restringido de forma deficiente por el rival, permite, con su ruptura, transfor- mar la iniciativa en una pieza estratégica- mente dominante sobre un punto fuerte. El re- sultado, en este caso, es un final superior para las blancas. Piezas fuertes situadas en casillas centrales son otra consecuencia de un peén central mévil que el jugador debe temer. Spassky - Antonomov Leningrado 1949 Gambito de Dama Aceptado 1.04 d5 2.04 dxe4 3.0£3 D6 4.03 c5 5.hxc4 6 6.0-0 a6 7.We2 La eterna pregunta es si prevenir la expan- sign negra en el flanco de dama o permitirla, La moda cambia, pero la cuestién persiste. TubS 8.263 Dc6?! ‘Tengo preferencia personal por las lineas basadas en ....\bd7. 9.203 Si 9.8d1, existe la linea bien conocida 9...c4 10.22 b4, y el alfil sera eliminado. 9..0xd4 Es mejor 9...2e7. 10.841 2b7 11.exd4 Obs Las negras deben haberse sentido muy sa- tisfechas con su posicién, pues controlan la fuerte casilla "45", y sélo necesitan un tiempo antes de enrocar, cuando habrian conseguido la posicién ideal. Sin embargo, las apariencias engafian. El hecho de que hayan perdido tiem- po en el desarrollo de su flanco de dama, re- trasando el desarrollo natural del flanco de rey, resulta fatal. Las piezas blancas estan per- fectamente situadas para apoyar el golpe si- guiente, que parece surgir de la nada. ee a Way, uo 12.45! Qbxds Si 12...fxd5, entonces 13.23 decide, 13.225 Re7 14.2xf6 gxf6 15.0xd5 fxa5 16.2xd5 exd5 17.044 ‘Como en la partida de Tartakower, el avan- ce central es seguido de la instalacién de una fuerte pieza en el centro. El caballo blanco do- mina el tablero, Este hecho, por si solo, junto con la fracturada formacién de peones negros, permite evaluar la posicién como totalmente perdida para las negras. 17.,.22f8 18.2)f5 h5 19.8xd5 Wxd5 20.8xe7+ bg 21.8xt6 Las negras se rindieron. El caballo blanco se incorporé a la batalla por la casilla evacuada tras el avance del peén aislado. Es un motivo habitual para mantener en pie la iniciativa y coronar lo que el peén central aislado habia comenzado. PEONES AISLADOS 2 Steinitz.— von Bardeleben Hastings 1895 Giuoco Piano L.e4 €5 2.313 Deb 3.804 Be5 4.c3 Of6 5.04 exd4 6.cxd4 &b4+ 7.03 45?! La experiencia ulterior confirmé que lo correcto es 7...@)xe4 8.0-0 &xc3. 8.exd5 Dxd5 9.0-0 Le6 Desde los dias de Gioacchino Greco sabe- mos que 9...€\xc3 10.bxc3 &xc3 pierde, por 11.83 Sxal 12.8xf7+ &f8 13.83+ De7 14.2h5 g6 15.)g5 We8 16.Bel, etc. Las ne- gras, por tanto, cierran la columna abierta y tratan de completar su desarrollo lo antes posi- ble. 10.225 &e7 Las blancas estén mejor desarrolladas y tra- tan de preservar la iniciativa por medio de cambios. 11. Bxd5 &xd5 12,Axd5 Wxd5 13.2xe7 Axe7 14.Be1 Ahora las negras no podran enrocar, y su rey tratard de sobrevivir en el centro. 14...f6 15.82 Probablemente planeado y ejecutado con rapidez, pues de otro modo las blancas ha- brian considerado 15.ad+ wf? (15...Wd7 pierde por 16.¥b4, mientras que 15...c6 tam- bien pierde, por 16.8a3 Wd7 17.Bxe7+, etc.) 16.De5+! fxeS 17.ExeS Wd6 184+ BAB 19.Zael, con tremenda presién sobre las des- coordinadas piezas negras. 15.847 2 ‘COMPRENDER EL JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ 16.Bacl Esta posicién atrajo la atencién de nume- rosos comentaristas, que debatieron la posibla continuacién 16.45 ®&f7 17.Zad1, cuandq 17..Axd5 pierde debido a 1805+, pera existe la mas fuerte 17...2ad8. Paul Keres ing dicé 16.We4 06 17.He2 £7 18.Bael A 19.44. También es posible hacer 16.Had £7 (si 16...c6, sigue 17.45) 17.Ye4+, pu 17..Dd5 pierde debido a 18.Ae5+ fre 19.dxe5, Todo eso est muy bien, pero yo m alegro de que Steinitz hubiese continuado c mo lo hizo. 16...06 Las negras esperaban poder efectuar algii tipo de enroque artificial y quizé llegar a cémodo final, debido al potencialmente débi pe6n de la casilla "d4”, Tal vez pensaban en | que luego se consideré la jugada salvad 16...<8f7, pero no seria muy facil evaluar I consecuencias de la variante 17.0g5+ fi 18.8f3+. Por ejemplo: 1 g8 19.Yxb) Wd5 20.8xc7. Incluso la, en apariencia, sim. ple 18...£5 19.g4 conduce a posiciones e1 las que las blancas mantienen la iniciativa ( 19...2hf8, sigue 20.¥4b3+ og6? 21. Heb+ Hi 22.gxf5+ &xf5 23.4h3+, ganando; en caso 19.,.Bae8, 20.gxf5, 0 bien 20.Be5; a 19... 20.85, y si 19..Bhd8, 20.gxf5, 0 a 20.Wb3+). En comparacién con toda esa con fusién, la textual debe haber parecido consis tente y ofrecer seguridad a von Bardelet Sin embargo... DAN Za Fs mwa a 17.45! Esta fuerte jugada responde a dos objetivos principales: abrir otra columna para su torre y dejar libre 1a casilla "d4" para el caballo. Co- ‘mo un ariete, el peén central aislado abre el portén, a través del cual penetrara la caballe- ria, 17..cxd5 18.044 £7 19.De6 Bhe8 19. 2ac8 pierde, por 20.4 g6 21.Ags+ he8 22.Exc8+, etc. 20.824 26 Elescenario est dispuesto para que se pro- duzca una de las combinaciones memorables de la historia del ajedrez. 21.Dg5+ Le8 22.Exe7+! Hs 22...60xe7 pierde debido a 23.Hel+ &d6 24.4b4+ c7 25.De6+, etc., pero las negras siguen encontrando respuestas, basadas en la debilidad de la primera fila. Lamentablemente para sus intereses, s6lo eran soluciones mo- menténeas.. 23.817+ gS 24.897+ Shs 25.8xh7+ Las negras abandonaron. von Bardeleben se rindié de hecho, al aban- donar la sala de juego y no regresar, dejéndole a Steinitz que mostrase a los espectadores el remate de la bella combinacion: 25...cag8 26.8g7+ Wh8 27.8h4+ hxg7 28.4h7+ LR 29.8h8+ eT 30.Mig7+ eS 31. e8+ de7 32.WE7+ ded8 33.4184 Wes 34.0f7+ ded? 35.8d6+. La ruptura d5 no reports resultados inme- diatos, pero abrié paso a una fuerte iniciativa, basada en la maniobra de caballo, lo que re- sulté fatal para las negras. Kasparov — Ivanchuk Linares 1999 Gambito de Dama Aceptado L.d4 d5 2.04 ded 3.013 6 4.c3 €5 5.8x04 a6 6.0-0 Af6 7.2b3 Ac6 8.0c3 cxd4 Xexd4 Re7 10.Bel 0-0 11.23 Das 12.2c2 b5 13.45! ‘Ya hemos visto esta secuencia de jugadas en la partida Kramnik — Anand, antes comen- tada. Dicha partida se jugé después de ésta, y las negras se encontraban en mejor situacién que Ivanchuk en Linares, al afrontar una po- sicién que éste no habia podido analizar en la tranquilidad casera, Como vimos, Anand pro- dujo la mejora 13...He8. Ivanchuk tenia que encontrar la respuesta ante el tablero... 13.0471 El avance d5 es molesto para las negras y no es un gran secreto por qué juegan esto: al esperar 14.25, planean responder 14...b6, pues si entonces 15.¥4d3, pueden seguir con 15...bxd5, 14,8443! Una profunda continuacién al avance d5. Ahora esté excluido 14...0b6, por la fuerte réplica 15.€d4, manteniendo la tensién. 14,,.8e8 15.24 Las negras se disponen a contestar al salto 15.8g5 con sangre fria: 15...exd5 16.0xh7 6, pero supongo que no habian previsto este zarpazo en el flanco de dama. 15..exd5 16.axb5 a5 17.b3 Qd6 18.444 £7 19.13 En un par de jugadas, la posicién se ha mo- dificado radicalmente. En lugar de fas amena- PEONES AISLADOS B zas al rey negro, que fue lo que caracterizé la vietoria de Kramnik sobre Anand, esta posi- cién se caracteriza por diversos factores esté- ticos. Lo primero a percibir es que la situacin en el centro se ha invertido, y ahora son las negras quienes tienen un pedn aislado 0, po- driamos decir, quienes han asumido el lastre del peén central aislado. Por el momento est bien protegido, pero se encuentra absoluta- mente bloqueado, sin la menor esperanza de que pueda adquirir movilidad. Junto con el pedn, y a causa de él, se encuentra bloqueado el alfil de "b7". Ademés de eso, existe otro punto débil en el campo negro: el pedn de a5", bien protegido por ahora, pero potencial- mente fragil. En comparacién con estos fac- tores, los peones blancos doblados en la co- lumna "b" cumplen su misién: el de "b3" controla la casilla "e4", y el de "bS" restringe considerablemente a las negras. Por otro lado, el peén de "f3" impide a los caballos negros llegar a la ansiada casilla "ed". Lo Gnico que ahora necesitan las blancas es mejorar la po- sicién de sus alfiles, que han perdido sus ob- jetivos bisicos en el flanco de rey y aspiran a mejores horizontes. 19...8c8 20.024 Curioso y légico. Al controlar "eS" y "b6", las blancas incrementan su ventaja espacial, evitando de paso cualquier inconveniencia so- bre la diagonal "gi-a7", 20.818 21.8g5 g6 22.8a2 Debe cederse Ia casilla "d3" al alfil de ca- sillas blancas. 22...xel+ 23.Bxel Ade’ Ivanchuk plantea una bonita trampa, que las blancas esquivan tranquilamente. 24.He2! Después de 24.8xe8? Wxe8 25.2xf6 2b4, 26.Wcl 2a3 conduce a una repeticion de ju- gadas. Kasparov mencioné la linea 26.32? Bel 27.8fl Ye3+ 28.eh] 2h4!, con la que las negras volverian las tornas. 24...£b4 25.He3 Be7 26.843 Todos estos movimientos han sido muy co- herentes. Al haber concluido que cualquier fi- nal de piezas menores es favorable a su causa, las blancas aceptan los cambios de buen gra- do. 26...He7 27.Wel Bxe2 28.2xe? We7 29.We3 Wxe3+ 30.2xe3 La verdad acerca de los finales comienza por los peones. Una vez que se haya dafiado la propia estructura de peones, hay que vivir con ello. En esta partida, los peones constituyen un factor restrictivo para las negras. 30...Ad7 31.Ac6 Axc6 32.bxe6 AbS 32..MeS 33.266, 0 32...Af8 33.Ac5, no ofrecerian mejores esperanzas a las negras 33.2b6 2d6 34.2c3 Bc7 35.212? Al final, y tras una larga serie de brillantes soluciones posicionales, las blaneas se equivo- can. No es facil percibirlo a primera vista, y a Ivanchuk se le escapa. Esto sirve para recor- darnos que una partida de ajedrez no ha fina- lizado hasta que no se firma la planilla, Si las blancas hubiesen jugado 35.25, en- tonces la rendicién habria sido la imica op- cidn razonable para las negras. 24 ‘COMPRENDER EL JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ 35..d4 36.005 Las negras se rindieron. Justo en el momento en que Ivanchuk se rindié, podia haber continuado con 36...0xc6 37.8b5 Db4 38.Axb4 Dd6, recuperando la pieza con posibilidades de salvarse, como sefalé Jan Timman en un detallado andlisis. A nosotros es0 no nos importa demasiado. Lo que nos importa es que muchos de los aspec- tos tematicos, en nuestra biisqueda de la ver- dad del pen central aislado, se encuentran en la partida, tanto en el juego imaginativo de la apertura como en la profunda transicién al medio juego, confiando en motivos e ideas que enfatizan en los elementos més instructi- vos de la posicién caracteristica En esta partida, asi como en la mayoria de Jas que hemos analizado, el avance del peén central aislado a menudo se ve pronto en la apertura. Contra un adversario prudente y bien preparado, esa tarea es, por lo general, dificil de llevar a cabo con éxito, A continuacién le offezco al lector dos partidas del Gran Maes- tro Gligoric, en las que demuestra su destreza en las delicadas posiciones del Gambito de Dama Aceptado. Gligoric - Portisch Match Yugoslavia — Hungria Pula 1971 Gambito de Dama Aceptado 1.dd d5 2.04 dxc4 3.013 Df6 4.€3 6 5.fixcd €5.6.0-0 a6 7.04 Sin duda consistente, porque enfatiza en el problema bdsico de las negras: el desarrollo de su alfil dama. Con todo, en vista de la forma- cién de peones que resultaré en el centro en pocos movimientos, cuando la ruptura se vea definitivamente abortada por la maniobra ..4)b8-c6-b4, es comprensible que la conti- nuacién textual no sea hoy la mas popular. 7.6 8.We2 cxd4 9.Bd1 Be7 10.exd4 0-0 11.23 Como 11.25 Ad5 conduce a simplifica- ciones no deseadas, es mejor postergar el de- sarrollo del alfil dama, 11..2d5 La opcién es 11...Qb4, con intencién de responder, de nuevo, a 12.225 con 12...Dfd5. Las blancas, por supuesto, deberian proseguir con 12.He5, manteniendo cierta presién. 12.843 El alfil resultaré mas util en la diagonal "bI-hT”. 12... Deb4 13.2b1 b6 Es posible 13...4f6, pero es peor 13...2d7, porque permite 14.¥e4 g6 15.Ae5, con pre- sién en el centro y flanco de rey. Por ejemplo: 15...2f6 16.413 &g7 17.¥4g3, seguido de h4, y las blancas tienen la iniciativa, como ha demostrado buen niimero de partidas. 14.05 Un par de dias antes, en el mismo match, Gligoric eligid 14.e5, pero después de 14..Qb7 15.Ha3 Bc 16.Axds Wxd5 17.8g3 5, las negras cerraron los puentes que Heva- ban hasta su rey. La textual fue producto de anilisis caseros. 14.2477! PEONES AISLADOS 28 ‘Aunque impide Ma4, las negras se olvidan de que "b7" es el lugar natural para este alfil. Lo correcto es 14...bxa5 15.8e5 &b7, con buen juego. Es instructivo observar la sensible relacion entre piezas y peones. Mientras unas y otros se encuentren en armonia, los efectos de su colaboracién son positivos. Tan pronto como existe falta de armonia entre ambos, la posi- cién se resiente. Aqui lo percibimos de inme- diato, tan pronto como las negras han situado sualfil en "47". 15.Qe5 bxaS 16.823 Con los alfiles bloqueando Ia coordinacién normal de la primera fila, la tercera fila se convierte en una salida natural para las torres, En el tipo de posiciones que estamos analizan- do, la maniobra de torre por la tercera fila se utiliza a menudo con buenos resultados. La to- re de "a3" mira de reojo al flanco de rey enemigo, y las blancas amenazan ya &xh7+, provocando el debilitamiento que sigue. 16..f5 17.AxdS @xd5 18.Dxd7 Wxd7 19,8xa5 Qc7 20.2a2 tante es que constituye una fuente de preocu- pacién para las negras. 20...846 21.804 Ph8 22.413 fb4 23.Bal aS Las negras se defienden bien y se desem- barazan de uno de sus puntos débiles, pero al mismo tiempo las blancas consiguen adelantar sus piezas a puestos dominantes. 24.214 Dd5 25.Le5 Bic8 26.We2 Wh7 27.n3 Hc6 28.Hacl Hack 29.2xd5! La decisién correcta. Los cambios no faci- litan las cosas a las negras, a causa de sus per- manentes debilidades. 29...exd5 30.8xe6 Wxc6 31.843 La tercera fila de nuevo es una ruta apro- piada para las torres blancas. 31.87 Notese que es un sinsentido 31...%¥c2, una jugada que se castigaria con 32.8xg7+. 32.83 £f8 33.b3 Impidiendo ...04, una util medida en el fi- nal. 33.88 34.We2 He8 35.Hd2 Bas 36.4g5 bps 37.813 Siempre existe la otra diagonal. Las blan- cas comienzan a ejercer una fuerte y duradera presién sobre las debilidades contrarias. Su pareja de alfiles empieza a hacerse notar. Obsérvese también que todo el tiempo, jun- to con las demds piezas, el peén de "d4" par- ticipa en los acontecimientos. Tranquilamente, casi pasando desapercibido, controla casillas centrales clave y apoya una importante pieza centralizada, ofreciéndoles a las blancas ven- taja de espacio. Pero lo primero y mas impor- Forzando un nuevo debilitamiento. 37.96 38.8c3 Wd8 39.81 Qd6 40.884 xeS 41.Hxe5 Ba7 42.8c5 La jugada secreta. 42...e7 Las negras perderin un peén, 42...2d7 43.85 7 se contesta con la tranquila 44.g3, ya que 44.2b8 4c7 oftece resistencia. 43.8xd5 We7 44.xc7 Exc7 45.8xa5 2b7 46.23 Hb4 47.05 &g7 48.hf1 hf6 49.he2 eS 50,c2d3 dhxd5 51.2c3 Hed 52.804 Be2 26 ‘COMPRENDER EL JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ 53.Bd4+ dhe5 54.b4+ shbS 55.8d5+ heo 56.8d2 Bel 57.13 Bgl 58.hd4 Era importante para las blancas ganar esta partida, Recuerdo que la analizamos en dos grupos, compartiendo informacién, porque el tiempo era limitado. Todos los pequefios deta- Iles se tomaron en consideracién y no era po- sible sorpresa alguna. La amenaza de penetra- cién en el flanco de rey, combinada con el edn pasado, decide ahora rpidamente. 58..Hel 59.8¢2+ db6 60.5 Be3 6186+ ps Si 61...2b7, entonces 62.2e6. 62.8c7 hS 63.8b7+ Wad 64the4 tha 65.a7+ hb? 66.897 Las negras se rindieron. Gligorie - Szabo Campeonato de Europa por equipos Hamburgo 1965 Gambito de Dama Aceptado 1.d4 d5 2.04 dxed 3.013 Df6 4.€3 06 5.Axc4 €5.6.0-0 a6 7.24 Ya he hablado del agujero de "b4", que mas facilita el bloqueo del peén central aislado. Nunca se insistiré lo bastante en que cualquier ‘cosa que se haga en los flancos repercute en el centro, 7.006 8.He2 cxd4 9.8d1 Le7 10.exd4 0-0 11.83 2477! Personalmente, prefiero la jugada de Por- tisch en la partida anterior, 11...@d5, 0 incluso 11...2b4, con idea de impedir &d3, ademas del evidente motivo de controlar a casilla "d5". En ambas lineas, las negras deberian tratar de desarrollar su alfil dama por la casilla "b7", su posicién natural contra el peén en naa" 12.841 Una de las cuestiones clave en esta variante es el desarrollo del alfil blanco de casillas ne- gras. En general, suele hacerse por "gS", pero las ideas simplificadoras como ...4d5, 0 in- cluso ...hS en el momento oportuno, disua- dieron a las blancas, que comenzaron a seguir la continuacién de Gligoric. La decisién blan- ca se basa en la situacién del peén central y su. futuro. 12...Db4 13.De5 Es posible 13.45, pero tras una serie de cambios las negras jugarian_sencillamente Me8, diluyendo la presin blanca. 13...8e8 Después de las jugadas 13.206 14.0xc6 bxc6 15.a5, las blancas conservan mejores posibilidades. A pesar de todo, me parece que es el camino correcto para las negras, porque antes o después el alfil tendré que abandonar A pesar de la pérdida de tiempo, este mo- vimiento es ahora bueno, y merece acreditar- sele a Gligoric que haya descubierto este sutil matiz, 14... Dfd5 15.2xd5 Axd5 16.2xd5 Sxg5 16..exd5 es una dudosa reaccién, en vista de 17.2xe7 Wxe7 18,¥f3, que nos recuerda la partida de Gligoric contra Eliskases: el caballo debe ser superior al alfil. PEONES AISLADOS 27 17.23 Confiando en su caballo centralizado, las blancas planean d5, abriendo la posicién en su favor. En ajedrez, aquello que no puede ha- cerse directamente, a menudo puede hacerse con una pérdida de tiempo, y debemos mante- nemos abiertos a estas posibilidades. 17.,.8¢6 18.2xe6 bxe6 19.5 De modo que, finalmente, las negras no pu- dieron evitar la pasiva posicién con peones en las casillas "a6" y "c6", pero en una situacién algo peor. 19...2e7 20,4c4 Wd6 21.Da4 Bfd8 22.hack Haciendo 22.8b6 Ha7 23.Bacl se llega, pricticamente, a la misma posicién de la par- tida, evitando la opcién del comentario que si- gue. 22...8b4 Las negras podrian jugar 22..2f6, y a 23.Q)b6, seria posible contestar 23...ab8, y a 23.Dc5, 23...Wds. 23.0b6 Ba7 24.Hxe6 WxaS 24...!ixb2? pierde, debido a la respuesta 25.08. 25.45 Wi, We, ‘@ war Por fin se produce el avance, pero con gran fuerza, porque los efectivos negros han per- dido su coordinacién normal. 25...exd5 26.0xd5 La amenaza basica es Zal, que debe pa- rarse con suma precisién. 26...818? Es esencial 26...b8. A primera vista pa- rece que las blancas deberfan tener aqui una continuacién ganadora, pero tras 27.4c8+? 27...Bxc8 28.Axe7+ B18 29.Axc8, puede se- guir 29...2b7, pues 30.25? pierde, debido a 30...247! La planeada 27.Ral s6lo reporta tablas después de 27...WcS 28,8xa6 Exa6 29.Wxa6 Exb2 30.Wc8+ 218. Lleva algin tiempo comprender que las blancas deberian ejercer presién posicional. En este sentido, pa- rece bueno 27.4c7, cortando a la torre de "a7" del juego, privando a las negras de la im- portante casilla "bS" y preparando Bd7, se- guido de Hed1, con juego sobre "£7" y la oc- tava fila, En tal caso, parece apropiada la pru- dente jugada 27.,.818 (es desagradable hacer 27..8ib6, debido a 28.%d8+ 2f8 29.8%xb6 Exb6 30.4d5, mientras que 27...2f6 28.b4 causa otros problemas). 4 a fone a6 8 og ‘2 8 2 RAR 27.b4 Las negras se rindieron. Si 27...6bS, entonces 28.Dxe7, ete. Una partida impresionante, jugada con co- herencia a través de todas las complicaciones, y teniendo in mente lo que es bueno para el pedn central aislado y qué es lo que incremen- ta su potencial, Las partidas que hemos analizado hasta ahora muestran el peén pasado bajo su mejor cara, Mévil y agresivo, en total armonia con las demas piezas, ha sido un simbolo de la iniciativa y la accién. Por desgracia, y como ya apunté en la introduccién, los peones viven una doble vida, en particular los peones cen- trales aislados. Para entender plenamente lo que son, debemos contemplarlos en circuns- tancias menos afortunadas, 28 COMPRENDER EL JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ Regedzinski — Rubinstein Lodz 1917 Gambito de Dama 1.d4 d5 2.063 Af6 3.c4 e6 4.8g5 Abd7 5.2c3 Le7 6.3 0-0 7.843 Un maestro modemo experimentado conti- nuaria con 7.82, 7.B¢l 6 7.cxd5, seguido de Bd3. Tudxed 82x04 a6 9.0-0 bS 10.243 Bb7 11,We2 5 12.Bad1 exd4 13.exd4 Db6 Debido al juego superficial de las blancas, Rubinstein ha conseguido lo mejor que podia esperar de esta variante. Su contrario le ha petmitido expansionarse en el flanco de dama, desarrollar sus piezas menores por las casillas éptimas y bloquear con firmeza el peén cen- tral aislado. La casilla "45" es el punto fuerte de las negras, y sus piezas podran utilizar a discrecion. 14.04? La jugada, por supuesto, era 14,DeS, para tratar de compensar el desarrollo superficial de las blancas y activar sus piezas de forma tal que la potencial debilidad de "d4" quedase menos expuesta. La textual es un error muy instructivo, del tipo a que ya he aludido. A fin de jugar un papel activo, ios peones centrales aislados necesitan un buen apoyo por parte de sus piezas. Sin ellas, su aislamiento se acen- tia. Regedzinski no entiende Ja naturaleza de su peén "d4” y elige exactamente el camino que deberia evitar. 14..Axe4 15.8xe7 Wxe7 16.fxed Bids 17.843 Otra jugada carente de sentido. 17...2xe4 18.ixe4 Bac8 Los cambios han debilitado visiblemente el peén "d4". Por si eso fuera poco, el dominio de la columna abierta por parte de las negras, vaticina un final muy dificil para las blancas. 19.8fdl Dd5 20.8342 Las blancas han adoptado la defensa més pasiva. 20.26 21.He3 Wb7 22.h3 h6 23.8e2 Was 24.b3 Wa6 Siempre he admirado la claridad de pensa- miento de Rubinstein. Primero expulsa la da- ma blanca del centro, a fin de provocar un nuevo debilitamiento, con ...¥¥d5. Ahora vuel- ve a evacuar la casilla "dS", esta vez para ser ocupada por el caballo. El valor de casillas tan fuertes radica precisamente en el hecho de que pueden ser utilizadas por distintas piezas y con diferente propésito. 25.8el Dds 26.t4d2 Wear Lo que las blancas no entendieron, si lo en- tienden las negras, que siguen buscando el fi- nal, conscientes de que cuanto més avance el juego en esa direccidn, tantos mas problemas tendran las blancas. 27.He2 Wud? 28.Hexd2 Hxe2 29.Bxe2 Db4 30.82 He La penetracién de la torre por la tnica co- lumna abierta resultard decisiva. 31.bf1 Belt 32.he2 Bal 33.0bd2 Exa2d 34.Bxa2 Dxa? Las negras han ganado material. Ahora sé- Jo se requiere cierta atencién. 35.De5 Db4 36.0d7 [6 37.g3 Lf7 38.Db6 PEONES AISLADOS 29 38...e7 39.823 a5 Las blancas se rindieron. La leccién es transparente: cuando se tiene un peén central aislado, no se deben cambiar piezas. La partida que acabamos de ver es un perfecto ejemplo de lo que no debe hacer el bando con el pedn aislado. A efectos didéc- ticos, tales partidas constituyen un tesoro. Botvinnik — Zagoriansky Sverdlovsk 1943 Apertura Inglesa 1.c4 c5 2.413 Df6 3.23 e6 4.€3 fe7 5.b3 0-0 6.2 d5 7.cxd5 Axd5 8.)xd5 exd5?! Parece més légico 8... ixd5. 9.04 exdd En caso de 9...¥a5+ 0 9...£f6, las blancas siguen con 10.¥d2, jugando en ambas lineas para tratar de crear un peén potencialmente débil en "45" 10.14xd4 Buscando el cambio de alfiles, las blancas provocan ...2f6. 10.216 11.4d2 Dc6 12.e2 Le6 13.0-0 Sx? 14.8xb2 Was 15.2fd1 En situaciones similares, el plan es muy simple: primero, crear la méxima presién po- sible sobre el peén central aislado, a fin de atar las fuerzas enemigas a una defensa pasiva del mismo, 15...8fd8 16.82 Bd7 17.Badi Bad8 18.h3 h6 19.Be5 De nuevo, transparencia absoluta. Cuantas menos piezas queden sobre el tablero, tanto mais expuesto estard el pedn de "dS" 19...Dxe5 20.WxeS WeS 21.213 b6 22.82 Bc8 23.eS Hed8 24.204 Siguiendo la vieja recomendacién de que un peén débil debe ser inmovilizado. Por otra parte, la torre en la cuarta fila puede resultar ser muy ttil para desplazarse a los flancos. 24...a5 25.g4! wa AH We Una jugada para recordar, efectuada en un momento importante. La posicién es muy ins- tructiva, por el método aplicado contra un pedn central bloqueado. En el momento en que todas las piezas negras estan atadas a la defensa del lisiado peén "d5", las blancas abren otro frente en el flanco de rey. Los ata- ques de este tipo son, en principio, muy pe- ligrosos, porque se emprenden cuando la pasi- vidad de las piezas defensoras disminuye las perspectivas de resistencia del bando atacado, 25...We6 Nétese que las negras no pueden jugar 25...84462, porque tras el cambio de damas, e4 gana material. Otra razén por la que el peén de "d5" debe ser bloqueado. 26.g5 hxgs Alguien sugirié que las negras deberian ju- gar 26...!4c2, tratando de incorporar al menos una pieza a la defensa de su enroque. Puede que asi sea, pero slo seria una solucién tem- poral. Lo que por principio es malo, dice el proverbio latino, el tiempo no lo puede me- jorar. 27.Bixgs 16 Con la columna "g” abierta, el enroque ne- gro no podré ser defendido mucho tiempo. 30 ‘COMPRENDER EL JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ 28,826 £17 29.We3 15 Esto sélo ayuda a las blancas, pero es difi- cil recomendar nada sustancialmente mejor, ante la presién ejercida sobre la columna "g". 30.Hg5 Wee 31.eh1 WeS 32.Eg1 B18 33.8h6 Bb$ 34.8h4 hfs 35.Hh8+ 208 36.8f4 Ebb7 37.2g5 Bf7 38.Whs Wal+ 39.2h2 g6 40.Wxg6 Bh7 41.4d6+ HBfe7 42.8a8+ Las negras se rindieron. Korchnoi - Karpov Campeonato Mundial (9* partida) Merano 1981 Gambito de Dama 1e4 €6 2.3 d5 3.d4 2e7 4.013 Df6 5.225 h6 6.8h4 0-0 7.8c1 EI Gran Maestro Uhlmann empleaba este orden de jugadas, a fin de responder a la Va- riante Tartakower (7...b6) con 8.cxdS @xd5 9.8xe7 Wxe7 10.0xd5 exdS 11.g3 Seb 12.8g2, y el alfil fianchettado esta bien dis- puesto contra el centro negro de peones. Mas tarde, las negras contrarrestaron esta idea pos- tergando ...2e6 y manteniendo en cartera a6. Karpov, sin embargo, planted una idea més simple... Tuixed 8.03 A 8d Beliavsky respondié 8...206 9.2xc4 Dxed. 8.05 9.2xc4 exd4 10.exd4 Dcé6 11.0-0 Ah5! Una de esas sencillas reacciones, tipicas de Karpov, que suponen una profunda compren- sién de la posicién central. Aunque no deseen hacerlo, las blancas no tienen otra opcién que cambiar alfiles de casillas negras, limitando asi de modo considerable sus posibilidades de actividad en el medio juego. 12.fxe7 Dxe7 13.8b3?! Demasiado blando para satisfacer las ur- gentes necesidades de la posicin, Cuando ve- mos toda la partida y la analizamos retros- pectivamente, llegamos a la conclusién de que la ventaja inicial de las blancas ha desapare- cido, y que el camino mas apropiado es 13.45, que conduce a cambios y a tablas, Natural- mente, con las piezas blancas el jugador es reticente a buscar unas tablas, y menos en fase tan temprana de la partida, pero la evaluacién objetiva de la posicién deberia prevalecer so- bre las emociones Si las blancas deciden seguir luchando, en- tonces no deberian poner sus esperanzas en la textual, Se ha ensayado aqui 13.Hel, pero no me convence. Estoy seguro de que un jugador pragmatico como Petrosian no dudaria en pro- poner tablas. Pronto veremos por qué. 13...Df6 14.De5 2A7 15.He? He8 16.2e4? Las negras han bloqueado el pedn aislado como en las lineas del Gambito de Dama Aceptado, pero con una crucial diferencia: los alfiles de casillas negras han desaparecido del tablero, un hecho que favorece a las negras. Ulteriores cambios Hevarian agua al molino de las negras, En lugar de la natural 16.cd1, las blancas buscan cambios, y las consecuen- cias de esa estrategia pronto resultarin eviden- tes. 16...Dxe4 17. Bixed &c6 18.Axc6 Bxe6 19.83 PEONES AISLADOS 31 Esta jugada de Korchnoi también ha recibi- do criticas, proponiéndose 19.2xc6 como me- jor. Pero tengo serias dudas al respecto, por- que 19...bxc6 aislaria para siempre el peén de "d4", Sabemos desde el match Lasker — Capa- blanca de 1921 (véase la partida siguiente), que la defensa de un pedn asi, en posiciones de este tipo, representa una tarea imposible. 19...Wd6 20.23 La torre no tiene perspectivas en el flanco de rey. 20,,.2d8 21.841 8b6 Para hacer posible que las negras jueguen «Wd? y ...2d6, ejerciendo la maxima presin sobre el pedn "da" 22.Wel Wd7 23.8cd3 Bd6 24.Hed Web 25.84 DAS 26.42 Ws 27.2xd5?! Jugando, una vez més, en contra de los principios. Como ya he dicho en varias oca- siones, cudntas menos piezas queden sobre el tablero, mas vulnerable resultar el pedn cen- tral aislado. No es atractivo 27.43, pero lo que debe hacerse, debe hacerse. Es una creencia errénea, muchas veces refutada, que un final de piezas mayores ofrece las mejores posi- bilidades de salvacién, Por el contrario, es la ruta més corta hacia el desastre. 27..8xd5 28.83 We6 29.We3 WaT 30.64 A fin de impedir ...e5, las blancas deben debilitar su enroque, y eso sera el comienzo del fin, Karpov juega con gran precision y, aunque podriamos criticar algunas jugadas de Korchnoi, tampoco sabemos proponer nada sustancialmente mejor. 30...b6 31.8b4 bS 32.24 bxa4 33.803 a5 34.Bxad WS 35.8d2 eS! Antes 0 después, este avance es inevitable. La posicién se abre y el rey blanco queda ex- puesto. 36.fxe5 ExeS 37.Wal We8 38.dxe5 Bxd2 39,8xa5 We6 40.8a8+ Lh7 41.Mbi+ 96 42.81 WeS+ 43.bh1 Wds+ Las blancas se rindieron. Una partida de jugadas magistrales y mag- nos errores, jpero todo enormemente instructi- vo! Lasker - Capablanca Campeonato Mundial (10* partida) La Habana 1921 Gambito de Dama 1.44 d5 2.c4 e6 3.3 Af6 4.2g5 Re7 5.e3 0-0 6.13 Abd7 7.Wc2 La jugada de Rubinstein, que a menudo im- » plica enrocar largo y accién en el ala de rey. 7...05 8.8d1 Ante la enérgica respuesta central, las blan- cas cambian de planes. En realidad, a cohe- | ente jugada 8.0-0-0 es mas peligrosa para las, negras. 8...Has Las negras no temen 9.cxd5 @xd5 10.8xe7 ®xe7 11.243 D6, que les concede buen jue- g0. El cambio de alfiles de casillas negras les favorece, Ademés, 8...cxd4 parece prematuro, en vista de 9.xd4, 9.803 h6 10.2h4 10...cxd4 Los comentaristas seftalaron posteriormen 32 COMPRENDER EL JUEGO DE PEONES EN AJEDREZ —_—‘