Está en la página 1de 2

Diccionario de los jzaros

Versin femenina
Y me dio algunas de las hojas fotocopiadas de papel sobre la mesa frente a
l. Como les pasa a m, su pulgar roz la ma y yo temblaba de tacto. Tuve la
sensacin de que nuestro pasado y nuestro futuro estaban en nuestros dedos y que
haban tocado. Y as, cuando empec a leer las pginas ofrecidas, yo en un
momento perd el hilo de sus pensamientos en el texto y se ahog en mis propios
sentimientos. En estos segundos de ausencia y olvido de s mismo, siglos pasaron
con cada lnea de leer pero incomprendida y no absorbido, y cuando, despus de
unos momentos, me di y restableci el contacto con el texto, yo saba que el
lector que vuelve de la mares abiertos de sus sentimientos ya no es el mismo
lector que se embarc en ese mar hasta hace poco tiempo. Gan y aprend ms
por no leer que leyendo estas pginas, y cuando le pregunt al Dr. Muawia donde
los haba conseguido l me dijo algo que me sorprendi an ms.
Masculino
Y me dio algunas de las hojas fotocopiadas de papel sobre la mesa frente a l. Yo
podra haber apretado el gatillo en ese momento. No habra un mejor
momento. Slo haba un nico testigo presente en el jardn - y l era un
nio. Pero eso no es lo que pas. Extend la mano y tom esas emocionantes
hojas de papel, que me acompao en esta carta. Tomando en lugar de disparar mi
arma, me mir a los dedos de los sarracenos con sus uas como las avellanas y
pens en el rbol Halevi menciona en su libro sobre los jzaros. Pens cmo
todos y cada uno de nosotros es solo un rbol como: el ms alto que crecemos
hacia el cielo, a travs del viento y la lluvia hacia Dios, ms profunda que debe
hundir nuestras races a travs del barro y las aguas subterrneas hacia el
infierno. Con estos pensamientos en mi mente, he ledo las pginas que me son
dadas por los sarracenos de ojos verdes. Ellos me hicieron aicos, y en la
incredulidad me preguntaron Dr. Muawill donde los haba conseguido.