Está en la página 1de 1

Al Fin Nos Lleg La Primavera

(Cantares 2:11-13)
Verano es plenitud; Otoo decaimiento; Invierno muerte; Primavera vida.
Otra vez la primavera y le decimos: muy bienvenida.
De nuevo los rboles empezaron a brotar y a dar sus flores.
Ya casi desapareci el traje sombro del invierno cruel.
La primavera es para todos la estacin predilecta de la cancin.
Los pjaros la celebran. Si Salomn se alegraba, qu nosotros?
1.- ES TIEMPO DE RESURRECCIN
La naturaleza toda se ha despertado de un sueo invernal.
Todo est con tanta vida que parece que una flor supera a otra.
El mismo Espritu que vivific a Cristo, nos resucit en El.
Salimos del sepulcro del pecado para ser vivificados en Cristo.
Pas ya el invierno del pecado y muerte; lleg la primavera (Efesios 2:5)
Habiendo nacido de nuevo, todo debe ser nuevo (2 Corintios 5:17; Colosenses 3:1-3)
2.- ES TIEMPO DE HERMOSURA
Cun hermosa es la naturaleza cuando brota y crece!
Sus colores y perfumes, las melodas de las aves, tan diversas.
No es de extraar que los poetas se inspiren en la primavera.
Si las obras del Creador son as Cmo ser el mismo Creador!
Pintura moderna: qu significa? en su mente? Yo no la mostrara.
El Salmo 27:4, David quiso contemplar la hermosura de Jehov.
El Seor quiere que nuestra vida sea hermosa, abundante (Juan 10:10)
3.- ES TIEMPO DE ALEGRIA
Parece que toda la naturaleza se ha unido en un coro de alabanzas.
Es como una gran orquesta de innumerables instrumentos.
Salmo 107:8,15,21,31. Esto es la creacin Qu es la redencin? (Apocalipsis 7:9-12)
Hay gozo en el cielo por la salvacin del pecador (Salmo 47:1; Sofonas 3:17)
Cultivemos el gozo regndolo con oracin y alimento.
El rbol de nuestra fe florecer y otros lo vern (Salmo 1:3)
4.- ES TIEMPO DE PROMESA
La naturaleza en cierne es una profeca de su madurez.
Es una prediccin del perfeccionamiento en el provenir.
Las bellas flores de ahora, predicen el fruto futuro.
Todo lo que embellece la vida cristiana es una promesa.
La resurreccin a la nueva vida, conduce a la inmortalidad.
La hermosura actual culminar en la semejanza de Cristo.
Cristo es las arras de nuestra herencia, es garanta (Efesios 1:14)