P. 1
SOCIEDADES ANONIMAS

SOCIEDADES ANONIMAS

5.0

|Views: 16.976|Likes:
Publicado porCadumc
Apuntes
Apuntes

More info:

Published by: Cadumc on May 02, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/16/2013

pdf

text

original

LA SOCIEDAD ANONIMA

I.- ANTECEDENTES Y EVOLUCION HISTORICA.

La sociedad anónima se desarrolló sobre todo durante los siglos XIX y XX
como vehículo del progreso e instrumento apropiado para las grandes obras
públicas y empresas industriales o comerciales, hasta adquirir una importancia
muy superior a la de cualquier otra forma social, que hoy conserva por muchas
razones, a pesar de que sea mucho mayor el número de sociedades limitadas
que se constituyen. La razón del éxito de la sociedad anónima radica en los
dos grandes rasgos que la caracterizan: la división del capital en acciones que
son fácilmente transmisibles y permiten la división del riesgo y la no
responsabilidad de los socios por las deudas de la sociedad. Estos rasgos
significan que la sociedad anónima tiene un régimen privilegiado que la
convierte en un instrumento que puede ser peligroso, lo que aumenta la
necesidad, advertida constantemente durante su evolución, de su sometimiento
a una disciplina adecuada.

Aunque existen instituciones más antiguas –en la época romana y en la Edad
Media- en las que se encuentran rasgos, como la limitación de responsabilidad,
característicos de la sociedad anónima, su origen se suele situar en las
compañías coloniales que se constituyen a partir del siglo XVII porque en ellas
aparece ya el dato de la división del capital en acciones y de la limitación de
responsabilidad, si bien como una solución práctica y no como principio jurídico,
que no será afirmado hasta la codificación.

Tras la Revolución francesa, la sociedad anónima se va a convertir en
instrumento de la economía privada. El Código de comercio francés de 1807
consolida la limitación de responsabilidad pero somete en consecuencia a la
sociedad a un control público consistente en la necesaria autorización
administrativa. En el Código español de 1829 el sistema es más flexible, pues
sólo se exige la autorización de los Tribunales de comercio. El Código de 1885
suprime la necesidad de la autorización e inspirado por principios liberales y
democráticos, regula la sociedad anónima con normas escasas y de carácter
dispositivo, ya que la contempla como una institución privada y contractual que
debe ser regida por la voluntad de los socios, olvidando que existen intereses
que merecen ser tutelados como compensación por el privilegio de la no
responsabilidad.

En nuestro país, las sociedades anónimas nacieron a la vida jurídica como
sociedades solemnes. Tanto la Ley publicada el 11 de noviembre de 1854, en
el periódico denominado ”El Monitor Araucano”, primera ley sobre sociedades
anónimas, como el Código de Comercio de 1865 exigían como solemnidades
de la sociedad anónima escritura pública, inscripción en el Registro de
Comercio y otros trámites de publicidad (publicación del decreto de autorización
en un periódico del departamento). Adicionalmente se requería la dictación de
dos decretos del Presidente de la República: el de autorización de existencia y
aquel sobre declaración de estar la sociedad legalmente instalada, que permitía
el funcionamiento de la sociedad.

1

Con la dictación de la actual Ley 18.046, se suprimió la autorización del
Presidente de la República. La fiscalización de las sociedades se entregó a un
organismo estatal autónomo y especial para las sociedades anónimas. Dicho
organismo se denomina Superintendencia de Valores y Seguros (SVS). La
fiscalización sólo abarca a aquellas sociedades que hacen oferta pública de
sus valores o que tienen un número considerable de accionistas, llamadas
sociedades anónimas abiertas. Ciertas sociedades que se considera que tienen
importancia social para su giro, tale como los bancos, compañías de seguros,
administradoras de fondos de pensiones, etc., cuentan con superintendencias
especiales.

La fiscalización de la SVS se enfoca en dos aspectos fundamentales. Por un
lado el control de legalidad que abarca no solo la vigilancia en el acatamiento a
la ley, sino también de las demás normas que rigen a las sociedades anónimas,
sean ellas estatutarias, reglamentarias u otras disposiciones obligatorias.

De otro lado, se pretende obtener la llamada “transparencia”, esto es, que los
libros y antecedentes sociales arrojen resultados reales que reflejen la
verdadera situación de la sociedad y que esta debe dar a conocer a sus
accionistas y al público en general. Tratándose de sociedades abiertas, las
informaciones también se refieren a aspectos esenciales. Todo lo anterior con
el fin que accionistas, terceros interesados, como los acreedores y contratantes
de la sociedad, y el público en general cuenten con los antecedentes más
confiables posibles para que al tiempo de tomar decisiones que dependan del
estado patrimonial de una sociedad anónima, lo hagan con conocimiento real
de la situación de la sociedad.

También puede anotarse como una característica de la actual legislación, a
diferencia de la anterior, que ella posibilita el reclamo jurisdiccional frente a
decisiones y sanciones que pueda aplicar el organismo contralor.

Se nota en la nueva legislación clara inspiración proveniente del derecho
norteamericano, tales como la distinción entre sociedades abiertas y cerradas,
acciones sin valor nominal y necesidad de fijar el valor de colocación de acción
en aumento de capital de la sociedad anónima, fijación que puede ser en un
valor superior o inferior al valor nominal, al valor libro o al de cotización bursátil.
Además, cabe destacar que la nueva legislación trata tópicos modernos, tales
como la transformación, fusión y división de sociedades, las filiales y coligadas,
los grupos económicos y otras materias.

II.- NORMATIVA APLICABLE.-

La Constitución Política de la República de Chile.

En primer lugar, tenemos que referirnos a nuestra Constitución Política del
Estado. Dentro de las garantías constitucionales establecidas en el artículo 19,
número 5,
la Constitución consagra el derecho a asociarse. Indudablemente,
que dentro del concepto de asociarse, está la idea de asociarse de algún modo

2

que sea jurídicamente aceptable, de acuerdo con nuestra normativa legal. Y
una de las fórmulas jurídicamente aceptables es la sociedad anónima.

Es importante destacar que en el artículo 19, número 5 de la Constitución
surge, con rango constitucional, la primera limitación del quehacer de toda
sociedad anónima, en el sentido que no puede tener por objeto aquellos que
vayan en contra de la moral, el orden público y la seguridad del Estado. En
seguida tenemos, dentro de la misma Constitución, el artículo 19 número 21,
que consagra como garantía constitucional el derecho a desarrollar cualquier
actividad económica.
Es obvio que las sociedades anónimas constituyen una
de las maneras de poder organizarse para desarrollar una determinada
actividad económica.

También, por disposición constitucional este tipo de organizaciones tienen
limitaciones en su quehacer y que son, igualmente, la moral, el orden público y
la seguridad nacional. Y deben, a su vez, respetar las normas legales que las
rigen. Por consiguiente, las sociedades anónimas, deben organizarse conforme
a lo que las leyes señalen y para determinar precisamente el ámbito de su
responsabilidad civil, penal y administrativa, la primera limitación que tienen en
su quehacer, es no proponer ni realizar objetivos, ni fines, ni actividades
que vayan contra la moral, las buenas costumbres, el orden público y la
seguridad nacional.

Otro de los principios constitucionales básicos que manejan esta materia, es el
llamado de la legalidad, contemplado en los artículos 6 y 7de la Constitución
Política, que se produce en la circunstancia que las personas y las autoridades

deben someterse a la acción de la Constitución y a las normas dictadas
conforme a ellas
y deben actuar, previamente, investida de sus funciones para
que tengan la competencia y jurisdicción necesarias para actuar.

Por último tenemos, el artículo 19 número 26, que se refiere a los derechos
esenciales
y que, en cuanto al ordenamiento regular, no puede afectar los
derechos en su esencia ni imponer condiciones, tributos o requisitos que
impidan su libre ejercicio.

Por consiguiente, lo primero que tenemos en el tratamiento legal es el marco
constitucional que, ustedes saben, es la Suprema Ley.

Sin perjuicio de la preeminencia de normas Constitucionales, como el derecho
de asociación y el libre ejercicio de la libertad en materia económica, que
acabamos de ver, la normativa legal aplicable a la generalidad de las
sociedades anónimas y el orden de prelación de ellas es el siguiente:

Ley sobre Sociedades Anónimas.

Normas especiales contenidas en la Ley 18.046 sobre Sociedades Anónimas,
publicada en el Diario Oficial de 22 de octubre de 1981, sin perjuicio de las
disposiciones aplicables a las sociedades especiales, tales como bancos,
compañías de seguros o administradoras de fondos mutuos.

3

Código Civil.

Normas legales aplicables a todo tipo de sociedad con personalidad jurídica,
contenidas en el Código Civil, y que hemos tratado anteriormente en este curso
cuando nos referimos a la naturaleza jurídica de la sociedad, sus elementos
esenciales y la personalidad jurídica de la sociedad

Código de Comercio.

Normas generales sobre obligaciones y contratos mercantiles contenidos en los
Libros I y II del Código de Comercio, pues la sociedad anónima es siempre
mercantil, acorde a lo que prescriben los artículos 2064 del Código Civil y
artículo 1° inciso 2° de la Ley 18.046. Eso sí, no se aplican a la anónima
supletoriamente las normas de la sociedad colectiva comercial y de otros tipos
de sociedades tratadas en el Código Civil, Código de Comercio y otras leyes.

Reglamento de Sociedades anónimas.

En cuanto al Reglamento de Sociedades Anónimas, como tal carece de fuerza
obligatoria. Su obligatoriedad emana de la ley que reglamenta y en cuanto se
ajuste a ella. Por lo tanto, no tiene fuerza obligatoria en cuanto vaya más allá de
la ley. Sin embargo la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), en las
sociedades anónimas abiertas ha exigido en algunos casos, para inscribir
dichas sociedades en el Registro de Valores, que se contenga una estipulación
estatutaria que obligue a la sociedad anónima respectiva a acatar las normas
del Reglamento. En tal caso, las normas reglamentarias en cuanto pudieren
exceder de la normativa legal tendrían fuerza de una disposición estatutaria si
cumplieran los requisitos de tales, que más adelante estudiaremos.

III.- CONCEPTO Y CARACTERES DE LA SOCIEDAD ANONIMA.

Básicamente esta sociedad suele definirse como “una asociación de capitales”,
lo que pone de relieve el elemento económico y subalterniza el elemento
humano. Aquí el vinculo societario no está fundado en la affectio societatis, ni
siquiera en las razones de interés personal que pueden llevar a una persona a
unirse a otras para emprender una empresa económica, sino que la relación
social se establece por la posesión de “acciones”, esto es, por porciones de
capital. Es la posesión de acciones la que determina el vínculo, otorga
derechos patrimoniales (dividendos) y políticos (votar).

En nuestro derecho la sociedad anónima está definida en los siguientes
términos:

“La sociedad anónima es una persona jurídica formada por la reunión de un
fondo común, suministrado por accionistas responsables solo por su
respectivos aportes y administrada por un directorio integrado por miembros
esencialmente revocables.

4

La sociedad anónima es siempre mercantil, aun cuando se forme para la
realización de negocios de carácter civil”.

De la manera indicada la definen en idénticos términos el artículo 2061, inc.3°,
del Código Civil y el inciso 1° del articulo 1° de la L.S.A.

De la norma transcrita, relacionada con otros preceptos legales, pueden
obtenerse los siguientes caracteres de la sociedad anónima chilena:

1. Es una sociedad de capital. Ello significa que la persona del socio y las
vicisitudes que ellos puedan sufrir como muerte, incapacidad, quiebra, etc. no
tienen directamente influencia jurídica en la existencia de la sociedad anónima.

2. Los socios no responden de las obligaciones sociales. Solo tienen
responsabilidad en el cumplimiento de sus respectivas obligaciones de aportar
lo que hubieren convenido.

3. Sistema de administración rígido. La administración de la sociedad
anónima está sujeta por la ley a un sistema que en sus aspectos fundamentales
no puede ser alterado por las partes en sus estatutos. Este sistema consiste en
que la administración está radicada en un órgano colegiado compuesto de
personas que pueden ser removidas de sus cargos.

4. La sociedad anónima es solemne. Su constitución y reforma requiere de
escritura pública, inscripciones en el Registro de Comercio y publicaciones en
el Diario Oficial. Salvo las sociedades anónimas especiales, como bancos,
compañías de seguros y otras, requieren autorización de entes públicos para
su existencia legal y modificaciones.

5. La sociedad anónima es una sociedad por acciones. Ello significa que el
capital de esas compañías está acreditado en títulos valores, transferibles, que
se llaman acciones.

6. En cuanto a fiscalización, la sociedad anónima siempre tiene una
fiscalización
, al menos interna, mediante inspectores de cuentas, y la
sociedad anónima abierta está sujeta a una fiscalización interna más estricta,
mediante auditores externos independientes, y además están sometida a la
fiscalización externa de la Superintendencia de Valores y Seguros.

7. La sociedad anónima es siempre mercantil, aún cuando se forme para
negocios de carácter civil. Así lo establece el artículo 2064 del Código Civil y el
artículo 1°, inciso segundo de la LSA. Interesa precisar el alcance de estas
normas. Es indudable que en virtud de la normativa en examen, una sociedad
anónima, en términos generales, debe ser considerada comerciante para todos
los efectos en que la ley considera tal calidad. Se le aplicarán entonces las
obligaciones que para los comerciantes establecen el Código de Comercio, la
Ley de Quiebras y la legislación tributaria.

¿Todo acto de una sociedad anónima es mercantil? Pensamos que no es así.
Los comerciantes, no obstante su calidad de tales, pueden realizar actos no

5

comerciales. La misma situación ocurre tratándose de sociedades que son
mercantiles por su giro.

8. En suma, la sociedad anónima en la actualidad es la forma jurídica en la cual
se estructuran y realizan los negocios de mayor trascendencia y cuantía tanto a
nivel nacional como mundial. Su estructura es usada, además, para organizar
joint ventures o acuerdos de colaboración empresaria entre dos o más grupos
económicos o personas para dividir o controlar empresas de un mismo grupo o
aun para encauzar en muchas ocasiones el actuar del Estado e instituciones
públicas en actividades empresariales.

IV.- CLASIFICACIONES DE LAS SOCIEDADES ANONIMAS.

Las principales clasificaciones son: generales y especiales; abiertas y cerradas;
matrices, subsidiarias, filiales y coligadas; nacionales o extranjeras; sociedades
según su giro y sociedades relacionadas, controladas o controladoras.

a) Sociedades anónimas generales o especiales.

Denominamos sociedades anónimas generales aquellas regidas
fundamentalmente por las disposiciones de la L.S.A. Existen otras sociedades
anónimas regidas preferentemente por determinadas disposiciones legales.
Entre otras sociedades anónimas regidas por leyes especiales están los bancos
y sociedades financieras, regidas especialmente por la Ley General de Bancos,
las compañías mencionadas en el artículo 126 de la L.S.A., que lo son las
aseguradoras y las reaseguradotas, las administradoras de fondos mutuos y
las bolsas de valores. También cuentan con reglamentación especial las
administradoras de fondos de pensiones (regidas por el D.L. 3.500), las
sociedades de securitización (Ley 18.045), sociedades depositarias de valores
(Ley 18.876), etc.

Nuestro estudio solo versará sobre las sociedades anónimas generales.
Respecto de las especiales, como características generales de ellas podemos
señalar que las normativas que las rigen son más estrictas que las que se le
aplican a la generalidad de las sociedades, pues se considera que en tales
sociedades se encuentra más comprometido el interés público.

A estas sociedades especiales se refieren los artículos 126 a 132 de la L.S.A.,
estableciendo algunas normas generales relativas a ellas como, por ejemplo,
que se rigen supletoriamente por las normas de las sociedades anónimas
abiertas.

b) Sociedades anónimas abiertas y cerradas.

Esta clasificación proviene de la legislación norteamericana y era desconocida
en nuestro país hasta la dictación de las leyes 18.045 y 18.046. En el derecho
comparado las sociedades anónimas abiertas o públicas son aquellas están
destinadas a captar la inversión privada por medio de la oferta pública de título-
valor que ellas emitan.

6

En general, a las sociedades abiertas se les aplican normas más estrictas que a
las cerradas, que tienden a proteger los derechos del público y del pequeño
inversionista.

Se refieren a esta materia los artículos 4° y 19 de la Ley 18.045 sobre
Mercado de Valores, el artículo 2° de la L.S.A. y los artículos 1° a 4° del
Reglamento de dicha ley.

De acuerdo con las disposiciones antes señaladas, la regla general es la
sociedad anónima cerrada. La ley establece los requisitos para considerar una
sociedad como abierta. Las demás son cerradas. No obstante, en ciertos casos
la ley hace aplicables a ciertas sociedades que pueden ser cerradas las
disposiciones de la sociedad abierta, por ejemplo aquellas mencionadas en el
artículo 126 de la L.S.A. (compañías aseguradoras y reasuguradoras,
sociedades anónimas administradoras de fondos mutuos, las bolsas de valores
y otras sociedades) por mandato del artículo 129 de la misma ley. Además, las
partes pueden someter a las reglas de la sociedad abierta una sociedad
cerrada, como más adelante lo indicaremos.

El artículo 2° de la ley dispone: “Son sociedades anónimas abiertas:

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->