P. 1
Proyectos de Integración y Aplicación Proyectos De

Proyectos de Integración y Aplicación Proyectos De

|Views: 5.569|Likes:
Publicado porotroloco267819

More info:

Published by: otroloco267819 on Mar 16, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/19/2013

pdf

text

original

Desde hace cientos de años, los humanos se han preguntado: ¿por qué los
hijos se parecen a sus padres?
Aristóteles, varios siglos a.n.e., decía que los rasgos se heredaban luego
de mucho tiempo; le parecía que era más probable que los nietos se pare-
cieran a sus abuelos que a sus propios padres.
Más tarde, la idea más aceptada afirmaba que en el óvulo estaban todos los
rasgos de un nuevo ser y que en la fecundación, el “elemento masculino” o
sea el espermatozoide, era el que hacía que el huevo se empezara a desarro-
llar. Esta forma de pensar se conoció en su tiempo como la corriente ovista.
A partir de la invención del microscopio, se pudieron observar las cé-
lulas y el hombre encontró otras explicaciones al estudiar los óvulos y
los espermatozoides. Como recordarás, Leeuwenhoek fue el primero en
observar espermatozoides en una gota de semen.
Utilizando los primeros microscopios, algunos científicos creyeron ver
dentro del espermatozoide a un hombre en miniatura, por lo que pensaron
que para crecer sólo necesitaba el alimento que le proporcionaría el óvulo
cuando ocurriera la fecundación. Así, empezaron a pensar que el óvulo
sólo era el albergue que proporcionaba el alimento al nuevo ser.

BLOQUE 4 La reproducción

La reproducción de los seres vivos

255

BLOQUE 4 La reproducción

La reproducción de los seres vivos

256

BLOQUE 4 La reproducción

La reproducción de los seres vivos

BLOQUE 4 La reproducción

La reproducción de los seres vivos

Los científicos que aceptaron esa explicación formaron la corriente que
fue conocida como animalculista, y sus ideas permanecieron hasta fines
del siglo XVIII cuando, con microscopios más potentes y mejores obser-
vaciones, se probó que los seres no están formados previamente ni en los
óvulos ni en los espermatozoides. Tanto los ovistas como los animalculis-
tas habían estado en un error.
Si dentro del óvulo o el espermatozoide no hay un ser previamente for-
mado, entonces, ¿de dónde provienen las características de un nuevo ser?
August Weissman propuso en 1889, en su libro El plasma germinal:
una teoría de la herencia
, que la herencia se transmitía por unas estructu-
ras recién encontradas en esos tiempos, dentro del núcleo de las células, a
las que se denominó cromosomas.
Más tarde, Thomas Morgan y sus colaboradores descubrieron en la Dro-
sophila melanogaster,
conocida como “mosca de la fruta” o “mosca del vi-
nagre”, la existencia de cromosomas sexuales. En la hembra encontró un par
de cromosomas a los que se conoce como cromosomas XX, mientras que en
los machos halló un par de cromosomas que conocemos como XY.
A partir de sus investigaciones, elaboraron una teoría a la que llamaron
teoría cromosómica de la herencia, que fue el inicio de la genética mo-
derna. Aunque Morgan y su equipo no sabían que en los cromosomas se
encuentra el ADN formando los genes, a los que hoy se reconoce como las
unidades que transmiten los caracteres hereditarios.
Como sabes, las características que pasan de padres a hijos se transmi-
ten por la información que contienen los cromosomas. A esta información
se le conoce como genotipo.
Antiguamente sólo se podía conocer el genotipo cuando los orga-
nismos se reproducían, ya que aparece en los hijos. Hoy, con técnicas
modernas se puede saber qué información genética se encuentra en los
cromosomas de un organismo.
Las características de un organismo, es decir, su forma, su tamaño, su
color, su capacidad para moverse rápidamente o para dar dulces frutos; la
forma de su corazón, de su concha o de sus hojas, han sido heredadas de sus
progenitores. El conjunto de estas características se conoce como fenotipo,
que como ves, depende del genotipo que ha heredado un organismo.

August
Weissman
(1834-1914).

Thomas Hunt Morgan
(1866-1945).

Conocida comúnmente como “mosca
de la fruta” es uno de los animales más
utilizados en la investigación científica, ya
que se reproduce con rapidez y las células
de sus glándulas salivales contienen
cromosomas gigantes.
Si en tu escuela cuentan con un
microscopio óptico sencillo, podrás observar
estos cromosomas bajo la orientación de tu
profesor o profesora.

Cromosomas

NÚMERO DE CROMOSOMAS
EN ALGUNOS ORGANISMOS

NÚMERO DE

ORGANISMO

CROMOSOMAS

MONERA (bacteria)

1

PLANTAS
Zanahoria

18

Maíz

20

Tabaco

48

ANIMALES
Lombriz de tierra

36

Mosca de la fruta

8

Sapo bufo

26

Carpa dorada

78

Perro

78

Chimpancé

48

Humano

46

BLOQUE 4 La reproducción

La reproducción de los seres vivos

257

BLOQUE 4 La reproducción

La reproducción de los seres vivos

Después de los descubrimientos de Thomas H Morgan, muchos in-
vestigadores se dieron a la tarea de investigar de qué estaban hechos
los cromosomas.

Un ingenioso experimento tuvo un papel determinante. Alfred Griffith,
quien estudiaba a la bacteria Streptococcus pneumoniae que causa la neu-
monía, encontró los siguientes resultados:

Trabajó con dos variedades de Streptococcus pneumoniae: una que for-
ma colonias de aspecto rugoso y otra que forma colonias de aspecto liso.
Al inyectar bacterias de colonia lisa a ratones notó que éstos enferma-
ban y morían. En cambio, cuando inyectaba bacterias de colonias rugosas,
los animales sobrevivían.
Posteriormente, inyectó bacterias muertas de colonia lisa y los rato-

nes sobrevivieron.

Después hizo una mezcla de bacterias vivas de colonias rugosas y bac-
terias muertas de colonias lisas y… ¿qué crees que pasó?
Inesperadamente ¡los ratones murieron!
También a Griffith le sorprendieron estos resultados. ¿Qué había hecho
que las bacterias que no eran mortales ahora sí lo fueran?
Después de mucho ensayar y analizar, Griffith llegó a la conclusión
que “algo” pasaba de las bacterias muertas a las vivas, transformándolas
en bacterias mortales.

A partir de ese momento otros investigadores se dedicaron a encontrar
qué moléculas habían pasado de una bacteria a otra, hasta que finalmente
descubrieron que era un ácido nucleico, que más tarde denominaron ácido
desoxirribonucleico o ADN.
Años más tarde, Francis Crick y James Watson, obtuvieron un premio
Nobel por descubrir la estructura del ADN.
Hoy conocemos al ADN por la estructura de doble hélice que ellos

propusieron.

Conocer cómo es y cómo funciona el ADN ha permitido el desarrollo
de importantes ramas de la ciencia como la genética, la biotecnología y la
medicina, así como los campos de la criminalística, entre muchos otros.

James Watson y Francis Crick,
descubridores de la estructura del ADN.

Nunca antes había parecido tan incierto el futuro de la reproducción. Hoy
los avances científicos y tecnológicos con que contamos nos hacen ver
que nos esperan cambios importantes.
La fecundación in vitro permite que, en condiciones de laboratorio, se
unan óvulos y espermatozoides provenientes de determinada especie para
formar embriones. Estos embriones pueden ser congelados hasta por va-
rios años antes de que sean implantados en el útero de una vaca, de una
coneja o de una mujer, según corresponda.
Este procedimiento ha venido a resolver problemas de infertilidad en
humanos; también ha permitido transportar embriones de animales a luga-
res muy lejanos, sin necesidad de llevar al macho para que fecunde a una
hembra. Con esta tecnología el mejoramiento de razas de ganado vacuno
o caballar es ahora mucho más sencillo y barato.
En ocasiones, el óvulo de una mujer es fecundado con esperma de un
hombre que no es su pareja, sino un donador. Otras veces, el óvulo es
donado por una mujer para que otra pueda tener un hijo.
Es posible también encontrar el desarrollo de embriones en madres sus-
titutas
, que son mujeres que facilitan un espacio (su útero)y nutrientes sufi-
cientes para que pueda desarrollarse un ser humano.
Como ves, la estructura de la familia a la que estamos acostumbrados
irá cambiando, ya que también podrían quedar incluidos los donadores y
las madres sustitutas.
La clonación es otra de las novedades para la que nos deberemos pre-
parar. Ésta se practica, de manera convencional, desde hace algunos años.
La multiplicación vegetativa se logra en muchas plantas, cultivándolas a
partir de un estolón, fragmento o bulbo. Dado que tanto la planta original
como las nuevas son idénticas genéticamente, podemos decir que se trata
de clones.

El nacimiento de gemelos idénticos también nos muestra que la naturale-
za produce clones, ya que estos organismos son genéticamente idénticos.

La fertilización in vitro permite
superar las dificultades de la
fecundación natural.

En 1978 nació Louise Brown,
primer ser humano desarrollado
a partir de un óvulo fecundado in
vitro. En 1984 nació otra niña, a
la que llamaron Zoe, quien pro-
venía de un embrión congelado.

La microcirugía ha permitido
a los investigadores, extraer el
núcleo de una célula y cambiarlo
por el de otra. Ese es uno de los
principios para obtener un clon.
En la figura se observa una
micropipeta que perfora una
célula para alcanzar el núcleo. A
la izquierda se observa la punta
de una pinza que se usa para
sujetar a la célula.

¿QUÉ DEPARA EL FUTURO PARA LA
REPRODUCCIÓN HUMANA?

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->