Está en la página 1de 3

Por: pastor Daniel Brito

Título: ¿Puede un Dios Justo Perdonar Pecados?

Texto: 1 Pedro 2:24­25
“Él mismo, en su cuerpo, llevó al madero nuestros pecados, para que muramos al pecado y vivamos  
para la justicia. Por sus heridas ustedes han sido sanados.25 Antes eran ustedes como ovejas 
descarriadas, pero ahora han vuelto al Pastor que cuida de sus vidas.”

Introducción:
Nos van quedando aproximadamente menos de un mes para Semana Santa, o Semana Mayor, y, qué 
mejor tema que la necesidad de recibir el perdón de los pecados. Trataremos los siguientes puntos: 

1) El peor de los males que azota al ser humano.
2) El problema y la solución. 
3) El Dios Justo sacrificado por los injustos.
4) Muertos al pecado.

 1.  El peor de los males que azota al ser humano.  – Hace poco que Tiger Woods, un jugador muy 
famoso de Golf, confesó algunas de sus faltas al público, pidiendo perdón, y diciendo que había 
fallado a la creencia en la cual él había sido criado, qué es el Budismo. Woods agregó en su 
confesión que el Budismo enseña que desear las cosas que están a nuestro alrededor, es causa de 
una búsqueda sin sentido por seguridad. Me enseña que debo parar de seguir todo impulso y 
aprender ser moderado. Veamos algunas cosas:

(a) La confesión de Woods, es típica de toda religión que niega el pecado, y por ende, niega las 
consecuencias del pecado.   

(b) Otras religiones enseñan que el hombre es bueno, y que solamente tiene que moderarse para 
hacer cosas buenas.

(c) En realidad, el Budismo niega que halla un Dios personal, y por ende, niega el perdón por 
parte de Dios. De ahí que todas las religiones se basan en un sistema de OBRAS, donde la 
persona tiene que luchar por medio de algún sacrificio, para emendar el mal que ha hecho.

(d) La Biblia enseña lo contrario, y es que el hombre (o la mujer) no son buenos, y nacen 
contaminados por el pecado, y no hay ningún sacrificio que el ser humano pueda hacer, que 
enmiende ese mal. Es por eso que el hombre necesita ser transformado por el poder 
Salvador de JESUCRISTO.

 2.  El problema y la Solución.  – La historia del hombre comienza con la Creación de Adán y Eva, 
y seguido por la caída del hombre en el pecado. En Génesis 3:15, tenemos la primer mención 

http://sermones.wordpress.com/                  Página 1
por parte de Dios de lo que traería la solución al problema del pecado. “Pondré enemistad  
entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su simiente te aplastará la cabeza, pero tú  
le morderás el talón.” Es ahí donde encontramos que de la simiente de la mujer, saldría el 
Salvador del mundo, que aplastó la cabeza de la serpiente antigua que es Satanás. 

 3.  El Dios Justo sacrificado por los injustos.  – (1 Pedro 2:24) “Él mismo, en su cuerpo, llevó al  
madero nuestros pecados, para que muramos al pecado y vivamos para la justicia. Por sus  
heridas ustedes han sido sanados.” Regresando a nuestro Texto de esta noche, seguimos con el 
tema de la simiente de la mujer, que indudablemente es nuestro SEÑOR JESUCRISTO, el Dios 
Eterno que se hizo CARNE para venir a este mundo que es parte de la creación hecha por Él 
mismo, y se hizo un siervo, para dar Su Vida por los pecadores. Veamos algunas cosas.

(a) La primera es que como ya hemos dicho, el pecado entró en el mundo por un hombre, y 
también por un hombre (Dios­Hombre) entró la vida eterna. 

 i. Eso responde a tantas preguntas que la gente hace sobre el origen del pecado, y el por 
qué Dios permitió el pecado. 

 ii. La respuesta por parte de Dios es que EN SU SOBERANÍA, Dios permitió el pecado al 
darle al hombre el libre albedrío; o sea, una voluntad libre para escoger. 

 iii. Pero en esa misma SOBERANÍA DE DIOS, el mismo DIOS se hizo HOMBRE y vino a 
dar Su vida por nuestros pecados, para rescatar al hombre del dominio del pecado. 

(b) El apóstol Pedro está citando a Isaías 53, donde se relata los sufrimientos del Cristo 
detalladamente, unos 700 años antes que ocurrieran. Veamos algunos versos de Isaías 53, 
para poder ver más de cerca el dolor que nuestro SEÑOR pasó en esa Cruz, para darnos la 
vida eterna. 

 i. (Isaías 53:7­8) “Maltratado y humillado, ni siquiera abrió su boca; como cordero, fue  
llevado al matadero; como oveja, enmudeció ante su trasquilador; y ni siquiera abrió  
su boca. 8 Después de aprehenderlo y juzgarlo, le dieron muerte; nadie se preocupó 
de su descendencia. Fue arrancado de la tierra de los vivientes, y golpeado por la  
transgresión de mi pueblo.”

 4.  Muertos al pecado.  – “Él mismo, en su cuerpo, llevó al madero nuestros pecados, para que 
muramos al pecado y vivamos para la justicia. Por sus heridas ustedes han sido sanados.” 
Nuestro Texto de esta noche nos dice que JESUCRISTO llevó en Su Cuerpo nuestros pecados, 
PARA, y es ahí donde decimos otra vez: PARA, “que muramos al pecado y vivamos para la  
justicia”

(a) Por eso encontramos las Palabras en Romanos 5:18 que dicen:

http://sermones.wordpress.com/                  Página 2
 i. “Por tanto, así como una sola transgresión causó la condenación de todos, también  
un solo acto de justicia produjo la justificación que da vida a todos.19 Porque así  
como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores,  
también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos.”

(b) El apóstol Juan escribe que una vida que ha nacido de Dios, eso es en el Nuevo Nacimiento, 
no practica el pecado. 

 i. (1 Juan 3:4­6) “Todo el que comete pecado quebranta la ley; de hecho, el pecado es  
transgresión de la ley.5 Pero ustedes saben que Jesucristo se manifestó para quitar  
nuestros pecados. Y él no tiene pecado.6 Todo el que permanece en él, no practica el  
pecado. Todo el que practica el pecado, no lo ha visto ni lo ha conocido.”

(c) Habiendo leído nuestros Textos, podemos notar la razón por qué JESUCRISTO se hizo 
CARNE, para morir por nosotros y otorgarnos el PERDÓN DE LOS PECADOS. Eso 
responde al título de esta lección: ¿Puede un Dios Justo Perdonar Pecados? Vemos que sí, 
porque fue el mismo DIOS el iniciador del perdón de los pecados. El hombre no puede 
hacerlo. El hombre is incapaz de buscar a Dios, y menos aún de encontrarlo, si Dios no lo 
busca. 

 i. Es por eso que podemos notar que EL DIOS JUSTO murió por nuestros pecados, para 
otorgarnos el PERDÓN DE LOS PECADOS. Y el resultado de ese perdón de los 
pecados es:

 A. Una vida liberada de la esclavitud del pecado. 

 B. Una vida que recibe la VIDA ETERNA. 

Conclusión: 

Oremos...... 

*Toda referencia Bíblica ha sido tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional*

http://sermones.wordpress.com/                  Página 3