Está en la página 1de 310
REVISTA PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL TOMO XLIX JULIO - DICIEMBRE 1999 N° 114 LIMA - PERU ARTICULOS La Guerra de Kosovo: Ensefianzas politico- estratégicas Edgardo Mercado Jarrin Limites maritimos del Pera con el Ecuador Alfonso Arias-Schreiber Pezet Notas sobre Derecho Consular Abraham Padilla Bendeza Notas Bibliograficas Fernando Guillén Salas El proceso de paz en el Medio Oriente Jaime Stiglich Berminzon La culminacién del proceso demarcatorio peruano-ecuatoriano Nicolas Roncagliolo Higueras Vias interoceanicas latinomericanas: Un siglo perdido en la integracion fisica Ramé6n Arréspide Mejia PERU-CHILE Documentaci6n sobre el cumplimiento de los asuntos pendientes del Tratado de Lima de 1929 y su Protocolo Complementario Tratado de Ancon (Lima, 20 de octubre de 1883) tee Tratado de Lima (Lima, 03 de junio de 1929) 87 95 117 143 181 185 239 243 Protocolo Complementario al Tratado de Lima de 1929 (Lima, 13 de noviembre de 1999) Acta de Ejecucién (Lima, 13 de noviembre de 1999) Reglamento del Acta de Ejecucion (Lima, 13 de noviembre de 1999) Acuerdo Interinstitucional sobre Solucién de Controversias (Lima, 13 de noviembre de 1999) Intercambio de Notas Diplomaticas entre los Gobiernos del Pert y Chile (Lima, 13 de noviembre de 1999) Discurso del sefior Presidente de la Republica del Pert, Ingeniero Alberto Fujimori, en la ceremonia de suscripcion del Acta de Ejecucién del Tratado de Lima de 1929. (Lima, 13 de noviembre de 1999) Discurso del sefior Ministro de Relaciones Exteriores de la Republica del Peri, Doctor Fernando de Trazegnies Granda, en la ceremonia de suscripcién del Acta de Ejecucion del Tratado de Lima de 1929 (Lima, 13 de noviembre de 1999) Discurso del sefior Ministro de Relaciones Exteriores de la Reptiblica de Chile, Doctor Juan Gabriel Valdés, con motivo de la firma del Acta de Ejecucién del Tratado de Lima de 1929 (Lima, 13 de noviembre de 1999) 247 249 257 nD a 8 265 271 278 * Sumilla * Sumilla DOCUMENTOS INTERNACIONALES INSTRUMENTOS BILATERALES eee HOMENAJE POSTUMO Gustavo Medeiros Querejazu 1912 - 1998 15 Homenaje Péstumo GUSTAVO MEDEIROS QUEREJAZU Ex-combatiente y Diplomdtico Sangrientas operaciones se desarrollaban en un frente mas 0 menos estabilizado, sin que pudiera vislumbrarse una solucion militar, cuando el 12 de junio de 1935 se anunci6 que la guerra del Chaco habia llegado a su fin, en virtud del Protocolo de Buenos Aires. Al igual que el Paraguay, Bolivia habia combatido hasta el limite de sus posibilidades, y sus Ultimas reservas humanas comprendian a hombres de 43 afios, en un extremo, y, en cl otro, a adolescentes por cumplir los 17. Entre quienes antes de llegar a los 20, vistieron el uniforme militar, estuvo Gustavo Medeiros Querejazu. También estaban agotados los recursos econdmicos de dos paises mediterraneos, a los cuales ni el renombre de la yerba mate o del palo quebracho ni el reflejo del estafio habiendo abierto el camino de la prosperidad. Ambos pueblos, sesenta o setenta afios antes, invadidos por sus vecinos y obligados a firmar la paz, sufrieron el desmembramiento de su heredad territorial. Desde entonces, la memoria colectiva guardaba nombres y episodios heroicos como inviolables modelos de conducta. Transcurridos sesenta 0 setenta afios, no era un supuesto enemigo histérico el que se tenia al frente, sino otro pueblo de 16 Revista Peruana de Derecho Internacional caracteristicas similares, en conflicto por una tierra inhéspita, y casi sin saber por qué. Al agotarse la capacidad para seguir combatiendo, se abrid paso la reflexion y, por primera vez, un concierto internacional pudo acercar a los contendores. Los contrastes de la guerra truncaron los tradicionales proyectos de vida en la juventud boliviana y paraguaya, forjando mentalidades diferentes a las generaciones anteriores, para orientar el futuro de gobernantes y gobernados con las lecciones aprendidas en Boquerén, en Nanawa, en los pozos de Camiri..., y la muerte de decenas de miles por lado y de otros tantos heridos. Ese inmenso costo cn hombres y en sufrimientos no fue dbice para que en la fecha acordada para el cese de fuego, se combatiera duramente hasta el ultimo minuto: Después de afios de fragor, a las 12 del medio dia, un extrafio silencio se abatio sobre los combatientes. Las tropas de ambos lados habian recibido érdenes de evitar toda demostracién, mas, de pronto, un inmenso clamor recorrié el largo frente de batalla y saliendo de sus trincheras y parapetos, bolivianos y paraguayos corrieron al encuentro del enemigo, ya sin armas, y con los brazos en alto...Al pensar en las multiples ocasiones en las que, jcfes 0 soldados, paraguayos © bolivianos, pactaron duelos singulares, mientras que los regimientos legendarios cuidaban de estar emplazados en el mismo sector frente al selecto rival del otro pais, imagino que la guerra del Chaco fue la tiltima guerra ritual librada en los tiempos modernos, pero igualmente absurda como las anteriores. Aquel dia, una lucha comenzada en julio de 1932, concluyd gracias a la activa participacion de un grupo de paises, conformado por el A.B.C.P. (Argentina, Brasil, Chile y Pert), ademas del Uruguay y Estados Unidos, al suscribirse ¢l acuerdo de 21 de julio de 1938. En los meses que duraron las conferencias de paz intervinieron importantes personajes, incluyendo una decena de cancilleres. Uno de los delegados peruano, Luis Fernan Cisneros, entonces ministro en Homenaje Péstumo 17 Uruguay, cuya vida estaba vinculada a las mejores paginas de “El Tiempo” y de la “Prensa” cubrid su mision de plenipotenciario periodista, enviando a la Cancilleria un oficio cada dia, sin perdén de los sdbados ni domingos. Esa correspondencia, encuadernada, forma una coleccién de unos ocho volimenes, que albergan la crnica intima mas certera que, quiza, se haya escrito de una negociacion diplomatica. De vuelta a sus ciudades de origen, los ex-combatientes bolivianos curtidos en una dura experiencia, se sabian algo mas que ciudadanos, atin cuando no hubieran participado en elecciones formales. Y diferentes de los otros, “los que no fuimos ala guerra”, los que no habian leido a Henri Barbusse o a Erich Marie Remarque en los camastros de un hospital de campafia, que no tenian derechos que exhibir. Con aquellos, irrumpieron grupos, cendculos, movimientos politicos, cubriendo una amplia gama de posiciones regionales e ideolégicas. Nacieron la Falange Socialista Boliviana, al impulso de Oscar Unzaga de la Vega, y el P.I.R. (Partido de Izquierda Revolucionaria) dirigido por Ricardo Anaya, de orientacién marxista. Apareci6, en el otro extremo, una logia militar, conocida por su sigla, RADEPA (Raz6n de Patria), mientras otro grupo, nacionalista, se agrupé bajo el simbolo de “La Estrella de Hierro”, cuyo personero fue Victor Andrade. En el lado opuesto, un movimiento intelectual guiado por Gustavo Navarro -mejor conocido por su nombre de lucha Tristan Maroff, colaborador de “Amauta”- desarrollé una activa campaiia proselitista de orientacién trotskista. En estas reacciones de confusas raices, se expres6 una actitud contestataria que termin6 sepultando a los partidos tradicionales, para dar origen a nuevos érganos de accién politica, de los cuales el M.N.R (Movimiento Nacional Revolucionario) llevé al poder, en cuatro oportunidades a su jefe, Victor Paz Estenssoro. La capacidad de lucha de la Central Obrera Boliviana colocé a su dirigente, Juan Lechin, entre las principales figuras del movimiento sindical del continente. 18 Revista Peruana de Derecho Internacional La guerra y su cortejo de expresiones panfletarias engendraron una exigencia, abreviada en la formula del “Estado nacional”, como idea- fuerza impulsada por los ex-combatientes, presentes en todos los pueblos y senderos. Implicita estaba la conciencia de que en las trincheras se habian “amasado los blancos, los cholos y los indios”. Esta dindmica social hizo florecer una extraordinaria creacion intelectual, cuya fama se concentra en los nombres de Augusto Céspedes (“El Pozo” y otros cuentos, propios de la “caldera del diablo” en la que se vivid); Augusto Guzman (“Prisioneros de Guerra”); Oscar Cerruto (“Aluvion de Fuego”, con prélogo de Luis Alberto Sanchez); Carlos Montenegro (mas conocido entre sus amigos por “el Otoco”, de acuerdo con la costumbre de prodigar sobrenombres), Ratil Otero Reiche, Eduardo Anze Matienzo (ex-canciller), Raul Botclho Gozalvez (también diplomatico), y tantos mas, que en la plastica bendijo las manos de Marina Niifiez del Prado. En medio de esa efervescencia, aparecié una revista memorable, “Kollasuyo”, dirigida por Roberto Prudencio, con la colaboracién de jévenes escritores, como Emesto Daza Ondarza. “Kollasuyo”, representativa de la actividad intelectual en la América de la postguerra, guarda un espontaneo pero evidente paralelismo con “Amauta”, de José Carlos Mariategui y con otras revistas peruanas como “Kosko” y “Kuntur”, asi como el “Boletin Titicaca”, editado por el grupo Orkopata, animado por Gamaniel Churata (seudénimo de Arturo Peralta) y Emilio Romero. En su conjunto, eran -lo mismo que “Clarida”, de Buenos Aires, un tanto anterior y sin duda iluminada por “Clarté” de Romain Rolland y Henri Barbusse- la expresién de una exigencia de renovacién, tenicndo en comtin no la fijacién ideolégica, pero si la autenticidad de su propuesta, con voccros pertenecientes a muchos ambitos del pensamiento y, mejor atin, a todas las provincias. Este surgimiento politico e intelectual tuvo un extraordinario correlato en la vida académica y en la actividad diplomatica e Homenaje Postumo 19 internacional. La torpe ineficacia de la guerra generé una nueva vision de Bolivia en funcion de la historia futura; ya la relaci6n ya conocida de juristas y diplomaticos, se agregaron nuevos nombres. Entre ellos, Alberto Ostria Gutiérrez, que comenzé a figurar junto a Luis Fernando Guachalla y Enrique Finot -muy proximos en edad- al lado de figuras ya consagradas, Adolfo Costa du Rels, A. Pinto Escalier, David Alvéstigue, Javier Paz Campero, Tomas Manuel Elio y Eduardo Diez de Medina. A éstos les habia correspondido la etapa anterior, en la que la negociacién fue la pausa intermedia entre dos conflictos. Mientras se depuraba una parafernalia juridica cxhibida con lustre pero sin eficacia. Gustavo Medeiros Querejazu, de familia largamente afincada en Sucre, ha sido un ejemplar representante de un tiempo de angustia: Sin perder la serenidad, fue, también, un efectivo agente de cambio; y, cn sucondicién de ex-combatiente, consciente de como los despachos de oficial de reserva tenian mas gravitacién que los titulos de propiedad de las tierras patrimoniales y otros pergaminos. Tampoco la formacién recibida enel colegio de los padres jesuitas, era suficiente para superar el stablishment. Quiza, pudo hacer mella en su mentalidad -pero sin convencerlo- la amistad con Ricardo Anaya, cufiado suyo, fundador del P.LR. Imborrable recuerdo guardé de sus amigos mayores, algunos sus maestros, los “siete sabios” de Sucre, Francisco Francovich, Alberto Zelada, Carlos Alberto Salinas., Mariano Deuer, Carlos Gerke Urdininea, Aniceto Solares y Exequiel L. Osorio. El resultado de estas situaciones contradictorias fue la sedimentacién de una personalidad de severos contomos, cuya prudencia le permitié ser intérprete de tiempos distintos sin mengua de su autenticidad. Opté muy joven por la carrera diplomatica y su trabajo al lado de Alberto Ostria Gutiérrez le permitio seguir los accidentes de “Una obra y un destino” -como calificé Ostria Gutiérrez su propuesta- y que el propio Medeiros ha descrito como un planteamiento destinado a 20 Revista Peruana de Derecho Internacional reformular la vision hist6rica y a proyectar la funcion internacional de Bolivia, como factor de equilibrio en cl continente, fandado en una “cooperacion sin hegemonias”; tal como corresponde a su singular situacion central, entre ambos océanos, con acceso a las dos grandes cuencas, y participando del macizo andino y de la Ilanura. Alegresar de la universidad yacon su titulo de abogado, ingresé al ministerio de Relaciones Exteriores, en 1938. Poco después, cl recién nombrado canciller, Ostria Gutiérrez, designo a Medeiros como jefe de gabinete, y como tal, concurri a la Primera Reunion de Consulta en Panama. En una carrera prédiga en experiencias, acompafia a Adolfo Costa du Rels en la embajada en Buenos Aires; ministro consejero en. Chile, participa en la negociacién que culmina con el intercambio de notas de 1°, y 20 de junio de 1950, segtin el cual Chile declaré “estar [lano a entrar formalmente en una negociacién directa destinada a buscar la formula que pueda hacer posible dar a Bolivia una salida propia y soberana al acéano Pacifico”; y es nombrado embajador en Buenos Aires. Corona la “carrera” cuando, en 1969, el presidente Luis Adolfo Siles le confia la cartera de Relaciones Exteriores. Fue, también, embajador en la Argentina, una segunda vez, y en el Brasil, asi como ante la Comunidad Europea. Mas de una vez, presidié la delegacidn de su pais ante la Asamblea General de Naciones Unidas; y, en 1974, en Caracas, en la Conferencia sobre el! Derecho del Mar, donde nos volvimos a encontrar, presidiendo cada cual las delegaciones de Bolivia y del Pera. Esta revision permite explicar la evolucién de su pensamiento, en la medida que el realismo impuesto por la constante evaluacion de los hechos -propio de la reflexion de un diplomatico- orienta y endereza los postulados tedricos -aprendidos en Jas aulas y reforzados por la lectura- a fin de construir una propuesta politica, con fundamentos logicos pero también con posibilidades de viabilidad. Homenaje Péstumo 2d Avanzo esta conjetura, por cuanto el primer trabajo de Medeiros fue una excelente exégesis de la obra de Jaime Mendoza, publicada en 1939. Ya desde 1925, Mendoza habia alcanzado notoriedad con su ensayo “E] factor geografico en la nacionalidad boliviana”, al que seguirian sus obras capitales “E] Mar del Sur” y “El macizo boliviano”. Mendoza fue un adelantado de las ideas geopoliticas, muy proximo al determinismo propuesto por Harold Mackinder, como lo demuestra el Ultimo titulo citado que recoge la nocién de hertland y en la misma linea su contemporaneo, Carlos Badia Malagrida, autor espafiol de otra obra preliminar, “El factor geografico en la politica sudamericana”, que aparece, en Madrid, en 1920, y en la que menciona ya Ja nocion del ~macizo boliviano”. Mendoza agreg6 a su andlisis geopolitico, el sentimiento historico, para terminar siendo el apostol de la violencia, cuando proclama, “La fuerza! He aqui la sola soluci6n. .¥ por la fuerza siguen y seguiran cumpliéndose mil otras evolucioncs, ya en cl sentido de regresos al pasado o de modificaciones sociales y territoriales en el porvenir™ (Esta larga disgresién, que se explica porque mi amistad con Medeiros, se remonta al conocimiento de su articulo mencionado, que me llcv6 a indagar por la obra de Jaime Mendoza. No tengo duda de que “Kollasuyo” reflejaba la influencia de Mendoza sobre esa generacién, pues a él pertenece la secuencia histérica que propugna la revista: “Tiahuanacu, Kollasuyo, Charcas, Bolivia...”; asi como le correspondi6 §rectificar la tesis de Badia Malagrida sobre la inconsistencia de la unidad geografica boliviana). Pero Medeiros fue mas alla al subrayar que en el pensamiento de Mendoza habia otra nota distintiva: “Y una ley suprema, la ley del equilibrio universal, vela inmanente por encima de las mas sabias combinaciones de los hombres. Y esa ley, al fin y al cabo tiene que cumplirse, ya por progresos lentos y dificiles, ya de un modo catastréfico”, como expresi6n telurica de contianza en el futuro de Bolivia. El estudio de la obra de Mendoza y de la historiografia boliviana en materia internacional, contribuyé a la formacion de Medeiros 22 Revista Peruana de Derecho Intemacional diplomatico, cuya final predileccién por los temas juridicos marcé su vocacion paralcla, oricntada a la ensefianza universitaria. En una ocasién reciente, record6 su dedicacién a la docencia, “que me dio las mayores satisfacciones entre todas las actividades que desempefié en mi vida”; y, con ese espiritu, definié la catedra universitaria “como un remanso en la agitacién del mundo, a condicién de ejercerla como una manifestacién del pensamiento libre”. Por eso, alcanza autoridad moral para calificar su propio tiempo: “Mi generacién vivid en la turbulencia de un mundo insatisfecho y contradictorio. Apenas salido de la adolescencia, nos tocé enfrentar la guerra del Chaco, que fue el derrumbe de un mito incongruente con la realidad de nuestro tiempo...”. Y esa misma altura moral, le permite adherir a una politica internacional destinada a superar cualquier forma de aislamiento, mediante el sustento de la paz fundada en Ia solidaridad, eliminando cualquier duda acerca del primado del Derecho Intemacional, a cuyo efecto cité, en mas de una ocasi6n, en la tribuna internacional o en la catedra en la Academia Diplomatica, no sdlo los principios generales y los acuerdos vigentes, sino antecedentes tales como la decision de la Corte Permanente de Justicia Internacional (caso de los polacos de Dantzig, 1932) recordando que “Un Estado no puede invocar su propia Constitucién para sustraerse de las obligaciones que le impone el Derecho Internacional 0 los tratados en vigor”; o, un otro caso, en el diferendo greco-turco (1925), cuando por medio de un avis consultatif sc definid que “Un Estado que ha contraido validamente obligaciones internacionales, esta obligado a introducir en su legislacién las modificaciones necesarias para asegurar la ejecucién de los compromisos asumidos”. Suiltima actuacién ejerciendo una representaci6n nacional tuvo lugar al conmemorarse el 60° aniversario de la paz del Chaco, a cuya Homenaje Postumo 23 ceremonia asistié, especialmente invitado, el embajador paraguayo ante Naciones Unidas, José Félix Fernandez Estigarribia, nieto del mariscal José Félix Estigarribia, quicn como comandante cn jefe tuvo bajo su mando al ejército paraguayo en la guerra del Chaco y como presidente de la Republica la responsabilidad de cumplir las estipulaciones de la paz. Medeiros, el ex-combatiente, fue fiel en mantener el rol que le corresponde a Bolivia como “tierra de contactos y no de antagonismos”; y Medeiros, el diplomatico, alcanzé a ser testigo del ultimo acto de la contienda, cuando ambas republicas intercambiaron los estandartes, armas y trofeos de la guerra: Todos se guardan, ahora, en su propia tierra, cumpliendo con las exigencias de conciencia quc la liturgia de la Paz impone. Alpresentar el tiltimo libro de Medeiros, “Ensayos Diplomaticos”, editado por la Academia Diplomatica de La Paz, Antonio Aranibar Quiroga, entonces canciller de Bolivia, se refirié al autor como paradigma de la “carrera”, aludiendo a la riqueza de la experiencia recogida, a su capacidad de meditada reflexién y a sus cualidades humanas, que son parte de los méritos por los que la Sociedad Peruana de Derecho Intemacional lo acogié como miembro correspondiente. Campleme dar testimonio de su deseo de venir a incorporarse formalmente a ella, que no alcanzé a realizar. Con estas palabras, dictadas por una profunda admiracién personal, dejo constancia de su permanente presencia en el seno de esta institucidn. Juan Miguel Baékula 24 Revista Peruana de Derecho Internacional JULIO EGO-AGUIRRE ALVAREZ ? Perfil de un Diplomdatico Hace algunos afios, un Secretario General del Ministerio de Relaciones Exteriores adopté una decision, sin precedentes en la historia de nugstro Servicio. Solicit su pase a la disponibilidad, por razones estrictamente institucionales, ante la injustificada decision del Canciller de tumo de introducir anémalas modificaciones que afectarian el buen funcionamiento de la Academia Diplomatica. Ya habiamos conocido de parecidas decisiones de algunos altos funcionarios de nuestra carrera, pero todas ellas en resguardo de su buen nombre o de su prestigio personal. Tenian todo el derecho de adoptarlas, pero no revestian la singular actitud de sacrificio, en la cispide de su carrera, que adopté Julio Ego-A guirre, el extraordinario personaje de que nos ocupamos en estas breves paginas. Su actitud no me sorprendi6. Corresponde a esa casi extinta ¢lite de hombres de honor que anteponen a una justa aspiracién personal, la de la pequefia comunidad en la que le tocé vivir en forma ejemplar, dandonos el privilegio de ingresar junto con él en la ruta honrosa y sacrificada de una vocacién de servicio al Pert que sigue siendo poco comprendida. Julio Ego-Aguirre Alvarez 1926 - 1999 Homenaje Postumo 25 Lo conoci muy al comienzo de nuestro ingreso a Torre Tagle. Recuerdo que me atraia su talante sobrio y parco, carente de las frivolidades propias de nuestra edad. Siempre senti que era un transplante humano de esos hidalgos espafioles que tanto habia admirado en mis lecturas juveniles, y esa reaccién se fue fortaleciendo a medida que pasaron los afios, para convertirse en un respeto no sdlo personal sino profesional. Quienes lean estas breves lineas, y que lo conocieron bien, deben sonreirse levemente. Pues al igual que ellos, tuvimos que ir descubriendo ese protundo sentido del humor que Julio poseia pero que solo alcanzabamos a percibir a través de un brillo muy especial que aparecia en sus ojos entrecerrados, cuando haciamos algtin comentario velado respecto al mundillo de Torre Tagle, no ajeno al deporte preferido de algunos limeiios. Julio venia de una destacada estirpe de hombres publicos y esa herencia se manifesté en el extraordinario sentido del deber que mostré desde el comienzo de su carrera. La buena disposicion hacia él del Embajador Don Luis Lanata, Director en ese entonces de Administracion de nuestra Cancillcria, lo comprometié con una tarea que, si bien no le atraia particularmente, la supo desempefiar, como luego lo haria con todos los cargos que asumio en su larga carrera, con una eficiencia casi germana. Alfonso Arias-Schreiber y yo, trabajabamos en la oficina al lado de la suya, denominada de Control de Cuentas Consulares, y mal llamada por los ingeniosos y traviesos colegas juveniles “la oficina de los mediecitos” despectivo apelativo que se nos dio por ser, nada menos, que los ayudantes del anciano Jefe de dicha oficina a quien se le habia colocado el apodo de “peseta falsa”. No sé si el apelativo fuera justo 0 no, pero lo cierto es que buen trabajo nos costé a Alfonso y a mi, librarnos de tal mote. REVISTA PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL TOMO XLIX JULIO - DICIEMBRE 1999 N° 114 LIMA - PERU 26 Revista Peruana de Derecho Internacional Lo cierto es que éramos unos vecinos traviesos y disconformes con nuestro negro destino. Deciamos, que no para la tarea de copiar en unos inmensos libros las cuentas consulares, se debia escoger a promisorios diplomaticos como nosotros. Es decir que ademas de rebeldes, estabamos en la luna respecto al destino poco atrayente que ya habian soportado colegas de gran valia intelectual. Julio, por cierto, como luego lo haria con gran paciencia en distintas etapas de nuestra carrera, nos escuchaba con amable atencidn pero con su famosa mirada entre burlona y de inusual compafierismo. No tenia mucho mis de veinte afios cuando ya era respetado y querido por todos nosotros. Tenia el raro don de convivir en un medio complejo ¢ inteligente, pero jams le alcanzé a él la sombra de actitudes propias de la normal competencia por subir los dificiles peldafios de nuestra profesién. No, por cierto. Mas bien siempre recurri a su extraordinario sentido de saber escuchar, y, luego de mirarte en los ojos, hacer el breve comentario que siempre nos satisfizo. Nuestro reencuentro, después de las largas separaciones que origina nuestra profesién, tuvo lugar alrededor de 1973, a mi regreso de mi ultima misiOn en Moscu. Habian ya pasado casi treinta afios desde los alegres dias de flamantes ayudantes quintos. Estabamos en plena madurez y ya como Embajadores, a cargo, respectivamente, de las Sub-Secretarias de Administracién y de Asuntos Econdmicos y Financieros. El ambiente estaba enrarecido en Cancilleria por circunstancias que ya no vale la pena mencionar pero que nuestros colegas, entonces en Lima, recuerdan nitidamente. Se reinicié asi mi amistad profunda con Julio. Nuestro didlogo se hizo frecuente y pleno de coincidencias éticas y profesionales, y, sin concertacién alguna, basados solamente en nuestra profunda conviccién que estaban siendo desaprovechados hombres muy valiosos del Servicio, comenzamos a entablar didlogos fraternos en busqueda del ansiado equilibrio profesional. Homenaje Péstumo 27 No pasaron mas de tres afius para que el Destino nos ofreciera un nuevo y, tal vez, el mas fascinante periodo de nuestras vidas. Asumo vl cargo de Canciller y, al acceder a un justo pedido del entonces Secretario General -el llamado Jefe del Servicio- Embajador Luis Marchand, amigo muy querido y muy respetado, le propongo al Sefior Presidente de la Republica, su designacién como Embajador Representante Permanente ante la Organizacién de los Estados Americanos, propuesta que es aceptada por el General Morales Bermudez. Vuelvo entonces la miradaa Julio y le pido que acepte reemplazar al Embajador Marchand, y lo hago convencido de que encontraria en él no solo lealtad, sino honradez, criterio y lucida inteligencia, firmeza y, ademas, esa capacidad de mando, que en realidad es un don inusual. Durante casi tres afios condujimos la doble tarea de robustecer el Servicio y de responder a los desafios de una compleja y dificil relacidn con algunos paises fronterizos. En mis horas de soledad y de las naturales ansiedades del cargo, siempre encontré en él, al mejor de los consejeros. Su lucida manera de encarar muy inquietantes circunstancias y la firmeza para afrontar las consecuencias de solitarias decisiones, luego de habernos enriquecido con la sélida y muy profesional colaboracion de nuestros colegas, estan guardadas para siempre en mi espiritu, con agradecimiento y afioranza. Y, ahora, comprendo mas que nunca, al sentirlo lejos de nosotros, el sereno valor que mostré en el largo y duro trance de su enfermedad postrera. La Ley del Servicio Diplomatico del Pert, fue en gran parte su obra en 1978, y ademas, me alento para enfrentar la dificil tarea de lograr su aplicacién. Termino estos breves y afiorados recuerdos, resaltando su valor personal. 28 Revista Peruana de Derecho Internacional En el dificil trance de acompaiiar el sepelio del General Juan Velasco Alvarado, exPresidente del Pera, mi automovil casi sufrié la misma suerte que los vehiculos de los miembros de la Junta Militar de Gobierno, que habian sido vapulcados por la cnorme multitud y, cuando solitario y sorprendido, contemplaba tomar alguna decisién, tuve la extraordinaria experiencia de ver que Julio avanzaba por la calle hacia mi, ingres6 al auto y me dijo: “permiteme que te acompafie”, asi, sin una palabra mas, recibi la mejor y viril muestra de la sdlida e invariable amistad que tuve el honor de recibir de Julio. Estas deshilvanadas frases buscan también hacerlas del conocimiento de las generaciones que nos han seguido para que conozcan la calidad y el temple de hombres como Julio Ego-Aguirre Alvarez, paradigma de lo que puede se un diplomatico peruano. José De la Puente Radbil eK Jaime Caceres Enriquez 1934 - 1999 Homonaje Postumo 29 JAIME CACERES ENRIQUEZ t El fallecimiento del Secretario de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional, Embajador Jaime Caceres Enriquez, ha causado hondo pesar en los miembros de la Corporacién, sus colegas del Servicio Diplomatico y numerosos amigos, por haber sido en vida un ser digno, sencillo y bondadoso. Desde sus afios juveniles en las aulas de la Academia Diplomatica, mostré especiales talentos y vocacion por los quehaceres diplomaticos y la fenomenologia internacional que se tradujcron pronto en la calidad de su trabajo en las primeras responsabilidades que tuvo en la Cancilleria de Torre Tagle, por lo que se destacé muy pronto entre sus compafieros como un funcionario capaz y confiable. Por esas cualidades fue asignado al Departamento de Clave bajo la exigente conduccién de la inolvidable Rosita Vega y tiempo después adscrito a la Secretaria del insigne Maestro y Canciller Don Ratil Porras Barrenechea quien ¢eposité en Jaime Caceres toda su confianza y pudo descansar en su inteligencia y eficacia administrativa. En la Misién Permanente del Pert ante las Naciones Unidas, Jaime Caceres tuvo un desempefio destacado, pues el entonces Delegado Permanente, Carlos Mac Kenie de la Fuente, trasladaba al 30 Revista Peruana de Derecho Internacional joven Secretario los compromisos del diario manejo de los multiples problemas de la sociedad internacional que se debaten y negocian en ese foro universal Letocé a Jaime Caceres acompaiiar en sus Ultimos meses de vida y de gestion diplomatica, al Maestro Victor Andrés Belaunde, quien le dispensaba especial afecto, y tuvo que ocuparse en esos dolorosos momentos de su muerte del envio de los restos del insigne diplomatico a su tierra peruana. En Naciones Unidas, gracias a su especial don de gente, Jaime Caceres tejio fuertes lazos de amistad especialmente con los delegados del mundo arabe y africano, que posteriormente supo habilmente utilizar para los propésitos de la accién externa del Peru. En ese ambito de las relaciones con el mundo africano y con la comunidad islamica Jaime Caceres, desarrollé una constante labor cultural de acercamiento con las respectivas culturas mediante articulos y conferencias en el Pert y en Espajia. Como Embajador en Argelia, donde desempeiié por varios afios, Jaime coseché los frutos de las buenas relaciones que habia establecido durante sus funciones en Naciones Unidas, por lo que se le facilité grandemente su gestin diplomatica, convirtiéndose en una especie de Decano de facto para sus colegas latinoamericanos. Por sus vinculaciones con el Arzobispo, las imagenes de nuestra Santa Rosa de Lima y San Martin de Porras, lucen hoy en sendos altares de la principal iglesia catélica de Argel. En su condicién de Directot de Soberania Maritima de la Cancilleria, Jaime Caceres redacté, al alimén con quien suscribe esta nota, la importante Declaracién sobre la Antartida que figura como parte integrante de la Constitucién Politica de 1979, habiendo entregado su texto que fue mantenido literalmente al entonces Homenaje Péstumo 7 3 licsidente encargado del Congreso, Don Luis Alberto Sanchez, «eclaracion que se mantiene en la Constitucién de 1993. Someramente y a vuelo de pajaro de la memoria, esta es la trayectoria vital de un diplomatico peruano, pletérico de amor y fe en su patria, hijo y hermano ejemplar y buen cristiano, que descansa ahora en la paz del Creador. Quito, octubre de 1999 Juan José Calle y Calle POLITICA Y DERECHO INTERNACIONAL: ANVERSO Y REVERSO DE LA MISMA MONEDA Exposicién del Doctor Martin Belatinde Moreyra, enel Acto Académico de su Incorporacién como Miembro Asociado de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional Lima, 29 de setiembre de 1999 REVISTA PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL TOMO XLIX JULIO-DICIEMBRE 1999 N° 114 Hecho el Deposito Legal N° 99-1510 La responsabilidad de las ideas y opiniones sustentadas en los articulos y notas corresponde exclusivamente a sus autores Sociedad Peruana de Derecho Internacional Jr. Lampa N° 594 - Lima 1 Teléfono 427-3860 Anexos: 2825; 2429 E. mail: spdi@rree.gob.pe Apartado 686 - Lima 1 Impresién: Freddy Francois Galvez Romero Teléfono N° 960-4849; 424-1942 Impreso en el Peri Printed in Peru Politica y Derecho Intemacional: 35 Anverso y Reverso de la misma Moneda POLITICA Y DERECHO INTERNACIONAL: ANVERSO Y REVERSO DE LA MISMA MONEDA Sefior Presidente de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional, Sefioras y sefiores: Quisiera expresar en primer término mi reconocimiento por la decisién del Consejo Directivo de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional de incorporarme como miembro asociado de la misma. Se trata en mi caso de un honor personal que agradezco por multiples motivos. No solo por la calidad de los integrantes de esta ilustre entidad sino también por el recuerdo de mi padre, Victor Andrés Belaiinde, que fuera uno de sus fundadores alla por la década de los aifos treinta. Desde entonces la Sociedad Peruana de Derecho Internacional ha cumplido una fructifera actividad en el campo de la investigacién académica y de la defensa de los derechos territoriales de nuestra patria, asi como de los intereses permanentes del Pera. Y quiero resaltar esto Ultimo porque considero que la continuidad de propdsito y de accién, unida a un estudio incesante de la Politica y del Derecho Internacional, es fundamental para trazar una linea de conducta que oriente al Estado en todos los temas trascendentes que afectan el destino del Pera. 36 Revista Peruana de Derecho Internacional Quizas algunos se pregunten por qué he escogido vincular ala Politica con el Derecho Internacional, particularmente en esta época en la que se aprecia un rechazo de muchos sectores de la opinién publica, hacia todo lo que tenga que ver con la politica y con sus principales actores, que obviamente no pueden ser otros que los presuntamente denostados politicos. Este fendmeno en realidad no es privativo del Pera ya que se aprecia en muchos otros paises, tanto del primer mundo industrial como de los menos desarrollados e incluso en los mas pobres y abiertamente subdesarrollados. En los ultimos tiempos y en especial a partir del colapso del comunismo y de la caida del muro de Berlin, se ha hablado y escrito mucho acerca del fin de las ideologias y hasta del fin de la historia, como si un evento, por importante que fuere, pudiera interrumpir el devenir humano. Los hechos, o diria mejor Ja terca realidad, se encargé prontamente de refutar tales puntos de vista, los cuales aparecieron revestidos de un caracter novedoso y sin duda interesante, pero enunciados desde una perspectiva sesgada. Basta sefialar que el famoso ensayo de Francis Fukuyama, “E! fin de la Historia”, fue publicado pocos meses antes que se desencadenara la segunda Guerra del Golfo, cuando Saddam Hussein pretendié apoderarse del Emirato de Kuwait. El inicio de una era préspera y aburrida que nos anuncié Fukuyama fue bruscamente interrumpido por una crisis internacional, seguida de una guerra, en la que las principales potencias del primer mundo expresaron con la elocuencia de las armas, que no ibana tolerar ninguna alteracion en el dominio y control de las grandes fuentes de petréleo. Esa determinacién no se limité al despliegue de una eficaz accion bélica. También estuvo acompafiada de una labor persuasiva en el seno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que emitié sucesivas resoluciones que condenaron la invasién de Kuwait y luego facultaron a una coalicién occidental liderada por los Estados Unidos Politica y Derecho Internacional: 37 Anverso y Reverso de la misma Moneda para expulsar a Iraq del territorio de Kuwait. En ese caso, gracias a que ninguno de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad gjercité su veto, fue posible lograr un acuerdo legal que aprobara juridicamente la aplicacién de la fuerza. Se traté de un caso enel cual la politica y el derecho se dieron la mano y que restablecié la situacion anterior a la invasién iraqui, si bien Saddam Hussein no fue derrocado y todavia continua en el poder como una suerte de manifestacién de la ironia o de las paradojas de la historia. Es dificil que desaparezca la ideologia considerada en términos abstractos, dado que el hombre siempre necesitard de un marco general de pensamiento para utilizarlo como derrotero, cuando tenga que adoptar decisiones vitales en su vida. Siempre tendremos alguna ideologia, no necesariamente expresada en palabras y quizas no pensada ni concebida deliberadamente, pero no por ello menos real. El comerciante que defiende su ganancia con las ufias, al igual que cualquier tedrico que polemiza ardorosamente acerca de una materia doctrinaria, expresa su ideologia profunda. En el primer caso se tratara de un apego al rendimiento monetario y en el segundo de la satisfaccion de un triunfo intelectual. Pero en ambos casos el hombre adecta su conducta alo que considera mds importante en su destino presente y futuro. Por ello cabe decir que la ideologia en singular o las ideologias en plural nunca desaparecerdn pero si podran ser reemplazadas por otras, como en efecto ha ocurrido en muchas ocasiones histéricas. Cuando la ideologia del derecho divino de los reyes fue cuestionada primero en el mundo anglosaj6n y luego en Francia, emergié la teoria de los gobiemos limitados 0 constitucionales, no necesariamente democraticos pero si liberales en aspectos politicos y econémicos. Y cuando la ideologia liberal evolucioné hacia el ideal democratico a fines del siglo XIX y comienzos del presente, experimenté un fuerte golpe luego de la terminaci6n de la Primera Guerra Mundial, que trajo como consecuencias 38 Revista Peruana de Derecho Internacional no queridas la revolucién comunista en Rusia y el régimen fascista en Italia, que diez afios més tarde se proyecté en la devastadora Alemania nazi. A partir de 1945 después de la derrota y rendicion incondicional de Alemania y Japon pudimos observar un enfrentamiento mortal entre Oriente y Occidente liderados por la Unién Soviética y los Estados Unidos respectivamente bajo signos ideolégicos contrapuestos. Fl comunismo soviético preconizaba una sociedad igualitaria y uniforme, con el monopolio efectivo de todos los medios de produccion en manos de un Estado omnipotente pero poco eficaz, excepto en su capacidad agresiva y de opresion a los pueblos. De otro lado, el capitalismo liberal norteamericano, sucesor material y moral del britanico, fue capaz de llevar adelante una vigorosa expansién econémica, que asimismo comprendié a sus principales aliados y que a la postre le permitid vencer a Rusia en la carrera armamentista por su indiscutible superioridad cientifica y tecnoldégica. _ La Guerra Fria termino con la caida del muro de Berlin y el colapso de la Union Soviética, no por una accién externa ni por un designio secreto de los Estados Unidos, sino por las tensiones internas del mundo comunista ruso, incluyendo los odios étnicos entre las diversas nacionalidades, que le impidieron seguir desafiando a sus enemigos de Occidente. En el bando marxista sdlo la Republica Popular China pudo mantener su condicién de potencia tercerista, pero con inmensos cambios en su sistema econémico y social, que de hecho la convirtié en un Estado de tipo capitalista corporativo, manejado por una burocracia partidaria que ha mantenido el rigido patron de poder del Partido Comunista, en beneficio de una cupula partidaria carente de escrupulos y avida de riqueza. En esta era de la Post Guerra Fria los valores del capitalismo liberal y de la democracia representativa se han afirmado de manera universal dentro de una perspectiva globalizadora, que de hecho ha Politica y Derecho Intemacional: 39 ‘Anverso y Reverso de la misma Moneda significado la demolicién de las barreras financieras, comerciales y politicas que antes hacian que el mundo estuviera dividido en compartimentos estancos. La década del noventa que esta por terminar pucde ser definida como la apoteosis de los valores individualistas, como el triunfo de la riqueza material por encima de cualquier otra prioridad, donde el poder y el derecho parecen subordinarse al imperio del dinero. (Sera este el destino permanente de la humanidad?. Dificil decirlo pero no podemos dejar de observar que detras de una estructura supuestamente sélida se vislumbran fisuras que podrian generar un nuevo movimiento pendular. De hecho los conflictos bélicos no han desaparecido y los antiguos odios ideoldgicos han cedido el paso al renacimiento de viejas fobias étnicas, muchas combinadas, o quizés mejor agravadas, con un implacable odio religioso, como es e! caso de los movimientos integristas islamicos que hoy azotan a regiones distantes como el Mediterraneo, el Caucaso o el Asia Central. Al umbral del tercer milenio nos encontramos quizds ad-portas de un nuevo cambio que podra ser tan cfimcro como los anteriores y que podra verse complicado por fenémenos planetarios como el voceado calentamiento global, que nos puede exponer a catastrofes originadas directa 0 indirectamente por la mano del hombre. En este complejo panorama cabe preguntarse en qué lugar colocamos al poder yal derecho. ;Seguiran siendo ambos el objeto principal de los desvelos del hombre, considerando que el poder sin derecho equivale ala simple posesion y el derecho sin poder a una propiedad teérica sin correlato de goce material? Agotar la problematica del poder y del derecho resulta sin duda una labor que desborda mis energias intelectuales y que ciertamente va mas alld del tema escogido para esta presentacién. Debemos limitamos por lo tanto a trazar algunas ideas basicas que sirvan para ilustrar esa permanente tensién, nunca terminada, entre estos dos polos, aunque a veces el problema puede parecernos resuelto con el enunciado de una 40 Revista Peruana de Derecho Internacional sintesis afortunada. En otro ensayo acerca del mismo tema, quien les habla definié al poder como la fucrza revestida por el derecho. Y para ilustrar dicha afirmacién me referi a que el poder sin el Estado pierde legitimacién pudiendo ser el equivalente de la pirateria o del terrorismo, como fue el caso de la incursién del MRTA en los predios de la Embajada de Japon. No cabe duda que en esa ocasién Serpa y sus secuaces jaquearon al Estado peruano y practicamente pusieron de rodillas al aparato diplomatico japonés. Es evidente que Serpa ejercié un enorme poder derivado de tener la mano sobre cl gatillo de un arma que apuntaba a cualquiera de sus rehenes. Poder que se reflejo en una masiva cobertura de la prensa internacional, que a ratos desvariaba en su enfoque al pretender caracterizar como un lider romantico que luchaba para conseguir la liberacién de su conyuge o pareja. Pero se traté de un poder fugaz derivado de un chantaje, que desaparecié brascamente cuando las fuerzas del orden doblegaron a los terroristas y restablecieron la autoridad legitima del Estado peruano. El poder de Serpa fue brevisimo debido a que jamds tuvo legitimaci6n. Lo cual también podria decirse de Abimael Guzman y de sus secuaces. El poder del terrorismo Ilevaba en su entrafia el germen de su destruccion a causa del objetivo insano y malvado que se habia propuesto alcanzar. Poder y politica son términos convergentes que se buscan y atraen como el im4na los metales. La politica tanto intema como extema, es una lucha por el poder reflejada en una actividad conflictiva que tiende a la dominacién de los hombres por grupos minoritarios, que hoy dia pretenden autojustificarse invocando un apoyo real o supuesto de las mayorias. En los tiempos de la Guerra Fria la propaganda norteamericana se referia del bando occidental como el “mundo libre”, lo cual resultaba una verdad a medias en el mejor de los casos. De otro lado, la ex Unidn Soviética asi como la Reptblica Popular China desarrollaron una politica exterior en contra del llamado “imperialismo Politica y Derecho Intemacional: 41 Anverso y Reverso de la misma Moneda capitalista”, ignorando su propio imperialismo opresor en la Europa Central y Oriental asi como determinadas regiones periféricas como el Tibet, sin perjuicio de su régimen dictatorial y monopartidario que aplastaba el menor signo opositor. Debemos por ello rendir tributo a la heroica actuaci6n de los disidentes soviéticos y chinos que han sabido mantener la llama de la libertad en sus respectivos paises, muchas veces acosta de su vida y libertad. La democracia liberal de Occidente, en particular de los paises europeos, ha sido y por cierto es todavia, el mejor modelo al que podemos aspirar en cuanto al respeto de los derechos fundamentales del hombre, en la actualidad definidos acertadamente como derechos humanos. Sin embargo en otras épocas no tan lejanas esas mismas potencias occidentales practicaron una politica efectivamente imperialista y opresiva en sus dominios coloniales, aplicando métodos represivos de algun modo similares a los que caracterizaron al nazismo y el comunismo en sus peores momentos. En una hipotética historia universal de la injusticia muy pocos se podrian salvar de un juicio condenatorio. Estados Unidos fuc agredido por Japon en Pearl Harbor pero termind la Segunda Guerra Mundial lanzando dos bombas atomicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Alemania empez6 la guerra agrediendo a sus vecinos pero en 1945 sufrié horrendos ataques aéreos con bombas incendiarias cn sus principales ciudades con un efecto cercano al del bombardeo atomico. {Se justificaron tales ataques con el razonamiento de acabar la guerra lo antes posible? Hasta ahora no se ha dado una respuesta cabal a esa gravisima cuestion moral salvo en un aspecto: cl deseo undnime de no repetir la experiencia. Ahora bien, si nosotros definimos a la politica intemacional como aquella rama de la politica referida a las relaciones de poder e influencia entre los Estados, ,qué papel le corresponde al Derecho Internacional en esta trama conflictiva? La politica internacional conlleva 42 Revista Peruana de Derecho Internacional implicitamente la idea de que los Estados soberanos son sus actores y principales protagonistas. La politica internacional también es definida como ciencia, afin y convergente al Derecho Internacional, pero a pesar de ello distinta de esa rama del derecho. El mundo del derecho es el mundo del “deber ser”, de la realidad normativa que puede o no cumplirse, quc cn cl ambito internacional tiene su mds acabada expresi6n en los tratados. Es el mundo de los principios, muchas veces declarados, largamente declamados e inevitablemente violados. El mundo de la politica internacional es el mundo de los hechos, de las realidades brutales, de la fuerza, de la violencia. Es el mundo en el que desgraciadamente predomina la ley de la selva o del mas fuerte con prescindencia de la justicia. Puestas las cosas bajo esa perspectiva, {para qué sirve el Derecho Internacional si lo que interesa es el poder y la fuerza con su evidente trasfondo de la potencialidad econdémica? A fin de contestar esta interrogante habria que preguntarse también si las colectividades estatales estén en condiciones de prescindir del derecho en su conducta interna y externa. Ya en la antigiiedad Aristoteles sefialé que el hombre es un animal politico, Frente a esa correcta afirmacién habria que repetir el viejo aforisma que donde hay hombre existe la sociedad, y donde existe la sociedad hay derecho. El derecho es un fenémeno no solo constante sino invariable desde que el ser humano ha vivido en comunidades civilizadas. El derecho persigue la regulacién de la conducta humana para preservar la vida y la integridad del hombre frente a los abusos de sus semejantes y en particular contra las arbitrariedades del poder estatal. Resulta evidente que no podemos prescindir del derecho porque una conducta permanentemente antijuridica, tarde o temprano y de una u otra forma nos llevaria al suicidio colectivo, La guerra atomica, hasta ahora felizmente frustrada, vendria a ser una manifestacién practica del suicidio colectivo. No podemos Politica y Derecho Intemacional: 43 Anverso y Reverso de la misma Moneda olvidar que antes de la terminacién de la Guerra Fria, cuando los Estados Unidos y la ex Unién Soviética tenian sus misiles nucleares prestos a ser lanzados el uno contra el otro, uno de los postulados de la estrategia atémica norteamericana recibié en inglés el nombre de “MAD”, que era la sigla de “Mutually Assured Destruction”. Como bien sabemos “mad” significa loco en castellano y la traducci6n de dicha sigla era “Destruccién Mutuamente Asegurada”. O sea que de una manera consciente y deliberada los estrategas atémicos concibieron la destruccién reciproca como una finalidad estratégica, situacion que era reconocida por ellos mismos como una locura, a menos que el equilibrio nuclear condujera a la no utilizacién del arsenal atémico, lo que en efecto ocurrié a pesar de que en determinados momentos estuvimos al borde del holocausto nuclear, como fue el caso de la Crisis de los Misiles de octubre de 1962. Es posible conciliar la Politica Internacional con los postulados del Derecho Internacional Publico? La respuesta no puede ser otra que afirmativa. Ningun Estado por grande y poderoso que sca puede prescindir del Derecho Internacional en sus relaciones exteriores. El Derecho Internacional Publico, quizds uno de los mas grandes aportes de Occidente a la cultura universal, nacié en la época post renacentista frente a la necesidad de dar una respuesta coherente al fendmeno del descubrimiento y conquista de América y tuvo sus primeros precursores en los tedlogos espafioles Vitoria y Suarez. Algunos afios después el diplomatico holandés Huigh de Groot, mejor conocido como Hugo Grotius, escribié el libro “De Jure Belli ac Pacis”, o sea del Derecho de la Guerra y de la Paz, producto de sus reflexiones en su dilatada y azaroza carrera diplomatica al servicio de su patria y que influy6 en las negociaciones de la Paz de Westfalia que puso fin ala Guerra de los Treinta Afios. El Derecho Internacional Publico tuvo sus origenes dogmaticos y doctrinarios en la necesidad de atenuar los efectos de la guerra, que es 44 Revista Peruana de Derecho Internacional la mayor expresién de la politica cuando se agotan los medios pacificos, parafraseando a Clausewitz. Por ello podemos afirmar que es légico y natural que los Estados traten de afirmar su influencia y su poder, procurando mantener la paz en condiciones que les sean las mas favorables posibles desde su muy particular perspectiva nacional. No obstante tal afirmacién de poder no puede hacer caso omiso del derecho y menos de las obligaciones emergentes de los tratados, porque la experiencia histérica nos demuestra que los paises que intentaron esa formula de “real politik” para pisotear a sus adversarios, terminaron casi siempre vencidos en la guerra y humillados en la paz. Muchas gracias. Politica y Derecho Intemacional: 45 Anverso y Reverso de la misma Moneda DISCURSO DE RECIBO POR EL SENOR EMBAJADOR HUGO PALMA VALDERRAMA, MIEMBRO TITULAR DE LASOCTEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL Considero un honor especial recibir al Dr. Martin Belainde Moreyra como Miembro de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional. Me complace extender al distinguido profesional y amigo de muchos ajios, la bienvenida que merece en una institucion a la cual también han prestigiado otros miembros de su familia. Conocemos su trayectoria. Hijo del cminentc humanista y maestro de peruanidad, el Dr. Belainde Moreyra se ha hecho su propio espacio como profesor universitario, analista, periodista, directivo empresarial y abogado. En su presentacion, ha hecho una sugestiva revision de las principales vinculaciones entre la politica y el derecho. Nos ha recordado que en el curso de la historia, la conquista del poder, que considera la esencia de Ja politica actuante e inmediata, se presenta como uno de los principales factores de lucha personal en el ambito interno y de los Estados en el internacional. Nos ha recordado también que en la btisqueda de explicaciones para los fendmenos humanos y sociales, se ha registrado una permanente tension entre visiones divergentes. Unas priorizan el reconocimiento de lo que efectivamente ocurre, resultado del poder y frecuentemente de la fucrza; y otras considcran csencial dar vigencia a un orden delineado 46 Revista Peruana de Derecho Internacional por valores derivados del derecho natural. Para ilustrar esta tension, ha examinado circunstancias internacionales en las que se presenta con especial nitidez. En los ambitos internacionales, pero también en los internos, la referida tensién termina por traducirse en los problemas relativos a la paz, que son centrales en la historia. Federico Mayor, Director General de la UNESCO, sefialaba que la historia que conocemos y ensefiamos gira en torno a los grandes quebrantamiento de la paz. La epopeya de la especie humana, se presenta entonces como una interminable sucesion de actos de fuerza especialmente de conflictos armados y hechos guerreros. Esta historia, olvida y descaracteriza otra historia mas discreta pero no menos relevante, cual es la del empefio de materializar el anhelo de orden y de paz que se expresa en el derecho. Si consideramos las ocurrencias de la vida diaria parece legitimo preguntarse por la presencia y vigencia del derecho. Desde distintas geografias, la television nos presenta en tiempo real los genocidios que se perpetran, los esclavos que deben ser recomprados para devolverles su libertad y los conflictos armados que se inician, subsisten © se reproducen. Frente a tan atroces violaciones del derecho, las Naciones Unidas se ven obligadas a multiplicar las operaciones de mantenimiento de la paz, que pueden parecernos lejanas pero deberian interesarnos més, inclusive porque tenemos que contribuir a financiarlas, Sin embargo, ello no es suficiente ni puede serlo. La reproduccién aparentemente indetenible de actos y situaciones que violan el derecho, nos impone retornar a la tension entre politica y derecho, entre realidad ¢ ideal, que nos presentaba el Dr. Belatinde. Para que el derecho pueda ser entendido cn su significacion actual, debe ser mirado en la perspectiva de su desarrollo, que puede haber sido lento mas lento de lo deseable. Politica y Derecho Intemacional: 47 Anverso y Reverso de la misma Moneda Si es ingenuo suponer que las ansias de poder y dominacién, personales y de los Estados, son menores que en el pasado, es igualmente inadecuado concluir que nada ha cambiado. Las cosas han cambiado y no poco, en la medida que se hace mas dificil desconocer la existencia del derecho. Es un hecho que las normas internas € internacionales son violadas en muchos lugares y con frecuencia. Pero se advierte ahora también, quc los violadores considcran importante y necesario tratar de justificar su comportamiento con referentes legales. Ello no es mero cinismo, pues 2 pesar de recurrentes frustraciones, se entiende universalmente que existen ordenes legales que deberian respetarse. Nadie admite alegremente que esta violando normas juridicas. Pero laevolucién del derecho no esta inicamente obligando a buscar maneras de disimular violaciones a las normas, alegando salvaguardia de intereses superiores, estados de necesidad o por via de interpretaciones especiosas. También, como lo sefiala el Dr. Belaunde, estd representando limitaciones y restricciones al uso crudo del poder y de la fuerza. Fs uno de los elementos que tienen que tomar en cuenta quienes adoptan decisiones politicas. Esta historia, obviamente, es menos conocida porque precisamente no se transforma en titulares y por ello sera dificil conocer cuantas pretensiones antijuridicas no se llegaron a plasmar por esta causa. Verificamos ademas, que en las Ultimas décadas una enorme tarea ha transformado numerosas disposiciones de derecho consuetudinario en derecho convencional y que se han registrado notables avances en cl desarrollo progresivo del derecho internacional. Podemos ahora conocer directamente del texto de los tratados, la naturaleza y alcance de las obligaciones internacionales y por ende internas, que nuestros Estados han asumido. 48 Revista Peruana de Derecho Internacional La adecuacién de los hechos al derecho, de lo que ocurre a lo que debe ser, es una tarea inconclusa y que no habra de concluir, pero que ha adquirido ya tal entidad, que las obligaciones de los Estados y de los particulares frente al derecho internacional son cada vez mas precisas y exigibles. Por ejemplo, hemos visto que en afios recientes se han establecido tribunales especiales para las dramaticas situaciones producidas en Rwanda y Bosnia. Nuevos logros, como la Corte Penal Internacional, iran completando un sistema de derechos y obligaciones juridicas que deberian conducir a un estado internacional de derecho, promotor y proyeccidn de los que acabaran por primar al interior de cada Estado. Es previsible también que los dispositivos y mecanismos para el cumplimiento del derecho se vayan perfeccionando y que los demas Estados, las organizaciones internacionales, las no gubernamentales y hasta algunas opiniones publicas informadas puedan ser, desde sus propias perspectivas, atentos vigilantes de su observancia. Por otra parte, la adhesion al derecho o su violacién, también estarian acarreando consecuencias en el contexto de la llamada globalizacion o mundializacién. La globalizacion es entendida como producto de una ctapa revolucionaria en el incremento de la velocidad y el volumen de las informaciones y comunicaciones y de los flujos financieros. Pero también, es el conjunto de tendencias que estén marcando el curso de las sociedades mas democraticas, dinamicas y promisorias. Resumidamente, estas tendencias son en lo politico la democracia representativa, en lo econémico la economia de mercado con atencién a las necesidades sociales y, en el ambito juridico, el respcto de los derechos humanos y del derecho internacional. En la practica, estas tendencias representan estandares en relacién con los cuales son evaluados y juzgados los comportamientos Politica y Derecho Intemacional: 49 Anverso y Reverso de la misma Moneda intemos e internacionales. Las comunicaciones facilitan la comparacion e inclusive agentes no estatales como las empresas calificadoras de riesgo, determinadas organizacioncs no gubernamentales o los sistemas de comunicacién social, pueden pesar mas en la interpretacién y comprension de lo que ocurre que las propias afirmaciones oficiales. Como consecuencia, la opinién internacional ubica a los Estados en sectores bastante bien determinados. Entre éstos, los lugares privilegiados se reservan a quienes hacen parte de las indicadas tendencias. Por tales razones, deberian ampliarse progresivamente los espacios de la legalidad y la transparencia y reducirse los de la ambigiiedad y la impunidad. Sin embargo, frente a esta posibilidad se yerguen, a pesar de todo lo andado, las fuerzas que, en la busqueda de sus intereses, insistiran en no atenerse al derecho. De esta confrontacion dependera el rumbo de cada sociedad y el de la humanidad en su conjunto. Como agentes de derecho, debemos recordar que la historia muestra que la violencia engendra mas violencia y por cllo todos, ciudadanos y Estados, deberemos actuar con mayor conciencia del derecho. Probablemente atin no estamos cerca de la paz y tranquilidad que deben provenir de la necesaria consolidacién del orden juridico, pero ciertamente estamos ya en una etapa en que no cabe pretender ignorar su existencia, menospreciar su significacién y, en oportunidades, escapar a su sancién. En medio del desorden que persiste, es posible entender mejor a Benito Juarez afirmando que “El respeto al derecho ajeno es la paz”. Como a todos alcanzan, de una manera u otra, las negativas consecuencias de su violacién o las positivas de su observancia, podria afirmarse simplemente que el respeto al derecho es la paz. 50 Revista Peruana de Derecho Internacional Es ese el rumbo que siempre marco el anhelo humano de paz y libertad, por frustrado que se viera por la historia del poder y la dominacién. En cualquier caso, hemos Ilegado a un estadio en que justamente con los evidentes ricsgos percibimos mas claramente las posibilidades del derecho para acercarnos a la justicia, con la efectividad que admiten nuestras capacidades humanas. Por ultimo, no es facil imaginar a que otros medios podriamas recurrir. Dr. Martin Belaunde: Encontrard usted en la Sociedad Peruana de Derecho Internacional, que hoy Io recibe con beneplacito, un reconocido foro para el desarrollo de sus inquietudes profesionales y su vocacién de servicio. Reciba, en la oportunidad de su merecida incorporaci6n, nuestras vivas felicitaciones y mejores deseos, con la seguridad que nos beneficiarcmos de las nuevas contribuciones al derecho que esperamos de su diligencia y talento. kek Politica y Derecho Internacional: 51 ‘Anverso y Reverso de la misma Moneda PALABRAS DEL SENOR EMBAJADOR GONZALO FERNANDEZ PUYO, PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL El Embajador Gonzalo Fernandez Puyé, Presidente de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional pronuncié unas palabras durante el Acto Académico de Incorporacién a la institucion en calidad de Miembro Asociado del Doctor Martin Belatnde Moreyra. Después de haber escuhado con particular atencién e interés la exposicién del Doctor Belatinde Morcyra titulada “Politica y Derecho Internacional: Anverso y Keverso de la misma Moneda”, manitest6 que se trataba de una brillante catedra sobre las mas importantes relaciones entre la politica y la ciencia del derecho y de cmo entre ambas el ejercicio del poder ha significado un elemento fundamental para el mantenimiento de las relaciones internas e interestatales a través de la historia, por lo que le expresaba las més cdlidas felicitaciones de la institucion. Mas adelante, luego de vertir algunos conceptos sobre las calidades personales y profesionales del Doctor Martin Belaunde, el Fmbajador Fernandez Puyé se refirié a la insigne figura de su padre, el ilustre diplomatico e internacionalista, Don Victor Andrés Belaunde, miembro y activo colaborador de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional durante la mayor parte de su vida profesional, que fuera elegido por unanimidad Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1959, y a quien debemos -dijo- la 52 Revista Peruana de Derecho Internacional sistematizacion de la accion externa que debe corresponder al Pera teniendo en cuenta las propias particularidades de su historia, conformacién geografica, estructura socio-econémica y legado cultural y espiritual, asi como un esquema de politica exterior basado en los antecedents historicos de la nacién peruana y en una clara conciencia del significado de la “peruanidad” como sentimiento nacional que unc y vincula a todos los peruanos por encima de las diferencias culturales, étnicas o de clase. De otro lado, expresé su agradecimiento al Embajador Hugo Palma Valderrama, Miembro Titular de la Sociedad y Ex-Secretario General de Relaciones Exteriores, por haber cumplido a cabalidad el encargo que le formulara el Consejo Directivo de pronunciar cl Discurso de Recibo, manifestando que se trataba de una valiosa y expléndida disertacién que por su alto contenido juridico, se erigiacomo un perfecto complemento del trabajo del Doctor Martin Belainde Moreyra. Asimismo, tuvo expresiones de reconocimiento a las reiteradas muestras de hospitalidad que brinda la Academia Diplomatica del Pera en la persona de su Asesor, Embajador Humberto Umeres Alvarez, presente en el acto, Al finalizar sus palabras y luego de volver a evocar la personalidad del constructor de la tesis de la constituci6n inicial del Pert, que ha fundamentado historica y juridicamente la intangibilidad del territorio que nos legaron los peruanos de la independencia, y después de instarlo a emular la probidad de su padre, el Presidente de la Sociedad manifests al Doctor Belainde Moreyra el anhelo de la institucin de que, tal como lo hizo su padre en vida, brindara toda su cooperacién a la institucién, procediendo enseguida a imponerle la insignia que lo acredita como Miembro Asociado. ARTICULOS La Guerra de_Kosovo: Ensefanzas Politico-Estratégicas 55 LA GUERRA DE KOSOVO: ENSENANZAS POLITICO- ESTRATEGICAS Edgardo Mercado Jarrin * La Organizacién del Tratado del Atlantico Norte (OTAN) demostré su capacidad para destruir instalaciones y objetivos de todo tipo, pero fue poca cfectiva para dafiar en forma significativa la capacidad combativa de las tropas que Milosevic empleé en Kosovo para llevar a cabo la limpieza étnica, y colocé inicialmente ala Alianza en el ojo de la tormenta porque fracas6, no obstante su victoria final, en su principal objetivo politico: detener la represion que sufrieron los albano kosovares y su éxodo. La OTAN, al parecer, exacerbé los problemas que intentaba resolver. En la guerra que libr6 la OTAN contra Yugoslavia, el mayor conflicto bélico de Europa desde la II Guerra Mundial, hay muchas cuestiones oscuras y complejas: la definicion del objetivo politico que Hev6 a la guerra, Ja eficacia para alcanzarlo mediante una estrategia cuyas acciones se libraron sélo desde el aire contra el suelo, la * Ex-Canciller de la Republica. Presidente del Instituto Peruano de Estudios Geopoliticos y Estratégicos (PEGE). Miembro de la Comisién Consultiva de Relaciones Exteriores y de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional. 56 Revista Peruana de Derecho Internacional apelacion a la guerra justa nocién que parccia superada, la dudosa disposicion de la Alianza para emplear una estrategia cuyo esfuerzo principal radicaria en las operaciones terrestres que de verdad pusiera en peligro la vida de sus propios soldados, la soluci6n final que laOTAN se proponia imponer, las consecuencias que una operacin militar desatada al margen de la Organizacién de las Naciones Unidas (ONU) pudicra tener para la cstabilidad y la paz cn cl mundo. Estas, y otras mas, son cuestiones cuyo andlisis serio se inscribe en los ambitos de la politica internacional que intentaremos comentar, para deducir los aciertos y errores cometidos; es decir, las ensefianzas politico-estratégicas. 1. LA DEFINCION DEL OBJETIVO POLITICO Segin declaraciones del Presidente Clinton y del Premier britanico Blair, el objetivo politico era “eliminar la capacidad de los serbios de seguir actuando militarmente en Kosovo” o segtin declaraciones posteriores del Canciller aleman Schorder, “acabar con el genocidio en Kosovo y debilitar el ejército yugoslavo”. La historia ensefia que las campafias militares son victoriosas con una condicidn: que los politicos que definen y justifican la guerra definan con anticipacién y claridad el 0 los objetivos politicos que esperan alcanzar; es decir, la finalidad de la guerra y su naturaleza. Uneditorial de “Le Figaro”, a los tres dias de iniciado el conflicto, titulaba: “ZY después?. Y comentaba: “Ni los norteamericanos ni sus aliados saben que hacer si, después de los bombardeos, Milosevic mantiene su actitud de rebeldia”. En efecto la visién de largo plazo que adolecia el objetivo politico planteado podia llevar a Clinton ala trampa de un nuevo Vietnam. Porejemplo, los aliados no tenfan claro si el futuro de Kosovo debia pasar por una autonomia, una confederacién, una zona protegida, un protectorado internacional o la independencia. La Guerra de Kosovo: Enseftenzas Politico-Estratégicas 57 Como dijera la revista “Times” la intervencién de la OTAN significa el fin de la doctrina llamada Powell, nombre de su autor, el expresidente del Estado Mayor Conjunto Norteamericano. La doctrina sc basaba en dos conceptos: primero que los norteamericanos deben entrar en una guerra con todos los medios; de lo contrario, no intervenir. Segundo, que Estados Unidos nunca debe participar en una guerra sin conocer como terminarla. Las acciones de la OTAN traen por tierra esta doctrina: los norteamericanos no solo intervinicron en Kosovo con medios militares limitados, tan sdlo el poder aéreo y misiles de largo alcance, sino que lo hicieron sin haber definido los verdaderos alcances de la guerra. Las fuerzas de la OTAN debian detener la matanza de los kosovares; impedir que prosiga su eliminaci6n. Pero los resultados iniciales fueron contrapruducentes, pues las fuerzas de Milosevic se sintieron por el contrario, atin mas estimuladas para emplearse a fondo contra los civiles de Kosovo, a quienes vimos en las pantallas de la TV huyendo con lo puesto. Pero a los politicos también compete definir la naturaleza de la guerra. En este caso, a la OTAN se le impuso la limitacién de alcanzarlo empleando sdlo el poder aéreo, sin intervencién terrestre. Combatir en tierra a los serbios implicaba segtin el Pentagono, el empleo de 200,000 soldados, y en una situacion muy peligrosa, con pérdidas por encima de los 500 muertos y miles de heridos. Los soldados norteamericanos estan mas preparados para matar, que para morir. Clinton, pues se encontré frente al mayor dilema de su presidencia, ya que una intervencién terrestre implicaba no solo la pérdida de numerosas vidas y la disminucién de las ventajas tecnoldgicas de la OTAN, sino una revision del objetivo politico: “la independencia de Kosovo”. Kissinger advirti que “usar la OTAN para separar la regién de un pais europeo, sentara un precedente de incalculables proporciones”. 58 Revista Peruana de Derecho Internacional De falta de previsi6n y alcances padecia el objetivo politico asignado: indefinido, limitado, distorsionado y lejos de la verdadera finalidad por alcanzar: obtener la paz en los Balcanes, manteniendo el equilibrio politico, étnico y religioso de la region. He ahi la primera gran leccion de esta guerra: para alcanzar la victoria, es preciso definir con propiedad y anticipacién el objetivo politico por alcanzar. Debido a esta carencia el final de la guerra se prolong6 mas alla de lo esperado, cuestionandose la credibilidad de la OTAN y pagando Estados Unidos el precio con una opinion publica renuentc a apoyar una guerra distante y sin aparente vinculaci6n a sus intereses politicos-estratégicos. I. LA GUERRA EN LA GLOBALIZACION Al finalizarel siglo XX, el proceso de globalizacién ha emergido como la caracteristica central de la politica internacional. La globalizacion no esta limitada a la internacionalizacién del mercado econdmico y financicro sino que abarca la creciente interrelacion entre entidades locales, regionales, nacionales, globales y una diversidad de sistemas sociales y valores culturales. La ofensiva de la OTAN en Yugoslavia, demostré que la guerra no escapa a este proceso. Una catastrofe humanitaria que conmovid a la opinion publica ocurrié en Kosovo, consecuencia de dos hechos violentos repudiables: los destructivos ataques de la OTAN contra el régimen de Milosevic y las operaciones de limpieza étnica de las fuerzas servias contra los albano kosovares. Para ganar la credibilidad de preservar la paz cn Europa, meta que cada dia aparece distante, la OTAN, por primera vez desde su creaci6n y al cumplir 50 afios, escogid la via violenta, la guerra, invocando un concepto que se habia superado: “la guerra justa”. La Guerra de Kosovo: Ensefanzas Politico-Estratégicas 59 El gobierno estadounidense cn la busqueda de simbolos que sean aceptados por la opinion publica, segtin Kissinger, argumenté que el “sufrimiento de Kosovo ofende tanto la sensibilidad moral que es necesario ponerle tin mediante cl uso de la fuerza”. La raz6n invocada para justificar el bombardeo indefinido de Yugoslavia, fue la necesidad de defender los derechos humanos de manera que, la violacién flagrante de las normas internacionales se amparé en una razon también juridica, en un derecho mayor; cuya aplicacién en las relaciones internacionales favorece indefectiblemente al mas poderoso. Segtin Francisco Rubio Llorente, catedratico de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid, “los derechos humanos que el Derecho Internacional protege no son los derechos de los hombres frente a cualesquiera sino s6lo frente a sus respectivos Estados, ante los que sélo cabe emplear los medios que el propio derecho ofrece. Al situarse fuera de ese ambito y apelar a los derechos humanos como valores absolutos, la OTAN nos hace retroceder a épocas que creiamos superadas”, El debate sobre la guerra justa, como problema moral que apasioné a los tedlogos, juristas y con ellos a los tedricos del Derecho Natural racionalista parecia archivado desde hace siglos. Después de la 11 Guerra Mundial, el objetivo prioritario del Derecho Internacional positivo ha sido precisamente el proscribir la guerra como medio a disposicién de los Estados para resolver sus disputas. Los Estados pueden defender su territorio, como ejercicio de la legitima defensa, pero el recurso de la guerra como instrumento para imponer el derecho queda reservado a la organizacién internacional, a una decision colectiva que sélo puede adoptarse en el seno del Consejo de Seguridad; fuera de las operaciones armadas decididas por las Naciones Unidas, toda operacién militar ofensiva es agresién ilicita, aunque el agresor, tanto si 60 Revista Peruana de Derecho Internacional es un solo Estado como sies una alianza, estime que la justicia esté de su parte. No hay guerras justas. La apelaciéna la idea ya superada de la guerra justa, argumento en que se sustenté la ofensiva de la OTAN en Yugoslavia, no puede significar por eso otra cosa que, un abandono del derecho internacional, una regresion a las nociones abstractas como de la “justa causa”. gCudl fue el fundamento legal de esta guerra? En primer lugar, no existe en la Carta de las Naciones Unidas un articulo que justifique claramente que cualesquier Estado pueda resolver por la via violenta los asuntos internos de otro pais miembro de la ONU. En segundo lugar, los bombardeos en Yugoslavia, el empleo de la fuerza, se ejecutd al margen de las Naciones Unidas, sin la decision colectiva del unico érgano facultado para ello: el Consejo de Seguridad. Se viol6, pues, el orden juridico e incumplié el acuerdo politico suscrito en la Carta de las Naciones Unidas de 1945. De ninguna manera se puede justificar el atropello y las atrocidades de la operacién limpieza étnica; pero, recurrir a la fuerza invocando la guerra justa no sélo es regresivo en el Derecho Internacional sino que, conduce a mas violencia. En la sociedad globalizada, paraddjicamente, a la violencia hay que combatirla con mas violencia. Enel campo internacional, salirse del ambito del derecho para ubicarse en el de la justicia, como lo hicicron los aliados de la OTAN, permite proteger bajo este paraguas cualesquier interés de seguridad; y hacer de la guerra, o de la amenaza de su empleo, no sdlo como dice Clausewitz la continuacién de la politica por otros medios, sino el instrumento efectivo contra los pueblos con intereses antagénicos y no preparados para defenderse. La Guerra de Kosovo: Ensefianzas Politico-Estratégicas I il 61 Quedamos advertidos que, en la sociedad globalizada, sin decisién colectiva de las Naciones Unidas ajustada al derecho intemacional -Consejo de Seguridad-, cualesquier pais puede ser atacado. HI. LA OTAN: NUEVA IDENTIDAD EN LA SOCIEDAD GLOBALIZADA La OTAN, fundada para proteger a la Europa Occidental de una invasion soviética, cn su cincuenta aniversario se encontré en una escalada de ataques aéreos contra un Estado soberano que no constituia una amenaza @ la Alianza. Intento por la via violenta imponer en Kosovo, el compromiso que la diplomacia no habia podido conseguir, lo cual ya era en si mismo el reconocimiento de un fracaso. Lo que se habia anunciado como un operativo aéreo contundente para amedrentar a Milosevic y obligarlo a capitular, devino en una guerra de desgaste que exigio nuevos objetivos, estrategias y cada vez mas aviones y misiles. La reciente cumbre de la Alianza en Washington ha definido “una nueva OTAN para una nueva era”. El nuevo Concepto Estratégico deja en claro que la OTAN, por sobre todo, sigue siendo una alianza de defensa colectiva, fundada en un compromiso vinculante de resistir un ataque contra cualesquiera de sus miembros. No modifica la posicién nuclear de la OTAN. Anuestro juicio, el nuevo Concepto Estratégico trac cuatro ideas fuerza fundamentales: 1) LaOTAN Ie daal Consejo de Seguridad de la ONU la responsabilidad principal de velar sobre la paz y seguridad. Es el reconocimiento que la responsabilidad prioritaria del mantenimiento de la paz reposa en las Naciones Unidas. Kosovo debe ser la excepcion y no regla. 2) Autoriza a montar operaciones militares en situaciones que no existe una amenaza directa a la seguridad de sus miembros. Convalidé la 62 Revista Peruana de Derecho Internacional intervencion en Kosovo, lo que le dio al comando de la alianza flexibilidad para intensificar las acciones en Yugoslavia. 3) Faculta ala OTAN a “operar fucra de su zona”. En la practica este principio fue establecido en Bosnia con el empleo de tropas para aplicar el acuerdo de paz de Dayton. Se limita el alcance a la situacién de crisis y a la zona euroatlantica. 4) Amplia su zona de injerencia para enfrentar las nuevas amenazas ala seguridad. Las tropas de la OTAN podran ser asignadas a cumplir deberes de mantenimiento de la paz y para desactivar las fuerzas de la inestabilidad desde el terrorismo, el trafico de drogas hasta los conflictos étnicos. Dado que estas amenazas sc dan principalmente en el nuevo mundo en vias de desarrollo, cs pertinente el interrogante insurge la OTAN no sélo como el principal guardian de la seguridad paneuropea, sino también de la seguridad mundial? La duda se acentua, pues, para el dirigente aliado Javier Solana el Concepto Estratégico significa “una transicion de la Alianza concebidaen principio como un colectivo de defensa a otra que va a garantizar la seguridad en Europa y a imponer los valores democraticos dentro y fuera de nuestras fronteras”. De otro lado, los 19 lideres reunidos en Washington en consejo de guerra evitaron la riesgosa decisién de iniciar operaciones terrestres y en un comunicado enfatizaron que los bombardeos cesaran cuando Milosevic acceda a las cinco condiciones declaradas por la OTAN. Quedaron sin respuesta preguntas complejas tales ¢Cémo dar fin victoriosamente a la guerra? Hay posibilidad de una salida diplomatica respetando las cinco condiciones, si es asi, cémo asociar a Rusia a la solucién?, Después de la disoluci6n de la Uni6n de las Repiblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en 1991, la OTAN ha estado investigando una La Guerra de Kosovo: Ensefianzas Politico-Estratégicas 63 nueva identidad con el propésito de continuar sosteniéndola como el comcetido exitoso en materia de defensa colectiva. Dos fechas resultaron decisivas: en 1995, Alemania Federal se incorpora ala OTAN; y el 12 de marzo de 1999, la cumbre de Madrid hace participes a los ex satélites de la URSS, Polonia, Hungria y la Republica Checa. De esta manera qued6 reformulada la asociacion Atlantica. Después de haber ganado la Guerra Fria sin disparar un solo tiro, y habiendo conseguido el alto al fuego en Bosnia, antes de Kosovo el conflicto europeo mas sangriento después de la I] Guerra Mundial, los aliados de laCQTAN decidieron transformarla mediante un proceso de expansién que involucré a las nuevas democracias de Europa del Este. Trataron de hacer de Rusia un nuevo socio en materia de seguridad a fin de que gradualmente se disipe la hostilidad de Moscu provocada por dicha expansién hasta sus fronteras. Aunque Yeltsin no asistié ala cumbre de la OTAN en Madrid, oficialmente se creé un Consejo Consultivo OTAN- Rusia que empezo a trabajar desde setiembre de 1997. Lacumbre de la OTAN en Washington demuestra que, mucho de su identidad y objetivos, esta cambiando en la sociedad globalizada. Pero Kosovo reafirma una tendencia geopolitica permanentemente debatida en los Estados Unidos de América (EEUU): la prevalencia del intervencionisno de Estados Unidos en Europa sobre el aislacionismo, atin cuando aquél no responda a ninguna amenaza externa. Kosovo también demuestra que los curopeos no pueden garantizar la paz en su continente sin cl involucramicnto directo de los EEUU. Estan pagando por haber dejado crecer durante una década una situacién explosiva que. ahora, las puertas de salida son pocas y angostas. Aun Francia, que mantiene su singularidad de no participar plenamente y reclamar menos control de la Alianza, admitié que Bosnia fue una notificacion de que los europeos atin no son capaces de tomar 64 Revista Peruana de Derecho Internacional una accion efectiva para garantizar su propia seguridad a menos que los ERUU, como lo viene haciendo ahora, se encuentre directamente comprometido. IV. LA GUERRA “CERO MUERTOS”: ;UNA REVOLUCION EN EL ARTE DE LA GUERRA? Napoleon transformé la naturaleza de la guerra durante el siglo XIX y fue preludio de una verdadera revoluci6n en el arte de la guerra -guerra de la era industrializada- que alcanzo las mayores innovaciones en las dos guerras mundiales del siglo que termina. La guerra “Cero Muertos”, estrategia innovada por el Pentagono y empleada en Kosovo, pareciera dibujarse como precursora de nueva revolucién en el arte de la guerra en el mundo perturbado de hoy. Tal concepto es juna utopia norteamericana?, es ,verdaderamente realista?. La guerra “Cero Muertos” ejecutada en Kosovo, trata de conducirse con un costo minimo, léase nulo, en vidas humanas, por supuesto, del lado de la OTAN. Es la concepcién imperial de la guerra de los EEUU dotado de la panoplia de medios cientificos y tecnolégicos de poderio militar de los que carecen los otros poderes que, después de Kosovo, insurgiran tan solo como poderes de influencia regional: China, la Uni6n Europea y Rusia en ese orden. El fin clésico de la guerra es destruir o neutralizar al enemigo no obstante que, para conseguirlo, se tenga que pagar el precio de gran efusién de sangre propia. Lo caracteristico de la guerra “Cero Muertos” es el intentar e] menor numero de bajas propias porque muriendo demasiados se incurre en la reprobacién de los medios de comunicacién. Lo prioritario es salvat las propias vidas porque los medios de comunicaci6n nos hacen vulnerables frente a su muerte, que ya no es un acontecimiento remoto, impreciso, sino una evidencia visual insostenible. La Guerra de Kosovo: Enseflanzas Politico-Estratégicas 65 Nada es mas impresionante para los politicos norteamericanos, pendientes de las primarias clectorales, que el patético espectaculo televisivo de los muchachos que vuclven a casa envueltos en la mortaja de las conmovedoras bolsas negras, muertos por una causa desconocida y enun pais lejano. En Kosovo, bastaba con que un aviador-piloto de la OTAN cayeraa tierra para que todos se conmovieran. La razon, la opinion publica norteamericana que alin no se repone del sindrome de Vietnam y cuyos conocimientos en politica internacional son minimos, rehusa la intervencién armada que, a su juicio, no compromete intereses vitales y pone en riesgo vidas humanas. Laconsecuencia estratégica es el desarrollo-del “Poder Aéreo”, la aplicacion de la doctrina Douhet, quien preconizaba el nacimiento de una nueva arma: “el Arma Aérea”; un nuevo campo de batalla abierto: “el Cielo”. Sostenia que la Aviacion era el arma ofensiva por excelencia. La historia hasta ahora le niega la razon. Ejemplos de la ineficacia de los bombardeos aéreos fueron los ataques de los nazis a Londres en 1942, los bombardeos a Hanoi, de 1965 a 1968, y operacién “Zorro del Desierto” 1998, contra Hussein en Irak. No se niega la importancia del poder aéreo, pues la batalla del futuro sera “la batalla aéreoterrestre” mediante el empleo de armas combinadas en todos los escalones. En la guerra moderna cs un prerequisito obtener la superioridad aérea para obtencr la victoria. Pero, es una constante historica que la intervencidn de las fucrzas terrestres es el procedimiento militar mas adecuado para quebrantar la voluntad de lucha del adversario y producir la decisién final. Debido ala teoria “Cero Muertos” se rehuye el combate terrestre, puesto de manifiesto con las reiteradas declaraciones de Clinton, y con ello se redujeron los efectos coercitivos de los ataques aéreos. De otro lado, para proteger la vida de los pilotos, éstos deben volar a gran altura 66 Revista Peruana de Derecho Internacional para lanzar las bombas y librarse de las defensas antiaéreas, en perjuicio de su mision. La guerra “Cero Muertos” tiene consecuencias en politica internacional. Las diferencias entre Gran Bretafia y EEUU. En Kosovo han sido notables en cuanto a las operaciones terrestres. Esta teoria debilita la posici6n hegeménica de EEUU y la confianza de los aliados para resolver futuras crisis. Tiene efectos nocivos en la formacién del futuro oficial en las Academias Militares, a quien se le inculca que lo fundamental es el cumplimiento del deber, ejecutar la misin sin importar perder la vida. 4Cémo compatibilizar esta formacion tradicional si ahora la misién pasa a segundo plano?. Pues hay que evitar a cualquier precio la pérdida de vidas propias. En la guerra “Cero Muertos”, de cara a la opinién publica, sdlo se gana si en las propias filas no han muerto demasiados, no importa cuantos no combatientes enemigos caigan. Esta guerra, esta bajo el signo “de la bomba inteligente”, el efecto a distancia que facilita matar sin exponer la vida, sin contacto entre las fuerzas, donde nadie se enfrenta y nadie sabe de los demas. En la guerra, para alcanzar la victoria, lamentablemente se producen muchos muertos. Hay que confiar que siempre habra patriotas para ofrendar sus vidas por las causas nacionales como en Arica, Francisco Bolognesi respondiendo al emisario chileno Salvo “pelearemos hasta quemar el ultimo cartucho”, y luego inmolarse el 7 de junio de 1881. Vv. LOS ERRORES MORTALES DE LA OTAN Al cumplirse siete semanas de bombardeos, la OTAN reconocié ocho errores mortales en Yugoslavia desde el 24 de marzo al 15 de La Guerra de Kosovo: Ensefanzas Politico-Estratégicas 67 mayo, causando, segtn fuentes serbias no confirmadas por la OTAN, unos 230 muertos. Estos crores, considera, son “inevitables” y “pocos numerosos” comparados a los ocho mil bombardeos realizados. La Alianza excluyé de la lista el bombardeo en Korisa el 14 de mayo, que dejé, segtin Belgrado, 87 muertos; ademés, al listado hay que afiadir los errores ulteriores, ataques contra dos centros hospitalarios y a las residencias de las embajadas de Espajfia y Suecia. Hasta antes del bombardeo de Kosovo, para muchos expertos militares el empleo de “Proyectiles Guiados de Precision” (PGP), era la llave para una guerra mas humanizada, disminuir los riesgos de las fuerzas combatientes (de EEUU) y los dajios colaterales. E] empleo de PGP no sélo disminuye el horror de la guerra al reducir los dafios colaterales, sino también porque debido a su precision disminuye el numero de ataques que se requiere para destruir un objetivo dado. PGP, respondeampliamente.a las normas morales y legales al incrementar la probabilidad para limitar la capacidad de aplicacién de la fuerza en circunstancias que resulta mandatoria la destruccién por necesidades militares. Estos conceptos los recogemos del Instituto de Estudios Estratégicos, US. Army War College articulo “Tecnologia y la batalla del siglo XXI” de Charles Dunlap, enero de 1999. Tales conceptos, parten de la nueva doctrina de la guerra del siglo XXI, desmentidos en los bombardeos de Kosovo. La guerra en Kosovo no fue por cierto menos sino mucho mas destructiva La expectativa que las armas inteligentes, los Proyectiles Guiados de Precision (PGP), reducirian los dafios colaterales result6 verdaderamente frustrante en Yugoslavia, puesto que paradégicamente los no combatientes, los civiles, sufrieron las bajas ms elevadas. Los ataques a las centrales de energia, a los nudos de comunicacidn, y en general la destruccién de la infraestructura de comunicaciones y de produccién de Yugoslavia, debastaron, inutilizaron 68 Revista Peruana de Derecho Internacional elementos esenciales de vida para la poblacién civil, especialmente en las areas urbanas vulncrables. Consecuentemente, los bombardcos destinados a disminuir la capacidad combativa de las fuerzas serbias, produjeron los mayores efectos colaterales en los civiles, no combatientes. Es posible que el empleo esporadico de PGP limite el dafio provocado por los bombardeos; pero del bombardeo de saturacién que se Ilevé a cabo en Yugoslavia, una sistematica destruccién de la infraestructura civil, no puede concluirse que reduce los efectos daftinos de la guerra tal como los expertos lo anunciaban. ¢Cudiles son las principales causas que motivaron los errores mortales de la OTAN? La primera causa fue la falta de precision en la localizacion de objetivos por la Comunidad de Inteligencia. En cl ataque “por error” a la Embajada China, el 8 de mayo, donde murieron tres periodistas y veinte quedaron heridos, el Pentagono publicamente explicé que ello se debié al empleo de un mapa desactualizado que condujo a localizar como objetivo una posible instalacién militar cuando en realidad se trataba de la Embajada China. La revolucién en asuntos militares que tiene lugar, es por supuesto la revolucién en las informaciones, en la inteligencia, en la precision de la localizacién de las fuerzas del adversario, en laubicacién correcta de los objetivos indispensables en el empleo de misiles crucero y bombas de precisin guiadas. En los bombardeos a Yugoslavia, sin requerir la toma de contacto de las batallas de la II Guerra Mundial, las operaciones a distancia requieren mayor grado de precisién en la localizacién de objetivos para que los bombardeos resulten eficaces y evitar dafios colaterales. La inteligencia siempre ha sido la llave maestra de la guerra, el pivote sobre el cual descansa el planeamiento estratégico y las decisiones al mas alto nivel, y esto hoy es mas cierto que nunca. La inteligencia estratégica y la tactica son elementos indispensables de la batalla moderna. La Guerra de Kosovo: Ensefanzas Pollitico-Estratégicas 69 Un segundo error proviene del empleo de estrategia “Cero Muertos”. Para proteger a sus pilotos la OTAN, tanto en la Primera Fase del bombardeo como en los dias iniciales de la segunda, prefirié emplear los misiles crucero y los bombarderos de alto vuelo como los B-52 y no los caza bombarderos F-16 y F-18 de vuelo razante. Las bombas eran arrojadas a 8.000 m. de altura con lo cual se preservaba la vida de los pilotos de los misiles SAM 6 serbios, en perjuicio de su mision y provocando dajfios colaterales. Disuadir al ejército serbio de perseguir el “mito étnico” sin destruir los arsenales de Kosovo resultaba asi poco probable. Con estos bombardcos a gran altura, no pudo ser destruida la artilleria pesada, los blindados, las pequefias unidades paramilitares que mantenian en jaque a las aldeas de Kosovo; en cambio, contribuyé6 a producir errores mortales y hacer ja guerra mas daitina. Una tercera razén estaria en la eficacia de los misiles SAM 6 en la defensa antiaérea serbia. Para el Gral. Wesley Clark, resulté una tarea compleja y prioritaria tratar de destruir las baterias SAM 6 -misiles tierra aire-, que segun declaraciones del Pentagono son “faciles de desplazar y disimular”. Lo mismo sucedié en la Guerra del Golfo en la que el Gral. Schwartzkoph tuvo dificultades en destruir los misiles SCUD iraquies. Los misiles SAM 6, desde sus rampas méviles, constituyeron una arma disuasiva eficaz obligando ala OTAN al empleo de aviones de vuelo a gran altura e impidiendo que no entren en combate los helicopteros Apache ya desplegados en Albania, de gran poder de fuego pero muy vulnerables. Deben ser conocidos por la opinion publica peruana, pues, en 1974, con la adquisicién de armamento de la primera generacién que hiciéramos a la exUnidn Soviética, en cuanto al sistema antiaéreo se adquirieron, misiles SAM 6, junto con los Chilea y los Pechora. Los SAM 6 fueron los primeros misiles tierra aire adquiridos por el ejército latinoamericano y apreciable parte de ellos, junto a doce MIRAGE, cedimos a la Argentina para su defensa en la guerra de las Malvinas en 70 Revista Peruana de Derecho Internacional gesto de fraternal desprendimiento, no obstante la situacion de indefension que ello nos colocaba. Una tercera razon es que, debido al bombardeo con PGP, la respuesta del ejército serbio fue acudira la dispersion y al camuflaje de sus fuerzas y equipo de combate. Esto no lo sélo hizo mas dificil los bombardeos de precisién sino que al aumentar el numero de objetivos se multiplicé el numero de bombardeos e increments las posibilidades de error y los efectos colaterales. De otra parte, el empleo de armas inteligentes y PGP, en areas urbanas y zonas boscosas, como en Kosovo, dificulta el guiado de los proyectiles por laser u otros medios electronicos, aumentando las posibilidades de cometer errores mortales. Los errores mortales de la OTAN en Yugoslavia, los efectos colaterales -infraestructura productiva destruida esencial para la vida de la poblacién, desastres ecoldgicos, lluvias 4cidas que afectan el agua, aire y plantas-, demuestran que, el empleo de Proyectiles Guiados de Precision no contribuye al suefio de una guerra mas humanitaria. VI. KOSOVO: REFLEXIONES POLITICAS Los Ministros de Exteriores del G-8 (los siete paises econémicamente mas desarrollados y Rusia) se reunieron en BONN, por primera vez desde que fracasé el proceso diplomatico de Rambouillet. La reunion, coincidié con la visita de Bill Clinton a Alemania y su entrevista con cl Canciller Gerhard Schroder. Para ser sometido a la aprobacién del Consejo de Seguridad, se logré un acuerdo al ace tar a Moscti una “presencia de seguridad” en los Balcanes y hablar un nuevo lenguaje. Algo no negociable fue el retiro total de las tropas serbias de Kosovo y el regreso de los refugiados bajo proteccin de una fuerza “robusta”. El acuerdo fue el resultado de la aproximacidn de posiciones politicas entre laOTAN y Rusia. La Guerra de Kosovo: Enseflanzas Polltico-Estratégicas 71 Belgrado acabé por aceptar el acuerdo basado en la propuesta del G-8, interpretando a su manera los puntos ambiguos del mismo. Es pertinente hacer algunas reflexiones politicas. 1) La nueva “doctrina Clinton”.- La crisis de Kosovo ilustra la puesta en practica de la “doctrina Clinton” como instrumento de la politica exterior norteamericana que, disminuyendo al minimo los ricsgos de intervencién para su Fuerza Armada, busca consolidar su hegemonia pos Guerra Fria y preservar su credibilidad. Para ello emplea la OTAN y una nueva estrategia: la guerra “cero muertos”. La opinién publica estadounidense quiere victorias rapidas y sin derramamiento de sangre propia. El Presidente Clinton cuando ha tenido que ordenar ataques como en Sudan, Afganistan, Irak y Yugoslavia, siempre ha optado por el empleo preferente del poder aéreo y los misiles Tomakawk, politica que implica poco riesgo de vidas norteamericanas y evidencia que el “sindrome de Vietnam” sigue provocando cierta inercia mental en el Pentagono para innovar estrategias. 2) Erosién en las facultades de la ONU.- Durante esta larga crisis de los Balcanes —inclusive la Conferencia de Rambouillet, juicio sumarisimo para ir al hecho consumado de la intervencién norteamericana, invocando un derecho a la injerencia por razones humanitarias-, las Naciones Unidas han sido marginadas por la diplomacia norteamericana y sus aliados de la OTAN. Los bombardeos en Yugoslavia se ejecutaron al margen de la ONU, sin la decisién colectiva del unico érgano facultado para ello: el Consejo de Seguridad, incumpliendo el acuerdo politico suscrito en la Carta de las Naciones Unidas de 1947 y orillando el verdadero Derecho de Gentes que ya desde el siglo X VI preconizaba Francisco de Vitoria en la Escuela de Salamanca. De manera que, el bombardeo de Yugoslavia, fue un paso mds en la politica de debilitamiento del organo de competencia mundial para garantizar la paz y la seguridad. 72 Revista Peruana de Derecho Internacional 3) 4 Cc no dijo Ramon Tamames, catedratico de la Universidad Autonoma de Madrid “...el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, se pasea ahora por la cancillerias como un nuevo caballero de la triste figura; con un plan; cuando menos ilusorio, por ¢l contrast que suponc con el rugido de los cohetes,...”. Eventuales cambios en el Derecho Internacional.- E| orden mundial esta basado csencialmente en dos instrumentos de politica internacional: La Carta de las Naciones Unidas que defiende la soberania de los Estados y la Declaracién Universal de los Derechos Humanos que defiende los derechos de los individuos frente a los abusos de los Estados. En Kosovo estos dos instrumentos han entrado en colisién prevaleciendo la defensa de los derechos humanos en detrimento de la defensa de la soberania. El nuevo concepto estratégico de la OTAN consolida la intervencién humanitaria, aunque la ONU no la confirme y no exista consenso mundial. En el siglo XI las relaciones entre las naciones se basaran cada vez mas en el respeto de los derechos humanos. Kosovo, pues, es un paso mas en el proceso de erosién de la soberania, una evolucién en la doctrina de no intervencion tan cara a los paises latinoamericanos y una reconceptualizacion de la seguridad internacional; por lo tanto, surge un interrogante ,Cual es el futuro del Derecho Internacional? El mundo esta en proceso de cambios y estos no pueden descartarse en el Derecho Internacional. En la guerra moderna, se acentia la primacia de las consideraciones politicas.- El Objetivo Politico para la intervencién de la OTAN, fue devaluar la capacidad militar de los serbios y detener la limpieza étnica emprendida por Milosevic con su secucla de ejecuciones arbitrarias y el éxodo de los kosovares. Pero después de ocho semanas de bombardeos, por el contrario las fuerzas de Milosevic se sintieron atin mas estimuladas para emplear toda capacidad militar contra los pobladores de Kosovo; y, el indeseable Milosevic result més fuerte que antes del bombardeo. La Guerra de Kosovo. Enseflanzas Politico-Estratégicas 73 La politica debe definir con anticipacién y claridad el Objetivo Politico y la estrategia seleccionar los medios y establecer las prioridades para alcanzarlos. En Kosovo, la politica no solo no define con prioridad el Objetivo sino que asumc la responsabilidad de la estrategia al limitarla al s6lo empleo del poder aéreo y decidir las fases de la escalada. En la guerra moderna, debido a su mayor letalidad, cada vez seran mas restrictivas las atribuciones del estratega (conductor militar) y mas profunda la subordinacién del objetivo militar al objctivo politico atin cuando este sea mal concebido como en Kosovo. 5) La guerra no declarada a Yugoslavia ha marcado la nueva identidad de la OTAN en la sociedad globalizada.- La OVAN, se reserva el derecho a actuar con o sin permiso de la ONU; esta facultada para “operar fuera de su zona”; amplia su ambito de injerencia para enfrentar las nuevas amenazas a la estabilidad global. La OTAN insurge no slo como guardian de la seguridad paneuropea sino como gendarme de la sociedad globalizada. 6) La historia como las guerras y la estrategia no se repiten dos veces.- Liddell Hart observ6 con lucidez que hay una inercia mental de la que es prisionero todo Estado Mayor, a tenor de lo cual las nuevas guerras se planifican y emprenden bajo las pautas estratégicas y tacticas de las guerras precedentes; es decir, bajo parametros ya invalidados por los nuevos datos de la situacin en presencia. Asi parece haber ocurrido con el planeamiento de la OTAN, pues el empleo del poder aéreo y de los misiles es un calco del utilizado por EEUU en la operacién “Zorro del Desierto” contra Sadan Hussein con andlogos ineficaces resultados. El General Klauss Nuamann, al dejar el 05 de mayo la presidencia del Comité Militar de la OTAN, criticé la estrategia al declarar “Los 74 Revista Peruana de Derecho Internacional principios de una operacién militar son sorpresa y uso de una fuerza superior. Nosotros no lo hicimos en la operacién”. Kosovo, ademas, demuestra que 1) Es una nueva clase de guerra, laprimera sefial del proximo siglo. 2) La obtencién de la superioridad es un prerequisito de la victoria. 3) Debe cambiar el planeamiento estratégico basado en la prioridad en las hipotesis de conflicto al énfasis en la capacidad del potencial nacional. 7) Hay que agotar la via diplomatica, lo ultimo debe ser el recurso a la via violenta.- El Senado norteamericano rechazé una moci6n que otorgaba a Clinton plenos poderes para actuar en Kosovo. Como dijo “El Pais” si la Casa Blanca hubiera tenido que solicitar permiso para lanzar los primeros ataques, la guerra, tal vez. nunca habria empezado “Cada vez mas crecié la resistencia de la opinién publica norteamericana al posible envio de tropas y del Capitolio a la politica exterior de Clinton. La propuesta del G-8 para Kosovo, la del Canciller de Alemania, las gestiones del Secretario General de la ONU por penosas que fueron, el cese de hostilidades preconizado por el Papa Juan Pablo II, el involucramiento de Rusia con cierto cambio de tono, fueron bases mas que suficientes para suspender los bombardeos, evitar los cruentos errores sobre blancos civiles como los misiles caidos en la Embajada China y seguir destruyendo lo que quedé de Yugoslavia y de los propios albano-kosovares. VII. KOSOVO: REFLEXIONES EN LOS AMBITOS DE LA GRAN ESTRATEGIA Y ESTRATEGIA MILITAR Las transformaciones en el arte de la guerra ocurridas en la Guerra del Golfo y en Kosovo son tan evidentes y fundamentales que, al ingresar al siglo XX], plantean el interrogante asistimos a una evolucién oauna verdadera revolucion en el arte de la guerra? La Guerra de Kosovo: Ensefianzas Politico-Estratégicas 75 A comienzos del siglo XIX Napoleén destruy6 los ejércitos combinados de Austria y Rusia, impuso bajo sus condiciones una alianza con Prusia, e inclind el balance del poder europeo en favor de Francia. El camino que guié el genio de Napoleén para alcanzar estos éxitos militares estuvo jalonado por la revolucién militar que tenia lugar en ese momento. En sus hist6ricas maniobras estratégicas, verdaderas lecciones en e] arte de la guerra, Napoleon tom6 ventaja de la evolucién de los conceptos militares. Utilizé un ejército de masas producto del servicio universal con las ventajas de un poder militar basado en los ciudadanos; desplazé sus ejércitos apoyado en el mas avanzado planeamiento logistico de esos dias; en el combate acrecenté el poder combativo mediante el habil empleo combinado de la infanteria, caballeria y artilleria; y, utiliz6 sofisticadas técnicas de comunicaciones para esa época. Incorporé el fusil de largo alcance, modernizé la artillerfa para dar profundidad al combaic y sembré la semilla de la futura mecanizacién de los ejércitos. Las operaciones “T ormenta del Desierto” en la guerra del Golfo, la operacién “Zorro del Desierto” contra Irak y la reciente guerra de Kosovo en Yugoslavia, son aplicaciones de la revolucién tecnolégica en el campo de batalla —en la era electrénica- y al finalizar el siglo XX constituyen el preludio de una nueva revolucién en el arte de la guerra. Sin embargo, para que efectivamente las innovaciones conduzcan a una “Revolucion en el arte de la guerra” sera necesario una sintesis dinamica de esta nueva tecnologia cn la doctrina y en la organizacién de los ejércitos. En las organizaciones militares, tanto nacionales como internacionales, el concepto de “misidn” en el cual se forjan tiene una connotacién mitica que gravita fuertemente en la mentalidad militar que las hace mas recientes al cambio que otras instituciones. Para que al ingresar al siglo XXI la batalla electronica -misiles y aviones-dela guerra de Kosovo genere una verdadera revoluci6n en el arte de la guerra, 76 Revista Peruana de Derecho Internacional tendré que concretarse en los correspondientes cambios en la concepcion doctrinaria y en la adaptacién o reestructuracion organizativa de las Fuerzas Armadas. Aspectos estos que ya podrian estarse generando en las Fuerzas Armadas norteamericanas. En todo caso, los Centros de Altos Estudios Nacionales (CAEN) y los planificadores militares del pais, deben iniciar el seguimiento del nuevo pensamiento militar, secuela de Kosovo, para no quedar rezagados en esta etapa de modernizacion de los ejércitos. A continuacién, pretendemos tomar cl hilo conductor de la evolucion del pensamiento militar, previendo y analizando los posibles grandes cambios por producirse en la naturaleza de la guerra, preludio de una nueva revolucién en este arte, consecuencia de las guerras del Golfo y Kosovo. 1) ¢La@ guerra “cero muertos” una utopia norteamericana?.- La guerra “Cero Muertos” estrategia innovada por el Pentagono y ejecutada en Kosovo, es conducir una guerra con un costo minimo, léase nulo, en vidas humanas, entendiéndolo, por supuesto, del lado amigo. Es la concepcién imperial de la guerra de la potencia hegemonica, los EEUU, dotada de la panoplia de medios cientificos y tecnolégicos de poderio militar, de los que carecen los otros poderes que después de Kosovo insurgen tan sélo como poderes regionales: China, la Unién Europea y Rusia en ese orden. La razon, la opinion publica norteamericana que atin no se repone del “sindrome de Vietnam”, cuyos conocimientos en politica internacional son minimos y rehusa la intervencion armada que, a su criterio, no compromete intereses vitales y pone en riesgo vidas hu- manas. La consecuencia estratégica es el desarrollo del “Poder Aéreo”, la aplicacion de la doctrina Douhet que la historia hasta antes de Kosovo le negaba la razon. Ejemplos de la ineficacia de los bombardeos La Guerra de Kosovo: Ensefianzas Politico-Estratégicas 7 aéreos fueron los ataques de los nazis a Londres en 1942, los bombardeos a Hanoi, Vietnam, de 1965 a 1968, y la, reciente “Operacion Zorro del Desierto” contra Husscin en Irak. Belgrado acepts el plan de paz negociado entre Rusia y Occidente. Este no fue fruto unico de los bombardeos sino también de la diplomacia lo que, probablemente, no hubiera sido necesario con la intervencién terrestre. Lejos de una rendicion incondicional los serbios lograron que Kosovo permaneciera bajo soberania yugoslava que el acuerdo de Rambouillet negaba, las operaciones pasaron a las riendas de laONU, el ejército de liberacién albano-kosovaro serd desarmado y, evidentemente, al parecer, en un acuerdo secreto de los rusos con Milosevic, tropas rusas ingresaron primero, sorpresivamente, estacionandose en el emplazamiento estratégico mds importante, el aeropuerto de Pristina. No es cuestién de negar la importancia del poder aéreo, pues la batalla del futuro sera “la batalla aéreoterrestre”, pero es una constante histérica que sélo la intervenci6n terrestre es capaz de producir la decision final sin condiciones. 2) La definicién del Objetivo Politico.- La historia ensefia que las campaiias militares son victoriosas con una condicién: que los politicos que definen y justifican la guerra definan con anticipacién y claridad los objetivos politicos que esperan alcanzar; es decir, la finalidad de Ja guerra y su naturaleza. El objetivo politico de la OTAN era “eliminar la capacidad de los serbios: de seguir actuando militarmente en Kosovo “Tal objetivo adolecia de falta de prevision y alcances, indefinido, limitado, distorsionado y lejos de la verdadera finalidad por alcanzar: obtener la pazen los Balcanes, manteniendo el equilibrio politico, émico y religioso de la regién. 3) La primacia de las consideraciones politicas sobre las militares.- La politica selecciona el objetivo para atender los intereses del 78 Revista Peruana de Derecho Internacional Estado y la estrategia escoge los medios y establece Jas prioridades para alcanzarlos. Reiteramos, en la guerra moderna, cada vez seran ms restrictivas las atribuciones del cstratega militar y mas profunda la subordinacién del objetivo militar al objetivo politico. 4) La creciente importancia de Ia inteligencia.- La revolucién en asuntos militares es, por supuesto, la revolucién en las informaciones, en la inteligencia, en la precision de la localizacién de Jas fuerzas del adversario, sus objetivos y en la ubicacién de nuestras propias fuerzas en el Teatro de Operaciones. La ubicacién exacta de los objetivos en la guerra de Yugoslavia era fundamental, indispensable, para el empleo de los misiles crucero y las bombas de precision guiadas. Los numerosos errores mortales de la OTAN, como el bombardeo de la Embajada China, demuestran que la comunidad de inteligencia de la OTAN aan no esta a la altura de los avances tecnoldgicos de las armas de precision guiadas. En la guerra moderna, el oficial de seccién o peloton determina instantaneamente su ubicacién en el terreno mediante el Sistema de Localizacion Global por Satélite (Global Positioning Sistem). Los conductores militares conducen la batalla observando las pantallas de sus televisores y dan las érdenes, momento a momento, para influir el curso del combate. En la guerra del Cenepa, el Acuerdo de Paz trajo la cesion al Ecuador de TIWINZA en propiedad privada. Un apresuramiento en el cese del fuego que no permitié a las Fuerzas Armadas completar la expulsion de los invasores de dicha zona; resultado del desconocimienta de la ubicacién real de las primeras lineas, al parecer por carecer del sistema GPS; a diferencia de Ecuador que, en sus comunicados, repetia, como result6 cierto, mantener Tiwinza cn sus manos. La Guerra de Kosovo: Ensefanzas Politico-Estratégicas 79 En la guerra del futuro, seré cada vez mas importante la inteligencia tactica y estratégica de] campo de batalla. 5) El desenganche como principio de combate.- F\ futuro combate ser4 conducido a prudente distancia del enemigo. Tradicionalmente laculminaci6n del combate era la lucha cuerpo a cuerpo como en Arica, el Campo de la Alianza, Miraflores o las batallas de la II Guerra Mundial. En la guerra moderna debido a la letalidad de las armas, el empleo de bombas de grandes efectos de dispersion zonal, haran del contacto estrecho sumamente mortal. Kosovo demuestra, con sus ataques quirtrgicos la facilidad para detectar y destruir objetivos como nunca antes en Jas pasadas guerras. Desde el punto de vista operativo existen poderosas razones para que en la batalla del futuro se evite el combate estrecho. Este principio se aplicé en la guerra del Golfo y en Kosovo, pues los pilotos de Ja OTAN no volaron por debajo de los 3.000 m para lanzar sus bombas y misiles para evitar las defensas antiaéreas. Los tanques y los helicépteros en la guerra del Golfo disparaban sus proyectiles a 3.000 yardas de sus objetivos. Lamentablemente, este principio que difundimos en articulos y en el CAEN -no atacar por debajo de los 3.000 m-, al parecer, no fue tenido en cuenta por nuestros corajudos pilotos quienes atacaban en vuelo rasante en aras del mejor cumplimiento de su misién. Ello explicaria el elevado porcentaje de bajas de nuestras aeronaves. 6) El principio de accién conjunta.- En la guerra del futuro sce acrecentara la importancia de la accién conjunta; es decir la habilidad de los diferentes Institutos, armas, equipos y servicios para combatir conformando un solo y verdadero equipo, un todo tinico 80 Revista Peruana de Derecho Internacional cuya suma sea superior a las partes. Los avances en la tecnologia de las armas han hecho mas importante la accion conjunta. Nuestras Fuerzas Armadas requieren, hoy, mas Comandos Conjuntos en los eventuales Teatros de Operaciones, Escuelas Conjuntas, frecuentes cursos de Estado Mayor Conjunto y desarrollar una doctrina mas detallada de operaciones conjuntas. 7) De la superioridad aérea a la supremacia aérea.- E| éxito de la batalla del futuro dependerd en gran medida del grado de control que se ejerza sobre el espacio aéreo. Hasta hoy la doctrina militar consistia en obtener la superioridad aérea. El Golfo Pérsico y Kosovo demuestran que esto no es suficiente, ahora se requiere obtener la “supremacia aérea”, es decir no sélo eliminar a la Fuerza aérea del enemigo, sino destruir todo su sistema de defensa antiaérea. No obstante, en 9 semanas de bombardeos, la OTAN no logré la supremacia aérea, pues que se sepa no entraron en combate los hclicépteros Apaches por la actividad de los misiles tierra-aire SAM 6 de los serbios. 8) La batalla aeroterrestre del futuro.- A consecuencia de los avances tecnolégicos una nueva dimensién en el campo de batalla se ha consolidado: la importancia del espacio aéreo. El campo de batalla es ahora tridimensional. Kosovo demuestra que, en la guerra moderna, las operaciones terrestres y aéreas no deben concebirse y ejecutarse independientemente sino en estrecha colaboracion, de tal forma que constituyan una sola operaci6n “aeroterresire”. La batalla del futuro -batalla aeroterrestre- debe libarse en todos los escalones mediante el armonioso empleo de armas combinadas: elementos de maniobra, de apoyo de fuegos a€reo y terrestre, fuerzas especiales, medios electronicos y servicios. Finalmente, sintetizando: debido a la reduccién de los efectivos de los ejércitos por los avances tecnolégicos, el creciente poderio de La Guerra de Kosovo: Ensefianzas Polltico-Estratégicas 81 los sistemas de fuego, la mayor eficacia del poder aéreo y de las nuevas bombas de empleo zonal, la habilidad para obtener informacion a mayor distancia y la capacidad de destruir con precision objetivos lejanos, como en Kosovo, haran que la batalla del siglo XXI sea mas fluida, mas flexible y no obstante la doctrina “Cero Muertos” y el empleo de proyectiles guiados de precisién, igualmente cruenta. VIII. LA TECNOLOGIA SOFISTICADA DE LAS NUEVAS ARMAS EN KOSOVO Kosovo, guerra de sofisticada tecnologia, se ha convertido cn un laboratorio para el empleo de nuevas armas y municiones como las de grafito, uranio, fragmentacién y el perfeccionamiento de las existentes. A continuaci6n presentamos la descripcién pertinente. 1) TOMAHAWKS INTELIGENTES Lanzados desde los buques con carga explosiva de 1.000 libras, velocidad de 850 km. Tienen la limitacién que tan s6lo pueden ser disparados sobre blancos fijos. Se estaba investigando la posibilidad de equiparlos con municiones “inteligentes” y nuevo software que, al parecer, se ha conseguido en Kosovo pues la nueva versién que se emplea, alcance 2.500 Km es guiada por el sistema GPS que sin necesidad de previo reconocimiento del terreno, como se les empleaba inicialmente en la Guerra del Golfo, ahora en la version perfeccionada el misil es tomado por el satélite para conducirlo al objetivo. El nuevo procedimiento es mucho mas rapido, velozy preciso. Esto explicaria el porqué en la guerra “Cero Muertos” de Késovo se les sigue empleando después de 7 semanas de bombardeos. 2) HARM Este misil es empleado en los F-16 de la Fuerza Aérea y en los F-18 de la Marina. Tan pronto como el radar enemigo se enciende éste 82 Revista Peruana de Derecho Internacional queda ploteado en la pantalla de la consola del avion y automaticamente un misil HARM es disparado en respuesta. El misil sigue las sefiales del radar hasta la propia fuente destruyéndolo. Practicamente, las defensas antiaéreas de Yugoslavia quedan inoperativas pues si se prenden inmediatamente son contratacadas por este tipo de misil. 3) SLAM Un misil crucero de largo alcance empleado por los aviones F-18 Hornet de los portaviones. El misil es una arma “stand off” lanzada desde gran distancia del objetivo para limitar los riesgos del piloto, quien no necesita ni ver fisicamente el blanco ni los resultados, los que son graficados en la pantalla de su consola. 4) BOMBAS DE FRAGMENTACION CONTRA MATERIAL Y PERSONAL Los caza Harrier britanicos estan empleando este tipo de bombas en Yugoslavia. El anuario britanico Janes, especializado en cuestiones de defensa, precisa que el CBU-87 que se fabrica en EEUU contiene 202 minibombas de fragmentacién. Se colocan “en un distribuidor, que es lanzado por el avidn”. “A cierta altitud, el distribuidor lanza sus bombas (...), pero algunas de ellas no explotan cuando tocan tierra” apuntan fuentes yugoslavas. Es posible que las que no exploten queden como una especie de campo minado en espera de que alguien, hombre o vehiculo, las pisen para ser explotadas. En Yugoslavia la OTAN utiliza bombas de fragmentaci6n contra materiales, pero no las antipersonales afirmé un responsable de la Alianza. Sc usan contra tanques y vehiculos militares de transporte de tropas. Sin embargo, segun fuentes serbias fueron utilizadas en la localidad de Korisa causando un centenar de muertes civiles. Chile vendi6 una version de estas bombas en la guerra Irak-Iran. No se conoce si en la actualidad mantiene o no almacenadas algunos de La Guerra de Kosovo: Enseflanzas Poiltico-Estratégicas 83 miles de ellas. Cabe puntualizar que, las bombas de fragmentacion chilenas llamadas de “racimo” eran antipersonal prohibidas por las convenciones internacionales. 5) PROYECTILES CON URANIO La OTAN ha reconocido estar empleando proyectiles con uranio enriquccido cn la guerra de Kosovo. Estos proycctiles son utilizados principalmente contra tanques y blindados por su gran capacidad de perforaci6n, y laOlAN ha venido negando sus efectos nocivos para la salud. Sin embargo, su empleo ha sido criticado por la Comision de Derechos Humanos de la ONU, que ha pedido a su Secretario General, un informe escrito sobre los mismos, y ha sido relacionado con la explosion de casos de cancer en el sur de Irak, ya que también fueron empleados en la guerra del Golfo. El uranio no enriquecido es un subproducto del proceso del que se extrae el uranio radioactivo 235, tiene una radiactividad un 65% menor que la del uranio natural y una vida media de 4.000 a 5.000 afios. Como dos veces mas denso que el hierro y de naturaleza piroférica -se deflagra al penetrar-, fue elegido por las Fuerzas Armadas de EEUU como proyectil antitanque, mas barato y efectivo que sucompetidor el tungsteno. Estos proyectiles han sido relacionados con el “sindrome del Golfo” que sufren los veteranos de EEUU y con el incremento desde 1991 de casos de enfermedades cancerigenas en el sur de Irak, denunciados por el régimen de Bagdad. 6) BOMBAS DE GRAFITO Esta es un tipo de bombas empleadas por primera vez. Pertenece alaclase de armas que se les denomina “proyectiles de impacto zonal” por sus efectos en amplias areas y para distinguirlas de los proyectiles guiados de precisién. 84 Revista Peruana de Derecho Internacional Cuando la bomba de grafito explota, produce una nube de fibras de carbon que cubre una amplia area del terreno y corta el sistema de circuito de poder energético. El empleo de las bombas de grafito por la NATO que ha puesto fuera de servicio la mayor proporcién del abastecimiento de electricidad de Serbia, es una prueba que el conflicto de Yugoslavia no es una guerraen la que tnicamente se emplean proyectiles guiados de precisién. 7) BOMBAS DE AIRE COMPRIMIDO La Fuerza Aérea de los EEUU también dispone de bombas de aire comprimido de mayores efectos destructivos que las bombas convencionales. Estas son las sucesoras de las bombas de napal. No han sido empleadas en Kosovo. 8) SATELITES DE INTELIGENCIA FOTOGRAFICA ¥ DE COMUNICACIONES Permiten gravar imagenes precisas de los objetivos y captar las sefiales de radio de las fuerzas serbias. 9) AVIONES TACTICOS SIN TRIPULANTES: “PREDATOR Y HUNTER” Estos aparatos de reconocimiento llevan una camara que transmite al instante la posicin de los objetivos a la base de Aviano y alos AWACS. 10) E-3 SENTRY AWACS: Avion con sofisticado radar que localiza los blancos y envia la informacién a los bombarderos. 11) CAZA BOMBARDERO F 117-A Cuesta § 45 millones, es subsénico, conducido por un piloto, autonomia de vuelo de 1.000 Km lanza dos bombas guiadas por laser La Guerra de Kosovo: Ensefianzas Polltico-Estratégicas 85 de 2.000 libras cada una. Gracias a su disefio y la secreta aleacién de sus metales es practicamente invisible al radar. Entré en servicio en 1982. Hizo un buen publicitado debut en la guerra del Golfo. En 1992, 40 de los F 117-A de la fuerza norteamericana realizaron un total de 1.200 misiones de combate contra los iraquies sin el menor rasgufio y asi nacio el mito que los considera invencibles. ELF 117, lajoya norteamericana invencible, el diamante negro como le llamara “Le Monde”, ha demostrado que no es tal. En Yugoslavia ha sufrido la primera derrota al ser abatido uno de ellos, lo que prueba que los cielos de Yugoslavia son peligrosos. Para inutilizar los radares de la defensa antiaérea y abrir la via hacia Kosovo a los bombarderos tradicionales el F 117 en la guerra aérea es el equivalente a la caballeria despejando el terreno y reconociendo el valor de las resistencias, en las operaciones terrestres. 12) HELICOPTEROS “APACHE” Cada helicéptero puede disparar hasta 16 misiles Hellfire guiados desde mas de 5 Km de distancia a su objetivo. Pueden volar en la perores condiciones meteorolégicas, atacar de noche sobrevolando a mas de 150 millas por hora con las luces apagadas. En pocos minutos, gracias a la vision nocturna, los pilotos pueden alcanzar objetivos indentificados por los aviones de reconocimiento 0 por el teledirigido llamado “Predator”. En Kosovo, el Comandante de la OTAN solicité el refuerzo de 40 helicépteros los que fueron desplegados en Albania listos para operar. Después de siete semanas de bombardeos atin no han sido empleados, lo que evidencia dos cosas. Primero la defensa antiaérea serbia, particularmente los SAM 6, no han sido destruidos y siguen 86 Revista Peruana de Derecho Internacional manteniendo una efectiva capacidad disuasiva. Segundo, el hecho que los Apaches estan disefiados para volar mas bajo que cualesquier avion de guerra piloteado hace a los helicépteros mds vulnerables a las armas automiticas de tierra y a los misiles tierra-aire. Y como en la estrategia “Cero Muertos” hay que salvar la vida de los pilotos hasta el momento los famosos Apaches no han podido entrar en accién. 13) SISTEMA MULTIPLE DE LANZADORES ROCKET (MLRS) Este lanzador ha sido desplegado en Albania en la frontera con Kosovo. Cada lanzador MLRS puede lanzar simultaneamente doce misiles en un minuto con un aleance de 20 millas. Cada misil lleva una carga de pequefias bombas y una sola salva de los 12 misiles fragmentan 8.000 pequefias bombas que cubre un area de al menos 45 acres. Han sido desplegados para apoyar el empleo de los helicopteros Apache. El empleo de este arsenal de armas, bombas y aviones sofisticados demuestran que cn Yugoslavia no se emplean tnicamente proyectiles guiados de pre n que segiin los expertos hacen la guerra mas humanizada y disminuyen los dafios colaterales. Los errores mortales de los bombarderos siguen demostrando la falacia de la guerra humanizada pues el mayor porcentaje de victimas siguen siendo los no combatientes. De otro lado, el empleo de nuevas bombas como las de uranio, grafito, estan ocasionando graves consecuencias ecolégicas no sélo en Yugoslavia sino en los paises vecinos como la llamada “Iluvia acida”. La polucion que podria estarse produciendo en el Danubio atin se desconoce. 10 millones de pobladores dependen del rio para beber sus aguas. ee Limites maritimos del Pert con ef Ecuador 87 LIMITES MARITIMOS DEL PERU CON EL ECUADOR Alfonso Arias-Schreiber Pezet * De regreso al Pert tras varios meses de ausencia, me ha sorprendido leer en el numero 33 de AFESE (Revista de la Asociacion de Funcionarios y Empleados del Servicio Exterior riano), correspondiente al cuatrimestre enero-abril de 1999, el articulo que bajo el titulo “La delimitacion maritima entre el Ecuador y el Pert-Algunas aclaraciones”, publicé el Consejero de dicho Servicio, Claude Lara Brozzesi, comentando un trabajo mio aparecido en la Revista Peruana de Derecho Internacional (Enero-Julio de 1997), en el cual, al abordar la tematica del Derecho del Mar en el siglo XXI, me referi -en un parrafo muy sucinto- a la cuestién de las fronteras maritimas del Pera. Miextrafieza obedece no sdlo a los errores de interpretacion (e inclusive de lectura) que se observan en el estudio del Consejero Lara sobre aspectos sustantivos del tema tratado, y que afectan en gran medida las opiniones del autor, sino ademas a lo que él afirma en el sentido de que las mias constituyen “una seria impugnacién a las delimitaciones vigentes en el Sistema Maritimo del Pacifico Sudeste”. Bastard analizar, con el rigor exigible, los tres conceptos vertidos en el trabajo en cuestion, para advertir la exactitud de lo que dije entonces, 0 sea: * Embajador del Servicio Diplomatico del Per. Miembro de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional. Las opiniones vertidas en este articulo (como aquellas a las que en él se hace referencia) son exclusivamente de cardcter personal, fundadas sobre sus conocimientos del tema. 68 Revista Peruana de Derecho Internacional © que ‘“‘la fijacion de nuestras fronteras maritimas no ha sido objeto de convenios especificos de delimitacién entre Pera y Ecuador, de un lado, y entre Pert y Chile, del otro”; © que“lareferenciaal limite del paralelo esta contenida en instrumentos de naturaleza distinta”; y e que ella “no se ajusta —sobre todo cn cl segundo caso- a lo dispuesto por la Convencién sobre el Derecho del Mar respecto al uso de la linea media y la solucion equitativa cn los acuerdos entre las Partes”. Para negar la veracidad del primer aserto, el distinguido funcionario del Servicio Exterior Ecuatoriano, autor del articulo en examen, tendria que exhibir algin convenio especifico de delimitacion maritima suscrito entre el Pera y Ecuador, de un lado, y entre el Pert y Chile, del otro. Subrayo las palabras “convenio especifico de delimitacién maritima”, porque son las que utilicé con sumo cuidado en mi estudio al respecto; y porque me consta que convenios de esa indole nunca fueron firmados entre las Partes, ni por lo tanto podrian encontrarse cn los archivos de las respectivas Cancillerias. El fundamento sustentatorio del segundo aserto se acredita por el hecho de que el limite del paralelo, tal como lo reconoce el Consejero Lara, esté mencionado en los siguientes instrumentos: - el Decreto Supremo N° 781, de 1 de agosto de 1947, en cuya virtud el Pert proclamé su soberania y jurisdiccién hasta las 200 millas. Este es un instrumento interno del Pert, no un convenio especifico de delimitacién maritima de nuestro pais con sus vecinos del norte y del sur. Limites maritimos del Perd con el Ecuador 89 - la Declaracion de Santiago, del 18 de agosto de 1952, por la cual los tres paises firmantes proclamaron de manera conjunta su soberania y jurisdiccién en el mar hasta esa misma distancia de 200 millas. Fue un instrumento declarativo de politica internacional, no un convenio especifico de delimitacion de las fronteras maritimas entre las Partes. Sobre esa Declaracién volveré mas adelante. - el Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Maritima, suscrito el 4 de diciembre de 1954, que establecié, a partir de las 12 millas marinas de la costa, una zona de 10 millas de ancho a cada lado del paralelo, en la cual la presencia accidental de embarcaciones para faenas de pesca 0 caza no scria considcrada como violacién de las aguas de los respectivos paises. Fue, pues, un acuerdo de tolerancia pesquera, no un convenio especifico de delimitacién maritima, aunque en él se mencionara el limite del paralelo. - la Resolucién Suprema N° 23, del 12 de enero de 1955, por la cual, para precisar en los trabajos cartograficos y de geodesia los limites de la zona maritima nacional, el Gobierno confirmé que la linea hasta las 200 millas no podria sobrepasar a la del paralelo correspondiente al punto en que llega al mar la frontera peruana. Se trata, asimismo, de un instrumento interno, no de un convenio internacional sobre delimitacion maritima. El Consejero Lara incluye ademas la Declaracion del Presidente de Chile del 23 de junio de 1947, que proclamé la soberania y jurisdiccién maritimas de ese pais hasta las 200 millas y menciond “una paralela matematica proyectada en el mar a doscientas millas marinas delas_costas continentales chilenas”. Aparte de que también ése fue un instrumento interno, y por lo tanto ajeno a la delimitacion 90 Revista Peruana de Derecho Internacional internacional, el mismo se referia a un concepto de naturaleza distinta, cual es el de una /inea de direccién vertical paralela a las costas de Chile, con una anchura de 200 millas, y no a un paralelo horizontal entre ese pais y su vecino del norte. El diplomatico ecuatoriano alude igualmente en su articulo a otros instrumentos entre Per y Ecuador, tales como un acta sobre presencia de embarcaciones pesqueras firmada en Guayaquil en 1990, y las notas intercambiadas en 1969 entre la Cancilleria ecuatoriana y la Embajada del Pera en Quito, con motivo de la publicacion de un mapa editado por una empresa minera, asi como aun acta de la Comision Mixta Chileno-Peruana suscrita en 1979 sobre marcas de enfilacion en el mar. Es cierto que todos esos documentos se refieren al limite del paralelo, pero también lo es que a ninguno de ellos cabe atribuirles la naturaleza de convenios especificos de delimitacién fronteriza entre Pert y Ecuador, de un lado, y entre Peru y Chile, del otro lado; a diferencia de lo ocurrido entre Ecuador y Colombia, que el 23 de agosto de 1975 suscribieron el “Convenio sobre Delimitacion de Areas Marinas y Submarinas y Cooperacién Maritima”, estableciendo como limite la linea del paralelo geografico. En cuanto al tercer aserto contenido en mi trabajo de 1997, para desmentir la verdad de lo que alli sostuve, el Consejero Lara tendria que demostrar de qué manera el limite del paralelo (sobre todo, segtin dije, en el segundo de los casos, a falta de islas en las proximidades de la frontera) se ajusta mds a una solucién - equitativa que la linea media o de equidistancia, consagrada por la Convencién de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, como método de solucién aplicable cuando no existen circunstancias especiales que justifiquen un procedimiento distinto. Y él sabe que tal demostracién es un imposible juridico, porque importaria negar lo Limites maritimos del Peri con el Ecuador 91 evidente: en ausencia de factores que exijan lo contrario, debe prevalecer el principio de la igualdad. De lo expuesto hasta aqui se colige que las tres opiniones vertidas sobre este tema en el articulo objeto de comentario eran cabalmente correctas y no tenian por qué dar motivo a la conclusién, tan inexacta como alarmista, del apresurado colega del Ecuador. Ahora bien, en su descargo es justo aclarar que nadie cuestiona la realidad de ciertos hechos descritos por é1 como fundamento de sus pareceres. Sin embargo, el problema no reside allf, sino en las secuelas que tales hechos comportan y en la necesidad de tenerlos en cuenta cuando se suscriba, -segtin debe hacerse, con arreglo a la practica internacional- el convenio de delimitacién de la frontera maritima entre nuestros respectivos paises. Al emprender con la exactitud y la objetividad indispensables, el estudio de este punto tan complejo, la primera observacién que se deduce del examen de los documentos de la época es que la referencia a‘‘laparalela matematica proyectada en el mar”, contenida originalmente en la Declaracién de Chile del 23 de junio de 1947, indujo a un error inadvertido desde entonces y en el que también el Consejero Lara ha incurrido medio siglo después. El error, -como ya queda dicho- consiste en confundir esa linea de direcci6n vertical, utilizada para trazar la zona desde el norte hasta el sur de la costa chilena, a una distancia constante de 200 millas, con la linea del paralelo geografico, de direccién horizontal mencionada posteriormente como criterio aplicable para delimitar la frontera maritima entre los Estados contiguos. A tal error se debe que en el Decreto peruano del | de agosto de 1947 se acogiera esta segunda nocién del paralclo, tanto por ser la mas simple como por crcerse que era también apropiada para lograr una distribuci6n equitativa de los espacios de las zonas maritimas en los 92 Revista Peruana de Derecho Internacional confines entre el Pera y sus dos vecinos. Pero de hecho, la realidad es muy otra, pues—tal como puede verificarlo el estudioso diplomatico de la Cancilleria quitefia-, dada la orientacién noroeste/sureste de la costa peruana, y los perfiles que siguen los litorales de los Estados limitrofes en los puntos donde sus fronteras con el Perd tocan el mar, el empleo de la linea del paralelo geografico no permite a nuestro pais alcanzar las 200 millas, ni en esos puntos ni en los situados encima o debajo de ellos; y (principalmente en el sur) le impone frente a sus costas limites insignificantes, recortando el ambito de su dominio maritimo en las zonas que de derecho debieran corresponderle con arreglo al criterio de la linea media. La revision detenida de cualquier carta geografica sobre la cual se hayan trazado las lineas respectivas, revela en qué medida el limite del paralelo contraviene la equidad con relacion ai Peri, y favorece exclusivamente a los otros dos paises. Ahora bien, en el caso de la frontera con el Ecuador, el perjuicio resulta mucho menos significativo, pues el contorno de su litoral hacia el norte, donde hace una inflexién en el Golfo de Guayaquil, y la presencia dentro de éste de la Isla Puna, impiden utilizar alli la linea media o cquidistante; a lo que se suma la existencia de la isla Santa Clara o la “Isla del Muerto”, no muy lejos de la costa peruana, debajo de la cual habria que trazar una bisectriz, con un resultado bastante proximo al limite del paralelo geografico. Por eso, cuando se elaboré la Declaracién de Santiago de 1952, los negociadores convinieron en utilizar este Ultimo limite s6lo donde hubiese islas de por medio. E] texto no puede ser mas claro al respecto: “Si una isla o grupo de islas pertenecientes a uno de los paises declarantes estuviere a menos de 200 millas de la zona maritima general que corresponde a otro de cllos, la zona maritima de esta isla o grupo de islas quedara limitada por el paralelo del punto en que llega al mar la frontera terrestre de los estados respectivos”. Se optd, pues, en este caso concreto, por Limites maritimos del Peri con ef Ecuador 93 introducir una justificada excepcion al principio general de la linea equidistante. No habian, en consecuencia, motivos fundados para que el Consejero Lara se sintiera tan inquieto ante aquello que dije en el estudio en referencia, ni para inferir que constituia una seria impugnaci6n alas delimitaciones vigentes en el Pacifico Sudeste. Tampoco los habia para abrigar el temor de que, cuando se concierte el convenio de delimitacion fronteriza entre las zonas maritimas de nuestros dos paises, pueda prescindirse de todas estas consideraciones. Lo logico y lo debido es que, al llegar ese sx smento, prevalezcan la buena fe y el buen juicio entre las Partes, de manera que ninguna resulte perjudicada y se preserve el objetivo del beneficio reciproco, cuya vigencia constituye uno de los pilares cardinales del sistema en que descansa nuestra organizacién subregional. Finalmente, el diplomatico ecuatoriano se tom6 un trabajo innecesario al citar disposiciones de la Convencion del Mar y sentencias de la Corte Internacional de Justicia, segun las cuales la delimitacién de las zonas respectivas debe Ilevarse a cabo por acuerdo entre las Partes (si bien el comentarista omitié subrayar “de conformidad con principios equitativos y teniendo en cuenta las circunstancias relevantes”). Desde luego, para tener un visién integral de la problematica involucrada en un tema como éste, tocarfa completarla con las opiniones pertinentes que, en un sentido distinto al expresado por el Consejero Lara, han emitido inclusive funcionarios no peruanos; e incorporar asimismo las que estan contenidas en la doctrina y en la jurisprudencia internacional, acerca del criterio de la linea media 0 equidistante, del principio de la equidad y de las implicaciones que conlleva. Pero tratandose de un asunto cuya evaluacién y seguimiento corresponden exclusivamente a las autoridades del Gobierno, no excederé el propésito de explicar, como debia, el por qué de los tres asertos que 94 Revista Peruana de Derecho Internacional formulé en mi articulo. Por esta misma raz6n, y por otras consideraciones asimismo atendibles, me abstendré de contestar cualquier réplica al respecto, evitando una polémica tan inconducente como injustificada, mas atin en la etapa de absoluta concordia que hoy se vive entre los pueblos del Pert y del Ecuador. Notas sobre Derecho Consular 95 NOTAS SOBRE DERECHO CONSULAR Abraham Padilla Bendezi * Los autores de Derecho Consular estiman que la institucién consular nacié en la Edad Media, durante las Cruzadas (1095-1270). Sin embargo, la mayoria de los tratadistas de Derecho Consular, admiten que la institucion consular se origind en la India, Fenicia y Cartago, donde los extranjeros (Mlechas), estaban protegidos por funcionarios especiales que velaban por sus personas y bienes. En Egipto, el Agarémano dispensaba su apoyo y proteccion a los extranjeros. En Grecia, las ciudades-estado admitian a extranjeros (metoikos 0 metecos) a quicnes protegian los Prostatas y los Proxenes. E] primero era un ciudadano griego clegido por los extranjeros residentes en una Ciudad-Estado para que los defienda y proteja. El segundo era un ciudadano notable a quien el Estado de envio otorgaba su confianza y la proteccion de las personas y bienes de sus ciudadanos en otra Ciudad-Estado. En el proxene se encuentra un atisbo del Consul moderno: protege las personas y los bienes de los ciudadanos del Estado que lo designé. Aqui se encuentra un antecedente de los Consules "missi". En otras palabras, de los Consules de carrera. * Embajador del Servicio DiplomAtico del Peru. Director de Tratados y Asesor de la Alta Direccién del Ministerio de Relaciones Exteriores. Miembro del Consejo Directive de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional. 96 Revista Peruana de Derecho internacional Al Prostata y al Proxene puede agregarse la figura de los "Nautodicas" y de los "Epagogos". Los Nautodicas eran magistrados elegidos para resolver los litigios de la navegacién y del comercio maritimos. Podian aplicar la ley del pais de los extranjeros. Se reunian una vez.al mes. Los Epagogos cran magistrados designados para juzgar sumariamente las controversias surgidas entre los comerciantes 0 gentes de mar, que no podian esperar las sesiones mensuales de los Nautodicas. Roma proporciona dos figuras que tienen alguna relacién con el Cénsul actual: el Protector y el Pretor Peregrino. El primero era miembro de un Colegio de Arbitros para solucionar controversias entre los extranjeros, cuidando de los intereses de todos, con una limitacién de Ja libertad individual en favor de Ja colectividad. Eran ciudadanos romanos nombrados por el Senado para proteger los subditos ¢ intereses de un Estado vasallo sometido a Roma por un tratado de vasallaje ("deditio"). El Pretor Peregrino era un ciudadano romano encargado de administrar justicia en los litigios en que una 0 ambas partes fueran extranjeras. Roma consideraba "barbaro" al extranjero que no podia acogerse al "jus civile", slo para romanos, sino al "jus gentium", aplicable a los extranjeros. La Edad Media tiene importancia historica en la evolucién de la institucién consular, ya que se acepta que en esta época nacié con las caracteristicas que le corresponden en la actualidad. En la Edad Media existian varias clases de Cénsules: a) Cénsules electi que pertenecian a una comunidad o colonia residente en el extranjero, elegidos por los miembros de la misma, para velar por sus intereses, incluso ante las autoridades de la ciudad o Estado de residencia, y arbitrar sus diferencias y litigios. Eran algo Notas sobre Derecho Consular 97 asi como los Prostatas griegos. Su mandato duraba un afio renovable por tiempo indeterminado. No tenian caracter oficial o representativo. Al final de su mandato debian dar cuenta a la comunidad que lo habia designado. b) Cénsules missi, enviados por el Estado del que procedia la colectividad extranjera. Tenian atribuciones amplias y, en muchos casos diplomaticas, representacion sobre los ciudadanos del Estado que los envid. Generalmente eran reconocidos por las autoridades del Estado de residencia. c) Hospites, semejantes a los proxenes griegos, eran personajes importantes que celebraban un pacto solemne con la Ciudad-Estado que los nombraba y por el que se comprometian a hospedar, proteger, representar y juzgar a sus subditos residentes en otro Estado. El cargo era vitalicio y, a veces, hereditario. No existe fecha precisa que sefiale la aparicion de los Cénsules. Se conoce que en el afio 800 Carlomagno envid Cénsules a Palestina. Napoles concedié a Amalfi el derecho de nombrar Cénsules el afio 1190. El nombramiento de Consules se generaliza en el siglo XV. Las Cruzadas.- Es idea generalizada que la institucién, tal como se conoce en la actualidad, tiene su verdadero origen en las Cruzadas, expediciones militares que en la Edad Media se organizaron en Europa con la finalidad de rescatar la Tierra Santa del yugo de los musulmanes. Ejércitos y peregrinos que marchaban al Oriente, requerian de un servicio permanente de abastecimientos de viveres y armamento. Esta circunstancia fue aprovechada por los comerciantes de Venecia, Génova, Pisa, Amalfi, etc. que seguian a los cruzados proporcionandoles todo lo que necesitaban en los puertos del trayecto. Gozaban de privilegios. 38 Revista Peruana de Derecho Internacional Los Principes mahometanos disfrutaron de las ventajas de su permanencia, y permitieron que continuaran usufructuando de los mismos. George Keaton informa que en la Edad Media existian diferentes clases de Cénsules: a) Cénsules Itinerantes que acompafiaban a los comerciantes de su nacionalidad a las plazas extranjeras con el objeto de velar por sus intereses y resolver sus disputas. b) Cénsules Permanentes, con poderes para regular los negocios de los comerciantes dentro del pais del propio Consul. c) Cénsules Residentes en ciudades extranjeras, con poderes administrativos y judiciales sobre sus propios comerciantes, en virtud de tratados, 0 de concesi6n del soberano local. Los Consulados del Comercio y del Mar eran cuerpos colegiados formados por Cénsules que aplicaban las normas emanadas de los propios comerciantes en las controversias que surgian entre ellos. Esbozada la figura del Consul, cabe agregar que la expansién del comercio durante la Edad Media y la Moderna se reafirma su figura, pues ejerce no sdlo funciones consulares propiamente dichas, sino también diplomaticas y pueden negociar con el Estado de residencia. Para concluir con la evolucién hist6rica de la institucion consular, juzgamos oportuno manifestar que durante el siglo XLX los Cénsules tiene marcada importancia, a tal punto que se les considera Ministros Publicos. Es la época del auge. El Canciller de Napoleén, Carlos Mauricio Tayllerand realza tal importanciaal decir: "Aun cuando se lleguea ser un habil diplomatico, falta todavia para ser un buen Consul”. Se atribuye también al propio Tayllerand y al Vizconde Francisco Notas sobre Derecho Consular 99 Chateaubriand Ministro de Relaciones Exteriores de Napoleén, la frase: "Ha pasado la epoca de los diplomaticos y legado la de los Cénsules". En vista que ya tenemos la personalidad del Cénsul, dedicaremos unas palabras a las Relaciones Consulares. Estas se materializan mediante el consentimiento mutuo entre los Estados. Asi lo establece el primer inciso del articulo 2 de la Convencion de Viena sobre Relaciones Consulares, de 1963. Las relaciones consulares se fundamentan en el Derecho de Legacién Consular (“ne impediatur officium") que tiene todo Estado, como también la de iniciar y mantener relaciones dipomaticas ("ne impediatur legatio"). El autor espafiol Jaime Abrisqueta expresa que las relaciones consulares son "Parte de las relaciones internacionales destinadas a fomentar y proteger los intereses de un Estado en otro, y enespecial los econémicos, culturales, judiciales y referentes ala navegacion aérea y maritima, por medio de érganos adecuados, lamados Consulados establecidos en paises extranjeros, y todo ello con el fin de mantener la paz, la seguridad internacional y amistad entre los miembros de la comunidad internacional". Las relaciones consulares se efectian mediante los érganos materiales (Oficinas Consulares) y los érganos personales (funcionarios consulares y administrativos de la Oficina Consular). ee Establecidas las relaciones consulares con los Estados, es preciso nombrar al personal que deba ejercer las funciones consulares, Dicho personal esta constituido, segun la Convencion de Viena sobre Relaciones Consulares, por el Jefe de la Oficina Consular (Art. 1-c); los funcionarios consulares (Art. 1-d); los empleados consulares (Art. 1-e) y los miembros del personal de s+ 100 Revista Peruana de Derecho Internacional En otros términos, se consideran miembros de la Oficina Consular a los funcionarios y empleados consulares y los miembros del personal de servicio (Art. 1-h) de la Convencién de Viena. El personal consular se nombra libremente por el Estado de Envio. En el caso del Perti Los Jefes de Oficina Consular se designan por Resolucién Suprema, y se les extiende las Letras Patentes respectivas. El resto del personal de funcionarios, empleados y personal de servicio, por Resolucién Ministerial. Laclase, categoria, sede y circunscripcidn de la Oficina Consular también es potestad del Estado de Envio. ee Ya tenemos Oficinas Consulares y personal nombrado para cada una de ellas. Es conveniente sefialar ahora las funciones consulares. Estas son miltiples, y se hallan enumeradas en el Art. 8° del Reglamento Consular, y en el 5 de la Convenci6n de Viena (literales a/m). Las funciones consulares se ejercen habitualmente por las Oficinas Consulares. En paises en los que no existe Oficina Consular peruana, las desempefia la Misién Diplomatica por intermedio de su Seccién Consular. El numeral 11 del Art. 118° de la Constitucion Politica del Pert, entre las atribuciones del Presidente de la Republica, le sefiala la de: "Dirigir la politica exterior y las relaciones internacionales, y celebrar y ratificar tratados". Esta atribucion se realiza por intermedio del Ministerio de Relaciones Exteriores. Por su parte, el Art. 41 de la Ley Organica de este Portafolio establece: Notas sobre Derecho Consular 104 “Las Oficinas Consulares se encargan de prestar proteccién a los nacionales y de velar por los intereses del Estado en sus respectivas jurisdicciones; de realizar las actuaciones y diligencias judiciales, notariales, registrales y administrativas que les corresponda segiun ley" El vigente Reglamento Consular del Pert fue aprobado por Decreto Supremo N° 0002-79-RE, de 17 de enero de 1979, y modificado por Decreto Supremo N° 0004-85-RE, de 12 de marzo de 1979, En sus XIII Titulos, 77 Capitulos y 776 articulos, regula todo lo relacionado con las funciones consulares. LOS REGLAMENTOS CONSULARES HISTORICOS Antes de comentar brevemente el Reglamento Consular vigente (el de 1979), es conveniente efectuar una revision sintética de los seis Reglamentos anteriores. El primero de ellos se denominé "Reglamento del Servicio Consular del Perii". Fue aprobado por Decreto Supremo expedido por el Presidente Juan Antonio Pezet, y el Ministro de Relaciones Exteriores Juan Antonio Ribeyro, el 14 de diciembre de 1863. Consta de catorce Capitulos y 131 articulos, en los que se trata de los deberes generales de los Consules, quienes debian cefiirse a las Convenciones Consulares y a los Tratados de Comercio y Navegacion. Establece las categorias de Consul General, Consul, Vice-Cénsul, Agente Consular, Canciller y Aspirante. Sefiala las condiciones para el nombramiento con tendencia a una promocién justa. Establece las condiciones necesarias para el ejercicio del cargo consular, los deberes de los Consules para con sus compatriotas, la marina mercante nacional cte. etc. Los faculta para expedir pasaportes nacionales y visar los extranjeros, legalizar instrumentos publicos y firmas de funcionarios oficiales y de particulares, expedir certificados, etc. etc. 102 Revista Peruana de Derecho Internacional También sefiala las reglas para la remisién de informes, la correspondencia consular, los archivos y el uso del uniforme consular. E| Reglamento Consular de 1876, fue el segundo en orden cronolégico. Consta de 14 Titulos, 37 Capitulos y 364 articulos. Segiin este Reglamento, los Consulados se clasifican en Consulados Generales, Consulados Particulares y Vice-Consulados. Los Jefes de Consulados son de dos clases: Agentes Enviados por el Gobierno (Consules rentados), y Agentes Locales (Cénsules honorarios). Para el nombramiento se exigen determinadas condiciones: hablar el idioma del pais en que se va a ejercer las funciones; tener conocimientos suficientes de Derecho de Gentes, Constitucién y Leyes Civiles del Pert, Derechos Mercantil y Maritimo y usos comerciales practicos, "debiendo desde 1878 ser graduados de doctor en Ciencias Politicas y Administrativas". El Reglamento Consular de 1876 se ocupa de las prerrogativas que corresponden a los Consules, segun los Tratados o Convenios vigentes, o segtin los usos del pais receptor; de la posesidn, suspension y subrogacién del cargo; de las licencias. Sefiala las normas relativas ala correspondencia consular; las relaciones de los Consules entre si y con las autoridades superiores; con el comercio; con la marina mercante nacional; con los buques de la Armada Nacional; con los compatriotas; Jas obligaciones en materia de sucesiones; expedicion de pasaportes nacionales y visacién de los extranjeros; los Archivos Consulares: el uso del uniforme consular; las compensaciones a los empleados consulares, la Tarifa Consular, las disposiciones generales sobre los Derechos de Cancillerias Consulares, formacién y remisién de las cuentas consulares, y las Disposiciones Generales y Transitorias Este Reglamento'se complementé con 95 modelos, formularios y cuadros relacionados con los actos consulares. Notas sobre Derecho Consular 103 Fl Reglamento Consular de 1888, fue e} tercero en orden cronolégico. Consta de 20 Capitulos y 267 articulos. Dispone que un cstablecimiento consular se crea por Decreto Supremo. Los Consulados se clasifican en tres clases: Consulados Generales, Consulados Particulares y Vice-Consulados. Los Consules Generales, Consules y Vice-Cénsules eran con renta fija, 0 ad-honorem. Para el nombramiento de un Cénsul General se requeria, entre otras condiciones, poseer el grado de doctor o de Bachiller en Ciencias Politicas y Administrativas o en Jurisprudencia, hablar el idioma inglés, francés, aleman 0 italiano. Scfiala las reglas relativas a la subordinacion, subrogacion y jurisdiccién consular, a las obligaciones generales de los funcionarios consulares para con las personas y las propiedades peruanas, la Matriculacion (registro de peruanos), Registro Civil y Actos de Notaria, a las obligaciones en materia de sucesiones, a la proteccién de la marina mercante nacional, al despacho de naves y mercaderias al Pert, a las relaciones con los Jefes y Oficiales de la Escuadra Nacional, a la correspondencia y documentos consulares, a la Tarifa del Servicio Consular, la aplicacién o distribucion de los derechos consulares, la Contabilidad Consular, los informes periddicos, precios corrientes, Razones, Cuentas; a las licencias, las sanciones disciplinarias (amonestacion, censura, suspensidn, separacién del Servicio etc.), a las Insignias y Distintivos. E} Reglamento concluye con las Disposiciones Transitorias. Tiene la particularidad que se complementa con 76 formularios o modelos relacionados con las disposiciones del mismo. El Reglamento Consular de 1892 fue el cuarto en orden cronolégico, Lo Redacté el sefior Anibal Villegas, Consul del Pert en Hamburgo. Consta de 20 Capitulos y 256 articulos. Tiene marcada similitud con el Reglamento de 1888, al que modifica en algunas cuestiones mas de forma que de fondo. Sin embargo, tiene una 104 Revista Peruana de Derecho Internacional particularidad: enumera los Consulados que mantenia el Pert en América, Europa, Asiay Australia. En términos generales, el Reglamento se ocupa de las cuestiones relativas al nombramiento, la subordinacién, subrogacion y jurisdicciones consulares y de todo lo concerniente a las funciones consulares. En materia de contabilidad, impone a los Consulados la obligacién de llevar libros, entre los que crea el Registro Gencral de Entradas que se manticne en la actualidad. Con respecto ala tarifa consular, el Reglamento de 1892 ofrece otra singularidad en cuanto al tipo de cambio del sol peruano con Ia libra esterlina inglesa, el franco francés, la lira italiana y el peso fuerte en Estados Unidos, México, Colombia y demas paises de América. El Reglamento de 1892 se complementé con un Apéndice que consta de dos partes. La Primera, reproduce algunos articulos de la Constitucién (de 1860), la Ley del Censo y Registro Civico, articulos del Cédigo Civil (de 1852), del Cédigo de Comercio y Reglamento de Sanidad, etc., que se relacionan con las funciones consulares, La Segunda Parte del Apéndice ofrece 84 modelos, formularios y cuadros relativos al Reglamento Consular. El Reglamento Consular de 1897, fue el quinto en orden cronoldgico. El proyecto fue obra del sefior Luis B. Cisneros, distinguido alto funcionario de la Cancilleria. Consta de XXII Titulos, distribuidos en 241 articulos. Fue menos extenso que el de 1892. En términos generales se ocupa de las diferentes funciones consulares las que, prdcticamente constituyen una repeticiGn de los Reglamentos anteriores. En materia de nombramientos, subsiste la condicién de ser doctor en Cicncias Politicas y Administrativas, o haber servido en igual cargo o en el Ministerio de Relaciones Exteriores como Jefe de Scccién y tener mis de 35 afios de edad para ejercer las funciones de Consul General. El nombramiento de Consules y Cancilleres rentados exige condiciones semejantes, salvo la edad. Notas sobre Derecho Consular 1 05 El Reglamento Consular de 1897 trae la novedad del uso de los timbres consulares en los actos propios de la oficina. Fueron creados por Decreto Supremo N° 350 de 12 de diciembre de 1892, "con el objeto de comprobar el pago (de los derechos consulares) de que hoy se deja constancia por simples anotaciones". Otra novedad fue la exigencia de una fianza proporcional a los valores de los timbres que recibiesen los Consules. El Reglamento de 1897 se complementé con 97 modelos y un Apéndice con diversas disposiciones legales. Fue el de mas larga duraci6n: 42 afios, desde agosto de 1897 hasta febrero de 1940. El Reglamento Consular de 1940 fue el primero de este siglo, y el sexto en orden cronoldogico, Se aprobé por Decreto Supremo N° 743, de 2 de diciembre de 1939, y rigid hasta el 31 de mayo de 1979; esto es, un total de 39 afios, por lo que ha sido el segundo de mas larga duracion en la Historia de la Legislacion Consular del Pera. Consta de ocho Titulos, 60 Capitulos y 503 articulos. En lo referente a la organizacién del Servicio Consular, expresa que constituye carrera publica y se halla fusionado con el Servicio Diplomatico y el Administrativo, de acuerdo con la Ley 6602 y el Decreto-Ley 7372, que sustentan su base legal. Entre el Reglamento de 1897 y el de 1940 se han producido transformaciones basicas de orden legal. Se han adoptado las Constitu- ciones de 1920 y de 1933; el Codigo Civil de 1936; la Ley 6602 del Servicio Diplomatico de 1929 y el Decreto-Ley 7732 de 1931 que unifico los Servicios Diplomatico y Consular, a los que debe adecuarse el Reglamento. A las funciones tradicionales de los Cénsules se han agregado los Registros Electoral y Militar, el diligenciamiento de exhortos y la proteccion a las aeronaves nacionales. Otra innovacién importante fue la de establecer las Oficinas Receptoras de Fondos: una en 106 Revista Peruana de Derecho Internacional Londres, y la otra en Nueva York, a las que se les encargé la funcién de abonar los haberes y asignaciones del Cuerpo Diplomatico y Consular quc cl Pert tenia acreditados en el extranjero. Creé también el cargo de Inspector General de Consulados que debia efectuar visitas periddicas y adoptar las medidas necesarias para la mejor marcha de los mismos. En materia de tarifa de derechos consulares, dispone que se aplique la aprobada por Ley 9016 Los Reglamentos Consulares de 1863, 1878, 1888, 1892, 1897 y 1940 constituyen lo que hemos denominado Legislacién Consular Historica. El Reglamento Consular vigente de 1979, es el séptimo en orden cronolégico. Fue aprobado por Decreto Supremo N° 002-2- 79-RE, de 17 de enero de 1979. Sustituyé al de 1940. Consta de XIII Titulos, LXX VIII Capitulos, 776 articulos, tres Disposiciones Transitorias y una Final. Fue modificado por Decreto Supremo N° 0004-84-RE, de 12 de marzo de 1984, dcbido a que con posterioridad a 1979, se promulgo la Constitucién Politica de 1979, el Cédigo Civil de 1984, la Ley Organica del Ministerio de Relaciones Exteriores, la Ley del Servicio Diplomatico de la Republica y su Reglamento. Ha surgido también la "Convencién de Viena sobre Relaciones Consulares" de 1963, de la que el Pert es Parte desde marzo de 1978. El Titulo I del Reglamento se dedica al Servicio Consular de la Republica, segin el cual “es parte integrante del Servicio Exterior del Pert. Esta compuesto por las Oficinas Consulares y por los funcionarios consulares". La Ley Organica del Ministerio de Relaciones Exteriores y su Reglamento; la Ley del Servicio Diplomatico de la Republica y su Reglamento, y el propio Reglamento Consular organizan y estructuran el Servicio Consular y determina su misién y sus funciones. Notas sobre Derecho Consular 107 Las Oficinas Consulares, por su clase, son de carrera y honorarias. Comprende cuatro categorias: a) Consulado General, Jefatura de Servicios; b) Consulado General; c) Consulado, y d) Vice-Consulado. En cuanto a los Cargos Consulares, el Reglamento sefiala que seran desempefiados por funcionarios diplomaticos de carrera conformea las categorias siguientes: a) Ministro: Consul General Jefe de los Servicios Consulares y Cénsul General Adscrito; b) Ministro Consejero y Consejero: Cénsul General Jefe de Oficina Consular y Cénsul General Adscrito: c) Priner Secretario y Segundo Secretario: Consul Jefe de Oficina Consular, Cénsul Jefe de Seccién Consular de Misién Diplomatica, y Consul Adscrito a un Consulado General o a un Consulado; y d) Tercer Secretario: Vice-Cénsul, y encargado de Oficina Consular. Las categorias Consulares son tres: Consul General, Cénsul, y Vice-Cénsul. En lo concerniente a los érganos consulares, el Reglamento dispone que tales son la Secretaria General de Relaciones Exteriores, la Inspectoria General, la Direccién General de Asuntos Consulares, en la Cancilleria, y la Misién Diplomatica y la Jefatura de los Servicios en el extranjero. La Misi6n Consular fundamental consiste en la de velar por el prestigio del Pert y difundir su imagen en el Estado receptor. Asimismo, preconizar la paz, la amistad, el respeto mutuo y la cooperacion entre 108 Revista Peruana de Derecho Internacional los Estados miembros de la comunidad internacional, particularmente enel Estado receptor. EI Titulo IT se refiere a las Oficinas Consulares: su misién y funciones, clasificacién, categorias, circunscripcién consular, facilidades, privilegios, Archivo, Especies Valoradas, Despacho Consular, Cierre temporal o definitivo de una oficina consular. El Titulo ITI incide sobre el Personal Consular. Su constitucién, clases, categorias, cargos, subordinacién y subrogacién, Nombramientos, Letras Patentes Asuncion y Término de funciones, deberes y obligaciones, etc. El Titulo IV recae sobre los Organos Consulares que ya dejamos sefialados. EI Titulo V trata de la Misién Consular, que deben cumplir los agentes consulares en el Estado receptor. El Titulo VI esta destinado a la Asistencia, Ayuda y Proteccién Consular. El VII a las Funciones de Promocién Cultural, Turistica, Economico-Comercial. El VII incide sobre los Informes y Memorias Consulares. El IX se dedica a las Funciones Registrales. El X alas Notariales. E! XI, a las Judiciales. El XII a las Administrativas. El XILI- y final- se contrae a los Procedimientos (recaudacién de los derechos consulares, tipo de cambio, remesa de los saldos, contabilidad consular, rendicion de cuentas, remisién de especies valoradas, etc. etc.). El Reglamento Consular vigente se complements con la Tarifa Derechos Consulares, aprobada por Decreto Supremo N°. 0006-82- RE, de 10.6.82, los articulos 2°/17° del Decreto-Ley 22396, de 19.12.78 (Tarifa de Derechos Consulares) y la Tabla de Jurisdicciones Consulares. Se publicé por el Ministerio de Relaciones Exteriores en abril de 1985. Notas sobre Derecho Consular 109 Al Reglamento Consular de 1979, debemos agregar el Manual Consular Organizacién, Funcionamiento Y Procedimientos (MOFUPRO), aprobado por Resoluci6n Ministerial N°0220-85-RE, de 6 de marzo de 1985, y el Reglamento de las Misiones del Servicio Exterior, aprobado por Resolucién Suprema N° 545-73- RE, de 15 de 1973, actualizado y modificado por Resolucion Suprema N° 76-85-RE, de 19 de febrero de 1985. El Reglamento Consular vigente tiene estrecha relacion con la Ley del Servicio Diplomatico de la Republica, en cuanto respecta al personal que ejerce funciones en una Oficina Consular, tales como el ingreso a este Servicio, nombramientos, equivalencia de las categorias, régimen econdmico, sanciones disciplinarias etc. etc. Lo dicho anteriormente se refiere ala legislaci6n intema del Peri. En cuanto respecta la legislacion internacional, en materia de funciones consulares, debemos tener en cuenta tres Convenios multilaterales y 43 bilaterales. En primer término se halla el Acuerdo sobre Cénsules, suscrito en Caracas, el 18 de julio de 1911; en segundo lugar, figura la Convencién sobre Agentes Consulares, suscrita en La Habana, el 20 de febrero de 1928. En tercer lugar se tiene la Convencién de Viena sobre Relaciones Consulares, de 24 de abril de 1963 que practicamente constituye un Codigo Universal sobre el Derecho Consular. En el campo bilateral existen 43 Convenios. wee Luego de haber resumido el origen y la evolucién de la instituci6n consular y revisado los seis Reglamentos Consulares que constituyen la legislacion consular historica y haber comentado el vigente Reglamento Consular de 1979 trataremos, ahora, de las funciones consulares propiamente dichas. 170 Revista Peruana de Derecho Internacional Ya dijimos cn qué consisten las funciones consulares y como se ejercen por los érganos materiales y personales, siguiendo la definicién que ofrece Jaime Abrisqueta. A lo dicho agregamos que el Art. 299° del Reglamento Consular vigente (el de 1979) establece que "los funcionarios consulares tienen como funcién inherente a sus cargos, dentro de los limites de la jurisdiccién consular respectiva, y con arreglo a los deberes que le imponen las leyes nacionales y el Derecho Internacional, brindar asistencia, ayuda y proteccién a: a) A los derechos e intereses del Estado y de las personas naturales 0 juridicas de nacionalidad peruana; 4) A las naves y dotacién de la Armada Nacional y de la Marina Mercante nacional; y c) A las aeronaves y dotacién de la Fuerza Aérea del Perit y de las Compaitias comerciales de aviacién nacionales". En esencia, los funcionarios consulares de acuerdo con lo previsto en el Art. 296° del Reglamento Consular, ejercen la "politica exterior del Estado en el ambito de las relaciones consulares, para cuyo efecto tendran presente que la paz, la amistad, el respeto mutuo y la cooperacion entre los Estados miembros de la comunidad internacional, particularmente de dicha politica”. Para cumplir con lo dispuesto en el Art. 296° citado, los funcionarios consulares, conforme al Art. 297° del Reglamento deberdn: "a) Promover el desarrollo e incremento de las relaciones con el Estado receptor, especialmente aquellas que atahen a la amistad y a la cooperacion; ) Defender Ios intereses generales del Estado; c) Vigilar el cumplimiento de los tratados, d) Observar e informar sobre la realidad y potencial del Estado receptor en la jurisdiccion consular respectiva; y Notas sobre Derecho Consular 414 e) Estrechar los vinculos con los nacionales organizandolos para que fengan un rol relevante en la colectividad a que pertenecen". Enel ejercicio de sus funciones, los Consules deberan observar la Convencién de Viena sobre Relaciones Consulares, particularmente, lo sefialado en los trece literales (a/m) de su Art. 5. Segun el Reglamento Consular vigente (Arts. 299°/307°), las funciones consulares son las que siguen: - Asistir, ayudar y proteger a las personas naturales y juridicas; - Repatriar a ius neruanos indigentes (Arts. 308/314); - Defender los intereses de los nacionales en materia de sucesiones’ intestadas (Arts. 317/330); - Prestar ayuda a las naves de la Armada Nacional (Arts.331°/338°); - Prestar ayuda a las naves de la Marina Mercante nacional (Arts. 339/373°), - _Intervenir en la compra-venta de naves, contratos e hipoteca naval (Arts. 374°/384); - Asistir a las naves que Ilegan en arribadas forzosas, abordajes y averias (Arts. 585°/396°). Ademas de las enunciadas, las funciones consulares mas importantes son las Politicas, las de Promocién Cultural, turistica, econémica y comercial. Los funcionarios consulares ejercen también las que corresponden al Registro Civil (Nacimientos, Matrimonios y Defunciones (Arts. 423/ 456°): al Registro Electoral (Arts.512°/514°), al Registro del Servicio Militar (Arts. 480°/510°). El Consul desempefia, asimismo, Funciones Notariales (Registro de Instrumentos Publicos (Arts. 515°/ 546°); de Testamentos (547°/559-a), Poderes (Arts. 560°/563°); 412 Revista Peruana de Derecho internacional Protestos (564°/566°); Expedicién de Testimonios, Boletas, Partes y Protocolo (Arts 567°/575°); Certificados varios (576°/581°); legalizacion de firmas (582°/595°). Entre las funciones registrales de los Consules se encuentra la de llevar el Registro de Nacionales, Estudiantes y Transeuntes (Arts. 457°/470°). El Consul ejerce también Funciones Judiciales, entre las que se halla el diligenciamiento de exhortos (Arts. 596°/604°); efectuar notificaciones y tomar declaracidn o absolucidn de posiciones (Arts. 599°). Entre las Funciones Administrativas se sefialan las de informar ala Cancilleria sobre el estado sanitario de la localidad, de las naves y aeronaves que se dirijan al Peru (Art. 605°); expedicién y renovacién de pasaportes nacionales (645°/660°); Expedicién de salvoconductos (661°/669°); Visacion de pasaportes cxtranjcros (Arts. 670°/680°). Tal el contenido del Reglamento Consular de 1979 comentado brevemente. LOS DERECHOS CONSULARES Denominados también derechos de Cancilleria, son los que cobran las Oficinas Consulares por los actos y diligencias que realizan en su caracter oficial y/o por la legalizacién de firmas de autoridades 0 de particulares en documentos que deban surtir efectos legales en el Perd, de acuerdo a una tarifa o arancel de derechos consulares. Se cobran en la moneda del pais en que actia la Oficina Consular, calculando el sol consular como equivalente a un dolar de los Estados Unidos de América. Los derechos consulares se distribuian entre el Tesoro Publico y los funcionarios consulares conforme a un porcentaje establecido. Notas sobre Derecho Consular 113 La Ley 9016, de 23 de noviembre de 1939, aprobé la nueva Tarifa de Derechos Consulares. Tiene la particularidad que creé los lamados "derechos suplementarios", que se distribuia entre el Fisco y los funcionarios consulares en la proporcién establecida en su Art. 10°. La Ley 12799, de 8 de febrero de 1957, cred el "Derecho Unico por Despacho de Naves", cuyo Art. 11° dispuso que el 50 % de los ingresos de la aplicacién de la Ley, constituyera renta especial del Ministerio de Relaciones Exteriores a partir de 1958. El Decreto Supremo N° 337-68-HC, de 16 de agosto de 1968, con fuerza de Ley, actualizo la larifa de Derechos Consulares. Su Art. 8° sefialé la proporcién en que debian distribuirse los ingresos consulares (Fisco, funcionario titular y demas funcionarios consulares). La Ley 22396, de 19 de diciembre de 1978, innovo la Tarifa de Derechos Consulares en el sentido que los contemplados en los numerales | al 22; 28 al 45, y 48 al 69 se cobrarian en las Oficinas Consulares que certificasen los documentos. Los establecidos en los numerales 23 al 27 (despacho de naves), y 46 y 47 (despacho de mercaderias), se cancelarian en las Aduanas de destino, en moneda nacional, al cambio del dia en que se hagan efectivos. E] Art. 17° de esta Ley establece que la "Tarifa de Derechos Consulares se reactualizara periddicamente, mediante Decreto Supremo refrendado por el Ministro de Economia y Finanzas, previos los estudios pertinentes". En aplicacién de este Art. se dictaron los Decretos Supremos Nos. 000-6-82-RE, de 10 de junio de 1982, 000-2-86-RE, de 31 de enero de enero de 1986, Decreto Supremo N° 0017-89-RE, de 7 de diciembre de 1989, 0012-91-RE, de 24 de julio de 1991, 000-8-94- RE, de 8 de abril de 1994 y Decreto Supremo N°.062-99-RE, de 19 de noviembre de 1999, 114 Revista Peruana de Derecho Internacional La Tarifa de Derechos Consulares en vigencia, esta constituida por el D.S. N° 0017-89-RE y las modificatorias efectuadas por los Decretos Supremos 0012-91-RE, de 24 de julio de 1991, 000-8-94- RE y 062-99-RE. A estos Decretos Supremos debe agregarse el Decreto de Urgencia N°. 17-94, de 30 de mayo de 1994. Resumiendo: los derechos consulares constituyeron ingresos que se distribuyeron entre el Fisco y los funcionarios consulares (Art. 331 del Reglamento Consular de 1876); fondos con que se abonan las remuneraciones del Cuerpo Diplomatico y Consular en el exterior (Ley 2091); renta especial del Ministerio de Relaciones Exteriores en la proporcién del 50 %, en aplicacién de la Ley 12799; del 25 % de los ingresos provenientes del Decreto Supremo 337-68-HC, y del 10% segun la tarifa actualizada por el Decreto Supremo N° 000-2-86-RE. A partir de 1987, y hasta la actualidad, el total de los recaudos consulares en el exterior, constituyen 'Ingresos propios del Ministerio de Relaciones Exteriores". Laentidad receptora de los fondos consulares fue, al principio el Deutsche Bank de Berlin, hasta 1914. La Ley 2091, de 26 de diciembre de 1914, dispuso que fuera la Legacién en Londres. Luego Jos Consulados Generales en Nueva York, Valparaiso y Manaos. Mas tarde fue el Banco Central de Reserva del Peri; y finalmente, en la actualidad, la unica entidad receptora de los fondos consulares, es el Ministerio de Relaciones Exteriores. Asi lo dispuso el Decreto Supremo N° 0007-89-RE, de 31 de marzo de 1989. LOS TIMBRES CONSULARES Creados por Decreto Supremo N° 350, de 12 de diciembre de 1892, "con el objeto de comprobar el pago de que hoy se deja constancia por simples anotaciones; de suerte que, en adelante, toda cantidad percibida esté representada por una salida igual en timbres". Notas sobre Derecho Consular il i 115 Desde julio de 1893 vienen empleandose los timbres como justificacion del cobro de los derechos consulares. Asi lo confirma el Art. 695° del Reglamento Consular vigente. ORGANIZACION CONSULAR EN EL PERU La politica consular del Pert la aplica la Direecién General de Asuntos Consulares, cuyas funciones principales estan definidas en el articulo 20°. de la Ley N° 26112, de 24 de diciembre de 1992 y 45° de su Reglamento, segun el cual, "es el érgano de linea directamente dependiente del Vice Ministro y Secretario Gencral de Relaciones Exteriores, encargado de proponer, coordinar, cjecutar, evaluar y supervisar las acciones vinculadas a la defensa y proteccién de los ciudadanos peruanos fuera del territorio nacional, asi como las acciones notariales y demas previstas en la Convencién de Viena sobre Relaciones Consulares. Es igualmente responsable, a través de sus dependencias, de la legalizacion de las firmas autorizadas cn los documentos autenticados por funcionario consular competente, provenientes del extranjero; asi como las legalizaciones de firmas de autoridades nacionales debidamente registradas cn la Cancilleria". A laDireccién General de Asuntos Consulares, le corresponde, entre otras, las siguientes funciones: - Proponer, ejecutar y promover la politica consular del Pert; - Coordinar la ejecucién y evaluar las acciones para la defensa y proteccion de los peruanos en el extranjero; - Supervisar las diligencias judiciales, notariales, registrales y adminis- trativas que deben realizarse en el exterior, en coordinacion con las autoridades competentes teniendo en cuenta las normas de cada area; - Impartir directivas para la promocion econémica, comercial, cultural y turistica del Pera, en coordinacién con los sectores involucrados; 116 Revista Peruana de Derecho Internacional - Mantener la coordinacién permanente y oportuna con los sectores nacionales publicos y privados, en la gestion de los asuntos de su comipetenicia; En general, velar por el estricto cumplimiento de las disposiciones contenidas en el Reglamento Consular y en la Convencién de Viena sobre Relaciones Consulares. La estructura orgdnica de la Direccién General de Asuntos Consulares consta de tres Direcciones: a) Direccién de Coordinacién y Evaluacién, con dos Departamentos: i) Coordinacién y Archivo, y ii) de Evaluaci6n. b) Direccién de Tramites Consulares con tres Departamentos: de i) Legalizaciones, ii) Actos Registrales y Notariales, y iii) de Asuntos Judiciales y Visas. ¢) Direccién de Proteccién al Nacional con dos Departamentos: i) Comunidad y Asuntos Migratorios, y ii) de Asistencia al Nacional. Cada Direccién se encarga de ejecutar las funciones que corresponde a sus respectivas areas. A manera de comentario final, cabe manifestar que el Reglamento Consular vigente, se halla en proceso de modificacién. Por Resolucién Ministerial N° 0765-94-RE, de 30 de diciembre de 1994, se nombr6 una Comision encargada de revisar y aprobar la actualizacién del Reglamento Consular. Esta Comisién present6 el proyecto respectivo en julio de 1996, pero no fue aprobado. Por Resolucion. Ministerial N° 0460-98-RE, de 17 de julio de 1998, se ha designado otra Comisién con la misma finalidad, la que se encuentra en visperas de concluir la misin que se le encomends. Notas Bibliogréficas 447 NOTAS BIBLIOGRAFICAS Fernando Guillén Salas * La Carta de las Naciones Unidas menciona al Secretario General encl ultimo parrafo del Art. 97, y lo define como el mas alto funcionario administrativo de la Organizacién, una denominacion muy diferente ala que inicialmente tuvo en mente el Presidente Roosevelt: Moderador del Mundo. No existen disposiciones especificas sobre el procedimiento para su eleccion, salvo la votacion que se realiza en el seno del Consejo de Seguridad con la concurrencia de los cinco miembros permanentes. Otros articulos le asignan funciones que describen su actividad practica, y por cierto, estan implicitos los buenos oficios y las mediaciones diplomaticas que puedan solicitar el Consejo, la Asamblca o las partes en.unconflicto. En una importante presentacion realizada en 1986 la Universidad de Oxford sobre el papel del Secretario General de Naciones Unidas, Pérez de Cuéllar, lo describe como el depositario de la confianza y guardian de los principios contenidos en la Carta. La funcién mas sustantiva del Secretario General esté contenida en el Art. 99: “El Secretario General puede llamar Ia atencién del * Embajador del Servicio Diplomatico det Peru. Ex-Representante Permanente del Pert ante la Organizacién de las Naciones Unidas (ONU). Actualmente en funciones en Lima como Asesor del sefior Ministro de Relaciones Exterivres. Miembro de ta Sociedad Peruana de Derecho Internacional. 118 Revista Peruana de Derecho Internacional Consejo de Seguridad hacia cualquier asunto que en su opinion pueda poner en peligro la paz y la seguridad internacional”. Estos términos tienen un contenido especifico y determinadas implicaciones dentro del derecho de las Naciones Unidas: “ llamar la atencién del Consejo de Seguridad “organo esencialmente ejecutivo, “hacia cualquier asunto,” no necesariamente un conflicto,” que en su opinion pueda poner en peligro la paz y seguridad internacional “ lo que le otorga cierta facultad discrecional. En la historia de Naciones Unidas existen casos importantes y hasta paradigmaticos sobre el uso de estas competencias sutiles pero fundamentales. Por ejemplo, la facultad de investigar que Trigve Lee asumié cn el caso de Grecia en 1946; la gestion de Hammarskjold en Pckin en 1955 cuando puso de lado la resolucién de la Asamblea General que le habia conferido el mandato; la iniciativa de negociar con Egipto, el Reino Unido y Francia en el caso de la invasion a Egipto en 1956; 0 las consultas que el Reino Unido mantuvo con el Secretario General Pérez de Cuéilar, incluso cerca del final del conflicto de las Malvinas, a pesar que ese pais habia vctado la resolucién del Consejo de Seguridad. En los libros que se resefian a continuacién puede percibirse que ademas de la complejidad de los casos, de la fortaleza o debilidad de las partes en conflicto, la eficiencia politica de las gestiones de los dirigentes de Naciones Unidas dependio de la percepcién que cada uno tuvo sobre los margenes politicos que les ofrecian, les permitian o negaban los estados miembros. En las dos memorias, cs interesante leer sobre importantes casos descritos durante mandatos que cubren 15 afios de la historia de Naciones Unidas y observarlos también a través del prisma de la percepcién politica de los dos ultimos dirigentes de Naciones Unidas, posecdorcs de personalidades diferentes. Notas Bibliograficas 119 “Pilgrimage for Peace”. A Secretary-General’s Memoir. Javier Perez de Cuéllar, St. Martin's Press, New York. 1997. Peregrinaje por la Paz, es un libro imprescindible para conocer el escenario mundial contemporanco. En estas memorias Javier Pérez de Cuéllar, el ex-Secretario General peruano de las Naciones Unidas, relata y analiza algunos de los acontecimientos y problemas internacionales mas importantes ocurridos durante el decenio en que condujo la Organizacién. Los hechos resefiados han sido escogidos por el autor, porque en ellos estuvo mas involucrado. El capitulo inicial, “Pensamientos atin en la Mente”, y el “Epilogo” son especialmente significativos, ya que en estas secciones el autor formula apreciaciones y juicios sobre circunstancias ir:ternacionales criticas que se dieron durante su gestién, reflexionando sobre las tendencias surgidas afios después de su mandato. Quizd estos aspectos han sido asignados al inicio y al final del libro para mantener la rigurosa objetividad y la minuciosa descripcién con las que trata los sucesos en cada capitulo. Asi, la seccion primera contienc juicios sucintos y agudos sobre el Secretariado y la Organizacion en general, reivindicando la importancia de los principios, objetivos y el alcance de sus acciones en bien de mi- Hones de seres humanos. Asimismo, destaca su papel precursor y movilizador de fuerzas que, entre otras cosas, ha logrado la proscripcién de armas de destruccién masiva y promovido la toma de conciencia sobre principios y derechos fundamentales de la persona que, hoy mas que nunca, deben guiar a la humanidad. Reconoce el autor una falta de articulacién y de estrategias integradas entre las instituciones financieras y los diferentes rganos de las Naciones Unidas, asi como la falta de didlogo y acuerdos concretos en materia de desarrollo econdmico y social; pero el ex Secretario 120 Revista Peruana de Derecho Internacional General considera inmerecidas las criticas que recibieron las Naciones Unidas, provenientes de algunos scctores oficiales de los Estados Unidos, cuyo liderazgo considera fundamental para la Organizacion. Esta fue percibida como hostil hacia los Estados Unidos a causa de algunas votaciones donde esta superpotencia quedé aislada o en minoria lo cual, precisa el autor, ocurrié en casos indefendibles como los derivados de la situacion en el Medio Oriente, o de la antigua politica de Sudafrica. Menciona especificamente los adeudos de la administracion republicana al presupuesto de Naciones Unidas, lo cual generé un serio problema que persistié durante sus dos mandatos, a pesar de las reducciones que introdujo en el gasto de la Organizacion. El advenimiento y el trato con la Administraci6n del Presidente Bush y el Secretario de Estado Baker, son considerados a lo largo del libro como constructivos y favorables a la solucién de varios problemas internacionales que vivio la Organizacién durante los dos periodos de su gestion, Los capitulos contenidos en el libro se refieren a los problemas en el Medio Oriente; la intervencién isracli cn cl Libano, los intentos por establecer un arreglo de paz para toda la regi6n, la situacién de los palestinos; las negociaciones secretas que realiz6 para la liberacion de rehenes extranjeros, incluidas algunos funcionarios de Naciones Unidas secucstrados por grupos fundamentalistas en el Libano; la larga guerra entre Irak e Iran y la dificil solucién del conflicto; la guerra del Golfo; la independencia de Namibia; el conflicto de las Malyinas- Falklands, el Proceso de Pazen Centro América; y los inicios del tragico conflicto en los Balkanes que surgié al fin de su segunda gestion. Tal como refiere y consta en su primer informe ala Asamblea General, al iniciar su mandato, Pérez de Cuéllar advirtié muy claramente que el Consejo de Seguridad estaba en una situacion de impotencia para asegurar el cumplimiento de sus decisiones y que las divisioncs en Notas Bibliograficas 124 su interior no permitian la aplicacién de las medidas de seguridad colectiva contenidas en la Carta. No vacilo en afirmar que ello podia llevar a una peligrosa anarquia internacional. Al finalizar su primer periodo, en 1986, indicé que la situacién no habia mejorado. Sin embargo, al describir algunos casos criticos de su primera gestion, aparecen de manera subyacente los primeros signos de aproximacion entre la Unidn Soviética y los Fstados Unidos después de la Segunda Guerra, sobrepasando largamente los que caracterizaron la llamada etapa de Coexistencia Pacifica y luego la de Distensién Internacional en las décadas de los 70 y 80. Este acercamiento se manifesto concretamente en la retraccin de la intervencion militar soviética en varios paises ubicados en la periferia de su area de influencia -como Afganistan, Angola y Mozambique- en el Sudeste Asiatico, en lo referente a la politica exterior de Cuba, y en Centro América. Este acercamiento, nos lleva a pensar que se producirian vacios politicos cn algunos paiscs que subitamente debian sostenerse con sus propios medios y esfuerzos, ya sin la asistencia de los dos grandes sistemas politico-militares. Por primera vez, las superpotencias requerian acciones inmediatas que aproximaran posiciones que ellas no podian tratar directamente sin disminuir su prestigio y donde la primacia del poder militar habia desplazado las posibilidades diplomaticas, como fue el caso de Afganistan. En algunas areas de influencia norteamericana, como Centroamérica y El Salvador, parecia existir un desconocimiento dela realidad. e incluso ciertas reacciones que contradecian la aplicacién de principios que desde hacia tiempo esa potencia venia recetando a los estados de la regi6n. Este parece haber sido el contexto en que las Naciones Unidas fueron ganando cierto espacio para resolver conflictos, preparar el terreno o, facilitar ciertas transiciones. Pérez de Cuéllar habria percibido el papel fundamental que se le podia conceder a la Organizacién, por ser 122 Revista Peruana de Derecho Internacional el unico sistema politico universal y legitimo capaz de Ilenar esos vacios. Por cierto, ese papel, de por si dificil, no se le asignaria a Naciones Unidas facilmente, ni por afiadidura, pero es posible que haya motivado al Secretario General a aceptar una reeleccion que inicialmente desestim6. En la descripcién de este proceso el autor menciona, con especial consideracién, al Presidente Gorvachev, cuyas decisiones fueron las que iniciaron el gran viraje que transform6 las relaciones mundiales. No obstante importantes consideraciones del autor no es facil pensar que la Organizacion estuviera del todo preparada para el fin de la Guerra Fria. Después de todo, las Naciones Unidas fueron fundadas sin prever algo similar a la Guerra Fria que casi lleg6_al punto de dividir al mundo en dos grandes sistemas de seguridad politico-militares; situacién que implicitamente representaba una contradiccién con la finalidad fundamental de garantizar la paz y seguridad mundiales a través del mecanismo de seguridad colectiva. Durante los afios recientes, los actores principales de la post guerra fria exigirian a las Naciones Unidas multiples operaciones, no sdlo para mantener la paz entre los Estados, sino para enfrentar conflictos internos entre nacionalidades, etnias y grupos que emergian libres del colapso del imperio sovictico. El Consejo de Seguridad decidié qué Organizacién asumiera muchas de esas situaciones sin contar con los suficicntes medios y ante cierta indiferencia de los Estados Unidos, salvo en los casos que tenian gran importancia estratégica para sus intereses. El conflicto en el Medio Oriente es tratado a partir de algunos eventos ocurridos en esa region. Tradicionalmente se le ha negado ala Organizacion una participacién en la cuestion del Medio Oriente, lo que constituye uno de los temas mas antiguos y complejos de la misma. Por ello, las gestiones del ex Secretario General en los diversos episodios que describe, debieron ser sagaces y dosificadas, Porque se movian en medio de la accion o Ja inaccién de las grandes potencias. Pero no por Notas Bibliogrdficas 123 ello dejaron de tener una persistencia que salta a la vista a través de todo el libro. Al respecto cabe resaltar la situacion del pequefio contingente de Naciones Unidas apostado en la frontera del Libano con Israel, al lado del cual transitaron dos expediciones militares israelies que ocuparon ese pais en represalia por atentados terroristas en su territorio. Sin embargo, a pesar de la ocupacién de parte de Beirut, Naciones Unidas decidié establecer un puesto de observacién en un punto critico de la ciudad, en medio del fuego entre facciones que formaban una suerte de mosaico: la fuerza expedicionaria israeli y sus aliados libaneses falangistas, los combatientes drusos, los contingentes sirios, los combatientes de la Organizacién de Liberacion Palestina y las milicias shiitas apoyadas por Iran. La calculada prudencia con la que se movid el Secretario General estuvo asentada en otro principio que es manifiesto en todos los casos que trata el libro: la neutralidad, férreamente aplicada incluso cuando Israel y Estados Unidos quisieron incrementar los efectivos de la Organizacion para mantener la seguridad en Beirut luego del retiro de las fuerzas israelies. El Secretario General consideré entonces que una operacién de Naciones Unidas en el terreno en esas circunstancias hubiera significado el apoyo implicito a una de las partes, concretamente al Gobierno maronita que habia acordado con Israel el retiro de su expedicion al Libano. Su decisién probo ser tragicamente correcta cuando luego de la masacre de refugiados palestinos en los campos de Sabra y Shatila -cuya proteccién no fue confiada a la Organizacion sino a las milicias del Gobierno en el poder- la expedicion militar liderada por Estados Unidos ocupé Beirut y fue sorpresivamente atacada en sus cuarteles, sufriendo considerables bajas que motivaron su retiro de Libano y el cese de la intervenci6n militar israeli. Sin embargo, cuando la Organizaci6n Palestina acord6 retirarse del Libano y formul6é un inusual pedido de asistencia para que la 124 Revista Peruana de Derecho Internacional bandera de la ONU protegiera parte de la travesia de los barcos que transportaban sus milicias hacia Tunez, la Organizacién lo acept6 por razones humanitarias, considerando la situacion que sufria la poblacién libanesa a causa del conflicto. Debido a la objetividad con la que describe todos estos casos el autor reserva un acdpite especifico para formular juicios muy duros contra los Estados y todas las partes que desencadenaron el sangriento conflicto enel Libano. La propuesta para un arreglo de paz.en el Medio Oriente, formulada por el Presidente Reagan inmediatamente después del retiro del Libano, estuvo basada en una autonomia gubemativa palestina asociada a Jordania -que no contemplaba el status de los asentamientos israelies en los territorios ocupados, ni la suerte de Jerusalén, e incluia el retiro de Israel de esos territorios- no estipulaba la participacion de las Naciones Unidas. Como bien sefiala el ex Secretario General, la propuesta dejaba fuera a dos de los actores principales del conflicto: los palestinos y la Union Soviética. Sin interferir con lanueva administracion de Bush, el Secretario General establecié multiples contactos, tanto con el Presidente Bush -su antiguo colega cuando era Embajador ante Naciones Unidas- como con el Presidente sovictico y los dirigentes de los paises del Medio Oriente. De todos ellos recogié matices que le sirvieron para mantener el impulso de la propuesta que se plasmé en la Conferencia de Madrid, la que sirvid de una suerte de sombrilla para las negociaciones directas entre las partes -los Estados Unidos y la Unidn Soviética- afincada en las resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad, y en aquellas de la Asamblea General donde ya se reconocia a la OLP como Representante del pueblo Palestino. Pero ta Conferencia de Madrid, asi alentada por las Naciones Unidas, se realiz6 sin su participacién, al igual que los acuerdos de Camp David. Aun en situaciones injustificables y perversas ocurridas en el Medio Oriente, como la toma de rehenes en L ibano la solucién implicd Notas Bibliogréficas 125 exhaustivas investigacioncs, misiones riesgosas y contactos secretos realizados por un alto funcionario de confianza de Pérez de Cuéllar: el Secretario General Adjunto Giandomenico Picco. Paralelamente, el Secretario General mantenja diseretas conversaciones con Teheran y otras capitales, para obtener informacién indirecta sobre los grupos ocultos en el Libano, contactos que eran conocidos por las autoridades de Washington y Tel Aviv. Es decir, actuaba mediando entre las partes en conflicto, las que teniendo intereses y graves problemas comunes no establecian comunicaciones ni contactos entre si. La persistencia de la accion del Secretario General y la confianza en él, permitieron el éxito que éste aleanz6 cui ta liberacion de la mayoria de rehenes. El entonces Presidente, Richard Nixon. envio un especial testimonio de aprecio por este éxito diplomatico que, sinceramente expres6, no pensaba que se podfa alcanzar a través de las Naciones Unidas. El autor no oculta sus opiniones discrepantes sobre algunas resoluciones fundamentales del Consejo de Seguridad relativas a la guerra entre Iran e lrak, materia de otro capitulo. Especificamente sobre la resolucién 479, que exigié el cese del fuego cuando las tropas iraquies ocupaban parte del territorio irani, y sobre la $22 que pedia el retiro de tapas de ambas partes a las fronteras internacionalmente reconocidas cuando Iran habia hecho retroceder al atacante dentro de su propio territorio. Poco tiempo después del asesinato del ex Primer Ministro Palme, Irak empez6 a contrarrestar con armas quimicas los ataques de Iran, el cual exigid una investigacién que el Consejo de Seguridad se tom6 tiempo para realizarla. La escalada de ataques a¢reos en el Golfo contra barcos tanque de terceros paises, y la extension del conflicto a todo el area de interés de las grandes potencias, produjo la movilizacién de naves de guerra de Estados Unidos y la Union Soviética, la que indujo al Secretario General a presentar propuestas informales, una de las cuales fue similar a la negociada afios después en el Consejo de Seguridad y que puso fina la guerra. 126 Revista Peruana de Derecho Internacional En este capitulo es sumamente interesante tomar nota sobre el método diplomatico utilizado, al parecer por primera vez, por el Secretario General, consistente en invitar a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad a reunirse informalmente con él para discutir una solucién a la guerra prolongada que habia llegado a amenazar los intereses vitales de las dos superpotencias. Para ello, previamente el Secretario General habia visitado al Presidente de la Union Soviética, facilitando asi la reunién ministerial del Consejo de Seguridad y la resolucién que puso fin al conflicto. Afios después de la gestidn del Secretario General latinoamericano continuarian las consultas en Nueva York entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, para tratar otros casos que involucraban directamente sus intereses, pero ya sin el elemento catalizador y la presencia oportuna y pertinente del Secretario General. El retiro de las fuerzas invasoras soviéticas en Afganistan, una de las decisiones mas importantes que iniciaron el fin de la Guerra Fria, fue objeto de extenuantes y tortuosas negociaciones realizadas por el representante del Secretario General y por él mismo, quien las describe al final como fruto del acuerdo entre las dos superpotencias a las cuales la Organizacién habia salvado la cara. En realidad, el largo proceso de negociaciones sobre Afganistan significd un gran esfuerzo de Naciones Unidas. Empezo cuando la Asamblea General fue reunida sorpresivamente por Estados Unidos y las potencias occidentales miembros del Consejo de Seguridad, invocando la resolucién Unién pro Paz, ya que la Union Soviética habia vetado la accion del Consejo de Seguridad. La complejidad de las negociaciones que involucraron a los soviéticos, a las fuerzas de Kabul, a muhadeyines, a pakistanies, al gobierno estadounidense, y que debia atender el problema de seis millones de refugiados en Pakistan e Iran, estan descritas con gran meticulosidad y detalle.