Está en la página 1de 160
ANN WEISER CORNELL EL PODER DEL FOCUSING EDICIONES OBELISCO Una Guia Practica De Autocuracién Emocional «Muchas personas toman las decisiones importantes de su vida utilizando solo el intelecto; analizan las situaciones desde un punto de vista exclusivamente logico. Debido a ©, su paso por la vida puede acabar convirtiéndose en algo patalégico. Como meédico, sé lo importantes que son nuestras emo- ciones, pues guardamos en nuestros cuerpos los sentimien- tos de toda una vida. Si no prestamos atenci6n a nuestros sentimientos y les damos una respuesta, pueden enfermar 0, lo que es lo mismo, caer en un estado patologico. Aprenda Focusing y deje que la propia sabiduria de su cuerpo le ensefie cémo se siente uno cuando es feliz. La sabiduria contenida en este libro puede ayudarle a curar una patologia.» Dr. Bernie S1 L autor de Amor, medicina milagrosa El Focusing es una habilidad delicada, aunque también poderosa, que nos permite establecer una conexion con la sabiduria de nuestro cuerpo, asi como realizar cambios positivos en nuestras vidas. El poder de la concentracién muestra a los lectores cual es el entrenamiento adecuado para aprender esta técnica vital de exploracion y descubri- miento de uno mismo. El poder del Focusing aporta claridad a una habilidad humana esencial que muchos de nosotros hemos olvidado y que representa un salto espectacular en el camino evolutivo. En este libro se proporcionan ensefanzas esenciales y una profunda sabiduria humana, expresadas de tal forma que son capaces de mejorar las emociones, el bienestar y la vida de cualquier persona. DAN MILLMAN autor de El guerrero pacifico 84-7720-712-7 9 78840207 122 Disefio ¢ ilustracién portada: Michael Newman ANN WEISER CORNELL, Pu. D. EL PODER DEL FOCUSING EDICIONES OBELISCO Si este libro Te ha interesada y desea que le mantengamos informade de nuestras publi- caciones, eseribanos indicdndonos qué temas son de su interés (Astrologia, Autoayusa, Cicncias Ocultas, Artes Marciales, Naturismo, Espititwalidad, Tradicién), y gustosamen- tele complaceremas, o consulte nuestro catélogo en: www.edicionesobelisco.com Coleccién: Obelisce Salud El poder del Focusing Aan Weiser Comet, Ph.D. L edieida: mayo de 1999 Titulo original: The Power of Focusing Traduccién: Verénica d’'Omellas Portada: Michael Newman © 1996 by Ann Weiser Cornell. Ph.D. (Reservadas todos los derechos) D Ediciones Obelisca, S. L., 1999 (Reservadios todos los derechos para Ia presente edicidn) Edita: Ediciones Obeliseo, 3.1. Pere IV, 78 (Edif. Pedro LV), 4, 5° 08005 Barcelona - Espaiia Tel, (93) 309 85 25-Fax (93) 309 85 23 Castillo, 540-1414 Buenos Aires (Argentina) Tel. y Fax 771 43.82 E mail: obclisco@interplanct.cs y obclisco@ website.es, ‘Depdsita Legal: B. 26.370-99 ISBN. 84-7720-712-7 Printed in Spain Impreso en Espaiia en los talleres de Romanya/Valls, 5.A., de Capellades (Barcelona) Ninguna parte de este litro puede ser reproducida, almacenada ea un sistema de infer- matica © transmitida de cualquier forma o por cualquier medio electrdnico, mecsnico, fotocopia, grabacién u otros métodos, sin previo aviso y expresa permise del propietario del copyright. Para Brian, quien si quiere saber. Prefacio Mi primer encuentro con el focusing fue en 1972, cuando me gradué en lingiifstica en la Universidad de Chicago. Sin duda fue la repentina y dolorosa ruptura con un novio unos meses antes me hizo reconocer que estaban sucediendo muchas cosas en mi interior, bajo mi mente consciente, por lo que resolvi encontrar la forma de descubrir este Yo mas profundo. Unos amigos me dijeron que habia un hombre Ilama- do Gene Gendlin que ensefiaba algo llamado foctesing los sébados por la noche en un centro comunitario. Asisti a una de estas reuniones y me senti fascinada y frustrada a la vez. Fascinada, porque sabfa que aquello era exactamente lo que estaba buscando: una manera sencilla y poderosa de conocer lo que realmente sentia y deseaba. Frustrada, por- que me resultaba dificil aprender. No comprendia lo que me pedfan que hiciera, y cuando intentaba hacer aquello que crefa que me estaban ensefiando, no pasaba nada. Finalmente, con la paciente ayuda de mis amigos, lle- gué a aprender el focusing que acabé convirtiéndose en un fic] compafiero a lo largo de muchos cambios en mi vida. En 1980, cuando ya habia dejado de ensefiar lingiiis- tica y me encontraba buscando una nueva carrera, Gene Gendlin me invité a enseiiar focusing con él. En 1983, después de ayudar a Gene en muchos talleres en Chica- go, me mudé a California y empecé a ensefiar focusing por mi cuenta. ‘Como siempre tuve presente mis dificultades inicia- les para aprender focusing, decidf encontrar formas de mejorar su ensefianza para que cualquiera pudiera experi- mentarlo. Mi formacién en lingilistica me permitia ser particularmente sensible al lenguaje y me df cuenta de que precisamente el lenguaje utilizado en la ensefianza del focusing era un factor que podia ayudar en el proceso 9, por el contrario, dificultarlo enormemente. Escrib{ dos manuales, uno para los estudiantes y otro para los gufas del focusing, de manera que asf los profesores podrian utilizar estas ideas también, A finales de 1994 sucedieron dos cosas: primero, realicé otro descubrimiento en la ensefianza, con la inspi- racién de Carol LaDue, ya que habia una manera de pre- sentar el focusing que tuvo atin més éxito; segundo, New Harbinger me pidié que escribiera este libro. Por esta raz6n, la primera mitad de 1995 fue una época muy cre- ativa: no sdlo probé un nuevo lenguaje de ensefianza sino que lo apliqué en los talleres de California, Australia y Maryland, y ademas escribi. La ensefianza, asi como la escritura, flufan. Este libro es ahora mi nuevo manual de focusing, creado con la experiencia de quince afos de talleres de focusing. Adoro el focusing. Es un proceso hermoso, sutil, rico y poderoso que estd entretejido en el telar de mi vida. Apenas puedo decir que yo haga focusing, lo que hago es vivir el facusing. Los regalos que me ha traido incluyen una apretura espiritual que nunca esperé. Estoy convencida de que la época que vivimos exije que cada uno de nosotros sea é] mismo de una forma valiente y total. El fecusing es la manera mas répida que conozco de llegar a la verdad de uno mismo, y de vivir- Ja. Ensefiar focusing es mas que una profesién para mi, es una pasion. Si puedo ayudarle un poco mds en el camino del focusing, por favor, escribeme; mi direccién y mimero de fax estdn al final del libro. Ningtin libro es el trabajo de una sola persona. Quic- ro agradecer especialmente a Barbara McGavin, quien se. pas6 dias leyendo y respondiendo a mis primeros borra- dores; muchas de sus palabras Ilegaron hasta el manus- crito final. La brillantez de Barbara y su dedicacién a una excelente ensefianza de focusing son regalos para todos nosotros. Quiero agradecer a Gene Gendlin, mi maestro, sin cuya ayuda no hubiese sido capaz de ver y comprender lo que es el focusing, y mucho menos cémo ensefiarlo. Me gustaria agradecer a Neil Friedman, un terapeuta que ha escrito mucho sobre el focusing y que es, a su manera, un Angel que hizo posible este libro. Quisiera agradecer a mis otros colegas y maestros que fueron parte de mi trabajo de desarrollo del focusing hasta cl punto en que pude escribir sobre él: Carol Bellin, Reva Bernstein, Les Brunswick, Lakme Elior, Elfie Hin- terkorpf, Bebe Simon, y muchos mis. Por haber leido borradores de este libro y haber hecho sugerencias, quisiera agradecer a: Helene G. Bren- ner, Marilyn Skelton Jellison, Larry Letich, Judy Levy, Judith Ann Perlin, Roger Pritchard, Bebe Simon, Martha Sloss y John Swinburne. Quisiera agradecer a mis queridos amigos que me permitieron escribir en sus casas y ser parte de sus fami- lias mientras viajaba, especialmente a Sebastiaan y Kate, y a Larry y Helene. Me faltan palabras para decir cuanto aprecio a todos mis estudiantes, quienes me permitieron probar este material en ellos y me ensefiaron tanto. Y un agradecimiento muy especial a toda la mara- villosa gente de New Harbinger. Son demasiado buenos para ser meros editores, deben ser dngeles disfrazados. Capitulo Uno iQue es el Focusing? Siempre que Jenny queria expresar su opinidn sobre algo, surgia una sensacién en la garganta, como si se atragantara. Cuanto mis importante fuese la situacién para ella, mds fuerte era la sensacién de ahogo. Las entrevistas de trabajo y las presentaciones en clase eran dolorosas, casi imposibles. Ella habja acudido a muchos terapeutas y habja pro- bado diferentes técnicas para liberarse de esta sensacién, sin resultados, Se auto-denominé «una auto-derrotista, masoquista, que siempre se auto-sabotea». Entonces Jenny probé el focusing. Oyé que el focu- sing era una forma de escuchar a el cuerpo con compa- sidn, sin preconceptos. Oyé que muchas personas experi- mentan un cambio profundo y duradero a partir de este ofr en nuestro interior. Tenia dudas. jSonaba demasiado sencillo! Pero ella estaba dispuesta a probarlo, porque se sentia desesperada por encontrar algo que funcionara. Una cosa que intrigaba a Jenny era que el focusing no es una habilidad ni una técnica terapéutica. Aunque mu- chos terapeutas incorporan el focusing en su trabajo, Jenny podfa aprenderlo sin tener que acudir a ninguno. Le gusta- ‘ba la idea de aprender algo que podria utilizar no solo para Ja sensaci6n de atragantarse, sino para cualquier problema en su vida, ella sola, sin tener que pagarle a alguien. Cuando Jenny Ieg6 a su primera leccién de focusing y me dijo cual era su situacidn, tuve una fuerte sensacién de que el focusing podfa ayudarla. He ensefiado focusing a cientos de personas durante muchos aiios, y la situacién de Jenny era tipica. Su cuerpo habia empezado a hablar- le. Sélo debfa aprender a escuchar su mensaje. Le pregunté si en este preciso momento estaba sin- tiendo que se atragantaba. —Si, puedo sentirlo. Esta aqui porque estoy apren- diendo una nueva técnica contigo y siento que tengo que hacerlo bien. Le pedi que describiera la sensacién. Parecié un po- co sorprendida y dijo: —jComo si me atragantara, por supuesto! Le pedi que regresara a aquella sensacién y compro- bara la palabra «atragantarse» para asegurarse que esa palabra era la correcta para describir lo que sentia. Se queds pensativa. —En realidad —dijo lentamente— es mas como si una mano me apretara el cuello. Ahora Jenny cerraba los ojos y se concentraba en su interior. Le pedi que saludara amablemente a la sensacién de ahorcamiento: —S6lo dile: «Si, sé que ests ahi», Esta actitud era totalmente nueva para ella. —Nunca antes le habfa mirado a los ojos a esta sen- sacién; sélo trataba de liberarme de ella —comentd. Le habfa tomado un tiempo encontrar esta nueva ac- titud, pero cuando Ja encontré sintié un alivio corporal definitive. —Atn esta ahi, pero ya no me resulta dolorosa. como si, ahora que le he prestado atencién, ya no necesi- tara hacerme dafio. Luego le pedi a Jenny que imaginara que se sentaba junto a aquella sensacién como quien se sienta junto a un amigo, compasiva y curiosamente para averiguar cémo éste se siente. 12 Jenny permanecié en silencio durante varios minu- tos, los ojos cerrados, sintiendo. A continuacién abrié los ojos, sorprendida. —jCaray!, nunca soiié decir algo asi. Es realmente sorprendente. Esperé, sabiendo que me diria el resto a su debido tiempo. Al poco rato hablé otra vez: —! idice que le importo! ;Dice que sélo intenta impedir que yo cometa errores! — Y qué sensacién tienes ahora? —pregunté. —La sensacién de atragantamiento o ahorcamicnto se ha ido por completo. Siento mi garganta abierta y rela- jada. Una agradable sensacién calida recorre mi cuerpo. Esto es realmente sorprendente. jNunca pensé que podria cambiar de esta forma! ® Qué es cl Focusing? El focusing es un proceso de toma de consciencia y de sanacién emocional, orientado hacia el cuerpo. Es tan sencillo como notar cémo te sientes y luego tener una conversacién con tus sentimientos en la cual fi eres el que escucha la mayor parte del tiempo. El focusing empieza con la experiencia familiar de sentir algo en tu cuerpo que tiene que ver con algo que esta sucediendo en tu vida. Cuando sientes inquictud en el estémago al ponerte de pie para hablar, o tensién en el pecho estas a punto de realizar una llamada telefénica crucial, estas experimentando lo que nosotros denominamos una «sen- sacién sentida», una sensacién corporal con significado. ~£.Qué haces, entonces cuando sientes inquictud o ten- sién o una sensacién de ahogo en Ja garganta? Si eres 13 como la mayorfa de nosotros, intentas librarte de la sen- saci6n. Quizds maldigas un poco: «Por qué tiene que venirme esta estipida sensacién ahora, justo cuando necesito estar bien?». O quizds te desanimes: «Si fuera una persona mejor no me paralizarfa de esta manera». Quizds hagas ejercicios de respiracién profunda o te tomes una copa o te fumes un cigarrillo. Lo que no se te ocurriré hacer, a menos que conozcas el focusing, sera observar la sensacién, dejar que te hable. Al dejarla hablar, estas permitiéndote abrirte a la pro- fundidad y la riqueza de todo tu ser. Mas atin, cuando escuches tus sentimientos, te resultaré mds facil relajarte, soltarte y continuar con lo que estabas haciendo, de una forma clara y centrada. Incluso puedes avanzar en este drea de tu vida de una manera que te sorprenderd y te en- cantara. El focusing es el proceso de escuchar tw cuerpo de una forma suave y comprensiva, y de ofr el mensaje que el ser interior te envia. Es un proceso de honrar la sabi- durfa que hay dentro de ti, de tomar consciencia del sutil nivel de conocimiento que habla a través de tu cuerpo. Los resultados de escuchar a tu cuerpo son la per- cepcién, la liberacién fisica y un cambio positivo en tu vida, Te comprendes mejor a ti mismo, te sientes mejor y acttias de una manera que es més probable que te ayude a conseguir la vida que deseas. © El descubrimiento del Focusing A principios de los ailos sesenta, el Profesor Eugene Gendlin, de la Universidad de Chicago, empezé a inves- tigar sobre la siguiente pregunta: «Por qué la psicotera- pia ayuda a algunas personas y a otras no?». Sus colegas 14 y él estudiaron cientos de grabaciones de sesiones de terapia. Grababan la terapia entera, de distintos terapeutas y clientes, desde la primera hasta la ultima sesién. Luego le pedian a los terapeutas y a los pacientes que evaluaran si la terapia habia sido un éxito o no, y también utiliza- ban tests psicoldgicos para determinar si se habfa produ- cido un cambio positivo. Si los tres estaban de acuerdo (el terapeuta, cl cliente y el test independiente), entonces la terapia era utilizada en la investigacién. Como resultado existian dos tipos de cintas: psicoterapia exilosa versus psicoterapia sin éxito. Los investigadores luego compararon las cintas para ver si podian determinar qué era lo que producia el éxito o el fracaso. Primero oyeron lo que decian los terapeutas en las grabaciones. El sentido comin sugeria que habria algo en el comportamiento del terapeuta que determina- ria el éxito o el fracaso de la terapia. Seguramente, los terapeutas que lograban el éxito serfan de alguna manera mas empdticos, o mds genuinos, 9 mds comprensivos, 0 mas brillantes... pero en realidad no habia ninguna dife- rencia significativa en el comportamiento del terapeuta. En ambos grupos de cintas, los terapeutas actuaban esen- cialmente de la misma forma. Hacfan lo mejor que podian, y algunos clientes mejoraban, pero otros no. Entonces los investigadores escucharon a los clientes en las cintas, y fue ahi cuando Ilegaron a un importante y fascinante descubrimiento: habia una diferencia entre los clientes de una terapia exitosa y los de una terapia sin éxito. Era una diferencia que se podia oir en la primera o segunda sesién en los clientes. Sea lo que fuere, no era algo que los clientes con éxito aprendicran a hacer gra- cias a la terapia; era algo que ellos ya hacian, que eran capaces de hacer antes de entrar a la sesidn. Gendlin y los otros investigadores descubrieron que, para su sorpresa, podian predecir si la terapia tendria 15 éxito oyendo las cintas de las dos primeras sesiones de cualquier persona. jAl escuchar al cliente, podfan adivi- nar si la terapia acabarfa en éxito o en fracaso! Entonces, jqué ocurria? ;.Qué era lo que los investi- gadores ofan cn Jas cintas que les permitéa predecir el futuro de la terapia’? Lo que oian era lo siguiente: en algtin momento de la sesién, los clientes exitosos empezaban a hablar mds despacio, a expresarse con mayor dificultad y a buscar a nentas la palabra adecuada para describir algo que sen- tian en aquel momento. Si oyeras las cintas, escucharias algo asi: «Hmmm. ;Cémo podria describir esto? Esta justo aguf. Es... ehh... es... no es exactamente rabia hmmm». Los clientes solian comentar que experiment: ban esta sensacion en el cuerpo y decian cosas como: «Es justo aqui, en el pecho», o «Tengo esta extrafia sensacién en el estémago». De manera que los clientes de las terapias de éxito tenfan una sensacién vaga y diffcil de describir en el cuerpo, que sentian durante la sesién. Por contraste, jlos pacientes de las terapias que no tuvieron éxito se expre- saban todo el tiempo correctamente! Se mantenfan en el nivel mental. No tenfan sensaciones en el cuerpo y nunca percibian directamente algo dificil de describir. Sin importar cuanto analizaran sus problemas, o los explica- ran, 0 pensaran sobre ellos, o Ioraran a causa de ellos, la terapia resultaba un fracaso. Eugene Gendlin se decidié a ensefiar la técnica que marcaba la diferencia entre una terapia de éxito y una de fracaso. Siendo é] terapeuta, no queria limitarse a con- templar cémo algunos de sus clientes mejoraban y otros no. Queria ayudarlos a todos. Gendlin encontré Ja manera de ensefiar esta habilidad poderosa y eficiente de curacién emocional y la llamé «focusing». Inicialmente pensé que el focusing s6lo ser- 16 viria para mejorar la psicoterapia, pero entonces la gente comenzé a pedirle que les ensefiara la técnica con otros fines: como una técnica de autoayuda que reemplazara a la terapia, que sirviera para tomar decisiones, que ayuda- ra en los proyectos creativos. En 1978 publico un libro llamado Focusing que vendié cientos de miles de copias. El interés que desperté el focusing fue tan grande que Gendlin comenz6 a hacer talleres y fund6 el focusing Ins- titute para apoyar la red mundial de gente que estaba uti- lizando esta técnica. (Usted podra encontrar mas infor- macién al final de este libro sobre cémo conectar con esta red, en el capitulo «Informacién».) El focusing es una habilidad natural que fue descu- bierta, no inventada. La descubrieron al observar lo que las personas hacfan cuando cambiaban exitosamente. La habi- lidad del focusing es un derecho de nacimiento de toda persona: todos nacemos con la habilidad de saber lo que sentimos en todo momento. Sin embargo, para la mayoria de nosotros, las experiencias de alienacién y dolor de nuestra nifiez y de nuestra sociedad han hecho que perdié- semos la confianza en nuestros cuerpos y en nuestros sen- timientos. Tenemos que volver a aprender el focusing. e@ ¢Quién se beneficia con el Focusing? El focusing es una técnica que Gene muchos propdsi- tos. No sirve a uno sino a varios propdésitos. Lo mara’ lloso es que pucdes aprender el focusing y luego utilizar- lo siempre que lo necesites durante toda tu vida. La his- toria de Jenny, que relaté al comienzo del libro, es un ejemplo de cémo utilizar el focusing para comprender y cambiar cualquier sefial que aparezca en el cuerpo, como podria ser una sensacién de ahogo. Existen otras maneras en que uno puede beneficiarse con el focusing. 17 Cuando sientes que estds estancado en tu terapia Con frecuencia, la gente que est4 en psicoterapia pero se siente estancada decide aprender el focusing para ver si asf consigue que ésta avance. Sienten que la tera- pia progres6 durante un tiempo pero luego, de alguna Manera, se empantand. «Repito siempre las mismas co- sas, logro siempre las mismas percepciones,» comenté una mujer. «Sé que hay algo a lo que no consigo llegar, pero no sé lo que es.» Algunos terapeutas incorporan las técnicas de focu- sing en sus terapias. Otros recomiendan a sus clientes que aprendan el focusing y lo practiquen entre sesiones. Si estés en terapia ahora y te gustaria que tu terapeuta incorpore el focusing, mira el Capitulo Once, «Si estas en Terapia». Cuando buscas mejorar lo que sientes y anhelas Muchas personas no estén en contacto con sus senti- mientos y deseos. A menudo, es facil encontrar que mu- chos hombres han sido educados para ignorar y apartar aquellos sentimientos que pueden mostrarlos «débiles» o tiernos, especialmente los que se relacionan con el miedo y la tristeza, «Cuando la gente me pregunta lo que sien- to, me quedo en blanco. Es como si no hubiera nada ahi». Contrariamente, a las mujeres se les ensefia a defe- rir a otros, a dejar de lado sus propios sentimientos y a poner los sentimientos de los demds en primer lugar. Como consecuencia de esto, ya no sabemos lo que senti- mos 0 lo que deseamos. Nos desconectamos de nuestros cuerpos, de la fuente que nos permite saber cémo nos 18 sentimos. El focusing nos devuelve a nuestros cuerpos y nos pone en contacto con lo que es real para nosotros; nuestros sentimientos, deseas y necesidades. Cuando quieres descubrir una forma de manejar tas emociones abrumadoras Los sentimientos fuertes como la tristeza, el miedo o el enfado a veces pueden resultar abrumadores. Pueden caer sobre nosotros como las olas del mar, sacudirnos como una tormenta de viento y transformarnos en seres indefensos ante su poder. Pero estas emociones son pode- rosas por una raz6n: tienen una historia importante que contarnos; nos devuelven una parte importante de nuestra integridad. El focusing te permite ofr esta historia y reci- bir los regalos que te brindan estas emociones, sin sentir- te abrumado. Con el focusing aprendes a tener una rela- cién confortable con los sentimientos fuertes, a aceptarlos y a escucharlos, en lugar de que te ahoguen. Cuando deseas liberarte de los bloqueos de accién o de las adicciones. Un bloqueo es cuando deseas hacer algo pero no lo haces. Los bloqueos de accién mas comunes son los blo- queos de orden (como no ordenar nunca tu escritorio) y el] bloquco del escritor. La falta de decisidn es el bloqueo para todos los propésitos. Si puedes Henar el espacio en blanco de esta frase, entonces tienes un bloqueo de accién: «Quiero, pero no lo hago.» Las adicciones funcionan como los bloqueos de accidn, pero al revés. Para una adiccién, la frase es: «Quie- ro dejar de . pero no lo hago.» 19 El focusing te ayuda a liberarte de los bloquees de accién y de las adicciones al permitirte ofr compasiva- mente esa parte de ti que es responsable de ello y a obte- ner su colaboracién. Cuando sabes que lo mejor es liberarte de la autoerética y aumentar tu amor propio y tu aceptacion. «Has fracasado nuevamente. Siempre fracasards. Es mejor que te dés por vencido de una buena vez.» «Hay algo que estd profundamente mal en ti. Eres tan imperfecta que no tienes arreglo.» «Eres raro. Sera mejor que no permitas que nadie vea lo raro que eres o no querrin ser tus amigos.» {Quién te dice estas cosas terribles? Si eres como la mayoria de la gente, eres ti quien te las dice. Solemas ser mis duros y crueles con nosotros mismos que con los demas. El focusing te brinda poderosas herramientas para liberarte de la autocritica y de otras formas de sabotaje interno. Aprenderas a convertir a tu critico interno en un aliado y un seguidor tuyo, y crecerds en amor y acepta- cidn hacia todas las partes de tu ser. Esta aceptacién de uno mismo, a su vez, permite un cambio mds profundo y mas rapido de las dreas de tu vida que necesitas cambiar. Cuando deseas tomar decisiones claras y centradas Todo el mundo necesita tomar decisiones a diario. Al- gunas pequefias, como «Qué cenaré hoy?» y otras gran- des, como «{ Qué haré durante el resto de mi vida?» Si no te resulta facil tomar decisiones, cada dia puede ser como 20 un campo minado. La confusién, la duda de uno mismo y la ansiedad son algunos de los compaiieros del cil proceso de la toma de decisiones. «Quiero aprender focusing porque me doy cuenta que mi toma de decisiones siempre cae en lo que deberia hacer segtin otras personas y la sociedad, y eso no es lo que quicro», me dijo un hombre. La tipica manera de tomar una decisién es trazar una linea en el centro de un papel y hacer una lista de los «pros» y otra de los «contra». gAlguna vez has hecho eso y has descubierto que acabas tan indeciso como antes? La dificultad estriba en que esa es una forma puramente ldgica de tomar decisiones, y la légica sdlo utiliza una parte de nosotros. Necesitamos tomar decisiones desde todo nuestro ser, especialmente las decisiones importan- tes. E] focusing es una gran herramienta para Ja toma de decisiones porque te ayuda a percibir si tu eleccién es correcta, desde un nivel que v4 més alld del anilisis. Serds capaz de escoger lo que es bueno para ti holfstica- mente, es decir, incorporando ¢ integrando todos los fac- tores a la vez. © La sabidurfa del cuerpo Cada vez esta mas difundido el concepte de que po- demos consultar a nuestros cuerpos acerca de lo que de- bemos comer 0 cudnto ejercicio necesitamos. Mucha gente entiende ahora que nuestro cuerpo «sabe» lo que es la buena salud, y que el cuerpo nos puede ensefiar c6mo Jograr una salud fisica Gptima si asf lo deseamos. Con- templar el alcance de la sabidurfa del cuerpo como algo tnicamente fisico es tener una visién muy estrecha. Hay mucho mis. Hay que tener en cuenta que la sabiduria de nuestro 21 cuerpo abarca aspectos que nuestra cultura rara vez reco- noce. Nuestro cuerpo contiene un conocimiento acerca de cémo vivimos nuestras vidas, lo que necesitamos para ser mas nosotros mismos, nuestros valores y creencias, lo que nos hace dafio emocionalmente y cémo sanarlo. Nuestro cuerpo sabe cuales son las personas que nos rodean que hacen surgir lo mejor de nosotros y cudles nos merman y hos rebajan. Nuestro cuerpo sabe cual es el siguiente paso que nos conducird hacia una vida més satisfactoria y valiosa. La mente sola no sabe todas estas cosas. Nuestra mente puede recordar el pasado, repetir lo que otros nos han dicho e inventar una serie de futuros que nos ilusio- nen o nos angustien. Pero el pasado y el futuro, los prin- cipales dominios de 1a mente, no son los lugares donde se puede dar el cambio. El cambio se da en el presente. El regalo del cuerpo es que siempre est4é en un tiempo presente, sicmpre en el aqui y ahora. Para entrar en esa parte de ti que tiene el poder de transformar tu vida, todo Jo que debes hacer es tomar consciencia de tu cuerpo. El focusing es el camino que Ieva a este vasto reino del conocimicnto y a este emocionante potencial de cam- bio. El focusing te permite crear una relacidn de confianza con tu cuerpo para que pucdas empezar a oir la sabiduria de esta extensa parte de ti mismo que es accesible a tra- vés de la consciencia corporal. El focusing te permite oir los susurros del cuerpo antes de que éste tenga que gritar. El focusing es la clave para cambiar tu vida de una forma que satisfaga tu sentido interno de lo que es correcto. En el capitulo siguiente, te proponemos un tour por el proceso del focusing para que tengas una idea de lo que significa practicarlo. En el Capitulo Tres, te presenta- mos el escenario para crear tu propio focusing ensefiin- dote a preparar un clima interior de seguridad y confian- n los Capitulos Cuatro y Cinco te ensefiaremos a hacer el focusing ti solo. En el Capitulo Seis te mostra- remos cémo recibir los regalos (los sentimientos positi- vos) que son el resultado del focusing. El Capitulo Siete contiene una serie de historias sobre gente que utiliza el focusing para propdsites particulares como tomar decisio- nes 0 superar sentimientos abrumadores. En el Capitulo ‘Ocho te ayudaremos con los problemas y las preguntas mas frecuentes. Los Capitulos Nueve, Diez y Once tratan sobre cémo hacer focusing con un amigo o amiga, con lus clientes si eres terapeuta o con tu lerapeula si asistes a una terapia. 23 Capitulo Dos El Proceso del Focusing Para hacerte un teur por el proceso del focusing me gustaria contarte la historia de Ted y de cémo utilizé el focusing para averiguar lo que sentia. Sefialo especial- mente la variedad de actitudes y técnicas de focusing que Ted utiliza en las diferentes etapas del camino. Una de las primeras cosas de las que Ted se dio cuen- ta es que se sentia frustrado cuando su mujer le preguntaba «,Cémo te sientes?», porque no tenia idea de qué respon- der. Su mujer era tan persistente en querer conocer sus sen- timientos que él tomé consciencia de que nunca habia co- nocido la respuesta a esa pregunta. Nunca comprendié cémo hacfan las personas para saber lo que sentfan. —Ella me pregunta c6mo me siento y se me pone la mente en blanco —me contd. —Es como si no hubiera nada ahi. Entonces Ted decidié aprender el focusing. Primero a ser consciente de las sensaciones en el interior de su cuerpo, especialmente en la garganta, el pecho y el esté- mago. Esto era algo nuevo para él; nunca antes lo habian animado a notar su cuerpo. Su padre y sus hermanos mayores nunca habfan hablado de sus sentimientos. El habfa practicado deportes en la escuela secundaria y en la universidad, y en aquella época era mejor no prestarle atencidn a los dolores y las lesiones que sufria. De manera que, cuando Ted intenté por primera vez 25 cerrar los ojos y sentir su cuerpo, fue como ingresar en un territorio poco familiar. Le tomé un tiempo simple- mente «entrar ahi». Se acordé de la ultima vez que habia lenido un resfriado y revisé su garganta para ver si atin estaba inflamada. No..., pero al menos sintié su garganta. A partir de ahi, le resulté relativamente sencillo sentir su pecho y su est6mago, El Focusing se inicia tomando conseiencia del cuerpo, especialmente de la garganta, el pecho, el estémago y el abdomen. Al principio, Ted no sentfa nada. Esto lo desanimé y pensé en abandonar, pero entonces probé la pregunta del focusing: «Qué quiere ser percibido ahora?» y esperé a ver si notaba algo, Se percaté de que sentia su estémago muy cerrado, y de que probablemente tenia esa sensacién desde hacia mucho tiempo. No sentia nada, sencillamen- te tenfa una sensacién normal, y normal era «cerrado». No intentamos encontrar una sensacion ni intentamos hacer que algo suceda, sino que invitamos a que algo se haga sentir, haciendo una pregunta amable y abierta como «Qué quiere ser percibido ahora?» Ted permaneci6 con la sensacién de «cerrado», reco- nociéndola. Encontré que cuando la saludaba sentia un ligero alivio, Seguia ahi, pero ya no parecfa tan inaltera- ble. Intenté ponerle un nombre, pero la palabra «cerrado» le iba bastante bien, al menos por ahora. Cuando encontramos la primera sensacién, ta reconacemos saluddndola interiormente, y luego ta describimos o la nombramos. 26 Luego Ted se dispuso a conocer mejor esta sensacién de cerrado. Sabia que habia estado ahf desde hacia mucho tiempo y sentfa una curiosidad y un interés genui- nos por lo que podia llegar a aprender. Esta era la prime- Ta vez que conside! el hecho de que una sensacidn como ésta podia tener una razén para estar ahi y que era algo mas que una imperfeccién. En la siguiente etapa del Focusing nos sentamos junta a la sensacién, con una actitud de curiosidad e interés, part Hegar asf a conocerla mejor, Al principio la sensacién era como de una pared sdli- da, sin significado, en blanco. Luego Ted empez6 a cap- tar la idea de que esta parte cerrada de si mismo estaba asustada. Probé cémo iba la palabra «asustado» con la sensacién y sintié que se cerraba atin mas. {Si} «Asusta- do» estaba bien. Nos tomamos el tiempo para permitir que nos ilegue un poco mas del significado de esta sensacion, quizds una palabra para una cualidad emocional. Luego comprobamos si la palabra describe bien la sensacion, para asegurarnos que sea la adecuada. Ted noté que su primer impulso era decirle a su esté- mago que no habfa raz6n para estar asustado, pero sabia que en el focusing debes aceptar que existe alguna buena raz6n para cada sensacién, aunque todavia no sepas cudl es. De manera que mantuvo la sensacidn de «cerrado» y «asustado». Se limité a respirar durante un rato, dejindo- la existir. Luego le pidié: «Por favor, dime, qué es lo que tanto te asusta?» 27 No tenemos prisa. Creamos una atmosfera interior libre de toda presién y permanecemos con lo que hay ahf. Formulamos preguntas amables para invitar a que la sensacién a que nos cuente mids de sf. Tardé un poco en sentir la respuesta, pero a estas alturas Ted ya estaba aprendiendo a ser paciente. Empezé a sentir el esfuerzo que estaba haciendo esta parte cerra- da de él para mantenerse dura y fuerte. «Esté asustada» neté «y tiene miedo de mostrar que tiene miedo». Al decir esto sintié que su est6mago se relajaba, como si algo cn su interior dijera: «Me alegro que me hayas ofdo.». La sensacién de relajacién fue agradable y ‘Ted sintié la tentacién de dejar el focusing ahi mismo. Ciertamente, podria haberlo dejado ahi y regresar a su cuerpo en cual- quier otro momento, pero sentia curiosidad, y su estéma- £0 continuaba cerrado, aunque no tan apretado como antes. En el Focusing, el cambio llega pase a paso, mediante pequefias tomas de consciencia (normalmente), cada una de las cuales sentimos adecuada y marca alguna diferencia en nuestro cuerpo. Después de cada una de elias, podemos detenernos y regresar en algiin otro momento o podemos continuar, quizds con alguna otra pregunta amable, Le volvi6 a hacer la pregunta a esa parte cerrada de su cuerpo, suavemente, como quien interroga a un nifio que acaba de tener una pesadilla: «Entonces, jqué es lo que le asusta tanto ahora?». Le vino a la memoria el recuerdo de su padre hundido en el sofa, su madre de pie 28 junto a la puerta con una expresién de enfado cn su ros- tro. Las palabras Hegaron: «No puedo fallar». —Puedo ofrte —le susurré Ted a su cuerpo— sientes que fallar no es aceptable. El esté6mago de Ted se liberé profundamente, relajan- dose con alivio, Ted experimenté una nueva sensacién: jun est6mago completamente relajado por primera vez en afios! (Qué buen regalo! A veces, el significado contenido en el cuerpo estd conectado con un recuerdo, una creencia, una actitud, una necesidad insatisfecha o una parte inexpresada de uno mismo. No hay necesidad de «arreglar» o «resolver» el problema. Reconocer el mensaje, ofrlo de verdad, es todo lo que se necesita para sentir un profundo alivio. Para completar esta sesién de focusing, Ted se tomé. el tiempo necesario para disfrutar de esta nueva y relaja- da sensacién. Noté que una parte de si mismo tendia a ponerse tensa otra vez, preguntando: «Pero, ide qué ma- nera soluciona esto el problema?», Suavemente, pero con firmeza, Ted hizo a un lado la pregunta y volvié a limi- tarse a sentir su cuerpo. Pregunté si este serfa un buen momento para terminar la sesién de focusing y obtuvo la clara respuesta de querer experimentar esta sensacidn de relajacién durante unos minutos mds. Eso fue lo que hizo. Le agradecié a su cuerpo y le dijo que regresaria. Lentamente, varios minutos después de haber querido parar, abrié los ojos. Terminar una sesién de Focusing es un proceso lento y respetuoso. Quizds descemos permanecer unos momentos mds con las sensaciones 29 agradables. Le damos las gracias a nuestro cuerpo y le decimos que regresaremos. Ese mismo dia, horas més tarde, cuando Ted se encontraba hablando por teléfono con un cliente, noté que su estémago se cerraba otra vez. Cuando colgé el teléfono hizo una pausa antes de hacer otra Hamada y permanecid con aquella sensacién en el estémago. Se dio cuenta de que el tono enfadado e impaciente de su clien- te por el teléfono hab/a puesto en marcha aquella parte de si mismo que le temfa al fracaso. Al tomar consciencia de esto, la sensacion desaparecié. Algunas circunstancias de ta vida pueden hacer que las sensaciones que experimentamos durante la sesién de Focusing regresen mas tarde. Esta es una oportunidad para hacer un «mini Focusing»; un pequefio Focusing en medio de la vida. Aquella noche, cuando Ted vio a su mujer, ésta le pregunté: «7Cémo te sientes?» y él respondié: «Estoy entusiasmado y un poco asustado porque estoy apren- diendo algo nuevo y no sé hacia dénde me conduciré.» Después de haber dicho esto, examind su cuerpo y era verdad, estaba entusiasmado y un poco asustado. Tal fue Ja sorpresa para la mujer de Ted estaba tan sorprendida que se quedé muda, lo tinico que atind fue darle un fuer- le abrazo. 30 Capitulo Tres Concentrnrse en La Seguridad y la Confianza Imagfnate que estés cn una pradera, junto a un bosque. Mientras descansas en silencio, ves a un timido animalito asomandose entre los drboles. Sabes que este animal no es peligroso para ti, ni ti para él, y te gustarfa que no te tuviera miedo. ,Qué harfas? ;Qué atmésfera intentarifas crear? ;Qué es lo que no harias? No correrias hacia él, gritando. Permanecerias quicto y serfas paciente, Si te movieras, lo harias lentamente y con suavidad. Lo mirarfas con atencién, te inleresarias por él, buscarias sefiales para ver si te puedes acercar un poquito mds. El focusing es el proceso de escuchar algo que esta en tu interior y se quiere comunicar contigo. Sin embar- go, al igual que un animalillo, quiz4s necesite averiguar si puede confiar en ti y que ti has creado un lugar segu- ro para él, para poder transmitirte su mensaje. En este capitulo hablaremos de cémo crear un clima de seguridad y confianza en tu mundo interior para que el focusing sea posible. @ Dejandolo ser como es Témate el tiempo para notar lo que estds sintiendo en estos momentos y mira si es posible permitirte que la 31 sensacién permanezca ahi. Ya sea buena, mala o neutra; enfadada, triste o asustada; aburrida, inquieta o alegre; s6lo nota cémo te estés sintiendo ahora mismo y mira si puedes decir: «Si, es asi como me siento». Observa si te resulta dificil o poco familiar dejar que las sensaciones permanezcan ahi. Puede ser que tengas una tendencia, como la mayorfa de las personas, a juzgar tus sentimientos en cuanto éstos se presentan: «No debe- rfa estar sintiendo esto. jQué persona tan horrible debo ser para sentir esto!». Podrias querer ser «razonable» con respecto a tus sentimientos: «No hay raz6n para senti miedo»; o podrias intentar cambiar tus sentimientos: «Oh, no es tan terrible. Otras personas lo tienen peor». O puede ser que intentes analizar tus sentimientos, median- te una larga lista de «porqué...» jPor qué siempre me siento asi? {Por qué no puedo cambiar?» Como te habrés dado cuenta, ninguno de estos cami- nos te ayudar a cambiar. Cada vez que te juzgues a ti mismo, intentes ignorar tus sentimientos o comprender porqué te sientes asi, lo tinico que conseguiras seré perma- necer en é] mismo sitio, y probablemente sentirte atin peor. Pero puedo decirte con toda seguridad, lo he visto cientos de veces y nunca falla, que cuando permites que tus sentimientos sean lo que son, recién entonces pueden cambiar. Cuando infentas cambiarlos permanecen inalte- rables. Gene Gendlin lo dijo con claridad: Aquello que es rechazado y na es sentido, permanece igual. Al sentirlo, cambia, La mayor parte de las personas no saben esto. Piensan que al no permitirse sentir lo negative se vuelven buenos. Al contrario, eso hace que los sentimientos negatives permanezcan estalicos, iguales afio tras afio, El sentirtos durante unos minutos en tu cuerpo les permite cambiar. Si hay we n algo en ti que sea malo, enfermo o poco razonahle, déjalo existir interiormente y respira. Sélo ast podrd evolucionar y adquirir la forma que necesite. Es necesario crear un clima interno de «dejarlo exts- tir inferiormente» para que se produzca un cambio inte- rior. Estas son las buenas noticias: quizds pienses que si dejas que tus sentimientos existan Estos crecerén o esca- pardn a tu control, pero el caso es el opuesto. Tus senti- mientos crecen y se tornan mas dolorosos cuando no les permites existir. Cuando sf les permites existir, se prepa- ran para tener una conversacién contigo, y esa conversa- cién conduce al cambio, como podris ver. ® Una relacién con tus sentimientos Tener una relacién con tu experiencia interna te per- mile estar con tus sentimientos y no en ellos. Mucha gente cree que la tinica manera de modificar las emocio- nes fuertes es sumergirse en ellas, sentirlas intensamente y pasar a través de ellas. Cuando te niegas a hacer esto, consideras que te estds «resistiendo» o que tienes «miedo de cambiar». El fecusing, sin embargo, nos ensefia que el cambio Mega con mayor facilidad a partir de una relacién con tus sentimentos. ;¥ no pucdes tener una relacién con algo si estds hundido hasta el cuello en ello! Piensa en tus emociones como si fuesen un gran lago. Puedes escoger entre tirarte al lago o sentarte en la orilla. El focusing funciona mejor cuando te «sientas junto a» lo que sientes en lugar de sumergirte en ello. Cuando tienes una relacién con algo, puedes sentirlo como un todo. Cuando estds en el medio de algo es mas 33 il llegar a conocerlo, de la misma manera que es di- ficil para un pez conocer el agua. Cuando ayudé a Gene Gendlin en la ensefianza del focusing, él solia decir: «Si quieres saber cémo huele la sopa, es mejor que no metas la cabeza en ella». Cuando estableces una relacién con lo que hay ahi dentro, puedes oir lo que te dice. Puede contarte su histo- ria. Si ti eres eso, no hay a quién contarle la historia. Esta relacion interior es la manera de proporcionarte a ti mismo una presencia sanadora, poderosa y util. Si te descubres diciendo «estoy triste», intenta cam- biar eso a «una parte de mf estd triste», 0 «fengo un sen- timiento de tristeza», o «soy consciente de que algo me hace sentir triste». Entonces el sentimiento de tristeza se convierte en algo con lo que puedes estar, en lugar de sen- tirlo por todo tu ser; porque es una parte de ti, no todo ti. ® Saber escucharte a ti mismo 4Recuerdas alguna vez en que alguien te haya escu- chado, realmente escuchado? ;Recuerdas lo agradable que era que te oyeran? Quizas ello te ayudé a compren- derte mejor a ti mismo, a aclarar tus pensamientes y tus sentimientos, por la sencilla razén de que alguien te esta- ba escuchando. Quizds tambien recuerdes una ocasién en que querias expresar algo y que te oyeran, pero la otra persona no te prestaba atencién. En lugar de eso quizds te criticd, o te hablé de su propia experiencia o te ofrecié un consejo bien intencionado. Dar consejos no es lo mismo que escuchar. Si lo que querias era que te oyeran y en lugar de eso te criticaron o te dieron consejos, probablemente acabaste mds confundido, o frustrado, o enojado, en lugar de ver las cosas con mayor claridad. Lo mis probable es 34 que sinticras que nunca més acudirias a esa persona cuando necesitaras ser escuchado. El focusing es saber escuchar a tu ser interior. Exis- ten partes de ti que quicren ser escuchadas, sin que las juzgues, ni las critiques, ni les des consejos. En el focu- sing puedes oifte a ti mismo para poder sentirte bien y ver las cosas con mayor claridad. Las cualidades de alguien que sabe escuchar son: * Una presencia acogedora * Mantener el espacio * Off lo esencial * Permanecer en el presente Una presencia acogedora significa que estds interesa- do en todo lo que percibes en tu interior. Cada senti- miento que nolas, sin importar lo desagradable o negati- vo que parezca al principio, tiene una buena razén para ser como es. Una presencia acogedora te proporciona el espacio para existir y respirar, para evolucionar y trans- formarte. Mantener el espacio significa incorporar tu percep- ci6n a tu mundo interior y mantenerla ahi. Es como si le dijeras a tu ser interior: «estoy aquf y me quedaré con- tigo», Of lo esencial significa escuchar a aquello que desea ser escuchado. Cuando surge algo, puede resultar diffcil comprender su mensaje. Si oyes durante un momento lo que «eso» quiere que oigas, el mensaje sera cada vez mds claro. Permanecer en el presente significa no distraerse con lo que sucedié en el pasado, ni con fantasfas 0 miedos sobre el futuro. Significa permanecer en contacto con lo que estds sinticndo cn tu cuerpo en este instante, incluso 35 si el sentimiento estd relacionado con el pasado o el futu- ro. Siempre que descubras que te has alejado del presen- te, pregtintate: «;Cémo me sicnto en mi cuerpo ahora mismo? De qué soy consciente en este momento?». ® Ser amigo de tu «sensacién sentida» El focusing es como hacerte amigo de tu experiencia interior. Las cualidades de una verdadera amistad inclu- yen reconocer, permitir, paciencia, curiosidad, respeto, ca- lidez, recibimiento, empatfa, compasién y amor. Si sientes que no eres capaz de ser fan buen amigo de ti mismo de inmediato, no te preocupes, serds capaz de construir la amistad paso a paso. El primer paso es sencillamente decir «hola». Cuando notas que tienes una sensacisn, dile: «Hola, sé que estds ahi». Esto puede parecer ridiculamente sim- ple, pero en realidad es una accidn tan poderosa y titi] que con toda probabilidad sentirds alivio con sélo realizarla. Es sorprendente la frecuencia con que dejamos de hacer esto, Ignoramos Jo que sentimos, intentamos librarnos de lo que sentimos, discutimos con lo que sentimos, pero no admitimos verdaderamente cémo nos sentimos. Tratamos a nuestras sensaciones sentidas como si fueran unos invi- tados no deseados en nuestra fiesta, de los que podemos hablar pero con los que nunca hablamos directamente. Si tus sensaciones sentidas te dan miedo o son inten- sas, mayor razén para que las saludes. —Siento una presién sobre el pecho jy es cada vez mas intensa! —dijo Rebeca. —Quizds deberfas saludarla —sugeri. —jOh! jAhora estd disminuyendo! —me informé, sorprendida de que el simple hecho de reconocer algo pudiera repercutir de tal modo. 36, La razén por la cual el admitir tus manifestaciones corporales tiene un efecto tan poderoso es que estén aqui para comunicarse contigo. Perdona que hable de estas sensaciones como si fueran personas, pero es que de ver- dad desean ser ofdas. Quieren ser escuchadas. La presién probablemente estaba aumentando cada vez mds porque tenia pdinico de no poder mostrar aquello que deseaba. Tan pronto como fue reconocida por Rebeca, pudo rela- jarse un poco porque supo que ella era consciente de su existencia y ahora escucharia su historia. Quiero recalcar que es sumamente importante salu- dar a aquello que encuentres en tu cuerpo. He visto una y otra vez como la gente se salta este paso y sc encuentra con problemas. Por ejemplo, Catherine tenfa una tensién en los hombros que habia estado sintiendo durante sema- nas. Queria concentrarse en esto. Las personas que asis- tian al taller la observaron cuando movié el cuello impa- cientemente y dijo: «Quicro preguntarle a esto qué signi- fica, pero no quiere hablarme. Me siento estancada». Entonces miré la tarjeta que le habian entregado al iniciar el taller y leyé la frase «Estoy diciéndole ‘hola’ a lo que hay aqui». —jOh! —dijo— atin no le he dicho «hola». Entonces los otros participantes del taller vieron una transformacisn sorprendente. El rostro de Catherine se ruboriz6, dejé de mover la cabeza y sus ojos se llenaron de lagrimas. —jNunca le habia dicho «hola»! —exclamé. — La he Iamado mala, he intentado deshacerme de ella, la he deshonrado, he intentado cambiarla, pero jamas la habia saludado... A partir de ese momento la tensidn en sus hombros comenz6 a ceder y, al final de la sesi6n, después de haber transmitido su mensaje, Catherine comenzé a sentir su cuerpo de una manera diferente. 37 En el focusing se trata de tener una relacién positiva y amable contigo mismo. Toda relacién empieza con un «hola», No es respetuoso empezar una conversacién sin saludar primero. De manera que primero que nada dile «hola» a tu «sensacién sentida» y la amistad surgird natu- ralmente. ® Cuando no sientes deseos de hacer amistad A veces uno no logra ser amable con una sensacién corporal, pero estd bien, atin puedes hacer focusing. Sim- plemente traslada tu consciencia a esa parte de ti que no siente deseos de hacer amistad, Dile «hola» a ese, El sen- timiento poco amistoso, sea lo que fuere, se convierte en la nueva «sensaci6n sentida». Tom padeeia miedo en el vientre. Reconocié que cra un antiguo miedo, algo que habia sentido anteriormente en muchas ocasiones. Cuando se pidié a sf mismo ser «como un amigo» para este temor, descubrié como una agresiva impaciencia subfa por su cuerpo. «jEstoy harto de asustarme siempre justo cuando las cosas empiezan a ponerse bien!» De manera que Tom le dijo «hola» a este senti to agresivo e impaciente. Esto es muy distinto que per- manecer er la rabia y la impaciencia, a continuar estando enfadado y ansioso. Es més como ponerse ligeramente a un lado, notando o «siendo testigo» de lo que se siente. En lugar de intentar forzar para hacerse amigo de Ja sen- cidn original, el miedo, Tom trasladé su actitud amisto- sa hacia la agresividad y la impaciencia. Cuando algo se interpone en el camino hacia la amis- tad y la aceptacién, lo Hamamos el sentimiento hacia el 38 sentimiento. Podria ser: «Siento agresividad hacia este miedo», o «Le temo a esta tristeza», o «Estoy impacien- te con este sitio alascado». Intentar abrirte camino pasando por encima de este sentimiento no funcionard. Si lo ignoras, tu focusing se atascard en este preciso punto. Esto se debe a que el sen- timiento hacia el sentimiento es una sefial de que esté apareciendo algo mis que necesita tu atencién. Pueden pasar dos cosas y las dos estan bien. A menu- do, después de haber permanecido un momento con el sentimiento hacia el sentimiento, éste se relaja y te per- mite regresar al sentimiento original. Pero a veces todo el resto de la sesién se centra en el sentimiento hacia el sen- timiento. Esto es muy reconfortante porque suele estar relacionado con una parte central de como estds en el mundo. Cuando éste cambia, las ondas del cambio se extienden por tu vida entera. e@ Escuchar todas las voces Con frecuencia creemos que debemos sentir de una cierta manera con respecto a algo. Pensamos que la ambi- valencia es mala, pero tener sentimientos encontrados es la cosa mds natural del mundo. Una parte de nosotros desea conocer mejor a alguien y la otra parte tiene miedo de acercarse demasiado. Una parte de nosotros se siente enfadada porque no le han consultado una decisién, pero la otra le teme a Jas consecuencias si expresa el enfado. El focusing permite que todas las partes de tu ser scan escuchadas. Cuando sus mensajes son recibidos, ésias cambian. No tienes que escoger entre las distintas partes, todas ellas pueden estar ahi al mismo tiempo. Todas pueden tener su propio espacio. Cuando somos ca- paces de estar con todas las partes puede surgir algo 39 magico. De ello puede emerger algo que sea mejor que cada una de las partes y diferente a todas cllas. Sin embargo, todas las partes han entregado algo esencial para la creacién de esta nueva sintesis. Somos seres complejos en un mundo ambiguo. A menudo estamos plagados de sentimientos y pensamien- tos contradictorios. Darnos cuenta de que no tenemos que ser monoliticos puede resultar liberador. Con el focusing aprendemos a recibir, reconocer y aceptar todas nuestras respuestas ante la vida, sean las que sean. Podemos sen- tir toda nuestra variedad, nuestra sutileza, nuestra riqueza y nuestra complejidad. e@ La sabiduria de no saber Debes estrar dispuesto a abordar tu experiencia inter- na sin creer que ya lo sabes todo sobre ella. Esta es la actitud del no saber. {Por qué habrias de escuchar a alguien si crees que ya sabes lo que te va a decir? Cuan- do tratas a tu «sensacién emergente» de esta forma (por ejemplo, «Ya sé por qué tengo miedo») bloqueas tu opor- tunidad de averiguar de qué se trata verdaderamente. Puede ser que preguntes: «Pero, zy si realmente sé?». Permiteme que te diga lo siguiente: mientras haya una «sensacién emergente» que necesite tu atencién, habra algo acerca de ella que ti no sepas. Si todavia experi- mentas rigidez, miedo, constriccién o bloqueos es porque hay algo que tu cuerpo sabe y estd intentando decirte. De manera que sé curioso, abierto ¢ interésate mas por lo que no sabes que por lo que ya sabes. Intenta iden- lificar lo que ya conaces sobre aquello que estas obser- vando y luego ponlo a un lado. No es que sea malo (puede ser que no Io sea) pero podria estar impidiendo que percibas lo nuevo y lo desconocide sobre ti y tu vida. 40 Nuestra cultura moderna valora mucho la claridad. Nos enseflan que si no somos capaces de pensar o decir algo con claridad, entonces no es importante. En la escuela, gana el que tiene antes «la respuesta» —jmira cémo levantan la mano! Rara vez se reconoce que existe una valiosa forma de conocimiento que al principio es vaga y a la cual se accede con el tiempo. Esta inclinacién hacia la claridad puede hacer que nos sintamos incémodos ante algo poco claro o descono- cido. «,Cémo podria explicarle esto a alguien? ,Cémo podria defenderlo? ~De qué serviria?» Si atin no has aprendido a honrar y escuchar tus sensaciones sentidas, continuards rechazdndolas. En lugar de hacer eso, jdisfritalas! Cuando recién aparece una sensacién sentida, quizd4s no sepas cémo Ila- marla y q no sepas lo que es. Deja que eso esté bien. Aprenderds a deleitarte con ese «no saber», a buscar entusiasmado esas partes de tu experiencia que descono- ces, como un buscador de tesoros que se emociona ante los cofres que atin no han sido abiertos. Puede parecer poco probable que en este algo borro- so, vago y dificil de describir pueda haber una sabiduria escondida. Es exactamente ahf donde se encuentra: no en aquella clara y conocida informacién antigua, sino en el conocimiento que esta saliendo a Ja luz ahora mismo, que estd emergiendo en ti. Aprender focusing es descubrir edmo valorar, ¢ incluso adorar, lo lento, lo sutil y lo vago. @ Seguir el camino de la sensacién Confia en que una sensacién puede conducirte al centro del laberinto. Ella sabe por dénde debe ir. Todo lo que tic- nes que hacer es seguirla. Ella quiere ir ahf y desea que la acompafies. Sdlo ella conoce el camino, sdlo ella puede Ile- 41 varte. Para encontrar el camino debes confiar en ella. Debes dejar de controlar hacia donde quieres ir y dejar de analizar, preguntar y juzgar. Puedes probar muchas cosas que te pueden ayudar en el proceso, pero los resultados estin fuera de tu control. No puedes forzar a la sesacién a que haga nada que no desee o no esté preparada para hacer. No puedes forzarla a que te diga nada y no Ja puedes hacer cambiar, de la misma manera que no puedes obligar a un timido anima- lillo a que sea tu amigo. Tan sdlo puedes probar cosas y ofrecer posibilidades respetuosamente y sin expectalivas, y esperar a ver qué pasa. Es inttil intentar imponer tu voluntad sobre la sensacién que sientes. Si confias y la sigues descubrirds que en el centro del laberinto estd el tesora que buscabas. @ Toda sesién de Focusing es tinica El focusing es un proceso humano natural y siempre serd mds de lo que Jas palabras puedan expresar. Si hay algo que se puede decir del focusing es que nunca po- drds predecir lo que sucederd. Cada vez que te sientes a practicarlo, sobre todo al principio, necesitards recordarte que lo que sucedié en la sesién anterior probablemente no acontezea hoy. Puede resultar como deslizarse por la superficie 0 puede ser como sumergirse en el océano. Puede ser que hoy recibas cantidad de imagenes. Puede ser que percibas montones de detalles sobre tu vida. Qui- zis sea una experiencia tranquila y silenciosa. Podrian haber muchas ligrimas, pero recuerda que la sensacién profundamente sentida sdlo te traeré cosas que puedas manejar. Si confias en ella y fluyes con ella hallaras un lugar natural de descanso, una cdlida orilla cerca de tu hogar, 42 Capitulo Cuatro Empecemos el Focusing Ahora estis listo para empezar cl focusing. En este capitulo y en el siguiente te ensefiaré c6mo pasar por todas las etapas del focusing. Cada una de ellas tiene «consejos» que te ayudardn a resolver dudas y las difi- cultades mas frecuentes. La mayoria de las etapas estan marcadas por frases que puedes decirte a li mismo, como por ejemplo: «estoy sintiendo mi cuerpo». Estas frases estarin agrupadas para que pucdas mirarlas durante la sesién de focusing para guiarte en el proceso. No obstan- te, cada sesién de focusing es tnica, y a veces te encon- trards saltdéndote etapas o afiadiendo nuevas porque tu sensacidn sentida te lo pide. Si traes contigo el clima interno de seguridad y confianza del que hablébamos en el capitulo anterior, todo ird bien. Una vez que aprendas a hacerlo, también podrds con- centrarte estando de pic, con los ojos abiertos, mientras caminas, mientras lavas los platos o incluso conduciendo un automévil. Pero primero veamos cémo hacer el focu- sing sentado cémodamente en un sitio tranquilo. e@ Prepararse Cuando recién empiezas a practicar el focusing, lo mejor es encentrar una hora y un lugar sin distracciones. 43 Cierra la puerta, desconecta el teléfono, pidele a alguien que te cuide a los nifios; haz lo que haga falta para tener un momento de tranquilidad contigo mismo. Lo ideal es reservarte media hora, pero si sélo puedes encontrar diez, minutos libres al dia, incluso eso es valiaso, Es mejor estar sentado, no recostado, porque no seria bueno que te quedaras dormido, pero si tu condicién fi: ca slo te permite estar cémodo estando recostado, no dudes en hacerlo. + Consejos * Asegtirate de estar suficientemente abrigado. Des- pués de estar sentado un rato podrias empezar a sentir frio, de modo que es mejor que tengas un jersey o una manta a la mano. * No es necesario que permanezcas inméyil ni en ninguna posicién en particular. El focusing no es lo mismo que la meditacién. * Quizds quieras tener un diario de focusing contigo. Se trata de un cuaderno en el cual puedes, si asi lo s, apuntar lo que surja durante la sesién de ® «gPor qué camino iremos hoy?» Al empezar una sesidn de focusing puedes escoger entre trabajar sobre algo que selecciones conscientemen- te O esperar y ver qué es lo que necesita tu atencién en ese momento. Instdlate, respira profundamente y limitate a preguntarte si hay algo especifico con lo que desees 44 pasar cl rato en la sesidn de hoy. La alternativa es espe- rar a ver qué llega. + Consejos * Podrias trabajar sobre temas como una decisidn, un hdbito indeseado, una reaccién ante algo o alguien, un sintoma fisico o algo que deseas incre- mentar en tu vida. El Capitulo Siete incluye ejem- plos de muchas de estas cosas. * También podrias elegir regresar a algo que surgié en una sesi6n anterior de focusing. * A veces, cuando permanecemos en silencio para hacer focusing encontramos que hay cosas que atin nos «persiguen», 0 recordamos algo que tenfamos que hacer. Seria bueno que tuvieses un l4piz y un papel a mano para apuntar cualquier cosa que pase por tu mente para poder olvidarte de ello por el momento, ® «Estoy sintiendo mi cuerpo» Fijate en lo que necesitas hacer para estar razonable- mente comodo. Quizés quieras desabrocharte la ropa, sobre todo alrededor de la cintura, y quizds desees quitarte los zapatos. Respira profundamente y relajate. Normal- mente dejaris que ts ojos se cierren o mirards hacia abajo, sin fijar la mirada en nada. Nota las partes de tu cuerpo que tocan la silla o el suelo, y sicnte cémo eso te sostiene. Nota la sensacidn en tus pies, en tus manos, en tus hombros. Témate el tiempo necesario para tomar cons- 45 ciencia de ti mismo como un ser fisico, ocupando un espa- cio en el mundo, con un peso, un volumen y una sustancia. Cuando hayas sentido que tu consciencia esta en tu cuerpo, traslédala al drea central del mismo, a la parte de tu cuerpo que incluye la garganta, el pecho, el estémago y el abdomen. Témate el tiempo que necesiles para sentir tu garganta de la misma manera en que la examinarias para ver si te duele. Puede ser que la sientas despejada, 0 que sientas constriccién, o ganas de llorar o alguna otra cosa. Luego traslada la consciencia a la zona de tu pecho. Toma consciencia de cualquier cosa que sientas: rigidéz, pesadez, constriccién, expansidn, vacio o paz. Ahora, con- céntrate en el drea del est6mago y tu abdomen. Nota cualquier tensién, nerviosismo, ndéusea, vacfo, tranquili- dad o cualquier otra cosa. Si de momento no sientes nada, no importa. A estas alturas tu cuerpo es ya un esce- nario vacio, esperando a que se levante el telén. A con! nuacién, daremos inicio a la obra. + Consejos * Si te resulta dificil trasladar tu consciencia hacia tu cuerpo, quédate mas tiempo en esta etapa. Te ayu- dard notar que puedes sentir tus brazos y tus pier- has sin necesidad de mirarlos. Esto se denomina el sentido «propioceptivo» y se trata de un sentido muy poderoso que a menudo ignoramos. Prueba cerrar los ojos y levantar un brazo. Nota que pue- des percibir dénde esta tu brazo, y tus dedos, tu mano y tu mufieca. Prueba hacer este experimento con otras partes de tu cuerpo. * Otra forma de trasladar tu consciencia hacia el centro de tu cuerpo es empezando por tus pies y 46 luego subir asi: Mueve un dedo del pie y siéntelo. Luego traslada tu consciencia a tu rodilla. ;Cémo la sientes?...Y a tus caderas ;Qué sientes?... Y ahora a tu abdomen y a tu est6mago. Permanece ahf con tu consciencia. No te preocupes si no pare- ce suceder nada. Si te resulta extrafio o poco fami- liar, entonces vale la pena que lo practiques. Si estas acostumbrado a medilar o a relajarte, ten cuidado de no relajarte demasiado. Tienes que ser capaz de permanecer consciente de las sensaciones de tu cuerpo. Si empiezas a divagar o a relajarte tanto que pierdes consciencia de tu cuerpo, haz algo. Abre los ojos por un momento, frétate las manos, estfrate, muéyete un poco. Luego vuelve a llevar tu consciencia hasta t cuerpo. ® «:Qué quiere ser percibido ahora?» o «iCémo estoy con respecto a ese tema?» iCé toy pect tema?: Deja que tu percepcién descanse suavemente en el centro de tu cuerpo: garganta, pecho, est6mago y abdo- men. Imaginate que le envias una invitacién a tu ser inte- ior. Dite a ti mismo, en el centro de tu cuerpo: «Qué quiere ser percibido ahora?» o «jCémo estoy con respec- to a este tema?» La primera pregunta es una invilacién general para cuando no tengas ningiin tema en particular sobre el cual trabajar. Es como decirle a un amigo: «Estoy aqui. ;De qué quieres hablar hoy?» La segunda pregunta invita a tu cuerpo a proporcionarte una sensacidn sobre el tema sobre el que quieres trabajar. Ahora témate el tiempo que necesites para percibir 47 cémo estas sintiendo tu cuerpo. Quizds notes sensacio- nes, emociones, o un estado de animo general. Quizds sea algo distinto cada dia, pero ahora s6lo necesitas saber lo que sientes hoy. No hace falta que seas muy especifi- co en cuanto a lo que buscas; te interesa cualquier cosa que te haga sentir algo. Puede ser que encuentres algo en cuanto dirijas tu percepcién hacia tu cuerpo o quizds sicntas que surge algo como respuesta a tu invilacién. Dale tiempo. Cuando empieces a notar algo, y empieces a percibir en qué parte de tu cuerpo se encuentra, témate el ticmpo. necesario para saber cémo es. Quizds notes que es poco. claro, o ligero, o sutil, o vago, o podria ser fuerte y bien definido. Toma consciencia de cualquier cosa que sientas: una emocién como «triste» o «asustado», una sensacién. como «apretado» o «inquicto», una imagen como «un. nudo» o «una roca», cualquier cosa. No te preocupes pensando si lo que percibes es una sensacidn sentida o no. Limftate a continuar sintiendo. {Qué sientes en tu cuerpo? Quizd4s empieces a encontrar palabras para describirlo: «tristeza en el pecho», «algo pesado en ¢l est6mago», «una especie de inquietud aqui», «algo vacio», «una sensacién rara por una decisién que debo tomar». La lista es interminable. Cada sensacién emergente es Unica. + Consejos ® La mayor barrera para encontrar una «sensacién sentida» es preguntarte si lo estds haciendo bien, si «realmente» tienes una. De hecho, no seria mala idea que, Ilegado este punto, olvides por completo la expresién «sensacidn sentida». No queremos que el concepto se interponga en el camino de 48 experiencia. Considérate simplemente una persona que «busca» algo. Cualquier cosa puede ser ese algo. *Incluso «nada» es algo que puede tener cualida- des: «una nada gris», «una espaciosa nada» o «una cansada nada». * Mas atin, si has decidido trabajar sobre un tema en particular, tu cuerpo puede tener otros planes, y pueden suceder dos cosas: puede que tu cuerpo te permita estar con el tema que quieres trabajar o que necesites abandonar ese tema por esta vez y concentrarte en aquello que estd reclamando tu atencién. Cualquiera de las dos cosas esta bien. * Las sensaciones que llaman tu atencién pueden formarse en cualquier parte de tu cuerpo, pero generalmente son mds claras y més faciles de tra- bajar cuando se encuentran en Ja zona central: gar- ganta, pecho, estémago y abdomen. Empieza por este drea central, pero ten presente que si tu per- cepcién se siente atraida hacia otra parte de tu cuerpo, déjate evar. Incluso los sfntomas fisicos pueden ser sensaciones sentidas, como veremos en el Capitulo Siete. * Si sentir y expresar las emociones, es para ti algo familiar, disminuye un poco la velocidad aqui. El focusing no es lo mismo que profundizar en tus sentimientos, aunque ciertamente lo incluye. Si te sientes triste, percibe en qué lugar de tu cuerpo se encuentra esa tristeza. Esto toma un poco de tiempo. 49 e «Estoy saludando a lo que hay aqui» Cuando percibas algo por primera vez, dile: «Hola, sé que estas ahi». Después, escucha atentamente cémo responde a tu saludo. Puede ser que se calme un poco, se instale como un pdjaro en una rama, 0 se comporte como alguien que estd esperando cémodamente una conversa- cidén, 0 puede mostrarse mds clara y mas fuerte, como si la enfocaras. Cuando dices «hola» estas reconociendo algo tal como es. Se trata pues de un momento preciado en el proceso que te permite conocer esta parte hasta ahora desconocida de ti mismo. Estas entrando en contacto con lo que es cierto para ti en este momento de tu vida, y eso siempre es agradable, incluso si no te gusta lo que encuentras. + Consejos © Lo mds importante es no ir con prisas. Témate tu tiempo para saludar a la «sensacidén sentida». Té- mate el tiempo necesario para percibir cémo sien- tes tu cuerpo mientras lo haces. * No sélo saludards a la primera cosa con la que entres en contacto. Cada vez que percil un nuevo sentimiento o una nueva parte de ti mismo, dile «hola» también. * Dile «hola» literalmente, directamente. No hace falta que grites, acércate lo suficiente para saludar. 50 e «Estoy encontrando la mejor manera de describirla» Una vez que hayas saludado a tu sensacién, el siguiente paso es describirla. Sencillamente explicate ahora mismo cémo es en tu cuerpo. Es como si le conta- ras a otra persona lo que estés sintiendo en tu cuerpo en este instante. Normalmente utilizards una palabra, una frase 6 una imagen. Incluso podria ser un sonido o un gesto; cualquier cosa que se acerque a lo que describa mejor a la sensacidn del momento. Puede ser que ya hayas encontrado una palabra, una frase 0 una imagen que empiece a describir lo que estas notande (hemos dado ejemplos como «tristeza en el pe- cho», «algo pesado en el estémago», «una inquietud aqui», «una nada vacfa», «una sensacién rara por a una decisién que debo tomar»). Ahora es el momento de dejar que esta deseripcién se complete hasta que sientas que estds Lle- gando a conocer mejor esta parte de ti mismo. Esto es como Ilegar a saber su nombre. Este proceso de describir no es nada mdgico ni extra- fio. Es algo que nos resulta familiar. Si yo inventara un nuevo sabor de goma de mascar y te lo dicra a probar, lo pondrias en tu boca y Jo masticarias durante un rato. Entonces te preguntarfa: <;Cémo describirias el sabor?» y ti lo sentirfas en tu boca y dirfas: «Mmm...bueno, no es exactamente canela... tampoco es menta... [Ya sé! Las deseripciones te ayudan a encontrar el camino hasta el centro del Jaberinto. Quizds sepas que las des- cripciones que se te ocurren no son exactas, pero conti- nuar sintiendo hasta encontrar buenas descripciones te mantiene en la direccién correcta. Continia sintiendo hasta encontrar la descripcidn que 51 mis se adecue. «No, esta se acerca pero no es exacta- mente eso. Voy a sentir un poco mas... Si, es mas asf...» Cuando encuentres la descripci6n que encaje con tu expericncia, tendras una reconfortante sensacién de estar en lo cierto. Entonces. pueden suceder muchas cosas. Quizés notes la «sensacién sentida» con mayor inten- sidad. Sin duda esta es la mejor sciial de que te diriges hacia el centro del laberinto. Sigue la sefial, te estds acer- cando, Puede ser que sientas una ligera sensacidn de alivio. Normalmente esto significa que se ha abierto algo de lo que no eras consciente antes. Témate un poco de tiempo para recibir esto; suele venir acompafiado de una nueva percepcién sobre el tema. Te estds acercando. Ten en cuenta que encontrar la descripcién adecuada es siempre llegar directamente al centro del laberinto, donde se produce Ja liberacién. A medida que las sensa- ciones del cuerpo empiecen a apaciguarse, podrias sentir también un destello de calor o de paz. Quizds obtengas una nueva percepcidn sobre ¢l tema: «Uf! jEntonces eso es! Ahora todo adquiere sentido». Quizds surjan nuevos pasos. Todo el asunto puede parecer resuelto y completo. Puede ser que quieras darlo por terminado. Entonces, pasa a la seccién del siguiente capitulo Ilamada «Estoy comprobando si esta bien que termine en breve» y dis- fnitala. + Consejos * No puedes imponer una descripcién a una «sensa- cién sentida» ni forzarla a abrirse. Incluso si no. encuentras una palabra, frase, imagen o gesto satisfactorios, cl mero acto de sentir ese algo que hay en tu cuerpo con la intencidn de describirlo es. 52 muy beneficioso. De modo que, por favor, no te esfuerces ni luches por obtener una descripcién. Quizds debas recordarte que un paseo tranquilo es mas productive que forzar las cosas. Amar una sensacién es mas importante que comprenderla. La comprensi6n Ilegara a su debido tiempo. Lo mas importante es mantenerte en contacto con lo que estas sintiendo en tu cuerpo. Es demasiado faci] quedarse estancado en la busqueda de la pala- bra correcta y perder contacto con la sensacién. Cada vez que te des cuenta de que tu atencién se ha desviado, regresa tu percepcién hacia el drea interna de tu cuerpo, Quizis te seria util recordar la tiltima descripcién que te parecié cercana o que te produjo alguna respuesta. Puede ser de utilidad escribir en tu diario de focu- sing las descripciones que surjan en esta etapa. Entonces, si te pierdes, puedes mirar el diario y repetir las descripciones como una forma de volver a retomar el contacto con el lugar donde estabas. e «Estoy comprobandolo una vez mas con mi cuerpo» Comprobarlo una vez mds con tu cuerpo es mds que una etapa del focusing. Es algo que haces una y otra vez durante toda la sesidn. Llegado este punto, primero ter- mina de encontrar la descripcién correcta. Luego por favor continia. Toda palabra, frase, imagen 0 idea que provenga de la «sensacidn sentida» necesita ser confirmada por ésta. 53. Este es un proceso muy poderoso e importante. Compro- barlo una vez. mds con tu cuerpo hard que la sesidn avan- ce de una manera muy profunda y centrada. Asi es como funciona: Sientes algo en tu cuerpo, supongamos que en tu garganta. Al principio no sabes cémo Ilamarlo; sdlo puedes decir que es «algo». Permaneces con ello y, des- pués de un rato, empiezas a sentir que podrias Namarlo «ahorcamiento». Ahora, toma la palabra «ahorcamiento» y ofrécesela a la sensacidn en tu garganta como quien dice: «;Ahor- camiento? ,Es ‘ahorcamiento’ adecuada?» Pueden suceder tres cosas, pero cualquiera de ellas hard que la sesién avance. Primero: podrias tener la sen- saci6n interna de estar en lo cierto. «Si, ‘ahorcamiento” estd bien», y tienes la reconfortante certeza de haber cap- turado la esencia de lo que hay ahi. Ahora podras perma- necer con la sensacidén con mayor facilidad y pasar a las siguientes etapas (que veremos en el préximo capitulo). Segundo: podrias sentir que la palabra es casi correc- ta, pero que hay mis. «Si, ‘ahoreamiento” es una parte, pero hay algo mas...,qué? mmm...j,’asustado’?» Entonces también le ofreces la palabra «asustado» a la sensacién y ves si las palabras «Por qué camino iremos hoy?» > «Estoy sintiendo mi cuerpo». > «Qué quiere ser percibido ahora?» o «;,Cémo estoy con respecto a este tema?» > «Estoy saludando a lo que hay aqui». >» «Estoy encontrando la mejor manera de descri- birla». %- «Estoy comprobandolo una vez mas con mi cuerpo». 70 > «Esté bien que permanezca con esto ahora?» «Estoy sentado junto a ello, con interés y curio- sidad». «Estoy percibiendo lo que se siente desde este punto de vista». «Le estoy preguntando si tiene una cualidad emocional». «Le estoy preguntando: tan ey Qué es lo que te pone «Le estoy preguntando qué necesita» «Le estoy pidiendo a mi cuerpo que me muestre cémo se senti estuviera ‘todo bien’.» «Estoy verificando si esta bien que termine en breve» «Le estoy diciendo: ‘regresaré’ » «Le estoy dando las gracias a mi cuerpo y a las partes que han estado conmigo.» 71 Capitulo Seis Recibir los regalos El sentimiento positivo que produce el focusing es una experiencia tan especial, que me gustaria explicarle c6mo debes recibirlo. Gendlin le Hama a este sentimiento «trans- formacién sentida». Se trata de un momento en el cual todo en tu cuerpo/mente, en tu organismo, se reordena para alojar este nuevo entendimiento que has recibido. En otros métodos, uno tiene que tener fe en que algo bueno ha sucedido, pero en el focusing tu cuerpo te dice inmediatamente que algo fundamental ha cambiado, y lo notas. porque te sientes bien de una manera bastante espe- cial. Probalemente reconozcas este sentimiento. Proba- blemente lo recuerdes de épocas de tu vida en las que sentiste «jaja!» después de haber resuelto un problema, O puedes haber tenido este sentimiento en el fluir de un proyecto creativo, en uno de esos momentos en los que todo encaja en su sitio. Es una sensacién maravillosa. La «transformacién sentida» es como un soplo de aire fresco que entra en una habitacién cerrada, una nueva vida que despierta y se agita en nuestro interior, la exitacién o la energia que se mueve. Quizds haya una sensacién inconfundible de alivie y liberacién. La gente suele sentir claridad, paz y motivacién; una cdlida y es- paciosa sensacién de bienestar. Cuando esto sucede (y puede suceder en cualquier momento de la sesién), concédete un tiempo para recibir 73 este regalo. Tenemos siempre la tendencia a correr, a hacer algo con lo que nos llega, a intentar comprenderlo, © a ponemos a trabajar sobre el resto del problema o sobre otro problema. Tratamos a nuestros problemas como si fueran pacientes en una sala de espera. En cuan- to uno est4 un poco resuelto lamamos «jEl siguiente!», En lugar de hacer esto, recuerda que debes limitarte a bienvenir lo que ha llegado... hacerle sitio... recibirlo. Té- mate el tiempo necesario par sentirlo, Cuando tu sesién se acabe, el sentimiento agradable no tiene por qué acabar. Siéntete libre de levarlo contigo. Invitalo a que Ilene tu cuerpo tanto como quiera. Quizds hasta expanda los limites de tu cuerpo. ® Sino te sientes mejor después de haber hecho focusing... {Qué pasa si no te sientes bien? Es porque el focu- sing ha sido un fracaso? Probablemente no. Recuerda que el focusing exige consiruir una relacién con tu ser interior. Construir una relacién toma tiempo. Si nunca antes te habfas dedicado a contactar con tu sensacién sentida, puede ser que necesi- tes un poco mds de tiempo para Hegar a confiar en ti. Cada sesién de focusing forma parte de la construccién de esa confianza. Cada sesién se construye sobre la anterior. Los grandes problemas de la vida (los que més que- remos cambiar) necesitaran muchas sesiones. Puede ser que tengas que volver sobre algo durante dias, semanas o incluso meses (y no todas las sesiones tienen que ser sobre ese mismo tema). Quizis oigas los pasos del cam- bio mucho antes de que un problema parezca resuelto. Un paso del cambio es algo asf como: «Esté bien, al me- 74 nos sé esto. Si, siento que todo va bien y por buen cami- no hasta el momento, Puedo detenerme ahora y regresar mas tarde.» El focusing normalmente te hace sentir bien. Cuan bien te haga sentir depende de un montén de factores. Asegtirate de dar la bienvenida a cualquier sensacién agradable, como un jardinero que se alegra cuando un pequefio retofio verde aparece sobre el suelo, mucho antes de convertirse en flor. @ Incorporar una sesién transformadora Ocasionalmente, en especial cuando has estado ha- ciendo focusing sobre algiin tema durante unas cuantas sesiones, tendrds una sesién que te hard sentir realmente bien. Te sentirds transformado, liberado, un gran cambio. Sentiras todo lo referente a este tema de una manera dife- rente. En este caso es de vital importancia in-corporar la sesi6n. Realmente has cambiado, pero durante un tiempo tus viejos patrones coexistirin con los nuevos. Imaginate a ti mismo en situaciones en las que se encontraba el antiguo patrén y nota cémo te sientes y c6mo te compor- tas ahora. Lo mis importante es notar cémo sientes tu cuerpo chara, notar c6mo ha cambiado. Permanece con esa sen- sacién de cambio hasta que sientas que se ha establecido en todos los tejidos y huesos de tu cuerpo. No te limites a abrir los ojos y continuar con tu dia como si nada hubiera pasado. Eso no hard mas que dificultar que esta nueva y transformada forma de ser empiece a operar en tu vida. En lugar de eso, si puedes, t6mate un tiem- po extra después de la sesién para honrar lo que ha suce- dido. 75 * Escribe sobre ello en tu diario de Focusing. Sién- tate un rato, limitdéndote a sentir, y luego escribe. Empie- za por lo que estés sintiendo ahora en tu cuerpo. Luego cuenta la historia de la sesién, todo lo que recuerdes: cémo empezaste, qué pasd después, e incluso mas tarde. Escribe particularmente lo que sucedié justo antes de tu cambio de sentimientos. Quizd4s fuera una frase como «Yo soy suficiente» o quizds fuera una imagen, como un Arbol con las ramas extendidas y las raices profundamen- te enterradas en el suelo. Después de escribir, permanece sentado en silencio otra vez, sintiendo si hay algo més que necesites escribir para capturar la sensacién de este. momento, * Después crea miisica o arte. Si dibujas o pintas, si tocas algtin instrumento o cantas, @ si escribes poesia, quizds quieras crear algo después de la sesidn transfor- madora. A diferencia de lo que escribiste en tu diario, aquf no tienes que contar la historia de tu sesidn, a menos que asi lo desees. Libérate de toda cohibicién sobre lo que deberfa ser y, simplemente, crea lo que salga. Haz a un lado todo juicio sobre si eres «bueno» en esto; tu crea- cidn es para ti, no para ensefidrsela a los demds (a menos que quicras hacerlo, por supuesto). Luego regresa a ello més tarde y vuelve a experimentar fisicamente tu obra leyéndola, oyéndola, o mir4ndola. * Cuéntale lo sucedido a algtin amigo o amiga. Busca a algin amigo o amiga de confianza después de tu sesin transformadora y cuéntale lo sucedido. Dile a tu amigo/a que te gustaria que te escuchara sin hacer suge- rencias ni darte consejos. Mientras lo cuentas, deja que tu cuerpo vuelva a cxperimentar lo que sucedié en la sesién tanto como quiera. 76 e Los sentimientos positivos pueden ayudar a un proceso de curacién fisica El focusing te permite acceder a los poderes de cura- cién fisica de tu cuerpo, y esto puede llegar a ser una experiencia muy poderosa y positiva. Mi amiga Chris Rex estaba lidiando con su segunda operacién de caéncer de mama en siete afios. La noche anterior a la operacién hizo focusing para prepararse. Asumié que la sesién de focusing seria sobre sus miedos ante la operacién y su ansiedad con respecto a los resul- tados de la misma. Se senté a hacer focusing y llev6 su percepcidn hacia su cuerpo. Casi de inmediato, la sorprendié una placente- ra sensacién de energia que corria por sus brazos y pier- nas en direccién al centro de su cuerpo. Le vino un pen- samiento a la mente: «Esta es una energia sanadora» —y sus ojos se Ile- naron de lagrimas por la alegria. Al dfa siguiente, cuando se encontraba en el hospital prepardndose para la operacién, sinti6 que confiaba en cl poder sanador de su cuerpo. Entré sonriente a la sala de operaciones. La operacién fue un éxilo y su cuerpo sand rdpidamente. Unos pocos meses mas tarde, estaba bajo un trata- miento de radiacién y lo estaba pasando muy mal. Una vez mis, hizo focusing, con la esperanza de ponerse en contacto con el miedo y el resentimiento que sentia por tener que permitir que le quemaran la piel como medida preventiva contra ec] cancer, Esta vez, al llevar su percep- cién hacia el cuerpo, recibié la imagen de una refrescan- te cascada. Sintié una sanadora frescura por todo su cuer- po, incluyendo la zona quemada. La terapia de radiacién le resulté mucho mas facil de sobrellevar. 7 e Guarda estos nuevos y agradables sentimientos como si fueran un tesoro, sin importar cuan pequejios sean Las sesiones poderosamente transformadoras son ma- ravillosas, pero la mayor parte de las sesiones te haraén sentir bien de una forma mas suave. Asi como la «sensa- cién sentida» puede ser vaga al principio, y no muy fuer- te, lo mismo sucede con la «transformacién sentida». Asegtirate de aceptarla y celebrarla tal como es. Lo que ha surgido en ti es como un nuevo y yerde brote, y fi eres el jardinero, Tu trabajo consiste en prote- ger a este nuevo brote de la voz que dice «jNo es sufi- ciente!» y de todas las otras voces criticas. Es dolorosa- mente facil desechar los nuevos pasos de cambio que Ile- gan en una sesién de focusing. Justamente el otro dia un alumno me dijo, moviendo la cabeza negativamente: «No tengo ninguna garantfa de que esto funcione o de que sea valioso, a no ser por el hecho de que me siento mejor después de cada sesidn». No te preocupes por comprender lo que ha sucedido. Habra ocasiones en las que sientas tu cuerpo de una manera distinta, pero tu mente quizds no lo comprenda. Entonces deja que tu mente descanse, especialmente en momentos como éste, y limflate a proteger, recibir y bienvenir. Sé cl jardinero y recuerda que, cuando surge un nuevo brote en el jardin, al principio éste no sirve para nada, jpero eso esta bien! 78 Capitulo Siete Usos especificos del Focusing En este capitulo me gustaria ofrecerte algunas histo- rias de gente que ha utilizado el focusing para propésitos particulares. Esta serd una oportunidad para ver cémo funciona el focusing en la prictica. Sin embargo, aunque si bien dichos ejemplos no abarcan todas las posibilida- des porque el focusing es una técnica de amplio aleance, lo cierto es que te ayudardn a descubrir cémo aplicarlo en situaciones de la vida. @ Enfrentarse a los sentimientos abrumadores Después de que su matrimonio se habfa acabado, Mary solia orar mucho. Se sentia frégil, como si fuera a romperse si la tocaban. Temia que sus amigos se cansa- ran de su dependencia, ¢ intentaba hacer a un lado sus sentimientos. Ella tenia la esperanza de que el focusing la ayudarfa, pero al principio parecfa conseguir inicamente que las cosas empeorasen. «Cuando llevo la percepcién a mi cuer- po,» dijo, «siento que las Lagrimas llenan mi garganta. Entonces recordé la etapa del focusing en que reco- nocemos lo que hay ahf diciéndole «hola». Mary saludé 79 sus lagrimas y a la parte de ella que estaba asustada. La sorprendié una sensacién de alivio que la invadié. Las. lagrimas scguian ahi, pero parecfan estar a una cierta dis- tancia; ya no existia la amenaza de que la abrumaran. «Antes», dijo Mary, «las légrimas eran como un inmenso océano de olas en el cual me ahogaba. Ahora son mds como un lago, un gran lago, y yo estoy junto a él. Es increible, ya no tengo que entrar en él». Al reconocerlos, al saludarlos, Mary se encontré en una relacién mas cémoda con sus sentimientos. Ahora, por primera vez, podia escuchar sus ldgrimas, porque estaba lo suficientemente centrada como para ser capaz de hacerlo. «Hola, ligrimas», susurré. «;Hay algo que querdis decirme?» Entonces esperd, sintiendo su cuerpo, su garganta y su pecho. Era como hacerle una pregunta a un amigo tris- te y esperar pacientemente que nos hable. Mientras esperaba, comenzé a tener la sensacién de una nifia de aproximadamente cuatro af La niia Ja miraba con unos enormes ojos tristes. A Mary Ie dio la impresiGn de que la nifia le decfa: «jPor favor, no vuelvas a abandonarme!» Mary estaba perpleja, asi que le dijo a la nifia: «Esta bien, pero dime, jcudndo te abandoné?» Esperé otra vez y, lentamente, empez6 a ver escenas de su matrimonio, momentos en los que habia hecho a un lado sus propios sentimeintos y necesidades porque crefa que tenia que poner a su marido por delante. Ahora podfa ver a la nifia pequeiia en aquellas esce- nas, en una esquina de la habitacién, como un fantasma, con sentimientos y necesidades que esperaban ser aten- didos. Empez6 a llorar, pero esta vez las lagrimas fueron frescas y bienvenidas, no abrumadoras. Le hablé a la 80 nifia pequefia y sintié la fuerza interior de su cuerpo al decir: «jNo te volveré a abandonar! jNo te volveré a abandonar!» Los sentimientos abrumadores son una sefial de que algo muy importante necesita tu atencidn, necesita que lo escuches. Por desgracia, la propia intensidad del senti- miento puede interferir con nuestro deseo de escucharlo. Cuando empezamos diciendo «hola» y establecemos una relaci6n positiva con el sentimiento, entonces es mis facil tolerarlo y éste puede transmitirnos su mensaje. Aunque en ocasiones las lagrimas vengan acompafia- das de un sentimiento abrumador, a veces también son bienvenidas y frescas, una sefial de que estamos sintien- do algo verdadero e importante. El cuerpo reconoce la diferencia. @ Abandonar una adiccién Angela trabaj6 conmigo para cambiar su habito de comer demasiados dulces. No se dio cuenta de que en el proceso también se liberaria de un trabajo sin futuro al cual odiaba. Se senté en silencio y llevé su percepcién hacia el centro de su cuerpo. Invité a esa parte de si misma que gustaba de los dulces a comunicarse con ella. Al poco rato empez6 a sentir algo en el drea del plexo solar. La animé a que se concediera un tiempo para sentirlo y des- cribirlo. «Siento como una pena», dijo, «pero no sé de qué se trata». La invité a permanecer con el sentimiento de una manera amable y compasiva, y a nolar cualquier otra cosa que percibicra en ese lugar. Al poco rato agregé: «Hay un agujero. Hay una parte de mi que esté apenada y que intenta Ilenar ese agujero.» 81 Le pedi que continuara sintiendo esa parte de su cuerpo y que le enviara empatia, que intentara percibir qué sentfa desde su punto de vista. «Esta apenado porque no desea cambiar; esto es todo lo que conoce.» Le sugeri que reconociera esto. Cuando lo hizo, fue capaz de percibir atin mds: «Ahora hay miedo...». Ella sintid cl miedo en el mismo lugar, en el drea del plexo solar. «Es algo acerca de sentirse bien», dijo. Permanecié en silencio durante unos minutos, sintiendo mis. «Esta parte de mi se asusta cuando me siento bien durante demasiado tiempo, entonces viene y come desmesurada- mente. jOh! jHa estado protegiéndome! Al menos cree que me protege.» Para Angela fue muy importante tomar consciencia de esto, y su voz se suavizd bastante. Estaba sintiendo la diferencia en su cuerpo como una sensacién de calidez y compasién hacia esta parte de sf misma. El miedo seguia ahi, pero se habia aligerado. «Estoy sintiendo mucha compasién por esta zona» me informé. «Debe haber estado asustada durante tanto tiempo...» Entonces aparecié una conexidn con su trabajo. «jOh! esta parte tiene miedo de sentir alegria, por eso me mantiene en ese trabajo donde no siento ninguna.» Con- tinud percibiendo este drea de su cuerpo, consciente del significado interior que provenia de ahi. «Esta zona cree que ahi donde hay alegria hay dolor.» _ Ahora incluso yo podia percibir la diferencia. Angela parecia brillar con una luz interior. «Es como si una enorme maldicién se hubiera marchado. Hay una energfa que fluye a través de mi ahora. Es como si me sacaran del interior de una cueva y pudiera ver, oler y ofr nuevamente.» 82 Le pregunté cdmo sentia ese lugar de su cuerpo aho- ra. «Lo siento amoroso, alegre y libre», me explicé. Tres meses después de la sesién, Angela estaba asis- tiendo a un curso de entrenamiento para correr que le daba alegria. Su ingesta de dulces era moderada y ya no representaba un problema. Cuando utilices el focusing con una adicciGn (cual- quier compertamiento repetitivo que interfiera con tu estar presente con tus sentimientos), invita a la sensacién sentida de esa parte de ti que desea ese comportamiento. Esa es la parte que quiere, desea comer dulces, o beber, 0 furnar. Esta parte no ha tenido voz antes porque has estado condendndola («no es sano beber demasiado») o excu- sdndola («es que tengo que relajarme un poco porque llevo una vida muy estresada»). El focusing te permite sentir las cosas desde sv punto de vista y descubrir los propésites ocultos que esta parte de ti persigue. Tambien podria ser productivo preguntar si hay algu- na otra parte que haya sido tapada o suprimida por el comportamiento adictivo. Puedes preguntarte en tu cuer- po: «,Hay algo escondido debajo de esto?». Otra pregun- ta poderosa es: «;Hay algo que desea vivir?». e Tomar decisiones Matt vivia en Chicago pero sentia la necesidad de vivir en algiin otro lugar. Recientemente habia terminado una relacién importante y su trabajo no era lo que verda- deramente deseaba hacer. Su mejor amigo se habia mudado a Seattle y estaba disfrutando mucho de esa ciu- dad. Matt visité a Bob durante una semana y pudo sabo- rear la vida de Seattle, pero encontré que le costaba tomar la decisién de cambiar de ciudad, Haba vivido en 83 Chicago durante mucho tiempo, tenfa un grupo de ami- gos y una casa cémoda. Probé hacer una lista de los pros y los contras de mudarse y quedarse. Habia ventajas y desventajas en ambos casos, y después de haber hecho las listas Matt estaba mds confundido que nunca. Entonces decidié pro- bar el focusing. Cuando hagas focusing sobre una decisién que tenga dos opciones claras, suele ser mejor tomar una opcidn a la vez y obtener una sensacién sentida de cada una por separado. Matt empezo por la opcién de quedarse en Chi- cago. Llevé su percepcién hacia su cuerpo y se imaginé. a si mismo quedandose en Chicago. Le pidié a su cuerpo una sensacién sobre eso: «<;Cémo siento en mi cuerpo el hecho de quedarme en Chicago?». Esperé y, unos minutos més tarde, empezé a notar una sensaci6n pesada, sobre todo en sus brazos y piernas. En su estémago y abdomen sintié algo diffcil de descri- bir. Permanecié con la sensacién en el estémago y el abdomen y obtuvo la palabra «estancado», Comprobé la palabra con su cuerpo: sf era correcta. Pregunté si estarfa bien sentarse junto a esa sensacidn estancada para perci- bir cémo se sentia ella desde su punto de vista. En pocos minutos obtuvo las palabras «yendo hacia ninguna parte». Las comprobé con su cuerpo y estaban bien: que- darse en Chicago era como no ir a ninguna parte. Matt se sintié completo con esa opcidn, de modo que Je agradecié al cuerpo por Ja sensacién y la puso a un Jado. Luego se imagin6 a sf mismo mudéndose a Seattle. Pregunté: «;Cémo siento en mi cuerpo el hecho de mu- darme a Seattle?». Esta vez sintié un cosquilleo de emocién en sus bra- zos y piernas. Sintié una ligereza en toda la parte central de su cuerpo, especialmente en el pecho. Comprobé la palabra «ligereza» y descubrié que la sentia correcta. 84 Cuan-do permanecié con aquella sensacidn, le llegé la palabra «avanzar». Matt terminé la sesién con una sensa- cién clara de que mudarse a Seattle era avanzar. Matt continué pensando en su decisidn. Averigué sobre trabajos en Seattle y hablé con amigos. Hizo algu- nas sesiones mas de focusing con resultados similares. Aproximadamente un mes mas tarde avisé en su trabajo que se iba, hizo las maletas y se mud6 a Seattle. A la semana conocié a alguien y un afio mas tarde estaba viviendo felizmente con ella, Le costé mas encontrar tra- bajo, pero nunca se arrepintid de su decisidn. La mayorfa de las personas suelen descubrir que no basta una ses de focusing para tomar una decision tan grande como mudarse de ciudad. Esto podria requerir de varias sesiones, con tiempo, junto a otros factores como investigar sobre los aspectos priicticos de esta deci El focusing podria dar como resultado que la decisidn es correcta, pero quizds el momento todavia no sea propicio. El focusing puede ser una parte fundamental de cualquier decision, especialmente de una decisidn importante, por- que no es aconsejable tomar una decisién basdndonos unicamente en la Iégica. Tienes que incorporar a tu cora- z6n y tus visceras para asegurarte de que todo ti estas salisfecho con la cleccién. © Obtener informacién de un sintoma fisico Kay no tenia ni idea de por qué de golpe estaba es- tornudando todo el tiempo. Esto le hacia pensar en un es- tornudo alérgico, pero no habia nada que hubiese cambia- do recientemente en su estilo de vida o en Jas condiciones meteorolégicas. Tenia razones para no querer tomar nin- guna medicacidn para eliminar los estomudos, de manera 85 que su vida cra bastante desgraciada, Tenia dificultades para dormir. Decidié hacer focusing para ver si lograba comprender el significado interior de este sintoma fisico. Llevé su percepcién al rea central de su cuerpo y, luego, la trasladé hacia su cabeza, saludando a los senti- mientos que habia ahi. Se pereaté de que sus ojos, nariz y ofdos estaban todos involucrados y enviaban algtin tipo de sefial. Obtuvo la palabra «picazén» para la sensacién fisica de todo ello. Luego se senté junto a la «picazén» con amable curiosidad. En pocos minutos obtuvo las palabras «cansada» y «llena». Las comprobé con su cuerpo: sf, eran correctas. Luego le pregunté a la sensacion «jCon qué area de mi vida se siente conectado esto?» y en un momento sintio; «Mi trabajo». Después de reconocer la respuesta, pregunté més: «{ Qué aspecto de mi trabajo produce esta sensacién de picazén, cansada y lena?». Le empezaron a llegar ima- genes: ella en medio de una disputa en la que estaba par- cialmente involucrada y teniendo que trabajar largas horas en respuesta a unas quejas que ella consideraba que eran frivolas. «Es eso?», le pregunté a su cuerpo, y obtuvo una sensacién: eso es una parte, pero no es el problema central. Entonces esperé, invitando al proble- ma central a aparecer. Obtuvo las palabras: «Es sobre el hecho de que yo no confio en mi». En ese punto sintié un gran alivio en el cuerpo y noté que sus ojos y su nariz se despejaban. Se permitié disfrutar de aquella sensacién, saborarla un rato. Sin embargo, Kay era consciente de que sus ofdos tenfan algo mas que decir. Dirigid su Percepcion hacia sus ofdos y, una vez mds, buscé una palabra para nom- brar aquella sensacién fisica. Le llegé la palabra «doloro- sa». Comprob6 la palabra y resulté ser la apropiada. Se senté junto a la sensacién dolorosa con una actitud de cu- 86 riosidad e interés. Obtuvo la palabra «griterio» y sintid que era la correcta, pero que no estaba completa. jDe hecho, «griterfo» describfa muy bien la atmésfera que habia en el trabajo en esos dias! Entonces le pregunté a la sensacién en sus ofdos: «;Qué es lo que te resulta tan doloroso del griterio?». Entonces obtuvo la respuesta: «jOh, necesito oir a mi voz interior!» Una vez mas sintié un gran alivio y una sensacién interior de estar en lo cierto. Atn sentia el dolor en los ofdos, pero ya no sentia que hubiera mds informaci6n ahi. Sentia que el poco dolor que quedaba era para recordarle lo que habia aprendido. Cuando Kay termino la sesién agradeciendo a su cuerpo, se dio cuenta de que habia estado cuarenta minu- tos sin estornudar, jni una sola vez! Al dia siguiente, sin embargo, su narfz corria tanto como antes. A menudo, la informacién que obtenemos de un sin- toma fisico es verdadera y sentimos que es la correcta, pero el sintoma fisico no cambia. Es como si, en este nivel, cl focusing fuese s6lo una parte de la imagen. Por otro lado, a veces los sintomas fisicos cambian como resultado del focusing. Una noche antes de un taller, me enfermé de la garganta. Esto me desanimd, porque detes- to estar enferma cuando ensefio. Mi compajiero de traba- jo sugirié. que hiciera focusing sobre esto. En mi sesién, descubri que una parte de mf sentfa que los nuevos aspectos del trabajo la estiraban mas alld de sus limites. Escuché y reconoci a estos sentimientos. Una hora mds tarde, el dolor de garganta habia desaparecido. ® Liberarse del bloqueo del escritor Liberarse del bloqueo del escritor es mi propia histo- ria, una de las numerosas ocasiones en que he utilizado 87 el focusing exitosamente en mi propia vida, y ciertamente una de las mas sorprendentes. Esta no es la historia de una sesidn, sino de muchas, Mencionaré sélo los puntos mas importantes aqui, pero lo cierto es que me liberé del blo- queo del escritor que padecf durante afios, Y valié la pena. La primera vez que probé de utilizar el focusing para liberarme del bloqueo del escritor, Hevé la percepcién a mi cuerpo e intenté experimentar Ja sensacién sentida de no poder escribir. Noté en mi pecho una sensacién de oscuridad que se escondfa. No poder escribir era como esconderse. Eso fue todo. En la siguiente sesién de focusing sobre ese tema, pregunté otra vez por la sensacidn sentida del bloqueo del escritor. Empez6 otra vez con la oscuridad y una sen- sacién de esconderse, pero habia algo mas. Después de algunos minutos, fui capaz de articular la sutil diferencia, No era sélo como esconderse, era como una sensacién de agachar ta cabeza. Si levantaba la cabeza, algo me toca- tia. Eseribir era como levantar la cabeza, y una parte de mf tenia miedo de lo que pudiera suceder. La sesién siguiente empezé con una sensacién de tener mucho miedo de levantar la cabeza. Vi la imagen de estar en una zona de caceria, y era el blanco, Si me dejaba ver, me dispararian. La palabra «disparar» parecia muy importante; podia sentir los cambios en mi cuerpo, cémo el calor se extendia por mi cuerpo al obtener esa palabra. Me dije: «disparar, disparar» y obtuve la reac- cién corporal. Luego, de golpe, obtuve la imagen del ros- tro de mi padre con una expresién sarcdstica. Of las siguientes palabras de sus labios: «jQuién te crees que eres?» Un fluir de conocimiento Hegé a mi cuerpo/mente. Recordé cémo mi padre me habia disparado con su sar- casmo, especialmente cuando yo me expresaba con liber- tad, lo cual 6] denominaba «ser ostentoso». Me di cuenta 88 de que las partes tiernas y creativas de mi ser se habifan escondido por temor y para protegerse de estos ataques. Cuando abri los ojos al final de la sesidn, me sentia distinta. Sentia que todo mi cuerpo era nuevo, fresco y abierto. No sabia qué era lo que iba a cambiar, pero sabia que algo cambiaria. Habia un mundo nuevo ahi afuera. Mi forma de escribir cambié. No se volvié absoluta- mente facil, pero sf mds facil. El focusing me habia ayu- dado a comunicarme con la parte de mf misma que me impedfa escribir. El hecho de comunicarme, de oir eémo se sentia realmente esta parte de mi, fue suficiente para producir una cierta liberacién. Durante varios afios des- pués de la revelacién del «disparare de mi padre, me las arreglé para escribir por rachas, pero intercaladas con periodos en los que lo aplazaba. Me alegraba haber mejo- rado, pero estaba impaciente por mas, especialmente des- pués de haber saboreado lo que es escribir con facilidad. Entonces me senté a hacer focusing otra vez. Una vez mas, Ilevé mi percepcién a mi cuerpo y pedi la sensacién sentida de aquella parte de mi que no deseaba escribir. Conscientemente, hice a un lado mi impaciencia e invité a una actitiud de aceptacién. Empecé a sentir como si una cinta apretara mi pecho. Al mantener mi percepcién en esta cinta, empecé a sentir su fuerza. Era fuerte y habia algo mas, alguna cualidad que yo encontraba dificil de deseribir con palabras. Era casi como si esta sensacién tuviera vida propia, un tipo de vida particular. Era impetuosa, fresca, Ilena de energia, pero también terca y joven. Finalmente lo obtuve: jsentf que esta apretada banda era «adolescente»! Al darme cuenta de esto me Iegé una imagen mia como adolescen- te, las manos en las caderas, diciendo: «j;No puedes obli- garme a hacerlo!» En lugar de discutir con esta adolescente o de inten- tar romper su espiritu, admiré su fuerza y aprecié su terco 89 poder. Pasé un rato intentando escucharla, sentir lo que decfa y lo que necesitaba. Al final de la sesién senti que habfa reconocido las ansias internas de esa parte de mi que no querfa que nadie la mandonee. Yo no sabfa si algo de mi vida cambiaria a causa de esta sesién. Es verdad que me sentf mejor después, pero no se tomé ninguna decisién, ni se hizo ninguna conce- sién. La adolescente parecia seguir tan terca como siem- pre. Por esa razén lo que sucedié al dia siguiente me tomé por sorpresa. Llegé mi hora de escribir, asf que encendi mi com- putadora esperando sentir la familiar dificultad, aquel sentimiento de «Hagamos cualquier cosa menos esto». En lugar de eso, sentf una energia fuerte y positiva, ;que me atrafa hacia la computadora! La cualidad de aquella energia positiva era impetuosa, fresca, terca y joven... jcomo mi adolescente! Me Ilevaba hacia la computadora; me decia: «;Vamos, pongdmonos a escribir!» La misma energia que me habia bloqueado estaba ahora totalmente de mi lado, gracias a que sus preocupaciones y senti- mientos habian sido escuchados. Desde entonces, no he vuelto a tener ninguna dificultad para escribir, y la dife- rencia que hay en mi vida es como el dia y la noche. Utilizar el focusing con un bloqueo de accién es como utilizarlo con una adiccién, Un bloqueo de accién, al igual que un bloqueo de escritor o una dificultad para hacer algo, puede ser expresado como: «Quiero, pero no lo hago.» En el focusing asumes que hay una parte de ti que que no quiere realizar la accién, ¢ invitas, con una actitud de aceptacién, a que la sensacién sentida de esa parte de tu ser se manifieste. Este proceso le da voz a algo que nunca antes la habia tenido y libera el sistema bloqueado, a veces de formas inesperadas. Preparate para una sorpresa. Al sentir este bloqueo de una manera distinta, quizs incluso descubras que aque- 90 Ilo que deseabas hacer no era realmente eso. Una mujer trabajé sobre un bloqueo que le impedfa practicar depor- tes («He tenido este bloqueo durante veinte afios»). Des- pués de haber hecho focusing con aquella parte de si misma que no queria practicar deportes, anuncié: «j]Me he dado cuenta que detesto los deportes!» Entonces esta- blecié una nueva meta: ser més decidida en realizar un movimiento corporal vigoraso. Se apunté en clases de danza; fin del bloqueo. ®