Está en la página 1de 2

METODOLOGÍA Y TÉCNICAS DE ESTUDIO PARA EL ALUMNADO DE SECUNDARIA

FICHA Nº 26

LAS FICHAS DE CONTENIDO

Las fichas bibliográficas (una por libro) solo contienen los datos de
identificación de esa obra (autor, título, editorial, año, etc.) y, opcionalmente,
podemos anotar en el reverso del A6 de cartulina alguna anotación complementaria.
El siguiente paso es leerla para extraer la información y los conocimientos que
buscamos en dicha obra. Aunque todos hemos anotado al principio de forma
desordenada y en cualquier libreta u hojas sueltas, un estudiante que quiera
iniciarse en la metodología del trabajo científico tiene que abandonar lo más pronto
posible esa anarquía. El sistema más racional es aprender a usar las fichas de
contenido que reúnen la información extraída de un texto escrito después de su
lectura y del insoslayable subrayado. Son realmente las piezas valiosas con las que
trabajaremos no sólo en un momento puntual sino en el futuro. Por ello deben
confeccionarse con gran cuidado y esmero ya que el esfuerzo será rentabilizado a
largo plazo. Existen dos tipos de fichas de contenido, aunque se alternan al leer y
extraer información de una obra. A saber:

1. LAS FICHAS DE RESUMEN O EXTRACTO:

Son aquéllas en las que, con nuestras propias palabras, resumimos el


contenido de un pasaje del libro (que puede ser desde unas cuantas líneas hasta
varias páginas del mismo). Ese trozo lo consideramos importante pero su extensión
no aconseja una copia literal. Al redactar una ficha de resumen hay que tener en
cuenta estas precauciones:

• La parte superior de la ficha se utiliza para anotar (de forma abreviada puesto
que para los datos completos tenemos ya confeccionada la ficha bibliográfica),
el autor y el título de la obra, subrayado; así como otras indicaciones
clasificatorias personales que nos puedan ser útiles.

• En el cuerpo central de la ficha de contenido escribiremos el resumen personal


que hemos realizado del pasaje leído. Si consideramos oportuno introducir
junto a las ideas del autor apreciaciones críticas personales, siempre debe
quedar estrictamente diferenciado el pensamiento del autor y el nuestro. Para
ello, nuestras opiniones deben ir entre corchetes. Por ejemplo:

En la Edad Media la concepción del planeta experimentó un retroceso respecto al


conocimiento del mundo clásico pues muchos autores creían en un mundo plano [lo cual es
falso pues la Tierra es esférica]…

• La parte inferior izquierda de la ficha se usa para anotar la primera y la última


página de la obra leída que contiene el fragmento que hemos resumido.

©. Francisco Quintana Toret. FICHA Nº 26: Las fichas de contenido


METODOLOGÍA Y TÉCNICAS DE ESTUDIO PARA EL ALUMNADO DE SECUNDARIA

• Cuando la idea fundamental de una obra está expuesta a lo largo de muchas


páginas y de forma reiterada, junto al dato anterior puede añadirse el latinismo
passim que significa "en todas partes”.

• La clasificación de las fichas de contenido puede emplear los mismos criterios


usados en el fichero bibliográfico, es decir, combinando pautas cronológicas o
temáticas. Evidentemente, también podemos usar un criterio alfabético. Serán
necesarias, sea cual sea el criterio de catalogación, fichas divisorias en cartón
con pestañas para marcar las subdivisiones pertinentes.

• Tanto el fichero como las fichas son personales, por lo que el manejo ha de
quedar reservado al propietario, ya que sólo él sabe como están ordenadas.

2. LAS FICHAS DE REFERENCIA O LITERALES.

Son aquéllas en las que transcribimos literalmente frases o párrafos enteros de


un libro o artículo y que previamente hemos subrayado, entendiendo que su
importancia es excepcional. Debemos tener en cuenta estos consejos:

• Una precaución importante es el no proceder a hacer fichas de referencia a lo


largo de una primera lectura. Conviene leer una parte extensa del texto o todo
un capítulo para poder apreciar y seleccionar lo que realmente vale la pena
copiar literalmente. De lo contrarío copiaríamos fragmentos que pueden ser
resumidos fácilmente en fichas resumen.

• De la misma forma que en las fichas de resumen, también en éstas la parte


superior de la ficha se utiliza para anotar, de forma abreviada el autor y el título
de la obra, subrayado, así como otras indicaciones personales.

• En el cuerpo central de la ficha se escribe el texto que hemos extraído y


subrayado del libro. Ahora bien, como se trata de una referencia literal,
debemos copiarlo tal como aparece en el texto, sin modificación alguna, y
además "entrecomillado".

• Las citas literales deben iniciarse con tres puntos suspensivos delante si
arranca su contenido de otro fragmento anterior (es decir, empezamos a copiar
en medio de una frase); también han de cerrarse con tres puntos suspensivos
si cortamos la frase antes de que finalice en un punto; finalmente, deben llevar
los puntos suspensivos en su interior si suprimimos palabras o fragmentos.

• En el caso de que alguna de las palabras suprimidas en un texto que estamos


copiando literalmente queramos sustituirla por otra, al ser una alteración del
original, debemos ponerla entre corchetes. Por ejemplo: [taxonomía].

• La trascripción ha de ser exacta, incluso cuando existan faltas o errores en lo


copiado. Sólo está permitido en caso de error introducir junto a la palabra o
frase equivocada la palabra latina sic entre paréntesis: (sic).

©. Francisco Quintana Toret. FICHA Nº 26: Las fichas de contenido

Intereses relacionados