Está en la página 1de 3

CARTA DE UN HIJO CONDENADO A MUERTE A

SU MADRE
Un hombre que pasaba sus ltimas horas en su celda,
esperando ser ejecutado, pidi como ltimo deseo
papel y lpiz.
Luego de escribir por varios minutos, le dijo a su
custodio: Por favor, entrguele sta carta a mi madre.
La carta deca as:
Madre, creo que si hubiera ms justicia en ste
mundo, tanto t como yo deberamos de ser
ejecutados. T eres tan culpable como yo de mi
miserable vida!
Te acuerdas madre, cuando llev a la casa aquella
bicicleta que le quit a otro nio igual que yo? Me
ayudaste a esconderla para que mi padre no se
enterara.
Te acuerdas madre, cuando me rob el dinero de la
cartera de la vecina? Fuiste conmigo al centro
comercial y lo gastamos juntos.
Te acuerdas madre, Cuando botaste a mi padre de la
casa porque quiso corregirme? Porque me haba
robado el examen final de mi grado y me haban
expulsado.

Madre, yo era slo un nio, un inocente que


necesitaba correccin, y no consentimiento. Te
perdono, y slo te pido que le hagas llegar esta
reflexin a todos los padres del mundo, que sepan
que ellos son los nicos responsables de formar, a un
hombre decente, o a un vulgar delincuente.
CARTA DE UN HIJO CONDENADO A MUERTE A
SU MADRE
Un hombre que pasaba sus ltimas horas en su celda,
esperando ser ejecutado, pidi como ltimo deseo
papel y lpiz.
Luego de escribir por varios minutos, le dijo a su
custodio: Por favor, entrguele sta carta a mi madre.
La carta deca as:
Madre, creo que si hubiera ms justicia en ste
mundo, tanto t como yo deberamos de ser
ejecutados. T eres tan culpable como yo de mi
miserable vida!
Te acuerdas madre, cuando llev a la casa aquella
bicicleta que le quit a otro nio igual que yo? Me
ayudaste a esconderla para que mi padre no se
enterara.

Te acuerdas madre, cuando me rob el dinero de la


cartera de la vecina? Fuiste conmigo al centro
comercial y lo gastamos juntos.
Te acuerdas madre, Cuando botaste a mi padre de la
casa porque quiso corregirme? Porque me haba
robado el examen final de mi grado y me haban
expulsado.
Madre, yo era slo un nio, un inocente que
necesitaba correccin, y no consentimiento. Te
perdono, y slo te pido que le hagas llegar esta
reflexin a todos los padres del mundo, que sepan
que ellos son los nicos responsables de formar, a un
hombre decente, o a un vulgar delincuente.