Está en la página 1de 2

CVC. El Conjuro De Los Libros. Amor Ideal Y Realidad Humana. Miguel De Cervantes, La

La materia paremiológica en el Libro de buen amor es consubstancial a la obra. Y este es el aspecto más esencial, puesto que revela la imposibilidad de medir el tiempo real (no el tiempo-hora de los relojes), lo cual, en cambio, sà puede lograrse con el efecto de dilatación del tiempo (el efecto de Scherezada en Las mil y una noches es uno) para crear algo intermitente. Las grandes empresas cinematográficas descubrieron una nueva cantera comercial para el terror en estas producciones breves, cuyo mayor mérito es, en mi opinión, la factura de los guiones y la originalidad de las historias, más que los resultados finales. Luego de producir y realizar grabes para jóvenes rebeldes como Los ángeles salvajes y Gas, dirigió Demencia 13, y dio la primera ocasión al incipiente productor Francis Ford Coppola.

Imitadora porque van a ser estos sonetos aniversario uno de los elementos que más caracterizan la obra del aretino y que, por demás, asimismo fueron señalados por González de Salas en sus Preliminares; y estructuradora por el hecho de que la distribución de estos poemas en el conjunto de Canta sola a Lisi no es arbitraria en tanto que son 3 y están ubicados simétricamente para favorecer la ilusión del paso del tiempo.

CVC. El Conjuro De Los Libros. Amor Ideal Y Realidad Humana. Miguel De Cervantes, La La

Famosos sonetos como «Rostro de blanca nieve, fondo en grajo» (quinientos cincuenta y uno), «Si vieses que con yeso blanqueaban» (quinientos cincuenta y tres), «Sol os llamó mi lengua pecadora» (559), en donde, como anuncia el apartado, se describe el Riesgo de festejar la belleza de las tontas, son claros exponentes de que, en Quevedo, la poesÃa amorosa y la satÃrica, por servirnos de un ejemplo, son piezas de un mismo puzle literario y conviene tenerlas presentes de una forma simultánea para no difuminar la imagen del escritor.

Es una historia ininteligible debido a que, en su horror, sobrepasa los lÃmites de lo representable y, como el narcisismo, es una narración que se pliega sobre sÃ, por lo que permanece en la bolsa del guarda. Pero a pesar de toda su jactancia, el prisionero es incapaz de entender lo profundamente apropiado de su castigo, que se impone en una esfera que trasciende el propio derecho conforme se escribe y practica. El preso es enviado al mar, lejos de todas y cada una de las mujeres, a un mundo únicamente de hombres. Su vida y deseos, que son lo mismo, no tienen término: proliferarán ilimitadamente, como su prole.

En una lÃnea afÃn, mas no idéntica, se sitúa el trabajo de la profesora M. B. (1998), especialista en argumentación retórica y en el conceptismo, peculiaridades esenciales para explicar la poesÃa

cariñosa de Quevedo. Con los estudios presentados hasta acá, sea en forma de artÃculo sea en forma de páginas escogidas de libros más extensos, el lector deberÃa tener una imagen bastante completa, actual, pero con un enfoque diacrónico, de cuáles son las lÃneas generales de interpretación sobre la poesÃa cariñosa de Quevedo. En estos autores el sitio común deja de ser tal para constituir una clave interpretativa de concepciones profundas.