Está en la página 1de 1

Qu misin le confiere usted a la literatura?

Nunca un sentido directo e inmediato de catequesis, pues nadie ve por


qu se le indique en la direccin del ndice, sino cuando se nos caen las
escamas de los prpados y el ojo refractante del pez deja paso al ojo
penetrado por el rayo del hombre. Cuando me entero de la condicional
de un rastreador, pido idntico pulso para el escriba. Conoce el peso de
la hoja y sus destrezas al caer, relacionados con la cercana del arroyo,
el mugido aconsonantado con el corpsculo del desierto, la recurva
secreta del tigre para huir del nido de serpientes. As, descubrir en una
sentencia la intencin de nuestros pasos, no olvidar tampoco cuando
digo la espiral del tiburn, primer requiem que en francs se le dice al
tiburn requin. Por los ojos es lentsimo, muy despacioso, adormilado, se
oye un requiem mozartiano, de pronto un coletazo, una desdeosa
sabidura mandibular. Misin de la literatura? Quitarle horas al sueo y
profundizar el sueo. Llegar como Marco Polo a Kubla Kan. Como
Coleridge, ensoar a Kubla Kan. Buscar el camino del caballo como en la
cultura china y encontrar el de la seda. Quedarse absorto, preguntar por
qu algunos campesinos se persignan delante de un rbol sagrado como
la ceiba.