Está en la página 1de 3
sgn015 {Por qué la gente ne sonra en las fos arfiquas? | Ciencia | EL PAIS Por qué la gente no sonrie en las fotos antiguas? Inauguramos una nueva serie en la que expertos responden a algunas de las bisquedas més curiosas que los usuarios realizan en Google JONATHAN JONES THE QUARDAN | 8 SEP2015- 150255 ndivadowme Folcgain Google Suscnores Alphabet Ateslisicas Inrat Empresae Histon Telecomvniasones Economia Ate éPor qué la gente no sonrie en las fotos antiguas? Tal y como los usuarios que le hacen esa pregunta a Google han podido comprobar con exactitud, existe una Idgubre ausencia de sonrisas en las primeras fotografias de la historia, Los retratos fueron uno de los principales atractivos de la fotografia desde su 1852, por ejemplo, una chica pos6 para un daguerrotipo con la cabeza ligeramente girada, lanzando al objetivo una mirada firme y segura, y sin sonrefr. Asi, queda conservada para Cute oemn seinen nts otonbeabernpseewtonybeniapweecrmo siempre como tna joven deo més invencién. Esa severidad aparece por doquier en las fotografias vietorianas, Charles Darwin, que segtin todas las fuentes era un hombre afable y un padre carifioso y bromista, parece congelado en la melancolia en todas sus fotos. En el gran retrato del astrénomo John Frederick William Herschel realizado en 1867 por Julia Margaret (ver més abajo), su profunda introspeccién taciturna y su pelo enmarafiado, bafiado por la luz, le daban el aire de un rey Lear tragico. éPor qué nuestros ancestros, desde los desconocidos que posaban para retratos familiares a los personajes famosos y de renombre, se ponian tan sumamente tristes delante del objetivo? ‘No hay que observar durante mucho tiempo estas antiguas y solemnes fotografias para ver eudn incompleta esta la respuesta aparentemente obvia: que congelan sus caras para poder aguantar los largos tiempos de exposicién. En el retrato que Julia Margaret Cameron le hizo a Tennyson, el poeta rumia y suefia, su rostro es la mascara sombreada de un genio. No se trata de una mera extravagancia técnica, sino de una eleccion estética y emocional. La gente del pasado no era necesariamente més pesimista que nosotros; Los victorianos se las personas no deambulaban por el mundo en un estado de tristeza tomaban con perpetua, aunque, de haberlo hecho, estarian justficados, al viviren un . ‘mundo con altisimas tasas de mortalidad en comparacién con el humor incluso los Occidente actual, con una medicina del todo deficiente para nuestros aspectos mas estiindares, De hecho, los vietorianos se tomaban con humor inclusolos —_|igubres de su aspectos mas ligubres de su sociedad. El libro de Jerome K. Jerome Tres so¢iedad hombres en una barea ofrece una imagen reveladora del sentido del humor vietoriano, jugueton e irreverente. Cuando el narrador bebe un trago de agua del rio Tamesis, sus amigos bromean diciéndole que probablemente pille el cblera. La broma es fuerte teniendo en cuenta que estaban en 1889, solo unas décadas después de que dicha enfermedad arrasara Londres. Aunque ahf estaba Chaucer escribiendo Los euentos de Canterbury, hipelpais.cm/olpais/20"S0SI0Aciene:al 1441381252 577208.himl 18 spots La fotografia atin era muy. taexcepcién mis famosa es, claro e {Por qué la gente ne sonra en las fos arfiquas? | Ciencia | EL PAIS {que atin arrancan carcajadas, en el siglo de la peste negra. O Jane Austen, que encontré cantidad de elementos tronchantes en la época de las guerras napoleénicas, La risa y el regocijo no solo eran habituales en el pasado, sino que estaban mucho mas institucionalizados que hoy en dia: desde los earnavales medievales, donde comunidades enteras disfrutaban con payasadas y extravagancias cémicas desenfrenadas, hasta las imprentas georgianas, donde la gente se reunfa para enterarse de los iltimos chistes. Lejos de reprimir los festivales y la diversién, los victorianos, que inventaron la fotografia, también confirieron a la Navidad el cardcter de fiesta laica que tiene en la actualidad, Asi las cosas, la seriedad de la gente en las fotografias del siglo XIX no puede ser prueba de una tristeza y depresién generalizada. No se trataba de una sociedad que vivia en una desesperanza perenne. Mas bien, la verdadera respuesta tiene que ver con la actitud hacia el retrato en si Las personas que posaban para las primeras fotografias, desde las severas familias de clase media que dejaban constancia de su estatus hasta los famosos captados por el objetivo, las concebfan como un momento significativo. La fotografia aiin era muy poco corriente y hacerse una foto no era algo que ocurriera todos los dfas. Para mucha gente, podia tratarse de una experiencia tinica en la vida. Posar para la cdmara, en otras palabras, no era muy distinto de hacerlo para un cuadro, Era més barato, més rapido (a pesar de los largos tiempos de exposicién) y significaba que unas personas que nunca habjan tenido la ‘oportunidad de ser pintadas ahora podfan hacerse un retrato; pero, al parecer, la gente se To tomaba con la misma seriedad que se reservaba a Tos cuadros. Aquello no era una “instanténea”. Al igual que los cuadros, la fotografia se concebfa como el registro atemporal de una persona, Los retratos al dleo tampoco estén plagados de sonrisas. Las obras de Rembrandt serian muy distintas si todo el mundo estuviera sonriendo. De hecho, rezuman conciencia de la mortalidad y del misterio de la existencia, que no son precisamente motivos para refrse. Desde la mirada rojiza del papa Inocencio X retratado por Veldzquez a la Violante de Tiziano y su seriedad intima, son contados los retratos con caras sonrientes que encontramos en los museos. la Mona Lisa, y Leonardo da Vinci poco corriente y hacerse una_ se esforz6 durante afios para que esa sonrisa “funcionase”. Sus coeténeos foto no era algo que ocurriera todos los dias. Para mucha se sorprendieron al ver un retrato sonriente. En el siglo XVIII, los artistas pintaban a personas risuefias —el escultor Houdon incluso dio a la estatua de mérmol de Voltaire una sonrisa — para captar la nueva actitud, gente, podia tratarse de una sociable y alegre, de la Hlustracién. No obstante, en lineas generales, la experiencia tinica en la vida _melancoliay la introspeccién dominan el retrato al leo, yesa sensacion de la seriedad de la vida pas6 de la pintura a los albores de la fotografia. De hecho, la pregunta podria reformularse: épor qué las fotografias antiguas son mucho mas conmovedoras que las modernas? Lo cierto es que la grandeza existencial de los retratos tradicionales, la gravedad de Rembrandt, atin sobrevive en la fotografia victoriana. Hay en dia nos sacamos tantas fotos sonriendo que la idea de que alguien pueda encontrar auténtica profundidad y poesfa en la mayor parte de ellas es absurda, Las fotos representan la sociabilidad: queremos transmitir que somos gente sociable y feliz. Asi que sonreimos, nos reimos y hacemos el tonto en seffisinfinitos, infinitamente compartidos. Un seffirisuefio es la antitesis de un retrato solemne, una mera representacién momenténea de la felicidad. No tiene ninguna profundidad, y por ende ningiin valor artistico. Como documento humano resulta inquietantemente desechable. (De hecho, ni siquiera es lo bastante sdlido como para hacer una bolita: basta con pulsar “borrar’) Qué hermosas y cautivadoras son las fotografias antiguas en comparacién La pregunta podria tt cme nsoton saris Pro tein nnevead sie do OTUIBIS PO demostrarlo con fotos. Al contrario, cuando posaban para una fotografia (U€ las fotogralias hipelpais.cm/olpais/20"S0SI0Aciene:al 1441381252 577208.himl 2a spots {Por qué la gente ne sonra en las fos arfiquas? | Ciencia | EL PAIS pensaban en el tiempo, la muerte y la memoria. La presencia de esas realidades solemnes en las fotografias del pasado las hace mucho més valiosas que las instanténeas con una felicidad tonta colgadas en Instagram. A lo mejor, nosotros también deberiamos dejar de sonrefr a hipelpais.cm/olpais/20"S0SI0Aciene:al 1441381252 577208.himl antiguas son mucho mas conmovedoras que las modernas? a8