Está en la página 1de 13

UNIVERSIDAD DE

GUADALAJARA

CENTRO UNIVERSITARIO DE CIENCIAS DE LA


SALUD

DEPARTAMENTO DE PSICOLOGÍA BÁSICA

TEORÍAS Y CORRIENTES CONTEMPORÁNEAS EN


PSICOLOGÍA II

“EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO POR


VIKTOR EMIL FRANKL”

RIVERA GUERRERO VIANNEY SANAIRI

PROF. FABIOLA NEGRETE

04 DE DICIEMBRE DEL 2008


JUSTIFICACIÓN:

Decidí el leer este libro porque ya había tenido la oportunidad de darle una
hojeada para poder exponer sobre su autor Viktor Frankl y me pareció bueno pero pues
para poder entender su teoría y su psicoterapia más que solo ver su vida en los campos
de concentración durante la guerra tenía que leer la obra completa. Además me pareció
que el tener bases sobre el existencialismo que me ayudaran bastante a poder
comprender más la obra y poder tener una mejor y más completa visión del mismo y
por lo tanto de las bases de la psicoterapia que Frankl desarrollo con el nombre de
Logoterapia. El existencialismo se refiere a la existencia como origen de los
pensamientos y a partir de estos actuar sobre las elecciones que tiene la libertad de
hacer, al mismo tiempo de relacionarse y con todo ello poder trascender pero con
responsabilidad.

Aunque creo que al tener una obra en la que se puede complementar un tanto la
teoría con lo que fue su punto de inicio será indispensable y muy acertada para
comprenderlo aun mejor y verlo desde un punto similar al del autor; pero también se
llega a perder ese objetivo por los sucesos en sí que pasa en los campos y eso fue lo
que me pasó en el repaso que le di la primera vez por ello decidí leerlo para poder ver
más allá de eso me refiero a llegar a las bases, de lo que verdaderamente se trata y por
lo que hace su psicoterapia.

Además creo que este libro me ayudara bastante en mi carrera y en especial para
darme pie al área a escoger. Porque lo relaciono con una de las áreas que me
interesa de la psicología y esta es la psiconcología. La búsqueda de sentido de cada
persona es diferente, pero tienes que llegar a esta para poder encontrar el camino a la
felicidad y a una vida plena; sin que las cuestiones externas o muy internas que llegas
a apropiar te hagan darte por vencido en esa búsqueda de la que se habla.
Cuando los pacientes que están en una fase terminal o que las personas que se
enfrentan a la realidad de padecer una enfermedad que en ocasiones puede llegar a
ser incurable; se dan por vencidos la mayoría de las veces sin darse cuenta que siguen
vivos y que de una o cualquier otra forma pueden llegar a su objetivo.
Considero que en realidad quien encuentra ese sentido sabe por lo que tiene que
vivir y luchara contra la enfermedad o quizá vea en ese sufrimiento el sentido y tratara
de vivir lo mejor posible; porque vivirá para ese sentido.
Y tal vez ese sentido sea el de luchar, el ver a sus hijos crecer, formar una familia,
hacer una carrera, disfrutar a sus padres, convivir con sus amigos, ser alguien en la
vida… ahí cada quien le da el sentido que encuentra para seguir adelante, para vivir y
para saber lo que va a ser de su vida.
INTRODUCCIÓN:
Se trata de una obra en el que se concentra en la vida del autor en los campos
nazis ya que es importante para contextualizar como se fue desarrollando y comprender
la psicoterapia de Viktor Frankl.

Para comprender esto, la obra se desarrolla a partir de dos partes en el que la


primera se trata lo que vivió Frankl en los diferentes campos de concentración durante
cuatro años y lo que significo para él vivir y ser víctima del holocausto; en el que hay
que darse cuenta de lo que pudo pasar una víctima en esos campos pero teniendo en
cuenta que no solo lo sobrevivió sino que lo pudo llevar más allá… a la psicoterapia.

Además dentro de esta primera parte se divide en tres fases que son: la primera el
internamiento en el campo donde se desarrolla como fue la llegada y las cosas por las
que paso y después se tuvo que adaptar, la segunda la vida en el campo en ella se
desarrollan los cuatro años de estar inmerso en todas las presiones psicológicas, físicas
y espirituales; y la tercera fase después de la liberación en la que se atiende a la
psicología del prisionero después de haber sido liberado, por lo que pasa y a lo que
tiene que volver.

Y con ello comprender como se va llevando la existencia en esos casos además


de poder conocer la trascendencia y de lo que da pie para que el autor llegara a una
psicoterapia distinta y un tanto propia y diferente a la de que una vez fueron sus
colegas como lo fueron Freud y Adler. Que a lo largo del libro se pueden identificar las
diferencias fuertemente marcadas por el autor de la logoterapia ante el psicoanálisis,
donde intenta diferenciar a los lectores sobre ambas psicoterapias.

En la segunda parte se trata de lo qué es en sí los conceptos básicos como son


los temas del sentido de la vida, del amor, del sufrimiento, el vacío existencial, etc. de
los que depende y se sustenta su psicoterapia llamada logoterapia y así poder
introducirse en ella para ser capaces de comprenderla y contextualizarla en lo que fue
el holocausto vívido y sufrido por el autor.

Se puntualiza los términos utilizados por él y por lo tanto en su psicoterapia, al


igual que se centra en ella, en la logoterapia. Donde esta psicoterapia se identifica con
el objetivo de hacer que la persona llegue a su sentido de vida encontrándolo pero no
se le da ni se le aproxima porque solo esa persona sabe cuál es, así que la manera en
la que el logoterapeuta puede ayudar a encontrarlo es abriendo su campo de visión,
dándole más perspectivas para que el paciente se dé cuenta de lo que es para él. Pero
con la importancia y relevancia de que a esa persona se le está dejando la libertad de
elegirlo y la responsabilidad de llevarlo.
CONTEXTO HISTÓRICO:
El hombre en busca de sentido es desarrollado por Viktor Frankl como una forma
para trasmitir a la sociedad que es lo que se vivía en los campos de concentración
durante la segunda guerra mundial y como se desarrolla su logoterapia.

Esta segunda guerra mundial transcurrió de 1939 a 1945 en donde se enfrentaron


las potencias del eje (Alemania, Italia y Japón) y los aliados (Francia, Gran Bretaña,
Estados Unidos, China y URSS).

Las causas fueron: la crisis financiera de 1929 y sus consecuencias en la


economía mundial; el fracaso de las Sociedad de las Naciones como promotora de la
paz en el mundo; el desconocimiento del tratado de Versalles por parte de Alemania; la
crisis de las democracias liberales y su enfrentamiento con las ideologías totalitarias de
Hitler y Mussolini.

El 1 de septiembre de 1939 las tropas alemanas invadieron Polonia, el 3 de


septiembre, ante la agresión los gobiernos de Francia y Gran Bretaña le declararon la
guerra a Hitler, los ejércitos alemanes prosiguieron con la invasión de Dinamarca y
Noruega, el 9 de abril de 1940. En el frente Occidental, Holanda, Bélgica, Luxemburgo y
Francia fueron conquistadas entre mayo y junio del mismo año. Entre abril y octubre de
1940 Alemania ocupo Grecia y Yugoslavia, y en noviembre ocupo Rumania y Bulgaria.

El 28 de julio de 1943 Mussolini fue arrestado y Víctor Manuel III asumió la


dirección del estado italiano. A pesar de que el régimen fascista fue proscrito la guerra
continuo. El 7 de diciembre de 1941 destruyo la base norteamericana de Pearl Harbor,
cerca de Honolulú, Hawai, ante lo cual los Estados Unidos declaro la guerra contra
Japón.

Una vez derrotadas las fuerzas alemanas en los países que habían ocupado, los
Aliados adelantaron una acción final contra Alemania. Entre enero y marzo de 1945 las
tropas aliadas invadieron y conquistaron el país. El 30 de abril de 1945 Hitler se suicido.
La rendición alemana se protocolizo el 7 y el 9 de mayo de 1945, primero en Reims y
luego en Berlín, llegando así a su fin la guerra en Europa.

En agosto de 1945 las ciudades de Hiroshima y Nagasaki son destruidas por


bombas atómicas estadounidenses. Con esto termina definitivamente la segunda
guerra mundial.

Pero esto no fue lo peor de esta guerra sino la persecución y el exterminio que se
perseguía por los judíos por ello lo que vivió Frankl:
Para la ideología nazista la búsqueda de la raza superior y su identificación con la
raza aria implicaba que las demás podían ser esclavizadas, ultrajadas, torturadas e
incluso destruidas. Éste fue el caso de la población judía. Las victorias alemanas en los
primeros años de la segunda guerra mundial hicieron que la mayoría de los judíos
europeos cayera bajo su yugo y el de sus satélites que desconocieron todos sus
derechos y confiscaron todas sus propiedades.

Millones de judíos fueron deportados a países como Polonia, escogida por Hitler
como escenario de la ‘solución del problema judío’. Esta solución consistió en la
concentración en campos Auschwitz, Treblinka, Dachau y Buchenwald. A partir de esto
Frankl escribe en su obra ‘el hombre en busca de sentido’ donde relata lo que pasaban
los judíos en estos campos, en especial en el primero de los mencionados. Allí los
judíos eran sometidos a trabajos forzados de todo tipo y se les daba muerte en cámaras
o cremándolos. Se calcula que unos 4 millones de judíos fueron sacrificados en los
campos de concentración. Algunos pudieron buscar refugio en países no hostiles y
muchos de ellos se unieron a la resistencia y a los partisanos, pero la ayuda de los
gobiernos aliados, preocupados por sus propios problemas, llego tarde. La mayoría de
los países permanecieron cerrados a los refugiados. Las esperanzas de estos se
centrarían más delante en Israel, Estados Unidos y Gran Bretaña.

Esta guerra ocasiono la perdida de millones de vidas como la de los familiares de


Viktor Frankl. Después de la segunda guerra mundial cuando Frankl fue liberado, los
problemas con los alemanes siguieron:

En la conferencia de Potsdam realizada en agosto de 1945, poco después de la


rendición incondicional de la Alemania Nazi el 8 de mayo de 1945, los aliados dividieron
Alemania en cuatro zonas de ocupación militar -Francia al suroeste, Gran Bretaña al
noroeste, Estados Unidos al sur, y la Unión Soviética al este-. Las antiguas (1919-1937)
provincias de Alemania al este de la Línea Oder-Neisse (Prusia oriental, el este de
Pomerania y Silesia) fueron transferidas a Polonia, mudando el país hacia el oeste.
Aproximadamente 15 millones de alemanes sufrieron terribles penalidades de 1944 a
1947 durante su huida y expulsión de los territorios de Alemania del este y de Sudetes.

Con el término de la segunda guerra mundial no terminaron los problemas para los
alemanes ya que después de la división de Alemania después se presentaron
problemas en la reorganización de las naciones por los Estados Unidos, la Unión
Soviética y el Reino Unido y en la ocupación de estas.

Muchos alemanes murieron como resultado de una evacuación mal planeada,


bombardeos, hundimientos de barcos de refugiados, de hambre y privación durante
largas marchas durante el frío glacial, en los trenes de expulsión, en campos de
reasentamiento o asesinados por tropas de saqueo y por habitantes locales. Mientras
Alemania se separaba en del este y del oeste pero al intentar unirlas y tomarlas como
una misma unidad económica no resultaron los planes por la Guerra Fría.

NOTA BIOGRÁFICA:
Viktor Emil Frankl nació en Viena, el 26 de Marzo de 1905. Segundo de tres hermanos,
(Walter y Estela). Sus padres, judíos, transmitían a sus hijos sus creencias y
costumbres religiosas.

Vivió las dos guerras mundiales. Los estragos de la primera, lo hicieron crecer en la
escasez económica. A los once años de edad tenía que formarse a las tres de la
mañana en las filas del mercado para conseguir el poco alimento disponible, su madre
lo alcanzaba a las siete para que él pudiera llegar a la escuela.Como estudiante
adolescente discutía temas filosóficos con Martin Heidegger y Karl Jaspers. Para Frankl
la filosofía es una parte muy importante en la vida de todo ser humano, por lo tanto,
nunca puede desligarse de la actividad psicoterapéutica.

Muy joven descubrió que su camino estaba en el mundo de la medicina. Ingresó a la


facultad de medicina de la Universidad de Viena y se especializó en neurología y
psiquiatría. En ese tiempo empezó a estudiar los conceptos psicoanalíticos. Sigmund
Freud era maestro de la Universidad y contaba con un gran prestigio y reconocimiento
en el ambiente médico e intelectual. Sin embargo Frankl no estaba de acuerdo con la
postura determinista de Freud ni con su visión reduccionista del hombre y le discutía
-por correspondencia- con convicción a pesar de tener apenas 18 años. Freud
respondía cada una de sus cartas y lo invitó a publicar su primer artículo en la Revista
Internacional de Psicoanálisis.

Inicia junto con sus maestros Rudolf Allers y Oswald Schwartz centros de consulta para
atender a los jóvenes afectados por los efectos de la primera guerra mundial:
desempleo, falta de oportunidades, cuadros depresivos, intentos de suicidio… La
iniciativa del joven médico fue bien recibida en otras ciudades europeas como Praga,
Zúrich, Berlín y Frankfurt.

La riqueza humanística y científica de esos años, motivaron a Frankl para escribir un


trabajo en torno a las relaciones entre la psicoterapia y la filosofía existencial que
entonces se cultivaba en Europa. En él señala la necesidad de incorporar en la
terapéutica los aspectos de corte existencial y filosófico que están presentes en el
horizonte del paciente.
Al graduarse Frankl se unió al grupo de Alfred Adler quien fundó la segunda escuela de
psicoterapia vienesa –psicología individual- partiendo de los conceptos psicoanalíticos
pero tomando en cuenta los aspectos sociales que intervienen en el desarrollo de la
personalidad. Para Adler el ser humano está motivado por la búsqueda de poder
movido por un complejo de inferioridad. Frankl no coincidía en que esa fuera la principal
motivación del hombre y siguiendo como siempre su propio camino fundó la tercera
escuela de psicoterapia vienesa a la que llamó Logoterapia.

Es nombrado director de neuropsiquiatría del Rothschild Hospital de la ciudad de Viena.


Como neurocirujano realizaba operaciones de cerebro y como psiquiatra atendía todo
tipo de patologías, mas por las circunstancias que se vivían en esa época, se ocupaba
de miles de casos de depresión e intentos de suicidio.En diciembre de 1941 contrajo
matrimonio con Tilly Grosser. En otoño de 1942, es llevado durante la segunda guerra
mundial, a los campos de concentración nazis y vive el holocausto. Mueren en
diferentes campos su madre, su padre, su hermano, su cuñada y su esposa Tilly.
Tomó la tarea de ofrecer sus servicios como médico y psicoterapeuta. Vivió esos dos
años y medio como el prisionero n.º119.104. Comiendo si asi se le puede llamar y
trabajando largas jornadas en climas extremosos y todas las carencias imaginables.
Presenciando atrocidades, enfermedades y muertes día tras día.

Al terminar la guerra el 27 de abril de 1945, Frankl pudo constatar nuevamente que


estaba destinado a vivir ‘para algo’. La camioneta del cuerpo de rescate suizo cerró las
puertas cuando ya le tocaba a él el turno de subir. Tuvo que esperar varias horas más a
que llegara la próxima, la espera le pareció eterna. Cuando al fin llegó se enteraron de
que la camioneta anterior era otro engaño para llevar a más judíos a la muerte.
Tuvieron que pasar varios meses para que Víktor Frankl pudiera sobreponerse a las
experiencias vividas y a sus pérdidas para regresar a trabajar a la Policlínica de Viena.
Allí dicto a varias enfermeras lo que había sido su vivencia en los campos de
concentración. Esta publicación que originalmente se llamó "Un psicólogo en un campo
de concentración" es la que conocemos como “El hombre en busca de sentido”, misma
que ha sido publicada en 18 idiomas.

Frankl nunca imaginó que el nombre de este libro estaría inscrito alguna vez en la
biblioteca del Congreso en Washington D.C. en la lista de los 10 libros que han
cambiado el curso de la humanidad. Desde entonces se dedicó a escribir –hay
aproximadamente 25 libros escritos por él- , a dar conferencias alrededor del mundo, a
hacer psicoterapia, a entrenar logoterapeutas, y a transmitir su mensaje tal como se lo
propuso al ingresar al campo de concentración.
El 18 de julio de 1947 contrae matrimonio con Eleonore Schwindt con quien comparte
su misión y su obra el resto de su vida. El mismo año fue nombrado Profesor Asociado
de neurología y psiquiatría en la facultad de medicina de la Universidad de Viena.

Fue maestro invitado de la Universidad de Harvard y de varias universidades alrededor


del mundo que le otorgaron más de 20 títulos Honoris Causa.
Murió en Viena de fallo cardiaco el 2 de Septiembre de 1997. Vivió 92 años muy activos
y llenos de sentido, dejándonos un legado de amor a la vida y esperanza hacia el ser
humano. Le sobreviven su esposa Eleonore, su hija la Doctora Gabriele Frankl-Vesely,
su yerno Franz Vesely y sus nietos Alexander y Katharine, todos involucrados y
comprometidos con la misión de la Logoterapia.

ANÁLISIS DE LA OBRA:
Al momento de llegar a esos campos se observaba las selecciones que hacían
donde solo había dos opciones o te ibas a morir en ese momento o morirías después,
los prisioneros que ya lo eran solo pensaban en estar vivos para estar con sus seres
queridos pero después de un tiempo se veía que algunos comenzaban a perder esa
esperanza, esa voluntad de vivir.

En la primera parte “un psicólogo en un campo de concentración” se identifican


tres fases por las que pasan los prisioneros durante el cautiverio que son:

Primera fase: internamiento en el campo.-

Aquí el prisionero esta en shock, los horrores que se presenciaban eran terribles,
perdían las ilusiones, lo único que les traía alivio era el sueño, ya que, era el momento
donde podían sentirse libres, comenzaban a pensar en el suicidio como una fuente de
escape al sufrimiento. El hecho de desprenderse de tantas cosas materiales y afectivas
daba la respuesta de ser consciente de lo que pasaba y salir del shock en el que se
encontraban inmersos.

Esto lo relaciono bastante con las personas con una enfermedad terminal
podríamos basarnos en el cáncer, cuando se les da la noticia de que padecen esa
enfermedad existe una negación al no querer reconocerlo, al no encontrar que hacer,
como reaccionar ante ello. Pero cuando comienzan a asistir a las radioterapias y
quimioterapias se enfrentan a lo que otras personas que están en una fase terminal
pasan y les comienza a caer el veinte de lo que esa enfermedad significa, al igual que
los prisioneros podrían tratar de salir por la puerta fácil, el suicidio.
La segunda fase: la vida en el campo.-

Comenzaban a morir emocionalmente es decir estaban apáticos, llegaban a


presenciar actos dolorosos y se mostraban desensibilizados, se volvían cosas de todos
los días que comenzaba a ser cotidiano y “normal”. Era un modo de defenderse del
medio ya que intentaban ponerse un caparazón donde esconderían todo lo que los
pondría en peligro y así seguir sobreviviendo.

Pasaban por insultos hechos por personas (si así se les podía llamar) que ni
siquiera los conocían; pero por algo lo hacían intentaban sentir que eran más,
intentaban sentir que tenían poder, ellos tenían un sentido de poder a forma de
compensar el no tener sentido de vida. En sueños buscaban lo que no podían tener al
estar despiertos y lo que añoraban en esos momentos, era una manera de ser libres de
elegir lo que querían; se llegaba a la conclusión que ni una pesadilla era peor que el
estar prisioneros ahí. El hambre era algo que sufrían constantemente, incluso en los
sueños se refugiaban. Las esperanzas se desvanecían al ir trascurriendo el tiempo y al
ir pasando los rumores que eran optimistas, por ello era necesario el interiorizarse en su
ser para aislarse y obtener libertad espiritual; además los ayudaba a contra el vacio,
desolación, y la pobreza existencial. Pero luchaban para que no se les quitara el
sentimiento de su individualidad y el valor personal.

Otra de las cosas que ayudaban a olvidar y sobrellevar por un tiempo el


sufrimiento ante el que se enfrentaban eran las reuniones de los prisioneros donde
reían de los chistes, cantos y recitales de poemas; esto les ayudaba a la supervivencia.

Por la apatía que presentaban perdían el interés de tomar decisiones, en parte


porque se les imponían y parte porque querían perder la libertad de elegir y dejarse
llevar por las circunstancias, por el destino. Estaban en una constante lucha entre la
esperanza y la desesperación, pero al internalizar se podía llegar a una libertad
espiritual que era la última que podían perder porque era lo que hacía que la vida
tuviera sentido; si llegaban a arrebatársela se iba a la deriva, dejaba de luchar… se
dejaba morir.

Frankl maneja que se puede manejar que el sufrimiento era algo que no dejaban
de enfrentar pero se puede deducir que el tamaño de éste es relativo porque sea
mucho o poco ocupa el alma de la persona en su totalidad; pero lo importante era darle
sentido a ello. Ya que en esos campos el hombre dejaba de ser valorado y le era
arrancada la dignidad, en pocas palabras era convertido en un objeto al cual se tenía
que explotar, exponer y exterminar. Llagaban a ser el juguete de esos hombres
sedientos de poder, escasos de sentido de vida y con un vacío existencial que llenar.
Los prisioneros estaban a la suerte del humor de los guardias; donde la mayoría de los
prisioneros comenzaba a sufrir conflicto de inferioridad, eran tratados como si no fueran
nada, como el objeto a terminar.

Se contempla que el sufrimiento es algo que no se puede quitar por completo de


una persona; en el campo en general los prisioneros no dejaban de preguntarse sí
sobrevirían al campo de concentración, pero Frankl se solía preguntar sí tenía sentido
ese sufrimiento porque si no tenían sentido, entonces tampoco lo tendría el sobrevivir,
ya que, sería una vida que se sumergiría en la causalidad, sin sentido.

“Una existencia provisional cuya duración se desconoce” era algo como el que los
prisioneros sabían que estaban ahí pero no sabían cuando saldrían o sí saldrían algún
día, con ello no podían aspirar a ponerse metas menos a emprenderlas. Pero el hombre
necesita visualizar su futuro y cuando dejaba caer la fe en ese futuro perdía la columna
espiritual que lo sostenía y así se abandona a la deriva y decae.

El vivir significa el tener responsabilidad de resolver los problemas que implica y


asigna a cada uno, cuando se hacen conscientes de esa responsabilidad comenzaran a
conocer el porqué de su existencia y así podrá soportar el cómo.

Y por último en esta fase se habla del comportamiento de los guardias que al igual
que los prisioneros los guardias se habían mantenido desensibilizados aunque algunos
se rehusaban a tener acciones sádicas no impedían que otros las hicieran, pero no por
ello se podría generalizar en cuanto si eran hombres buenos o malos es algo relativo.

Siguiendo con las enfermedades terminales como el cáncer o el sida podría


suceder la mayoría de las cosas donde se dejan las cosas a un lado, la esperanza se
puede ir conforme pasa el tiempo; y es más recurrente en enfermos de sida cuando
sus familiares y amistades en general los abandonan y los dejan solos, así que trataran
de internalizar sus sentimientos. También se enfrentaban ante la lucha de la esperanza
de seguir adelante y la desesperación de sentir que no avanzan. Las personas se
preguntaran si ganaran ante la enfermedad pero tal vez no vean lo que esa enfermedad
pueda significar, tal vez pueda suceder que la familia se una y es algo que se ve
continuamente.

Al igual que los prisioneros están en “una existencia provisional cuya duración se
desconoce”, ya que, saben que tienen la enfermedad pero no saben siquiera si algún
día esa enfermedad será acabada antes de morir por ello; entonces las personas dejan
de tener esperanza en su futuro, dejan de ponerse metas, dejan de querer luchar, se
desaniman y decaen. Se sabe que cuando alguien pierde las esperanzas deja de luchar
y esto repercute físicamente porque al igual el cuerpo deja de luchar y se dejara
derrumbar. Pero si se hacen responsables de lo que están viviendo podrán encontrar el
porqué de su situación.

La tercera fase: después de la liberación.-

Aunque ya eran libres no lo podían creer seguían con los sentimientos embotados,
estaban desensibilizados aun. Después de haber pasado por tanta presión y de repente
dejar de estar sometido a ella, es un cambio muy brusco que no sabían cómo
reaccionar, y que podía llevar a un daño en la salud psíquica; por que cómo reaccionar
ante un estimulo del que no se era consciente.

Hubo varias reacciones una fue la deformidad moral donde dejaron de ser
oprimidos pero comenzaron a ser opresores, encubriéndose a través de lo que habían
vivido; solían amargarse al preguntarse porque habían pasado por todo esa presión,
pero también llegaba la desilusión donde todos los sueños empezaban de decaer,
cuando al regresar y creer que alguien o algo los esperaba y por lo que en realidad
habían luchado, ya no estaba; el valor que habían dado a ese sufrimiento no tenía
importancia y fue algo más duro de enfrentar.

En la segunda parte “conceptos básicos de logoterapia” se encuentra lo siguiente:

La logoterapia en si trata de enfrentar al paciente con el sentido que tiene de su


vida concientizándola para que por ello cambie su comportamiento para llegar y luchar
ese sentido. La voluntad de sentido se puede manejar como el encontrar un sentido
para enfrentar a la existencia de cada uno y aquí entra la libertad donde cada uno elige
lo que cree que es mejor para su existencia. Cuando esa voluntad se frustra se habla
de frustración existencial que podría llamarse neurosis noógena que nace de los
problemas espirituales ante la frustración; aquí entra la logoterapia al concientizarlo de
lo que realmente quiere y desea. Cuando se tiene una tensión se puede manejar que es
una enfermedad porque esta tensión puede ser manejada de manera que ayude a
llegar al sentido de vida, es una forma de impulso o fuerza (noodinámica).

Al relacionarlo con las personas con enfermedad terminal podría ser su libertad
para elegir en primera según se adapte a su sentido de vida si eligen hacer un
tratamiento para tener la esperanza de vivir más tiempo o no hacer tratamiento pero
vivir intensamente lo último que les queda. Cuando no sabe lo quiere hacer se puede
hacer consciente al paciente de las posibilidades para que elija lo que desea realmente.

Existe también un vacío existencial que se puede observar en el conformismo al


hacer lo que otras personas, siguiendo la marea; o el totalitarismo al hacer lo que otros
quieren que hagas que son modos de delegar la responsabilidad que te corresponde
por que es tu vida por lo tanto tu sentido no el de los demás.

Para la logoterapia cuando se es responsable ante la vida es cuando se expresa


la existencia, ésta psicoterapia intenta hacer consciente de ello. En esta psicoterapia se
habla que el sentido más profundo es el del sufrimiento, pero lo que más importa es la
actitud que se toma ante éste, porque puede dejar de de ser en cierto modo sufrimiento
cuando se encuentra un sentido; se puede ayudar cuando es necesario a recuperar la
capacidad de sufrir.

Se maneja un transitoriedad ante las posibilidades donde se tiene la


responsabilidad por tanto de tener la libertad de elegir entre esas posibilidades. Nunca
se podrá predecir la conducta del hombre porque es el mismo el que se maneja a partir
de sus elecciones.

La técnica que se llega a utilizar en logoterapia es la intención paradójica donde lo


básico que se maneja es que el miedo hace que se realice lo que se teme y cuando hay
una intención esta hace imposible el deseo; la técnica se hace a partir de ello, pero al
voltear, es decir, al convertir el temor en el deseo. Esto puede ayudar al tratamiento de
obsesivos, compulsivos y fóbicos.

CONCLUSIONES:
En otras obras como el libro “El diario de Ana Frank” y la película de “La vida es
bella” en los cuales relatan la vida de los judíos en esta época, acerca de esto se llega
a mencionar que sufrían de discriminación y aislamiento, ya que, para ellos había
espacios especiales como escuelas y establecimientos si bien les iba sino pues no
podían contar con muchos de los servicios. Durante la guerra las tropas nazis llegaban
a los hogares de los judíos y se los llevaban a los campos nazis donde decidían quien
vivía y como morían. Esto fue lo que paso a Frankl pero siguiendo con su teoría se
puede revisar que aunque Frankl se enfrento al sufrimiento en los campos, él le dio
sentido y así sobrevivió para algo, a pesar de todas las presiones. Así que si él no
hubiera pasado por eso no habría llegado a su teoría, se hubiera quedado atrapado
entre Freud y Adler, en este momento no estaría haciendo el análisis de su libro y tal
vez estuviera analizando algo sobre el sentido placer o poder.

Me agrado que se tomara lo de la normalidad y es que para mí es cierto de que en


esos campos existía entre los prisioneros y sus “síntomas” y no solo ahí, una
normalidad dentro de la anormalidad, ya que, no se podía esperar otra cosa ante esas
situaciones. Y creo que eso lo debemos tomar bastante ya que no podemos manejar a
un paciente o cliente según sea el caso, solo por evaluarlo a partir del DSM-IV porque
aunque toma rasgos psicosociales no es lo mismo, se deben tomar a consideración
muchas cosas de las que rodean a una persona y ante el entorno en el que se
desarrolla. Igual si no puedes cambiar todo su entorno le podrías dar o ayudar a
encontrar herramientas con las que pueda desarrollarse de una mejor manera de vivir.
También retoma Frankl que el hombre no está determinado por su entorno sino por sus
decisiones pero creo que no es así, para mí no está determinado sino influido de algún
modo por su entorno, porque de hecho las elecciones también pueden estar influidas
por su medio, no es algo determinante pero tampoco se puede dejar del todo al entorno
o como el maneja a las decisiones.

Cuando se llega a hablar de autorrealización como un fin me parece como lo


tratado en la técnica de la logoterapia, que es la intención paradójica, por que cuando
se trata de llegar a esa autorrealización en si misma se va perder porque tal vez no
sepas ni como se podrá llegar a ella, en cambio, si tienes el sentido a través de él vas a
llegar a la autorrealización.

Lo que es lo esencial es que nos manejamos como cada quien decide pero con
responsabilidad, ya que, tienes la libertad de elegir lo que deseas, para llegar a un
objetivo planteado y si no lo tienes y solo vives a través de dejar las cosas al destino no
vas a pasar de ahí. La logoterapia te ayudara a abrir tu visión de manera que tendrás
más opciones y manejaras tu vida de diferente manera pero adquiriendo
responsabilidad.

Me pareció interesante y relacione como ya se vio a lo largo del libro lo vivencial


de los prisioneros con lo vivencial de las personas con una enfermedad terminal, las
personas sea por lo que sea, existe un momento en el que pierden ese sentido de vida;
deja de importarle cosas, pierde el significado de muchas cosas que podrían ser
indispensables para vivir pero que pueden regresar a ese camino o encaminarse a algo
diferente pero que de igual manera les ayude a vivir plenamente.

BIBLIOGRAFÍA:
Frankl, V. E. El hombre en busca de sentido. 1991. Editorial Herder, Barcelona.

Frank, A. El diario de Ana Frank. 1998, traducido por José Blaya Lozano. Editorial
Época, S.A. de C.V. México.

Centeno Flores, J. et al. Panorama a la Psicología. 1999. Editorial Amate. México.

Enciclopedia académica, Historia internacional-La segunda guerra mundial y los


judíos. 2001. México.