Está en la página 1de 2

Calaveras Literarias CNAR

El da de hoy en el cnar
la muerte anduvo paseando
andaba con guante en mano
y a todos iba golpeando.

La calaquita muy loquita


le pidi perdn al Lic. Oswaldo
ya que por estar metiendo dulces
al panten se fue rodando.

El pobre Oscar
ahora s se nos pel,
se vea tan saludable,
siempre sonriente y amable,
cmo es que se petate.

La Catrina remolona
el ojito a Juan Carlos le echo
y se dijo: a este Lic.
lo subo a mi carretn
por risueo y chaparrito
pa que encienda mi pasin,
yo lo miro muy buen mozo,
limpiecito y retozn,
se me hace que est sabroson.

La parquita muy sonriente va repleta de locin,


porque el Lic. Oswaldo amablemente le invit a su mansin!

A la calaca Noms de oler el perfume de Karen


se le me mueve hasta el calzn.
Ni tarda ni perezosa
del cuello se le colg
y le dijo : MAMACITA!
rechname mis huesitos,
de lo otro me encargo yo.

Al panten de la ciudad,
a entrenadores se llevaron,
y a los chavos del cnar,
sin entrenamientos los dejaron.

Dicen que ronda muy cerca


la huesuda por el talento dos,
anda de cuarto en cuarto,
buscando al coordinador.

Estaba Mari comiendo elote


vino la calavera y le ech un pedote.!

Estaba Karen en direccin,


vino la calaca flaca
y le pidi su corazn.

En el cuarto del mole


los atletas relajo estaban haciendo,
cuando llega la calaca diciendo
se callan o me los llevo al entierro.