Está en la página 1de 377
SAGRADA BIBLIA, EN LATIN Y ESPANOL, COON NOTAS LITERALES, CRITICAS E HISTORICAS, PREFACIOS Y DISERTACIONES, Secades del Comentario de D. Aguatin Calmet, Abad de Senenes, de) Abad Voncs ¥ do loe mas célebros autores, para facilitar Ia inteligencia do le Santa Keeriture. @BRA ADORNADA CON ESTAMrAS Y MAPAS. PRIMERA EDICION MEJICANA, ‘ RNTERAMENTE CONFORME A LA OUARTA Y ULTIMA FRANOKGA DEL A#o DE 1820. TOMO DHCIMOOOTAVO. LOS MACABEOS. . MEJICO. WIPEBATA DE GALVAN A CARGO DE MARIANO ARfVALO, GALLE DE CADENA Num. 2, een 1832. COM Las TXCRNOLAD NSORTARLLS. ADVERTENCIA, E. volamen décimo octavo termina el Antiguo Testamento, y no habiendo podido colocarse en el volamen anterior las notas sobre los profetas menores, ocupardn la mitad de este. Rondet guiado par S. Gerénimo, de quien se llama discipulo, continGa esclareciendo Ja santa obscuridad con que estos hombres inspirados hablan de las cosas fu- turas; y cuando el discfpulo nos hace ver el cisma de los Griegos, la irrupcion de los Mahometanos en los paises cristianos, los ejércitos de los Sarracenos 4 lag puertas de Roma, y todos los grandes aconteci- mientos del nuevo pucblo predichos y figurados en el antiguo, nos da 4 conocer una sagacidad y una prudencia dignas de eu maestro. Hemos seguido 4 Rondet puntualmente, quien despues de haber dado los motivos que le hicieron emprender sus observaciones sobre los profetas, nos dice: Despues del prélogo que sigue 4 los doa libros candnicos de los Macabeos, se hallaran dos Disertaciones de Calmet, una sobre el parentesco entre los Judioa y Lucedemonios.... y otra sobre ef Arce de la alianza..., Calmet examina si esta fué repuesta en ef templo despues de la cautividad de Bubilopia, y yo he adadido otra cyedtion.... Calmet sostiene que la Arca no ha vuelto @ parecer; pero s¢ pregunta si algun dia deberd parecer. Esta segunda cuestion es el objeto de un suplemento enteramente nuevo que coloco al fin - de esta Disertacion en que las dos cuestiones se hallan asi reunidas co- mo que se juntan en un mismo texto, det _anuncia despues cuatro Disertaciones sobre Esdras que ya hemos dado delante del primer libro canénico de este nombre cn el octavo volamen, yterminamos este con un compendio de la historia de los Judios desde la muerte de Simon, hermano de Judas Macabeo, hasta Jesucristo. Esta es, dice Rondet, una porcion de historia que publique en mi primera edicion, 4 la manera de la que publicé el Abad de Vencé, ‘aunque mas concisa, porque pasando ligeramente sobre los hechos de que ya he hablado en el compendio de la historia profana, me cino - en esta 4lo que concierne la historia de los Judios, Este compendio ge termina con un cuadro genealdgico de la familia de Herédes, Rendet en estas observaciones comunmente solo copia la interpre. tacion figurada 6 acomodaticia de S. Gerénimo, y pocas veces la lite- ral que ya se supone dada en el volfimen anterior; asi es necesario pa- ra entenderlus, tener Gla vista el texto de los profetas & que se refie- ren. No deben extranarse algunas repeticiones, porque el Santo ira- baj6 sus comentarios en tiempos distantes entre si, y porque en textos semejantes era natural que lus interpretaciones figuradas se atemsjasen. = SAGRADA BIBLIA. OBSERVACIONES SOBRE OSEAS. Aseres de hablar de Jas profecias de Oseas,es importante notar lo que S. Gerénimo nos dice en el prélogo que puso al principio de su tercer libro sobre Amos: y es, que trabajando sobre los do- ce ‘profetas menores, no ha seguido otro érden que el de las invi- taciones que se le hecian para explicar tal 6 cual libro: ,,Hemos co- menzado, y Dios mediante concluirémos la obra sobre los doce pro- fetas aunque en un érden trocado y confuso, porque no los hemos interpretado desde el primero al ultimo en cl arden con que se leen, sino como nos ha sido posible 6 segun nos han excitado 4 ello. En primer lugar trabajé las ilustraciones de Nahum, Miqueas, Sofonias, eo para la estudiosfsima Paula y su hija Eustoquio: en segun- do destiné dos libros sobre Habacuc para Cromacio, obispo de Aqui- leya: en tercero, despues de un largo silencio, comenté & Abdius y Jonas para tu uso, Pammaquio, como me lo mandaste: en cl aio actual que en lus fustos consulares Ilevan el nombre de Arcadio Augusto, y Anicio Probo, interpreté 4 Zacarias en obsequio de Exu- perio, obispo de Tolosa, y al profeta Malaqufas para Minervio y Ale- Jandro, monges de la misma ciudad. Volviendo luego al principio del volamen no he podido negarte la elucidacion de Oseas, Joel y Amos (1).” Es til observar este arden porque deberia seguirse al lecr los comentarios de S. Gerénimo sobre los doce profetas menores para entenderlos mejor. Los profecias contenidas en los libros de los doce profutas me- Hores no tienen tanta claridad como las que se hallan en el libro de Daniel. Al abrir cl de Oseas volvemos 4 la obscuridad de mis- terios cubiertos bajo el velo de la letra; y esto da lugar & S, Ge- rénimo para decir en el prefacio de su comentario sobre este pro- feta (2): ,,Si en la explicacion de todes los profetas necesitamos ja asistencia del Espiritu Santo para que nos revele lo que él mis- mo inspird; y Iéemos en Isnias y en el Apocalipsis que hay .uo li- bro sellado (3) que les Escribasy fariseos aunque se jactan de co- nocer la letra de la ley, no pueden leer porque esta sellado, y no pudo hallarse otro sino el leon de la tribu de Judé, a quien ungié (1) Hier. in Amoa. as. tom. in, col, 1423.—(2) Hier. in Once, proefate—(3) Ian? mxir. 2 Apse. wih Advortencia important acerca del co do S.Gorénimo bre los do profetas ores. sons. Misto. Fios que con- tienen. Tes. timonio de 8. Geronimo 1. Odjeto del ‘enpitalot. 80 gun el senti- do litoral y eupiritual. "estimonio a. 8. Pablo y de 8. Ge. rénimo. OMSERVACIONES Dios Padre, que puditse descubrir sus misterios, jcon cuénta mas ra- zon en la explicacion de Oseas se debe rogar al Sefior, y decir con Pedro: Explicanos esta parabola? principalmente cuando el mismo que escribié este volumen asegura su obscuridad diciendo al fin: ;Quién es el sabio que entender estas cosas? jquién el inteligente que las conocera? Lo cual no debe creerse como imposible, sino como di- ficil, segun aquello del Evangelio (1): jQuién te parece que sea el siervo fiel y prudente & quien el Senor encomend6 su fainilia? -CaritvLo 1, Este capitulo centiene al mismo tiempo grandes. objetos y grandes misterios, Segun la letra, el Senor ofrece desde luego el simbolo de una alianza legitiina del profeta con una mu- ger infiel cuyo oprobio resalta a sus hijos; bajo esta imégen repre- senta su alianza con la casa de Israel que se ha hecho infiel, y cue yos hijos han provocado su célera, Anuncia por los nombres miste- riosos de los hijos que nacen de este profeta los juicios que ejerce- ra sobre la casa de Israel. El primero se llama Jezrahel, para mos- trar que Dios vengaré sobre la casa de Jehi la sangre derramada en el valle de Jezrahel, La segunda es una nifia llamada Lo-ruchas “ma, Sin Misericordia, para significar que Dios suspender4 su mise- ricordia con la casa de Israel, que seré entregada a los Asirios, mién- tras que esa misericordia resplandecer4 sobre la casa de Judé que seri libertada milagrosamente de ellos. El tercer hijo se llama te ammi, No mi pueblo, para mostrar que la casa de Israel ser4 des- echada por el Senor. A estas amenazas siguen las promcsas: mul- tiplicar prodigiosamente el nimero de los hijos de Israel, estos se reunirén con los de Jud4 bajo un solo gefe, porque el din de Jez- rahel sera grande. S. Pablo nos declara (2) que esta multiplicacion rodigiosa+de los hijos de Israel tuvo su cumplimiento en la _voca- cion de fos gentiles, que no solo han Ilegado 4 ser hijos de Israel, sino del mismo Dios per el espiritu de la fé Su union con los Ju- dios fieles pudo representarse por la de las dos casas de Isracl y Juda: el gefe Gnico bajo quien se reunieron es Jesucristo, designa- do con el nombre de Jczrahel, que tambien significa el brazo de Dios 6 el gérmen de Dios. Bajo este punto de vista el dia de Jez- rahel es el dia de Jesucristo y.el tiempo del Evangelio; pero el gran dia de Jezruhel sera el grande y terrible dia de su ultima venida, y la reunion de las dos casas de Israel y de Jud4 no tendré su entero cumplimiento hasta e) fin de los siglos, cuando la nacion ju- dia figurada por la casa de Israel desechada, vendré 4 reunirse con el pueblo cristiano figurado por la casa de Judé que es el objeto de la misericordia del Sefior; lo cual nos descubre que en la pri- mera parte de la profecfa las reprensiones y amenazus dirigidas & Israel pueden aplicarse-4 los Judios incrédulos, y que las promesas hechas a Juda pertenecen 4 la Iglesia de Jesucristo. Puede anadir- se que como al principio no se nombra e} pueblo de que el Senor se queja, la infidelidad de que se habla no solo puede ser la de Is- rael en tiempo del profeta, sino la de toda la tierra. esto es, de to- das las naciones al tiempo en que vino Jesucristo, Mas oigamos & S. Gerénimo que nos descubriré todos estos objetos. E] santo doc- (1) Maith. xxiv. 45.—(2) Rom. ux. 24, 25, 26, SOBRE OSEAS, CAP. 1. 7 ter comienza por disipar Jas ideas desagradables que pudiera exci- tar la elianga mandada al profeta, S. Gerdnimo leia en el hebreo como en el gricgo de los Setenta: Sume tibi uxorem fornicatinum ac filtos fornicationum;, subre lo cual dice debe repetirse el verbo y decirse: Sume tibi uxorem fornicationum, et sume tibi filtos for- nicationum, Dos cosas pueden entenderse: primera, que reciba los hi- Jos de ta fornicaria habidos de fornicacion; y segunda, que él mis- mo engendre otros hijos los cuales se Ilamen hijos de fornicacion Porque nacieron de tal madre. Atendida la historia no es culpable el profeta si trajo la muger .& vida honesta, antes bien es digno de plabanza porque de mala la hizo buena; pues quien permanece bue- ho no se mancha con la compania del malo, sino que cl malo se convierte en bueno si imita los ejemplos de este. Ast es que el pro- feta no perdido su honestidad uniéndose 4 la que habia sido rame- . T&, sino que esta consiguié la honestidad que dntes no conocia, prin- | cipalmente cuando el santo Qseas no hito esto por liviundad ni de su voluntad, sino obedeciéndo al mandate de Dios; y de este mo- do lo qae ¢] proftta hizo camalmente, figuré lo que Dios hizo es- piritualmente escogiondo 4 la Sinagoga 6 ef pueblo judio entrega- do a fa torpeza. Adelante aftade: Ya hemos dicho que se figu- taba la union de Cristo con la Igkesia que puede Ilamarse muger fornicaria, porque es compuesta de gentes que dntes servian & los idolos. Luego viene al macimiento del hijo llamado Jezrahel, y ob- serva que este ‘hombré (1) puede significar gérmen, linage de Dios, 6 hijo ‘de Dios, y pasa 4 la amenaza junta 4 ese nombre: Porque dentro de breve visitaré la sangre de Jecrahel sobre la casa de Jehti, y ‘hare tesar el reino de la cava de Israel. Observa que en el grie- go en lugar de Jeht, se Ne Jud4; pero que esta es una falta vi- able, no de los Setenta, sino de tos copiantes, que en lugar de Jeha de quien wo sabijan, pusieron Jada que era mas trillade (2). Des- pues de explicar el sentido literal, sigue diciendo sobre el espiri- taal: El txpo del gérmen de Dios y la venganza de su sangre, se refiere 4 la pasion del Senor, por la cual se dice que seré destrui- da la cava de Judé y ‘todo ef reino de Israel (3). Despnes anade: Asf como pot la sangre de Nabot que se derramé en Jezrahel, fué Prpeorite la familia de Acab, para que se cumpliese ef vaticinio de lias, asi por la sangre del verdadero Jezrahel, esto es, el gérmen de Bios, fue destruido el reino de los Judios (4). Propone despues otro bspecto ‘que importa observar, porque puede tener su aplica~ cién ‘cuando fio en el texto que estamos considerando, & lo ménes en alginos otros: En todos los profetas, y principalmente en Oseas, les diez tribus se referen 4 los hereges cuya moltitud es muy gran- de, ¥ ‘lws dos tribus que se Ilaman Judé, representan Ia Iglesia, en las ‘que reineta Ja ‘descendencia de David. Ast 4 el arco de los hereges se rottiperi en el valle del gérmen de Dios, de quien pen- saron wil y terrenamente (5).” Luego Ilega el santo al hijo Ilumado Sin Misericordia, y despues de explicar el sentido literal pasa al es- piritue! considerado bajo dos puntos de vista: ,,Segun el dipo deci- on {eier. ‘dn ‘Obes, 1. tom. 1, ool. 1940-2) Ibid. 1941.—(8) Sbid—{4) Ibid.— 6 . OBSERVACIONES Mos que aquellos que por Ia sangre del gérinén de Dios se llamag Sin Misericordia, y se atrevieron 4 decir: Su sangre sobre nosotros y sobre nuestros fijos (1), hasta hoy permanecen esclavos; pero la casa de Jud, esto es, aquellos de los Judios que confesaron al Se- for, se salvaron, no en la fortaleza del ejército, sino en la predica- cion del Evangelio. Lo que hemos interpretado de Israel y de Ju- dé, asi por la historia como por la figura, debemos referirlo 4 los conciliabulos de los hereges y 4 la Iglesia del Sulvadur; porque aban- donados aquellos sin misericordia, y perdiendo el reino, la Iglesia triunfo pur la virtud de eu Dios,” Despues considera al hijo Hama- do, No mi pueblo, y pasa de| sentido literal al espiritual conside- ral tambien bajo dos puntos de vista: ,,Lo que justumente pode- mos entender de todo el pueblo judio, que por Ja ofensa del gér- men de Dios, perdié el reino cayendo en cautividad, y ee llama, No pueblo de ‘Dios, y de la multitud de los hereges.” S, Ger6nimo reu- ‘ne Jos dos ultimos versos, y no descubre otro sentido que el espi- ritual, considerado bajo dos puntos de vista, tomado el primero do S. Pablo. ,,El Apéstol tomando cl testimonio de O-eas, y exponién- dolo de la vocacion de loa gentiles y de la fe de aquellos Judjos que quisieron creer, removio toda la dificultad de interpretacion, ase- gurando que se cumplis en los tiempos de Cristo, por manera que en Israel se entienden las doce tribus, 6 todo el pueblo de tos Ju- dios, y en Jud4 aquellos gentiles que confiesan 4 Jesucristo (2).” Pre viene una objecion de aquellos que se atienen 4 a letra del texto, y, por ova parte no creen en Cristo (3): Si alguno ageno de la fe de Cristo y que no recibe la autoridad del Nuevo Testamento, res- oniliere que los lijos de Judd se toman por dos tribus, y los de Foracl por diez, como muchas veces lo hemos dicho, aun convinien- do en ello, haré:nos ver que esto en nada perjudica nuestra fe. Pe- ro despues que el nimero de los hijos de Brae! fuere como la are+ na del mar disperso en todo el mundo, y la multitud del pueblo excediere tolo nimero, enténces podra Israel, que hoy est cautivo Y que se Ilumaba Sin Misericordia y No mi pueblo, hacer las pa- ces con las dos tribus de Juda y Benjamin que en la mayor pa te creyeron en Cristo, para gue los una la misma fe, y tengan una sola cabeza, y un principe, de quien escribi6 Ezequiel (4): ¥, habré un principe en meduo de ellos que ser& David mi siervo; y seran re~ sucitados como los muertos del sepulcro, Judé é Israel] que yacian. en la infidelidad: todo esto se hard porque es grande el dia del gérmen de Dios, esto es, de Cristo, Asi es claro que por eso en fi- ura se derramé la sangre de Nabot, para que la verdad se veri- Bease en Cristo, pues en este, y no en aquel,es grande el dia de Jezrahel, de] que se dice (5): Este es el dia que hizo el Senor: fes- teyémosle y alegrémonos en él.” Propone tercera interpretacion, cone siderando 4 los hijos de Israel sepatados de los de Jud4 como imé- gen de las sectas sepuradas de la Iglesia: ,,El sentido de la ter- cera interpretacion que propusimos de que Israel figura 4 los here- ges, y Juda 4 la Tglesiet 8 este: que despues que el Sejior vinie- (1) Matth, xvi. 25 —(2) Hier. in Osee, tom. ant. col. 1945.—(3) Ibid. cat, LUM (4) Esech. xaxiv, 24, ef xsxvu. U—(5) Peal. oxrn, 24. ’ SORMR-OSKARIORP. 1. 2 th & -reiner én clarided, aquelius que : éntes,-so- Nastaban WVoipuchig da Dios, se ltamaraa. hijos de-Dies -vivo ‘cuandp se-incorporen. a'Jus dé, esto;¢s,6 Ia Iglesia, y teagan an-gefe, Cristo, :'y suban: dita tierra. esto .e%,:dek ‘sentida terreng:'y bumildad dei la letra, y' recie | ban-el grande dia-.del. gérmea de Dios (1)."' Asi tni.estos.:dos Gl. timos sentidos 8. -Gerénimo’. fija: la. vistas en ‘la postrena venida: de Jesucrista para haller el final, cumplimjento de la‘ profecia, ya sox bre.Jos.Judios que ent6aces serén llumados 4 la fe, ya sobre las be- veges y cismétiqns que ee-reunirda: 4 la, Iglesia. Pero el testimonio de .&, -Pablo e3 tan formal en:cuantaa la yocacion de ios gentiles en-el primero de los dos verso de- qua huold: aqui 8, -Gerdnimo; ge puede presumirse que -el Glttmp verso es'-el que:solamente pue- jo aplicarse 4 la. vooxeion futura de los Judfos, y:de los atros pue- bles separadds -de la. Iglesia. -” El P. Houbigant mira tanbien’ en esta iprdfecta la fatura ‘ voca- cion de tos Judios; mus refiere & ella los dos vetsos. El profetn ice) pasa agai 'de las amenadas 4 las promesas, seguol costambre los profetas, 'para impedir que los Judios despues del cumplimien- to-de- aquelins, .crean .que Diva no tendré ya ningun’ cuidado: de au pacion, Mas estas promieses parece iniran ‘al dithno: estado de.loe Judfos, euando sa reunam ‘bajo ‘un sulo caudillo que es el Mesias, * de‘ manera que pueda decirse:: Vosatros adie los hijo» -de: Dios vivo; que es dificil aplicar las palabras de: este texto 4 Ia vuelta de Pe cautividad de Babilonia: pues tos Judios que: velvieron de esta, po eran la ceniésima parte desu oacion, tan léjqa.de poderte come arar su nGmero & las -drenas -dél mar; ai. témpueo: tuvrerbn .an so- 4 gefe; y Zorobabel qua fué.au gobernudor, to fat aoloz y.. su! es tado desde enténces fué sristoaréticd, bo monaérquico; ni. tuvieron rex yes sino cuando al fin no: fusron sya dignos . de -sef. llamados hijos de Dios vivo.”. En cuanto’ 4. estag palabras: Subirén de la. tierray que afade el texto, el. P. Houbigant traduce: dejarém la tierra; pe ro‘en la nota-conserva’ la expresion: deb ‘texto: se! elevarén, subirir de la tierra, es: detir, de todos toe lugares en que hgbitan, pera ree nirse en la Judea ‘su ‘antigua mordda.’ El profeta afrade: Porqueveh dia de Jezrahel ew grande: gina-magnus dies’ Jezrahel; y-el:P; Hou- bigant dict: ,,Estas palabras terminan :las- promesas que preeeden? pot ero... bel 9@ toma aquf: en buen sentido, y no : significa cm gro eniel & ¢) lugar de una . Matanza: Mds el-'profeta has biendo empleado‘Gntes este. nombre, se vale-de. ia: ocamioh que se presenta, para: mostrar logue hay. mas interesaite dn: edte‘nombre, Porque Jezrahiel significa, Dios sembrara; y profetiva: aquel grati die ex. que Ia nacion judia’ seré plantada por mano.de ‘Dios msmo; + sera una de las plantasdel Padre celestial que: no sera! arruncada.” El P. Houbigant a0 hace aqui: mencion ade} tistimonio de S. Pablo que en cl ¥ 10. nos muestra: ld vooacion de-lus gentis kay adlo’.recuerda el tegtimonio: de esté..dpéetd] 0& su ncta sobre el ¥ 1. dol capftulo siguiente, y parece suponer ‘que S. Pablo ha- bla: igualmente’ de “Judios y Genti mas auaque di Apéstol en cs- te pasage hable de ambos, es muy: visible-que solo aplica 4 los gen- Q) Hier. in Ocee, 1, tom. int. col 1G Tom. Xvi. 2 Vv. Observacio. nes sobre los veraos 10. Mi. 8 son aplicabloa. & la vocacion, futara de low Tudion. 10- . OBRERVACIONES tiles el texto de Oseas, y su testimonio parece que fija bastante e} sentido de este verso, que teniendo en esa época toda la oportuni- dud de su aplicacion, no es menester darle otra ulterior. Crerto es que: los versos 10. y 11. no son aplicables 4 la vuelta los Judios de la cautividad de Babilonia; pero el ¥ 10 conviene perfectamen- te 4 la vocacion de los gentiles, y solo el Wi parece uplicable 4 la futura de los Judios. En el todo resulta una serie admirable en el sentido espiritual de las profecias de este capitulo. En el 2. ve ve la iniquidad de que toda fa tierra era culpable, cuando desucristo vino 4 salvar 4 los hombres: en el 3. 4, y 5. se anun- cian las vengantas del Sefor sobre la nacion. judia ipable de la sangre de Jesucristo desijznado ‘por Jezrahel: en los V 5. 6. y 7., se anuncia la reprobacion de este pueblo incrédulo, representado por la casa de Israel, y la proteccion de Dios sobre su Iglesia, repre- sentada por la casa de Jud4: en los ¥ 8 y 9. vuelve 4 anunciarse la reprobacion de los Judios incrédulos; en el 10 la vocacion de los geniiles 4 la fe, como lo observa S, Pablo; enel LL. fa vocacion fatura de los Judfoa, y su reunion 4 los cristianos, bajo la conduc- ta deun solo g:fe que es Jesucristo, para subir de Ja tierra en que estin dispersos, no 4 Iu antigua tierra de promision, aino-al cielo this'nd, donde Dios reune sus escogidos, y donde los hace entrar en ef reposo eterno de que Canaan era figura. Eb nombre Jezrahel bien puede significar sembraré Dios; mas el mismo Houbigant conviene con §, Gerénimo en que puede significar gérmen de Dios, Este nom- bre misterioso designa 4 Jesucristo mismo, que es, segun el santo doctor, el gérmen, el linage, e! Hijo de Dios, libertador divino que desde Ja cuida del huinbre, fué anunciado que debia nacer de la muger, y romper la cabeza de.la serpiente, segun la expresion del texto original: Ipse conteret caput tuum (1). El gran dia de Jezra- bel, segun observa S. Gerénimo, seré el gran dia de Jesucristo, el gran dia del Sefor, cuando vendré con fos Angeles y santos & con- sumar la entera libertad de sus escogidos, é introducirlos en la Je- rusalen celestial, en 1a tierra de los vivientes: Et haec omnia fient, quia magnus est dies seminis Dei, qui interpretatur Christus, v. ° Carrruwo u. ‘El primer vereo parece continuacion y cumplimien- Obdjetos del to del capitulo precedente, y es visiblemente relativo 4 la reanion Deena hd anunciada, y la palabra parece dirigida 4 los hijos de Judé. 8. Ge- at ni ronimo lo entendia asf (2): ,,Porque es grande eb dia de Jezrahel tual Testi. en que Jud4 6 Israel tendrén un principe, y de ninguna manera se menio de 8. Je diré 4 Israel: No mi pueblo, sino al contrario, se |lamardn hijos Eee de Dios vivo: por lo mismo, 6 hombres de la tribu de Jud’, no " desespereis dele salud de las diez tribus, 4ntes bien provocadlas siempre de todos modos 4. la penitencia (porque son vuestros her manos cuando se les dice: Pupulus meus, y Misericordia consecuta).” Luego.el santo en sentido espiritual descubre la promesa de la vo- eacion futura de los Judios 4 Ia fe. ,De otro modo: Los que creis en Cristo, y sois ya de los dudfos, ya de los gentiles, decid 4 los ramos quebrados, y al primer pueblo. que fué desechado: Po- pulus meus, Misericordiam consecuta, pues cuando .entrare la pieni- 1) Gen. mn. 15.—(@) Hier. in Once, u. tom ti, ool. 1, SOBRE OSEAS, CAP. 11, iW tad de las gentes, enténces todo Israel seré salvo (1).” Despues ha- ce la aplicacion & la conversion de los hereges: ,,lgualmente se nos manda que no desesperemos de los hereges, los. excitemos a la pe- nitenci deseemos su salud con afecto fraternal.” Los versos si- guientes se dirigen 4 los Ieraelitas de las diez tnbus, Z son visibles mente el principio de un capitulo, como con razon fo observa, S. Gerénimo cuando despues de haber refendo el textode los ¥ 2. y 3, dice: ,Hasta aqui se ba dirigido la palubra al pueblo de Is- rael, 4 las diez tribus, ahera comienza otro capitulo, y se .manda & Jos hijos 6 al pueblo, que intenten un juicio contra su madre que Tos engendré, la cual hecha esposa de meretriz que era, no dejé sus .antiguas costumbres, y aduker6 con sus amantes (2). Todo lo de~ mas del capitulo es Ja continuacion natural de estes dos. versos, y en que se contienen amenazas. y promesas: las amenoaus anuncian la reprobacion de Samaria y de sus hijos; las promesas miran al restablecimiento: de la casa de Israel, y en los .ultimos vessos. nos descubre 8. Pablo la conversionde los gentiles. 8. Gerénimo des paes de haber explicado literakmente los. dos primeros versos, apli- c4ndolos 4 Jos Israelitas de las diez tribus, descubre en pocas pa- labras lo que piensa de} sentido espiritual de todo este capitulo que aplica 4 los Judios incrédulos y 4 los hereges. Para no aumenter siempre nuestro escrito con la triple explicacion, bastard advertir una vez que lo dicho conviene & los Judfos que niegan § Cristo, y 4 los hereges que abandonan su fe.” Cuando llega al 4 en jue comienzan las promesas' que tocan 4 Samaria: Ecce ego lacta- cam &c, observa el Santo que los Judfos, y nuestros judaizan- tes referian estas: promesas al reino de mil aitos que aguatdaban: al fin 8. Gerénima explica los Gltimos versos, primero.en un sentido espi consideraodo en el nombre Jezrahel la significacion de gérmen de Dios, como que designa & Jesucristo} luego observa que tos Judfos y judai- antes toman estas palabras en el sentido literal, y aguarden su cumplis miento grosero y carnal para el fin del mundo derpues de la manifes- tacion del Anticristo, y no habla del uso que S. Pablo hace de los dos Ultimos versos, aplicindoles 4 la vocacion de los gentiles. Et P. Houbigant al principio: y fin de este capitulo crée perce bir la promesa deo la futura conversion de los Judfos; pero de mo sda que limita 4 una felicidad tertéstre y temporal las promesas he- chas en los dltimos versos. ,Los Jud{os, dice, no sirvierun § bos ido- los de Baal despues de 1a cautividad de Babilonia; mas sin embar- 2, no son aquellos tiempos fos que aqui se anuncian, porque se lée lespues: En aguel dia haré para ellos una slianza con las bestias del sampo &c. Y esta profecia anuncia la perpetua tranquilidad de Ins Judios, su felicidad y su fe, lo que ciertamente no conviene 4 su vuel- ta de Babilonia, sino & su conversion en los uitimos tiempos.” No” habla dei testimanio de 8. Pablo qué en el fin de este capitule nos wuestra la conversion de los gentiles. Es indudable que estas pro- amesas hechas § !as diez tribus no miran propiamente al retorno de dos Judfos despues de Ja cautividad de Babilonia, ‘porque los Judios propiamente dichos, esto es, de-la casa de Jud4, son enteramente 1), Rem. 21, D5anf2) Hier. im Ouce, atv tom: wi, col. 1245, wal, vi. Observacio. nes eobre tae promosas contenidas on el cap. 1m vir. Obserracio. wes sobre los V3 y a4. delcap.n.en que 8. Pablo ‘os descubre on bi adaliad lelos tiles, 12 JOBSERVACTONES - distintos de los’ Israélitas de: ta casa de Israel, ouya mayor parte no volvié enténces @ su paisz.mas el cumplimiento de estas proine- sas no ha sido totalmente diferide hasta.el fin del mundo, sino que ban cumenzado.&.tenerle en: la. primera; venida..de -Jesucrsto, en ue. se veriGicaron espiritualments enles Jldids .creyentes, y esya: fe ué adopteda por. Jos: gentiles,: 4--quienes .anuricieron el Evaagelios por. eso en este capitalo se.halld unide intimameate ila fe deunes ‘otros, y expresamente, motada en los Gitimgs versos por 8.. Pa lo. Lio mismo..seré al fin de los tiempos cuandoilas promesas ter ‘drfn su entero. cumplimiento en ‘toda: la nacion judia: ‘Dios ‘se ser- wiré dé ellos pars: anuncier el Evangslio 4 las neciabes infieles que existan sobre la‘tierra, y en las cuales élegiré una multitud innume- table; mas la felicidad ‘y tranquilidad que Dios promete 4 fos hyos de Israe] reunidos @ la’ Iglesia de: Cristo, no es la. de. la. tierra so- dre ta cual tos -hijos.de Dios serén:atibulados con su cabera, si- mo la de la etérnidad, cuyas primicias gustatinaqu{.en el fondo -de. su: alma én’ medio’ de kee péersecuciones; pero. cuya .plenited se Teserva para la Jerusalen celestial. Las expresianes de.‘los profetas Aomadas; por los Jurfos. y judaizantes en sentido literal y. carnal, rle- ben-tomarse espiritualmente. por los que quieran poeservarse .de lay ilusiones de estos hombres demasiado afectos 4 Jus ideat terrenas, : Se objetaré que las expresiones del profeta al fin de este ca- Pitulo, Miserehor ejus quae fuit absque’ misericordia; et dicam Non pepulo meo: Populus meus ex tu, aladen visiblemente 4 las que usd el Senor en el ‘capitulo precedgnte, para notgr:ta reprobacion: de los hijos de Israel, esto es, de los inorédulos de quianés eran figus ra: Voca nomen ejus,Absque misericordia; quia non addam tltra mit serert domui Tsrael....Voca nomen ejus, Non populus’ meus, quia vos non populus meus. Mas esto- es,. segun lo dice el mismo Apéstol, porque los Judfod incrédulos se han hecho semejantes 4 las nacio- nes infieles;y algun dia lo serin @ laa fieles. ,,Asi como vosotros al guna vez no creisteis en Dios, y ahora habeis conseguido misericor dia por: la. imcrednlidad’ de aquellos, asf.estos ahora no creyeron en Yuestra misericordia para conseguirla despues.” Asi este doble ca- Féeter de‘no ser el objeto de la misericordia. de ‘Dios ni su pueblo, ser ‘despues uno y otro, conviene igualmente & tos Judfos jncrédu Jos y & los gentiles infieles. 8. Pablo nos ‘ha, mostrado sya bajo esta imiggen la_vocacion de los gentiles en el W 10. del’ capitulo prev cedénte; Et erit:in loco ubi dicetur eis: Non populus rheus vos, div cetur eis, Filii_ Dei viventis. Ast el Non populus meus del ¥-9, res presenta 4 los Judios incrédelos desechados, y el del ¥ 10. 6 los gem tiles infisles Gntes de su vocacion, No es pues extrano que 8. Pa- blo nos descubra: 4. tos entiles bajo los mismos' caracteres el-fin dal capftalo 1. Porque es bastante visible que habla-de los gentiles, cuan+ do’ reuniendo os’: textos del “capitulo .n, y del 1, dice: Yooaré nos (Deus) nen solum ex Judacis, sed etiam ex gentibus, sicut in O see dicit: Vocabe non plebem meam, plebem meam; et non dilectam, dilectam; ét-non misericordiam consecutam, misericordiam consecutan: Et. erit in loco, ubi dictum est eis: Non plebs mea:vos: ibi vocabume tur Filii Dei viventis, Isaias autem clamat pro Israel: Si fuerit nume- vas filiorum Israst-tamquam arena saris, religuiue: salone SOBRE OFEA8,: UALR II. 13 (1). S. Pablo distingue aqui muy, claramente los gentiles ‘de‘log Judiost el. texto de Isafas. toca gates, :-les..dos textos de Queas: & aquellos. La conexion misma de este texto con el que le precede hace na- tural, esta | interpretaciin,. partpie ios: habla, de! la. casa :de- Israel en todo este capitulo, y devella. dice en el ¥-23: \Et seminabe cam mihi in terra: ella sera . para m$ como una sem que derrama- ré sobre la tierra; porque. despues:de haber bacho alianza de mise- Ticordia con ella, Ja. siembra Dios..cobre la tierre pard que fructi- fique: asi noes de-ella, sino.de Ja gentilidad:infie) de: la qué di- ce despues: ,Y tendré misericordia: ‘de aquellan que: fué>sin miseri+ cordia: y diré al que: no es mii. pueblo: Taeres mi pueblo; £4, di- 6: Taeres mi Dios.” ' Ao. bucediéien:.el establecimiento de la, Igie. sia: Jesucristo -sembré dobrenta: tinrrart; sus :apéetoles y 410s otros Judios: que creyeron ien‘lél, y estos: frantiicaron : nuatiando iel:Evan+ gelio & las naciones; -y.eriténces 1a.: miserieordia de Diow sé ddrramé sobre los gentiles que hasta: enténees np _kabian sido -nbjetade ella, Y reconacié pores pueblo. 4: bstosi::hembres :que: axes ho !lo-eran, Asi el uso que e|: Apéatol: hace de sata :palibra e4 muy -justo, y.com viene muy. bien 4-los gentiles .convertidus por miniaterio de bos apes toles. y de los -Judies fides. Lo misme sucederé en Ins-ultimos tiem+ pos cuando. se .convierta la ‘ancien yudia, y. sera .sembradt sobra la tierra para fructificat-por nial ptedicgeion ‘del Evangelia, iamando d la f'el resto de :lay-naciones -que:ao han creido: en él; y enténces derramaré Dias su: miterixortia aobre elle; feconociéndolas: por.su pueblo: Jt ;semsinaba. eum wahi in -terra! geo oe - , .Se objetaté. quizd.todavia que'S..Pedro hace uso de Ja -mis+ ma profecia de Oseas; y que eomo-escribe 4 Jos Judios, resulta que les aplica lo que S.-Pablo parece ‘haber! apli¢ado 6 los gentiles. Pe- roel miso: espirite. animaba: 6:askbos iapéstoles;-y sm fuese cierto que -ellos tuvieron.pecsente ef thipmo: texto, solo resoltatia qué ers susceptible, leds .sentidos, porqus: en: efecto, -habieado. experimen: tudo log .dos. pudbloa:igudl abandond 6 igual misericordia, ..lesi-ex- presiones del profeta: puedén icenvemirles, Pero S$. Pedro no cite § Oseax, y.. Pablo sit Aste reune manifiestamente el texto.del cap. 1. Qi n8h, y.del cap: b ¥-10., siendo. ast que ‘S. P no citando Bi :ql.ane. nb eb dtro,, muy bea: pudiera. aludir & los ¥ 6.-y 9. del ap, a. on que ich Seaor dite que ne. derramart ya. si missricordia sobre 4e;casa.de. Israel, y: que ya ‘rio: send: eu pueble. Askies:..dicer Vosatrok que: an. otro] tienpo! no: erais pueblo de Dios, pero que ahet tes lo seis gite.en otro tiempo no etais. bbjeto, de .cu .mivegicardia, y Aberd 16 soi, Aei moshay diecrepancie entre.- los dos : apéstolds, pues 8... Petro: aplica ‘ & los: Israektes . disphreos.dn laé ‘ptorincias gentiles loc.que: Oxegs : dijo: hablando de ellos; y-S.- Pablo: eptica: 4: los. gen» tiles Io que el profeta decia. hablarido:‘niistoriosamento -de ellox, Ab grons preteréden que-aunque S. Pedro.escrihié’ particularmente & los pupion convertidos, babla igaalmente.4 ‘lus. gentiles que como. ellos jaa abrazado la 6, y'de .eWos. principalmertte- era’ cierto.que Sn- tea‘ne.,dtan el. pueblo de Dina ni ef objets -dé\ ch. misedicordia.. Perd sea que se entienda de unos 6 de otros, e9 constante que el uso que Q) Rem. sx. 9A, et vege Vur. Objoto det mapitalo ia. ‘nes sobre In profeciacon. Couida on les 4 OBSERVACIONES hace 8. Pablo de las expresiones de Osens, est’ muy bien fandae do, y el sentido que nos deacubra muy bien ligado con la serie del texto. : Carituxo mm. Es continuacion del precedente. La casa de Israel es amenazada de un largo abandono, y consolada con la esperan- za de su conversion. Los padres y los intérpretes convienen en que la casa do Israel representa aquf 4 la nacion Juda caida en la in- credulidad despues de Jesucristo. El Espiritu de Divs anuncia aqui el largo abandono en que Ios Judios incrédulos fueron dejados, y su futura conversion al Salvador designada bajo el nombre de Da- vid que significa ef amado. La casa de Israel se representa bajo el sim- bolo de una muger adaltera, sobre lo que dice.'S, Geronimo: ,,Obsérvese que esta adGltera significa el presente tiempo de Ins Judios, que sin Dios, ni noticia de las Escrituras, ni gracia del Espirita Santo, son ama. dos del Sefior que desea la salud de todos, y abre la puerta 4 los arrepentidos; y sin embargo, ellos.aman las cosas imitiles, lus tradi- ciones de Jos hombres y sus absurdos suefos, y no tienen uvas, ni vino, ni lagares llenos de mosto, sino viejas heces que han sido des- echadas (1).” Adelante dice el santo sobre Ia larga duracion de es- te abandono: Desde la pasion del Salvador hasta el dia presente, han pasado poco ménos de cuatrocientos anos; y qué tiempo reste todavia hasta el dia del juicio, no lo han sabido !ng dngeles ni_el Hijo, que dice: que to ignora, porque no convenia explicarnoslo. Es- tos son los muchos dias en que la infeliz Sinagoga y muger adilte- ra se apacienta con cebada y se sienta encogida porque no puede estar én Cristo (2).” Mus adelante anade:.,Esta es la ceguedad que en parte sobrevino 4 Israel, para que entrase la plenitud de las gen- tes, y ent6nces todo Israel se salvase; y mucho tiempo despues vol- veran, y buscaran &su Senor Dios y4 David au rey, que fué engen- drado de la estirpe de David (3).” El santo acaba observando que los Judios explican esta profec(a de dos man »El presente ca- pitulo ‘lo interpretan algunos Judios de la cautividad de Babilonia, cuando ‘por setenta anos estivo desolado el templo, y no hubo al- tar, ni victimas, ni sacerdocio, y despues bajo Zorababel volvieron & su antigua morada. Muchos, como nosotros, difieren su cumplimiento al tiempo futuro; y cual sea la causa de Id enormidad de su delito para ser abandonados tan largo tiempo, y cuando ya no Son idélutras, no pue- den asignar-otra que la muerte del Salvador (4).” Es visible qué segua la letra esta profecia mira & la casa.de Ieract y no a la de Juda; dé Manera que no es aplicable ala cautividad de Bubilonia, y que des- pues de esta ‘cautividad: noes tampoco -aplicable 4 la casa de Israel, que no fué restituida, sino: solamente 4 la nacion judia abandonada despues que se neg6 4 creer en Cristé, pero reservada pare ser con- wertida algun dia antes del fin del mundo. . El P. Houbigant reconoce tambien que esta profecia mira al estado presente de tos Judios, y no 4 la cautividad de Babilonia que fama: te he expresado de esta manera. Masen lugar de estas pa- labras: Pavebunt ad Dominum et ad bonum jus, traduce: Stupebynt ih Be. 3 (Dee, an, tom, un. col. 1254.—(2) Ibid. col, 1256 —(3) Ibid. col. 1957. AORN O8EAS, CAP. WaT. ¥ Iv. 15 ia Domino et in beneficentia cus: y lo explica asi: ,Admirarén la pro- videncia y la fidehdad de su Dios que despues de tantes siglos los habrad reunido, de suerte que su estado parezca como una resurrec- cion de los muertos.” Si hemos de entenderlo en el sentido espiritual, esto seria cierto, pues ellos sin duda quedarén asombrados de ha- Marse rounides con nosotros en la Iglesia de Jesucristo, para parti- cipar :de log bienes espirituales que Dios nos comunica por él; nas si se entiende en sentido literal, y se pretende que el motivo de su asombro seré hallarse reunidos en ta Palestina, ver eu repdblica, y quizd su monarquia restablecida, de suerte que tal estado parezca una resurreccion de los muertos, esas con las vanas esperanzas que tenidn los Judfos y judaizantes, contra tos cuales declama 8. Ge- rénimno; y ea menester oirle explicar aqut lo que entiende por bonune ejus. ,,Esto lo entiende, 6 de Jesucristo mismo -que es tan esen- cialmente bueno como su Padre qué es la bondad misma, 6 mu- cho mejor todavia de los verdadercs bienes que el Seiior. nos re-. serva en la vida futura, y de los que decia David (5): Creo: que ve- ré les bienes del Senor en la tierra de los viviehtes;. porque, ana- de, esta tierra que habitamos los pecadores, es !a tierra de los muer- tos.” Y podemos afadir con 8, Pedro: Mas nosotros esperamos sogun la promesa del Sefior, nuevos cielos y nueva tierra; en que ha- bitara Ja justicia. Y con S, Juan, que cuando estos cielosy esta: tierra nueva parexcan, Dios -enjugaré las lagrimas de nuestros ojos, desapareceré |a muerte. Esta pues seré la tierra de los: vivos que Venaré de asombro 4 los Judios Ilamados 4 poseerla con nosotros, Cariteco iv. Este capitulo es independiente de! que precede; pe- ro mira igualmente 4 la casa de Israel. Son reprensiones y amena- zas, y solamente hay algunas palabras dirigidas & la casa de Juda para advertirla que no imite la infidelidad de la casa de Israel, to es lo que 8. Geronimo hace observar al principio de su comen- tario sobre este capitulo: ,Otra vez se convierte'el ditcurso 4 Israel, esto es, a las diez tribus, exponiendo que Dios justamente airado, ame- naza é infiere Yan graves suplicios: no sea que la renteycia pronun- ciada en la profecta parezea emanar, no de la verdad del juicio, si- no del poder de Divs que castiga injustamente 4 los que no pecaron.”” Despues nos advierte que cuanto se dice'aqué 4 las diez tribus, se puede aplicar 4 los hereges: ,,Cuanto ve dice de las diez tribus, pode~ tos referirlo 4 los hereges que dejaron el reino de David y de Je~ rusalen, esto es, 4 Cristo y 4 su Iglesia; y por eso estan cubiertos de una noche eterna, ni’ tienen ja ciencia de Dios, ni desempenan au sacerdocio; y no se acuerdan de {os hijos que’ engendraron, ue se hicieron hijos agenos.” Cuando despues’ e} profeta advierte & Ju- d& que no-imite 4 Israel, el santo lo explica asi: ,Si una vez adulte- 1a el herege, té 4 lo ménos, eclesidstico, no delincas, ni entres en G4l- gala, conciliabulo ‘de los hereges, donde se descubren los pecados de todos, y como animales inmundos’ se reyuelcan en el cieno.” La pa- bra Gélgala en hebreo puede significar revelatio 6 vulutatio, Enlos eapitulos precedentes se ha visto que bajo otro respecto la casa de Israel puede representar 4 los Judfos incrédulos, y enténces el con- sejo dado & Judé de que no imite 4 Israel, es el mismo que 8, Pablo nos da de no imitar “é los Judios. Way. dol eapitalo im. Xx. Objeto del cap. 1 se. in el senti- lo literal y eapiritual. 6 . OB@ERVACIONES: XL Cartrtrae ¥v.' Esta. capftulo es independiente-del anterior; pero tiene can. joto deb el mismo objeto, pues el profeta contiaia sus reprensiones y sus amee séntido nazas contra la casa de Ierael, y aus consejos 4 la casa de Juda. Se tal y 08) dirige particulanmonte 4 log sacerdotes, despues'4 toda la casa de Ise tual. , yen especial 4,la,casa,det..rey.:8an Gardnimo coutinda mirando Ja casa do- Lsrael- como que representa: las sociedades heréticas, cuyos gefes le parecian aqu{. representados por los sacerdotes y foe reyes: nSegun la tropologia, es acusado el pueblo para que tto se juzgue bre de crimen i fué .inducido por sus reyes-y sacerdotes, que enter- demos set los priocipes de lov hereges:: los mismos principes son aca- gados, porque San sido un lazo para el pueblo, ¥ siendo atalayas los han: inducido en error.” Cutndo llega é-eetas :palabras: Israel et Ex im ruent in iniquitale sua: ruet ‘etiam Judas cum ets, las explica asi: Loa ‘hereges tienes par madre.de su ipiquidad 4 la xoberbia, jacténdose de saber cosas mas -altus, y devenfrenandose ‘en iojurins sontra la Iglesia} mas se debilitaré su. arrogdncia, yal pucblo y aus maestros igualmente caerén: Juda tambien, que parece-entar en la casa de Dios y en: la Iglesia, o0 con.la mente. sino. con él cuerpo, simuda Z adopta los mismos errores que los hereges,; en vano ostentu el noms re de-la Iglesia, porque teadra el mismo.custigo que ellos.” [1 santo llega & estas expresiones que embarasan tanto & ‘los intérpretes: Nune devorabit esos mensis cum partibus suis, Supone que esto mira 4 las dos casas.de Israel y de Jud, ¢ insiste desde luego sobre la palabra Nunc diciendo:” Porque han hecho esto, no pasaré mucho tiempo, sino que ahora al presente vendra el Asirio y Cakdeo, y los devuraran con Sus porciones, esto es, Con sus -posesiones que recibierun en la division de la tierra prometida 4 medida de c¢ordel (1). ,,B0 la palabra men- sis observa que los Setenta tradujeron la palabra bebrea como si sig- nificase orin; siendo asi que-los otros intérprotes, Aquila, Simaco y Teodocion han leido como el mismo santo, mes; y lo explica de este _ Modo: Cada mes veadré e! enemigo, y-lo.devastaré todo (2); pero pas rece que el profeta habla aqui solo de la casa'de Israel, y bajo este respecto la palabra mensis pudiera:ser -evigm&tica pata seftatar el in+ tervalo en que la célera da Dios debia desolar el -reino de las diez tribus; porque tomando como ea Ezequiel: y Daniel, los dias por afios, ‘un mes pudiera significar un periodo-de treinta jaiiom y el sentido serity enténces que en; el espacio 'de cerea. de treinta afud, todo ‘quedaria destruido, La tuina de Samaria: sucedi6 en tiempo -de :Oseas,. dltime: rey de: Israel, hacia el abe de-721 antes de la era Cristiana; pero la prit tera expedicion de los Asirios bajo Teglatfulatar que se llevé -cautivy una porcion dé: las diex Aribus, sucedi6. bajo el reinado. de: Facée: la: época no eaté bien certificada, y s¢:piensa Comunmente que esto, fue hf&cia el aito de 740, cerca de‘veinte afios fates dela ruinade Samaring . yen la Disertacion sobre [a .cuarta edad hemos -notado .que esto puda, ber sucedido desde:el aBo décimo de Joatam, edtoes, héeis al aio de. ‘748 Gntea.de la era vulgar. Hubiera pues pasado el intervalo -de, unos - veinte y ocho afios desde laprimera invasion de Teglatfalasdr basta ial tuina de Samaria; y sea que se cuenten veinte 6 veinte y:ocho afids,:bsbe (1) Hier, in Once, v. tom. in, col, 1967-08) Loses ool, ta6e: . SOBRE OSEAS, CAP, V. 17. némero esté siempre contenido en {a expresion misteriosa de un mes, 6 de un periodo de treinta anos: Devorabit eos mensis. Si 4 pesar de eso este cumplimiento no parece bastante exacto, lo que sigue podra oftecernos otro mas completo. Sigamos 4 San Gerénimo, que habla de los consejos dados & la casa de Jud4, y los expone asi. ,,Vice tambien el Senor 4 los principes de Juda, esto es, dela Iglesia, que no deben ocultar la perdicion de: Ios hereges, creyendo que redunda en gu provecho, sino mas bien Ilorar que hayan perecido; por eso San Pablo ensena que los varones eclesiasticos no deben gloriarse sobre 4a quiebra de Jos rantos judaicos, sino que mas bien teman ser ellos guapredos (1).” ¥ mas adelante afiade: ,,Traspasan los principes de jud4 los términos que senalaron sus padres, cuando mudan la verdad por la mentira, y cuando dicen otra cosa diversa de la que recil/on de tos apéstoles (2).”” Cuando la casa de Jud&é es amenazada de que ‘ser& castigada como Ja casa de Israel, designada bajo la casa de Efraim, dice San Gerénimo: »Castigados los hereges que sc entien- den bajo el nombre de Efraim, tambien Jnd&, esto es, aquellos, que Petmanecen en la Iylesia y condescienden con'los errores 6 vicios de los hereges, quedaran sujetos 4 igual sentencia (3).” Puede observarse que lo que San Geronimo aplica 4 los hereges, es tambien aplicable 4 los cism4ticos y 4 los Judios incrédulos; pero bajo cualquier aspecto que se considere la casa de Israel, resultar4 siempre que la casa de Jud& Teprosenta particularmente 4 los cristianos, y especialmente & los ca- t6licos, como lo observa San Gerénimo. . E! P. Houbigant ha puesto en el sumario de este capftulo: Peri- bit Ephraim, peribit etiam Juda. La expresion parece muy fuerte aun en el sentido literal, que toca 4 las dos casas de Israel y de Juda, pues ninguna de ellas debia perecer, ni perecid ni perecera. E! texto Ro dice peribit, sino que se lée simplemente en la Vulgata: Israel et Ephraim ruent in iniquitate sua: ruet etiam Juda cum eis; y el mismo Houbigant dice tambien: cadent Isracl, et Ephraim propter scelus suum, cadet etiam cum eis Juda: aqui se trata solo de una caida que no es una entera ruina, sino un abatimiento, una humillacion tem- poral. Efraim y Judé tienen promesas que Jes aseguran que no ‘pere- cerén, sino que algun dia se levantaran de su caida, y que enténces 1 Senor derramara sobre ellos sys misericordias, y los pondr4 en po- sesion de una felicidad eterna. _ Pero adeinas, si consideramos con San Gerénimo, bajo el simbolo de Israel y de Juda, los hereges y los cay télicos, si consideramos 4 los cismticos y cat6licos, si consideramos 4 tos Judios y 4 los cristianos, siempre sera cierto, respecto de los catélicos y de los Judios, que 4 lo ménos su estirpe no pereceré, su-linage no se extinguir4. Los prevaricadares sergn castigados, y si perseveraren en su_ infidelidad, perecerén: pero en medio de ellos, habr4 siempre en la iglesia catélica una raza de justos que no pereceré: habr& siempre entre los Ju- dios una raza subsistente; y aunque esta sea inficl por mucho tiempo, Dios sabr4 cuando quiera convertirla en una raza fiel. Asf en este mis- mo sentido, ni Jud ni Israel perecer4n: aun cuando aqui bajo el nom- bre de Israel, se considerase 6 los hereges y cismaticos, se puede espe- rar que en él tiempo en que Dios Mame & los Judios, podré tambien “() Hier, in Ovee, ¥. tom, na. ¢. 1270,—(2) Ibid. col. 1271.—(3) Ibid. col, 1972 TOM. KVLbe 3 ‘XII. Obeervacio. ner sobre el, texto. del ¥ 5. del capitu. lov. xm ‘nos sobre ef W7 del co pitulo vy. _ XI. ‘Objetodel ce vi. onel pen. tido literal y eopiritual. “gracia de estar prendidos en las redes de la heregia y el cist 8 OBSERVACIONES Hamar & lo ménos una parte de aquellos pueblos que hoy tienen la dew 3 lo we hay de cierto es, que Dios no anuncia aqui la pérdida de Israel y jias, sino solumente su caida, su ubatimiento bajo e} pesu de su justa venganza, Ala que suceder4 su misericordia eterna. El P. Houbigant, creyendo que la palabra mensis en este texto no podia tener sentido, juzgé que habia yerro de copiante, y subs tituye la palabra rubigo; pero & mas de que esto sera _contrariar el texto hebrco, las traducciones de Aquila, Simaco y Teodocion, la interpretacion de San Gerénimo y la misma Vulgata, ya hemos visto que la palabra mensts puede tener una interpretacion razonable, pues en el lenguage misteriosu de los profetas, los dias se toman algunas ves por anos, y un mes puede significar el periodo de treinta anos, en efecto la ruina del reino de Israel se consum6 en ese in- tervalo. Sisc objeta que los treinta anos no fueron cabales, se puede tesponder que esto no era _necesario, y que bastar4 que la duracion de las desgracias no excediese este término; y que por otra parte se podria descubrir un cumplimiento mas exacto de esta expresion mis- teriosa, pues si con San Gerénimo se reconoce en la casa de Israel Ja im4gen de los Judios incrédulos, se hallaré que las desgracias que despues de la muerte de Jesucristo consumaron {a ruina de su repG- blica duraron precisamente treinta anos, desde el ano cuarenta de la era vulgar, cuando el emperador Caligula did érden de levantar una estatua en el templo de Jeruvalen, hasta la total ruina del templo y de la ciudad enel ano setenta, Si bajo otro aspecto se reconoce en el cisma de los Israelitas 1a im4gen del cisma de los Griegos, 6 en Ja subyugacion de los Israelitas por los Asirios se figura la de los Griegos por los Mahometanos, se hallar’ tambien este periodo de treinta afios igualmente verificado por las desgracias que consumaron, la raina del imperio griego. Pues cuando Dios quiso descargar sus ultimas venganzas sobre lus cisméticos griegos por la conquista de los Mahometanos, se ve que Amurat If emperador de los Turcos, comenz6 por quitar 4 los Griegos en 1431, la ciudad de ‘Tesalénica, una de las mas considerables de su imperio; y adelantando sus con- quistas con extraordinaria rapidez, se hizo dueno de todas Jas plazas hasta el golfo de Corinto. Mahoma TI su hijo, que le sucedié, se hizo duciio de Constantinopla en 1453, y subyugé todo el Pelopo- neso; quedaba todavia 4 los Griegos Trabizonda, donde reinaba David Comneno, y el mismo Mehoma se apoderé de ella en 1461, y todo ~ fué subyugado en el intervalo de treinta anos, conforme @ esta expre- sion, Devorabit eos mensis Asi bajo cualquier puntu de vista que se considere esta profecia, ya literalmente en cuanto 4 [os Israelitas, a alegéricamente en cuanto 4 los Judfos inerédulos, 6 en cuanto @ los cismaticos griegos; si se toma esta palabra mensis enigmdtica- mente por un periodo de 30 dias, en que los dias se toman como en Ezequiel y Daniel por aiios, esta expresion misteriosa se halla verificada; de lo que concluyo que no hay yerro de copiante, sino que esta es la verdadera leccion del texto. Capituzo vi. Los tres primeros versos son continuacion: y la con- clusion del discurso contenido en el capitulo antecedente, es la ex- presion del arrepentimiento y de la esperanza de los hijos de Israel y SOBRE OSEAS, CAP Vi. . 9 de Jud4, que se reunen volviéndose al Senor. Enel verso 3. vuelven Jas reprensiones y las amenazas contra Israel y contra Jud4. S. Gerd- nimo refere los tres primeros 4 !a venida primera de Jesucristo, por estas expresiones misteriosas: Vivificatit nos post duos dies, in die tere tia suscitabit nos, y lo expliga asi: ,,E] Senor nos hiere y nes cura, por- que corrige 4 quien ama, y castiga 4 todo hijo que recibe; y no solo cura, sino que vivifica despues de dos dias; y resucitando de los infier- nos al tercero dia, levanta consigo al género humano; y habiendo cu- rado 4 los heridos, vivificado 4 los curadus y resucitado 4 los vivifica- dos, Vivirémos ante 6! los que en su ausencia yaciamos muertos, vivirémos en su presencia, le conocerémos, le seguirémos con todo es- tudio, y contemplarémos al Senor para cuya resurreccion resucitamos, Con este discurso se explica lo que muchas veces hemos advertido, que bsrael_y Juda, esto es, las diez y las dos tribus, tendran solo un pas- tor y rey, David, cuando creyeren en el Sefior resucitado; y en vano los Judios se prometen los suenos de mil anos, habiendo sido prome- tida la salud de todos para el dia tercero en que el Senor resucité de log infiernos (1).” Mas cuando despues el Senor vuelve 4 sus re- Pprensiones y amenazas contra Israel y Judi, 8. Gerénimo vuelve 4 tomar la alegorfa que nos muestra en el paralelo de estas dos casas, el de los hereges y catdlicos: ,,Nos parece que estas cosas fueron dichas 4 Jos hereges y al mismo Judd que habia de padecer igualmente, porque sel Sefior los provoca, 4 la misericordia y desea que vuelvan 4 la salud, (2)” Adelante vuelve a decir: ,,Todos Jos dias el Senor excita 4 Ja + penitencia 4 los que estan fnera de Ia Iglesia, y & los que viviendo en ella pecan (3).” Y sobre estas ultimas palabras, sed et Juda pone mes- sem tibi, dice: ,A Juda tambien, esto es 4 la Iglesia, se manda que pre= pare su cosecha de arrepentimiento por sus pecados para cuando lle gue el tiempo del juicio; pero 4 esta se le perdona, y el Senor le pro- mete perdon, porque corrige al que ama, y castiga 4 todo hijo que reci- be para depnsitarlo en sus tesoros, ya probado y punfivado. Algunos Tefieren esto abuena parte; 4 nosotros nos agrada mas el sentido ante- Fior (4).” Aplicando asf 4 los ecristianos y aun 4 los catélicos prevari- eadores lo que se dice de los hijos culpables de Jud4, es menester siempre acordarse que los culpables de Isracl pueden representar no solamente 4 los hereges, sino tambien & los cisméticos y aun 4 los Zidios incrédulos: en una palabra, tuda sociedad separada de la esa, " El P. Houbigant pretende que los tres primeros versns de este capitulo no son aplicables 4 la primera venida de Jesucristo; observa que la curacion nombrada aqui, debe ser del mismo género del mal que precedié; y la palabra dilaceravit 6 contudit, da 4 entender las heridas con que habia sido castigado el estado de loa Judios: asi la expresion Sanabit nes, significa la curacion de estas: mismas heridas, es decir, el restablecimiento de su repdblica, despues de haberle liber- tado del yugo de los Asiries y Caldeos, y no puede entenderse de Ja curacion obrada por el Evangelio, ein hacer violencia 4 Ia pala- bra contundere.” Despues toca estas palabras post duos dies, é in die (1) Hier. in Otee, vie tom. ani, cols 1274.—(2) Ibid, ‘col, 1275.—(3) Ibid, 1276 ae 4) deid, 1978: xv. Observacio- + nes sobre los trea prime. ros Wdel ca. pitulo vi. OBSERVACIONES tertia, ,Este muestra, dice, un tiempo piéximo respecto de lo futaroy como respecto de lo pasado; estas palabras heri et radius tertius, mues- tran un tiempo reciente, y en efecto el restablecimiento de la libertad de los Judios estaba cercano, cuando comprendieron que por su ido- latrfa habian sido reducidos 4 cautividad, y en consecuencia toma- ron la resolucion de ng adorar 4 otro dios.” Fn fin, llega 4 estas pala- bras que nuestra Vulgata expresa por susctilabit nos, y él las traduce eriget nos, diciendo que esto debe entenderse de la repdblica de los Sudios, y afiade que es dificil creer que el Apéstol S. Pablo. nos re- mita a este texto, cuando hablandu de Jesucristo dijo: resurrezit ter- tia die secundum Scripturas; pero aun mas dificil seria decir, que otro texto de fa Escritura podia tener presente el Apéstol hablando asf. El Gnico que puede alegarse es el de Jonas; mas aunque lo haya ci- tado el mismo Jesucristo, aun es ménos caracteristico que el presente. Los tres dias estén marcados; pero no dice exprésamente como aqui, que el tercero ser4 el de la resurreccion; in die tertia, Este dia terce- ro no se halla en otra parte que en Oseas, y esto da justo motivo pa- ra creer que S. Pablo tenia presente estas palabras, 6 cuando ménos anibos textos. El P. Houbigaat insiste en que el remedio debe rer del mismo género que el mal, y. que siendo la cautividad el mal de que se habla, el remedio debe ser la libertad; mas esta libertad aqui se pinta bajo la imagen de la vida: Vivificabit nos post duos dies. El P. Houbigant debilua esta expresion cuando traduce, afferet nobis sa- Tutem; si el profeta hubiese querido decir eso, hubiera dicho segua elestilo sencillo de los Hebreos, salvabit nos; pero dice expresamente vivificabit nos: tambien debilita la expresion cuando dice despues. eriget nos, diciendo el texto como traduce la Vulgata, suscitabit nos, y la union de estos dos términos, suscitabit y sivigeabie prueba que aqui se trata de una resurreccion. Segun el mismo principio del P. Hou- bigant, el remedio debe ser del mismo género que el mal: esta resur- reccion, este paso de Ia muerte 4 la vida, supone que el mal no con- sistia solo en la cautividad, sino en un estado de muerte, 6 gi se quie- re, en una cautividad que nos sometia al imperio de la muerte, y de que no podiamos salir, sino volviendo de la muerte a la vida: Vivifi- cabit_nos, suscitabit nos. Y esto es precisamente lo que ha obrado por Jesucristo. Cum essemus mortui peccatis, convivificavit nos in Christo....et conresuscitavit (1). La cautividad de Israel y de Ju- da bajo el poder de los Asirios'y Caldeos, era imagen de aquella en que est4bamos porel pecado bajo el imperio del demonio que nos habia causado la muerte. La libertad prometida 4 las dos casas de Israel y de Judé, es imagen de la que Dios nos restituyé en Jesucristo, sacindonos de! reino de la muerte y volviéndonos 4 la vida, resuci- tindonos con él: Cum essemus &c. Esta expresion ha tenido ya sy cumplimiento sobre todos aquellos Judigs, que han creido en Jesucristq y que por la fe han tenido parte en la redencion; mas tendré un cum, plimiento mas entero, cuando Dios Iamar4 4 toda esta nacion 4 la fe hacia el fin de los siglos: enténces Israel participaré de las graciaa que Dios ha derramndo sobre la de Juda, el pueblo judio participara con nosotros de las gracias de la redencion, y pudiera decirse que es- (1) Hier. in Osee, vi. tom. ux. col. 1978. | SOBRE OOBAS, CAP. VI. ¥ VIL. 23 tas expresiones misteriosas, vivificabit nes post duds dies: in die tertia suscitabit nos, ineinian ba 6poce misma de este grande acontecimiento; ~ porque vegun la expresion de S. Pedro, mil anos delante de Dios son . como un dia, Av{ este reino de fil anos de que habla 8. Juan en eb Apocalipsis, pudiera servir para explicar esta palabra misteriosa_ba: , jo este ultimo aspecto, Porque si consideramos enel triunfo de la Igle: sia bajo Constantino, la época de este reino que Jesucristo ejerce subra la tierra ea la persona de los principes cristianos, se hallaré que e} pueblo Judio ha caido en la muerte por su incredulidad Antes que es- tos mil anos Comensasen, y 80D para é] como el segundo dia de esta muerte, de que no saldré sino en el tercero, esto es,en el intervalé que aucede & estos mil anos: Vivificabit nos post duos dies: in die tertia suscitabit nos. Nosotros nos hallamos en este intervalo, y los. males que ha largo tierapo que afligen & Ia Iglesia, son como he noche de este tercero dia, en cuya manana la vocacion de los Judfos & la fe sera para esta nacion y para todo el universo, como una vuelta de la muerte 4 la vida, segun la expresion de 8. Pablo: Si enim amissio serum, reconciliatio est mundi, quae assumptio, nisi vitg ex mortuis (1)? Caritoco vi. Las primeras palabras de este capitulo expresadas en la Vulgata asi: cum sanare vellem Israel, pudieran segun el hebreo significar, cum sanare voluero, 6 cum sanaturus ero, y en este sentido pertenecerian al capftulo antecedente, al fin de! uel formarian un par Talelo en este sentido: Sed et Juda, pone messem tibi, cum conversurus ero captivitatem populi mei, cum sanaturus ero Israel, Despues de lo cual comienzan otra vez las reprensiones y amenazas de] Sefior con- twa Israel. 8. Gerénimo continda aplicando 4 los hereges lo que se dice contra Israel: ,,Tambien se puede decir que el Salvador, des- pues de la efusion de su sangre, y de congregada su Iglesia, asi de log judios como de los gentiles, queriendo sanar los pecados del pueblo, y reducirle &le penitencia, de repente Efraim y el pueblo de Sama- ria que afectan guardar los preceptos de Divs, se levantaron y fabrw earon el fdolo de los falsos dogmas, y por ellos entré el demonio en la Iglesia como ladron, 6 a miema doctrina de los hereges entré como ladroncillo ratero (2).” Mas adelante dice: ,,Podemos llamar rey entra los hereges, 4 quien primero inventé la heregfa; y principes, & los que siendo eabezas de lo» hereges, se arrogan un falso secetdocio (3).” El santo Ul hasta hacer fa aplicacion personal & los hereges de su tiempo diciendd: ,,Infelices pueblos seducidos por e! diablo y sus principes, 6 que han recibido otres solemnidades de! principe de la he- regia y de sus gefes; abandonando la Iglesia y hollando Ia verdad de la fe, suelen clamar y decir: Este es el dia de nuestro rey, v. g.de Valentino, Marcion, Arrio, y Eunomio (4).” Continée el santo este paralelo de Israel con los hereges hasta el fm del capitulo. Recuér- dese que Israel separado de Juda puede representar tambien 4 loa cismfticos y aun & los Judivs incrédulos. Se ha visto ya, que S. Ges ronimo reconoce algunas veces en la casa de Israel fa imagen de estos; sino habla de los cismatioos, es porque el cisma todavia no habia cho en su tiempo los grandes males que ha causado despues, princi- palmente enel Oriente y entre los Griegos. (1) Rem, x2. 15.2519) Hier, im Oxee, va. tom ut, col. 1978.—(3) Ibid, col. 1970 — Bid, 1201. Xvi. Objeto def cap. vin. on barnes by Y cspiri tual. P XvIt. Objeto del ap. vu. 86. a el senti- jo literal y enpirit XVIII. Objeto del cap.ix. enel sentido lite. ral y espiri. taal. OBSERVACIONES * Carrruto wnt, Los dos primeros versos pudieran ser continuacion del capftulo anterior. Se ha visto que este todo tocaba & la casa de Israel; estoe dos versos pudieran referirse 2 la casa de Juda, que se halla la expresion: super domum Domini, que sefala vi: blemente e] templo de Jerusalen. La continuacion del cap/tulo con- tiene reprensiones y amenazas contra Israel,y el fin algunas ame- nazas contra Jud4. S. Gerénimo reconoce en efecto que los dos primeros versos 4 lo ménos se refieren & la casa de Judé, esto es, al templo de Jerusalen y 4 la invasion de Nabucodonosor. Se man- wda al profeta, y se le dice: Esté la trompeta en tu garganta, esto #8, levanta de manera tu voz, que se asemeje 4 la trompeta, pa- »ra que oigan muchos, porque muchos han pecado; y cuando le- svantares tu voz, Clamaras: Quasi Aquila super domum Domini; y wes el sentido: Vendré Nabucodonosor con tudo su ejército, tan ve- nloz, tan arrebutadamente, que imite al vuelo del 4guila que se lan- via 4 la presa: y vendré, no & otro lugar que 4 Jerusalen en que westa el tempo del Senor, para destruirla y desolarla (1).” S. Ge- rénimo no deja de aplicar esto mismo a los hereges, porque han sido la casa del Sefior Antes que sus prevaricaciones le obligasen & alejarse de ellos: ,.Leemos muchas veces que el demonio que de- sea poner su nido entre los astros del cielo, se asemeja 4 te gui- Iu: esta pues, viene 4 los conciliébulos de los hereges, que en otro tiempo eran casa del Scfior, y viene porque han violedo su alian- za, y abandonado la ley de Dios (2)." Continéa aplicando 4 los he- reges lo que toca 4 Samaria: ,,Arroja el Senor los becerros de los hereges y de Samaria, que aparentan guardar los preceptos de la ley, y arrastran por la tierra sin levantar los ojos al cielo: sus car- nales doctrinas encienden el furor divino contra ellos, y es tenaz Ta perversidad en no abandonar: sus idelos que fabricaron, prefirien- do las inmundicias heréticas 4 la Iglesia (3).” Y cuando al fin pro- nuncia el profeta sus amenazas contra Judé, asi las explica S. Ge- ronimo: .,Jud& tambien, esto es, el varon eclesiastico en las malas obras 6 en la perversa interpretacion de las santas Escrituras, edi- ficéd ciudades fortificadas, no con el auxilio de Dios, sino de la men- tira, las cuales, dice el Senor que abrazar4é con el fuego de su es- piritu, y devoraré sus palacios, esto es, sus casas magnfficas y cons- truidas como torres, y demolera sits cimientos mal puestos, para que nd _puedan construir contra Dios templos sacrilegos (4).” Carituto ix, Este capitulo es independiente del que precede; pero son tambien reconvenciones y amenazas contra Israel; y S. Gerénimo continda el paralelo de esta con los hereges: ,,Se dice 4 los hereges que no se alegren y se_juzguen semejantes 4 las otras naciones: es- tas no han creido en Dios, y ellos bajo el nombre de Dios ado- raron los idolos; y muchos multiplican eras y lagares, y comen el trigo de que se hace el pan de llanto, y bebenel vino de Sedo- ma, que esté mezclado con hiel de Sspides; y para eso no comen ni beben del verdadero lagar que pis6 Jesus, sino que todo lo que jazgan tener, se halla depravado con la mentira (5). Adelante di- (1) Hier, im Ocee, vin, tom. ut, cok, 1286(8) Ibid. col, 1287-—(3) Ibid. 1288 (A) [bid. 1291,—(8) oid. 1298. SOBRE OsKAS, CAP. IX, ¥ x. 23 ce en el mismo sentido: ,,Registrando Jas antiguas historias, no ha- Ilo. que dividiesen la Iglesia 6 seduyesen los pueblos de la casa de Dios, sino aquellos que fueron instituidos sacerdotes y profetas; y es- tos se convierten en lazo torcido dando esc4ndalo en todas partes, para que caiga todo ‘aquel que entre por sus caminos, y no pueda permanecer con Jesucristo, sea arrastrado de vanos errores, y cor- ra al precipicio por sendas tortuusas. Estos son los atalayas de Efraim ue introdujeron la demencia en la casa del Sehor, esto es, en la iglesia 6 en las santas Excrituray, interpretandolas perversamente 6 en cada creyente, que justumente se llama -la del Senor (L).” Al fin del capitulo (2): ,,Nadie duda que los hereges no pueden dar frutos de virtudes, porque perdieron al Senor sobre el cual, in el Apéstol, debieran eatér urraigados y fundados; mas si engendra- ren algunos, morirén, siendo el Schur su adversurio. Y porque sus frutos son todas aquellas cosas que fingen y engendran en su co- razon, se desecaran y pereceran, pues tal raiz no puede producir fru- tos; asi serén arrojados, 6 lo son ya por Dios, porque no te han cido cuando dice; No traspases los lindes que pusieron tus padres (3). Por eso andarén vagos en las naciones, pasando de unas sen- tencias 4 otras, no agraddndoles lo que una vez inventaron, y mu- dando lo viejo por lo nuevo, é imitando low errores paganos.” No debe olvidarse que lo que S. Geronimo aplica 4 los hereges, es tam- bien aplicable 4 los cism4ticos y Judios incrédulos; y bajo estos tres aspectos se puede considerar la casa de Israel en los profetas, par- ticularmente en Oseas. Carituto x. Este capitulo es independiente del que precede: en él las amenazas se cxtienden 4 Ia casa de Juda, y bajo el nom- bre de Jucob abrazan las dos casas de Israel y de Sade y despues recaen particularmente sobre [srael. Continda 5. Gerénimo el pare- XIX, Odyero dod cap, x. en ol sentido lite ral y eopiti- lelo de Israel con los hereges: Asi tambien los hereges cuande es- tual taban plantados en Ja Iglesia, y crecian en la casa de Dios, se lla- maban la vina de Sorec, y rendian frutos abundantes; mas dés- pues, cuanto mas se aumentaron, tanto mas multiplicaron los alta- res, y por un altar que es el verdadero, censtruyeron muchas aras de su error, y segun la fertilidad de su tierra abundaron los simu- lacros. La tierra de los hereges es fecunda, porque recibiendo de Dios el talento y el ingenio para que empleasen en el culto de Divs los bienes de la naturaleza, hicieron (dolos de ellos (4).” Sin embargo, cuando llega 4 estas palabras: Dicent montibus, Operite nos; et collibus, Cadite super nos, observa que Jesucristo mismo aplicé esto 4 los Judios incrédulos anunciandoles-su ruina, y saca este prin- cipio: ,,Fodo fo que ahora se dice contra las diez tribus 6 Israel, sepamos que metaforicamente se puede transferir & todo el pueblo; y cuando los Romanos hayan tomado 4 Jerusalen y derribado el templo, 6 cuando viniere el dia del juicio como conjeturan otros, diran horrorizados & los montes: Cubridnos; y 4 los collados: Caed sobre nogotros, deseando mas morir que ver is aparatos de la muer- te (5).” Pero eso no impide que vuelva 4 la alegoria, comparane (1) Hier, in Osee, 1x. tom. un, vol. 1295,—2) Ibid, cal. 1300.—(3) Dent, xix. 14. (4) Hier, in Osee, x. tom. in. col. 1300.—(5) Ibid. col. 1805. 2 OBSERYACIONES do 4 Israel con los hereges: luego en el texto donde ee hallan nom brados Efraim, Jud& y Jacob, explica el misterio asf: ,Anagégica- mente puede decirse que Efraim que estuvo instruido en la ley de Dios para meditar en ella dia Z noche, comenz6 4 querer ta dis- cordia, @ arrojar el yugo de la Icy, y pugnar contra los sacerdotes para ruina de los oyentes: por lo que Dios sojuzgaré, 6 pasando holla- ra con sus piés al pueblo erguido y aspirante & grandes cosas, para que sepa que tiene Sefior; mas Jud4, esto es, el eclesiéstico, perseve- rara enla obra comenzada (1).” Es menester sin embargo observar que lo que 8. Gerénimo interpreta aqui en sentido favorable para Ju- da y Jacob, parece es por la conexion del texto como una amena- za contra Efraim, Ei Senor anuncia que pondré el yuge sobre este, que Judé ser6 obligado 4 trabajar, que Jacob, es decir, las dos casas de Efraim, se veran obligadas 4 romper los terrones de los surcos que un extrangero les hace abrir; y todo esto manifiesta la sajecion al yugo de sus enemigos, y es lo que sucedié literalmente cuando los jsraelitas fueron sojusgddos por los Asirios, y los Judios por los Cal deos: enténces se vid toda la casa de Jacob, esto es, Jacob y Ju- dG, sometidas & los enemigos del verdadero Dios. En el sentido mis- teriose si se considera 4 Efraim representando al judio incrédulo, Juda y Jacob representan igualmente 4 los cristianos perversos, ame- nazados de un, castigo que ya los Griegos sufrieron cayendo bajo la dominacion de los enemigos del nombre cristiano, Si se considera 4 Efraim como imdgen de los hereges cisméticos, Jud& represen- tar& los catélicos; y bajo este aspecto la casa de Jacob repre- senta la de ‘Israel y Jud reunidas bajo este nombre, es decir, toda la gentilidad cristiana designada bajo el nombre misterioso de Jacob, 6 log cristianos orientales y occidentales amenazados de las venganzas de Dios si excitan su ira. xx. . . Cariruzo x. Este capitulo es inde iente del anterior, y contie- Objeto del _ne lo mismo. El Gltimo verso compara la infidelidad de Israel con Ia fi- has enel delidad de Juda, y es-el exordio del discurso continnado en el eapitu- ral y espiri. !0 siguiente, en cuyo principio se halla en el hebreo. San Mateo nog tual. deacubre en el primer verso de este capitulo x1. un misterio que no- sotros no hubiéramos percibido; y aun cuando lo hubiésemos percibi- do, costarig trabajo creernos, pues aun despues del testimonio del Evangelista hay intérpretes que no hablan de é!, 6 no lo ven, y to- man fa expreaion de San Mateo como una aplicacion feliz de una ex- Presjon que tenia atro objeto. Pero es menester oir sobre esto 4 Sar Geronima, despues de haber observado con.él que San Mateo sigue aqui el texto hebreo conforme 4 nuestra Vulgata, mas diferente del griego de los Setenta y de la antigua Vulgata que era la simple ver- sion lating de este griego. ,,En lugar de decir Ex Agypto vocavi fi- lium meum; los Setenta dicen: Ex Algypto vocavi filios ejus, lo cual no se lée en el hebreo: y ninguna duda hay que San Mateo tomé tes- tymonio de este lugar segun la verdad hebrea. Asf, los que reprueban nuestra traduccion vean en la Escritura griega, de donde el evangelise ta toms este testimonio, y lo interpreté del Salvador, cuando regree 6 de Egipto 4 la tierra de Terael. ¥ no pudiendo encontrarlo, dejen Q) Esta es la version de les Setonta. SOBRE OSKAS, CAP. Xi. 25 ge arrugar la frente y de mostrar su desagrado. Juliano Augusto en el séptime voldinen que vomité coptra los Cristianos, dice: Lo que esta- ba escrito de Israel, el evangelista Mateo lo trasladé 4 Cristo para enganar la sencillez de aquellos gentiles que creyeron. A quien noso- tros reaponderémos brevemente:; Eu primer lugar que San Mateo pu- blicé su Evangelio en lengua ,hebrea, la cual oo entendiaa sinv los que eran Hebreos: luego no lo hizo para enganar 4 los gentiles, Si qui- so engahar a los Hubreos, fué 6 insen.ato 6 ignorante: ingensato, si fine gié una mentira clara; ignorante, si no supo de quien se decia esto, Por su inisino libro que est4 escritu prodente y ordenadamente se ve que no era insensate: tampoco le polemos Ilainar ignorante, cuando por otros teatimoniva de las Escrituras sabeinos que poseia la ciencia de la ley. Asi debemos decir que lo que figuradamente precede en otros, se refiere 4 Cristo segun la verdad y cumplimiento, como sabemos lo hizo el Apéstol con tos dos montes Sinai y Sion, con Sara y Agar, pues no deja de existir el monte Sinai y el monte Sion, ni dejé de exis- tir Sara y Agar, porque esto lo refiriese San Pablo 4 los dos Testa- meatos. Asi, lo que est4 escrito: Parpulus Isruel, et dilexi eum; et ex Algypto vocavi filium meum, es verdad que se dice del pueblo de Israel, que es el llamado de Egipto, que es amado, que en ese tiem- po despues del error de la idolatria fué llamado como un nino peque- Bo; pero se refiere perfectamente 4 Cristo, pues tambien Isaac fué fi- gura de Cristo porque cargS los lenos de la muerte futura, y Jacob porque tuvo por muger 4 Lfa, enferma de los ojos, y 4 la hermosa Ra- quel. -Eo Lfa, que era la mayor, entendemos la seguedad de la Sinago- - ga; y en Raquel la herinosura de la Iglesia; y sin embargo, los que en parte fueron figura del Salvador no se debe creer que cuanto hicieron se refiriese 4 Cristo, porque Ja figura da 4 entender parte; y si el todo fuese figura se llainaria mas bien historia (1).” Despues de esta im- Portante advertencia vuelve San Gerénimo en los versos siguientes al aralelo de Israel con los hereges, Cuando llega despues 4 las promesas desecha el falso sentido de los Hebreos, y propone otros dos: ,,Esto Jo refieren los Hebreos 4 la venida de Cristo, que‘esperan todavia; y Nosotres moatramos que ya se verificé: porque de Egipto y de los Asi- rios, esto es, del Oriente y Occidente, del Aquilon y. del Mediodia vi- ‘nieron, y vienen todos los dias los que reposan con Abraham, Isaac y Jacob; y podemos llamar hijos del mar y de las aguas, que con la red del Redentor fueron extraidos del mar de este siglo; y hubiendo sida trasladados de la muerte 4 la vida, seran colocados en su moraday que el Evangelio lama graneros en que se guardan {as semillas lim- pins fle la paja. De otro modo; Cuando el verdadcro leon rugiré, cl faleo leon, que segun San Pedro es nuestro contrario, ennudeceni, y Ro se atrever4 @ vomitar dogmas perversos; y los que estaba cautivos yr él serfn libres con el rugido del leon verdadero, y seguirén 4 su Bios y Seiior.” Viene despues el texto en que el profeta compara In jnfidelidad de Israel, con la fidelidad de Jud4, y asi lo explica: ,,Ana- gégicamente los hereges circundan mentirosamente al Senor negan- le, porque cuanto dicen los hereges es negacion 6’ mentira, y Judé, esto es, el varon eclesidstico, no 90 ensoberbece, ni se hincha comq Jos bereges, sino que se humilla ante Dios. “" Q) | Hier. tn Ovte, 'n. tom. ws. ool 131, TOM, XVIIL enp.xn XXI. Odjeto del cap. xu. en ol wentido lite. , 28 : .. * ‘OBsExvacrongs! "- . : * Caviruto xin Este ‘cap{tulo es continuacion det ‘discurso comenzas do en el verso precedente. El Schor continga dirigrendo sus reprensio- hes, amenazas y promesas 4 Efraim 6 fsrael, ‘afiade’ algunas amena= ay espui- zag contra Jud4,y habla de Jacob, bajo cuyo nombre se hallan_ com: XXIL Objeto del eentido lite. ral y eapiri. tual. prendidas las dos casas, San Gerénimo continéa cofiparando 4 Efraina con los hereges, diciendo’ que estén ‘animados por el espiritu diabdlis co, que no contentos‘’con perderge tratan de corromper'a muchos’ (1). Despues hubiando de Juda, explica asi las expresiones misteriosas del profeta: ,,Podemos entender por Judé al varon eclesidstico, reprendi« do por el Sefior, porque nose acuerda ‘de sus antiguos‘beneficins quae Je recuerda para que no aumente sus pecados, sino que con el auxi- lio de Dios prevalezca contra sus enemigos (2).” Otserva despues que Efraim es designado bajo el nombre de Canaan, cuyos desérdenes iinita; y vuelve al paralelo de Efraim con ‘los hereges: ‘continda esa alegoria hasta el fin, donde dice: ,Siempre fos hereges provocan la ira de Dios clemente, que mas desta fa penitencia que [: muerte de! pé- cador, y echan sobre si cl peso de gu indignacion, fraciendo que Divs Jox castigue abandonindolos enterantente (3).” Sea que se constdere ent Efraim ‘al stmbolo de los hereges, 6 mas particularmente e! de los cis- imativos, repreaentando Jud& & los cat6licos, se puete decir que’ tos unos y Ios otros estan igualmente comprendidos bajo el nombre 'imis- terioso de Jacob, considerado como que representa particularmente Ia gentitidad cristiana. . Carituxd xm, Este capitulo‘es independiente del antetior; pero s)- gue las reconvenciones y amenazas‘contra [erael, y alganas promesas cuyo objeto nos explica San Pablo. San Gerénimo ‘contmita desde luego su paratelo de Israel cori to3 hereges, diciendo que por ellos ba venido el terror y el temor sobre el infeliz pueblo; que los principes de los hereges no se han contentado con cuer, sino que han emplea: do en sostener Ia idolatrfa, la lengua que Dios les dié para alaburle (4). Mas léjos anade (5), que el Senor sacé tambien 4 los hereges de la trerra'de Egipto, y.los colocé en la Iglesta para que no tuvieran otro Dios que el que los habia sulvads, y pudiesen'decir (6): El Senor me emta, y nada me faltard, les dié el pan del’ cielo, que to habia en pto, y aguas de la piedra que los seguia, y esta ‘piedra era Cristo, segun ef A Llega las promesas, y reune tos dos euntidda de este modo (8): ,Segun ambas inteligencias, Efraim, esto es, las diez tribus, y los hereges que no pueden sostenerse en la’dflitcion’ de sus hijos, reciben del Senor la promesa ‘de que los libertaré de manos de la muerte: manos de Ia muerte Ilamg las. obras con ‘que los mat6, se- gun lo que esté escrito: In:manu Hnguise ‘vita et mers (9° A todas los liberté el Senor, y los redimiéen la pasion de 4a cruz y efusion dé gu sangre cuando su alma‘ bajé al infierno, y'su-carné mo vid’ ta cot rupcion, y dijo 4 la misma muerte, 6 al infictno: * Eré aiors tua, 6'mors, pues mori para que con mii muerte mueras; ero’ morsys kius, inferne, que con tus fauces devorabas' é'todos, Ma’ adelante ahade -(10}: jbo que nosotros interpretamos: Ero mors’ tua, ‘6 mors; ‘ero morsuy tus (1) Hier. in Osee. xn. tom. mt. col. 13102) Thid: col. 13¥9,L-(9) Hier, lcd cit. gol. 1324.—(4) Hier. in Osee, xii tom’ ii: c6l1325.2.(Sy Big col, 1396 06) Poot. xxus 1, et 2.0(7) 1. Cor. x 4—(8) Hier. in Qace. xu. tom. ut. col 1329.03) Prove xvi. 21.—(10) Hier, in Osee, xur. t. at. V0l, 1929 * . . SORES -O8F AS. cap, xT a7 ‘tnferne; los,Setenta tradujeron: Upi est causa tua,.6 more? Ubi est sti- mulus tuns, inferne; en lugar de to cual puso el Aposto] (1): Absorpia est mors in cententione: wbi est, mors, contentio tua? ubi est, mors, aculeug tuus? Y explicando la fuerza del.testimonio anadié: Aculeus autem mortis peccatum est: virtus vero peccatilex: Deo gutem gratias, qui dey dit nobis victoriam per Dominum nostrum Teaumn, Christan. LY asi lo que él interpreté acerca.de la , resurneccion de| Sefar, nosotros ni podemog ni nos atrevemos 4 interpretarlo de otra manera, Por.Ia mucrte ye} infierno se puede tomar el. diablo que con la muerte de Cristo fué dey gollado, del cual habla Isains (2): Devgravit mors invulescens: y des- pues sigue: Abstylit Dominus gmnem lacrymam.ah omni facie.” El texy to de Isaias que. San Gerénimo recuerda,,es el mismo que Sun. Pas blo junta con-el de.Qseas cuando, dice; Absorpta est mors in conten- tione, 6 coma le expresala Vulgata, In victorig. Eg Ja carta,dp,Sen Pablo, es el mismo que. nuestra Valgata expresa en [saias, con estos tér- minos: Praecipitabit mortem, in sempiternum, como, hemos dicho en nuestras notas.sobre. sales. No queda aquf pues por. examinar, sing k que toca al texto de Oacas, expresada, asf por San,Pablo; Ubi ‘est, mors, contentio tug,.(6 como. dice la Vujgata,.victarig tua)? uhj est, mors, stimulus tuus? En el griego del Apéstol,.se lée: Ubi'est {uus, mors, stir mulus? Ubi est tua, infarnes victoria? Todo esto se reduce al,mismo gen- tido, y es constante qyg.San Pablo. vid aqui. Ip victoria. que Djos nos ha dado por Jesucristo, que triunfé de la muerte para Jibrarnos: Deo autem. gratias qui dedit nopis victoriam per Dominum nostrum. Icsum Christum (2). : El P. Houbigant confiesa que tal es el sentido del Apéstol; pe- ro pretende que el sentido del profeta es diferente, porque el texto no contiene _promesas, rio. aypenazas, y lo traduce de tendiendo que Dios amenaza aqui, no 4 Ja muerte, al infierno, ni al demonio que es su principe,,sino 4 los .Igraelitas, contra quienes !lama Ja-muerte para hacerla servir 4. Ja cjecucion. de sus érdenes contra gllos.. Pero es facil, dice, coneiliax, al Apéstol con el profeta, si se observa, que. uno y otro ptribuyen 4 Dios, e! sobgrano. imperio de la Muerte y,de In vida; en el profeta Dios lama con imperio.4, Ja muerte para que mate .4 los iddlatras: en el Apéstol, Dios obliga 4 Ja muerte 4 ceder, de suerte que Jos muertos. vuelvan 4, la vida. El Apdstol se Birve de las mismgq palabras que el profeta, ‘pero en otro sentido, que sin..embargo ge. deriva del. peusamiecto del profeta.”; —,, Pero .el, modo. gon..que San Pablo alega, este texto, no permite creer que, lo,teme.en sentido diferente qye e). profeta., Volvamos a los expreajones: del Apistol (4): Cum autem-mortale hoc wuduerit immorta- itutem, tunc fiet.serma qui. soriptus est: Absorpta est mors ,in victo- pia. Ubi est, mors, victoria tua? Ubi est, mors,.stimulus tuus? 6 sega el griego: Ubi est, mors, stimulus tuus? Ubi est, inferne, victoria tua? Aqui sc. trata nada ménos que del cumplimiento de estas profectas: Tune fict sermo, qui scriptus est. |La primera es de Isafas: .Absor= plaiest mors in victoria. La. segunda es de -Oseas: Ubi est, mors, sti- Jaulus, tuus? Ubi est, inferne, ‘victoria tua? Si se crée a] P. Woubigant, awingung: de estas profecias, encierra el sentido ique e} Apéstol les ad ENDL. Gop. ay, 54. eb seqqel2f Teal, xxt. 8, secuidum uxx.o43] 2. xv. ST wi Gor, at Bh et 850 er Hts] into modo, pre: yy XXHE Observaci Des sobre 14, del ca. pitulo xu, XXIV, Observacio. hes sobre el ‘Y 14 del co. Pitolo aun, 28 OBSERVACTONES y asf escreible que en efecto el Apéstol, segun él, descortocié el ver: dadero sentido de estas dos profecias, y que ellas no contenian las pro- tnesas cuyo complimiento nos quiso mostrar el Apéstol: Tune fief ser- mo qui scriptus est. Nosotros hacemos profesion de creer que el Apés- tol escribiendo esta carta, estaba divinamente inspirado, y el Espiritu Santo sin duda sabia ‘bien cu! era el sentido de las profecias que ale- gaba, J cuyo cumplimiento nos senalaba: Tunc fiet sermo, qui scriptus est. El triunfo que el Espfritu Santo nos promete aquf sobre la muer- te como un efecto de la victoria de Jesucristo, ya no sera el cumpli- miento de estas profecfas, sj ellas no anuncian este triunfo, Creemos haber mostrado en nvestras notas sobre Isaias, cémo este triunfo esta verdsderamente anunciado: por este profeta: nos resta mostrar aqui cé- mo Oseas anuncia el mismo triunfo, y esto_no serd dificil porque basta tomar el texto cual es: De manu mortis liberabo eos; de morte redi- mam_eos: ero mors tua, 6 mors; morsus tuus ero, inferne. O si se quie- re: Ubi mors tua (6 stimulus tuus), 6 mors? ubi morsus tuus (6 vi- ctoria tua), inferne? Seguramente no hay nadie que'no vea en estas palabras unas promesas en favor de los Israelitas: si hay amenazas son contra la muerte y el inferno, El P. Houbigant para volver estas pro- imesas en amenazas, afiade lo que no hay, esto es, una letra que muda la afirmacion en interrogacion negntiva, y esta letra no existe en el tex- to; y recordéndolo el Espiritu Santo, no permite admitiria, pues lo re- cuerda en sentido afirmativo que encierra una promesa, en lugar que la particula interrogativa muda el sentido afirmativo en negativo, y convierte en amenaza lo que el Espiritu Santo da como una prome- sa. Ia razon que da el P. Houbigant de que no puede admitirse una promesa en medio de las amenazas, es muy debit y desmentida por el verso 9 del capftulo anterior, y él verso 9, 10 y 11 del capitulo 11, don- de al lado de las amenazas se hallan las promesas. Mas el P. Houbigant va mas léjos, y pretende que las amenazas se hallan en el fin del mismo verso de que se trata, de lo que conclu- ye que deben hallarse tambien al principio. Conviene en que el medio e8 equivoco, porque se ve obligado 4 reconocer que San Pablo lo em- plea en sentido favorable: Ubi est, mors, stimulus tuus? Ubi est morsus tuus, inferne? Pero crée hallar una amenaza evidente en las tres Gl- timas palabras que, segun' su interpretacion, dicen: Quem poenitebit, ille abscondetur ab oculis meis. Pero é\ es e] autor de esta nueva interpre+ tacion, pues el texto precisamente dice lo que la Vulgata expresa: Consolatio abscondita est, (6 4 la letra abscondetur) ab oculis meis. Los Setenta lo entendieron en el mismo sentido. y lo expresaron en pretérito: Consolatio abscondita est ab oculis meis: entiéndase en pré- terito 6 en futuro, lo que importa es el sentido de la palabra que em una y otra traduccion es Consolatio. El P. Houbigant se opone 4 la una y 4 la otra, sin otra razon que porque le parece que esa palabra no conviene 4 ese lugar; nas es bien claro que el profeta refinéndose 4 las promesas anteriores, dice que la consalecion esté escondida de sua ojos, parque el cumplimiento de las promesas se diferia 6 un tiem- po muy remoto que no llegaria, sino deepues de cumplidas las ame~ nazas, Israel, y aun Jud, iban 4 ser castigados por sus delitos: sole Judé habia de ser restablecido despues de la cautividad de Bubilonia; aun 4 la venida del Redentor serian comparativamente pocos los que a SOBRE O8EAs, CaP. TI mV. 2 | Yograsen el beneficio de Ja,redencion; y el mismo Jud& disperso’ por ef mundo como las otras tribus, fo serian llamados al conocimiento de’ la verdad y 4 la felicidad prometida, sino hasta el fin de los tiempos en que el frato‘de la divina redencion se aplicaré 4 todo el cuerpo de la nacion, y cuando en al Gltimo dia la resurreccion gloriosa de los escogidos har4 el lleno cumptimiento de estas promesas: Cum au- tem mortule hoc induerit immortalitatem, tune fiet sermo qui seriptus ext: Absorpta est mors in victoria, Ubi est, mors, victoria tua? Ubi est, mors, stimulus tuus? Es ‘pues cierto que Ia consolacion contenida en el cumplimiento de esta promesa, estaba oculta 4 fos ojos ‘del profeta que _vivia tanto tiempo &ntes de que comehzase 4 tenerlo: Consola- tio &c. Y aun 4 nosotros mismos que sabemos fa libertad de Judé en tiempo de Ciro, los efectos saludables sobre muchos Judfos de la pri- mera venida de Jesucristo, y de los cuales estamos nosotros participan- do todavia. despueg-de tantos siglo, s¢ nos esconde este cumplimier> to en ‘ty vbacuridad y disfartcia dé los tiempos futuros. Asi esta pa- labra no contiene nada discordante, ni en sf misma, ni con las prome- sas antecedentes, ni con las hmenazay siguientes, sino que condace na- turalmente de aquellas & estas, y nos asegura que en lo que ‘precede est4n contenidas las promesas que San Pablo nos descubre, 6 mas bien el Espiritu’ Santo que law dicté al -profeta y las explicé por el teati- monio del ‘Apéstol. “Afiadamos que San Gerénite no tuvo en ke inter- Pretacion de este texto las dudas y perplexidades que le atribuye el . Houbigant, cuando dice que no puede, ni se atreve 4 explicar es- te‘ texto de otro modo que el Apéstol, porque despues de haber expli- cado en dos sentidos diferentes casi todo | Jo que precede, confiesa que aqui no ve mas de un solo sentido; porque la promesa de este triun- fo sobre la muerte es tan relativa 4 la victoria que Jesucristo alcan- 26 sobre ella en su resurreccion, que San Gerénimo no busca otro sen- tido; y cuando considera que en efecto San Pablo lo entiende’ asf, con- fiesa que no puede ni se atreve Sexplicarlo de otro modo. _ : Caritozo xiv. El primer verso de este capitulo’ pudiera conside- rarse coino conclusion del anterior, porqaé es el fin de les amena- zas pronunciadas contra Israel, y lo demas del capitulo se compd- ne de invitaciones y promesas, El Senor exhorta @ Israel 4 que se convierta, y le anuncia los bienes de que le colmara si lo hace. S Gerénimo continGa el paralelo de Israel eon los hereges; y porque él nombre de Samaria significd en hebreo la guarda, 6 el cuidedo de gvardar, dice:},,Es facil entender que los hereges se llaman Sama- via, porque ve jactan de Guardar los preceptos de Dios, aunqce en realidad no los observan. Perezca pues esta Samaria, porque cuam to habla repogna é@«u Dios (1).” Continda el paralelo en las invi- taciones: ,,F1 profeta habla & los perversos dogmatizantes y sus secta- rios, iis provoca 4 la penitencia diciendo: Convertios al Seftor vues- tro Dios los que habeis caido 6 desfallecido perdiendo ta salud: to- mad laverdadera confesion de ‘la fe, y decid: Borra la iniquidad que hay en fuestro corazon, y recibe el bien de la fe, por la cual se cree en el corazon para la justicia, y com la boca se hace la confe- sion para la salud (2).” Luego aplica las promesas 4 los efectos de © QD Bes, in ose, xv, tom, ut. col 1331.—(2) Tid. col. 133% XXv, Objeto del feral yo: ritual, 2 BYACIONES, ia pring, vnida de, Jenico,» anaes, “Coento hemes ipterpreta- do arfagégicamente ep la venida del Salvador yen la, conversipp, del yerdadero ‘Israel, puede refprirse 4 log hereges, Judfos, geatiles-y 4,to- da ‘perversa, doctrina, que ‘Gonseguirea.el perdon 8) hacen, penitencia, 8i. lg. plenitud de la promesa se, cumplig en,lq venida, del Salvador, y cada: dia se, cumple en. la Iglesia, dehemos jereer que se cumpli- rd. mag, glenainente, cuando viniendo la pecleccion, se destruya,lo que >ra-es< parcial (f),” Aqui ahade una ainpogtante advertenciay Se Acbe notar Jo gue ya hemos dicho suchas veoes, que ty salud de Israel y si conversion al Seiior y redencion de Je caytividad, no se foman'carnalmente como. juzgan los Judios, sing.espirityalmeute.co- mo en: verdad esté eoimprobado. (2),” . OBSERVACIONES SOBRE JOEL. na San, ea6nimo en su prefacio sobre Joel observa que este pro- cinde rofe- feta. es.el segundo de losdoce segun el-bebreo; pero: que es:el.cuar+ to. segua Jos ejemplares de log: Setenta, en: que se. hallan. los, seis primeros. profetes colocadas en este arden: Oseas, Akos Miqueas, Joel,; Abdias y Jonas; yen el hebreo se-hallan asi: Oseas, Joel, Amos, Abdias, Jonas y Miqueas, Parece en efecto que Amos y Miqueas pro fetizardn.-entro Oseas y:,Joel, pues: hablan. del, reino de Israel para anunciax ao ruina,.en, lugar que Joel splo parece ocupado de: los males que han caido 6 «an 4 caer sobre la casa de Juda, y que con- sumardn si desolacion; mas nosotros seguiréines el orden. de la Vul- gata conforme al hebroo: A.los germudos y amenazas, anade Joel pre- mesas que se exticnden vistblemente hasta Jesucristo, y acaba anun- qiando Ja. ruing; de loa.enamigos del. Sefior y de su pyeblo en térmi- minos tart generales; que llegan hasta el gran dia del Gitmo juicio, y es To. que S,. Geranimo,ta de manifestarnos. 7 -- Carituio a. Este. capftulo contiene. la descripcion de los est que sufrié. la Judea desolada por varios inseetpa, que parecen cuatro species de langostas,:4 que-se junt6 la.-sequedad: En medio de estos * piales anwtcia ‘Joel’ otra; desgracia, que seri objeto del capitulo ai- guiente. -Empiesa §., Gerdnitno--bsarvdnio que cuanto dire este pro= fota,: 9¢ Tefiere. literalmente.4:Ja,sola tribu de Juda y 4 Jerusalen,y que. no ;hase. meacion.algnna..de Israel 6.de las diez: tribus (3). Tal advertensia es importante. para entrar, en-la inteligencia del sentide inisterioso. encubierto bajo el- velo ide..ta letra. 8. Gerdnien. supone ¢on los Setenta, que ‘de. estos cuatrd)términos tomados aqui como nombres de ingectos, ¢l ultimo pucde significar una enfermedad de los trigos, rubiga; de aqui viene que .se halla tiaducido ,asf-en nuestra -Vulgata: pero-en Isafas xxx. 4. la rhiama Vulgate lo:traduce bru chus, que es una especibd de lengosta; Id que hace sospechar qué aquel 88 Un tnseeto, mas diferente del que: la Vulgate .expresa aquf con Ja misms palabra bruchus, porque en el hebreo son dos términos () Hier. in Osce, x1v. tom, ius. col. 1935—(2) Ibid-—(3) Hier. in Joel. 1. tom. a. col. 1338, sob der; CaP. 1. . si Afferentes! S$. Gerénitio observa que tos Hebreos de su tiempo creiagn que ‘éstb¥ cuatros’ insectos erad {mSgen ‘de ‘sus varios jcnemigos: ual el prithéro represéntaba“i*los Asirios y Caldeos, el segunslo & fos Me= dos y' Persaa, et tercero &'lés Macedonioy y sucesores de Alejandro, el cuarto 4 los Romuns. Luego busca un seritido mas ‘etevddo, obgervan- do que segati ‘los’ filddéfos, hay “cuatro pasinnes que turban la paz del atnay dltéran'su vigor, ¥'son li tristeza, le-alegria, el temor y el deseo. isTodas tas éscuelas de-los ‘fildsofos: aseguran que son cudtrt) Sas ‘per- turbadfones : cdn que ‘se pierdé’ fa sartidad’'de las almaa: dog'preseh- tes y eritre sf contrariaa,- dos futora’ entre ‘ei discrepantes: lad’presen; tes, li tristeza y alegtius ‘lasfoturas’ él miedo él deseb ‘(I). Trata de-aplicar esto 4 las patabras dé‘Joel? ‘Este ‘ed un sentido’ mdral, 9 era dificil; sino imposible, qué én’ sy tiempo’ tl ‘santt’ ddctor tesed, briese un sentido’ mas profando,que'solota wetie dé‘tos sucesos pos- teriores ‘podia dar 4'cdnoter; perd'es edencial observar' quéed tb mé- nos en los estragos‘ causadc's en Ja‘ ‘tibrra pdr ‘ihsectos, quiso’ Hallat ns catragos causados'en las almas por enemigos de’ que estoa‘ihsec- tos eran im4gen; y comprendid que bajo mates’ sensibles se antiintiaba los espirtuales. Liegando 4 esta expresion:* Gens’ ascendit ' super Yer ram meam, conviene en que eala misma plaga dé ‘Nite que b oi “tat tepresenta’ Id mvasion de tog Ealdcos en tiempo dé osoF. »Se refiere el inpetu detos enemigos bajo fa fighta “di ag," y luego ‘se habla’ de la misma’ fangs partindold 4 los’. enethigos, para’ que: mufuamente se sighifi 4 3 del: desierto ta ‘lan osta 6 el ejército ‘de ‘Idd Caldeds; fuerte é innunierable 4 la “tierra dé _ Dis. "Porque ‘jqué cost mas’ fuerte’ que la inndmetable langdsta 4 que no puedé resistit ta industri hurnana “(2)” ‘Pasa al sentidd es: pintual diciéndo! |,Subié una Bente 4 la‘tierra de Dios, esto es, 4 la alnra ‘humana, pues todas tas almas son de'Dios, y subié la’ gente dé los principes -de ‘este mundo y ‘de las’ tinteblas, y'el poder invisible de maldad, contra los cuales ténemos' lucha ¥ combate |(3). Asi conti- nia siguiendo el sentido moral, porque en su tiempo” lé ‘era _impo- sible: descubrir’ él alegérico envuelto’ en fa obscuridad de ‘lo futuro: £n_estns ‘palabras: ° hal” ab diei, guia ‘prope est dies Domini, et udst ‘vastitay d'poténte yeniet; G'sogan los Seténta et quasi ‘miseria le _miseria venirt,/conviene que™esto significa que los mates ze su- cederan, (4): y:despuet de haber dado dna thirada sobre el gran dit del Senor al fin devlos*siglos, vaelve' at tiempo de Nabucodonosor. wlio’ que dijimos Rrneralmente del’ dia ‘dél juicio, debemos referir- {o especialmente ‘al tiempo de fa cantividad jydaica, cuando fué to. mada Jerusaten y destruidd ‘el ‘templo (5).”S. Gerénimo pues re~ conoc? que la: segunda’ desgracia ‘anuntiada aqui por ‘Joel, es la chatividad dé Babilonia, y esto importa'’para la mteligencia del sen- tido espiritual; pero: esta segunda desgracia ed diferente de la prime- ra que’ es la nee de Jangostas y de la sequedad™'adpinta. “Esta pri- ‘mera ‘désgraci& ocupa’ el primer capitulo ‘de la /profedid, yeh me- dio db él ve “ihtérrumpe el profeta para anunciar otra desgracia que seguird 4 In primera, y que ser4 objeto del ‘capitulo segundo. ed hier ie fee 1 tom, 1m Cob, 13409] Ibid, col, 1349,—{3] Tid.—{4] Bid, 1. Observacio. es sobre el 6. del ca. pitale 1. mw Odjeto del ep. ct on ol sentido lite ral ¥ espirl tual. OBGERVACIONSS . El P. Houbigant supone tambien que la expresion del V6: Gens ascendit super terram meum, anuncia un ejército enemigo; pero di- fiere de SJ. Gerénimo, prunerumeate eo suponer que este ejército es totalmente diferente de las langostas de-que el profeta hablo pri- mero; y segundo, en pensar que este ejército enemigo es el de los Asirios en tiempo de Sennaguerib. Asegura (1) que ,en el capitulo imero, excepto los ¥6.y 7, todo lo demas ee refiere 4 la plaga de langostas, y que Ins estragos del grande ejército se revervan pare el capitulo segundo.” Esta confesion es muy importante para no con- fundir dos desgracias muy distintas, 4 saber, la playa de langostas y Ya iavasion del grande ejército que debia venir, Mes el P. Houbi- got no ha considerado bien que los males descntos en los ¥ 6.y , 80n precisamente de la misma naturalcaa que los causados por la gi de langostas. El pueblo 6 nacion, zeus, dle que se habla en al ‘Ses formidable por sus dientes: Dentes ejus ut dentes leonis, et molares ejus ut catuli leonis;y el efecto de estos divutes tan for- midables es arruinar las vifias y las higueras: Posuit vineam meam im desertum, et ficum mva:m decorticuvit: nudans spoliavit eam, et pro- jecit; albi facti sunt rami ejus. El P. Houbigant muda aquf algu- Bas expresiones; pero 4lo ménos conserva las que son esenciales, y que denotan la destruccion de vinas é higueras, y esto conviene mu- cho mejor 4 los estragos producidos por langostus que 4 los males causados por los Asirios; y 8, Gerdénimo habia comprendido muy bien que este pueblo 6 esta nacign no difiere de las languaas de que el profeta acaba de hablar, de suerte que excepto el WV 15 en que el profeta anuncia manifiestamente la désgracia contenida en el capitulo segundo, todo el primero se refiere i lu plaga de las langos- tas,y 4 la sequedad de que habla el Gltimo ¥. En cuanto 4 este gran- de ejército, cuya invasion serg la seguoda desgracia descrita en el capftulo siguiente, el P, Houbigant quiere que sean los Aasirios, y S. Gerénimo los Caldeos: cuestion que examinaréinos oyendo @ uno y 4 otro en el capitulo siguiente, Si se insiste en que la palabra ens solo conviene 4 los hombres, dirémos que en los Proverbips la pa- fabra populus se atribuye 4 las hormigas, y plebs 4 las libres; y bien pudiera la palabra gens aplicarse 4 lu langosta en el sentido lite- ral € inmediato, pues en el espiritual 8. Juan nos descubrira que esta langosta representa en efecto hombres, y enténces la palabra , les convendré perfectamente, mas no ser4n ni Asirios ni Caldeos. El profeta designa cuatro especies, y S. Juan solo habla de una que verisimilmente es la dltima que consumaré los estragos de las otras, 4 quien convendré la expregion: Gens ascendet super terram meam. sta tierra espiritualmente es Ja Iglesia de Dios, y los hombres que Ja afligen los designados bajo este simbolo al sonido de la quinta trom- peta. Véase nuestra Disertacion sobre las profectus de Joel. Cariruco u. Este capitulo contiene el anuncio de la segunda des gracia que parece ser la irrupcion de los Caldeos. A estas amene- zas siguen promesas que literalmente se refieren & Ciro, pero que e@ un sentido mas elevado se extiend¢n 4 Jesucristo que es e! Doctor de Justicia: luego se balla !a promesa de la efusion del Espiritu Santo, @) How, in Joel, u. H 2 SOBRE JOEL; CAR 1, . ; cual 90. cuiripl*s én tiempo de:los -apdstoles; despues viencn las sefales, precursoras.idel dia del ‘Sefior, ya se éntienda ‘el dia de sus ven- ganzas sobre los idéletras a persegaidores de ta: Iglesia, 6: ya .contra el mundo réproba.al:fin de. los siglos: este anatema' terrible, sera la tercera y titima desgracia reservads pura el cepitalo siguiente. San Gorénimo reconoce que la ndaddésyracia ‘ananetada en ‘este capt- tulo, es la invasion de: losCaldeos, que supone representada' segunda vez ‘bajo el, simbolo-de los. estragos eatsedo¥ por ‘las langostas ‘(1). “Cuando despues! hhbta: del séntide:. espivituél, supone.que el dia del © Sehor anupciado. aqu{, es alegéricamenteef-dia det juicio final, y mo- ralmente:el dia dé nuestra muerte, porque lo que ha'de suceder & todos el-dia del juicio, eucede.& cada uno en su muerte. Habla des- vde Ins promesas; ‘y en la derrota de les enemigos det pueblo de Dia: “le pavece ver lade Sennaquerib. ,,Averigue el eradits leetor ¢i myoedic esto literatmeme & los'Caldeos, pues 4 poco tiempo de haberse profetizado esto, leemos en Isafas que ciento ochenta y' cinco mil Caldeos ‘en el-reinado de Ezeqtias fueron muertos en uaa foche ipor-et angel (2).” 8. Gerénimo parece que cunfende en este gar & los'Caldeos con los. Asirios, sstos' foeron los destruidds en tiempo de-Sennaquerib, 4n- tea de la invasion!.de los Caldeos: bajo Nabucodonobor, y fa ruina ‘de estos no:sucadi6 hasta el tiempo de Cito. Pasa at seritido espiritual, observando que toda alma ies tropolégicamente Ia tierra del Senor (J. Viene 4 la promesa dol Doctor do>Justicia, en tugur ‘de lo cual ‘eia er’ los Setenta, to que aun hoy ee'i6et Hscas' justitine, por lo que ‘persia ligeramente sobre ebta: exprebiohsexplicéndola primerv de Ins alimen- 4os:.corporales, y “cespdes de tox espirituates: ,Woeotts thmbien: k quienes despwes::de la - penitencia: Namo: hijds de Sion'y de ix Tetesie, alegtnos, ‘porquerel. padre o8 dita! Dockor.de Justicix, 6 porque’ ob di6 alimentos‘de-jpsticia, € hizo desednder 6 vosdtror tas lluwas dpor- tonal. y thrdiag: te. Huwias: temprshe-es cuaniio por" primerd vex. reeibi- whos ta dootriba; yi luvia decla tarde couandyeogemns tos. frotos do ‘npestro. trabajo, y llegamoe 4'la:¢iencia: perfsia:'de tas Everituray; ede tambien: la -ituvsa “tempripa''y :tardia”entenderse ef Antigud ¥ ‘Nuevo Temathemto (4).”. Pudiera decirse nae geheralmente’ que fa primeras dluvids ben: las primeray .grevias que prodween en ef ulna ef maerr.de Jas:virtuded, y Jos ‘Ghimas las gracius que nos-dfirindh en’ ot én) y: nied hactn aldanzar:ta feliz ihinortalidad. San” Geronimo; tras tando'de la.-promesaide ‘la efusion del-Eapiritu Sunta, dice Ei apést tot San Pedro ofsma gue este texto:'se cumplis leuando-deatend ef cha, de-Pentecostes el’ Espiritu: Samo sobre lop orepentey y todoy ha- . béaban segun lps.ingpiraba’ ol Espirita Santo'(5)”!Aqufel santo doctor Se: propene una‘difidultad, y. consista:en tigar este cob lo que precedé gy con lo que sigae:: Come qaiera que San Pedro observa "que fa pros fecia de Joel se cumpli6é en‘el tiempo de le pasion ‘del ‘Senor, soto inddgamos eémo’pyedan unive tas. expresiones'priceras, medias y si- Quientes basta ol fin del volfimen, no sea:que pateica Ia explicacion ebrazar cosas. difersas } digonantes: en: un mismb texto’ y'consecuencia de} discurso. (6).”. ¥ tiga las diferentes partes del texto asta aqui, += (1) “Hier, tm Jact, m1. tom, mn, ool, 1348219) Toad, etl, 1355-(8) Thidm(4) Mid. col Laat ¢a) Ubsae eal, 1968-0) Thee inimne TOM, XVIIL 5 34 - QBSBRVACIONES - .diciendo: *,,Desde el principiv basta donde est4 escrito: Magnus dies Domim, et terribilie valde, et quis sustenebit eum? es una amenazay descripcinn de lo que el Sefior ha de inferir al pueblo pecador: desde aquel lugar donde leemos: Convertimini ad me in toto corde, et in Jjejunio, et in fletu, et in ju, basta aquel lugar en donde dice: Qua- -ve dicunt im populis: Ubi est Deus eorum? la exbortacion del Sefor que despues de las penas y castigns excita 4 la penitencia. Luego desde el lugar que sigue: Zelatus est. inus derram.suam et pepercit po- .pulo suo, et respondens Dominus dizit, hasta aquel lugar donde est4 escrito: Ht non confundetur populus meus in efernum, es promesa de los bienes que deben aguardar despues de su penitencia; y despues de -Muchas Cosas que seria largo exponer, se dice tambien en la promesa lo que ahora explicamos: Effundam de Spiritu meo auper omnem car- nem, et. prophetabunt fi vestri, ot filiue vestrae, y 0.demas (1).” Pero confiesa que lo maa dificil es ligar esta promesa con lo que sigue 2): »Me parece que desde el principio hasta este lugar, he guardadé el contexto del discurso; pero es mayor el trabajo para acomodar lo-que sigue cou lo que estamos explicando. Alguno dice que lo-que ‘esté -prometido generaimente para el Gltimo tiempo se ha cumplido ahora -en parte, i, que los apéetoles gozaban del premiv futuro en Ja primera .venida del Seftor, y que se habian verificado enténces algunos prinaipios LY primicins de las maravillas prometidas, lo que ha precedido en perte sta que. llegue, lo que es perfecto. Otros dicen que es costumbre de dos apésjoles, segun lo que -esté escrito (3): Dispensabit sermones.suos in jadicio, corroborar con antigwos testimonios lo que creian util & dos oyentes, y no repugnaba lo. presente, no porque abusasen do le Rencillex 6 impericia de los oyentes, como los calumnia el impfo Por- firio, sino que segun Sun Pablo :predicaban oportuna 6 importuna- -mente. Y siguiendo Ja regia de los profatas (ijeron qne se babia cumpli- do espirivualmente en la primera venida-del Salvador, cuanto. los Judins 8¢ prometen carnalmente en el .dltimo tiempo, psincipalmeate cuando ellos y nosotros decimos ; qne se ba de cumplir.en Cristo todo,lo que es prometido, y solo discrapamos en, que nesotnos,hacémoa' ven que ya st’ hecho, lo que ellos aseguren que, est& por'.venir, de.lo cual trataré- nos en lo que sigue,” Asentado esto, procura referir.al tiempo de Jesu- gristo -y de. los apéstoles todas las sefiales que deben:preceder. al dia del Sefior, sobre.lo ‘cual dice: ,,El dia grande y. terrible del Senor 6.s¢ ha de creer el] de, qu resusreccion, 6-el dia del juicio.despues de mas hos, tiempoa,. el.cual -es verdaderamente grande y hortible. Y lv. que Sigue: Et rit: omnis qui iavocaverit nomen Domini, salmus erit,. to yefiere San Pablo al'tie ppo de la pasion:del. Ser, y se, ha de eas tender del dia’ de su resurrecciun.(4).” Pudiera observarse que la que dice San Pablo, segun Joel, es verdadero en todos tiempos, y que como es aplicable & los gentiles Ilamados .6 la fe en, tiempo del Evan- elio, lo seré igualmente 4 todos aquellos Judios y gentiles que Dios famare al fin de los tiempos, y nada impide que és{a promesa ve ex- tienda hasta ese fin, cuyos carecteres parecen expresamente, notados aqui por las senales que deben precedar 4’ este dia, que sera mas que [1] Hier, ta Joel, 1, tom. ni gol, 1358.—{2}' Tbidy- cole 1359-418] Peale an. 5— [A] Hier. in Jock, 11, som. we col. 1360. SOBRE JORU, CaP. IT. 35 todos el dia del Sefior, y como observa San Gerénimo, verdaderamente grande y terrible. Este santo doctor, acabando su comenturio sobre este capitulo, vuelve 4 la dificultad de ligar lo que toca 4 la primera venida de Jesucristo con lo que pettenece 4 /a segunda: ,,Este lugar es muy dificil y admite muchas explicaciones: podemos referit tropolégicae mente todo lo que se ha dicho, como San Pedro y San Pablo lo re- firieron al tiempo en que el Sefor padecié y resucité, Porque no puede ser que entendamos pertenecer al tiempo de la pasion, lo que precede y to que sigue al dia del juicio, principalmente cuando ge anade: Quia ecce in us illis et in tempore illo, y este verso une lo precedente & lo siguiente como sucedido en un mimo tiempo.” . ! P. Houbigant distingue muy bien la segunda dergracia pret ect anunciada en este capftulo, de la primera que anuncié el antece- .o) "cn in dente; pero supons que la segunda es Ia invasion de los Asitios, inteligencia capitaneados por Sennaquerib en tiempo de Ezequias, de suerte que él vio la derrota de los enemigos del Senor rechazados los unos hacia el mar de Oriente, y los otros hacia e} de Occidente, le parece que es la derrota del ejército de Sennaquerib, cuyos restos quedaron dis- persos por todas partes, y el doctor de justicia segun é! es Eze- quias; pero este santo rey no aparecié despues de esta derrota, pues Nevaba de reinado cerca de diez y siete anos.. Los ciento ochenta’ y cinco mil que perecieron enténces, fueron’en ana misma noche, en un inisino lugar, sin hacerse mencion en Ia relacicn de su der- rota de ninguno de Jus dos mares; y si algunos se escaparon, no sé dice que hayan sido perseguidos en su fuga hacia estos mares. Los Yasgos que pueden ser aplicables 4 la imvasion de los Asirios, lo pue- den ser tambien 4 la de fos Caldens, y en estos pueden observar- se caracteres que no ze hallan en tos otros, Los Calseos suftieron muchos corabates y muchas derrotas éntes de sucumbir al ditimo golpe ea el seno de su imperio: los unos quisieron oponerse 4 las primerse empresas de Ciro, y perecieron hacia el Golfo Pérsico, y s otros habiendo avanzado hacia el Occidente para unirse con Lidios, fueron derrotados 4 las oriltas det mar Egeo. Cuando despues bajo los reyes de Persia, los Judios tuvieron ta libertad de volver 4 la Judea, se presenté en medio de eltos Esdras, un doctor de jus- ticiz; 6 mas bien, las magnificas promesas del restablecimiento do los Judios despues de la cuutividad de Babilonia, no comenzaron 4 tener su entero cumplimiento, sino en tiempo de Jesucristo, que es el verdadero doctor de justicia anunciado. Todo esto concurre pa- ra probar que la invasion anunciada aquf, no es la de los Asirios, bajo Ezequias, sino la de los Caldeos bajo los Gitimos reyes de Ju- da en tiampo de Nabucodonosor, & lo ménos segun el sentido li- tral 6 inmediato del texto, como S, Gerénimo lo habia compren- dido: y si habla de la derrota de Sennaquerib, solo es por buscar en la Escritura on cumplimiento que se halle en la historia profa- na; pero sc ha visto que aun entonces da & los Asirios el nombre de Caldeos, porque estaba convencido que aqui se tratabu de estos. VI. El P. Houbigant supone que el doctor de justicia anuneiado.aqai, - Observicie. es Ezequias, 6 si se quiere mag bien Isafas; mas lo que acabamos de nes sob decir, prueba que no es ni uno ni otro: primero, porque ninguno }; nein "de: los dow aparecié entonces: el uso reinabs, y el otro prefetiza- doenel ¥ 23 %. + OMBRRYACIONES: ba ya 4ntes que Sennaquerib, yiniese: segundo, porque’ no se trate aqui ni de Sennaquerib ni de Jog Asirios, sino de los Caldeos y de sus reyes desde Nabucodonogor:hasta Battasar, sobre quien Dios des- eargé su venganza, Hemos mogtradg que este doctor de justicia en un sentido podiera ser Esdras; paro. ea el. sentido. principal ee el Mesias. El P. Houbigant niega que esta profecia sea aplicable al Mesias, y el motivo en que se apoya, lo toma de las palabras si- guientes: El Senor har4 caer la Iuvia, y se lenarén los graneros; porque (afade) semejantes promesas pertenecen 4 la antigua y no & la nueva. ley;” pero estas Iluvias benéficas quo producirén shan. dancia de {gos vino y aceite, ‘nq se oponen ‘& que el doctor de jus- ticia sea’ el Mesfos, porque.en el estilo misterioso de los profetas, los bienes temporales son imégen-de los espiritueles, Las aguas de que hablan Jos profetas, representan particularmente las de la gracia di- - vina, y porque esta gracia baja de] cielo, se representa por la llu- vil. Observacio- es sobre los ‘dltimos cin. Go vorsos, via de que habla David: ,Pluciam voluntariam segregabis, Deus, hereditati tuae (1). La herencia del Sefior es seguramenie Igle- sia, y la Hluvia voluntaria que derrama, es segun S. Agustin, su gra- cia igualmente gratuita y benéfica: ,.Mucho mejor se entiende por Tluvia voluntaria la misma gracia, porque se da gratis sin preceder ningun mérito de nyestras obras (2).” Nada conviene mejor que la promesa del doctor de justicia que es Jesucristo, con la de esta Ilu- via de bendicion que es su gracia. Las trojes estan Ilengs de trigo, i, los _lagares de vino y aceite, cuando la Iglesia esté lleaa de hom- res fieles que representan estos frutos, Seria no conocer bien el estilo de los profetas, de los apéstoles y del miamo Jesucristo, pa- ra no entender este lenguage misterioso. No déjemos escapar esta palabra del P. Houbigant, quien confiesa que. las promesas de bie- nes temporales pertenecen a la ley antigua, yno@ la nueva. Sin duda que las promesas de esta, no se himitan 4 los bienes tempo- rales, y por eso entendemos aqui estas promesas en sentido espi- ritual: por eso tambien todas las veces que los Jadios y judaizan- tes quieren persuadirnos que al fin de los siglos estas promegas tem- porales tendr4n su cumplimiento sobre el pueblo jud{o, nosotroa defen- demos con 8. Gerénimo que no tendrén enténces otro cumpliniento que el que han tenido sobre cuantos han creido en Jesucristo: aumpli- miento espiritual y no carnal, porque no vivimos bajo la antigua ley 4 que Pertenecian estas promesas temporales,y la nueva no se limi-- ta @ellas, . a E] P_ Houbigant reconocié muy bien que Ja promesa de Ia efu- sion del Espiritu Santo, ha tenido su cumplimiento en tiempo de los apéstoles, y no puede mirar ningun oteo suceso anterior, porque nada ha sucedido semejante, miéntras duré la fey entigua. Tambien teconocié muy bien que los prodigioe que se anunciaron como teriores 4 este suceso, y como destinadgs 4 anynciar el grande y térri- ble dia del S.for, son aquellos que precederén a! gran dia del ultimo juicio, porque nada semejante ha sucedido dptes ni despues de Je- Bucristo; mas despues de estas excelentcs observaciones, hace una sobre el wiltimo verso, que por su propia confesion es nueva, sobre, (1) Peal. vara. 10—{9] Aug. Enarr. in Pe. uzyn. 1. 12. tom, sv. col. 670. SOBRE JozL, Can M1. 87 estas’ palabras: ,,Et erit: Ommis qui invocaverit nomen Domini, salvos erit.” Confesando que todos Jo traducen asi, pretende que ve pu- diera traducir: Quicwaque nomine Dei censebitur, csto es, cualquie- ra gue seré llamado con un nombre tomado del nombre de Dios, como los Cristianos que toman e} suyo del nombre de.Cristo. Mas para hallar aqui este sentido, seria menester suponer que todos los antiguos habian errado en |e inteligencia del hebreo, cuando. Ja mis- ma inteligencia que le dieron manificsta su acierto; porque no los que llevan un nombre derivado de! nombre de Dios, sino los que invocaren este nombre con fe, seran salvos. Por otra parte, 8. Pe- _ dro y S. Pablo emplearon esta expresion: en el mismo sentido, con- firmando asi la interpretacion de este texto, viendo en él lo que to- dos los _intérpretes han visto. E] P. Houbigant, bablando de esta expresion con que acaba el capitulo In monte Sion, et mm Jerusalem erit salvutio, et in residuis 8 Dominus vocaverit, entiende esto de la conversion futura de los ludios. ,,La salud, dice, se promete 4 los restos de los Judios, es de~ cir 4-los que habicren sobrevivido 4 los otros en esta edad futura del mun- do, en que abrazarén la Ye y volverin & su tierra. Estas palabras no se han cumplido sino en la menor parte, en el tiempo que los apéstoles anunciaron el Evangelio;;mas tendrén un camplimiento mucho mas perfecto despues que Elias hubiere straido los corazo- nes de los hijos reuniéndolos 4 sus padres.” Los restos de: los Judios ain duda serin de! tiGmeroide: los quo Dios Hamar& enténces, y eo inedio de los cuales se hallaré la salud; mas no scran los Gnicos Ila- mados: Dios Ilamaré al miemo tiempo una multitud de gentiles de todas las naciones, y la salud se hallaré en medio de los llamados por Dios, sean judios 6 sean gentiles, Por otra parte, si estos restos se limi- tan 4 los Judios, esta profecta tuvo ya un primer cumplimmento en Jos que creyeron en tiempo de los apéstoles, y que 8. Pablo -liama- restos salvos por -gracia (1). Pero es:menester confesar.que tendré em los Gitimas tiempos sn segondo cumplimiento sobre los ditimos ‘téstos que Dios llamaré de los judios y de los gentiles, y Ja salud se halla~ ra en medio de ellos, porque vendrén 4 ser-hijos de Sion, y ciudada- nos de la Jerusalen celestial 4 donde todos caminamos por la fe. Bion y Jerusalen son'imégen de la Iglesia donde se hallarg siempre la. salud en todas tiempos deade su principio hasta el ultimo fin de los: siglos. Los qué creen ver en este texto que al tiempo dela conversion’ de los Judios, Jerusalen seré reedificada y lamontana de Sion hecha el centro de la verdadera religion,’ confunden 4 la Jerugalen celeste con le terrestre,y 4 !a montafie de Sion con la Iglesia de Jesucristo, 4 la que pertenecen dé toda preferencia {fas:promesas y prerogativas atrituides & Jerusalen y 4 Sion, que segun B Pablo ‘son, imSgen de la Igtesia. No debemos admirar se jo en estas profect: cla de atgos que 4 pesar de. su intima anion, corresponden sin eta- bargo visiblemente 4 tiempos tan diferentés -y mucesos tan distantes’ unos -dé-otros el tiempo de Ciro, el de 4a primera venida de Jesu- oristo y el-de la Gltima; porque hay unk semejanza entre estos grandes sucesos, de suerte qe algunes pueden correspunder & los tres tiempos; (1) Reb. is: 5." vi. Observacio. br ‘sobre las itimas pala- bras dal rer. so final del capitalo n. . (ORSERVACIONES . @tros 4 dos, ¥ otros 4 uno solo: tal es la armonfa misterioga de los di- Versos sentidos contenidos en las profecias, : onx, Cariruto ur. Este capftulo contiene el anuncio de una tercera y eapitsle dal ultima desgracia que debe sobrevenir, no al pueblo del Senor, sino & sus enemigos. Se hallan reconvenciones contra Tiro y Sidon, y contra lod Filisteos, y amenazas contra Egiptoy la Idumea, y promesas 4 Ju- dea y Jerusalen, La conexion intima de este capitulo con el preceden- te determiné 4 S. Gerdnimo 4 elegir el sentido espiritual que solo puede unir estos doscapitulos, y distingue aun dis puntos de vista, el uno relative al tiempo de los apéstoles, y el otro al fin de los siglos: »Digamos, como hemos prometido, uniendo primero anagégicamente los suicesos posteriores 4 los precedentes, y luego tratarémus de. ver. si podemos referirlos al dia del juicio (1).” Adelante observa que lo que se dice de Ia cautividad de Jud4 y de Jerusalen, se aplica por Jos Judfos & la que sufrieron de parte de los Romanos: ,,Todo lo cual Jos Judios aseguran que literalmente se ha cumplido en los tiempos de Vespasiano y Tito, y principalmente de Adriano (2)”: Pero los Ro- manos idélatras desaparecieron sin que el estado de los Judios haya mudado, y fa causa de su perdicion ha sido, no precisamente haber desfogado su pasion y odio contra los Judios, ejecutando sobre ellos las amenazas de Dios, sino principalmente haber puesto despues sus Manos sanguinarias sobre los Cristianos; lo que nos deacubre el verda- dero objeto de la profecta, que en los pueblos enemigos de Judé antes de Jesucristo, nos muestra le imagen de los pueblos enemigos de los Cristianos despues de su venida, es decir, los Romanos iddlatras en los primeros siglos, y los pueblos enemigos de! nombre cris- tiano en el fin de los tiempos. Cuando S, Gerdnitno habla de las recon- venciones eontra Tiro y Sidon, y los Filisteos, observa que los Judios refieren tambien esto & s_cautividad bajo los Romanos: ,,Tambien esto que se dice contra Tiro y Sidon, y los paises de Palestina 6 Galilea de los extrangoros (segun los Setenta), parece 4 los Judios que ee dice porque en tiempo de la cautividad judaica, cuando fueron vencidos por los Romanos, porsiguieron estas naciones al pueblo de Dios, yen este al mismo Dios que lo presidia (3).” Sin embargo, como estas reconvenciones son motivadas particularmente por haber Hevado 4 sus templus las riquezas del Senor, observe que esto hicie- ron les Caldeos, cuyds _miag+s pusieron en el templo de Bel los vasos del templo del Senor. Loe Romanos imitaron -en esto 4 los Caldeos, y dice el santo: ,,Mas porque se dice que esto sucederé despues del dia: grande y terrible del ‘Senor, lo cual interpretan Ios apéstoles de la re- surreccicn de Cristo, y los H--breos lo difieren para el tiempo fu- turo del juicio, puede también entenderre de los Romanos; porque Vespasiano y Tito habiendo edificado en Roma el templo de la paz, dedicaron 4 él Jos vasos del templo judaicd -y susjornamentos, como cuenta la historia griega y romana (4)”. Y despues de mostrar la ven- taja que los Judfos pretenden sacar de esta interpretacion, pasa al sen- tido moral: ,,Mas nosotros tropolégicamente entendemos por Tiro, Si-. don y los Palestinos, 4 los que afligen y nersicuen al pueblo de Dios (porque esto suena en nuestra lengua el nombre de Thro); y 4 los que: [1] Hier. in Josh, us tom, nt, ont. 1962.—[9} Mid.) Ibid. col, AS6R{6} Ibid. SoBRA JORL, CAF, 111. 30 cazon parala muerte (lo que indica el nombre de Sidon), y caen be- bicrido sangre, 6 se revuelcan en cl ciene (lo que significa el nombre de, Filisteox y Galilea (1).” Esto lo aplica_particularmente 4 los here ges: El! herege 4 cuautos engana, y hace adorar sus simulacros, los vende coma hijos de Juda y de Jerusalen 4 los Griegos 6 gentiles, y los hace pagunos de Cristianos que eran, para desterrarlos de su patria en que habian nacido para Jesucristo, y vivan, ya no en Judea 6 en la confesion de la verdad, sino en el error de los gontiles (2)."" En fin; pasa al dltime cumplimiento en el fin de los tiempos: ,,Todo Jo cual lemos referir al dia del juicio, siendo uno mismo el castigo, aunque los tiempos sean diferentes (3).” Sigue con la promesa que hace el Benor de eatregar & los hijos de Judé los hijos de sus enemigos, y ob- serve el falso sentido que la dan los Judios y judaizentes: ,,Se pro- ameten los Judios, 6 mas bien suefan, quo en los Gitinyes tiempos los congregaré Dios‘ en Jerusalen; y ao contentos con este felicidad, ase. urao que el mismo Dios por sus: manos les entregara lus shijos é Bijes de los Romanos para venderloe, no 4-los Perses y Etiopes y des ™mas naciones vécinas, sino 4 los Sabens, nacion .remotisima,'porque el Senor ha hablado,- y.venga la'injuria de su pueblo, Keto dicen los que se prometen un reino de mil afios en los confings de la’ Juded, una Jerusalen de oro,la sangre de.las victimas, hijds y nietos, y. de+ ‘licias increibles, y puertas diferentes con. variedad de -piedrag precios eas (4).” Luego pasa al sentido espiritual: Mas nosotros digamos que -¢] Senor levant6 despues de su-venida y tudos los digs levanta, y ha de levantar 4 los que varios'errures sacaron de su pais: Levanturé, dice, @ los que yacen como’ caidos, para que los que yacian‘en le heregia estéa ‘en lu Iglesia retribuyendo & los hereges lo que hicieron, fsaber, entregando sus hijes 6 hijas que habian instruido en lo mis tico y-carnal en manos de los -hiyos de Jud4, de aquellos que fuerort principes de las Iglesias, y estan defendilos con la armadura’ del Apéstol,y.tienen escudu y lunza del antiguo y nuevo Festymetito; pdra que-vendan 4 sus-hijos 6 hijas 4 los Saheos, haciéndolos cauti+ vos ysullyandolors .de sa patria, para que convirtiéndose-esten sujetos & fos dogmas tclesifxticos ().” Hablando: dp esta girevre ea que to- das las oacionnes enemigas de} pueblo de‘Dios deben perecer, dive: qEsto'se prémete el! miserable Israel. 4 Ja letra; nosntros segun. la tropologia comenzada; podemos tomarlo por: aquellos ‘que - todos los dias pelean contra Ie Iglesiu, y.pelearda en los Gitimos tiempos bajo al Anticristo contra lus santus'‘del Senor que los congrega para qué perezcan (6).” Habla despues de la. coaecha:y vendimia que denotati al juicio de Dios: lo entiende del timo juicio, ¥ observa eb: falso sen+ tido que Joa Judins dan 4 esta promesa: ,,Los Judios refieren este lugar 4 Gog y Magog, gentes cruclisimas, y piensan que en los dhi< mos tiempos cuando Jerusalen fuere sestaurada en el reino de mit afos, han de venir contra el paeblo de Dios, y caeran eel valle de Josafat situado 4 la parte oriental del templo, porgue Hes ya la época de su muerte, y Haga la vendimia desu sangre (7).” Habla despues de lag amenazas contra Egipto y la Idumea, observa el falso sentido que 1] Hier, in Joel, wi. tom. nu. col. 1363.—-(2)] Lbid. col. 1364.—(3] Ibid.—n[4] Ibid. | Tbidem{5] Ibid, 1365.—{7] Ibid, 1366, al EL ids] x. Observacio. nes sobre las imeras ps labras del ca pitale im. a ORSERYACIONDS . los Judics les \dan,y pasa al sentilo espiritual considerado bajo dos aspectos: ,,Digamns -nosotros.que al Kempo de la: resurreccion del Se- or ,6 en el dia del ‘juicio (porque.ambas cosaa admitimos), Egipto @ Idumeg como, tales: serin destruidos, pues -Egipto significa el que persigue © atribula 4 los santos de Dina; é Idumea sigmiica terrena 6 Senguinaria. Cualquiera que persiguié sl pueblo de Dios, y se entregé & obras terrenas, y fodos los dias derramé la sangre inocente, & saber, de aquellos que eagand, hallara au pordicion (1).” En fin, lo que‘se dice en a! Gitiino ¢erso, que la Judea sera eternamente, habitada,. y- Jeru- salen de. generacion en generacion, S. Gerénime lo explica asi: ,No seré.habitada eternamehte esta Judea que hoy vemos desierta, ni esta Jexusajen arruinada, sino aqueila Judea cuyas hijas ge alegraron en los juicing del Benor, y de la que se dice enel Salmon. Benigne fac, Domine,in bena voluntate tua. Sion, ut aedificentur muri Jerusalem. En, esta region de alabanza y gloria, y en esta ciudad en que mors la paz del Sefior, habr4 una eterna moradu, no de una, de trea: 6 mas genera- ciones, sino de generacion J, Seneracion, esto ¢s,:en dos .generaciones de los-que creyeron, 6 de log. judios y de los gentiles.” ‘ EI P, Houbigant, en la interpretacion que: da 4 las’ profectas Joel, se. halla.tan embardzado-con las primeras palabras de este capfs tulo, -Quia eeve in diebus illis et in tempore illo, que crée haber una trasposicion de los cinco altiwos versos de! capitulo precedente, los cuales deben remitirse al fin de la profecfa para que tengan una.gxpli- cacion naturg].. Mas aunque parezca especiose esta conjetura, puede greerse falsa, porque esté apoyada en un motivo poco sélidn. Es cierto que no considerando -mas que Ja letra del texto es dificil mostrar como gatas palabras del cépitulo a. ¥ 1: Quia ecoe in dicbus illis et in: tempo- re dio, puedan ligarse con el fin del. capitulo precedente; mes.bajo’ el velo de Ia letra; puede hallarst oculto un sentido en que -esta corexion pe. descubra y jubtifique, y puede decirse que este velocs tan transpar yente que.W és dificil descubrirla. Desde el verso 2 el. S-fior nos ad- Werte que nose trata solamente de algunos ..pusblos. enemigos de. log Judios, sino genéralwente. de jodas las naci:mes:!.Congregabo omnes gentes; y cuando dice que. las.feunira'en el valle de ‘Tosakat, convie- nen totlon, ¥ ¢l mismo P. Houbigant Ja conoce, :que:no hay ningun lus r,conacide bajo este nombre:eh Ia Judea; y queicomo el aombre de alas significa juictoy-esta expresion quiere deeir: walle deli juicio; de quejse sigue que.este nombre designe cualquier: lugar donde:; Dios reuniré todes:las oacibnes.pera juzgarias.: Es vino se pretenderia lie mitar una.exptesion que es general y.que e¢ gepeétira' en él verso 42, donde nombrando-el Senor otra vez: este thisterivso valle de Josafat, ahude: Ibi sedeho ut judicem omnes gentes.in.circuitu; en vano-se pret tenderia que estas palabras. in: civcuétu; limitan esto 4 los pueblod yecinos de los Judios; Ja generalidad de la expresion del verso 2 con- firma la del verso 42, Por otraiparte,da tmagnificencia de las prome- gas heches 4 Jerusalen y 4 la ti¢rta de Jud4,. prueba que‘no ap.: cife al estado de Judod, desde.la:cautividad de Babilonia hasta: Jesucrista, pues en este intervalo no se pueds.hallar el cumplimiento:de estas pala- bras: Erit Jerusalem sancta, et alieni non transibunt per eam ampliuss (1) * Hier, in “Joel. ux. t. ust. col. “1368, SBBRE JOEL, CaP. 1. . 4l ni el de estas: Et Judaea in aeternum habitabitur. Todo esto es Conocidamente misterioso, y nos conduce claramente al gran dia en que Dios reuniré en efecto 4 todas las naciones para juzgarlas, y fulminando anatema contra los malvados, libertaré para siempre 4 su Iglesia representada por Jerusalen y por la tierra de Juda, de suerte que nada impuro podra entrar en esta ciudad santa, ningun extrangero vendrd 4 turbar su paz. F'sto es lo que han visto los santos padres en es- ta profecia del capitulo m de Joel, lo gue 8 Gerénimo nos ha mostra- do: y pues ec] mismo P. Houbigant confiesa que el capftulo 1 nos con- duce hasta los ultimos tiempos, hasta el grande y terrible dia que sera del juicio final, debe confesar que hay una conexion real é intima entre eh fin de este capitulo y el principio del tercero, en que e! Senor nos describe bajo expresiones misteriosas el aparato formidable de este filtimo juicio, y sus efectos terribles contra los malos que eternamente seran anatematizados, y efectos consoladores para los escogidds que entrarén en_posesion de la perfecta felicidad. Dejemos pues estos cinco versos donde los puso el Espiritu Santo. OBSERVACIONES SOBRE AMOS. Amos comienza profetizando contra varias naciones, luego habla I. de la casa de Juda, y en fin de lacasa de Israelen la que se detiene, Obeerraciog de suerte que la mayor parte de sus profecias se dirigen 4 la cusa profecia de de Israel, y el titulo anuncia que profetizaba en tiempo de Ozias, rey Amos, de Jud4, y de Jeroboam, hijo de Joas, rey de Israel. Anuncia pues la ruina del reino de lus diez tribus, ech4ndoles en cara las infidelidades que debian atraerles este castigo: sus reprensiones y amenazas van acompanudas de invitaciones, y sus promesas se extienden hasta el reino de Jesucristo aun en el sentido espiritual, pues como hemos observado con 8. Gerdnimo, la casa de Israel sepdrada de la de Juda, puede representar 4 los Judios incrédulos y 4 los hereges y_cism&ti- cos, sobre lo cual es menester observar, que en el libro de ‘Amos la casa de Israel es llamada muchas veces con el nombre misterioso de Jacob, que significa suplantador, y que como observa 8, Geréni- mo, puede designar particularmente al pueblo cristiano, 6 fa gentilidad cristianu, y en su comentario sobre esta profecia, hace cl santo la ob- servacion particularmente diciendo: ,,Cuanto dijimos de Esai y de Ja- cob, apliquémoslo & los Judios y al pueblo cristiano, pues aquellos terrenos y sanguinarios persiguieron 4 su hermano Jacob que los su- planté, ‘y quit6 la primogenitura (1). De que se infiere que los Israeli- tas prevaricadores y cismaticos pueden representar particularmente & los Cristianos semejantes 4 ellos. Cariruto 1. Amos profetiza contra los Siros de Damasco, los mW. Filisteos, Jos Tirios, los Tdumeos’y los Ammonitas. 8. Gerénimo ca inn ae crée percibir en los tres y cuatro crimenes de Damasco, 4 aquellos sentido lito. de que se hacen culpables, particularmente los hereges: ,,Tropoligica- tl y espiriy mente podemos decir que el primer pecado es haber pensada lo que 3" QQ) -Hier, in Amoa, 1. tom. any col. 1358, ~ TOM, XVII. 42 OBSERVACIONES es malo; el segundo haber abrigado estos pensamientos perversos; ef tercero haberlos puesto en ejecucion; el cuarto no hacer penitencia del delito cometido, sino complacerse en él. Esto hacen todos los he- reges que no solo piensan y obran el mal,sino que con su doctrina engafian 4 los sencillos, y 4 la manera de los Damacenos que se in- terpretan bebedores de sangre, beben la de los enganados (1).” Fun- déndose en la etimologia de los nombres, crée S. Geronimo percibir en los Filisteos 4 los doctores judios y judaizantes (2). ,,Tropolégica- mente Guza, que significa fortaleza 6 imperio, es acusada de haber confi- nado 4 Idumea los cautivos de la familia de Salomon. Juzgo que estos son los doctores de Jos Judios, y todos los que sigucn Ia letra que mata, y no quieren recibir el espiritu vivificante, sino que cuan- to interpretan y saben, quieren que sca terreno, y no oyen 4 los disci- pulos con Jesucrieto, explicandoles lus parabolas y dictendo: Qui ha- bet aures audiendi, audiat, principalmente cuando el Apésto! manifies- ta claramente fa historia de los dos Testamentos, uno sobre el monte Sinai que es Agar, y sirve con sus hijos, y el otro sobre Jerusalen libre que es nuestra madre.” En los Tirtos crée S. Gerénimo des- cubrir los misterios de perversa doctrina: ,,Tiro se interpreta tribu- lacion, 6 el que oprime, y toda doctrina perversa procura simular la verdad y estrecharla en sentidos terrenos, y no se acuerda de !a alian- za con sus hermanos, y de que debemos subir de la letraal eepiritu, de lo terreno &lo celeste, y que se nos manda escribir le Escritura en nuestro corazon de tres modos (3).” En los Idumeos ve 8. Geréniino la im4gen de los Judios incrédulos, que como Esad, persiguen 4 Ja- cob espada desnuda vendiendo en subasta las posesiones de los creyentes, como se lée en los Hechos de los Apéstoles, violando la mi- sericordia y derechos de la naturaleza, olvidados de su comun ma- dre Rebeca, y conservando hasta el dia el odio y furor contra los cris- tianos que llaman Nazarcnos.” Compara los caracteres de los Dama- cenos y de los Ammonitas, y crée ver en los unos la_imagen de los hereges, y en los otros la de los cismaticos: 4 los Damacenos ‘cuyo nombre significa bebedor de sangre, les aplica lo que dice el salmo ut Qui devorant plebem meam sicut escam panis, por los estragos que causan en la Iglesia de Dios: en los hijos de Ammon, que sé inter~, preta pueblo de tristeza, entiende los ciematicns que separan de la Igle- sia de Dios la multitud engaiada, y rompen la unidad, mas no tan craelmente como los hereges. Estas aplicaciones no son igualmente justas, y es dhficil distinguir si todos los pueblos diversos de los Judios deben mirarse como figurativos, y en qué pueden serlo; pero no es ménos cierto que hay verdaderas alegorias, fundadas no solamente so- bre los caracteres de Israel y Jud4, sino tambien de algunos pueblos relacionados con ellos. Debe observarse que los Ammonitas eran here manos de los Moabitas, y que en efecto el capitulo siguiente comienza por estos, Carituro 1, Amos profetiza aquf contra los Moabitas, contra los hijos de Jud4 y_ en fin contra los de Israel. En los Moabitas 8. Geréni- mo crée ver 4 los Judios y hereges que abusan de las sagradas Escri- turas, convirtiendo en carnal su inteligencia espiritual, enervando su [1] Hier. in Amos, 1. tom. in. col. 1374.—[2] Ibid, col. 1376—[3] Ibid, 1377. SOBRE AMOS, CAP. I. Wi. ¥ ty. sentido literal con genealogias y tradiciones superfluas, 6 tomAndole con tanta naturalidad -que atribuyen 4 Dios movimientos y sentidos corporates. Por los hijos de Jud4 entiende la Iglesia, en que existe la alabanza y paz del Seiior, y la vision de la verdad, reprendiendo 4 los que desprecian la ley de Dios, se hacen siervos del pecado, y adora cada uno la pasion que lo esclaviza: despues aplica 4 los hereges lo que se dice de los hijos de Israel, de la manera que lo hizo en su co- meatario sobre Oseas, Carituto mw. El Senor dirige aqui la palabra ¢ los hijos de Israel, aiadiendo que bajo este nombre comprende toda la numerosa familia pie hizo salir de Egipto, es decir, todas las tribus, inclusas Jud4 y njamin, como lo observa 8. Gerénimo, quien pasando al sentido espiritual, dice (1): ,,Que el oido en las Santas Escrituras, no solo se toma por el corporal, sino por aquel del que dice Dios (2): Qui ha- bet aures audiendi, audiat, pues el ‘pueblo debia entender la palabra de Dios y conocerle, porque Dios le habia conocido, come dice el Apés- tol (3): Nunc autem cognoscentes Deum, magis autem cogniti a Deo, y en otro lugar (4): Qui ignorat, ignorabitur; porque Divs no conoce &@ todos, sino 4 !+s que son dignos.” El Senor anuncia despues las ven- Ranzas que ejercer4 particularmente sobre Samaria y el reino de las diez tribus, 15 que da lugar 4S, Gerénimo para vulverse aqui parti- culaymente contra los hereges, porque Samaria tropolégicamente los representa. 1)-spues el Senor manda al profeta que haga oir su voz en la casa de Jacob, lo que en sentido espiritual puede aplicarse & Ix gen- tilidad cristiana, designada misteriosamente por ese nombre, y de cuyo #eno se han levantado los hereges, 4 quienes S. Gerdnimo aplica to- do esto. Capituco iv, Este capitulo comienza por reprensiones y amena- zas contra lus mugeres de Samaria. El profeta continda anunciando sus venganzas contra los hijus de Israel, y acaba convid4ndolos para que salgan 4 recibir al Senor. San Gerdnino piensa que las vacas de Samaria significan aqui, no 4 las mugeres de esta ciudad, sino 4 los mismos principes que se entregaban 4 las deliciay, y eran como ias va- cas que pacen en la abundancia de Basan; lo que daba 4 entender que estabun destinados como victimas para el sacrificio. Pusando al sentido espiritual aplica esta metafora 4 los hereges, que sirviendo al vientre y 4 la gula se Iluman vacas cebadas. Cuando llega 4 estas palabras: Pra parare in occursum Dei tui, Israel, propone tres sentidos diferentes en que puede interpretarse el texto original. Log Setenta tradujeron: Pra- Parare ut invoces Deum tuum, Israel; Aquila y Simaco; Prepara te ad- versari_ Deo tuo, San Gerénimo prefiere: Preparare in occursum Dei tui, y parafrasea el texto asi: ,,Dcspues que hubicre yo hecho lo que tengo anunciado, prep4rate & invocar al Sejior tu Dios, porque todo el que in- vocare el nombre del Senor ser4 salvo; 6 prep&rate para salir al encuen- tro de tu Dios, ¥ recibirle con ardiente deseo (5).” Mas léjos afade: ,,Si Jeyéremos con Simaco y Aquila: Pregara te adversari Deo tuo, debe ens tenderse asi: ,,Hice por corregirte, y porque no quisiste volverte 4 mi, haré contigo lo que tengo reservado en mis secretos; mataste 4 los siervos que te habia enviudo; enviaré Gltimamente 4 mi hi ta se- [1] Hier. in Amos. in. tom. su. col. 1388.~[2] Lue. vin. 8.~ [3] Gal. iv, 9-—[4] A. Cor. xiv, 38.—[5] Hier. in Amos, iv. tom, ut. col. 1405. Iv. Objeto del cap. Iu. en el vendo lite ral y spits tual. v. Objeto del cap. iv. ene! tontido lite: ral y espirt. tea pir Vi. Obeervacio. noe sobre los Ultimoe ver- 08 del capt. tulo ay. vIT Obicto del esp. v.en ol sentido lite. wal y expiti- taal. un OBSERVACIONRS gua la costumbre con que siempre resistes 5 la voluntad de Dios, re. parate 4 contradecirle y contrariarle, segun lo que est4 escrito: E positus est hic in ruinam et in resurrectionem multorum, et in signum cui contradicetur, Asi, de cualquier manera que se entienda, San Ge~ rénimo reconoce cl anuncio de Ja venida del Hijo de Dios: de suerte que en el primer sentido que mira 4 Israel, el texto anuncia la prime- ra venida de Jesucristo; en el otro aplicable 4 los hereges y Judios incrédulos, anuncia la segunda venida. E} P. Houbigant no reconoce ni el uno ni el otro, y sin embargo adopta el sentido que presenta la version de San Gerénimo y de nues-: tra Vulgata, traduciendo: Para te ad occursum Dei tui; pero hace una nota adredemente para convertir este anuncio misericordioso cn una ameneza terrible, que anuncia 4 Israel los golpes mas formidables de la venganza del Senor: ,,Prep4rate 4 salir sPencuentro de tu Dios, que ye no enviard sobre ti calamidades como Antes, sino que él mismo ven- dré 4 imponerte las Gltimas penas.” Mas no dice & qué suceso quicre aplicar esta profecfa que no es aplicable 4 la ruina de Samaria 6 de las diez tribus; porque cata se noté 4ntes en el ¥v Il, donde el mismo P. Houbigant lée: "Yo hoy he traido una ruina como la de Sodoma y Gomorra; de. suerte que fuisteis como el tison quitado del incen- dio, y sin embargo no volvisteis 4 mi, dice el Senor.” Seguramente. pada pucde designar mejor la ruina del reino de las diez tribus; y los cautivos que han escapudo de esta ruina dispersos entre las naciones, como tisones escapados del fuego. Nada parece que hay que espe- rar despues de esto; y ¢l mismo Houbigant confiesa que tal es el sentido del texto, que segun el intérprete caldeo traduce asi: Nunc autem quid faciam tilt, Israel, postquam tibi hec feci? Todo esté pues, consumado, y Dios no ha de venir 4 derrocar un poder ya destruido, si- no que ha de venir por un eficto de su pura misericordia 4 llamar & estos rebcldex y traerlos a si: no es pues una amenaza sino un anun- cio misericordioso; y San Gerénimo lo habia comprendido y expresa- do muy bien diciendy: Preparare in occursum Dei tui, ut venientem ad te, Dominum tota aviditate suscipias; y el cumplimiento de esta pro- feefa confirma su’scntido; porque clespues de Ja ruina de Samaria no ha descargado Dios nuevos castigos sobre esta casa rebelde, sino que vino en la persona de Jesucristo para desplegar su misericordia sobre las doce tribus atrayéndolas 6 si. Creyeron muchos millares de Judios, y el mayor nG@mero permanecié en la incredulidad, separados de la iglesia de -Jesucristo, como lo estaba el reino de Samaria de la tribu de Juda; y esta sufrié la misma pena que las diex tribus cismiticas; Je- rusalea fué destruida como Samaria, y los Judios dispersos como los Israclitas; pero cuando Jesucristo venga al fin de los tiempos, le pre- cederé Elias, y les haré esta misericordiosa invitacion: Preparare, &c.: ellos oirén con docilidad, y la misma invitacion se hard & los hereges y cisimdticoa imitadores de Ia casa de Israel: Preparure, dec. Cavrftuto v. El profeta lamenta la ruina futura de Israel, y le exe horta 4 prevenir esta desgracia por una sincera conversion 4 Dios; rei- tera las wnerazas mezcladas con promeaas, y le anuncia el dia terrible de las venganzas del Sefior sobre la casa de Israel, que designa con el nombre de José por la tribu de Efraim, hijo de José, que era la prime- ra de las otras. San Gerdnimo pasa del sentido literal al espiritua), . SOBRE AMOS, CAP. V. a5 dicieudo: ,Kn cuanto 4 la inteligencia espiritual, el profeta llora_sobre todo Israel que conocia 4 Dios, y despues dejé6 de servirle (1).” Es de- cir, que sigue aplicando 4 los hereges lo que se dice de Iarael bajo eb nombre de José: ,,Ya muchas veces hemos referido 4 la persona. de los bereges lo que se dice de la casa de José 4 causa de Jeroboam, que separé de la familia de David al pueblo de Dios, y fabricé becerros dé oro en Dan y en Betel, diciendo; Non est pars nobis in David, neque hereditas in filio Jesse; porque aquellos con discursos bellos y brillan- tes forjaron simulacros de oro, y adoran la obra de sus manos.” Cuan+ do el profeta llega a estas palabras: Ve desiderantibus diem Domini, é&c., San Gerénimo piensa 8 el discurso se dirige igualmente 4 las dos casas de Israel y de Juda: ,,Porque no pareciese que un profeta de Jud4, donde se halla Tecué, olvidaba enteramente 4 los de su tri- bu, y dirigia su discurso solamente 4 las otras diez, ahora dirige su va- ticinio 4 Juda y 4, Israel: lo cual puede colegirse principalmente de lo ue: Vee qui opulenti estis in Sion, et confiditis in monte Samaria. ciados Juda é Israel que dicen: Venga el dia, venga la cautividad predicha, con tal de que siga el tiempo del restablecimiento prometis do por los profetas (2).” Y despues observa que el dia del Senor pro- piamente dicho sera el dia del ultimo juicio: ,,Mas nadie duda que nuestros intérpretes entienden el dia del juicio, del cual escribe Sofo~ nias (3): Juzta est dies Domini mugnus, et juxta est et velox nimest vox diet Domini amara et dura. E Isnias (4: Ecce dies Domini inea- nabilis venit, furoris et ira, ponere orbem terrarum desertum, et pecca- tores perdere ex eo. Y al mismo tiempo se abate la confianza de los svberbios, que 4 fin de parecer justos 4 los hombres, suelen desear el juicio, y decir: Ojala venga el Senor; ojal4 se nos permita morir h es: tar con Cristo: imitando ul fariseo que en e! Evangelio decia (5): Dens, ago gratias tibi, quia non sum sicut ceteri homines, raptores, injusti, adulteri, et sicut hic publicanus: jejuno bis in sabato: decimas do o- mniwn que possideo, Pues por lo mismo que desean el dia del Seftor y no le temen, son dignos de castigo, porque ningun hombre carece de pecado; y los astros estan manchados delante de él; y 4 todos los sujet6 al pecado para apiadarse de todos.” El Senor anade des- pues estas palabras: Odi et projeci festivitates vestras, &c.; y San Gerénimo piensa que esto se dirige particularmente 4 la casa de Ju- dé: ,,Propiamente se dice esto contra la tribu de Judé, y & los que de Israel concurrian 4 las solemnidades del Senor, y'sin embargo nd dejaban las alturas, adoraban los tdolos, y profanaban los sacrificios de Dios con la multitud de sus pecados, pues nunca pensaré que de las oblaciones hechas 6 lus idolos de Dan y de Betel, dijera: Si ob- tuleritis mihi holocautomatu et muncra vestra, non suscipiam (6).” Aplica esta amenaza 4 los mismos cristianos, dictendo: “to que no solo sucedié 4 los hombres de aque! tiempo, sino 6 nosotros tain- bien sucederd 8i delinquimos lo mismo, y ofrecemos & Dios lo ‘que ad- uirimos con rapinas, perjurios y maldades (7).” Despues lo aplica parr ticularmente 4 los fiereges: ,,Vios aborrece los sacrificios de los here- ges, y los arroja de sf; y siempre que se junten bajo su nombre, detes- (1) Hier, in Amos. v, fom. 1. col. 1406.—(2) Ibid. col. 1417._0(3) Soph. 1, 14— ON tae 9—(5) Luc. xvus, 11, et 12.—(6) Hier. in Amos, v. tem, ur. col. 1419, y . OBBERV ACIONES ta sus eschndalos.” En fin, aplica esto mas particularmente 4 los Ju- dfos: Mas verdadera y claramente se dice esto al pueblo de los Ju- dios despues de \a venida del Senor, porque destruido el templo y al- tar creen todavia ofrecerle hostias; y detesta las festividades de los que claman: Crucifize, crucifige tulem; y, Sanguis ejus super nos et super filios nostros.”” Vuelve & hablar de bs amenazas que el Senor conti- nua pronunciandy contra su pneblo, y afade: ,,Todo lo que literal- mente se dice contra el pueblo de los Judios, puede referirse 4 aquellos que bajo el nombre de Cristo adoran los idolos y se forjan dogmas depravados, levantan el taberniculo de su rey el diablo, y colo- cAn sus estatuas, porque no veneran un solo idolo sino varios, segun la variedad de su doctrina.” VIII. Capiroto vi. El principio de este capftulo ha hecho creer 4 San Oxjeto aot Gerénimno que habla 4 los hijos de Judé y de Israel; mas todo el resto “fitz, del capitulo toca solo al segundo, El equivoco viene de que el ¥ 1. ral y espiri. en el hebreo, como San Gerénimo lo expresa en nuestra Vulgata, di- sual, ce: Var qui opulenti estis in Sion, et confiditis in monte Samaria, Pe- ro los Setenta leian; Ve qui despictunt Sion, et confidunt tn monte Sa- marie; y enténces todo se refiere 4 solo la casa de Israel. Puede pre- sumirse que por error de los copiantes la palabra hebrea opulenti se substituyo 4 dexpicientes, por su semejanzay y sea lo que fuere, en uno y otro sentido Sion y Samaria se hallan equi nombrados, y San Ge- r6nimo bajo estos nombres misteriovos piensa que ,segun las reglas trapoldgicas Sion se refiere 4 Ja Iglesia, de la cual esta escrito (1): Qui exaltas me de portis mortis, ut unnunciem, omnes laudutiones tuas in portis fili@ Sion, Y el monte de Samaria por la soberbia y jactan- cia de guardar los preceptos de Dios, se entiende de los hereges que desprecian la Iglesia (2).” Continda en aplicar 6 los hereges !o que se dice de la casa de Israel, y cusndo llega 4 estas palabras: Detestor e- go superbiam Jacob, dice: Aqui debe tomarse por Jacob, segun lo que est escrito en el capitulo anterior: Et nihil patiebantur super contritione Joseph, 6 las diez tribus, 6 tambien las doce, Juré que ha- bia de entregar 4 los enemigos la ciudad con sus habitantes, sea Sa- maria 6 Jerusalen, 6 ambas: lo que podemos referir al tiempo de nuestro Salvador, despues de cuya venida y pasion detesté Dios la soberbia y escarnio con que Jacob le Ilamaba hijo de un artesano sa- maritano y endemoniado; por eso Jerusalen fué entregada con sus habitantes al ejército romano.” Despues vuelve al paralelo de la ca- - ga de Jacob con los hereges, diciendo: ,,Hemos trazado la historia, si- gamos la alegoria. Los principes de los hereges que para fomentar sus delicias devoraban el pueblo, seran los primeros conducidos 4 la pena (3).” Cuando toca 4 estas palabras: Ecce Dominus mandabit et utiet domum majorem ruinis, et damum minorem scissionibus, pien- ‘sa que la casa mayor es la de Israel, y la menor la de Juda: ,,Manda el Senor, y él mismo exhorta por sus ministros 4 la casa mayor con ruinas, esto es, 4 las diez tribus que se Ilaman Israel, y 4 la casa me- nor con divisiones, que son las dos tribus gobernadas por el linage de David. ¥ adviértase que Israel por sus mayores pecados es castigada con ruinas y entregada 4 cautividad eterna; y la casa de Juda en que [1] Peal. 1x, 15 [2] Hier. in Amos, v. tom. wy. col. 1491=[3} Ibid, col. 1497. SOBRE AMOS, CAP. Vi. Y Vit. 47 estaba el templo y que habia pecado en parte, sufre una cautividad de setenta afos, y no es castigada con ruinas sino con divisiones, pues las cosas divididas pueden reunirse; inas las ruinas no tanto exigen re- paro como edificacion (1).” Adelante afade: ,,Algunos anagégicamen- te entienden por la casa grande y pequena el pueblo de los Judios y la Iglesia de los gentiles. Aquel se llama grande por sus padres, por Ja ley y los profetas; nosotros menores porque no tuvimos alianza ni mandamientos de Dios, de los que leemos en los Cantares: Soror mea parvula est, et ubera non habet (2). Y estas casas la grande y la pe- queiia, reunidas en una familia, si no tuvieren disciplina ni guardaren los mandatos de Dios, seran heridas con ruinas y divisiones. Asf, siem- re que la casa de Dios, que es la Iglesia, cae i es despedazada por jas. persecuciones, heregfas y cismas, inanifiesta la mano de Dios que la hiere.” Seria quiza mejor decir que las expresiones del profeta no miran 4 la casa de Dios, y segun la letra ni aun 4 Juda; sino que la casa grande y pequefa designan simplemente en la casa de Israel las familias mas elevadas y las de mediana clase, de suerte que en el sen- tido espiritual esto designaria igualmente las soviedades separadas de Ja Iglesia por la heregia y el cisma. Si las amenazas del Senor abra- zan las dos casas de Israel y de Jud4, es mas bien en el dltimo verso, donde dice el Sefior que va 4 suscitar contra los hijos de Israe! una nacion que los destrozara desde la entrada de Emat hasta el torrente del desierto, sobre lo cual se explica San Gerénimo asi: ,,Vesde los confines de vuestra tierra que miran al Oriente, hasta el torrente del desierto, 6 de Occidente, como tradujeron los Setenta, esto es, des- de Emat hasta Rinocorura, entre la cual y Pelusio entra en el mar el arroyo del Nilo, 6 el torrente que viene del yermo. Dijimos arriba que Emat se llama Epifanta, que tomé su nombre de Antioco lama- do Epifénes. Los que juzgan que aqui la casa de Israel significa las diez tribus, no podrén explicar como se dice amenazando contra las diez tribus, que han de ser destrozadas desde Epifanfa hasta el torren- te de Egipto, cuando en ese espacio no solo se comprenden las diez tnbuz, sino tambien las de Judé y Benjamin (3).” Cariruzo vi. El Seftor continéa anunciando sus venganzas con, tra la casa de Israel, y en particular contra la casa de Jeroboam, y verisimilmente era esta la casa mayor, cuya ruina anunciaba enig- maticamente en el capftulo anterior. S. Geronimo continaa pensan- do que el profeta extiende sus amenazas hasta la casa de Jade, de suerte que supone que las langostas que aparecen en Ja primera de las tres visiones referidas al principio de este capitulo representan el ejército de Sennaquerib: ,,E! Sefior muestra § Sennaquerib, rey de Asirios, que debia venir con infinita multitud de su ejército & la manera de langosta que todo lo devora al principio de a llu- via tardfa, cuando Israel neeesitaba de la suma misericordia de Dios Omnipotente (4).” Despues, suponiendo en el texto una trasposicion que no hay, crée, segun parece, ver el ejército de los Caldeos des- pues del de Sennaquerib, cuando segun todo el contexto de su co- mentario sobre este capitulo no deben entenderse otros que los Asirios; 3 [1] Hier. in Amoe. v1, tom. sn. col, 1429.—[8] Cant. vin. 8.—[3] Hier, in Amoe, vi. tom, ut. cole 1429-—0f4} Hier. in Athos, Ma eee ak x. Objeto def cap.vienel sentido lite. ral y spirit. taal. OBSERYACIONES yel mismo S. Gerénimo lo manitiests, valéndose del texto de Tsalas,- que claramente anuacié los Asirios; pero el santo algunas veces ha con- fundido estos dos pueblos y sus diferentes expedicioncs, Sea lo que fuere, él pasa al sentido espiritual considerando la triste suerte de los pecadores, 4 quiencs la justicia de Dios abandona 4 manos del demonio. Habla de la segunda vision, y explicandola muestra cla- ramente que refiere la unterior 4 solo Sennaquerib, y esta a Nabu- codonosor. En primer lugar, el Senor muestra al profeta la lan- gosta que brota al principio de la Iluvia tardia, y despues de ella al rey devastador Sennaquerib, que talara todo el pais de las diez tribus, Ahora ef misino Sefor indica 4 Nabucodonosor, y aun le lla- ma y manda venir contra Judé y Jerusalen, para que abrase el tem- plo y la ciudad, y ejerza con el fuego el castigo del que fué su pue- blo. Y hahiéndose cumplido el mandato del Senor, devoré un gran- de abismo y una parte, & saber, todas las ciudades de Judca, y la parte 6 herencia del Senor que era su templo.” Se hu podido ob-- servar que 8. Gerdnimo atribuye aqu{ 4 Sennaquerib la desolacion del reino de las diez tribus que habian sido sin embargo subyuga- das y conducidas 4 Iu cautividad por Salmanasar su predecesor; y es dudoso que la segunda vision mire 4 Nabucodonosor, porque ade- lante verémos que la tercera toca ciertamente 4 la casa de Israel; lo que da lugar 4 presumir que ella sola es el objeto de las tres vVisiones. Sea de este lo que fuere, S. Gerénimo suponiendo que la seguoda se refiere 4 Juda, pasa al sentido espiritual, y dice: ,,¥ por que una vez, segun el profeta Oseas y el Salmista que dice: Filii Ephraim intendentes et mittentes arcum, conversi sunt in die belli (1), hemes entendido por las diez tribus Ilamadas Israel 4 los hereges, } por las dos en que reinaba Judé 4 la Iglesia y pecadores de la iglesia que cenfiesan la verdadera fe, mag por las inmundicias de sus vicios necesitan de llamas que los purifiquen: por eso ahora el Senor ejerce su juicio de fuego, para que este pruebe las obras de cada uno.” La tercera vision pertenece solamente & la casa de Is rael, yen particular 4 la de Jeroboam JI; y 8. Gerénimo la apli- ca @ los hereges. La serie de este capitulo toca 4 Amasfas, fal- ry frofeta que ee levanté contra Amos, y procur6 excitar contra él 4 beam, rey de Israel, sobre lo cual dice S. Gerénimo: ,,Cuan- to dij de Amasias, Jeroboam, Israel y Amos, tropolégicamen- te se ha de referir 4 los hereges, cuyo sacerdote A-nasfas suele & veces acusar ante Jeroboam, rey herege y patron dc los hereges, 4 los varones santos y pregoneros de Ia fe, mandando 4 los doc- tores que no prediquen en Israel contra Ja voluntad del rey, por- que Betel, esto es, la casa de Dins, y la falsa Iglesia, es dominio y casa del rey pues suelen decir: El emperador lo manda: y si al- guno resiste, luego le calumnian de que obra contra el emperador, y. desprecia los mandatos de Augusto, Consideremos adémas que mu- chos reyes cristienos que han perseguido 4 la Iglesia de Dios, y procurado establecer en todo el orbe la impiedad arriana, sobrepu- Jan ef maldad 4 Jeroboam, rey de Israel, pues este desprecié loz mandutos del falso sacerdote; y nada repondié & sus sugestiones, y Q) Paral. axxvu. 9.