Está en la página 1de 474
SAGRADA BIBLIA, EN LATIN Y ESPANOL, CON NOTAS LITERALES, CRITICAS E BISTORICAS, PREFACIOS Y DISERTACIONES, Secadas del Comentario de D. Agustin Calmet, Abad de Senones, del Abad Vencé y de los mas célebres autores, para facilitar la inteligencia de la Santa Escritura. BRA ADORNADA CON E‘T\MPAS Y MAPAS. PRIMERA EDICION MEJICANA, ‘ RNTERAMENTE CONYORME A LA OUARTA Y ULTIMA FRANOESA DEL ARO DE 1820. TOMO UNDECIMO. PROVERBIOS, ECLESIASTES, CANTAR DE CANTARES Y SABIDURIA. MEJICO. XMPRENTA DE GALVAN A CARGO DE MARIANO AREVALO, CALLE DE CADENA NUM. 2. arn nnr 1832; OOM 148 LICENCLAS NECESARLAS. SAGRADA BIBLIA. PREFACIO SOBRE LOS PROVERBIOS DE SALOMON. L L.. Proverbios de Salomon (1) son sin disputa la mas bella y la Excelenciay mas importante de sus obras; son como la quinta esencia de aque- ‘ildad del lla sabidurfa toda divina que le iluminé, y por Is que se le COD- proverbios. sidera como un prodigio de ilustracion y de conocimientos. El mis- Gusto de los mo nos ensefia (2) que esta obra es el fruto de su prudencia y sntiguos por de sas mas profundas meditaciones, y que empleé mucho tiempo ‘its parabé- ea indagar y en un estudio serio, antes de escribir sus parabolas. licas. Ese libro, dice S. Gerénimo (3), encierra un rico tesoro de cono- cimientos utiles; pero es preciso cavar para encontrarle; es preci- 80 buscarle como si estuviese en el centro de la tierra. Los anti- guos padres (4) dieron por excelencia el nombre de Panareios 4 es- te libro, que es como decir, recopilacion 6 compendio de todas les reglas de moral, é instruccion para la practica de todas las virtudes; titulo que se ha dado tambien algunas veces 4 los libros de la Sa- biduria y del Eclesiastico, por la conformidad que tiene con aquel en la materia de que tratan. El nombre pues, de Proverbios no debe tomarse aqui en su sig- nificacion trivial, sino que denota sentencias, maximas, lecciones cortas € instructivas escritas en estilo conciso y sentencioso. El nombre de Pa- rabolas que los Griegos le han dado, corresponde bastante &la signi- ficacion de la palabra hebrea Mislé, y fle naturaleza de Ja ma- parte de las sentencias de esta recopilacion que estan escritas en estilo parab6lico y figurado. Salomon toma ordindriamente sus comparaciones de las ‘cosas conocidas y naturales, para sacar de elles doctrinas sélidas y proporcionadas 4 ta capacidad de todos los lec- tores. Las maximas morales penetran con mas facilidad en el espi- Tita y el corazon cubiertas con el velo de las figuras, que si se pre- sentaran desnudas, y de un modo directo. Casi todos los antiguos sabios han seguido el mismo método, (1) La substancia de este prefacio os de Calmet. Se le ha dedo slguna mes ox- tension en el art. rv. del andlisis de este libro, y se le han adadido al fin dos pér- nafos sobre las instrucciones Zz y station que contiene el mismo libro.—(2) Eccl. xn. 9. Cum esset scpientissimus Edelesiastes, docuit pepulum, et enarravit quae fecerat; et inveatigans, compeauit parabolas multas-—(3) In Eccl. xu. 9. Manifestum est Prover- biorem librum, non ut simplices artitrantur, patentis habere praccepta, aed quasi in ter- eo Trenaews, $legestpp. entiqui omnes apud Euscb. Eccles. Histor, lib. av. cop. 22. - n Carécter do Ins tros obras de Salomon, Y principal. mente del Proverbios. 4 PREFACIO . no proponiendo sy doctrina sino en figuras. Se nota gue reina este gusto en toda la filosofia de Jos pitagéricos que hablaban de ordina- rio un lenguage enigmatico (1). Los sacerdotes egipcios usaron del Mismo, poco mas 6 ménos, como tambien los gimnosofistas de lus Indias y los druidas de las. Goulas (2). Los primeros sabios de la Grecia imitaron este uso de los Orientales. Cledbulo, uno de los sie- te sabios, y su hija Cleobulina, se ticieron célebres por sus enigmas y por lus grifas, nombre que daban 4 las sentencias cortas y sig- nificativas que se producian principalmente en los festines, Diogenes Laercio asegura que Cledbulo (3) escribié hasta tres mil cantos y gri- Jus, y que su hija Cleobulina babia compuesto poesias enigmaticas. Se introducian en aquellas sentencias Ja religion, la politica, la_mo- !, la eeonomfa, y muchas no eran mas que para diversion. Cefi- sidoto, discipulo de Isécrates (4), reprendia & Aristételes por no haber reunido los antiguos proverbios, para formar colecciones. Por ultimo, S. Clemente Alejandrino manifesta en mas de un pasage (5) que este modo de ensehar es el inas breve, mas magestuvso, mas anti- xuo, mas facit y mas soguro; porque estando semejantes maximas ul alcance de todo el mundo, ¢é imprimiéndose facilmente en la me- moria por su brevedad y claridad, todos pueden aprovecharlas para Ja conducta de su vida y el arreglo de sus costumbres. En cl tiempo de Salomon el estudio de las parabolas y de los enigmas era la principal ocupacion de los sabios. El sabio escucha- ré@, dice el mismo Salomon, y se hard mas sabio, y el hombre inte- Ugente adjutrira el arte de gobernar. Se dedicard & penetrar lus pa- rdbolus y su sentido misterioso: estudiaré las palubras de los sabios y sus enigmas (6). Y el autor del Eclesidstico dice: El sabio busca- ra lu sabiduria de todos los antiguos: hard su estudio de los profe- tus; conservard en su corazon las iustrucciones de los hombres céle- bres, y penetrard los misterios de las pardbolas. Se esforzara 4 com- prender el sentido de los proverbios y de las sentencias obscuras, y se nutrirad de lo que hay mas oculto en las pardbolus. Se traslada- ré 4 los paises extrangeros, para hallar entre los hombres el cono- cimiento del bien y del mul (7). Tales eran los estudios de aque- Hos primeros sobioz, La reina de Sabi fué desde las extremidades de la tierra 4 consultar 4 Salomon (8). Hiram, rey de Tiro (9), que segun refieren Menandro y Dion, mantenia correspondencia episto- lar con Salomon, rey de Israel, le proponia sus enigmas para que los explicase, y él lo hacia respecto de los que aquel principe le enviaba. Los padres (10) observan que Salomon en sus tres libros que tenemos, nos da instrucciones proporcionadas 4 todas las edades y 4 todas las con:liciones de Ja vida. Los Proverbios estan al alcance de log mas simples y de los ménos adelantados en el camino de la vir- tud. Ellos se dirigen 4 los nifios, y Salomon da con frecuencia este nombre 4 su discipulo. E] Eclesiastés instruye 4 un hombre ya for- |. Laert. lib. vin.—(2) Clemens Alex. lib. vt. Strom. et Laert. lib. 1. he cap. 17.5) Vide. lib. 1 Strom. pag. 299. et lib. 5. & Reclt. may, he 2.3.58) intig.—(9) Joseph. Antig. in Ectler. 1.1. Origen. prolog. xxv. ge. Prov. SOBRE LOS PROVERBIOS DE SALOMON 5 mado, y Je manifiesta la vanidad y la nada de las cosas de este mun- do, El Cantar es para lus almas perfectas, y paralas que se han elevado sobre los sentimientos de la carne y de la sungre. Fl mero corresponde poce mas 6 ménos & lo que Haman los fi Etica, que es la ciencia de las costumbres; el .ecgundo 4 la F es la ciencia de la naturaleza, y el tercero 4 la La‘yica, 6 a Ja per- feccion de la razon. Segun Teodoreto, la ductriaa de Salomon vs una’ especie de escala que contiene tres grados, cl morsdj cl natural y el mistico. 5, Isidoro de Peluea (1) cmpura, los tres hbros de Salomon & las tres partes principales del tunplo. Los: Troverbios f la parte exterior abierta 4 todos los Israelitas, El Ecle: estaba cubierto a los ojos de los profanos por inedio dz un velo, y en el que nadie podia entrar sino los sacerdotes suntificados. Y el Cantar de cantares se compara justamente al Sancta-sanctorum, cu- ya entrada era prohibida aun 4 los mismos sacerdotes; y solo se le per- mitia al soberano pontifice, y eso una vez ulafo, y despues de mu- chas ceremonias y purificaciones. Tou e! mundo es convidado al es- tudio de los Proverbios; pero no todo cl mundo cs capaz. de enten- der el Eclesiastés; y casi nadie puede penetrar lo protundo del sen- tido del Cantar. . Se hallan en los Proverbius reglas de conducta para todas las con- diciones: para los reyes, para los cortesanos, para las gehtes engolta- das en cl comercio del mundo: para las pereonas retiradas: para los amos, para los criados, para los maridos, para las casadus. Contie- nen excelentes preceptos de moral, de politica y de economia. E! Sa- fio, sa autor, se vale anes veces de niotivns de piedad y otras de ra- zones de honor, de interes, de amor, de temor, de ternura natural. Su pri- mer euidado es inspirar una grande idea de Dios, y un vivo temor” de sus juicios; y despues un amor ardiente 4 Ia virtud y 4 la subi- duria, de las que presenta en mil pasages los retratos mas bellos y mas amables. Pinta la injusticia, la impiedad, el libertinage, la pe- reza_y la imprudencia de una mancra capaz de alejar de ellas 4 to- dos los hombres que tengan algun amor 4 su reputacion, 4 su ho- nor, 6 asi mismos, Y como no fay nada mas eficaz para distraer 4 los hombres, y sobre todo 4 los jévenes, dela prictica tel bien y del estudio de la sabiduria, que la lujuria y el apetito desarreglado del placer, cuida mucho de precaver 4 su discipulo contra los atractivos del deleite y los lazos de las mugeres disolutas, En una palabra, se hallan en este libro excelentes reglas de moral para todos los estados de la wida; y en tan gran variedad, todos pueden escoger lo que les acomode, y encontrar remedio para sus males. Se erée comunmente que Sulomon es el autor del libro de Jos Proverbios. Su nombre aparece al principio de la obra,y aun sc re- pite en el cuerpo del libro (2). La sinagoga y la misma iglesia, de comun acuerdo, se los atribuyen. Es verdad que de cuando en cuan- do se han levantado algunos criticos que han promovido dudas go- bre esto. jPero deber4 causar asombro tal cosa entre una multitud de escritores, y cuando reina el prodigioso prurito de hacerse nota- ble por la singularidad de leas opiniones? Grocio pretende que esta (1) Lib. rv. ep, A0m() Prov. x. 1 et xxv. 1. icoal Sdaidario que’ nr Salomon es el autor de esto libro. 6. PREPACIO es una coleccion de las mas bellas sentencias que se copocieron en- ténces entre los Jutifos (1). Salomon lus hizo compilar para su uso, y las extrajo de otros mas antiguos que él, asi poetas como historia- dores: af modu que algunos emperadores de Constantinopla manda- yon recoger en otro. tiempo las mas bellas maximus que se halla- ban en Jos mejores autores, Afiade (2) que en tiempo de Eze- quias se aumenté esta coleccion con lo mas util que despues de Sa- Yomon habian dicho 6 escrite: los sabios de la nacion, y aun se adelanta 4 conjeturar (3) los nombres de los compiladores que heron, se- dice, Eliacim, Sobna, y Joal¥, de que se hace mencion en los libros de los Reyes (4). Este autor ha seguido Ia conjetura de los Ra- binos que no se apoya en ninguna razon sdlida. Nos bastara pues ne- gar sencillamente todo lo que él avanza, hasta que se nos den prue- bas suficientes. Nosotros defendemos con Ia Iglesia, los santos padres Res intérpretes, que Salomon esel unico y verdadero autor de los roverbios, exceptuandose tal vez los dos ullimos capitulog, que al- gunos creen ser de otros dos autores nombrados Agur y Lamuel, y no dudamos ‘que aquella coleccion sea una parte de Jas tres mil parébolas que habia compuesto aquel principe (5). En cuanto al orden que guardan los Proverbios entre si, unos defienden que este libro hasta hoy dia permanece en el mismo esta- do en que Salomon le puso. Otres, que no tenemos mas que fragmen- tos de aquella gran coleccion. Este ultimo sentir parece que se funda en el mismo texto del libro donde sc notan diversos titulos, ‘Antti’ go... Desde @l principio hasta el capitulo x. la materia esté bien se- gate lint, Guida: viene 4 ser como el prélogo de toda la obra y una exhor- * tacion al estudio de la sabiduria, Salomon, despues de ‘haber propues- to su objeto, comienza cxhortando 4 su discipulo 4 que oiga con cui- dado las instrucciones; que huya de la compaiiia de los malvados, y que no tenga ninguna sociedad con ellos. La Sabiduria instruye 4 todos los hombres y Jos exhorta 4 que vengan4 ella; amenaza con los ma- les mas terribles 4 los que la menosprecian; g Promete bienea abun- dantes @ los que la escuchan (Capitulo 1.) Salomon continda expo- niendo Jas ventajas que se hallan en la posesion de la sabiduria, y los males de que libra alos que laaman y poseen. (Cap. 1.) Exhorta 4 su discipulo a seguir los preceptos de la sabiduria, 4 no abandonar la misericordia, & no ser sabio 4 sus propios ojos y &no deepreciar los castigos del Sefior, Realza tambien las ventajas de la sabidu= ria y la dicha de los que la paseen. Exhorta 4 su discipu- lo 4 no impedir que otros obren el bien y & hacerlo él mismo en cuanto fuere posible: recomienda el dar con prontitud, no hacer mal & su amigo, y huir de los litigios, Dice que Dios se horroriza de los im- pios, y colma de bienes @ los justos (Cap. rm), Salomon recomienda 4 los hombres ef que escuchen sus instruc- ciones Ilenas de sabiduria, como él mismo ha escuchado las de su padre: hace patentes tis ventajas que procura esta docilidad; aconseja 4su dis- cipulo que tenga horror & la conducta de los malos, y la evite con cuidado, y muestra la diferencia que hay entre estos y los jus- (1) Grot. in 3. Reg. w. 32. et prafat. in Proo—{2) Grot. ad Prov, xxiv. 23.0 +3) Grot. in Prov. xxv. L—(4) 4. Reg. xvnr. 26.—(5) 3, Reg. 1. 32. SOBRE 103 PROVERBIOS DE SALOMON. 7 toa. Le recomienda que escuche las instrucciones de In sabiduria; que guarde con cuidado su corazon, que vele sobre la conducta de su lengua, y sea circunspecto en sus procedimientos, y que siga el buen camino (Cap. 1v). Continia diciendo @ su discipulo que sea atento @ Ja sabiduria, que vele sobre sus pensamientos y palabras, que huya de las mugeres prostituidas, que se adhiera 4 su muger, y evite las extrafias. Manifiesta las consecuencias funestas del adulte- rio (Cap v.). El que se compromete por otro, debe hacer todo lo posible para desempejiarse. Al perezoso se le excita al trabajo con el ejemplo de la hormiga. Caracter del hombre apéstate é infiel. Cri- menes que Dios detesta. Se deben observar los preceptos de los pa- dres, y rgeditarlos continuamente, y evitar la concurrencia y la com- paiiia de las mugeres prostituidas. Enormided del adulterio, y dificul- tad de obtener el perdon de este crimen (Cap. v1). Salomon continta exhortando 4 su discipulo al amor de la sa- biduria: advierte los artificios de que se valen las cortesanas, y ex- la desgracia de los que se dejan sorprender de ellas (Cap. vit). sabiduria desea comunicarse & todos los hombres, y & todos los convida pare que vengan @ ella, y reciban sus instrucciones. Excelen- cia de la sabiduria; ella es el origende la justicia, de la prudencia, de la gloria y de las riquezas: ella esta en Dios desde la eternidsd, y tie- ne sus delicias en estar con los hijus de los hombres. Felicidad de los que la escuchan; desgracia de los que la aborrecen (Cap. vim). Ella se ba edificado una casa, y ha preparado un fest. y ha con- vidado @ él & todos los hombres. Asi como Dios llama al hombre por la sabiduria, asi el demonio Je atrae por medio de las. muge- Tes insensatas; ceguedad de los qu uen & estas (Cap. 1x). En el capitulo x. se variade estilo. él se ve un titulo nuevo, 6 mas bien es una repeticion del primero: Parébolas de Salomon. Es- tas son unas sentencias cortas, muy poco ligadas entre si, cuyo and- lisis por lo mismo no podemos formar. Contienen por lo general an- titesis, alusiones 6 semejanzas. Cada sentencia tiene un sentido sepa- tado y perfecto, lo cual sigue asi hasta la mitad del capitulo xx11. B abad Vencé ha dado un compendio de la doctrina contenida | en esta parte, y aun en todo el libro de los Proverbios, reuniendo bajo ciertos articulos la mayor parte de las maximas esparcidas en él; y como muchas de estas maximas se hallan en el libro del Eclesiéstico, Junta con este compendio bastante extenso, un paralelo muy abrevia- do de las m4ximas insertas en estos dos libros. El plan del abad de Vencé ha sido ejecutado con mas perfeccion en una obra intitulada : Concordancia de libros de la Sabiduria, donde se distribuyen,tam- bien bajo titulos diferentes todas las m&ximas contenidas en los cua- tro libros sapienciales, y son el de los Proverbios, el Eclesiastés, la Sa- bidoria y el Eclesiéstico. Pueden ver aquella obra los que deseen un andlisis de Jas maximas contenidas en esta parte del libro de los Pro- yerbios, y encontraran.alli un pormenor presentado con mucho orden. En el versiculo 17 del capitulo xx1 comienza un nuevo discurso y un nuevo estilo mas semejante al de los nueve primeros capitulos, Salomon exhorta 4 su discipulo 4 ser décil 4 las instrucciones que le da; & no inferir violencia ni hacer injusticia al pobre; @no tener so- ciedad con los malos; & no responder por otros; 4 no traspasar 8 PREFActo. los linderos antiguoy; & ser activo y diligente. Recomienda Ib mo- destia, la circunspeccion, la sobriedad en la mesa de los grandes; no desear las riquezas de este mundo; no comer en la mesa. de los ava- ros: huir la conversacion de los insensatos; ne oprimir 4 los débiles; corregir 4 sus hijos; no envidiar Ja fortuna de 1d pecadores; man- tenerse ficl 4 Dios; andar en sus caminos; evitar la lujuria y la ocio- sidad; ser décil 4 las instrucciones de sus padres; amar la verdad y Ja sabiduria; huir de las prostitutas y de la embriaguez (Cap. xxut). Continga exhortando 4 no envidiar la dicha de los malos; no buscar otros bienes sino los que son el fruto de la piedad, de la justicia de la sabiduria; no hacer mal & su prdéjimo, no slegrarse ‘en la rui- na do sus enemigos, no envidiar 4 los malos, temer 4 Divs y al rey; y por ultimo, huir de los maldicientes (Cap, xxrv). Al versiculo 23 del capitulo xxrv se léen estas palabras: Haec quo- que sapientibus; es decir, Esto es tambien para los sabios. Algunos creen que ,cl hebre@ original podria traducirse asi: Esto es tumbien'de los sabios, es decir: Estas son tambien otras maxinas de los sabios. Pe- ro muy bien se puede traducir: Esto es tambien pura los sabios, es de- cir: Hé aqui tambien otras maximas dirigidas ‘tos que aman la sabi- duria. El extracto y- compendio de estas méximas es que mo se d>- be hacer acepcion de personas en los juicios; que es necesario con- ducirse con prudencia en las empresas; no hacer mal uso de la lene gua; no vengarse de sus enemigos, y evitar la pereza y Iu ociosidad. Jen et capitulo xxv ¥ 1. se léen estas palabras: Las parabols siguien= tes son tambien de Sulomon, y ellas fueron transcritas por los servido res de Ezequias, rey de Juda, Estas son tambien una coleccion de maxi- mas y de sentencias qué tienen poco enlace, de las que no darémos gnalisis, y siguen hasta el capitulo xxx. Al ¥ I.delcapitulo xxx se lée en la Vulgata: Verba congregantis filit vomentis, es decir: Pulabras del que reune, hijo del que derrama. Algunos pretenden que el hebreo significa mas bien palabras de Asur hijo de Jaké,y creen que este capitulo es-de algun profeta llamado Agur. EI mayor ntimero de los Santos Padres y de les comentadores pien- san que el mismo Salomon se designs aqut bajo el nombre de aquet que reune, asi como al principio del libro del Eclesiastés se llama Co- heleth 6 Eclesiastés ai Seitor de la asamblea 6 aquel que la preside y arenga en ella. Bajo el nombre de aguel que derrama las verdades se entiende cominmente 4 David, que eomo sabemos, ha sido lte~ no del espiritu de Dios, ha derramado por su boca un ntimero muy grande de cantares segrados, y ha dicho de si mismo: Eructavit cor meum verbum bonum: mi corazon ha derramado como por su plenitud una buene palabra. En--fin, a! ¥ 1. del capitulo xxxr ee Iée: Palabras del rey Lamuels vision por la cual su madre le ha instrutdo, Lamuel, segun la letra, puede significar aquel que es msiruido por Dios. Grocio conjetura que amuel podria ser Ezequing, que recoge aqui les instracciones que Ie habia dado su madre Abi 6 Abfa, hija del gran sacerdote Zaca~ rias. Pero Ia opinion mas constante y mas generalmente recibide en~ tre los Cristianos y Judins, es que Lamuel es el mismo Salomon. Es~ te principe reficre de luego 4: luego las instrucciones que: habia, re- cibido de su madre. Después hace un elogio'de Ia muger fuerte, es SOWRE LO3 PROVERBIOS BE SALOMON. @ecir de una muger Ilena de prudencia y de virtu-!. Los veinte y dos versiculos de este elogio que comienza en el primero, son acrésticus, 6 alfabéticos, es decir, el primero comienza por un aleph, el segundo por ua beth, y asf de los demas. Estadistribucion sirve para imprimir mas en la inemoria la serie de las partes del elogio, y denota con es- to cuanta atenciun merece, ~ . De todo este pormenor resulta que los Proverbios tales como los tenemos, son una coleccion, hecha en diversos tiempos y por diferentes personas, de las sentencias @ otras obras de Salomon, reunidas en un cuerpo por Esdras, 6 por aquellos que revisaron los libros sagrados despues de la cautividad de Bubilonia, y que los pusieron en el estado en que los tenemos. Otra prueba de que eata obra’ es una coleccion hecha por diver- sas personas, es que se notanen ellaun gran némero de vers{culos y de sentencias repetidas (1), lo que no hubiera sucedido si un mismo autor las hubiera escrito de seguida, 6 si una sola persona hubiese trabajado en esta compilacion, No hablamos aqui de las sentencias que se hallan en Ins Setenta y en la Vulgata, y no se encuentran en el hebreo; estas son en nGmero de doce 6 trece, que han sido anadi- das al texto lutiao despues de San Gerdnimo (2) y las hemos senalado en las notas. . El rabino Kimchi ha creido que Isafas habia hecho la coleccion de los Proverbios. Otros se los atribuyen 4 Helcias y 4 Sobna, ofi- ciales de Ezequins. Es cierto que este mand6 hacer una coleccion de las mas bellas m4ximasde Salomon, y acaso tambien de otros sabins; pero no se sabe cuando, ni como, ni por qué la hize, nilo que com. prendia, ai siahora la tenemos completa, San Hipolito citado por Anastasio de Nicea (3) dice, que bajo el reinado de Ezequfas se dedicé 4 hacer la seleccion de las obras de Salomon, y 4 separar las mas Giles y edificantes de las que lo eran ménos, y que nada oportuno contenian para reformar las coatumbres, ni propio para instruir & los pueblos. Eligié pues entre todos los CAnticos el Cantar de Cantares que tenemos, y entre las parabolas, las que se leenen esta coleccion. Eu- sebio de Cesarea, citado en el mismo autor, viene & decir casi lo mismo, y crée que bajo el reinado de aque] principe, como se advir- tid que el pueblo abusaba de diversns secretos naturales que Salo- mon habia referido en las obras que hablaban de las plintas_y de los remedios para las enfermedades, y que solian ocurrir 4 este libro mas bien que al Senor; hizo Ezequfas recoger lo mas Gtil que habia en estas diversas obras, y suprimi6 todo el resto. Lo -que reserv6é es puntudlmente, dicen aquellos autores, lo que tenemos hoy dia. Esta ©pinion no eté muy distante de Ia de los Rabinos, que atribuyen tambien 4 Ezequfas Ia coleccion de lor tres libros que tenemos de Salomon (4), y creen que suprimié un gran nGmero de obras de este principe. 7 + eft) Vease ol cap. xv. 12. xvi. 95. Item 1.2. x01. 18, xvnr, 12. Hem, ms. M4. min. 2. xvn1. 0. Item, vi. 19. x1x. 5.9. Item, xin. 11 xx. 91. Item, xx. 10. of 23. Item, x21. 9. xxv. 24. Ttem, mz. 24. xx1115.—(2) Véanse las notas sobre él profacio de los Proverbios en el Primer tomo de la nueva edicion de San Gerdnimo,—/3) Anast. Nicen. qu. 39. in Script. Venne el oap. xxv. 1 Cornel. « Lapide, Tostat. sobre el tercer libro de tos Reyes cap. rv. q. 8. Vatablo en el cap. xxiv. 29. de los Proverbios, y Salazar en el cap. xx?. 11.—(4) Vide Bayn, in Prov. xxv. 1. et Talmudic. apud Meee. pracfat. in Prov, Tou. x. A Exte libro os una colec. cion: en qué tiempo " y ger quién se 0, v1. Tiempo en que Salo. mon com. so BUS roverbios Vit. E! linro de lon Prover. bios es Version | ioga de Fire do toe Proverbios, atribaida & los Betenta, 10 PREFACIO No hay conformidad sobre cl uempo en que Salomon compuso sue Proverbios. Algunos Judios \l)creen que hizo el Cantar de Cantares sitndo jéven, los Proverbios en una edad madura, ¥ el Eclesiastes al tin de su vida, La principal razon se torna del titulo de estos libros. En el Cantar se da simplemente el nombre de Salomon; al principio de lus Proverbios toma el titulo de rey de Israel; pero en el Eclesiastés se califica rey de Jerusalen. He aquf unas pruebas poderosas sin du- da. Otres Rubinos (2) creen que no comenzo 4 escribir sino en su ve- jez_y poco antes de su muerte, habiéndole Dios restituido su santo Es- piritu_ que le habia retirado durante su desarreglo. San Gerdnimo, so- bre Ezequiel capitulo xii exprésamente dice, que Salomon compuso ) y sus Proverbios despues de su pecado. San Cirilo de Jerusalen ( los que aplican & la penitencia de Salomon el versiculo 32 del capitulo xxiv, de los Proverbios segun Ja version de los Setenta: Despues de esto he hecho penitencia (4); deben tambien decir que este libro ex el fruto de la penitencia de aquel principe. Se crée con mas + probabilidad que compuso sus Proverbios en el tiempo en que estaba mas Il nodel espiritu de sabidurfa, y de aquellas vivas luces que bri- Haren en todo el mundo y le adquirieron la reputacion del rey mas sabio de la tierra. El mismo habla de sus Proverbios en el libro del Eclesiastés (5), y asi es cierto que los compuso antes de este Gitimo libro. San Gerénimo (6) asegura que los Proverbios fueron escritos en verso: quiere decir probablemente en verso libre, 6 mas bien en estilo poético, lo mismo que las sentencias de los antiguos filésofos (7). No se duda de la autenticidad y de lo canénico del libro de los Proverbios. No conocemos en la antigiiedad sino & Teodoro de Mop- sueste (8) que lo haya contradicho, pretendiendo que Salomon habia compuesto este libro con una sabidurfa toda natural, y que siendo muy ilustrado y muy hébil, no habia tenido necesidad de una ingpiracion: rticular para escribir esta obra. El autor de una cierta memoria pu- licada entre las Opiniones de algunos tedlogos de Holanda, sobre la inspiracion de los libros sagrados, conviene precisamente en los mis- mos principios, Estos sefiores quieren ahorrar cuanto pueden los mi- lagros y las cosas sobrenaturales; pero Dios no necesita de su eco~ nomfa, y la Iglesia conducide y ensefiada por el Espfritu Santo, ha re- conocido siempre los Proverbios cotno un libro verdadéramente inspi- rado, Los escritores sagrados del Nuevo Testaménto los han citado con frecuencia (4). Asi no hay una razon legitima de poner en duda su inspiracion y su autenticidad. La version de los Proverbios hecha por los Setenta,6 &1lo ménos conocida y recibida con su nombre, seguida y citada por los apés- toles y los mas antiguos Padres, se aparta con frecuencia del hebreo: contiene un gran namero de sentencias aNadidas que no estan en el’ texto original, y de las que algunas ee hallan en el libro del Ecle- sidstico, Las versiones sinaca y ar4biga, y lo que es muy notable, la pa- (1) Vide Boyn. hic, et Cornel. « id —(2) Zemeck. David, pog. 33. Seder.Olem _ Ratha, cap. 15.—(3) Civili Hieros, Catech. 2—(4) Prov. xxiv. 32.—(5)Eeele. xi. 9. Cor it poraboles multas—(6) Hieronym. im Ieai. Praefat.—(7) Leert. Hib. 1. Vide Not. Cnaanbon.—(8) Vide Concil. Constantinop. rv. cell. 4, ert. 63—(9) Vide Heb. xu. 5. 6. Canis renersus ad oomitum;ex Prov. xxvi. 11. Jacob.iv, 6. Humilibee dat gratiam; ex Prev. w. 34, Apec. mix. 3, Ego quos amo, ergue, ot cottigo, ex - Prov. w. 12. SOBRE LOS PROVEABIOS DE SALONON. H .fafrasis caldea en ulgunos pasages parecen tomadus del griego. El texto de la edicron romana nos presenta diversas trasposicionea, priucipalinente desde el cup. xxiv. W 22. Inserta en este lugar los catorce primeros versiculos del cap. xxx.; despues vuelve 4 tomar el versiculo 23 los siguientes del cap. xxi. Loege vuelve 4 poher ej versiculo B y los siguientes del cap. xxx. despues el cap. xxxLy en fin el ca- Pitulo xxv. y los siguientes hasta el xxix. inclusive, con que da fin el libro. Omitimos las variantes. y bas tresposiciones ménos notables que se advierten en cada capftulo, porque son en gran bumero y ca- Ya razon oo esmuy facil adivinar. Algunos varoaes doctos (1), creen que aatiguamente habia muchas colecciones de los Proverbios, hechas ea diversos tiempos y por diferentes autores, de suerte que las colec- Ciones no eran canformes sino dispuestas en 6rden diverso; de donde Provino la variedad en lacolocacion de las sentencius y en el érden de los capftulos y de las méximas, lo que se debe entenderde la ver- sion griega de fos Proverbios y no del original hebreo, que jamaa ha variado. Parece que los Helenistas son los primeros autores de estas dislocaciones. Se porria creer tambien que el traductor tra- bajando simplemente para su uso, siguié su gusto y su inclinacion mas bien que el texto que tenia presente, y que anadi6, cortd, traspuso 6 parafrased segun lo juzgd & propdsita; pero debe con- fesarse que no se sabe de cierto de donde viene la diferencia, A mas de Jos Proverbios, el Eclesiatés y el Cantar de los Caa- tarea, que sow indudablemente de Salomon, se le atribuyeron en lus sigios posteriores diversas obras muy perniciosas, las mas de ellas sobre magia, para cubrir con un nombre tan grande la bajeza de estas obras tenebrogas; por ejemplo, se le hace autor de un libro intitulado: De la curacion ‘de las enfermedades, del que ha- bla Kimchi; de otro que tiene por titulo: La contradiccion de Sa- domon, condenddo. por el Papa Gvlasio, y del Testumento de Sa- Jomon, conocido y citado por Mr. Gaumin. Alberto el Grande cita cinco libros de aquel principe en su Expejo de Astrologta: 1° El libro Almadad: 2° El libro de los Cuatro Anillos: 3° Liber de no- wem Candariis: 4.9 El libro'de las Tres figurae de los Espiritus: 5° De bes Svllos para arvrojar & los _demonios. Tritemio nombra otros cuatro: 1.° Las Claviculas de Salomun, dirigidas & su hijo Roboam: 2.° Liber Lamene, acasp de las laminas encantadas: 3.° Liber Penta- culoram, acaso de los Pentagonos; 4.° Be los oficios de los Expiri- tus. Reuchlin cita otro intitulado Ruziel. Chico cita otro con el tf tulo de la Higromancia 4 su hijo Roboam. Todo esto, como se ve, gabe & magia, y est4 infinitamente distante del espiritu ae la sa- biduria de Sulomon. Se puede ver 4 Naudé en su Apologia de los grawles hombres acusados de magia. N» es de hoy dia el que los impostores se valgan del nombre de aquel principe para dar crédito 4 sus pricticas impfas y supers- ticiosas. Josefo (2) refiere que Salomon compuso hecliizos para cu- tar las eafermedades, y formulas de conjuros para arrojar 4 Ios de- moning, y dice que aun ee usaba de ellas en su tiempo. Refiere que un hombre Termado Eleazar arrojé & muchos demonios en pre- (1) Grot, im cap. xv. 33 ot Bossuet, pracfat. in Prov. pag. 16.—() Josep. Antige ‘Bb. wis, cap. 2. IX Obras ‘aps. crifas atri. buidas fal. wamente ¢ Salomon, x Instruccio. nies que con. tiene Dore. one te PREPACIO sencia de Vespasiano pos medio de un anillo, en el cyal estaba con- tenida una raiz indicada, segun s¢ dice, por Salomon, _pronunciundo al mismo tiempo ‘el nombre de este principe. Nosotros colocamos en el namero de los apécrifos todas estas pretendidas obras de Sa- lomon, como tambien las cartas que se pretende haber escrito a Hiram, y las respuestas que este le did, y, que Josefo ha referide como verdaderas. ° FE] cuidado que Salomon toma de instruir con particularidad & Ja juventud, nos da lugar 4 poner en seguida de este prdlogo la Di- sertacion sobre las escuelas de los Hebreos, 4 1a que aiiadirémos la Disertacion sobre la materia y la forma de los libros antiguos, y sobre las diversas maneras de escribir. : La Iglesia ha tenido siempre una veneracion particular & este libro; Je ha mirado no solo como Ja obra mas sabia de los reyes, sino como de la misma Sabiduria, que por boca de este principe ha querido dar 4 los hombres reglas de moral para conducirlos en los diferentes estados y en lag diversas circunstancias de la vida. En efecto, Ja Subiduria instruye en este libro 4 los grandes y & los pequenos; & los pobres y 4 los ‘ricos; 4 los amos y 4 los criados; 4 las mugeres y 4 sns maridos; 4 los padres y 4 los hijos. Pinta los -vicios con los rasgos mas capaces de producir su aborrecimiento. Se dedioa 4 ha~ cer amable la virtud, representando las ventajad y los bienes que dimanan de ella; pero'es necesario acordarse siempre, que los bie- n°s temporales prometidos 4 los Judfos carnales, no son inas que la imfgen de los biencs espirituales prometidos 4 los cristianos. La Sabidurfa se digna descender hasta el pormenor de tode Jo que concierne 4 la vida civil, y nada omite de lo que pue- d+ servir para hacer & los hombres sabins y bien arreglados; ‘ie suerte qne no hay perona que no debiese tener de continuo este libro entre las manos, y princip4lmente Ings jévenes deberian leerle ‘sin cesar, y aprender de memoria sus sentencias, Nada seria mas util que llenar su esniritu de estas m4xinas, que se pueden mirar como la moral del Espiritu Santo, Los pretendidos sabins de la antigiedad, aqucllos que se ham Iamado filésofos, es decir, amantes de Ja sabiduria, han intentado en otro tiempo instruir 4 los hombres, y ensefarles & arreglar sus cos- tumbres; pero han estado tan ignorantes de los verdaderus principios de la moral, que lo que dicen util y racional, esté desfigurado por muchos errores que vierten contiaamente con las verdades que han conocido. Pretenden ser los médicos del alma, y Je presentan con una misma mano el remedio y el veneno, sin que ella pueda ensu depravacion discernir el uno del otro, Por eso la Sabidurfa eterna, hablando en este libro, se distingue ella misma de los falsos sabios diciéndo: Tudos mis discursos son justos; nada tienen de ma- To; en ellos no se mezcla nada corrompido (1). Los mas célebres entre los sdbios del mundo por la doctrina de las costumbres, han sido los Estoicos, Sus mfximas han tenido una gran reputacion, por- que prometian hacer felices 4 los hombres, inspirndoles una pacien- cia invencible en fos males, y un menosprecio universal de todaq Q) Pros. vin. 8, SOBRE LOS PROVERBIOS DE SALOMON, 18 las cosas del mundo; pero reducian la moral 4 este principio qué es como su fundamentu: E] hombre uo debe apeyarse s.no sobre sf mismo; debe contentarse consigo propio, y con los bienes que nacen de el. Avi, en lugar de que Dios dice: Maldito el hombre que pone $4u confianza en el hombre, dicen ellos al contrario: Dichoso el hum- que pone sa cuonfianza en el hombre. Fijan el mas alto punto de ju sabiduria en el colmo de Ja locura y de la impiedad; la salud del alma en la mas mortal de todas sus enfermedades. Extos son los discipulos del angel soberbio, que ensefian 4 sus sectarios 4 imitar el orgullo de tan detestable maestro; porque se han ima- ginado que el hombre sumergido como ve halla en este abismo de tnieblas y de miserias, podria hallar su bienaventuranza en sf mis- mo, sin recurrir 4 Dios, unico que puede hacerlé dichoso, rompiendo sus cadenas, librindole de sus -pasiones, y haciendo brillar & sus ojos la luz de la verdad. Asf, segun la expresion de 8. Agustin (1), han querido de algun modo fabricarse ellos mismos su felicidad, y han creido que era necesario mas bien hacerla que pedirla, cuando ningun otro puede darla sino Dios: Beutam vitam ipsi sibi quodam- modo fabricare voluerunt, potiusque patrandam, quam impetrandam putaverunt, cum ejus dator non sit nisi Deus. Por esto los hombres necesitaban de un sabio como Salomon, que ilustrado del mismo Dios, conociese la profundiJad de sus lla- g7s con la luz de aquel que son-lea los rinones y penetra los co- razones; de un sabio que hubiese aprendido de la misma sabiduria divina los remedios proporcionados 4 las enfermedades. Vemos que en efecto, inspirado por cl Espfritu de Divs, establece toda su moral sobre este fundamento (2): El temor del Seftor es el prin. ipio de la sabiduria, 6 como dice el hebreo, de la ciencia que forma 4 los verdaderos sahios. Abate desde Juego & los hombres bajo la mano omnipotente del Ser Supremo: los arredra con la amennza de sus juicios, 4 fia de que la humildad abra su corazon & la luz de la gracia, que déndoles la verdadera ciencia, hard nacer en ellos la ver- dadera sabidurfa, Se, puede decir pues de Salomon en un sentido verdadero, respecto de estas eantas instrucciones, de lay que noha sido mas que el 6rygano, lo que fué dicho al Hijo de Dios: Sa bemos que sois un Mestro enviado de Divs (3); porque este libre es prépiamente una escuela divina que nos est4 abierta, una escuela donde el Espiritu Santo habla a las almas como un padre que ins- truye 4 sus hijos. Les ensena lo que deben sborrecer y !o que de- ben amar: les descubre las Ilagas secretas de su alia para que les tengan horror: les manifiesta las redes que el contagio del sighs y el desarreglo mismo de gu corazon les tienden sin cesar, y les ins'a 4 que se entreguen 4 la soberana sabiduria que quiere conducirlos por los caminos de la justicia, y que les promete un tesoro de gracvia y de glona. . Este es el juicio que San Agustin forma de este libro, en una obra que llama el Espejo, Speculum, que es un extracto de las pa- Jabras mas clarasy mas morales del Antiguo y del Nuevo Testamento, E! mismo santo compuso esta coleccion para ponerla en las manos de. [M] dug. ep. 0d Maced. 155, 61 52—[2] Prov. 1. 1—(3) Joan, un. dd PREFACIO . Jos tic les; porque estando persuadico de que la palabra de Dios es ef pam de sus hijos, cligié de ella lo que le parecié may inteligible y mas edifi- cante, a fin de que todos se instruyeran en la Escritura, y que esta se proporcionase @ Jas necesidades de todos, Deypues de haber hecho el extracto de Jos libros sagrados que preceden al de Jos Proverbioa, cuando llega 4 este, dice: ,Si se entienden bien Jos Proverbios de Sa- loon, se hallaré que todo este libro casi no es otra cosa que una pinstruccion continua para arreglir nuestras costumbres, y furmamos wen la piedad (1).” He aquf el juicio que el santo quiere que for- meinvs de esta, obra; porque aunque este libro parezca pequeio si se cucnian las pégisias y law Ifueasy pero si se penetra el! sentido y se consideran las verdades que el Espiritu Suntu ha recogido ¢a él con una precision digun del que habla, se hallaré una moral com- leta, asi coma se ve que. el tallo, los ramos, las hojus, las flores y Nos frutos es an encerrados en un pequeilv grano de semilla, de donde Divs hace que nazcan. : Por esto no hay nadie & quien la lectura de esta obra nole spueda ser util, Aquellos que gozan, 6 algun dia deben gozar algun puesto de consideracion en la Iglesia, aprenderén la precaucion y circunspeccion con que deben entrar en sus cargos y dignidades, y con que vigilancia y pureza deben ejercerlas, Los grances del siglo aprenderén sus deberes hicia Dios y hdcia aquellos que les estén so- metidos; los pueblos veran lo que deben @ sus eoberanos y & todos fos que Dios Jes ha puesto por superiores, Log mugistrados, y todos Jos que tienen alguna autoridad, hallarén excelentes reglas para de- fender 4 los débiles contra sus opresores, y para no tener jamas otra Mira que lo que deben 4 Dios y & la justicia, Los padres y las madres aprender4n en muchos pasag’s, con cuanto emp:no deben es- forgarse & pracurar a sus hijos una educacion sabia y cristiana, para que hagan la gloria y la alegria de aquellos de quienes son doble- mente deudores de la vida. En fin, todo lo que puede afirmar la pa y la santidad de los matrimonios, por la elecciom que se debe chacer Antes de contraerles, 6 por el mudo con que se debe vivir despues de haberlos contraido; todo Io que respecta 4 los deberes de lus amigos, y generé!mente lo que los hombresdeben 4 sus semejantes, inclusos los extrangeros y enemigos, se halla senalado divinameute en esta obra, . Estas advertencias son por Jo regular muy claras, y estas son las que extracié S. Agustin para que su pueblo las tuviese sin ce~ sar 4 la vista, Hay otras que son obscuras y exigen mayor luz pa- ra penetrar su sentido, A-i bajo el nombre de la muger extrange- ra, insensata, corrompida y enemiga de la sabiduria divina, los san- tos padres entienden la Babilonia de este mundo, la corrupcion y la impiedad del siglo. En el nombre de la muger fuerte entiendea Ja Iglesia de Jesucristo 6 tambien sus pastores, cuyas almas son las esposas del Verbo divino y las madres de Jos fizles, 4 quienes engen- dran y nutren con la palabra de Ja verdad y con ‘a virtud de log sacramentos. En fia, cuando en este libro (2) se habla de la sa. biduria divina, de la casa que ha edificado, de las sicte columnas (1) Aug. in Specule—(8) Prov. ax, 1. et oegg-