Está en la página 1de 33
Gonzalo Sanchez La Patagonia vendida Los nuevos duejios de la tierra MAREA re [nfatagonts vend: os asevos dante deletions i bacecm firs Uae 8 1 eee wep Pinte 1. Teo Diet dl intron Hage Pere Cater de ruc Mare Cong Deporte de sour Lay 13.729 “Teds los derachos rp. ‘Probie In reproduci to «pa noi por eager nol procediniat im pao eee daa eta ‘A la memoria de Antonio y Ricardo Séihi ‘ml abueloy mi virjr Viven en todo fo in ann INTRODUCCION os hombres dl fin del mundo Elhombre que lo dice esta sentado detrds de un ‘serltorio de roble: su historia es una entre m- lea, Ee un vioi® hacendado de la provincia da Buonos ‘Altes, Fue dueho de campos dentro del Parque Nacional [Nolet #aapi pero eeolvi6 vendors. Coma In ampuloca cada de los 90 cuando aparocis por su casa de madera y padre, levantada entre bosques de arrayanes y arroyos ‘verdes, un magnate norlesmerieano que le afaté 15 mille nes de délares parol paras, Si le quedabs alguna duda, semejante cantidad de dinero aleanzé para despejacls “Entonces hicimor la escrtura.... Sabo, hay gonto muy sot trabajando en la venta de la Patagonia...Como To decia, esceturaaas y yo ma volvin mis campos de la provincia de Buenas Altes, Hay lugar para todos bajo Cielo do la Argentina. EI sur del pats, por ote lado, siem [re fue de extranjeros. ‘a expreslin puede resulter provocadora, pero exté tomada de la realidad y se tata de una afirmacisn con, fanclejas en ot pasado: el fin del mundo siempre desper- {Gel interés de hombres venidos de otras latitudes. Los primeros exploradores de la Patagocia fueron ingleses Tanzados a Ia conquista de los mares, cientificos euro: [peos mavidas por la sed del descubrigatonto,salosiaros Iovando la cru o oxiliodosren situacién de miseria que vviniwron para hacer la América, a pesar do la hostlidd dol clima daminante, Lego aparsctoron los duofios de la tier, provenientes de Chile, Gales, Polonie, Hscocia, Yugoslavia, Dinamarea, Inglatere, Holanda. Las indigonas L ‘a Patagonia os argentina solo por cesualidad, no representacot: un problema: Jos del nesta de la Patago> ‘ni fueron barrios por la Campafa del Desierto, on 1379: Y los da rads al su 0 teresiaaran convitiendo en la ma rho de obra necesaria para los trabajos agraios, Finalmen- to, hace quino® aos, eomenzaron a legat los millonarios. No fue una avanzada aislade. La Argentina de Carlos ‘Menem invitaba con su politica do tnversiones a comprar “la tierra que soba”, segGn palabres del ex presidente, y luna magea de coeporaciones y particulares le hiciwron tcaso, Algunas desembsrcaron en el pals con fines ex: tractivos y productives, otros lo hicieroa buscando sole. y csparcitieato, La Patagonia fue genando fama raun- Gial y 36 convittié en un diamante apreciado, #1 ultimo rincén del mundo par poblar: un espacio de horizontes Iejanos, un barrio privado slarabeado con montanas y rios a a! lugie deshabitado donde los hombres pueden ‘arse el gusto de sentiese el primer hombre. La Argent na ofecta ol marca ideal para que vinieran todos. ‘ia Secretaria de Seguridad Intesior (SSN) es el organis imo que se encarge de wutorizar Ias compras forasteras fn las amadns ones do soguridad. Bstas éreas cabren 4150 kilometzos ceed os limites cordillaranos hacia el centro del pais y 50 kilémetros desde las costes, en Ln Iisma direcei6n, Se rata de los espacias eon mayor con Ccentracidn de recursos naturales estratéglens, tierra cul tivables, uinarales y reservas ce ayn dole. Entre 1996 y 1998, estando a cargo de Miguel Angel “Toma, la SSI aprobs la venta de & millones da hectéreas extrunjaras, particulares 0 sociedades anénimas. Des {de 2008 a la actualidad, los pedidos de permisos para ‘compras en esas zones Taran 1.100. Hasta el certs de: testa invostigneién, se habian atorgado 13 eutorizacionos f corporaciones y particilares del exterior: semaben 130.000 hectsrene [Na existe on ol pass una lay fedora! que mgule la venta 20 do tiertas @ extranjoros. Se puode comprar Io que sea en {ualquier lugar, si se cuenta cor al capital suficiont, mel Se adontro de los paquas nacionalas. Aprobar monsuras, conseguir los pertaises municipales, lograr la autoriza- tidn de la Gendarmerfa Nacional para instalarse verea de Jos ftontora, no parecen ser problems: el dinero os capi fds voltear las bareras que impone ta burocracis. Cacla provincia, por otzs Indo, «¢ duena de disponer do su tis tra fiscal como ser la conwenga y es af donde surge Zonas oscuras, corruptelas municipales y fantasmns vinewlados com lo entrega de terra ‘Fuontes del Bjerito argentino senalan que al 10% del suelo nacional 270.000 kilémotros cuadrados— esti Vondido a extranjoros y que 22 millones de bectéreas co Frespandientes & las mejores tierras cutivablos dol pais fstén ea venta 9 en proceso do ser vendidas a inversor forineos. Pero, adernds, existen quince proyectos de luy fn lista de espera, impuilandos parla Foderacién Agraria 4 distntos bloques politicos, quo buscan controlar y limi {er est tipo da compras, Claro que no avanzan. Diferentes intereses, cat slompre vinculados a negociados vspurios, favoracon vata especie de vacto legal ‘No ws ilogal vender tetra a extranjoros, cualquler pats Gol mundo io hace, para deberia soguirs ol desarrollo de las proyectos de inversion prometidos. Sin embargo, los funcionarios admiten la debilidad y Ia falta de control Foraliceinos ahora en la Patagonia, la mina bonita de esta historia: esa vegién comprendida entre los rfos Co- forado, al Nort; el Ooéano Atlanticor al Este, Tierra del ogo, al Sur; #l Océano Pacifico, al Oust; si incluimos también el sur de Chile, quo posee los mismas car ations googrificas do la rogidn TEI periodisia Shnon Warral, en Ia ediclén de enero ‘de 2004 de la vista National Geographic, que Hevé a la fi6n como tema de portaga, afta que la Patagatia * ® ® « sinulo wo “espacio abforto" ala ocupacién internacional, ‘onile los yetrvos del suelo y la naturaleza aun “esperan tlaforcunaclo” Lin lnger donde los estaneteros eorporsti= Yor wetin descubriendo "un mat de opartunidedes”. La esis, que parece mas blen un avisa inmobiliario, na ‘especifiea mucho més. Pero podria hacero, 'No dice, por ejemplo, que los recursos hidricos de le Petagonia rondan los 230.000 km’ de cuencas con ver Lente atlantica, que la rogion quo ol naturalste Charles Darwin desceibié como dostrtica y extéril conta con 4.000 kin do superficie sobre ol dron de ls hilos cantinen- tales y glaciaes, y quo las reservas de ague subierrineas son incalculables. No dice, en sum, que ta Patagonia Gaenta con una de las mayores reservas da agua eulee el planeta, de cara a un mondo futuro que promete morir de sed. Tampoco dice que la abundancia de pe tréleo, la postbilidad de nuevas formas de encrgia y I= eapacidad de producir alimentos le imprimen al sur {del continente rasgos aiicos. Pero quiem st ahonda on ase asunto es el corresponsal Larry Rother, en una nota editorial publicada ex apa del diario The New York Times, ol 28 de agosto de 2002, ‘cuando la Argentina soguia on llamas, in poder recaps saree del colapso de diciesabee de 2001: 'NevQues, Argentina. Durante aos asta ciudad pa- quota de 250.000 habitantes se enongullecta de see ‘la ‘puerta de In Patagonia’. Poco en estos dias es tambice el feenito de un movimicnte ereclente que busca separar sta rogién, rlea en minerales y petrélea, dof desastre ocondmico que ws ol resto de la Atgontin Porosa crisis profunda, las servicios piblicos han sida recortados abruptamente para los patagénicos, a pesar de que la prepla gencrosidad de su ric. contina gone indo ingreses para el gobierno central. Como resultnl, lun rentimiento antigue hela Buenos Aires se intend y la autonomi politica, In integractén regional e incluso la socasicn estin siendo discutidas abiertamente como soluciones [ool Una Patagonia independiente estate escassinente pblada, pero seca una nacién préspore. A posar de quo menos del 5% de Jos 37 millonas de argantinos viven en Ja Patagonia. ls regién cuenta con casi lamnited del torr toria nacional, muchas de sts reservar de gua potable, ‘energla hidrocléctica el 80% del ptroleo y gas natural El resentimsiento hocis el gobierno federal es especial mente fuerte en la Patagonia, que se vo a ef mists como ‘uns hijastra Gesouidada por el resto del pais. La region fre administreds como un tersitoria federal, sus reson tes incapaces de ologir sus propius gobernadores y legis- lndores, basta In década de los 50 Lu Como en el resto de Ia Argentina, le mayorta de los residentes do le Patagonia son de escondencia expo: ‘ola italiana, Pero la regi6n tiene un mayor parcente- Je do curopeos do otros origenes, yugoslavos, galeses, falemanes y franceses. Jorge Sobisch, el gobornador now: ‘quino, tiene ascendencia cronta, [Noes claro s esto as un facor importante, pero Jos ho bitantes de la Patagonia se consideran a sf mismos dife- rontes de los demés argentinos por la topografia de la region, st lente y por el hecho de que la mayor parte de Tn inmigeacion coments a principias del sig pasado Bn una encuesta de mayo, el 33% de la gente que ros ponds dijo que queria vane Patagonia independiente. £1 Sentimaienta por la soparacién fue mds fuorts entee 1a gonte joven, ol yrupa coa el mayor nivel de desempleo, de los cuales 78% dijo que apoyarta wna secosién [+1 Las avtoridades en Buanos Aires estén. claramente prescupadas por un posible desmembramsento del pais y Ta pérdida del ingroa que esto podsia cata. Sega uci docente de una institucisn malta, uno de las prob que las fuerens armadas argentinas han comunzado a exe ‘Minar es edmo roacsionar em el cao de que la Patagonia, © ‘Sualquier ota ropién, intenten separarse [.a} Los habitantes de ia Patagonia tienden a verse c ro vietimas de ‘una integraclén incompleta y un subde- sacrollo inducide’. (1 ‘Siempre somos los olvidados aqut abajo ~so ques “Alicia Rosa, de 54 afs, ouya familia fue wna de las pio- hnevas que migeé aqui hace mds de un siglo, Todo esté medide por la cantidad de votos. Pro como nosotres no epresentamos esa mayoria, todos les gobiernas en el poder en Buoaos Altes nos abandanaron e jgnoraron’. ‘Al mismo tiompo, hay una ereciente conviceién de que el control da las riquezas rogiomales esté pasando 2 hanes de intoreses extranjoros, sia que Buenos Airs hhaga ningsin esfuerza pare defonder la soberanta nacio- nal. La compaia de rope Benetton, duefia de més de los millones de acres de estancias con ovejas, es ahora sl mayor terrateniente de la region, y otros exteanjeros, tomo el multimillonsrio amesicano Tad Turner, compra- fon ranches ¥ complejoe de osu ‘Sumado al resentimienta local, dos do las compsiias ptrolesas tne grandes en la Patagonia también Uenen Guetos exteanjeros. Una, un monopolio gubernamental {gue era el empleadar més mde do le region hasta que fe Privatizada en la décad db Tos 90, esté en manos espano- Tos; la ots, privada pero debilitada por la crisis actual, e= ti siendo vendida a ls empresa estatal brasil Petrobrs. ‘Le Patagonia esta incluso inandada de romores que indican que el gobierno federal esté ponsanda en vender Tos parties nacionales para obtener desesperadamente los necesitades ingtesos, De acuerdo con esas historia, Ja Ar {gentina también renunciaefa a sus roslamos por partes de To Antari y pormitira a la tropas ostadounidenses in. talares on Tierra del Fuego a cambio de la refinanciacisa. 14 dele douda pitblice db 141.000 millonus do délares, des ppués de que declarara ol default on diciembre witimo. Lag sutoridadas on Buonos Aires [1 han desrientido repetidamente efas nacones calificéndolas do absurdas El apocaliptico Rether escrbid estes Iineas mucho an. tos de la Hegada de Néstor Kirchner al poder, pero desde ‘130 0] patagénico manda en le Argentina lat cosas no han Gamnbiade demasiado, Nadia iné a cambiar Patagonia por ‘douds, pero en algunos sitios del sur la venta de ierras se sigue agudizando, Sin ir més lsjoe, la localidad eantacrr ‘etia de Ei Calafate, alls donde Kircher tlene su casa de fla de somana, es un paratso de corrapoién, donde Ia te ra piliica sa ofvece sin trabas& las grandes cadenas ho- teleras quo desembarcan para snstalarse cerea del glacise Parte Moreno. No es malo qua Legion capital, pero 05 sospochoso que no haya regulacién alguna y que co ation dan intereses personales por encima dal bien comin. ‘Stun trabajador de Calafate soliite media bectaves all saunicipio para constrair su vivienda nica, debers l= tar mil vallas antes de conseguie—si es que lo logra— una pporcién de tierra en algia sitio alejado dal pueblo y has ta de los servicios listens. Para lis grandes corporacto ‘nes de la industria turtstica, en cambio, no hay limites. Tia Municipalided sabe hacer negocios, intitucionaliza Ia coima y Bl Calafate parece mds bion una localidad eu roped, con procias prohibits para amentinos. El Pres ‘dente lo sabe bien ‘Poro pare un grupo reducido de hombres. aquellos que integran ot paradigmna dele Patagonia vende, no hey ne- dda fuera de ni aleance. Comencé esta investigacién exe yendo que se uataba do gente comin y cortiont, pero con comer de Ine viajos a In regis doco de mayor 9 menor foraciéa @ lo largo de dos aftos— fai descubriendo que no ‘estaba dotrés de le huells de sicas con apenas un poco de poder, Los millonarios que Megaron ab eur del mundo S2egeea6 1G OOO HHHHHHHSHD GE iorsiginnto, justinante, of sueno del mands yenpie portent na eategonsa do magnates dificil de elas Ficar: se init ds los winpresaeios mas poderosos de la Vi rm. ¥ esta afirmacién to os rita exageracion. Sumadus, fs forianas spenn ol PBI de un pats como Bolivia ‘Quaria sale quiénis eran esos hombres que compre ban le Patagonia ea venta sin mayores inconvenientes, para después tejor un mando nuevo, hecho a su medida, fentre los marca del parniso: que establecian leyes propias ¥y dormfan sin sobyetaltes; que paseabian por los pueblos Como completes desconocides, disfrutanda en ol coniia ‘del mundo de in soguriiad negada an los patsos contalos, ‘donde habian seumulado ss riquezas. ‘Unos venfan para seguir ganando dinero, otros para \descansar; otros, simplemente para especular con un fa- bbalosa negocio futuro, o para concervar la naturaloza, Como fuera, los nuevos duefios de Ia Patagonia loteada, telabain ahs Los politices Tocales, salve honrosas excep” Gloner, stbian acereatse, porque estar carca do alos ora ‘estar cores del dinero y de Ie posibilidad de conseguir Inversiones para obre publica, lo qua se traducis en ‘eampatias con vistas a perpetuarse en 8! poder, viejo vi- cia de los que gobiernan la Argentina, ‘Confirmé algunas cosas Sin contaral Estado, dueto del tora fiscal, le itl nos Carlo y Luciano Benetton, con un mullén de hectarens productivas, son los mayores propietarios privados de la Argentina, Poseon la Compatia de Tierras Sud Argentino Limitado, fa mes importanto empresa egrapecuaria de la Patagonia y na de las cinco mas rentables del pats. Pe ro en In Atgentina no son femosos por ero, sino por el tenflicto que mantavieran con wna familia mapuche por la tonenein de 829 bectaroas on Ia provincia de Chubut EL filintropo estadounidense Douglas Tompkins, fun aloe do Ina textiles The North Face y Esprit, ee el mayor propicinrio privado do recarsos notucales en la Patagonia Chilona y en los Esteros del Thera corzentinos, Controla, ‘ademas, campos en la naciente y en le desembocadura dl rio Santa Cruz, desde Is cordillora al Atlantica, La aman “EI dueao del agus EL britinico jorpeh Lowis, a quien inicialmenta todos Jos asgentinos confundieron con Sylvester Stallone, es due de la totalidad de las tiaras que bordoan el loge Excondido, en la frontera con Chile, a treinta kildmetror de Ia localidad do El Bolsén. Sus 14.000 hoctareas de déa incluyen alercas de 4.000 aflos y recursos nature les de iraportancia eatratégies. El briténico domins, ado. ‘nds, ln ctionca del rio Azul, ol més miaravillose citeo de ‘agus da Ia comarca andina del paralelo 42. Las psisanos do la zona To apadan “Tio foe" EL magnate Ted Turner, fandador de la CNN, no ha de jade de sumar campos dasde que llor6 por la Argentina cuando conacls sus bellezas naturslos en 1095. Un ano ‘después de pisar el pais, comprd 5.000 hectareae que p {enscieron @ la familia del aviedor Jorge Newbery, en el sr de Neuguén (en la operacién interviniaron funcione ios del menemismo) y no se quedé quieto: fue por 39.000 hoctézoas mas sobre el rio Gollén Cura, en la mis: ‘nia provincia, y ata 5.000 on las inmediaciones de Rio Grande, Tiorra dal Fuego. Dice que le hizo impulsade por ‘una pasién: la pesca deportiva de tru ‘Otros hombtes completan ol lote: Ward Lay, due de Ins popas frites Ley y de Pepsico Inc, compré a los Tenotton el rancho Alicura, en 1996, y se asocid en nego: ‘los vtivinicolas can a familia Roti, St frase ms habs tual: “La Patagonta me recuerda a Texas en los $0” TH grapo belen Burca es due del county Arelsuquen, «en Barlloche,y do proyectos incipientes en el sur de: {y otros rincomes inidepitee. Otro grupo, mezcla de capi les autéctomos y forsineos,lideredo por el frances Michel Biquasd, duefio de la hosterfa Los Notros~fente el glaciar Porite Marene- y anfiteion dal Prosidante de la Nacion y {de cuonta celebridad vays de pasco parla rogién do los hielos, monopoliza Ia explotacién del Parque Los Glo. ciares en la provincia de Kirchnor y so suma a Ja nueva, teasta social que habita el sur dal mundo, La lista estan, infinita coma la ola de rumores ~algunes ciertos, otros puro cuento~ que giran alrodedor del caso. ‘Pero la gente, a6 penseba la gente sobre la venta de Ia Patagonia? A mediados de 2005, ol diario Clerin pu: blicd en exclusiva una encuesta do la firma D'Alessio Izal que rovelab tuna marcada resistoncia -en casi 9 de ‘cada 10 consullados~ a que terras vallosas por sus re- ‘cursos naturales pasaran a manos de extranjeros. De 450 fentrevistadas, al 95% roclamé wna legislacisa que regu le la compra de tires Rscalas y quo ovite un mal wep de Jos tovrenos, para que no se dane el medio ambiente. La proteccign de las reservas de agua potable (02%) y el re00- nocimiento del derecho a las tioras de Tas comunidades ‘ndigenas (88%) Nguraban también entre las proocupacio- ries principales. Seis de enda diez argentinas temen que la ‘expansidn de las propiodndes de extranjeros termi afec fanido la soberanta. Para ln sociedad, la venta de terras es pereibida camo un despoja, ‘Yo conocia las historias y haba recorrido la Patagonia, faseinado par sus bellozas y dominado por su lofluj, desde muy chico. Los hombres nuovos sabian mandar en las pusblos y romper la monotonta de las notilas cotldia- nov cada ve que aus bdbitos trascondfan por alguns ra ‘26n, Algunos los demonizeban, los trateban con fruici6n: ftros alimentaben el mito. La Patagonia segufa estando Iheemnosa, Resolvt invostigaslos ‘san Carlos de Bariloche, febrero de 2008 1 | JOSEPH LEwIs El hombre del lago “All estaba Orellic, sobiéndose objeto curiosided. Al principio lo expiaban desde los montos Cuando él se percataba, saludabea con profundas reverencias. Poco a poco dejaron de espiarlo || Su figura se fue haciendo popular, durante al aia repetia eu Jetonte « cuanto indo 30 le ocercas iy durante los noches disfrutaba de los etelos ‘estrellada. Varios niftos jugoban oon él. Le engenaron ‘0 psscar com ramas y redes de tientos y lo ofeecian ‘came de guanace y ciervo” Claudio Moculas Gaslert, Orolic Antoine I el rey de lo Potagonia on el tiempo, lo aprendt este clase de hombres proceds de otra forma, Pods estar el sabaddo w lus 12 del mediodsa en latwanquora de Hidden Take? Pregunté, umabla, via mall, un asesor, fulio Alvarer. “Bueno, e20 depends de algunas casas —