Está en la página 1de 3

Liceo Repblica de Brasil

Gua de lectura comprensiva


Fecha:_____/_______/______
Nombre alumno:Sexto ao Bsico
Lee atentamente el siguiente cuento.
El ruiseor y la
rosa
Un joven estudiante se lamentaba:
Ella dijo que bailara conmigo si
llevaba rosas rojas, pero no encuentro
en mi jardn ni una sola rosa roja.
Desde su nido, en lo alto de la encina,
lo escuchaba el ruiseor y pensaba:
El amor es una cosa maravillosa; es
ms valioso que las esmeraldas y ms
preciado que el palo.
Ni con perlas y rubes puede compararse.
Entonces el ruiseor, que comprenda en secreto la pena del
estudiante, decidi ayudarlo. Despleg sus oscuras alas y emprendi
el vuelo. Cruz el bosque y al llegar al centro del parque se pos
sobre una de las ramas de un hermoso rosal y le dijo:
Dame una rosa roja y te cantar mis ms melodiosas canciones.
Pero el rosal movi la cabeza.
Mis rosas son blancas respondi como la espuma del mar.
Busc incesantemente otros rosales hasta llegar donde uno que le
respondi:
Mis rosas son rojas, tan rojas como el coral. Pero el invierno hel
mis venas, el viento quebr mis ramas y no podr dar rosas en todo el
otoo.
Cuando el ruiseor casi perda la esperanza, el rosal dijo:
Hay una manera de conseguirla, pero es demasiado cruel. Tendrs
que hacerlo bajo la luz de la luna y teir con la sangre de tu propio
corazn una rosa que con esfuerzo yo har brotar. Vas a cantar para
m con el pecho apoyado en mis espinas.
Pese a lo mucho que amaba la vida, el ruiseor decidi hacer el
sacrificio, al fin y al cabo solo el amor era mejor que la vida y por el
joven enamorado vala la pena.
Qu es el corazn de un ruiseor comparado con el de un
hombre? meditaba el ruiseor.
Apenas apareci la luna, el ruiseor se pos en el rosal, apoy su
pecho contra las espinas y permaneci cantando hasta que estas
terminaron con su dulce meloda al tocar su corazn.
Milagrosamente apareci una rosa roja.
El joven, al abrir la ventana, observ incrdulo el milagro. Cort la
rosa y a toda prisa fue a casa de su amada, quien al verlo respondi

con total indiferencia. Otro joven le haba obsequiado joyas, que para
ella tenan ms valor que una simple flor.
El joven, desilusionado, bot la rosa en el camino mientras pensaba:
Qu absurdo y tonto es el amor!
scar Wilde, irlands
(Adaptacin)