P. 1
La Estructura de La Lengua

La Estructura de La Lengua

|Views: 28.317|Likes:

More info:

Published by: Luis Fernando Nieto Ruiz on Mar 10, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/06/2014

pdf

text

original

LA ESTRUCTURA DE LA LENGUA De manera muy amplia podemos decir que la lengua es un instrumento de comunicación.

Cuando una persona A, tiene alguna idea y desea comunicarla a una persona B, ejecuta un conjunto de movimientos con sus órganos articulatorios (labios, lengua, bandas vocales etc.). Estos movimientos producen ondas sonoras que, viajando a través del aire, llegan hasta B. B oye los sonidos y, si no hay interferencias recibe el mensaje. Esta caracterización es parcialmente válida, por cuanto algunas veces, la lengua puede ser usada sin propósitos de comunicación. Tal es el caso de una exclamación de alegría o de dolor, en la que la verbalización está desprovista de cualquier deseo de comunicación. En otras palabras, podemos decir que una lengua es un mecanismo que permite establecer una correlación entre sonido y sentido, es decir, que para cada mensaje existe una correspondiente señal, que permite a los individuos intercambiar ideas, mediante secuencias observables de sonidos. Sin embargo, es un principio válido que la relación entre la palabra y su sentido es arbitraria. Una palabra designa un concepto, pero no existe una relación inherente entre los dos. No obstante, es preciso admitir que existen excepciones, v. gr., palabras imitativas de la realidad que describen como el tic tac del reloj, el tintineo de las campanas, el piar de las aves, etc. Como hablantes de una lengua, somos capaces de ligar palabras para formar oraciones nuevas que expresan nuestros pensamientos. Por lo tanto, al aprender una lengua, lo primero que debemos dominar es un conjunto de palabras, cada una de las cuales relaciona un sentido y una pronunciación. Además, es necesario que aprendamos una serie de principios que nos enseñan cómo combinar palabras para formar oraciones. Por razones de estudio, debemos aislar tres aspectos fundamentales de la estructura de una lengua: el sentido de las palabras, las cadenas de sonidos referidos a dicho sonido y la manera como las palabras se combinan unas con otras para formar oraciones. Acorde con esto, es posible plantear que una lengua es un sistema que incluye tres subsistemas: uno semántico, uno fonológico y uno sintáctico. Al hablar del subsistema semántico de una lengua nos referimos, no solo al hecho de que las palabras tienen significado, sino a la manera como ellas categorizan nuestra experiencia conceptual. Así, por ejemplo, en español empleamos diferentes palabras para expresar diferentes gamas de un color

(verde esmeralda, verde oliva, verde pasto, etc.), mientras que en otras lenguas una sola palabra basta. Aunque, la escogencia de una secuencia de sonidos, para designar un concepto dado, es esencialmente arbitraria, la secuencia escogida debe estar dentro de ciertos límites impuestos por la estructura de la lengua. Una lengua se caracteriza por un subsistema fonológico. Cada palabra de esta lengua, está representada por una cadena de sonidos que atiende a las restricciones del sistema. Por ejemplo, cuando escuchamos a alguien hablar español y lo comparamos con otra persona que habla francés, el efecto acústico es muy diferente, porque las dos lenguas tienen un sistema fonológico distinto, es decir, un conjunto de principios que regulan la pronunciación de las palabras. Dentro del subsistema fonológico de una lengua es posible discernir tres aspectos de su estructura: el inventario de sonidos, la influencia recíproca entre unos sonidos y otros y las secuencias de sonidos que son permisibles. Así, como hay limitaciones en la manera de combinar sonidos para formar palabras, existen restricciones en la combinación de palabras para formar oraciones. No es posible decir que cualquier cadena de palabras estructura una oración del español. Por esta razón, cualquier persona que aprenda una lengua tiene que adquirir una serie de principios que le permitan ligar palabras para formar oraciones que resulten comprensibles a los hablantes de esa lengua. La sintaxis o subsistema sintáctico de cada lengua está formada por esos principios. En resumen, un hablante nativo de determinada lengua controla un conjunto finito de principios que especifican cómo deben combinarse las palabras para formar oraciones, gracias a los cuales, pueden proyectar un conjunto infinito de oraciones gramaticales posibles en su lengua, no importa que muchas de ellas no se hayan presentado antes en su experiencia lingüística. El conocimiento de la estructura de la lengua permitirá a cualquier individuo utilizar este medio de comunicación con una mayor eficacia.

LANGAKER, R. W. La estructura del lenguaje. Cáp. II, p. 21-22

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->