P. 1
DOCTRINAS BÁSICAS DEL CRISTIANISMO

DOCTRINAS BÁSICAS DEL CRISTIANISMO

5.0

|Views: 11.914|Likes:
Publicado porcancinohistoric1687

More info:

Published by: cancinohistoric1687 on Mar 09, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/15/2013

pdf

text

original

Las primeras diez lecciones para este trimestre tienen como fin presentar a los hermanos las bases

doctrinales de nuestra fe cristiana. Las últimas tres presentan una breve descripción de las principales sectas y corrientes falsas que nos acosan por todos lados actualmente, a través de la literatura, la televisión, la radio, los falsos maestros, la música, los eventos diversos, etc.

I. LA SANA DOCTRINA BIBLICA NOS SIRVE PARA II. ¿QUÉ ES LA DOCTRINA CRISTIANA? III. ¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LA SANA DOCTRINA EN LAS IGLESIAS? IV. LA DOCTRINA DEBE BASARSE ESTRICTAMENTE EN LAS ESCRITURAS V. LA DOCTRINA AFECTA LA VIDA PRÁCTICA

6

7 8

PROPÓSITOS

DIOS PADRE LA DEIDAD DE JESUCRISTO EL ESPÍRITU SANTO ES UNA PERSONA DIVINA EL CREDO NICENO

13

15 17 18

LA HUMANIDAD DE JESUCRISTO RESURRECCIÓN DE JESUCRISTO EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA EL RETORNO DE JESUCRISTO EN GLORIA EL GNOSTICISMO NIEGA LA HUMANIDAD DE JESUCRISTO EL CREDO APOSTOLICO 24 25 21

EL PLAN DE DIOS PARA LA REDENCION TOTAL DEL HOMBRE

26

LA SANTIDAD ES LA MÁS ALTA META DEL CRISTIANO LA ORACION

29 31

LA LEY Y LA GRACIA SALVACION COMPLETA POR LA SOLA Y SUFICIENTE EXPIACION POR LA SANGRE DE CRISTO LA FE Y LAS OBRAS LA SALVACION PUEDE PERDERSE POR CAUSA DE LA INFIDELIDAD HUMANA 34

36 37

QUÉ ES EL SER HUMANO LA RESURRECCION DEL CUERPO FÍSICO DEL HOMBRE LA SANIDAD DIVINA 41 42

EL ESTADO DEL ALMA ENTRE LA MUERTE FÍSICA Y LA RESURRECCIÓN EL CIELO EL HADES: EL PARAÍSO Y EL LUGAR DE TORMENTO EL CASTIGO ETERNO LOS JUICIOS 46 47 48 50

LOS ANGELES DE DIOS LOS ÁNGELES CAÍDOS

LOS REDIMIDOS SOMOS MIEMBROS DEL CUERPO DE CRISTO

LOS ELEMENTOS ESENCIALES DE LA DOCTRINA ALGUNAS POSICIONES DOCTRINALES FORMAS DE LA IGLESIA CARACTERÍSTICAS DE LAS SECTAS DERIVADAS DEL CRISTIANISMO

56 57 58 59

LA IGLESIA CATOLICA ROMANA LOS TESTIGOS DE JEHOVA LA IGLESIA DE LOS SANTOS DE LOS ULTIMOS DÍAS O IGLESIA DE LOS MORMONES LA IGLESIA DE LA UNIFICACION "LOS MOONIES" (MUNIS) 63

IGLESIA UNIVERSAL DE DIOS LA NUEVA ERA EL UNIVERSALISMO 67

EL GNOSTICISMO LA CIENCIA CRISTIANA ESCUELA UNITARIA DEL CRISTIANISMO (UNIDAD) EL MOVIMIENTO DE LA PALABRA DE FE Y SUS FALSAS ENSEÑANZAS EL PENSAMIENTO POSITIVO LA DECLARACION POSITIVA O CONFESION POSITIVA LA SANIDAD INTERIOR O SANIDAD DEL ALMA LA VISUALIZACION 72 73

Las primeras diez lecciones para este trimestre tienen como fin presentar a los hermanos las bases doctrinales de nuestra fe cristiana. Las últimas tres presentan una breve descripción de las principales sectas y corrientes falsas que nos acosan por todos lados actualmente, a través de la literatura, la televisión, la radio, los falsos maestros, la música, los eventos diversos, etc. Una palabra previa para los maestros de Escuela Dominical. Cada lección contiene mucho más material del que se puede discutir en un período de clase en la Escuela Dominical. Por tal razón, queremos dar algunas recomendaciones y sugerencias para aprovechar su contenido de la mejor manera: 1. Lea la lección completa durante la semana anterior a la clase, más de una vez. Una lección de éstas no puede prepararse con sólo una rápida lectura el sábado por la noche. 2. Escriba un bosquejo y resumen de los principales temas que se tratan en cada lección de modo que puedan ser presentados durante el tiempo disponible, sin dejar material sin tratar. 3. Aprenda el significado de los términos teológicos que se usan; no los pase por alto, pues son parte de su cultura cristiana y preparación para estudiar materiales más avanzados en el futuro. 4. Conserve estas lecciones a la mano. Los temas que contienen pueden ser discutidos en otras reuniones de la iglesia: clases de doctrina, discipulado, estudios bíblicos en los hogares, servicios devocionales, retiros, etc. 5. Para no invertir tiempo buscando los versículos que se usan en cada lección, éstos ya se han incluido en el texto de la misma. 6. No deje que ninguna discusión lo interrumpa antes que usted exponga todo su material. Sugerimos 40 minutos de exposición continua y luego un tiempo para preguntas y discusión. 7. No continúe con una misma lección el próximo domingo. Muévase a la siguiente y trate de cubrir todo el material disponible. Es nuestro profundo deseo que el estudio de la doctrina cristiana dé a los maestros y alumnos, más solidez en sus convicciones y los capacite para presentar el evangelio, realizar estudios bíblicos y discipular a otros; así como rechazar toda corriente falsa que se presente.

LECTURA DEVOCIONAL TEXTO PARA MEMORIZAR LECTURAS DIARIAS

: I Timoteo 1:1-11. : II Timoteo 3:16-17.

LUNES : Hechos 2:36-42. MARTES : Efesios 4:8-14. MIÉRCOLES: II Tesalonicenses 2:13-15. JUEVES : I Timoteo 1:1-10. VIERNES : I Timoteo 1:11-20. SÁBADO : II Timoteo 3:12-17. DOMINGO : I Timoteo 4:1-8. PROPÓSITO Enfatizar la importancia de la doctrina en la iglesia. El conocimiento intelectual de la doctrina cristiana no salva. Lo que sí salva es la experiencia de nacer de nuevo por medio de recibir a Jesucristo como Salvador y Señor personal, creyendo que su sacrificio expiatorio en la cruz es el pago suficiente para la salvación de todo aquel que cree, (Juan 3:1-21). La doctrina nos sirve para determinar si Jesucristo y el plan de salvación que presenta cierta iglesia o grupo, literatura, película, himno, curso o movimiento, son los mismos que enseña la Palabra de Dios. Muchos cristianos sinceros, pero ingenuos, creen que cada vez que se menciona a Jesucristo, se trata del mismo que describen los evangelios. Pero no siempre es así. Debemos aprender a reconocer al Jesucristo bíblico, de entre las diferentes concepciones de Él, que nos presentan las diferentes sectas del cristianismo. El Jesucristo del evangelio bíblico original es muy diferente del Jesucristo de los mormones, del Jesucristo de los Testigos de Jehová, el de los moonies, el de los gnósticos, del de la Nueva Era, y del Jesucristo de las diferentes sectas. La salvación se obtiene al aceptar al Jesucristo de Nazaret, a quien describe la Biblia como el Hijo de Dios; coexistente con el Padre y el Espíritu Santo por la eternidad; quien se hizo hombre al nacer de la virgen María por obra del Espíritu Santo; quien es Dios eterno y hombre perfecto; quien padeció, murió y resucitó al tercer día, ascendió a los cielos, se sentó a la diestra del Padre; donde intercede por nosotros y desde donde volverá para resucitar a sus redimidos, a juzgar a las naciones, a reinar en la tierra por mil años, a juzgar a los muertos impíos, a poner a todos sus enemigos bajo sus pies; y finalmente entregar el reino a Su Padre por la eternidad.

Guardarnos de no incluir en nuestra fe y prácticas, elementos que no estén debidamente basados en las Sagradas Escrituras. Responder a los de otras creencias que nos demandan razón de nuestra fe, al comparar lo que ellos creen con lo que creemos. Discipular debidamente a quienes llegan a nuestra iglesia después de años de esclavitud en el ateísmo o las religiones. Reconocer si las enseñanzas en la televisión, radio, himnos, literatura, predicaciones, etc., tienen bases bíblicas o no.

Es el conjunto de principios o enseñanzas sobre fe y práctica, en los cuales se basa la institución de la Iglesia, basados estrictamente en la Palabra de Dios, revelada a nosotros por el Espíritu Santo. II Timoteo 3:16, dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.

1. Los discípulos permanecían en los principios básicos”. Hechos 2:42, “Perseveraban en la doctrina de los apóstoles”. 2. Pablo aconseja ser firmes en lo que creemos: Efesios 4:14, “Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error”. 3. Pablo aconseja retener lo enseñado por él: II Tesalonicenses 2:15, “Retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra”. 4. Pablo dejó a Timoteo en Éfeso para preservar la sana doctrina: I Timoteo 1:3, “Para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina”. I Timoteo 3:14, “Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quien has aprendido”. 5. La ley fue dada para sujetar a los desobedientes: I Timoteo 1:10, “Y para cuanto se oponga a la sana doctrina”. 6. El Espíritu reveló en la Palabra que: I Timoteo 4:1, “En los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios”. 7. Se profetizó sobre tiempos peligrosos: II Timoteo 4:3, “Cuando no sufrirán la sana doctrina, sino teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias”.

8. Un buen ministro de Jesucristo está: I Timoteo 4:6, “Nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina”. 9. Pablo recomienda a su discípulo, el joven Timoteo: I Timoteo 4:16, “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyen”. 10. Pablo aconseja a Tito: Tito 2:1, “Tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina”. 11. El autor de Hebreos aconseja: Hebreos 13:9, “No os dejéis llevar de doctrinas diversas”. 12. El apóstol Juan también advierte: II Juan 9, “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”.

1. Las Sagradas Escrituras son inspiradas por Dios II Timoteo 3:16, “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”. 2. Son inspiradas por el Espíritu Santo II Pedro 1:20, 21, “Ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”. I Pedro 1:10,11, “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos”. 3. No debe agregárseles ni quitárseles nada Apocalipsis 22:18,19, “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro”.

Aquí se nos prohíbe alterar el texto mismo de la Biblia, e igualmente tener como autoridad otros libros, cuyos autores pretenden haber recibido por revelación de Dios. La revelación escrita terminó con Apocalipsis 22:21. 4. Hay que recordar las siguientes reglas

a. El autor de la Biblia, el Espíritu Santo, es su mejor intérprete. El debe guiar todo estudio sincero de ella. También la Biblia misma es el segundo mejor intérprete: lo que no está muy claro en un pasaje, se clarifica más adelante en otros pasajes, o debe interpretarse a la luz de todo el contexto general de ella. b. Es una norma de la hermenéutica, o conjunto de reglas para la interpretación bíblica, que ninguna doctrina debe basarse en un solo versículo aislado. Para aceptar una doctrina, debe aparecer por lo menos en tres pasajes diferentes de la Biblia. c. Ninguna revelación que pretenda ser de Dios puede contradecir lo que ya se ha revelado en las Sagradas Escrituras.

La doctrina afecta la vida práctica diaria. Si la doctrina es sana, sus seguidores tendrán una vida equilibrada, irradiando luz que atrae y que habla acerca de Dios a quienes lo busquen. Si la doctrina es torcida, la vida de las personas será rara y desbalanceada, y creará dudas y confusión a quienes buscan respuesta para sus problemas. Ejemplo 1: Los “Amigos” creemos que Dios sana el cuerpo haciendo milagros, y que también sana a través de la medicina científica que Él ha revelado a los hombres. Oramos por milagros de sanidad de nuestras enfermedades y las de otros; y también usamos el consejo médico y las medicinas farmacéuticas, esperando que Dios obre de acuerdo con Su voluntad. Ahora, algunos enseñan que sólo debemos orar y esperar un milagro y, además, condenan el uso de la medicina científica. Cuando el creyente consulta a un médico, o intenta usar remedios químicos o naturales, entra en un conflicto de conciencia, pues se espera que su fe sea el único medio para obtener sanidad. Si también se le enseña que toda enfermedad sin excepción debe ser sanada, y que todo depende de su fe, en el caso de no curarse así, se le acusará de que no tiene la suficiente fe para alcanzar salud. Esta presión puede deprimirlo y agravar su situación. Cuando un adulto decide no tomar medicina, él sufrirá por su propia elección. Pero cuando los niños o ancianos muy enfermos, que dependen de los adultos y no pueden decidir, mueren porque sus padres o parientes se niegan a darles medicina, esperando que sanen sólo por fe, esta doctrina está causando un mal mayor. Ejemplo 2 Los Amigos creemos que el sexo tiene como propósito la procreación de los hijos y, además, expresar amor e intimidad al cónyuge. Creyendo así, los esposos viven una vida física, emocional y espiritual equilibrada. Ahora hay quienes enseñan que el sexo es sólo para procrear, y que los esposos que ya han completado el número de hijos que desean, no deben tener más relaciones íntimas. Al hacerlo, experimentan sentimientos de culpa, tensiones, y aun tentaciones.

Ejemplo 3 Los Amigos enseñamos que la salvación es sólo por la fe en el sacrificio expiatorio que Jesús hizo por nosotros en la cruz, pero que podemos perderla si no vivimos en santidad. Si la vida cristiana y la fe se marchitan gradualmente, podemos hasta dudar de nuestra salvación. Por ello exhortamos a los hermanos a vivir en estrecha comunión con Dios. La vida de santidad y la íntima comunión con Él, mantendrán viva la fe en Cristo, que es lo único que salva. Muchos enseñan que una vez que somos salvos, permanecemos siempre salvos. Dicen que no importa cuánto nos desviemos, pues siempre volveremos al redil y nuestra salvación está asegurada. Esta doctrina puede llevar a los creyentes a ser un tanto descuidados en su conducta diaria. En resumen, cualquier cambio en la doctrina afectará también la vida práctica diaria de los hermanos. Muchas veces, estas nuevas formas de vida no siempre resultan muy prácticas, sino ilógicas, dañinas y hasta esclavizantes. Por ello es necesario vigilar que siempre se mantenga la sana doctrina libre de contaminación. Una iglesia debe adherirse a una sola línea de doctrina, pues cuando penetran otras corrientes con ideas diferentes, hay interferencia y conflictos y se pierde la unidad en la iglesia local. Por supuesto, respetamos las doctrinas de otras iglesias. “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que to oyeren.” (I Timoteo 4:16)

LECTURA DEVOCIONAL: Juan 15:7-17. TEXTO PARA MEMORIZAR: Juan 15:14. LECTURAS DIARIAS

LUNES : Mateo 3:1-12. MARTES : Hechos 1:1-11. MIÉRCOLES: Romanos 6:1-14 JUEVES : I Corintios 1:10-17. VIERNES : Efesios 4:1-7 SÁBADO : Efesios 4:8-16. DOMINGO : Colosenses 2:10-14.

PROPÓSITO Conocer brevemente el origen y desarrollo de los “Amigos”, así como sus enseñanzas y prácticas básicas. El movimiento de los “Amigos” (apodados cuáqueros), se inició en Inglaterra en 1647, cuando la crisis y búsqueda espiritual de George Fox, lo condujeron a un encuentro íntimo y profundo con el Cristo viviente. Los “Amigos” tenían la convicción de que una experiencia con Dios era posible sin la intervención de ningún tipo de clero, mediación humana, sacramentos, ritos o ceremonias. Fox era un hombre piadoso, muy serio y profundo, con una firme fe en las Escrituras. Decía que la Biblia permanecía como un libro cerrado si la mente no es iluminada por el Espíritu Santo. Sus seguidores eran llamados “Hijos de la Verdad”; más tarde “Hijos de la Luz”. Creían que la “Luz de Cristo” o “Simiente de Dios” dentro de ellos, les indicaba qué era lo correcto y los guiaba de lo bajo hacia lo alto, de lo impuro hacia lo puro, dando iluminación a la mente y al corazón, así como vida, poder y gozo. Fox y los Amigos no creían en escuelas teológicas, ni en tener entrenamiento formal para predicadores, ni en contratar ministros profesionales. En sus sencillas casas de reunión no tenían instrumentos musicales, ni cantaban; se sentaban y esperaban en silencio hasta que hubiera algún movimiento del Espíritu. Él podía mover a varios hombres o mujeres, quienes se paraban y daban sus mensajes. Si no había movimiento después de un tiempo, la reunión concluía sin haber hablado ninguna palabra. Los Amigos actuaban basándose en que la bondad produce bondad. No creían ni en la guerra, ni prestaban juramentos. Practicaban la sencillez en el hablar y en el vestir. Tenían una fe firme en la guianza divina, no sólo en sus reuniones, sino en sus vidas diarias. A menudo esperaban en silencio por dirección en sus problemas y decisiones cotidianas. Dejaron todo tipo de ceremonias y sacramentos, para llegar al fondo, a las

verdades profundas que éstos enseñan. Su respeto por la dignidad y valor de todas las personas, guió a William Penn y los “Amigos” a tratar justamente con los indios de Norteamérica, pagándoles las tierras que deseaban colonizar. Así fundaron la próspera Pennsylvania, que ofrecía libertad a los perseguidos en Europa. Los Amigos lucharon contra la esclavitud en Norteamérica, siendo pionero destacado entre ellos el sastre-predicador John Woolman. Elizabeth Fry y otros Amigos efectuaron reformas carcelarias. Al permitir que las mujeres predicaran y colaboraran en otros ministerios, fueron pioneros en promover la elevación social de la mujer. Lucharon por la igualdad social y en contra del alcoholismo, y daban ayuda a las víctimas de guerras y desastres. Los Amigos crecieron por su activo evangelismo, y al agregárseles muchos descontentos con la vida tibia de sus iglesias. En 1654 eran sólo sesenta; cuatro años después había treinta mil. Fueron duramente perseguidos y encarcelados, pero continuaron creciendo. Movidos por un ardiente celo misionero fueron a Europa, África, a Norteamérica, a todas partes, proclamando el evangelio de Cristo. Cuando cesaron las persecuciones, su celo disminuyó, y una estricta disciplina sobre los feligreses hizo que hubiera menos convertidos y que perdieran a muchos miembros. Lo Amigos se dividieron en varios grupos. Algunos, aunque conservaron costumbres y las formas de culto antiguas, se volvieron muy liberales y humanistas. Los Amigos evangélicos, adoptamos la teología arminiano-Wesleyana, mientras retuvimos mucho de la organización y gobierno de los primeros tiempos, así como el no practicar visiblemente el bautismo y la Santa Cena, sino en su significado espiritual. Con el tiempo absorbimos varias prácticas del culto de otras denominaciones: instrumentos musicales, cantos, seminarios para formar pastores, ministros sostenidos por las congregaciones, servicios programados, etc. La obra de los Amigos comenzó en Guatemala en 1902, cuando Clark Buckley y Tomás Kelly penetraron en el oriente del país distribuyendo biblias. Los Amigos Evangélicos de la Iglesia Nacional de Guatemala confesamos adhesión a la teología “arminiano-Wesleyana”, cuyos puntos distintivos principales son:

1. Jesucristo, al morir en la cruz, proveyó salvación para toda la humanidad, pero se hace efectiva sólo en quienes la reciben. 2. Dios predestinó para la gloria a aquellos que Él supo de antemano (por su presciencia o conocimiento previo) que aceptarían a Jesucristo, usando su libre albedrío (libre escogimiento). “La presciencia de Dios se refiere al conocimiento anticipado de Dios de las personas, cómo ellas responden a la salvación provista por Él”. (Diccionario Teológico Beacon, p. 543).

El hecho de que Dios sepa anticipadamente cuál será la decisión que los hombres tomen, no indica que Él los obligue a tomar tal decisión. Por ejemplo: Una pareja de esposos había convivido durante treinta años. El esposo conocía perfectamente bien a su esposa. En una ocasión le llevó una manzana y una mandarina. Él sabía anticipadamente que su esposa escogería la manzana. Cuando llegó a la casa le dijo que

escogiera una de las dos frutas; y ella escogió la manzana. El hecho de que el esposo supiera anticipadamente acerca del escogimiento de su compañera de hogar, no indica que él haya determinado que ella escogiera la manzana. Dios le dio la oportunidad de salvación a todo los hombres, con la condición de recibirla voluntariamente; sin embargo, Él sabía y conocía de antemano quiénes recibirían esa salvación, y quiénes la rechazarían. Los que usando su libre albedrío reciben la salvación por medio de Jesucristo, son predestinados para su gloria.

3. La salvación puede perderse si el cristiano no permanece en la vida de santidad, en íntima comunión con Dios. 4. El llamado del Espíritu Santo a ser salvo puede ser resistido por la persona, por su libre albedrío. 5. El cristiano, al convertirse, recibe una santidad inicial, pero debe alcanzar la entera santificación por el Espíritu Santo, al efectuar una total consagración para que Él lo llene y lo controle.

LECTURA DEVOCIONAL: Isaías 44:1-8. TEXTO PARA MEMORIZAR: Deuteronomio 6:4-5. LECTURAS DIARIAS

LUNES : Génesis 1:1-25. MARTES : Isaías 40:12-24 MIÉRCOLES : Isaías 40:25-31. JUEVES : Mateo 28:16-20 VIERNES : Juan 14 SÁBADO : II Corintios 13 DOMINGO : II Pedro 1:1-14.

PROPÓSITO Estudiar la enseñanza escritural en cuanto a la Trinidad: Un solo Dios manifestado en tres divinas personas.

1. El Antiguo Testamento afirma que Dios es uno.

Deuteronomio 6:4, “Oye Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es”. Isaías 44:6, “Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero y yo soy el postrero, y fuera de Mí no hay Dios”. Génesis 1:1, El nombre de Dios en hebreo: “Elohim”, es un plural; mientras que el verbo “creó” es un verbo singular. Génesis 1:26, “Hagamos al hombre a nuestra imagen”. Génesis 3:22, “Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal”. Génesis 11:7, “Descendamos, y confundamos allí su lengua.

2. El Nuevo Testamento enseña también que Dios es uno. I Timoteo 2:5, “Hay un solo Dios”. 3. Este Dios único tiene una naturaleza plural y la Biblia se refiere a Él como Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo; son tres personalidades distintas, pero un solo Dios. Por ello creemos en la Trinidad. 4. Las tres divinas personas de la Trinidad se mencionan en: Mateo 28:18, “bautizándolos en el hombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo”. Juan 14:26, “Más el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, Él os enseñará todas las cosas”, Juan 15:26, “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, Él dará testimonio de mí”. II Corintios 13:14, “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros, Amén”. II Pedro 1:2, “... elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo”. I Juan 5:7, “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno”. Mateo 3:16,17, “... y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz del cielo, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia”.

DIOS PADRE 1. A Dios se le llama Dios el Padre Gálatas 1:1, “Pablo, apóstol (no de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos)”.

2. Es Espíritu Juan l4:24, “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren”.

3. Es Eterno Deuteronomio 33:27, “El Eterno Dios es tu refugio”. Isaías 40:28, “¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra?”

4. Es Omnipotente Lucas 1:37, “Porque nada hay imposible para Dios”. Job 40:2, “¿Es sabiduría contender con el Omnipotente?” Exodo 6:3, “Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente, mas en mi nombre Jehová no me di a conocer a ellos”.

5. Es Omnisciente Romanos 11:33,34, “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?” Job 42:1,2, “Respondió Job a Jehová, y dijo: Yo conozco que todo lo puedes, y que no hay pensamiento que se esconda de ti”.

6. Es Inmutable Malaquías 3:6, “Porque yo Jehová no cambio”. Santiago 1:17, “... todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sobra de variación”.

7. Es Omnipresente Salmo 139:7, “¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú; y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás”. Jeremías 23:24, “¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea”.

8. Es Justo Daniel 9:14, “Porque justo es Jehová nuestro Dios en todas sus obras que ha hecho”.

9. Es Santo Isaías 3:6, “Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos”. (Vea también Apocalipsis 4:8). I Pedro 1:16, “Escrito está: Sed santos porque Yo soy santo”.

10. Es Amor Juan 4:8, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

11. Es Soberano Hechos 4:24, “... alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra”. I Timoteo 6:14,15, “Hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo, la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores”.

LA DEIDAD DE JESUCRISTO 1. Jesús, el Verbo, es Dios mismo Juan 1:1, “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” Isaías 9:6, “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de Paz”. Filipenses 2:5, “Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse”. Juan 17:5, "Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese". 2. Participó en la Creación y la Sustenta Juan 1:3, “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”. Colosenses 1:16, “Todo fue creado por medio de él y para él”. Hebreos 1:3, “Sustenta todas las cosas con la palabra de su poder”. 3. Perdona los Pecados Marcos 2:5-12, “Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados”. Colosenses 3:13, “De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros”. 4. Da Vida Eterna Juan 10:28, “... y yo les doy vida eterna”. 5. Es la Vida y la Resurrección Juan 11.25, “Yo soy la resurrección y la vida”. Juan 5:21, “Porque así como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida”. Juan 5:40, “Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero”. 6. Juzga al Mundo Juan 5:22,27, “Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo” ... “le

dio autoridad de hacer juicio”. Juan 25:31, “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria... se sentará en su trono... y serán reunidas delante de él todas las naciones y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos”. Hechos 17:31, "Por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos. 7. Tiene existencia en sí mismo y es eterno Miqueas 5:2, “Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad” 8. Es Inmutable Hebreos 13:8, “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”. 9. Es Omnipotente y Omnipresente Mateo 28:18, “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra... yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. 10. Es Omnisciente Juan 2:24, “Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos, y no tenía necesidad de que nadie le diese y testimonio del hombre... él sabía lo que había en el hombre”. Juan 16.30, "... sabes todas las cosas, y no necesitas que nadie te pregunte; por esto creemos que has salido de Dios”. 11. Es adorado como Dios Mateo 2:2,11, "... su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarlo” ... “vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron”. Mateo 28:9, 17, “Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron... Y cuando le vieron, le adoraron”. Apocalipsis 5:8, “Los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero”. Filipenses 2:10, “Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos y en la tierra y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios padre”. 12. El Hijo ha dado a conocer al Padre Isaías 6:1-5, “... vi yo al Señor sentado en su trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo... Por encima de él había serafines... han visto mis ojos al Rey Jehová de los ejércitos”. Juan 1:18, "A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer” Juan 6:46, “No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre”.

EL ESPÍRITU SANTO ES UNA PERSONA DIVINA Muchos enseñan que el Espíritu Santo es sólo fuerza, una influencia, una energía, la obra de Dios en la persona, Dios actuando en el corazón del creyente, pero que no es una persona de la Trinidad. Para quienes creemos en la Trinidad, el Espíritu Santo es una persona divina, Dios mismo, el Consolador (en griego, "paracleto": el auxiliador, el protector, el que fortalece). 1. Participó en la Creación Génesis 1:2, “El Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”. Job 33:4, “El Espíritu de Dios me hizo, y el soplo del Omnipotente me dio vida”. 2. Blasfemar contra Él no será perdonado Mateo 12:31, 32, “Mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonado” ... “pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero” 3. Es Todopoderoso Lucas 1:35, “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios”. 4. Nos Ayuda a Testificar Lucas 12:12, “El Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir”. 5. El Opera en el Nuevo Nacimiento Juan 3:3, “El que no naciere del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”. 6. Es Dios morando en nuestro corazón Juan 14:6, “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre”. 7. Señala y Exalta a Jesucristo Juan 15:26, “... pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio de mí”. 8. Pone Convicción de Pecado en el Corazón Juan 16:7,8, “Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio”. 9. Nos da la Seguridad de la Salvación Romanos 8:16, “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios”. 10. Da Sabiduría a los Santos Hechos 15:28, “Ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias”. I Corintios 2:12, “Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido”. 11. Santifica al Cuerpo y lo Pone Bajo Control Romanos 8:13, “Si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. 12. Se le Puede Contristrar Efesios 4:30, “Y no contristéis al Espíritu de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”. 13. Se le Puede Resistir Hechos 7:52, “Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros”.

14. Tratar de Mentirle a Él, es Intentar Mentirle a Dios Hechos 5:3-4, “Y dijo Pedro: Ananías, ¿Por qué llenó satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo... no has mentido a los hombres sino a Dios?” 15. Es Eterno Hebreos 9:14, “¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?” 16. Es Omnisciente I Corintios 2:10, 11, “Pero Dios nos lo reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios... Así también nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios”. 17. Regenera al Hombre Tito 3:5, “Nos salvó... por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”. 18. El Inspiró las Sagradas Escrituras y nos Ayuda a Interpretarlas II Pedro 1:20,21, “... ninguna profecía de la Escritura es de interpretación humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”. EL CREDO NICENO El credo Niceno fue formulado en el Concilio de Nicea (Convocado por el Emperador Constantino en 325 d.C.), para combatir la herejía de los arrianos, la cual negaba la deidad de Jesucristo. “Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra y de todo lo visible o invisible. Y creo en un solo Señor Jesucristo, Hijo Unigénito de Dios, engendrado del Padre antes de todos los siglos, Dios de luz, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado y no hecho, consubstancial al Padre, y por quien todas las cosas fueron hechas; el cual, por amor de nosotros y por nuestra salvación descendió del cielo y, encarnado en la virgen María por el Espíritu Santo, fue hecho hombre; y fue crucificado también por nosotros bajo el poder de Poncio Pilato. Padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día según las Escrituras; y ascendió a los cielos, y está sentado a la diestra del Padre y vendrá otra vez en gloria a juzgar a los vivos y a los muertos, y su reino no tendrá fin. Y creo en el Espíritu Santo, Señor y Dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo juntamente es adorado y glorificado, que habló por medio de los profetas. Y creo en una santa iglesia cristiana y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para la remisión de los pecados; y espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo venidero. Amén”.

LECTURA DEVOCIONAL TEXTO PARA MEMORIZAR LECTURAS DIARIAS

: Salmo 22:14-17 : Romanos 5.11.

LUNES : Isaías 53:3-7. MARTES : I Corintios 15:22,45. MIÉRCOLES : Juan 11:28-37. JUEVES : Apocalipsis 19:11-16. VIERNES : Lucas 8:22-25. SÁBADO : Lucas 24:39,41-43. DOMINGO : I Corintios 15:3-8.

PROPÓSITO Enfatizar que Jesús, además de ser el Dios eterno, es hombre perfecto, quien pronto volverá por su Iglesia y a reinar. LA HUMANIDAD DE JESUCRISTO 1. SUS SUFRIMIENTOS FÍSICOS FUERON PROFETIZADOS Salmo 22:14-17, “He sido derramado como aguas, y derritiéndose en medio de mis entrañas. Como un tiesto se secó mi vigor, y mi lengua se pegó a mi paladar, y me has puesto en el polvo de la muerte... horadaron mis manos y mis pies. Contar puedo todos mis huesos; entre tanto, ellos me miran y me observan”. Isaías 53:3-7, “Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebrantos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores... mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca”. 2. TOMÓ UN CUERPO HUMANO PARA OFRECER EN SACRIFICIO Hebreos 10:5, “Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; mas me preparaste cuerpo” (Mateo 1:21, “Y dará a luz un hijo y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. Lucas 1:31, “Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús”.

3. POR UN HOMBRE ENTRÓ EL PECADO; POR OTRO HOMBRE, JESUS, LA VIDA I Corintios 15:22,45, “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados”. Romanos 5:18, “Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida”. 4. COMO HOMBRE CUMPLIO LA LEY POR TODOS NOSOTROS Gálatas 4:4, “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley”. 5. JESÚS NOS REVELÓ AL PADRE Juan 1:14, “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre) lleno de gracia y de verdad. A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, Él le ha dado a conocer”. Juan 1:3, “Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificado, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos”. 6. FUE HUMILDE Y SE IDENTIFICÓ CON LOS HUMILDES Lucas 2:7, “Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón”. Filipenses 2:7, “Se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres”. 6. COMO HOMBRE TUVO HAMBRE Y CANSANCIO Mateo 4:2, “Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre”. Juan 4:6-7, “Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo... Y Jesús le dijo: dame de beber”. Lucas 8:23-24, “Pero mientras navegaban, él se durmió”... Y vinieron a él y le despertaron”. 7. SINTIÓ TRISTEZA Juan 11:35, “Jesús lloró”. Juan 19:41, “Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella”. Mateo 26:37, “Y tomando a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo”. 8. SUFRIO AZOTES, HERIDAS Y BOFETADAS Juan 19:1, “Entonces tomó Pilato a Jesús, y le azotó. Y los soldados entretejieron una corona de espinas, y la pusieron sobre su cabeza, y le vistieron con un manto de púrpura; y le decían: ¡Salve, Rey de los judíos! Y le daban de bofetadas”.

9. Y PADECIÓ LA MUERTE FÍSICA: EXPIACIÓN POR NUESTROS PECADOS: Juan 19:23, “Cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua”. 10. RESUCITÓ CON UN CUERPO FÍSICO INCORRUPTIBLE Lucas 24:39,41-43, “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo... Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer? Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel”. 11. PARA SER NUESTRO SACERDOTE DEBÍA CONOCER NUESTRAS TENTACIONES Hebreos 2:17-18, “Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado es poderoso para socorrer a los que son tentados”. Hebreos 4:15, “Fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”.

RESURRECCIÓN DE JESUCRISTO 1. PROFETIZADA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO Salmo 16:10, “Porque no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que tu santo vea corrupción”. 2. ANUNCIADA POR JESUS MISMO Mateo 16:21, “Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho... ser muerto, y resucitar al tercer día”. Mateo 20:19, “Y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan, le azoten, y le crucifiquen; mas al tercer día resucitará”. Mateo 26:32, “Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea”. Juan 2:19, “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré”.

3. FUE TESTIFICADA POR SUS APOSTOLES Hechos 2:42, “Al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuera retenido por ella”.

Hechos 3:15, “Y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos”. Hechos 10:41, “Que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos”. I Pedro 1:3, “Nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos”. 4. DIOS DIO TESTIMONIO DE QUE JESUS ERA EL CRISTO Romanos 1:4, “Que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos”. Romanos 4:25, “El cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación”. 5. FUE COMPROBADO POR MUCHAS PERSONAS I Corintios 15:3-8, “Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; y después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí”. 6. DESPUÉS DE SU RESURRECCIÓN, JESÚS TENÍA UN CUERPO FÍSICO INCORRUPTIBLE, Y YA NO ESTABA MÁS SUJETO A LAS LEYES FÍSICAS Juan 20:26, “Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio de ellos”. Juan 20:27, “Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo”. Lucas 24:38-43, “Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo... Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer? Entonces le dieron parte de un pez, y un panal de miel. Y él lo tomó, y comió delante de ellos”.

7. MIENTRAS REGRESA, JESUCRISTO INTERCEDE POR NOSOTROS Romanos 8:34, “Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros” Hebreos 7:25, “Puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo para interceder por ellos”.

A. EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA Es conocido también como Rapto de la Iglesia. Será en secreto y sólo se darán cuenta de él los salvos. 1. Jesucristo vendrá para llevar a los redimidos con Él para siempre: Juan.14:3, “Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”. 1 Tesalonicenses 4:17, “Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”. 2. Cristo vendrá para librarnos de sufrir la Tribulación: 1 Tesalonicenses 1:10, “Y esperar de los cielos a Su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera”. Apocalipsis 3:10, “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra”. 3. Cristo vendrá para resucitar a los muertos en Cristo, y transformar a los salvos que estén vivos: 1 Corintios 15:52, "En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados”. Colosenses 3:4, “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria”. I Corintios 15:23, “Cristo las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida”. Entre el arrebatamiento de la iglesia y el retorno de Jesucristo en gloria, ocurrirá la Tribulación, mientras los redimidos celebran con su Salvador las Bodas del Cordero en el cielo. Este período de Tribulación, que dura siete años, es la semana setenta que profetizó el profeta Daniel, (Daniel 9:24-27).

B. EL RETORNO DE JESUCRISTO EN GLORIA Él vendrá con sus ángeles y los santos redimidos que arrebató. Todo el mundo lo sabrá: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él” (Apocalipsis 1:7). 1. Jesucristo vendrá para poner fin a la guerra de Armagedón y a la Tribulación:

Zacarías 14:1-4, “Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el Monte de los Olivos”. Mateo 24:29, 30, “E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria”. 2. para juzgar a las naciones: Mateo 25:31, 32, "Cuando el Hijo del Hombre venga en Su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos”. Apocalipsis 19:11, 13, 14, 16, “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea... Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS... Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos... Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES”. 3. Jesucristo vendrá para establecer Su Reino Milenial en la Tierra: Zacarías 14:19, "Y Jehová será rey sobre toda la tierra”. I Corintios 15:25, “Porque preciso es que él (Jesús) reine hasta que haya puesto a todos su enemigos debajo de sus pies. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte”.

EL GNOSTICISMO NIEGA LA HUMANIDAD DE JESUCRISTO En el segundo siglo alcanzó gran auge el movimiento gnóstico. Una de sus enseñanzas falsas era que Jesús no era hombre de carne y hueso, sino una apariencia, inmaterial, como un fantasma. En los días de Juan y Pablo, el gnosticismo ya afectaba fuertemente a la iglesia. Para combatirlo se escribieron, principalmente, el Evangelio de Juan, las tres epístolas de Juan y la epístola a los Colosenses. I Juan 4:2 dice: “En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es Dios; y este es el espíritu del anticristo”. II Juan 7, “Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo”.

Colosenses 2:9, "Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad".

EL CREDO APOSTOLICO Fue formulado en el año de 156 d.C., para afirmar la humanidad de Cristo y contradecir así al gnosticismo. “Creo en Dios Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo; nació de la virgen María; padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos,* al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos, y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo; la santa iglesia cristiana; la comunión de los santos; la remisión de los pecados; la resurrección de la carne; y la vida perdurable. Amén”. *Esto debe entenderse según I Pedro 3.18, 19 y Efesios 4:9,10. Jesús fue al Hades. a predicar “a los espíritus encarcelados” de los antediluvianos y reprobar su incredulidad; y a anunciar a los salvos en el “seno de Abraham”, Lucas 16.23, que su salvación ya había sido consumada y llevarlos al cielo.

LECTURA DEVOCIONAL TEXTO PARA MEMORIZAR LECTURAS DIARIAS

: Hechos 16:29-34. : Hechos 16:31.

LUNES : Juan 16:5-15. MARTES : Hechos 2:36-42 MIÉRCOLES : Hechos 3:19-26. JUEVES : Hechos 26:12-18. VIERNES : I Tesalonicenses 4:1-11. SÁBADO : I Pedro 2:11-25. DOMINGO : II Tesaloniceses 5:12-24.

PROPÓSITO Presentar el plan completo de Dios para el hombre: a) La salvación de sus pecados. b) Su entera santificación.

EL PLAN DE DIOS PARA LA REDENCION TOTAL DEL HOMBRE 1. El Espíritu Santo produce en nuestro corazón una convicción de pecado y nos guía al arrepentimiento, que es un profundo dolor en el corazón por haber pecado, andando lejos de Dios. El resultado es dar media vuelta y caminar en nueva vida. Juan 16:8, “Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado”. Hechos 2:37, “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el hombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”. Romanos 2:4, "¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento”. II Pedro. 3:9, "El Señor... es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”. II Corintios 7:10, “Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse”. 2. El Espíritu Santo aplica la Palabra de Dios en el corazón y nace la fe en Cristo para salvación: Romanos 10:17, "... la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Dios”. Hechos 3:19, “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados 3. Los que creen, son salvos y se gozan por su decisión: Hechos 16: 29-34, "... se postró a los pies de Pablo y de Silas; y sacándolos les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos le dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” “Se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios”. 4. También hay celebración en el cielo: Lucas 15:7, “... habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentimiento”. 5. Los que no creen, se pierden y lamentan su decisión: Lucas 18:23-24, “... oyendo esto, se puso muy triste, porque era muy rico. Al ver Jesús que se había entristecido mucho, dijo: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas 6. Pedro dice que al creer en Cristo se recibe perdón:

Hechos 16:43, “... todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre”. 7. Pablo recibió el mismo mensaje directamente de Jesús: Hechos 26:15, 18, “Yo soy Jesús... para que reciban por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados”. 8. La conversión es redención o pago de rescate del pecado. Efesios 1:1, “... nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados, según las riquezas de su gracia”. Col. 1:13-14, “... y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados”. 8. La conversión es morir al pecado y vivir una nueva vida: Gálatas 2:20, “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”. 9. La conversión es un nuevo nacimiento: Juan 3:3, "Respondió Jesús y le dijo. ... de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios”. Santiago 1:18, “Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas”. I Juan 3:9; 5:18, “Todo aquel que es nacido de Dios no practica el pecado... no puede pecar porque es nacido de Dios”. 10. La conversión es justificación. Dios declara justos a los que creen en Cristo. Romanos 5:1, “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”. Romanos 5:9, “Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira”. Romanos 8:30, “Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó”. 11. La conversión es resucitar de los que están muertos en el pecado: Efesios 2:6, “...y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús

Colosenses 2:12, “... sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos”. Colosenses 3:1, “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios". 12. La conversión es regeneración y renovación: Tito 3:15, "... nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”. 13. La conversión es ser adoptados como hijos de Dios: Romanos 8:15, “Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos ¡Abba, Padre!” Gálatas 4:5, “... para que redimiese a los que estábamos bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos”. 14. El Espíritu Santo nos asegura nuestra salvación: Romanos 8:16, “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios”. 15. Generalmente después de la conversión sigue un periodo de conflicto, en el cual el cristiano se encuentra en una lucha: obedecer al Espíritu Santo y entregarse totalmente a su control, o seguir dominado por los restos de su vida anterior, el hombre viejo, el ánimo carnal, el egoísmo. Cuando Pablo les escribe a los corintios les recuerda su conversión, su santidad inicial. I Corintios 1:1-9, “... a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos”. Pero más adelante les recuerda que aún son carnales. 1 Corintios 3:1-4, “De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo”. 16. El cristiano pronto descubre que se halla en una crisis: Romanos 7:21-25, “Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado”. 17. Sin embargo, cuando el cristiano decide poner fin a esa lucha interior y entregarse totalmente al control del Espíritu Santo, efectúa una entera consagración y Dios efectúa

en él la obra de santificación. A esta etapa de la vida cristiana se le llama entera santificación. Otros términos usados son: Santidad Escritural, Perfección Cristiana, la Segunda Bendición, Amor Perfecto (usado por Juan Wesley), Bautismo con el Espíritu Santo. 18. La santidad, no es perfección absoluta, sino una vida dirigida totalmente por Dios; es una vida de madurez, de motivos puros, victoria sobre el pecado; yendo siempre hacia adelante y hacia arriba. Romanos 6:1, “Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. Romanos 8:9, “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”. 19. Siempre aprendiendo de Cristo, a través de las Escrituras: Efesios 4:13, 15, “... hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo... crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo”.

LA SANTIDAD ES LA MÁS ALTA META DEL CRISTIANO 1. La vida de santidad es la más alta meta del cristiano en el plan de Dios; es un imperativo ineludible, un mandato. La parte que le toca hacer al hombre es la entera consagración, una entrega completa a la voluntad de Dios. La parte de Dios es la santificación operada por su Espíritu Santo. 2. Después de la conversión hay una meta superior: Romanos 6:22, “... libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna”. Lucas l:74,75, “... librados de nuestros enemigos, sin temor le serviríamos en santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días”. Romanos 6:19, “... así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia”. I Corintios 1:2, “... a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos”. I Tesalonicenses 4:3, “... la voluntad de Dios es vuestra santificación”. I Tesalonicenses 4:7, “... no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación”. I Pedro 2:9, "... sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa”.

II Pedro 3:11, “Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir!” 3. Dios demanda santidad para tener comunión con él: I Pedro 15:16, “... como aquél que os llamó es santo, sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir, porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”. I Tesalonicenses 3:13, “... para que sean afirmados vuestros corazones irreprensibles en santidad delante de Dios”. Hebreos 12:14, “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”. 4. Desde la redención, por la sangre de Cristo, somos santificados: Hebreos 10:10, “En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre”. Colosenses 1.21-22, “... ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él”. 5. Se alcanza la santidad total cuando el Espíritu Santo controla todo el corazón: Juan 14:17, “... el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros”. Juan 14:26, “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho”. Juan 16.13, “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. Él me glorificará; porque tomará de lo mío y os lo hará saber Romanos 8:9, “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”. Romanos 8:13-14, “... si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios”. Romanos 8:26, “... el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”. 6. La santidad no es sólo una apariencia exterior de piedad; es una motivación interior manifestada en la vida práctica diaria:

II Corintios 7:1, “... limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”. Gálatas 5:22,23, “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe mansedumbre, templanza”. 7. La santidad afecta la totalidad del ser humano I Tesalonicenses. 5:23, "Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado entero sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo”. 8. La vida de santidad es un proceso constante de aprendizaje: Romanos 12:1-2, "Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. 9. Dios nos disciplina para que alcancemos santidad y vivamos en ella: Hebreos 12:10, “Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad”.

LA ORACION Orar es comunicarnos con Dios, hablar con él espontáneamente, para adorarlo, para pedirle por nuestras necesidades materiales, para tener dirección en nuestra vida diaria. 1. Cuando oramos interviene la Trinidad. 2. Oramos a Dios Padre: "Padre nuestro que estás en los cielos" (Mateo 6:9). 3. Pedimos en el nombre de Jesús: Juan 14:13, “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”. 4. El Espíritu Santo nos guía para pedir adecuadamente: Romanos 26:27, “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos”. 5. Hay diversos tipos de oración:

a. De alabanza y adoración, (Mateo 11:25-26). b. De petición por nuestras necesidades, (Mateo 26.42). a. De intercesión en favor de otros, (Juan l7:l-26). 6. No debemos orar con “vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos”, (Mateo 6:7). 7. ¡Cuidado con la creencia de que la oración es proyectar la mente sobre algo o alguien para obtener un propósito! La idea de que las ondas cerebrales o el pensamiento pueden dirigirse hacia un objetivo, y que con una adecuada concentración se pueden mover cosas o personas, es una idea pagana que enseña el poder de la mente sobre la materia, una especie de hechicería que hay que evitar. Orar es poner toda la confianza en Dios y las promesas de Su Palabra, para que Él en Su soberanía, bondad, amor, justicia y sabiduría, decida la mejor respuesta para sus hijos.

LECTURA DEVOCIONAL TEXTO PARA MEMORIZAR LECTURAS DIARIAS

: Exodo 20:1-17. : Gálatas 3:23

LUNES : Deuteronomio 5:6-21. MARTES : Romanos 4:1-25: MIÉRCOLES : Gálatas 3:6-18 JUEVES : Romanos 3:19,20; 5:13-21 VIERNES : Gálatas 3:19-22). SÁBADO : Gálatas 3:24-26; 4:4-7). DOMINGO : Colosenses 2:13-17

PROPOSITO: Aclarar qué papel juega la ley en el proceso de la salvación y en la vida del cristiano.

LA LEY Y LA GRACIA 1. Cuando hablamos de la ley moral, nos referimos a las normas o demandas espirituales que Dios ha establecido para las vidas de los seres humanos que Él creó. La ley moral ha sido revelada a todos los santos hombres de Dios, en todas las épocas. Dios habló a sus conciencias y les demandó ciertas formas de vida de acuerdo con su voluntad, santidad y justicia. 2. Llamamos Ley de Moisés, o Ley Mosaica, al conjunto de preceptos que incluyen la ley moral, la ley ceremonial y la ley civil, dadas con todo detalle a Moisés por Dios mismo, unos 1400 años a. C. La dispensación de la Ley de Moisés, abarca desde el

Sinaí hasta el Calvario. Su propósito fue convencer a la humanidad de pecado, y exponer la magnitud de éste, al comparar sus vidas torcidas con las altas demandas de Dios. Además, la Ley debía educar a Israel para ser un modelo entre las naciones, instruir a través de él al resto del mundo, y, por medio de sus muchos tipos, ceremonias y alegorías, anunciar proféticamente el evangelio de salvación por gracia en Cristo. Sin embargo, los israelitas olvidaron su misión al mundo, se enorgullecieron demasiado por su conocimiento de la ley, y despreciaron a los gentiles. La gran mayoría llegó a creer que la salvación podía alcanzarse por el cumplimiento estricto de la ley mosaica. Esta, además, fue deformada, pues se crearon nuevas interpretaciones, reglamentaciones, excusas, atajos, etc., hasta que la carga llegó a serles muy pesada. Jesús tuvo que interpretarles la ley a los judíos nuevamente, y explicarles el espíritu con que ésta había sido dada. Les mostró que la ley lo señalaba a Él y a la salvación sólo por la gracia de Dios al creer en su muerte expiatoria. Así, la ley, que debió ser un medio preparatorio para conducir a la fe en el sacrificio expiatorio de Cristo, fue considerada por los judíos como un medio para salvarse, y erraron el camino. En cuanto el cristianismo comenzó a establecerse, los maestros judaizantes empezaron a inquietar a los nuevos cristianos, demandándoles el cumplimiento de la ley de Moisés. Esto originó el Concilio de Jerusalén, el cual dictaminó que los cristianos ya no tenían que cumplir la ley religiosa, ceremonial y civil, excepto unos cuatro preceptos prácticos, (Hechos 15:5-20). Después de la conversión por fe en Cristo, el cristiano ya puede vivir de acuerdo con la ley moral, por la obra del Espíritu Santo en su corazón. Él produce amor y el amor cumple la ley, Romanos 13:9,10. El cristiano no es infalible, ni perfecto, pero al ser genuinamente nacido de nuevo, tiene un profundo deseo de agradar a Dios y es un deleite el cumplir sus preceptos morales. 3. En la ley de Moisés se incluye lo siguiente: a. La ley moral, cuyo resumen es el Decálogo o Diez Mandamientos, (Exodo 20:1-17; Deuteronomio 5:6-21). Los primeros cuatro mandamientos del Decálogo contienen nuestros deberes hacia Dios. Los seis restantes, contienen nuestros deberes hacia nuestro prójimo. Hay muchos otros preceptos morales que son una ampliación del Decálogo, o sus aplicaciones a casos particulares minuciosos. Su propósito era formar un pueblo santo, ejemplo del mundo. b. La ley religiosa: ritos, sacrificios, ceremonias, lavamientos, purificaciones, preceptos higiénicos y dietéticos, ofrendas, etc., que se detallan desde Exodo a Deuteronomio. Su propósito era proveer salvación al pueblo, al anunciarle proféticamente a Cristo a través de sus diferentes tipos y alegorías. c. La ley civil: leyes sociales, prácticas humanitarias, consejos prácticos sobre la agricultura, economía, salubridad, etc. Su propósito era reglamentar todos los aspectos de la vida del pueblo escogido para hacerlo ordenado y próspero. Por medio de la Ley, Israel y el mundo debían aprender sobre: 1. La santidad de Jehová 2. La pecaminosidad del hombre.

3. La misericordia de Dios al proveer el sacerdocio y los sacrificios expiatorios por el pecado, profetizando a Cristo 4. Reglas para una vida ordenada y próspera. El papel de la ley: 1. No anuló el pacto con Abraham de la salvación por gracia (Romanos 4:1-25: Gálatas 3:6-18). 2. Se introdujo para producir la convicción de pecado (Romanos 35:19,20; 5:13-21; Gálatas 3:19-22). 3. Fue como un ayo (niñero) protector hasta que llegó Jesucristo (Gálatas 3:24-26; 4:47). 4. Fue una disciplina en preparación para recibir a Jesucristo (Gálatas 3:23; Colosenses 2:13-17; Hebreos 10:1). RESUMEN La Ley no puede ser cumplida totalmente por el hombre en sus propias fuerzas. Nunca fue dada como un medio de salvación, pues nadie es capaz de cumplirla con acabalidad, (Romanos 3:23). Sólo debía servir como una vara de medir para que el hombre viera cuán deficiente es en cuanto a comportarse de acuerdo con las altas demandas divinas, (Romanos 2:19). La intención de la Ley es mostrar que el hombre sólo puede ser salvo por gracia, por favor de Dios, por su misericordia, (Salmo 51:1). La Ley sirvió también como un freno para gobernar la nación de Israel hasta la venida de Jesucristo; hasta el derramamiento de su Santo Espíritu a morar en el creyente y capacitarlo para vivir una vida santa espontáneamente, por amor a Dios y no por la amenaza de muerte que la ley repetía. La ley está llena de tipos, de símbolos y de lecciones espirituales sobre Cristo, anunciándolo y profetizando su obra de redención, (Hebreos 9:6-15). Jesucristo sí cumplió toda la ley, (Gálatas 4:4,5; Mateo 3:15). Al morir en la cruz por los pecados del mundo, la justicia de la vida que él vivió se le adjudica a todo aquél que acepte su sacrificio expiatorio. La presencia de Jesucristo en el corazón, por su Espíritu Santo, produce amor, y el amor a Dios y al prójimo cumple la ley, (Romanos 13:9-10). Pero no es nuestro cumplimiento de la ley lo que nos salva, sino la justicia que Jesucristo vivió como hombre representando a toda la humanidad. Al aceptarlo a él, su justicia, su total cumplimiento de la Ley, nos es adjudicada, Dios nos mira como justos a través de Cristo; somos justificados y luego adoptados como hijos de Dios, (Romanos 5:1).

SALVACION COMPLETA POR LA SOLA Y SUFICIENTE EXPIACION POR LA SANGRE DE CRISTO Jesús, nuestro Sumo Sacerdote y Cordero de la Pascua, presentó su misma sangre como expiación suficiente por nuestros pecados.

Juan 1:29, “... vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Hebreos 2:17, “Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo”. Hebreos 9:12, “... y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención”. Isaías 53:10, “Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada”. Romanos 3:24-25, “... mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe”. I Juan 4:10, “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios sino, en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados”. Hechos 20:28, “... para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre”. Romanos 5:9, “Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira”. Efesios 1:7, “... en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”. Hebreos 9:22, "Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión I Pedro 1:2, “.... elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo”. I Pedro 1:18-19, “... sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación”. I Juan 1:7, “... la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”. Apocalipsis 1:5, “... y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre”. Apocalipsis 5:9, “Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación”. El Cordero se menciona 29 veces en el libro de Apocalipsis.

Apocalipsis 7:14, “... y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero”. Los arminiano-wesleyanos creemos que a través del sacrificio de Jesucristo, Dios proveyó gracia suficiente para dar salvación a toda la humanidad que ha existido y existirá, para los que oyen el evangelio y para los que no. Sin embargo, esta salvación se hace efectiva sólo en aquellos que creen. I Juan 2:2, “Y Él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo”. Todos los que fueron salvos antes del sacrificio expiatorio de Cristo, fueron salvos por gracia, por creer en la misericordia perdonadora divina, y que un día vendría el Salvador al cual apuntaban todos los sacrificios de animales, tipos proféticos del Cordero que un día Dios proveería.

LA FE Y LAS OBRAS Lo que hace diferente al verdadero evangelio de las sectas y de otras religiones, es su énfasis en que la salvación es sólo por la fe en el sacrificio de Jesucristo. Las buenas obras de una vida moral no cuentan para obtener la salvación. Sin embargo, después de ser salvos, se espera que el fruto natural del cristiano sean buenas obras espontáneas, por medio del Espíritu Santo quien ha efectuado en él la regeneración. 1. La salvación sólo por fe en Cristo: Juan 1:12, “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hijos de Dios”. Juan 3:16, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Juan 5:24, “El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida”. 2. La vida de la persona salva es toda nueva: II Corintios 5:17, "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. 3. Por gracia, no por obras, sino para buenas obras: Efesios 2:8-9, “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”. Las buenas obras que hagamos antes o después de creer en Cristo, no cuentan nada en absoluto para nuestra salvación. Esta la obtenemos sólo por aceptar el sacrificio

expiatorio de Cristo en la cruz. Sin embargo, al nacer de nuevo genuinamente, comenzamos a ocuparnos de los asuntos de Jesucristo; comenzamos a servir en Su obra, y en servir al prójimo. Es el resultado natural de una legítima conversión. Al involucrarnos en uno o varios ministerios, crecemos y aprendemos más de Dios, y nuestra fe inicial se fortalece y enriquece. Así, pues, no somos salvos por obras, sino para buenas obras. Tito 3:4-5, “Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”. Romanos 3: 28, “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley”. Romanos 4:5, “... mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia. Como David habla de la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras”. Romanos 11:6, “Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia”. 4. Las obras muestran cuan profunda y genuina es nuestra fe: Santiago 2:14-20, "Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?.. Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras... ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?”.

LA SALVACION PUEDE PERDERSE POR CAUSA DE LA INFIDELIDAD HUMANA Hay una enseñanza que sostiene que una vez somos salvos, permanecemos siempre salvos. Algunos de los que creen así, abusan de esta enseñanza y se descuidan en su vida de santidad, por lo cual caen en tentaciones y vuelven a la vida de pecado. Los Amigos y muchas otras denominaciones sostenemos que el hombre conserva siempre su libre albedrío, y si, después de ser salvo, descuida su vida de santidad y comunión con Dios, puede caer y perderse. La base para asegurarlo se halla en pasajes como éstos. I Corintios 9:27, “... sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado”. Gálatas 5:4, “De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído”. I Timoteo 1:19,20, “... manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, de los cuales son Himeneo y Alejandro”.

II Timoteo 4:17, “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe”. Hebreos 3:14, “Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio”. Hebreos 6:4-6, “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismo al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio”. Hebreos 11:6, “... deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para la plena certeza de la esperanza”. II Pedro 1:16, “Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás”. II Pedro 2:20-22, “Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno”. II Pedro 3:17, “... guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza”. Apocalipsis 2:5, “Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido”.

LECTURA DEVOCIONAL TEXTO PARA MEMORIZAR LECTURAS DIARIAS

: Salmo 8 : I Corintios 2:11

LUNES : Génesis 1:26-31. MARTES : I Corintios 15:47-50 MIÉRCOLES : Apocalipsis 20:11-13 JUEVES : Romanos 7:23,24”. VIERNES : I Corintios 15:51-54 SÁBADO : Salmo 42:1-11 DOMINGO : II Corintios 5:6-9

PROPÓSITO Definir, de acuerdo con las Sagradas Escrituras, qué es el hombre. QUÉ ES EL SER HUMANO 1. El hombre es una creación especial de Dios, para un propósito especial, y no es un producto de la evolución. Dios creó al hombre a su propia imagen, con conocimiento, justicia y santidad, y con señorío sobre toda la creación. También le dio libre albedrío, o libertad para escoger entre obedecer a Dios o no. Génesis 1:26- 27, "Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”. Esta “imagen” se descubre principalmente en la naturaleza tripartita del ser humano y en su carácter moral. “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó". 2. En la Biblia anotada de Scofield, él comenta Génesis 1:26 así: “El espíritu es la parte del hombre que conoce, I Corintios 2:11, que lo relaciona con la creación espiritual y le hace consciente de Dios. El término alma implica en sí mismo la posesión de una vida consciente, a diferencia de la vida vegetal, que es inconsciente”. “El alma es el asiento de las emociones, de los deseos y afectos, (Salmo 42:1-6). En las Escrituras, el “corazón” es casi un sinónimo de “alma”. Debido a que el hombre en su estado natural se caracteriza principalmente por lo que pertenece al alma o al ser físico, la palabra “alma” se usa con frecuencia como sinónimo de individuo; por ejemplo, Génesis 12:5. El cuerpo, que puede separarse del espíritu y del alma, y se halla expuesto a la muerte, es, no obstante, una parte integral del hombre, como se demuestra en la enseñanza tocante a la resurrección (Juan 5:28-29; I Corintios 15:47-50; Apocalipsis 20:11-13). El cuerpo es el asiento de los sentidos (o sea los medios por los que el espíritu y el alma

son conscientes del mundo que los rodea), y de la naturaleza caída proveniente de Adán, Romanos 7:23,24”. 3. El hombre “espíritu, alma y cuerpo”, es una unidad indivisible: I Tesalonicenses 5:23, “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”. Scofield dice: “El hombre es un ser tripartito. Que el alma y el espíritu humanos no son idénticos se comprueba por el hecho de que ellos pueden dividirse, (Hebreos 4:12)". “Dicho en breve, la distinción consiste en que el espíritu en el hombre es la parte por medio de la cual él conoce su mente, I Corintios 2:11; mientras que el alma es el asiento de los afectos, deseos y emociones, así como de la voluntad activa, el yo. La palabra neotestamentaria para espíritu (pneuma), al igual que ruach en el Antiguo Testamento, puede traducirse “aire”, “aliento”; pero su significado predominante es espíritu”, ya sea el de Dios (por ejemplo: Génesis 1:2; Mateo. 3:16) o el del hombre (Génesis 41:18; I Corintios 5:5). Debido a que el hombre es espíritu, él es capaz de ser consciente de Dios y de comunicarse con Él, (Job 32:8; Salmo 18:28; Proverbios 20:27); debido a que es alma, él es consciente de sí mismo (Salmo 13:2; 42:5, 6, 11); debido a que es cuerpo, él tiene, por medio de sus sentidos, conciencia del mundo que lo rodea”. Job. 32:8, “Ciertamente espíritu hay en el hombre, y el soplo del Omnipotente le hace que entienda”. Eclesiastés 12:7 “Lámpara de Jehová es el espíritu del hombre, la cual escudriña lo más profundo del corazón". 4. Los gnósticos y demás panteístas sostienen que el espíritu es una parte de Dios atrapada en el cuerpo físico del hombre, que ansía escapar y volver a Él, y, por lo tanto, el espíritu es salvo. Para sostener esta idea, algunos tuercen el versículo de Eclesiastés 12:7, “y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio”. La Biblia no enseña que el espíritu sea parte de Dios mismo. Sí enseña que es creado y que puede salvarse o perderse. Sólo van con Dios los espíritus de los salvos. Y ninguna doctrina debe basarse en un versículo aislado. Eclesiastés es un libro muy delicado para estudiar, y debe examinarse cuidadosamente. 5. Al pecar el hombre, le vino la muerte; en el cuerpo físico: deterioro, envejecimiento y cesación de la vida; en el ser interior (espíritu y alma), la muerte espiritual: separación de Dios.

Romanos 5:12, “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”.

6. Al recibir a Jesucristo como Salvador, nuestro ser interior renace (es regenerado) por obra del Espíritu Santo:

Juan 3:5-6, “... el que no naciere del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”. 7. En el hombre santificado, el cuerpo físico es templo de Dios: I Corintios 6:19, “O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros”. II Corintios 6:19, “Porque vosotros sois el templo del Dios viviente”. A pesar de la diferencia entre alma y espíritu, estos no se separan, sino constituyen el hombre interior, el cual sin Cristo está muerto, pero al recibir a Cristo renace a la vida. El cuerpo físico tiene que sufrir las consecuencias de la caída del hombre, o sea el pecado; se deteriora, envejece y muere. Pero al volver Jesús por su iglesia (el arrebatamiento), resucitará con una naturaleza incorruptible, y el ser humano se reintegrará como espíritu, alma y cuerpo, para vivir eternamente con Dios.

LA RESURRECCION DEL CUERPO FÍSICO DEL HOMBRE 1. Habrá resurrección de los salvos y de los no salvos: Hechos 24:15, “... teniendo esperanza en Dios, la cual ellos también abrigan, de que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos”. Juan 5:29, “... vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”. 2. El cuerpo físico actual de los cristianos, se destruirá por causa del pecado, pero resucitará glorioso e incorruptible. Pero aun en esta vida, el Espíritu capacita a los fieles a hacer morir las obras de la carne y vivir en santidad. Romanos 8:10-13, “Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia. Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros”. “... mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis”. I Corintios 15:51-54, “... se tocará la trompeta y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados”. II Corintios 4:14, “... el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús”. I Tesalonicenses 4:16, “... y los muertos en Cristo resucitarán primero”.

3. Los que estén vivos serán transformados: I Corintios 15:51-53, "He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad”. 4. La resurrección de los que rechacen a Cristo y su salvación, ocurrirá después del reino milenial de Cristo en la tierra. Apocalipsis 20:5- 6, “Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años... Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años”. 5. Tres clases de muerte: Hay tres muertes: la muerte física, la muerte espiritual y la muerte segunda. La muerte física es la menos importante de todas; es la separación del cuerpo del espíritu y del alma. La muerte espiritual es la separación de Dios quien es la fuente de toda vida. La segunda muerte es la muerte espiritual que se prolonga por la eternidad y en el lago de fuego. Nuestro Señor Jesucristo ha abolido la muerte espiritual y la segunda muerte para todos aquellos que han buscado protección bajo su sangre derramada. Y para éstos Él ha despojado aun a la muerte física de su terror; asegurándoles que si ellos mueren, estarán inmediatamente ausentes del cuerpo y presentes con el Señor, (II Corintios 5:6-9). Y, finalmente, aun la muerte física será abolida para los creyentes, porque se nos asegura que “no todos dormiremos”, (I Corintios 15:51); es decir, que no todos moriremos. Los salvos que estén vivos cuando ocurra la venida del Señor, (I Tesalonicenses 4:13-18), serán transformados e irán al cielo sin haber muerto. 6. La Biblia ataca la enseñanza de la reencarnación: El hinduismo ha difundido entre millones de personas en el mundo occidental la creencia en la reencarnación, la cual enseña que al morir el cuerpo físico, el alma entra en un nuevo cuerpo que nace; no una vez, sino sucesivas veces, cientos de veces, hasta purgar sus pecados y alcanzar la paz o nirvana. La Biblia dice: “... está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio" (Hebreos 9:27).

LA SANIDAD DIVINA Somos enfáticos en afirmar que Los Amigos sí creemos en la sanidad divina, es decir, en milagros de sanidad efectuados por Dios en el cuerpo humano, cuando es la voluntad de Él hacerlo. Pero no creemos que una persona será sanada en todos los casos. Algunas veces Dios ha decidido llamar a un hijo suyo a estar con Él y disfrutar de la vida eterna, y ninguna oración le restaurará la salud. En otros casos, Dios permitirá que el enfermo sea sanado y quede aún un tiempo más en esta vida con algún propósito.

La sanidad divina está incluida en la expiación, así como la salvación de nuestras almas para poder ir al cielo, Isaías 53:4,5 Pero no estamos aún en el cielo, por lo tanto, la sanidad divina es una bendición que gozamos sólo en parte, hasta que ocurra la total redención en el cuerpo, en la segunda venida de Cristo, cuando los muertos resuciten también incorruptibles para ya no sufrir nunca más deterioro, ni la muerte. Mientras estemos en la tierra, y en este presente cuerpo físico, el envejecimiento, el deterioro y la enfermedad seguirán afectándonos. Todos los grandes santos de la historia del cristianismo gozaron de salud y de sanidades milagrosas temporales, pero finalmente murieron en la esperanza de la futura restauración del cuerpo físico al venir Jesús. 1. La sanidad del cuerpo para el creyente está incluida en la expiación como una promesa que se ha cumplido parcialmente, pero que aún espera su final y total cumplimiento: Romanos 8:19-23, “Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo. Hay muchos pasajes que apoyan nuestro derecho de orar para obtener sanidad sobre nuestros dolores y enfermedades mientras estemos en este cuerpo. Pero debemos recordar que la magnitud de la respuesta estará siempre en las manos del Señor, Él es sabio, absoluto, justo, amoroso y sobre todo, soberano. 2. Jesús sanó a muchos de sus enfermedades. Marcos 1:34, "Y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades". 3. Los ancianos de la iglesia son llamados a ungir al enfermo y orar por él. Santiago 5:14, 15, “¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará”. Hay enfermedades que vienen como castigo por pecados. En tal caso la persona debe reconocer primero su pecado, arrepentirse y pedir perdón por él, antes de orar por su salud. 4. Otras veces las enfermedades vienen sólo para que se manifieste la gloria de Dios, que ocurra un milagro, y Dios sea enaltecido: Juan 9:1-3, “Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?

Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él”. 5. A veces una dolencia sirve para mantenernos humildes, y dependientes de Dios y, en esa forma, fuertes a la vez. Pablo no fue sanado de su principal dolencia: II Corintios 12:7-9, “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo... porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. Los cristianos, por lo tanto, no deben ser avergonzados por quienes enseñan que si no son sanados es por su falta de fe. "Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados."

LECTURA DEVOCIONAL TEXTO PARA MEMORIZAR LECTURAS DIARIAS

: Lucas 16:19-31. : Daniel 12:2.

LUNES : Lucas 16:19-231, MARTES : II Corintios 5:6-8 MIÉRCOLES : Apocalipsis 20:11-15, JUEVES : Apocalipsis 21. VIERNES : Apocalipsis 22. SÁBADO : I Corintios 11:31-32 DOMINGO : I Corintios 3:11-15

PROPÓSITO Presentar qué hay para el ser humano después que su cuerpo material muere: vida eterna o condenación eterna.

EL ESTADO DEL RESURRECCIÓN

ALMA

ENTRE

LA

MUERTE

FÍSICA

Y

LA

Entre la muerte del cuerpo físico y la resurrección, el alma de los salvos se halla consciente y en la presencia de Dios. Mateo 22:31, “Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que fue dicho por Dios, cuando dijo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos”. 1. Esa era la convicción de Pablo: Filipenses 1:23, “Teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es mucho mejor”. 2. Al ladrón en la cruz que creyó en Él, Jesucristo le dijo que ese mismo día estaría con Él en el paraíso: Lucas 23:42, “Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso”. 3. Los salvos van a un lugar de descanso; los no salvos van a un lugar de tormento. En ambos casos el alma está consciente y tiene memoria. La historia de Lucas 16, no es una parábola, porque se menciona el nombre de uno de los personajes. En las parábolas nunca se mencionan nombres propios.

Lucas 16:22-25, “Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama”. II Corintios 5:6,8, “... sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor... pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor”.

EL CIELO Aquí nos referimos al cielo como el lugar donde mora Dios, el lugar anhelado por los humanos para tener el descanso eterno. 1. El cielo es la morada de Dios. Mateo 6:9, “Padre nuestro que estás en los cielos". Mateo 5:34, “No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios”. Efesios 4:10, “El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo”. Lucas 24:51, “... se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo". Hechos 7:56, “... veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre”. Marcos 1:10; Lucas 3,21, “... vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él”. 2. El cielo es el lugar de todas las bendiciones para los salvos: Mateo 5:12, “... vuestro galardón es grande en los cielos”. Mateo 19:21, “... tendrás tesoro en el cielo”. Lucas 10:20, “... vuestros nombres están escritos en los cielos”. Lucas 12:33, “... haceos... tesoro en los cielos que no se agote”. Lucas 15:17, “... habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente”. Filipenses 3:20, “... mas nuestra ciudadanía está en los cielos”. Juan 14:2, “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare

lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”. 3. La Nueva Jerusalén descenderá del cielo: Apocalipsis 21:2, “Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios”. (Lea todo el capítulo 21). 4. En el cielo, los humanos serán como los ángeles de Dios: Mateo 22:39, “Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo”. Lucas 26:35, “Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección”. (Lea también Marcos 12:25).

EL HADES: EL PARAÍSO Y EL LUGAR DE TORMENTO 1. EL HADES ANTES DE LA ASCENSIÓN DE CRISTO Los pasajes donde aparece la palabra hacen claro que el Hades estaba dividido anteriormente en dos partes, el lugar donde se hallaban los salvos, y el lugar donde estaban los no salvos. A la primera se le llamaba “el Paraíso” o “Seno de Abraham”. Ambos nombres vienen del Talmud, pero fueron adoptadas por Cristo en Lucas 16:22; 23:43. Los muertos que eran salvos estaban con Abraham; estaban conscientes y eran consolados, Lucas 16:25. El ladrón que creyó a estaría con Cristo ese mismo día en el Paraíso. Los perdidos estaban separados de los salvos por “una gran sima”, (Lucas 16:26). El representante de los perdidos que se hallan hoy en el Hades es el rico de Lucas 16. Él estaba vivo, consciente, en el pleno ejercicio de sus facultades, memoria, etc., y en tormentos. 2. EL HADES DESDE LA ASCENSIÓN DE CRISTO En la Biblia no se halla ninguna indicación de que haya habido algún cambio en cuanto a la condición de los no salvos que están en el lugar de tormentos. En el juicio del Gran Trono Blanco, (Apocalipsis 20:11, el Hades los entregará, serán juzgados, y lanzados al lago de fuego. Apocalipsis 20:13, “Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras”. 3. Sí ocurrió un cambio en el Paraíso. Pablo fue llevado allí:

I Corintios 12:14, “Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. 4. Se cree que en Efesios se indica cuándo ocurrió este cambio: Efesios 4:8-10, “Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres. Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primeramente a las partes más bajas de la tierra?”, es decir, a la división del Hades llamada Paraíso. Durante la presente era de la iglesia, los salvos que han muerto están “ausentes del cuerpo, y presentes al Señor”. Los muertos perdidos están en el Hades, y los salvos, “presentes al Señor”, (Job 19:26, 27; I Corintios 15:52).

EL CASTIGO ETERNO La doctrina del infierno de fuego se enseña en el Nuevo Testamento. No es un lugar donde los perdidos son aniquilados y desaparecen para siempre; es un lugar de tormento eterno, sin fin. 1. Jesucristo se refirió a él muchas veces: Mateo 5:22, “... quedará expuesto al infierno de fuego”. Mateo 5:29, “... y no que todo tu cuerpo sea echado en el infierno”. Mateo 10:28, “... que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno”. Mateo 18:9, “... teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego”. Mateo 23:15, “... le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros”. Mateo 23:33, “¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?” Mateo 25:46, “E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna 2. Inmediatamente después de morir, los no salvos van al tormento. Lucas 16:23-25, “Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos... estoy atormentado en esta llama... y tú atormentado”. Los que niegan que el alma está consciente entre la muerte física y la resurrección, afirman que el pasaje de Lucas 16 es una parábola. Pero en las parábolas nunca se mencionan nombres propios. Esta es una historia que menciona al mendigo Lázaro. 3. Es el lugar de castigo para los ángeles que pecaron. II Pedro 2:4. “... arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad”. 4. Es el castigo de los de Sodoma y Gomorra:

Judas 7, “... sufriendo el castigo del fuego eterno. 5. Es un castigo eterno, sin fin: Marcos 9:44, “... donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga”. Lucas 3:17, “... y quemará la paja en fuego que nunca se apagará”. 6. Un lugar de llanto y de terror: Mateo 8:12; 13:42; 22:13; 24:51, “... allí será el lloro y el crujir de dientes”. 7. Además del tormento actual, los no salvos sufrirán la muerte segunda: el lago de fuego, que fue preparado para el diablo y sus ángeles. Mateo 25:41, “Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles”. Apocalipsis 20:5-6 “Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos”. Apocalipsis 20:19, "Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”. Apocalipsis 20:14, "Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda”. Apocalipsis 21:8, “en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”. J. I. Packer (en Christianity Today, enero, 86), dice que las Sagradas Escrituras afirman estas tres verdades: 1. La realidad del infierno como un estado de eterno castigo destructivo, en el cual la retribución judicial de Dios para el pecado se experimenta directamente. 2. La certeza del infierno para todos quienes lo escogen por rechazar a Jesucristo y su ofrecimiento de vida eterna. 3. La justicia del infierno como un adecuado castigo divino sobre la humanidad por sus hechos crueles y fuera de la ley. Los católicos creen que los no salvos irán a un purgatorio donde sufrirán por un tiempo para pagar por sus pecados; y que las oraciones de los vivos los sacarán de allá, para pasar al cielo. La Biblia dice que los muertos que no fueron salvos ya están en tormentos, y que no pueden cambiar su situación.

Lucas 16:26, “los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá”.

LOS JUICIOS En la Biblia se mencionan varios juicios: a. El juicio de los pecados del creyente en la cruz de Cristo: Los pecados de los creyentes ya fueron juzgados en la persona de Cristo. Al aceptarlo a El se nos adjudica su justicia. II Corintios 5:21, “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él”. (Lea también I Pedro 3:16). b. El juicio de sí mismo por el creyente: El cristiano debe juzgarse a sí mismo constantemente antes de participar en los distintos ministerios y privilegios dentro del cuerpo de Cristo: la Iglesia. Si participa indignamente puede ser juzgado por Dios; pero si él mismo se corrige, evita ser castigado. Es uno de los deberes de la vida de santidad. I Corintios 11:31-32 dice: “Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo”. c. El juicio de las obras del creyente: Este juicio se llevará a cabo en la venida del Señor. II Corintios 5:10 dice: “Porque es necesario que todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” I Corintios 3:11-15 afirma: “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá perdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego”. d. El juicio de las naciones al retornar Cristo en gloria: Cristo juzgará a las naciones que sobrevivan a la gran guerra de Armagedón, con la cual culminará la Gran Tribulación. Mateo 25:31-32, “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con Él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de El todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos”. e. El juicio de Israel al retornar Cristo para determinar quiénes recibirán la bendición del Reino Milenial: Ezequiel 20:31, 38, “Os haré pasar bajo la vara, y os haré entrar en los vínculos del pacto; y apartaré de entre vosotros a los rebeldes, y a los que se rebelaron contra mí; de

las tierras de sus peregrinaciones los sacaré, mas a la tierra de Israel no entrarán; y sabréis que yo soy Jehová”. f. El juicio de los ángeles después del milenio: Judas 6, “Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día”. g. El juicio de los muertos impíos: Este juicio será el último de la historia del mundo presente. Apocalipsis 20:11-15, “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos: y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”.

LECTURA DEVOCIONAL: Jueces 6:12-16. TEXTO PARA MEMORIZAR: Salmo 91:11. LECTURAS DIARIAS LUNES : Romanos 3:9-20. MARTES : Gálatas 5:16-26. MIÉRCOLES : Mateo 24:29-51. JUEVES : Exodo 3 VIERNES : Daniel 3 SÁBADO : Mateo 12:15-37. DOMINGO : Mateo 12:38-42

PROPÓSITO Analizar lo que enseña la Biblia en cuanto a los ángeles de Dios y los ángeles caídos.

LOS ANGELES DE DIOS Los ángeles son mencionados alrededor de trescientas veces en la Biblia. Un ángel es un “mensajero”. Jesucristo enseñó que hay un orden de seres angélicos, ministros de Dios, en el universo, Mateo 18:10; 24:31,36; Lucas 15:10. 1. En el Antiguo Testamento, la expresión “el ángel de Jehová” (a veces también “ángel de Dios”) se refiere generalmente a la presencia de la deidad en forma angélica. Génesis 16:11, 13; “Además le dijo el ángel de Jehová: He aquí que has concebido... Entonces llamó el nombre de Jehová que con ella hablaba: Tú eres Dios que ve”. Génesis 21:17-19, “Y oyó Dios la voz del muchacho; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas; porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está” Exodo 3:2-6, “Y se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza... Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza... Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro porque tuvo miedo de mirar a Dios”. (Compare con Hechos 7:30).

Otros ejemplos son: Génesis 22:11-16; 31:11-13; Jueces 2:1; 6:12-16; 13:3-22. A estas apariciones de la deidad en forma angélica los teólogos les han llamado Teofanía. 2. Los ángeles son invisibles; pero pueden hacerse visibles como humanos: Génesis 19:1, “Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hacia el suelo”. 3. Un ángel se le apareció a Zacarías, padre de Juan el Bautista: Lucas 1:1 “Y se le apareció un ángel del Señor puesto en pie a la derecha del altar del incienso”. 4. Un ángel habló a José mientras dormía: Mateo 1:20, “... he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños”. 5. Un ángel anunció a la virgen María el nacimiento de Jesús: Lucas 1:26, “Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret”. 6. Un ángel apareció a los pastores de Belén cuando nació Jesús: Lucas 2:9, “Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor”. Luego una multitud de ángeles también apareció”. Lucas 2:13, “Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios”. 7. En la tumba vacía de Jesús había dos ángeles: Juan 20:12, “... y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto”. 8. Pedro fue liberado de la cárcel por un ángel: Hechos 12:7, “Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos”. 9. Los ángeles son servidores de los creyentes: Hebreos 1:13, 14, “Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?”. 10. Los ángeles nos observan:

I Corintios 4:9, “... hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres”. Efesios 3:10, “... para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales”. 11. Los ángeles reciben las almas de los que mueren: Lucas 16:22, “Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham”. 12. El hombre, y también Jesús al hacerse hombre, fue por un tiempo hecho un poco menor que los ángeles: Salmo 8:4-5; Hebreos 2:6,9, “Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra”. 13. Un ángel encadenará a satanás por mil años: Apocalipsis 20:1-3, “Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo, y lo encerró y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones”. 14. Hay diversos rangos de estos seres celestiales: ángeles, arcángeles, serafines y querubines. Las Escrituras mencionan a un arcángel: Miguel, (Daniel 10:13,21; 12:1-2; Judas 9). El otro ángel cuyo nombre se revela es Gabriel, (Daniel 8:16; 9:21; Lucas 1:19, 26). 15. Se nos prohíbe adorar a los ángeles: Colosenses 2:18, “Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto”. Apocalipsis 19:9-10, “Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados... Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios”. Apocalipsis 22:8-9, “me postré para adorar los pies del ángel que me mostraba estas cosas. Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios”. El mejor libro que se ha escrito sobre el tema de los ángeles es “Angeles, mensajeros de Dios”, por Billy Graham.

LOS ÁNGELES CAÍDOS 1.Se mencionan dos clases de ángeles caídos: a. Los que no guardaron su estado original, dejaron su habitación y se hallan en prisión de oscuridad esperando su juicio. Judas 6 dice: “Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día”. II Pedro 2:4 afirma: "Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno…

LECTURA DEVOCIONAL TEXTO PARA MEMORIZAR LECTURAS DIARIAS:

: I Corintios 12:12-27 : Efesios 4:11

LUNES : Juan 20:19-23, 30-31. MARTES : Juan 21:15-19. MIÉRCOLES : Mateo 28:16-20. JUEVES : Hechos 1:12-26. VIERNES : Lucas 24:50-53. SÁBADO : Hechos 1:15-26. DOMINGO : I Timoteo 6:13-16.

PROPÓSITO Presentar las características de los miembros del cuerpo de Cristo: la Iglesia, y las características de las sectas.

I. LOS REDIMIDOS SOMOS MIEMBROS DEL CUERPO DE CRISTO 1. MUCHOS MIEMBROS, UN SOLO CUERPO I Corintios 12:20, 27, “Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo... Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular”. I Corintios 10:17, "... nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo”. Efesios 1:22, 23, “la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo”.

2. EN LA IGLESIA SE UNEN JUDÍOS Y GENTILES

Efesios 3:6, “... los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo”. 3. Los miembros se sirven unos a otros mientras crecen: Efesios 4:16 “siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor

4. EL ESPOSO Y LA ESPOSA, UN TIPO DE CRISTO Y SU IGLESIA Efesios 5:23-27, “porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificaría, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha”.

5. LA CABEZA GOBIERNA EL CUERPO Colosenses 1:18, “... y Él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia El cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, está compuesto por todos aquellos que Él ha redimido, en todo lugar y en todas los tiempos, por su sangre derramada al morir en la cruz. Sólo Dios en su soberanía, justicia, amor y misericordia infinitos, sabe exactamente quiénes son todos los miembros de su cuerpo, la Iglesia. Nosotros, por seguridad y para fines prácticos, consideramos partes del cuerpo de Cristo, hermanos con quienes tener comunión, mutua edificación y cooperación en esfuerzos en favor de la Iglesia y del mundo, a todas aquellas denominaciones e individuos que aceptan y confiesan adhesión a los elementos esenciales de la fe cristiana. Antes de proseguir, es conveniente recordar de nuevo el sabio consejo de San Agustín: “En lo esencial, unidad; en lo no esencial, libertad; y en todas las cosas, caridad”.

II. LOS ELEMENTOS ESENCIALES DE LA DOCTRINA Son básicos e indispensables para que cualquier individuo, grupo, ministerio y denominación sea considerado ortodoxo, es decir, apegado a la sana doctrina bíblica. a. La Biblia es la única fuente de autoridad para fundamentar todo lo que creemos sobre el concepto de Dios, la vida espiritual y la salvación. II Timoteo 3:16, “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia”.

b. Dios es uno solo, revelado en las tres divinas personas de la Trinidad: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Deuteronomio 6:4 dice: “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es”. I Juan 5:7, “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno”. c. Jesucristo es el mismo Dios eterno y a la vez hombre perfecto. Col. 2:9, “Porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la deidad”. Gálatas 4:4, “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley”. d. Por su caída en el pecado y su depravación, el hombre está condenado al castigo eterno. Romanos 3: 23, “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”. Mateo 23:33, “¡... generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?” e. Sólo Cristo salva a través de la fe en su sangre redentora derramada al morir en la Cruz como propiciación por nuestros pecados. Romanos 3:24, 25, “... siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre”. Hechos 4:12, “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre dado a los hombres, en que podamos ser salvos”. f. Somos salvos solamente por la fe en ese sacrificio expiatorio suficiente, y no por las obras de la ley. Efesios 2:8, 9, “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”. g. El Espíritu Santo nos regenera, nos ilumina para entender la voluntad de Dios en Su Santa Palabra, y nos capacita para vivir la vida de santidad. Juan 14:26, “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho”. Juan 16:13, “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad”.

III. ALGUNAS POSICIONES DOCTRINALES Son también importantes, pero las diferentes denominaciones varían en cómo los creen, los siguientes elementos: la segunda venida de Jesucristo (premilenialistas, postmilenialistas, amilenialistas), y otros puntos escatológicos; el bautismo (en agua, sin

agua; inmersión, aspersión); la cena del Señor o santa cena; la predestinación y el libre albedrío; etc. Las diferencias denominacionales en estos puntos no deben ser motivo para alejarnos de los hermanos; esto da mal testimonio ante los no cristianos, estorba la realización de esfuerzos que requieren gran cooperación de los creyentes, e impide la bendición de Dios a su pueblo. Conviene recordar que, aunque debemos respetar los puntos de vista de las demás iglesias y denominaciones, es práctico evitar la mezcla de doctrinas dentro de una congregación o denominación, porque, si éstas son contradictorias causan interferencias en la práctica y conducta de los hermanos, y ponen en peligro su unidad.

IV. FORMAS DE LA IGLESIA En una tercera categoría se hallan asuntos como el gobierno de la iglesia, la forma de culto, la alabanza, las vestimentas litúrgicas, la realización de bodas, funerales, recepción de nuevos miembros, etc., las cuales debemos respetar también porque reflejan los diferentes trasfondos históricos y culturales de quienes las practican.

¿CÓMO RECONOCER A LOS HERMANOS DENTRO DEL CUERPO DE CRISTO? a. Un buen consejo antes de entrar en contacto con alguna iglesia, denominación, seminario, o ministerio, es conocer su Declaración de Fe. Esta nos indicará en un instante si coincidimos con ellos en los elementos esenciales. Una discrepancia en los elementos esenciales será suficiente para alertamos y llevar a cabo una investigación más profunda. b. Si se trata de un predicador, evangelista o maestro, antes de considerar sus enseñanzas, hay que conocer a qué iglesia, denominación, corriente teológica y movimiento pertenece; así como su testimonio personal, trayectoria, opinión de él en otras iglesias, etc. c. Asegurémonos también que la terminología usada tenga los mismos significados que los términos aceptados por las iglesias históricas fundamentalistas. Por ejemplo: salvación, expiación, castigo eterno, alma, espíritu, cuerpo, nuevo nacimiento, muerte, venida de Cristo, etc. d. Un buen elemento de juicio será preguntarla opinión de personas destacadas de otras denominaciones fundamentalistas y de larga trayectoria histórica; por ejemplo: presbiterianos, nazarenos, centroamericanos, metodistas, Asambleas de Dios, Emanuel, etc. e. En lo que toca a la literatura: libros, revistas, tratados, etc., conviene conocer qué casas de publicaciones son confiables.

CARACTERÍSTICAS DE LAS SECTAS DERIVADAS DEL CRISTIANISMO Las sectas o desviaciones del cristianismo bíblico ortodoxo, generalmente presentan varios de los siguientes rasgos: a. Un líder con gran don de mando, que centraliza el control, y la doctrina, y quien recibe las revelaciones exclusivas. En las sectas el liderazgo está férreamente centralizado en un líder que se arroga el derecho de dictar todos los cursos de acción, sobre la base de que él es el fundador, o que él ha recibido una revelación especial. Cuando este líder desaparece, la élite inmediatamente debajo de él, se disputa el poder y surgen nuevas sectas que generalmente ya estaban latentes. b. Revelaciones continuas y sucesivas. La revelación original siempre está siendo ampliada con nuevas revelaciones que recibe el líder. No pocas veces éstas resultan contradiciendo anteriores revelaciones. c. Un Jesús diferente. El Jesús de las sectas falsas es diferente del Jesús que se describe en la Biblia. Se niega su divinidad, su humanidad. Se afirma que no completó su obra con su primera venida, o se le presenta como siendo manipulado por la “fe” del hombre. Se hace la diferencia entre el Jesús humano histórico, y el Cristo divino eterno, diciendo que son dos personas distintas, etc. d. Otras fuentes escritas de autoridad además de la Biblia.unque pretenden basarse en la Biblia, aparentando ser cristianas, las sectas se basan más en los escritos con las revelaciones particulares recibidas por sus líderes, que en las mismas Escrituras. e. Interpretaciones particulares de la Biblia. Las sectas pretenden tener una nueva interpretación de las Escrituras; una interpretación propia que se acopla a sus doctrinas particulares. f. Énfasis exagerado en el dinero. El dinero llega a ser uno de los temas centrales de las predicaciones y demandas a los seguidores. Este se invierte en edificios lujosos y atractivos que produzcan gran impresión para ganar más adeptos; o para un enriquecimiento exagerado del líder. g. Negación o alteración de las doctrinas fundamentales del cristianismo ortodoxo. Las enseñanzas básicas: la naturaleza de Dios, la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, la Biblia como única fuente de autoridad, la salvación mediante la sangre derramada al morir Jesús como expiación, la perfecta humanidad y deidad de Jesucristo, la santificación por la obra del Espíritu Santo, el infierno: castigo sin fin, la salvación por la fe y no por las obras, y otras más, son negadas o se enseñan distorsionadas sutil o abiertamente. Basta con que una de estas doctrinas básicas sea negada o alterada, para que los cristianos se pongan alerta e investiguen más a fondo. Puede tratarse de una secta.

h. Regulaciones no bíblicas acerca del sexo y la familia. En toda la Biblia las relaciones sexuales tienen como propósito primeramente la procreación de los hijos, y además, ser la expresión más íntima del amor entre los esposos. Las enseñanzas que imponen el celibato, que limitan las relaciones sexuales sólo para procrear, y relacionan el placer sexual con el pecado, están fuera del contexto bíblico. Asimismo, los grupos que sacan a los jóvenes del círculo familiar para establecer comunas manipuladas por los líderes. i. Prácticas que desequilibran la vida humana normal. Son dudosos los grupos que forman comunidades exclusivas, aisladas de las demás personas, esperando el fin del mundo bajo el control férreo de un líder. A veces son manipulados y están dispuestos a morir antes que traicionar a su líder. j. Establecimiento de fechas exactas para la segunda venida de Jesucristo y otras falsas profecías. Mateo 24:36, “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino salvo mi Padre”. Por lo tanto quedan desautorizadas todos aquellas sectas que han puesto sucesivas fechas para el retorno de Cristo. k. Terminología con significados propios. Cuando las sectas hablan de salvación, Dios, nuevo nacimiento, expiación, castigo eterno, muerte, etc., generalmente usan estos términos con significados diferentes de los que tienen para los cristianos evangélicos, de acuerdo con la Biblia. l. Aislamiento de las demás denominaciones cristianas con la pretensión de ser los poseedores exclusivos de la verdad. Un grupo que se cree ser el único con la verdadera revelación para salvarse, que proclama ser la única iglesia, y que condena a las demás, generalmente es falso. Las diversas denominaciones de la Iglesia Universal de Jesucristo, compuesta por todos los redimidos por su sacrificio en la cruz, reconocen como hermanas a las iglesias que coinciden en las doctrinas básicas: salvación solamente por la fe en el sacrificio de Jesucristo y no por las obras; la Biblia es la Palabra de Dios y la única fuente de doctrina; fe en el Dios Trino: tres divinas personas que son un solo Dios.

LECTURA DEVOCIONAL TEXTO PARA MEMORIZAR

: Filipenses 2:1-11; 3:7-14. : Colosenses 2:8.

LECTURAS DIARIAS LUNES : Filipenses 3:7-14. MARTES : I Samuel 13:5-14. MIÉRCOLES : Hechos 26:12-19. JUEVES : I Samuel 14:6-12. VIERNES : I Samuel 14:16-23. SÁBADO : I Samuel 14:36-46. DOMINGO : I Reyes 6:1-10.

PROPÓSITO Conocer las principales enseñanzas de los católicos, los testigos de Jehová, los mormones y los moonies, (munis).

LA IGLESIA CATOLICA ROMANA La Iglesia Católica Romana pretende ser la heredera del evangelio apostólico original y que las otras grandes ramas del cristianismo se desprendieron de ella. La iglesia católica romana es el producto de la influencia del paganismo que se introdujo en ella, principalmente durante la Edad Media. Ahogó todas las expresiones del verdadero cristianismo que quisieron corregirla, por medio de la implacable persecución de su Tribunal del Santo Oficio o Inquisición. Las siguientes son algunas doctrinas que la Iglesia Católica Romana trata de basar en la Biblia, interpretando a su modo algunos pasajes. 1. El papado. El Papa pretende ser la cabeza temporal de la iglesia visible; se le llama el Vicario de Cristo, y es objeto de honores extremos, de una vida exageradamente lujosa y se le considera infalible cuando emite sus enseñanzas. 2. La jerarquía eclesiástica. Existe una estricta jerarquía en el gobierno que ha quitado libertad y espontaneidad al movimiento a los fieles y a la iglesia: curas párrocos, obispos, arzobispos, cardenales y Papa. 3. La Inquisición o Tribunal del Santo Oficio. Tribunal creado para vigilar estrictamente la conducta de los fieles. Podía amonestar, procesar, torturar y hasta

ejecutar a quienes se desviaban de la fe. Aunque la oficina aún existe, ya se han abandonado los tristemente famosos métodos del pasado. 4. La venta de indulgencias. La venta de perdones para reducirse años de sufrimiento en el purgatorio, alcanzó su punto máximo durante la primera mitad del siglo XVI, cuando fue denunciado por Lutero y otros reformadores. Aún hoy, se pagan muchas misas para sacar a las personas del purgatorio. 5. El celibato de los sacerdotes. Desde el Concilio de Cartago, en 251 d.C., se propuso que los que deseaban ser sacerdotes permanecieran célibes (sin casarse). En 1074, un decreto del Papa Gregorio VII estableció definitivamente el celibato como una condición obligatoria para el sacerdocio. 6. El culto a María. Aunque se enseña la salvación por medio de Cristo, los católicos proclaman: “A Jesús por María”, es decir, que ella es la intermediaria. A María se le llama Madre de Dios y Reina del Cielo. 7. La salvación por las obras. Además de la fe, también las buenas obras contribuyen a la salvación del creyente. 8. Los sacramentos: bautismo, confirmación, confesión, comunión, penitencia, matrimonio o estado sacerdotal, y extrema unción. Desde el nacimiento hasta la muerte, el católico debe recibir medios de gracia, o sacramentos, para asegurarse su salvación. 9. Los santos son también mediadores. Las peticiones son presentadas a través de diversos santos, creyendo que éstos sirven como intermediarios. 10. El purgatorio y el limbo. El purgatorio es un estado intermedio entre el infierno y el cielo. Todos deben pasar un tiempo en el purgatorio para pagar por sus pecados. Del purgatorio puede salirse mediante las rogativas de quienes aún están vivos. El limbo es el lugar al que van los niños no bautizados, no es un lugar de condenación, pero tampoco es el cielo. 11. La tradición oral. Además de la Biblia (en la que se incluyen los libros apócrifos) se acepta la autoridad de la tradición oral, trasmitida a través de los siglos por los hombres santos. Los libros apócrifos son: Tobías, Baruch, Eclesiástico, Judit, Sabiduría, I y II Macabeos. 12. Veneración de reliquias. Supuestos restos de los clavos y de la madera de la cruz de Cristo, así como huesos, sangre, ropa, mantos y otros objetos relacionados con los santos del pasado, son venerados y vistos como operadores de milagros. 13. Veneración de las imágenes. Aunque en parte se usan con fines didácticos: enseñar e ilustrar historias para inspiración de los santos, se ha alentado la idea de que pueden efectuar milagros. Abundan las imágenes a las que se les atribuyen tales prodigios. 14. Transubstanciación. La creencia de que en el momento de celebrar la Santa Cena, llamada también eucaristía o comunión, el vino se transforma literalmente en sangre de Cristo y el pan se convierte literalmente en cuerpo de Cristo.

El catolicismo que se practica en buena parte de la población indígena de Guatemala, es en realidad un sincretismo o mezcla de elementos católicos con las religiones paganas prehispánicas. Muchas cofradías aún practican rituales de la antigua religión maya, organizados alrededor de un santo patrono de la Iglesia de Roma.

LOS TESTIGOS DE JEHOVA Los Testigos de Jehová (llamados también ruselistas) creen en lo siguiente: 1. Creen en la Biblia, pero a través de las interpretaciones de su fundador Charles Taze Russell. 2. Creen que la doctrina de la Trinidad es falsa. 3. Creen que el Espíritu Santo no es una persona divina, y por ello cuando se refieren a Él lo escriben con minúscula. 4. Que Jesús, el Verbo o Logos, es un dios", un poderoso dios, que fue creado y que se hizo humano como el hombre Jesús, pero que no es el mismo Jehová, el Dios eterno. 5. Que el hombre Cristo Jesús resucitó como una criatura espiritual y no con un cuerpo físico. 6. Que el infierno, como un tormento de fuego, donde los pecadores permanecen después de la muerte hasta la resurrección, no existe; que ésta es una doctrina no bíblica; y que el infierno es la tumba común de la humanidad, un lugar de descanso en la esperanza, donde los que mueren duermen y esperan inconscientes hasta que Dios los resucite. 7. Que la muerte segunda, el lago de fuego, no dura para siempre, sino que es la aniquilación total de los que sean echados en él. 8. Que Jesucristo ya regresó a la tierra en 1914, no físicamente, sino invisible como el Logos; quien ya ha expulsado a satanás del cielo y está procediendo a derrocar la organización de éste para establecer el Reino Milenial Teocrático.

LA IGLESIA DE LOS SANTOS DE LOS ULTIMOS DÍAS O IGLESIA DE LOS MORMONES La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, conocidos también como “mormones”, fue fundada en Estados Unidos por José Smith, en el año 1630. El pretendía haber tenido varias visiones, en las que un ángel llamado Moroni le encomendó una misión. Le dijo dónde había un libro, escrito en planchas de oro, que relataba la historia de los antiguos habitantes de América que, según los mormones, son descendientes de las diez tribus perdidas de Israel. Se le encomendó traducir el libro y restaurar la verdadera iglesia, y el verdadero evangelio, el cual no se predicaba desde que terminó la era apostólica.

Fuera de “la iglesia restaurada de Jesucristo”, no hay salvación posible, ya que todas las demás están equivocadas. Ya que no confiaba en las traducciones de la Biblia, José Smith llevó a cabo una revisión de la Biblia, adaptándola a sus creencias. En su libro “Doctrinas y convenios” se recopilan unas 136 revelaciones que él tuvo, en las que basa sus doctrinas.

LOS MORMONES CREEN EN LO SIGUIENTE: 1. Que la Biblia es la regla de fe, siempre que ésta correctamente traducida. Son reglas de fe también “El Libro de Mormón”, “Doctrinas y Convenios” y “La Perla de Gran Precio”. 2. Que los vivos pueden bautizarse en favor de los muertos para que éstos puedan ser salvos. 3. Que Dios el Padre tiene forma humana física, (por tanto, no es omnipresente). Enseñan que Dios Padre fue una vez un ser humano mortal que pasó por una escuela en la tierra similar a aquella por la nosotros estamos pasando. Así cada hombre puede llegar a ser como es Dios. 4. Que la expiación de Jesucristo no basta para limpiar todos los pecados. Algunos deben ser expiados por la misma persona, mediante la obediencia a las leyes y enseñanza de su iglesia. 5. Que Lucifer es el espíritu hermano de Jesús. Y es la segunda criatura nacida de Dios, después de Jesús. 6. Que no hay salvación si no se acepta que José Smilth es el profeta que restauró el verdadero cristianismo, al fundar la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días.

LA IGLESIA DE LA UNIFICACION "LOS MOONIES" (MUNIS) EL fundador de la Iglesia de la Unificación, es el coreano Sun Myung Moon, por lo cual se les ha denominado "moonies” a sus seguidores. Moon afirma que Jesús mismo se le apareció, para encomendarle continuar la obra que Él no pudo terminar. Su movimiento aumentó en número cuando él se trasladó a los Estados Unidos de América en los años setenta. Sun Myung Moon pretende que él es el Mesías comisionado para dar solución a los grandes problemas de nuestro tiempo. Las nuevas revelaciones que Moon ha recibido se recopilan en su libro “El Principio Divino”, el cual, según él, ha superado a la Biblia, porque ésta ya tuvo su época y ya cumplió su tarea.

LOS MOONIES CREEN: 1. En la dualidad en todos los aspectos del mundo y la vida: Dios Padre y Dios Madre, hombre y mujer, luz y tinieblas, espíritu y carne, yin y yang, etc. Moon y su esposa son llamados padre y madre. 2. Que Jesús fracasó en su primera venida porque fue crucificado. En la cruz sólo alcanzó a obtener la salvación espiritual del hombre, pero no logró conseguir la salvación física. 3. Que Moon debe cumplir la tarea que Jesús dejó sin terminar: obtener la salvación física del hombre. 4. Que el cuerpo físico de Jesús fue invadido por satanás por medio de la cruz. 5. Que Jesús es un hombre en quien Dios se encarnó, pero no es Dios mismo. Los humanos pueden igualar y aun superar a Jesús.

VERSÍCULOS PARA LEER ANTIFONALMENTE AL FINAL DE LA CLASE “Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla” (Filipenses 2:5-11). “No teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo” (Filipenses 3:7-14). El apóstol Pablo es muy severo al referirse a los que enseñan falsas doctrinas. El dice: "Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de las mutiladores del cuerpo." (Filipenses 3:2)

LECTURA DEVOCIONAL TEXTO PARA MEMORIZAR LECTURAS DIARIAS LUNES : II Corintios 5:11-21. MARTES : Colosenses 1:15-23. MIÉRCOLES : Isaías 8. JUEVES : Salmo 146:13-21. VIERNES : Romanos 12:3-13. SÁBADO : I Pedro 2:1-10. DOMINGO : Isaías 55:1-13.

: Marcos 9:42-50. : II Juan 1:9

PROPÓSITO Conocer las principales doctrinas falsas de la Iglesia Universal de Dios, de la Nueva Era y del Universalismo.

IGLESIA UNIVERSAL DE DIOS La Iglesia Universal de Dios fue fundada por Herbert W. Armstrong en 1934 en Estados Unidos. Sus ideas han sido difundidas especialmente a través de su revista “La Pura Verdad”, su programa “El Mundo del Mañana” y su universidad “Ambassador College”. Como otros fundadores de sectas, Armstrong afirmaba que su misión era restaurar el verdadero evangelio, que no se proclamó por dieciocho siglos y medio, hasta que él fue escogido para hacerlo. Ninguna otra iglesia tiene la verdad sólo la suya. Esta tiene elementos del mormonismo y de los testigos de Jehová.

LOS SEGUIDORES DE ARMSTRONG CREEN: 1. Que la Deidad ahora sólo la componen el Padre y el Hijo, y que la trinidad es una doctrina pagana. Afirman que en el futuro Dios será más bien una familia de dioses, porque los hombres pueden llegar a ser dioses. 2. Que el Espíritu Santo no es una persona, sino el poder y la mente de Dios Padre, como si fuera una energía. 3. Que la salvación es un proceso de desarrollo, que el hombre se está preparándose para llegar a ser un dios en la resurrección.

4. En la salvación por las obras; que el bautismo en agua y el guardar el sábado son indispensables para la salvación. 5. Que el fuego del infierno no es eterno, que un día se apagará; que los perdidos no sufrirán por siempre, sino serán aniquilados. 6. En el anglo-israelismo, o sea la doctrina que afirma que los pueblos anglosajones e Irlanda son descendientes de las diez tribus perdidas de Israel. Según la revista “Carisma” de julio 1,997, desde su fundación en 1934, de la Iglesia Universal de Dios se han derivado casi 120 sectas. Una de ellas es la Iglesia de Dios Unida, que difunde sus ideas a través de la revista “Buenas Nuevas”.

LA NUEVA ERA La Nueva Era es un neopaganismo, o resurgimiento de todas las religiones paganas, cuyo fin es reactivar por todos los medios, la antigua mentira con que Satanás engañó a Eva en el Edén, Génesis 3:4,5, “No moriréis... serán abiertos vuestros ojos... seréis como Diosa”. Así, la Nueva Era abarca las creencias de las antiguas religiones de Babilonia, Persia, India, Canaán, Grecia, Roma, China, las Galias, Escandinavia, de las civilizaciones americanas prehispánicas, etc. Asimismo se presenta a través de diversas formas distorsionadas del cristianismo, por medio de muchas sectas sólidamente institucionalizadas. La Nueva Era es un descarado satanismo recubierto por un barniz de intelectualismo, atractivo y brillo, para darle respetabilidad y hacerlo más deleitable al paladar de las gentes en búsqueda de respuestas a sus necesidades espirituales. Este movimiento se sirve de diversidad de técnicas, medios, y metodologías, y penetra a través de casi cada actividad de la vida humana: sistema educativo, diversiones y entretenimiento, comunicaciones, literatura, religión, música, arte, medicina, psicología, parapsicología, ambientalismo, celebraciones, modas, folklore, tendencias al globalismo, legislación, movimientos políticos y sociales de reivindicación, cursos de motivación, afición a los ovnis y los extraterrestres, artes marciales, simbología, astrología y adivinación, etc.

PRINCIPALES CREENCIAS DE LOS NUEVAERISTAS (O AQUARIANOS): 1. Hay que crear un mundo nuevo: un Nuevo Orden Mundial. 2. Dios es impersonal, cósmico, compuesto por todas las fuerzas de la energía. 3. Todo es Uno: el hombre es uno con la naturaleza, la tierra, con el universo y con Dios (monismo). 4. Dios es todo y todo es Dios (panteísmo). 5. Cada hombre debe adquirir una nueva consciencia de que él mismo es Dios. 6. Todas las religiones deben unirse en una sola.

7. Pronto aparecerá un nuevo Cristo: a través de una nueva reencarnación, o manifestado en todos (pero no es el Jesucristo histórico que se nos presenta en la Biblia). Cualquier enseñanza que abierta o veladamente insinúe que el hombre es un dios, o Dios mismo, pertenece al Movimiento de la Nueva Era. Uno de los medios de penetración de la Nueva Era han sido las numerosas sectas del hinduismo: diferentes escuelas de Yoga, Hare Krishna, Meditación Trascendental, Teosofía, etc., y sectas del cristianismo influidas por el gnosticismo, como Unidad (Unity School of Christianity), Ciencia Cristiana.

EL UNIVERSALISMO El universalismo es una corriente teológica que enseña la salvación universal. Afirma que todos los hombres, ángeles, demonios, aun satanás mismo, serán finalmente salvos. Esta falsa enseñanza hace que la muerte de Cristo sea una farsa, y niega muchas de sus propias enseñanzas, como por ejemplo Marcos 9:43-48; Lucas 16:22-31; también niega la enseñanza de las Escrituras en otras partes, como la doctrina del castigo eterno. Esta falsa doctrina ha sido enseñada casi desde los orígenes del cristianismo. Comenzó a difundirse en Alejandría con el nombre de “restauración” y continúa aun en nuestros días. El Universalismo enseña: 1. La creencia de que todo ser humano, aunque sea pecador practicante, no arrepentido, finalmente alcanzará la salvación en Jesucristo. Dios está obligado a salvar finalmente a todos, por lo que, ninguna persona será excluida finalmente de la redención de Dios. El perdón es universal por la muerte y resurrección de Jesús. 2. El pecado no tiene consecuencias eternas, ni será castigado; es temporal y correctivo. Esta enseñanza se basa en una falsa interpretación del amor de Dios y en algunos pasajes de la Biblia que hablan de la predestinación. 3. La preexistencia de las almas, las cuales serán salvas al separarse de la carne; todas las almas finalmente serán salvas al unirse con Dios. 4. Por naturaleza somos creados como ángeles e hijos de Dios (pequeños dioses), por lo que todos seremos felices finalmente. 5. Todo hombre es templo de Dios y se salva aun cuando no tenga clara consciencia de ello. 6. Jesucristo, por su encarnación, su muerte y resurrección en la historia humana, salva a todos los hombres, aun cuando éstos rechacen o ignoren temporalmente esta salvación. Para afirmar esto tuercen pasajes como II Corintios 5:14; Colosenses 1:1820.

7. La doctrina extrema de que Dios restaurará todo el orden creado incluyendo al mismo satanás, a un estado perfecto. La palabra “restauración” se utiliza para designar esta creencia. Por lo cual no existe la noción del castigo, ni la justicia de Dios, y que, aunque los malos sufran por un tiempo, saldrán purificados para el cielo. 8. El cristianismo no puede ser triunfalista ni exclusivista en su actitud hacia otras creencias. Las religiones, seudoreligiones y otras, son como cristianos anónimos. Por lo cual serán salvos. 9. El pecado ya fue quitado de todos los humanos por la muerte de Jesús; y es la carne la que actúa mal. Pero en la muerte el alma es liberada de ésta y se unirá a Dios. En el universalismo se pueden distinguir muchos elementos del gnosticismo. A quienes lo promueven puede aplicárseles el versículo: "¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido”, (Isaías 8:28).

LECTURA DEVOCIONAL TEXTO PARA MEMORIZAR

: I Juan 1:18-29. : II Juan 1:10-11.

LECTURAS DIARIAS LUNES : Juan 1;14; 20:27-29. MARTES : Salmo 115. MIÉRCOLES : Mateo 5:13-16. JUEVES : I Corintios 10:14-22. VIERNES : Mateo 14:13-21. SÁBADO : Mateo 14:22-28. DOMINGO : I Reyes 8:54-61.

PROPÓSITO Conocer las enseñanzas del Gnosticismo, de la Ciencia Cristiana, la Unidad (Unity) y del Movimiento de la Palabra de Fe.

EL GNOSTICISMO El gnosticismo en realidad es una mezcla de diversas religiones y filosofías paganas, que trata de explicar muchos problemas, en especial el origen del mundo material. Adoptó muchos elementos del cristianismo y así nacieron las llamadas sectas gnósticas

“cristianas”, que llegaron a contaminar considerablemente la verdadera fe cristiana, y amenazaron con desplazaría totalmente. Las sectas gnósticas “cristianas” eran una gran variedad de grupos cuyos fundadores pretendían tener una revelación especial, un conocimiento místico, o gnosis (conocimiento), reservado a quienes tenían un verdadero entendimiento, o clave secreta para la salvación. Cada secta tenía como base libros que les habían sido revelados a través de personajes relevantes para ellos. La principal de ellas fue la de Marción, hijo del obispo de Sinope en el Ponto. El conoció el cristianismo desde niño, pero despreciaba el judaísmo, el cristianismo y el mundo material. Por el año 144 d.C. ya contaba en Roma con muchos seguidores. El gnosticismo fue la más seria herejía que tuvo que enfrentar el cristianismo primitivo, durante el segundo y el tercer siglo. Era un movimiento vasto y amorfo, tanto dentro como fuera de la Iglesia. Su amenaza fue finalmente derrotada por los cristianos que conocían bien las Sagradas Escrituras.

LOS ATAQUES DEL GNOSTICISMO ESTIMULARON A LA IGLESIA A: a. Formular el llamado Credo Apostólico. b. A fijar el Canon del Nuevo Testamento, o lista de libros inspirados. c. A establecer reglas para la autoridad de la Iglesia. 1. El Credo o Símbolo de la fe tenía como fin probar quiénes eran verdaderos cristianos, por aceptarlo o rechazarlo. En el Credo Apostólico se enfatiza la humanidad de Jesucristo la cual era negada por los gnósticos. 2. Los obispos de entonces demostraron que su autoridad procedía de los mismos apóstoles que habían estado con Jesús, quienes habían recibido directamente sus enseñanzas. Al establecer su conexión con aquéllos, desautorizaban a los que decían tener revelaciones secretas y libros exclusivos. 3. Los libros que no fueron considerados como inspirados, fueron calificados como apócrifos. Aunque fue derrotado, el gnosticismo siempre permaneció vivo en minúsculos grupos; siendo reactivado en Norteamérica alrededor de 1850, por el gnóstico, metafísico y panteísta, Phineas Pakhurst Quimby (1802-1866), quien es el padre de varios movimientos que continúan difundiendo sus enseñanzas acerca de los poderes de la mente, “fe”, o pensamiento positivo. Los movimientos derivados por el gnosticismo y sus líderes son: 1. Mary Baker Eddy, y su “Ciencia Cristiana”. 2. Robert Schuller y su “Pensamiento de las Posibilidades”. 3. Ernest Holmes, y su Ciencia Religiosa o Ciencia de la Mente. 4. Julius Dresser y Warren Evans y su “Pensamiento Nuevo”.

5. Charles y Myrtle Fillmore y su “Escuela Unitaria del Cristianismo”. 6. Clement Stone y su “Actitud Mental Positiva”. 7. Norman Vincent Peale, el fundador moderno del Pensamiento Positivo. 8. Oral Roberts y sus principios de la “Semilla de Fe”. 9. Kenneth Hagin y Kenneth Copeland, y sus enseñanzas de la “la Palabra de Fe”. 10. Agnes Sanford y Ruth Stapleton Carter, y sus psicoterapias de la “Sanidad Interior o Sanidad del Alma”. 11. Paul Yonggi Cho, y su “Evangelio de la salud y la prosperidad”. 12. Charles Capps, Frederick Price, Marilyn Hickey, John Avanzini, Robert Tilton, etc. y su “Confesión Positiva”, o “lo que declaras recibes”.

LOS GNÓSTICOS CREEN QUE 1. El mundo material fue creado por uno de los más de trescientos eones, seres espirituales inferiores o emanaciones del Ser Supremo. Es, pues, un error del espíritu y no de origen divino. 2. El ser humano es realmente un espíritu eterno, que de algún modo quedó atrapado en un cuerpo. Esta prisión del espíritu que nos guía equivocadamente acerca de nuestra verdadera naturaleza, es mala. La meta del gnóstico es escapar del cuerpo y del mundo material, que es un obstáculo para la salvación del espíritu. 3. En este mundo hay todavía porciones de espíritu aprisionadas y deben ser liberadas por medio de la “gnosis” o conocimiento secreto. Para ello debe venir un mensajero con la gnosis, a despertarnos, a recordarnos quiénes somos y a darnos la inspiración necesaria para la salvación. Ese mensajero es Cristo. 4. El hombre es esencialmente un espíritu, que tiene un alma y habita en un cuerpo físico que se acabará al morir. 5. Por ser el cuerpo la prisión del espíritu, muchos gnósticos son ascetas, controlando estrictamente su cuerpo; o libertinos, dejando al cuerpo seguir sus deseos, pues al final se destruirá. 6. La materia es mala o, por lo menos, irreal; Cristo no tuvo un cuerpo como el nuestro. Él era una apariencia, un fantasma que parecía tener un cuerpo real, totalmente humano, pero no lo era. A esto la iglesia lo llamó docetismo. 7. Cristo no nació como un humano. Algunos gnósticos diferencian entre el Cristo celestial eterno y el Jesús terrenal histórico. Se afirma que Cristo entró en el cuerpo de Jesús en el bautismo y lo dejó en la cruz.

8. Hay una distinción entre el Padre de Jesús, quien es un Dios todo amor; y Jehová, el Dios del Antiguo Testamento, Creador del mundo, quien es severo y arbitrario.

EN LAS SECTAS GNÓSTICAS E IGLESIAS INFLUIDAS POR EL GNOSTICISMO SE ESCUCHAN ENSEÑANZAS Y PRÁCTICAS FALSAS COMO LAS SIGUIENTES: 1. Exagerada tortura del cuerpo físico: prohibición de la risa y el buen humor; relaciones sexuales estrictamente para tener hijos, y nunca para intimidad con el cónyuge como expresión de amor. 2. Al negar que Jesús tuvo cuerpo físico como el nuestro, hay renuencia a hablar del nacimiento de Jesús, a celebrar la Navidad, a hablar de sus padecimientos y su muerte expiatoria, y de su resurrección con un cuerpo físico glorioso. 3. La expiación no es el derramamiento literal de la sangre Jesús, como pago o propiciación por nuestros pecados, sino el llegar a ser conscientes de que nuestro espíritu es ya salvo. 4. La salvación del espíritu ocurrió en un remoto pasado; no es el hecho histórico de la muerte de Jesús bajo el gobierno de Poncio Pilato, por el año 29 d.C. 5. Un exagerado énfasis en que somos sólo espíritus; que tras el nuevo nacimiento el alma está aún en proceso de salvarse (entendiendo salvarse como paz y tranquilidad en el alma); y que el cuerpo físico será destruido, sin presentar la enseñanza de la resurrección. 6. Búsqueda de respuestas a: ¿Quiénes éramos? ¿Qué hemos llegado a ser? ¿Dónde estuvimos? ¿En qué lugar hemos sido puestos? ¿Hacia dónde nos apresuramos? ¿De qué hemos sido redimidos? ¿Qué es el nacimiento y el renacimiento? Buscan su identidad y su destino. 7. Muchas ideas en la corriente teológica llamada Universalismo proceden del gnosticismo. Mucho del gnosticismo puede refutarse con: Lucas 24:39-43; 24:46; I Juan 4:3; Colosenses 2:9. Juan 1:14; 20:27; 21:5:

LA CIENCIA CRISTIANA Esta secta fue fundada por Mary Baker Eddy en 1879. Lo irónico es que no es ni ciencia ni es cristiana. Su libro básico, respetado como autoridad más que la misma Biblia, se llama: “Ciencia Cristiana, con una clave para las Escrituras”. Hay fuerte evidencia de que ella derivó su sistema de las ideas de Phineas Pakhurst Quimby, un sanador “mesmerista”, es decir, que sanaba aplicando la hipnosis y el poder de la autosugestión para efectuar sus curaciones.

La Ciencia Cristiana niega la personalidad de Dios, la doctrina de la Trinidad y la deidad de Jesús. Enseña que el mal no existe, y por consiguiente, niega la necesidad de la salvación a través de la sangre de Cristo derramada en la cruz. El pecado es sólo imaginario, es “el error de la mente mortal”. Mary Baker Eddy define a Dios como “El gran Yo Soy, el Omnisciente, el que todo lo ve, que actúa en todo, que es totalmente sabio, totalmente amor, y eterno: Principio, Mente, Alma, Espíritu”. También se refiere a El como “Principio Divino, Vida, Verdad, Amor”. Aunque niega que la Ciencia Cristiana sea panteísta, ella identifica a Dios con toda la creación. De Jesús dice que es el hombre que presentó a Cristo. Jesús es el humano y Cristo la idea divina. Aquí hay una dualidad: dos personalidades, mientras que la Biblia afirma que Jesucristo es a la vez Dios y hombre perfecto. La Ciencia Cristiana cree en el magnetismo animal, o sea los pensamientos erróneos, que hacen que el hombre acepte la existencia del mal, el cual en realidad no existe. Creen que el magnetismo animal puede dañar y aun matar a las personas contra las cuales se dirige. Los malos espíritus expulsados por el Señor Jesús eran sólo “falsas creencias”. El Consolador dado por Cristo no es el Espíritu Santo, sino la “Ciencia Cristiana”. Todo esto, más otras falsas enseñanzas similares, se presentan como basadas en las Sagradas Escrituras. Esta secta, que ha contaminado sutilmente a las iglesias cristianas, ha tenido un resurgimiento recientemente y se difunde aun por Internet.

ESCUELA UNITARIA DEL CRISTIANISMO (UNIDAD) De todas las sectas gnósticas, tal vez la que más ha afectado a las iglesias cristianas evangélicas en nuestro tiempo ha sido la Unity School of Christianity (Escuela Unitaria del Cristianismo), conocida también como Unity (Unidad), fundada por Charles y Myrtle Fillmore. Esta secta tiene también elementos del hinduismo, como la creencia en la reencarnación. Unity juntamente con la Ciencia Cristiana, la Ciencia de la Mente, el Pensamiento Nuevo, y demás sectas gnósticas, han influido en el Movimiento de la Palabra de Fe, cuyas ideas y prácticas se han difundido extensamente, contaminando las iglesias cristianas. Entre sus enseñanzas falsas están: el pensamiento positivo, la visualización e incubación, la declaración positiva o confesión positiva, la sanidad interior o sanidad del alma, y el evangelio de la salud y la prosperidad.

EL MOVIMIENTO DE LA PALABRA DE FE Y SUS FALSAS ENSEÑANZAS EL PENSAMIENTO POSITIVO El famoso predicador David Wilkerson nos previene sobre los peligros de este “nuevo evangelio”:

“Hay un viento de maldad... soplando en la casa de Dios, engañando a multitudes del pueblo escogido de Dios... Es una imitación escritural del libro de Napoleón Hill, “Think and Grow Rich” (Piense y Enriquézcase). Este pervertido evangelio intenta hacer dioses de la gente. Les dice: “Tu destino está en el poder de tu mente. Todo lo que puedas concebir es tuyo. Pronúncialo para darle el ser. Créalo mediante una actitud mental positiva. El éxito, la felicidad, la perfecta salud son totalmente tuyos, si tan sólo empleas tu mente creativamente. Sepamos de una vez por todas: Dios no abdicará Su soberanía al poder de nuestras mentes, sea negativo o positivo. Debemos buscar sólo la mente de Cristo, y su mente no es materialista; no está centrada en el triunfo o en la riqueza. La mente de Cristo está centrada sólo en la gloria de Dios y en la obediencia a Su palabra. Ninguna otra enseñanza ignora tanto la Cruz y la corrupción de la mente humana. Deja a un lado la maldad de nuestra arruinada naturaleza adámica, y aparta la mirada del cristiano del evangelio de Cristo de redención eterna, y la centra en riquezas terrenas. Santos de Dios, ¡huid de esto...!” Muchos enseñan que cuando el creyente ejerce el pensamiento positivo, al cual llaman “fe”, él puede influir aun en las leyes divinas y forzar a Dios a actuar en su favor. Sus lemas son: “Menciónalo y reclámalo”, “Dilo y recíbelo”.

LA DECLARACION POSITIVA O CONFESION POSITIVA Esta enseñanza del Movimiento de la Palabra de Fe, afirma que la palabra tiene un poder creativo. Se pone gran énfasis en hablar, pronunciar en voz alta, en proferir, en emitir oral o verbalmente. Se dice que el hablar desata la bendición. Esta idea se apoya con versículos bíblicos mal interpretados y retorcidos. Las cosas no suceden porque pronunciemos ciertas palabras que tengan poder, sino cuando Dios responde a la oración según Su voluntad y su gracia, o interviene en las circunstancias de acuerdo con Su soberanía. Lo cierto es que en la vida del cristiano las cosas suceden cuando las pedimos a Dios con una sencilla oración de fe, y si es Su soberana voluntad el hacerlo. Los que enseñan la confesión positiva dicen: “Si usted habla palabras de fe, usted activa el lado positivo de la fuerza; si usted habla palabras de temor, usted activa el lado negativo de la fuerza. A esto se le llama hacer confesiones positivas o negativas. Esto es un dualismo, en el cual el lado positivo es igual al negativo, y el hombre activa a voluntad cualquiera de ellos. Se presenta a Dios como la fuerza positiva, como equivalente a la fuerza negativa; y lo subordina a los deseos y mandatos del hombre. Esta enseñanza rebaja a Dios, enaltece a satanás y hace del hombre un dios. ¡Paganismo puro! Copeland afirma: “Tú no tienes un dios en ti, tú eres uno”.

LA VISUALIZACION: Esta enseñanza dice que nuestra fantasía o imaginación intensiva puede influir en la realidad, cambiarla o incluso crearla. Consiste en desarrollar en la fantasía imágenes

intensivas o visiones que luego son dirigidas hacia la realidad que nos rodea: cosas, circunstancias o personas, ya sea para bendición o para maldición; para sanar o crear riquezas, o para llevar a otros enfermedad, pobreza o muerte. Con la visualización se trata también de imaginar prosperidad material, salud física, etc. Ya no es la voluntad y el poder de Dios, sino el poder humano quien obra. Así el hombre sutilmente juega a ser un dios, y entra en la tentación de la Nueva Era: “seréis como Dios”. Paul Yonggi Cho (quien recientemente cambió su nombre a David Cho), recomienda visualizar una idea, llenarse de ella, hasta el punto que él llama “incubar nuestro subconsciente”, a través de visiones o visualización (creación de imágenes en nuestra mente dirigidas hacia una meta específica), y sueños. Según él, nuestro subconsciente es nuestro espíritu y éste está conectado con la cuarta dimensión, el mundo espiritual. Ya que el mundo espiritual se halla constantemente dándole forma al mundo físico e influyendo en él, tenemos poder para transformar aquél y también el ámbito material. Es decir, que la realidad física puede ser alterada de acuerdo con los deseos visualizados. Por imaginar en nuestra mente subconsciente la que deseamos, de algún modo penetramos y manipulamos la cuarta dimensión o mundo espiritual para permitir a Dios que efectúe milagros para nosotros en la tercera dimensión, o mundo material. La verdad es que Dios no enseña en la Biblia que hay que alcanzar tal grado de consciencia, sino que confiemos en El y Su Palabra.

LA SANIDAD INTERIOR O SANIDAD DEL ALMA: Fue el psicoanalista Carl G. Jung quien más contribuyó para que las prácticas ocultistas de la visualización fueran difundidas bajo ropajes nuevos y supuestamente científicos. Primeramente la aplicaron psicólogos, después hombres de negocios y finalmente maestros cristianos. Se aplica tanto en psicoterapias como para alcanzar la autorrealización. Es un espiritismo disfrazado, que Jung introdujo como psicología, en la que los practicantes no juegan con espíritus, sino con los arquetipos o imágenes del inconsciente colectivo. Está suficientemente bien documentado que Carl Gustav Jung era un gnóstico, metafísico y panteísta, que experimentó con todo tipo de adivinación y espiritismo, y que consultaba a Filemón su espíritu guía. Morton Kelsey y Agnes Sanford, discípulos de Jung, introdujeron la visualización y sus psicoterapias en las iglesias evangélicas a través de libros, conferencias y seminarios. Ultimamente han contribuido también los libros de Paul Yonggi Cho: “La Cuarta Dimensión y visiones y sueños”. A la visualización se le llama “fe”, pero no es la fe bíblica, o sea confianza en Dios, sino una fuerza “cuatridimensional” que el hombre desarrolla mediante la imaginación dentro de sí para crear, influenciar o cambiar las cosas con ella. Otros, como Ruth Stapleton-Carter y Rita Bennett, recomiendan visualizar a Jesús, llevarlo a recorrer el pasado, a los momentos cuando se causaron traumas psíquicos, para alcanzar la sanidad interior o sanidad del alma. Se visualiza a Jesús estando

presente mientras la escena traumática es corregida e imaginada en forma positiva y siendo bendecida, creyendo que así se cura en el presente. Lo cierto es que no podemos modificar el pasado, reactuándolo con imágenes positivas, pero si podemos pedir a Dios que sane las heridas en el corazón y que nos ayude a perdonar. La imaginación guiada es cuando un terapeuta conduce a las personas en el proceso de visualización.

EL EVANGELIO DE LA SALUD Y LA PROSPERIDAD: “El evangelio de la salud y la prosperidad” enseña que la mente humana y la lengua contienen poder. Cuando una persona habla expresando su fe en supuestas leyes divinas, sus pensamientos positivos y expresión verbal positiva (tales como: “Estoy sanado de mi cáncer pulmonar”), se supone que esto produce una fuerza divina que sanará, producirá riqueza, e influenciará su ambiente. De acuerdo con los maestros de la salud y la prosperidad, Dios automáticamente responderá y cumplirá lo que hemos mandado cuando confesamos positivamente nuestras necesidades y deseos. La parte no bíblica de esta enseñanza es que Dios está obligado a hacer lo que nosotros decidimos. Nosotros estamos al mando, no Dios. Charles Capps y otros de los maestros de la “fe” declaran: “Las palabras son la cosa más poderosa en el universo”.

LOS PUNTOS PRINCIPALES DE ESTA CREENCIA SON: 1. La sanidad divina fue obtenida para todos los creyentes por la muerte de Cristo. Si una persona no se sana se debe a su fe insuficiente para recibirla. 2. Es el deseo de Dios que todos los creyentes prosperen financiera, física y espiritualmente. 3. El creyente debe reclamar su salud y su prosperidad. Puede obtenerlas inmediatamente, creyendo que ya las tiene por confesarlo positivamente, aunque las apariencias externas le digan lo contrario. La información de los sentidos debe ser rechazada, el debe vivir por fe y creer que ya las tiene, pues el pensamiento negativo es una fuerza destructiva. 4. El creyente debe experimentar el bautismo en el Espíritu Santo, que se evidencia generalmente por hablar en lenguas. 5. Muchos maestros de la salud y la prosperidad afirman recibir la guía de los ángeles, a los cuales les piden ayuda. Este evangelio puede identificarse fácilmente en el tema de muchos predicadores modernos: un sobreénfasis en la sanidad del cuerpo, sin hacer alusión a si es la voluntad de Dios o no; y un exagerado énfasis en el dinero y en las ofrendas. Muchos televangelistas han protagonizado escándalos por su vida de lujos y problemas financieros, usando el dinero que sinceros donantes aportan sacrificialmente para la obra de Dios.

Gloria Copeland dice: "Usted da un dólar por amor al evangelio, y ya le pertecen a usted 100; usted da 10 dólares y a cambio recibe 1000 de regalo; usted da 1000 dólares y a cambio recibe 100,000. Done usted un avión, y recibirá cien veces más el valor de ese avión. Regale usted un coche, y obtendrá tantos coches que durante toda su vida no necesitará más. Abreviado. ¡Marcos 10:30 es un buen negocio!” Wolfgang Bühne dice: "Llama la atención el hecho de que allí donde tanto se predica sobre la plenitud del Espíritu, señales y prodigios, la visualización y el poder de la fe -salvo contadas excepciones- se inste tan masivamente a la gente a dar donativos”.

UNA DECLARACION NECESARIA

El hecho de que denunciemos las enseñanzas falsas del Pensamiento Positivo (declaración o confesión positiva, visualización, evangelio de la salud y la prosperidad, sanidad del alma, etc.), no quiere decir que los cristianos no seamos positivos. Los cristianos debemos ejercer la fe, emprender grandes cosas para Dos, vivir felices testificando de la provisión divina, ser mejores cada día por el estudio de las Escrituras, por la llenura del Espíritu Santo, por la esperanza del retorno de Cristo, por la fe en la resurrección y el Reino Milenial, y por mil razones más. Debemos ser optimistas confiando en las muchas promesas de Dios en Su Palabra, depender del Señor y de Su voluntad, pero sin creer que es el poder de nuestra mente, y el poder de nuestras palabras expresadas verbalmente, lo que puede cambiar nuestra realidad material y espiritual. Lo que recibimos de Dios es porque Él “Cumplirá el deseo de los que le temen”, (Salmo 145:19; y porque hará realidad su promesa: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”, (Mateo 6:33), pero nunca porque pensemos intensamente en lo que deseamos, ni porque lo expresemos oralmente. No hay tal poder en nuestra mente y nuestras palabras. Lo que recibimos viene de la gracia, del amor y de la provisión de Dios. Repetimos la advertencia de David Wilkerson: “Santos ¡huid de esto!”. ______________________________________________________________________ Para un mayor detalle del origen de todas estas doctrinas raras, recomendamos leer los siguientes libros: 1. “La Seducción del Cristianismo", por Dave Hunt; 2. “Explosión Carismática”, por Wolfgang Bühne;

3. “Cristianismo en Crisis” por Hank Hanegraaff; 4. “Cult Watch”, por John Ankerberg y John Weldon. (También aconsejamos “Cuidado con la apostasía”, una recopilación de los libros anteriores y de otros artículos, disponible en el Seminario Teológico Amigos “Berea”, en Chiquimula). Entre los principales propugnadores del Movimiento de la Palabra de Fe están los siguientes autores, maestros y predicadores: Essek William Kenyon, Kenneth Hagin, Kenneth Copeland, Gloria Copeland, Marilyn Hickey, Robert Tilton, Charles Capps, John Avanzini, Jerry Savelle, Benny Hinn, Paul Yonggi Cho, Paul y Jan Crouch, Morris Cerullo, Frederick K. C. Price. Además, se alerta sobre la literatura y seminarios sobre el Movimiento de la Sanidad Interior, llamada también sanidad de los recuerdos, o sanidad del alma, que se basa en las ideas de Morton Kelsey, Carl G. Jung, Agnes Sanford, John y Paula Sandford, Rita Bennett, Ruth Stapleton-Carter y Craig Hill. ¡Cuidado con sus libros, programas por radio y televisión y seminarios, y con otros personajes que los citen como sus maestros mentores!

FIN

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->