Está en la página 1de 12
eELNUEVO MOVIMIENTO CAMPESINO MEXICANO Fundacion Hobo Casto Matinee A.C era No, 3 Col Del Caren Coyerin Profs, Mera TereesJuirez de Caio TWulo igna EL NUEVO MOVIMIENTO CAMPESINO MEXICANO Compiacén: Rosario Gabe Ana Luisa Goncélez Femncee Cuidado de neon: Marna Vilgimes Moreno Diet gia: Artane Camera ABucone Grabadbs:Aljane Alvarado Carene “Tntv Tera sures de Catto / Fundacion Hobero Caio Marinas A.C. ISN 968-5326. Primera eden: ao de 2004 Ninguna pars ce ste bre puede tor roproducd,simaconed © trast. go ringins foram por ningun main, Soa Secco lo: lus, quimio, meni, epee, magneto, de grabasion oft. a ena auorzactén preva por eso done pops ole Eerechoe de autor Ee besieiateee Impreso on Mexeo, Printed Miso Indice Prasentacion ‘Antecedrres.Lacrisis del campo en México La stuacion de a agroutura y as esiategias scondimicas de la poblacsn rural aston Append. 19 De tsticas rewuetas ‘Armando Barta. 19 asia una tora de la pobreza campesina le Batik. a 1 cameo no aguanta més: cinco meses do ‘mouiizacin campesina Vielor Quinte. iananen Mesa ? Las jermadas deirviorna La rupelén de! moviiento campesino VietorSusrez Carrera vee Y eloampo no aguanté més... Alguros datos sobre contexte de las ornadas de invemo. Ptareo Elio area Jimena, - 91 El Acuerdo Nacional Para El Carnoo: Un debate abit Blanca Rubio, 99 (Comentarios y regu. Sinema EA) Wesa2 Pate aleriar el Acuards Nacional para el Campo DDemandasy negociaciones del Acuerdo Femando Gets Calejas campo arrle dela sociedad rural ya soberana almentars, ‘Neto Montoya Martin dl Campo. ‘Un stazo al movimierto campesine desde fuer, isabel Cruz Heménds. Comentarios ypreauntas. Mesa'3 Paaneardo elute Presencia dela mujer ural Seairia Canabal Grin, Enbarbecho, Prspectivas del nevo movimiento campesine mexican Amando Barta, El campo ro aquanta més, Alberto Gtmez Flores. Comentarios ypreguntas. 107 199 201 Presentacion Ennoviembre del 2002 doce orgarizaciones campesinas lan zan seis propuestas pata la salvacién y rovalorizacién de! fampo mexicano al gito de 7! campo no aguanta mast Fue un llamado urgente desde los cuatro puntos cardinales de nuestro pais ante Ia devastacién que padeotan los milo nes de campesinos. Al dasporiar el 2003, el 1° de enero, la toma del puesto fronterizo de Ciuxiadudroz anuncia el avan: te lento pero imparable, del cambio de relacién quo los ca pesinos exigen con el resto dela sociedad, COrganizaciones campesinas do diversos origenes, distntas trayectotias y geografias distantes so suman al grit. En paces dias la movilzacién s@ muiipica. En menos de un mes a Ciudad de México es escorario dela llagada de cier tos de contingentes campesinos, de organizaciones inde Pencientesy oficiales, que hacon suyo el lamado del mo- vimiento El Campo no Aguanta Ma, al que se suman sindi- cats y sociedad civil, Came resultado de esta movilizacin, Yymuy a pesar del goblemo, en abril se instalan las mesas de Gialogo que, desde el 1° de enero, en al manifesto de Giu- ‘dad Juérez, demandan la organizacionos para redefniruna nueva relacién Estado-campesinos. Antecedents Lc do campo mexicano Estos prozesos también tuvioran efectos diferenciales co: bre cistintos grupos y para hombres y mujares, En términos {generals on los estatos mas privilagiadcs de los carpe: sinos cabia la posbilidad de establecer actividades por cue tapropia como pequerios negones,talleres, tienda locales ‘© macias de transporte, También tendrian mejores oportu- nidades on los mereados do trabajo, scbro todo dobido ue los jos e hjas habian logrado nivetes de educacion mejores que los padres. igualmente eran los que podlan tener capacidad de solventar los gastos que implicaba la mmigracion a EEUU, Para os grupos més pobres, el trabajo asalariado sagula stendo Ia opcién mds disponible, como Jomaleros o peones, o actividades por cuenta propia en si- tuaciones precarias, comola venta ambulante, etc. Pero esto rho necesariamenta signilos mejores ingress a pari dal trabajo, ya que los salarios minimos cisminuyeron en térmi ros reales en un G0% entre 1980. 2000. Ademas, para este grupo, hbo otra consecuencia trascendental para el future de su modo de vida: se habla cancelado la opcién de la tierra y la agrieultura como oncién viable de sustano y base de sus activiades ecandmicas De rusticas revueltas Armando Bartra Invierno caliente Cuando menos lo esperdibamos nos echaron montén. Les daban por muertos, pero el timo viemes de enero los rst 08 60 sallaron las trancas y en niimero de cien mil tomaron ‘elcentro dea capital Venian de todos ios rurnbos: desde el ‘sur profundo del vos y al Comiteco, hasta el norte en ilo dol usted y a Sotol, pasando por of tutoo pulquoro del alpiano, En la marcha se eniveveraten la queda sutieza maya, a alzada prestancia zapoteca y el sobrado cosmopoliismo néhuall, con la ruda franqueza hispano-ctichimeca de los hombres del norte y el bullanguero desparpaio africano de los costofos. La fasta campirana de enero documonté la procigiosa dversidad fsonémica,lingistica e indumentaria| delos lbrievos, al tiempe que testironiaba su célera unin me. Fue la arada protesta del mundo rural, primer dari ‘cado el Tratado de Libre Comercio de Amarica dal Norte (TLCAN) y vieima propiciatoria do nuestro presunto ingroso al primer mundo, Avacodertes. La ee da amp maicaro La mayoria habia viajado varios dias dosdo su ranchoria 0 para: cientos 0 miles de kilémetras en ruta para trotar por Cinco horas al gto de "iE7 campo no aguanta mas!” Y en verdad el agro toed fondo: murmuran las mazorcas dal mai- al, onspira la erizada nopalera, las huestas remontadas 6¢ ‘amotinan. So secé la paciancia de la patia profunda. Enos ulimos dos afias areciaron las muestas de hartazgo rural: protestas de maiceros y tijleros golpeados por la entrada de granos estadounidenses a precios de dumping, de caters anes lo katils cel anicarno pagan ‘materia prima alegando quo el dulce no tiene precio poraue Esiados Unidos no compra a promi y pola compete ‘oa de la fructuosa elaborada con malz amarilo de importa: 16n, de pineros arruinados por la entrada al pais de fruta en lata mais barata quo la frosca, do cafetaleros vocabajeados por las infmas cotizaciones del aromatico en la bolsa de Nueva York, Peroa fines dal 2002 tres chispas sincronizadas incenciaron la pradera: el primero de enero del aio siguen: te se desgravarian casi todas las importaciones agroa. limontarias de los paises del TLOAN, al tiempo que Estados Unidos promulgaba una nueva Ley Agricola que incramen taba en alrededor de 80% sus subsidos al campo y e pres dente Fox mandaba al legisativo para su aprobacicn un pe- ssupuesto agropecuarie 2003 menor en 7%, en términos rea les, al de 2002. ¥ anto la triple amonaza, los que iban cada uién para su santo se percataron de que desbalagados marchaban al despefiadero y optaron por hermanarse en tama a una platatorma comiin: Seis propuestas para la sal- vvacisn y revalorizacion cel campo mexicano, cuyo corezén 8 la moratoria al capitulo agropecuario del TLCAN y una ‘nueva poltica rural, pro también demanda més presupues- taal campo, adecuado financiamiento, seguridad e inocuidad alimentarias y reconocimienta de ics derectas da los pus- los incios, 2 1 Nueve Mounionto Gampesino Mesearo Do arranque se suman doce agrupaciones, entre coordina sdoras nacionaies mulirartisas, arganizaciones regionals convergencias sectorialos de catetaleros, cerealeros, sili- Eultoresy organismes de crédito popular. E! dos de ccior bre, bajo. lema El campo ne aguanta mas, inician moviiza- tions las que £2 incorporan de inmediato otras dos orga mizaciones, ete sls una de deudores lamada £ Barzon, Ese mismo dia se realiza un mitn yal siguiente tres milcam- pesinos exponen sus propuestas en el Palacio Legislativo, ‘donde dejan un simbolico corral con veinte vacas, De ahi ee fencaminan a la Embajaca de los Estacos Unidos, pais cu yas polticas comerciales causan mortandad rural. Una $= ana después, miles marehan de nuovo por calles dela ca- pital y al atardecer ls jinetes de El Barzon lrumpen a galo- be en las instalaciones del Palacio Legislativo. Simbdioa barge que fus en realidad innecesaria, pues ocho dias antes los diputados se habian mostrado bien cispuestos ante Sus tdomandas ylaincipiente convergencia tenia fuerza sobrada para abrrse paso en la agenda nacional Las jomadas de diciembre fogran que los diputados incre enten en mas de treca mil millones de pesos al mermado presupuesto agropecuario propuesto por Fox y consiguen esierdos para reducir los costos del comustibiey la oner Gia eléctrca emploados en ol campo. En cambio los sena: Sores, a quienes incumbe la politica exterior y raqueridos por los campesinos habian acordado demandar al Poder Ejecurivo la revision del capitulo agropecuario dol TLCAN, raculan a la poste cediendo a las presiones combinadas do fos envados de la presicencia y ls personeros del gobierno estadounidense. ‘Asi las cosas, la demanda central sigue en vil y of 2008, ‘empieza a tambor batienta: a primero de enero veinte mil indigenas zapatistas reWvindican en Chiapas la vigencia de a ot campo meslcano su causa proclamada nueve afice antes, miontras que en ol otro extremo de nuesta geoaralia, en Chihuahua, drigen tes del movimiento que ya selama Movimiento El campo no aguanta mas (MICAM),inauguran la campafa Saivemos a) ‘campo para salvar a México cerrando simbdlcamento ol puente intomacional de Ciuded Juarez por donde entran| importaciones ruinosas, Dias despues diigentes y milian- tes inician una huelge de hambre en el Ange! de la Indepen- doncia dela Ciudad de México, parte de una intonsa campa. Fa 6 informacion La fuerza de as avciones hace que desde diciembre el Gon- gteso Agrario Permanente (CAP) —una cevaluada coor rnacion paragubernamental inducida en 1989 por el ontan: £96 presidonte Carlos Salinas trata do montarse en emo: Vimmento. ¥ lo mismo la Confederacién Nacional Campesina (CNC), par agrario de la revalucian hecha goblaxno, decapa caida desde que el PAN le gan al PAI la presisencia do la Republica, 16.de enero, a inciase o datogo con gobierno, ol MAM entra a teeno minado. El jefe del ejecutvo y sus secrotaios de estado olrecen promesas vacuas y mocralla presupuasta, cemprenden camparas mediétoas para engatusar ala opinion publica y tratan de quebrar la incpiontsalianza campesin: mientras dellado gremial la CNC intenta negaciaciones bile- teralesy la fraccinprista del CAP ofera con descuento sus evaluados servicios de esquire, Pero las tiempos han ccambiado: el nuevo gobiamo no dspone —com los antorio: ree de solicitas clantolss rurales, el comoratviamo aun 1 logra acomederse a las nuevas crcunstancias, y esta vez los campesinos estin de veras enojados. Con todo, pare nes de ‘enor ol proceso se empantarta, pues una unilateral y estrecha propuesta gubemamental de clogo amenaza oon hacer del promisorio movimiento un desangelado paso de los montes. 22 Para destrabarlo el MCAM llama a una gran marcha al 26 calo capitaline el 1 de enero, cuya convocatoriatestimonia Ja compleja coyuntura mexicana: en primer kar firma el CAM, seguco por El Barzon y el CAP; sin embargo tam> bién figuran dos grandes convergencias obreras: la Union| Nacional de Trabajadores (UNT), donde alinea ol podaroso Sindicato de Telefonistas, y el Frente Sindical Mexicano (FSM), animaso por e! combative Sindicato Mexicano de Elecicitas (SME). Sintomaticamonte, la decadante pero ‘aun poderosa CNC no firma el llamado, alegando que no hace falta marcharpues ya hay acuerdo con el gobiemo para ‘conversar. En realidad la CNC, acostumbrada a la negocia ‘ion en eortay al chantaje politic, se resiste a entrar eno! terrano secietario del MCA, Paro todo anuncia una gran asistencia ya titina hora la CNC tiene que sumarse parano perder figura e interlocuctcn, Con sts cien mil participantes que emplean cinco horas en lentar todos al Zécala, la marcha fue fa mayor moulizacion ccampesina dela posrevolucién, Protagonizada por los nut {dos contingentes de la veintena de grandes organizaciones Cconvacantes, conts también con las médeas pero entusias tas representaciones de cantenares de agrupaciones esta tales, regionals y locales. Habia productares comerciales y ‘autoconsuitivos; exportadares y de mercado intemo; traba Jadores del sureo, dela huerta y del bosque; organizaciones ‘98 crédito popular y deudores organizados; Indios y mest 206; hombres y mujeres. ¥ todos eran pobres: unos pobres: viajes y otros nuvos pobres, pero todos arruinados por un sistema excluyente y emparejador que acabé con las ius. res dela enorme mayoria de los campesinos medios: de los llamadas transicionalas, que en verdad transitaron, paro a las filas de la miseria rural, El inicuo capitulo agropecuario| del TLCAN dotaba de rostro al enemigo, pore los agravios de los marchanies remitian ala politica agraria y agricola, a 2 estragado sistema rural en su conjuntoy an tina instancia al ‘den social marginante y empobrecad que a todos atosga. Lajomada del tes el punto mas alto de as jornadas urales| inladas dos meses antes. En sesenta dias los campesinos pasan dol archivo muento de Ia historia, al horario AAA de Tas tolevisoras y al contro de la agenda nacional, Pero no sélo ganan la batalla de la opinisn piblica, también obigan | al gobierno rejego a negociar con seviedad, construyendo tna inusitada convergencla donde slo fata el movimiento utonomistaindigena, que desgastado por sus infructuasas ‘campafias para reformar la Constituesn, decing por al mo= ‘mento iniclar junto con los campesinos une nueva lucha con el mismo objetivo En febrero arranca la segunda ctapa del movimiento, cuyo hilo conductor eon ocho mesas do trabajo piblcas y suces: vvas donde representantes de las orgarizaciones campesi- nas, del Gobiema Federal y experios, abordan cuestiones comerciales, presupuestales, fnancieras, sociales, agraias, medioambiertalas, legislalivas y de gobernabilidad, ‘englobsindolo todo debatan sobre ol papel del campo on el proyecto de nacién, Las mesas sirven pera que las organi- zaciones sislematicen mas sus propuestas y maniienen el tema rural en los medios da comunioacian; pero no avanzan en la construcciSn de consonsos pues los secretarios de testade ee limitan a diccursoar, evadir el debate y escapar al Inchamiento; ademas de ser anticimaticas y desgastantes para los campesinos, quienes en dos semanas pierten el Impulso y ritmo que les habian dado las moviizaciones. oro aun on esta pastosa otapa hay dos logros notables: 27 do marzo el MCAM la UNT ol CAP, El Barz6n y otras fuereas constituyen una inédita convergencia brere-cam- pesina, ol "Frente sincical-carmpesino y social para impuisar 2 rriueva Movmiono Canpesino Mexiane Ja eoberania allmentaria, el empleo la vida digna y of desa- troll sustentable";y en ol mismo lapso el MAM, a GNC. el ‘CAP y El Barzén, consensan una propuesta comin de Acuer cdo Nacional para el Gamo, plausible no sélo por su conteni- 0 sino porque dias antes una plataforma compartida por las organizaciones campesinas independientes y la ex oficialsta CNC, hubiera parecido cosa de locos. Robuste- ten qual mente al movimiento tomas de posizicn ievorables de a iglesia catica, ol Partido de Ia Revolucion Democrat ca (PRD), algunos legisiadores, y los mandatarios estatalos ‘sgtupades en la Conferencia Nacional de Gobeinadores. El movimionto entra al spring final tera de ritmo y con mer: madas energias. Sin embargo, en tres meses de desgastante Actvisme acumulé fuerzas y respaldos que le darén alguna venta a la hora de negoclar en corto de fos términos del acto Nacional para el Campo. La ponencia del MCAM la Mesa sobre asuinios comerciales Io resume bien: 2.2 milo- nes de mexicanos se pronunciaren a favor de (renegociar 0 ccapituio agropecuario del TLCAN) en la Consulta sobre Prio fidades Nacionales realzada el pasado 19 y 20 de novier bre. 100 mil volos a mano alzada se pronunciaron pot la renegociacign del TLC en la histériea marcha campesina del 31 de enero, La totaldad do las auténticas organizaciones Ccampesinas y de praductores agropecuaros y foresteles dol pais hoy se encuentran uniicadas por primera vez en torno esta domanda central. 82% de los maxicanos opina que el ‘gobierno... debe buscar la ronegeciacién del apartado ‘agtopecuatio del TLC, de acuerdo con la encuesta de GEA: ISA... de febrero pasado. Pero ol de Fax es un gobiarno de derecha que compra inte {0 y copeteado e| proyecto neoliberal, de modo que la ne- ‘gociacion es cuesta arrsa: el secretaro de gobernacién ac: ta de ‘policia Bueno", pues inminentes las elecciones para 2 Anicoadents (a cris dl compa meisina renover la dputacén federal e urge un acuerdo lucidor mien trae los de e2onom/a y agriculura co desomperian como los olpeadores y fanatioas de libre meroado que son. En aux lio de los negaciadoves campesinos laga el aniversaro dela ‘muerte de Emiliano Zapata, y el diez deabri ol Frente Sind ‘cal Campesino y Social realiza marcna capitalna con unos: 25 mil manifestantes, on su mayorla cbroros: tolefistas, tranviatios,trabajadores universtaros, del Seguro Social y dol Monte de Pledad y piotos avadores. accion que esta ‘ver tiene réplicas on los diferentes estados de la Republica dado que desplazarse masivamente al DF, es algo que los ‘campesinos no pueden hacor todos los dias. Asi docenas de miles marchan en Oaxaca, Hidalao, Pusbla, Chihuahua, Chiapas y otros esiados. Al mismo tempo los telefonistas| realzan un paro nacional solidaro y el dscurso.e su sempi- toro lidor, Homandez Juarez, expres con claridad al son- tido do la convergoncia entre trabajadores urbanos y rura los: 'Si la sociedad no se movilza y no esta dispuesta a presionara este gobierno, cosas peores pueden ocur para 1 sactor lboal..Viva I unidad obrera y campesinal” Menos do una semana después la comisién redaciora ca pesino-gubernamental arta a un documento de consenso para el Acuerde Nacional; texto profuse, contuso y dituso, Que ol presidente de la epiblica deberd fimar el 28 de bri, pero que previamente las organizaciones llevan a con- suite do cus basss. Como ara de suponer CNC lo aprueba {de buen grado, mientras que el CAP y £) Barzon lo ven como apenas un punto de parida, pero signan en cuanto a las {dace organizaciones cel MCAM ocho finan y cuatro no, pero unas y otras respetan las decisiones do las bases y coinci- ‘den on seguir luchando juntas por ol programa comin, pues ‘demandas fundamentales como los derechos de los pus bias indios, la revision del TLCAN y el articulo 27 constitu- clonal y una verdadera politica rural de estado compromet- 6 EtNuove Movinionto Camposino Meniano dda con la soberania almentaria y los campesinos, no estan ‘on el acuerdo. Asi la fra del documento en Palacio Nacic pal rosuita un acto menos lucidor que lo deseado por Fox, pues mientras el presidente echalas campanas a vuelo:“es- ames haciendo una reforma estructural, jos campesinos fsbuchean al secretario de agrcultura y sus discursos coinci- Gen en lo ‘limitedo” del acuerdo, anunciando nuevas moviizaciones por las damandas de fondo. Y el gito und me: (Zapata vive. La lucha sigue! En ciento cuarenta das de intenso tralin los campesinos ‘consiguioron fo que a los pueblos indios les ha costado una. fuerra que aun no Tormina: lograron ser rirados, no s6lo Wisios de reojo come parle del paisaje, y se incerpors a ls Sentimientos de la nacién un nuevo apotegma: La salvacién| dda campo es fa salvacton de México. En este contexto sen taron al gobierno a negocier una agenda campesina que al poner en cuestion el destino del agro implictamente pone Uebate un nuevo proyecto de nacién. Periclales de un agrocidio “Peto, quién mat6 al carpe mexicano? Desde princpios ig los ochenta, cuando arrancen las poliicas neolberales Ge “juste estructural", México deja de crecer en términos. reales, oismnuye porcentualmente el empleo en el sector formal (ed!0 la maquila crea nuevos puestos de trabajo), ¥ se polariza draméticamenta ol ingreso debido a mecanis- fos de exclusion que engrosan la pobreza extrema. Hay también intensos procesos de desindustrializacisn y ‘cesnacionalzacion del conjunto de nuestra economia. Pero tl sector mas dafiado es Ia agricultura y dentro de ella la producsién de mercado intomo y los campesinos llovan lt peor parte ‘Vamos para dos décadas con deficit ana balanza comercial agroalimentaria —salvo on 1986, 1987 y 1995, cuando hay fuortas devaluaciones de la moneda—, saldo negativo que fen los nuove atios de! TLCAN arroja un promedio anual de mil 200 milones de délares. ASI, pasamos de ser autosu ficlentas y exportadores de alimentos basicos a importar 40% de los granos y oleaginosas que consumimos. Por elo, tenios utimos ocho afios se han perdido un milén ochocien tos mil emplaos agrcolas y se disparé la migracion rural: a de temporada diigida a los campos inigados, pero tamtién 2las cludades y sobre todo a los Estados Unidos. En ol artan- que del mienio tenemos veintidés millenes de compatictas| fon Estados Unidos, do los cuales poco menos de la mitad rnacié en México yla mitad de esa mitad os indacumentade, Los campesinos siempre sufreron penuas econémicas, pero hoy son miserables, Mientras que en las cudados 84% do los moxicanos son pobres y 35% muy pobres, en el campo ‘9835 son pobres y 81% extremadamente pobres. Asi, con Un cuarto de la poblacién total el campo concentra cuatro {quintas partes dela miseria nacional, Esto también sigiiea| que sen las ciudades los pobres no indigentos abarcan cer ca de la mitad de la poblacion, en el campo son monos de! 17%, 08 docir quo el agrccidio do los ulimos tres lustros Giezmé alas capas medias rurale. En estas condiciones, la sobrevivencia de las familas cam- pesinas depende cada vez menos de la produacién agropecuaria comercial y cada vez mis del autoconsumo, trabajo a jomal, las remesas en dolares de los migrados y los subsidios gubernamentales. En paricular las remesas Crecieron 1 300 porcianta en onca anos y hay son las mayo: ‘es del mundo sole superadas por las quo recibe la Insia. Su ‘onto anual, de 10 mil milones de délares en el 2002, tn camento lo rebasan elingrese petrolero, el de a macula y el 28 las inversiones extranjoras drectas. Y dado que o! valor {otal de las importaciones agroalimentarias mexicanas es do 11 millones de delaras, y la mayor parte proviene de EE UU, ‘uno se le courre que el dinero que envian Ws trasterados {des los as, todos los anos lo enwiamos de ragraso para comprar comida; unes almentos que si no se hubieran i, tells mismos estarian produciendo aqut. Se diré que olin tercambio es intrinsecamente vituoso, que asi la comida sale mes barata, que allée trabajode los mexicanas es mas producto... Quiz, pera en la aperacian percdimos la sobs Fania alimentaria, extraviamos la soberania ‘aboral y se do- ‘gtad6 severamente a convivencia en las regiones expulsoras. Para algunas cspareja integracion conel nore sigue siendo tun buen negocio, Para los campesinos no. ‘Cuando empe2 la negociacion det TLCAN, México ya ha: bia sliminado precios de garanta y cuprimido permisos de importacién para la mayoria de las productos agropecuaris, {dg modo que para regatear solo nos restaban cietas subst dios agropecuarios y en cuanto a nuestro mercado interno la ‘porta a las importaciones de maiz, una d las pocas co- sechas que ain s0 protogian can aranceles y pracios do ‘arantia. Y no era poca cosa, pues ol maiz es el principal producto agricola, tanto en México como en Estados Uni {dos. Paro slando importanta para ambos la sensiblidad es muy distinta, pues mientras que para nosotros es un bien alimentario directo, generalizado y basico, para ellos es insumo forrajero e industrial, A principios de tos noventa todos los prondsticos coinciden feos impactos agropecuarios que tendria el ratado: reduc 16 do la tasa do crocimionto dela produccisn agropocuaria meaicana, incremento absoluto y relative de las Importacio: es agropecuarias, orogresivo dict nacional en Bienes de ‘consume basico manifesto en el creciente sao rojo de la 29 balanza alimentatia, estancamienta absoluto y contracciin| relative de a produccién cerealera, pérdia abruptao paula- tina de puestos de trabajo en la agricutura, aumento dela ‘migracién rural a las cludades y ales Estados Unidos, ma Yor desigualtiad, aolarzacién y concentracién del ingroso ‘ural. El propio Fondo Monotaro Internacional, garganta pro funda cel salnismo, anunciaba en un boletin del 10 de Agosto de 1932, que ele comercia con Estados Unidos significa ria para nosotros el retro del culiva de mas de 10 milanes: {de hectareas y un éxodo rural de alrededor ce quinoa millones {de mexicans. Asi pues ol asesinato del campo mexicano fue ‘un plan con maa; un agrocidio minuciosamente caleulado. Por eso, en el aranque del milan los ristions se rebelan, or eso @| MCAM demanda un cambio de rumbe y la "Excl ‘Sn defiitiva del maiz y fol dol proceso de liberalizacién ‘comercial del TLC.... ¥ argument: "Razones sobran: se guridad nacional, soberania almenteri, preservacién del empleo rural. respeto ala dversidad étnica, social y cult ral de la navn; contribucién multuncional de la produecon maicera y fjolea y, por las asimotrias inealvables entre los sistemas do produccién, fnanciamionto, eubsicios, invest .gacion, comercializacion, transporte, tc. de México, Esta dos Unidos y Canada’ \Veamos algunas de las asimetrias: con siele voces mas te "ras agricolas y una productvidad por trabajador 19 veces mayor que la nuestra, el vecino del nerte 2s un gran expor tador de sus cosechas, cuya balanza comercial agroal: ‘mentaria erro un superavit dol orden de ios 12 mil milenes de dolares, mientras que nosotros tenemos un deficit por el mismo concepto de 1.7 miles de milones. En el caso del maiz los rendimicntos medios estadounidenses son de 8.5 toneladas por hecisrea mientras que los nuestros son de 28: y 81a esta produectvidad tecnica casi cuatro veces ma- 20 acrogamos ave gracis aloe subsites olos xDotan a fracon 20% pr Geese los costo de procuccen. ro debe reraneros gue en os acs del TLCAN Ia cosecha macera Sacral se haya staneado on Te milones de tneiades, fherttas quo mportamos cel norte on promo anal 2 Since mi ¥ conta nuova Ley de Seguridad e Inversn Rural ‘stadouicense dl 2002, aincidad oe profundzars us supone un subst adiena el orden dees 220 i ilo tendo dolar 80% mas os previo pr Farm Bil de 1006 dostnados princpalmente al artoz, gods. eo cebada y mai Corte de caja Elprimere de enero de 1994, a entrar en operacisn él TLOAN, SIEZLN se levant6 on armas contra un tratado emblama de Ta inustica que ofende a los mexicanas. Nueve arios des- puss, cuando los alzados chiapanecos se han identfcado princizaimente con la causa autonomista de los pueblos in- ios, e| movimiento campesina retoma la bandera incl lucha contra una globalizacién salvaje cuyos pimeros dam nificados son los inios y los pequefios agriuitores. El nuevo milenio es crucial para los campesinos: o debilta rmiento répido, reversible y tinal, 0 accionas hercicas pro- pias de tances extromos. Aldeemantelamientolos agratistas, {de capa caida desae los ochenta, so suma enlos noventa la tuina, descapitalzacién, migracién, envejacimiento, desu ‘55h, descomposicion socal y erosion organizatva, que aque: jan a unes agrupaciones producivas cuya presunta “mayo: tin do eda! resulto acta de defuncion. Pero as siete plagas ho ecaberon del todo eon los camposinos, quienes en la in- minencia de la extincion han decidido vender cara su vida, {La inesperada energia que desplega un sector largamente sangrado, proviene de que las ifarencias de gremio, pro a1 Artocedentes a cre el amp meno yecto, técticao tliacén politica, que por décadas separaren 8 los tomatioras de los productivos, alos viablos do los des: ahuciados, alos autoconsultivos de los mercantiles, alos de ‘mercado intemo de los exportadores. a los indios de los mestizos, a los aut6nomes de los poiticamenteafliados, ‘pasaron & segundo plano frente a un modelo agroeia que a todos vapulea. ¥ es que la exclusion 9s emparejadora il ye las clferencias, unica a los dversos. La sorpresiva amplitud de las reciontes jornadas, se explica| también por quo la veinteafira promesa nooliberal de qua’ el mercado nos haa libres, justos y democraticas, resut falaz. Hoy estén artuiados los ‘carentes ds potencil",con= \enados de arranque, pero fambién ls presuntament "via~ bles". Mas aun, ala hora de la verdad resulté que los mas pobres, que practican ol auteabasto, reisteren mejor el ven- daval que los puramente comerciales. Por si fusta poco, fa abrupta apertura comercial devasté también a la micro, pe: quefa y mediana industias;y si bien los sectores tasna- Clonalizados se benetieten dal vualco, el coajunto de la ‘economia no crocié. Asi a prosunta antrada al primer mun: do" via globalizacién norteha, ya no tiene crecibilidad: ni en ‘el campo ni en ninguna parte, El desconclene politico ean que arran el milenio, también favorece al movimionto. El vojo régimen prista ejercia un eficiente control corporativo sobre los campesinos, que se ‘dluyo con la aéministracion de Fox; un gobierno derechista| que retoma la polite neolberal del PAI paro carece de los operadores, amertesy fidelidadas agravias dal vijo regimen. {Asia CNC y las pristae dal CAP ain no haban logrado un ‘acomedo satisfacterio con las debutantes autoridades agra- fias lo que propicié su allanza circunstancial con el mov- rmiento campesino, Sin duds lo que buscan los pristas es restaurar el viejo cientelismo, pare para lograrle sean ten 2 1 Aucve Movininto Cempesino Mexicana doque embarcar en una retarma de los paradigmas, habitos { polticas agranas del estado que ellos mismos ayudaron 3 ‘construt. ¢Hasta cuando? SSipor su despliegue y composicién la actual lucha campesi hha 03 la mas exlansa e incluyente de las ultmas décadas, por su contenido es el cuestionamiento social mas directo y Explicto que se haya Gado al modelo neoliberal que inspra Tas polices publicas desde hace vointo afios; ments que —bien visto— $0 extiende al absclutismo mercanti que ins pira la globalizacion salvaje. Y es que os pequetiosy media fos agricultores eon los mayoras perdedores de la ‘lobalizacién, Cietamente el TLCAN no tiene toda fa culpa pero en su articulado esta el epitafio de los campesinos, de odo que al confrontarse con la letra y el espiriy de trata do, el movimiento retoma la dactaraci6n de guerra al rataco comercial con que se alzaron hace nuove afios fos Indios Chiapanecos, Cuestionamiento que no se queda en asuntos| ‘de mercadeo, pues al ser abismal nuestra asimotia con 9) hofte, los campesinos y la agricultura de por acd no son Joferdibles sin apelar sus unciones sociales, ambientales y tulturales, sin reivingear la polfonia da un agro que cose- ha calé pero también aie, tiorra y agua: que produce maiz pero iguamente seguridad y soberania alimentarias; que benara materas primas al tiempo que empleos; que 2 un Bector de la produccién econdmica pero tambien un Feproductor de cultura, de identidad, de soldarcades. Y adh Ini eso es reconocer is limites infrenqueables y termina Jes de\absolixismo mercanti, un sistema desatanade do las diversidaces humanas y ambientales, donde lo cue no pro- ‘duce ganancia no tiane valor ‘Aigunos piensan que e! espiritu de la .poca esta en las ue cchas reactivas e informales que se confrontan desde fuera on el orien econémico, social o police. Batalas espocta- 3 Aovocosnios La ol cara meicano culares pero efimeras que brillan, concitan extensas solida- Fidedes y se apagan al enfascarse sus animadores on taj Res menos vistosos. Las joinadas campesinas han so un ‘enti ata prediocion. Como ol movimiento indigena los Utmos aos, la presente lucha es una “protesta con pro puesta’, como dicen sus animadores, Asi como el Congreso Nacional indigena dispone de un elaborada plantezmiento| lautonémico y busca su recanacimiento constitucional, ai las organizaciones campesinas saben bien lo que quieren y su planteos programsticos son més consistentes, especift: 08 y argumentados que las recelas de los nedttes burcera. ‘8 agratios que nos aquojan, Y si hasta diciembre del 2002, teada sector y cada organizacion tania sus propias deman. das y propuestas particulares, hoy so han articulad en un ‘consistente programa unitari. Un planteo comprensivo ‘stratégico que permit romper con las habituales bila talismos divisionistas y emprencer una negoeaeiéa multla- teral con el gobieo. Las recientes jonnadas camposinas eon vallosas en si mis mas, pero también porque le desbrozan el camino ala futura ‘movilizacién de contingertes obreros, Fuerzas que ya so desplegaron en les acciones solidaries can los campesinos pero tienen su propia agenda clsisia y nacional: en primer lugar detener la veforma patronal y corporativa ala Ley Fe- oral del Trabajo, pergefiada por la iniciativa privada, 10s charros y el gobiemo, al tempo que imoulsan un proyecto de Ley democratizadory favorable alos asalariados; en se. ‘undo lugar, imped la privatizacion slenciosa ce la produc. ‘ion, dstnibueion y comercalizeci6n Go slectricidad, que es €elprmer paso en i entroga del petrlea y otros energstivos| ‘al capital trasnacional En fa misma linea de ideas, las isticas rovualtas dol 2003 Son importantes en el transito de resistr las reformas m4 Erniuovo Nevimionta Campesina Mecano antipopulares y antinacionales del “gobierno dot cambio", a impulsar reformas justicieras. Hasta ahora la izquierda so- ial y la zquierda politea han logrado detener las inivativas| tiscales, energéticas, laborales y educativas de Vicente Fox. En camo el movimiento campesino ha consequido tam- bién formular @ impulsar su propia reforma, Una mudanza {que no se impondr de un dia para oo, poro avanzara pau: latinamente en tanto lo permita la correlacién de fuerzas. FReforma en curso y sostenida desde abajo, que desacredita las visionas en el fonco apocalipticas de quienes creen que recietiondo y confrontando desde fuera legaremos por arte dle magia 0 por cualquier otra via—a un vuoleo defntivo dl sistema. La lucha campesina ayuso a colooar en la agenda politica Uno de los tomas identiicades por fa Consulta sobre Prior ‘dades Nacionales, quo a fins dal 2002 impulsaron diversas fuerzas polticas y sociales, y cuya importancia se ratiica ‘ahora, yan con el peso del voto sino con la contundencia {ela movizacidn. Y esta agenda, sustentada en las opinio- nes y acciones de una sociedad crganizada y participative, le da sontide cemocratice y eampromiso real ala participa: én dela izquierda en los inminentes comicios; on particular fn los que definirén la composicién de la Cémara de Dipuacos, pieza clave en las futuras batalla por la reforma dle estado. El nuevo pacto para el campo mexicano se ten dra que empujar desde abajo, pero también desde arriba, y 8 imporianto que los campesinos amarren compromisos con lputados y senadores progresisias. Pero al mismo tiempo sto obliga @ qua los partidos de izqulerda redefinan su un fn yen vez da ver camo fines en si mismes el triunfo en los comicios y la conquista de puastos publices, los asuman ‘come compromises programaticos sosialment viglados,