Está en la página 1de 36
DE BUENOS UNIVERSIDAD FACULTAD DE INGENIERTIA DEPARTAMENTO DE HIDRAULICA CALCULOS HIDRAULICOS EN EL DISENO DE UN VERTEDERO ‘ por Ing. Sergio E. Adeff Apuntes para la Catedra Hidrdulica Aplicada Segunda Edicion, corregida (primera Edicion, 1982) Buenos Aires, 1983 EDICIONES SIGMA O~ ESTADOS UNIDOS 374 INTRODUCCION La descarga de dxcedé eh 2 Lathe de gtandés' dimensiones,” detefmine ta5 en una estructura tipo vertedero ta ‘nécésidad de disipar una e-| nergia considerable, antes de reintegrar el gasto al cauce natural, para evitar socavaciones, «erosiénés, cavitacién, y otros efectos peld grosos. . ‘age ' Tal disipacién de energid consiste .cominmente en conver- tir le energia cinética en turbilbiéia y finaimenté en calor, y ilo se logra’en general de trés imodé# ‘siempre pfesontes on distinta medi- da: friccién entre agua y parédéd™dé 1a conduccién, entre agua y aire! y friccién interna en el agua. ’ La capacidad de un vértedero Ache ser suficiente para cu brir la indxima descarga dé diaoo sin Llegat a superar el m&ximo ni- ve! ostablecido a 1a superficié del embalse que alivia, Esta descarga, resultaré de estudios hidrolégicos y andlisis de riesgo a mis de o- tros factores, y supone ser un dato para oste trabajo. “ En general analizarenos los t{picos cinco elementos que in- tervienen en este tipo de estructuras: Canal de Aduccién, Estructura de Control ,ffsteddor de Energia y Canal de Fuga, aunque no respete- mos en su andlisis, este orden natural. . No es nuestro objetivo referirnos globalmente al disefio de un vertedero, sino a aspéctos vinculados al célculo hidréulico exelu- sivamente, no obstante lo cual, cuando sea necesario, nos extendere- mos m&s all& de este enfoque, dada la interrelacién con otras discipli| nas que exige un problema complejo como es el disefo de un vertedcro. OBRA DE CONTROL, Bazin fue el primer drivéstigador que estudié la forma de la napa libre escurriéndo sobré‘tna cresta afilada, por lo que se 11a) ma perfil Bazin a aquel cya fortia coincide exactamente con la super- ficie inferior de 1a napa libre para ungasto. llamado de disefio, supg, niendo que no existe friccién entré el flujo y el perfil. De este modo se evitard en teorfa: = Que las presiones sean positivas, con lo que ol flujo dejaria de ser libre, y las. velocidaded’ dismindirfah para cumplir la scuacid de Bernouilli: cte. salve pérdidas + fm tat casp, el Hvsnecified dismiauirfa por ta que pa ra tenner la vdesrargqa habrfa que aumeutar el anche dts cresta, sumentands Les Case tuntrarin, quo lag presionns ine Al | material estara sometida a traceién, vari avitacion Wel pertil aur thstan~ f te, un pfeeta favecahin toate en eh aumento de tad ! Como la friccién existe aunque pequefia, on Ia prdctica, nn | “ perfil construido de este modo presente presionas negativnn, Pars com] rregir este problema, se han desarrollado varios perfiles, uo de toast cuales es el tipo Creager, aue ha aldo may wtdlizado. ' Actualmente es frecuentes empleer lox parfiles del terwaya Experimental Station - U.S.Army Engineers), repredictior eu In figura 1, que dan umy buenos resultados en in petcticn, 1 | ! t i i | - i Pigura 4: Perfites Standard del PS Para estos perfiles se han Jcsarrollado extensos estudios para determinar la ley de descarga que les correspende a vertido 1li- : bre, que de acuerdo a 1a teorfa, es del tipo: fe = CH 4, 7 donde 4, es ol gasto ospecttico, H4 es 1a altura do onergfa merida dosde punto superior de la creata, segin so nmestra en la figura 2 oy xn y € es el corficiente de garto: incInyendo ol efecto de contracntén de fondo, pero sim incluir Ja contraceién lateral. 28 | i ' | } | Obacrvese que C tiene Las dimenaiones Fm” /sq ) y gus | los gréficos do 1a figura 2 son adimensionales, pero que para cones C es necesario mltiplicar ¢] valor obtenido en los graficos por 0} valor Cd. Si ee trabaja en unidades métricas debe ser, on ivenr de 4.03 como indica el grAfico: ' Cds 4.03 x 0.552 = 2,225 m'/s04 tt “a0 ed /C4 Im wien tye 4.03 (Gde".03 £,?/seq. en unidadas inqlesan) Figura 2: Relacién Carga-Descarga para perfiles WhiS-Standars Existen Gartas de distin del UES que dan los coetiientes de contraccidn Jnterales para dintintos tipns de pilas, asi camo Jas | pecfiles hidrdulicos en centro de vano y al lade Pee rilest cig sl nas de presinnes, ptr. Tasbién hoy qrafican que dan cneficionies te” tf contracrian lateral para ol Flujn total del vertodere | Si Noes el ancho de Ja cresta incluyendo vanoz ¥ piles y Bal es el ancho libre do cresta {suma do vanos), ©} ancho fective de ta cresta, teniendo en cuonta Ja contenceién lateral debiéa a las pi- las ser! By = Be - KN He donde Nes 1a cantidad de contraceiones laterales, igual a 2 par cad vane de compuerta, y K es el correspondiente cooficionts de conteac- ecién, que se obtiena sumando los efectos do pila debidos a: - Longitnd de pila (¢igura 3) - Forma de la nariz (figura 4) = Profundidad de aproximecién (figura 3) ea Roto of hed en est Ye desen e28 Ma 5 "00: astio is PIER CONTRACTION COU ACEH EFFECT OF PIER LENGTH Pigura 3: Efecto do longitud de pila «/vEs Todos estos valores deben ser confirmados en un modeta £5- alco, normalmente en canal vidriade abareando un vano conpleto y un medio vano a onda lade, especialmente si se adepta ana pila algo dife! rente a la de los naqueamas, por ejemplo por agregata de re: Aun asi, la capacidad glob 1 ovee teat plete eid vertedern, sine towtida une parte sulicie shee gramin del eat oma para naranticn ro inftuensia ate enen at Beto bate enters en peotetipa EFFEC OF NOSE Figura 4: Efecto de la forma de nariz de pila /WhS Asi el gasto total seré: Qe Bo C He” i rior al maximo (von lo que se admiten presion negativas e la ocu- rrencia de gastos de baja prababilidad) para obtener el menor ancho ajustar las dimensiones p, ld, lis, ete., dond2 algunas devisinnes, on mo el ancho de un wana, hacdn dictadas par ta axperionria, dicpeni- f A tftule de ejempta se indica aans an Cv ne tone 18m yo a grandes obras, simnis min norm + de 1D om, y atin moneres. 3a~ HIDRAULICA BASIS) La variacisn de las profund sin daran te ba rdyide | pucde estimarse aplinanda @ernmuilli (figura 6), Gur se tinne en} cuenta que en réaimen permanente, qos vo. fy puede exp esarse a verde a la fsemula siguiente Mist De ements Eye Behe come Sin embargo no debe olvidarse que la prositn sohee la r&= pida se-apa: de la distribucién hidrost&tica, haciendose mayor cnar| Qo 1a curvatura os con la concavidad hacia arriba, y monor crando es concava hacia abajo, Resulta conveniente recordar r&idawente algmag| formulaciones de Ilidr&ulica General, que sen usadas intensamonte on el andlisis que tratamos. “I Asf si la energfa propia en un canal rectangular es: va 2 Se eee he Brae qe vh y ai Lamamos he (tirante erftico) al valor en quo H es minima: , 4 3 he E v hey Fe pe) A su vez, el gasto — puede expresarse 4? - 24 h?(4-h) y como ge\} a agh’ (Why faye el gasto m&ximo se obtiene on algiin tirante h : <0 = gh (Wh) -B ah | ae 4m Jah an - resultados que esten inclufdos en la figura 7 24 4 LF * re Zee . Yi x Reqimen Suecamco] Regimen SOPERCRITICO = y — | 4 *5 ° los [oe ; Figura 7: Regimones y gasto m&ximo Asf el flujo que vierte libremente, que por principios f{- sicos lo hace en el monor nivel de energfa posible, lo hace con un tirante igual al erftico, para el cual a su vez el gasto es maximo. Debido a la falta de paralelismo del flujo, en un vertedoro con una cresta del tipo de la figura 1, el tirante eritico se forma | algo m&s abajo del punto superior. Puesto que la velocidad eritica | ~ Vez Ge/y, es igual a la coleridad de una onda gravitatoria ya que gt=Qh, » una perturhacién en la rApida aguas aba hy je 'c P a jo de 1a seccién critica, no podr& tener influencia alguna en el flu- | jo hacia aguas arriba, de modo que mientras ol flujo sea supereritico | 1a obra de control determinaré hacia aguas abajo sus caracteristicas. t Si aguas abajo el flujo supereritico encuentra un tirante conjugado suberfitico que responda a la fSrmuta de Nelanguer dedueida en la figura & lay the) be ly (bh? tibythr Hebe boo wesolvienda Pepe on Were) Avalogomende, respeets 9 ha: hp by= & ((ara(iy4) ie vem Flt) ears Meraans as Figura 1 resnlto hidr{ulieo y 1a ecnacién de Belanguer 48¢ formaré un resalto hidréulico eneargado de transferir la cantidad de movimiento entre el régimen supererftico proveniente de aguas a~ rriba, y el régimen suborftico proveniente de agras abajo. Sin embargo si despreciando la friceién en el corto tramo en que se desarrollo el resalto calculamos mediante Bernouilli la di- sipacién de energia, encontramos: 2.4 abal lu- ico as. li- )e8 decir se Liene una disipacién de enercfa tonto mis considerable 2 7 Poro, dota figura, A= (hyth,) byhe 4 2 reemplazando y desarrollando, resulta aw . Ghe-W) cién (F) cuanto mayor es lo altura del resalte h,-h, y que como deminstra ta férmula ALtima,pora mm gasto dado, de 2 halla mide exclusivamente de? némero de Froude inicial F, 1o que s fiendo on da Chesea 19, j ‘ En lo figura 9 se anatizan ins enrvas de energin propia y | do momenta on wn renalto, hariendose wna clara distincién ontra tin rantes alternos y tirantes conjugados- (hh) Trent “onpgaes [mel (hy, hy): Tirantes “Alternos" otf! Fy he hi ob Figura 9: Disipacién de enerafa y eonservacién de Momenta La clasificreién de tipos de resalto de ta figura 10, 7 tualmente my aceptada permite prever el comportamiento de una pile~ ta en funetfn de su rango de néimeres de Frome de entrada. FI resalto ondulads, caracterizada precissmants per Las am 1 OpULAo | \ WeAT72S pee | ore 1, 25745 prem sane 246010 FArauie rege rena 1 i i |rigura 1M: Tipos de resalia y divipauidn au euery (ieee oe eee a £1 rango de niimeras de Foude paca los que puede recucrirse a in pacidn de anerata mediante una pileta de aquigtamianto, es ffy7e 59.0 plias ondas que genora, capaces de traslodarse largas distancias, di- sipa escasa enersia. Fl reaalte débil desarrolla pequefios vértices en suporti- cie, y disipa poca onersia. Bl oscilante presenta chorros pulsantes a medias aguas,sin periodieidad alguna, y ondas irregulares con poca atenuaéién, en tan. to hay ya una disipacién aceptable. El estable presenta las mojoros caracter{sticas con una buena disipacién. BL fuerte es el que mis disipa, pero genera chorros arccn- dentes pulsantes y olas intermitentes, sin periodicidad es deci cuando se tianen resaltos oscilantns o estables, sienda la situacion ideal estos Gltimos sin tml DISIPADOR A RESALTO Para distintos gastos ol resalto resultar& ahogado, al pie, © rechazado, sogin son 01 tirnnte hy respecte av hy y mayor, we nor o igual respoctivanents. Asi tendrenos en general las tres situactones que so pro- sentan en la figura 11. { apuccion — connote. 1 ALL, wi ») XX Figura 11; Posieién det resaito | En adelante, 0 distinguen de acuerdo a esta Figura, a las profundidades, velocidaden, cotas de fonde y nimeros de Froude si- guiontes: ho, Vo, Z0,fFo en el canal de aduccién, UM, Vi, %.,Fi al pié de la répida, hi, vi, 2) Fil imtciales del resalto, 7 shy, Ve, Zp ,[Fp Secuentessieéricos de resalto al pis, secuontes del resalto horizontal," aguas abajo de la pilata Se supone que 1a longitud del cuenco horizontal es por to menos tan grande como ta mayor dle Longitudes remanso-resalto en contrada, de modo de asegurar tinencia ono. cuenco en cual- quier caso. En general se ha encontrado que la longitud del resalto ved ria con 1a pendionte, como se indica on Ia figura 12, a mis de hacer lo reapecto = Fj. Figura 12: Longitud de resalto s/Bradley y Peterka Esta figura corresponds a resaltos enteramente contenidos en la pendionte (Inclufda 1a pendiente nuJa 0 cuenco berizontal), En otves casos, 0] resalto estoré en parte, on pendiente,en parte hori- zontal (Caso B de la figura 13), En tal caso no existen medidas pro- cisas, y a efectos da cAlculo es posible tomar proporcionalmente la longitud sobre pendiente y sobre horizontal, sumadas. fn el grafico de rade tan g la figura 12, cada curva cocresponde a u- horizontal) hasta tan B = 0.25 na pendiente, mh (cuene eh) £1 verdadere valor de la restitucidn esté dado por hy'y en tanto hy" corresponde al conjugado tedrice para lecho horizontal del tirante h,!. Nocmalmente el punte de arranaue de la pendiente del cu c9 no se connce, debiende ser obt sur aproximaciones suce como se veri cer: los En ri la Figura 13: Reanltos en pendiente s/indsvater nocesario destacar que le lengitud del resalto, no sa uma magnitud fisica sobre la cual exista completo acnorde, adom&s que por las caracter{sticas pulsantes del resalto, no es constante, sino gue oscila alrededor de una posicién no clara. De hacho, el resalto es una transicién desde una corriente supereritica a una suberitica, lo que aupone una expansién del Cujo, donde 1a transferencia de 1a cantidad de movimiento no se realiza on su plenitud, sine que continva on menor medida hacia aguas abajo has- ta completarse, por lo que no existe un fin bien definide del resalto Aunque ello no sea evidente en In figura 12, la Jongitud ‘lel resalto en horizontal es mayor que 1a dol resalte on pendiente pa ra un mismo Fy) por lo que ai tomamos Ja primera estacenos det dade te La seeuridad. Pu da winua Cianes Leads medioinn rowodotas bh dianlicas bitin tnales, donde purde abservarse Li oseasa conti bilidad que tienen estas determiuacion 0,38 B, es docir, i Q en el gasto tote qe UY eveh = rhe entonces en general: (IF. = 1) 3 a Ge) ecuacién mediante (Al solo efecto del andlisis): Asi cuando Wy se hace mayor au Vy Coun eeterem ie oto gura 14), ¥ decrece, siendo que la seccién 1 es la We menor tironte posible Cuando el resalto es rechazado, so tiene um remanso, que clu va ‘al nivel hasta que el tirante y determina un secuente hy igual al de reatituetén en 1a pileta hy (Menor al secuonte teérico h, co- rrespondiente al resalto al pie) do a la figura th es la H3 pudiéndose calcular su iongitud con los rios m&étodos disponibles Q 2 ole gual cue os va, sm peated peudee js media fp crifie BY | ovina ls onpmis TE : scvesa |? i 8) emer” ; Figura 14: Curvas de remanso tipo. En cambio entre Ins secciones 2 y 3 se tendr& primero una curva H2 que empalmar& con Ja pendiente normal si sigue um canal de pendiente media, o con una curva $2 si sigue un canal de pendiente fuerte, siempre que el escalén © sea suficientemente grande, M2, si igue me pendiowie aclversa, ete Fn efecto, si el canal de aguas abajo os de pendiente fuer- te y@ es tal que hyzh., directamente no dispondremos do resalto, o sea-no dispondremos de 1a nocosaria disipacién de energia en el cuen- co, como se esquematiza em la figura 15. Tact carts vf NO WAY DISIPACION ESCALOM SUFICLENTE Tigura 15: Pendiente supereritica en el canal do fuga. Es necesario asegurar 1a oxistencia del resalto en todo e) Fanso de gastos de operacién, pues de otro modo 1a cnergia excedente a 2a correspondiente al régimen del canal de fuga se descargar& on efectos destructivos en este d1timo. Al habor una restitucién insuficionte al final de la pileta #e produce entonces ol rechazo del resalto 0 desplazamiento de eate hacia aguas abajo, a efectos de que el remanso a partir dol pié de la vépida de lugar a un mayor tirant. s al que corresponde un secuente nor, igual al tirante de restitucién. Fn cambio, cuando Ja restitueién es més grande que hy el ire salto se ahoga, es decir sube por 1a répida, con lo que a través del cumplimiento de la ccuacién de Rernouilli, aumonta h, reapecto de hy Sin embargo, 1a ecnacién de Relanguer ya no es vélida ya qu ha sido ‘educida pura un lecho horizontal, donde el peso del volunen de agua involucrado no interviene en 1n transferoncia de cantidad de movimiento, como s{ lo hace on el resalto on pendiente. S.~ CONDICIO BS _Die_RESTITUCTO! As{, Ven te Chow ha dado una clasificacién de las condicio- nes de restitucién, que se mostra en la Sigura 16, seein resultan las curvas de estado Wy-q. y Ny~ 4 correspondientes al resalto al odo el dente | 4 on pileta esto 6 ae 1a] ente nie, 12 Ol re. és del ae hy a ya qu olumen, idad de ndicio- ltan alto al pié teérico, y a 1a restitucién en pilota respect ivamente secue nt. ms ho de cesalte al pie | 2. Restitveia en pilela —_ Q . Gaste Figura 16: Clasificacién de Condiciones de Restitucién s/Ven Te Chow El caso 1 es el ideal, pero de dificd Para el caso 2, existencia prdctica el resalto estar siempre rechazado y cllo en tanto alcance a formarse en la pileta. nm el caso 3, estar& siempre ahogado. En los casos 4 y5 existe un gasto para el cual el resalto esté al pi en tanto para gastos mayores se ahoga y se rechaza respectivamente, ocurriendo lo contrario para gastos menores. EL punto de miximo ahogamiento o de m4ximo rechazo esta muy, proximo al de mixima separacién de las curvas. Si el resalto no se forma en la pileta, so producir& una Socavacién aguas abajo de ésta, haste que la profundidad sea tal que 80 pueda formar el resalto necesario para disipar la energia exceden- te. F1 caso 2 puede ser corregido mediante el arbitrio de aumon, tar ol escalén © por profundizacién de la pileta. Ello usualmente deaplaza 1a curva } hacda arriba, afecten- do tanto menes a ta curva hy cuanto mayor soa el doanivel entre enbal se y restitucién. También puede corregirse parcialmente disminuyendo el gasto espec{fico lo que desplaza hacia abajo la curva ho, aumentando of an, cho de eresta. No es conveniente recurrir a wna expansién en 1a répi da porque genera al menos inestahilidad, cuando no separactén. Ce | 1 ! | | Para el caso 3 sc puede proceder exactamente a la inversa, pero aqui si es posible intentar una contraceién on la r&pida, si és ta es lo suficientemente Jarga y el rango de variacién de gastos os poquefio, ya que el tren de ondas que genera el régimen supereritico en las paredes do 1a répida distorsiona negativamente al resalto, to ma sobre el que volveremos. Cuando se mantieno ahogado ei resalto, y los F;' no son vo, siderables, conviene usar una pollera por sobre el fondo del canal di fuga. Si los F son grandes es posible que convenga emplear un deflec tor sumergido ("ROLLER BUCKRT") en lugar de una pileta, si las condi ciones geolégicas lo permiten y 1a curve hy esta poco por debajo de 1a curva hy. Volviendo al caso 2, en ocasiones se ha recurrido a wa pr sa secundaria para olevar la restitueién, o atin a ut. Coble pileta d amortiguamiento. Una pollera estar& por dubajo del fondo del canal d fuga. Si os [Fj son muy grandes y 1a topografin y geologta lo pe miten puede convenir un "salto de ski" y si el gasto es pequefio, me- diante vélvulas tipo "Hollow-Dunger". El caso ' puede ser corregido con cambios adecuados de gas to especifico combinado con el empleo de una pollera cuyo extreme su perior se halla por oncima y el extremo inferior por debajo del Loud del canal de fuga. F1 caso 5 es algo mis dificil de tratar, porque presenta x chazo del resalto para los gastos mayores, una condicién que se reco- mienda fuertemente evitar. Normalmente se recurrir& a profundizar la pileta para aho- gar al resalto, se cambiaré el gasto espectfico en tanto sea econdm camente posible para aproximar algo las curvaturas de ambas leyes, y se recurriré a una pollera para estabilizar el resalto. No existe en realidad una norma para solucionar los problemas que se presentan, y las indicaciones por fuerza generales del tipo @ las anteriores, resultan frecuentemente insuficientes, pero el andli sis hidréulico gue se propone finaimente en este trabajo, debe ser considerado en nuestro criterio, como una condicién inicial de dise- fio imprescindible, a ser ajustada mediante modelos, y en todo tiempo por conocimientos adquiridos de Ja experiencia. La figura 17, pormito ubicar a efectos de disefio, la seccién 1 hasta donde ascionde ol resnlto ahogado, estando In informacién Limi. tnda hasta una pondionte 5 versa, si és. os cs itico to, te son co canal. dl acflee 9 condd| ajo de \ una pr rileta q canal df fa lo pq eo, me4 is de ga! ctremo s del fon: cesenta | se reco: para aho ‘a econdn 1 Leyess vlemas del tipo 6 ek ands} wiebe ser 1 de disd odo tiomy \ \ \ seccién | nacién lin Figura 17: Restitucién requerida para resaltos ahogedos s/Peterka Es necesario destacar que las caracteristicas oscilantes | del resalto so von incrementadas al estar en pendiente, ya que al in- tervenir 1a conponente,del pose en el equilibrio de 1a cantidad de mo vimiento, las pulsaciones hacen que dicha componente varfo continua- monte, produciendose una retroalimentacién de oscilaciones, tanto ma- yor, cuanto mayor sea la pendiente (figura 18). £1 Autor ha encontrado que Jas curvas de Peterka de la fi- gura{7 pueden ser todas referidas a 1a correspondiente a tan (f= 0.30 mediante un factor £ dado por {:(0.30/s)"?” es decir que: con lo que se puede a efectos de chlculo, obtener 1a ubicacién del x4 salto ahogado para cualquier pendiente, inclufdas las mayores de 0.3( posiblemente sin mayor incertidumbre de la que ya se deriva de Ja inestabilidad del resalto ahogado. La curva de 0,30 misma puede ser aproximada con buena a- |” proximacién por una sencilla expresién matem&tica si se desea auto- matizar e1 c&lculo; en cualquier caso so dispone de f (0.30) on funcién de hy (0.30) ¥ Wy em la figura 17. 2 an nis coms come Figura 18: Intervencién del peso en el resalto ahogado Es claro que cuanto mayor sea la pendiente S, mayor ser& la inestabilidad del resalto, dependiendo del F,) involucrado. Es recomendable que en 1a zona en que el resalto se ahoga se practique una pendionto menor que Ja que traza la r&pida, on lo po sible no mayor a 0.30, mediante e1 ompleo do wma pollera, con uma transicién suave entre ésta y la rfpida. COTA DE FONDO DE PILETA En general, es posible determinar con aceptable precisién la profundidad de pileta necesaria para tener el resalto al pie para un gasto determinado, con 1s condicién adicional y convondente de que 1to- 1cién éste disipe el total de energia excedente. Por ejemplo, el esquoma de 1a figura 19 que se propone como ejercieio, presenta adicionalmente a 1a figura 11 una transicién en- tre seccién rectangular y seccién trapezoidal entre 3 y 4, y supone- mos que el canal trapezoidal ejerce un control de canal, permitiendo dofinir una curva chave h,-q en régimen wniforme para cada gasto, dan- donos la condicién de borde de aguas abajo de nuestro problema. oT aAPECAL, Figura 19: Esquema ejemplo de chlculo Si el vertedero ests operando libre y en régimen permanente Egcorresponde al nivel de embalse de equilibrio, y puede ser determi nado conociendo el cocficiente de gasto C de la obra de Control, por ejemplo si corresponde 1a férmula de 1a WES: QeB.c.He* 2 @ Me. Ho-p = Hd + oo Vor E oz Not fa La pérdida de energia en el canal de aduccién, obra de con- H 07 20% trol y répida, puede ser estimada parte por parte con diferente preci aién, pero a efectos de chleulo puede ser estimada conservativamente como: AE = Od He Eq resulta dol c&éleuto on régimen uniforme del canal trapecial (ri- gure 20), siendo que Z4 es un dato de la topografia. Ae (Bp +m h)h_ xe Bpeeh Jiem Qe ny ‘ ve CPR Re Aya h eo oS : ae pv y Figura 20: Canal trapecial en régimen uniforme AE, y AE, 'p380n pérdidas relativamente pequefias, que pueden ser caleuls das con el coeficiente de Rorda K convoniente, por ejemplo mediante a Q AE, = Kf - Be 2-3 ag (3 wz) 4 B La pérdtda de onergia en el resalto puede caleularse con: e eee (ha-hiy. AE, = AH 4thahy con lo que pedenos calcular sucesivamente: Mee ' { rhe 5 ( BP ‘ pete. t(Viys 3 hy 2 \ eee \ y ty (ryt) férmula debida a Elevatorski, que permite, conociendo Ia enersia a disipar en el cuenco AH, ecafenlar la relacién rj, = he hy para el 4 gasto Qp <2 Bl cAlculo involucra un proceso iterative, r&pidamente con= oo mm vergente. / Conocida yj, se puede calenlar: a he i _ a hy Gms y mediante Dernouilld xs, %p=%,, mediante el recémputo de AB _ = oprRActoN pe1. vaerepero Conocida 1a cota de pileta, es posible crleular para todo el rango de gastos: = desde aguas arriba: Mediante Bernouit1t: hy , f Mediante Belanguer: h, ~ desde aguas abajo: Mediante Bernouilli: hy iF Mediante Belangue: Bn cada caso es posible calcular 1a longityd del remanso ai el resalto es rechazado, o la cota quo alcanza ea la rfpida o pollera el resalto ahorcado. Si bien no existe wna férmla aceptada para el c&leulo de 1a energfa disirada en vn resalto ahogado, una medida a efectos compa rativos la da ol resalto sobre fondo horizontal "equdvalente", para el cual se computa hz como se esquematiza en la figura 11 a), supo~ niendo que existe un fondo horizontal en %, y entonces so calcul ne. (heb) hal hy | ! 5)