Está en la página 1de 1

Alumna: Laura del Rayo Corts Ortega

La adolescencia curiosa
Haba una vez, una adolescente que viva en un pequeo pueblo, a la cual, le
encantaba preguntar el porqu de todo lo acontecido. De hecho, su mam
siempre le deca que por qu eran tan preguntona, al grado que
en su casa y sus amigos, le decan por qu. La razn de lo
anterior, era derivado de un acontecimiento que tuvo lugar
cuando era pequea.
El hecho ocurri as; un jueves temprano, a eso de las 10 de la
maana encontrndose jugando en el columpio cercano a su
casa al que haba acudido despus de caer una tormenta. De pronto, empez
a salir el sol, aclarando el paisaje. Decidi llamar a los vecinos de su
calle para ir a jugar en los charcos llenos de lodo y pasear en
bicicleta, y as, juntos todos poder ver el arcoris que se form
despus de la tormenta.
Subieron en sus bicis para dirigirse a lo alto de la montaa y
all, quemar bombones y contar historias de terror, pero uno de
ellos llamado Jacinto, no quera ir, estaba meditando acerca de lo que
vea y a s mismo se cuestionaba todo, eso fue lo que lo hizo que naciera una
amistad entre la nia a la que le decan por qu y Jacinto.
Desde ese da, ambos salan a caminar haciendo preguntas y meditando el
porqu de las cosas.
En cierta ocasin ambos se dieron cuenta que haba cosas que
no se podan responder; que era un craso error el preguntarse
siempre el por qu? y el para qu? de todo. Haban gastado su
niez, gran parte de su tiempo.
Ahora era importante investigar y tener informacin para responderse sus
propios cuestionamientos, ser analticos y reflexivos. La ocasin era propicia
para darle un giro diferente a su manera de pensar. As que apoyados en
un sus experiencias, la nia porque y Jacinto, decidieron dejar
fluir las cosas pero siempre conscientes de que aunque todo
tiene un origen, no pueden conocer el mismo de todo lo que los
rodea.