P. 1
TOMÁS APRENDE A LEER TEXTO NARRATIVO PARA 4º DE PRIMARIA

TOMÁS APRENDE A LEER TEXTO NARRATIVO PARA 4º DE PRIMARIA

4.04

|Views: 59.930|Likes:
Publicado porAna Basterra
Texto narrativo para trabajar la comprensión lectora en 4º de Primaria. Material del colegio Ayalde de Loiu (Bizkaia)
Texto narrativo para trabajar la comprensión lectora en 4º de Primaria. Material del colegio Ayalde de Loiu (Bizkaia)

More info:

Published by: Ana Basterra on Sep 11, 2007
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/08/2014

pdf

text

original

TOMÁS APRENDE A LEER Jo Ellen Bogart, Laura Fernández & Rick Jacobson, Barcelona, Editorial Juventud, 1998

Tomás sabía construir una valla de troncos y sabía hacer una tortilla,
pero no sabía leer. Tomás sabía hacer una mesa de un árbol y sabía hacer un dulce jarabe de su savia, pero no sabía leer. Tomás sabía cómo cuidar los tomates, los pepinos y las mazorcas de maíz para que crecieran hermosos, pero no sabía leer. Conocía las huellas de los animales y las señales de las estaciones, pero no conocía las letras y las palabras. Quiero aprender a leer –le dijo a su hermano José. -Eres un hombre mayor, Tomás –le respondió José-. Tienes hijos y nietos y sabes hacer casi de todo. -Pero no sé leer –insistió Tomás. -Bueno –dijo José-. Pues aprende. -Quiero aprender a leer –le dijo a Julia, su mujer.

-Eres maravilloso tal como mientras le acariciaba la barba.

eres

–contestó

Julia

-Pero se puede ser aún mejor –replicó él. -Pues aprende –le dijo su mujer, sonriéndole por encima de su labor de punto-. Así podrás leerme a mí. -Quiero aprender a leer –le dijo Tomás a su viejo perro pastor. El perro lo miró, y luego se echó en la alfombra, a los pies de Tomás. Tomás pensaba: “¿Cómo puedo aprender a leer? Mi hermano no puede enseñarme. Mi mujer no puede enseñarme. Este viejo perro no puede enseñarme. ¿Cómo aprenderé?” Tomás estuvo pensándolo un buen rato y al final sonrió. A la mañana siguiente, Tomás se levantó al salir el sol e hizo el trabajo de la granja. Luego se lavó la cara y las manos, se peinó el pelo y la barba, y se puso su camisa preferida. Desayunó unas tostadas y se preparó un bocadillo para llevárselo. Después se despidió de Julia con un beso y salió de casa. Encontró a un grupo de niños y niñas que también iban por el camino sombreado por los árboles. Cuando los niños entraron en la escuela, Tomás también entró. La señora García sonrió al verlo. -Quiero aprender a leer –le dijo. Ella le indicó un asiento libre y Tomás se sentó. -Niños y niñas –dijo la maestra-, hoy tenemos un nuevo alumno. Tomás empezó por aprender las letras y sus sonidos. Algunos niños le ayudaron. En el recreo, se sentó debajo de un árbol y enseñó a unos niños y niñas a imitar el canto del carbonero y el graznido de la oca, y les contó historias. Pronto Tomás fue aprendiendo palabras. Todos los días copiaba los ejercicios en su cuaderno con esmero. A Tomás le gustaba mucho que la maestra o los niños mayores leyeran en voz alta en clase. A veces dibujaba mientras escuchaba. Tomás estaba aprendiendo, pero también estaba enseñando. Enseñó a los niños a hacer tallas de madera con la navaja. Y a la maestra le enseñó a hacer mermelada de manzana y a silbar con los dientes. Al cabo de un tiempo, Tomás ya iba juntando

palabras y escribiendo sus propias historias. Escribió sobre cómo se salvó una pequeña ardilla. Escribió sobre el baño en el río. Escribió sobre el día en que conoció a su mujer. Julia miraba cómo Tomás hacía sus ejercicios en la mesa después de cenar. -¿Cuándo vas a leerme algo? – le preguntó. -Cuando llegue el momento –le contestó. Un día, Tomás se llevó a casa un libro de poemas de la escuela. Los poemas trataban de árboles y nubes y ríos y ciervos ligeros. Tomás lo escondió debajo de su almohada. Aquella noche, cuando Julia y él se fueron a la cama, sacó el libro. -Escucha –le dijo. Leyó un poema sobre suaves pétalos y dulce perfume de rosas. Leyó un poema sobre olas que rompían en la orilla del mar. Leyó un poema de amor. Julia miró a su marido a los ojos. -¡Oh, Tomás! –dijo-. Quiero aprender a leer. -Mañana, después del desayuno, cariño –le respondió sonriendo. Y apagó la luz.

TOMÁS APRENDE A LEER: comprensión lectora
1 ¿Dónde se desarrolla la historia?

En el campo. En el pueblo de Tomás. En la escuela. En un barrio de las afueras.

2. a) ¿Cuáles son los personajes que intervienen?

b) ¿Quién era la señora García?

La mujer de Tomás. La hija de Tomás. La maestra. La hermana de Julia.

3. Numera estas frases siguiendo el orden de la historia que has leído:

Encontró a un grupo de niños y niñas. Eres un hombre mayor, Tomás.

Leyó un poema sobre suaves pétalos.

Tomás empezó por aprender las letras y sus sonidos.

4. ¿Qué razones le ofrecen a Tomás para que abandone la idea de aprender a leer? Señala las correctas.
Es un hombre mayor. No hay sitio en la escuela. Es maravilloso como es. Todavía no ha pagado la matrícula.

5. Enumera las cosas que sabía hacer Tomás.

6. ¿Por qué se dice que Tomás estaba aprendiendo pero también enseñando?
Porque enseñó a leer a su hermano. Porque hizo una escuela para personas mayores. Porque enseñaba a los niños cosas que él sabía. Porque hablaba con los perros.

7. ¿Qué hace Tomás con el libro que lleva a casa? ¿Para qué?

8. En el texto aparecen algunas frases con un guión delante. ¿Por qué están escritas así?
Porque son las ideas principales.

Porque son diálogos entre los personajes. Porque son las primeras palabras que aprendió Tomás. Porque son parte de un poema.

9. ¿Cómo se preparó Tomás el primer día para ir a la escuela? Señala las respuestas correctas.
Se aseó. Llamó por teléfono a un taxista. Se preparó un bocadillo para llevárselo. Llenó una mochila de libros.

10. a) ¿Te parece que el título de la lectura es adecuado? ¿Por qué?

b) La mujer de Tomás cambia de opinión del principio al final del texto. ¿En que cambia de opinión?

11.- Escribe dos frases que se repitan en la lectura.
_____________________________________________________ _____________________________________________________

12. ¿Quién cuenta la historia?
La maestra y los niños. Un narrador. La mujer de Tomás. El hermano de Tomás.

13. ¿Te parece posible que la situación que describe la historia pudiera suceder en la realidad? Explícalo.

SOLUCIONES, COMENTARIOS E INFORME
EN TOTAL realizan el pilotaje de la prueba: 162 ALUMNOS. 5 CENTROS, 9 AULAS.

1 ¿Dónde se desarrolla la historia? (1punto)
En el campo.

X

En el pueblo de Tomás. En la escuela. En un barrio de las afueras.

En algún caso los alumnos han respondido “en el campo” o “en la escuela”. Dado que no se especifica y que del argumento se puede deducir tanto una respuesta como

las otras, se han considerado válidas. Todos los alumnos excepto uno han respondido bien.

2. a) ¿Cuáles son los personajes que intervienen?
Tomás, su mujer, su hermano José, los niños, la maestra (señora García), el perro. Se han dado dos puntos a los alumnos que especifican la mayor parte de los personajes, sin olvidar los niños, ya que son fundamentales. Se ha dado un punto a los que han olvidado alguno (uno o dos) de los personajes importantes. Alumnos que consiguen dos puntos: 99. Un punto: 63. Cero puntos: ninguno.

b) ¿Quién era la señora García?
La mujer de Tomás. La hija de Tomás.

X

La maestra. La hermana de Julia.

Es una pregunta relativamente fácil, para la que tienen que realizar una pequeña inferencia, ya que no se explicita en el texto que la señora García es la maestra, aunque lo pueden deducir fácilmente. Un punto: 151 alumnos. Cero puntos: 11 alumnos.

3. Numera estas frases siguiendo el orden de la historia que has leído:

2 1 4 3

Encontró a un grupo de niños y niñas. Eres un hombre mayor, Tomás.

Leyó un poema sobre suaves pétalos.

Tomás empezó por aprender las letras y sus sonidos.

En general responden bien, incluso los que muestran dificultades para hacer otras preguntas. Se han dado dos puntos a los que ordenan las cuatro frases bien. Un punto si tienen dos bien.

Dos puntos: 138 alumnos. Un punto: 12. Cero puntos: 12. 4. ¿Qué razones le ofrecen a Tomás para que abandone la idea de aprender a leer? Señala las correctas.

X

Es un hombre mayor. No hay sitio en la escuela.

X

Es maravilloso como es. Todavía no ha pagado la matrícula.

Como en el caso anterior, se dan dos puntos por contestar correctamente y uno por señalar solamente una razón. La pequeña dificultad de la pregunta reside en que tienen que darse cuenta de que hay más de una respuesta correcta posible, y que tienen que señalarlas. Y se especifica en la pregunta: “Señala las correctas.” Probablemente por la celeridad con la que responden no se dan cuenta de que, por los avisos que encierra la pregunta (las correctas) deben buscar más de una. Dos puntos: 115 alumnos. Un punto: 45. Cero puntos: 2.

5. Enumera las cosas que sabía hacer Tomás. Sabía construir una valla de troncos, hacer una tortilla, hacer una mesa de un árbol, sabía hacer jarabe de la savia de los árboles, sabía cómo cuidar los tomates, los pepinos y las mazorcas de maíz. Las siguientes son más complicadas porque no aparece de manera

expresa que Tomás sabía hacerlo: distinguir las huellas de los animales y las señales de las estaciones, prepararse un bocadillo, imitar el canto de los pájaros, contar historias, hacer tallas de madera con la navaja, hacer mermelada de manzana, silbar con los dientes. Señalarlas supone que se ha comprendido bien la lectura, visión global del texto.
En esta pregunta se hace evidente la dificultad que tienen muchos alumnos para escribir /copiar, que aún no dominan la habilidad “física” de escribir. Prácticamente ninguno ha ido más allá de lo que se señala en la introducción, no han señalado otras cosas que sabía hacer Tomás y que se mencionan en la lectura más adelante. De todas maneras, si han detallado completa la introducción (qué sabe hacer Tomás) se han dado dos puntos. Dos puntos: 111 alumnos. Un punto: 43. Cero puntos: 6.

6. ¿Por qué se dice que Tomás estaba aprendiendo pero también enseñando?
Porque enseñó a leer a su hermano. Porque hizo una escuela para personas mayores.

X

Porque enseñaba a los niños cosas que él sabía. Porque hablaba con los perros.

Esta pregunta les resulta muy fácil. Sólo 3 alumnos no responden bien. Un punto: 159. Cero puntos: 3.

7. ¿Qué hace Tomás con el libro que lleva a casa? ¿Para qué? Lo escondió debajo de su almohada para leerle a su mujer poemas antes de dormir. Así le demostró a su mujer cuánto había aprendido y lo interesante que era saber leer. Si el alumno responde correctamente para qué, evidencia su capacidad de interpretación, de comprensión global, y que ha captado la intención del autor.
Muchos alumnos responden a ¿Para qué? Pero olvidan ¿qué hace? Parece que no están acostumbrados a responder ordenadamente, que todavía no tienen estrategias para afrontar con una cierta disciplina sus tareas. Si responden a las dos preguntas, se les dan dos puntos. Dos puntos: 88 alumnos. Un punto: 61. Cero puntos: 13.

8. En el texto aparecen algunas frases con un guión delante. ¿Por qué están escritas así?
Porque son las ideas principales.

X

Porque son diálogos entre los personajes. Porque son las primeras palabras que aprendió Tomás. Porque son parte de un poema.

En la mayor parte de los casos los alumnos han reconocido el uso de los guiones, porque lo sabían o porque lo han deducido del texto.

Un punto: 134. Cero puntos: 28. 9. ¿Cómo se preparó Tomás el primer día para ir a la escuela? Señala las respuestas correctas.

X

Se aseó. Llamó por teléfono a un taxista.

X

Se preparó un bocadillo para llevárselo.

Llenó una mochila de libros.

En algunos casos los alumnos han señalado solamente una respuesta, a pesar de que se avisa de que puede haber más de una: “Señala las respuestas correctas.” Como ya se ha mencionado, necesitan ser más rigurosos, más disciplinados cuando enfrentan sus tareas. Alumnos que responden correctamente y obtienen 2 puntos: 94 1 punto: 58, 0 puntos: 10 10. a) ¿Te parece que el título de la lectura es adecuado? ¿Por qué? Sí, porque lo más importante del cuento-lectura-historia es que el protagonista aprende a leer. Además, si razonan suficientemente su respuesta, se pueden aceptar otras posibilidades. Otras interpretaciones son posibles. La pregunta vale dos puntos. En general han respondido adecuadamente, explicando que el título es adecuado porque recoge la idea principal, que es que Tomás aprende a leer. Cuando no quedaba suficientemente claro que lo hubieran entendido, se ha dado un punto. Dos puntos: 143 alumnos. Un punto: 12. Cero puntos: 7. b) La mujer de Tomás cambia de opinión del principio al final del texto. ¿En qué cambia de opinión? Sobre todo cambia de opinión en que no se conforma, al final, con que sepa leer Tomás, quiere aprender también ella. Además, parece que aprecia más la importancia del saber leer. Si el alumno responde adecuadamente, muestra que sabe integrar ideas e información. En general la pregunta ha resultado bastante más complicada que la anterior, como se deduce de los resultados. No todos los alumnos perciben que la mujer de Tomás también quiere, al final de la obra, aprender a leer, porque lo considera un valor, algo relevante. Dos puntos: 82 alumnos. Un punto: 52. Cero puntos: 28.

11.- Escribe dos frases que se repitan en la lectura. “Quiero aprender a leer”. “pero no sabía leer”. Además hay estructuras gramaticales e ideas que se repiten, pero no tan evidentemente como en los casos señalados. Algunos alumnos han entendido “frase” en sentido de sintagma, o algunos incluso palabra. Se ha aceptado cuando los alumnos señalaban al menos tres palabras que se repetían. Por otra parte, algunos alumnos han entendido que había que repetir dos veces la misma frase, y así lo han hecho (“Pues aprende”. “Pues aprende”.), no se ha considerado válido, aunque tiene gracia y cierta lógica. Dos puntos: 82 alumnos. Un punto: 63. Cero puntos: 17. 12. ¿Quién cuenta la historia?
La maestra y los niños.

X

Un narrador. La mujer de Tomás.

El hermano de Tomás.

Es una pregunta fácil, y la han respondido correctamente la mayoría. Un punto: 147. Cero: 15. 13. ¿Te parece posible que la situación que describe la historia pudiera suceder en la realidad? Explícalo. Sí. Es posible que una persona mayor que no ha ido a la escuela porque en su niñez no tuvo posibilidad, aprenda a leer de mayor. Son posibles otras cosas que se mencionan en la obra. Pero es un poco raro que un señor mayor vaya a la escuela con los niños. Si razonan sus respuestas, se pueden aceptar algunas otras posibilidades. Algunos señalan que todos los mayores saben leer porque se aprende de pequeño en la escuela. Otros que hay personas pobres, o que viven en el monte, o que tienen que trabajar de pequeños... y que por ello es posible que de mayores no sepan leer. Si lo han justificado suficientemente, se les dan dos puntos. Dos puntos: 121 alumnos. Un punto: 26. Cero puntos: 15.

PUNTUACIONES OBTENIDAS 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 13 25 26 16 15 17 10 13 6 4 5 3 1 4 1 1

Nº ALUMNOS QUE OBTIENEN ESTA PUNTUACIÓN –

CUESTIONES GENERALES · Se perciben dificultades para la redacción (tanto por lo que se refiere a la caligrafía, como a la ortografía y a la expresión escrita). · En general han invertido poco tiempo en realizar la prueba. Quizá si lo hubieran hecho con más calma, algunos hubieran obtenido mejores resultados.

· Como es lógico, les resultan más fáciles las preguntas cerradas que las abiertas. Por otra parte, parece que dominan las técnicas de búsqueda de información concreta, aunque les cuesta más responder a preguntas en las que tienen que pensar, relacionar, deducir, opinar... · Cuestiones metodológicas: conviene separar en dos bloques el texto y las preguntas, para que los alumnos se manejen mejor.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->