Está en la página 1de 3

SOMOTO MADRIZ NICARAGUA PARTE DE SU HISTORIA

El origen de la población de
Somoto se remonta a la época
prehispánica, pero fueron los
españoles quienes finalmente
poblaron la denominada
"Santiago de TepeSomoto"
según cédulas reales de 1591.
No existe evidencia en la
extensa región de Las Segovias,
sobre la existencia de otro
pueblo, distinto de la actual
ciudad de Somoto, que llevara
en la antigüedad ese nombre.
Sin embargo, la crónica viajera
de Fray Alonso Ponce realizada
en 1585, parece indicar la
existencia de varios pueblos
indígenas que llevaban el
nombre de Somoto.
Valle de gansos
Los nombres Somoto,
TepeSomoto y TépecSomoto, se
derivan del idioma indígena
chorotegano "tépec-xomotl".
"Tépec" significa valle o región
poblado y "xomotl", gansos o
pavos. Es decir: "Valle o Región de Gansos".
El gobierno local de los pueblos indígenas de TépecSomoto era ejercido por el "Calpulli",
institución semejante a las municipalidades de hoy, electas por voto popular directo, cuyas
funciones se limitaban a mantener el orden entre los vecinos, vigilar y hacer cumplir el respeto
a la propiedad ajena, la administración de tiangues o mercados y atender a comerciantes
foráneos.
En muchas citas históricas nicaragüenses del siglo pasado, se hace alusión a Somoto con el
nombre de "Somoto Grande", indicación que hace presumir la existencia de otros pueblos que
con inferior categoría urbana, llevaban el simple nombre de Somoto y que en el transcurso del
tiempo desaparecieron totalmente del mapa geográfico-político de la República.
El 22 de enero de 1867 durante el gobierno del general Fernando Guzmán se le concede el
título de Villa y por ley el 24 de marzo de 1895, el gobierno de José Santos Zelaya le otorga el
título de ciudad.
Desde el 11 de noviembre de 1936 es cabecera del departamento de Madriz, fecha en que se
separó de Nueva Segovia.
En este municipio se da origen por medio de los ríos Comalí y Tapacalí al Río Coco, el más
extenso y caudaloso de Nicaragua.
Somoto además es famosa por la elaboración de rosquillas, empanadas, hojaldras (viejitas) y
otros bocadillos típicos de la cocina nicaragüense.
Municipio: Somoto
Departamento: Madriz
Fundación: 1591
Extensión territorial: 466.18 kms.²
Distancia de Managua: 216 kms. al norte
Altitud: 700 msnm
Clima:
Temperatura media:
Precipitación anual:
Población total: 37.850 habitantes
Población urbana: 20.316 hab. (53.67 %)
Población rural: 17.534 hab. (46.33 %)
Fiestas: 25 de julio en honor a Santiago
Economía predominante: Agricultura
El Cañón de Somoto, una de las formaciones rocosas más antiguas de Centroamérica, se ha
convertido en los últimos tiempos en uno de los principales destinos de la zona Norte de
Nicaragua, tras haber sido recientemente “descubierto” su potencial turístico. Este
impresionante sitio ofrece un escenario único en el país, y entre sus paredes rocosas se
pueden llevar a cabo diversas actividades turísticas.
EL CAÑON DE SOMOTO

A unos 15 kilómetros al Oeste de la


ciudad de Somoto, cabecera
departamental de Madriz, se
encuentra esta asombrosa estructura
geológica, a la que los lugareños
también conocen como “La
Estrechura” o “Namancambre”.
Se trata de un cauce de paredes
verticales que se extiende por
aproximadamente cinco kilómetros, en un recorrido sinuoso cuyo ancho varía entre 10 y 15
metros. En éste corren las aguas provenientes de los ríos Comalí (de Honduras) y Tapacalí,
que se unen para formar el extenso río Coco. En su fondo pedregoso, la tranquila corriente se
ve interrumpida por formaciones rocosas que dan origen a unas siete u ocho pozas con aguas
semi estancadas, creando un ambiente lleno de vida, con plantas y peces.
Los farallones que delimitan el acantilado alcanzan entre 120 y 150 metros de altura, y en el
lugar más angosto, se acercan hasta cinco metros uno al otro. Según el Instituto
Nicaragüense de Estudios Territoriales, INETER, estas interesantes columnas son producto
de una falla geológica abierta, combinada con la acción erosiva del agua. Se cree que
tomaron entre 5 y 15 millones de años en formarse, en un periodo que corresponde a la era
del Cuaternario y Mioceno de Terciario Superior.
¿Qué se puede hacer?
El cañón es un destino que ofrece un ambiente único en nuestro país. Desde la entrada por el
camino del Valle de Sonís, que es la más utilizada, se empiezan a apreciar panoramas de
bosque seco, con árboles de pequeña altura y fauna propia del lugar. Venados, chocoyos,
conejos e iguanas, son algunas de las especies que habitan la zona.
A medida que se avanza y se acerca el cauce seco del río Coco, el camino se vuelve arenoso
y empiezan a aparecer corrientes de agua que limitan el acceso a vehículos bajos. La
topografía va cambiando hasta que se levanta en un solo paredón, que anuncia el inicio del
cañón. Entre las fracturas de la roca misma que lo forman, se pueden ver crecer orquídeas,
bromelias y cactus.
Además de apreciar su belleza escénica, el lugar permite varias actividades. Se puede
caminar por un trecho, sobre el suelo de roca pulida, a la orilla del agua y entre los altos
paredones. También se puede recorrer aproximadamente 300 metros del cañón en pequeños
botes que los lugareños han dispuesto para facilitar el acceso; el precio de esta facilidad es
de C$15 por persona, ida y vuelta. Para mayor entretenimiento, otra actividad es recorrer el
curso del agua sobre neumáticos inflados de camiones, que los visitantes pueden usar a
manera de flotadores acuáticos; ésto tiene un valor de C$40 por persona.
Aparte de su utilidad para avanzar a través del cañón, las frescas aguas son una de las
razones principales por las que generaciones de familias norteñas lo conocen y lo visitan para
refrescar sus veranos.
En los últimos años, con la promoción turística, y con ayuda deI INETER, se definieron
algunos senderos que pueden ser recorridos por los visitantes, a través de los caminos más
seguros. Estos se dirigen a miradores que permiten apreciar la belleza escénica de los
alrededores.
Algunos guías de la zona ofrecen paseos a caballo y almuerzo en alguna casa de la
comunidad de Sonís, cuyos habitantes son los encargados de administrar las actividades
turísticas del cañón en esta zona; venden bebidas para refrescarse, y con previo aviso
pueden organizar alojamiento para quienes deseen trasnochar ahí.
Para viajeros más activos, también es posible practicar Rappel en algunos de los paredones
que alcanzan hasta los 60 metros de altura. Esta técnica de descenso vertical con arneses es
uno de los deportes de aventura posibles en este lugar.
¿Cómo llegar?
En transporte público:

Si viaja desde Managua deberá


tomar un bus que se dirija hacia
Somoto, en el Mercado El
Mayoreo. Una vez en esa ciudad,
diríjase a la terminal conocida
como “terminal de la frontera”,
para tomar un bus con rumbo a El
Espino (puesto fronterizo con Honduras). Estos también se pueden encontrar frente al edificio
de la Cruz Roja, y su precio hasta la entrada de la comunidad de Sonís, a unos ocho
kilómetros de la ciudad, es de un poco menos de C$10 por persona. Desde ahí, deberá
caminar.
En transporte privado:
Desde la ciudad de Somoto debe seguir sobre la carretera Panamericana que se dirige hacia
la frontera con Honduras, y girar a mano derecha en el kilómetro 230 ½. Si conduce un
vehículo de doble tracción, podrá continuar por aproximadamente dos kilómetros por un
camino de tierra hasta llegar al río; de otra manera, deberá seguir a pie o a caballo hasta
llegar a la entrada del cañón.
Los fines de semana va a encontrar una caseta en la que además de brindar información, se
cobra una tarifa de entrada de C$10 por persona mayor de 12 años. Este dinero es manejado
por la Alcaldía de Somoto, y destinado a mantener el camino de acceso en buen estado.
Aunque hasta hace pocos años (Diciembre del 2004) fue “descubierto” por geólogos checos y
nicaragüenses que realizaban estudios en la zona, el cañón de Somoto -habiéndose
reconocido su importancia hidrológica, geológica y potencial turístico-, ya fue declarado área
protegida bajo la categoría de Monumento Nacional Cañón de Somoto y la motivación para
visitarlo sigue en aumento a medida que se organizan más actividades en la zona.