Está en la página 1de 1

EL PECADO FICHA

Vamos a ponernos nuevamente en la presencia de Dios. De ese Dios Padre que nos llama
y de Cristo que nos da la posibilidad real de responder a esa llamada. Y todo, porque El nos
ama. Este tiene que ser el trasfondo de nuestra oración.

Pero hay un “Mundo” que no quiere responder a esa llamada, que prefiere seguir su propia
llamada. Y ese mundo está también dentro de mí.

Oración preparatoria
Señor, ayúdame a ser lo que yo, en lo más íntimo mío, siento que quisiera ser; ayúdame
a ser lo que tu quieres que sea.

Meditación
Imagínate que estás leyendo el periódico y vas haciendo un círculo rojo en todas aquellas
noticias que te indiquen situaciones de desorden, de pecado (se trata de mirar la situación,
no de buscar culpables). Hazte así una lista de “pecados del mundo actual”, los que más te
escandalizan.

Mira cómo tú participas de ese pecado, como ese mal está también dentro de ti (no
imaginar que se tienen pecados que no se tienen).

Salmo 51: ¡Misericordia!


Romanos 7, 15-24. Lucha en el interior.
+ soy de carne vendido al poder del pecado
+ me complazco en la ley de Dios pero advierto otra ley en mis miembros
+ gracias sean dadas a Dios por Jesucristo nuestro Señor

¿Qué he hecho por Cristo?


¿Qué hago por Cristo?
¿Qué voy a hacer por Cristo?

Mi pecado
Somos solidarios de un mundo que camina hacia Dios siguiendo su llamada de amor,
pero un mundo que al mismo tiempo se resiste y peca. Yo también me resisto y peco.

Hoy, hemos de colocarnos ante el Señor con nuestro pecado, nuestras debilidades,
nuestra rutina. Queremos que Dios nos haga ver realmente la malicia del pecado, nuestra
verdad. Al mismo tiempo, hemos de colocarnos ante Él, también con nuestros deseos de
conversión, de acercamiento a Él. Él conoce hasta el más profundo de nuestros
pensamientos... y nos ama.

Lucas 15, 11-31. El Hijo Pródigo


Lucas 18, 9-14. La Parábola del Fariseo y el Publicano”. Creerse uno que no necesita
conversión.
Mateo 7, 1-5. La mota en el ojo del prójimo.
Salmo 6. Plegaria en la tribulación.
Salmo 130. De Profundis.