Está en la página 1de 2

ORAR EL DIA HOJA

¡ESTRESADOS!
El estrés se ha convertido en una palabra mágica, es la enfermedad de nuestro tiempo. Y
el diagnóstico es siempre el mismo: ¡es consecuencia de una vida agitada, vivida con
mucha intensidad o volcada en una frenética actividad! Y la receta es siempre la misma:
"¡Procure vivir tranquilo, pasee, relájese...!". En definitiva, que no nos las sabemos
arreglar bien con nuestros agobios y cansancios.

Ejercicio 1.
En tu cuaderno, anota lo que haces en un día normal: cómo te levantas, qué haces, con
qué personas te encuentras, qué conversaciones tienes...
- contempla ese día como si fuese una película
- ¿vives el día? ¿qué impresión te deja?
- da gracias por cada día que vives.

Ejercicio 2.
Desde que te levantas, intenta vivir consciente este nuevo día que se te presenta.
De día: sin exageraciones, ni esfuerzos artificiales:
- haz las cosas consciente de lo que haces.
- mira a las personas con las que te encuentras
- escucha lo que te dicen y escucha lo que les dices.
- fíjate en lo que sientes
Por la noche:
- recoge las impresiones del día
- ¿qué has vivido?, ¿qué has sentido?, ¿qué y a quien has querido?
- lo positivo y lo negativo
- da gracias por el día vivido.

Ejercicio 3.
Al levantarte, piensa en Jesús, su estilo de vida, su manera de hacer las cosas y amar las
personas. Pídele que él te acompañe en este día.
De día: sin exageraciones, ni esfuerzos artificiales:
- intenta hacer lo que estas haciendo pensando cómo lo haría Jesús.
- intenta mirar y tratar a las personas tal y como Jesús lo haría.
Por la noche:
- recoge las impresiones del día
- ¿qué has vivido?, ¿qué has sentido?, ¿qué y a quien has querido?
- lo positivo y lo negativo
- da gracias por el día vivido.

Recoge la semana
No dejes de anotar los sentimientos predominantes, dar gracias y pedir perdón, y seguir
con mucho ánimo.
PARA ORAR

(Mt 11, 28-30).


En la mañana y durante el día, dale vueltas a estas palabras de Jesús: .

"Venid a mi los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad sobre vosotros
mi yugo, y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso
para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera"

Estas palabras no significan que la vida va a ser jauja en adelante. En ella siempre hay un
yugo, una carga, un agobio... La vida nos va echando mucho peso encima... Pero con
Jesús, por el hecho de estar con él y de seguirle, todo parece más llevadero y liviano.

Por eso, si sientes pereza o miedo, acepta de la mano de Jesús el trabajo del día y llévalo
con él; verás que no es tan terrible. O si eres más bien activo/a y responsable, suelta tus
preocupaciones en él, alíviate y deja que él te alivie.

En la noche, pondera y aprecia lo que ha sido este día para ti. Agradece a Jesús y a Dios
su Padre todo lo que de positivo hayas descubierto hoy. Y si las cosas no te han
resultado fáciles, mira a ver el porqué, recupera el ánimo y sigue hacia adelante.

Marcos 1,14 a 3,35

Marcos nos describe retazos de la vida itinerante de Jesús, como si quisiera presentarnos
a Jesús en su trato con la gente, una especie de Jornada de Jesús encontrándose con los
demás. Jesús realiza su vida, pero en compañía de los demás, buscándoles.

En una lectura meditada y ratos de contemplación, seguir a Jesús

PARA PENSAR

Una vez preguntaron a un rabino por qué, a pesar de sus múltiples ocupaciones, era
capaz de estar sereno.

Y él contestó
-Cuando estoy de pie, estoy de pie; cuando ando, ando; cuando estoy sentado, estoy
sentado; cuando como, como; cuando hablo, hablo...

En este punto sus interlocutores le cortaron diciendo:.


-Eso también lo hacemos nosotros; pero aparte de eso, ¿qué más haces?

Y de nuevo dijo:
-Cuando estoy de pie, estoy de pie; cuando ando, ando; cuando estoy sentado, estoy
sentado; cuando como, como; cuando hablo, hablo...

Otra vez dijo la gente:


- Eso mismo también lo hacemos nosotros.

Pero él les dijo:


No, cuando estáis sentados, ya estáis de pie; cuando estáis de pie, ya estáis corriendo;
cuando corréis, ya estáis en la meta.

Intereses relacionados