Está en la página 1de 1

ORAR MI VIDA

Presencia de Dios
Caigo en la cuenta de que Dios está presente, conmigo, aquí y ahora. Así como los
pájaros donde quiera que vuelen hallan siempre el aire, así yo, donde quiera que esté,
siempre hallaré a Dios presente e mi.

Petición.
Señor, ayúdame a encontrarme contigo en el día a día de mi vida. Ayúdame a
encontrarme con quien se cruce en mi camino. Ayúdame a amar.

Mi Situación: hoy y ahora.


Si quiero encontrarme con Dios o con cualquier otra persona, debo partir de mi situación
personal. Y mi situación personal es que me encuentro en un momento determinado de
mi vida, con unas experiencias determinadas, con unas ideas y convencimientos
determinados y con unos interrogantes, dudas y miedos determinados. Tengo 20 años...
35... 55… 65, y un presente que proviene de una propia historia personal. Hoy soy como
soy mi historia personal, y con ella camino hacia el futuro.

Para Pensar
Me pongo delante de Dios que me llama a la vida, me llama a vivir y me llama a infundir
vida. (Nota: coge un cuaderno o una hoja e intenta plasmar en breves rasgos tu situación
actual, apunta brevemente algunas ideas)

¿Qué impresión tengo yo de mi vida?:


• ¿Contento?, ¿a gusto?
• ¿Triste?, ¿rutinario?
• ¿Perdido?, ¿desconcertado?
¿Qué dudas tengo? ¿Cuáles son mis miedos?
¿Qué experiencias positivas he vivido que me han marcado?
¿Dios ilumina mi vida?
¿Soy capaz de infundir esperanza en personas sin luz?

. Se trata de mirar cómo soy para presentarme así ante el Señor y pedirle que me ayude a
caminar hacia él y a quitar impedimentos a su encuentro.

• Piensa en los rasgos fundamentales de tu carácter. Haz, en cinco líneas,


una descripción de ti mismo/a tal y como te ves ahora. ¿Cómo te definirías?
• ¿Qué es lo que más te gusta de ti mismo/a?
• ¿Qué te gustaría cambiar de ti mismo/a?
• ¿Cuál es tu ideal irrealizable ese sueño que tienes?

Final de la Oración
Delante de Dios, lee y comenta con él lo que has ido sintiendo y viviendo en este rato de
oración.

Salmo 27 El Señor es mi luz y mi salvación

Termino la oración recitando el Padrenuestro.