Está en la página 1de 1

EL PJARO VCTIMA DE LA BONDAD

Una gaviota descendi en un suburbio de la capital de Lu. El marqus de Lu le dio la bienvenida y


la festej en el templo, disponiendo para ella la mejor msica y los ms importantes sacrificios.
Pero el ave estaba aturdida y pareca bien triste, no atrevindose a tragar un bocado de carne o
una sola copa de vino. Al cabo de tres das, muri.
El marqus de Lu agasaj a la gaviota como a l le gustaba ser agasajado y no como a ella
le habra gustado.
Zhuang Zi