P. 1
Glosario de Temas y Conceptos Ambientales-Una guía para la actualización y la refelxión

Glosario de Temas y Conceptos Ambientales-Una guía para la actualización y la refelxión

|Views: 7.365|Likes:
Publicado porProcosi
El documento es un glosario de temass y conceptos, cuyo objetivo podría ser formativo, pero es principalmente de actualización, reflexión y alerta.
El documento es un glosario de temass y conceptos, cuyo objetivo podría ser formativo, pero es principalmente de actualización, reflexión y alerta.

More info:

Published by: Procosi on Mar 05, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

04/14/2015

pdf

(137, 135, 212)

La defnición de área protegida en el país tiene su
base en la Ley del Medio Ambiente Nº 1333 del
año 1992: “Áreas Naturales con o sin intervención

humana, declaradas bajo protección del estado
mediante disposiciones legales, con el propósito

de proteger y conservar la fora y fauna silvestre,
recursos genéticos, ecosistemas naturales, cuencas
hidrográfcas y valores de interés científco, estético,
histórico, económico y social, con la fnalidad de

conservar y preservar el patrimonio natural y

cultural del país”. El Reglamento General de Áreas
Protegidas de 1997, complementa mencionando
que son: “Territorios especiales, geográfcamente
defnidos, jurídicamente declarados y sujetos a

legislación, manejo y jurisdicción especial para
la consecución de objetivos de conservación de la
diversidad biológica”. Se reconocen las siguientes

categorías: Parque Nacional, Reserva de Vida
Silvestre, Área Natural de Manejo Integrado
y Santuario de Vida Silvestre (no hay ningún

santuario bajo manejo).

La Ley del Medio Ambiente (Nº 1333) el año 1992
también crea ofcialmente el Sistema Nacional de
Áreas Protegidas o SNAP, en el marco del Convenio

de Biodiversidad, dicho Sistema empieza a ser

implementado a fnes de ese mismo año como
el “conjunto de áreas de régimen y jurisdicción

especial legalmente establecidas cualquiera sea

su jurisdicción y signifcación (Departamental,
Municipal o Privada)”.
Son parte del SNAP: la riqueza total de elementos de

la biodiversidad y naturales existentes; la totalidad

de valores paisajísticos o escénicos; la totalidad

de recursos naturales bióticos y abióticos; las
poblaciones humanas y sus valores socio-culturales,
así como los valores patrimoniales arqueológicos.

Así mismo se consideran como parte del SNAP

el conjunto de objetivos, políticas, estrategias e

instrumentos técnicos que guían su estructura y
operatividad; la base legal y normativa común;

la base estructural organizativa y funcional, y la
base de conocimientos e información existente

y acumulativa”. El SNAP se constituye en el

instrumento prioritario, para la conservación
de la mayor representatividad del Patrimonio

Natural, Cultural Histórico y Vivo de la Nación.
De acuerdo a la Ley 1333, comprende la totalidad

de áreas protegidas creadas legalmente en el país,

sin embargo debido a situaciones estratégicas

y limitantes de capacidad operativa, abarca en
la práctica a 21 áreas protegidas de “carácter

nacional” que comprenden un 18% del territorio
nacional, lo que hace una superfcie legal total de
algo más de 17 millones de hectáreas, albergando

una extraordinaria riqueza de biodiversidad

y paisajes. Signifca algo más de un 70% de la

38

A

representatividad de especies, ecoregiones y
ecosistemas del país.
Las áreas protegidas son espacios naturales y

culturales de interés nacional y de utilidad pública,
por cuanto reportan importantes benefcios a las
poblaciones locales y regionales, benefcios que

no han sido todavía evaluados formalmente, ni
incorporados en las cuentas nacionales como
activos imprescindibles del capital natural de
la nación. Son reservorios de ingentes recursos

biológicos estratégicos, muchos de los cuales

probablemente no tienen uso o utilidad actual,
pero que en el mediano o largo plazo pueden
ser de enorme relevancia, dada su potencialidad.

Muchas áreas protegidas se encuentran en zonas

con poca aptitud agrícola, y de muy alta fragilidad
y sensibilidad ecológica, por sus características

topográfcas y de suelos, climas extremos o por

su relativo aislamiento. A pesar de ello, prestan
una serie de servicios ecológicos que todavía no
han sido valorizados en el país. El hecho de que
la accesibilidad a las áreas protegidas no sea fácil

implica también que extensas superfcies están

todavía cubiertas por ecosistemas en buen estado
de conservación. La primera área protegida

creada en Bolivia data de 1939, el Parque Nacional

Sajama, la cual forma actualmente parte de las
21 áreas con gestión implementada. En el mundo
existen poco más de 100.000 áreas protegidas en

diversas categorías ocupando algo más del 12 % de
superfcie terrestre y marina, Hasta un 80 % de de

las áreas protegidas en el mundo y principalmente
en los países no desarrollados enfrentan series
amenazas a sus ecosistemas (190).

Áreas protegidas: problemática

(127, 130, 67, 9, 212)

El panorama para las áreas protegidas nunca fue
fácil, tanto por razones internas como externas
y siempre enfrentaron impactos importantes,
pero que ahora, como nunca antes, enfrentan
graves e inminentes amenazas, derivadas de la
lógica del desenfrenado crecimiento económico
mundial y que en nuestro país se traducen por

ejemplo en la iniciativa IIRSA, la producción

de agrobiocombustibles, o los megaproyectos

energéticos y mineros.

La problemática gestión de las áreas protegidas
tiene raíz en la debilidad crónica de la gestión

ambiental en general. Por otra parte, el SNAP

carece de una inserción y articulación efectiva con

las políticas públicas y procesos claves, como el
ordenamiento o planifcación territorial y del uso

del suelo. El relegamiento de los temas ambientales

ha signifcado su total subordinación a las visiones

de crecimiento económico. Esta polarización

hacia las visiones de desarrollo ha signifcado que

la conservación de la biodiversidad y las áreas en
particular pierdan sentido. Siguiendo esta línea,
los temas ambientales, desde hace varios años,
no fueron jerarquizados en el Estado, al punto
de darse un abierto menosprecio, siendo vistos

39

A

como un obstáculo a las políticas de crecimiento
económico. A lo anterior se suma la debilidad
y fragilidad normativa y legal, fundamentada

en la Ley del Medio Ambiente (Ley 1333) y el
Reglamento del SNAP, existiendo muchos vacíos

y debilidades. Lejos de buscar el fortalecimiento
normativo, existe una tendencia en ciertos

sectores ofciales de fexibilizar dichas normas

para dar paso a la exploración petrolera dentro de
las áreas protegidas. En este panorama, el nivel

de gobernanza en el SNAP ha sido en general

excepcionalmente bajo, aspecto manifestado en

la multiplicidad de confictos sociales y el número

de zonas a las cuales el personal del área no tenía
acceso. La participación social en la gestión

se ha canalizado a partir de los Comités de
Gestión, instrumento aparentemente insufciente

para generar un efectivo empoderamiento y
apropiación local.
En relación al estado de conservación de los

ecosistemas y especies en el SNAP, se conoce que en

general es bueno, pero existe una clara tendencia
a desmejorar debido a los crecientes impactos y

amenazas que están siendo insufcientemente

contrarrestadas. Las amenazas estructurales
de mayor gravedad, especialmente sobre los

ecosistemas de las tierras bajas (y que también

afectarían áreas protegidas), se derivan tanto de

las proyecciones de la iniciativa IIRSA, como de

la nueva visión de producir agrobiocombustibles,
cuya expansión a gran escala produciría un

avance sin precedentes de las fronteras agrícolas,
en especial de la soya, caña y palma africana.

También los proyectos energéticos de gran

escala como la represa de El Bala, la explotación

geotérmica en la Reserva Eduardo Abaroa y la
exploración petrolera en el Madidi o la proyección
de construcción de los caminos en el Madidi,
en el Isiboro Secure (TIPNIS) y en Otuquis,

constituyen graves riesgos. La lista de amenazas

y afectaciones es realmente larga. También la

explotación forestal no regulada y la ganadería de
reemplazo se expandirían a partir de los nuevos

tramos asfaltados que la iniciativa IIRSA está

promoviendo.

A lo anterior se debe sumar el hecho que las
actuales ofertas de desarrollo parecen no tener las
adecuadas contenciones ambientales, por lo que
se hace necesario diseñar canales alternativos de
articulación entre conservación y desarrollo, que
puedan ir mas allá que la aplicación de instrumentos
y recaudos ambientales clásicos. Esto es evidente
cuando llegan a las regiones recursos del Impuesto

Directo a los Hidrocarburos que producen un

apoyo social regional que no había antes.

Otro tema álgido en la funcionalidad del SNAP

y que contribuye a su debilidad, es la baja

sostenibilidad fnanciera que tiene. El SNAP ha
mostrado una debilidad fnanciera crónica, los

escenarios son de elevada incertidumbre, con
tiempos largos de escasez presupuestaria, y con
una dinámica casi estrictamente supeditada

40

A

al logro de fnanciamientos de la cooperación

internacional. La realidad es que no han habido

nunca partidas permanentes y signifcativas,
inscritas en el Presupuesto General de la Nación,

derivadas de nuestro propio PIB para soportar el

funcionamiento básico del SNAP, como ocurre en

mayor o menor grado en otros países.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->