P. 1
Glosario de Temas y Conceptos Ambientales-Una guía para la actualización y la refelxión

Glosario de Temas y Conceptos Ambientales-Una guía para la actualización y la refelxión

|Views: 7.361|Likes:
Publicado porProcosi
El documento es un glosario de temass y conceptos, cuyo objetivo podría ser formativo, pero es principalmente de actualización, reflexión y alerta.
El documento es un glosario de temass y conceptos, cuyo objetivo podría ser formativo, pero es principalmente de actualización, reflexión y alerta.

More info:

Published by: Procosi on Mar 05, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

04/14/2015

pdf

(68, 48, 9, 133, 118, 65, 123, 144)

Tradicionalmente signifca carencia de los

bienes y servicios necesarios para satisfacer las

necesidades básicas. También se ha defnido

como una condición social emergente de una
carestía generalizada de recursos en zonas rurales
o de reducidos e irregulares niveles de ingresos en
zonas urbanas, que implica necesariamente una
baja calidad de vida. El concepto de pobreza tiene

interés para defnir la forma en que se distribuye

la riqueza dentro de una sociedad. De cualquier

forma, emerge a partir de la comparación entre
grupos y actores sociales, entre ciudad y campo

o entre países. De esta suerte de subjetividad

metodológica emerge en general la inconsistencia
de los índices de pobreza y desarrollo humano.
Las situaciones de pobreza crónica en regiones
rurales, se relacionan con sistemas productivos

precaristas (ver precarismo), poco efcientes
y escasamente diversifcados, en los cuales se
presentan normalmente, profundas defciencias de

productividad por la erosión y empobrecimiento
de los suelos, exclusión a determinados recursos,
vaciamientos de fauna, ausencia de fondos de
reposición del sistema (no poder asegurar las
próximas siembras) e imposibilidad de generar
excedentes para la comercialización. Esto conduce
a una crónica falta de seguridad alimentaria y

difcultades para asegurar o adquirir bienes de

necesidad básica.
En las zonas urbanas, la pobreza está directamente
ligada a los niveles de ingreso y seguridad de
fuentes de trabajo, los indicadores de pobreza
por tanto se concentran en situaciones de bajo
nivel de ingreso, carencia de servicios básicos
(vivienda, salud y seguridad social, educación,
luz, agua potable y alcantarillado) e inseguridad
alimentaria.

Un indígena moxeño de la Amazonía boliviana
difícilmente debería ser clasifcado como pobre

198

P

mientras sus sistemas de subsistencia sean estables,

esto es, mientras posea amplias superfcies

de bosques para mudar sus cultivos, cazar y
recolectar una inmensa diversidad de recursos, o

ríos con abundante pesca, aún cuando carezca de
telefonía celular, seguro médico o alcantarillado.
Dicho habitante se convierte en pobre cuando se

avasallan sus bosques, se limita su acceso a tierras
y recursos, pierde su fauna, ve contaminados sus
ríos, y se ve forzado a migrar a las periferies de
un poblado para medrar como peón eventual
de una estancia. Sin embargo, en el contexto
actual modernidad rural, la condición de
subsistencia tiene un contexto de pobreza y hasta
miseria, debido a la ausencia de acumulación
de excedentes para el mercado. Es necesario
por tanto cuestionar la concepción cultural que
confunde pobreza (resultado de la desposesión
y privación) con la subsistencia o experiencia

material de sufciencia y austeridad. En la visión

occidental las sociedades de autosubsistencia
son vistas como “pobres” porque no se ajustan

a los criterios de bienestar, a través del tipo de

consumo de la economía de mercado (144). La
transformación de las economías de subsistencia
para integrarlas al mercado es lo que las hace
realmente pobres, no sólo por la marginalización
inherente sino por la socavación de sus medios
naturales de producción tradicional y el despojo
cultural asociado.

Una de las principales críticas al informe

Brundtland, se centró precisamente en rebatir
la posición de que la pobreza era la causante
del deterioro ambiental en el planeta. Es cierto
que la pobreza, especialmente en su versión
más extrema, puede efectivamente ocasionar
deterioro ambiental, aunque este es localizado y

en términos generales con una huella ecológica

comparativamente muy pequeña en relación a la
de los países ricos o industrializados. En cuanto
a la relación entre pobreza y comercio mundial,
es menester referirse a los argumentos de inicios

de la década de los 90 que afrmaban que la

liberalización generalizada del comercio en el
planeta llevaría a un futuro de prosperidad global,
reduciendo la pobreza, aminorando la brecha
entre ricos y pobres y mejorando el ambiente.
Pero ¿Se ha demostrado esta teoría?. Justo lo
contrario y, sin embargo, se sigue obligando a
los países pobres a aceptarlo. Incluso el Banco

Mundial ha llegado a afrmar solemnemente que

la integración global es ya una poderosa fuerza de lucha
contra la pobreza
”, y no olvidemos su lema, que se
puede interpretar como un extremo de la ironía:
Nuestro sueño...un mundo sin pobreza”.
La proporción o porcentaje de la población
mundial que vive con menos de un dólar al día se

redujo de un 28% a un 23% entre 1987 y 1998.
Sin embargo el número de personas pobres que

mal-viven con exiguos ingresos, en realidad, ha

199

P

aumentado (más de 1.100 millones de personas).
Si el porcentaje de personas que vive en la miseria
parece ser menor es simplemente porque hay
más habitantes en el planeta, en resumen es un
engaño matemático.

Muchas otras cosas lejos de cambiar han
empeorado, por ejemplo: Ningún país de
Latinoamérica o Africa se encuentra entre los
primeros 30 IDH del mundo o en 1989 un 25%
de la población del planeta tenía un 75% de la
riqueza mundial, en 2005 un 14% de la población
tiene el 78% de la riqueza.

Lejos de aliviar la pobreza en el mundo, en la

última década se han agudizado los efectos de

las desigualdades. El discurso del desarrollo
sostenible ha servido de acicate para promover
procesos inequitativos de desarrollo y ha allanado
el camino, en cierto modo, para que los grandes

organismos fnancieros y las transnacionales
consoliden las políticas de la OMC (desde 1994).

Los ritmos de explotación de materias primas
recursos renovables (suelo-soya, madera) o no
renovables (minerales, petróleo) han generado
en los países pobres la consolidación de elites

empresariales y sociales expandiéndo la brecha
entre ricos y pobres. Miles de familias han perdido

sus tierras de diversas formas y han engrosado las
chabolas y fabelas en torno a las grandes ciudades.
Los procesos de industrialización perversos desde

el Norte, han generado fenómenos aberrantes
de “maquilación” (Maquila: trabajo serial

mecanizado de alta intensidad) y explotación

humana con exiguos benefcios en relación a la

inversión de tiempo y energía. Los procesos de
agricultura a escala industrial, como de la caña
asociados a la producción de biocombustibles, ha

dado lugar en el Brasil a un inmenso ejército de

trabajadores pobres y sobre-explotados.

Polución

(22, 52, 81, 95)

Es un franco-anglicismo derivado de “pollution”,
equivalente a contaminación. Ingreso intenso y
perjudicial al ambiente de sustancias gaseosas,
líquidas o sólidas, producidas por actividades
humanas diversas, como industria, transporte,

o la cotidianidad del hogar. De este término se

derivan las palabras poluido, poluir, polucionar o
aeropoluentes (ver contaminación y contaminantes

atmosféricos).

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->