Está en la página 1de 1

Taller de Liturgia.

2 Reunin

INTRODUCCIN PARA

EL TRABAJO DE GRUPOS

En la celebracin de la Eucarista y nuestra adoracin en este sacramento todo nos recuerda


el acto de una comida en familia: el pan que comemos, el vino que nos alegra, la mesa que nos
rene y la familia que alegre comparte este rato.
No hay nada ms necesario y ordinario que este tomar el pan con el que acompaamos a
todas las comidas. Pero el pan que tomamos junto al amigo es y significa algo ms que el
simple comer. Queremos decir tanto como:
- compartir con l nuestro tiempo,
- establecer el dilogo sincero,
- saber vivir con los dems la jornada de nuestro trabajo.
- La oracin que elevamos a Dios junto al otro.
El pan dice tanto como amor que vamos dejando a lo largo de nuestra vida. No podemos (o
debemos) comulgar en la mesa en la Mesa del Amor de Cristo y rehusar ser los instrumentos
de este amor. Lo mismo que amor de Cristo se sirve del pan y del vino, que son las condiciones
de subsistencia y de vida, de la misma manera nuestro amor debe incorporarse a la vida para
juntarla la de nuestros hermanos y hermanas.
El encuentro que tiene Cristo con los hombres y mujeres a travs de su realidad corporal: se
preocupa de sus sufrimiento; les da su mensaje, etc. Por eso cuando dice: Tomad y comed,
esto es mi cuerpo, nos llama a comulgar con la realidad corporal de todos los seres humanos:
hambre, fro, sed.
Comulgar con el cuerpo de Cristo, adorarlo en nuestras Iglesias, significa comprometerse
en la mejora de todos los hombres y mujeres, miembros tambin de este cuerpo.
Realmente as entiendes tu encuentro dominical con los hermanos, con los que compartes
ese mismo da, la mesa de la Palabra y de la Eucarista?.