Está en la página 1de 1

Liturgia Penitencial.

Perdnanos Seor, hemos pecado!


Por tu gran corazn, Seor, olvida mis pecados.
Por haber sido flojo en mis deberes, Seor, no me organizo.
Por haber hecho sufrir a los mos, por mi mal genio.
Por la falta de dominio de m mismo.
Por haberte dejado tantas veces con la mano tendida.
Porque siempre que doy, espero recibir.
Porque no ayudo a ser mejores a mis amigos.
Porque no he sabido tratar mi cuerpo como un templo del Espritu Santo.
Porque no me he portado como hijo de Dios.
Por no haber querido ver en los dems a un hijo tuyo.
Porque no soy sincero conmigo mismo.
Por echarle la culpa a los dems.
Por desear que se fijen en m, por vanidoso.
Por haberme dejado llevar por la venganza.
Porque no perdon setenta veces siete.
Por no querer que los dems crezcan cuando yo no figuro.
Por destruir con mi lengua a los dems.
Por ser ms fcil condenar que a comprender.
Por el desordenado apego que tengo al dinero y a mis cosas.
Porque me gusta publicar mis cualidades.
Porque el orgullo, Seor, me ciega ante mis fallas.
Porque, a veces, me olvido que soy miembro de tu Cuerpo Mstico: la Iglesia.
Porque mi mal ejemplo desparrama lo que T, con dolor, has recogido.
Por mis pecados ocultos que perjudican a tu Iglesia, que es tambin mi Iglesia.
Porque no he dado a cada quien lo que hoy necesita, como T quieres.
Por no haber sido constructor de personas en convivencia.
Porque siempre me he credo mejor que los dems.
Oracin.
Soy pecador, Jess, y, a pesar de todo, llamado para ayudarte a salvar al mundo. Te he
fallado tantas veces, y todava confas en m. Dame un corazn puro. Haz de mi un
hombre nuevo. No retires de m tu Santo Espritu. Devulveme tu amistad.
Quiero dar a los dems: mi tiempo, mi alegra. Quiero tomar parte en las penas y
carencias de mis hermanos. Quiero fortificar a tu Iglesia construyendo con ella a las
personas en convivencia. Ilustra mi fe, para que de frutos de justicia. T lo sabes todo.
Tu sabes que te amo. Te lo pido por tu Madre Inmaculada. Amn.