Está en la página 1de 4

Operación en Isla de la red de distribución

En muchos sistemas de distribución actuales se tienen conectados diferentes clases de


generación distribuida (GD) por ejemplo los parques eólicos y generaron diesel o fuel.
Al ocurrir una falla en el sistema de distribución, esta es generalmente detectada y
aislada mediante el sistema de protección más cercana al punto fallado del sistema,
resultando en la desconexión de una parte o todo el sistema de distribución del SEP.
Entonces, el conjunto de unidades de generación distribuida trata de suministrar su
potencia a la parte del sistema de distribución que ha sido desconectado del SEP y en
la mayoría de los casos este sistema de GD asume una condición de sobrecarga,
donde se disminuyen el voltaje y la frecuencia operacional del sistema aislado. Esto
trae como resultado a la desconexión definitiva del sistema de GD por sus
protecciones de mínimo voltaje, mínima frecuencia o velocidad máxima/mínima. La
desconexión depende grandemente entre la generación y la demanda del sistema
aislado (islanded system). Entonces cuando se suministra potencia a un grupo de
cargas solamente a partir de los generadores distribuidos, debido a la apertura del
interruptor principal, a esa situación se le llama operación aislada o operación en isla
(islanded operation) de la red eléctrica de distribución. [32]

Problemas en recierre exitoso de los reenganchadores automáticos


En redes aéreas de medio voltaje se emplea ampliamente los reenganchadores
automáticos que forma parte interruptor principal para la interconexión del sistema de
distribución y al interconexión de cada unidad de GD con el SEP debido
principalmente a la presencia mayormente de las fallas transitorias de corta duración.
[31]

Los problemas debidos a la operación en islas y el del reenganchador automático son


bastantes parecidos. El sistema de generación distribuida puede continuar operando
durante el intervalo corto que el recierre automático se encuentre abierto para limpiar
la falla (autoreclose open time), pues sosteniendo el voltaje y apoyando a la corriente
de falla. Pues puede impedir en la extinción del arco de la falla. Esto no conduce un
recierre exitoso e incrementa el estrés a los componentes de la red eléctrica, debido a
que el reenganchador automático recierre en presencia de una falla existente.
Entonces se plantean que todas las unidades de la generación distribuida deben ser
desconectadas antes que el reenganchador automático recierra, pues que haya tiempo
suficiente para la extinción y la disipación de la trayectoria del arco de la falla. Si no,
se enciende el arco inmediatamente después de cerrar el recierre automático. [31]
Aun, existen más problemas severos que la prevención del recierre éxitos que ocurría
cuando los sistemas de GD no se desconectan durante el autoreclose open time. Los
generadores del sistema de GD pueden acelerarse o decelerarse y el recierre ocurre en
el momento cuando los voltajes de la red aislada y del SEP no se encuentren en fase.
Esto implica consecuencias severas como sobrevoltaje, sobrecorriente y momentos
mecánicos grandes en estos generadores y otro equipo conectado a la red aislada
resultando en daños de estos mismos. La sobrecorriente que circula a través el
reenganchador automático al cerrarse también puede provocar daños a este mismo.
Como la mayoría de los aerogeneradores están conectados a al red eléctrica a través
de un convertidor de potencia, el riesgo de daños estos disminuyen.
Debido al tiempo corto para la detectación de al formación de la red en isla, esto es el
problema mas difícil en evitar un recierre desfasado. [33]

Protección necesaria para el recierre seguro del reenganchador automático y


para evitar recierre desfasado.
El reenganchador automático ha sido considerado en las normas de interconexión
como un caso especial de protección contra la operación en isla de la red eléctrica.
Normalmente se requiere la desconexión del sistema de generación distribuida antes
el recierre del reenganchador automático. Esto quizás, no es adecuado, porque para
tener tiempo suficiente para la extinción y la disionización de la trayectoria del arco,
debe haber un tiempo en que no aparezca voltaje antes de re-cerrar el reenganchador
automático. Además, debido al tiempo del intervalo típico en que se encuentran los
reenganchadores automáticos, de alta velocidad, abierto como de 0.3 a 0.5 segundos,
se necesitan protecciones que responden a alta velocidad. [31]
Seguridad adicional contra el recierre desfasado puede proporcionarse mediante la
[34]
medición de zona muerta en el voltaje de línea o chequeo de sincronismo. Sin
embargo, el chequeo de sincronismo y de voltaje se puede considerar como
protección de respaldo contra la operación en isla, y no como una solución primaria a
los problemas del recierre del reenganchador automático. Si no, su implementación
resultaría en la deterioración de la calidad de servicio del suministro de energía,
porque estos pueden evitar el recierre y las fallas que pudieran ser temporales se
convertirán en fallas permanentes. [31]
En varias normas nacionales de la interconexión se requiere que la generación
distribuida no alimenta los circuitos que han sido des-energizados del SEP y que
deben ser desconectados antes de que opere el recierre del reenganchador automático.
Muchos de los disparos indeseables son provocados por los procesos transitorios en la
frecuencia del sistema debido a la desconexión de los generadores distribuidos. Los
sistemas de generación distribuida entonces necesitan cierta protección para detectar
la pérdida de conexión con el SEP, operando en isla con parte o toda la red eléctrica.
A esta protección se le llama Lost of mains protection-LOM. [29]
Se han proponido varios métodos para la protección contra la operación en isla. Estos
se pueden dividirse en tres categorías como:
1. El método pasivo
2. El método activo
3. el método basado en telecomunicaciones
En el método pasivo, la detección de la perdida de conexión con el SEP es mediante
la medición de la razón de cambio de la frecuencia (ROCOF-rate of change of
frequency) o el Salto de Vector, resultado del desbalance existente entre al
generación y la demanda de la red operacional en isla. Esta protección de LOM es
entonces, de sus principios de operación, sensible a los procesos transitorios en la
frecuencia del sistema. Sin embargo del punto de vista de un parque eólico, si se
reduce la compensación capacitiva, con objetivo de incrementar la capacidad
conectada, se evita el riesgo de auto-excitación al ser desconectada del SEP. Pues los
ajustes del ROCOF o salto de vector pueden ser desensibilizados. Esto eliminaría
virtualmente todos los disparos indeseables debido a los episodios de baja frecuencia
del sistema. Si la falla ocurre en tal punto del sistema que provoca desconexión de
ciertos interruptores que resulta con el parque eólico en operación en isla, además de
desviaciones en la frecuencia operacional de la isla, se presenta derrumbe en el voltaje
operacional de esta misma provocando la desconexión definitiva del parque eólico de
la red eléctrica en isla mediante los relé de mínimo voltaje (27) o la protección de
sobrevelocidad. [29]
Aunque algunos de los métodos pasivos, como ROCOF o Salto de vector son
ampliamente aplicados, estos tienen desventajas significantes. De acuerdo al [35],
ambos análisis teóricas y experimentación físicas han demostrados que cualquier
método pasivo singular tiene una zona muerte. Además, estos métodos a menudo
provocan disparos indeseables de las unidades de generación. Generalmente como la
penetración de la generación distribuida se incrementan, el balance entre generación y
demanda será mas probable y entonces se puede discutir la eficacia de las
protecciones contra operación en isla de la red, por ejemplo, Yorkshire Electricity no
permite los métodos de ROCOF o Salto de Vector para generación mayor que 1 MW,
debido al asunto de la no operación y operación espurio en modo común de estos
relés. [30]
De acuerdo al [36], la única manera para garantizar protección contra operación en
isla de la red de distribución es mediante el inter-disparo del interruptor en el primario
de la subestación, mientras que el [37] considera el disparo transferido como el
método más efectivo para evitar operación en isla de la red de distribución. En redes
con reenganchadores de línea, el disparo transferido directo necesitaría comunicación
no solo del interruptor de la subestación sino también de todos los reenganchadores
arriba de la fuente distribuida [38]. Todas las técnicas de prevención de operación en
isla excepto el inter-disparo, pueden ser susceptible al modo común de disparo. Este
puede resultar a disturbios severos y problemas de estabilidad. [30]