Está en la página 1de 4

EL FIN DEL IMPERIO COLONIAL Y LA CRISIS DEL 98

La política exterior de la Restauración nos va a traer bastantes consecuencias negativas.


En el contexto internacional se confirma que España ha bajado su estatus de potencia de
segundo orden, perdiendo las ultimas colonias americanas. En el ámbito interno además
de provocar numerosas guerras contribuyó a radicalizar el ambiente político y social, ya
de por sí bastante inestable.

A finales del siglo XIX España se encontraba en aislada internacionalmente, no


habiendo conseguido entrar en ninguno de los sistemas biksmarckianos, ni en el reparto
de Africa. Además en la década de los 90 asistimos a un reajuste internacional de las
colonias, en este periodo perdemos Cuba, Filipinas y Puerto Rico.

El conflicto estalló como consecuencia de:

- En primer lugar debido al Incumplimiento por parte de España con lo pactado en el


convenio de Zanjón(1878), en el cual prometíamos a Cuba amplia autonomía.
- En segundo lugar El imperialismo norteamericano, que necesitaba nuevos mercados
con los que tramitar sus excedentes y fijó sus intereses en las colonias españolas.

En febrero de 1895 se reanuda el levantamiento cubano dirigido por José Martí. Aunque
la guerra era entre España y Cuba, EE.UU se mantenía expectante ya que su objetivo
era arrebatarle a España sus colonias puesto que le molestaba no tener el poder de una
colonia con tan buenos intereses. Así, EE.UU abandonará su neutralidad y apoyará a los
independentistas.
Cánovas decidió enviar a M.Campos por su táctica negociadora y pacificadora pero es
destituido por no tomar medidas contra la población guerrillera. En su lugar el gobierno
asciende a Weyler, presentó una política agresiva con la táctica del sistema de trochas.
Se comienza así una guerra larga y dura como consecuencia del envío de armas,
municiones y equipamientos a los independentistas desde EE.UU.
- el presidente norteamericano, Mckinley, amenazaba con intervenir si España no le
vendía la isla por 300 millones de dólares, oferta rechazada por la regente y el gobierno
español.
En los años 80, el descontento a causa de la miseria, el analfabetismo y el sentimiento
patriarcal de Puerto Rico acrecentaron la insurrección cubana de independencia.
El futuro de la isla cayó en la decisión norteamericana de apoderarse de ella
Paralelamente la insurrección filipina se origino tras el descontento de los grupos
indígenas por las importaciones que parecían interesar bastante a los apostólicos. Este
descontento igualmente derivó hacia unos sentimientos independentistas llevados a
cabo por una organización clandestina, cuyo programa quedaba reducido a la expulsión
de los españoles y ñas ordenes religiosas y a la confiscación de sus tierras.
Transcurridos tres años de guerra con Cuba comienza la guerra con EE.UU el 15 de
abril de 1898 comenzó el conflicto con el hundimiento del acorazado Maine que
permanecía en la Habana con la excusa de proteger intereses. Aunque verdaderamente
la guerra comenzó el 25 de abril de 1898,tras el ultimátum norteamericano a España
donde exigía la renuncia de este ultimo sobre Cuba y se desarrolló en el Pacífico y el
Atlántico.
La guerra duró tan solo 4 horas, y España fue barrida tanto en Cuba como en Filipinas,
donde la gran potencia norteamericana destruye 7 barcos españoles con la consecuencia
de 350 muertos españoles y 1 americano. Tras la tormentosa derrota cuba filipinas y
puerto rico consiguieron la independencia.

El 10 de diciembre de 1898 se firma el Tratado de París, en el que España tuvo que


obedecer una serie de exigencias norteamericanas sin probabilidad de discutir. En el
España reconocía la independencia de Cuba y cedía a los EE.UU puerto rico y las islas
Guam y filipinas.

Finalizada la guerra cuba España y Estados unidos tuvieron una serie de repercusiones:

- Cuba quedó arrasada, hambrienta y además arruinada, por lo que estados unidos se
convertían en verdaderos dueños de la isla. En 1902 la isla conseguía la independencia
oficial y su primer presidente fue Tomás estrada de palma.

- Estados unidos en 1898 quedaba establecida como potencia económica, dueña del
Caribe y de Filipinas se ponía en contacto con Asia oriental y además aplicó la
diplomacia del dólar.

- España nunca debió de aceptar la guerra. La desastre del 98 abrió un debate sobre los
responsables de la derrota. La prensa y el pueblo presionaron al gobierno por gritar
victoria antes de comenzar la guerra.

La pérdida de Cuba, Filipinas y Puerto Rico significó un durísimo golpe ara el pueblo
español, dando lugar a la crisis del 98.Ante este sentimiento los escritores del 98( Pío
Baroja, Unamuno, valle Inclán…) escribieron sobre los grandes problemas que existía
en España. Y EL AFAN DE EUROPEIZAR ESPAÑA
El economista Joaquín costa criticará el propio sistema político en donde reinaban los
males del caciquismo y las farsas electorales, y propondrá una línea regeneracionista, es
decir, intentará regenerar una España enferma.La perdida de estas colonias provocó una
gran crisis denominada desastre del 98.
La pérdida de nuestras posesiones antillanas y del pacífico está íntimamente unida con
el deseo de remodelación del mapa colonial impuesto por las grandes potencias
industriales a fines del siglo pasado, y en concreto, con la expansión imperialista de
EE.UU. España en el contexto internacional iba a dirigir sus deseos imperialistas hacia
Marruecos.

La crisis del 98 sobre todo significó una depresión moral y anímica colectiva. Fue el fin
de una época y el inicio de otra, el inicio de la crisis de la Restauración.

La Guerra de Cuba y el Tratado de París


La crisis de 1898 ha recabado recientemente la atención de los historiadores,
coincidiendo todos ellos en considerarla como un hito esencial en la historia de España:
un hecho a partir del cual es posible establecer un antes y un después.
La política exterior de la Restauración nos va a traer bastantes consecuencias negativas.
En el contexto internacional se confirma que España ha bajado el status de potencia de
segundo orden, perdiendo las últimas colonias americanas y embarcándonos en la
aventura africana que iba a ser fuente de innumerables problemas. A nivel interno
además de provocar sendas guerras, contribuyó a radicalizar el ambiente político y
social, ya de por sí bastante inestable.
A finales del siglo XIX España se encontraba aislada internacionalmente, no habiendo
conseguido entrar en ninguno de lo sistemas biksmarckianos, ni en el reparto de África.
Además en la década de los noventa asistimos a un reajuste internacional de las
colonias. En ese contexto perdemos Cuba, Puerto Rico y Filipinas.
La pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas provocó en España una crisis de tal tamaño
que se le denominó el desastre del 98 o la crisis del 98. La pérdida de nuestras
posesiones antillanas y del pacífico está íntimamente conectada, pues, con la
remodelación del mapa colonial impuesto por las grandes potencias industriales a fines
del siglo pasado, y, en concreto, con la expansión imperialista de EEUU. España en el
contexto de reajuste colonial iba a dirigir a sus deseos imperialistas a Marruecos. Pero
sobre todo la crisis del 98 significó una depresión moral y anímica colectiva. Fue el fin
de una época y el inicio de otra. Es el inicio de la crisis de la Restauración.
La Restauración fue nada más y nada menos que el período de tiempo de la historia de
España comprendido entre 1874 y 1923. Durante esta etapa se sucedieron el reinado de
Alfonso XII (1874-1885), la Regencia de Mª Cristina (1885-1901) y Alfonso XIII
(1901-1931).

El término Restauración se refiere a que supuso la vuelta al trono de los Borbones, que
lo habían perdido tras la revolución de septiembre de 1868, llamada "La Gloriosa", que
derrocó a la reina Isabel II, madre de Alfonso XII.

La Restauración comenzó el 29 de diciembre de 1874, con el pronunciamiento de


general Martínez Campos en Sagunto, que supuso el final de la I República, presidida
entonces por el General Serrano.

Los casi cincuenta años de duración de este período concluyeron con otro
pronunciamiento militar el 13 de septiembre 1923, que dio paso a la dictadura de Primo
de Rivera.
La Guerra Hispano-Estadounidense se desató entre España y los Estados Unidos de
América en 1898, durante la infancia del rey Alfonso XIII, cuando ejercía la regencia la
reina María Cristina de Habsburgo-Lorena, viuda del rey Alfonso XII, siendo presidente
del gobierno español Práxedes Mateo Sagasta y presidente de Estados Unidos, William
McKinley.
Este conflicto es generalmente denominado en España el desastre del 98, o Guerra de
Cuba.
Sus principales resultados fueron la independencia de Cuba y la pérdida, por parte de
España, del resto de sus colonias en América y Asia (Puerto Rico, Filipinas y Guam) ,
cedidas a Estados Unidos, que se convertiría en potencia colonial.
Las causas del conflicto las citamos a continuación:
En primer lugar, la inexistencia de una política colonial que diera cumplimiento a los
compromisos adquiridos por España en la paz de Zanjón en 1878. Por otro lado los
cubanos sólo se conformaban con la emancipación definitiva.
En segundo lugar, el imperio norteamericano se vio en la necesidad de buscar nuevos
mercados en donde colocar los nuevos excedentes de de producción y de capital, po r
eso fijó su atención en los territorios españoles del Pacífico y el Caribe.
El conflicto hispano americano comenzó con el hundimiento, el 15 de Febrero de 1898
del acorazado Maine, fondeado en la bahía de la Habana con la excusa de proteger los
intereses norteamericanos en Cuba. Así las cosas, la guerra comenzó el 25 de abril,
después del ultimátum norteamericano que exigía a España la renuncia inmediata a su
soberanía sobre Cuba, y se desarrolló en dos escenarios: el océano pacífico y el Mar de
las Antillas en el Atlántico.
Declarando la guerra, la escuadra española de Filipinas, mandada por el almirante
Montojo es aniquilada en la bahía de Manila.
En cuanto a la escuadra española del atlántico, salida de Canarias al mando del
almirante Cervera, con rumbo a Puerto Rico quedó fondada como consecuencia del
bloqueo impuesto por la fuerza naval norteramericana.
Fue entonces cuando el 10 de diciembre, 1898, una vez terminada la Guerra hispano-
estadounidense, se firma El Tratado de París de 1898 . Los Estados Unidos pagaron a
España 20 millones de dólares por la posesión de Guam, Puerto Rico y las Filipinas que
pensándose libremente en regla colonial luchó los Estados Unidos en la guerra Filipino-
Americana. Puerto Rico y Guam también quedaron bajo control estadounidense, y
España abandonó sus demandas sobre Cuba y declaró su independencia. La derrota
puso fin al imperio español y marcó el principio de un período de poder colonial de
Estados Unidos.
En conclusión, con el Tratado de París, España perdía los últimos jalones del imperio
ultramarino, pasando a ser una potencia de segundo orden. Posteriormente España
intentaría compensar este fracaso con la explotación de Marruecos, dentro del reajuste
colonial internacional que se estaba produciendo.
Económicamente afectó a las exportaciones textiles catalanas y a las importaciones de
materias primas baratas, agudizando el déficit de la balanza de pagos e incrementando el
proteccionismo comercial. Aunque la repatriación de capitales compensó en algo los
efectos negativos. Pero la gran consecuencia fue de orden moral y anímico. España, que
tuvo un imperio donde ‘no se ponía el sol’ perdería sus últimas colonias. Un clima de
depresión colectiva se instaló en España y rápidamente se adueñó el catastrofismo de
los españoles. En un abrir de ojos los españoles se dieron cuenta de que éramos una
nación insignificante en el orden internacional, pobre y atrasado económicamente, y
políticamente dominado por el caciquismo. Ésos eran los verdaderos males de España y
había que regenerarla. Aparece entonces el regeneracionismo y la generación del 98 ,
con autores de la talla de Unamuno, Azorín...