Está en la página 1de 16

CURSO

CUR SO
D
DE
P NTU
PIN URA
A
S BRE
SOB RE
SEDA
SED A
La seda
a es una tela utilizada dessde hace
e muchoss años. Se
e comenz
zó a utilizar
en Chin
na hace miles
m de años.
a

Necesitamos unos
u sen
ncillos materialess para realizar
r estos trabajos
t de
pintura
a sobre seda
s

Esta es un
na batta
corrientte (gabaacha), de
d
las que puedes encontra ar
en cualquier com
mercio.

Te será
á muy útil parra
protegerte de llas manchas.

- Para realizarr la pinttura sob


bre seda
a tenemo
os
varios posibles tipos de
e seda.

a se vend
La seda de en forma de pañuelos
p y foularrd
ngé y de gasa en las tiend
de plon das de manualidad des. Tam
mbién la encontra
e arás
en buenas tiend
das de manualida
m ades en rollos
r que se vennden por metros. Yo
prefiero con mucho pintar sobre crêpe de seda comprado por metros, pues
los pañuelos suelen ser demasiado finos y transparentes para el tipo de
trabajo que me gusta. También es posible encontrar pongé por metros de
mayor densidad que los habituales pañuelos, y puede dar buenos resultados.

Quizás te preguntes qué diferencia unos tipos de telas de otros:

Bien, la gasa es extremadamente fina y transparente, como un tul, con la


trama abierta. Es una tela sin brillo.

El pongé es brillante, satinado. Según el


número de hilos que lleve la trama es más o
menos densa. Los pañuelos que se encuentran
más corrientemente en las tiendas de
manualidades son del número 5, muy delgados
y transparentes.

Esta es una pintura realizada sobre pongé del


número 8, esto es, más denso que el del 5.

La técnica utilizada son tintes para tela, pero


usados como si fueran acuarela, dejando fluir
los colores y mezclarse libremente.

Es difícil de apreciar en una foto, pero la tela


tiene superficie brillante, no opaca, con lo que el
efecto es bastante diferente al de una acuarela
sobre papel.

El crèpe es una tela densa, pesada, con buena caída


y no brilla.

Necesitarás un bastidor.

Yo uso uno de madera


compuesto por 4 varas con muescas, para
ajustarlo a distintas medidas.

Este es el bastidor, como ves, está compuesto por


cuatro varas de madera talladas con muescas.

Un detalle de las ranuras.


Sirven para variar la medida del marco, según sea el tamaño de la tela a
pintar.

- Otro elemento que necesitamos es cinta adhesiva para proteger el


bastidor.

Sirve la cinta de pintor, la cinta adhesiva


corriente, o la de reparaciones eléctricas

-Valen los pinceles de acuarela.

Es conveniente tener varios tamaños de


pinceles.

Al menos uno más ancho para las superficies


grandes, como los fondos, y otro muy finito
para las zonas de detalles muy pequeños.

Además, si tienes más de un pincel podrás aplicar dos colores al mismo


tiempo, cuando desees efectos de fundido con los
colores húmedos.

-Chinchetas especiales para seda, de tres puntas.

-Botes de tinte. Yo prefiero la marca


Marabú .También es usual encontrar la marca Peleo

Estos son algunos botes de tinte para seda.

En el detalle de la derecha puedes ver que el


modo de fijación recomendado por el
fabricante es mediante planchado.

Lo ideal es tener muchos colores, pero para


empezar no es necesario:

Puedes mezclar los colores entre ellos, por lo que si cuentas con los básicos,
los colores primarios, obtendrás los demás tonos con mezclas.

Sin embargo, algunas mezclas no alcanzan a obtener la calidad del tinte


sacado directamente del bote, que siempre será más limpio y brillante. Esto
ocurre particularmente con los violetas; aunque unas rojo con azul, nunca
conseguirás el bonito tono morado que sale del tarro.
Además de estos tintes que se fijan con la plancha de casa, existen otros
para cuya fijación es preciso el uso de una máquina que expulsa vapor a
mayores temperaturas.

Estos tintes a vapor ofrecen resultados aún mejores: un colorido más rico,
saturado y brillante. Para nuestros propósitos, de momento nos
conformaremos con los tintes de fijación más sencilla.

Guta. La guta es una especie de resina


que se comercializa en tubos. Te
servirá para delimitar los contornos del
dibujo, dentro de los cuales sostendrá
la pintura, impidiendo que unos colores
se mezclen con los otros.

Estos son algunos botes de guta.

El formato más cómodo de manejar son


los tubos metálicos, que vas apretando a medida que sigues el contorno del
dibujo.

Como en las pinturas, Marabú y Pebeo son buenas marcas.

Desconfía de las gutas de consistencia demasiado líquida:

Una vez las aplicas pueden chorrear y echarte a perder el dibujo.

Si esto te ocurre, puedes poner el bastidor en horizontal, y continuar


trabajando así.

La hay de todos los colores: negra, blanca, transparente, azul etc. También
de colores metalizados o con efecto nacarado.

-Botes de cristal vacíos y trapos para enjuagar los


pinceles.

Vamos a proceder a dibujar paso a paso.


Comenzaremos nuestra pintura dibujando a lápiz la
imagen que deseamos pintar sobre la tela.

El dibujo que he decidido realizar para desarrollar el ejercicio paso a paso


es una dama china, con un chipao de vivos colores que me permitirá mostrar
la brillantez de los tonos de los tintes para seda.
Este tipo de pintura en tonos planos, con una perspectiva
forzada, es especialmente adecuado para la decoración
mural.

Este es un trabajo anterior, pintado con tintas, acuarelas


y rotulador negro para los bordes. Una muestra de lo que
se puede lograr con la pintura sobre seda.

Para empezar, corta la seda a la


medida del motivo que hayas elegido.
Para cortar la seda basta que hagas un
pequeño corte y rasgues luego con las manos.

Un solo cortesito a la medida que deseamos, y después


rasgar la tela con las manos.

Después, monta el bastidor al tamaño de la tela.

Después, prepara el bastidor cubriéndolo con cinta de


pintor, o cinta adhesiva.

Esto es conveniente porque lo más probable es que se


manche de pintura. Al realizar el siguiente trabajo,
podríamos mancharlo con restos de la pintura anterior. Si
nos acostumbramos a cambiar la cinta antes de empezar
cada seda, no nos encontraremos con imprevistos.

Tensamos la seda sobre el bastidor, y la clavamos con las chinchetas


especiales.
En estas imágenes puedes verme tensando la seda sobre el bastidor, que
estaba ya montado a la medida de la tela.

A la derecha, el bastidor con la tela colocada, lista para


comenzar a dibujar.

Pon plásticos bajo el bastidor, es muy probable que caigan


gotitas de pintura o guta.

-Ha llegado el momento de dibujar. Yo dibujo con un lápiz corriente,


después de haber hecho un boceto con la idea que deseo plasmar.

Aquí puedes verme trasladando el dibujo que había hecho a lápiz sobre el
folio a la seda tensada en el bastidor.

Si prefieres trabajar a la misma escala, sin preocuparte de agrandar el


dibujo a la vez que lo realizas sobre la tela, hazte un boceto a escala1-1, es
decir, al tamaño real.

Si dibujas directamente con la guta no tendrás la posibilidad de rectificar.

Con lápiz, como ves, es posible borrar con una goma normal.

Si no tienes seguridad en tus dotes como dibujante (cosa que, sin duda,
adquirirás con la práctica), puedes hacer un boceto a tamaño real, y
colocarlo tras la seda. Al ser ésta traslúcida, podrás seguir las líneas de tu
dibujo.

Pero recuerda que NUNCA debes dibujar con guta poniendo el papel detrás
de la tela. Se quedará pegada por efecto de la guta pegajosa, y tu trabajo
quedará echado a perder cuando trates de despegar el papel de la seda.

Si dibujas con lápiz, además, puedes borrar los errores con una goma
corriente.
Existen por otro lado en el mercado unos rotuladores especiales para pintar
sobre tela: "rotuladores invisibles", cuya tinta
desaparece al lavar.

-Con el dibujo hecho a lápiz


pasamos a repasarlo con
guta. Debes dibujar y
apretar el tubo al mismo
tiempo, lo que al principio es un poco trabajoso.

Es necesario cerrar bien cada


campo del dibujo, como en una
vidriera, donde el plomo cierra
cada trozo de cristal. Por una
pequeña abertura puede escapar
la pintura, estropeando la limpieza
de los colores.

Como ves, primero apliqué la guta negra, que forma


casi todo el dibujo.

La guta negra hace que los otros colores, por contraste con el borde negro,
resulten más vivos de tono.

En la seda del ejemplo paso a paso, he utilizado guta negra para casi todo el
dibujo. También hay detalles en guta dorada, azul (e el bol. de la mesa) y
guta transparente para las losas del suelo y el dibujo del sillón.

Aquí puedes ver detalles del trabajo


de dibujo realizado con guta de otros
colores.

A la izquierda, un dragón de color


dorado adornará el vestido.

En el bol, sobre la mesita, un pez dibujado con guta de color azul.

-Dejar secar totalmente la guta antes de comenzar a


colorear. Yo suelo dejar secar de un día para otro, aunque
no es necesario tanto tiempo.

Ahora viene la parte más divertida: colorear. Los colores


para seda son muy vivos y brillantes. Se diluyen en agua.

Ten cuidado de limpiar bien el pincel entre un color y otro, o mancharás el


bote de tinte.

Son las decoraciones del sillón donde se sienta nuestra


dama, y están dibujadas con guta
transparente.

Comenzamos a aplicar los colores.

Los colores pueden mezclarse unos


con otros; si deseas hacer mezclas es conveniente tener
a mano botecitos de cristal limpios, donde realizar las
mezclas y poder taparlas para usarlas de una sesión a la
siguiente.

Cuando termino con un color, limpio perfectamente el pincel antes de


sumergirlo en un bote de otro color

Otra cosa que puedes hacer es rebajar los colores


diluyéndolos con agua si deseas efectos más pastel, no
tan chillones.

En la seda del ejemplo, he diluido un rosa salmón para


conseguir el color de la carne.

Con el pincel limpio, aplico el siguiente color, en este


caso, el verde de las aceitunas.

No es necesario arrastrar el pincel. Basta con apoyarlo suavemente sobre la


seda, y la pintura se expande por sí misma, buscando los bordes de guta.

Secuencia de fotos que muestra cómo con un par de toques de pincel, se


rellena el platito de almendras, gracias a la expansión de la pintura buscando
el borde de guta, y cómo se sombrea luego con pintura más densa y más
oscura
Una vez coloreado todo el dibujo, déjalo secar.

Seguimos pintando, algunos colores se funden con otros para crear efectos
como el de pelo, donde quise evitar la monotonía del negro mezclándolo con
marrón.
Pintura sobre seda.

Continuando el relleno de color


creando efectos de luces y
sombras

Puedes comprobar cómo los colores se funden unos


con otros en el bol.

El azul forma las sombras, y el amarillo las luces.

Pintura de la carne.

Aquí puedes ver cómo


pinté la carne.

Tomé pintura de color rosa


salmón, y, puesto que el color
era demasiado subido, lo
rebajé diluyéndolo con agua.

El resultado
Si lo deseas puedes conseguir efectos de suave sombreado aplicando
pinceladas de pintura menos rebajada sobre una zona de color aún húmedo.

La pintura va tomando color poco a poco.

Puedes observar cómo la guta


transparente sujeta los
colores.

Una pintura dibujada con guta


transparente resulta más
suave, más pastel, mientras que los bordes negros y brillantes de la guta
negra hacen contraste con los tonos de la pintura y los avivan.

Escoger una u otra depende del efecto que quieras


transmitir

La pintura es cada vez más


alegre, llenándose de color.

En el fondo amarillo, que era


demasiado grande para llenarlo
con un solo color, he evitado la
monotonía aplicando un efecto jaspeado.

Puedes lograrlo aplicando alternativamente el pincel con


pintura y con agua limpia, así quedará como a parches.

Aquí está nuestra dama


china terminada

En la foto de la derecha se
muestran los colores, (algunos más de los
que realmente hicieron falta), guta,
pinceles, y el
dibujo que realicé
como guía.

El último paso es
planchar la seda.

Es conveniente planchar por el revés.


El calor de la plancha sirve para fijar los colores,
de modo que aunque lavemos la tela, los colores no
desaparezcan. La pintura queda lista.

Si lo deseas puedes enmarcar la seda pintada. Los


cristales la protegerán, y el efecto es el de una
pintura brillante, de colores alegres, y muy
decorativa. .

Efectos especiales en la pintura


Hay algunas técnicas que te permitirán conseguir efectos distintos sobre la
seda. Yo no recomiendo abusar de estos efectos, pero para algunos trabajos
pueden ser muy convenientes.

Efectos con sal:


La sal, esparcida sobre la pintura aún húmeda, absorbe el agua y produce
efectos de punteados y jaspeados. Estos efectos son bastante azarosos.
Dependen en gran medida de la clase de sal que usemos, del grosor de los
granos.

En esta foto puedes ver un efecto de sal sobre la


seda.

Primero se aplicaron pinceladas sueltas de varios


colores: rosa, azul, verde...

Diluyéndolos con abundante agua.

Con la pintura húmeda todavía, se ha esparcido sal, que absorbe parte de la


pintura, produciendo efectos como los que ves, motas jaspeadas.

Después, una vez seca la tela, se retira la sal.

Efectos con alcohol:


Echar gotas de alcohol sobre la tela pintada produce
circulitos más claros, donde el alcohol disuelve el tinte.
Aquí puedes comprobar el efecto que las gotas de alcohol producen sobre la
seda pintada:

Las gotas han formado círculos más claros, con un borde oscuro, donde el
alcohol ha disuelto la pintura y se ha secado rápidamente.

Efectos con cera:


Para un efecto muy rústico, puedes gotear con cera sobre la tela, haciendo
así el dibujo, arrugarla y pintar luego (técnica del batik).

Este de la imagen es un batik indio, donde esta técnica es muy usada.

Para retirar la cera se plancha poniendo papeles absorbentes, cambiando el


papel a medida que se empapan de cera, hasta que el papel sale limpio.

Efectos fundidos de color:


Es muy bonito el efecto de los colores
mezclándose unos con otros, pasando de un
color a otro suavemente.

Para conseguirlo aplica un color, y, antes de


que se seque, pon cerca el siguiente color. El
tinte, al expandirse, se mezclará solo.

Para pintar estas flores, por ejemplo, se aplicó pintura amarilla, y antes de
que secara, pintura rosa.

En las hojas se hizo lo mismo, pero con dos tonos de verde, más claro y más
oscuro.

Efectos jaspeados en la pintura:


El efecto es el que puedes apreciar, manchas más y
menos saturadas en la misma tonalidad.

Cuando tengo que rellenar un área grande del mismo


color, procuro que no quede liso y aburrido.

Para lograr vibración y variedad en el mismo tono, aplico pintura y después


agua limpia, con lo que logro efectos de jaspeado.

-Emulsión para evitar la expansión de la pintura:

Si deseas pintar sin que la pintura se expanda, existen productos que,


aplicados sobre la seda, te permitirán pintar sobre ella como si fuera un
papel, y pintases con acuarelas llaman anti difusores.

Motivos y posibilidades en la pintura


Con esta técnica puedes realizar tanto
obras prácticas, como decorativas o de
adorno para tu casa.

Lo más usual es pintar pañuelos, foulard, o bien


pareos de gran tamaño.

Un gran pareo para la playa, de colores vivos y muy alegres.

Mantones Pintados
También quedan preciosos los mantones. Si la costura se te da bien, podrás
decorar blusas y faldas. Un pañuelo cuadrado y un mantón son otras
posibilidades de la pintura sobre seda
Cuadros de diferentes tamaños
Por supuesto puedes pintar cuadros de todos los tamaños,
que quedarán muy vistosos enmarcados.

Este cuadro alargado se realizó aprovechando tres


pequeños trocitos de seda.

Te aconsejo que guardes los restos y recortes de trabajos


más grandes, pues pueden utilizarse de muchas maneras,
por ejemplo, para confeccionar flores de tela o patchworks

Los cojines y almohadones, los escabeles o cualquier otro objeto susceptible


de ser tapizado (teniendo en cuenta que la seda no es un material que
aguante un uso muy rudo).

Bolsos y otros complementos. Pintar flores


También he visto bolsos que quedaron preciosos con esta técnica, por
supuesto, con un forro resistente.

Sin embargo, si deseas algunos consejos, lo mejor


es comenzar dibujando y pintando flores y plantas.

El porqué es muy claro:


nada importa si una flor
tiene cinco pétalos, seis o
siete, o si el tallo es un poco más ancho o más
estrecho. Pero si dibujas un gato, necesariamente
tendrá cuatro patas, y los ojos a igual distancia de
las orejas, y si aún no estás muy segura con el dibujo, los fallos saltarán a la
vista.
Cuadros y otros motivos de inspiración
Si quieres copiar o inspirarte, te recomiendo los
cuadros de Matisse. Son ideales para traducirlos a esta
técnica, con sus campos de color plano y puro,
delimitados con líneas de dibujo negras.

Otra posibilidad es no dibujar, y dejar simplemente que


los colores fluyan en composiciones abstractas

Dibujos abiertos
Estas son otras dos de mis obras.

La cabra violinista está


directamente inspirada en uno de
los personajes del imaginario de
Chagall.

Ver cuadros siempre será el mejor modo de encontrar ideas, soluciones, e


inspirarte motivos y combinaciones de color. Sólo me queda desearte que
te diviertas mucho probando esta técnica, que tan buenos resultados da y
tan divertida resulta de poner en práctica.