Está en la página 1de 3

RAFAEL ALBERTI

(1902-1999)
Rafael Alberti Merello naci el 16 de diciembre de 1902 en el Puerto de Santa
Mara, Cdiz (Espaa), hijo del matrimonio compuesto por Agustn y Mara,
burgueses descendientes de empresarios vincolas.
Tras estudiar con los Jesuitas en el Colegio San Luis de Gonzaga, se traslad en el
ao 1917 con su familia a Madrid, en donde abandon el bachillerato y dio inicio
sus actividades artsticas, inicialmente centradas en la pintura.
Posteriormente, tras el contacto con Federico Garca Lorca y Dmaso
Alonso comenz a escribir poesa. Su primera coleccin de poemas, Marinero
En Tierra (1924), le sirvi para ganar el Premio Nacional de Literatura que
comparti con Gerardo Diego.
A este libro le siguieron otros ttulos importante en su carrera, como el surrealista
Sobre Los ngeles (1929).
En el ao 1930 contrajo matrimonio con la escritora Maria Teresa Len, con la que
cre la revista Octubre de ideologa izquierdista.
En 1988 falleci su esposa. Un ao ms tarde fue nombrado miembro de la Real
Academia de Bellas Artes de San Fernando.
En 1990 se cas con Maria Asuncin Mateo, a quien dej viuda el 28 de octubre de
1999. Tena 96 aos.
Miembro de la denominada Generacin del 27, la literatura de Rafael Alberti
desarrolla elementos populares inspirados en las costumbres de su tierra
andaluza, barrocos, con influencia de Luis de Gngora, y surrealistas, sin
perder en parte de su obra un enfoque sociopoltico.
En el ao 1983 recibi el Premio Cervantes.
OBRA:
El mar. La mar.
El mar. Slo la mar!
Por qu me trajiste, padre,
a la ciudad?

Por qu me desenterraste
del mar?
En sueos, la marejada
me tira del corazn.
Se lo quisiera llevar.
Padre, por qu me trajiste
ac?
Si mi voz muriera en tierra,
llevadla al nivel del mar
y dejadla en la ribera.
Llevadla al nivel del mar
y nombradla capitana
de un blanco bajel de guerra.
Oh mi voz condecorada
con la insignia marinera:
sobre el corazon un ancla
y sobre el ancla una estrella
y sobre la estrella el viento
y sobre el viento una vela!
Malva-Luna-de-Yelo
Las floridas espaldas ya en la nieve,
y los cabellos de marfil al viento.
Agua muerta en la sien, el pensamiento
color halo de luna cuando llueve.

Oh, qu clamor bajo del seno breve,


qu palma al aire el solitario aliento!
Qu tmpano, cogido al firmamento,
el pie descalzo que a morir se atreve!
Brazos de mar, en cruz, sobre la helada
bandeja de la noche; senos fros,
de donde surge, yerta, la alborada;
oh piernas como dos celestes ros,
Malva-luna-de-yelo, amortajada
bajo los mares de los ojos mos!