Está en la página 1de 1

ESPEJITO, ESPEJITO

Patricia Suarez
(La Reina Mala del cuento de Blancanieves est sentada frente al espejo al que suele
consultar.)
REINA MALA: Espejito, espejito, quin es ms linda que yo? (Espera.) Quin?
(Enfurecindose.) Quin? (Furiosa.) Ah, estoy harta! Hace dos aos que estamos en esto
y mi paciencia lleg al lmite. Voy a repetirte la pregunta y quiero que me respondas con
total claridad. En voz bien alta, modulando correctamente las palabras...
Bien. (Infantil.) Espejito, espejito, quin es ms linda que yo? (Larga espera. Luego
furia.) Pero ser posible! Si se muri! Blancanieves se muri! La enterraron los
enanos! (Escucha.) Qu? Qu Prncipe Azul? No, si tena que ser ese infeliz! Y adnde
viven? Y eso por dnde es? Ah, pero si es lejsimo! Yo no voy a ir otra vez disfrazada de
anciana como una idiota, hacindome la vendedora de manzanas... No, no y no. No, te
estoy diciendo. Cuando digo que no es no. Es que no sabes todo lo que me pas en el
camino la otra vez. Como los pcaros me vean tan vieja y achacosa, me robaban manzanas
envenenadas de la canasta... Envenen a medio Reino! Al carretero, a los ladrones del
monte, a un pjaro carpintero que se hizo el gracioso y me picote la fruta... Todos esos
esfuerzos para que me digas que fue ese tarado y la despert con un beso! Con un beso, si
es de no creer! Qu necesidad tiene l de andar besuquendose con cuanto cadver
encuentra en el camino? (Un tiempo.) No, ya s. Te estoy diciendo que no volver!
No! (Escucha.)Cmo que ella tambin? No comprendo. Cmo que te pagar mejor
sueldo?(Furiosa.) De qu demonios ests hablando, Espejito? (Escucha.) Te vas? Te vas
al Palacio de Blancanieves? De modo que me abandonas. (Furia helada.) Muy bien. No,
no, me parece bien. Yo estoy a favor del libre mercado. Ah est el pao de limpieza que te
pertenece y el jabn de lavado del azogue, puedes llevrtelo, a ver si ella te friega mejor
que yo... (Camina en direccin contraria al espejo, luego se vuelve, bruscamente lo toma y
lo lanza contra el piso; luego le salta encima y lo pisotea en un arrebato de rabia.) Ah
tienes! Traidor! (Ella busca una capa negra que le llega hasta los pies y una
canasta.) Bueno, ah vamos otra vez a venderle a esta tonta las benditas manzanas..., qu
paciencia hay que tener por la belleza...
(Apagn.)