Está en la página 1de 6
mponen €] pois ~precedicos on esta edie Por un prGlogo de Raymond Aron Na 1864-1920) relexiona acerca nraposicion entre ol quehace? tigadory el comportamiento de hambre de accién, Por una parte, vitudes del poltico parecen incompetities con las cualidades del hombre de Ciencia; nora, sin embargo, exist ung ccomunicacion dialética entre conocimven y accion, ya que el saber abjetivo favorect lun compartamientoracional y aumenta obabiidades de conseguir las metas (que ol police se propone. Oras of de Max Weber en esta coleccton protestant y el “25 Conceptos sacoligicos 1 Socilngt del poder, Por qué no se deben ‘aly en la Alianza editorial 1 ttro de boli. nig El politico y el cientifico x Weber Alianza editorial La politica como vocacin* La conferencia que, accediendo a sus deseos, he de pronunciar hoy les defraudara por diversis razones. Dena exposicién sobre le politica como vocacin es ‘perarin ustedes, incluso involuntariamente, una toma de posicién frente alos problemas del momento pre- sente, Esto, sin embargo, ¢s cosa que haré slo l final, den modo puramente formal y en conesién con de terminadas cuestiones relativas a la importancia de la + past debomos aces inn aden. La Hens ones en aS iba facon expan enon conn ronan, po Pest Ici Lie de Ease de Mach cue ‘Sogo earn de 199, y vn mea on nme dln TETAS Ein conten como de aa deel camo vos Tae Pete are de mle ce de eros oer ra See rey pea Stet formas de acdad bees ee pee itn ran end tei Sees Ol seri mia REE tee orate prs oxpetncas de ona a DOD ele comple nett nz exponen nts deca ala npr sas gar epee nt sta crate rode 919 {Naud Main Sober on Hater apo de 926) & Bipoloy dco sctivided politicn dentro del marco general de la con ducta humana, Dela conferencia de hoy quedarin ex- cluidas, por el contrario, todas las cuestiones concer. nieates a la politica que debemos hacer es deci, al contenido que debemos dar a nuestro quebacer polit co. Estas cuestiones neds tienen que ver con el pro- blema general de qué es y qué significa la politica como vocacidn, Pasemos, pues, a nuestro tema, Qué entendemos por politica? El concepto es ex- traordinariamente amplio y abarca cualquier género de actividad directiva auténoma, Se habla de la politi- «a de divisas de los bancos, de lapolitice de descuento del Reicksbang, de Ia politica de un sindieato en una huelga,y se puede hablar igualmente de la politica es- colar de una ciudad o de una aldes, de la politica que Ja presidencia de una asociacin lleva en la dizeecin de ésta e incluso de la politica de una esposa astuta gue trata de gobemar a su marido, Naturalmente, no es este amplisimo concepto el que serviré de base a ruestras consideraciones en la tarde de hoy. Por po tica entenderemos solamente la direccién o la infuen- cia sobre a direcciéa de una asociacion politic, es de cit, en nvesto tiempo; de un Estado ero, ques, desde el punto de vista de a conside- racién socioldgia, cna esociacién «politics»? Tampo- 0 ¢5éste un concepto que pueda ser sociol6gicamen: te definido a partir del contenido de su actividad. Apenas existe una tarea que aqui 0 all no haya sido aconietida por wna asociaién politica y, de otra parte, ‘ampoco hay ninguna tarea dela que pueda decrse & que haya sido siempre competenciaexclutiva de esas asociaciones politicas que hoy lamamos Estados o de las que fueron histéricamente antecedentes del Esta do moderno, Dicho Estado s6lo es defnible sociol6i- camente por referencia a un medio espectfico que él, como toda asociacién politica, posee: la violencia fis ca, Todo Estado esti fundado en la violencia», dio. ‘Trotsky en BrestLitowsk. Objetivamente esto es cier to. Si solamente existeran confguraciones sociales ue ignorasen el medio de la violencia babria desapa- recidlo el concepto de «Estado y sehabriainstaurado lo que, en este sentido especfco,lamariamos «anat- quit». La violencia no es, naturalmente, ai el medio normal ni el nico medio de que el Estado se vale, ppeto ses su medio especifico. Hoy, precisamente, es ‘expecialmente fatima a relacin del Estado con la vio lencia. Enel pasado las més diversas asociaciones, co ‘menzindo por Ia asociacin familiar Sippe), han tli zado la violencia como un medio entetamente normal Hoy, por el contrario, tendremos que decir que Esta do es aguella comunidad humans que, dentro de un determinado territorio (el «trstoriow es elemento dlistinvo), reclama (con éxito) para sf el monopolio dela violencia fic legtims. Lo especifico de nuestro tiempo es que a todas las demés asociacionese indivi- duos sélo se les concede el derecho ala violencia fsica cen la medida en que el Estado lo permite. El Estado es la Gnica fuente del «derecho» ala violencia Poitica sig- nificaré, pues, para nosotros, la aspiacién (Sereben) a participaren el poder o infu en la dstibucién del 8 pli 7st poder entre los distintos Estados o, dentro de un mis. ‘mo Estado, entre os distintos grupos de hombres que Jo componen. Esto se cortesponde esencialmente con la acepcién habitual del término, Cuando se dice que una cues 16a es politica, o que son «politicos» un ministro oun funcionario, o que una decision esté «polticamente» condicionada, lo que quiere signifcarse siempre es aque la respuesta esa cuestin, ola determinacion de lacesfera de activided de aque! funcionatio, o las con- diciones de esta decisién, dependen directamente de Jog intereses en tomo a is distribucién, la conserva ion o la transferencia del poder, Quien hace politica sspira al poder; al poder como medio para laconsecu: cién de otros fines (idealists 0 egoistas) 0 al poder spor el poder», pare gozar del sentitniento de presti sio que él confiere EL Estado, como todas las asociaciones politcas que histéricamente lo han precedido, es una relaciSn de ominacion de hombres sobre hombres, que se soste ne por medio de la violencia legitima (es decir, de la ‘que es vista como tl), Para subsistir necesita, por tan- ‘0, que los dominados acter laautoridad que preten- den tener quienes en ese momento dominan. :Cuén- doy por qué hacen esto? Sobre qué motivos internos de justificacién y sobre qué medios externos se apoya cesta dominacién? En principio (para comenzat por ellos) existen tes tipos de justificecionesinternas, de fundamentos de a legjtimidad de una dominsci6n, En primer lugar, ale ‘ | | t apacrcano vice sitimidad dl eterno ayers, dela costumbre consagra- dl por su inmemorialvaldee y por la consuetadinatia. crientacién de los hombres hacia su respeto, Es alegi- timidad «tradicional», como la que ejrcian ls patiar cas y los princes patrimoniales de viejo culo, En se gundo término, la autosidad de la gracia (carisma) personal y extraordinara, la entrega puramente per- sonal y la confianza, gualmente persona, en la capa- cided para las revelaciones, el heroisme u otras cualic dades de cavdillo que un individuo posee, Es esta sutoridad «carismtica» la que derentaron los profe us 0, en el terreno politico, los jefes guerrero eli dos, os gobernantes plebisctarios, los grandes dema £80808 0 Jos jefes de los partidos politicos. Tenemos, or Gltimo, una legitimidad basada en la «leglidads, ennlacreencia en la vaides de preceptos leplesy en la s