Está en la página 1de 1

La Corte Suprema de Justicia declar inconstitucional el artculo 261 del Cdigo de

Procedimiento Civil de la Repblica de Nicaragua, referente a la renuncia del domicilio en


los contratos firmados entre acreedor y deudor, por violar el debido proceso al extraerlo de
su juez jurisdiccional.
Es decir, que las personas que tienen deudas con bancos y microfinancieras ya no podrn
ser demandas por accin de pago en otro juzgado que no le corresponda, de acuerdo con su
domicilio.
Esta resolucin es una peticin a travs de un recurso de amparo que introdujeron unos
ganaderos de Boaco en marzo de 2009, entre ellos Marcial Garca Garca y Jos Trnsito
Ros Gonzlez, en contra de los jueces de Distrito Civil de todos los departamentos y
municipios del pas, y de todos los jefes de Polica departamentales y municipales.
Segn la sentencia, el artculo 261 viola tambin la tutela judicial efectiva y con ello el
acceso a la justicia, el derecho de audiencia y el principio de igualdad procesal.
Declrese la inconstitucionalidad del Artculo 261 del Cdigo de Procedimiento Civil de la
Repblica de Nicaragua en la parte que se lee: o ya diciendo que se sujetan al que
designe el actor o acreedor; por violar la Tutela Judicial Efectiva, reza la sentencia.

Quedan a salvo derechos de bancos


Los magistrados tambin aclararon en la sentencia que esta Corte no se est pronunciando
de manera alguna sobre el fondo de la causa entre los recurrentes y una entidad bancaria
demandada, ni sobre ningn aspecto que incida en el incumplimiento de la deuda adquirida
por los recurrentes contra la institucin financiera.
No es el objeto del recurso de amparo ventilar en esta jurisdiccin el tuyo y el mo, por ser
objeto de la va ordinaria correspondiente; en consecuencia, quedan a salvo los derechos de
las entidades bancarias para que los hagan valer en la jurisdiccin correspondiente,
respetando en todo momento el domicilio de los demandados, aun a los que no han
recurrido de amparo, a partir de la presente declaracin de inconstitucionalidad, dice la
sentencia.
Tambin aclara que los juicios iniciados no pueden ser anulados por esta razn, pues la
inconstitucionalidad conforme el artculo 20 de la Ley de Amparo tiene efecto a partir de la
publicacin de esta sentencia.
La sentencia fue firmada por magistrados liberales y orteguistas el jueves de la semana
pasada.