Está en la página 1de 1

En el día de hoy despedí a un gran amigo.

Paz es su
tumba. Se va materialmente, pero deja sus letras
impregnadas en sus escritos, los cuales creó con
amor, porque cuando estaba sentado frente al
computador se inspiraba como lo hacemos cualquiera
de nosotros que volamos con nuestra mente a un
mundo imaginario que es el que nos facilita todas
nuestras realidades y las hacemos palpables por
medio de nuestros escritos.
Que bonito e inteligente sería, si todos los seres
humanos pensáramos con responsabilidad y realidad.
De esta forma seriamos conscientes que nuestro siclo
de vida es muy corto y por tanto cuidaríamos más de
nosotros mismos y de nuestro planeta tierra.
La ambición por el poder y por lo material nos ha
convertido en animales irracionales, en personas
vacías espiritualmente y apestosas por ser
egocentristas, que es la causa de nuestro sufrimiento
y posteriormente la destrucción de nosotros mismos.

Jorge Laiseca Sánchez (Neiva-Huila-Colombia)