Está en la página 1de 64
Noma PALABRAS DEL MARXISMO GERARD DUMENIL, MICHAEL LOWY Y EMMANUEL RENAULT Maqueta de pomtudla: Sergio Ramee Disehe interior 7 cetera: RAG Pistervindins oodry has dereching. De acuesdi ab eure 270 del Cildign Penal, prudein ser cantigaidos eon penta he mula y petvacitins de labevead quiemes vin la poecepriva gunarizacron reqrreckancan, plignen dineribuvan o copmeniquet publicamemte, ex eodoon en paric, Tina bes literaria, arfatica o cirntifica, fijada em cualquier tipo de supa. Thilo origi Fe 100 most ale mornin © Preven Universitarice de: France, 21008 © Filiciones Akal S.A. 2004 foam lengua eapertinla Sorta Fonewa, | DEPOO Tees (ari Mladetil - Expats Tel: 18 fh] 96 Fac 918 04 28 weweralcal_com [NBS 7 B-Hal ett 48-8 [ejedinine: Legal: 1-201 -200 14 Iinprese en Espaita Gérard Duménil, Michaél Lawy y Emmanuel Renault Las 100 palabras del marxismo Traduccidn Juanmari Madariaga Prefacio Aunque él mismo desaitorizara el técmine, el manxisnno ex so- bre tod y en primer lugar el persamiento de Mars (1818-1883), pensamicato de una riqueza realmente extriordinaria, ch constan- te evolucién y cuya plasmaciin por escrito quedé inacabada!. Pero lo que el marcismo debe a Mars es indisociahle de lo que debe a Engels (1820-1895), coauror de obras tan edebres camo dat jeer dog alemana (1845-1846) y el Adanifieste det Particle Comumicea (1848), y editor postuma de los volimenes [1 y Ul de EF capinal Después de su muerte, sus ideas fueron desarrolladas en direccio- nermuy diversas por pensadores y cortientes politics que reivin- dicaban su herencia, y es el sonjumto de esos desarmallos lo que hoy clia se lama «marcismes; por més que tal denominacidn esté a menudo sometida a conteoversia: :estd juscificade considerar tal 9 cual andlisis o.posiciin como Marxisnt? jEs legiimo que este o aguel se Tame 2 si mismo marsista? No nos coca a nosotros decidir equidn 25.9 no marxistar, Nuestro objetivo no es cadificar el vora: bularie mantista, oftecer una versidn 9politicamentes comecta 0 -centiicamentes cxacta, sino proponer una introduccidn a alpu- nas -de lis nociones mis importantes del marviamo?, " Presertarnor tana introduceidn a ese pensatniente en G. Chuménily M, Lewy PEL Renault, Lire Mire, Pariy, UF, 20K. * Come toda seleccidn, la muestra es un tatito subjeiiva F arbicraria. Paidtd sonerctiise y profundiirse mediante li lerrurace dicecianarios enciclopidicas « Lay 108 pwedeodorar det vette Precisemos pues que aqui se tratard mis de «marxismos= ide Lukiécs a Antonia Gramsci, de Henri Lefebure a Theodor W. Adamo, de Walter Benjamin a Emesto «Che» Guevara, etc) que de-un tinkco »marxismos, La fuennce de diversidad tiene que ver principalmente con ta historia del movimicnte obrero y de las luchas anticapitalistas, Marx fue una de los dirigenpes de la Primera Internacional (fundada en 1864), y su obra constirula ya la referencia cettral de la Sepunda Internacional (fundada en 1889, por iniciativa cn particular de Engels). La revollucién bal- chevique em Riess (1917) ahead una nueva era. El movimienre obrero 4 dividie de nuevo, aunque cada uno de sus componen- res seguia considenindase heredero de Marx. Nacié asf lo que se ibe a llamar «marxismn-leninismos, un cuerpo de doctrina en el que el rigor marxista acabviria transtormdndose en instrumento de opresidn por la mane de hictro de Stalin. Se quiera o no, ¥ cualquiera que fuera su impormancia histérica, ese marxiama forma parte también del abanico. Pero et paralelo. se desartallé su critica, la de los adversarios de-aquel régimen, ent particular en torno a la figura de Trotski. La revolucién veneio fuego en China en 1949, y la squerella chino-sovidtica revel nuevas interpretaciones abrienda nuevas vias. Winieron despads las ne formas tras la muerte de Mao Zedang en 1976, y las ambigte- dades de las direcciones mas recientes. Enereranto, la Revolucion cubana, diversas expetiencias socialistas en Africa y el mtovi- mniento tercermundista acabaron dé fragmenrar el eurrocentris- del marxiamo, ¢ny pariculir G. Labica y G. Bensusuan (dir), Divsiosnaiae cestique dy mine, Parts, PUP, 1952, ¥ We. Haug, [oiz.), AlistorianlhKrariectyes Wartredaict ales Mlvecirmas, Haitibunga y Berti: Argument Verlag. 14. Low ferhinos econémicoe sereiniten en general a vasniis conjamios de tbajes de los que no emeenge us euiéntice condense. La miseno suceee con temas ena el probletna de [a etransformacién, fa caida merglenetal deta tase de ganar eesquemias dle reproducciaiite, ete. para los que es aificll dar una Al planteamience mis adecuade consishe sepurimente en fewriitirse, ov enciclopédlices de economist, coma gl pu: Falgume (icedanary of Boostunnies, al que se pucde acceder en internet. Hct - me del inanakime de Ins findadores, + suscltaron profumdas re hovaciones, La diversidad de los marsismos remite asimisme las milei- ples facetas del marxisme como toaria de las sociedades. Fildso- fos, politélogos, seridloges, historiadores, coonomistas,.. en- cuentran end materia para alimentar sus investigaciones, Para los intelectuales que reivindican una inspiracién marxista en «sos dominios, la relacidn con los tarxismos institucionaliza- dos por los regimenes establecides en au nombre ha sido siem- pre diffcil, entre sumision, duda y opasiciin, aun sin intercum- pirsu quehacer, La mayoria de las articles se estuerean por dar cuenta del entrelazamiento de log retos politicns, econdmioas y filosifioas dé las nociones consideracas, mostrando como. se es- gnmicron en bos debares. Sin embargo, dado el caracter tecnico de algunos textos de Marx y Engels, sticede a veces que algun articulo privilegic determinado enfoque. Las nociones mis di- pests filasdfiews han side tratadas por Emmanuel Renault; cation por Gérind Dumeénil; y las politicas por Mi- j La herencia de fos manxismos y las diversas formas del mar= ximio contemponineo, con. sus personalidadcs, sus revises y sus libros, Suy Cortgresos y conferencias, sus cxcuclas nacionales y sus discusiones intemacionales, estin en el nickeo central de cate libra. En grados diversos y bajo distineas formas, esa herer Gia inspira la mayoria de las oposiciones tadicales al orden capi- talista, Puesto que la publicacién de este «(ne ragt-jets coineide con un renacimiento del interés por el pensamiento de Marx, en ul contexto de la nueva y profunda crisis en la que enerd el capitalisme en 2007, esperamos que estos articulos incites a sus lectores a profundizar en las grandes obeas de la tradicién y en lag posiciones actuales del marxicma, F Abstraccion La originalidad de Marx al respecto es haber empleade la nocién de abstraccidin, no sélo en su campo de pertinencia ha- bitual, Ia epistemologia, sino también en el de la tenia social, forjando el conceprto de abstraccidn. real, En el dominio de Jn teoria del conocimiento {episternolo- gia}, s¢ atribuye ala nocidn de abstraccidn tanto un valor nega- tive como pasitive. En ef marco de su critica de Hegel, el joven Marx reprochaha ¢ menudo a su plantearniento especularive limitarse a las abstracciones Idgicas y hacerlas pasar por lo con- creto, La crities de la abseraccién se inscribe entomces en el mat- co de una eritica del pensamicnte alienade (véase Alienacidn). Mas tarde, en la Introduccién a los Elementor fiendiamentates pane fa evitice ole Ia economéa politica (Grindrisse, 1857-1858), atibula a la absteaceién una funcién mucho mas posiciva. Marx subrayaba en ese texto que ef pensimiento dehe partir de abs Tracciones para entender el mundo y reproducirlo lucge en for- ina de sconcreto de pensamientoe*!, Pero ahadia cambién dos Precisiones; a) no hay que olvidar nunca que cl punto de partida veal del pensamienco es la intuicién del mundo real y nu las ca- tegurias abstractas; b) las abstracciones de las que debe partir * Elasterisco * situado.a la derocha de una palabra en el texto significa que a ov témino le conmpande ina entrada propia. Se sitha siempre desputs de ka palabra qne convicte buscar segin el onden alishésion. Por ejemplo, Modo" de producciirs; Qomosicién® del capinil. ia Las 100) poadatrer lel meaejiew fa economia politica eatin histéricamente determinadas (véase Método). En El capirad la nection de abstraceién se introduce en nuevos dominios: los dela teorla social y la eritica social, Al subrayar que el valor de cambio (véase Mercancfa) hace abstraceidn de las di- versas-Cualidades titiles de lax mercanciay, y al sugenir que es ef resultade de un proceso que apunta a-teducir el cmbajo humane concrete a thabaje abstracts (viéaise Trabajo), Mure esbora el tema de wna vida social soiserida a absrracciones reales. La didléctica" de lo conercto y lo abstracto ha dado lugar a numerosas dervaciones en el seno del marxisme, La definicién dela concreta come toralidad de determinaciones fundamenta la denuncia de fos andlisis «unifareralese de las sindaciones. histd- ricas, sociales o politicas..y el filasofo checo Karel Kosik, por cjemplo, hit inverpretade tu filosofia* de Mars en la perspectiva de una sdialécrica de lo concretoe.. La nacién de abstraccidn ha desempefade tambien un papel importante en. la idea de on paso de lo abstracto al sconcreto de pensamientie en Lowis Alchus- ser, asf como cn la idea de wabstraccién determinaday en la es- cucla de Galvano Della Volpe, En cuanto a li inténprereitin de EP copitel on vérminos de abstraccidn, real, fue principalmente desarrollada por los miembros de la Escuela de Frinefore. Acumulacion El capisalises puede ahorrar una parte del plusvalor y anadir- la a su capital*, con lo que se acunvula, Ese capical retorma su actividad a mayor escala, segin lo que Mare denomina «repro- duceidn* amplindas. Al final del primer libre de AY capinel, Marx consagra un large estudio a los efectos de la acumulacién sobre el empleo y el pare. El capiral incrermentado mediance la aeumulacién tien- dea aumentar el emples, pero en una medida que depende de las variaciones de lo composiciin™ del apical, es decir, de la Citra Damani Micheal Laue > Exentenuet Remand 1" proparctén en la queel nuevo capital se divide en capital coms aace y capital variable, sendy este dltime el dinice que es fuen- ve directa de empleo. Considerando tinicamenne come eajrical constante las miquinas, para simplificar, se puede asimilar el aumento de la composiciia del capital a ba meranraactin de a prodwccién, Los capiralisras sustinuyen trubajadores por madqui- nas, ¥ el capital puede entoncey acumularse incrementands en menor proporcton el emplen. El aumento de la composiciia del capital retrasa el momen- to en que una acumulacion prolongada llevaria al empleo hasta los limites de la poblacién disponible, impulsande una tenden- cia al ales del poder adquisitive de los salarins, Mare Hama ital situacion de plene empleo sscbrencummulacion de capitals (véase Crisis}, 0 sca, demasiada capital con respecto a la poblacidin disponible pars ser empleada, Esta situactén puede ser evitada o retardada mediante el aumento de la composicién del capital. Se crea y reproduce asf uma masa de paradas, ef ecjercine indus cra de restevar. Ese mecanisino pone en manos de la clase cae pitalist un insteumento que le asegura el control del salario y ba limitacién de su aumento, ¢ incluso su reduceiin, lo que dio lugar al concepto de Exeomntinel Remand a agra Keil (1845), como un) ehumanismo reals, El principio de su humanism se encuentra en la critica* de la religidn* desa- toollada en los Atscales freetace-alemumes (1844): las perteccianes divi« nis no-son otras que las del ser humano considerade como colee- rwidad, Les conceptos de humandamo naturalistaode humanismo peal restiltan por ona parte de la voluntad de percibir las perfec cannes del ser humano como potencias que constituyen La profon- gacién de la naruraleza encel hombre y quesélo- se actualzan en ba neneckin con la natunileza (por el trubaja yen la hiscortal. En woos textos, la funcidin del concepes de humanismo es propercio- nar un principio filosdfico general, pero tambien desarrallar ba celtica de ain munde sottal reduceor «El hombre és un scr dismi- nude, erclivizado, abandonaclo, clesprociabben (Critinn ale kr jfile wwitla def derecho de Hegel. Iniroducciin, 1844) Reciprocamente, permite defender el comunismo* coma reapropaacion (wise Apr piacion) de las perfeociones hurnarnas, En Ge ideelogia alemana, la concepeiim materialista® de ba historia” se enfrenta a todas las eentatives filosdhicas que cratun de hacer del shombres un principio de explicacidn universal; Mare y Engels proponen tambien en ce texte: una definiciin irernativa del comunismo.como «movimiento elective que abo- list cl estado de cosas actuals, Ya no lo conciben pues coma realizacién deta naturaleza humana, sino come aparicién de wn tipo de honbre diferente del que se ye moldeada por la socie- + dad capitalise. Marx precisa que la sociedad comunista presa- pone una transformacién de los seres humanos que sdlo seri caper de producir la revolucién. Los markistas than a mantener woo uote de esos des plarges- micntos, combindndolos de diversas nanerss, En un «humanism revoluctonarios come el del «thee Guevara, s¢ subraya que ne has- fa ba supresiom de las contrsdicetones del capitalismo para feacer posible la emancipacién, v que ly transformacion social debe juiar- se por la necesidad de sarisfacer las aspiraciones fundamentales ce {a humanidad. El humanismo revolucionario no descansa por tanto on lu creencia ingenua en una naturales humana, sind que, parel fe Lar 00? polation ate am contrario, la transhormacidn de low seres hurnanoy, o ka erencieiay de lo que santo el «Che+ Guevara coma Mao famaban un «home Auevee, sigue sitndo una de las condiciones pura una sociedad munista, En epinidn de Louis Althusser, en cambio, la pos flosdfica de Marx se caracterizaba por-un: «antihumanismo tedinl- che, subriyanda que el principio dibesee humanes era insulicienne, eincluse mistificador, tanto desde un punto de vista propiarn tedrico como en sus Consecuencias politicas, Idcologia Este término fue ucilizado par primera yes en 1796 por pensador Antoine Descurt de ‘Tracy pare designar una sei de kas ideas» que seria una unueva tama de la hsiolngia-, Nape ledn, hastil a Tracy y a sus amigos, utilizabs el rerming en un sentide peyoritive, para designar a los tedricus alejados de 4 realidad, Es mds bien en ese segunda senvido como aparece el concepto en Marx, en particular en ur iewlogée alernna (1846), donde designa ala vex el conjunco de las idese y representacion | nes moral", religién", filosofia*, metaflsien, doctritias polici cas- come imagen invertida de las relaciones sociales, en la que Son esas ideas v representaciones las que determinan la historia real. Bn ELI Brumaris de Levis Bonaparse (1852), el tering no aparece, pero se habla de otoda una superestrucrura de impres | stones, de ilusiones, de modos de pensar creadas por lai clases sociales, sobre la hase de las relaciones sociales existentes: Para Lenin, y despues de él para el movimieat cormunises, ef concepoo pierde su dimensin Peyoritiva y sc habla de wi prolerartas, de «nivel ideolégicos o de trabajo ideolégicon. El soe cidloge Kul Mannheim Openta las ideologias, sistemas de repres sentaciéin destinados aba conservacidn adel orden, a das uteplas, ideas con vocaciiin subversiva Udralagice y Cope, 1929), Por sili mo, en sus oabajosde fa decade de 19460, Louis Althusser distine pula la ciencéa de ta ideologia por un estricto